You are on page 1of 56

Documento 10

Valoración cultural de los pueblos


Awajún y Wampís
Índice

Contextualización Histórica, Lingüística y Cultural....... 3

Conocimiento Tradicional........................................... 29

Uso del Espacio y Ordenamiento Territorial............... 35

Posición del Pueblo ante la Oferta del Mercado........ 42

Visión y Perspectiva frente a las ANP........................ 45

Visión del Desarrollo Sostenible................................. 46

Elementos de Género y rol de la Mujer...................... 47

2
Introducción

Los pueblos indígenas que habitan la frontera entre el Perú y Ecuador han logrado, a lo
largo de miles de años de adaptación al entorno ecológico, una estrategia eficaz de subsistencia
basada en la horticultura, caza, pesca y recolección. Poseen un sofisticado conocimiento de la
flora y fauna local que permite un uso racional de los recursos naturales. Es importante tomar
conciencia de la realidad social y cultural de esta vasta región, reconocer los justos derechos de
sus pueblos y la importancia de su participación. De esta manera se aseguraría un desarrollo
sostenible para las dos naciones hermanas.

Los pueblos awajún y wampís que habitan la región en torno a la Zona Santiago
Comaina pertenecen a la gran nación jíbara ubicada en ambos lados de la frontera del Perú
con Ecuador. Este trabajo pretende presentar una valoración cultural de estos pueblos que
complemente la información socio-económica de la zona para apoyar la propuesta de
categorización definitiva a realizarse para asegurar la conservación y desarrollo sostenible en
las áreas naturales protegidos.

Al tratar el tema de la conservación y desarrollo sostenible en áreas naturales


protegidos, es importante superar el enfoque que considera la población local sólo como un
problema demográfico, de consumo insostenible de recursos e impacto ambiental negativo, o
sea depredadora del medio ambiento. Más bien se debe empezar a considerar a los indígenas
como recursos de conocimiento, experiencia, capaces de organización y gestión. La
participación social debe ser el eje central de la conservación y uso sostenible de los recursos
naturales (Seitz y Vargas 2002: 4).

Para hacer efectivo el uso sostenible de los recursos, la perspectiva de la


complementariedad de género es la base para reconocer los roles de hombres y mujeres en el
acceso y control de los recursos naturales y la distribución de los costos y beneficios. También
permite tener en cuenta la participación desigual en la toma de decisiones y los diversas intereses,
habilidades y requerimientos de los géneros (Seitz y Vargas 2002: 4).

Las obras etnográficas principales son Una Paz Incierta de Michael Brown sobre los
Awajún, Shuar: Pueblo de las Cascadas Sagradas de Michael Harner que vale para los Wampís,
que es un subgrupo de los Shuar, La Selva Culta: Simbolismo y Praxis en la Ecología de los
Achuar de Philippe Descola y Shiwiar: Identidad Etnica y Cambio en el Río Corrientes de Charlotte
Seymour-Smith.

3
Un estudio de la geografía de la región se encuentra en La Tierra de los Cinco Ríos y
para la historia se puede consultar Entre Pongo y Cordillera: Historia de la Etnia Aguaruna-
Huambisa ambos de José María Guallart. “Duik Mùun...”: Universo mìtico de los Aguaruna en 2
tomos de Aurelio Chumap y Manuel García-Rendueles es una compilación bilingüe de la
mitología awajún y Yaunchuk en 2 tomos de Manuel García-Rendueles es una compilación
bilingüe de la mitología wampís. El mejor estudio de la cosmovisión se encuentra en Tsewa’s
Gift: Magic and Meaning in an Amazonian Society de Michael Brown. Un estudio completo del
idioma awajún se encuentra en la tesis doctoral de Ángel Corbera.

I. Contextualización Histórica, Lingüística y Cultural a Nivel Local,


Regional, Nacional y Binacional

A. Hábitat

La región del Alto Maranón está ubicado en el departamento de Amazonas y


comprende los tres distritos de la provincia de Concorcanqui: Río Santiago, Nieva, y El Cenepa
y el distrito de Imaza de la provincia de Bagua. El territorio muestra una gran uniformidad en
geografía, clima y cultura. Tiene un clima tropical con temperaturas que llegan a los 32º y
precipitaciones anual de unos 3,500 mm. con una humedad relativa de 95%. Es bosque tropical
húmedo con alturas máximas de 2,500 m.s.n.m. en la cordillera del Cóndor y mínimas de 200
en las orillas de los ríos.

B. Población

Vive en este territorio los Awajún y los Wampís son etnias de la familia etnolingüística
jíbara. Los Awajún cuentan con una población de cerca de 60,000 y los Wampis de unos 8,000.
Según los datos del Censo de 1993 eran 45,000 para los Awajún y 6,000 para los Wampís. Otros
grupos de esta familia son los Shiwiar y Achuar en el Perú y los Shuar y Achuar del Ecuador. En
total son más de 150,000. Son uno de los grupos etnolingüísticos más numerosos de la Amazonía.

C. Ubicación

Awajún:

Distrito Provincia Departamento

Aramango Bagua Amazonas

Imaza Bagua Amazonas

4
El Cenepa Condorcanqui Amazonas

Nieva Condorcanqui Amazonas

Huarango San Ignacio Cajamarca

San José de Lourdes San Ignacio Cajamarca

Barranca Alto Amazonas Loreto

Cahuapanas Alto Amazonas Loreto

Manseriche Alto Amazonas Loreto

Moyobamba Moyobamba San Martín

Awajún Rioja San Martín

Wampis

Distrito Provincia Departamento

Río Santiago Condorcanqui Amazonas

Morona Alto Amazonas Loreto

Los Shuar del Ecuador habitan las zonas de los ríos Paute, Upano y Zamora. Los Achuar
están ubicados en ambos lados de la frontera ecuatoriano-peruano en la región de los ríos
Pastaza y Morona. Los Mayna o Shiwiar viven en la región de los ríos Tigre y Corrientes en el
departamento de Loreto.

D. Denominación

Para la denominación de estas etnias algunos han propuesto la palabra aents, pero
incluye todo ser humano. Otros usan expresión Shuar Aents que es aceptable para los Shuar y
Wampís. Los Awajún, en cambio, han tomado la palabra quichua “Aguaruna” y lo han adaptado a
su sistema fonético. Su idioma, que no tiene la r, la convierte en j, y porque hay un preferencia de
terminar muchas palabras con consonante, se omite la a final. Por lo tanto, se dice awajún, que ha
sido aceptado como autodenominación.

En cuanto a la palabra Wampís, referería al lugar donde abunda una especie de sábalo
llamada wampi.

Aguaruna es una denominación que deriva del quechua. Hay diversas opiniones sobre el
significado de esta palabra. Todas están de acuerdo en que “runa” significa “gente”. Algunos

5
piensan que significa “gente del agua”, que sería una fusión de una palabra del castellano y otro
del quichua, poco probable. Otros dicen que proviene awa- proviene del verbo quichua away y
sería “gente del telar” (Guallart 1990: 13), pero los verbos quichuas no se nominalizan así, sino por
medio del sufijo –j. “Tejedor” en quichua es áwaj. Decir awajruna sería una redundancia. Karsten
(1988, I:88-89) sostiene que agua en aguaruna refiere al nombre de cierta palmera, por ello, esto
significaría "gente de la floresta", pero la palmera es uwán.

Unos de los primeros que usaba la palabra fue el jesuita suizo Juan Magnin en 1,740
(Maroni (1988: 47-53) y, luego se encuentra también en un mapa publicado por Pedro Maldonado
en 1,750. Magnin dice: “Los Andoas son parcialidad de Ahuarunes (sic), naturales del río Sant-
yago”. Luego menciona que “La primera lengua que maman es la materna; de ay entra la del
ynga” (ibid.: 474). El padre Magnin trabajaba en la región del río Pastaza.

Según los quichua hablantes del Pastaza, que es selva baja, el significado de “Aguaruna”
es “gente de arriba”. Según Norman Whitten, que investigó entre los Quichuas de la selva de
Ecuador, “ahua” [awa] significa “Andino, de la sierra, cielo, cordillera”. En otros dialectos se
pronuncia “jawa”, y en el sur del Perú significa “afuera”. El dialecto del Quichua que se ha difundido
por gran parte de la selva y en la región del rió Pastaza en el Perú carece la fricativa [h] inicial. Se
encuentran topónimos como Atuncocha y Ampiyacu en vez de Jatuncocha y Jampiyacu. (Regan
1993).

Los Achuar, un grupo jíbaro que vive en torno al río Pastaza, que es selva baja, llaman a
los Shuar, que son de selva alta, muraya shuar (indígenas de las colinas) (Harner 1978:14). La
misma expresión en Quichua es Awajún/Wampís o sea “gente de las colinas” (ibid.).

E. Lengua

Los idiomas awajún y wampis son aglutinantes y tiene un 80% de vocabulario en común.
Hay cinco vocales, cada una con una forma oral y nasal. El orden en las oraciones es sujeto,
objeto, verbo. Los nombres y adjetivos tienen dos raíces, no tienen forma plural y no hay género
gramatical. No se distingue entre “tu” y “usted” y hay dos formas para expresar “nosotros”: íi
significa “todos nosotros”, y jutí excluye la secunda o tercera persona. El verbo tiene tres raíces y
formas singular, dual y plural. Dual incluye dos o tres y plural significa mucho. Estas formas
corresponden al sistema numérico de estos idiomas, que sólo tiene los números uno, dos, tres y
mucho. Añaden a los tres primeros números cuatro y cinco, que son términos descriptivos.

F. Marco Histórico

Los Awajún/Wampís practican un manejo del medio ambiente que ha permitido continuar
viviendo en el mismo territorio durante muchos siglos, a diferencia de los colonos que rompen el
equilibrio ecológico exponiendo las tierras a la erosión y obligándolos a migrar a otros lugares para

6
repetir el ciclo depredador. Al presentar los datos históricos, hay que tener en cuenta que, durante
el período colonial, se usaba el término genérico “Jíbaro”, pero luego a partir del siglo XIX, se iba
distinguiendo los sub-grupos como los Aguaruna y Huambisa. Son pueblos que los conquistadores
españoles llamaron xíbaros, la x antiguamente se usaba para el sonido de sh. Jíbaro es una
derivación de la palabra shiwar o shuwar. Añadieron la o final para castellanizarla. Más tarde la x
se convirtió en j.

1. Los Jíbaro antes de la llegada de los europeos

Se sabe poco de las anteriores culturas que habitaban la región. Los arqueólogos han
encontrado recipientes de piedra trabajada, cerámica de tipo chavinoide, pictogramas incisos en
las rocas, objetos de cobre como hachas y anzuelos, cabezas de flecha trabajadas en piedra y
restos humanos depositados en cuevas (Guallart 1990: 35-36).

La familia etno-lingüística jíbara antiguamente se extendía desde la sierra de Ayabaca y


sierra sur de Ecuador hasta la ceja de selva de los ríos Santiago y Marañón. No tenía ninguna
forma de organización centralizada, sino reconocía a los jefes de unidades familiares. En el caso
de amenaza de afuera, se organizaba en torno a un jefe militar.

Según los arqueólogos Carcedo (1992) y Kauffmann (1992), los Mochicas (100 a.C.-
700 d.C.) habrían obtenido de la región del Chinchipe mucho del oro para su orfebrería. La
tradición oral Awajún/Wampís habla de conflictos con los “Iwa”, probablemente los Mochicas.
José María Guallart (1990: 47-51), en su estudio de la historia Awajún/Wampís-huambisa, plantea
que los seres llamados Iwa, que aparecen en los mitos, serían en realidad los Mochica.

...la cultura Mochica...llevó una vida complicada y rica que quedó plasmada en la
decoración de su cerámica en que aparecen luchas con selváticos desnudos
tomados como prisioneros de guerra, escenas de caza de venados con red, bolsas o
zurrones ceremoniales y escenas de un mundo mágico: la carcancha en posición
coital o la danza de los objetos inanimados que tienen resonancia en los mitos y
canciones Awajún/Wampís (ibid.: 48).

La similitud entre algunos mitos awajún y wampís con algunas expresiones de la


iconografía mochica sugieren contactos entre ambas culturas desde hace casi 2,000 años
(Regan 1999).

Hacia el año 1450 el Inca Tupa Yupanqui trató de conquistar a los jíbaros de la ceja de
selva en un lugar llamado Bracamoros, pero fracasó. Según el cronista español Pedro de Cieza
de León, “Por los Bracamoros entró y volvió huyendo, porque es mala tierra aquella de
montaña”. Huayna Capac, según el mismo autor, también fracasó: “Público es entre muchos

7
naturales de estas partes que Guayna Capa entró por la tierra que llamamos Bracamoros y que
volvió huyendo de la furia de los hombres que en ella moran”.

El historiador, Juan de Velasco, dice:

No hay que decir que los Incas del Perú hubiesen civilizado esta Provincia. No intentó
conquistarla el Inca Huaynacápac, y siendo él vencedor de todas las naciones, salió
huyendo vergonzosamente de ella, con todas sus tropas disciplinadas y de gran
fama.

La conquista española de la parte occidental de la actual provincia de San Ignacio fue


fácil porque estaba conformado en un reinado, el de Tabaconas, que ya había sido sometido a
los Incas. En cambio, al oriente, los Jíbaros no tenía un gobierno centralizado que se podría
someter. Preferían vivir en libertad. Las entradas de los Incas resultaron infructuosas, aunque
lograron asimilar a algunos grupos jibaroanos de zona de sierra por la cercanía, como Ayabaca,
mas ello no ocurrió con la gente de selva.

Un informe de Diego Palomino (1965, IV: 185-188) de un viaje por la zona del
Chinchipe en 1549 nos habla de los indígenas que encontró. Cultivaban maíz, camote, yuca
dulce, maní, algodón y varios tipos de frutas y criaban alpacas. Hacían sus vestidos de
algodón y lana. Tenían delante de las puertas de sus casas árboles de Guayabo (Psidium
guayava) y Guabas (Inga edulis) y hacían sus herramientas y armas de la palmera chonta
(Roystonea oleracea). Dormían sobre barbacoas con esteras, muy a la manera de los
Awajún/Wampís de hoy. Los indígenas de Perico y Chirinos tenían la costumbre de lamer la
mano de una persona como señal de paz y cortesía. Aparentemente no tenían caciques
permanentes.

El autor menciona los árboles de guayabo y guaba delante las puertas. Es una
invitación a que se visite la casa, porque significa que pueden ofrecer fruta a sus huéspedes.
Dan sombra a las personas, los niños pueden jugar en las ramas del guayabo porque se
extienden cerca al suelo, su fruta, corteza y hojas tiernas son remedio para la diarrea y en sus
ramas se cuelga la hamaca del bebe.

2. Los Awajún/Wampís y Wampís en la Historia Colonial

A partir de 1543 los conquistadores españoles repartieron a los jíbaros en


encomiendas, exigiendo tributos en oro. Cuando llegaron los españoles, los jíbaros ocupaban
la región al este del río Chinchipe que incluye su afluente, el río Chirinos. En 1576 un jesuita,
que visitaba el lugar, escribió que un grupo de jíbaros habían matado a un grupo de españoles
por los malos tratos (Santiago 1958: 234). Otros fugaban para vivir según sus antiguas
costumbres.

8
Un cronista anónimo (Anónimo 1965, IV: 143), por estos años, apuntó ocho palabras
que son del idioma Awajún/Wampís, con sus significados respectivos en castellano (Regan
2001: 28).

Diego Palomino fundó la ciudad de Jaén en julio o agosto de 1549 con 26 vecinos en
un lugar llamado Silla de los Patacones (Martín Cuesta III: 251) y Chacainga a la orilla izquierda
del bajo Río Chinchipe. La etnia Patacón o Patagón puede proceder de la palabra
Awajún/Wampís patájun que significa “a mis parientes”

Gonzalo Pizarro mandó a Juan de Salinas Loyola con 90 familias para hacer fundaciones
en esta región. Según el historiador Juan de Velasco, Salinas fundó el pueblo de Nuestra Señora
de Nieva donde dejó a las familias, mientras él y sus soldados hicieran la guerra contra los
Pacamores. Dice Velasco:

Unido Salinas con Vergara vio la dificultad de la empresa. Se halló con el embarazo
de mucha gente sólo buena para hacer poblaciones, más no para pelear, y resolvió
dar principio donde debía ser el fin. Atravesó con toda la tropa y gente inútil, la
Provincia de Pacamores, llevando al centro de ella a las mujeres y niños, y ganando
la ribera oriental del Marañón, fundó sobre un pequeño río la ciudad de Nuestra
Señora de Nieva (...).

