P. 1
La Curacion Energetica, Richard Gerber

La Curacion Energetica, Richard Gerber

4.84

|Views: 15,186|Likes:
Published by Daniela
Un resumen de las tecnicas energeticas de curacion, escrita por un medico sientifico. Muy buen libro
Un resumen de las tecnicas energeticas de curacion, escrita por un medico sientifico. Muy buen libro

More info:

Published by: Daniela on Apr 03, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/27/2015

pdf

text

original

tos planos secundarios minerales representa un tipo
de elaboración mental divina o pauta energética
contenida en la naturaleza y que colabora a la orga-
nización de la forma cristalina. El patrón atómico fí-
sico del cristal está preorganizado en el plano sutil
por energías que tienen su origen en el plano etéreo (y
otros superiores). Este proceso de coordinación en el
cristal es análogo a la configuración del cuerpo etéreo
humano como predecesora de las manifestaciones de
la actividad celular y de la organización del cuerpo
físico. Y es que, en efecto, los cristales presentan
propiedades de crecimiento y desarrollo similares a
las de los organismos vivientes. A medida que el
cristal crece, los átomos van a ocupar las posiciones
moleculares adecuadas bajo la guía de las energías
etéreas asociadas al reino cristalino. El concepto de un
cuerpo etéreo que rodea el cuerpo físico y lo penetra
es tan cierto para el reino mineral como para la
especie humana. De ahí las múltiples posibilidades
de resonancia entre el cuerpo etéreo cristalino y el
etéreo celular. Es a través de esa estructura etérea
del cristal como la piedra absorbe o irradia energías.
En el mineral de uranio, por ejemplo, hallamos un
caso de irradiación, como expresión de un principio
natural, mientras que el plomo ejemplifica la
capacidad de absorción.
Tal como mencionábamos de pasada hacia el final
del capítulo 4, todos los aspectos de la materia son
vehículos de la conciencia, desde el nivel humano
hasta el atómico, en calidad y cantidad diferentes
según el nivel de existencia y de manifestación que
consideremos. Pero toda materia es una expresión
de la luz cristalizada y la energía del Creador, que a
su vez es la conciencia pura. En este punto carece de
importancia si somos de opiniones creacionislas o
evolucionistas, porque únicamente decimos que la
energía cósmica de la que procede toda la materia,
bien la consideremos nacida de un big bang o de un
gran pensamiento divino, es la energía de la
conciencia pura, de otro modo llamada Dios.
Algunos textos esotéricos, aluden a la energía de
Dios con el término de todo lo que es, ya que el
cuerpo divino es al mismo tiempo el telar y el tejido
que forman el gran tapiz del universo. Toda materia,
aunque ahora consideremos sólo el nivel subatómico,
está formada como por gotitas de luz congelada, o
campos de energía miniaturizados y altamente
concentrados, y esa unidad básica de energía, que es
el ingrediente elemental de todos los bloques cons-
tituyentes del universo, contiene una partícula de
conciencia. Sus propiedades energéticas básicas apa-

recerán reflejadas en todos los aspectos de la crea-
ción. Y todas las particularizaciones de esa energía,
como el átomo o incluso el electrón, tienen con-
ciencia, aunque sea en una forma rudimentaria y
muy distinta de lo que entendemos normalmente por
conciencia humana.
Si admitimos la premisa de que cada átomo posee
algún grado de conciencia, entenderemos mejor que
cuando los átomos de conciencias similares se unen
y asocian, por ejemplo en forma de cristal, se crea un
cuerpo de energía que expresa un patrón vibracional
definido. En la naturaleza esto se conoce como la Ley
de la Atracción, por la cual los átomos de estructura
o vibración similar se combinan para vibrar al
unísono y dan lugar a una forma física o agregado de
átomos. Cada patrón vibracional cristalino tiene
una relación energética o correspondencia con
determinados planos secundarios de otros reinos de
la naturaleza. Como demostraremos enseguida, cada
uno de los siete planos secundarios del reino mineral
guarda, correspondencia energética con los siete
chakras principales de la anatomía sutil humana.
%

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué hay tanta
diversidad de gemas y de minerales en este planeta?
¿Cabe entender que existe un proceso incesante de
creación de formas, en éste y en todos los demás reinos
de la naturaleza, cuya finalidad esencial es el desarrollo
cualitativo y la expansión de la conciencia? Cuando
consideramos esos átomos de la sustancia mineral,
¿admitiremos que sean una expresión de la «concien-
cia» en su dominio natural correspondiente? Y si es
así, (.empezaremos a intuir, aunque sea débilmente, la
noción de que nuestro sistema solar no es más que un
agregado de todas las formas y el cuerpo de un Ser
que se expresa a través de ellas, utilizándolo al servicio
de una finalidad definida, de una idea central?
Si recordáis el principio esotérico de que «sólo
somos el microcosmos de un macrocosmos superior»
(todo lo que está arriba, también está abajo), y teniendo
en cuenta que el átomo mismo, en su pequeñez, se
expresa asimismo en forma de sistema solar, diferente
de otros átomos en el número y distribución de los
electrones que orbitan alrededor de la carga central, os
daréis cuenta de que el mismo tema se repite una y
otra vez en innumerables formas y expresiones, y com-
prenderéis que todo forma parte de un Todo ú

