You are on page 1of 11

Analisis Narratologico De Obra Pobrecito Poeta

Enviado por MARIBELCENTENO, Jun 2011 | 31 Páginas (7,541 Palabras) | 338 Visitas
|
UNIVERSIDAD DE EL SALVADOR
FACULTAD DE CIENCIAS Y HUMANIDADES
DEPARTAMENTO DE LETRAS Y BIBLIOTECOLOGIA

LITERATURA

ANÁLISIS NARRATOLÓGICO DE LA NOVELA “POBRECITO POETA QUE ERA YO” DE ROQUE DALTON.
Docente: Miriam Medrano

CIUDAD UNIVERSITARIA, 8 DE MAYO DE 2011

CONTEXTOS DE LA NOVELA POBRECITO POETA QUE ERA YO DE ROQUE DALTON.
CONTEXTO SOCIOPOLÍTICO
Para una justa valoración de la vida y obra de Roque Dalton es imprescindible relacionarlas con el contexto
histórico que las enmarcó. En el caso específico de la novela Pobrecito poeta que era yo, su reflexión a la luz
de dicho contexto es sumamente útil por lo ilustrativo, ya que las referencias a la situación política-social
salvadoreña y a experiencias autobiográficas son abundantes a lo largo del texto.
La novela fue terminada, según Lara Martínez, entre 1971 y 1973 en La Habana. Pero su escritura se llevó a
cabo a través de varios años, pues en 1964 circuló un manuscrito con el título “Los poetas” y constaba de 3
capítulos: “Álvaro y Arturo”, “Roberto” y “Mario”. El texto completo de la novela se publicó póstumamente en
1977.
En primer lugar se hará una descripción del contexto político-social circunscrito a las décadas del 60 y 70
período en que, como ya se vio, Dalton comenzó a escribir y terminó su novela. Posteriormente se verán
algunas referencias concretas presentes en el texto y referidas al contexto.
La vida de Roque tuvo como telón de fondo las dictaduras militares que gobernaron el país desde los
años treinta hasta finales del setenta, con las implicaciones políticas y sociales correspondientes:
autoritarismo, violación de derechos humanos, represiones, manifestaciones populares de un descontento en
constante aumento, golpes de Estado, desapariciones, etc.
Los años sesenta se inauguran en un clima de gran tensión política y malestar social. Lemus es el presidente
de turno. Atrás quedó la apertura inicial de su mandato cuando permitió el regreso de exiliados políticos y
derogó la Ley de Defensa del Orden Democrático y Constitucional. Su relativa tolerancia y el influjo de la
Revolución Cubana estimularon las actividades y el fortalecimiento de la oposición.
Al final de su mandato, Lemus endureció su postura. En septiembre de 1960 intervino la UES, siendo
maltratada la persona del rector y varias autoridades más. El malestar cundió por toda la población, ya de por
sí muy grande debido a la difícil situación económica provocada por la caída de los precios del café en el 57
con el consiguiente endurecimiento de las condiciones de vida.
A la fecha, Dalton trabaja en Teleperiódico con Álvaro Menen Desleal. El gobierno de Lemus destinó un
censor para controlar la información transmitida por el medio. Álvaro huyó y Roque se escondió. A Dalton lo
capturaron el 13 de octubre del 60, el gobierno lo negó al principio pero tuvo que admitirlo por las presiones.
A finales de octubre, cae el gobierno de Lemus. Los presos políticos son liberados y Roque entre ellos. La
Junta de Gobierno
que dio el golpe de Estado era de tendencia popular. Reanudaron relaciones con Cuba, plantearon una
reforma agraria y diversas reivindicaciones populares. Fue derrocada a los tres meses.
El Directorio Cívico Militar que sustituyó a la Junta de Gobierno era de corte represivo y conservador, no
obstante realizaron algunas reformas sociales y económicas para neutralizar la oposición. Persiguieron y
reprimieron las manifestaciones. Muchos líderes fueron expulsados del país. Roque fue expatriado a México.
Estudia antropología durante un año, conoce a muchos intelectuales y escribe dos libros: El turno del
ofendido y Los testimonios.
El Directorio convoca a elecciones y es elegido presidente el coronel Julio Adalberto Rivera en 1962. Año en
el cual Roque pasó la mayor parte del tiempo en Cuba. Publica poemas y artículos en revistas. Hace amistad
con escritores y se incorpora a la marcha de la revolución: recibe entrenamiento militar y participa en l os
cortes de la zafra.
En el 64 Dalton regresa a El Salvador para participar en la organización de la lucha. Fue capturado en un bar,
encerrado en el Palacio Negro (recinto de la Policía Nacional destinado a los presos políticos) y trasladado a
la cárcel de Cojutepeque. Fue interrogado por un agente de la CIA e intimado a colaborar. Pudo escaparse de
la cárcel por una serie de circunstancias relatadas en Pobrecito poeta que era yo.
En el 65 regresa Dalton a Cuba y pasa a ser miembro del concejo colaborador de Casa de Las Américas.
Viaja a Praga como representante del PCS. Del 66 al 68 se radicó en dicha ciudad con su familia.
En 1967 llegó a la presidencia el general Fidel Sánchez Hernández bajo cuyo mandato estalló la guerra con
Honduras en 1969. Su presidencia se extendió hasta 1972 año en que fue sustituido por Arturo Armando
Molina.
La década de 1970 es de intensa conflictividad política y social. Al empeoramiento de las condiciones de vida
de los sectores populares se aúna el fraude electoral de 1972. Ese año la Unión Nacional Opositora (UNO),
coalición integrada por el PDC, el Movimiento Nacional Revolucionario (MNR) y la Unión Democrática
Nacionalista (UDN) presentó como candidato presidencial al ingeniero Napoleón Duarte.
La UNO representaba un movimiento civil de resistencia pacífica al militarismo. En medio de acusaciones que
señalaban la realización de fraude electoral, la Asamblea Legislativa declaró ganador de las elecciones al
coronel Arturo Armando Molina, candidato por el oficialista PCN. Las manifestaciones de rechazo no se
hicieron esperar.
Roque mientras tanto, había renunciado a Casa de las Américas en el 70 y pasó a trabajar a Prensa Latina
haciendo crónicas y reportajes. Viajó por varios países de América y Europa. En el 72 estuvo en Vietnam y
Corea del Norte. En el 73 estuvo en Chile. Regresó a El Salvador en diciembre de 1973. Se incorporó al ERP
(Ejército Revolucionario del Pueblo) y fue el enlace de dicha organización con Cuba. Murió asesinado por
sus compañeros de organización
en 1975.
Haciendo recapitulación de las características del contexto político-social de las décadas del sesenta y
setenta dicho período estuvo marcado por el militarismo, por las tensiones políticas, por la actuación de los
sectores medios (estudiantes, profesores y empleados) como principales conductores de la oposición, por la
expresión del descontento popular a través de organizaciones campesinas y sindicales, por las orientaciones
diversas al interior de los militares (lo que producía los constantes golpes de estado) y por el gradual
fortalecimiento de la oposición: la imposibilidad de poner fin a las dictaduras militares por vía democrática y la
creciente represión política produjo la radicalización de los sectores medios y populares.
La acumulación de problemas no resueltos, de los insoportables malestares sociales, el autoritarismo, la
marginalidad y la exclusión política, culminaron en el conflicto militar.
A continuación se resume una serie de referencias a la situación política y social presentes en la novela.
* Movimiento obrero organizado:
Y está el movimiento obrero organizado. Está comenzando a andar, es cierto, después de años y años de
aguantar palo. Pero desde ahora ya no lo van a poder parar. Allí podemos hacer una gran labor, allí está el
pueblo sediento de verdades en voz alta ¿qué otro sector del país podría cumplir esa labor mejor que
nosotros? Pág. 182.

