- I/ Ua ZQ.

^' Ll
tscuela Normal Superior N° ■,
“Wlary O. Graham" - La Plata
BIBLIOTECA
“Mariano Moreno”
Luis Esteban Briano
Silvana Escalante
Adrián lulita
Nadina GiseJ a Sgubin UnuGlfrGSCGL
Geografía ES.31 Social y económica argentina
üntañresca-
Gerente general
Leandro De Sagastizábal
Directora editorial
Susana Pironio
Vicedirectora
Alina Baruj
Autores
Luis Esteban Briano
Silvana Escalante
Adrián lulita
Nadina Gisela Sgubin
Coordinación de autores
Adrián lulita
Coordinación editorial y
edición
Miriam Andiñach
Jefa de arte
Eugenia Escamez
Diseñador
y coordinador gráfico
Federico Gómez
Diseño de tapa
Pablo Branchini
Diagramador
Ignacio Darraidou
Jefa de preprensa
y fotografía
Andrea Balbi
Selección y retoque de
imágenes
Silvina Piaggio
Asistente editorial
Carolina Pizze
Producción editorial
Nora Manrique
Cartografía
Estela Noemí Orrego
©Tinta fresca ediciones S.A.
Corrientes 526
(C1043AAS) Ciudad de Buenos Aires
Hecho el depósito que establece
la Ley N° 11.723.
Libro de edición argentina.
Impreso en la Argentina.
Prínted in Argentina.
ISBN 978-987-576-424-8
Sgubin, Nadina Gisela
Geografía ES.3 : geografía social
y económica argentina / Nadina
Gisela Sgubin; Silvana Escalante
; Luis Esteban Briano. - l a ed.-
Buenos Aires :Tlnta Fresca, 2010.
240 p.: II.; 28x21 cm.
ISBN 978-987-576-424-8
1. Geografía. 2. Enseñanza
Secundaria. I. Escalante, Silvana II.
Briano, Luis Esteban III.Título
CDD 910.712
La presente publicación se ajusta a la
cartografía oficial establecida por el
Poder Ejecutivo Nacional a través del
IGN -Ley N° 22.923- y fue aprobada
por Expte. N°GG10 3759/5.
Fotografías
Archivo Clarín
Archivo La Razón
Archivo General de la
Nación, Dpto. Doc.
Fotográficos.
Argentina
Roberto Cinti
Este logo alerta al lector sobre la
amenaza que fotocopiar libros
representa para el futuro de la
escritura. En efecto, la fotocopia de
libros provoca una disminución tan
importante de la venta de libros que
atenta contra la posibilidad de los
autores de crear nuevas obras y de las
editoriales de publicarlas.
En español, el género masculino
en singular y plural incluye ambos
géneros. Esta forma propia de la
lengua oculta la mención de lo
femenino. Pero, como el uso explícito
de ambos géneros dificulta la lectura,
los responsables de esta publicación
emplean el masculino indusor en
todos los casos.
La reproducción total o parcial de
este libro en cualquier forma que sea,
idéntica o modificada, y por cualquier
medio o procedimiento, sea mecánico,
electrónico, informático o magnético
y sobre cualquier tipo de soporte,
no autorizada pqr los editores, viola
derechos reservados, es ilegal
y constituye un delito.
La editorial está a disposición de
los poseedores de los derechos de
eventuales fuentes iconográficas no
identificadas.
i
HSUt « ' 'l I - ,l '
‘ “tlaryÜTGfaliarn’ í ’a'Piatf
BIBLIOTECA
"Mariano Moreno’
Parte 1
Capítulo 1
Espacio y organización del
territorio nacionaí.................................. 10
La conformación del territorio argentino...........12
Primera etapa, la Argentina criolla........................14
Tres procesos relacionados......................................15
División internacional del trabajo
y la producción..................................................................15
La Revolución Industrial.................................................15
La revolución de los transportes.............................16
Migraciones y movimientos de capitales...........17
Segunda etapa, la Argentina
agroexportadora...........................................................18
El proceso de organización nacional....................18
El Estado nacional en las provincias...........................19
Pampa y economías regionales
extrapampeanas............................................................20
La evolución y distribución desigual
de la población................................................................20
Organización estatal del territorio........................22
La expansión de la frontera...........................................22
Las estrategias de ocupación....................................23
La percepción del "desierto".....................................24
Los territorios nacionales...........................................25
El fomento estatal..........................................................25
El telégrafo..........................................................................26
Los puertos.......................................................................26
El puerto de Buenos Aires..............................................26
El puerto de Rosario.........................................................27
Los ferrocarri les...............................................................27
La expansión ferroviaria.............................................28
Estudio de caso: El "desierto"....................................30
Actividades finales ................................................ 32
Capítulo 2
La impronta territorial del
Estado del bienestar..... 34
Crisis y.transición..........................................................36
Cambios en la economía y en la política.............37
La concepción de Keynes..........................................37
Cambios en la producción y el trabajo.................38
Elfordismo.........................................................................38
¿Qué es el Estado del bienestar?..................................38
Política económica y forma de producción............39
El Estado y el crecimiento del mercado interno40
Industrialización sustitutiva de importaciones.....40
El crecimiento industrial.............................................41
La etapa peronista (1946-1955)...................................41
El carácter social del Estado......................................42
El turismo social................................................................42
La ampliación en atención de la salud......:...............42
El alcance en la educación.............................................42
Un territorio más vertebrado........................................43
Las ventajas de la red vial...............................................43
La nacionalización del ferrocarril................................44
La gestión del petróleo...............................................44
La renta agropecuaria..................................................45
Los contrastes regionales..........................................46
Las economías regionales..............................................47
Desig ualdades persistentes..........¿.............................47
Los cambios en el sistema urbano nacional ......48
Sistemas urbanos primados..........................................48
La metropolización de la ciudad de Buenos Aires .48
Crecimiento urbano y metropolización...................49
La Begión Metropolitana de Buenos Aires.........50
La ciudad y la inspiración europea.............................51
Industrialización y suburbanización..........................51
Suburbanización y propiedad privada................52
El hábitat de los sectores populares...........................52
Las villas de emergencia.................................................53
Otras formas de hábitat precario................................53
La desaceleración del crecimiento de la RMBA 55
La suburbanización de las clases medias...........55
La ciudad en crisis..........................................................55
Estudio de caso: Las viviendas de la Región
Metropolitana de Buenos Aires...............................56
Actividades finales----------- ------------- .......... 58
Parte 2
Capítulo 3
La diversidad ambienta!
de la Argentina o,.........,.,,...,..,...,.,....,,..,,...,. §0
La Tierra, un sistema con diversos subsistemas 62
Los subsistemas no están solos...................................63
El relieve y los asentamientos humanos.............64
Los grandes conjuntos del relieve argentino ... 64
La cordillera de los Andes..............................................64
Las áreas serranas.............................................................65
Los relieves de menor altitud........................................66
El sistema climático......................................................67
5
El sistema climático en equilibrio................................68
La diversidad climática en la Argentina....................68
La heterogénea Argentina húmeda...........................68
El sector central y el sur montañoso...........................69
La Argentina árida es más homogénea.....................69
Los ambientes de ia Argentina................................70
Argentina húmeda: la pampa.......................................70
La cuenca del Río de la Plata.........................................70
Nordeste subtropical.......................................................71
Sierras Subandinas...........................................................72
Andes Patagónicos-fueguinos.....................................72
La Argentina árida al norte y centro......................72
Sierras pampeanas...........................................................73
El Surárido...........................................................................73
La distribución de la población...............................75
La población en la Argentina húmeda......................75
La población en la Argentina árida.............................75
Distribución de las actividades productivas.__76
Las actividades en la Argentina húmeda.................76
Las actividades en la Argentina árida........................77
Estudio de caso: El río Salí-Dulce.............................78
Actividades finales.......................................................80
Capítulo 4
La valorización y apropiación
de los recursos naturales.... ......... . 82
Los recursos y las necesidades de la sociedad ..84
¿Qué es el ambiente?.......................................................84
Los procesos productivos...........................................85
Las diversas actividades agropecuarias.............86
La agricultura.....................................................................86
Agricultura en la Argentina húmeda.........................86
La producción de fruta fina...........................................87
Agricultura en la Argentina árida............................88
La actividad ganadera.................................................89
La ganadería en la Argentina húmeda......................89
La ganadería en la Argentina árida.............................89
Los circuitos productivos...........................................90
Los actores sociales de la actividad
agropecuaria.......................................................................90
Circuitos productivos pampeanos
y extrapampeanos...........................................................90
Los cambios en los circuitos productivos................93
La demanda energética y la producción.............94
Las fuentes de energía....................................................94
La actividad minera en la Argentina......................96
Salar del Hombre Muerto...............................................96
Bajo de La Alumbrera......................................................97
Pozos petroleros en la Argentina................................97
Cambios en la actividad minera..................................98
La minería a cielo abierto...............................................98
Factores de localización..............................................99
Estudio de caso: La soja...........................................100
Actividades finales....................................................103
Capítulo 5
Los problemas ambientales
de la Argentina actual.................104
Los problemas ambientales....................................106
Las teorías y los problemas ambientales..........107
Modos de enfrentar los problemas ambientales 107
El desarrollo sustentable.............................................108
Los explotacionistas.....................................................108
El manejo de los recursos naturales...................109
Las escalas geográficas en el manejo
de los recursos.............................................................. 109
La cuenca Matanza-Riachuelo..................................109
La panacea del desarrollo........................................109
Derechos de la naturaleza...........................................110
Problemas ambientales de la Argentina actual.... 111
La explotación forestal.............................................112
La historia forestal argentina......................................112
El impacto de la explotación histórica....................112
Los bosques nativos e implantados.........................114
la Ley de Bosques...........................................................114
Inventario de bosques nativos...................................115
El impacto ambiental del boom sojero.............116
Impacto en las regiones sin tradición sojera.......117
El deterioro de los suelos.........................................117
La erosión hídrica de los suelos.................................118
Las inundaciones...........................................................118
La desertificación...........................................................119
La minería y sus consecuencias.............................120
¿Quién es el responsable?.......................................122
La acción de la ciudadanía......................................123
El rechazo a la minería en Esquel..............................123
El producto bruto interno en la Argentina......124
La explotación de los recursos y el PBI....................126
Estudio de caso: Lucha por la
contaminación en ei río Uruguay.........................124
Actividades finales....................................................128
Parte 3
Capítulo 6
La crisis global y la hegemonía
neoliberal mundial...................................... 130
La crisis global...............................................................132
El posfordismo................................................................130
La producción just in time..........................................133
Los dos significados de fordismo.............................134
El fordismo en la Argentina........................................134
Consecuencias territoriales del fordismo..,..........134
La metropolización.......................................................135 '
Las características del trabajo fordista...................136
Modelos de Estado y fases capitalistas.............137
Síntomas de la crisis del modelo
keynesiano-fordista......................................................137
El insumo clave de un paradigma tecnológico.... 138
El proceso de globalización de la economía ...138
El paradigma tecno-productivo posfordista ..140
Las transformaciones del nuevo modelo.........140
El nuevo régimen de acumulación..........................141
El nuevo modo de regulación................................142
La apertura generalizada de los mercados...........142
La privatización de empresas públicas...................142
La desregulación de numerosos mercados.........142
La desregulación del mercado laboral...................142
El modelo productivo emergente........................143
Contraste entre el fordismo y
acumulación flexible.................................................144
Crisis y reestructuración en Latinoamérica.....146
El proceso de industrialización.................................146
La globalización en América latina..........................146
La crisis del Estado de bienestar...............................146
Las consecuencias del ascenso neoliberal...........147
Estudio de caso: Los orígenes de la industrialización
argentina.........................................................................148
Actividades finales...................................................150
Capítulo 7
La crisis del fordismo
en la Argentina.................................................152
La implantación del programa neoliberal........154
La apertura de la economía........................................154
La desindustrialización................................................155
El gobierno radical de Raúl Alfonsín........................155
El proceso hiperinflacionario de 1989....................156
Los gobiernos entre 1989 y 2001 .............................157
La Ley de Convertibilidad...........................................158
El shock neoliberal.........................................................158
La apertura comercial..................................................159
La desregulación délos mercados..........................160
Las privatizaciones de las empresas públicas.....160
Las transformaciones del Estado
durante los años noventa........................................161
La reforma del Estado nacional.................................162
La reestructuración urbana e industrial...........164
Las zonas industriales...................................................165
El régimen posteriora la convertibilidad.........166
Estudio de caso: El dinamismo
del Parque Industrial Pilar desde 1991..............170
Actividades finales............................. 172
Capítulo 8
Transformaciones sociales y
urbanas en Sa Argentina actúa!......... 174
Estado y ciudadanía en la
globalización neoliberal...........................................176
Transformaciones en los
mercados de trabajo..................................................177
La función del Estado en los mercados de trabajol 77
La identidad del trabajador........................................178
De los colectivos al individuo...................................179
Cambios del mercado laboral en la Argentina 180
La tercerización laboral................................................181
Los cali centers................................................................181
Nuevas actividades, nuevos mercados.................182
La fragmentación del mercado laboral.................182
La recuperación en la posconvertibilidad........183
¿Sociedades y ciudades duales?..........................184
Fragmentación y desigualdad social.....................185
La nueva pobreza.........................................................186
Una pobreza puertas adentro...................................187
El empobrecimiento de los más pobres...........188
NBI de la Argentina por provincia, 2001...........189
Transformaciones urbanas en la RMBA............190
Barrios estigmatizados.............................................192
El derecho a la ciudad.................................................192
Barrios buenos, barrios malos...................................193
La suburbanización de las elites..........................194
Las respuestas sociales ante la crisis..................195
Los movimientos barriales........................................195
Los clubes de trueque..................................................195
7
Fábricas y empresas recuperadas............................195
Estudio de caso: Fábricas y
empresas recuperadas..............................................196
Actividades finales.....................................................198
Parte 4
Capítulo 9
Los recursos geoestratégicos.........200
Los recursos naturales...............................................202
¿Cuáles son los recursos geoestratégicos?.........202 (
El recurso minero.........................................................202
La legislación minera....................................................203
Los intereses extranjeros..........................................204
El período de las inversiones......................................204
Los proyectos vigentes................................................204
¿Empresas versus ciudadanos?............................205
Modo de actuación de las empresas.......................205
Procedimientos de la actuación ciudadana ....206
Publicidad de los actos de gobierno.......................206
Las audiencias públicas...............................................206
Ombudsman o Defensor del Pueblo.......................206
La doble lectura en la sanción de normas............206
El ejercicio ciudadano..................................................206
Referéndum, plebiscito o consulta popular____207
Cuestionamiento judicial...........................;................207
Las organizaciones intermedias...............................207
Las evaluaciones del impacto...................................207
Recurso de iniciativa.....................................................207
Revocatoria del mandato...........................................207
La provisión del agua.................................................208
Antecedentes del agua potable...............................208
La privatización del agua............................................208
Incumplimiento del contrato__________________ 209
Los datos sobre la ¿escasez?...................................210
El desorden ecológico..................................................210
Los postulados neoliberales sobre el agua.....211
¿A quién venderle agua?.............................................211
El Sistema del Acuífero Guaraní............................212
La importancia del SAG...............................................212
El interés por el SAG......................................................213
El proyecto de investigación
del Acuífero Guaraní..................................................214
Las reacciones de la comunidad...............................214
Iniciativas para proteger el SAG................................214
Estudio de caso: Esquel y el "no a la mina"........216
Actividades finales....................................................219
Capítulo 10
La gestión de los bienes comunes...•22Q
El avánce en la apropiación................................. ...222
El espacio aéreo..............................................................222
El uso o abuso de los recursos...................................222
Un poco de historia de los bienes comunes ....223
Los bienes comunes y la regulación...............,....224
El resurgimiento de los bienes comunes...............224
Los postulados neoliberales...................................225
Individualidad, libertad y propiedad................. 225
El panorama de los bienes comunes......i.........226
El derecho a la tierra..........................................íi..........226
Las tensiones existentes..............................................226
La cosmovisión indígena.........................................226
Un ejemplo de cosmovisión................................. ....227
La percepción de la tierra............................................227
Los pueblos invisibles...............................................227
Descendientes de pueblos indígenas...................228
La lengua como factor de identidad..................,...229
La distribución de los pueblos.......................... ....230
Los derechos ganados..............................................231
La interpretación del INAI..........................................231
El Gran Chaco Americano........................................232
La venta de tierras.......................................................232
Lo ilegal y lo ilegítimo..................................................232
Más sobre la venta de tierras a extranjeros..... ....234
Los conflictos...........................................................
Los conflictos en el Gran Chaco...............................235
Los conflictos en el Sur................................................235
Estudio de caso: Las crónicas del despojo... „??ñ
Actividades finales................................................ ....238
El Área de Libre Comercio de las Américas ...........225
La Alternativa Bolivariana
para América Latina y el Caribe................................225
Las relaciones interestatales..................................226
Políticas acerca de los recursos
estratégicos..................................................................227
Tipos de recursos estratégicos.................................227
Privatización y estatización.......................................227
Estudio de caso: La industria maquiladora
en Ciudad J uárez..........................................................228
Actividades finales.....................................................231
8
Espacio y organización del
territorio nacional
Impronta territorial del Estado
del Bienestar
Espacio y organización
del territorio nacional
Los Estados-naciones modernos necesitan de
un territorio de dominio efectivo, es decir que el
Estado ejerza su poder o soberanía sobre un ámbito
geográfico delimitado que le pertenece sin injerencias
de otros Estados.
Como otros Estados-naciones, en el caso argentino,
esto se logró como resultado de un proceso histórico
complejo en el que intervinieron distintos sectores
sociales con intereses diversos y a menudo en pugna.
Entre 1810 y 1880, se conformó el Estado argentino a
través de la integración de varios espacios territoriales.
Durante ese tiempo, se produjeron procesos sociales,
culturales, económicos y políticos que dieron como
resultado una significativa modificación del territorio.
i Para comenzar...
1. Formen pequeños grupos y respondan a las preguntas.
a. ¿Por qué el proceso de conformación del territorio
argentino duró tantos años?
b. ¿Cuáles habrán sido los intereses en pugna?
c. ¿Cómo esta rivalidad habrá influido en la vida de los
actores sociales de este proceso?
, 2. Escriban un breve texto que presente la hipótesis del
grupo.
La conformación del territorio argentino
Dibujo que muestra la actividad minera
en el cerro de Potosí.
