You are on page 1of 54

[0

]







FRANK LLOYD WRIGHT
UN RELATO IMAGINARIO
GREGORIO CABRERA GARCIA
[1]











































[2]
















FRANK LLOYD WRIGHT
UN RELATO IMAGINARIO








GREGORIO CABRERA GARCIA















[3]










FRANK LLOYD WRIGHT, UN RELATO IMAGINARIO
© 2012, Gregorio Cabrera García

© De esta Edición
2012, Editorial Bonaventuriana

Programa de Arquitectura
Universidad de San Buenaventura, seccional Cartagena
Calle Real de Ternera No. 30-966
PBX (5) 653 5555 – Fax (5) 653 9590
Cartagena de Indias - Colombia
www.usbcartagena.edu.co

Rector: Fray Nelson Pérez Cano
Decano: Leopoldo Villadiego Coneo
Coordinador Editorial y de Investigaciones: Howard Villarreal Molina
Diseño, Edición y Diagramación: Jaime Martínez Cañaveras / Howard Villarreal Molina

Prohibida la reproducción total o parcial de este libro, por cualquier medio, sin permiso escrito de la Editorial.

Créditos: Fotografías suministradas por el autor. La fotografía del Museo Guggenheim New York adaptada de
www.skyscrapercity.com. La Fotografía de Frank Lloyd Wright adaptada de www.wikipedia.com.

ISBN Electrónico: 978-958-8590-22-6 (PDF)

Deposito legal: Se da cumplimiento a lo estipulado en la Ley 44 de 1993, Decreto 460 de 1995.

Impreso en Colombia - Printed in Colombia.






















CABRERA GARCÍA, Gregorio
Frank Lloyd Wright: un relato imaginario/ Gregorio Cabrera García. -- Cartagena: Programa de
Arquitectura, Universidad de San Buenaventura, c2012
Descripción física: 45 p.: il., fig. ; 27 x 19 cm.
ISBN Electrónico: 978-958-8590-22-6 (PDF)

1. Wright, Frank Lloyd - crítica e interpretación. 2. Arquitectos estadounidenses - relatos. I. Tit.

Dewey: 720.92973C117
Catalogación: Biblioteca Central Fray Antonio de Marchena OFM.
[4]


















































Est e libro es dedicado a mis
padres:
JOSÉ SANTOS CABRERA y
EDELMIRA GARCÍ A, con
profundo amor .

























Agr adecimient os especiales a
la Universidad de San
Buenavent ura por su
publicación y al señor Rect or:
Fray NELSON PEREZ CANO.

Al Decano de la Facult ad de
Arquit ect ura: LEOPOLDO
VILLADIEGO CONEO, a los
profesores, mis amigos y
aliados en el difícil art e de
enseñar.
[5]













































[6]






INDICE


PROLOGO…………………………………………………. . .

1
“LA VIDA EN TALIESIN DE FRANK LLOYD
WRIGHT Y SUS APRENDICES”………………………. .


3
“TALIESIN WEST (OESTE) ”……………………………

13
“DESAYUNO EN TALIESIN”……………………………

17
“COSAS QUE DEBEMOS ELIMINAR”………………. .

25
“LAS SEÑORAS CASADAS DE TALIESIN”………….

27
“OLGIVANNA”……………………………………………. .

29
“VISITA AL JAPON”……………………………………. . .

30
EPILOGO: “QUE SUCEDE CON LA NATURALEZA
HUMANA? SU RELACIÓN CON LA
ARQUITECTURA”…………………………………………



31
“CREACIONES INTEMPORALES DE FRANK
LLOYD WRIGHT”…………………………………………


33





[1]


PROLOGO
La t ar ea de intr oduci r al l ect or , a través de unas pocas l í neas, a un
r el at o basado en l a exi t osa y contr ast ant e vi da de un geni o de l a
hi st or ia de l a ar qui t ect ur a como l o es Wr i ght, no es t ar ea fáci l ; no
obst ant e, si gni fi ca t odo un honor cuando el r elat o es l a opera pri ma
de un est i mado col ega, ami go y maest r o como l o es el pr ofesor
Gr egor i o Cabr er a Gar cí a; el ogi ado y vener ado maest r o del pr ograma
de Ar qui t ect ur a de la Uni ver si dad de San Buenavent ur a Car tagena,
qui en a di est ra y si ni est r a ha dedi cado su esfuer zo, compar t i do su
conoci mi ent o y exper i enci a de más de 50 años de vi da pr ofesi onal ,
dur ant e más de 10 años en l a facul t ad, convi r t iéndose en un bast i ón
i rr emplazabl e en la const r ucci ón de nuestr a inst it uci onal i dad.
El “prof e´ Cabrera”, naci ó en Car t agena de Indias en el año 1933, su
t emper ament o afabl e, j ovi al y cabal l er oso cont r asta con su cami nar
l ent o y mi st er i oso, al i gual que su vi t ali dad y l ozaní a fí si ca cont r astan
con su edad; paradóji ca coi nci denci a con l os contrast es que abundan
en l a vi da y per sonal i dad de su admir ado Fr ank Ll oyd Wr i ght .
Su t rasegar por l a vi da l o ha l l evado a ocupar pr ofesi onal ment e
posi ci ones est r at égi cas en l os ámbi t os públ i co y pr i vado, desde esa
cal ur osa t ar de de 1958, cuando r eci bí a su t i t ul o de Ar qui t ect o,
ot or gado por l a Uni ver si dad Naci onal de Ri o de Janei r o, Brasi l , en
donde conoci ó a r ut i l ant es fi gur as de l a ar qui t ect ur a como Luci o
Cost a y Oscar Ni emeyer , nada más y nada menos que l os cr eador es de
l a cui dad de Br asi l i a, y en cuya empr esa i ni ci o pr act i cas
pr ofesi onal es.
A su r egr eso a Car t agena, l o esper ar on t ar eas no menos desafi ant es,
como l a de cr ear una de l as pr i meras empr esas cons t r uct or as de l a
ci udad, sacar adel ant e a su her mosa fami l i a y cont r i buir al desarr ol l o
de l a ci udad y l a r egi ón desde posi ci ones como l a de Ar qui t ect o jefe
de l a Gober naci ón de Bol í var (1960-1965), Pr esi dent e de l a Soci edad
Ingeni er os y Ar qui t ect os de Bol í var (1970), Secr et ar i o de Pl aneaci ón
Muni ci pal (1985-1987) y Al cal de encar gado de Cart agena (1986).
Cabr er a Gar cí a es l a mat er i ali zaci ón mi sma del t esón y el i ncansabl e
esfuer zo; a su edad si gue const r uyendo ej empl o par a t odos y en
especi al par a nuest r os al umnos, a qui enes demuest r a con su quehacer
di ar i o l o que el mi smo pr egona cándi dament e: “ nunca es t arde para
[2]


nada”; de hecho, est e año 2012 r eci bi ó el t i t ul o de Especi al i st a en
Medi o Ambi ent e Ur bano y Desar r ol l o Ter ri t or ial , si endo uno de l os
pr imer os egr esados de ese posgr ado y en adi ci ón con al t as
cal i fi caci ones, al t i empo en que er a homenajeado, por l a Soci edad
Col ombi ana de Arqui t ect os Regi onal Bol í var, con el pr emi o
“Ar qui t ect o t oda una vi da-August o Tono Mar t ínez”. Tal vez el
ej empl o que él nos i mpone sea pr oduct o de su fasci naci ón por
Wr i ght , cuya vi da nos enseña que a pesar de l as ci r cunst anci as, el
t esón del ser humano muchas veces acaba por i mponer se y por
per mi ti r que cada uno de nosot r os al cance su pequeño Tal i esi n.
A gr andes r asgos Tal i esi n era una especi e de “ref ugi o para l a
f el i ci dad”, un hogar, un si t i o de paz y de t r anquil i dad; fue el casi
i nal canzado, per o const ant e sueño de Wr i ght, const r ui do y
r econst r ui do hast a 3 veces y donde exper i ment ó sus cel ebr es t eor í as e
i deas de l o que debe ser l a ar quit ect ur a.
Cabr er a, er udi t o y fr enét i co admir ador de l a vida y obr a de Wr i ght ,
nos del ei t a con un r el at o i maginar i o de t int e academi ci st a, l enguaje
anecdót i co y sent enci as par adi gmát i cas, en el que se narran event os
que comuni can el pensami ent o organi ci st a del cél ebr e ar qui t ect o, al
fi l o sospechoso de cr ear una hi st or i a en el que aut or se r evel a a sí
mi smo como di scí pul o y apóst ol .




Howard Vi l l arreal Mol i na












[3]


FRANK LLOYD WRIGHT
UN RELATO I MAGI NARI O



“LA VIDA EN TALIESIN DE
FRANK LLOYD WRIGHT Y SUS APRENDICES”

Nuest r as r euni ones en l a soci edad Tal i esi n, especi al ment e l os sábados
y domi ngos empezar on en oct ubr e de 1932 y continuar on en Tali esi n
West en (Ar i zona).
Nos r euní amos par a l a cena y apr ovechábamos para oí r un conci er t o,
hacer una l ect ura y qui zás ent abl ar una amena di scusi ón. Est as
r euni ones l as vení amos haci endo desde hací a 10 años. Er an
compuest as no sol o de buen mat er ial , es deci r , músi ca, comi da, gent e
j oven ent usi ast a, si no de al go i nt angi bl e y del i cado que est a ba en el
ambi ent e en esos event os caser os.
La músi ca er a l o pr imor di al, para l os oj os y para l os oí dos y el
ambi ent e agr adabl e adornaba el alma.
Mi esposa Ol gi vanna, decí a que l a soci edad nuest ra en Tal i esin,
par ecí a poseer l a ira de Di os dur ant e l a sema na, consi der ando l a
agi t aci ón durant e l os dí as de t rabaj o, y por l o t ant o, debí a
ennobl ecer se l os fi nes de semana, depur ar se el l a mi sma, y poner se sus
mej or es pr endas l os domi ngos.
Las muchachas en esos dí as est aban especi al ment e el egant es, y er an
un ejempl o y una just i fi caci ón para nuest r o t rabajo como di señador es.
A l os muchachos, escasament e l os r econocí a, bi en vest i dos, como mi s
compañer os de t r abaj o dur ant e l a semana. El ambi ent e er a espl éndi do
e i rr adiaba fel i ci dad, en est as ocasi ones, cuando t odos col abor aban
entr e sí , y deseaban t omar par t e en t odas l as ent r et enci ones que
habí an est ado pr epar ando. Est oy convenci do que est a armoní a se debí a
en par t e, a que el l os est aban donde quer í an estar y vol unt ari os como
er an, hací an l o que quer ían hacer .
Est oy segur o que ninguno ol vi dar á, est as si mpl es per o memor abl es
ocasi ones, y aunque l a soci edad cambi e con el t i empo, est os event os,
guar dar án su car áct er y si mpat í a a tr avés de él .
[4]