* Analfabetismo
¿En un país con el 65% de analfabetos? ¿Y con el 98% que no compran
libros porque no tienen con qué y que si algún día tienen con qué no lo van a gastar en libros? Pág. 184.
* Censura:
En vista de que ha sido decretada la censura de prensa, radio y televisión en todo el país […] se anunció que
vendrá un tipo especialmente nombrado por la Secretaría de Información de la Presidencia para revisar
previamente todo material a transmitir. Pág. 293.

* Represión estatal y clima de inseguridad:
Un ligero recuento nos arroja el siguiente listado de hechos:
a) José se escapó, por el techo de su casa y los techos vecinos de la policía que lo vigilaba[…]
b) Estallaron dos bombas de ruido en centro mismo de San Salvador.
c) Una manifestación estudiantil trató de salir de la Escuela de Medicina hacia el centro de la ciudad en señal
de protesta por las detenciones políticas. La policía y la Guardia Nacional impidieron en conjunto ese
propósito. Medio: garrotes y culatazos. Pág. 294.
* Intervención a la Universidad de el Salvador:
La acción en la Universidad ha sido de tal envergadura que solamente el testimoniode algunos estudiantes
que lograron escapar del lugar ha sido suficiente para levantar un escándalo como no recuerdo haber
presenciado nunca en este país[…] Los ochocientos efectivos le cayeron al edificio de la Escuela de
Medicina[…] En el interior […] había unos cuatrocientos estudiantes refugiados, cercados por otros efectivos
policiales[…] el terror se propagó entre los estudiantes. El rector, hombre anciano pero enérgico,
bajó del estrado y se enfrentó a la turbamulta uniformada […] garrote en mano, fusil en mano, pistola en
mano, machete en mano. “Deténganse señores –gritó- he recibido garantías del Presidente de a república.
Respeten el recinto universitario. Yo soy el señor rector de la Universidad”. Y un mayor de la Guardia se le fue
encima gritando: “ Si a vos te andamos buscando viejo hijo de puta, maricón, vos sos el que les da órdenes a
todos estos cabrones estudiantes” y le mandó al Rector un recio garrotazo en la cabeza que se la partió en
dos. Entonces comenzó la masacre. Ochocientos guardias y policías armados hasta los dientes, contra
cuatrocientos estudiantes y profesores indefensos. Cuatro cadáveres absolutamente deshechos a palo fue el
1° saldo[…] Hay doce estudiantes desaparecidos, presumiblemente muertos. Hay más de trescientos presos.
Pág. 299
* Desaparición de opositores:

Se dice que a José lo mataron a palos en la Escuela de Medicina y que a Roberto lo asesinaron en la policía y
luego arrojaron su cadáver, desfigurado, en una carretera rural. Hay quienes dicen, sin embargo, que Roberto
está preso, vivo a pesar de las torturas y que José consiguió escapar de la Escuela y se encuentra trabajando
contra el gobierno en la clandestinidad. Han aparecido efectivamente algunos cadáveres que podrían ser de
uno o del otro, por los menos en dos casos. Habría que hacer algo. No se qué, pero habría que hacer algo.
Pág.300

* Intervención estadounidense en asuntos de carácter
nacional:

Desde la misma puerta, el americano hizo una señal con los dedos a los policías que me sostenían como en
un grupo escultórico y Salí de la celda con rumbo a las oficinas de la Dirección […] Por mi parte, yo estaba
lo suficientemente asustado. Sentía la cabeza como un cántaro lleno de avispas guitarrón […] Que yo supiera,
por lo menos hasta entonces, iba a ser la primera vez que un policía norteamericano, un oficial de la Agencia
Central de Inteligencia de Estados Unidos, iba a participar, dando la cara, en una investigación política en El
Salvador […]pág. 391.