Corrientes colonizadoras
El territorio del Estado argentino se fue conformando basado
en los dominios territoriales que existían en las colonias ameri­
canas antes de la independencia de España. En este sentido, un
antecedente es el virreinato del Río de la Plata, creado en 177,6
con las reformas borbónicas. Con este virreinato, lacorona es­
pañola buscaba que el punto neurálgico de su dominio territo­
rial en América del Sur y fuente principal de plata, Potosí, pasaba
a vincularse más con Buenos Aires, en el río de la Plata, y con Fd?
nueva orientación atlántica del comercio colonial español, que
con Lima, en la costa del pacífico, en el Perú. De este modo, sé
le otorgó una importancia estratégica Buenos Aires, que se cons-
tituyó.en capital del virreinato, para evitar el avance portugués
desde la otra margen del río, impulsado desde Ja fundación pré*
via de Colonia del Sacramento.
Estos cambios modificaron la organización del territorio co­
lonial, cuyo eje fue la ruta que iba desde Potosí, en el Alto Perú
(hoy Bolivia), hasta el puerto de Buenos Aires, desde donde se
exportaba el metal hacia la metrópoli española. De esa ruta par­
ticipaban las ciudades fundadas durante la etapa de la conquista,
como Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero y Córdoba, que
se vinculaban con la minería potosina como centros de abasteci­
miento de materias primas, artesanías y mano de obra indígena.
La región Litoral, como proveedora de muías, y Cuyo, con sus
productos vitivinícolas, se vinculaban también
a la economía del Alto Perú. Debido a las refor-
mas comerciales borbónicas que orientaron la
economía hacia el Atlántico y la fundación del
virreinato, el Litoral tuvo una creciente fuente
de ingresos con la exportación de cueros; en
cambio, el Interior comenzó a competir con los
productos importados desde España.
Referencias
Corriente del este
- Corriente del oeste
■Corriente del norte
“r5"
OCÉANO
'ATLÁNTICO
Las corrientes colonizadoras fueron tres y respondían a
estrategias diferentes.
La del Este penetró el Río de la Plata y se centró en
Asunción luego de la fallida primera fundación de
Buenos Aires. La del Alto Perú estuvo al servicio de
Potosí; las poblaciones fundadas le proporcionaban
mano de obra y bienes. Y la de Chile aseguraba una ruta
comercial por tierra entre Perú y Chile.
1 2 |Capítulo 1 Espacio y organización del territorio nacional
©
T
in
t
a

f
r
e
s
c
a

e
d
i
c
i
o
n
e
s

s
.
a
.
|
P
r
o
h
ib
id
a

s
u

f
o
t
o
c
o
p
ia
.
L
e
y

1
1
.7
2
3
Virreinato del Rio de ia Plata
Más tarde, la Revolución de Mayo, en 1810, y la posterior declaración de la Inde­
pendencia, en 1816, nuevamente transformaron el dinamismo territorial, ya que con
la guerra revolucionaria se interrumpió el vínculo comercial con el Alto Perú, a cargo
de los realistas, y esto le otorgó una mayor preponderancia a Buenos Aires.
En los comienzos, el puerto de Buenos Aires se constituyó en el principal expor­
tador de metales preciosos hasta su agotamiento. Luego, los principales productos
de exportación fueron los cueros y la carne salada. Sin embargo, el puerto modificó
su función primordial, ya que comenzó a definirse como centro de importaciones,
porque por él entraban las manufacturas inglesas que ingresaban libremente luego
de la desvinculación con la metrópoli.
Las economías locales y regionales, desarro­
lladas incipientemente en la etapa colonial en
virtud de la ruta de la plata y alrededor de las
principales ciudades fundadas, decayeron al
desarticularse dicha red a consecuencia del mo­
vimiento independentista. De esta manera, el
territorio argentino presentaba grandes contras­
tes y desigualdades en el período comprendido
entre la independencia (1810-1821), la etapa de
las autonomías provinciales (1820-1853) y la pos­
terior organización nacional (1853-1880). Por un
lado, en el área Litoral se tendió a consolidar una
economía basada en la ganadería y vinculada al
mercado externo; y por otro lado, las economías
del Interior, decaídas o estancadas, luego de la
guerra de independencia establecieron vínculos
con una decadente economía potosina;y las pro­
vincias de Cuyo desarrollaron relaciones comer­
ciales con la minería chilena y con la californiana.
••Mazqúev*íle laSierra;/
Grande •-
v'
-
1
ñlayai
©
-J-r - - -r
■S-íiJeJujuyi
_ Tucumán
* San Miguel
~v-7.deJTucumán* .
,* Santiago dei Estero* ^
' San Femando. "
«k.GitiiriMfu
Nueva** '
Orán
¡v v SanJuan deVera
'dé Siete Corrí Hite
OCÉANO
PACÍFICO
SUR
vla Nueva
; Córdobadéjí!^
... .j.' Tucumán*!
*SanJuan “• 1
dela Frontera • •
•Mendoza
En 1776, se creó el virreinato del Río
de la Plata, con sede en Buenos Aires,
que incluía las intendencias de Salta,
Córdoba y Buenos Aires. El Gran Chaco
y el sur (a partir de la última línea de
frontera) aún no estaban efectivamente
ocupados por los españoles, aunque sí
por sus habitantes originarios.
fí'Búéñ«Aires;.
■: Enenadade'
Barragán'
ACTIVIDADES
Respondan.
a. ¿Cuáles fueron los objetivos de la creación del
virreinato del Río de la Plata?
b. ¿Qué dinamismo territorial había antes de su
creación y cuál fue después?
Intendencias
CD La Paz
(D Cochabamba A
(?) Charcas eoA .
(D Potosí
(7) Paraguay
y 4 :
(D Salta delTucumán
© CórdobadelTucumán
(0) BuenosAires 7 ;
Gobiernos
© Moxos
(D Chiquitos
(§ ) Pueblos de Misiones
Guaraníes
Escala gráfica
? , Y ,
i
Rfófégroi
"a fttac
ela :
iSnka
OCÉANO
ATLÁNTICO
SUR I
1- límite del lecho ysubsuekx
2-Límiteexteriorde)Rfadela Plata.
3^Umitelatera!marítimo
argentíncHjrijgpayo.
Referencias
---- Límite del Virreinato
____Límite de Intendencia
• Capital de Intendencia
• Partido
• Comandancia
----- Limite Internacional
(y
actual
.1
1 3
Primera etapa, la Argentina criolla
Las diferencias del territorio se ahondaron en gran medida luego de las guerras
de la independencia y la posterior conformación de nuevos Estados-naciones en
el antiguo territorio virreinal: la Banda Oriental del Uruguay, el Paraguay y la Repú­
blica de Bolivia.
El movimiento iniciado en 1810 no logró mantener la unión del territorio y se
suscitaron conflictos en torno a la forma de organización política de las Provincias
Unidas del Río de la Plata. Este período de varias décadas de guerras civiles e ines­
tabilidad política suele caracterizarse de manera simplificada como las juchas entre
unitarios y federales.
Sin embargo, gran parte de esos conflictos se basaban en la forma de organi­
zación jurídico-política del territorio nacional y en diferencias entre distintos inte­
reses económicos de los estados provinciales que prácticamente funcionaban en
forma independiente.
Luego de las guerras de independencia y de
las guerras civiles que ocurrieron en forma si­
multánea, la economía del Litoral se vio devas­
tada por la pérdida de su stock ganadero, fuente
de su principal riqueza.
El Interior sufrió los efectos de un proceso
de desarticulación económica al desvincularse
de la economía del Alto Perú, primero por las
guerras de independencia, luego por deca­
dencia de la producción minera de Potosí, y
en segunda instancia porque debió competir
con productos europeos que entraban por el
puerto de Buenos Aires.
Buenos Aires experimentó una situación dis­
tinta. Por un lado, quedó a cargo de la aduana,
que era la principal fuente de rentas; y, por otro
lado, la gran demanda de cueros provocó un
incremento de la producción ganadera, que
derivó en una constante expansión de su fron­
tera a expensas de los territorios de los pueblos
originarios.
Las gobernaciones e intendencias
fueron desagregándose en provincias.
Los Cabildos se constituyeron en
centros de esa desagregación, dada la
inexistencia de un gobierno central.
Por lo tanto, los territorios provinciales
se fueron definiendo a partir de los actos
fundacionales previos y a la capacidad
de ocupación efectiva de cada provincia.
% ^
1 4 |Capítulo 1 Espacio y organización del territorio nacional
Territorio ocupado en 1820
Tres procesos relacionados
Para analizar la formación del Estado-nación argentino es necesario relacionar
tres grandes procesos históricos, considerando que ninguno de ellos pudo desa­
rrollarse sin los otros dos.
En primer lugar, el largo período de transición económica entre el sistema feu­
dal y el capitalista se basó en la unificación de territorios y mercados que brindaron
las monarquías de Europa Occidental entre los siglos XV y XVII, y que terminaron
con la fragmentación en señoríos, ciudades-estado y demás dominios político-te-
rritoriales característicos del feudalismo. Además, la necesidad de mercados donde
vender los productos manufacturados se satisfizo con la expansión geográfica del
imperio colonial europeo.
En segundo lugar, la expansión europea sustentada en los grandes descubri­
mientos geográficos de las exploraciones portuguesas y españolas de los siglos XV
y XVI permitió difundir las relaciones mercantiles y capitalistas en otras sociedades
allende ultramar. Por otra parte, solo las sociedades unificadas bajo regímenes po­
líticos centralizados y con territorios relativamente homogéneos —los Estados-na­
ciones modernos— podían embarcarse en ía empresa de la expansión ultramarina.
De otra manera, deberían ocuparse principalmente de los conflictos internos y las
relaciones mercantiles locales.
Por último, la unificación de los mercados y territorios requirió que los Estados-
naciones difundieran y consolidaran las relaciones sociales capitalistas; por ejem­
plo, la instauración de una moneda nacional y la supresión de aduanas internas.
Además, la expansión mercantil y colonial contribuyó a desarrollar la industria y el
comercio, a la vez que consolidó el poder político de estos Estados.
'ír g. ".v, , ,, í ^¡ N *
La industria pesada
Entrado el siglo XIX, comienza
una etapa basada en la industria
pesada (siderúrgica, metalúrgica
y de maquinaria), en el uso
de nuevas fuentes de energía
(petróleo y electricidad) y en el
surgimiento de nuevas industrias,
como la química. Este proceso
requería materias primas (algodón,
cobre, petróleo, alimentos, etc.) y
nuevos mercados para colocar las
crecientes producciones.
Esta segunda fase de la Revolución
Industrial con su forma de
producción manufacturera,
se difundió a otros países de
Europa Occidental, a Estados
Unidos y a Japón. Los cambios se
afianzaron por larevolución en lós
transportes (navegación de vapor y
ferrocarriles). ,
División internacional dei trabajo y la producción
La integración de la Argentina a la llamada división espacial internacional del
trabajo y la producción resulta fundamental para entender su conformación y or­
ganización territorial.
Esta integración se produjo parcial y paulatinamente desde la independencia
hasta mediados del siglo XIX, y se completó y aceleró en forma notable en la se­
gunda mitad de ese siglo, confluyendo y relacionándose con el llamado proceso
de organización nacional (1852-1880).
La Revolución Industrial
Luego de la primera Revolución Industrial de fines del siglo XVIII, Inglaterra se
había consolidado como potencia económica y detentaba la hegemonía en un sis­
tema económico que tendía a mundializarse.
Esta primera ola de cambios sociales e innovaciones tecnológicas permitió una
gran expansión de los mercados. Las potencias industriales, Gran Bretaña en pri­
mer lugar, necesitaron colocar sus productos manufacturados en los mercados de
ultramar porque la escala de producción había aumentado de tal manera que era
imposible venderlos en el mercado interno. La expansión de la industria textil in­
glesa dirigió la exportación hacia el resto de Europa y Estados Unidos, luego a Amé­
rica latina y finalmente a India y Extremo Oriente.
P!
ACTIVIDADES
1. Expliquen el contexto
político y económico mundial
de la formación del Estado
argentino.
2. Elaboren un esquema
conceptual utilizando como
términos clave: mercado,
materias primas, manufacturas
y territorios.
1 5
La revolución de los transportes
Un mundo más chico
Se dice que en esta etapa
el mundo se "achicó", pues
disminuyeron los tiempos en los
viajes y aumentó la capacidad de
carga.
1500-1840
por caballos y de las embarcaciones a
vela: 10 m.p.h. (millas por hora).
Velocidad de las locomotoras de vapor:
65 m.p.h. - Velocidad de los barcos de
vapor: 36 m.p.h.
Velocidad de los aviones a hélice:
entre 300 y 400 m.p.h.
Velocidad de los jets de pasajeros:
entre 500 y 700 m.p.h.
Fuente: Harvey, D; La condición de la
posmodemidad. Amorrortu, Buenas Aires, 1997.
f P S j B B f H i
1. Observen el mapa y el
gráfico.
a. ¿Cuáles eran los nuevos
territorios a los que se dirigían
las personas y los capitales?
b. ¿Por qué piensan que fue así?
c. ¿Qué significa que el mundo
se achicó con la revolución
en las comunicaciones y en el
transporte? Den ejemplos.
La consolidación del sistema capitalista a escala mundial se efectivizó por la
revolución de los transportes, con el auge del ferrocarril y los progresos en la nave­
gación y las comunicaciones con la invención del telégrafo.
El desarrollo del ferrocarril agilizó y abarató el transporte de pasajeros y mer­
cancías, y se unificaron los mercados nacionales de consumo. Además, aumentó la
demanda de carbón y de productos metalúrgicos (hierro, luego el acero), y la fabri­
cación de material de transporte. La mayor difusión de este medio de transporte se
produjo durante la segunda mitad del siglo XIX.
Los progresos introducidos en la navegación generaron cambios más radicales.
Por ejemplo, la propulsión a vapor sustituyó a la propulsión a vel^I Luego, se perfec­
cionó la hélice, los cascos metálicos reemplazaron a los de madera, aumentaron el
calado y la capacidad de carga de los buques y, con las cámaras refrigeradas en los
buques, comenzaron a transportarse productos alimenticios perecederos, como la
carne.
Esta expansión abarató el coste del transporte que facilitó el movimiento ultra­
marino de mercancías y personas. Las transformaciones del transporte marítimo
expandieron el comercio mundialmente, y se incorporaron al sistema económico
nuevas áreas geográficas.
Un mundo en movimiento
Referendas
o Gudades con más de 500.000 habitantes en 1850
© Gudades con más de 500.000 habitantes en 1890
Principales cables telegráficos en funcionamiento hacia 1875
■ Tiempo medio que tardaba la correspondencia en llegar a Inglaterra en 1852
Fuente: E. Hobsbawm, La era del capitalismo.
1 6 |Capítulo 1 Espacio y organización del territorio nacional
Migraciones y movimientos de capitales
De manera previa y complementaria a la Revolución Industrial se había pro­
ducido una Revolución Agrícola, principalmente en Inglaterra, que provocó una
expulsión de los trabajadores rurales. Muchos de ellos se integraron a la produc­
ción manufacturera, pero muchos otros quedaron marginados. Esto, sumado al au­
mento de la población, produjo un gran movimiento de emigración de los países
europeos y de inmigración hacia los"países nuevos"y periféricos.
La acelerada industrialización y el crecimiento demográfico generaron una in­
tensa demanda de alimentos y materias primas. En consecuencia, las áreas colonia­
les y los "países nuevos" (como la Argentina, Canadá y Brasil), además de constituir
mercados de consumo de los productos industriales, pasaron fundamentalmente
a ser proveedores de productos primarios y receptores de los capitales y manufac­
turas de las metrópolis europeas.
Este proceso, también ligado a la revolución de los transportes, se desarrolló
durante la segunda mitad del siglo XIX y las dos primeras décadas del siglo XX.
Emigración e inmigración (1871-1911)
S
%
v
V:
  V
V
I
Emigración a territorios de colonización europea, 1871 -1911
(millones de personas)
i Reino Unido i España / Alemania ' '
Anos .Total; * / Austr¡a °* rc
1871-1880
3 1881-1890

I 1891-1900
31901-1911
3,10 1,85 0,15 ¡ 0,75
7,00 0,75 | 1,80
6,20 2,15 1,00 ¡ 1,25
11,30 | :;;^^15¡jH;:& 1,40 ] 2,60
27,60 10,40 3,30 j 6,40
Inmigración a "países nuevos", 1871-1911 ' I
(millones de personas) |
_ ^. j Estados }_ ¡Argentina ] Australia/ j é
Total . . . . Cañada i ./1 Otros I
Unidos / Brasi N. Zelanda $
1871-1880 4,00
1881-1890
I 1891-1900 6,40
1901-1911 14,90
2,80
5,20
3,70
8,80
0,20
0,40
0,20
1,10
0,50
1,40
1,80
2,45
0,20
0,30
0,45
1,60
■0,30
0,20
0,95
Movimientos de capital (1815-1914)
Fuente: E. Hobsbawm, La era delimperio.
1. Consideren los datos de las
tablas y el mapa de inversiones
de capital.
a. ¿En qué consistió el
movimiento de personas y
capitales desde los países que
se industrializaban hacia los
nuevos países? Den ejemplos.
b. ¿Qué país se destaca como
inversor?
2. Escriban una conclusión
respecto de las razones de
estos movimientos.
17
Segunda etapa, la Argentina agroexportadora
La batalla de Pavón
Bartolomé Mitre, luego de
derrotar a Justo José de Urquiza,
acordó hacerse cargo del país
provisionalmente hasta tanto
se convocara a un Congreso
Nacional que designara un nuevo
presidente, que fue el mismo Mitre.
Esta etapa se desarrolló desde que se completó la organización nacional en
1880 hasta la crisis de 193Ó y se caracterizó por la ¡mplementación del modelo
agroexportador.
La consolidación del desarrollo económico de las potencias industriales aceleró
la inserción de la Argentina en el sistema mundial capitalista debido a la demanda
de alimentos de clima templado, la colocación de excedentes demográficos y de
capital en la periferia, que propiciaron una nueva división espacial internacional
del trabajo y la producción. La economía argentina adaptó básicamente su produc­
ción agropecuaria pampeana a la exportación; por eso, el modelo de acumulación
liberal agroexportador se caracteriza como decrecimiento hacia afuera".