Muchos de est os j óvenes vi ni er on por que han l eí do al go de l o que
escr i bí , y esper aban al gún dí a tr abajar conmi go. Habí an veni do con
di ner o pr est ado de t odas par t es, muchos de paí ses ext r anjer os, t odos
agradeci dos y esper ando dar de sí l o mejor para nuest r a soci edad de
Tal i esi n.
Al gunos er an indi vi dual i st as por nat ur al eza, y con un se nti do est ét i co,
que r echazaba l ugar es comunes, sobr e t odo l a art i fi ci al i dad, que
si mul aba ser art e, y no t ení a l ugar en l os pensami ent os y en l os
i nst int os nuest r os y l os de el l os.
Todos el l os r echazaban l as convenci ones, fuer an soci al es o est ét i cas.
El espí r it u del di seño est aba si empr e pr esent e, como un movi mi ent o
per pet uo, como una búsqueda de i l usi ones, que deber í a gui arnos par a
el fut ur o mi l eni o.
Debemos i nsi st ir que l a di sci pl ina ext er i or debí a ser t an sever a como
l a di sci pl ina int er i or .
Esa norma apl i cada a nuest r o t rabaj o di ar i o, se efect uaba en l os
acost umbr ados t r abaj os de decor aci ón, o en l os di seños especi al es,
con mat eri al es nati vos. Las semi l l as del buen di seño, cayer on sobr e el
l ugar tan nat ural ment e, como l as manzanas caí an de l os ár bol es, o l as
espi nas de l as cor onas de l os car dos.
Nuest r os di seños, aún en esas fi est as, er an como el mi smo ai r e pur o
que nos r odeaba, por que t odo el l o, l l enaba y exci t aba l a ment e.
Desar r ol l ar unos di seños, er a como ese mi smo ai r e, que r espi rábamos
t an si mpl e como ser un mi embr o de l a soci edad Tal i esi n.
Cada mi embr o de l a soci edad, del pri mer o al úl timo, est aba al ser vi ci o
del Di seño Or gáni co.
Desde l a pr i mer a vez, habí amos t eni do pl acent er as y di st i ngui das
compañías.
Los fi nes de semana cuando nos r euníamos, al comi enzo l os i nvi t ados
er an escasos, por que no est ábamos pr epar ados par a el l os, aunque
si empr e er an bi enveni dos.
Después del pr i mer año, con pr ofesi onal es t ocando músi ca cl ási ca,
hi ci mos nuest r o pr opi o t r í o y cuar t et o. For mamos nuest r o pr opi o cor o
femeni no, con músi ca de Bach, espi r it ual es negr os, y ot r as buenas
mel odí as.
[5]


“Svet l ana”, l a hi ja adopt i va t ocaba l a fl aut a, y nosot r os mezcl amos
ar pas, pi ano, cuer das y voces. El ar pa de Iovanna, per manecí a a su
l ado.
Cuando yo er a un niño, acost umbr aba est ar acost ado per o despi er t o,
escuchando l as not as de l a “Sonat a Pat ét i ca” con mi padr e al pi ano, en
el pr i mer pi so de l a casa que habi t ábamos, si endo él mi ni str o de l a
i gl esi a Baut i st a, en l a pobl aci ón de Weymout h.
Así voy de r egr eso a mi i nfanci a cuando oi go esa sonat a, l o mi smo
que l as si nfoní as, t an famil i ar es a mí en esa época.
Da gust o sent ar me en l a sala de músi ca, con algunos apr endi ces con
t al ent o musi cal , oyendo sus coment ar i os, per o en r eal i dad sabi endo
poco de l a composi ci ón musi cal e int er cambi ando cr í t i cas.
Est o me r ecuer da, a mi ami go el gr an hi st or i ador , “John Fi ske”, qui en
cenaba a veces con mi padr e, ajeno a l as cr í t i cas acer ca de su t r abaj o
de hi st or i a, per o at ent o a l a menor obser vaci ón sobr e sus afi ci ones
musi cal es, cuando cant aba acompaña do al pi ano por mi padr e.
Hi ci mos un esquema de r ot aci ón de nuest r o t r abaj o, con un jefe que
est aba l i br e par a escoger su ayudant e per sonal .
Un dí a, mi esposa “Ol gi vanna” me di jo: “Toma mucho t i empo para
que l os j óvenes, l i gados a est e t r abaj o, arr oj en fuer a de sí , l os vi ej os
concept os de l a escuel a académi ca. Al pr i nci pi o, est ar án infel i ces,
por que no est án t odo el t i empo sobr e l a mesa de di buj o. El l os se
si ent en ahora lanzados dentr o de un mundo de di sci pl i na int eri or , sin
r egl as escr i t as. Esa nueva di sci pl i na l os deja expuest os a sus pr opi os
r ecur sos y l os hace act uar de acuer do con su pr opi a conci enci a”.
El concept o de que t odo t r abaj o es i mpor t ant e, es nuevo par a el l os.
El tr abajo de campo es t an i mpor tant e como l a mesa de di buj o, o l a
jar diner ía, l a cul i nar i a, o el ser vi ci o en l os comedor es.
Est o en pr inci pi o, par ece di fí ci l de acept ar por l os j óvenes
amer i canos.
Al guno que t uvo muchas r et i cenci as par a t rabajar en l a coci na, al
cabo de un t i empo, sugi r i ó nuevos si st emas de ser vi r l os al i ment os,
que podí an el i minar desper di ci os. Est aba al fi nal , tan int er esado por
ese t r abajo, como en cual qui er ot r o. Su conoci mi ent o en l a coci na y
[6]


comedor fue ganado por él por el cami no de l a r eal exper i enci a, y no
por l a ví a super fi ci al e inadecuada de l a t eor í a.
Est a part i ci paci ón en nuest r as labor es cot i di anas, t i ene una fuer za y
un efect o uni fi cador sobr e el gr upo. Y así , Tali esi n ha l l egado a ser su
pr opi o hogar .
Cada mañana, l os j óvenes t r abajan en el jar dí n una o dos hor as,
después van a l a sal a de di buj o, ot r os a sembr ar ár bol es, de l os cual es
debe haber ci ent os de el l os, pl ant ados alr ededor de Tal i esi n. Otr os
r evi san cer cas, car gan gravi l l a, cl asi fi can pi edr as. Apr enden a
sel ecci onar l as, par a const r uir par edes, y l evantar pil ar es. Asi mi smo,
apr enden a trabajar con mader as, met al es y t ext i l es.
Arr egl an sus pr opi os cuar t os, r econst r uyen l os i nt er i or es, de acuer do
a sus pr opi os pl anos, par a ser somet i dos post er i or ment e a l a
apr obaci ón de su maest r o.
La gr an sal a de di buj o, es como una fl or est a abst r act a, con l a l uz
der ramándose desde el ci el o-r aso, ent r e mader os de r obl e. La
at mósfer a i nt er i or, es si empr e de i nt ensa y r eposada concent r aci ón, l o
que al gunas veces mant i ene a l os j óvenes t r abaj ando hasta avanzadas
hor as de la noche.
La mi sma sal a de di bujo, r espon de a la const ante i nspir aci ón, cuando
ser vi mos el t é a l as cuat r o de l a t ar de, r euni dos t odos al r ededor de l a
chi menea, di scut i endo pr obl emas comunes, o mezcl ando a t odo est o
pr obl emas soci al es.
Es agradabl e pl anear comi das con nuest r os j óvenes. Por ej emp l o
deben buscar en vi ej os l i br os de coci na, de más de ci ncuent a años,
ol vi dadas r ecet as amer i canas, r usas, yugoesl avas, pol acas y de ot r as
naci ones. Si empr e apr endi endo nuevas y exci t ant es for mas en la
pr epar aci ón. Y cuando l l ega l a est aci ón del vi no, t odo s vamos en
aut os, cami ones, vagones, haci endo mer i endas, r euni endo uvas
cal ent adas por el sol del ot oño, y r et or namos a casa.
Las si gui ent es semanas se nos van en la pr epar aci ón del vi no.
Tambi én r euni mos manzanas, y muchas vasi jas son l l enadas con si dr a,
ext r aí da con nuest r as pr opi as manos, y el sobr ant e nos si r ve par a el
pr óxi mo ver ano.
[7]


Al l l egar esos dí as comenzaban l os pr epar ati vos del bai l e anual de
máscar as, en Hal l oween.
Lo pr i mer o er a const i t ui r el comi t é de di ver si ones. Pequeños gr upos
de t r abaj o est aban funci onando, y t odos ér amos sensi bl es a l as
i nqui et ant es sensaci ones que se ext endí an por t odas par t es.
Cada uno de l os j óvenes, debí a usar su t al ent o con i maginaci ón.
Muchos de el l os como ya di j e, son músi cos, y t i enen pr ogr amas que
pr epar ar l os fi nes de semana. El sal ón ha est ado en exi st enci a por
ci nco años, t ocando a Bach y Beet hoven, Br ahms, Haydn. El cor o es
de 18 voces, cant ando vi ejas canci ones i ngl esas y amer i canas.
Al gunas veces ponemos en escena una obr a de t eat r o. Tambi én vemos
ci ne, con pel í cul as que nos l l egan de t odas par t es del mundo. La vi da
soci al de l os fi nes de semana, es al fi nal de la jor nada de tr abajo,
cuando t odos vest i dos con nuest ras mej or es r opas, r eci bi mos al gunos
i nvi t ados, entr e el l os art i st as famosos. Las r euni ones fr ecuent ement e
se di suel ven for mando gr upos, compr omet i dos en tr anqui l as
di scusi ones, que gr adual ment e se desvanecen, hasta que l a qui et ud
desci ende sobr e Tal i esi n, t odo pr esi di do por l a enorme fi gur a de
Buda, que i mper t ur babl e, se pr oyect a dentr o del espaci o.
Entr e t ant o, la vi da de l a soci edad, si gue dentr o del pl ant eami ent o
or i gi nal, o sea, tr abajando o di señando.
Nuest r os muchachos est án apr endi endo a desarr ol l ar sus pr opi os
di seños: abst r acci ones de pl antas vi vas, est udi os de l a nat ur al eza y
especi al ment e a const r uir l adr il l os con sus propi os manos. Lo más
i mpor t ant e, es que t i enen que convi vi r con sus pr opi os er r or es al
const r uir, ya que cr eo fi r mement e que apr endemos más de nuest r as
fal l as, que de l os aci er t os, especi al ment e si t enemos l a opor t uni dad de
cor r egir l os.
Al gunos i nvi t ados dejar on huel las pr ofundas, como ocur r i ó con l a
vi si t a de “Mi es Van de Rohe”, qui en est á pr ofundament e int er esado en
mi tr abajo. Me habí a i nvi t ado a una cena dada en su honor , en la cual
ocupé un si t i o, ent r e ar qui t ect os y di gnat ar i os. Mi t urno per a habl ar
l l egó después de escuchar aburri dos di scur sos, con el ogi os por
doqui er para el tal ent oso al emán.
[8]


Todo er a de l o más super fi ci al , así que cuando me l evant é par a habl ar,
puse mi br azo sobr e l os hombr os de Mi es y di je: “Damas y cabal l er os,
l es pr esent o a Mi es Van de Rohe, l o admi r o como ar qui t ect o y como
per sona”. Repent inament e, suspendí l a pr esent aci ón y cami né haci a l a
sal i da.
Cuando “Mi es” comenzó a habl ar l o hi zo en alemán, por que habl aba
poco i ngl és, y par a mi sor pr esa, él se expl ayó en l os or í genes de su
admir aci ón por mí , y de l o mucho que me debí a, y se sent í a or gul l oso
de est ar ahí y deci r l o públ i cament e.
Los muchachos de Tal i esi n, si empr e se compor t ar on con mucho
r espet o, aunque l os pr imer os años hubo al gunas excepci ones. En l os
10 años de funci onami ent o de l a escuel a, no vi mos un sol o act o de
i ndi sci pl i na, ni desgano para el trabaj o.
El espí r i t u de l eal t ad fue dest acado, y cuando mir o haci a atr ás, me
si ent o asombr ado y enor mement e grat i fi cado.
En l os pr imer os años, r eacondi ci onamos el vi ej o edi fi ci o de l a
escuel a, l a que habí a si do de mi s t ías, y t r atamos de t er mi nar uno
nuevo, dest i nado a poseer 16 sal as de di buj o, t odas par a apr endi ces.
Esos pr i mer os años de Tal i esi n pasar on r ápi dament e. Los j óvenes
cr uzaban a dedo el cont inent e, para juntar se a nosot r os, y nos vi mos
obl i gados a r echazar a más de 400 por fal t a de medi os. Hubi er a t eni do
yo mej or es medi os económi cos, par a al ojar l os y al i ment arl os, hubi er a
comenzado l a ci udad i deal, “Br oadacr e Ci t y”. Y ent onces un dí a ,
cuando esper ábamos ocupar nuest r os edi fi ci os, l l egó el t or nado en
for ma de Recesi ón. El gobi er no, en for ma inexpl i cabl e, col ocó a
nuest r os t r abajador es par t i cul ar es en una posi ci ón, en donde si n
t rabajar r eci bí an sal ar i o del mi smo gobi er no. Nat ural ment e est aban
compl aci dos y sat i sfechos, por l o cual deci di er on r enunci ar y t omar
vent aja de l a Recesi ón. No t uve ar gument os que oponer , por que el
úni co ar gument o que l os hubi er a l l evado de vuel t a al t rabaj o, er a el
di ner o, y yo no l o t ení a.
Par a hacer est e asunt o más gr ave, demandaron nuest r os acuer dos
l abor al es, exi gi endo el pago i nmedi at o de sal ar i os, como si l a obr a
est uvi er a t er minada y en pl eno funci onami ento, como const aba l a
r el aci ón entr e nosot r os pr evi o cont r at o.
[9]