Volviendo de allí con toda la gente de armas, apenas se pudo concluir la conquista
de los Pacamores en 6 meses de continuados ataques y batallas. Los Indianos que
nunca fueron muy numerosos, sin huir ni retirarse jamás, sin tener reclutas como los
Españoles ni ayuda de otra nación, fue forzosa que, menoscabados y casi
consumidos, se rindiesen. Se hallaban ya reducidos todos a la ciudad de
Cumbinamá, donde, asediados, hicieron todavía excesos de valor, hasta que
obligados de las pocas fuerzas y del hambre, pudieron venir a pactos para
entregarse. (Velasco: 440)

9
Velasco nos proporciona datos interesantes, pero se equivoca en cuanto los datos
cronológicos, como indica José Martín Cuesta (1983, II: 101).

En 1557 Juan de Salinas Loyola fundó la ciudad de Valladolid sobre el margen oriental
del alto Chinchipe. El mismo año fundó la ciudad de Loyola contigua a la ciudad indígena de
Cumbinamá y también el asiento y Real de Minas de San José sobre el origen del río de San
Francisco al este de Loyola, así despoblando el pueblo de Nieva.

A estas fundaciones pasó toda la gente de la inútil y mal situada ciudad de Nieva,
la cual se acabó enteramente, sin dejar otra cosa que su nombre al río sobre el
cual estaba situada, cerca de entrarle al Marañón. (Velasco 1981: 441)

Se ha vinculado Jaén con los Bracamoros, pero ellos habitaban un territorio que está
ahora en Ecuador. Jiménez de la Espada (IV: 188) dice que Bracamoros es una corrupción de
la palabra quichua Pacamuru que significa (“manchados de rojo”). Pero la palabra quichua para
rojo no es paca sino puca. Por otra parte, los Bracamoros no se encontraban en un territorio de
habla quichua, sino de idiomas jíbaros. Ocupaban una región en torno a la antigua ciudad de
Cumbinamá1 y Loyola, ahora en Ecuador, donde probablemente se hablaba el idioma Shuar.
Pakamura en Shuar (Jíbaro) significa lugar llano en el cerro. Es muy probable que esta etnia
indígena también ponía sus pueblos en este tipo de lugar. Actualmente la mayoría de los
pueblos de la Provincia de San Ignacio está ubicada en pampas en las faldas de los cerros,
lugares cotizados por la fertilidad de sus suelos (Olivier 1984: 52). El historiador Juan de
Velasco habla de los Pacamores (439-440):

A ésta, llamada por corrupción de Bracamores, la baña el caudaloso Chinchipe,


con todos sus primeros orígenes, los cuales son, por el Oriente, el Sabanillas,
Namballe, Vergel, Patacones, Sangalla y San Francisco; y por el Poniente, el
Palanda y el Simanchi (...).

Los Pacamores (...) fueron sin duda muy feroces, bien disciplinados y muy
ejercitados en el arte militar. No vivían como otras naciones bárbaras, dispersas
en rancherías, sino en grandes poblaciones bien formadas y ordenadas, cuya
capital era la ciudad de Cumbinamá, populosa y culta, donde residía su príncipe
natural.

Los conquistadores repartieron a los indígenas en encomiendas. La gente, que vivía


dispersa, fue concentrada en un pueblo, rodeado de tierras que les fueron dadas para su
sustento y para pagar el tributo. Las comunidades de la zona del Chinchipe pagaban el tributo
con oro. Los pastos eran comunitarios. Los españoles y criollos tomaron tierras abandonadas

1
Kumpanám significa fortaleza en los idiomas shuar y Awajún/Wampís.

10
para conformar haciendas grandes trabajadas por campesinos indígenas bajo modalidades
distintas. Sin embargo, los Jíbaros y Chirinos siempre resistían.

Las epidemias fueron causa de la disminución de la población así como los malos tratos
por parte de los encomenderos, que alguno vinculaba a las epidemias. El escribano de la Real
Audiencia de Quito, Antonio Freire, en un informe a la Real Audiencia en 1591, pensaba que eran
un castigo de Dios para privar a los españoles de su mano de obra:(...)

Vil es dar en la dicha ocasión el mal de las Viruelas, que hubo en general
en aquellas Provincias del Pirú el año pasado de ochenta y nueve (1589) y ser tan
ingratos sus encomenderos, que con saber el remedio más sustancial el
sangrarlos luego y darles a comer mazamorras, no acudieron a ello, ni a llevar
regalo alguno; y se morían como puercos (...). Vi que ha castigado Dios tanto a
los encomenderos, por muchos malos tratamientos que han hecho a los naturales
en la dicha Gobernación de Yaguarzongo, Jíbaros y Jaén, que no han quedado en
todas estas partes tres mil indios de todas edades, habiendo pocos años había
más de treinta mil (...) (citado por Martín Cuesta 1984, III: 295).

Los indígenas de Patagón, Chinchipe y Chirinos fueron forzados a extraer oro para
pagar sus tributos. No sólo pagaban este tributo. El escribano detalla algunos de los abusos de
los tenientes y encomenderos en el valle de Chirinos:

Estos no son Tenientes sino Cómitres de esta miserable gente para les
chupar sus haciendas, como en efecto vi que lo hacían, trayéndoles por tener
gratos rolletes de cera, cera en pan, panales de miel y calabazos de miel virgen,
pescado fresco, gallinas, caza, maíz y hierba para los caballos que crían y otras
cosas, sin les pagar blanca2 (...) (ibid.: 294).

(...) Vi que hay unos trapiches en esta Gobernación para moler caña dulce
a fuerza de brazos, para aprovecharse de la miel los encomenderos, que venden
en botijas, en lo cual han perecido muchos naturales y su sangre se mezcla en
dicha miel (...) (ibid.: 297)

En 1598 el gobernador de la ciudad de Logroño de la vecina Gobernación de


Yaguarzongo, aumentó demasiado los tributos, bajo el pretexto de festejar el ascenso de Felipe
III al trono español. Los Jíbaros, en una rebelión general el año siguiente, mataron al
gobernador y demás varones españoles y destruyeron la ciudad. Después de esta rebelión, los
españoles de Jaén difícilmente podían trabajar las minas por temor a otra tragedia.

Viendo los españoles alterados e inquietos también aquí a sus Indianos,

11
se aplicaron solamente a hacer grandes plantaciones de tabaco, cuya exquisita
calidad, sobre cuantas hay en el Reino, dilató su comercio por Quito, Lima y Chile
(Velasco 1981: 450).

En 1762 todavía se acordaba la causa de la sublevación:

Aun más que nuestras historias y sus escasas noticias en estos puestos, nos
hacen saber sus habitadores que, por inmemorial tradición de padres a hijos, el
motivo de este levantamiento de los indios fue por las abundantes minas de oro,
que en muchísimas partes de éste y de la antecedente Gobernación, se labran
con insoportable trabajo de los Indios y demasiada sumisión a los Españoles,
quienes propasaron tanto en el anual tributo que aquellos pagaban en oro, que les
impusieron cada seis meses, después cada mes, luego cada semana, y de allí
pasaron a estrecharlos a que lo pagasen todos los días, y en una cantidad tan
excesiva que no pudiendo completarla, siendo por otra parte oprimidos
injustamente, determinaron sacudir su intolerable yugo (...) (Cuesta 1988, V: 17-
18).

Después de esta rebelión, los Españoles de Jaén dejaron de trabajar las minas de oro
por temor a otra tragedia, y se dedicaron a hacer grandes plantaciones de tabaco. Durante los
siglos XVII y XVIII los españoles realizaron varios intentos de subyugar a los Jíbaros, pero sin
éxito. Así los Jíbaros mantuvieron su libertad durante el resto del período colonial.

Los jíbaros resistieron a ser colonizados, pero no rechazaban a todo extranjero. El


astrónomo francés Carlos de la Condamine, que integraba el equipo que midió la curvatura de
la tierra en la línea del ecuador, luego pasó por Jaén y navegó por el Marañón y Amazonas
hasta el Atlántico. En 1743 visitó el Valle del Chinchipe y constató la disminución de los
pueblos fundados por los españoles. Por otra parte, notó que el río era más ancho que el río
Sena en París. Chínchip en lengua awajún significa estrecho y caudaloso, lo cual muestra la
desproporción de los ríos que alimentan el Amazonas con respecto a algunos ríos europeos:

Pasé por dos pueblos de los que no queda más que los nombre: Loyola y
Valladolid...reducidos hoy a dos aldehuelas de indios y mestizos y cambiados de
su primitivo emplazamiento.

Hasta Jaén, que conserva el título de villa y que debería ser la residencia del
gobernador, no es otra cosa que un pueblo mediano (...). En la ruta encontré
muchos ríos (...). Estos ríos, reunidos, forman uno grande y muy rápido llamado
Chinchipe, más ancho que el Sena en París. Descendí por él en balsa cinco

2
moneda antigua

12
leguas, hasta Tomependa, ciudad india a la vista de Jaén, en sitio agradable, en
donde se encuentran tres grandes ríos (La Condamine: 1958 1025).

El 4 de julio de 1743 La Condamine (1958: 1026-1027) salió de la comunidad indígena


de Shushunga. Los Awajún/Wampís le habían construido una balsa grande para llevar sus
instrumentos científicos.

Los indios de Chuchunga no tenían más que unas canoas pequeñas, apropiadas
para su uso, y que envié a buscar a Santiago por un propio no podía llegar antes de
quince días. Obligué al cacique a que sus gentes me hicieran una almadía o balsa
(…) y la pedía lo bastante grande para llevarme a mí con mis instrumentos y mi
bagaje(…) Me encontraba a 5° 21' de latitud austral (…) continuando mi ruta pasé el
estrecho de Cumbinama, peligroso por las piedras de que está lleno. Apenas si tiene
20 toesas de anchura (…)

Su balsa quedó atrapada en un remolino en el Estrecho de Escurrebragas.

Mi almadía, sobre la cual estaba entonces, impulsada por el hilo de la corriente en


aquel sumidero, no hizo más que dar vueltas durante una hora y algunos minutos
(...) no hubiera salido a no ser por la destreza de cuatro indios que llevaba
conmigo, con una canoa pequeña, a todo evento. Éstos, habiendo navegado
bordeando la orilla, treparon al peñón, desde el cual me lanzaron, no sin trabajo,
unas lianas, que son las cuerdas del país, con las cuales remolcaron la balsa
hasta que la pusieron en la corriente.

Siguió viaje río abajo para visitar las misiones de Maynas de los jesuitas.

3. Después de la Independencia

La fiebre del caucho comenzó entre los años 1880 y 1914; y, si bien para muchos grupos
nativos en el Perú, la época del caucho significó la condena a la esclavitud y tratos infrahumanos
también esta época les representó un mayor acceso al tráfico de mercancías.

A fines del siglo XIX, los patrones caucheros de Chachapoyas y otros lugares se
establecieron en la zona, por ejemplo, Amadeo Burga en Nazareth y el señor Yajamanco en
Huabico en la provincia de Bagua (Díaz 1902: 215). En 1902 los misioneros agustinos el padre
Bernardo Calle y el hermano Converso Villajolí recorrieron la zona y estaban tratando de
construir una capilla en Huabico. En 1904 los Awajún/Wampís hartados de los abusos de los
caucheros, en una correría bien organizada, mataron a los caucheros y eliminaron todos los
puestos de los caucheros. (Guallart 1997: 125; Larrabure y Correa 1905: 26).

13
El siglo veinte representa la interrelación entre el mundo occidental y el mundo
Awajún/Wampís, así tenemos el establecimiento de un grupo de misioneros nazarenos hacia el
año 1925.

En 1941 ocurrió un enfrentamiento entre soldados ecuatorianos y grupos jibaroanos.


Debido a ello, en 1946, el Estado perunao estableció diversas guarniciones militares a lo largo de
los ríos que conforman la cuenca del Alto Marañón, para conformar la defensa de las fronteras.
Ello derivó en la venida de colonos de Cajamarca y Piura,

En 1947, ingresa el Instituto Linguístico de Verano - ILV, el cual celebró un convenio con el
gobierno peruano - en ese entonces el General Odría - y el Director del Instituto Lingüístico de
Verano, Sr. Townsend, para la realización de labor educativa de los nativos y la traducción de la
biblia a la lengua Awajún/Wampís.

Los jesuitas establecieron sus misiones a partir de 1949.

En la década de los sesenta, el Estado peruano estableció la política de fronteras vivas,


las cuales se llevaban a cabo a través del establecimiento de programas de colonización, cuyo fin
era garantizar los límites territoriales del país a través de asentamientos poblados en zonas
supuestamente despobladas y, es que de acuerdo a la visión del "estratega" peruano de esa
época aquellas zonas estaban despobladas y, en todo caso la ocupación por pueblos indígenas no
era "garantía suficiente para la defensa de las fronteras nacionales" (Espinosa, O.: 1993-164).

En la década de los setenta, con el hallazgo de petróleo en la zona del Alto Marañón y de
sus afluentes, ingresó una nueva oleada de colonos, así como el perjuicio del ecosistema en la
zona, debido a la falta de proyectos de saneamiento ambiental por las consecuencias que
acarrean este tipo de actividades no sólo en el medio ambiente, sino también en la población.
Cuando finalizó la construcción del oleoducto nor-peruano muchos de los obreros se quedaron en
la zona como agricultores o comerciantes.

El pueblo Awajún/Wampís a lo largo de su historia ha luchado por la reivindicación de sus


derechos, así como de larga trayectoria guerrera, traducida en la organización efectiva que impidió
la dominación. Pese a la valoración de este grupo etnolingüístico, el Estado peruano ha hecho
caso omiso de su importante papel en la sociedad nacional y planteó "estrategias" erradas a las
cuales solamente han podido sobrevivir gracias a su capacidad organizativa y la formación de sus
líderes, lo cual les ha permitido afrontar e interrelacionarse con la sociedad externa y conformar
federaciones y organizaciones representativas a nivel nacional.

14
G. Cosmovisión

Según la tradición oral, los pueblos awajún y wampís era víctimas de seres monstruosos
que los capturaban y los comían. Después de unos días de muertos volvían a vivir. Los que son
astros, animales y plantas, antiguamente eran humanos, pero fueron transformados en su estado
actual, aunque conservan algo de los rastros anteriores, y se comunican con los humanos a través
de las visiones.

De acuerdo a estos relatos antiguos, la deidad femeninas Nugkui llevó la civilización a los
Awajún y Wampís. Les dio los conocimientos del cultivo de la yuca, maní y otros cultivos y las
distintas actividades femeninas. La deidad masculina Etsa (sol) venció a los monstruos que
aquejaban a los humanos y enseñó a los hombres las actividades masculinas. El mundo
sobrenatural, entonces refleja la distinción marcada entre las actividades de los géneros femenino
y masculino.

Tradicionalmente, los Awajún/Wampís creyeron en un ser supremo, pero que sólo había
creado el mundo y se mantenía distante de los asuntos humanos. A diferencia de la creencia
occidental, ellos consideran que cada persona labra su propio destino a través de sus esfuerzos,
antes que estar apelando a la ayuda de Dios.

La cosmografía tiene tres mundos.

1. En el cielo vive Apajuí (nuestro padre Dios), Etsa, los Ajútap (almas de los antiguos guerreros)
que aparecen en las visiones como animales que dan conocimientos y poder a los vivos, las
almas iwaji, las estrellas y Vía Láctea (Íwanchi jínti) que son el camino que siguen los muertos
para llegar al cielo.

