You are on page 1of 14

EDUCACIÓN VIAL Y

CULTURA DE TRÁNSITO
Es parte de la Educación Social, siendo una eficaz base de
actuación ciudadana, dado que trata de crear hábitos y
actitudes positivas de convivencia, de calidad de vida, calidad
medioambiental y la SEGURIDAD VIAL.
Es clave en la prevención de los accidentes de tránsito, y nos
da el conocimiento de las normas de Seguridad Vial que nos
ayudan a ser mejores y más responsables conductores y
ciudadanos.
¿Por qué es necesaria la educación vial?
La generalización del fenómeno
circulatorio, además de progreso,
rapidez y comodidad, genera
problemas, el principal los
accidentes de transito, siendo el
factor humano el principal causante.
Para solucionar este problema de
salud pública, una de las líneas de
actuación imprescindible es la
adquisición de VALORES VIALES en
los ciudadanos, algo que constituye
un paso más que el conocimiento de
normas y señales de circulación. Se
trata de la EDUCACIÓN VIAL, el
mejor camino para la formación de
una conciencia vial.
La educación en cultura de tránsito y
seguridad vial tiene como propósito
el desarrollo de conocimientos,
habilidades y destrezas que les
permitan a niños, niñas y jóvenes
ejercer su derecho a la movilidad
libre y segura, conocer y respetar las
normas de tránsito, y respetar los
derechos de los demás para el
fortalecimiento de una cultura de la
convivencia en los espacios públicos
de la ciudad.
Excesiva Velocidad
El exceso de velocidad es la
acción más repetida en los
conductores y trae infinidad de
inconvenientes en todo tipo de
vehículos. Esta actitud se
aprecia tanto en calles y
avenidas de ciudades como
también en rutas y autopistas.
Según estudios realizados, la
velocidad es el principal factor
que propicia accidentes, dado
que aumenta el riesgo siete
veces, independientemente de
las características del conductor
y de las condiciones
ambientales.
La velocidad de un vehículo
se puede traducir en metros
por segundo. Un auto que
circula a 110 km/h, recorre
30 m en un segundo. Para
detener este vehículo, desde
que se presiona el freno, se
necesitan casi 60 metros.
Ahora si va a 130 km/h., se
necesitarán 83 metros para
detener completamente el
vehículo. Casi un 40% más
por ir a 20 km/h más rápido.
Este ejemplo nos ilustra
cómo se incrementa el
riesgo por querer llegar a su
destino apenas unos
minutos antes.
El Consumo de Alcohol
La Ley de Tránsito penaliza a los
conductores que tienen un nivel de
alcohol en sangre superior al 0,5
g/l, pero de acuerdo a estudios
realizados, se necesita mucho
menos para volverse un conductor
peligroso.
En pruebas realizadas por
especialistas en seguridad vial, se
pudo determinar que con apenas
0,15 gr de alcohol x litro de sangre,
el error en maniobras se
incrementa en casi 40%, y el
tiempo de reacción a 15% más que
en estado de sobriedad.


Si bien en muchos países rige este límite de alcoholemia, en
países más avanzados en este aspecto tienen tolerancia cero:
con esta medida, sumado a fuertes controles, han logrado
disminuir considerablemente la tasa de accidentes por esta
causa.
Imprudencia
¿Los accidentes de tránsito ocurren
de manera casual o fortuita, son
fruto del destino y están fuera del
control humano?
En realidad, la mayoría de los
accidentes tiene como causantes al
conductor o al peatón y, por lo tanto,
son prevenibles.

¿Los conductores son los únicos
responsables de los accidentes?
En realidad, la responsabilidad de los
peatones en los accidentes también es
significativa, pese a que pretende ser
negada por el sentido común.
Te queremos de vuelta en casa,
camina con prudencia en la vía
pública. Usa los puentes
peatonales
La imprudencia de estos niños al
empujar a su compañero puede
causar un accidente.
Porque no siempre respetamos las
normas de tránsito. Cuando transitamos,
a veces adoptamos los hábitos de los
demás. Y casi sin darnos cuenta nos
acostumbramos a no respetar las normas
porque los demás tampoco las respetan.
Nótese que el joven pone en riesgo
su vida y la de los conductores.
Quitar señales de tránsito es un
delito y puede causar accidentes.
Cultivar el hábito del respeto a las normas
de tránsito ayuda a prevenir accidentes de
tránsito.
Promovamos el respeto de las normas de
tránsito y con ello la prevención de
accidentes.
Mortalidad
Alrededor de 1,24 millones de personas
mueren cada año por accidentes de tránsito,
según el Informe sobre la situación
mundial de la seguridad vial 2013 de la
Organización Mundial de la Salud (OMS),
presentado en Ginebra. La mitad de los
fallecidos son peatones, ciclistas y
motociclistas. Y las lesiones por accidentes
tránsito son la primera causa mundial de
muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años.
A nivel general, representa la octava causa
mundial de fallecimiento. Las tendencias
actuales indican que, si no se toman
medidas urgentes, los accidentes de tránsito
se convertirán en 2030 en la quinta causa de
muerte, sostiene el informe.
Traumatismo:
Es un problema mundial de salud pública. Los países de ingresos
bajos y medianos tienen la mayor carga de enfermedad y las tasas más
altas de mortalidad debidas a traumatismos causados por el tránsito.
Los traumatismos causados por el tránsito tienen determinantes
múltiples y, por tanto, no pueden ser enfrentados solamente desde
una perspectiva de salud. El último informe elaborado por la OMS,
que incluye información sobre el Perú, sienta las bases para establecer
pautas de monitoreo de progresos en temas de seguridad vial.

Related Interests