You are on page 1of 20

UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS, EMPRESARIALES Y PEDAGOGICAS
ESPECIALIDAD DERECHO






CURSO
Ética y Deontología Jurídica

Alumno: Rodríguez Flores, Juan Ramón
Código: 10106C242D
Ciclo: 2013 – II

ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 2


INDICE

1. QUE ES LA DEONTOLOGIA
2. ETICA
3. DEONTOLOGIA JURIDICA
4. EL SECRETO PROFESIONAL Y EL DEBER DE INFORMAR
5. LA DEONTOLOGIA JURIDICA COMO HUMANIZADORA DEL
DERECHO ANTE LA GLOBALIZACION
6. LA FUNCION HUMANIZADORA DE LA ETICA
7. LA FUNCION HUMANIZADORA DE LA DEONTOLOGIA SOBRE EL
DERECHO
8. LA DEONTOLOGIA COMO INSTANCIA CRITICA DE LAS LEYES
9. LA IMPORTANCIA DE LA DEONTOLOGIA ANTE UN MUNDO
GLOBALIZADO
10. CONCLUSIONES
11. BIBLIOGRAFIA















ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 3

QUE ES LA DEONTOLOGIA
De acuerdo al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, la
palabra Deontología significa “Ciencia o Tratado de los deberes”
(Del griego δέον "debido" + λόγος "Tratado").
Deontología es un término introducido por Jeremy Bentham en su Deontology
or the Science of Morality (Deontología o la ciencia de la moralidad) en 1834,
hace referencia a la rama de la ética cuyo objeto de estudio son aquellos
fundamentos del deber y las normas morales. Se refiere a un conjunto
ordenado de deberes y obligaciones morales que tienen los profesionales de
una determinada materia. La deontología es conocida también bajo el nombre
de "teoría del deber" y, al lado de la axiología, es una de las dos ramas
principales de la ética normativa. Un código deontológico es un conjunto de
criterios, apoyados en la deontología con normas y valores, que formulan y
asumen quienes llevan a cabo una actividad profesional.
La deontología trata del espacio de la libertad del hombre sólo sujeto a la
responsabilidad que le impone su conciencia. Asimismo, Bentham considera
que la base de la deontología se debe sustentar en los principios filosóficos de
la libertad y el utilitarismo, lo cual significa que los actos buenos o malos de los
hombres sólo se explican en función de la felicidad o bienestar que puedan
proporcionar asuntos estos muy humanistas. Para Bentham la deontología se
entiende a partir de sus fines (el mayor bienestar posible para la mayoría, y de
la mejor forma posible).

Los argumentos humanistas de libertad y utilitarismo fueron apropiados en la
deontología, con las exigencias ético-racionales que influyeron de alguna
manera en el constitucionalismo colombiano (como que fue amigo de Francisco
de Paula Santander y Miranda). Bentham coincide con Rousseau en su idea de
que, hasta su tiempo, los sistemas morales y políticos están fundados en el
irracional histórico y deben ser sustituidos por una moral y un orden político
naturales, es decir, racionales; lo cual fue acogido por las nacientes repúblicas
americanas.
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 4

Los primeros códigos deontológicos se aplicaron después de la Segunda
Guerra Mundial luego de ver las atrocidades que los profesionales de la salud
(Médicos principalmente) aplicaban con las personas justificándose en el
ejercicio de la investigación, pero que tampoco tenían ningún tipo de regulación
ni control, es así como durante la guerra fría se comienza a estudiar y aplicar la
deontología en Europa.
Puede hablarse también de una deontología aplicada, en cuyo caso no se está
ya ante una ética normativa sino descriptiva e incluso prescriptiva. La
deontología aplicada al estudio de los derechos y deberes, particularmente
enfocados al ejercicio de una profesión, es el caso de la deontología
profesional. Para su aplicación se elaboran códigos deontológicos, los cuales
reglamentan, de manera estricta o bien a modo de orientación, las cuestiones
relativas al "deber", de los miembros de una determinada profesión. La
deontología se nutre por un lado del marco jurídico, y por otro del marco moral.
Su concepto básico es que obrar "de acuerdo a la ética" se corresponde con
obrar de acuerdo a un código predefinido. Un apartamiento de una norma
previamente definida, en general por escrito, constituye una actitud o un
comportamiento no-ético. Por tanto, hablamos del argumento supremo que ha
de orientar cualquier conducta.
Se puede decir que mientras en Bentham la deontología se entiende a partir de
sus fines (el mayor bienestar posible), para Kant la deontología es en sí misma
una ciencia de los deberes o imperativos categóricos en la que no importan los
fines, sino la intencionalidad del acto, independientemente de las
consecuencias materiales de aquél. La base de la ética kantiana se encuentra
en el siguiente principio básico: "Obra siempre de acuerdo con aquella máxima
que al mismo tiempo puedes desear que se convierta en ley universal". Y eso
quiere decir que una persona actuaría éticamente si está de acuerdo en que su
regla de conducta debe ser aplicada por todo aquel que se llegara a encontrar
en una circunstancia similar.
Por lo tanto nos encontramos ante dos teorías éticas:
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 5