2. En la tierra viven los humanos, animales, plantas y algunos seres sobrenaturlaes.

3. En el mundo subterráneo habitan las Núgkui y en la profundidad de los ríos, lagunas y


remolinos vive la deidad Tsugki, que tiene la forma de la boa y es fuente de poderes
chamánicos.

El cuerpo y alma se animan mutuamente. La sangre da alimento y calor al cuerpo. El


pensamiento y el sentimiento (anentaímat) se hacen con el corazón (anéntai). Las canciones
poderosas que dirigen el pensamiento o sentimiento hacia una finalidad se llaman ánen.

El cuerpo tiene dos almas:

--Iwaji reside en la pupila del ojo y brilla cuando la persona goza de buena salud. Cuando se
opaca es señal de enfermedad y pierde su brillo cuando la persona muere. Al morir, va
al cielo donde vive feliz.

15
--Wakán es la sombra. Después de la muerte, si ha sido malo, se puede convertir en íwanch
(espíritu maligno, duende) y molestar a la gente

--Ebésak es el alma vengadora. El wakán de la persona se transforma así en el momento que


una persona es asesinada.

--Ajútap es el alma de un guerrero difunto que ve la persona y que le da conocimiento y poder.


Habitan una parte del cielo donde hay relámpagos y truenos. El lugar de encuentro de
los seres humanos con los Ajútap es la cascada sagrada.

Vivir bien consiste en conocer, entender, comunicarse y manejar el mundo


sobrenatural. Por medio de las visiones y sueños se logra penetrar la apariencia de las cosas y
descubrir su esencia. La secuencia es ver > saber > poder. Para vivir en el mundo del más acá,
hay que conocer el mundo del más allá.

Los pueblos amazónicos en ambos lados de la frontera comparten un tradición


religiosa común. La religión indígena se basa en una relación con los espíritus del bosque, de
los ríos, de las lagunas, la tierra, de las plantas y de los animales. Una parte de la zona de
frontera es un lugar sagrado para los Shuar, Achuar, Huambisa y Awajún/Wampís. Allí están
las cataratas sagradas donde habitan los espíritus protectores de las personas, los Ajútap en
awajún y Arútam en Wampís.

La naturaleza entera se personifica: diversos espíritus habitan el bosque y el agua. Las


plantas, los animales y los astros fueron gente en épocas anteriores. Actualmente sus espíritus
son protectores de la naturaleza y ayudan a curar a las personas enfermas.

El cristianismo que predican los misioneros está condicionada por la filosofía


occidental y la problemática política y social de origen europeo. En cambio, la religión
amazónica se basa en un pensamiento simbólico que expresaba la estrecha relación entre
el hombre y el medio ambiente y entre hombre y hombre.

Contexto sociocultural y familiar

En la comunidad, la alimentación se basa en yuca, plátano cocinado complementado y


con la carne del monte o pescado de la zona. En algunas comunidades grandes cerca de la
carretera o río la caza casi no existe, y lo más frecuente en consumo es el enlatado de atún o
salmón y huevos que traen de la ciudad. Dentro de las familias los trabajos que requieren más
mano de obra son realizados a través de minga o ipaámamu (ayuda mutua), que organiza la
persona mayor de la familia, donde no se paga económicamente sino es recíproca a través de
esfuerzo físico. El dueño de la actividad se responsabiliza de la comida y la bebidas como el
masato o platanizo. Las mujeres se encargan en preparar las comidas y bebidas, la actividad

16
se ve alentada con las gracias que comparten en el momento de trabajo. además que el dueño
del trabajo se ve más favorecido en cuanto tengan más hijas adolescentes que sirven el
masato a los invitados, practica que es tradicional. Además de lo mencionado, las mujeres
cumplen su labor en el cuidado de los niños menores. Las actividades de trabajo comunal son
realizadas a través de la convocatoria que hace el Apu, agente municipal o Presidente de
Apafa, los trabajos consisten en la construcción de casa comunal, limpieza pública, arreglo del
puerto, limpieza del perímetro del colegio y entre otros. En esta labor participan los hombres,
mujeres y adolescentes a partir de 16 años, porque se trata de una actividad colectiva además
que rige el reglamento de cada institución donde están comprometidos.

La mayoría de los varones son llegados de otros sitios dejando su comunidad de origen
a raíz de conflictos interfamiliares o simplemente haber tomado una mujer de esta localidad,
practica que es constante hasta la actualidad.

Parentesco y Lazos de Matrimonio

El tipo de descendencia es el cognático o sea bilateral. En las relaciones cognáticas se


reconoce las relaciones tanto del lado del padre como de la madre. La familia o patá la conforma
toda la familia con quienes se pueda establecer un vínculo genealógico o consanguíneo.

Hay tres palabras para hermano/hermana: y yatsúj/yatsúr (mi hermano) entre dos
hermanos varones, káij/káir (mi hermana) entre dos hermanas y umbáj/umbár recíprocamente
entre hermano y hermana.

Se denomina ápa (padre) tanto al padre biológico como al hermano de éste, así que los
hijos de ellos, primos paralelos, todos son "hermanos". Igual ocurre en el caso de la madre
biológica y su hermana son “madre”, dúku, y los hijos de ellas, primos paralelos, todos son
"hermanos".

En cambio, se usan otros términos para los hijos de un hermano y hermana, los primos
cruzados. Estas parejas de hermano y hermana son importantes para determinar el futuro conyuje.
El matrimonio se realiza preferentemente entre primos descendientes de una pareja de
hermano y hermana. Si sus padres o abuelos de los novios son hermanos varones o hermanas
es considerado incesto. El término antropológicos es el matrimonio entre primos cruzados
bilaterales. Los primos cruzados de sexo opuesto son denominados antsúj/antsúr y lleva el
sentido de esposos potenciales. El matrimonio es una institución muy importante dentro de la
cultura awajún y wampís. Fortalece las relaciones ya existentes entre parientes. De acuerdo a los
awajún dos antsúj/antsúr se sienten atraídos naturalmente y sus familiares no pueden objetarlo por
el parentesco.

Para la cultura awajún y wampís, antiguamente las relaciones sexuales iniciaban a los 17

17
ó 18 años. Este hecho era precedido por la etapa de iniciación del joven que tenía que aislarse
durante unos meses, ayunar, abstenerse de relaciones sexuales y tomar sustancias psicoactivas
como jugo de tabaco, ayahuasca y toé para lograr una visión de un ajútap/arútam (guerrero
valiente muerto) y alcanzar conocimiento y la seguridad que iba a vencer en las guerras.

En la actualidad, el fundamento para el casamiento es la culminación de su educación


primaria y haber adquirido dinero para mantener a su futura familia. La iniciativa para casarse es
de responsabilidad del hombre y tiene que pedir al padre de la chica. El hombre vive en la casa del
suegro, sirviendo para él y su permanencia en ella varía de acuerdo a las circunstancias, cuando
tiene unos hijos construye su propia casa en un lugar cercano a la de sus suegros.

Entre los pueblos awajún y wampís algunos hombres practican la poliginia, o sea tiene
más de una esposa. La preferencia es que sean hermanas, es decir una unión con la hermana de
la esposa, quien vive en la misma casa. Si son esposas no hermanas, el hombre construye dos
casas adyacentes donde vive cada una de ellas y sus hijos respectivos.

También dentro de la cultura awajún y wampís existe la práctica del levirato. Cuando
muere un hombre y la esposa es joven, ella debe casarse con un hermano del marido fallecido,
aunque si la mujer se niega a esta unión puede hacerlo, pero crea un fuerte resentimiento en la
familia del esposo. En todo caso, la viuda debe observar luto por más de un año de fallecido su
esposo.

Cada mujer casada tiene su propia chacra. La hijas solteras ayudan a su madre, pero
cuando se casa hacen su propia chacra. El hombre gana un colaborador, su yerno, mientras la
mujer pierda una colaborador, su hija.

Mientras el padre una joven que se casa alivia su carga laboral por la llegada de un
yerno, la madre de la misma joven pierde una mano de obra, porque la hija, aunque
se queda en la casa de los padres, ya no produce para su familia nuclear biológica,
sino sólo para su familia nuclear reproductiva (Bant: 1994: 88).

Los matrimonios de jóvenes generalmente son inestables. La colaboración entre el suegro


y el yerno asegura la unión y también el buen comportamiento del joven. El joven es
recompensado por la colaboración con sus aliados masculinos. La misma palabra súmat significa
“comprar” y “pedir en matrimonio”. En las actividades de la vida diaria, el grupo local no tenía un
jefe o apu. Cada jefe de familia dirigía a los miembros de su casa. En tiempo de guerra, se
obedecían las órdenes de un hombre mayor conocido por su bravura, elocuencia y cualidades de
líder, al cual se denominaba kakájam/kakáram o wájiu/wáriu. Este cargo no era heredado, sino
tenía que ser obtenido por las cualidades de la persona. Actualmente las comunidades tienen jefe
(apu) y toman decisiones en la asamblea general de la comunidad.

18
Costumbres

El vestido fue elaborado de algodón cultivado y tejido en telares rústicos por los hombres.
La vestimenta masculina consistía en una falda denominada itípak. Las mujeres llevaban un
vestido de una sola pieza, el cual era atado sobre el hombro con una soga que se denomina
buchák, y sujeto a la cintura por un cinturón,

En la actualidad, éstos no son utilizados por los hombres y por algunas mujeres. Las
ropas que usan son occidentales, debido a la abundancia de ropas comerciales. Sin embargo, ello
no implica que se haya desechado su utilización. El uso de las vestimentas tradicionales se
reserva para eventos especiales, como muestra de su cultura.

Tanto los hombres como las mujeres llevaban el pelo cortado en cerquillo sobre la frente.
Los hombres llevaban el cabello en trenzas para ocasiones especiales. Los tatuajes y pinturas
fueron comunes y estaban hechos a base de achiote y huito. Los adornos masculinos y femeninos
consistían en plumas de tucán, alas de escarabajos y una gran variedad de semillas.

Las canastas son hechas de lianas o sogas silvestres, sus diseños son sencillos y útiles,
así como durables para el fin destinado. También se hacen envases de calabazas y bolsas de
fibra de chambira denominadas wámpach.

Las vasijas Awajún/Wampís están diseñadas para el uso doméstico, por lo cual son
simples en sus diseños. La labor de fabricación de estos utensilios está a cargo de la mujer quien
lo hace de arcilla. Según un antiguo relato, las ollas de arcilla fueron dadas por Núgkui, por eso
son dominio de las mujeres. La alfarería Awajún/Wampís es sencilla, a excepción de los
recipientes donde se bebe el masato, diseñados con atractivos dibujos geométricos y al cual se
denomina piníg. En la actualidad, es muy poco el uso de los utensilios a base de arcilla, porque
han sido suplantados por las ollas de metal y los platos también son de metal.

Dentro de la cultura awajún y wampís el término nampét se usa para indicar los verbos
"bailar", "cantar" y "emborracharse", la utilización de un solo verbo nos indica que todas estas
actividades están interrelacionadas en los bailes sociales donde se baila, canta y se departe con
masato.

Las canciones son cantadas para el entretenimiento y son ricas en metáfora incluyendo
alusiones a la fauna y flora. Los temas son para galantear y para hacer gala del ingenio verbal del
cantor. Las canciones hacen referencia a los encuentros amorosos, bromas sobre alguna persona
del sexo opuesto o descripciones de hechos importantes que el cantor ha participado.

Las canciones son escuchadas, principalmente, durante los masateos, donde se congrega
toda la población y generalmente coinciden con alguna fiesta nacional patriótica o religiosa o,

19
también pueden coincidir con el ipaámamu o minga. También son interpretados durante eventos
importantes frente a terceros como muestra del legado cultural que les han dejado sus
antepasados.

En las fiestas, los masateos empiezan en las tardes y a medida que transcurre la reunión
comienza el baile de las parejas con los brazos alrededor del otro formando un círculo alrededor
de la casa. Las parejas son conformadas entre hombres y entre mujeres y las mujeres danzan
dentro del círculo formado por los hombres. Durante el baile son intercambiadas entre las parejas
de los hombres y las parejas de mujeres galanteos por parte de los primeros y frases chistosas por
las mujeres para el deleite de los demás.

Niñez

Tradicionalmente la infancia era vista como el futuro de la generación desde el punto


de vista social y defensa, por ello las prácticas eran realizadas desde muy temprana edad sin
buscar si estos eran aceptados o no por los niños y adolescentes, sino a través de la exigencia
y obligación que imponían sus padres. Esto a lo largo del tiempo dio resultados positivos por el
hecho de que la sociedad aguajún/wampís se mantuvo fuerte en cuanto a la protección contra
cualquier tipo de agresión extraña.

Esto se rompió desde que se inició la educación en las escuelas donde los padres han
dejado de asumir su rol importante en sus hijos, los padres de familia en su mayoría se dedican
su actividad rutinaria, donde sus chacras se ubican muy lejos de la comunidad y es por ello que
se refleja la ausencia y los niños no son apoyados con tutoría. Otro aspecto importante que se
ha reflejado es que la mayoría de los padres de familia tienen una formación mínima y es por
ello que no pueden apoyar a sus hijos en cumplimiento de sus tareas de clase.

Los niños y adolescentes son consentidos de parte de sus padres como parte de sus
derechos sobre la actividad que tiene que realizar, la mayoría está de acuerdo en que los niños
tienen que trabajar desde muy pequeños para que no crezcan muy ociosos más bien piensan
que tienen que dominar desde muy pequeños todo lo que tienen que realizar pero con tal que
no sea un trabajo pesado; opinan que a partir de 6 a 7 años tienen que comenzar a ayudar a
sus padres pero teniendo en cuenta el género, los varones no tienen por qué asumir el rol de
una mujer ni la mujer del otro. Dentro del ámbito familiar los niños muy temprano se levantan y
se lavan solos, la mamá no interviene y nada más prepara el desayuno y los atiende.

Los niños trabajan con sus padres y las niñas casi siempre ayudan a su mamá ya sea,
atendiendo a los hermanos menores, lavar ropas o cocinar en menor cantidad. Los niños
varones se encuentran jugando en las canchas de fútbol o simplemente se van al río Marañón
para nadar con sus amigos corriendo el riesgo en ahogarse, toman con más tiempo esta rutina

20
dejando de hacer sus tareas de clase y algunos padres de familia no están pendientes al
respecto.

Todos los padres de familia envían a sus hijos a la escuela aunque se quejan que no
cuentan con suficientes recursos para educarlos, esperan que sea distinto a ellos para el
bienestar de su futuro, ven como único camino para su supervivencia, este compromiso es en
casi todos los padres de familia de esta comunidad, ellos apuestan por sus hijos.

El trabajo es una necesidad para mantener la familia. El trabajo que realizan los niños es
una preparación para la vida adulta. La educación es uno de los mayores valores para los
Aguarunas y quieren que sus hijos terminen la secundaria, y si es posible, logren estudios
universitarios o técnicos superiores. Muchas mujeres no terminan la secundaria porque
embarazan a temprana edad. El descanso y el deporte son importantes, pero no son tomados con
mucha importancia por los adultos, por tradición, los niños no deben jugar en las tardes para no
provocar la lluvia impidiendo la actividad del siguiente día, según la creencia.

Educación

Las comunidades nativas tienen escuelas con profesores bilingües, aunque no tienen
materiales ni textos adecuados. Durante los últimos 50 años, el sistema tradicional de educación
bilingüe para los niños Awajún/Wampís ha usado la alfabetización en la lengua materna como
medio para lograr el aprendizaje del español, luego dejando de lado el idioma materno en la
enseñanza oficial.

Hay dos modelos principales en la educación bilingüe. El modelo de transición emplea el


idioma nativo. En el primer grado el alumno aprende a leer y escribir en su lengua nativa y a
la vez aprende el segundo idioma en forma oral, o sea entender y hablar.

Cuando el niño ya pueda leer y escribir su primera lengua y tiene una mínima habilidad
en la segunda legua, entonces se hace la transición a la segunda lengua, que será la única
para el resto de la etapa escolar.