No habí a const r ucci ones, poco di ner o ci r cul aba, y dur ant e muchas
semanas, hubo i ndi gnant es escenas. Uno de esos t r abajador es, un
pr obl emát i co cabeci l l a, me atacó en el est udi o una t ar de, y gr aci as a
l a ayuda de mi secr et ar i o l ogr é sal ir i l eso.
Mi fi el secr et ar i o, er a incansabl e y l l eno de r ec ur sos, per o est aba
r eal ment e asust ado. Posi bl ement e l o que agr avó t odo, fue un i nci dent e
que t uvo l ugar , en una oscur a cal l e de Madi son. Habí an est ado
l l egando cart as de amenazas de un acr eedor y esa noche nos vi o
car gando mer cancí as de ot r a t i enda y l a desesper aci ón l o l l evó a
t omar otr as medi das.
Habí amos hecho l as compr as, y est aba l i st o para r egr esar al carr o,
cuando al gui en me gol peó fuer t ement e en l a cabeza por det r ás. Al
vol ver me vi al t ender o, e i nst inti vament e l o abr acé y r odamos por el
suel o, caí mos dentr o de un arr oyo a su espal da. Después de una br eve
l ucha me gol peó con sus bot as en l a nar iz, l o que me pr oduj o una
ci cat r i z consi der abl e, y que conser var é por si empr e.
A mi s apr endi ces, l es si go pr opor ci onando t odo l o que puedo
consegui r , ya sea con mi s esqui vos honor ar i os o l a vent a de al gunas
de mi s obj et os. Est oy fr ecuent ement e si n un cent avo en el bol si l l o,
per o me he acost umbr ado, ya que al fi nal al guna ayuda si empr e l l ega.
Est ar í a más tr anqui l o, si me deshi ci er a de esos comer ci ant es, de es a
banda de expl ot ador es, aunque yo sé que l as car t as de ext or si ón
segui r án l l egando.
Debo deci r que sol o unos pocos fuer on decent es conmi go, medi a
docena o al go más, debi do a l a t r agedi a de l a si t uaci ón así cr eada, por
mi esfuer zo de enfr ent ar “i deas + t ra baj o” cont r a “diner o +
aut or i dad”.
Dejemos est a l abor de det al l es, para deci r que desde l a l l egada de l a
r ecesi ón, y sus enor mes consecuenci as, est uvi mos fuer a de l a
const r ucci ón, except o por l o que l os muchachos podí an hacer , dur ant e
casi 5 años.
Ent onces mi t rabaj o de ar qui t ect ur a comenzó a mej or ar , y pude
agr egar mi s honor ari os, a l a enseñanza de l os aprendi ces.
[10]


Al fi n habí a ent endi do que est aba i nmer so, en al go posi bl e sol o par a
per sonas con ampli a capaci dad económi ca, y el hecho que me hubi er a
sost eni do, en esas ci r cunst anci as, fue una gr an sor pr esa par a mí.
“Yo no sé si er es un sant o, o er es un t ont o” me di jo mi abogado, a l o
que r espondí que posi bl ement e er a l as dos cosas.
Per o yo habí a hecho una pr omesa val i osa que debí a mant ener , al
r ecor dar a mi s t í as abuel as, “Nel l y Jane”, y especi al ment e a mi
madr e. Y a menudo desee que el l as pudi er an mir ar haci a nosot r os
ahora, a l o que hemos edi fi cado.
En Tal i esi n tambi én hubo bodas. En esas ocasi ones, l a vi eja capi l l a,
con sus al t os mader os que yo habí a ayudado a col ocar , cuando er a un
muchacho, era un fest i vo ar co, der ramándose en r amas ver des,
dor adas por el sol .
Una r el i quia de fami l i a, nuest r o vi ej o pi ano “St ei nway”, me r ecor dó a
mi padr e, gol peando mi s dedos, en l as cl ases fami l iar es, por est ar en
posi ci ón incor r ect a. Ol gi vanna col ocaba al t as vel as bl ancas, debi do
t al vez a su educaci ón or t odoxa. Iovanna, con su car pa, t ocando
músi ca de Debussy, mi entr as se efect uaba l a cer emoni a.
Las sombr as de l a noche, di bujaban el obel i sco de már mol , en el pat i o
de l a capi l l a, con si mpl es l eyendas inscr i t as en él , y r efer ent es a l os
vi ej os Ll oyd Jones, mi s ant epasados. Al r ededor del obel i sco, habr ía
pi edr as, mar cando l as t umbas de l os 5 hi j os y l as 5 hi jas pi oner as.
Más al l á l as l ápi das de l os ni et os, t odas r euni dos en el cl an fami l i ar.
Yo, a veces me acomodo ahí, y pi enso, r ecor dando mi pr opi a tragedi a
en Tali esi n, que l a nat ural eza ha envi ado su part e cor r espondi ent e
haci a mí, par a compart ir l ápi das entr e est a fami l ia de pi oner os.
El sol se ha puest o, el r espl andor est á di sminuyendo en el ci el o, y yo
r ecuer do a mi madr e sobr e sus r odi l l as, pr esi onando sus l abi os sobr e
el fr í o monument o de már mol , y yo det r ás, esper ando por el l a.
Entr e ot r as cosas consegui mos, un espaci o pequeño par a r ecr eaci ón, y
l o l l amamos “l a casa del t eat r o”, a fal t a de ot r o t í t ul o, para conci er t os
y ci ne.
El sal ón era agr adabl e, consi der ando que est ábamos en pl ena
Recesi ón.
[11]


Puedo confesar ahor a, que de t odo l o hecho, l o más sobr esal i ent e, es
mi pr opi a educaci ón.
Debo t ambi én confesar , que esper amos ayuda fi nanci er a de al guna
part e, que t al vez vendr á, cuando podamos most r ar l a nat ur al eza de
nuest r o esfuer zo cul t ur al .
La ayuda que hemos t eni do, ha si do poca y espor ádi ca. Est e esfuer zo
no mer ece pl acas de honor es, y pi enso que debemos segui r adel a nt e de
t odas for mas o ver nos abocados al fr acaso. Sol o l as inst i t uci ones
pueden sal varnos y yo no deseo ser part e de ninguna inst i t uci ón.
Deseamos ser nosot r os mi smos de muchas maner as, con nuest ra
pr opuest a, fi el es a nuest r os pr i nci pi os, al go que per t ene ci er a a
nuest r o t i empo y l ugar, al go nat ural y vi vo como l a cor t eza de un
ár bol , con su al ma dentr o, como el mi smo ár bol , desde el cual , se
abr en l as hojas a l a l uz del sol , l l eno de dol or , per o fel i z y de acuer do
a l os pr inci pi os dentr o de él .
Nosot r os cr eemos haber pl antado un ár bol , y esa si embr a y
r ecol ecci ón puede t r aer su pr opi a dimensi ón en el fut ur o.
Cuando est aba const r uyendo l a casa de “Edgar Kaufman” (l a cascada),
yo t ení a uno de l os apr endi ces a car go, asunt o que di sgust ó al dueño,
y qui so pr ovocar su r et i r o, a l o que me opuse con est e ar gument o: “Tu
con eso cont ri buyes a l a educaci ón de esos j óvenes, l os fut ur os
ar qui t ect os de Amér i ca, por que el l os est án haci endo al go que el
di ner o no puede compr ar , y es un vi vo y ent usi ast a int er és en nuest r o
t rabaj o y l a ansi osa cooper aci ón que va con él ”.
“Yo sé que l o que di go es i nt angi bl e, per o t u const r ucci ón est ar á en el
l ado cor r ect o, y t u t endr ás una for ma de vi da, t an buena como l a
mej or y est o t ampoco l o puede compr ar el dinero”. Todos conocemos
el r esul t ado que pr oduj o esa casa.
Los muchachos agr egar on un gr an int er és humano a t odos l os
el ement os en cada casa que const r ui mos.
Es just o deci r que t odos l os edi fi ci os que he const r ui do con l a
soci edad “Tal i esi n”, unos 37, me han pr opor ci onado l a más amp l ia
cooper aci ón, que me hi ci er on sal i r de exper i ment ados pr ofesi onal es y
muy l ej os de cami nos t razados.
[12]


Yo compr endo que l a pr oxi mi dad mía al tr abajo r eal izado, es más que
nunca esenci al , y he gast ado un gr an t i empo ent r enando buenos
const r uct or es.
Tenemos una l i st a de apr endi ces, que podr í an hacer un buen t r abajo,
si l os r espal damos con capi t al , per o ese t i empo aún no ha l l egado. De
t odas maner as mir amos haci a adel ant e, par a no for jar ar qui t ect os sol o
de mesas de di buj o.
Puedo confi r mar est o con mi s pr opi os cl i ent es, que mani fi est an su
al egr ía y sat i sfacci ón, en l as casas r eal i zadas por nosot r os, opi nando
que par a el l os son l as mej or es que he const r ui do.
Las casas a que me r efi er o, son usual ment e di sfr ut adas por per sonas
que poseen vi r t udes di fer ent es al apego del di nero. Par ece que nuest r o
t rabaj o es i nver sament e pr opor ci onal al est ado fi nanci er o de l a
per sona compr omet i da.
Per o al gunas veces cuando el t r abaj o no apar ece, r egr esamos a el l as a
cor r egir err or es pasados, fal t as a veces comet i das por l os mi smos
pr opi et ar i os. Por eso nuest r os edi fi ci os t i enen di st inci ón, aunque
pr ovocan escept i ci smo, aún entr e ar quit ect os.
No hacemos casas de moda, por que nuest r os exper i ment os no son l a
búsqueda en novedad, si no l o que nos pr oponemos, por que
consi der amos que t odo edi fi ci o const r ui do es una fi gur a públ i ca.