1.- Algunas teorías éticas no se sirven de las consecuencias para determinar si
un acto es bueno o malo. Estas teorías se conocen por teorías deontológicas o
formalistas (deon: deber). En la ética deontológica, la cualidad intrínseca de un
acto o su conformidad con una regla moral define si es bueno o malo. Por
ejemplo, no mantener una promesa se puede considerar intrínsecamente malo.
2.- El no consecuencialísimo, formalismo o deontología define “correcto” como
las distintas consideraciones intrínsecas de la acción, en gran parte
independiente de las consecuencias. En otras palabras, la decisión depende de
nuestra habilidad para mirar el futuro y no tomar ninguna decisión por la
consecuencia de las acciones. Por lo tanto, considera los intereses y derechos
de la persona (derechos humanos) como lo más importante y ve este propósito
como un servicio a la justicia.
La deontología, formalismo o no consecuencialísimo centra como conceptos
éticos lo correcto y lo incorrecto. La acción ética consiste en hacer el propio
deber. Hacer el propio deber es lo correcto y lo bueno. Eludir el deber es
incorrecto o malo. Lo correcto o incorrecto depende de la naturaleza de la
acción en términos de su significado moral inherente, por ejemplo, el hacer una
promesa.
Las teorías teleológicas
griego telos = fin, estiman que un acto es bueno o malo en función de las
consecuencias que él produce.
El consecuencialísimo o teleología usualmente define “correcto” en términos de
causar bien como las consecuencias de las acciones. Ello origina un cálculo de
las acciones relevantes en la situación y elige una que tenga la máxima “ratio”
de beneficio por encima del daño producido. El objeto y el propósito de esta
teoría es la “utilidad”.
La ética utilitarista representa en la teleología la corriente más importante para
los cuidados contemporáneos. Los utilitaristas afirman que un acto es bueno en
cuanto proporciona mayor intensidad de placer o de bondad sobre un dolor.
Se definen correctas las acciones en cuanto tienden a producir felicidad. Por
felicidad se entiende placer y ausencia de dolor; por infelicidad, dolor y
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 6

privación de placer. La dificultad de esta teoría es cómo se puede mensurar en
abstracto cualidades como placer y dolor.
El consecuencialísimo está establecido en el resultado final y, por lo tanto, en la
estipulación de que el resultado final es la mayor felicidad; además, la felicidad
se pone al alcance mediante una serie de acciones correctas.
Al analizar esta teoría, nos damos cuenta rápidamente que sus posiciones
enfrentan la felicidad de unos versus la felicidad media de todo el mundo. Así,
el utilitarismo puede concebirse como la prescripción de la injusticia.
Todas las acciones no pueden considerarse a la luz del bienestar general; las
personas individuales deben tenerse en cuenta.
El más conocido defensor de la teoría no consecuencialista fue Immanuel Kant
(1724-1804).
Vamos a introducirnos en la filosofía y en la persona de Kant, por la
repercusión que sus teorías han tenido en el pensamiento de generaciones
posteriores. Este filósofo nació en una ciudad al este de Prusia, venía de un
hogar severamente cristiano, dato muy importante para toda su filosofía, fue
también su propia religiosidad.
Kant partía a del punto de vista de que la diferencia entre el bien y el mal es
algo verdaderamente real. Todos los seres humanos tenemos una “razón
práctica”, es decir una capacidad de razonar que en cada momento nos dirá lo
que es bueno y lo que es malo moralmente, por lo tanto la capacidad de
distinguir entre el bien y el mal es innata como las demás cualidades de la
razón. Y todos los hombres tenemos acceso a la misma ley moral universal.
Para llegar al bien supremo la razón práctica ha de postular tres principios que
lo hagan posible:
 Primer postulado: la libertad. El mundo del fenómeno está regido por la
necesidad, mientras que el mundo de la razón práctica esta regido por la
libertad.
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 7