En cierto modo la cita no sólo describe la premisa
básica de que la conciencia evoluciona a través de
diversas formas de la materia física y otras expresio-
nes, también equivale a una reformulación de lo que
llamaban Ley del Uno los antiguos atlantes. Puesto

Los cristales y el sistema energético sutil humano 217

Diagrama 28 ENERGÍAS SUTILES DE LOS

SIETE SISTEMAS CRISTALINOS

SISTEMA

RAYO
CRISTALINO

NATURALEZA
ENERGÉTICA

CHAKRA
AFECTADO

TRICLÍNICO

Amarillo

Plenitud

Corona

MONOCLÍNICO

Azul- violeta

Movimiento pulsante

Tercer ojo

ORTORRÍMBICO

Anaranjado

Prolección
omnicomprens i v a

Garganta

TETRAGONAL

Rosado

Equilibrio

Corazón

HEXAGONAL

Verde

Crecimiento, vitalidadPlexo solar

CÚBICO

Azul cobalto

Naturaleza telúrica
fundamental

Sacro

TRIGONAL

Rojo

Potencia energética

Coxígeo

que todos estamos formados de la misma energía
consciente que todas las demás cosas de la creación,
todos somos expresión de un implícito principio uni-
ficador. Este concepto nos dice que todos somos ma-
nifestaciones de una conciencia subyacente única y
divina, y que esa conciencia se expresa a través de
formas geométricas y disposiciones especiales que
se repiten a nivel microcósmico y macrocósmico.

Los niveles de ordenación constitutivos de toda vida y
toda materia se rigen.por leyes implícitas de forma;
las energías sutiles que determinan la forma existen
como pautas geométricas repetitivas y figuras que
influyen sobre la expresión de toda clase de
sistemas, desde el átomo más diminuto hasta las más
inmensas galaxias.

Los átomos del reino mineral están regidos por
elaboraciones ideales especializadas o patrones ener-
géticos sutiles existentes en determinados planos se-
cundarios de la materia. Estos planos secundarios
guardan paralelismo con los niveles de energía de
los siete chakras principales del ser humano. Cada
uno de éstos se halla asociado con diferente frecuencia
y calidad de energía; cada chakra se caracteriza
además por diferentes propiedades sutiles de creación
de formas según se relacionan con la expresión del
vehículo humano en el plano físico. Cada uno de los
siete planos secundarios del reino mineral tiene co-
rrespondencia con las energías de los siete chakras.
La elaboración ideal de cada plano mineral se-
cundario confiere dirección y forma a una organi-
zación geométrica equilibrada de los átomos de
naturaleza vibracional similar. Como tales, todos los

cristales conformados con arreglo a patrones existentes
en un mismo plano secundario presentarán ciertas
propiedades vibracionales y energéticas sutiles
comunes. Existen, no obstante, variaciones geomé-
tricas menores que originan leves diferencias en las
cualidades energéticas de las gemas pertenecientes al
mismo subsistema cristalográfico.
En un sentido muy general, los minerales perte-
necientes a cada uno de los siete sistemas de cristali-
zación tienen especiales propiedades energéticas
sutiles asociadas a determinadas energías de di-
mensión superior (o rayos) así como a determinados
chakras de los cuerpos sutiles. Los rayos cromáticos
asociados a cada sistema cristalino son octavas altas
de los colores correspondientes al espectro visible,
pero aquéllos sólo puede percibirlos la sensibilidad
clarividente.

Siempre en líneas generales, las piedras que se
clasifican en los diferentes órdenes cristalinos tienen
las propiedades que indica el diagrama 28, pero re-
cordando que aunque pertenezcan al mismo sistema
cristalino, los cristales de cada sustancia serán algo
diferentes de los demás de su familia. Es decir, que
además de compartir propiedades con los minerales
de su mismo orden (por ejemplo, el tetragonal, o el
hexagonal), cada gema tiene características energé-
ticas exclusivas. La sistematización del diagrama 28
tiende a destacar la relación con los siete chakras prin-
cipales del cuerpo," aunque cada gema, además de
resonar con un chakra determinado, el que corres-
ponda al sistema de cristalización asociado, también
ejercerá algunos efectos energéticos sobre los demás.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->