* Golpes de estado:
Estando en prensa esta obra y redactadas las líneas anteriores en la forma que el lector acaba de leerlas, el
Gobierno del general José María Lemus ha sido derrocado por golpe de Estado: los hechos ocurrieron en la
madrugada del 26 de octubre de 1960. Una Junta Cívico Militar […] ha entrado en funciones de gobierno […]
Los hechos y vivencias de carácter autobiográfico están encarnados en la experiencia de diferentes
personajes.
Mario Arenales es un joven escritor con problemas de alcohol, trabajó con Álvaro en Teleperiódico que fue
cerrado por la censura oficial.
Roberto del Monte es un dirigente estudiantil, miembro del PCS y poeta. Viaja a Cuba. Fue capturado pero
puesto en libertad a la caída del presidente Lemus.
José es capturado en un bar y llevado preso, estuvo en la cárcel de Cojutepeque y fue sometido a
interrogatorio por un agente de la CIA.

CONTEXTO ECONÓMICO
La
economía salvadoreña ha estado marcada por un modelo económico, que únicamente favorece a las minorías
poderosas tal es el caso del modelo agroexportador cuyo producto principal es el café creo inestabilidad y
dependencia. Por ejemplo; para la crisis del 29 hay café hasta rebalsar y nadie lo compra creando una
inestabilidad en el país tal es el caso que desembocó en el genocidio del 32.

El alza de los precios de café a nivel internacional ayudo a que durante el periodo del 45 al 55, el país
obtenga grandes ganancias el auge de recursos facilito para que se construyera una nueva infraestructura;
carreteras, puertos, represas hidroeléctricas etc. El café constituyo el 95% de las exportaciones y de las
ganancias. En el período de 1950 – 1979, el modelo agroexportador adoptó diferentes medidas con las cuales
intentó superar la crisis, entre las medidas adoptadas estaban: Depreciación de las tasas de cambio,
especialmente las aplicadas a las importaciones; aumentos en los aranceles, controles de importación y
cambio, acuerdos de compensación, creación de nuevos impuestos, incremento de la recaudación de
impuestos aduaneros.
Este momento se caracteriza por:
* Un crecimiento económico favorable que en ciertas coyunturas se vio altamente dinamizado.
* Un proceso de acumulación afectado por la pérdida de las ganancias en las inversiones de agroexportación
–a pesar de la diversificación que había en algodón y caña de azúcar.
* Una profundización del subdesarrollo
económico del país debido a que las ganancias no aportaron nada a mejorar la calidad de vida de la
población, ni a construir infraestructura productiva, integrada y sólida, más allá de la producción.