Además, la Argentina recibió millones de inmigrantes provenientes en su ma­
yoría de Italia y España, que se instalaron en la región, en particular, en las ciudades
portuarias; y también, arribaron capitales bajo la forma de inversiones extranjeras
directas, la mayoría británicas, que se destinaron a los ferrocarriles, puertos, la co­
mercialización y préstamos al Estado argentino. Esta nueva situación resultó funda­
mental para la formación y organización del Estado.
Partida de la Guardia Nacional de
Buenos Aires para la campaña de
Pavón, a mediados de noviembre
de 1861. Óleo de León Palliére.
La organización del Estado-nación argentino
Las luchas internas se iniciaron para definir el marco jurídico-político y eco­
nómico en el que se inscribirían las relaciones entre la Nación y las provincias.
Como fruto de esas luchas, se logró establecer un conjunto de pactos entre las
provincias, y posteriormente entre ellas y la Nación, que se plasmaron en la Cons­
titución de 1853.
En los primeros años, el gobierno constitu­
cional de la Confederación Argentina no tuvo
el apoyo de la provincia de Buenos Aires, la más
rica del territorio nacional. Esta actitud autono­
mista de los políticos bonaerenses se basaba
en que Buenos Aires podía prescindir del resto
de las provincias, porque poseía las mayores
fuente de recursos, representadas por la aduana
y la ganadería.
El hecho de que la Confederación no sub­
sistiría sin los recursos que le aportaba Buenos
Aires desató una serie de conflictos armados y
negociaciones que duraron hasta 1861, cuando
se produjo la batalla de Pavón.
A partir de las llamadas presidencias histó­
ricas (Mitre 1862-1868; Sarmiento 1868-1872;
y Avellaneda 1872-1880), comenzó una etapa de construcción de un Estado na­
cional que logró imponerse como máxima autoridad sobre los gobiernos provin­
ciales, generó las condiciones jurídicas y materiales para el establecimiento de un
mercado nacional, ocupó los territorios de los pueblos originarios definiendo el es­
pacio de la soberanía territorial y comenzó con una política cultural para establecer
una identidad de carácter nacional a través de las políticas educativas.
1 8 |Capítulo 1 Espacio y organización del territorio nacional
©
T
in
t
a

f
r
e
s
c
a

e
d
i
c
i
o
n
e
s

s
.
a
.
1
P
r
o
h
ib
id
a

su

f
o
t
o
c
o
p
ia
.
L
e
y

1
1
.
7
2
3
i r
El proceso de organización nacional
Este proceso implicó la gradual sustitución del marco institucional provincial
como eje articulador de las relaciones sociales, por un marco nacional; así, los sec­
tores dominantes del interior se transformaron en integrantes de una coalición
dominante de carácter nacional. Esta etapa comenzó luego del derrocamiento de
Juan Manuel de Rosas, gobernador de Buenos Aíres, en la batalla de Caseros, en
1852 y se desarrolló hasta 1880, con la federalización de la ciudad de Buenos Aires.
Hasta 1852, las provincias delegaban en el gobernador de Buenos Aires la con­
ducción de la Confederación Argentina, el manejo de la aduana y de las relaciones
exteriores, preservando su autonomía. A partir de la victoria de la alianza enca­
bezada por Justo José de Urquiza, gobernador de Entre Ríos, sobre Rosas, quien
ejercía una hegemonía sobre toda la Confederación desde su cargo de gobernador
de Buenos Aires, Urquiza se hizo cargo de las relaciones exteriores y de las fuerzas
de mar y tierra de la entonces Confederación Argentina, propiciando la sanción de
la Constitución Nacional de 1853. Buenos Aires no aceptó incorporarse al nuevo
Estado y permaneció separada hasta 1859; por ese motivo, la unificación fue apla­
zada hasta 1861, cuando Buenos Aires logró imponer los términos de su incorpora­
ción a la llamada definitivamente República Argentina.
El Estado nacional en las provincias
La adhesión de las provincias al nuevo esquema de poder representado por el
Estado nacional se logró a través de negociación impuesta, en algunos casos con
violentos enfrentamientos armados, levantamientos de los caudillos del lnterior y
del Litoral (Chacho Peñaloza y Felipe Varela en La Rioja y López Jordán en Entre
Ríos) duramente reprimidos por el gobierno nacional y sus aliados.
La primera y más importante forma de penetración del Estado nacional en las
provincias fue la represiva. El objeto de sofocar todo intento de insubordinación
por parte de las provincias se logró con la supresión —generalmente violenta— de
las guardias nacionales (ejércitos locales) para conformar un Ejército Nacional al
servicio de los requerimientos del Estado central.
La segunda, a veces casi simultánea a la anterior, fue la cooptativa, basada en la
captación de los sectores dominantes de las provincias y de los gobiernos del inte­
rior mediante pactos y alianzas que comprometían a ambas partes.
La tercera forma supuso el avance territorial del Estado nacional en las provin­
cias a través de la instalación de obras, servicios y regulaciones indispensables para
su desarrollo económico y la incorporación de actividades productivas al circuito
dinámico de la economía agropecuaria pampeana. Esta penetración material per­
mitía ampliar el mercado nacional y extender la base social de sustento al nuevo
Estado nacional, posibilitando el apoyo de los sectores sociales dominantes del
interior beneficiados por esta incorporación. Algunas provincias aceptaron esta
situación y se adaptaron a las nuevas condiciones, como Mendoza con su produc­
ción vitivinícola yTucumán con la caña de azúcar.
La cuarta y última forma fue la de penetración ideológica, manifestada en una
creciente capacidad de creación y difusión de símbolos, valores y conocimientos
que reforzaban los sentimientos de nacionalidad tendientes a legitimar el sistema
de dominación instituido. En este sentido, la educación en todos sus niveles tuvo
un papel fundamental.
Manuscribo original de la
Constitución Argentina, 1853.
^ B
1. Expliquen por qué se
denomina "crecimiento hacia
afuera"el que desarrolló la
Argentina a fines del siglo XIX.
2. Describan las razones por las
cuales duró varias décadas la
formación del Estado argentino
y cómo logró consolidarse.
1 9
Pampa y economías regionales extrapampeanas
La consolidación del modelo agroexportador generó cambios en el espacio
geográfico del Estado argentino. Esa transformación no fue homogénea en todas
las áreas.
En el área pampeana, el paisaje rural y el urbano sufrieron modificaciones sus­
tanciales. La construcción de los ferrocarriles y la instalación de postes del telégrafo
se realizaron sobre el pastizal pampeano; este avance produjo el surgimiento de
nuevos pueblos, y otros se trasformaron en ciudades; los cultivos de maíz y de trigo
y la cría de ganado bobino mejorado reemplazaron a las ovejas que se traslada­
ron hacia la estepa patagónica.También, la pampa experientó un cambio radical
en su estructura poblacional, porque recibió la
mayor cantidad de inmigrantes, que se locali­
zaron en los espacios urbanos y también en las
áreas rurales. La sociedad tradicional criolla fue
reemplazada por una moderna sociedad capi­
talista. Debido a su notable crecimiento y por
ser la región que se incorporó decididamente
al mercado mundial, la región pampeana ob­
tuvo una preponderancia tal que los geógrafos
comenzaron a definir a las otras regiones del
país en su conjunto como extrapampeanas.
Las llamadas áreas extrapampeanas pre­
sentaban variadas economías. Allí convivían
economías de subsistencia, de enclave, confec­
ción de artesanías tradicionales y producciones
ligadas al mercado nacional, como el azúcar
en Tucumán, Jujuy y Salta; el tabaco y la yerba
mate en Corrientes y Misiones; la actividad viti­
vinícola en Mendoza y San Juan. Además, en el
caso de la actividad extractiva, se destacaba el
área del gran Chaco con la explotación forestal
y la producción del tanino.
La evolución y distribución desigual de la población
La estructura poblacional de la Argentina en la etapa agroexportadora tuvo una
significativa modificación, producto de masiva inmigración proveniente principal­
mente de Europa.
En ese período, la población llegó a duplicarse, pero el crecimiento demográ­
fico no fue uniforme en todas las provincias, pues la mayoría de los inmigrantes se
instalaron en los centros urbanos del Litoral, lo cual acentuó nuevamente la dife­
renciación con el Interior.
Los censos nacionales de 1869,1895 y 1924 marcan también un creciente pro­
ceso de urbanización; en este sentido, las actividades secundarias y terciarias ab­
sorbieron parte del saldo migratorio positivo que tuvo el país.Las causas de la inmi­
gración estaban relacionadas con la búsqueda de una mejor calidad de vida; por lo
tanto, la pobreza fue el principal factor de expulsión de los lugares de origen. Ade­
Í Estimaciones de los ingresos generados en 1889 (millones de dólares) |
f ..... r ......;.......Per..1
i Provincia 1 Ganaderos j Agrícolas i Otros Totales i g
| Buenos Aires (ciudad) - - 46,6 46,60 78,00 I
i Buenos Aires (campaña) ::sí/v 72Í® | 17,50 19,0 109,10 160,00
H ....................................
| Catamarca 1,70 1,20 3,90 6,80 66,00 ¡
g Córdoba 6,90 1,50 ! 11,60 20,00 63,00 ¿
4
| torrientes 5,70 i 1,30 j 7,70 14,70 j 72,00 |
I Entre Ríos 10,30 ! 9.50 |! , 21,40 , 113,00 1
1 Jujuy 0,70 I 1,80 í 2,00 ! 4,50 i 67,00 1
La Rioja 1,00 2,70 1
p - !
¡ 5,50 63,00 ■!
A Mendoza 1,30 í 4,70 4,20 ! 10,20 1 103,00 ¡
p Salta } ■ 1,70 : 3,40 ,! 8,00 , 9,80 58,00 |
1 San Juan 1,00 S
Ss 1 I
3,10 i1 3v60~j1 7,70 85,00 |
| Santa Fe j' 10,20 6,10 9,90 25,60 134,00 ¡
i Santiago del Estero 3,60 1,20 1 4,80 ! 9,60 61,00 1
ij Tucumán j 2,00 7,60 5,70 15,30 85,00 §
t r a t e s ____ _ '^|^^115,6i0 57,40 138,40 ! 311,40 110,00 J
Fuente: Rofrnan, A. y Romero, L, Sistema socioeconómico
y estructura regional de la Argentina, Buenos Aires, Amorrortu, 1997.
2 0 |Capítulo 1 Espacio y organización de! territorio nacional
A
:s ¡
más, el abaratamiento de los pasajes les permi­
tió viajar a los sectores de escasos recursos.
Por otra parte, el Estado argentino tomó me­
didas legales y promocionó atractivamente las
posibilidades en el país para acelerar la capta­
ción de mano de obra. Por ejemplo, la llamada
Ley Avellaneda, promulgada en 1876, estable­
ció la construcción del Hotel de Inmigrantes
y la reglamentación para el otorgamiento de
facilidades de recepción, alimentación y tras­
lado al lugar de residencia a quienes llegaban.
Además, en Europa, el gobierno argentino abrió
agencias para estimular la inmigración.
Sin embargo, esta política en algunos casos
fue deficiente. Por ejemplo, la colonización agrí­
cola que pretendía poblar la campaña fue obs­
taculizada porque las tierras ya habían sido otorgadas a propietarios de grandes
extensiones. En cambio, la instalación de colonias en Santa Fe, Entre Ríos y el sur de
Córdoba fue más equilibrada y de mayor extensión.
Los inmigrantes recién llegados
residían unos días en el Hotel de
Inmigrantes.
Distribución de la población por edades
Población extranjera al ingresaren el país (promedio 1910-1914)
Inmigrantes Argentinos
Varones . Mujeres Varones r , Mujeres
-Mayores de 60 años-
.......De 41 a 60»
.... - D e 31 a 40-
.......De21a30-
.......De 13 a 20-
.... Hasta 12 años—!
ACTIVIDADES
1. Observen el gráfico "Estimaciones de los ingresos generados en 1889".
a. ¿Es evidente la diferencia de ingresos en las provincias de acuerdo con el destino de
la producción?
b. J ustifiquen su respuesta.
2. Respondan de acuerdo con la información de la pirámide de inmigrantes.
a. ¿Cuál es la franja más numerosa? ¿Por qué?
b. ¿Por qué, en comparación, la pirámide de argentinos es más equilibrada?
3. Analicen los gráficos de Distribución geográfica de la inmigración.
a. ¿Cuáles fueron las áreas que más crecieron?
b. Elaboren tres observaciones respecto de las tendencias prestando atención a
los períodos y las áreas. Por ejemplo:"Se nota que el área de la Capital se mantuvo
constante en los primeros dos períodos, pero en el tercero comenzó a decaer".
4. Expliquen las causas de la desigual distribución de la población y ejemplifiquen.
Distribución geográfica
de ios inmigrantes
radicados por zonas (%)
| Capital 33 34 2 7 ¡
ij Litoral ' > ' 6 2 #
pi Noroeste 3 3
i
4s
i ¡ Nordeste
| Resto del
S p a í s
2 4
i
1 0 0 1 0 0 1 0 0 I
Distribución de ia población
urbana y rural según los censos
nacionales (%)
f 52,7 47,3
Fuente: Rofman, A. y Romero, L., Sistema
socioeconómico y estructura regional de la
Argentina, Buenos Aires, Amorrortu, 1997.
21
Juan Cafulcurá dirigió la
Confederación de Salinas Grandes,
cerca de Epecuén.
Lideró casi todos los malones que
hostigaron la provincia de Buenos
Aires a mediados del siglo XIX.
Los"pampas"
"El nombre'pampa'(del quechua
extensión llana) había sido
adoptado también para la variedad
de pueblos que la habitaban,
distinguiéndolos de los serranos.
Parte de estas pampas había
sido denominada anteriormente
tierras magallánicas, en unidad
con la Patagonia; también era de
uso llamarla tierras del medio.
La misma denominación de
Patagonia se superpone y se
extiende en algunas cartas hasta el
cabo San Antonio, donde termina
el Río de la Plata. Aparentemente,
en las cartas geográficas nunca
dejó de usarse el término pampas,
reconociendo la multitud de
paisajes que albergaba el nombre."
Silvestre, G.i'EI imaginario paisajístico en el
litoral y el sur argentinos' en: Bonaudo, M.
(dir.) Nueva Historia Argentina, Buenos Aires,
Organización estatal del territorio
El proceso de organización estatal-dei territorio se inscribe en la segunda etapa,
la Argentina agroexportadora. En este período, el Estado comenzó a tomar deci­
siones políticas y desarrollar la penetración material por medio de una serie de
acciones político-territoriales. >.
Las decisiones y su concreción se evidencian, por ejemplo, en la construc­
ción de caminos, en la expansión del ferrocarril y el desarrollo de otros mpdos de
comunicación.
Estas acciones, además de ser una presencia verificable en el terreno, consti­
tuían la imagen del progreso que un Estado debía tener y, a su vez, eran sus marcas
o huellas para alcanzar la idea de civilización de la época.
La expansión de la frontera
Para 1859, la ocupación indígena se extendía desde los Andes centrales hacia
el territorio de toda la provincia actual de La Pampa, y avanzaba en Buenos Aires
hasta una imprecisa y porosa frontera. Aproximadamente la línea de frontera se
extendía desde el Cabo Corrientes, pasando porTandil, Azul, 25 de Mayo (entonces,
Cruz de Guerra), Junín, Melincué, La Carlota y San Carlos; esta había sido la frontera
desde 1828, cuando Rosas logró un estado de paz parcial con grupos de pueblos
originarios.
Muestra de esta buena relación fue la acción del cacique araucano Calfucurá
(Piedra Azul), quien era un personaje prestigioso que llegó a someter a las diver­
sas tribus "pampas" en la Araucania chilena y, con la anuencia de Rosas, controló
el comercio con Chile en Caruhé-Salinas Grandes. Cuando se produjo la caída de
Rosas, el cacique araucano fue desvinculado automáticamente de los pactos con el
gobierno. Entonces, aprovechando la desorganización de la guerra civil, Cafulcurá
agrupó a las principales parcialidades indígenas en la Confederación Indígena en
las pampas en 1852 y organizó los grandes malones que inauguraron su presencia;
pero, para 1857, esta Confederación ya se había resquebrajado.
Los malones, concentrados en Buenos Aires en la década de 1850 avanzaron so­
bre la frontera de la Confederación Argentina desde 1862, por ese motivo en 1867
se promulgó la ley 215 de la Conquista del Desierto y Ocupación del Río Negro
como límite sur.
Luego, Julio Argentino Roca fue convocado como ministro de Guerra y Marina e
implemento una estrategia distinta de la de Rosas. Suprimió todo peso innecesario
en los soldados, alegando que estos debían ser"tan livianos como los indios", los
dotó de armas y utilizó el telégrafo para enviar mensajes de aliento.
ACTIVIDADES
1. Expliquen las dos metodologías que se utilizaron como políticas de expansión del,
territorio.
2. Según algunos historiadores, eí avance sobre la Patagonia resultó en la adición
de 55 millones de nuevas hectáreas. Averigüen para qué actividades productivas se
utilizaron.
2 2 j Capítulo 1 Espacio y organización del territorio nacional
Las estrategias de ocupación
La necesidad de ganar territorio para las actividades econó­
micas en crecimiento propició una serie de acciones estatales
dirigidas a ocupar nuevos territorios. Estas acciones tuvieron sus
fundamentos en distintas líneas de pensamiento de la época.
Una de las principales ideas que circulaba acerca del pro­
blema de dominar el llamado desierto era:"poblar es conquistar
y gobernar". Este pensamiento se fundamentaba en la modalidad
hispánica de asentamiento urbano: el hecho de construir una ciu­
dad con determinadas características constituía un dominio en sí
mismo.
La idea popular"no es el indio sino el desierto", también era
muy difundida. Se refiere a la concepción de que el medjo físico-
natural determinaba un tipo de sociedad; en este caso, el desierto
como ambiente era hostil, oscuro y malo, por lo tanto, lo que al­
bergaba también asumía esas características, es decir, al "indio".
Por consiguiente, las propuestas de estrategias de ocupación
estaban vinculadas con estas ideas. Por ejemplo, introducir gra­
dualmente colonias de inmigrantes en las fronteras, especial­
mente europeos, para "mejorar la raza".
Otra de las estrategias propuestas era el exterminio directo de
ia población indígena, y de este modo se ganarían sus territorios,
no solo los conocidos sino también los aún desconocidos pero
potencialmente ricos.