 Segundo postulado: la inmortalidad del alma. Llegar al bien supremo
supone la santidad, perfecta conformidad entre la voluntad y la ley
moral, lo que sólo es posible suponiendo la inmortalidad del alma.
 Tercer postulado: la existencia de Dios. Lograr el bien supremo requiere
también llegar a la felicidad adecuada a la moralidad y para ello tenemos
que postular la existencia de Dios como realidad en la que el bien
supremo se cumple.
Estos tres postulados hacen posible la ampliación del conocimiento.
La noción del deber, que es central en la filosofía estoica, con Kant adquiere
mayor ímpetu. Para Kant, el concepto del deber es una idea innata, las
personas nacen conociendo cuáles son sus deberes, siendo el deber básico el
cumplir con lo correcto. Además postula que cuando se actúa con una actitud
correcta, es esta la que es decisiva para determinar si se trata o no de un acto
moral, no son las consecuencias del acto las que son decisivas. Por ello
también llamamos a la ética de Kant ética de intención.
La presencia de la ley y el deber en la voluntad se manifiestan a través de la
experiencia de obligación que se plasma en los imperativos o mandatos que
expresan el deber ser. Éstos imperativos son impositivos para voluntad, así que
hay que obrar ateniéndose a ellos. El imperativo, así, representa el mandato
objetivo que recibe la voluntad. Los imperativos categóricos mandan la acción
en sí misma sin referencia a ningún fin.
Kant tiene un fuerte sentido del respeto por la persona y su capacidad de
razonar y actuar moralmente, así describió las consideraciones para que una
regla moral sea válida y las llamó imperativos categóricos:
1. - Ser aplicable al universo entero.
2. - Que todo el mundo la respete.
3. - Que los individuos sean tratados como un fin y no como un medio, eso
quiere decir que no debemos utilizar a las demás personas con el fin de
conseguir ventajas para uno mismo, ni tampoco tienes el derecho a usarte a ti
mismo como un mero medio para conseguir algo.
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 8

Kant formuló la ley moral como un imperativo categórico, con lo cual quiso decir
que la ley moral es “categórica”, es decir, valida en todas las situaciones.
Además es un “imperativo”, es decir, es “preceptiva” o, en otras palabras
completamente ineludible. Por eso la ética de Kant se suele denominar ética de
obligación.
La norma deontológica sugiere que hay estándares para escoger, razonar y
juzgar moralmente. Consisten en normas específicas, como el decir siempre la
verdad. Son estas normas las que nos dictan cómo actuar en un dado. Kant
dice que los imperativos categóricos son órdenes incondicionales, obligatorias
y necesarias éticamente en cualquier circunstancia. No hay autoridad externa
que indique qué hacer y tampoco hay que considerar las consecuencias. Con
estos pensamientos, Kant se pone a establecer normas morales absolutas.
Vamos a ilustrar la teoría de Kant con un ejemplo: dos abogados con igual
habilidad y reputación trabajan en un despacho jurídico. Una trabaja porque le
gusta esa clase de trabajo; el otro porque siente que esto es lo que ella debería
estar haciendo, aunque no le gusta el derecho; este abogado tiene adquirido un
sentido cívico del deber. Kant, por lo tanto, juzgaría a ésta como virtuoso, y a el
segundo como alguien que, aunque hacia las cosas bien hechas, no
demostraba un valor moral en cuanto a su trabajo.
Pero se puede decir que se tiene solo en cuenta el hecho y no las
consecuencias. Sin embargo, las decisiones morales siempre producirán
consecuencias.
Problemas de las normas deontológicas:
El principal problema de las normas deontológicas es que, a veces, a través de
ellas se genera conflictos y que uno debe decidir en función de normas
decididas por otros anteriormente. Otro gran problema es la excepción de la
norma.
Para un abogado es muy difícil separar la idea de deber y de obligación de las
finalidades y propósitos, deseos y necesidades de una situación. La postura
deontológica focaliza el significado moral de los valores en deber u
obligaciones, guiados por normas y principios específicos sin considerar las
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 9

consecuencias, y para el abogado es muy difícil justificar sus acciones sin tener
en cuenta las consecuencias.