A partir del 55 los precios del café descienden como también lo hace otro producto que también estaba
siendo explotado el algodón que junto al café constituía el eje de la economía salvadoreña la burguesía
salvadoreña se ve en serios problemas por las pocas ganancias obtenidas.
El problema salvadoreño y centroamericano era el alto consumo de productos extranjeros para lo cual había
que industrializar pero ninguno de los países de la región tenia la infraestructura ni el modelo necesario para
echar a andar este proyecto por lo que fue necesario crear un solo bloque que fue llamado mercado común
centroamericano .
El mercado común pretendía que al trabajar con un solo bloque la región lograra ponerse al día con las
economías desarrolladas el modelo que utilizaron fue la industrialización por sustitución de importaciones, en
teoría el modelo permitiría comprar productos centroamericanos a menor precio y el no cobro de los aranceles
daría a los empresarios mayores ganancias, evitando así la fuga de capital que sufría la región por la continua
importación de productos extranjeros.
El mercado común tenia sus desigualdades Honduras era el mas afectado, El Salvador y Guatemala tenían
los mayores índices de crecimiento El Salvador contaba con mano de obra casi calificada para el proceso
de industrialización que fue el factor decisivo para el progreso Salvadoreño en la región además ya contaba
con una infraestructura superior a la de los demás países centroamericanos.
La burguesía Salvadoreña se ve en conflicto con la hondureña por causa del mercado común.
Lo que sucedió fue que El Salvador al obtener mayor rentabilidad bloquea el desarrollo de la burguesía
hondureña por lo cual Honduras crea una reforma agraria, que afecta a los Salvadoreños en Honduras, la
reforma consistía en expropiar las tierras de los Salvadoreños para darlas a los Hondureños dando como
resultado la guerra de las 100 horas que dio como resultado la disolución del mercado común.
Los latifundistas controlaban la mayor parte de la tierra cultivable en El Salvador. Esto llevó a la emigración
constante de campesinos pobres a regiones de Honduras cercanas a la frontera con El Salvador. En 1969,
Honduras decidió realizar una reforma agraria, para lo cual expropiaron y expulsaron a los salvadoreños que
habían vivido ahí durante varias generaciones y se habían hecho propietarios a base de esfuerzo propio. Esto
generó una persecución de salvadoreños en Honduras y un "regreso" masivo a El Salvador. Esta escalada de
tensión fue aprovechada por los gobiernos de ambos países para orientar la atención de sus poblaciones
hacia afuera, en vez de los conflictos políticos internos de cada país. Los medios de comunicación de ambos
países jugaron un rol importante, alentando el odio entre hondureños
y salvadoreños. Los conservadores en el poder en El Salvador temían que más campesinos implicarían más
presiones socioeconómicas en El Salvador, razón por la cual decidieron intervenir militarmente en Honduras.
Para los años 70 El Salvador crea una pequeña diversificación ya no es solo el cafe3 sino también el algodón
y la caña de azúcar a este modelo agrario hay que sumarle el modelo integrado que da lugar a zonas francas
y de transformación agraria .
Este modelo contribuye a las contradicciones sociales la mano de obra barata en las maquilas maltratos a los
trabajadores dan como resultado final expresiones violentas de manifestaciones.
Hacia inicio de los 80 El Salvador había reactivado la agroindustria esta ves era el café y la caña de azúcar su
producto base.
EL CONTEXTO CULTURAL Y ESTÉTICO
En esta parte se planteara cuales fueron las tendencias culturales y estéticas, que se manifestaron en El
Salvador en el período de 1930 al de 1980. De acuerdo con lo manifestado en la novela pobrecito poeta que
era yo de Roque Dalton. La novela presenta diferentes tendencias que pueden ubicarse dentro de las
vanguardias, la novela es una novela collage. Para decir esto es necesario revisar el contexto cultural en el
que el autor crea la novela.
El período que comprendió las primeras décadas del siglo XX fue importante porque marcó el paso a una
cultura nacional que se vio obligada a recurrir a lo "autóctono" para definirse. Este dato revela que la vida
nacional estaba dejando de
ser una preocupación exclusiva de las élites "europeizadas" y estaba arrastrando sectores sociales más
heterogéneos.
A finales de la década de 1920 y principios de la siguiente la sociedad salvadoreña sufrió varias sacudidas
sociales y políticas que desbarataron la ya endeble sociedad literaria. En el terreno económico, la crisis de
Wall Street se tradujo en un drástico desplome de los precios del café. El presidente Pío Romero Bosque
había iniciado un proceso de retorno a la legalidad institucional que permitió convocar las primeras elecciones
libres de la historia salvadoreña. En ellas resultó electo el ingeniero Arturo Araujo llevando un programa
reformista inspirado en las ideas de Alberto Masferrer, quien de hecho había apoyado de manera activa la
campaña electoral de Araujo. La crisis económica y el conflicto político resultante hicieron fracasar en cuestión
de meses la gestión del mandatario y dieron paso a seis décadas de autoritarismo militar que reprimió de
manera drástica la proliferación literaria.
En el terreno de la actividad artística se registró una activa búsqueda de alternativas frente al Occidente
moderno como ideal de civilización. El modernismo dariano abundaba en condenas retóricas al prosaísmo de
los nuevos tiempos, pero a la vez estaba deslumbrado por la opulencia y el refinamiento de la Europa
finisecular. El modernismo condenaba la vulgaridad de los nuevos ricos, pero no mostraba disposición a
renunciar a los objetos artísticos que la riqueza producía.
Entre las nuevas generaciones literarias esta actitud cambió; ya no se trataba de quejarse de las
enfermedades del siglo, sino de rechazar la modernidad en su fundamento mismo.
En El Salvador, gozaron de particular popularidad la teosofía y otras adaptaciones sui generis de las religiones
orientales. Estas ideas tuvieron un notable poder de cohesión en una nutrida promoción literaria que contó con
talentos con los de Alberto Guerra Trigeros, Salarrué, Claudia Lars, Serafín Quiteño, Raúl Contreras, Miguel
Ángel Espino, Quino Caso, Juan Felipe Toruño y otros. Estos escritores encontraron su credo estético y su
profesión de vida en un arte definido como antagonista radical de la modernidad social.
Guerra Trigueros fue el artista con formación teórica más sólida de este grupo y el más familiarizado con las
corrientes intelectuales y estéticas de Europa. Además de ser autor de una obra destacada, jugó un papel
importante como difusor de las nuevas ideas estéticas. En su ensayo abogó por una redefinición radical del
lenguaje y los temas poéticos hasta entonces muy dominados por la estética modernista. Promovió el verso
libre y una poesía de tono coloquial, proclamando así una poesía "vulgar", en el sentido de redimir la
cotidianidad. Estas ideas se hicieron más visibles en las generaciones posteriores (en la de Pedro Geoffroy
Rivas, Oswaldo Escobar Velado o Roque Dalton, ya que sus contemporáneos elaboraron una expresión lírica
siguiendo moldes más bien clásicos, aunque ya distantes
del modernismo.
A inicios de la década de 1930, la narrativa salvadoreña tiene su centro en la obra de Salarrué, l a cual es tan
diversa como voluminosa y al mismo tiempo desigual, es la continuación y culminación de la síntesis entre el
lenguaje literario culto y el habla popular iniciada por Ambrogi. Sus Cuentos de barro , que podría
considerarse el libro salvadoreño más publicado y leído, tienen interés por ser una de las inclinaciones
literarias más logradas hacia la utilización del habla popular y por elevar el primitivismo de la sociedad
campesina al estatuto de utopía nacional. También frecuentó los temas fantásticos y los relacionados con su
religiosidad orientalista.
Aunque cabe decir que los miembros de esta promoción de literatos no siempre tuvieron vínculos directos con
la dictadura militar entronizada en 1931, su concepción de la cultura nacional como negación del ideal
ilustrado no dejó de proporcionar cierta utilidad a la legitimación del nuevo orden. La idealización del
campesino tradicional de su vínculo solidario son la naturaleza, permitía asociar el autoritarismo y el
populismo, ingredientes indispensables del discurso de la naciente dictadura militar.
En la década de 1940 alcanzó su madurez un grupo de escritores entre quienes se cuentan Pedro Geoffroy
Rivas, Hugo Lindo, José María Méndez, Matilde Elena López, Julio Fausto Fernández, Oswaldo Escobar
Velado, Luis Gallegos Valdés, Antonio Gamero y Ricardo Trigueros de León. Pedro Geoffroy Rivas produjo
una
obra lírica marcada por las vanguardias y, además, desarrolló una importante labor de rescate de las
tradiciones indígenas y de la lengua popular. La poesía de Oswaldo Escobar Velado tiene una delatada
preocupación existencial y un componente esencial de denuncia de las injusticias sociales. José María
Méndez y Hugo Lindo exploraron nuevas fronteras de la narrativa.
Numerosos escritos de esta generación jugaron un papel muy activo en el moviento democrático que puso fin
de la dictadura del general Hernández Martínez. Sin embargo, algunos de ellos colaboraron activamente con
el régimen del coronel Óscar Osorio.
Dentro de un proyecto de modernización del Estado, Osorio promovió una de las políticas culturales más
ambiciosas en la historia de El Salvador. Para citar un ejemplo, a través del Departamento Editorial del
Ministerio de Cultura posteriormente Dirección de Publicaciones del Ministerio de Educación, bajo la enérgica
dirección del escritor Ricardo Trigueros de León se desarrolló una labor editorial de gran alcance, la cual
constituyó, a la vez, un paso decisivo en sentar las bases del canon de la literatura salvadoreña.
Hacia 1950 resultaba bastante claro que los medios de difusión masiva estaban desplazando a las bellas
artes y a la cultura popular tradicional como generadores de referentes imaginarios de la población. Ante esa
situación la literatura fue quedando relegada a una incómoda marginalidad. Esta debilidad hizo del trabajo
artístico un fácil rehén del régimen militar,
cada vez más deslegitimado por la corrupción y la ausencia de libertades políticas.
La Generación Comprometida fue una generación literaria surgida durante la década de 1950. Que tuvo dos
etapas: la primera, con el núcleo fundacional compuesto por el propio López Vallecillos, Irma Lanzas, Waldo
Chávez Velasco, Álvaro Menen Desleal, Eugenio Martínez Orantes y otros. La segunda, con el surgimiento en
1956 del Círculo Literario Universitario, fundado en la Facultad de Derecho de la Universidad de El Salvador.
El Círculo integró a los poetas Roque Dalton, Roberto Armijo, José Roberto Cea, Manlio Argueta y Tirso
Canales. Armijo, Cea, Argueta, Canales y el poeta Alfonso Kijadurías dirigieron, durante la década de los 60
hasta 1979 la revista cultural titulada La Pájara Pinta.
El clima estético para esta década era heterogéneo, los escritores como Dalton se enfilaron en la promoción
de la lucha de clases, se manifestaba en sus escritos como poeta y escritor comprometido. Desde sus inicios
Dalton es irreverente frente a la cultura oficial en su novela nos dice: En El Salvador cualquier obra de arte se
produce contra algo o contra alguien…
Lara Martínez en la humedad del secreto nos dirá que la generación comprometida en lugar de concebirse
como un grupo homogéneo…puede ser vista como una serie de propuestas personales, también nos dice que
la muerte de Dalton significa la muerte de la vanguardia artística salvadoreña.
El estilo que se mantiene a lo largo de toda la obra es muy
variado, llegando inclusive al surrealismo en determinadas partes algo bastante extraño en ese tiempo, debido
a que el surrealismo literario no se había masificado todavía.
DESCRIPCIÓN FORMAL DEL TEXTO
FOCALIZACION