Actualmente, se reconoce el resultado de la modalidad gra­
dual en la existencia de pueblos y ciudades de la provincia de
Buenos Aires, como Pergamino, Salto, San Miguel del Monte, Pi­
lar, Rojas, Navarro, Chascomús entre otros, que en sus inicios fue­
ron fuertes en las líneas de frontera.
ACTIVIDADES
1. Reunidos en grupos analicen ios textos de esta página. Ayúdense
con la siguiente guía.
a. Usos de las palabras indio, indígena y aborigen.
b. Ideas difundidas en ei siglo XIX acerca de cómo poblar el desierto.
c. Comparen esas ideas con las actuales y el uso cotidiano de las
palabras indio, indígena y aborigen.
2, Observen el mapa y respondan:
a. ¿Cuales de las actuales provincias o parte de ellas seguían
ocupadas por sus habitantes originarios hasta fines del siglo XIX?
b. Según sus conocimientos, ¿en qué provincias todavía habitan
descendientes de los pueblos originarios? ¿Coinciden con el mapa?
c. Elaboren una hipótesis sobre por qué será así.
¿Indio, indígena o aborigen?
El término "indio" es de origen colonial, pues los
españoles creían que habían llegado a las Indias.
"Indígena"también es de esa época, pero fue cambiando
como categoría; hoy es usado por los Integrantes de los
pueblos originarios y por los investigadores.
La palabra "aborigen"significa "desde el origen"; alude
a la idea de que los grupos ocupaban originalmente
la región. Muchos de estos grupos eligen actualmente
la denominación "pueblos originarios" que expresa la
estrecha relación con el lugar. ¡
Territorios indios y provincias 1859
2 3
La percepción del "desierto"
La conquista del Desierto. Juan
Manuel Blanes (1889). Los
territorios al sur del río Salado
recibían el nombre de'Desierto'.
Si partimos de la idea de que cada imagen y cada texto conceptual izan un re­
corte posible de la realidad, detrás de ellos hay una jerarquización de los aspectos
de esa visión; algunos son exaltados, otros subestimados, otros ignorados o con­
venientemente deformados. Esto resulta útil para entender por qué se denominó
"desierto"a la Patagonia y luego al Chaco.
La palabra desierto puede definirse como
'deshabitado'o en el caso de la clasificación geo­
gráfica'sin agua o humedad'. Nos referimos «co­
múnmente a un desierto cuando realmente "no
. !V •
hay nadie" o "es totalmente seco". Ahora bien,
este no es el caso de la Patagonia ni del Chaco,
en el siglo XIX, porque no puede afirmarse’que
allí"no había nadie"ni que "era totalmente seco".
Esos territorios estaban ocupados por tribus
y comunidades organizadas social y política­
mente de forma diferente de las costumbres
occidentales. Estas diferencias fundamentaron ‘
llamar "barbarie" al conjunto de características
de los pueblos originarios, y justificaron su exter­
minio. Además, el vínculo entre desierto y bar­
barie estaba presente en la sociedad, ya que, escritores, políticos, exploradores y
científicos abonaron esta relación agregándole la cuota de "desconocido". Esteban
Echeverría describía como "inconmensurable, abierto y misterioso", el territorio de
indios y matreros.
La conquista del Desierto, realizada por Julio A. Roca en 1879, difería del plan
defensivo de Adolfo Alsina; pues Roca forjó una campaña militar de conquista y
sometimiento o exterminio de los habitantes originales. En ese momento, el Es­
tado argentino unificado disponía de material bélico moderno, inteligencia militar
y recursos que les impidieron a los grupos (ranqueles, mapuches, tehuelches, etc.)
oponerse con efectividad al Ejército de los"huincas" (blancos). El resultado fue exi­
toso para el principal objetivo fijado: ganar enormes cantidades de tierras para el
sistema productivo.
El Chaco, llamado "el Impenetrable" en alusión a la espesura de sus bosques,
también fue objeto de concepciones alejadas de lo real. Por ejemplo, para los cá­
nones europeos del siglo XIX la ausencia de"civilización"era sinónimo de vacío, por
lo tanto, el Chaco era percibido como vacío, es decir, desierto; y, en consecuencia,
debía ser llenado con civilización occidental.
En torno a esta cuestión se fundamentaron y materializaron los proyectos de
apropiación territorial del Estado. La campaña encabezada por el general Benjamín
Victorica en 1884 inauguró una nueva modalidad de exploración para avanzar so­
bre el territorio indígena y establecer colonias "civilizadoras"fuertemente militari­
zadas formadas por colonos y habitantes originarios sometidos. Este último rasgo
estaba relacionado con la necesidad de incorporar trabajadores a los obrajes, que
en esa época era la principal actividad productiva.
2 4 |Capítulo 1 Espacio y organización del territorio nacional
Los territorios nacionales
Junto con un gradual poblamiento, entre las provincias y el desierto comenza­
ron a surgir estados intermedios que la Constitución Nacional denominó "territo­
rios", y que quedaron subordinados al gobierno nacional por coincidir con espacios
prácticamente inexplorados e inhabitados, no sujetos a ningún gobierno local.
En 1862, durante la presidencia de Bartolomé Mitre (1862-1868), se promulgó la
Ley 28. Esta ley estableció que todos los territorios fuera de los límites tradiciona­
les de las provincias debían ser territorios nacionales. En el nordeste, concluida la
Guerra de la Triple Alianza (1865-1870), se creó el Territorio Nacional de Gran Chaco
con capital en Villa Occidental (hoy Villa Hayes, Paraguay). Luego, en 1878 los terri­
torios al sur del río Negro integraron la gobernación de la Patagonia, cuya capital
fue Carmen de Patagones. Por entonces, los únicos asentamientos eran colonias
galesas en los alrededores de los ríos Chubut, San Julián y Santa Cruz.
En 1884, se sancionó la Ley 1532 que establecía la organización de los territo­
rios nacionales en nueve gobernaciones: La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut,
Santa Cruz, Tierra del Fuego, Misiones, Formosa y Chaco. El gobernador de estas
jurisdicciones era nombrado por el Poder Ejecutivo con acuerdo del Senado y dos
jueces integraban el Poder Judicial. Además, la ley preveía que los territorios con
más de 30.000 habitantes dispondrían de una legislatura y se convertirían en pro­
vincias cuando superasen los 60.000 habitantes.
El fomento estatal
ACTIVIDADES
1. Conversen entre ustedes.
a. ¿Qué es un desierto?
b. ¿Qué ideas de la sociedad
de esa época construyeron ja
representación de desiertos
donde no los había? ' ‘
2. Especifiquen la diferencia
entre un terriorio nacional y
una provincia.
a. ¿Por qué se crearon los
territorios nacionales?
b. Averigüen cuáles fueron los
últimos territorios nacionales
que pasaron a ser provincias.
3. Relacionen la concepción
del desierto y la creación de
los territorios nacionales con el
fomento estatal.
El Estado avanzó mediante obras, servicios, regulaciones y recompensas para
ampliar el mercado nacional y obtener el apoyo de los sectores económicos del in­
terior beneficiados. Estos avances estaban destinados a incorporar las actividades
productivas del territorio nacional al circuito dinámico de la economía pampeana.
El dinamismo también se daba por las actividades mercantiles y financieras basa­
das en el comercio exterior que se desarrollaban en Buenos Aires y sus alrededores.
Se comenzó con pequeñas obras de infraestructura y con la creación de servicios
regulares. Durante la presidencia de Mitre se suscribieron numerosos contratos con
empresarios privados de la construcción de caminos y de puentes, el transporte de
la correspondencia, la medición de tierras, etcétera. Generalmente, las contratacio­
nes eran precedidas por estudios técnicos a cargo de ciertos empresarios estatales
cuyas funciones luego serían asumidas por organismos especializados.
El Estado y los contratos
Un inspector de Postas y Caminos
o un inspector de Educación
eran empresarios estatales; ellos
recorrían el país y su juicio era
decisivo para iniciar un proyecto o
cerrar una negociación.
Por ejemplo, en 1862 mediante un
decreto el gobierno reglamentó
el servicio postal garantizando
regularidad y la propiedad de los
empresarios. El Estado generaba
el marco jurídico que respaldaba o
daba seguridad al capital privado.
Carmen de Patagones es la ciudad
más austral de la provincia de
Buenos Aires. Fue fundada en 1779
a orillas del río Negro, territorio
entonces dominado por los
tehuelches.
2 5
Telégrafo de Morse (1835). Los
extremos de la palanca golpean la
cinta de papel, que se desenrolla
mediante una rueda.
El telégrafo
Una innovación técnica que en el área nacional contribuyó a dar mayor cohe­
sión a la autoridad estatal fue el telégrafo. Por ejemplo, desempeñó un papel muy
importante en la coordinación de los movimientos de tropas organizadas para aca­
bar con el caudillismo en el Interior.
El mecanismo utilizaba cables submarinos que favorecieron las relaciones con
el viejo continente. Los primeros cables se tendieron bajo control br¡tánicq,%ego
se sumó Francia y poco a poco fueron surgiendo y organizándose,las primeras
agencias telegráficas.
La prensa periódica se benefició considerablemente con el telégrafo;'porque
recibía noticias a diario. Entre tanto que la vida económica fue la más beneficiada,
ya que recibía información sobre las cotizaciones: el estado de las cosechas, si
eran buenas o malas; el estado de los negocios y las consecuencias en la política
internacional.
La mayor parte del poder de algunas grandes empresas, principalmente dedi|
cadas al acopio y comercialización de productos, resultó del intenso uso de este
sistema de comunicación. Por ejemplo, la empresa cerealera Bunge y Bom todos
los días recibía informes de sus agentes en todo el mundo, sobre la producción y la
demanda mundial. A la vez, transmitía instrucciones para regular las operaciones
de compra y venta. Debido al control de la información, la empresa pudo acapa­
rar existencias, manejar la comercialización y absorber gran parte de la actividad
cerealera.
Los puertos
Desde el período colonial, al crearse el virreinato del Río de la Plata, el puerto de
Buenos Aires se había consolidado como principal puerto de comunicación de la
región. Con la inserción de la Argentina en mercado mundial como proveedora de
materias primas y con la red ferroviaria, Buenos Aires y Rosario fueron las ciudades
portuarias más importantes.
La difusión del telégrafo
El sistema telegráfico emplea
dos señales eléctricas: una corta
(punto) y otra larga (raya). Las
letras del código Morse son
combinaciones de esas señales.
El pedido de socorro (SOS) se
transmite así:..._____donde
tres puntos representan laletra S y
tres rayas, la 0.
En 1844, la primera línea telegráfica
unió Baltimore con Nueva York;
luego el telégrafo se extendió
por todo el mundo. La extensión
de cables submarinos unió áreas
separadas por mares; en 1866 se
logró unir las dos márgenes del
i océano Atlántico.
El puerto de Buenos Aires
A mediados del siglo XIX, Buenos Aires contaba con un fondeadero o embar­
cadero de poca profundidad frente al llamado "bajo". Geográficamente, era un
terreno anegadizo y de difícil tránsito ubicado en la barranca media donde se le­
vantaba la ciudad y la costa, no apto para erigir un puerto. Además, la constante
descarga de material aluvional procedente del río Matanza impedía la apertura de
un canal profundo para facilitar la tarea.
Debido a estas características negativas, los barcos mercantes se quedaban a
varias millas de distancia de la costa, desde donde carga y pasajeros transbordaban
a embarcaciones de poco calado para llegara la orilla. El desembarco se simplificó
en 1872 con la construcción de un largo muelle, y también por la canalización y el
ensanche de un tramo del Riachuelo.
El muelle sirvió durante dos décadas hasta que se concretó el plan del ingeniero
Eduardo Madero, y el puerto fue reestructurado completamente en su aspecto y
su funcionamiento, de acuerdo con la Ley 280, promulgada por el Congreso de la
Nación Argentina en 1868. Esta ley ordenaba la realización de estudios técnicos
que determinaran el punto más apto para la erección de un puerto moderno, cuya
2 6 |Capítulo 1 Espacio y organización del territorio nacional
proximidad a la ciudad fuera conveniente, sobre todo para mantener el control
fiscal de la mercadería de importación y exportación.
La primera dársena fue finalizada en 1888, sin embargo, en 1908, la estructura
del puerto no satisfacía el creciente tráfico marítimo, por lo tanto, se autorizó su
ampliación. Las nuevas obras permitieron desplazar diariamente unas 30.000 to­
neladas de cereales, el principal producto de exportación. En 1911 y durante 15
años, la empresa Walker & Co. —respetando el proyecto de Luis A. Huergo— se
hizo cargo de las obras del Puerto Nuevo: se sumaron cinco dársenas y luego una
sexta a la infraestructura existente. A fines de la década de 1920, el puerto de Bue­
nos Aires era el mayor de América Latina y de todo el hemisferio austral.
El puerto de Rosario
La situación de la ciudad de Rosario fue dis­
tinta a la de Buenos Aires. La ventaja geográfica
se debe a que está situada sobre la barranca
alta de la margen derecha del río Paraná, en
un punto donde dicha barranca se separa del
río. Allí existe una suave cuesta natural que la
une al bajo portuario que, además, durante
mucho tiempo fue el único acceso al puerto de
Rosario.
En 1823, fue declarada villa (ciudad pe­
queña con jurisdicción municipal) y, en 1852,
por su paulatino crecimiento demográfico y
comercial, Rosario fue declarada ciudad, por
iniciativa del general Justo José de Urquiza; y
pocos años después fue el principal puerto de
la Confederación Argentina.
Una vez alcanzada la federalización de Bue­
nos Aires, la competencia política dejó de dis­
cutirse. Rosario siguió cobrando importancia
a partir del mismo factor que Buenos Aires: la
agroexportación.
Los ferrocarriles
éismm
SfMPsfe
Vista del puerto de Rosario de Santa Fe en 1858.
Exportaciones de trigo 1879-1910 (toneladas métricas)
900.0001
800.000
700.000
600.000
500.000
400.000
300.000
200.000
100.000
1880 1885 1890 1895 1900 1905 1910
| Rosario f l Buenos Aires
El complemento de la navegación y la construcción de puertos fue el auge fe­
rroviario. Es de notar que su recorrido no siguió la distribución tradicional de la
población y los circuitos económicos previos, sino que obedeció a otros factores.
Las vías ferroviarias, como base de un sistema, debían asegurar rentabilidad, y
se desarrollaron en las regiones que la ofrecían; por eso, integró un sistema que le
aseguró altos valores en los fletes.
En la Argentina de fines del siglo XIX constituía una formidable empresa eco­
nómica fundada principalmente en inversiones inglesas. El crecimiento y el vigor
de los primeros treinta años de expansión ferroviaria obedecieron al progreso de
las economías de exportación y a su integración con las más variadas formas de
inversión de los capitales extranjeros.
^ E B D B S B
Realicen un cuadro de
doble entrada comparando:
telégrafo, puertos y ferrocarril.
Las categorías pueden ser:
información, mercancías,
dinero y personas.
lanciación
Un ejemplo de financiación es
el caso del Ferrocarril Central
Argentino. En 1862, una ley
del Poder Ejecutivo autorizó la
contratación del tramo Rosario-
Córdoba a un consorcio de
capital inglés muy interesado
en esta conexión; pero, este
consorcio impuso condiciones
que contradecían el contrato.
Entre otras, lacesión de 5 kmde
terreno alos lados de las vías en
toda laextensión, un mínimo
del 15% de beneficios antes de
que el gobierno pudiese decidir
sobre tarifas y el 45% de los
ingresos debían destinarse a
gastos de explotación. El punto
más controvertido fue la cesión de
las tierras, pues especulaba con
su valor. Finalmente, ante lafalta
de alternativas se aceptaron las
condiciones del consorcio inglés.
La expansión ferroviaria
En las llanuras del Río de la Plata, el ferrocarril se estableció en zonas poco po­
bladas y en algunas que hasta hacía poco habían estado habitadas por grupos abo­
rígenes. La riqueza de la región, basada en la producción de carne, lana y cereales
para la exportación, había generado tan grandes expectativas económicas que, en
algunos casos, las vías se extendieron antes de que llegaran los pobladores.
También, la expansión ferroviaria produjo una ruptura en el sistema poco ver­
tebrado de caravanas de carretas que comunicaban las economías regionales, de
modo tal que alteró la relación que existía entre las regiones. Esta alteración bene­
fició a las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos y perjudicó a la provincia
de Catamarca y a todo el noroeste argentino.
El primero en prestar servicios fue el Ferrocarril del Oeste en la ciudad de Bue­
nos Aires. Esta línea ferroviaria cubría el trayecto entre Plaza Lavalle y Floresta. Qui­
zás, visto desde el presente este primer trazado no parece unir grandes distancias,
sin embargo, en ese momento unió el centro de la ciudad con lo que hasta enton­
ces era el borde. Además, antes el mismo recorrido se realizaba en trasportes de
tracción a sangre, medio que fue sustituido por el ferrocarril que realizaba el mismo
camino pero más rápidamente.
Más tarde, se extendieron ramales hacia otras regiones. El ramal ferroviario de
Cuyo restauró el auge de la región y aseguró el progreso de la vitivinicultura; el de
Tucumán afianzó la producción azucarera. Por su parte, el desvío hacia otras regio­
nes del tránsito comercial con Chile y Bolivia ocasionó la decadencia económica de
Catamarca que antes se beneficiaba con ese comercio.
El trazado inicial tenía una disposición de abanico, también llamada concén­
trica, con cabeceras en la capital, en Buenos Aires (Ferrocarril del Sud) y en Rosario
(Ferrocarril Central). El ramal Buenos Aires al Pacífico (BAP) y el del Oeste llegaban
al pie de Los Andes.
De este modo, los ferrocarriles crearon un mercado interno nacional, pero sobre
todo posibilitaron la explotación de la pampa húmeda, generaron un aumento en
el precio de la tierra y contribuyeron, a su vez, a la consolidación de un grupo privi­
legiado: los terratenientes pampeanos.
El ferrocarril fue el símbolo de progreso. Las estaciones se transformaron en
centros económicos y sociales donde actuaba el comercio intermediario.
Además, como consecuencia de su organización al estilo europeo, el ferrocarril
introdujo nuevos ritmos en las sociedades tradicionales: la puntualidad y el cumpli­
miento de los plazos comenzaron a tener una relevancia decisiva, porque el tiempo
era un factor económico a tener en cuenta y la eficiencia de la empresa dependía
de su correcta organización.