Con el modelo de mantenimiento se utilizan ambos idiomas a lo largo de toda la


etapa escolar, poniendo énfasis no sólo en ambos idiomas sino en ambas culturas. Así se
trata de evitar la marginación de la lengua nativa. Sin embargo no se busca el aislamiento
de los indígenas sino una política educativa intercultural que abarca de manera crítica y
creativa las tradiciones indígenas y los conocimientos y valores de otras culturas.

Una propuesta educativa para los pueblos indígenas debería incluir no sólo la
enseñanza de lectura y escritura en la lengua nativa, sino el estudio de la gramática de sus
idiomas. Este tipo de conocimiento puede ayudar a los estudiantes en el aprendizaje del

21
castellano. Pues partiría de un sólido conocimiento de la estructura de sus propios idiomas.
También aportaría al desarrollo de una literatura, escrita en sus idiomas.

La educación debe preparar al poblador de la selva para desarrollar sus capacidades


de conducción de sus propios asuntos. También se debe educar para la paz, que significa
respeto a los derechos humanos, la solución de conflictos y la superación de la discriminación.

En los programas educativos, a nivel nacional, se debe incluir la historia de la región


amazónica e información básica sobre la vida de los pueblos indígenas. La meta es lograr el
diálogo y la tolerancia, la interculturalidad y la integración. Este hecho causa varios problemas:

a. El contacto desigual con la sociedad mayor de habla española está contribuyendo


a la erosión de la identidad y autoestima Awajún/Wampís y pone en peligro la
supervivencia de su idioma

b. No hay un desarrollo del idioma materno. Los idiomas aguaruna y huambisa están
en la Lista Roja de la UNESCO de idiomas que están en peligro de extinguirse.

c. Los maestros bilingües Awajún/Wampís no tienen materiales adecuados para la


enseñanza del español. Usan los textos orientados a alumnos que tienen el
español como lengua materna, causando dificultades y un retraso en el
aprendizaje.

d. Por no tener un conocimiento de la gramática de su lengua materna, los alumnos


Awajún/Wampís no tienen una base comparativa para el aprendizaje de la segunda
lengua. El resultado es una serie de distorsiones en el español, por ejemplo, el uso
de gramática Awajún/Wampís con palabras españolas.

e. La dificultad en el manejo del español causa problemas en el aprendizaje de las


otras materias de la educación primaria y secundaria. La enseñanza en todo nivel
es de baja calidad.

Varios centenares de Awajún/Wampís se han formado en institutos pedagógicos en Jaén,


Iquitos, Pucallpa y otros lugares. Varios jóvenes están estudiando en la Universidad de San
Marcos en Lima, preparándose para diversas profesiones. En las comunidades escuchan la radio,
y los que son universitarios navegan en Internet.

Salud

Algunas de las enfermedades principales de la región son anemia, parásitos


intestinales, diarreas de origen diverso, micosis, infecciones respiratorias agudas,
mordedura de víboras. En ciertos lugares de especial gravedad son el leishmaniasis,

22
paludismo, dengue, hepatitis B y rabia humana transmitida por murciélagos vampiros.
Muchas de las comunidades nativas tienen sanitarios entrenados en cursillos para atender
las enfermedades más comunes. Existen posibilidades de atención para enfermedades más
graves en los pueblos de mestizos y en los dispensarios de algunas misiones.

Un proyecto de mejora de la salud debe contemplar el fortalecimiento del sistema


indígena de medicina tradicional y el recojo y difusión de información sobre recursos para la
salud indígena. Muchos remedios usadas por la medicina occidental provienen de plantas
amazónicas. Falta realizar más investigación sobre los conocimientos médicos de los
pueblos amazónicos, pero es importante también proteger su derechos de propiedad
intelectual.

Para los indígenas amazónicos los animales y las plantas son gente y los humanos
están íntimamente vinculados con la dimensión espiritual de ellos. Según su cosmovisión
las enfermedades, desgracias y muerte se deben al mal comportamiento de alguna otra
persona o la intervención de los seres sobrenaturales. Se concibe la enfermedad como la
entrada de una dardo invisible en el cuerpo o por la pérdida de un elemento vital de la
persona como el alma o la sombra. En las curaciones se busca la armonía del enfermo con
la naturaleza y entre el cuerpo y el espíritu. Utilizan una serie de técnicas materiales y
simbólicas para restaurar el equilibrio físico y psíquico.

El curandero iwishín, tanto en Perú como en Ecuador, entra en un estado ampliado


de conciencia, por medio de la toma brebajes hechos de plantas psicoactivas. En la región
amazónica toma ayahuasca o datém/natém (Banisteriopsis caapi) mezclada con otra planta
como las hojas de chacruna o yaji (Psychotria viridis), toé o baikua/maikua (Datura
suaveneolens) y jugo de tabaco y otras.Es un sistema médico muy vinculado a las
ideologías indígenas que persiste porque tiene éxito.

La actitud de la gente con respecto a los curanderos es ambivalente. Piensan que


así como tienen poder para sanar puede usar el mismo poder para hacer daño.

Pienso se pueden incorporar elementos de la medicina occidental para


complementar los tratamientos. Es importante para el bien de los pueblos buscar el diálogo
entre los chamanes y sanitarios para que reconozcan las áreas donde mejor pueden
aportar. También sería importante reforzar los esfuerzos de las comunidades de organizarse
para solucionar los problemas de la salud.

Hay que dar importancia a los conocimientos y técnicas indígenas en cuanto al


manejo de la naturaleza y su contribución a la prevención y tratamiento de las
enfermedades. También se debe incluir a las plantas medicinales y la fitoterapia en los
programas de atención de la salud.

23
En la región hay una inadecuada atención de la salud. Los miembros de la comunidad
comunicaron al representante del Ministerio de Salud los tipos de enfermedades más comunes
que padecen y las deficiencias de su centro de salud. Los casos graves se tienen que atenderse
en la capital de provincia.

Muchas de las comunidades cuentan con servicios de salud, con una enfermera o
promotor de salud. Las prácticas tradicionales con plantas medicinales se ha reemplazado con
lo occidental y esto ha creado una dificultad para su adquisición. Las enfermedades de mayor
frecuencia son: parasitosis, cólicos, diarreas, y existe una alta tasa de desnutrición en los
lugares donde la alimentación no es adecuada. Este mal en su mayoría se puede observar en
los niños y adolescentes, que tienen requerimientos especiales por estar en una edad de
crecimiento.

Derecho Consuetudinario

En el ámbito jurídico nacional existe un sistema oficial del derecho como conjunto de
normas emanadas del Estado y otro reconocido por nuestra Carta Magna en su artículo 149º, el
cual es denominado derecho consuetudinario. Este derecho consuetudinario es el conjunto de
normas jurídico - morales emanadas de una comunidad, el cual responde a la concepción
axiológica propia de cada pueblo indígena y el cual les rige.

A través de los mitos y creencias podemos llegar a conocer los valores que encierra su
cosmovisión. En el grupo étnico Awajún/Wampís no existe el término "justicia", sino era utilizada la
"sanción directa", el cual sirve para restablecer el equilibrio social. Empero, ello no nos debe llevar
a concluir que todo es resuelto mediante el sistema de sanciones, porque cada caso es evaluado y
juzgado de acuerdo a sus principios implícitos que responden a los valores por ellos adoptados.

Podemos percibir etapas de regulación jurídica en el pueblo Awajún/Wampís. Una primera


etapa refiere a una regulación jurídica, la cual era mezclada con lo sobrenatural; así, por ejemplo,
Etsa y Bikut son seres míticos y reguladores sociales.

Etsa (Sol) institucionalizó las normas de conducta social, basadas en la experiencia.


Los comportamientos de los seres míticos es tomado como pautas de comportamiento a
seguir y demuestran la práctica social.

Bíkut fue un personaje mítico que transmitió conocimientos sobre las normas sociales,
sobre lo permitido y prohibido. Era la persona perfecta, el modelo de hombre Awajún/Wampís,
poseía limpieza espiritual y corporal gracias al consumo de toé, ayahuasca y tabaco verde,
después de lo cual dormía al pie de las cataratas.

24
Era considerado como un profeta, estableciendo las sanciones y difundía las normas por
las "visiones" que le producía el consumo de ayahuasca. Cuando veía que las normas eran
transgredidas, la aplicación de su justicia era estricta y podía llegar a matar. Por eso lo amarraron
al horcón de una casa y un día desapareció. A él se le atribuye la implantación del katsumkamu o
macheteo en la cabeza como sanción, el cual era una sanción pública, algunos se desmayaban
durante el castigo.

En la antigüedad, eran los jefes de familia, quienes aplicaban justicia, por no existir la
centralización de poder. Salvo las sanciones rituales y las declaraciones de guerra, el resto de
conflictos tenían relación directa con los intereses de la unidad familiar, pudiendo establecer los
siguientes castigos:

Robo: El delito de robo era considerado un comportamiento inmaduro, irracional y se


atribuía al alma de mono, supuestamente, poseída por el infractor. Se le tapaba la cabeza con un
trapo y se le humeaba con humo de comején y otras hierbas (entre ellas el ají) para sacar el alma
del mono y se le mantenía hasta el arrepentimiento del ladrón.

Coqueteo: A las mujeres "coquetas" se les hacía pequeños cortes en distintas partes del
cuerpo cuando eran encontradas en este tipo de actitudes.

Brujería: Esta es vista como parte del juego del mal contra el bien. En ese sentido, cuanto
un brujo malo o tunchi mata a una persona inocente es punible, mientras que matar a un brujo o
persona dañina es moral y jurídicamente justificada.

Adulterio: En el caso del adulterio femenino, la mujer y su amante eran castigados con la
muerte. En el caso del adulterio por el hombre, la mujer se suicidaba, lo cual representaba el
desencadenamiento de una serie de muertes entre las familias de la pareja.

En este último caso, el castigo también era utilizado como un mecanismo de sanción, así
a la muerte de la mujer se producía un quebrantamiento social, el cual solamente podía ser
reestablecido con la muerte de cualquier miembro de la familia del adúltero.

En la actualidad muchos de los procedimientos Awajún/Wampís se han visto influenciados


por la sociedad moderna, así podemos establecer la centralización del poder en autoridades
representativas, creadas mediante diversos dispositivos, entre ellos el D.L. 22175, el cual crea la
figura del jefe comunal y es el representante de la comunidad.

La influencia de estos dispositivos ha originado el desplazamiento de las sanciones


mencionadas como el katsumkámu, las hincadas con daga, los maltratos físicos, el castigo, los
cuales pueden ser practicados, pero como excepción.

Los Awajún/Wampís frente a las Injusticias

25
El misionero jesuita, José Martín Cuesta, que trabajó muchos años con los
Awajún/Wampís, ha manifestado que los Awajún/Wampís son pacíficos cuando se les respeta,
pero que se pueden pasar al ataque armado frente a las injusticias.

Personalmente he podido comprobar, durante todo el tiempo que he permanecido


entre los Awajún/Wampís y huambisas, que estos indios, lo mismo del Santiago y
Marañón que los de la serranía (mujá), son siempre pacíficos y buenos amigos,
cuando se les respeta y no se abusa de ellos, y ante la menor injusticia o abuso se
alborotan, y se rebelan enseguida, pasando fácilmente al ataque armado (Martín
1984-9, II: 116).

Un mito Awajún también orienta a la gente a organizarse para enfrentar una agresión.

Antiguamente, cuando los animales eran personas, un cangrejo gigante, llamado


Ugkaju, comandaba un ejército compuesto de hormigas y peces que mataban a los
guerreros más fuertes, que eran los tigres, tigrillos, zorros y aves grandos como paujil
y pavas del monte. Ugkaju golpeaba el agua con su pinza formando inundaciones
que ahogaba a la gente. Los guerreros no podían vencerlo.

Por fin, se reunieron los animales más débiles para planificar un ataque. Eran los
armadillos y unos pajaritos que hacen sus nidos en huecos en la tierra. Según el plan,
iban cavando túneles que llegaban a la casa de Ugkaju. La próxima vez que
golpeaba el agua, los animalitos abrieron los túneles y todo el agua corrió por ellos y
el cangrejo gigante quedó en seco. Entonces el páucar tomó su lanza y lo mató.

El mensaje de este mito es que los más débiles pueden vencer si se organizan bien. Es el
trasfondo del pensamiento de los Awajún/Wampís en cuanto a sus organizaciones y las
reivindicaciones.

Los Awajún/Wampís no temen hacer frente a las agresiones. El joven, en un rito de


iniciación, viaja a la cascada sagrada para buscar una visión de un antepasado (ajútap) que le
dará protección en un enfrentamiento. Los hombres están dispuestos a morir en defensa de su
pueblo, sus tierras y sus recursos. Cuidan mucho a los niños y las mujeres y aseguran que no
estén en lugares donde hay peligros, a diferencia de los colonos que tenían a sus niños y mujeres
presentes en el lugar donde estaban desobedeciendo el orden de desalojo, una situación
sumamente conflictiva y peligrosa.

Otro aspecto del carácter Awajún/Wampís es la solidaridad étnica. Frente a una agresión
de personas de fuera de su etnia, dejan de lado toda querella entre ellos, y se unen para enfrentar
al enemigo común. Toda la etnia jíbara, los Awajún, Huambisas, Shuar y Achuar reaccionan como
si fuera una sola persona.

26
Organizaciones Representativas

La comunidad es una entidad política y sus autoridades la representan frente a


entidades ajenas. Para el funcionamiento de la economía diaria en la comunidad los clanes
familiares son las entidades que funcionan. Muchas veces fracasan los proyectos que se
intentan a nivel de comunidad. Si toma la iniciativa la familia de un promotor o técnico, muchas
veces se quedan marginadas las otras familias.

Consejo Aguaruna y Huambisa

Federación de Comunidades Nativas del Distrito de Cahuapanas

Federación de Comunidades Aguaruna del Río Dominguza

Ijumbau Chapi Shiwag

Organización Central de Comunidades Aguarunas del Alto Marañón

Organización Aguarunadel Alto Mayo

Organización Central de Desarrollo de las Comunidades Fronterizas del Cenepa

Organización Nativa Awajún de la Provincia de Alto Amazonas

Organización Aguaruna de San Ignacio

Organización Regional Indígena del Alto Mayo

El Estado y el Pueblo Awajún y Wampís

En los últimos años los Awajún/Wampís han logrado ocupar puestos de responsabilidad
en el Estado peruano. En los departamentos de Amazonas, San Martín y Loreto han sido elegidos
alcaldes y regidores. En el departamento de San Martín hay un juez de paz Awajún. En el distrito
de Imaza y en la provincia de Condorcanqui del departamento de Amazonas, un Awajún ocupa el
cargo de jefe de la ADE del Ministerio de Educación. También el Estado tiene contratados a
profesores bilingües y promotores de salud Awajún/Wampís.

Las comunidades nativas poseen títulos de propiedad de las tierras que ocupan que
abarcan las tierras de aptitud agrícola y los bosques de protección cedidos en uso por el Estado,
según los contratos firmados con la comunidad. Además, el estado peruano ha firmado el
Convenio OIT no. 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes. El artículo
14, # 1 dice lo siguiente:

27
Debería reconocerse a los pueblos interesados el derecho de propiedad y de
posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan. Además, en los casos
apropiados, deberán tomarse medidas para salvaguardar el derecho de los pueblos
interesados a utilizar tierras que no estén exclusivamente ocupadas por ellos, pero a
las que hayan tenido tradicionalmente acceso para sus actividades tradicionales y de
subsistencia. A este respecto, deberá prestarse particular atención a la situación de
los pueblos nómadas y de agricultores itinerantes.

La Interculturalidad entre los Awajún/Wampís y la Sociedad Mayor Peruana

Con la excepción de los ancianos, la mayoría habla castellano, pero prefieren hablar su
propio idioma dentro de su territorio. Poseen radios y escuchan las noticias nacionales e
internacionales, y los jóvenes están al tanto de las últimas novedades de música y canciones en
castellano.