[13]


“TALIESIN WEST (OESTE) ”
Tal i esi n West es una ampli a mir ada sobr e l a al t ur a del mundo. Y
acor damos su nombr e después de pensar muchos y r echazar l os.
Fi nal ment e l l egamos al mi smo nombr e ant er i or con una cor t a adi ci ón,
l a pal abr a West .
El cost o de vi vi r dent r o del Tal i esi n or i ginal, nos hace pensar en
mover nos haci a el oest e, par a hacer nos car go de un t rabaj o en
Ar i zona.
El vi aje haci a al l á, l ar go y di fí ci l , comenzó en novi embr e de 1932 y
fue un event o de pr i mera magni t ud, l a sal i da con gr andes mal et as y
sacos par a dormir, equi po para ext er i or es, l onas cubr i endo l os
cami ones, car r os y r emol ques par a 35 per sonas, fue un ver dader o
acont eci mi ent o.
Par a conqui st ar el desi er t o, t ení amos pr i mer o que domi na r más de
3. 000 kms. en pl eno invi er no.
Al comi enzo est uvi mos en l a haci enda de un ami go, per o al fi n
deci di mos const r uir par a nosot r os, l o que es una ver dader a hazaña.
La r egl a princi pal de la soci edad, es hacer al go, mi entras se descansa.
Yo est aba ganando al go de di ner o como arqui t ect o, con l o que
podí amos consegui r mat er i al es, per o pr i mer o debí amos consegui r un
si t i o.
Era una vast a y desi er t a r egi ón, con l ugar es i nsospechados, en donde
hací amos mer i endas, y dor mí amos en t al egos en pl eno suel o.
Fi nal ment e descubr í un si t i o a 25 mi ll as de Phoeni x, a tr avés del
vast o desi er t o de Par adi se Val l ey, sobr e una meset a en l a mont aña de
Ar i zona.
Fal t an pal abr as para descr i bi r l o, con una l l amat i va veget aci ón del
desi er t o, per o si n una buena r ut a.
Consegui mos unas 400 hect ár eas, una par te compr ada y ot r a
arr endada, por que necesi t ábamos espaci o par a nuestr a famil i a que
cr ecí a. Los pl anos fuer on inspir ados por el caráct er y bel l eza de ese
not abl e si t i o, con l a l uz bañando t odo. El mundo así cr eado con t odos
l os col or es y for mas, si n est or bos par a l a i maginaci ón, t odo más al l á
del al cance de l a fi ni t a ment e. Er a un mundo nuevo. Par a el di seño de
nuest r os edi fi ci os, ci er t as for mas abundaban, con si l uet as
[14]


car act er í st i cas, mont ones de r ocas quemadas por el sol , y l i st as par a
ser usadas.
Consegui mos hacer cosas, en est e pai saje espl éndi do, donde Di os es
t odo y el hombr e es nada. Un di bujo de una pl ant a l l amada “Ocat i l l o”,
nos i nspir ó par a const r uir l a pr i mer a cubi er t a de l ona en el desi er t o,
con el ent usi asmo de l os j óvenes. Los super l at i vos son par a agot ar se,
y a menudo pueden ser i ncompr endi dos, per o nosot r os vi vi mos, nos
mudamos, y r eal i zamos nuest r a exi st enci a en for ma gr andi osa, si n
l ugar a aburr imi ent os.
Hi ci mos una especi e de campanar i o, con jar di nes y una gr an pr oa,
l evant ada sobr e l a meset a, mi rando haci a el ext enso mundo, una
pi sci na tr iangul ar, si t i os de juegos, habi t aci ones pl acent er as sobr e l a
ancha cubi er t a, mi rando haci a la meset a.
Un nat i vo del l ugar , nos di j o que no habí a agua en ese l ado del val l e.
Per o nosot r os t r atamos y consegui mos agua subt err ánea a 150 mt s. y
br ot ó de manera espect acul ar en l a pi sci na pr epar ada para el l o.
“Ol gi vanna” di ce, que l a const r ucci ón compl et a par ece al go que
est uvi ér amos excavando y no const r uyendo. Par ece haber est ado ahí
por si gl os.
En est a l abor est ábamos pr áct i cament e ai sl ados, 5 dí as a l a semana,
con el agr avant e que el desi er t o podr í a envi arnos t or ment as de ar ena
que desde l ej os par ecí an ol as del mar .
Era común que nuest r os vi si t ant es t er minaran per di dos en el desi er t o,
con l os nat ur al es inconveni ent es que est o acar r eaba.
Mi esposa y yo est uvi mos por cer ca de 7 años en el desi er t o y
t er minamos con r esent i mi ent os de sal ud.
La educaci ón for mal ha si do si empr e un escol l o en Tal i esin, y est a
for maci ón es a veces un i mpedi ment o, ant es de l l egar a ser l o
sufi ci ent ement e r ecept i vos par a per ci bi r l a maest r í a, que de maner a
i nconsci ent e podr í a emul arl os y gui ar l os. “Nada puede col ocar se en
l as manos cuando est án cer r adas, sol o cuando est án abi er t as, l as
pal mas haci a arr i ba, puest as jun t as en l a posi ci ón de l a ver dader a
humi l dad, ent onces y sol o ent onces, es l a hor a de r eci bi r si n t emor de
desper di ci ar l o que se r eci be”.
[15]


Las muj er es no t i enen un l ugar especi al en Tal i esi n, y est o nos obl i ga
a pensar en un l ugar especi al , con el pr opósi t o de cr i ar sus pr opi os
hi jos.
Tal vez sol o debamos acept ar mujer es adul t as, r esponsabl es de sí
mi smas, y que hayan encontr ado sat i sfacci ón en ser ar t i st as, basadas
en una especi e de i deal i smo, que no sacr i fi que su femi nei dad, si no
que l a int ensi fi que.
Est as mujer es cr eo yo, son especi al ment e rar as.
Nuest r as uni ver si dades i nstr uyen a l os j óvenes para ser un engr anaje
en l a búsqueda del di ner o. Aquí en Tali esi n, no est amos const i t ui dos
para eso.
Nosot r os desde est a especi e de t r i ncher a, podemos escasament e
escapar del si st ema de l a educaci ón amer i cana, que l l eva a l a r utina.
Una Naci ón así necesi t a cada hombr e asal ar iado como escl avo, como
l os necesi t a en una guerr a para ser al i st ado. Sol o que en vez de un
comandant e mi li t ar t endrí a un banquer o.
A nosot r os nos mi r an con sospecha, y nos cl asi fi can como una especi e
de Cl ub Campest r e Cul t ural par a est udi ant es de ar t es, o como una
especi e de sect a.
Ot r os asegur an sol o segui r r ut as tr ansi t adas ant er i orment e, o nos
det est an por hacer al go di fer ent e.
Mi s apr endi ces son una for ma l egí t i ma del ot r o Yo. “Jesús” t uvo
di scí pul os si n cambi arl es su pr opi a nat ur al eza, y t al vez por eso,
ocasi onal ment e vi ajaba a si t i os di st ant es par a descansar de el l os.
El l os aquí son una vent ana abi er t a a tr avés de l a cual podemos mi r ar
haci a un mundo nat ur al , un mundo donde su ot r o Yo egoí st a, pueda
cr ecer i ndependi ent e por el cami no de l a si ncer i dad, y su pr opi a
devoci ón a su Maestr o.
Entr ar sincer ament e dentr o del espí r i t u del Maest r o, per maneci endo
l eal a su tr abajo, si empr e me ha par eci do a mí , que he t eni do el mej or
en “Loui s Sul l i van”, el más gr ande pr i vil egi o que cual qui er
pr inci pi ant e pueda t ener.



[16]


Vent ajas de l a soci edad Tal i esi n:

1. Un honest o ego en un cuer po sano.
2. Amor a l a ver dad y a l a nat ural eza.
3. Si ncer i dad y cor aje.
4. Habi l i dad par a act uar .
5. Sent i do est ét i co.
6. El trabaj o como i dea, y l a i dea como t r abajo.
7. Fer t i l i dad de i maginaci ón.
8. Capaci dad para la fé y l a r ebel dí a.
9. Indi fer enci a par a l ugar es comunes.
10. Cooper aci ón inst inti va.


















[17]


“DESAYUNO EN TALIESIN”
Pude hacer ot r os desayunos, per o ni nguno como en una de l as 7
t err azas de Tal i esi n, en donde la vi st a es l a mej or y donde el vi ent o es
más agr adabl e.
En el fondo músi ca de Haydn, der ramándose por l a col i na est a
mañana.
Tan fr esca como el r ocí o, l a br i sa est á l l ena de per fumes del campo, y
l os pájar os cant an con del i r i o. Sentado en una ampl i a si l l a, con
ampl i o r opaje de seda china col or eada. La decor aci ón de l a mesa es
especi al , con ancho vaso con anémonas, ani dando en una gran r ama de
hel echos. Dentr o del agua, ci nt as o l azos como bl ancas ni ebl as en l a
mañana sol eada, mi entr as l as nubes son aún anchas y l ar gas.
“Ol gi vanna”, pint or esca con su gr an sombr er o par a l i br ar se del sol
que br i l l a en sus oj os, pr esi de t odo. Mi hi j a “I ovanna”, con su
cabel l er a encr espada, por la br i sa y l i st a par a l a escuel a.
Yo t engo una apr et ada chaquet a con anchas mangas, y hol gados
pant al ones apr et ados en l os t obi l l os, que compl ement an mi at uendo.
Ini ci amos con fr escas fr esas, deposi t adas en una vi eja t aza china, que
t odaví a t i enen sobr e el l as el r ocí o de l a mañana. Después avena
escocesa, huevos fr escos con t oci net a, t ambi én t i bi os del ni do.
Después un enor me pl at o de espár r agos cor t ados hace poco, con su
pecul i ar col or haci endo juego con el pl at o, y al l ado, un gr an vaso de
nuest ra fr esca l eche de vacas que se di vi san en l a ver de pr ader a.
Después mi el , y jamones pr epar ados por l a mi sma “Ol gi vanna”, con
un ol or y sabor ext raor dinari os. Al fi nal café y t ost adas.
Si empr e he mi rado l as acci ones de l os j óvenes, por el cami no de l as
herrami ent as manual es como el hacha, la si erra, el cepi l l o, el mar ti l l o,
l a hoz, l a pala, el r astr i ll o, el ci ncel par a pi edr a, l a br ocha, así como
l as l abor es de coci nar y l avar , y me si ent o mej or y pi enso cuando se
debe usar l a r egl a T y l a escuadr a en l a mesa d e di buj o. NO más
di bujant es al est i l o ant i guo. Aquí en est e t r abaj o en TALIESIN,
est amos for jando y const r uyendo en l os j óvenes, esa fuer za mor al
acompañada del gozo en el tr abajo, con l os cual es sean capaces de
asi r l a vi da de nuevo y en cual qui er l ugar que la vi da l es depar e.
[18]


La debi l i dad y l a i ndol enci a en l os hábi t os de l a vi da uni ver si t ari a, no
son buenos ej empl os aquí y así no t endrí amos posi bi l i dad de éxi t o.
Hay muchos j óvenes en est e l ugar di sfr ut ando su t r abaj o, l o que
pr ueba que l a madur ez es esen ci al par a al canzar el pot enci al de est os
i nsati sfechos uni ver si t ar i os.
Est os pr opósi t os deben ser vi r , para darnos una i dea de donde est á l a
excel enci a. El l os deben pr oduci r t ambi én l a clase de act i t ud que se
necesi t a en est os t i empos. Por semanas he est ado buscando mader a
por est os val l es, y ot r os mat er ial es como pi edr a y cal , y especi al ment e
t rabajador es asal ari ados. Nosot r os t enemos poco di ner o par a cancel ar
est os ansi ados sumi ni str os.
Al fi n podemos i nst alar nuest r o horno de cal , con una l uz noct urna, l a
que mi r amos desde nuest r o TALIESIN, como una especi e de l ejana
esper anza. Es un gust o ver a l os muchachos con t aparr abos, como
est i bador es de bar cos, met i endo mader a en el fondo del i mpr ovi sado
horno.
“Un or den vi ej o est abl eci do, sol o puede ceder poco a poco, cuando
est á socavado, o cuando fal l a por sus pr opi os excesos”.
La vi da fami l i ar de l os pi oner os t an nombr ada aquí , y t an apr eci ada
por nosot r os, en est e amado VALLE, del cual no quer emos sal i r , aún
en ci er t as ci r cunst anci as apr emi ant es, como l e ha s ucedi do a al gunos
pari ent es di sper sos en l ejanos puebl os. Est e VALLE, l a t i err a que mi s
ant epasados l abr ar on y amar on pr ofundament e, conser vando l os
ár bol es de l as col i nas, y r ecogi endo l os ansi ados cul t i vos.
Por l o t ant o, est a búsqueda de nuest r a democr át i ca FORMA es
r evol uci onari a, una r evol uci ón esenci al par a nuest r a vi da. Desde que
est amos aquí , desde 1932, hast a ahor a 1942, hemos est ado junt os
for mando una ent i dad cul t ur al en 10 años, l o que par a l os demás
puede par ecer i l egí t imo, a menos que se pr oduz ca un mi lagr o en sus
ment es. Si mir amos haci a atr ás, vemos l as penas que se l evant an de
sucesi vas der r ot as, par eci das a l a muer t e, a l a sol edad, a l a
desol aci ón, y l a desesper aci ón.
Per o de esas cosas negat i vas, nuest r os muchachos fuer on
consi gui endo una nueva for ma de ver l as cosas, que me hi ci er on a mí
r egr esar a l a niñez. El l os ya no est uvi er on apar tados de l a r eal i dad,
[19]