Evolución de la red ferroviaria entre 1865 y 1910
BOJ.IVIA
ACTIVIDADES
1¿Enumeren ios aspectos
ppsitivos y negativos de la
introducción del ferrocarril en
las economías regionales.
2. Observen la secuencia de los
mapas.
a. ¿Cómo es la forma del
( ..V
desarrollo de la red ferroviaria?
b. ¿Cuáles son las áreas en las
cuales el ferrocarril alcanzó
mayor densidad? ¿Por qué?
c. ¿Cuáles son los beneficios y
perjuicios económicos de este
modelo?
3. Comparen la extensión de
la red ferroviaria entre 1865-
85 y 1905-1910 y los datos del
crecimiento de la población.
Luego, redacten un párrafo
que explique la relación entre
los ferrocarriles y las causas de
estos incrementos.
Fuente: Beyhaut, G. y H., América latina III.
De la independencia a la segunda guerra
mundial, Buenos Aires, Siglo XXL
El "desierto"
En la Argentina criolla, las representaciones sobre los ambientes poco conocidos
se teñían de información errónea y de ideas alejadas de los datos objetivos. Los
relatos de viajeros, la literatura, los discursos de los políticos y el sentido común
alimentaban las imágenes de un territorio hostil y oscuro.
El problema El desierto en la literatura
Parece contradictorio porque los lugares
sobre los que se escribía, se nombraban en le­
yes, en ambientes académicos y populares eran
muy poco conocidos o desconocidos; sin em­
bargo, a la vez se los dotaba de cualidades in­
fundadas. Además, estos significados se vincu­
laron con la apropiación de territorios y llegaron
a institucionalizarse en el período de consolida­
ción del Estado-nación argentino por medio de
los organismos militares que encabezaron los
avances sobre la Patagonia y el Chaco en forma
sistemática.
Los siguientes fragmentos que se utilizan
para analizar este caso ilustran estas afirmacio­
nes. Algunas de ellas siguen nutriendo el sen­
tido común en la actualidad.
Un crítico de la época señaló que"La cautiva" dio "la carta de
ciudadanía poética al desdeñado panorama nativo, hizo sentir la
presencia de un nuevo personaje, la Pampa".
El desierto
Era la tarde, y la hora
en que el sol la cresta dora
de los Andes. El Desierto
inconmensurable, abierto,
y misterioso a sus pies
se extiende; triste el semblante,
solitario y taciturno
como el mar, cuando un instante
al crepúsculo nocturno,
pone rienda a su altivez.
Gira en vano, reconcentra
su inmensidad, y no encuentra
la vista, en su vivo anhelo,
do fijar su fugaz vuelo,
como el pájaro en el mar.
Doquier campos y heredades
del ave y bruto guaridas,
doquier cielo y soledades
de Dios sólo conocidas,
que Él sólo puede sondar.
José Esteban Echeverría, “La cautiva”, 1837 (fragmento).
“Hace apenas un siglo esos huesos eran atri­
buidos a gigantes de forma humana que se de­
cía que habían vivido en épocas antiguas. Estas
creencias, acompañadas de le­
yendas fantásticas y creencias
supersticiosas, existen aún
entre gauchos de la pampa.
Más de una vez hemos visto
viejas devotas y crédulas que
buscaban huesos fósiles que
les sirvieran de asiento.”
Florentino Ameghino
(1880)
1. Expliquen por qué las pampas fueron objeto
de multitud de leyendas, según Florentino
Ameghino.
3 0 |Capítulo 1 Espacio y organización del territorio nacional
2. Lean el fragmento del poema y respondan.
a. ¿Qué características tiene el ambiente que describe?
b. ¿Con qué otro espacio io compara?
c. ¿En qué expresiones se nota la falta de conocimiento del lugar?
Sarmiento describe el territorio
En 1851, Domingo F. Sarmiento escribió Facundo, una obra li­
teraria representativa de la época.
“La inmensa extensión de país que está en sus extremos, es entera­
mente despoblada, y ríos navegables posee que no ha surcado aún el
frágil barquichuelo. El mal que aqueja a la República Argentina es
la extensión: el desierto la rodea por todas partes, y se le insinúa en
las entrañas; la soledad, el despoblado sin una habitación humana,
son por lo general, los límites incuestionables entre unas y otras
provincias. Allí, la inmensidad por todas partes: inmensa llanura,
inmensos bosques, inmensos ríos, el horizonte incierto [...] Al sur
Y ai norte, acéchenla los salvajes, que aguardan
las noches de luna para caer, cual enjambre de
hienas, sobre los ganados que pacen los campos y
sobre las indefensas poblaciones.”
Facundo, Capítulo I (fragmento).
3. Observen el mapa y respondan.
a. ¿Con qué frases Sarmiento expresa la idea de
un lugar desierto?
b. ¿Tiene alguna base objetiva para afirmar
que la extensión del país está "enteramente
despoblada"? ¿Cuál es?
c. ¿Con qué palabras caracteriza a los grupos
originarios?
Un texto jurídico y un informe
En 1878, Nicolás Avellaneda y Julio Argentino Roca presenta­
ron un proyecto de ley que refleja sus ¡deas.
“El viejo sistema de las ocupaciones sucesivas legado por la conquis­
ta, obligándonos a diseminar las fuerzas nacionales en una extensión
dilatadísima y abierta a todas las incursiones del salvaje ha demos­
trado ser impotente para garantir la vida y la fortuna de los habi­
tantes de los pueblos fronterizos, constantemente amenazados. Es
_necesario abandonarlo de una vez e ir directamente a buscar al indio
en su guarida, para someterlo o expulsarlo, oponiéndole enseguida,
no una zanja abierta en la tierra por la mano del hombre, sino la
grande e insuperable barrera del río Negro, profundo y navegable en
toda su extensión, desde el Océano hasta los Andes. Hasta nuestro
decoro, como pueblo viril, nos obliga a someter cuanto antes, por la
razón o por la fuerza, a un puñado de salvajes que destruyen nuestra
principal riqueza y nos impide ocupar definitivamente, en nombre
de la ley, del progreso y de nuestra propia seguridad, los territorios
más ricos y fértiles de la República.”
San Román, C., Roca y su tiempo, Buenos Aires,
Centro Editor de América Latina, 1983 (fragmento).
4. Con la información del texto jurídico respondan a las preguntas.
a. ¿Qué estrategia sugieren abandonar Avellaneda y Roca?
b.¿Cuál proponen poner en práctica?
c. ¿Cuáles son sus fundamentos?
El plan proyectado por Avellaneda y Roca se puso en práctica.
Estanislao Zeballos informaba el resultado de los primeros meses
de la Campaña de la siguiente manera.
“Seis meses han bastado para que veinte mil indios desaparezcan
de la faz de los desiertos, y no ha sido necesario sino el sacrificio de
jefes y soldados, para vivir como el centauro que persiguen, siempre
a caballo y a la intemperie siempre.”
5. Describan los resultados de la ejecución del plan según Estanislao
Zeballos y la información de las páginas 24 y 25.
Para concluir
Escriban un informe de veinte renglones que refleje la cuestión
del imaginario del desierto como una construcción social.
1. De acuerdo con la información del capítulo, funda­
menten la siguiente afirmación.
"Mientras el mundo se achicó, la Argentina se agrandó."
2. Lean y respondan.
El 5 de agosto de 1874 el presidente Domingo Faustino
Sarmiento inauguró la comunicación a través del cable
telegráfico trasatlántico.
La siguiente es una cita de una noticia publicada en el
diario La Nación de ese mismo día.
“Gran fiesta Nacional. Llenos de júbilo anunciamos al
pueblo argentino que hasta el último de los villorrios de la
República se halla desde hoy al habla con todos los países
del mundo civilizado. El telégrafo Interoceánico que une
desde ayer a la República Argentina con el Brasil, con la
Europa, con la América Septentrional, con el Asia, con el
África y con la Oceanía, será solemnemente inaugurado
hoy, a las 2 de la tarde, en los salones de la casa de Gobier­
no de la Nación. Esta parte de la América era el único de
los extremos del mundo a donde el telégrafo no había aún
llegado: la República Argentina, la Oriental y la de Chile
se hallan, desde tiempo hace, unidas entre sí por el hilo
eléctrico, y de hoy en adelante, las pulsaciones del pensa­
miento humano podrán repercutir, casi simultáneamente,
en todas las naciones de la tierra. ¡Gloria al progreso y a la
civilización de nuestro siglo!”.
Tomado de Reggini H., Los caminos de la palabra.
Las telecomunicaciones de Morse a Internet,
Buenos Aires, Galápagos, 1996.
a. ¿Qué avance tecnológico se inauguraba ese día?
b. ¿Porqué resultaba tan importante?
c. ¿A qué lenguaje refiere la palabra"habla"?
d. ¿Por qué se utiliza el término"pulsaciones"?
e. Averigüen si se popularizó el uso del telégrafo.
f. ¿Qué clase-de mensajes enviaban las personas par­
ticulares?
g. ¿Actualmente se envían telegramas? ¿Para qué?
h. ¿Por qué el telégrafo se incluye entre los inventos
que achicaron el mundo?
i. ¿Qué otras invenciones de esa época generaron un
achicamiento del mundo?
j. ¿En qué proceso se inscribieron?
k. ¿A qué actividades estatales y privadas sirvieron?
I. ¿Con qué tecnologías actuales puede compararse el
telégrafo?
m. ¿Qué relación pueden establecer entre el telégrafo
e Internet?
n. ¿Y entre el telégrafo y el teléfono celular?
3. Expliquen qué aspectos faltan en las siguientes afir­
maciones.
a. Más del 50% del total de las vías férreas se extiende
en las regiones de la Pampa y de la Mesopotamia; en
estas comarcas el tendido de las líneas ha sido facilita­
do por la topografía llana.
b. En la Pampa, el ferrocarril forma una verdadera
red, ya que hay vías que siguen el dispositivo general
radial, cuyo centro es la ciudad de Buenos Aires; otras
cortan a las anteriores con dispositivo concéntrico.
4. Observen detenidamente las imágenes de la página
siguiente y resuelvan las consignas.
a. ¿Qué modos de transporte asociados aparecen?
b. Describan un circuito posible que muestre el modo
en que se asocian actualmente estos transportes.
c. Averigüen cuáles eran los ramales del ferrocarril a
finales del siglo XIX y principios del XX en Buenos Aires
y en Rosario.
d. Expliquen por qué las terminales del ferrocarril se
encontraban a escasa distancia del puerto.
e. Comparen los ramales de principios del siglo XX con
los que se encuentran activos en la actualidad.
f. Describan cuál era el uso principal antes y cuál es el
actual.
g. Busquen un plano de la Ciudad de Buenos Aires y
otro de Rosario. Observen la disposición de las manza­
nas, las calles, las vías rápidas, el acceso al puerto.
h. Escriban un texto que explique por qué puede afir­
mase que el ferrocarril y los puertos son construccio­
nes que han organizado el territorio.
i. Incluyan en el texto el aspecto de los ritmos de la ciu­
dad. Por ejemplo, cómo cambiaron, las magnitudes de
la dinámica ciudadana que sumó el ferrocarril, cuál era
la función que cumplían los distintos tipos de trans­
portes en sus comienzos y qué función cumplen en la
actualidad.
3 2 |Capítulo 1 Espacio y organización del territorio nacional
5. Investiguen en la localidad donde viven.
a. Formen grupos y tomen un tema del capítulo para
aplicarlo en la localidad donde viven.
b. Si es posible, ilustren el informe con fotos, mapas,
gráficos, publicaciones, objetos de la época, etcétera.
c. Cada grupo presenta a la clase un informe sobre el
resultado de la investigación.
4
» Rofman, A. y Romero, L., Sistema socioeconómico y estructura
regional de la Argentina, Buenos Aires, Amorrortu, 1997.
» Mandrini, R., La Argentina aborigen, Siglo XXI, Buenos Aires, 2006.
* Oszlak, O., La formación del Estado argentino, Planeta, Buenos
Aires, 1997.
* Bonaudo, M. (Dir.), Nueva historia argentina, Sudamericana,
Barcelona, 1999.
d.Tengan en cuenta esta lista de temas.
•El paisaje original de la región
•Los primeros pobladores
■Las principales causas que generaron la modificación
del paisaje
•Las actividades productivas y comerciales
•Los modos de transporte y su evolución
•La intervención del Estado en los cambios
» Bunge, A., La nueva Argentina, Madrid, Hyspamérica, 1984.
• Hobsbawn, E., La era del imperialismo, Barcelona, Labor, 1990.
f Hobsbawn, E., La era del capitalismo, Barcelona, Labor, 1987.
• Gallo, E. y Cortes Conde, R., La república conservadora, Buenos
Aires, Hyspamérica, 1972.
® Harvey, D., La condición de la posmodernidad, Buenos Aires,
Amorrortu, 1997.
Impronta territorial del
Estado del bienestar
La gran crisis económica de 1930 (la más importante
del capitalismo hasta ese momento) modificó
radicalmente la división internacional del trabajo y la
producción. La circulación de capitales y trabajadores
resultó sustancialmente restringida. En consecuencia,
el modelo económico de crecimiento hacia afuera
de la etapa de formación y consolidación del Estado-
nación argentino generó uno nuevo denominado de
crecimiento hacia adentro, debido a las características
centrales del nuevo modelo, que consisten en la
industrialización sustitutiva de importaciones y el
fortalecimiento del mercado interno, que dejaron su
impronta en el territorio.
Para comenzar.... - -
1. Escriban ideas y palabras que les mugiere el término
‘ 'crisis'.
a. ¿Cuáles seleccionarían para explicar la hipotética
situación de una crisis económica?
2. Hagan una lista con los factores que propiciaron el
crecimiento hacia afuera estudiado en el capítulo anterior.
b. Marquen cuales piensan que podrían relacionarse ante
la posibilidad de una crisis internacional.
Chicago en 1931, el resultado de la
crisis fue de miles de desocupados.
Et deterioro de los
inos del intercambio
m m
Los economistas y otros
especialistas en comercio
internacional le han asignado este
nombre al proceso que combina,
por un lado, la contracción de
la demanda de materias primas
y alimentos y, por el otro, la
disminución del precio de estos
productos primarios en el mercado
internacional. El resultado de la
combinación de ambas tendencias
es laalteración del esquema
del comercio internacional y la
división espacial de la producción
y el trabajo. En consecuencia, las
economías periféricas tienden
a cerrarse y aplicar medidas
proteccionistas, fomentando
procesos de crecimiento basados
en el impulso al mercado interno.
Crisis y transición
El modelo económico imperante en la Ar­
gentina, que favorecía el desarrollo de las acti­
vidades agropecuarias para la exportación, de­
pendía del mercado internacional de tal manera
que la crisis se instaló desde el momento en que
se produjo una retracción de la demanda de es­
tos productos. Esta situación contribuyó al pro­
ceso conocido con el nombre de deterioro de
los términos del intercambio.
La industrialización de las potencias euro­
peas y de Estados Unidos se apoyó en la impor­
tación de materias primas y alimentos prove­
nientes de los países no industrializados que se
habían especializado en la producción primaria
(entre otros, la Argentina). La Primera Guerra
Mundial (1914-1918) debilitó este proceso, y
surgió la oportunidad de industrialización sus-
titutiva en las economías periféricas. Sin embargo, la Argentina no aprovechó esa
oportunidad, por el contrario, la política económica continuó favoreciendo exclu­
sivamente a la producción primaria. Por ejemplo, los gobiernos radicales que se
sucedieron entre 1916 y 1930 implementaron medidas diferentes de las de sus pre­
decesores conservadores en las áreas de educación, salud y política exterior, pero
mantuvieron el modelo económico agroexportador.
Desde el punto de vista de Europa, el equilibrio aparente entre la exportación
de manufacturas y la importación de materias primas y alimentos comenzó a alte­
rarse. La producción industrial encontró su límite cuando los mercados se satura­
ron, es decir, decayeron notablemente las ventas. Esta caída impactó en las ganan­
cias de las empresas porque en sus instalaciones se acumulaban productos que no
se convertían en dinero. La consecuencia inmediata de este proceso fue que las ac­
ciones de esas empresas cayeron en la Bolsa de Valores de Nueva York y los dueños
de acciones que reclamaban el dinero a cambio de los títulos no lo obtuvieron. La
crisis conocida como crack financiero de Wall Street, en 1929, provocó el cierre de
numerosas empresas, la bancarrota de los ac­
cionistas que habían invertido en títulos de esas
empresas y un contingente de desocupados sin
precedente.
Asimismo, la crisis también afectó a Europa,
porque algunos países quetransitaban su etapa
de reconstrucción de posguerra y que habían
recibido dinero de los Estados Unidos sufrieron
la disminución de esa ayuda económica.
John Maynard Keynes. Creador déla Teoría general de la
ocupación, el interés y el dinero, libro publicado en 1936.
Influyó en el pensamiento y en las políticas económicas
del siglo XX.
36 JCapítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
Cambios en la economía y
¿nía política
Una de las causas principales de la depre­
sión fue la sobreproducción que había fre­
nado la circulación de productos y dinero en el
mercado, y que quebró la idea de autorregu­
lación basada en la oferta y la demanda. Esto
determinó la implementación de políticas
económicas keynesianas, alternativas a las li­
berales, predominantes hasta ese momento y
sustentadas en la teoría económica clásica.
Entre las primeras medidas adoptadas, se
destacan las denominadas medidas protec­
cionistas, que consistían en la intervención
directa del Estado en el mercado con la im­
posición de cupos y aranceles a los productos
importados. Estas medidas redundaron en la
protección y el fortalecimiento del mercado
interno. A su vez, se promovió la producción interna de los bienes que se impor
taban. Si bien se intentó mantener la exportación, los niveles disminuyeron no
tablemente. En el caso de las economías agroexportadoras, comenzaron a imple
mentar la industrialización sustitutiva de importaciones (ISI).
La crisis de la década de 1930
provocó la quiebra de la aerolínea
norteamericana United Air Lines.
La concepción de Keynes
La teoría económica clásica, emparentada con el pensamiento liberal, había
imperado desde ia Revolución Industrial hasta que la crisis de 1930 la cuestionó.