En el aspecto o focalización debemos preguntarnos primero: quien ve los hechos? Mas exactamente seria:
quien nos hace ver los hechos. Es decir si es un narrador fuera de la historia o si es uno o varios personajes
que nos permiten ver lo que acontece.
Desde la focalización se pretende ver no solo las acciones sino aquellos temas de los cuales trata la obra
como son observados y por quienes son narrados. De estos temas y hechos nos corresponde a nosotros
analizar cual es la ideología expuesta de los temas presentados.
La focalización en relación con la historia es interna. La focalización interna es aquella en el que el foco de
emisión se situa en el interior de la historia, por ejemplo:
Pero es que vos también ya la cagas: solo malas palabras sos como que si vivieras en el mesón la bolsa o en
la calle de las oscuranas. (P. 140)
La focalización en el nivel analítico sicológico.
Se trata de identificar la fluctuación objetiva y subjetiva de la novela. En esencia la novela se presenta como
subjetiva la objetividad recae en la reproducción fiel de ciertos hechos.
Ejemplo objetivo:
Arturo cerró la ducha y volvió al dormitorio. (P. 130)
Ejemplo subjetivo:
Otra vuelta Pinch y ron. Y otra más y el trópico. Arturo tendía a ponerse melancólico y divagador hollo:
el problema para un cuentista en El Salvador es la falta de temas. (P. 123)
Por último llegamos al punto de la focalización ideológica que es donde confluyen los temas observados y
tratados generalmente por los personajes.
El primer tema que encontramos es la irreverencia frente a los temas de la cultura oficial.
Por ejemplo, el tal Atlacatl no existió jamás. No hubo tal padre de nacional que no fuera el áspero coloso
patinado, hijo de Valentín Estrada, que les oteaba bucólicamente el culo a las pobres putas de l a avenida. (P.
16)
En el siguiente tema se plantea la indecisión política a través del metatexto.
Por nuestro lado, en cambio, nosotros, algunos de nosotros, yo por lo menos, marxistas independientes,
manteniendo la autodisciplina y la honradez política en las organizaciones progresistas más tarde o temprano
encontraremos al partido.
Bravo, bravo, que siga hablando, apláudanle a Demóstenes payulos. (P. 175)
También se plantea la imagen del personaje a quien debe seguir o quien los debe guiar, pero estos
personajes los desacralizan.
Nuestro problema no es que no seamos marxistas nuestro problema es que no tenemos maestros, guías de la
juventud, hasta la juventud olímpica necesita tener un entrenador. (P. 173)
También se plantea el papel del intelectual.
Entramos en el terreno de las definiciones fuera de escribir, brincar, escupir, hacer política progresista, cuales
para vos entonces el papel social del intelectual revolucionario. Y no me salgas con un programa
de prohibiciones. Y que querés vos, que uno deje de escribir su obra para convertirse en especialista en don
Chico Gavidia o el maestro Masferrer. (P. 180)
LA VOZ Y LOS NIVELES NARRATIVOS
En la novela Pobrecito poeta que era yo del escritor Roque Dalton, como en todo relato, hay siempre un yo
narrativo una persona que enuncia homodiégesis o heterodiégesis primera o tercera persona gramatical.
En el primer apartado prologo y teoría general los blasfemos en el bar. La voz narrativa identificada en primer
a instancia es eterodiégetica porque el narrador habla de alguien en tercera persona de la cual comienza a
decir en la pág. 11: hombre joven ligeramente sofocado a entrado en este bar de nombre europeo luego en la
pagina 13 este mismo narrador ejecuta una acción de traslado de la voz ejemplo: como quien tiene prisa por
argumentar una acción poderosa, que s había cortado con grave riesgo de eficacia ese hombre habla.