que yo quer í a conoci er an, como yo l o hi ce cuando comencé mi vi da, y
que ha si do omi t i da por la vi da uni ver si t ari a.
TALIESIN er a con l os dí as una especi e de horno gi gant e que
consumí a no sól o mader a, sino tr abajo, mat er ial es y al i ment os.
Yo l es di go a mi s apr endi ces que l a ment e ser vi l , es una amenaza para
t odos, y par a l a democr aci a y vi ene de l os más baj os fondos de l a
soci edad, que así pueden socavar l a, y además es un est or bo en l a
l ucha por l a independenci a.
No muy l ej os de l a ment e ser vi l , est á el compl ej o de i nfer i or i dad,
per o ést e es más pel i gr oso por que es más di fí ci l de di agnost i car y
t rat ar. Es al t o t an sut il , que podr í a dar l e ver güenza a un joven,
l evant ar un bast ón de un vi ej o que l o ha dejado caer
i nvol unt ar iament e, por mi edo a par ecer ser vi l . Sol o el hombr e que
cr ee en sí mi smo, puede ser l eal a una i dea, o ser fi el a l as enseñanzas
de al gui en.
El compl ej o de i nfer i or i dad se muest r a a sí mi smo, innecesar i o e
i mpr opi o, t r at ando de cr ear en l os ot r os una fi ngi da i magen. Es l o
contr ar i o de modest i a, y t i ene mi edo de ser t an pequeño, como l a
mi sma defi ni ci ón de l a democr aci a, di fer ent e a l a ari st ocr aci a que es
ant i -nat ural , por que es her edi t ari a.
Un dí a que el ci el o en Tal i esin er a oscur o y t r i st e, HI B Y JACK
LOUIS, her eder os de l a compañía de Cer as S. C. JOHSON, l l egar on a
nuest ra vi vi enda, y par ecí an mensajer os en bl ancos cabal l os
anunci ando buenas nuevas. Est aban compl aci dos pe r o escépt i cos, t odo
est o agr avado con el hecho de que nuest r a ar qui t ect ura, no t ení a
ninguna di fusi ón por r adi o. Poco después r egr esar on, en jul i o de
1936, vi si t a que se t or nó muy pl acent er a, y a su r egr eso envi ar on una
not a con diner o, en donde expr esaban su confor mi dad con l o vi st o y
me pedí an un pr oyect o par a el edi fi ci o de Admi ni st r aci ón.
Haci endo t odo esos pl anos, me br ot aba una gr an ener gí a cr eat i va, y
l as i deas r evol ot eaban sobr e el papel . El esquema t enía una gr an
si mpl i ci dad, per o t uve gr andes pr obl emas con l os si ndi cat os y con l os
códi gos de const r ucci ón, muy sever os en WISCONSIN. Aunque nunca
me pr eocupé, l as mol est i as comenzar on con l a const r ucci ón, por que
l os gast os se i ncr ementar on con l os i nusual es pi l ot es, per o l a
[20]


cur i osi dad gener al er a enor me, por que nadi e habí a const r ui do un
edi fi ci o par a admini st raci ón de esa cat egor í a. Todo el edi fi ci o t ení a
i nst al aci ón cont r a incendi o, air e acondi ci onado, cal efacci ón, muebl es
apr opi ados di señados por mí , t odo est o er a nuevo en l a constr ucci ón
de edi fi ci os.
Cuando el edi fi ci o fue abi er t o al públ i co, t odos par ecí an est ar
esper ando el event o y r í os de papel empezar on a sal i r de l as r ot at i vas.
Hubo descr i pci ones como ést a: “Es una mujer desnuda nadando en l a
cor ri ent e”.
Un compet ent e publ i ci st a, empl eado a S. C. JOHSON cal cul ó que
var i os mi l l ones de dól ar es gr at i s se habí an generado en publ i ci dad, en
r evi st as especi al i zadas, t odo acompañado de una gr an cant i dad de
vi si t ant es.
Par a est e edi fi ci o hi ci mos i mpor t ant es pr uebas y nuevos pr ecedent es
fuer on est abl eci dos par a concr et o ar mado.
Est o me r ecuer da mi ci t a con l a comi si ón de TOKIO en 1914, para l a
const r ucci ón del HOTEL IMPERI AL, y sus pr eocupaci ones acer ca de
t embl or es. No podí an acept ar mi s di seños por que nunca habí an vi st o
al go par eci do, per o al fi nal est u vi er on de acuer do conmi go, aunque
di jer on que segui r í an obser vándome de cer ca, con la esper anza de que
el “mayor ar qui t ect o del mundo”, pudi er a r eal i zar su tr abajo. El l os al
fi nal est uvi er on compl aci dos con el r esul t ado.
Aquí en mi PAÍS, sól o obt uve un per mi so condi ci onado para la
const r ucci ón de l a fábr i ca de Cer as JOHSON, como t ampoco t uve
per mi so par a l os or i ginal es l adr i ll os de CALI FORNIA, ni muchas
casas en di fer ent es est ados.
El concept o con el que cr eamos est e edi fi ci o, es el ORGÁNICO, y es
el mi smo con que se hacen l as cat edr al es, como una especi e de
senci l l a y mí st i ca ador aci ón.
El hecho pr i nci pal de l a const r ucci ón fue una r epet i ci ón de l os
del gados, huecos y monol í t i cos, TALLOS, en for ma de ár bol es
i nver t i dos.
La gr an est r uct ura compl et a par ece fl ot ar en el espaci o, con gr i et as de
l uces, t odo en acer o sol dado, uni do en una mall a r euni da de maner a
monol í t i ca.
[21]


El edi fi ci o pr i nci pal, en el cual l os t al l os de ár bol es est án fl ot ando,
est á col ocado en l a par t e de at r ás y afuer a puse bandas col or eadas
di vi di endo l as par edes pr i nci pal es de l adr i l l os, desde l os mi smos
andenes, di si mulando y ador nando el depr iment e veci ndari o.
Dent r o del gr an vací o abi er t o par a l os t r abajador es, hay pocos
espaci os cer rados y l os sani t ar i os est án debaj o y se l l ega a el l os por
pequeñas escal er as ci r cul ar es. Desde que r ecuer do, l as pr uebas de
super vi venci a de mi s edi fi ci os han si do una const ant e, y l a pr ueba
máxi ma fue a r aíz del t err emot o que est r emeci ó al HOTEL
IMPERIAL. Per o ant es de haber l o t er minado, hubo pr uebas de pl ac as,
de vol adi zos, de pi sos ext endi éndose como br azos abi er t os y por
úl t i mo l a est abi l i dad fl exi bl e del HOTEL. Casi cada est r uct ura que he
const r ui do, r equir i ó muchas pr uebas, par a pi sos, par a nuevas par edes,
chi meneas, t echos con nuevos mat er ial es.
Cuando l a nat ur al eza pone una i dea en pr áct ica, es deci r , cuando
exper i ment a con un nuevo t i po de especi e, ensegui da pl ant a su pr opi o
enemi go al l ado, con l o cual mant i ene un equi l ibr i o per manent e y así
mant i ene el sent i do de pr opor ci ón en t odo. Cuando pr obamos cosas,
t rat amos de descubr i r el secr et o i nt er i or o la l ey de pr opor ci ón
i nher ent e a su pr opi o di seño. Por l o t ant o desconocemos su equi l i br i o,
por que es una hechura de DIOS. Per o con al t ur as, fuer zas, vol úmenes
y pesos, podemos hacer que t engan sent i do ant e nuest r os oj os, por que
l os ar qui t ect os podemos l l egar más cer ca de al gunos secr et os de l a
nat ur al eza, si el l os en su pr áct i ca di ari a, son segui dor es de l o
“ORGÁNICO”.
El pensador “HERÁCLITO”, t ení a r azón cuando afi r maba que l a vi da
er a un rí o, donde est aban pasado, pr esent e y fut ur o.
Inevi t abl ement e, un bur ócr at a es un hombr e cor t o de i deas, que vi ve
per manent ement e en el l i mbo, y hace al ar de de su aut or i dad que es su
úni ca fuer za.
La t radi ci ón es su úni ca fór mul a y cual qui er cosa di fer ent e l e mol est a.
La fat al debi l i dad de l a democr aci a es l a bur ocr aci a, y se apoya en l a
cal l ada y sumi sa act i t ud haci a l a aut or i dad manejada por l os
bur ócr at as.
[22]


En el caso del edi fi ci o JOHSON, el códi go de const r ucci ón sol o
per mi tí a par a una col umna de 30 cent ímet r os, una alt ur a de 3 metr os.
Par a al canzar l a al t ura de 8 met r os de mi s col umnas como ár bol es,
debí an t ener según el códi go casi 1 met r o de ancho l o que er a un
absur do. Mi col umna fue pensada como for r ada en una mal la de acer o,
uni da en fr í o, par a después vaci ar el concr et o.
El r esul t ado fue obt ener más fuer za, más al lá de cual qui er est r uct ur a
de acer o, sobr e l a cual el códi go est aba const r ui do. Tambi én por
pr imer a vez, agi tamos el concr et o mi ent r as se vaci aba, por l o que se
aument ó l a r esi st enci a.
El si t i o par a l a pr ueba de l a col umna se deci di ó abr ir l o al públ i co, si n
est or bo ninguno par a l a publ i ci dad, y con una pal a de vapor en l o al t o
comenzamos a ver t er el concr et o y después en l a mesa que habí amos
hecho en l a par t e super i or , comenzamos a poner t oda cl ase de pi edr as
pr evi ament e pesadas. Ahí est aban r euni das con la comi si ón, l a pr ensa
y el públ i co en gener al como at ent os obser vador es. Yo me sent é con
un abr i go de l ana por el fr í o r ei nant e, en compañía de al gunos
apr endi ces, t rat ando de obser var l as pr imeras gr i et as en l a col umna.
Pr ont o me abur r í y comencé a pasear al r ededor , mi entras l a gr úa
seguí a ver t i endo mat eri al es, dando vuel t as y más vuel t as, hast a que el
sol se ocul t ó. Hací a t i empo que l os r equer i mient os de l a comi si ón
habí an si do super ados.
El escenar i o er a incr eí bl e, con l a pol i cí a a car go, alr ededor de l as
cuer das que habí an r odeado el si t i o, separ ando l a gent e del del gado
t al l o de mi col umna, que par ecí a una graci osa adol escent e en punti l las
de pi e.
El peso acumul ado l l egó 60 t on el adas, 6 veces el pes o exi gi do, y sol o
ent onces comenzar on a apar ecer del gadas fi sur as en l a par t e super i or ,
con l o que l a enor me masa se vi no al suel o, con el ej e centr al t odaví a
i nt act o. El comi si onado guar dó si l enci o y sal i ó del l ugar sin deci r
pal abr a. Su si l enci o er a muy el ocuent e.
Me acuer do t ambi én de l a IGLESIA EN KANSAS CITY, MISSOURI,
con el esquema más si mpl e que se pueda i maginar , una suave y
fl exi bl e est r uct ur a de acer o en for ma de HEXÁGONO.
[23]