ÉTICA
Se puede definir ética como: orientar acciones racionalmente durante toda la
vida hacia bienes.
Analicemos ahora cada uno de estos elementos.
Orientar. Antiguamente la ética se caracterizaba por decir a las personas lo
que tenían o no que hacer (ej.: no al aborto); hoy en día la ética no pretende
solucionar sino ORIENTAR, ser una guía.
Acciones. La ética no pretende orientar el pensamiento, sino las acciones. No
se preocupa por lo que se piensa sino por lo que se hace. No es un saber
teórico, es un saber práctico; las cuestiones prácticas le incumben a todo el
mundo.
Racionalmente. Se intenta utilizar la razón, se intenta orientar las acciones
racionalmente; se tiene que razonar por qué se actúa de una manera y no de
otra. Las personas no sólo actúan sino que además tienen razones.
Durante toda la vida. La ética no se preocupa sólo de una acción puntual sino
de acciones que duran toda la vida y de acciones que con el tiempo se hacen
hábitos. Se trata de labrar actitudes. El hacer está vinculado también con el ser
(“la manera de hacer es ser”); se trata de pasar del hacer al ser (ej.: no se trata
de hacer una acción generosa, sino de ser generoso).
Hacia bienes. A la ética le preocupa una conducta hacia bienes, hacia el bien,
hacia la madurez, hacia lo mejor, hacia lo excelso, hacia la autorrealización,...
para perfeccionarse a uno mismo.
DEONTOLOGIA JURIDICA
Significa "lo obligatorio, lo justo, lo adecuado". Es la rama de la filosofía jurídica
que tiene como finalidad específica la determinación de cómo debe ser el
derecho y cómo debe ser aplicado. La importancia práctica de la deontología
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 10

jurídica la pone de manifiesto Vanni, haciendo ver la relación que existe entre
las formaciones sociales y la actividad psíquica de los hombres.
La Deontología, además, tiene algunas consecuencias de carácter
sancionador.
Para Desantes Deontología jurídica es el "conjunto sistemático de normas
mínimas que un grupo de abogados establece y que refleja una concepción
ética común o mayoritaria de sus miembros.¨
Con frecuencia se suele afirmar que los códigos deontológicos son
innecesarios, ya que, en todo caso, los valores primordiales de la sociedad se
encuentran a salvo, en virtud de que están jurídicamente protegidos en la
legislación penal. Tal afirmación debe calificarse de errónea porque confunde
los fines y propósitos de ambos cuerpos normativos. Entre el Código Penal y el
Código Deontológico subsisten diferencias de fondo y forma.
Las exigencias de una legislación penal son mínimas porque deben conciliar
los intereses de la mayor parte o de la totalidad de una comunidad; en cambio,
las exigencias de la ley moral son de fondo porque tocan la naturaleza del
hombre y sus obligaciones consigo mismo y con los demás.
Es un importante deber de las Facultades de Derecho y de los colegios de
abogados preocuparse seriamente y con sentido de responsabilidad de
recordarle a los que ejercen o han de ejercer la abogacía cuáles son sus
deberes. No es posible que en ninguna de tales instancias se deje de impartir
instrucción deontológica. No hacerlo es contribuir a la degradación del
menester profesional del abogado, al deterioro social de su imagen, a la
pérdida de la fe en la justicia. Es, en fin, colaborar a la divulgación ética de
la sociedad y sus principios.
El abogado que es honesto y probo es consecuente con sus principios y con el
juramento que pronunció al incorporarse a su respectivo colegio profesional.



ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 11

EL SECRETO PROFESIONAL Y EL DEBER DE INFORMAR
El abogado tiene como deber ético el guardar reserva de los asuntos
vinculados con la vida privada de sus clientes. Ello, porque se debe proteger el
bien jurídico correspondiente a la intimidad de la vida privada de las personas,
protegidas por la normatividad jurídica y la jurisprudencia comparada. Frente al
derecho la intimidad de la vida privada del cliente y de su familia se alza el
correlativo deber del abogado de guardar secreto sobe todo lo relacionado con
dicha intimidad ética y jurídicamente comprometido a no violar el derecho a la
intimidad en la vida privada de aquel cliente que le confía informaciones que
pertenecen exclusivamente a dicha esfera jurídica.
El sacerdote, el médico, el abogado son aquellas personas que por
las especiales características de su ministerio o profesión se encuentran muy
cerca del ser humano y sus más delicados problemas. Ellos son depositarios
de asuntos y actividades vinculados con el mundo referido a la intimidad de
la persona. La confianza y la lealtad son valores que signan y presiden dichas
relaciones interpersonales. En el lecho de muerte de una persona se suele
imaginar la presencia del sacerdote, a quien se le confía los pecados, del
médico, que posee toda la información de los problemas relativos a su
enfermedad, y la del abogado que conoce el destino de sus bienes al haber
participado en la redacción de su testamento y de haberlo tal vez asesorado en
algún tramo de su vida.
Los códigos de ética profesional, sobre todo los relacionados con la actividad
de los abogados y de los médicos, contienen dispositivos de protección de la
intimidad de la persona así como aquellos relacionados con el deber de estos
profesionales de guardar el correspondiente secreto de las confidencias e
informaciones que reciben concernientes a la intimidad de la vida privada de
sus clientes. De otro lado, como es sabido, ciertas constituciones y códigos
civiles y penales, actualmente vigentes, protegen la intimidad de las personas
prescribiendo como ilícitos todas aquellas conductas que conozcan
indebidamente y divulguen secretos o confidencias relativos al ámbito de la
privacidad personal y ordenamientos jurídicos normas protectoras de la
intimidad, este interés existencial es tutelado por la jurisprudencia. El autor en
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 12

su ejercicio profesional ya largo a la fecha ha conocido en carne propia este
derecho y deber principista. El joven abogado toma debida nota a este a este
deber, derecho y responsabilidad.

LA DEONTOLOGÍA JURÍDICA COMO HUMANIZADORA DEL
DERECHO ANTE LA GLOBALIZACIÓN
Aunque se admitiera, siguiendo la posición a ultranza de Kant y Kelsen, que el
Derecho fuese totalmente independiente de la ética, la Deontología Jurídica
abriría, de par en par, una puerta de acceso de la ética a la práctica jurídica. La
ética exigiría a legisladores, jueces y abogados una actuación responsable, de
acuerdo a los valores jurídicos fundamentales. De este modo la ética accedería
al Derecho, no por una puerta falsa, sino más que por la vía de la teoría, por el
camino de la práctica.
La ética constituye el ámbito que inspira y cobija los más nobles sentimientos
del Ser Humano. Sin ética el hombre estaría sin "hogar", a la intemperie,
desamparado en un mundo en el que sólo imperaría la ley de la selva y la de
los más bajos instintos.
Así pues, urge una renovación de la moral, que en diálogo con
la postmodernidad genere una moral de la persona, una moral concreta, una
moral de actitudes y de opciones fundamentales. Urge promover, no una moral
minimalista, sino una moral de aspiraciones.
Las recientes aventuras bélicas de los últimos años con las secuelas de
hambre, destrucción y muerte nos están revelando la importancia y necesidad
de la ética, no sólo a nivel individual y nacional, sino a un nivel planetario. Los
esfuerzos humanos para construir un mundo más justo, más humano y más
fraterno, van mucho más allá de los progresos técnicos, que sin la guía de la
ética pueden convertirse en una amenaza para la paz y la justicia. Ahora bien,
la orientación del progreso a nivel técnico y político debe pasar por la ética y
especialmente por la ética de las profesiones, y entre ellas, por la ética de la
profesión jurídica.
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 13

