You are on page 1of 10

EL PAÍS VASCO EN EL

ANTIGUO RÉGIMEN
EL RÉGIMEN FORAL VASCO DURANTE EL ANTIGUO RÉGIMEN
Desde épocas medievales existían en el territorio de Vizcaya
unos entes territoriales intermediarios entre los municipios y el
territorio de Vizcaya, que se convierten en instituciones
peculiares: las Encartaciones, la Tierra Llana, el Duranguesado.
Tienen sus propias asambleas que tienen un cierto poder y
cuentan con representación en la Asamblea política de Guernica

Álava se articulaba en Hermandades locales que integraban la


Junta General, esto es, su principal órgano de gobierno. Y
Guipúzcoa se articuló en pequeños ámbitos de gobierno y
jurisdicción llamados Villas.

No hubo nunca un Derecho vasco o unos fueros comunes a modo


de leyes u ordenanzas propias uniformes y homogéneas para
todas las provincias vascas. Jurídicamente todas ellas eran
entidades independientes con regímenes jurídicos distintos y
gozaban, además de una completa autonomía hacendística.
Con la incorporación al Reino de Castilla de las tres provincias
vascas, se crearon fórmulas intermedias que permitían seguir
manteniendo la foralidad.
Así, el Fuero Viejo de 1452, el Fuero Nuevo de 1526 y la Nueva
Recopilación de Leyes de Guipúzcoa de 1696, introducen toda una
serie de "pactos forales" basados en acuerdos entre estos
territorios y el Rey para reconocer y respetar los usos,
costumbres y Fueros de aquéllos.
El Rey, o señor de Vizcaya, y así lo recoge el citado Fuero Viejo
de Vizcaya, no podría modificar, ni mejorar los Fueros de esta
provincia.

FUERO : Conjunto de normas escritas que integran usos y


costumbres de un país o pueblo y que, al mismo tiempo. supone
una recopilación de sus leyes o derechos.
También conjunto de privilegios o exenciones dadas a una ciudad
o lugar y que dan un carácter especial a sus leyes.
La sociedad vasca durante el Antiguo Régimen, al igual que en el
resto de Europa, bascula entre dos polos: el medio urbano
(comerciantes, artesanos) y el medio rural (Jauntxos o grandes
propietarios, campesinos) con fueros, leyes y costumbres
diversas.

Configuración territorial: Señorio de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava


Organismos de Gobierno: Juntas Provinciales
Juntas Generales
Diputaciones (ejecutan los
acuerdos de las J. Generales)

Cada provincia o territorio histórico tiene sus


Juntas Generales = Poder legislativo, y una
Diputación = poder ejecutivo
CARACTERÍSTICAS DE LAS JUNTAS
1.- DESEQUILIBRIO EN LA REPRESENTACIÓN.
Los representantes en las Juntas lo son de las demarcaciones
territoriales, independientemente del número de habitantes de
cada demarcación. Los intereses de los núcleos rurales tienen más
peso que los de las ciudades, puesto que había mayor número de
demarcaciones rurales. Por tanto, el peso o representación en las
Juntas es muy desigual entre el medio rural y el medio urbano, a
favor siempre del medio rural. De ahí que sea una constante
histórica la pugna entre los intereses de los Jauntxos y los de la
burguesía urbana.
2.- AMPLIO GRADO DE AUTONOMÍA
POLÍTICO-ADMINISTRATIVA.-
El Régimen Foral no supone la independencia,
pero el nivel de autonomía reconocido es
amplio. Ej.: El Señor de Vizcaya (rey) tiene
que aceptar y refrendar los fueros. Se
puede hablar de soberanía compartida.
a) Aceptación y refrendo de los fueros por parte del rey.

b) Pase Foral: Las Juntas Generales tienen el derecho a no


cumplir las leyes emanadas del rey si conculcan algún aspecto
de los fueros.
Desde 1.516, a las leyes, decretos o pragmáticas procedentes
del poder central, se les puede aplicar el carácter de
"contrafuero", por lo que utilizan la frase "se acepta pero no
se cumple". De este modo, los acuerdos adoptados por el poder
central tienen que coincidir con los contemplados en los fueros.

c) Autonomía total en la administración municipal y provincial.-En


las provincias, el poder ejecutivo estaba en manos de la
Diputación y los Ayuntamientos tenían un delegado del rey. El
poder judicial lo tiene el rey, pero las leyes tienen que estar
basadas en los fueros. Por otra parte, el rey decide la política
interior y exterior.
3.- IGUALDAD JURIDICA. DESIGUALDAD SOCIAL.
En el Antiguo Régimen, todos los habitantes del País Vasco tienen
una característica que les diferencia del resto de España, y es
su igualdad jurídica o la "Hidalguía Universal".
Esta igualdad jurídica no equivale a la igualdad económica y
social.
La sociedad vasca del Antiguo Régimen estaba bajo el control de
los grandes propietarios o jauntxos, que controlaban las
ferrerías, eran los Patronos de las iglesias, y, como los
burgueses, participaban en los negocios comerciales de las
ciudades.

Los campesinos, grupo social más numeroso, tenían que pagar un


gran número de impuestos. En épocas de malas cosechas, no
estaban exentos de pago, por lo que contraían grandes deudas
viéndose obligados a vender sus tierras y, a menudo, a
convertirse en arrendatarios.
Los Jauntxos en el medio rural y los grandes comerciantes en el
urbano controlaban el poder político

Las relaciones entre los Jauntxos y el poder central en general


eran buenas. A menudo, obtenían favores de la Corte y a
cambio, a veces, aceptaban peticiones de servicios reales
(impuestos extraordinarios) a pesar de ser objeto de
contrafuero, como en el llamado "Motín de la Sal" de 1.631 en
Vizcaya.
4.-PRIVILEGIOS DE ADUANAS, FINANZAS Y
ADMINISTRACIÓN PROPIAS.-
a) Privilegio de Aduanas: Las aduanas estaban en el interior y no
en la costa, lo que representaba ventajas comerciales.
Las finanzas vascas tenían una administración propia. La
Administración era autónoma, pagaba a sus funcionarios, se
responsabilizaba de la protección de sus costas, tenían su propio
armamento para organizar sus "milicias", y si el ejército real se
encontraba en su territorio se encargaba de su alimentación.
b) Administración de justicia autónoma.

c) Servicio Militar: Era especial y no se basaba en el sistema


de quintas. El rey tenía opción a tener una guarnición a cambio
de pagar a la provincia, y sus tropas no podían cruzar las
tierras vascas sin el permiso de la Diputación General.

En época de guerra, toda la población vasca masculina de


edades comprendidas entre los 18 a los 60 años, podía ser
llamada a formar parte de las milicias provinciales. Y sólo tenía
el deber de defender su provincia.

El Régimen Foral no fue una especialidad del País Vasco, sólo que
aquí duró más que en otros lugares. Aragón, Cataluña, Valencia,
por medio de los Decretos de Nueva Planta, pierden sus fueros a
principios del siglo XVIII, mientras que el foralismo vasco-
navarro se mantiene hasta 1876 y luego persiste a través de los
Conciertos Económicos.