Sin embargo, el economista británico John Maynard Keynes (1883-1946) ya había
formulado fuertes críticas a esta teoría desde la década anterior (por ejemplo, en
su obra El fin del laissez-faire, de 1926).
Las políticas económicas propuestas por Keynes desde antes de la depresión,
solo fueron aceptadas en las potencias centrales industrializadas cuando los
efectos de la crisis resultaban irreversibles sin un cambio estructural en la polí­
tica económica. El fundamento de su crítica y propuesta teórica se expone en su
obra clásica La teoría general de la ocupación, el interés y el dinero. En sus propias
palabras:"Nuestra crítica a la teoría económica clásica, aceptada por la mayoría,
consiste no solo en identificar fallas lógicas en su análisis, sino también en indicar
que sus supuestos tácitos nunca o casi nunca están presentes, y que, por lo tanto,
no puede solucionar los problemas económicos del mundo real".
Jg, ACTIVIDADES
1. Establezcan la relación que existe entre la crisis de 1930 y el deterioro de los
términos del intercambio.
2. Expliquen cuándo y por qué se implementaron las políticas keynesianas.
- La crisis según E. Hobsfaawn
Las principales causas son
la asimetría entre el nivel de
desarrollo de EE.UU. y el resto del
mundo.
Ese país no dependía del resto
del mundo porque desde
el final de la Primera Guerra
Mundial necesitaba importar
menos capital, mano de obra y
mercancías, excepto materias
primas. El segundo aspecto de la
Depresión es la incapacidad de la
economía mundial para generar
una demanda suficiente y una
expansión duradera. El resultado
fue iasobreproducción y la
especulación. Cuando se produjo
la caída fue espectacular en EE.UU.,
donde se reforzó la demanda
mediante una expansión del
crédito a los consumidores.
Fuente: Hobsbawm, E., Historia del siglo XX,
(adaptación).
37
Planta Ford Highland Parkde 1920.
La incorporación de la línea de
montaje requirió un nuevo tamaño
de planta.
Cambios en la producción y el trabajo
Muchos cambios del proceso productivo y del trabajo, generaliza­
dos luego de la crisis, se originan en los sistemas denominados taylo­
rismo y fordismo. El primero se relaciona con la organización científica
del trabajo, postulada por el ingeniero y consultor económico, Frede-
rick W.Taylor (1856-1915), desde las últimas décadas del siglo XIX.
Básicamente, este sistema pretendía suprimir o reducir al mínimo
los tiempos muertos en la organización colectiva del trabajo de una
fábrica. Para ello, proponía estandarizar los movimientos, las tareas y las herra­
mientas de trabajo, y acentuar la división interna del trabajo, separando las tareas
de concepción respecto de las de ejecución. El taylorismo también planteaba el
pago a los obreros por rendimiento y no con salarios fijos por el tiempo de trabajo,
para evitar la tendencia al ocio y la vagancia. Por último, con una nueva forma de
organización de la empresa en departamentos especializados para cada función:
finanzas, compras, personal, etc. De esta manera, el taylorismo pretendía mejorar
la eficiencia y la productividad de la actividad industrial. Muchas empresas estado­
unidenses comenzaron usar este sistema luego de la Primera Guerra Mundial.
Se llama alienación a la tendencia
por la cual un obrero es separado
del proceso de trabajo del
que forma parte, perdiendo la
capacidad de decisión.
El control queda así en poder de la
dirección de la empresa capitalista.
El trabajador está escindido,
alienado, porque no conoce ni
controla el proceso de trabajo ni
tampoco sus propias tareas dentro
de la jornada laboral, las que son
determinadas y asignadas por los
supervisores.
El fordismo
A los cambios taylorsitas en la organización de la producción, se les asocian los in­
troducidos por el fordismo, originados en las ideas y medidas del empresario Henry
Ford (1863-1947), quien en las décadas de 1910 y 1920 comenzó a aumentar los
salarios y garantizaba estabilidad laboral a los obreros de su industria automotriz.
En consonancia con el taylorismo, el fordismo llevó a su máxima expresic i
idea de la división interna del trabajo y la estandarización. Para garantizar la efi­
ciencia, reduciendo los tiempos muertos, este sistema reemplazó el movimiento
del operario por el del producto. La línea de montaje, aporte emblemático del for­
dismo, constituyó una"maquinización del taylorismo", porque el producto en ela­
boración circulaba por una cinta transportadora y los obreros trabajaban en una
parte específica. De esta manera, el trabajo humano debió adaptar sus tiempos al
ritmo de la máquina.
El trabajo repetitivo en la línea de montaje requirió de galpones con capacidad
para albergar la estructura de la cinta transportadora y a los obreros; este requeri­
miento aumentó el tamaño de los talleres. Cada trabajador tenía un puesto fijo en
la línea y realizaba siempre la misma tarea; en ese sentido, era muy especializado
en su función y no se le exigía una alta calificación. Para garantizar la productividad
medida en tiempo, la empresa contaba con supervisores, es decir, trabajadores de
mayor jerarquía cuya función era controlar el tiempo a los obreros.
¿Qué es el Estado del bienestar?
Se denomina Estado del bienestar al conjunto de políticas públicas destina­
das a garantizar los derechos y las condiciones de vida de los trabajadores. La
concepción de este tipo de Estado contribuye a incrementar la capacidad de con­
sumo ciudadano y, consecuentemente, a fortalecer el mercado interno.
Sus políticas se relacionan principalmente con medidas como: el aumento de
salarios, la estabilidad laboral, el aguinaldo, las vacaciones y la jubilación pagas, así
como el seguro de desempleo, la salud y la educación públicas. Estas políticas com­
38-J ..Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
plementaban a las keynesianas, orientadas a la interven­
ción del Estado en la economía, protegiendo el mercado
interno y creando empleo público. En Estados Unidos,
el Estado del bienestar se manifestó en el NewDeal del
presidente Franklin Delano Roosvelt. En la Argentina,
muchas de estas medidas fueron ¡mplementadas por el
presidente Juan D. Perón en la década de 1940.
Política económica y forma de producción
En la fábrica se elaboraba el producto completo, que
avanzaba por la línea de montaje. La producción se reali­
zaba en serie y requería de gran cantidad de obreros. De
esta manera, se privilegiaban las economías de escala,
ya que resultaba menor el costo por unidad cuanto más
grandes eran las series que se fabricaban.
Esta modalidad instalada en las industrias antes de la
crisis contribuía a aumentar la productividad y alcanzó
su auge en los años siguientes a la depresión, apoyada
por las políticas del Estado del bienestar que garanti­
zaban el consumo masivo para la producción en serie,
forma de producción y consumo que funcionó en un
contexto de gran crecimiento económico y que carac­
terizó a los casi 30 años posteriores a la Segunda Guerra
Mundial (1939-1945).
Sin embargo, presentaba algunos problemas, par­
ticularmente relacionados con la rigidez en el proceso
productivo y en el de trabajo. En el caso de la emble­
mática industria automotriz, se podían fabricar muchas
unidades a un costo relativamente bajo, pero en un solo
modelo. Henry Ford solía decir una frase respecto de
esta rigidez: "Usted puede comprar el auto que quiera
siempre y cuando sea un Ford T negro". En los hechos,
cuando la empresa reemplazó al modelo FordT por el
Ford A, la línea de montaje de la fábrica estuvo inactiva
cerca de dos años.
Industria de Detroit, detalle del muro norte, Diego Rivera, 1932.
Respondan.
a. ¿Cuál es el objetivo buscado con trabajadores especializados solo en una etapa de!
proceso productivo?
b. ¿Cómo se relacionan y articulan el taylorismo y el fordismo? ¿Por qué contribuyeron
a la alienación del trabajo?
c. ¿Qué problemas enfrentó el fordismo en su aplicación?
39
La fábrica argentina Siam DiTella
llegó a ser la firma metalmecánica
más importante de América latina.
Producción industrial
(1925-29 y 1937-39}
si Metales
|__
1 Metalmecánica
| Maquinaría, vehículos
I y equipos
|| Refinación de petróleo
| Productos derivados
| del caucho
Vsbsí
3.470
Fuente: adaptado de Rofman, A. y Romero, L
La década infame
Corresponde a los gobiernos
argentinos entre 1930 y 1943.
El golpe de Estado instauró
un régimen político basado
en el fraude electoral y la
corrupción, aunque conservaba
formalmente el marco jurídico
constitucional. Así, sostuvieron en
el poder al Partido Conservador,
representante político de la
oligarquía terrateniente.
Esta década culmina con otro
golpe militar, y luego la instaurción
¡,del peronismo.
El Estado y el crecimiento
del mercado interno
En la Argentina, el papel activo que pasó a desempeñar el Es­
tado en la economía contribuyó a fortalecer el mercado interno
mediante dos modalidades: por un lado, la política del Estado del
bienestar que garantizó el consumo masivo y, por el otro, la política
proteccionista que cerró el acceso a la competencia del exterior.
La instauración de cupos y aranceles a la importación favore­
ció a la producción local porque los productos manufacturados
importados para colocarlos en el mercado interno pagaban un
arancel que los hacía más caros y menos competitivos. También,
las ramas de la producción consideradas prioritarias en el mer­
cado interno se favorecían con la restricción establecida por los
cupos que determinaban la cantidad de bienes y mercancías que
se podían comprar del exterior de estos sectores productivos. Por ejer^olo, la in­
dustria textil, de prendas de vestir, ciertas agroindustrias y los bienes c,. _onsumo
durables (electrodomésticos e industria metalmecánica, entre otros).
Asimismo, en esta etapa se crearon empresas estatales destinadas a la producción
de insumos básicos y maquinarias que favorecieran el proceso de industrialización. El
ejemplo más destacado es la industria pesada y de proceso: metalurgia, química, si­
derurgia (acero), petroquímica (incluso, los plásticos), celulosa y papel. Además, se ga­
rantizó la provisión de bienes y servicios públicos mediante la estatización de ferroca­
rriles, correos, agua y saneamiento, electricidad, hidrocarburos, teléfonos, entre otros.
Todo esto se complementó con una importante inversión estatal en la infraes­
tructura como la construcción y ampliación de la red vial, la educación y la salud
públicas. Como resultado de estas políticas, creció el empleo público, que también
contribuyó a fortalecer el mercado interno.
industrialización sustitutiva de importaciones
La crisis mundial de 1930 impacto inmediatamente en la Argentina. En ese año
se produjo el primer golpe militar que promovió gobiernos conservadores muy
vinculados a la oligarquía terrateniente, período denominado década infame.
A pesar de esto, estos gobiernos implementaron políticas económicas diferentes
de las del modelo agroexportador, e iniciaron la transición al modelo de industrializa­
ción por sustitución de importaciones. Anteriormente, desde la Primera Guerra Mun­
dial, debido a la imposibilidad de comprar ciertos bienes a los países industrializados
comenzaron a fabricarse en el país algunos bienes de consumo, este proceso aunque
¡ncipientey con escaso apoyo del Estado, se continuó durante la década de 1920.
Sin embargo, este proceso se consolidó durante la década de 1930. Principal­
mente, durante el gobierno de Agustín P. Justo (1932-1938) cuando se implemen­
taron medidas proteccionistas e intervencionistas de acuerdo con las tendencias
keynesianas que comenzaban a imponerse; en este período de gobierno se crea­
ron el Banco Central para regular la emisión de moneda, la Junta Nacional de Gra­
nos y se promulgó la Ley de Carnes para controlar la producción primaria, afectada
por el deterioro de los términos del intercambio. Además se establecieron cupos
y aranceles para la importación, a la vez que se registraba un notable crecimiento
de la inversión pública, principalmente en la infraestructura vial.
4 0 |Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
El crecimiento industrial
Las políticas económicas impulsaron las ramas productivas
que reemplazarían las manufacturas antes importadas y consoli­
daron el proceso de industrialización iniciado en la etapa anterior.
Primero se expandió la industria textil, debido a que esta rama
requería una inversión relativamente modesta y de materia prima
local (lana y algodón), y garantizaban un mercado de consumo
masivo. Luego, se agregaron otras ramas, como la producción de
bienes durables, electrodomésticos, ciertas ramas agroindustria-
les y la producción metalmecánica.
Distribución de ia población activa en ias
actividades no productivas de bienes
Período
Comercioy
finanzas
Servicios
personales
1900-04/1925-29 1 14,7 12,0
1925-29/1940-44 f¡S*12¡4|¡||¡¡
1940-44/1955 i 18,8 I 12,6
6,5
12,1
21,3
Fuente: adaptado de Rofman, A. y Romero, L.
La etapa peronista (1946-1955)
Las medidas implementadas por Juan D. Perón en Jos sucesivos cargos públicos,
desde el derrocamiento del gobierno conservador y durante su primera presiden­
cia (1946-1952), se basaban en el modelo del Estado del bienestar.
Los derechos de los trabajadores garantizados por su organización sindical (es­
tabilidad laboral, aumento de salarios, vacaciones, aguinaldo, jubilaciones pagas,
etc.) fortalecieron el mercado interno con el consumo masivo. Además, continua­
ron y se acentuaron las inversiones públicas en infraestructura (viviendas, salud y
educación) y se nacionalizaron empresas de transporte (ferrocarriles y aerolíneas)
y servicios públicos (agua, gas, electricidad, correo, teléfonos); todas estas medidas
son características del Estado del bienestar y del modelo económico keynesiano-
fordista. También, en esta etapa se desarrollaron muchas pequeñas y medianas
empresas (PyME).
Distribución de la población activa entre las actividades productivas
Período Agropecuaria Manufacturera
Minería y
construcción
Transporte
1
Electricidad y
comunicaciones ■
¡ 1900-04/1935-39 I
¡ 1935-39/1940-44
| 1940-04/1955 !
33,0
24.3
4.3
21,6
18,8
5,1 !
10,9
¡
5,5 ;
10,2 1
” 1
Fuente: adaptado de Rofman, A. y Romero, L.
La tradicional heladera Siam se
comenzó a fabricar en la década
de 1930.
ACTIVIDADES
1. Caractericen los dos factores que fortalecieron el mercado interno.
2. Pregunten a las personas mayores acerca de qué bienes se producían y publicitaban
como industria nacional durante el primer período peronista. Confeccionen una lista.
3. Expliquen qué condiciones económicas mundiales favorecieron la industrialización.
4. Respondan de acuerdo con los gráficos.
a. ¿Qué ramas de la industria crecieron más?
b. ¿Cómo relacionarían el gráfico"Distribución de la población activa en las actividades
no productivas de bienes"con las políticas de nacionalización de servicios?
41
Tren de excursión. En 1946 y 1947,
Luis J. Medrano ilustró los célebres
almanaques de la firma Alpargatas.
El aumento del salario real le
permitió a miles de trabajadores
disfrutar de vacaciones.
El carácter social del Estado
Durante los años del peronismo, el Estado tuvo un mar­
cado carácter social con la aplicación de medidas típicas del
Estado del bienestar. A causa de la abundante legislación
producida y por el aumento de la participación del salario
en el PBI, la presencia de la clase obrera en el ingreso, que en
1943 era del 44,4 % y pasó al 53% en 1948. Los salarios reales
aumentaron un 60% entre 1945 y 1955, es decir que un tra­
bajador industrial podía cubrir por completo el gasto familiar
con un salario básico.
El turismo social
Otros rasgos del peronismo estuvieron orientados hacia una política de bienes­
tar. Con el aumento de los salarios reales cambiaron las pautas de consumo, muchos
bienes y servicios estuvieron a disposición de los sectores populares y medios. Se
incrementó el tiempo libre de muchos asalariados, quienes tuvieron la posibilidad
de aprovecharlo para el entretenimiento.
La difusión del turismo entre ciertos sectores de la clase trabajadora fue una
de las políticas fomentadas por el primer peronismo (1946-1955), tanto el Estado
como algunos de los gremios promocionaban el llamado turismo social. Por ejem­
plo, se construyeron colonias turísticas como las de Chapadmalal en la provincia de
Buenos Aires y las de Embalse en la provincia de Córdoba.
El aumento de turistas que arribaban a Mar de Plata pasó de aproximadamente
65.000 en 1930, a 1.400.000 en 1955. Este último dato no es menor, pues demuestra
que se amplió el número de personas con posibilidades de acceso a bienes antes
restringidos para ciertos sectores.
Polidínico Evita, inaugurado
en 1952. La construcción de
hospitales fue parte de la política
social de bienestar.
La ampliación en atención de la salud
Otro aspecto social del peronismo fueron sus políticas de salud pública, en las
que se destacó la actuación del ministro Ramón Carrillo.
Las campañas de salud para vacunación y prevención de enfermedades respal­
dadas por una importante tarea de publicidad, se sumó la construcción de hospi­
tales, de forma tal que entre 1946 y 1954 se duplicaron las camas disponibles en los
hospitales del país.
El alcance en la educación
La educación también reflejó la extensión social del bienestar. Esta área tenía
una larga tradición de participación estatal y la enseñanza primaria contaba con una
gran estructura; la escolarización en el nivel primario aumentó al ingresar más sec­
tores sociales y también disminuyó el analfabetismo. Pero el progreso más notable
fue en el nivel secundario que incrementó su matrícula con el ingreso de los gru­
pos más bajos de las clases medias y de muchos estudiantes de la clase trabajadora.
También, aumentó la cantidad de estudiantes universitarios.
En este proceso, fueron decisivas la gratuidad de la enseñanza universitaria, es­
tablecida por decreto en 1950, y la creación de la Universidad Obrera Nacional, ac­
tualmente, Universidad Tecnológica Nacional.
4 2 |Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
Un territorio más vertebrado
Al comenzar la década del treinta la puja entre el ferrocarril y el trasporte automo­
tor se resolvió a favor del segundo; por ese motivo, se expandieron las obras viales.
La extensión de la red caminera cobró impulso con la puesta en práctica del pro­
yecto de desarrollo de la infraestructura de transporte, sobre todo de los caminos,
que el Estado nacional estimulaba con particular intensidad desde octubre de 1932,
con la sanción de la Ley 11.658 de Vialidad que estipuló la creación de la Dirección
Nacional de Vialidad (DNV) del Ministerio de Obras Públicas (MOP). Años después,
pudo afirmarse que las provincias se habían acercado y el territorio del país achicado,
ya que en 1931 el país contaba con unos escasos 2.000 km de caminos de tránsito
permanente mientras que, en 1944, la acción pública había logrado elevar esa cifra
a más 30.000 km. Por consiguiente, la labor estatal consolidó para el tránsito perma­
nente aproximadamente un 70% de la longitud estimada de la red nacional de cami­
nos en poco más de una década.