Quizá ninguna profesión, como la jurídica, esté sometida a una tan fuerte
tensión: la de guiarse por los altos ideales de la justicia y la equidad, y la de
dejarse arrastrar por las más bajas inclinaciones hacia la corrupción y la
injusticia. Lamentablemente el problema no es nuevo, ni se circunscribe a una
sola nación.
En efecto, la mala fama de la profesión jurídica ya existía desde la época
de Platón. El filósofo de la Academia escribió en su diálogo Las leyes: "Hay
muchas cosas nobles en la vida humana, pero en la mayoría se fijan males que
fatalmente los corrompen y dañan... sin embargo, a esta profesión que se nos
presenta bajo el bello nombre de arte se le asigna una mala reputación... Ahora
bien, en nuestro Estado este llamado arte... no debería existir jamás".
No sólo Platón, empero, los eliminó de su Estado, también Tomás Moro, un
gran abogado, los desterró de su Utopía: "Ellos no tienen abogados entre sí,
porque los consideran la clase de personas cuya profesión es desvirtuar las
cosas".
Más radical es la proclama de los revolucionarios del drama Enrique VI
de Shakespeare: "Lo primero que debemos hacer es matar a todos los
abogados".
Siendo una profesión tan noble, las recriminaciones contra los abogados son
un hecho casi universal. Después del descubrimiento de América, los
monarcas españoles, queriendo preservar a las nuevas colonias de las lacras
que sufría la sociedad española, prohibieron la emigración de los abogados
debido a "su afición a los pleitos, su pasión por la trácala y su capacidad de
engullir bienes y fortunas en procesos interminables".
Se aducen varias razones para explicar esta mala reputación. las relaciones
humanas surjan conflictos. Ahora bien, muchos de estos conflictos tienen
repercusiones jurídicas. Además, hay que considerar que es muy difícil que las
partes en conflicto busquen la conciliación razonable y lleguen a valores
compartidos. A lo anterior hay que añadir que, precisamente por motivos éticos,
en algunas ocasiones el abogado no puede declinar asumir causas
impopulares y desagradables. La sociedad en cambio, muchas veces lo
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 14

atribuye a la falta de ética, y en ocasiones llega a identificar al abogado con su
cliente.
LA FUNCIÓN HUMANIZADORA DE LA ETICA
Al actuar éticamente, no se trata sólo de evitar caer en
su comportamiento gregario, sino que el prescindir de la ética sería abdicar de
algo que es íntimo y propio del hombre.
En efecto, en el capítulo primero del libro primero de
la Política, Aristóteles afirma que "lo propio del hombre con respecto a los
demás animales es que él sólo tiene la percepción de lo bueno y de lo malo, de
lo justo y de lo injusto, y de otras cualidades semejantes, y la participación
común de estas percepciones es lo que constituye la familia y la ciudad. " De
este modo, la ética distingue al hombre del animal, y su ser social está también
estrechamente ligado a su comportamiento.
Un poco antes, Sócrates proclamaba que una vida que no se examina no vale
la pena vivirse. Para el sabio griego el auto examen es un medio importante
para lograr el dominio de sí mismo. Muchos años después, Benjamín Franklin,
el inventor del pararrayo, descubrió no sólo que era importante el dominio de
las fuerzas de la naturaleza, sino también y sobre todo el dominio sobre sí
mismo, el dominio de las propias pasiones.
El auto-examen nos exige preguntarnos también por el progreso técnico y su
impacto en nuestras vidas. Precisamente el progreso técnico desorbitado, en
los países del primer mundo, está generando las "enfermedades de la
abundancia", y haciendo surgir de nuevo las preguntas éticas fundamentales:
¿Cuál es mi función en el mundo? ¿Cuáles son las condiciones del auténtico
progreso humano? ¿Cuáles son las orientaciones que brotan de la vocación y
destino del hombre? ¿Cuál es el sentido de la vida?
Se pueden multiplicar las leyes y los reglamentos, pero si no
existe conciencia ética, no serán acatados. Para reforzar la ética es
imprescindible la religión. Pretender excluir el fenómeno religioso es dar la
espalda a un aspecto esencial de la historia y la vida humana.
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 15