Es en este párrafo que se da la transición de la voz del narrador h eterodiégetica a la voz del personaje es
decir la homodiégesis: déjeme optar por la presea gratísima bajo el juramento de que no es cuestión de
principios a partir de este apartado la vos de la novela se complejiza por ejemplo en el capítulo primero
Álvaro Arturo la voz en Álvaro es de un narrador heterodiégetico veamos en la página 26:

_ ni Álvaro ni sus colegas dependían sin embargo de un horario tan cercano al amanecer .

En Arturo por el contrario el narrador es homodiégetico
como también lo es en Álvaro en la medida que avanza el argumento hasta concluir en un momento en que
los personajes se vuelven narradores de sus días al reunirse por lo que pasan a ser una voz
heterodiégetica que permite que los personajes hablen pagina 73:
me gustan estos bares tropicales. Uno puede pronunciar en ellos grandes palabras en ellos para que los
demás parroquianos piensen y se inquieten de reojo.

El siguiente ejemplo en la misma página dice asi: Si o a pronunciar ciertos nombres comunes de mujer con
embeleso…que hace que sean homodiégetico por otra parte en el capitulo siguiente Roberto es
homodiégetico ejemplo pagina 85: vaya: llegue tempranísimo. Vengo arrastrándome, despezuñándome a
puros tropezones, medio de goma pero no tanto y si estuviera medio agonizando, agonizando vendría para
hacer una proposición benéfica a la humanidad desvalida.

El cuenta es su voz la que nos relata pero este personaje también actúa con omnisciencia es también como
narrador heterodiégetico ejemplo pág. 11.Mario urdió su venganza; el viejo edificio era de madera seca y
roñosa a la vez que daba gusto.
Desde luego Mario termino sus estudios secundarios en colegio García flamenco en el capitulo IIIel party no
hay un narrador que dirija las acciones son los personajes que tienen la entera libertad de hablar es su voz la
que predomina por lo cual son homodiégetico al referirse a sus historias y heterodiégetico cuando narran los
hechos de otros.

Homodiégetico: es una
broma, padre .en realidad, nos hemos visto antes. Lo que pasa es que ya no se acuerda porque el famoso
es usted. Me lo han presentado más de tres veces: en la fiesta de ex alumnos del externado…

Heterodiégetico: el pipo es, ideológicamente, en su poesía, lo que es como persona. Un demócrata de gran
sensibilidad, identificado sentimentalmente con las posiciones del proletariado; un hombre que sufre el dolor
de los pobres y de los humildes, que canta a la adivinación de una revolución que vendrá.

En el cuarto capitulo Mario: el diario.

En este capitulo se trata de un diario por lo que predomina la voz narrativa en primera persona, que favorece
a la homodiegesis son los sucesos del personaje contados por el, pero que al mis tiempo al referirse a otros
personajes y nos cuenta so historias es homodiegetico por ejemplo: en la pag 279

Y yo alla dentro miraba desde detrás de mis ojos el rito favorable y ya eterno. a pasado .mis manos huelen
aun violentamente.
La guardia nacional y la policía nacional y de hacienda asaltaron la escuela de medicina, detuvieron a las
autoridades y a centenares de estudiantes. Pag 296.

El apartado intermenzo apendicular en off

En este apartado curioso se trata de recortes noticias en las que no hay un personaje claro que al utilizar el off
una técnica que utiliza en el cine para narrar desde el exterior y mostrar mayor grado de omnisciencia, el
personaje no habla sino los hechos mismos que el vio.

El capitulo V Jose: La voz del túnel.

Es
un capitulo de homodiegesis el personaje nos cuenta su propia historia. Cuenta cuando fue capturado,
ejemplo:

La explosión después del arrobamiento candoroso ante el paisaje: que va a decir Schafick, tanto esfuerzo
común perdido en un momento, que irresponsabilidad (P. 369)

NIVELES NARRATIVOS

El nivel narrativo predominante en la novela es el intradiegetico. Sin embargo el nivel extradiegetico no se
encuentra en menor proporción.

Por ejemplo en el primer capitulo, el narrador es extradiegetico que nos cuenta como uno de los personajes
ha escrito un cuento y lo introduce sin aviso. Si es el narrador o el personaje. Es decir hay también
metagiegesis. Se trata de la indecisión:

Escombros para tintero y orquesta y es, a la letra, el siguiente: y entonces Robertico Grinan dijo que si que
estaba bien y paso a ser miembro de la banda contra revolucionaria Alfa Junior sección de la Habana y al salir
de allí su fue al departamento de seguridad del Estado y confeso que había ingresado a una banda contra
revolucionaria… (P. 78)

De esta manera la mayor parte de la obra es intradiegesis por ejemplo el capitulo de Roberto, Mario y Jose,
son capítulos auto narrados dentro de la historia.

