You are on page 1of 7

El enfoque ecosistémico, adoptado por las Partes del Convenio sobre la Diversidad

Biológica, tiene los siguientes caracteres

 es integrado. En la actualidad, tendemos a manejar los ecosistemas para


obtener un bien o servicio dominante como por ejemplo pescado, madera o energía
eléctrica, sin reconocer plenamente lo que se está perdiendo simultáneamente. Es
posible entonces que estemos sacrificando bienes y servicios más valiosos que los
que estamos obteniendo; por lo general se trata de aquéllos a los cuales el mercado
no les ha asignado un valor, como son la biodiversidad o el control de las
inundaciones. Un enfoque ecosistémico considera todo el abanico posible de bienes
y servicios e intenta optimizar la mezcla de beneficios para un ecosistema dado y
entre los varios ecosistemas. Su propósito es hacer que las contraprestaciones sean
eficientes, transparentes y sostenibles.

 redefine los límites que tradicionalmente han


caracterizado el manejo que le damos a esas unidades. Se hace
énfasis en un enfoque sistémico reconociendo que los ecosistemas funcionan como
entidades completas y requieren ser manejados como tales y no por partes. Esto
implica trascender los límites jurisdiccionales, dado que los ecosistemas por lo
general traspasan las fronteras entre estados y países.

 adopta una visión de largo plazo. Se respetan los procesos de los


ecosistemas en el nivel micro, pero se los ve en un marco de paisajes completos y
décadas, trabajando en varias escalas y dimensiones de tiempo.

 incluye a la gente. Se integra la información social y económica con la


información ambiental acerca de los ecosistemas. Así pues, en él se relacionan
explícitamente las necesidades humanas con la capacidad biológica de los
ecosistemas para satisfacerlas. Aunque está atento a los procesos de los
ecosistemas y a los umbrales biológicos, este enfoque deja el espacio apropiado
para las modificaciones humanas.

 mantiene el potencial productivo de las unidades. No se


centra solamente en la generación de bienes y servicios, viéndola más bien como
un producto natural de unos ecosistemas saludables y no como un fin en sí misma.
Según este enfoque, el manejo no es acertado a menos que preserve o aumente la
capacidad de un ecosistema para producir los beneficios deseados en el futuro.
Pese a que no existe una receta universal para aplicar los principios de un enfoque ecosistémico, no hay
duda de que es imprescindible comenzar por abordar el "vacío de información": Un manejo efectivo de
los ecosistemas requerirá saber cómo funcionan y cuál es su condición actual. Sin este conocimiento
detallado estaremos mal preparados para determinar su capacidad productiva y las contraprestaciones que
surgen cuando los manejamos, así como para evaluar las consecuencias de tales contraprestaciones en el
largo plazo. Este es un requisito clave para poder manejar los ecosistemas de manera holística e integrada.
Además, este enfoque es necesario para:
Vincular a las Evaluar el potencial Iniciar un diálogo
comunidades locales para restaurar los público sobre las
al manejo de los ecosistemas. contraprestaciones y
ecosistemas. metas del manejo.
Ejemplos La restauración de El
provenientes los ecosistemas no conocimiento
de diversas es una idea nueva, de los
partes del y en los últimos 20 procesos y
mundo dejan años las bases las
en claro que científicas para condiciones
las procurarla han mejorado de los ecosistemas es esencial,
comunidades locales son a notablemente. Asimismo ha pero sólo proporciona los
veces las administradoras más surgido un interés en invertir en fundamentos para tomar
prudentes de los ecosistemas. ello. Sin embargo, todavía no decisiones bien informadas
El conocimiento que poseen existe un buen estimado sobre sobre nuestras metas de
sobre ellos y su interés directo la degradación total de los manejo, orientando a la vez la
en conservarlos saludables ecosistemas ni sobre cuánta de elección que hagamos entre las
pueden ser elementos claves esta degradación se puede diversas contraprestaciones. Con
para mejorar las posibilidades revertir mediante esfuerzos de un enfoque ecosistémico, las
de ejercer una custodia para el restauración. metas surgen de una discusión
largo plazo. La participación de pública bien informada sobre lo
las comunidades en el manejo que queremos y necesitamos de
de los ecosistemas también esos ecosistemas, sobre cómo
puede conducir a una se deberían distribuir los
distribución más equitativa de beneficios y sobre lo que
los costos y beneficios de su podemos tolerar en términos de
utilización. costos.