LA FUNCIÓN HUMANIZADORA DE LA DEONTOLOGÍA
JURÍDICA SOBRE EL DERECHO
A lo largo de la historia de la humanidad se ha manifestado claramente la
influencia benéfica y humanizadora de la Deontología sobre el Derecho. El
hombre debe respetar la justicia y evitar la violencia y la desmesura, a fin de
disfrutar los bienes del derecho.
Desde la antigüedad vemos que la necesidad de la ética en casi todos los
ámbitos de la vida humana, pero de modo especial en el ámbito
jurídico: corrupción, robos, violaciones, homicidios, delitos de cuello blanco,
fraudes, impunidad... El derecho, que alguien ha descrito con acierto, como el
mínimo de ética exigible, estaría destinado a, de algún modo, restaurar el orden
y la armonía en la sociedad. Pero si el derecho en su aplicación se corrompe,
el caos es mayor, y se hace más urgente recurrir de nuevo a la ética para
romper el círculo vicioso y que se propicie, al menos, la aplicación justa y
equitativa del derecho.
Von Ihering nos recuerda que en los primeros tiempos de Roma el juez que se
dejaba corromper era castigado con la pena de muerte. No existe reproche
más grave contra la autoridad judicial que la figura sombría de los que víctimas
de una flagrante injusticia se hacen, en su frustración, criminales o ejecutan la
justicia por sus propias manos.
Cuando las instituciones legales no están a la altura de su misión la "justicia
popular" entra en acción, y con sed de venganza, aplica a los criminales lo que
en los Estados Unidos se conoce como la ley de Lynch.
Por consiguiente, la importancia de la ética en el mundo jurídico es algo
urgente e imprescindible. Es cierto que el derecho no lo es todo, pero si lo
jurídico estuviera impregnado de valores éticos, se daría un paso decisivo
hacia un mundo más humano y más justo. La Deontología, por lo demás, es
más necesaria en aquellas profesiones que como la jurídica, han caído en
gran desprestigio.

ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 16

LA DEONTOLOGÍA COMO INSTANCIA CRÍTICA DE LAS LEYES
El gran iusfilósofo Rudolf Stammler sitúa la ciencia del derecho en el reino de
los fines. Así, la normatividad jurídico-positiva es únicamente un medio, y la
justicia el fin, ya que toda legislación está llamada a constituirse en derecho
justo. De ese modo, afirma el iusfilósofo alemán, la justicia como pauta para
juzgar las leyes, asume un puesto relevante y valioso en la crítica de todo
derecho histórico, necesitado siempre de valoración.
Ante una ley gravemente injusta y repudiada por muchos sectores de
la población se puede incluso justificar el uso de medios violentos, siempre que
antes se hayan agotado los medios pacíficos y que existan probabilidades
de éxito de la oposición violenta, o bien que de los medios violentos no se
sigan mayores daños de los que se quieren corregir.
La objeción de conciencia y la desobediencia civil ya están siendo aceptadas
en algunos casos por varias legislaciones del mundo. Ahora bien, aunque las
leyes fueran justas siempre quedará como un reto el garantizar para toda
la igualdad ante la ley.
la Deontología es una instancia critica del Derecho, la Deontología también
acude al auxilio del derecho reforzando la obligación jurídica y elevando el
acatamiento de las leyes al nivel de la conciencia moral.
En efecto, Santo Tomás (I-II, q. 96, a 4,c) sostiene que "las leyes justas obligan
en conciencia". El Aquinate señala cinco condiciones para que se dé esta
obligación en conciencia:
1) que las leyes emanen de la autoridad legítima
2) que sean convenientemente promulgadas
3) que no sobrepasen la esfera de la competencia de la autoridad
4) que no contradigan la ley natural
5) que sean conformes al bien común.
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 17

De aquí, que la existencia de las leyes llamadas "meramente penales" como
pretendían sostener algunos moralistas, era una contradicción, ya que no
tendría sentido no obligar a cumplir la ley y, en cambio, sostener la obligación
moral de aceptar el castigo por el incumplimiento de la ley.

LA IMPORTANCIA DE LA DEONTOLOGÍA ANTE UN MUNDO GLOBALIZADO
Es obvio que los aspectos deontológico-jurídicos influyen en muchos aspectos
positivos de la globalización. Los temas deontológico-jurídicos influyen en
diversos aspectos del Comercio Internacional. Así, antes de firmar el Tratado
de Libre Comercio, Estados Unidos exigió a México que modificara los artículos
de la Constitución que atentaban contra la libertad religiosa. Asimismo el
Tratado con la Unión Europea difícilmente se hubiera firmado en el "Antiguo
régimen", ya que la Comunidad europea exigía un avance en el rubro de
la democracia y de los derechos humanos.
También es muy conocido que muchas naciones exigen como condiciones
para realizar inversiones, seguridad jurídica y efectivo combate a la corrupción
y al crimen organizado.
Finalmente, la Deontología podría contribuir a superar los efectos negativos de
la globalización.









ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 18

CONCLUSION
"Deontología o ciencia de la moral" valora las conductas por su utilidad.
Pero como la humanidad, desde que se desprendió del instinto como
desencadenante exclusivo de conductas, necesita inexorablemente algún tipo
de moral para regir sus comportamientos (es decir sus conductas en relación
con los demás), también ha moralizado esta última palabra que inventó su
autor para que fuera lo más amoral posible.
Por consiguiente, cuando alguien clama por la deontología, clama por la
moralidad. Esta es una muestra más de que la realidad no se transforma por el
simple procedimiento de cambiarle el nombre. Nos hemos quedado con la
palabra inventada por Bentham, igual que nos quedamos antes con la palabra
"ética", con lo que tenemos un nuevo sinónimo de "moral".
A veces, un sistema afirma qué es correcto y qué incorrecto, y no puede
aceptar ninguna otra cosa. La dificultad radica entonces en que no hay sitio
para excepciones o para la libertad individual. Ninguna de las dos teorías
(consecuencialísimo y no consecuencialísimo) es, por lo tanto, verdaderamente
satisfactoria, pero ambas señalan principios éticos convencionales.
De entre los filósofos contemporáneos cabe señalar a Frankena, Firth y Rawls,
con sus respectivas teorías éticas, que intentan responder a los problemas no
resueltos por la deontología
Su concepto básico es que obrar "de acuerdo a la ética" se corresponde con
obrar de acuerdo a un código definido de antemano. Un apartamiento de una
norma previamente definida, en general por escrito, constituye una actitud o un
comportamiento no-ético.
La responsabilidad del abogado es tan antigua como la profesión y era posible
encontrar normas sobre ella en el Código de Justiniano o Las Ordenanzas
Reales de Castilla.
En éstas se decía que "si por negligencia e ignorancia del abogado, que se
pueda colegir de los actos del proceso, la parte a quien ayudare perdiere su
derecho, tiene que pagar a su defendido por el daño que le causó, con costas,
y en juicio breve".
ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 19

Pero hasta hace poco se discutía y se afirmaba que el abogado sólo sería
responsable ética y no jurídicamente.
El tema está zanjado y, según Mosset Iturraspe, "los abandonos, los errores y
los descuidos merecen ahora, además del reproche de conciencia y del juicio
desfavorable de terceros, una sanción jurídica", agregando que entre las
deficiencias de la administración de justicia está el propio desempeño
profesional en cuanto "el desconocimiento del saber jurídico o la negligencia o
imprudencia en su aplicación redundan en graves fallas en aquel servicio".
La aplicación de las normas deontológicas es hoy día indispensable en el
quehacer cotidiano del hombre, pero sobre en aquellas que desarrolla el jurista,
que si bien ejerce una profesión humanista con altos valores éticos como la
justicia, la equidad, la lealtad, la verdad y la seguridad jurídica, es común que
de él se escuchen, de entre la vox populi, frases tan conocidas y lapidarias
como: "Entre abogados te veas", "Dios libre a esta casa de abogados", "Ojalá
nunca tenga que caer en manos de un abogado", "Mi abogado se vendió a la
otra parte", "Abogángster", y muchas otras similares.
Es claro que las más de las veces estas expresiones son injustas, pues ciertos
pseudo profesionales del derecho, denominados con bien ganado sarcasmo
"leguleyos", "picapleitos", "coyotes", "simuladores", "tinterillos", etc., se ostentan
como abogados sin serlo y han desprestigiado tan noble actividad. Por
las razones señaladas es importante fomentar y poner en práctica las normas
deontológicas en cualquier ámbito social o del conocimiento en que nos
desenvolvamos, de manera especial entre estudiantes y profesionales del
derecho, a fin de que las mismas dejen de ser letra muerta y se conviertan en
una exigencia, tal como lo demandan los tiempos y la sociedad actuales.





ETICA Y DEONTOLOGIA JURIDICA

Juan Ramón Rodríguez Flores - 10106C242D Página 20

BIBLIOGRAFIA
Andía Chávez, Juan, Deontología Jurídica, Lima 2002
Chaname Orbe, Raúl, Derechos de los Abogados, Praxis Editorial, Lima 2001
Constitución Política del Perú
Enciclopedia Libre Wikipedia
Luis Pasara, La Enseñanza del Derecho en el Perú, Ministerio de Justicia 2004