MODALIDAD DEL DISCURSO
Pobrecito poeta que era yo es una novela compleja, sofisticada. Lo subversivo no sólo se manifiesta en las
ironías, en la desacralización de figuras cánones como Espino o Masferrer, sino también en el manejo de la
técnica.
Dalton explota su habilidad en
el tratamiento formal del texto literario. Juega con el plano del discurso: con las voces, las focalizaciones, las
modalidades del discurso, etc.
Circunscribiéndose a las modalidades discursivas, resalta a primera vista la heterogeneidad presente a lo
largo del texto en cuanto a los tipos del discurso.
En el Prólogo predomina el estilo directo. Hay una yuxtaposición de voces y el narrador es en realidad un
personaje más, que asiste al diálogo de dos individuos en un bar. Narrador y personajes coexisten en el
espacio y en el tiempo.
“Hombre joven, ligera (es un decir) mente sofocado por el calor de la calle (este país es un viejo incendio, etc.)
Ha entrado en este bar de nombre europeo”. (Pág. 11).
El capítulo Álvaro y Arturo presenta un juego de modalidades discursivas. Las secciones referidas a Álvaro
están generalmente en discurso indirecto libre: las voces del narrador heterodiégetico se confunde con la del
personaje. Arturo expresa generalmente en un estilo directo, ya que él es el narrador.
Cuando ambos se encuentran, la participación del narrador es mínima y cede el lugar al discurso directo de
los personajes.
El capítulo Roberto es un monólogo interior. La voz del narrador se elimina y el personaje no se refiere a
ningún interlocutor sino que habla o piensa para sí mismo.
El monólogo interior es el discurso directo llevado a su máxima expresión. La impresión de inmediatez que
produce el monólogo interior sobrepasa a la de cualquier diálogo porque con él se puede saber
qué está pensando un personaje, cuáles son los tormentos e inquietudes psicológicas no expresadas a nadie
más que a sí mismo.
“Bueno la verdad es que mientras conserve la memoria sobrevive inclusive a la soledad, que es lo peor que
hay, y siempre podré divertirme solo y estar preparado para ocasiones como ésta. Menos mal, porque
después de tanta agitación para llegar a tiempo, ahora resulta, ya lo dije, llegando sudoroso y tempranísimo y
sin que nadie haya asomado la nariz todavía”. (Pág. 87)
El Party no tiene ni una sola intervención del narrador. Es la pura conversación de los personajes. El estilo es
directo libre:
* Mira vos, volá ojete con disimulo: parece que va a haber orquesta.
* No jodás hom: son el nuncio apostólico y el Padre Mario, el de la correccional. (Pág. 243).
El capítulo titulado Mario está constituido por fragmentos de diario. El estilo es directo libre:
Perdón señores por decirlo, la verdad es que en este maldito p…pedazo de país, los predestinados abundan y
terminan siendo, más tarde o más temprano, unos pobres perros callejeros. (Pág. 220)
El capítulo Intermezzo apendicular recoge material heterogéneo. Ensayos biográficos, citas de textos de
pensadores salvadoreños (de Masferrer sobre los jóvenes intelectuales), recortes de periódicos, estadísticas
del censo general de población, una conversación de intelectuales, un cable sobre el golpe de Estado de 1960
a Lemus, otro sobre el golpe a la Junta Cívico Militar por un Directorio y una grabación
de un empresario censurando una página dominical donde escribían los de la Generación Comprometida.
Cada uno de los apéndices posee características propias. Predomina el estilo indirecto aunque cuando se
transcriben los diálogos la modalidad del discurso pasa a ser directa.
Lo importante acá no es tanto tipificar los tipos de discurso como reflexionar sobre la función ideológica
desempañada por documentos tan diferentes entre sí.
El realismo se condensa en esta parte de la novela. Las referencias al contexto: a los golpes de Estado y a la
censura, entre otros, no son hechas en la voz de ningún personaje. La selección de las partes que constituyen
el capítulo obedece a una intención del escritor. La sola escogitación de los documentos obedece a una
ideología, a una finalidad. El tipo de referencias al contexto armoniza con el realismo característico a lo largo
de la novela y con la actitud de compromiso del poeta de denunciar los males de la sociedad.
El último capítulo, el de José y la luz del túnel, está escrito en estilo directo.
ARGUMENTO
En líneas generales, Pobrecito poeta que era yo trata de lo complejo que significa ser un escritor joven en un
país como El Salvador. Un país de cuya tradición cultural y sobre todo literaria, es necesario renegar para
fundar una nueva literatura. El grupo de escritores personajes de la historia se enfrentan al dilema que les
plantea un contexto histórico que exige la adopción de una actitud ética frente a él: hacer o no una literatura
en función social.
Los escritores son:
Álvaro: agente publicitario. No es comunista pero sí opositor al régimen.
Arturo: un estudiante de derecho que aspira a sr escritor. Escribe cuentos.
Roberto: poeta y dirigente estudiantil. Miembro del Partido Comunista Salvadoreño.
José: un joven poeta y militante del PCS. Hace teatro.
Mario: escritor talentoso con problemas de alcohol.