Fijar un valor Integrar la Buscar nuevos


explícito para los planificación urbana enfoques para
servicios de los en el manejo de manejar los parques
ecosistemas. ecosistemas. y áreas protegidas.
Uno de los Un enfoque
principales
factores que
subyacen en las
miopes prácticas
de manejo que
predominaron en
el pasado ha
sido la subvaloración de los
servicios de los ecosistemas. ecosistémico requerirá nuevos
La urbanización y los
Así pues, un elemento esencial esquemas que integren las
consumidores urbanos figuran
del enfoque ecosistémico es actividades humanas y las metas
entre las presiones más
ayudar a las comunidades, los de conservación. Los parques y
significativas que soportan los
gobiernos y las industrias a áreas protegidas deben tener
ecosistemas en la actualidad. Si
asignar valores más realistas a cabida en un estrategia general
se manejan correctamente, las
los servicios que prestan los de manejo de paisajes que
áreas urbanas pueden reducir
ecosistemas, de manera que se incluya actividades humanas
estas presiones mediante
los pueda tener en cuenta en compatibles. En algunas
economías de escala en los
los procesos de planificación. instancias, será posible ligar
sectores de vivienda, transporte
físicamente estos lugares a
y energía. Ignorar a las
través de corredores de paisaje,
ciudades o considerarlas como
de manera que el carácter
un asunto periférico en el
espacial original de los
manejo de los ecosistemas es
ecosistemas pueda continuar
contraproducente.
funcionando.

El Enfoque Ecosistémico, EE, es una estrategia proactiva para un manejo integrado de


la tierra, el agua y los recursos vivos, que promueve la conservación y el uso sostenible
de forma equitativa. Pone a la gente y a sus prácticas de manejo de los recursos
naturales en el centro de la toma de decisiones. Por esto puede utilizarse para buscar un
balance apropiado entre la conservación y el uso de la diversidad biológica en áreas en
donde hay múltiples usuarios de los recursos y de los valores naturales importantes.

QUÉ ES UN ENFOQUE ECOSISTÉMICO

Se denomina ‘ecosistema’ al ambiente natural en el que los organismos vivos son


interdependientes y experimentan intercambios continuos, ya sea entre ellos mismos, o con la
materia inerte .

Un ‘enfoque ecosistémico’ marino significa que se toman en cuenta todas las delicadas y
complejas interacciones entre los organismos (de todos los tamaños) y los procesos físicos
(tales como las corrientes y la temperatura del mar por ejemplo) que componen el ecosistema
marino .
En tal sentido, el enfoque ecosistémico no
sólo está dirigido a la reglamentación de la
pesca de ciertas especies, sino que
también vela porque la pesca no tenga un
efecto desfavorable en otras especies
afines o dependientes de las especies
objetivo. Los esfuerzos, por lo tanto,
estarán dirigidos a preservar la ‘integridad’
del ecosistema mediante el
establecimiento de límites conservadores
(es decir, precautorios) a fin de tomar en
cuenta las necesidades de las especies
relacionadas y preservar la sostenibilidad
ecológica de todas las especies involucradas (incluyendo al hombre) y del hábitat donde viven.

Por consiguiente, la investigación debe ampliar su ámbito fuera de la especie objetivo,


poniendo mayor énfasis en el análisis de las interrelaciones entre las distintas poblaciones de
un ecosistema.