La cantidad de automotores que circulaban en el país es uno de los datos prin­
cipales que revelan la importancia que se asignaba al sector. Pese a las dificultades
de importación de unidades como consecuencia de las políticas cambiarías poste­
riores a ia crisis de 1929, la cantidad de 405.743 unidades ubicaba a la Argentina en
el séptimo lugar mundial, y superaba, en el caso de naciones americanas, a Brasil
con 160.000 y a México con 99.470.
Las ventajas de la red vial
A diferencia de los ferrocarriles, explotados en gran medida por empresas priva­
das, el Estado diseñó el sistema de caminos de manera integral. Al menos en teoría, la
red vial también permitía desplazamientos más libres y abiertos que los del ferroca­
rril y en muchos casos podría complementarlo.
Además, la estructura de la acción estatal en vialidad tenía una planificación cen­
tralizada pero con divisiones operativas regionales en todo el país y estaba coordi­
nada con las direcciones de vialidad provinciales. Esta estructura jerarquizaba a los
protagonistas y a sus obras en todo el territorio, y alcanzó niveles notables. Por ejem­
plo, los ingenieros de vialidad y sus técnicos se incorporaron al grupo de represen­
tantes del Estado con una gran presencia en la sociedad.
Afiche qije promueve la
capacitación universitaria de los
trabajadores, 1950.
Sobré la pblitica de reparto
"Muchos países con los que
la Argentina era por una u
otra razón comparable -Chile,
Brasil, México, Colombia,
Australia y Nueva Zelanda- se
embarcaron por entonces en
políticas: de industrialización
acelerada, de nacionalización de
servicios públicos y de algunas
manufacturas, de consolidación
de políticas sociales. La Argentina
tuvo todo eso, pero tuvo también
el agregado de una impresionante
política de reparto. En apenas
tres ands, los estratos sociales
más sumergidos experimentaron
la multiplicación en el poder de
compra de sus ingresos."
V Fuente; Antúnez, D. y Gerchunoff, R, 2002.
I I
------------------------------------------------------;-------- 1----------------------
1.Respondan.
a. ¿Qué podrían inferir al conocer que a principios del siglo XX Mar del Plata era un
lugar de veraneo de la elite, de acuerdo con la imagen del almanaque?
b. ¿Qué fue el turismo social?
2. Describan las áreas que abarcaron las políticas de bienestar.
a. ¿Les parecen necesarias? ¿Por qué?
b. ¿Por qué se puede afirmar que tener trabajo es sinónimo de inclusión social?
3. Expliquen cómo el Estado, basado en la infraestructura de comunicaciones,
implemento políticas territoriales.
4 3
Publicación de 1947 sobre la
nacionalización del ferrocarril.
La nacionalización del ferrocarril
La nacionalización de los servicios públicos fue parte de la política económica
del peronismo y se realizó pese a los ataques de la oposición, que discutía la forma
en que se hacían las negociaciones con las compañías extranjeras, pues conside­
raba que las indemnizaciones eran excesivas.
En 1946, Estados Unidos concedió un préstamo a Gran Bretaña de 3.750 millo­
nes de dólares con la condición de que pagara sus deudas a los países americanos
por suministros de guerra. Gran Bretaña ofreció entonces al gobierno argentino
venderle la red ferroviaria a cambio del saldo de libras esterlinas acumulado en
cinco años de exportaciones. Para Gran Bretaña, el ferrocarril ya no representaba
un gran negocio y la operación de venta se acordó en 2.000 millones de pesos a
los que se agregarían luego 700 millones más. En el momento de la compra exis­
tían 42.700 km de vías, 29.000 km habían sido construidos por capital privado ex­
tranjero. Los capitales británicos financiaban el crecimiento de la red ferroviaria, al
tiempo que condicionaban el desarrollo de la industria nacional porque las empre­
sas que intermediaban en el negocio eran, generalmente, británicas y pertenecían
al mismo grupo de intereses que invertían en la red ferroviaria.
La impronta territorial
deYPF
La empresa estatal creaba a su
vez una impronta en los enclaves
de extracción, donde surgieron
y se consolidaron pueblos
articulados en torno a la empresa;
su pertenencia garantizaba un
nivel de vida mediante el acceso
a laeducación, la vivienda salud y
servicios. Además, la distribución
de petróleo realizada porYPF
garantizaba una cobertura
nacional por medio de sus propias
estaciones y surtidores.
Logo de Yacimientos Petrolíferos
Fiscales de Bolivia.
El éxito deYPF como empresa
estatal fomentó el desarrollo de
emprendimientos similares en
otros países de América latina.
La gestión del petróleo
A partir de la finalización de la Primera Guerra Mundial, con el desarrollo de la
industrialización sustitutiva y el crecimiento de la industria automotriz, el petróleo
fue en un insumo energético clave. Hipólito Yrigoyen comprendió el valor estra­
tégico de un suministro continuo y creciente del hidrocarburo, y creó la primera
empresa petrolera estatal del mundo Yacimiento Petrolíferos Fiscales (YPF). El pro­
blema radicaba en la ausencia de este recurso y en la relación de dependencia que
suponía su importación que era una traba para la industria. Por esos motivos, el
Estado se hizo cargo de la gestión del petróleo, hecho que fue objeto de debate
político y presiones empresariales en las siguientes décadas.
Las presiones de las empresas Standard Oil (norteamericana) y Royal Dutch
Shell (holandesa y norteamericana) por la explotación y comercialización del re­
curso fueron constantes desde la intervención estatal. La Standard Oil importaba
petróleo desde Estados Unidos y lo refinaba en su planta ubicada en la ciudad de
Campana, provincia de Buenos Aires, mientras que la empresa Shell importaba pe­
tróleo desde México desde 1914. Ambas empresas se disputaban la exploración y
explotación del recurso, para lo cual tenían permisos y concesiones.
Enrique Mosconi fue nombrado presidente de YPF por Torcuato de Alvear en
1922 hasta el golpe militar de 1930. Su objetivo era claro: lograr un aumento de
las reservas de petróleo y garantizar el autoabastecimiento y así independizar al
país del mercado internacional de hidrocarburos. Durante la gestión de Mosconi
se triplicó la producción y se crearon las obras de infraestructura, procesamiento y
refinamiento de petróleo, así como las actividades de prospección.
Si bien Mosconi consideraba la posibilidad de una gestión mixta (pública y pri­
vada), comprendía que no era posible la gestión de este recurso estratégico por
fuera del monopolio estatal en forma integral, desde la exploración hasta el comer­
cio, debido a las presiones y el poder de las empresas del sector. A mediados de la
década de 1920, YPF construyó su primera refinería; con ella llegó a ser una em­
4 4 |Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
presa integrada verticalmente que le permitió proveer a los mer­
cados internos de los productos requeridos.
A mediados de la década de 1930, YPF había desplazado a las
empresas extranjeras a un segundo plano, pero nunca se logró su
expulsión y el monopolio estatal.
En 1958, el presidente Arturo Frondizi planteó por primera vez
la falta de divisas para la compra de petróleo en el exterior por
lo que era imperioso el autoabastecimiento. La compra de ma­
quinarias para la explotación, las obras de infraestructura y los
oleoductos permitieron duplicar la producción, pero esto no al­
canzó para abastecer por completo al mercado interno. Por con­
siguiente, el Estado debió otorgar concesiones de explotación a
empresas privadas para satisfacer la demanda interna.
La renta agropecuaria
El proceso de industrialización cobró dinamismo con la finan­
ciación proveniente de la actividad agropecuaria, que se logró
mediante la nacionalización del comercio exterior con la creación del Instituto Ar­
gentino para la Promoción del Intercambio (IAPI) que trasladaba ingresos de una
actividad a la otra. Este Instituto fue creado para reemplazar la Corporación para la
Promoción del Intercambio ideada por el ministro Federico Pinedo en 1940.
El IAPI se ocupó de financiar la venta de productos argentinos en países de Eu­
ropa (España, Francia, Italia y Holanda) que no tenían liquidez para comprar. Ade­
más, importó tela arpillera, cemento, caucho, madera, maquinarias y material de
transporte.También subsidió precios de artículos de consumo masivo, participó en
la compra de los ferrocarriles de propiedad británica y francesa.
Funcionó como entidad crediticia al otorgar créditos a empresas públicas y pri­
vadas. Sin embargo, su función más importante fue la centralización del comercio
exterior, es decir que cortó el vínculo entre los precios internacionales y los precios
nacionales de los bienes agropecuarios. El IAPI le pagaba a los productores oligo-
pólicos de grano el 50% de su cotización en el mercado internacional y los exce­
dentes producidos por la exportación se destinaban al sistema financiero naciona­
lizado y a cumplir con las otras funciones del Instituto.
Los precios de los productos agropecuarios de la Argentina se mantuvieron al­
tos como consecuencia de que los mercados europeos no terminaban de salir de
la devastación posbélica. De este modo, no se llevaba a los productores locales a la
quiebra y se transferían ingresos del campo a la ciudad.
Afiche del instituto Argentino para
la Promoción del Intercambio,
institución clave en las políticas
económicas.
El ministro de Agricultura
opina
"Al productor se le dio un precio
retributivo por su producción.
Ahora, si el gobierno en laventa
ganó, no era en detrimento del
productor porque si hubieran
hecho esa venta através de
los exportadores habituales
hubieran recibido menos. Ahora,
naturalmente el productor no
piensa que fue bien retribuido sino
piensa que también podía haber
tenido derecho a esa plusvalía."
Fuente: entrevista at Ing. Carlos Emery,
Archivo de Historia oral, Buenos Aires,
Instituto Torcuato Di Telia, 1971.
jt, ACTIVIDADES
Señalen en el texto los hechos que consideran más relevantes,
a. ¿Cuál es la participación del Estado?
4 5
La región pampeana continúa
siendo la más desarrollada del país.
Los contrastes regionales
La consolidación del modelo agroexportador, durante el siglo XIX, instaló un
contraste regional entre las provincias que conforman la región pampeana (al
principio Buenos Aires y luego se incorporaron al modelo productivo, Santa Fe,
Córdoba y Entre Ríos en parte) y el resto de las provincias y regiones.
Con el territorio pacificado y el mercado interno unificado, se estableció la he­
gemonía de Buenos Aires y su puerto a cambio de asistencia por medio de subsi­
dios a las economías provinciales.
Las regiones periféricas del país proveían mano de obra, insumos y materias
primas y alimentos para la reproducción de la mano de obra, mientras que tam­
bién significaba un mercado interno consumidor. A su vez, estas áreas periféricas
se clasificaban entre prósperas (Tucumán, Salta, San J uan, Mendoza, Misiones,
Chaco y Entre Ríos), rezagadas (Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero, For-
mosa, Corrientes, San Luis y J ujuy) y las despobladas (Patagonia y el Nordeste)
que luego conformaron los territorios nacionales bajo la tutela del Estado nacio­
nal. Esta configuración planteaba un esquema de centro-periferia orientado al
desarrollo de la región central.
La industrialización por sustitución de importaciones (ISI) produjo un creci­
miento y desarrollo económico general, pero diferencial entre las provincias. Las
provincias de la región pampeana generadoras del principal excedente agrícola
y ganadero fueron las receptoras de las medidas aplicadas al financiamiento
de la industrialización y así concentraron la producción, la población y el sector
productivo.
El patrón de desarrollo de la ISI se concentró en las áreas urbanas de la región
central por tratarse estos de mercados de consumo más importantes y por seguir
los lineamientos de la primera etapa de sustitución sobre industrias livianas. Es­
tas áreas urbanas contaban con mayor infraestructura y mano de obra más cali­
ficada. De esta manera se reforzó la desigualdad territorial respecto de las otras
regiones periféricas.
4 6 j Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
Las economías regionales
En las provincias periféricas se desarrollaron
economías regionales en torno a emprendimien-
tos agroindustriales orientados al abastecimiento
del mercado interno. Estos emprendimientos se
organizaron casi exclusivamente como monopro-
ducciones provinciales, como el algodón en Chaco
y Formosa; yerba mate y té en Corrientes y Misio­
nes; azúcar y tabaco en Salta, J ujuy y Tucumán; vi­
tivinicultura en Mendoza y San Juan, y ganadería
lanar en la Patagonia extraandina, entre las más
emblemáticas.
Las economías regionales acentuaron sus fun­
ciones con las políticas estatales de penetración territorial e intervención por me­
dio de subsidios y protección aduanera, precios mínimos y cuotas de producción.
A su vez, estas economías se diferenciaron entre sí enormemente a consecuencia
de las intervenciones del gobierno central. Las provincias de la periferia próspera
lograron desarrollar una estructura productiva dinámica y capaz de absorber
grandes cantidades de mano de obra, mientras que las provincias de la periferia
rezagada no pudieron desarrollar sus sectores económicos y requirieron que el
Estado fuera el demandante de mano de obra, de este modo se convirtieron en
expulsores de trabajadores hacia las áreas centrales.
Las áreas despobladas se desarrollaron en forma desigual; mientras que las
del Nordeste desarrollaron economías regionales como el resto de las áreas pe­
riféricas y en la región patagónica se establecieron grandes inversiones de ca­
pital para la generación la infraestructura. En la Patagonia, la impronta estatal
se observa en la consolidación de emprendimientos ligados a la explotación de
hidrocarburos y de emprendimientos mineros que actuaron como promotores
de poblamiento. A su vez, la actividad ganadera lanar ovina extensiva ocupaba el
80% del territorio patagónico mientras en el Alto Valle del Río Negro se desarrolló
una agroindustria vinculada a la fruticultura.
Cría de ovejas en la Patagonia.
La producción extensiva lanar no
propició el desarrollo económico
déla región.
Desigualdades persistentes
La dependencia del gobierno central, como proveedor de subsidios y como
contratista de mano de obra en los mercados locales se había consolidado, mien­
tras que las clases altas y fas burguesías provinciales se beneficiaban en su carác­
ter de proveedores de las regiones centrales.
Los desequilibrios regionales en el interior del país se agudizaron en cada una
de las etapas, incluso cuando se produjo la crisis del modelo de industrialización
sustitutivo. Las provincias más rezagadas de la periferia no pudieron revertir la
situación de dependencia en la que todavía se encontraban. Las crisis de las eco­
nomías regionales se transformaron en crisis provinciales que no se paliaban sin
el incremento del gasto público.
1. Busquen información
sobre las distintas economías
regionales y realicen un
cuadro comparativo en el
cual incluyan las provincias,
su producción tradicional y
las transformaciones desde la
crisis.
2. ¿Qué medidas tomó el
Estado para proteger a las
economías regionales?
4 7
Los cambios en el sistema urbano nacional
t f
Población (%)
, Censo ) Extranjera í Urbana
El cuadro muestra los porcentajes
de población nacida en el
extranjero y población urbana
según censos nacionales de
población.
Fuente: lndec.gov.ar
Las transformaciones territoriales producidas a consecuencia de la industriali­
zación sustitutiva de importaciones también se manifestaron en la estructura de
los centros urbanos. El sistema urbano argentino comenzó a adquirir las carac­
terísticas de primacía antes de la etapa agroexportadora. La tendencia se acen­
tuó en ese período, la primera aglomeración de la jerarquía, Buenos Aires con su
área metropolitana, llegó a tener un tercio de la población total del país. Esta gran
concentración de la población generó un sistema urbano macrocefálico, deno­
minado así debido a la enorme dimensión de la ciudad que encabeza la jerarquía,
tanto demográfica como económica.
Este proceso de crecimiento y expansión urbana también se produjo en las
otras dos ciudades más importantes del país, Rosario y Córdoba, donde se inten­
sificó el flujo migratorio de población proveniente de provincias expulsoras no in­
dustrializadas (principalmente, de las regiones del Noroeste y del Nordeste) y de
países limítrofes (sobre todo, Paraguay y Bolivia), población que se asentó en las
grandes ciudades industriales.
Las industrias que se instalaban necesitaban mano de obra con cierta califica­
ción, infraestructura, servicios, acceso a recursos, a equipamiento y al mercado de
consumo. Estas condiciones eran brindadas especialmente por las grandes ciuda­
des que adquirieron nuevas características en esta etapa. El intenso crecimiento
urbano derivó en el surgimiento de grandes barrios y suburbios obreros en los
alrededores de las fábricas. En ese sentido, la industrialización constituyó el fac­
tor principal de urbanización, no solo por la tendencia al crecimiento urbano sino
porque la proporción de población urbana superó a la rural.
Sistemas urbanos primados
Los sistemas urbanos se caracterizan según la relación que existe entre la po­
blación de las ciudades que lo conforman, estableciendo un orden. Cuando la ciu­
dad más poblada supera en gran proporción a las ciudades que le siguen en dicho
orden o jerarquía, se establece una primacía en el sistema urbano. Sobre todo, si la
población de la ciudad más importante duplica la de la ciudad que la sigue en je­
rarquía. En cambio, si dos o más ciudades encabezan la jerarquía con poblaciones
aproximadas, no se considera como un sistema urbano primado.
Por otra parte, la macrocefalia se refiere al peso de la ciudad principal por sobre
el resto de las ciudades de más de cierto número de habitantes, es decir, cuando
la mayor parte de la población se concentra en una única ciudad. En nuestro país
suele considerarse macrocefalia cuando la ciudad principal excede en población a
ia suma de ciudades de más de 50.000 habitantes.
La metropoiización de ia ciudad de Buenos Aires
La ciudad de Buenos Aires se había transformado en la más importante del país
desde la organización nacional, a fines del siglo XIX. El período agroexportador
contribuyó al crecimiento de esta ciudad y el de otros puertos. En esa etapa sur­
gieron los suburbios o arrabales a los que se refiere la literatura de esa época, es­
pecialmente las letras de muchos tangos; por entonces, la ciudad se extendía más
allá de la avenida General Paz, constituyendo un continuo urbano que incorpo­
raba la llamada primera corona de suburbanización.
4 8 |Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
Los suburbios tenían una infraestructura y desarrollo menor que el centro y la
ciudad original. Estaban constituidos por barrios bajos con usos mixtos del suelo,
es decir, residencial, comercial e industrial, cuya fisonomía estaba compuesta por
casas bajas de sectores sociales obreros y medios junto con pequeñas empresas y
talleres, modestos comercios y servicios urbanos.