Todo est aba descansando en pocos pi l ar es, como en el JOHNSON. El
del gado esquel et o de acer o debí a ser cubi er t o con papel especi al
contr a r ui do, para ser usado dentr o y fuer a. Par a mí ést e es el más
famoso avance hecho en const r ucci ón, muy económi co y ai sl ant e.
El pr imer pr obl ema sur gi ó con el comi si onado, por el uso de pi edr as
en esa for ma, por que decí a que no conocí a fundaci ones de ese t i po, a
l o que l e di j e que l os r i el es del fer r ocarr il , usaban ese si st ema hací a
más de 200 años.
Su pr eocupaci ón er a el ti empo seco de esa r egi ón que podr ía pr oduci r
gr i et as, a l o que r epl i qué que l as r ocas suel t as ni vel ar í an l as
di fer enci as, per o di j o que sól o per mi t ir ía concr et o común y cor ri ent e.
Fue un gol pe par a mí , por que yo cont aba con esa necesar i a
fl exi bi l i dad, l o que no consegui r í a si se fi jaba l a est r uct ur a a un
concr et o sól i do en el f ondo, l o que pr ovocar í a una contr acci ón que no
se pr esent ar ía con r ocas suel t as.
Yo deber í a haber det eni do l a const r ucci ón donde est aba, y ser
r emovi do de mi r esponsabi l i dad. El concept o fundamental de l a
IGLESIA, est aba dest r ui do, por que l a fl exi bi l i dad n ecesar i a para l a
est r uct ur a en for ma de Hexágono no podí a r eal i zar se con segur i dad, y
por l o t ant o apar ecer í an gr i et as en l o sucesi vo.
Apel amos ent onces a l os abogados, y fui mos con el l os ant e l a
comi si ón si n r esul t ado.
Lo que me duel e es que no hubi er a podi do const r uir un edi fi ci o par a
per sonas di gnas, por su pr eci o r azonabl e, con absol ut o confor t ,
bel l eza y di st i nci ón.
Est a ci udad hubi er a podi do const r uir al go par eci do a una JOYA, per o
he compr endi do que en est a Ci udad y en est e Est ado no hay l ugar para
l a IGLESIA del fut ur o.
Habl ando de ot r a cosa, el cost o de una casa, es el mayor pr obl ema
ar qui t ect óni co o el más di fí ci l . El pr inci pal pr obl ema es que l a gent e
en est e PAI S, no sabe cómo vi vi r , además de sus absur dos gust os y
pr edi l ecci ones.
Par a ser más especí fi co, una casa pequeña puede ser agr adabl e, si no
t rat a de i mit ar las casas gr andes, como l os puebl os pequeños NO
deben i mi tar las gr andes ci udades.
[24]


Yo est oy segur o que cual qui er apr oxi maci ón a est a nueva casa,
necesi t a una cul t ur a indí gena, una for ma más si mpl e, y al mi smo
t i empo debe ser gr at i fi cant e para vi vi r .
No obst ant e, par a mejor ar est e pr oduct o, o sea , l a “pequeña casa
amer i cana”, es ur gent e y necesar i o que el cami no sea, EL SENTIDO
COMÚN.





















[25]


“COSAS QUE DEBEMOS ELIMINAR”
1) Techos compl i cados son cost osos e i nnecesar i os.
2) Los gar ajes deben ser del tamaño de l os carr os.
3) Anul aci ón de l os sót anos.
4) Int er i or es ador nados no son necesar i os.
5) Supr i mir l os r adi ador es para cal entar l as casas. Se deben cal ent ar
l as casas pr omedi o de t uber í as entr e l os pi sos.
6) Supr i mir las l uces di r ect as por indir ect as.
7) Trat ar de incl uir l os muebl es dent r o de l as paredes par a ahorr ar
espaci o.
8) Uso de mí ni mas capas de pi nt ura para l a mader a. Cubr i rl a sol o con
acei t e.
9) No debe usar se yeso en l as constr ucci ones .
Par a est e pl an debemos usar est os mat er i ales: mader a, l adr i ll o,
cement o, papel y vi dr i o. Const r ui r con l adr il l os es cost oso, l uego en
l as par edes debe usar se mader a afuer a y adent ro, y ent r e el l as papel
para insol aci ón. Todo est o pr evi ament e tr atado para evi t ar al imañas y
pr epar adas contr a el fuego. La cubi er t a puede ser const r ui da pr i mer o
y l as par edes hechas más tar de.
10) Los accesor i os el éct r i cos y de pl omer í a deben ser i ndependi ent es
de l as par edes par a faci l i t ar arr egl os post er i or es.
En una vi si t a hecha en el JAPÓN cuando r esi dí a al l á, en pl eno
i nvi erno, er a di fí ci l mant ener se t i bi o, a causa de l a humedad del
ambi ent e. Se cal ent aban con un pr oceso que el l os l l amaban HIBACHI:
un r edondo r eci pi ent e si t uado sobr e el pi so, l l eno de bl ancas ceni zas,
pedazos de car bón de l eña, sent ados t odos al r ededor , donde
cal ent aban las manos. El r esul t ado para nosot r os l os occi dent al es, no
er a sat i sfact or i o y l a r espuest a est aba en sus i nt er i or es de l ana que l os
pr ot egí an con l ar gas mangas, pant al ones t ambi én l ar gos, y por enci ma
unos fl ot ant es y gr uesos qui monos.
Aun conoci endo est os ant ecedent es acept é l a nueva i nvi t aci ón del
Bar ón OKURA, a cenar. Como esper aba, el comedor est aba muy fr í o,
y no pude pasar al iment o. Después de l a fr ugal comi da, el Bar ón nos
l l evó al cuar t o “COREANO”, como él l o l l amaba. Era pequeño con
[26]


una al fombr a r oja y pesada, y l as par edes sever ament e l i sas. Ahí nos
arr odi l l amos a l a usanza de el l os, y conver samos t omando café t ur co.
El cl i ma par ecí a haber cambi ado, casi er a pri maver a. No se veí a
ninguna cl ase de cal efacci ón, per o el cal or par ecí a venir del suel o.
Los t r aduct or es me expl i car on, que el cuart o “COREANO”, si gni fi ca
un espaci o cal ent ado baj o el pi so, con el cal or pr oveni ent e de un
fuego en una esqui na, que cor r e por duct os especi al es, y sal e por
r ajadur as abi er t as en el pi so. Para mí fue un descubr i mi ent o.
De r egr eso al HOTEL IMPERIAL, i nst al é el ement os el éct r i cos en l os
pi sos de l os baños, y qui t é el ci el o r aso par a crear un espaci o donde
gener ar cal or , por l o que l as bal dosas est aban si empr e t i bi as e i r al
baño er a sumament e placent er o.
Est a fue una buena opor t uni dad par a cr ear un cl i ma sal udabl e,
supr i mi endo t odos l os r adi ador es que mol est an tant o.
Si empr e he consi der ado que el EXCESO de cal efacci ón, r esi ent e al
or gani smo y pr oduce mol est i as al cuer po, por que así es más di fí ci l
habi t uar se al fr í o ext er i or .
Ent onces deci dí usar est e si st ema en mi PAÍS en l a pr imer a
opor t unidad. Comencé a const r uir el edi fi ci o JOHNSON, per o casi
t odos l os pr ofesi onal es de l a cal efacci ón, rechazar on el asunt o,
except o sol o uno. Per o l a opor t uni dad, ll egó con l a casa JACOB
donde se hi zo l a pr imer a inst al aci ón, y cuando l l egar on l os
i nspect or es, pusi er on sus manos debaj o de l as al fombr as de donde
sal í a el cal or , y se most r ar on sati sfechos. Ent onces comenzar on a
apar ecer ar tí cul os en donde se habl a de “Cal or Radi ant e”, que er a
si mpl ement e cal or vi ni endo de abaj o y subi endo en for ma nat ural .







[27]


“LAS SEÑORAS CASADAS DE TALIESIN”
Mi entr as est uve sol o en TALIESIN, después de mi r egr eso del
JAPÓN, est aba acompañado por 3 ami gos con sus esposa, MOSER,
NEUTRA, TSUCHI URA, pr oveni ent es de ZURI CH, VIENA y TOKI O,
y no puedo i maginar que hubi er a hecho si n el l os, especi al ment e por l a
compañía femenina, qui enes me ayudar on mental , moral y
emoci onal ment e.
Oí amos mucha músi ca, r odeados de sus hi jos. El l os er an mi fami l i a, y
l os apr endi ces hací an que mant uvi er a mi ment e sobr e el t r abaj o. Las
esposas de mi s ami gos me br i ndaban at enci ones, y mant ení an l a casa
l l ena de fl or es, l o cual me hi zo sent ir menos sol o, ant es de l a l l egad a
de OLGI VANNA. Yo pi enso que l a compañí a de esas j óvenes par ejas,
me empujar on suavement e por el pr eci pi ci o del di vor ci o, y haci a un
nuevo matr i moni o, con el cual pude empezar a vivi r de nuevo.
Los j óvenes apr endi ces t ení an 3 di fer ent es i ndi vi dual i dades. El l os
er an t al ent osos, y sus mujer es especi al es. Mi r o haci a atr ás, haci a ese
per í odo de TALIESIN, y l a compar o con l a cal ma ant es de l a
t empest ad, que est al l ó cuando OLGIVANNA apar eci ó en escena, dí as
ant es que el l os se fuer an.
Entr e el l os r ecuer do especi al ment e a RICHARD NEUTRA, que habí a
est ado t ocando mi puert a desde VIENA, para ser admit i do. Al cabo de
3 años vi no a mí , par a habl ar conmi go si n encontrar me y con mucha
paci enci a me esper ó. Todas mi s r eal i zaci ones t ení an gr an r eput aci ón
en sus paí ses de or i gen.
Reci ent ement e r eci bí una cart a del padr e de uno de el l os, que decí a
así : “Quer i do Sr . WRIGHT, en est a t err i bl e guerr a en EUROPA, hay
poca sat i sfacci ón en nuest r a ar qui t ect ura”.
“Hay una gr an necesi dad de una pr oducci ón cl ar a y di r ect a. Ust ed
puede demost r ar en su l ar ga vi da de tr abajo, un cont inuo desarr ol l o,
expr esado en una gran var i edad de apl i caci ones, basado en el mi smo
pr inci pi o. Su t rabaj o es un consuel o hoy en dí a, para t odos l os
ar qui t ect os sensi bl es y con cor aje, que no r enunci an a sus i d eal es,
por que muest r an una pr ofunda y enr ai zada cr eenci a en t odo l o que es
posi t i vo act ual ment e, con l a posi bi l i dad de expr esar l o bel l ament e con
l os el ement os car act er í st i cos de su t i empo. Yo he t eni do el pl acer de
[28]


segui r sus i deas nuevas, en l as r eci ent es publ i caci ones, con un r eal y
espont áneo i nt er és, en t odas sus r eal i zaci ones. Fue una gr an
exper i enci a compar ar sus trabaj os con l os nuest r os, l o que nos
per mi ti ó ver más de cer ca nuest r as debi l i dades. Mucha fal t a de
i maginaci ón, coor dinaci ón y for t al eza”.
“Nat ur alment e no se puede r eempl azar una MENTE ingeni osa, per o se
puede segui r su i dea bási ca. En su t rabaj o per ci bi mos l a fuer za de l a
juvent ud, l o que i nspira a ot r os más jóvenes con r espect o a l a
i maginaci ón y al cor aje”.




















[29]


“OLGIVANNA”
Habí a naci do en CETTINJE, MONTENEGRO, y educada por su
hermana de BATUM, RUSIA y habí a l l egado a PARI S, con su hi ja,
SVETLANA de 7 años, y est aba en CHICAGO en consul t as de
negoci os con su mar i do de qui en est aba di vor ci ada. Ell a est aba
i nt ent ando r egr esar a PARIS, donde t ení a su hogar . El atr act i vo
nombr e de OLGIVANNA, er a una uni ón de OLGA + IVANONNA,
hecho por sus ami gos. Habí a si do al umna del inst i t ut o GORDJIEFF,
para el desar r ol l o de l a per sonal i dad. Er a un grupo asi át i co t r aí do y
r el aci onado con EL CARNEGIE HALL, par a per sonas con pr obl emas
de per sonal i dad de t odos l os est r at os soci al es, par a r el aci onar l os
mej or , más vi vos, y más út i l es a ot r os.
OLGIVANNA y ot r os fuer on l os l í der es en l a enseñanza de esa t eor í a.
Yo l a conocí en un fest i val de t ea t r o, y al gunos dí as después l a i nvi t é
a conocer a mi s huéspedes, con l os cual es t uvo una gr an afini dad.
Pr ont o pasamos a vi vi r junt os.