Hay una diversidad de culturas en nuestros países. Una cultura está conformada
por las maneras de pensar de un pueblo, que está estrechamente relacionados al idioma.
Un idioma no sólo es un medio de comunicación sino una forma de concebir la realidad.
todo pueblo tiene derecho a vivir su identidad y hablar su idioma. Si buscamos la paz y la
justicia, debemos respetar el derecho a las formas diferentes de vida que han desarrollado
nuestros pueblos.

Toda persona, para participar en la vida de una sociedad tiene que adquirir una
aptitud comunicativa que llamamos identidad, porque refiere a los elementos comunes o
idénticos que comporten las personas. El individuo se integra dentro de un sistema social
por medio de la interiorización de símbolos, motivaciones y sentidos compartidos que son
comunes a todos los miembros de la sociedad. Uno de estos sistemas de símbolos es el
idioma.

Otra base para la identidad de los pueblos es la tierra, los ríos, y los bosques.
Comparten un conocimiento profundo de su medio ambiente, la flora y fauna. En palabras
del ingeniero Sergio Chang (1987: 34) la identidad étnica es "hablar su propia lengua, tener
conciencia de un territorio ocupado por sus antepasados, creencias, costumbres,
tradiciones, formas de vida, identificación a parientes, independencia, ayuda mutua".

La educación tradicional nativa tiene valores y una sabiduría que ha permitido


enfrentar con éxito el difícil medio selvático. Los grupos étnicos de Ecuador y el Perú
poseen una diversidad que no ha sido apreciada por los portadores de la cultura occidental.
Lo que propone es un respeto y valoración de las expresiones de estas culturas: su
tecnología, arte, idioma, medicina tradicional ciencia y religión. Se propone, entonces un

28
proyecto de afirmación de la identidad culturales indígenas que a la vez incorpora elementos
procedentes de la racionalidad occidental.

No existe sentimiento de inferioridad más que la falta de la oportunidad para mejorar la


calidad de la educación. La autodenominación awajún o wampís como tal es expresado con
mucho orgullo y coraje, desde que nunca han sido derrotados desde la historia por parte de los
invasores religiosos, militares o de ninguna cultura andina.

II. Conocimiento Tradicional sobre el Uso y Manejo de la Biodiversidad

La biodiversidad es la cantidad y variedad de seres vivos que existen en un área


determinada y en un momento histórico específico. Abarca la flora y fauna y los grupos humanos
con sus conocimientos de tecnología (Brack 1997:5). El pueblo Awajún y Wampis, durante
milenios de interacción con el medio ambiente, ha desarrollado un amplio y sistemático
conocimiento de su entorno que ha permitido transformar la naturaleza para mantener su forma
propia de vida.

El resultante sistema de subsistencia abarca no sólo factores materiales sino prácticas


culturales tales como justificaciones, prohibiciones, restricciones y creencias encerradas en la
“percepción del mundo natural como animado y habitado por seres sobrenaturales con los que
los humanos se pueden comunicar a través de cantos, rituales y sueños” (Brown 1984: 134).

Betty Meggers (1983: 35), una especialista en temas de adaptación de los pueblos a
los microambientes amazónicos, aplicó el modelo biológico de diversificación a las
distribuciones culturales de los pueblos amazónicos. Este estudio relaciona el conocimiento
tradicional y la diversidad biológica y demuestra la importancia de los valores culturales de los
pueblos jíbaros en el marco de la estrategia de conservación de la diversidad biológica para la
región.

Debido a la historia ambiental de la Amazonía había períodos secos, en las épocas


glaciales, cuando gran parte de la Amazonía era sabanas con bosques de refugios en ciertos
lugares. Debido al aislamiento de un refugio a otro, una gran cantidad de especies nuevas
evolucionaron que explica la gran biodiverisidad en flora y fauna, que es mayor que en cualquier
región tropical del mundo.

Como los pueblos tienen que adaptarse al lugar con su gran diversidad de flor y fauna, ha
adquirido conocimiento de las plantas silvestres y domesticados y de los animales. También
desarrollaron tecnología para aprovechar los recursos naturales, formas de organización social
para realizar sus tareas e ideología religiosa para legitimar las tecnologías y pautas de

29
organización.

En cuanto a los idiomas de esta familia lingüística, no se encuentran en otros lugares de la


Amazonía a diferencia de las familias Arawak, Caribe y Tupí-Guaraní. Estos pueblos
probablemente migraron en las épocas secas buscando lugares de bosques. Estos pueblos
adaptados al bosque habrían tenido dificultades en adaptarse a las sabanas. Los Jíbaros, en
cambio, habitan una región probablemente arborizada durante el último período árido, y por lo
tanto dispusieron de un largo tiempo para la especialización cultural.

Según Meggers (1983: 35), todos los aspectos de la vida de los pueblos jíbaros están
entrelazados.

La cultura jíbara es una red complicada en la cual los aspectos económicos,


sociales, religiosos y tecnológicos están íntimamente entrelazados. (...) La
integración es tan completa que la interferencia sobre cualquier aspecto puede
causar la destrucción de toda la configuración.

Como veremos, hay una estrecha relación entre los conocimientos del hábitat, las
tecnologías empleadas, la división del trabajo entre hombre y mujeres y la cosmovisión. Las
grandes deidades son protectores de los lugares importantes de la naturaleza y hay una serie
de creencias que motivan a los awajún y wampís a preocuparse por la conservación de la
biodiversidad.

Según el naturalista P. José María Guallart, por medio de un proceso de la observación


y reflexión, este pueblo ha podido identificar, nominar, y clasificar la naturaleza. Hay 693
especies forestales identificadas pero sólo 50 han sido estudiadas. 20 a 30 son aprovechables con
tecnología apropiada, 7 tienen valor comercial. El promedio de especies por hectárea es 360, y un
promedio de 12 de la misma especie por hectárea. Muchos no son aprovechables por sus
características de pendiente, susceptibilidad a la erosión e inaccesibilidad. Los Awajún y Wampís
identifican a 50 especies de palmera.

Plantan tres especies de árboles, shíkiu, wámpushik y samík en los bordes de los ríos
para evitar derrumbres.

El P. Guallart identificó las siguientes especies animales. Por supuesto hay más, sobre
todo, especies de insectos.

Ordenes Familias Especies.

Mamíferos 8 25 77

Aves 18 53 235

30
Repties:

Ofidios 1 5 41

Saurios 1 3 18

Tortugas 1 4 10

Cocodrilos 1 1 2

Anfibios 1 6 39

Peces 10 29 206

Moluscos 11

Crustáceos 6

Insectos 102

Anélidos 6

Caza y Pesca

En la actividad de caza también hay una división del trabajo según el género. El hombre
puede cazar sólo o con su esposa. La fabricación y manejo de armas y trampas son tarea
reservada para los hombres y así como la matanza, el desollamiento y el tratamiento de las pieles.
Son tareas de la mujer el entrenamiento y control de los perros, el descuartizamiento de los
animales grandes, el lavado de los despojos y el reparto de la carne. Tanto el hombre como la
mujer puede transportar lo cazado o desplumar las aves.

Los animales que mayormente se cazan son los mamíferos medianos o pequeños como
el majaz, carachupa, monos (maquisapa y coto mono), sajino, huangana; además se cazan aves.
Identifican casi 300 especies de aves con nombres, y una clasificación que corresponde a las
especies científicas. Todos se consideran comestibles con la excepción de halcones, gallinazos
y buhos. Reconocen 85 especies de reptiles y anfibios, de los cuales comen 30. Generalmente
no comen serpientes, algunas lagartija, ranas y sapos venenosas y el caimán.

Cuando dejan de cultivar una chacra siguen cuidando las palmeras y árboles frutales
que van brotando, probablemente de semillas dejadas en los excrementos de roedores que
comen las plantas de las chacras. Los animales, entonces acuden a estas antiguas chacras
para comer las frutas, y por eso son lugares proferidos para cazar.

El principal instrumento de caza fue la cerbatana, la cual es silenciosa y efectiva, la punta


de las flechas eran envenenadas con curare. Para los animales pequeños se les colocaba trampas
y lazos, para los animales más grandes se cazaba con una lanza de chonta. A partir de 1890 (la
llamada epoca del caucho) comienza a generalizarse el uso de la escopeta; primero las llamadas

31
escopetas de chimenea, de avancarga. Recientemente las de retrocarga, de marca ordinariamente
"stevenson" de calibre l6. En épocas se elevan el precio de los cartuchos o la dificultad para
adquirirlos, se regresa un poco a la tradicional cerbatana.

Según la creencia Awajún/Wampís, las Nugkui crían los animales silvestres como
huanganas y sajinos en corrales subterráneos y los van soltando para que los hombres los puedan
cazar. También curan las heridas de los animales. Si un cazador caza demasiadas piezas o deja
escapar a un animal mal herido, Nugkui lo castiga, cerrando sus corrales. Esta creencia ayuda a
los cazadores a no desperdiciar la carne.

Los poderes de Etsa (Sol) complementan los de Nugkui. Es el héroe cultural masculino
responsable de muchas innovaciones tecnológicas. También estableció mucho del orden material
y social por medio de proclamaciones y conjuros.

Antiguamente Esta salvó a la gente del antropófago, Ajáim, que exterminaba a la gente.

Cogía a los Awajún/Wampís con trampa como palomitas. Ellos quedaban


enlazados con una cuerda muy delgada, pero no sabían soltarse, y Ajaím se los
comía.

Ajáim encontró a una mujer, la mató y mientras la destripaba encontró un huevo


que colocó encima de una roca. Cuando Ajáim limpiaba las tripas, Tsukágkamas
(especie de garza) llegó y tiró el huevo al agua. Tsúgki, el espíritu guardián del
mundo subterráneo, criaba al niño Etsa (Sol). Ajáim cocinó la cabeza de la mujer,
comió el cerebro y guardó la calavera. Según una versión esta mujer era la esposa
de Tsugki.

Un día Tsugki mandó a Etsa a recoger ajíes en la chacra de Ajáim. Este capturó a
Etsa y decidió que, en vez de matarlo, lo criaría para que pudiera matar pájaros y
llevarlos a la casa para que comiera. Etsa cazaba tanto que estaba acabando con
todas las aves. Un día la paloma Yápagkam le advirtió que no debía acabar con las
aves y le indicó que metiendo unas plumas en la cerbatana y soplando podría
multiplicar los pájaros. Entonces volvieron a abundar los pájaros. Luego Yápagkam le
contó a Etsa que Ajáim había matado a su madre. Para vengarse, Etsa mató a la
esposa de Ajáim y la transformó en venado. Sólo la cabeza no acabó de
transformarse. Etsa cortó la cabeza de mujer, la escondió, cocinó el resto de la carne
de venado y le sirvió a Ajáim. Luego le pidió a Etsa que llamara a su esposa. El tocón
que Etsa había conjurado para contestar gritó: “Regresaré después de lavar las hojas
de yuca”, y Ajáim pensaba que era su esposa que contestaba. También habló el palo
wai que se usa para sembrar. Después de llamar varias veces a su esposa, Ajaím

32
empezó a desconfiar. Entonces Etsa mandó a Ajaím para que se bañara para darle
tiempo para preparar la cabeza de la señora (ibid.: 44).

Después del regreso de Ajaím, Etsa sacó la cabeza y la dejó caer sobre una hoja
y sonaron sus aretes. Ajáim, al escuchar los aretes de su esposa se dio cuenta que
Etsá había vengado la muerte de su madre. Etsa atravesó a Ajáim varias veces con
su lanza y lo aprisionó con guayaquiles. Más tarde Kúyu (pava del monte) se fue a
ver a Ajáim y vió que una picaflor estaba chupando unas flores que habían brotado
del pene de Ajáim, y se dieron cuenta que no se había muerto. Entonces las aves
kuyu cortaron los guayaquiles y lo llevaron. Las kuyu se pusieron a matar aves para
que comiera Ajáim, el cual chupaba sus ojos. Más tarde las aves que habían cazado
se levantaron y hablaron.

Las aves a las que no chupó sus ojos, dijeron que lo iban a llevar. Las aves de
distintas especies y por turno llevaron a Ajaím y lo dejaron lejos, en el río Tugkím,
donde nadie vive y lo amarraron a la orilla de un río para que pudiera pescar. Al darse
cuenta que estaba acabando con todos los peces con la mano derecha, lo voltearon
para pescar con la mano izquierda que podía agarrar menos peces.

Este mito tienen dos advertencias contra el exterminio de especies animales, Etsa que
exterminaba las aves y Ajaim que exterminaba los peces. Este tipo de relato es importante en la
formación de los jóvenes sobre el manejo sostenible de los recursos.

Etsa es el que enseñó a los hombres las técnicas de cazar y hay un mito que trata el
tema de la selección de los alimientos comestibles en el tiempo primordial. Etsa (sol) y Kujáncham
(zarigüeya) prueban la carne hervida de cada animal y seleccionan la carne más sabrosa para que
sea comestible. Luego la carne se transforma en el animal vivo y se escapa.

33
Para el éxito en la caza, los hombres tienen que conocer los ánen o canto mágicos. Según
la tradición oral un hombre se hizo amigo de Tsewa el mono machín (tséje) primordial, quien le
enseñó los ánen para cazar. Este hombre los usó para matar a los familiares de Tsewa, que para
vengarse convirtió al hombre en tseje.

El cazador canta ánen para atraer o seducir a los animales. La letra de algunos habla de
aves bellas y mujeres, y a veces le acompaña su esposa como cebo para atraer a los animales.
Otros ánen cantan de aves de rapiña que siempre encuentran su presa. En los ánen cada animal
tiene una denominación metafórica para no pronunciar el nombre mismo de su especie. También
hombres y mujeres cantan ánen para los perros cazadores para que tengan suerte. Refieren al
perro cazador doméstico en los ánen con la palabra putúkam, que es el perro salvaje (Ictyon
venaticus) conocido por su gran destreza como cazador.

Un ejemplo de anen para cazar es lo siguiente (Brown 1986: 76). El cazador se


compara con el pájaro wiísham que tiene un canto que encanta a los que escuchan.

Soy tu wiísham

Amigo wiísham

Wiísham que ama

Amigo wiísham

Tu wiísham

Sin fallar atraigo al mono machín

Tu wiísham

Amigo wiísham

Tienen nombres para 150 especies de peces de los cuales todos son comestible con la
excepción del parásito canero. La mayoría de los invertebrados se consideran incomestibles
excepto la larva suri, una especie de hormigas, caracoles, cangrejos y camarones.

La pesca es una actividad en la que puede participar varones y mujeres de cualquier edad
y a los largo del año. Se intensifica la pesca en la temporada del mijano, durante los meses de
setiembre y octubre, cuando los peces surcan los ríos para desovar. Realizan pesca colectiva con
el veneno barbasco o huaca. No participan las mujeres embarazadas porque su presencia debilita
el veneno. La mujer se encarga del ahumado cuando la cantidad es grande.

34
Pescan con caña y anzuelo, trampas y tarrafa. Actualmente algunas familias tienen
piscigranjas donde interviene cualquier miembro de la unidad doméstica en la alimentación de los
peces.

Recolección

Recolectan una gran cantidad de frutas como el aguaje y guaba y el cogollo de distintas
palmeras como la chonta, miel, hongos comestibles y hojas de diversas plantas. También se
recolecta el suri, la larva de un coleóptero que vive en los troncos de las palmeras, larva de
avispas y la hormiga wéek que se recolecta en noviembre cuando se engordan. Recogen ranas,
renacuajos, cangrejos, caracoles y tortugas. Un alimento especialmente apreciado es el polluelo
del guarcharo, táyu (Steatornis caripensis) que se encuentra en cuevas. También recolectan
huevos de aves y tortugas.

Problemas

Los lugares hay poblaciones grandes y concentradas la biodiversidad está en crisis.


Algunos de los factores son los siguientes: el crecimiento de la población y la necesidad de
explotar más recursos para tener dinero para educación, salud, transporte, herramientas y ropa.

La extracción irracional de la madera priva muchos animales de su hábitat. La carretera ha


favorecido la entrada de colonos con sus técnicas depredadoras de las tierras y la siembra de
narcóticos.