DISCURSO DEL COMPROMISO POLÍTICO.
El compromiso político es asumido de diferente forma en cada uno de los personajes. Álvaro no es comunista,
sólo es un opositor al régimen pero no milita en ninguna organización.
“La comodidad de la habitación se tornaba por primera vez enemiga para Álvaro. Hasta entonces había sido
su cómplice. Los poetas llegaban y transformaban en simpáticos gatos en hipo, enrollados en los largos vasos
de Pinch, ronroneando, con la vanidad miserable apenas adormilada por el calorcillo de la intimidad, del clima
confidencial […]” (pág. 43)
Álvaro es un estudiante de derecho con un futuro prometedor:
“Si las cosas seguían así, pronto podría pensar en un carro pequeño, tal vez un Volkswagen de esos”. (Pág.
35)
Roberto del Monte es de los que asumen un compromiso más fuerte con los movimientos opositores que
aspiran a la transformación radical de la sociedad. Milita en el Partido Comunista, viaja a Cuba como
representante del mismo y constantemente motiva a sus amigos a leer el marxismo.
“Día de olor político. Roberto habló en un gran mitin de solidaridad con la Revolución
de Guatemala, al pie de la estatua de La Libertad”. (Pág. 265).
Mario es el que menos asume un compromiso político.
“Roberto no acaba de aconsejarme: hay que estudiar marxismo, hay que estudiar marxismo. La verdad (y
dejando en paz por un momento al país) es que yo podría ponerme temporalmente hipócrita y dedicarme a
cultivar una buena cara de seminarista rojo- ¡qué va! Por lo demás pasan los días y pienso en bromas y en
crímenes que jamás cometeré: jamás podré ser un revolucionario porque querría serlo del tipo Marcelino-pan-
y-vino”. (Pág. 237)
José es un militante del PCS. Hace teatro. Fue capturado e interrogado. Adopta una actitud consecuente al
momento de su detención, sin embargo, al final del capítulo, el desencanto de su situación actual es notorio.
Siente que no ha dejado de ser un poeta burgués.
“El verano madruga en torno mío. Represento al partido en lo que va quedando de la Kominforn. He
engordado quince libras, tengo no un auto, sino una flotilla de autos y choferes al alcance del teléfono, mis
hijos están en una escuela donde se codean con los futuros tótems del servicio exterior, tengo derecho a un
mes de vacaciones familiares pagadas en cualquier lugar del mundo socialista. Viajo regularmente a Austria,
Francia, Cuba, Suecia […] Sin embargo, no he podido escribir un triste diálogo desde hace meses. En
ocasiones siento como si regresé a El Salvador simplemente a conseguirme una coartada presentable para
quedarme fuera del juego”. (Pág. 444).
Es Otto
René Castillo el prototipo del escritor comprometido. Insta a los escritores a hacer literatura en función de
cambios sociales y culturales:
“Nombre. Hablo en serio. EL amor moderno tiene que ser cantado entre nosotros tal y como se vive: en el
centro de un pozo de injusticia y de explotación. Sólo así podrá ser una llamita para que se acerquen poco a
poco los friolentos. Yo me acuesto con mi amor en una cama, es verdad, pero esa cama está en un barrio
pobre, de una ciudad rascuache, en un país que los gringos tienen del mero pelo y en medio de un mundo en
que la lucha de clases es la vida diaria. Si me quedo a describir mis efluvios entre aquellas cuatro paredes soy
o muy limitado o muy sinvergüenza o muy metafísico. El resultado es el mismo”. (Pág. 162).

TIEMPO
A lo largo de la novela transcurre un tiempo lineal, esto es, en el plano de la historia. Existe un orden lógico
causal aunque el desarrollo de la trama está sometido a constantes interrupciones debido a los recursos
estilísticos con los que el escritor modifica la temporalidad en el plano de la historia. No se está diciendo una
perogrullada, en el sentido de que a todo texto literario puede aplicarse un ejercicio de reflexión al final de
su lectura y encontrarse un orden lógico causal a los acontecimientos narrados, eso es evidente. Lo que
quiere comunicarse es que la disposición de los capítulos obedece a dicha linealidad. No empieza la historia
por el final o el medio, sino que en el plano del discurso y no
sólo en el de la historia, puede observarse el orden lógico causal.
La linealidad del tiempo puede percibirse en los siguientes ejemplos: en el capítulo de Álvaro y Arturo, el
tiempo transcurre desde la mañana, cuando cada uno está en un lugar diferente, luego ambos se reúnen y
vuelven a separarse.
En el capítulo del Party se vuelven a encontrar. Ahí asisten Otto, José y Roberto. José sería capturado más
adelante, Roberto sería preso y Mario moriría apuñalado.
En cuanto a las relaciones entre el orden temporal de los hechos en la historia y el tiempo del relato, podemos
observar el uso frecuente de la analepsis:
“Nunca olvidaré mi primera cárcel, la más feliz de mi vida. Estuve solo tres o cuatro días incomunicado y luego
me pasaron al régimen común en la Penitenciaria central, donde se podía hablar con todo el mundo y estaban
presos además algunos de los personajes más interesantes que jamás conocí, como Jorge Montoya,
Francisco Sorto, Lope del Río, etc., fabulador el primero, loco el segundo y entrenador de fútbol el tercero […]
Además, allí en la Penitenciaría se sentía uno más cerca de la tibia farsa de la Ley, del baile de los Códigos,
que también sirven para irla pasando, en el sueño de la ilusión. Y podía uno ver a sus abogados todos los
días, echar con ellos las grandes conversadas sobre lo que estaba pasando en la calle, leer en común la
prensa diaria”. (Pág. 376)
La analepsis cumple una función importante en el relato, nos revela claves para entender hechos y actitudes
actuales de los personajes. La analepsis nos pinta el telón de fondo que hace más comprensible a los
personajes y sus acciones.
En cuanto a las relaciones de duración, encontramos todo un capítulo funcionando como escena. La escena
representa un intento de ofrecer el transcurso de la realidad tal como se produjo. Se vincula la historia y el
discurso.

SIMBOLIZACIÓN
La novela: es símbolo de la vanguardia literaria salvadoreña de los años setenta y posteriores, como
propuesta estética y de renovación ideológica a partir de la autocrítica y la trasgresión de valores subversivos.
El título: es símbolo de la reflexión poética-ideológica implica una transmutación o un cambio de pensamiento.
La reflexión se da en el marco de que fue (burgués y bueno) y que pretende ser.
Los personajes: jóvenes escritores simbolizan las juventud irreverente en una encrucijada ideológica y estética
sobre su desarrollo literario además los personajes son la imagen de lo intelectual joven que busca abrirse
paso ideológicamente con la teoría marxista y estéticamente con la influencia de las vanguardias.
El coronal Menéndez Pelayo: el símbolo militar que representa la cultura oficial. El exalta a Alfredo Espino.
Otto René Castillo: símbolo del verdadero poeta comprometido.

BIBLIOGRAFÍA
* Martínez Peñate, Oscar (coordinador). (2002). El Salvador. Historia general. Editorial Nuevo Enfoque. San
Salvador.
* Roque Baldovinos (coordinador). (2003). Enciclopedia El Salvador. Editorial O

Related Interests