[30]


“VISITA AL JAPÓN”
Invi t ado a const r uir el nuevo HOTEL IMPERIAL, dur ant e esos 4 años
de r esi denci a y una vi si t a pr el i minar en 1906, apr endí al gunas cosas
acer ca de esa cul t ur a que habí a est udi ado y amado desde hací a mucho
t i empo.
Yo est oy segur o que el ESTE y el OESTE NO deben encontr ar se,
por que nosot r os, no t enemos compr ensi ón par a el ot r o l ado. CHINA Y
JAPON, han pr eser vado un gr an sent i do de bel l eza y ar t e, y de paso
nos consi der an como bár bar os, y desde su punt o de vi st a cr eo que
ver dader ament e l o somos.
JAPÓN, cuya r el i gi ón es l a SHI NTO, posee un l ema que es
“LI MPIEZA” de t odo.
La t i er r a del SOL NACIENTE, ha est ado i nfl uenci ada por ext r anjer os
con pi el bl anca, ojos di fer ent es, hombr es vul gar es que no pi ensan y
si n espí ri t u par a el cor aje.
Rápi dament e, l os jóvenes escol ar es fuer on model ados como l os
al emanes, y ese si st ema fue ger mani zando a l os japonese s y por eso
muchos ofi ci al es est uvi er on por muchos años vi ajando a ese PAÍS.
Así l os ar qui t ect os al emanes const r uyer on el PRIMER HOTEL
IMPERIAL, y l a U. del JAPÓN l l egó a ser vi r t ual ment e al emana.
Muchos años después cuando yo est aba const r uyendo el segund o
HOTEL IMPERIAL, l l egar on not i ci as de que un est adi st a amer i cano
habí a decl ar ado que el l os er an una r aza infer i or , l o que pr ovocó una
enor me fur i a y una gr an indi gnaci ón.
Es cor r i ent e deci r , baj o l a bander a del SOL NACIENTE, que l a t i erra
del ESTE es el Amanecer y que el OESTE es el At ar decer . Todos l os
suci os secr et os comer ci al es fuer on arr ojados cont ra l os amar i l l os, y
si endo un puebl o más vi ej o, fuer on más fáci l ment e degener ados, y
desmor al izados.
JAPÓN si empr e ha ador ado a l a MADRE TIERRA CHINA, como
nosot r os ador amos a INGLATERRA.




[31]


EPÍLOGO
“QUE SUCEDE CON LA NATURALEZA HUMANA?. . .
…SU RELACIÓN CON LA ARQUITECTURA”
“Un joven apr endiz que est uvo un año en Tal i esi n me envi ó una car t a,
en donde me di ce que mi i dea es buena, y mi trabaj o con l a soci eda d
deber á t ener éxi t o, except o que yo pr edi co mucho sobr e l a nat ur al eza
humana”.
A est e ami go l e r espondo: “TALIESI N est á pr edi cando un evangel i o
i mpopul ar, foment ando un si st ema de tr abajo, que ha si do debi l i t ado
por el camino de i nfl ar l a vi eja educaci ón, y no es fáci l compr ender
est e concept o del t r abaj o cr eat i vo, con una r eal i zaci ón di ar ia y
di fi cul t osa”.
Aquí t enemos muchos j óvenes que vi enen con est udi os super i or es, y
muchos años empl eados y al cabo de un t i empo, han sal i do de aquí
con sol o una const anci a, sabi endo como yo, que mer ecen muchos más.
Cual qui er l abor manual que i mpl i que esfuer zos fí si cos, est á por
enci ma de el l os y l os super a con cr eces.
Usar bi en ci er t as herr ami ent as como hacha, cavador , o pal a, es mucho
mej or que gol pear una pel ot a de gol f o cor r er det r ás de un bal ón.
Tener un buen t rabaj o en el campo, o const r uir un edi fi ci o r equi er e
más act i vi dad que cual qui er depor t e, y es mucho más pl acent er o,
por que se puede most r ar en el fut ur o. “El hombre que pl ant a un ár bol
sabe l a pr ofunda sati sfacci ón que deja est a act i vi dad”. Y si est e
exper i ment o nuest r o fal l a, puede ser a causa de que nuest r os j óvenes
hayan per di do su capaci dad de desar r ol l ar sus pr opi as apt i t udes, en
una r i ca y var i ada for ma, como di go yo junt ando cabeza y manos.
Así , yo mi r o con cr eci ent e di sgust o y al ar ma l a confusi ón que se est á
fr aguando sobr e l a soci edad por el camino de una UNIVERSI DAD,
que congr ega mi l es de novat os, t odos buscando su pr opi a i dent i dad,
fuer a de l a úni ca FUENTE ver dader a: l a ener gía cr eador a de su pr opi a
y compl et a madur ez, pr oyect ada con gozo dent r o de út i l es y
avanzadas empr esas, baj o el i mper i o de l a ment e cr eat i va uni da al
t rabaj o fí si co. Yo l o compar o con un hombr e con un muscul oso br azo
uni do a un cuer po poco desar r ol l ado.
[32]


Las especi al i dades se han desarr ol l ado a expensas de l a ment e del
hombr e compl et o.


[33]


“CREACIONES INTEMPORALES
DE FRANK LLOYD WRIGHT”

El nuevo i deal est ét i co no r equi er e que l os edi fi ci os sean par eci dos
entr e sí , ni t ampoco que sean t odos de acer o, concr et o y vi dr i o por el
sol o hecho de ser moder nos.

Todos l os mat er i al es pueden ser bel l os y su bel l eza depende de l a
maner a como sean usados.

Es ver dad que l os or nament os son t an vast os, t i enen t an si gni fi caci ón
humana que no es un asunt o para cual qui er a, except o par a l as más
i maginat i vas ment es que con habi l i dades art í st i cas, puedan darnos
esos r egal os engal anados y pr opor ci onados.

Debemos i r más al t o en el r ei no de l a imaginaci ón, por que así nos
i ngr esamos al r espl andeci ent e mundo de l a poesí a.

Ornament o si gni fi ca no sol o super fi ci e mat i zada por l a i maginaci ón
humana, si no t ambi én un pr oduct o nat ural , como r ecur so decor at i vo.
Est o par a mí es nuevo en ar qui t ect ura y l o he l l amado Ornament o
Int egr al.

Las fl or es cr eadas por Di os como r egal os al hombr e, son el ali ment o
del al ma.

Lo que yo he l l amado Ornament o Int egral , es l a mi sma or gáni ca
si mpl i ci dad que conci bi ó Beet hoven en su quint a si nfoní a.

La Qui nta Sinfoní a de Beet hoven, es una r espl andeci ent e r evol uci ón
de soni dos, en un t umul t o de espl endor , const rui da sobr e 4 t onos en
un ri t mo, que un niño podr í a t ocar con un sol o dedo sobr e un pi ano.


[34]


La Qui nt a Sinfoní a de Beet hoven, supr ema cr eaci ón al canzada con 4
r epet i dos acor des es un r it mo si mpl e, dent r o de un gr an poema
si nfóni co, muy pr obabl ement e el más gr ande e di fi ci o de pensami ent os
const r ui do.

Ar qui t ect ur a es músi ca con su capaci dad para l o si nfóni co y l o
gr andi oso.

Yo cr eo que est a nueva demanda de l a vi da como or gáni ca, es una
for ma nobl e de ar quit ect ur a, por que se par ece a la vi da.

Debemos l eer est as fr escas l ecci ones, en el gran l i br o de l a cr eaci ón,
despr eci ando con el fer vor de l os j óvenes, t odo l o que pr oduzca
ver güenza o t emor , par a poder vi vi r honest ament e con ver dader o
or gul l o de vi da.

Yo cr eo que l as pr óxi mas gener aci ones, ent ender án que ex i st en una
gr an di fer enci a entr e sent i mi ent o y sent i mental i smo.

Yo vi en l as l ejanas col i nas de mi hogar en TALIESIN, como l os
himnos sobr ant es del cant o de l a pr ader a, r eposaban ahí como t r i but o
di ar i o.

Al fi n compr endo que l a et er ni dad es ahor a, y qu e sol o di vi de el ayer
del mañana, por l o que debemos gozar de la et erni dad pr esent e.

Mi aut obi ogr afí a ha si do hecha como un act o de FE muy pr ofundo.
Cada pal abra escr i t a es r eal , per o l os hechos por sí sol os NO
const i t uyen l a ver dad, como l a mader a, el l adr i llo y el mor t er o, no son
ar qui t ect ur a. Sól o l a i magi naci ón, usando esos fact or es honest ament e,
puede cr ear t emas con espí r i t u, para hacer que l a vi da del hombr e,
i nspir e nuevas for mas y el const ant e tr abajo de hacer ARTE.


[35]


Yo sé con sufi ci ent es r azones, que el amor con que const r uyo, debe
ser l a base par a una ver dader a democr aci a. El amor NO sol o debe
for mar nuest r os edi fi ci os, si no hacer l a vi da apr opi ada para vi vi r en
el l os.

De cual qui er for ma l a democr aci a honest ament e t rat ada, consi st e en l a
r esol uci ón de habl ar cl ar ament e y en el act o de vi vi r ver dader ament e.
Ent onces est ar emos segur os de desar r ol l ar la i nt el i genci a y así
encont r ar r ecur sos, par a dar con l a ver dad soci al , económi ca y
pol í t i ca.

La moda es una for ma de i gnor anci a. Todo est o pue de ser ci er t o par a
un gust o educado, per o con el ecl ect i ci smo ahor a tan popul ar , l o
podemos consi der ar un r etr aso en el camino de l a ver dad est ét i ca.

Yo NO cr eo que en nuest r a AMÉRICA mer ezcamos pasar de l a
bar bar i e de l a degener aci ón, si n haber conoci d o l a ver dader a
ci vi l i zaci ón.

Como per sonas podemos ascender o descender cul t uralment e. Cuando
hacemos cosas bel l as ascendemos, y cuando hacemos cosas fal sas y
gr oser as descendemos.

Obt engamos un consuel o par a nosot r os pensando que no est amos
degener ados y no l o est amos, por que est a gener aci ón aún no ha
conoci do el ver dader o ARTE.

En el pasado l as casas y l os edi fi ci os públ i cos pasar on de l as caver nas
a for t i fi caci ones. NO est ar emos r egr esando a l o mi smo? Los act ual es
edi fi ci os for t i fi cados no ser án gr andes caver nas?




[36]


Con l a l l egada de l a nueva ar qui t ect ur a y l os i deal es de l uz y espaci o
que conqui st ar on el mundo, podemos consi der ar l a vi eja ar qui t ect ur a
como un mat er i al escul t ur al con huecos en su int er i or y no podemos
i maginar a nadi e vi vi endo a hí .

MIGUEL ANGEL, l evant ó en ROMA sobr e l a part e más al t a de l a
est r uct ur a, l a for ma más hermosa de adul aci ón. El r esul t ado de est a
i mpul si va i nvent i va fue l l amada l a CÚPULA DE SAN PEDRO. Per o
aunque est a advenedi za CÚPULA vi ol ó t odos l os pr i nci pi os de
const r ucci ón, l l egó a ser un símbol o sagr ado y no sagr ado. YO l a
consi der o un anacr oni smo que ha l l egado a ser acept ado ofi ci al ment e
en t odos l os paí ses, con numer osos ej empl os, que par t i er on de l a fal l a
de un gr an ARTISTA. Tal vez, t odo se expl i que por el hecho
conoci do, de no ser MIGUEL ANGEL, un ar qui t ect o.

La for ma en que vi ví an l os pri mer os cr i st i anos, fue l a for ma más
humana y si mpl e. Toda est a for ma de vi da debi ó ser ennobl eci da a
t ravés de est os 20 si gl os con l a simpl i ci dad innata de Jesús.

POESÍA es el soni do del cor azón, compl ementada con l a mano del
poet a. ARQUITECTURA es músi ca i nt er i or engalanada con l a
i maginaci ón del ar ti st a.