III. Uso del Espacio y Ordenamiento Territorial

Los pueblos indígenas han establecido una relación de respeto con su medio natural.
Han desarrollado conocimientos para hacer uso de su territorio, formas de ocupación,
ordenamiento de sus actividades basado en las necesidades de subsistencia. Asimismo, han
desarrollado técnicas y prácticas para usar los recursos naturales que les ofrece cada
ecosistema.

Los tres seres poderosos de la cosmovisión, el espíritu de la tierra Nugkui, el espíritu


del bosque Etsa y el espíritu del agua Tsugki están vinculados a los espacios que utilizan.
Tienen un papel cognitivo: proporcionan puntos de referencia que ordenan y organizan
diversas asociaciones en patrones significativos, una plantilla cognitiva para poder entender y
actuar sobre el mundo como muestra la siguiente tabla (Brown 1976: 165).

35
Espíritu Nugkui Etsa Tsugki

género femenino Masculino femenino/masculino

ubicación terrestre chacra Bosque río

ubicación cosmográfica tierra sol arco iris

actividad de subsistencia horticultura, caza pesca

crianza de animales

habilidades cerámica trabajo en madera chamanismo

vínculo con animal ave sukuyá mono machín boa, delfín, nutria

piedra mágica nantág yúka (caza) yúka (magia de amor, pesca)

En las actividades de la subsistencia se utilizan fórmulas mágicas, ánen, y piedras mágicas,


nantág y yúka, para dirigir el pensamiento hacia el objetivo de la actividad e influir en ella, pero
la gente tiene amplios conocimientos de su territorio y el uso de sus ecosistemas.

La topografía del territorio awajún y wampis es básicamente bosque tropical


húmedo con colina alta y unas escasas tierras aluviales onduladas. Las condiciones de vida
en las zonas rurales de los dos países son similares. Los terrenos de altura marcan las
vertientes entre los ríos y quebradas y son de poca fertilidad. En cambio, las zonas
inundables dejan una capa de limo en la época de vaciente que es muy favorable para el
cultivo.

El sistema hidrográfico consiste en el río Marañón con sus afluentes Chiriaco (Muchinguis),
Cenepa, Nieva y Santiago con una gran cantidad de subafluentes. También hay comunidades
awajún en los departamentos de Cajamarca, San Martín y Loreto. Los Wampis están ubicados en
el alto Santiago y alto Morona.

Lugares de pesca y caza de aves: ríos, quebradas, lagunas

Lugares de chacras

Namák: chacra en las islas

Múja: chacra en alturas

36
Clasifican los suelos según su apariencia indicando el uso de ellos:

Shuwín nugka (tierra negra): pocas palmeras y árboles frutales, apto para maíz,
plátanos, sachapapa, maní.

Kapantu nugka (tierra roja): presencia de barbasco, sirve para plátano, yuca, cacao.

Buchíg (terreno pedregoso): presencia de majás, armadillo y añuje, pozos donde toman
agua los animales.

Kayámjintin (tierra arenosa): apta para maní.

Kampáu (tierra con hojas): presencia de palmiche (kampának) muy bueno para techos
de la casa, abundan cotomono (yakúm) y otros animales, cuevas de tayu (aves cuyos
polluelos son un alimento muy apreciado).

Suúg (islas): tierra sin mucha vegetación, se siembra maní, plátano, maíz, frijol.

El asentamiento poblacional tradicional ha sido de 80 a 120 habitantes de familias extensas por


razones ecológicas y culturales. Estas agrupaciones, que se encontraban a lo largo de las
afluentes de los ríos y las quebradas, eran emparentadas y se unían en alianzas con fines
principalmente militares. Una casa se ubicaba a media hora de camino de otra, aunque sí
mantenían contacto con otras casas por medio de la voz, el instrumento semiótico llamado
tuntui y visitas frecuentes. La palabra yakat, yakta para pueblo en Awajún/Wampís da fe de
este hecho. Tuvieron que prestarse la palabra proveniente del quechua, llakta, para expresar
esta idea.

Con la creación de las escuelas bilingües por el Instituto Lingüístico de Verano, a partir de
1955, se puso en marcha migraciones hacia los ríos grandes y una concentración poblacional
en torno a las escuelas. Otro momento de cambio fue de circunscripción en comunidades de
acuerdo a la Ley de Comunidades Nativas de 1974 que fomentó la titulación legal de las
tierras.

A pesar de este hecho, la unidad de producción y consumo sigue siendo la familia nuclear, a
veces aumentada por otro familiar: un yerno, viuda o niño huérfano. Mantienen relaciones
estrechas entre los miembros de los antiguos asentamientos, formando clanes bilaterales, pero
ahora hay varios de estos clanes circunscritos dentro de la comunidad.

Generalmente se casan entre personas de comunidades distintas y el hombre se traslada a la


casa de su esposa, y después de unos años construye su propia casa cerca de la de sus
suegros. A veces hay excepciones por escasez de tierras. El joven tiene la obligación de servir
a sus suegros, sobre todo proporcionándoles carne y leña.

37
Esta forma de asentamiento tiene como resultado un grupo de mujeres emparentadas que
viven cerca entre sí y facilita la colaboración. Los hombres, generalmente de otras
comunidades, mantienen una red de contactos con parientes en otras comunidades, importante
para la comunicación en la microregión y la defensa de sus tierras y familias. Estas relaciones
se mantienen por frecuentes visitas entre las familias. En el caso de tensiones o dificultades
entre familias, una de ellas migra a otro lugar.

Casa

Las casas tradicionalmente están construidas en terrenos altos dominando la quebrada y rodeada
por las chacras. Los asentamientos actuales han aumentado en tamaño y abarcan
aproximadamente a 300 personas, pero ahora hay comunidades con casi 2,000 habitantes.

Dicen que antiguamente la gente no sabía construir sus casas. Vivían debajo unas hojas. Un día el
personaje Lluvia (Yumi) les comunicó en sueños la técnica de construir la casa para que no
sufrieran del frío y de la lluvia.

En general, la construcción de una casa se basa en el conocimiento de la zona y el material


empleado consiste en maderas, sogas y hojas de palmera. Esta construcción permite que la casa
se encuentre siempre ventilada frente al asfixiante calor del exterior. El modo de fabricación y
construcción de una casa aguajún y wampís no ha variado en el transcurso del tiempo. Si ha
variado la distribución de la misma.

Antiguamente, en el interior de una casa Awajún/Wampís tradicional estaba dividida en dos partes
una destinada para los hombres y otra para las mujeres, debido a la diferenciación de actividades
entre uno y otro género. En el área de las mujeres había una puerta a un extremo y había camas y
fogones para la cocina, tinajas para el masato y plataformas para perros y animales domésticos.
La parte de los hombres tenía también una puerta destinada para los hombres y visitantes,
asientos para las visitas y una cama alta para los hombres solteros. Hoy en día, esta diferenciación
física de los espacios no existe. De otro lado, algunas casas tienen anexada una pequeña cocina
donde se hace la preparación de alimentos.

En la actualidad, la mayoría de casas nativa miden de 12 a 14 mts. de largo por 6 a 8 mts. de


ancho y se ha visto reducida por la disminución de materiales y, por esto mismo, la forma elíptica
ha sido modificado por la forma rectangular.El líder es el muun o padre de familia. La casa, jega,
está rodeada de un área desyerbada y cerca se encuentran plantas medicinales, árboles
frutales y palmeras.

En la casa hay una banca de madera especial donde se sienta el padre de familia llamada
chimpuí. Las otras bancas, llamada kutág son más bajas y son los asientos de las mujeres y
niños.

38
Horticultura

Se emplea el término horticultura para referir al sistema de policultivo a pequeña escala, a


diferencia de la agricultura de monocultivo a mediano y gran escala.

Las deidades femeninas Nugkui enseñaron a los Awajún y Wampís a cultivar las plantas y
a fabricar vasijas de barro. Dieron las pautas para la relación entre la tierra y los productos
agrícolas y una advertencia contra el mal uso de la tierra.

Antiguamente la gente vivía miserablemente comiendo topa y algunas otras


hierbas silvestres, que se calentaban en el sobaco. Un día una mujer que recolectaba
caracoles vio cáscaras de yuca flotando en el río de un lugar río arriba. La mujer
seguía el río hasta encontrar a Nugkui lavando yuca a la orilla del río. La mujer trató
de convencer a Nugkui a que volviera a su casa para proporcionar comida a su
familia hambrienta. No aceptó la invitación, sino mandó a su hija. La hija de Nugkui
invocaba grandes cantidades de plantas cultivables y aparecían mágicamente.
También proporcionaba muchas vasijas de barro para servir la comida.

Un día una madre de familia salía a su chacra y pidió a sus hijos que se portaran
bien con la niña Nugkui. Estos niños traviesos, al ver que aparecía lo que llamaba la
Nugkui, pensaba que era un juego. Pidieron que llamara a víboras, pero la Nugkui
dijo que no debía porque podrían hacerles daño. Los niños insistieron, la hija de
Nugkui las llamó y los niños asustados gritaron que las quitaran y desaparecieron.

Luego los niños pidieron que trajera a los tigres, pero la hija de Nugkui dijo que no
debía porque podrían hacerles daño. Los niños insistieron, la hija de Nugkui los
llamó, y los niños se asustados gritaron que las quitaran y desaparecieron.

Finalmente los niños pidieron que trajera a los diablos. La hija de Nugkui dijo que
no debía llamarlos porque una vez aquí no podía quitarlos, pero los niños insistieron.
Llegaron los diablos y los niños asustados gritaron que se quitaran, pero se quedaron
los diablos.

Los niños traviesos, entonces, echaron ceniza a los ojos de la hija de Nuegui en el
momento que llegaba la mamá. La hija de Nugkui subió por el techo de la casa y la
mamá de los niños trató de agarrarla, pero un árbol de guayaquil se inclinó y la hija
de Nugkui entró en el tronco y bajó al interior de la tierra. Con ella desapareció una
gran cantidad de los productos de la chacra.

Con la desaparición de la hija de Núgkui, la gente volvió a su estado original de


pobreza. Después de un tiempo, Nugkui tuvo piedad y, apareciendo en el sueño de

39
una mujer le indicó donde encontrar un conjunto de plantas que luego sembraron.
Desde entonces las plantas requieren de el esfuerzo de las personas para crecer.

Nugkui y su hija son símbolos de la tierra. Si se maltrata a las Nugkui, o sea si a la tierra
se la maltrata, pierde su productividad. La relación con las Nugkui es la base de la productividad
de la tierra. Las mujeres Awajún/Wampís cantan a las Núgkui ánen, cánticos rituales, para que
sus chacras produzcan bien. A continuación hay un ejemplo:

A Núgkui semejante porque mujer soy yo.

Conjuro los sembríos:

“mis hijitos, los hijos de mi hermana

detrás van acudiendo, ya se acercan.

Con ellos acudan, ¡vengan mis yucas!”

Conjuro los sembríos,

porque yo soy como la mujer Núgkui.

La yucas son mis hijas, jugando ya se acercan.

También los hijos de Shakaim, mi esposo,

jugando ya se acercan,

mis yucas, mis hijitas ya brincando se acercan.

Porque yo soy como la mujer Núgkui

conjuro los sembríos, conjuro los sembrios.

40
Se preocupan en no desperdiciar los productos de la chacra porque se molestaría Núgkui.

Existe una complementariedad en las distintas actividades agrícolas con la participación


de los miembros de la unidad doméstica. Los varones abren la chacra con la técnica de tala y
quema con la ayuda de sus hijos varones. Cortan con hachas de metal la vegetación dejando en
pie los árboles más grandes y juntan los desbrozos para que se sequen. Luego queman estos
montículos y las cenizas sirven de abono. La práctica de los colonos de quemar toda el área
volatiliza el nitrógeno y deja el campo abierto para la erosión, producto de la acción del sol y la
lluvia.

Terminada la quema, primero siembran maíz para aprovechar los nutrientes en los suelos
y luego plantan yuca y plátanos que tienen hojas anchas que protegerán los otros cultivos más
débiles. Se siembran diversos productos como: camote, sachapapa, maní para la cual usa como
azadón el palo de chonta. La característica más importante del sistema de cultivo de rozo y
quema practicado por este grupo indígena es que la técnica empleada permite disponer más
rápido los nutrientes de la vegetación. El sistema de intercalar planta de hojas ancha con las
plantas más delicadas permite mantener el ecosistema natural preexistente.

Las mujeres conocen muchas variedades de yuca, sachapapa, camote, cocona, maní,
calabaza, zapallo y pituca. Muchas mujeres tienen 20 a 30 variedades de yuca en sus chacras.
Este conocimiento está en peligro de perderse. En muchos lugares las jóvenes entre los 10 y 35
años tienen conocimientos de pocas variedades.

Las mujeres tienen una piedritas rojas mágicas llamadas nantág. Las consideran
esenciales para la producción agrícola. A veces su ubicación se revela en un sueños. Las que
hereden de sus madres o abuelas son especialmente valiosas porque habían sido usadas con
éxito durante mucho tiempo.

Antiguamente sólo trabajaban en la chacra las mujeres. Ahora, motivados por la


necesidad los hombres cultivan algunos productos, sobre todo para la venta, como distintas
variedades de piña, maíz, plátano, cacao y caña brava.

Las tierras sólo se utilizan por dos o tres años, luego de lo cual la tierra se desgasta y
debe ubicarse otro sitio para hacer la chacra. Sin embargo, con los dispositivos dados desde la
Ley 22175, se recorta la posibilidad de que los grupos Awajún/Wampís y, en general cualquier
grupo amazónico, pueda mantener el buen nivel de producción de las tierras, porque se les
somete a un único lugar, lo cual hace que la tierra se desgaste y se vea reflejado en la
producción cada vez más baja o irregular de sus territorios.

Crianzas

41
Con la llegada de los europeos se estableció la crianza de gallinas, patos y pavos. Las
aves son fuente importante de dinero cuando hay una emergencia como una enfermedad. Están
siempre expuestos a los ataques de los tigrillos, zarigüeyas y murciélagos vampiros. También
crían cerdos y algunas familias tienen ganado vacuno.

La deidad Núgkui ayuda en la crianza de animales y es símbolo de fecundidad. Las


mujeres cantan ánen para ayudar en la crianza de los animales, por ejemplo, al ponerse el sol
la mujer canta: “¡Jaúu, zarigüeya negra, no comas las gallinas! ¡Jaúu, zarigüeya negra, no
comas las gallinas!” Si se le mueren muchas aves o perros, busca el conocimiento y poder del
Ajútap.

El Pueblo Awajún/Wampís y su Territorio

Los Awajún/Wampís, entonces, ocupan su territorio ancestral al este del río Chinchipe y la
región norte del departamento de Amazonas. En las primeras décadas del siglo veinte, con el
aumento de su población, llegaron a ocupar algunas áreas de los departamentos de Loreto y San
Martín, áreas desocupadas durante el auge del caucho con la migración de nativos y mestizos a la
selva baja de Loreto, Ucayali y Madre de Dios.

A partir del conflicto fronterizo con Ecuador de 1941, el Estado peruano construyó la
carretera Olmos-Corral Quemado con su ramal a San Ignacio. Este hecho permitió una migración
masiva de campesinos pobres de las provincias vecinas de Huancabamba, Cutervo y Chota.

La característica Awajún/Wampís de férrea defensa de sus tierras y de su independencia y


su reacción contundente contra las injusticias históricamente impidió el sistema de explotación
despiadada practicada contra otros indígenas.

La mayoría de los colonos proceden del departamento de Cajamarca y de las provincias


de Huancabamba y Ayabaca del departamento de Piura. No han recibido capacitación para las
labores agrícolas en la selva, y por lo tanto, sus prácticas están causando erosión y depredación
de los suelos.

El Estado ha promovido las colonizaciones, pero sin planificación. Algunos colonos


regresaron a sus tierras de origen, otros poseen títulos para sus parcelas, pero muchos no tienen
títulos a pesar de ocupar y trabajar sus terrenos más de veinte años.