Elementos fundamentales de un enfoque ecosistémico :

1. El enfoque ecosistémico es integrado. En la actualidad, tendemos a manejar los ecosistemas


para obtener un bien o servicio dominante como por ejemplo pescado, madera o energía
eléctrica, sin reconocer plenamente lo que se está perdiendo simultáneamente. Es posible
entonces que estemos sacrificando bienes y servicios más valiosos que los que estamos
obteniendo; por lo general se trata de aquellos a los cuales el mercado no les ha asignado un
valor, como es la biodiversidad. Un enfoque ecosistémico considera todo el abanico posible de
bienes y servicios e intenta optimizar la mezcla de beneficios para un ecosistema dado y entre
los varios ecosistemas.

2. Un enfoque ecosistémico redefine los límites que tradicionalmente han caracterizado el


manejo que le damos a esas unidades. Se hace énfasis en un enfoque sistémico reconociendo
que los ecosistemas funcionan como entidades completas y requieren ser manejados como
tales y no por partes. Esto implica trascender los límites jurisdiccionales, dado que los
ecosistemas por lo general traspasan las fronteras entre Estados y países.

3. Un enfoque ecosistémico adopta una visión de largo plazo. Si la finalidad es la sostenibilidad


de los recursos, es preciso que las medidas que se adopten perduren para mantener las
generaciones futuras.

4. Un enfoque ecosistémico incluye a la gente. Se integra la información social y económica


con la información ambiental acerca de los ecosistemas. Así pues, en él se relacionan
explícitamente las necesidades humanas con la capacidad biológica de los ecosistemas para
satisfacerlas. Aunque está atento a los procesos de los ecosistemas y a los umbrales
biológicos, este enfoque deja el espacio apropiado para las modificaciones humanas.

5. Un enfoque ecosistémico mantiene el potencial productivo de las unidades. Esta óptica no se


centra solamente en la generación de bienes y servicios, viéndola más bien como un producto
natural de unos ecosistemas saludables y no como un fin en sí misma. Según este enfoque, el
manejo no es acertado a menos que preserve o aumente la capacidad de un ecosistema para
producir los beneficios deseados en el futuro.
El Enfoque Ecosistémico para la Gestión en Humedales Interiores
El Enfoque Ecosistémico es una estrategia para el manejo de la tierra, el agua,
los recursos vivos y para mantener o restaurar los sistemas naturales, sus
funciones y valores de tal manera que se promueva la conservación y el uso
sostenible de una forma justa y equitativa, a través de la integración de los
factores ecológicos, económicos y sociales dentro de un marco geográfico
definido principalmente por límites ecológicos (Convención de Diversidad
Biológica).
Lineamientos Generales del Enfoque ecosistemico

* Manejo Integral de Ecosistemas con Criterio Social


Los Objetivos del manejo de la tierra, el agua y de los
recursos vivos son materia de elección social. El agua es
un componente fundamental de los ecosistemas de
humedales, su manejo debe hacerse con base en las
necesidades de la sociedad, pero teniendo en cuenta sus
valores intrínsecos y sus beneficios tangibles e intangibles.
* Manejo Descentralizado
La descentralización en el manejo de los humedales puede
llevar a una mayor eficiencia, efectividad y equidad. Debe
integrar a todos los actores y tener un equilibrio entre los
intereses locales y públicos (participación, responsabilidad
y uso del conocimiento local).