La ar qui t ect ur a debe ser int egral y ser l a expr esi ón de una nueva
r eal i dad. NO debe exi st i r un int er i or y un ext er ior , por que l o ext er no
debe est ar compenet r ado con l o i nt erno.

Las cosas cr ecen, se t ornan vi ejas y desapar ecen r ápi dament e. Per o
nuest ra per sonali dad bendeci da por el cami no en donde usamos l as
cosas es INMORTAL, más al lá del al cance de l a edad, desarr ol l ada y
for t al eci da, y t r ae l a más at r act i va de l as cal i fi caci ones y es l a
exper i enci a.


[37]


Si l a EDAD no tr ae r ecompensas a l as per sonas, al go est á
ver dader ament e equi vocado en l a soci edad. Yo r ecuer do a una ami ga
que decí a que si una mujer no er a atract i va a l os 20 años, no er a por
su cul pa, per o si era cul pabl e a l os 50.

El t i empo y l as ci r cunst anci as dest r uyen l as pr omesas, como l a
di st anci a bor r a l as vi si ones l ejanas.

Yo cr eo ahor a, desde l o más pr ofundo de mi SER, que cual qui er cosa
deseada con anhel o l a t endr emos, por que pr i mer o est uvo un nuest r o
cor azón.

Cont inuament e insul t amos l ugar es sagr ados y hacemos vi ol enci a sobr e
l a pr opi edad de pequeñas y val i osas cr i at ur as, cuando hor adamos l a
t i err a par a const r uir edi fi ci os.

Si mi madr e NO hubi er a deci di do por mí que fuer a un ARQUITECTO,
podr í a haber si do un gr an MÚSICO. La ment e r equer i da par a l a
gr andeza, en cual qui er ARTE es l a mi sma. YO deber í a est ar al l ado de
BEETHOVEN.

En l a músi ca de BEETHOVEN yo per ci bo l a ment e maest r a,
consci ent e de l as cual i dades del cor azón, que r emont an l a i maginaci ón
y hacen a un hombr e vi sl umbr ar a DIOS. Cuando escucho su músi ca,
compr endo su esfuer zo t ot al , úni co en su di ver si dad, y pr ofundo en el
di seño, que r eposa en l a expr esi ón fi nal, como patr ón entr e grand es
ar qui t ect os y gr andes músi cos. Es como un mensaje del al ma, nunca
desci fr ado por humanos.

La músi ca de BEETHOVEN es l a más gr ande pr ueba de ar moní a
vi vi ent e, en el espí r i t u humano. Como r adi antes fl or es y fr ut os se
ext i enden haci a el ext er i or baj o l a cambi ant e l uz del sol , di fundi endo
el uni ver so de su al ma.

[38]


Cuando di seño oi go l as sonat as de BEETHOVEN, y est oy segur o que
él con su músi ca hace edi fi ci os como l os mí os, no i mpor t a l a for ma
que hayan t omado en su ment e.

Exi st e un par ent esco ent r e nosot r os, per o mi contact o con el más al l á
es más abst r act o, con comunes espí r i t us que i nt er pr et an mi s
cr eaci ones, aún en una for ma más conci sa que en l a músi ca.

Hay una si mi l it ud entr e l a cr eaci ón de músi ca y ar qui t ect ur a. Sol o l a
nat ur al eza y el uso de l os mat er i al es di fi er en. La cr eaci ón de l a
músi ca es mucho más pr ofunda.

La i di osi ncr asi a de l os cl i ent es, no exi st e par a los músi cos, así como
t ampoco l as r egul aci ones, i mpuest as por l as l eyes fí si cas. Per o ambos
necesi t an conocer y super ar l os mi smos per jui ci os y r et r asos
cul t ur al es. Las l i mi taci ones humanas ponen su per spi caci a, aunque
si go pensando que el l as son l as mej or es ami gas de un ver dader o
ARTISTA.
La ar qui t ect ur a y l a músi ca pueden equi par arse, por que l a músi ca
const r uye y l a ar qui t ect ura cant a, cr eando ambas poder y pasi ón con
su pr opi o br i l l o i nt er i or .

La maest r í a no es un mi st er i o, si no si mpl es pr inci pi os de l a
nat ur al eza, apli cados con pecul i ar énfasi s a t odo l o que l os maest r os
hacen. Un esquema de acuer do con l a nat ur al eza de l os mat er i a l es,
que r evel e l a bel l eza de l as cosas, en el t ono y t ext ur a que el l os
poseen. Per o l o que pr oduce l os r esul t ados de l a maest r í a, es un
mi st er i o de inspi raci ón di vi na.






[39]


Los r i t mos de BEETHOVEN son i nt egr al es, porque est án basados en
l a nat ural eza: su pr ogr esi ón pl aneada, la evol uci ón t emát i ca, l a
var i edad si n fi n, son or nament os i nt egr al es que se compl ement an
nat ur alment e, si gui endo l a más si mpl e insinuación en l a i dea i ni ci al ,
sobr e l a cual t oda l a est r uct ur a est á basada.

Desde que el car áct er ORGÁNICO se est abl ece, ese t r abaj o es par a
si empr e, como el sol , l a l una, l os ár bol es, l as est r el l as y l as fl or es,
per manecen par a si empr e y est ar án donde el hombr e se est abl ezca.

Per manezco humi l de al l ado de BEETHOVEN y agr adeci do con su
músi ca, por que est á a mi l ado cuando di ce: “El que oye mi músi ca,
est á a sal vo de l as her i das del mundo”.

Un exper t o es usual ment e un hombr e que ha est ado det eni do en el
t i empo y capaz de segui r t oda su vi da por un camino equi vocado. En
mi tr abajo, he desar r ol l ado una t écni ca pr opi a, muy fl exi bl e, que
cont inúa cr eci endo con cada edi fi ci o y const i t uye una nueva
exper i enci a.

La democr aci a necesi t a un nuevo i deal par a el éxi t o. Lo val or ado
act ual ment e causa más daño que benefi ci o. El éxi t o a t r avés del
di ner o, no añade cual i dades, si al obt ener l o, sól o se gr at i fi ca su
obt enci ón.

De l o úni co que el hombr e no puede escapar , es de sí mi smo y por l o
t ant o no puede per mi t ir se el l ujo de ser egoí st a.

El gr an poet a WALT WHITMAN di j o que amaba l a compañía de l os
ani mal es, por que no se pr eocupaban, ni pr eocupaban a ot r os y
especi al ment e no inquir ían sobr e sus al mas.



[40]


La vi da si empr e cami na haci a l a vi ct or i a, no a t r avés de l os i st mos,
si no a tr avés de l a dir ect a r esponsabi l i dad de l o i ndi vi dual . Se
sost i ene por l a ini ci at i va. Si l a ini ci at i va es i ndi vi dual será fuer t e,
act i va y oper ant e, como una et erna pr imaver a.

LOUIS SULLIVAN, el gr an ar qui t ect o y mi maest r o, escr i bi ó l i br os
que no he l eí do, ni necesi t o l eer l os, por que él fue par a mí un l i br o
abi er t o.

Yo cr eo que cuando l a máquina se i ncr ement e, nos col ocar á en el
l ugar a que per t enecemos, per mi ti endo a l a vi da humana ser vent ur osa
y pr ovechosa. Sol o así ent onces l a cul t ur a nat i va o i ndí gena nos
l l evar á haci a una ver dadera democr aci a.

Lo que cual qui er democr aci a debe pr opor ci onarnos es bel l eza de vi da,
que es un der echo adqui r i do por el hombr e al nacer . Con est e
apr opi ado i deal , es posi bl e al i vi ar o mi t i gar el hor r or de l a vi da,
atr apada bajo l a más moderna de las máquinas que es l a Ci udad.

Est ar cont r a l a est andar i zaci ón, desechar l as mareas comer ci al es de l a
publ i ci dad, pr opi ci ar l a descent ral i zaci ón, deben ser l os obj et i vos de
t odos l os ar qui t ect os.

FIN








[41]





























[42]


REFERENTES BIBLIOGRAFICOS

- BENÉVOLO, Leonardo ( 1994)
“ HI STORI A DE LA ARQUI TECTURA MODERNA” . Bar cel ona: Edi t . Gust avo Gi l i .
- BROOKS PFEI FFER, Bruce – LARKI N, Davi d ( 1998)
“ FRANK LLOYD WRI GHT” . Bar cel ona: Edi t . Gust avo Gi l i S. A.
- BROOKS PFEI FFER, Bruce ( 2004)
“ FRANK LLOYD WRI GHT – CONSTRUI R PARA LA DEMOCRACI A” . Col oni a: Edi t .
Taschen.
- FORSEE, Ayl esa ( 1960)
“ FRANK LLOYD WRI GHT – SU VI DA Y SU OBRA” . Buenos Ai r es: Edi t . Vi ct or Ler u
Cangal l o.
- HEI NZ, Thomas A. ( 1994)
“ FRANK LLOYD WRI GHT - PORTFOLI O” . Hong Kong: Edi t . Regent Publ i shi ng
Ser vi ces.
- KAUFMANN JR, Edgar ( 1986)
“ FALLI NG WATER” . Nueva Yor k: Edi t . ABBEVI LLE PRESS I NC.
- MUMFORD, Lewi s ( 1959)
“ FRANK LLOYD WRI GHT Y OTROS ESCRI TOS” . Buenos Ai r es: Edi t . I nf i ni t o,
Tal l er es Gr áf i cos Tor f ano.
- SECREST, Meryl e ( 1992)
“ FRANK LLOYD WRI GHT – A BI OGRAPHY” . Chi cago: Edi t . The Uni ver si t y of
Chi cago.
- STI PE, Margo ( 2004)
“ FRANK LLOYD WRI GHT – THE I NTERACTI VE PORTFOLI O” . Fi l adel f i a / EEUUAA ,
Londr es / RU: Edi t . Runni ng Pr ess.
- STORRER, Wi l l i am Al l i n ( 1978)
“ THE ARCHI TECTURE OF FRANK LLOYD WRI GHT” . Bost on: Edi t . The
Massachuset t s I nst i t ut e of Technol ogy ( MI T) .
- TAFEL, Edgar ( 1979)
“ APRENDI Z DE GENI O – MI S AÑOS JUNTO A FRANK LLOYD WRI GHT” . Nueva
Yor k : Edi t . McGr aw – Hi l l .




[43]


- TI ETZ, Jurgen ( 1998)
“ HI STORI A DE LA ARQUI TECTURA DEL SI GLO XX” . Hong Kong: Edi t . Si ng
Cheong Pr i nt i ng Co. Chi na.
- WRI GHT, Frank Ll oyd ( 1943)
“ AN AUTOBI OGRAPHY” . Scot t sdal e: Edi t . Bar nes and Nobl e I nc.
- ZEVI , Bruno ( 1954)
“ HI STORI A DE LA ARQUI TECTURA MODERNA” . Buenos Ai r es: Edi t . Emecé
Edi t or es .






















[44]





























[45]










Gregori o Cabrera García
Ar qui t ect o car t agener o, naci do en 1933, especi al i st a en Medi o
Ambi ent e Ur bano y Desar r ol l o Ter ri t or i al , Docent e Uni ver si t ar i o.
Ar qui t ect o j efe de l a Gober naci ón de Bol í var (1960 -1965), Pr esi dent e
de l a Soci edad Ingeni er os y Ar qui t ect os de Bol í var (1970), Secr et ar i o
de Pl aneaci ón Muni ci pal (1985-1987), Int egr ant e del equi po gest or
de l a denomi naci ón de l a ci udad de Car t agena de Indi as como
Pat r imoni o Hi st ór i co y Cul t ur al de l a Humanidad -UNESCO (1984),
Al cal de encar gado de Cart agena (1986) , Premi o SCA Bol í var –
“Ar qui t ect o t oda una vi da -August o Tono Mar t ínez” (2012).













[46]





[47]












© 2012, Gregorio Cabrera García
ISBN: 978-958-8590-22-6 (PDF)