En palabras de un líder:

El territorio de los pueblos indígenas sobre el cual se desarrolla toda una cultura
es muy rica en sus manifestaciones. El bosque, las aguas, las plantas, los
animales son cosas íntimamente ligados a la vida indígena, sueños, medicinas,
alimentación, espiritualidad, cultura, humanos, dioses, animales, plantas son un

42
todo, con vida propia e inteligencia común en los mitos, en las tradiciones, en la
historia.

IV. Posición de los awajún-wampís frente al mercado local-regional

La economía está basada principalmente en la agricultura a pequeña escala y los sueldos


de los maestros. Los hombres trabajan en el cultivo y venta de plátanos y en el transporte fluvial
(pequepequeros), de vez en cuando las mujeres participan en la cosecha y venta de plátanos. La
actividad agrícola tiene menos importancia puesto que la gente sobrevive cubriendo el mínimo de
sus necesidades básicas. Por eso prefieren que sus hijos se preparen en otra carrera antes que en
la agricultura, justificándose que ello es muy sacrificado físicamente.

Mucho de la comercialización se hace al interior de la zona. El plátano y el cacao son los


principales productos que salen al exterior. En menor escala comercializan miel de abeja, uña de
gato, sangre de grado y caña brava, algunos venden pequeñas cantidades de oro

La presencia de gente extraña no es observado como algo superior, más bien


despreciados por lo que traen enfermedades de la ciudad, enseñan a robar, en fin, como agentes
que traen desorden social de acuerdo la opinión de los padres de familia.

Los distintos gobiernos han promocionado la colonización en la Amazonía


construyendo carreteras como medio para solucionar problemas en otras regiones, sin dar
una adecuada preparación a los inmigrantes. Ha causado un deterioro al medio ambiente y
ha sido caldo de cultivo para el narcotráfico.

En la Amazonía hay muchas tierras subutilizadas o abandonadas. En vez de talar


más los bosques, se debe buscar un mejor uso de las áreas ya ocupadas. Esto implica la
recuperación de tierras degradadas y abandonadas donde es difícil la regeneración natural.
Por otra parte, se puede desarrollar estrategias para la utilización de las zonas poco o nada
intervenidas con la extracción de recursos dejando de pie los árboles.

Un manejo adecuado de los bosques, ríos y lagunas permitirá aprovechar la rica


biodiversidad. En vez de ampliar la frontera agrícola se debe intensificar el uso de las tierras
ya ocupadas. Se debe fomentar la asistencia tecnológica para mejorar la producción y
atender los aspectos sociales como educación y salud. También son importantes los medios
de comunicación como teléfono y televisión y energía limpia y barata. En vez de la
construcción de más carreteras, que significa la destrucción del bosque a gran escala, se
debe mejorar la infraestructura para el transporte fluvial.

43
Sienten mucha necesidad de participar en mercados locales y regionales para que sus
hijos pueden estudiar adecuadamente, pero falta capacitación para negociar el precio, calidad y
volumen. No se ha desarrollado una cultura de ahorro, inversión y trabajo a crédito.

Dadas las grandes distancias a los mercados y el carácter perecedero de muchos


productos, convendría establecer industrias para dar un valor agregado a los productos.

Hasta ahora el mercado principal ha sido Chiclayo, sobre todo para la venta de
plátanos, allí tienen que competir con los ecuatorianos que producen cantidades mayores.
Otros problemas son la distancia, las malas condiciones de la carretera y la condición
perecible del producto. Lo que podrían hacer es dar un valor agregado a los productos. Un
mercado posible para los Wampís sería Ecuador. Los comerciantes mestizos de la zona están
desplazándose hacia Nieva y Saramerisa porque ven posibilidades de comercio con Iquitos y
Brasil.

La mayoría sólo ha pensado en la profesión de maestro. Faltan artesanos y


empresarios. Tienen madera, barro, cueros, plumas y otros recursos.

Pienso que, además del medio ambiente, la base económica tiene mucho que ver
con la conservación de la identidad étnica. Las nuevas necesidades, como los gastos de
estudios escolares, los motores para los botes y el deseo de gozar de la tecnología
moderna han impulsado a los nativos a entrar en el mercado, pero con tremendas
desventajas. En muchos lugares los precios son bajos y las distancias a los centros de
abasto son grandes. Falta la capacitación técnica, conocimientos de administración y
contabilidad, estudios de mercados, medios de transporte y capitalización.

Hemos aprendido mucho de los proyectos de desarrollo. Se han ofrecido estudios y


capacitación y han existido intentos de organización. En muchos proyectos, se han
encontrado dificultades. Para un trabajo de desarrollo no basta sólo el conocimiento técnico.
Es esencial conocer las formas de organización de las poblaciones nativas. Se habla de
comunidades nativas, desarrollo comunal, de chacras comunales, empresas comunales.

Según el Estado Peruano la comunidad nativa es una unidad socio-económica


estable. El problema con esta definición es que, en muchos lugares la comunidad nativa no
es una unidad socio-económica estable, sino es una unidad política. La unidad socio-
económica estable es la familia extensa o en su forma ampliada lo que se puede llamar el
clan familiar local.

Las comunidades nativas están compuestas de grupos de familias, muchas veces de 10 a


30 adultos más los niños. Cada segmento es una réplica del otro. El segmento conforma el
equipo de trabajo sostenido. Cuando hay necesidad o un peligro de afuera se unen dos o

44
más segmentos. Cuando desaparece el motivo de la unión, se separan los segmentos
(Regan 1995).

Las sociedades nativas están en una etapa de cambios rápidos, pero las relaciones
tradicionales basadas en el parentesco y el género todavía están vigentes en muchos
lugares y pueden servir para proyectos de desarrollo económico. Trabajos que involucran a
toda la comunidad pueden tener éxito si son puntuales y benefician a toda la comunidad.
Cuando se trata de unir los distintos clanes familiares que existen dentro de una comunidad
para una tarea de larga duración, muchas veces surgen problemas, porque cada familia
tiene su ritmo de trabajo, intereses y preferencias.

El clan familiar es una unidad apta no sólo para un trabajo sostenido, también es el
grupo de consumo. Para evitar la escasez y la inseguridad en la obtención de los alimentos,
los miembros del clan familiar local comparten carne, pescado, plátanos, etc. Esta
convivencia tan estrecha y su interdependencia asegura las posibilidades de realizar un
trabajo en conjunto y con continuidad. Igualmente, el intercambio de información más fluida
y transparente asegura el buen manejo de los recursos.

Dentro de una comunidad suelen haber varios clanes familiares que se tiene que
identificar al planificar los proyectos de desarrollo. Podrían formularse una serie de
pequeños proyectos, cada uno llevado por un clan familiar, el cual formaría una pequeña
empresa agropecuaria o agroindustrial. Podría formarse otra instancia para coordinar entre
estas empresas para realizar algunos servicios como el acopio y el transporte.

En cualquier proyecto de este tipo es esencial la capacitación en administración y


contabilidad. Las mujeres están especialmente aptas para el manejo y control del dinero.
Pues tienen que planificar la continua alimentación de su familia para todo el año.

Los indígenas de la región fronteriza tienen recursos naturales y tecnología, pero


faltan estudios de los mercados. Podrían producir para la exportación, pero necesitan saber
qué productos e identificar los intermediarios o las redes para cada producto.

V. Visión de los Awajún-Wampís frente a la creación de ANP en su


Territorio

En el proceso de consulta para el diseño de los proyectos ITTO Cóndor y PIMA, las
comunidades y organizaciones awajún y wampis de la provincia de Condorcanqui, plantearon
que si se quería garantizar una estrategia más amplia y efectiva de conservación y desarrollo
sostenible, se debía ampliar la actual zona reservada Santiago Comaina a todo el ámbito de la

45
provincia de Condorcanqui y trabajar con un enfoque mas integral que equilibre los objetivos de
conservación y desarrollo sostenible, en beneficio de todas las comunidades y población de la
provincia de Condorcanqui, considerando su territorio ancestral y plantearon se trabajara en el
marco del concepto de Reserva de Biosfera aplicándolo al territorio de los pueblos awajún y
wampís.

En la I Reunión Cumbre de Organizaciones Awajún y Wampis, realizado en noviembre


del 2001, en el Cenepa, en la sede de Odecofroc, en la que en el tema de recursos naturales,
territorio y desarrollo sostenible, plantean y expresan como un acuerdo, asumir el concepto de
Reserva de Biosfera como marco orientador para generar su propio modelo de desarrollo
sostenible como pueblos.

Los territorios de las comunidades indígenas forman parte de este sistema de área
natural protegida y es una de las formas que puede ayudar a conservar sus territorios
tradicionales. Conservar significa la alianza que hay entre los padres y los hijos, es decir los
padres usan y guardan permitiendo que haya más recursos para las otras generaciones, los
hijos.

Esta alianza para que perdure debe considerar formas de usos: las diversas formas de
ocupar el territorio, del cambio o transformación que se viene dando por las actividades
extractivas y de cómo este cambio puede o no estar afectando la disponibilidad de los recursos
de subsistencia en las comunidades indígenas. Saben qué formas de usos renuevan, qué
repongan constantemente los recursos, y en otros casos, formas de uso que deben ser muy
cuidadosos porque los recursos como el suelo se agota y no se recupera.

Las comunidades indígenas tienen conocimiento sobre cómo conservar, cómo usar los
recursos, saben pescar, cultivar maíz, yuca, plátano, etc, conocen las propiedades de las plantas
para curar enfermedades. Tienen conocimiento de técnicas y prácticas que deben, también
recuperarse para conservar el territorio tradicional.

Saben cuánto tiempo les toma para acceder a los diverso recursos, y si los recursos se
están escaseando o no. Saben las diversas formas de ocupar el territorio, del cambio o
transformación que se viene dando por las actividades extractivas y de cómo este cambio
puede o no estar afectando la disponibilidad de los recursos de subsistencia en las
comunidades indígenas.

Con las nuevas reglas de juego como Reserva, deben entender que les da varios
beneficios a las comunidades. Además de conservar los recursos naturales, quieren participar
en el control directo de las actividades extractivas, así como garantizar la participación indígena
en la toma de decisiones vinculadas a la Reserva. También quieren beneficiarse de la

46
oportunidad de acceder a capacitarse para cumplir sus nuevas funciones en la reserva, ya sea
como comunero o como dirigente indígena.

Las organizaciones nativas son un recurso valioso cuando se trata de temas de territorio y
área protegida. Tiene una gran capacidad para movilizar a la gente y crear alianzas.

VI. Visión de desarrollo sostenible de los pueblos awajún y wampís

Usan el término “desarrollo sostenible” pero no siempre saben lo que significa. De


hecho los Awajún y Wampís siempre han practicado el desarrollo sostenible. Significa planificar
las actividades para poder seguir viviendo en el mismo territorio.

Hay una relación estrecha entre los Awajún/Wampís y la tierra que ocupan. Han podido
practicar la agricultura en una misma zona durante siglos sin un deterioro de medio ambiente.
Antiguamente cuando se vivía dispersos hasta los años 1950, había abundancia de recursos.
Ahora se han quedado reducido en asentamientos permanentes para estar cerca de las
escuelas, y con la titulación de comunidades, la inmigración de colonos y el aumento de la
población, han empezado a pensar en el desarrollo sostenible. A diferencia de muchos
colonos, los Awajún y Wampís quieren quedarse viviendo en su territorio ancestral.

Desean recuperar el territorio perdido por el proceso de titulación. Cuando titularon las
comunidades muchos Awajún y Wampís no hablaban bien el castellano y fueron presionados,
sin poder negociar, a aceptar las condiciones impuestas. Los militares e ingenieros decían que
los indígenas no necesitaban muchas tierras, pero los colonos sí las necesitaban para trabajar.

Los Awajún y Wampís inconscientemente usaban de manera sostenible su territorio


con una tecnología heredada de sus antepasados que permitía recuperar las tierras usadas
para su subsistencia. El policultivo protege la chacra de las plagas y el sistema de dejar árboles
en la chacra y sembrar plantas de hoja ancha imita la vegetación del bosque manteniendo el
suelo cubierto y facilitando la recuperación de los suelos. Otras técnicas de desarrollo
sostenible son la selección de suelos para una óptima producción la asociación de cultivos para
mantener el balance entre los nutrimentos.

Ahora, los colonos depredan grandes extensiones de tierras con el arado y yunta,
trabajan un tiempo y luego van a vivir en la ciudad.

Uno de los grandes problemas es la falta de tecnificación agropecuaria debido a la falta


de asistencia técnica, la fragilidad de los suelos, limitada demanda de los productos locales y la
poca competitividad de los productos. Los resultados son la baja calidad de la producción,
limitaciones para la diversificación de la producción. Plantean los Awajún y Wampís la

47
asistencia técnica, la búsqueda de cultivos y crianzas alternativos, la transformación de algunos
productos y la diversificación en la generación de ingresos (Abramonte y Maneiro 2002: 46-54).

Otro problema es riesgo de un deterioro de medio ambiente debido al aumento


poblacional, la presencia de empresas extractoras, ampliación de la frontera agrícola y la
corrupción de funcionarios. El efecto es el riesgo de la desaparición de flora y fauna y una crisis
alimenticia. Plantean la conservación, recuperación y explotación racional de los recursos,
especialmente forestales con campaña de concientización y capacitación (ibid.).

VII. Elementos de Género y Rol de la Mujer en la Cultura Awajún y Wampís

Es importante la noción “sistema de género” porque ayuda a superar el análisis de los


roles de hombres y mujeres cada uno por separado y entenderlos como complementos. Como se
ha visto, el sistema de género funciona como relaciones de producción. La deidad femenina
Núgkui y la deidad masculino Etsa que vivieron en el tiempo primordial definieron los roles de sus
respectivos géneros.

En la preparación de la chacra el hombre tala los árboles roza y quema, y la mujer


siembre, cultiva y cosecha. Últimamente el hombre siembra algunos productos para la venta. El
hombre hilaba y tejía la ropa, fabricaba canastas y hacía trabajo en madera. La mujer hacía
recipiente de arcilla. Esta artesanías se están perdiendo por la facilidad de comprar ropa y
objetos manufacturados. El hombre caza con escopeta o cerbatana y la mujer lo acompaña
para manejar los perros. El hombre pesca con tarrafa, construye la vivienda y antiguamente
hacía guerra. La mujer lava ropa, cocina y atiende a los niños pequeños.

En las fiestas los hombres tocan instrumentos musicales y las mujeres cantan. Los
hombres bailan con hombres y las mujeres con mujeres, o los hombres forman un círculo para
danzar alrededor de las mujeres que danzan en el interior.

Las mujeres realizan actividades en torno al hogar. Los varones son los que más
relaciones tienen con la sociedad mayor peruana. Hacen el servicio militar, estudian en las
escuelas y colegios, a veces con mestizos. Muchas mujeres no terminan la primaria o secundaria
porque dan a luz a una edad temprana y se dedican a criar a sus hijos.

La economía familiar de subsistencia depende de la mujer y su rol en las relaciones


social es fundamental. Ha sido escasa su participación pública en la política, pero con una
mayor educación formal su influencia comienza a sentirse en las escuelas y municipios.

48
Es muy importante la participación de las mujeres en las capacitaciones sobre salud
porque ellas son las que atienden a los niños en cuanto a alimentación y salud. Los maridos
debe asistir para que comprendan y faciliten el cumplimiento de lo que se aprende en las
capacitaciones.

Existe la dominación masculina, pero hay espacios para el diálogo y la negociación. La


educación escolarizada de las mujeres se está aproximándolas a una mayor relación de
equidad. Durante mucho tiempo las mujeres fueron consideradas inferiores, pero en la
actualidad existe una práctica de mayor tolerancia, según la manifestación de las autoridades
de las comunidades. Ellas participan en las reuniones de diferentes instituciones que capacitan
en diferentes temas y en sus derechos fundamentales.

Todavía hay situaciones donde la mujer siente mucha presión de parte de su padre, su
marido o ambos, y el suicidio es su forma de escaparse porque resulta en la ruptura de la alianza
entre los hombres. Esta situación es alarmante entre las mujeres awajún, pero es prácticamente
desconocida entre las mujeres wampís.