* Consideración de Efectos Ambientales en el Manejo


Los administradores de humedales deben considerar los efectos
(actuales y potenciales) de sus actividades sobre ecosistemas
adyacentes y/u otros ecosistemas. Es necesario hacer un análisis
cuidadoso de los impactos para la toma de decisiones. El
ecosistema de humedal debe ser visto como un sistema
interrelacionado, en el sentido que cualquier intervención de
alguno de sus componentes repercute en todo el ecosistema y en
los adyacentes.
* Valoración Económica de los Humedales
Los programas de manejo de ecosistemas de humedales deben: a)
reducir las distorsiones del mercado que afectan adversamente la
diversidad biológica; b) Ajustar incentivos para promover la
conservación de la biodiversidad y su uso sostenible; c)
Internalizar los costos y beneficios de los humedales en la medida
de lo posible.
* Conservación de la Estructura Funcional del Ecosistema
El funcionamiento y resiliencia de los humedales depende de una
relación dinámica con las especies, entre especies y su ambiente
abiótico, así como con las interacciones físicas y químicas.
* Manejo de Ecosistemas Dentro de los Límites de su Funcionamiento
Para alcanzar los objetivos de manejo, se debe tener en cuenta las
condiciones ambientales que limitan la productividad, la estructura
del ecosistema de humedal, su funcionamiento y diversidad.
* Definición de Escala Espacial y Temporal según Objetivos de Manejo
Los objetivos para el manejo de humedales deben ser definidos
operacionalmente por los usuarios, administradores, técnicos, y la
comunidad local en concordancia con el ámbito espacial y
temporal apropiado. Se debe promover la conectividad entre áreas
de humedales cuando sea necesario.
* Objetivos de Manejo a Largo Plazo
La tendencia del hombre es a favor de ganancias a corto plazo y a
beneficios inmediatos, sin reconocer las escalas temporales y los
factores internos que caracterizan los procesos ecosistémicos. Por
lo tanto, el manejo de humedales debe partir del reconocimiento
del funcionamiento dinámico y de largo plazo de dichas
características ecológicas.
* Manejo Adaptativo
Los ecosistemas cambian permanentemente, incluyendo la
composición de las especies y la abundancia poblacional, por lo
tanto el manejo de humedales será adaptativo dependiendo de
estos cambios.
* Desarrollo Sostenible
El Enfoque Ecosistémico debe buscar el balance apropiado entre la
integración de la conservación y el uso de la diversidad biológica.
La diversidad biológica es crítica, tanto por su valor intrínseco
como por el papel clave que juega en el mantenimiento del
ecosistema y otros servicios de los cuales todos dependemos. Por
lo tanto, para el manejo de humedales es necesario que se
conjuguen sus valores ecológicos con su uso racional.
* Reconocimiento de las Diferentes Formas de Conocimiento
El Enfoque Ecosistémico debe considerar todas las formas de
información relevante, incluyendo el conocimiento científico,
tradicional y local, las innovaciones y las prácticas. La información
de todas las fuentes es crítica para un mejor conocimiento de su
funcionamiento y del impacto de los diferentes usos. Dicha
información debe ser compartida con todos los actores para la
toma de decisiones.
* Amplia Participación de Actores
La mayoría de problemas relacionados con el manejo de
humedales son complejos y traspasan las fronteras político-
administrativas. Por lo tanto, para su manejo es necesario
involucrar la experiencia científica y de los actores a un nivel local,
nacional, regional e internacional cuando sea el caso.
Teniendo en cuenta los anteriores principios, la Política Nacional para Humedales
Interiores se formula en el marco conceptual de la gestión de ecosistemas, lo
cual implica reconocer la integración que existe entre la naturaleza y la cultura,
siendo los seres humanos parte integrante de los ecosistemas.
En este contexto, un enfoque ecosistémico implica definir objetivos múltiples
para los espacios geográficos en los cuales se posibilitan las funciones
ambientales y los valores sociales de los humedales, al menos en tres escalas de
aproximación:
1. Nivel del paisaje. Este nivel corresponde a la cuenca de captación y se
considera el ámbito en que se posibilita el mantenimiento o la gestión de los
procesos dinámicos de creación/destrucción de los sistemas de humedales. En el
caso de los sistemas acuáticos continentales es esencial rescatar el concepto de
cuenca de captación como espacio ecosistémico para la aplicación de las
políticas integradas y generales que promueven decisiones sobre la asignación
del uso del agua dulce, que tengan en cuenta no sólo la demanda para usos
humanos, sino que mejoren la atención a la conservación de los ecosistemas
(IUCN-WWF, 1998).
2. Nivel del sistema de humedal. Este nivel constituye una escala subregional
en la cual se consideran los procesos y la dinámica espacial y temporal de sitios
particulares, su heterogeneidad espacial y dinámica sucesional.
3. Nivel de sitio. Corresponde a un sector de un sistema de humedales o
humedal.
De acuerdo con estos niveles de gestión, la Política para Humedales Interiores
define objetivos que reflejan los valores deseados por la sociedad en las
variables de estado e indicadores de los ecosistemas en diferentes escalas
espacio temporales, asociadas con el seguimiento general del estado de los
humedales y con la aplicación de la misma Política. Además de las escalas
espaciales, la Política considera para sus objetivos horizontes temporales
específicos, enmarcada en un proceso de largo plazo.
En este sentido, si se consideran los ecosistemas como lugares concretos del
espacio geográfico, inmersos en una jerarquía funcional espacio-temporal y con
una escala determinada, se hacen evidentes las implicaciones directas en cuanto
a la definición de sus variables de estado e indicadores para el monitoreo. Tanto
las variables, como los indicadores para los ecosistemas, son múltiples en su
relación con diferentes niveles de afectación humana.
Siguiendo las recomendaciones del documento Humedales Interiores de
Colombia, Bases Técnicas para su Conservación y Uso Sostenible (1999), se
proponen algunas aproximaciones a las variables e indicadores de estado de los
ecosistemas de humedales y su biodiversidad (Ver Anexo 1, cuadros No 1 a-c),
para lo cual se reconocen los niveles jerárquicos o escalas espaciales de
manifestación de los fenómenos ecosistémicos, que van desde el paisaje (cuenca
hidrográfica), hasta unidades bióticas (comunidades o especies).
La gestión de ecosistemas implica además la concurrencia en estos espacios de
los actores y sectores involucrados, de tal suerte que los procesos de
planificación o las evaluaciones ambientales de proyectos que los afectan, deben
basarse en criterios múltiples.
Con base en la jerarquización de la problemática asociada con la conservación,
manejo y recuperación de los valores y funciones de los humedales, la aplicación
de la Política corresponde a instancias y niveles de gestión y participación de
diferentes actores, gubernamentales y de la sociedad en general. Estos se
relacionan con las funciones en materia ambiental en el ámbito nacional,
regional y local de las entidades del SINA.
No existe una manera única y correcta para aplicar el enfoque ecosistémico, los 12 principios
que conforman la base de este enfoque son flexibles y pueden adaptarse a diferentes
contextos sociales, económicos y ambientales. Estos principios son los siguientes:
1. La elección de los objetivos de la gestión de los recursos de tierras, hídricos y
vivos debe quedar en manos de la sociedad.
2. La gestión debe estar descentralizada al nivel apropiado más bajo.
3. Los administradores de ecosistemas deben tener en cuenta los efectos (reales o
posibles) de sus actividades en los ecosistemas adyacentes y en otros
ecosistemas.
4. Dados los posibles beneficios derivados de su gestión, es necesario comprender
y gestionar el ecosistema en un contexto económico.
5. A los fines de mantener los servicios de los ecosistemas, la conservación de la
estructura y el funcionamiento de los ecosistemas debería ser un objetivo
prioritario del enfoque por ecosistemas.
6. Los ecosistemas se deben gestionar dentro de los límites de su funcionamiento.
7. El enfoque por ecosistemas debe aplicarse a las escalas especiales y temporales
apropiadas.
8. Se deben establecer objetivos a largo plazo en la gestión de los ecosistemas.
9. En la gestión debe reconocerse que el cambio es inevitable.
10. En el enfoque por ecosistemas se debe procurar el equilibrio apropiado entre la
conservación y la utilización de la diversidad biológica, y su integración.
11. Se debe tomar en cuenta todas las formas de información, incluidos los conocimientos,
las innovaciones y las prácticas de las comunidades científicas, indígenas y locales.
12. Deben intervenir todos los sectores de la sociedad y las disciplinas científicas
pertinentes.