A pesar de las dificultades, se observa que las mujeres awajún y wampís se desenvuelven
con un alto sentido de autoestima en cuanto a su valor productivo, con un dominio de las
relaciones sociales dentro de su familia y su grupo. Las mujeres tienen un poder de negociación.
La antropóloga Astrid Bant dice que “las mujeres indígenas poseedoras de fuerza, convicción,
poderosas, es real”. Continua:

(...) considerando a las mujeres como “actrices” en los procesos de negociación


dentro del sistema de parentesco y matrimonio, se resuelve la aparente paradoja
existentes entre las imágenes de mujeres poderosas y mujeres sin poder, dando
lugar a un entendimiento del poder como el poder de actuar, hacer, construir, mejorar
bajo todo tipo de condiciones, también en las condiciones desfavorables (Bant 1994:
97).

Conclusiones

Los Awajún/Wampís están viviendo en su territorio ancestral, comprobado por los


testimonios de los primeros españoles que entraron en la región a partir de 1543. Es un
territorio muy apto para actividades agrarias en los lugares planos. Por ser también una región
rica en oro y otros recursos naturales, los Awajún/Wampís varias veces en su historia han
tenido que defender la integridad de su territorio contra Mochicas, Incas, españoles y colonos
de la actualidad. Las comunidades y pueblos indígenas del Perú vienen siendo perjudicados en
la propiedad y posesión de las tierras que tradicionalmente ocupan.

49
Los Awajún/Wampís desean vivir en paz y explotar sus propios recursos naturales de
manera sostenible para poder seguir viviendo en su territorio ancestral y además gozar de todo
lo que ofrece la modernidad.

Muchas veces la población indígena es considerada como un obstáculo para el


desarrollo. Sin embargo, son precisamente los que han lograda los medios para sobrevivir
en un ambiente tan difícil. Además de reconocer el aporte histórico de los pueblos indígenas
al mantenimiento de la riqueza natural de la Amazonía, es necesario que en la búsqueda de
la satisfacción de las necesidades humanas elementales del pueblo actual de la región, se
tenga una manejo adecuado del medio ambiente, tal como lo han venido haciendo por
siglos los indígenas.

Por lo tanto, se debe dar prioridad al trabajo con las organizaciones indígenas,
reforzando sus niveles de gestión, su participación en la defensa y promoción de sus
derechos fundamentales, que les permitiría ser reconocidos como interlocutores válidos y
directos de sus pueblos.

Después de tantos años de separación ente Perú y Ecuador, debemos trabajar el


tema de la reconciliación buscando la verdad, la tolerancia y el perdón para reforzar el tejido
social de nuestros pueblos. Pero no sólo se trata de divisiones entre Estados, es necesaria
la reconciliación en cuanto a la heterogeneidad cultural existente en ambos países.
Debemos buscar el desarrollo de espacios y mecanismo que favorezcan la comunicación y
el diálogo intercultural.

Se busca un desarrollo que respete el derecho de los nativos a ser diferentes y las
posibilidades de contribuir a la riqueza pluricultural nacional. Pero para poder sobrevivir
como pueblos se tiene que asegurar su propiedad sobre sus tierras y su territorios y además
el medio ambiente y los recursos naturales. Otro derecho es el de la ciudadanía y la
posibilidad de participar en las decisiones que afectan sus vidas.

Como se ha visto a lo largo de este trabajo, la cultura tradicional awajún wampís es


una red complicada en la cual las dimensiones tecnológicas económicas, sociales,
religiosas y están íntimamente entrelazados. La integración es tan completa que la
interferencia que un desconocimiento de cualquier aspecto puede causar la destrucción de
toda la configuración. Los Awajún y Wampís tienen los conocimientos que pueden asegurar
la conservación de esta biodiversidad.

50
Bibliografía

Abramonte Benites, Miguel e Iñigo Maniero Labayen. 2000. Evaluación Participativa de


Necesidades Prioitarias: Alto Marañón. Jaén: SAIPE, Piura: CIPCA, Bilbao: Alboan, Madrid:
AECI.

Akuts Nugki, Timía, Antún Kuji Javian y Jeanne Grover. 1977. Historia Aguaruna: Primera Etapa,
tomo II. Yarinacocha: Instituto Lingüístico de Verano.

Bant, Astrid. 1994. “Parentesco, Matrimonio e Interés de Género en una Sociedad Amazónica:
el Caso Aguaruna“, Amazonía Peruana, no. 24, pp. 77-103. Lima: Centro Amazónico de
Antropología de Aplicación Práctica.

Bianchi, César y otros. 1982. Artesanías y Técnicas Shuar. Quito: Ediciones Mundo

Brendel, Christine, coordinadora. 1998. Análisis participativo de los grupos destinatarios con
perspectiva de género en las Provincias de Jaén, San Ignacio y Bagua. Instituto Nacional de
Desarrollo: Proyecto Especial Jaén, San Ignacio, Bagua; Agencia Alemana al Desarrollo:
Proyecto de Desarrollo Regional Jaén, San Ignacio, Bagua.

Brown, Michael. 1984a. Relaciones Interétnicas y Adaptación Cultural, pp. 89-108. Quito:
Colección Mundo Shuar.

Brown, Michael. 1984b. Una Paz Incierta: Historia y Cultura de las Comunidades Aguaruna
frente al Impacto de la Carretera Marginal. Lima: Centro Amazónico de Antropología de
Aplicación Práctica.

Brown, Michael. 1984b. La Cara Oscura del Progreso: El Suicidio entre los Aguaruna del Alto
Mayo, Relaciones Interétnicas y Adaptación Cultural, Michael Brown, compilador, pp. 75-88. Quito:
Colección Mundo Shuar.

Brown, Michael. 1986. Tsewa’s Gift: Magic and Meaning in an Amazonian Society. Washington:
Smithsonian Institution Press.

Carcedo, Paloma 1992. “Metalurgia Precolombina: Manufactura y Técnicas de Trabajo en la


Orfebrería Sicán“, en Oro del Antiguo Perú por Walter Alva y otros. Lima: Banco de Crédito del
Perú.

Chumap Lucìa, Aurelio y Manuel Garcìa Rendueles. 1979. “Duik Mùun...”: Universo mìtico de
los Aguaruna, 2 tomos. Lima: Centro Amazónico de Antropología de Aplicación Práctica.

51
Corbera Mori, Ángel. 1994. Fonologia e Gramática do Aguaruna, tesis doctoral. Universidade
Estadual de Campinas.

Crespo y Cassaux. 1988. Tres Crónicas sobre los Aguarunas: 1799, introducción de J.M.Guallart,
Amazonía Peruana, no. 15, pp. 129-136.

Descola, Phillippe. 1989. La Selva Culta: Simbolismo y Praxis en la Ecología de los Achuar. Quito:
Ediciones Abya-Yala/MLAL.

García-Rendueles, Manuel. 1996. Yaunchuk, 2 tomos. Lima: Centro Amazónico de Antropología y


Aplicación Práctica.

Guallart, José María. 1954. Antropología Física Aguaruna, América Indígena. México:
Instituto Indigenista Interamericano.

Guallart, José María. 1958. Mitos y Leyendas delos Aguaruna del Alto Marañón en Perú Indígena,
VII, nos. 16-17.

Guallart, José María. 1962. Nomenclatura Jíbaro-Aguaruna de Mamíferos en el Alto Marañón,


Biota, vol. 4, no. 32, pp. 155-164. Lima.

Guallart, José María. 1964a. Los Jíbaros del Alto Marañón, América Indígena, no. 24, pp. 315-
31.

Guallart, José María. 1964b. Nomenclatura Jíbaro-Aguaruna de Especies de Aves en el Alto


Marañón, Biota, vol. 5, no. 41, pp. 210-222. Lima.

Guallart, José María. 1968a. Nomenclatura Jíbaro-Aguaruna de Fauna en el Alto Marañón


(Reptiles, Peces y Anfibios), Biota, vol. 7, no. 56, pp. 177-209. Lima.

Guallart, José María. 1968b. Nomenclatura Jíbaro-Aguaruna de Palmeras en el Distrito de


Cenepa. Biota, vol. 7, no. 57, pp. 230-251. Lima.

Guallart, José María. 1968c. Nomenclatura Jíbaro-Aguaruna de Invertebrados, Biota, vol. 7, no.
57. Lima.

Guallart, José María. 1975a. Nomenclatura Jíbaro-Aguaruna de Criptógamas, Biota, vol. 10, no.
75.

52
Guallart, José María. 1975b. Contribución al Estudio de la Etnobotánica Aguaruna, Biota, vol.
10, no. 83, pp. 336-351.

Guallart, José María. 1976. Nomenclatura Jíbaro-Aguaruna de Peces, Pescadores,


Pesquera, Biota, vol. 11, no. 84

Guallart, José María. 1979a. Poesía Lírica Aguaruna. Lima: Centro Amazónico de Antropología
y Aplicación Práctica.

Guallart, José María. 1979b. El Tagku de Tsunki: Láminas de Piscicultura, mimeografiado.

Guallart, José María. 1981. Fronteras Vivas: Poblaciones Indígenas en la Cordillera del Cóndor.
Lima: Centro Amazónico de Antropología de Aplicación Práctica.

Guallart, José María. 1989. El Mundo Mágico de los Aguaruna. Lima: Centro Amazónico de
Antropología de Aplicación Práctica.

Guallart, José María. 1990. Entre Pongo y Cordillera: Historia de la Etnia Aguaruna-Huambisa.
Lima: Centro Amazónico de Antropología de Aplicación Práctica.

Guallart, José María. 1997. El Vicariato de San Francisco Javier del Marañón: 50 Años de una
Misión Jesuita. Jaén: Vicariato de San Francisco Javier.

Guallart, José María. 1997a. La Tierra de los Cinco Ríos. Lima: Instituto Riva Agüero de la
Pontificia Universidad Católica del Perú y Banco Central de Reserva del Perú.

Guallart, José María. 1997b. El Vicariato de San Francisco Javier del Marañón: 50 Años de una
Misión Jesuita. Jaén: Vicariato Apostólico de San Francisco Javier.

Harner, Michael. 1978. Shuar: Pueblo de las Cascadas Sagradas. Quito: Ediciones Mundo Shuar.

Hocquenghem, Anne Marie. 1989b. Los Guayacundos de Caxas y la Sierra Piurana, siglos XV y
XVI. Lima: Centro de Investigación y Promoción del Campesinado/Institutos Francés de Estudios
Andinos.

Instituto Nacional de Cultura. 1978. Mapa de los Instrumentos Musicales de Uso Popular en el
Perú. Lima.

53
Jiménez de la Espada, Marcos, compilador. 1965. Relaciones Geográficas de Indias, 4 tomos.
Madrid: Ediciones Atlas.

Jordana Laguna, José Luis. 1974. Mitos e Historia Aguaruna. Lima: Retablo de Papel Ediciones.

Karsten, Rafael. 1988 (original 1935). La Vida y Cultura de los Shuar, 2 tomos. Quito: Ediciones
Abya-Yala / Guayaquil: Banco Central del Ecuador.

Kaufmann Doig, Federico. “Mensaje Iconográfico de la Orfebrería Lambayecana“, en Oro del


Antiguo Perú por Walter Alva y otros, pp. 237-264. Lima: Banco de Crédito del Perú. “Hacia una
Historia de la Región Nor Oriental del Marañón“,

Lévi-Strauss, Claude. 1985. La Alfarera Celosa. Barcelona: Ediciones Paidós.

Marcelo Vereau, Walter. 1995. “Hacia una Historia de la Región Nor Oriental del Marañón” en
Utopía Norteña, nos. 1 y 2. Lambayeque: Universidad

Marcelo, Vereau, Walter. 1994. Región Nor-Oriental del Marañón: Problemas y Desafíos.
Chiclayo: Centro de Estudios Sociales Solidaridad/CONCYTEC.

Meggers, Betty. 1983. “Aplicación del Modelo Biológico de Diversificación a las Distribuciones
Culturales en la Tierra Bajas de Sudamérica”, Amazonía peruana, no. 8, pp. 7-38. Lima.

Palomino, Diego de. 1965 (original 1549). “Relación de las Provincias que hay en la Conquista
del Chuquimayo“, en Relaciones Geográficas de Indias, Marcos Jiménez de la Espada,
compilador, tomo IV, pp. 185-188. Madrid: Ediciones Atlas.

Pellizzaro, Siro. 1978. Nunkui: el Modelo de la Mujer Shuar. Sucua: Mundo Shuar.

Pellizzaro, Siro. 1990. Arutam: Mitología Shuar. Quito: Ediciones Abya-Yala.

Pulgar Vidal, Javier. 1989. Análisis Geográfico de la Región Nororiental del Marañón, tomo 1.
Lima: Instituto Nacional de Fomento Municipal.

Regan, Jaime. 1991. Chichasajmi: Hablemos Aguaruna. Lima: Centro Amazónico de


Antropología de Aplicación Práctica.

54
Regan, Jaime. 1993. “Nota sobre la Ausencia del la Fricativa [ h ] en Algunos Dialectos del
Quichua de la Selva“, Amazonía Peruana, no. 23, pp. 165-171. Lima: CAAAP.

Regan, Jaime. 1995. “Organización para el Desarrollo de las Poblaciones Nativas”, Culturas
Amazónicas y Política Nacional: Un Nuevo Diálogo. Lima: CAAAP

Regan, Jaime. 1998. Diccionario Aguaruna-Castellano. Lima: Centro Amazónico de


Antropología de Aplicación Práctica.

Regan, Jaime. 2001. A la Sombra de los Cerros: Las Raíces Religiosas de los Pueblos de
Jaén, San Ignacio y Bagua. Vicariato Apostólico de Jaén y Centro Amazónico de Antropología
de Aplicación Práctica.

Renard-Casevitz, F.M., Th. Saignes y A.C. Taylor. 1988. Al Este de los Andes: Relaciones
entre las Sociedades Amazónicas y Andinas entre los Siglos XV y XVII, tomo II. Quito:
Ediciones ABYA-YALA / Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos.

Rueda, Marco Vinicio. 1983. Setenta Mitos Shuar. Quito: Mundo Shuar.

Salinas Loyola, Juan de. 1965 (original 1571). “Documentos, Conquistas y Poblaciones“ En
Relaciones Geográficas de Indias, tomo IV, Marcos Jiménez de la Espada, compilador. Madrid:
Ediciones Atlas.

Seitz Lozada, Glend y Katherine Siderita Vargas. 2002. Género y Recursos Naturales en las
Comunidades Aguaruna de las Cuencas del Shushug y Chiriaco, inédito. Lima: APECO.

Seymour-Smith, Charlotte. 1988. Shiwiar: Identidad Etnica y Cambio en el Río Corrientes. Quito:
Abya-Yala, Lima: Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica.

Taylor, Anne Christine. 1984. “La Alianza Matrimonial y sus Variaciones Estructurales en las
Sociedades Jíbaro”, Relaciones Interétnicas y Adaptación Cultural, Michael Brown, compilador, pp.
89-108. Quito: Colección Mundo Shuar.

Taylor, Anne-Christine. 1991. “Les Palta. Les Jivaro Andins Précolombiens á la Lumière de
L'Ethnographie Contemporaine “, Bulletin de l'Institut Français d'Études Andines, 20(2): 439-
459. Lima.

Tello Abanto, Rodolfo. 2001. Las Prácticas Matrimoniales en la Comunidad Nativa Aguaruna de
Nazareth: Formas, Percepciones y Cambios en el Contexto de las Relaciones Interculturales a
Fines del Siglo XX. Tesis para Optar el Título Profesional de Licenciado en Antropología. Lima:
Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

55
Ujukam, Yolanda, Fanny Antun’ y Alicia Awananch. 1991, Mujer y Poesía en el Pueblo Shuar.
Quito: Abya-Yala/Bombonaza: Instituto Normal Bilinüe Intercultural Shuar.

Uwarai Yagkug, Abel. 1989. “Las Variedades de la Yuca”, Amazonía Peruana, no. 18, pp. 179-83.
Lima: CAAAP.

Velasco, Juan de. 1981 (original 1789). Historia del Reino de Quito. Caracas: Biblioteca
Ayacucho.

56