La industrialización sustitutiva de importaciones y las políticas del Estado del
bienestar (sobre todo con las políticas públicas de vivienda) afianzaron esos su­
burbios y los extendieron. Incluso, cuando se invirtieron capitales locales primero
y extranjeros después, grandes plantas industriales se instalaron en zonas donde
el valor económico del suelo era más barato y estaba disponible. En consecuen­
cia , áreas que habían sido rurales se urbanizaron y conformaron la denominada
segunda corona metropolitana.
Si bien la expansión de Buenos Aires ya había incorporado centros urbanos
preexistentes que estaban separados de ella por áreas rurales, como Belgrano y
Flores, en esta etapa se intensificó ese proceso, pues crecieron y llegaron a confor­
mar la denominada metropolización. Así, pequeñas ciuda­
des y pueblos separados de Buenos Aires, pasaron a formar
parte de su región metropolitana: Quilmes, Lomas de Za­
mora, Morón, San Miguel y San Isidro, entre otros.
Tiempo después, en el contexto de la globalización, la
metropolización de Buenos Aires se intensificó tanto que
surgió una tercera corona metropolitana. En la actualidad,
diversos autores y especialistas discuten acerca de la exis­
tencia de una cuarta y hasta quinta coronas. Parte de esa dis­
cusión se establece en torno a la falta de continuidad y conti­
güidad geográficas de la mancha urbana o aglomeración en
alguna de estas áreas.
Crecimiento urbano y metropolización
Se denomina crecimiento urbano a la expansión de la ciudad en términos geo­
gráficos y demográficos. Cuando el tejido o aglomeración urbana se extiende más
allá de los límites administrativos de la ciudad original, y conforma un aglomerado
de más de 100.000 habitantes se lo denomina localidad compuesta y se le agrega
el prefijo "Gran" (Gran Buenos Aires, Gran Santiago, etc.).
El proceso de metropolización hace referencia a esta expansión cuando llega,
incluso, a incorporar centros urbanos preexistentes que estaban separados de la
ciudad original, y pasan a formar parte del área o región metropolitana.
La región metropolitana
Es una extensión territorial que
induye a una o más ciudades
principales, sus suburbios y
áreas no urbanizadas y otras
más lejanas con altos niveles
de interacción e integración
económica, política y social.
Plano de la ciudad de Buenos Aires
en 1888.
Hacia fines del siglo XIX,
la provincia de Buenos Aires cede
tierras para la expansión de la
capital y se fija su límite actual.
-4 ACTIVIDADES
Respondan.
a. ¿Qué procesos se relacionan con la metropolización de Buenos Aires?
¿De qué manera?
b. ¿Qué características presentaba el sistema urbano argentino durante el modelo
agroexportadory el de industrialización sustitutiva?
La Región Metropolitana de Buenos Aires
Construcción de la línea A de
subterráneo en 1913, el primero
del hemisferio sur.
La avenida Corrientes fue
ensanchada en el año 1936.
Este tipo de obras es el símbolo del
período modernizador.
La etapa de conformación de la Región Metropolitana de Bue­
nos Aires (RMBA) entre finales del siglo XIX y principios del XX se
caracterizó por el gran crecimiento debido a las actividades del
modelo agroexportador y sus requerimientos de mano de obra.
Los inmigrantes llegados al país y asentados principalmente en la
ciudad de Buenos Aires, al no encontrar disponibles viviendas de
buena calidad, se concentraron en hábitats precarios, como con­
ventillos y hoteles de inquilinato.
Entre 1881 y 1904, las casas de inquilinato en la ciudad de Bue­
nos Aires aumentaron de 1.821 a 2.462 y su población de 65 mil a
138 mil habitantes, un 15% de la población de la ciudad.
El crecimiento económico y la disponibilidad de recursos permitieron que en­
tre 1880 y 1914 se desarrollaran grandes obras de infraestructura en salubridad,
alumbrado público, tendido de vías férreas, la electrificación de la red tranviaria y la
construcción del puerto.
Entre 1895 y 1914, los flujos migratorios duplicaron la población total del país.
La ciudad de Buenos Aires concentraba 1de cada 5 habitantes y superaba el 25%
de la población al incluirse los partidos del Gran Buenos Aires. Por su parte, la ciu­
dad de Buenos Aires triplicó su población durante el mismo período y entre 1914 y
1947 nuevamente duplicó la cantidad de habitantes.
A comienzos de siglo XX se establecieron los criterios de expansión urbana me­
diante la continuidad de la retícula y el trazado de ejes principales de circulación,
como la Avenida de Mayo. A su vez el trazado de los ferrocarriles y caminos princi­
pales marcaron los ejes de expansión hacia el interior de la ciudad y hacia las áreas
suburbanas, es decir, la expansión del centro a los barrios.
Durante la década de 1930, se realizaron intervenciones urbanas en la ciudad,
como el ensanche de la avenida 9 de Julio y la construcción de los puentes sobre
el Riachuelo para mejorar la circulación entre la capital y los suburbios. A su vez, se
construyó la avenida de circunvalación General Paz, obra de infraestructura que
mejoró la circulación y creó una frontera física entre la capital y los partidos del
Gran Buenos Aires.
Los tranvías eléctricos constituyeron una red de transporte de 800 km, que se
articulaba con el subterráneo y con la creciente red de colectivos que, en 1934,
transportaba el 30% de los pasajeros de la ciudad de Buenos Aires.
Evolución de la población en la Argentina
I Censo Total deí país
Ciudad de
Buenos Aires
Partidos dei Gran { Provincia de Vj
Buenos Aires ; Buenos Aires 1
| 1895 4.044.911 663.854 117.763 921.168 §¡
i I914 7.903.662 1.575.814 458.217 2.066.948 ¡
1 1947
15.893.811 2.981.043 1.741.338 4.273.874 |
| 1960 20.013.793 2.966.634 3.772.411 6.766.108 |
1 1970 23.364.431 2.972.453 5.380.447 | 8.774.529 §
| 1980 27.949.480 2.922.829 6.843.201 } 10.865.408 íj
1 1991 32.615.528 2.965.403 7.969.324 j 12.594.974 f
a 2001 | 36.260.130 1 2.776.138 j 8.684.953 i 13.827.203 |
Fuente: lndec.gov.ar.
5 0 ] Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
La ciudad y la inspiración europea
La construcción del Puerto Nuevo, tras el obsoleto Puerto Madero reciente­
mente edificado marcó el desarrollo del eje norte de las clases altas relacionadas
con la exportación e importación.
Los materiales y la arquitectura francesa y británica marcaron el diseño urbano
al norte de la ciudad, con sus calles y edificios estilo Luis XV y posteriormente
Luis XVI, cuyas ornamentaciones y jardines versallescos demostraban la opulen­
cia y el ascenso de las burguesías. El intendenteTorcuato de Alvearfuesin duda
el máximo impulsor de este urbanismo, con los palacios franceses en la avenida
Alvear y los edificios Art Nouveau de la Avenida de Mayo.
El francés Carlos Thays, director de Parques y Paseos de la ciudad desde 1891,
contribuyó a la creación de parques como el parque 3 de Febrero (bosques de Pa-
lermo), del Jardín botánico y la construcción y remodelación de parqués y plazas
en el resto de la ciudad, dentro de una atmósfera de embellecimiento y moderni­
zación. La ciudad se erigió como el reflejo de una oligarquía opulenta, un escenario
que todavía deslumbraba aun cuando el esplendor económico ya no existía. André
Malraux, escritor y político francés la definió como"La capital de un imperio que
nunca existió".
El trazado urbano y la extensión de las obras de infraestructura y servicios de
toda la ciudad (a pesar de la clara división social del espacio urbano) tendieron a
la integración mientras que la ciudad resultaba de un espacio
abierto y público. Los barrios se configuraron con sus plazas y ca­
lles comerciales, y con servicios culturales como cines y teatros,
clubes de barrio y asociaciones vecinales en ámbitos de integra­
ción social. A su vez, la educación pública integraba a la sociedad
y permitía el ascenso social de los hijos por sobre la generación
de sus padres inmigrantes.
industrialización y suburbanización
La ciudad creció sostenidamente y duplicó su población en­
tre 1914 y 1947, momento en que se estabilizó en torno a los
3.000.000 de habitantes. Sin embargo, el crecimiento más rele­
vante se produjo en los partidos que conformaron el Gran Bue­
nos Aires, donde el proceso de suburbanización fue resultado de la industrializa­
ción por sustitución de importaciones. La población del conjunto de partidos se
cuadruplicó en el mismo período, aunque el peso demográfico de la Capital en el
total nacional era del 19% y el del Gran Buenos Aires, la mitad.
Los efectos de la suburbanización y metropolización se acentuaron y, en el
Censo de 1960, la población de los partidos del Gran Buenos Aires se volvió a dupli­
car desde el censo anterior y superó por primera vez a la de la Capital Federal.
4» ACTIVIDADES
1. Establezcan las principales transformaciones urbanas hasta mediados de siglo XX
para la ciudad de Buenos Aires.
2. Respondan.
a. ¿Qué modelos que se toman para emprender estas transformaciones?
b. ¿Cómo se distribuyen las distintas clases sociales en la ciudad?
Palacio de la Legislatura de Buenos
Aires. Los palacios de estilo
francés son símbolos de la ciudad
opulenta.
Foto de antiguo colectivo de 1940,
Museo Municipal de Lanús.
La alternativa de los taxistas ante
lacrisis de 1929 fue transportar
lamayor cantidad de pasajeros
siguiendo un recorrido fijo y por
una tarifa uniforme. El éxito de esta
modalidad generó la fabricación de
un nuevo carrozado para aumentar
el número de plazas.
Los colectivos se agruparon en
pequeñas empresas y cooperativas.
Los recorridos sirvieron ala
integración de las áreas entre los
5ejes ferroviarios.
51
Edificio construido en la década
de 1960. La ley de propiedad
horizontal favoreció el acceso a
la vivienda privada de las clases
medias.
.Ley de Propiedad
Horizontal
Sancionada en 1948, durante el
gobierno peronista, permitió la
subdivisión de los edificios de
departamentos (hasta entonces
considerados como una unidad)
en una cantidad de copropietarios
dueños de una parte de esa
unidad. Antes de esta ley, los
habitantes de departamentos
tenían acceso a lapropiedad de
la vivienda y eran inquilinos o
buscaban casas alejadas del centro
que pudieran comprar. La ley
generó un auge en la construcción
de edificios destinados a la venta
de sus unidades.
Suburbanización y
propiedad privada
Hasta comienzos de la década de 1940, la
forma predominante de habitar era mediante
el alquiler, tanto de viviendas colectivas como
los edificios de departamentos que se incorpo­
raron a la oferta de vivienda para los sectores
de la clase media a partir de la década de 1920.
Esos edificios podían ser modestos de hasta tres
plantas y sin ascensor o edificios de renta que
eran de mayor calidad y diseño, con ascénsoí
y de hasta seis plantas y estaban ubicados en
áreas más centrales y dirigidos a los estratos su­
periores de las clases medias.
Entre 1940 y 1970, los sectores populares
comenzaron a trasladarse hacia la periferia ur­
bana, lo que ocasionó el crecimiento de las coronas externas de la Región Metro­
politana de Buenos Aires. La estructuración urbana se produjo durante el período
en que el Estado intervino en la economía y era proveedor de bienes y servicios. El
gobierno peronista nacionalizó en 1948 el sistema de ferrocarriles que integraba
una gran red urbana y suburbana, también expropió la Corporación de Transporte
de Buenos Aires, que incluía tranvías, subterráneos y líneas de colectivos.
Las políticas implementadas por el Estado, como los préstamos hipotecarios
no indexados, los subsidios indirectos, las tarifas de transporte subsidiadas y el
control sobre los precios de alquileres, favorecieron la expansión sobre las áreas
más alejadas. Mediante los loteos populares de tierras todavía marginales dentro
de la región permitieron a los sectores populares el acceso a la vivienda.
En ese periodo, el alquiler de la vivienda perdió relevancia a favor de la propie­
dad privada, que se expandió en el centro urbano y en las zonas periféricas. El au­
mento de títulos de propiedad de viviendas presentó valores extraordinarios, en
1947 la cantidad de propietarios en la Región Metropolitana llegó al 26%, y 20 años
después pasó al 60%; los valores de la ciudad de Buenos Aires son más llamativos,
pues pasaron del 17% al 47% de propietarios en el mismo período.
El hábitat de los sectores populares
Los loteos económicos o populares se realizaron a expensas de la falta de le­
gislación y planificación urbanas, situación que permitió incorporar tierras rurales
dentro del mercado urbano con la simple delimitación de las parcelas; así se crea­
ron barrios alejados para los sectores populares que habían accedido al crédito por
la expansión de las relaciones salariales en el modelo keynesiano-fordista.
Las nuevas áreas incorporadas no contaban con provisión de servicios urbanos,
como alumbrado, agua corriente, cloacas o pavimento, ni incluían espacios reser­
vados para la instalación de equipamiento urbano público, como escuelas, hospi­
tales y plazas.
Este proceso de suburbanización sin planificación permitió el acceso a la vi­
vienda a los sectores populares, mano de obra fundamental para el modelo susti-
52; j Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
tutivo de importaciones. El subsidio al transporte
y el bajo costo de la vivienda beneficiaron a la
creciente burguesía industrial. Sin embargo, esta
expansión y sus beneficios a corto plazo repercu­
tieron en las condiciones de habitar y en la provi­
sión de servicios en el largo plazo. Por ejemplo,
los loteos de zonas inundables y ecológicamente
peligrosas en los valles de inundación de los ríos,
incovenientes que aún no han sido solucionados.
Las características de la vivienda de los secto­
res populares se relacionan con la situación eco­
nómica, y experimentan etapas de construcción
y expansión seguidas de períodos de inactividad
debido a los vaivenes económicos y la capacidad
de ahorro familiar. A su vez, la autoconstrucción
y ia edificación en conjunto entre vecinos son ca­
racterísticas de este tipo de barrios, donde las vi­
viendas pueden estar en un estado de obra per­
manente durante años.
Las villas de emergencia
Las villas de emergencia son una nueva forma precaria de habitar en la ciudad
surgidas por la expansión urbana durante el proceso de industrialización debido a
las migraciones internas; esta modalidad desplazó a las antiguas formas de inquili­
natos y conventillos.
Los trabajadores que mantuvieron las condiciones laborales precarias y no pu­
dieron acceder al mercado formal de tierras se volcaron a los espacios no ocupados
del área urbana, principalmente en terrenos municipales vacantes o tierras fiscales,
terrenos portuarios o ferroviarios y terrenos privados desocupados tanto en ciudad
como en áreas periféricas en el Gran Buenos Aires.
Este tipo de hábitat precario se caracteriza por la ausencia de entramado ur­
bano. Allí, las viviendas comenzaron a agruparse sin respetar los patrones urbanos,
no tenían servicios básicos y se edificaban con materiales de baja calidad o dese­
chos disponibles, como lata, cartón, chapa, madera y ladrillo.
Barri o obrero en Bari foche.
Los planes de vi vi enda y los loteos
populares permi ti eron el acces o
a la vi vi enda de los s ectores
populares .
ACTIVIDADES?
Otras formas de hábitat precario
La Ley de Control de Alquileres de 1943 congeló el precio de los alquileres y
dificultó los desalojos. El régimen inflacionario de los años siguientes y las espe­
cificaciones de la ley trabaron el mercado inmobiliario que retiró viviendas por las
complicaciones existentes.
El retiro de esas unidades del mercado originó una nueva forma de habitar para
quienes no podían acceder a la vivienda propia, los hoteles y pensiones, que no
estaban afectados por la legislación por tratarse de ocupantes transitorios y cuyas
condiciones edilicias eran muy precarias. Disimulando el carácter de permanente,
estos habitantes no tenían contratos y podían ser desalojados sin previo aviso. Los
hoteles y pensiones todavía albergan a población migrante, generalmente sola y
en condiciones de inestabilidad y precariedad laboral.
1 . D e s c r i b a n l a s n u e v a s í o i m a s
u r b a n a s d e s a r r o l l a d a s c o i i <-•■!
p r o e e s o d e ¡ n c i u s f r i r* i i ? a : o ¡ \
2 . R e s p o n d a n .
3 . ¿ C u a l e s s o n ¡¿s s c o r u ' j K i o n e s
q u e p e r m i t e n e i a c c e : > ú o
l a v i v i e n d a d e ios s e c t o r e s
p o p u l a r e s 7
b. ¿ Q u é c a r a c t e r í s í ic.a s p r e s e n u :
i a v i v i e n d a p o p u I a r '<
33
El Acceso Norte transformó la
configuración social de las coronas
externas de la RMBA.
La desaceleración dei crecimiento
de la RMBA
Hacia la década de 1960, el crecimiento de la RMBA comenzó
a desacelerarse y el censo de 1970 registró su máxima participa­
ción demográfica con 35% de la población total, que marcó un
punto de inflexión y una tendencia decreciente en su participa­
ción poblacional.
En la siguiente década se registró una inversión entre el saldo
migratorio y el crecimiento vegetativo que fue el principal aporte
en el incremento poblacional. A su vez, las migraciones interna­
cionales cambiaron de origen, pues aumentó la participación de
las provenientes de países limítrofes (entre 1960 y 1980 representaban un 8% y pa­
saron a un 27% del tptal de inmigrantes).
En la década de 1960 se detuvieron los créditos para la compra de vivienda in­
dividual y los loteos económicos perdieron impulso, desalentados por la incipiente
legislación que, aunque mínima, dificultaba la especulación inmobiliaria de los
promotores de loteos.
Barrio en Burzaco.
Los monoblocks no lograron
solucionar el problema de vivienda
de los sectores populares.
La suburbanización de las clases medias
A partir de la segunda mitad de la década de 1960, las políticas estatales de
subvención al transporte público perdieron peso y esto influyó sobre el modelo
de suburbanización vigente. Los planes de desarrollo de un sistema de transporte
metropolitano ferroviario eficiente y moderno —similar al de la ciudad de París—
quedaron abandonados y el sistema de autopista, con la consolidación del eje
norte, transformó la estructura urbana de la región.
La división social del espacio urbano dentro de la RMBA se reconfiguró con el
Acceso Norte y la suburbanización de las clases medias. La conformación de un eje
de continuidad con los barrios del norte de la ciudad de Buenos Aires evidenció un
contraste en las condiciones sociohabitacionales con a laszonasoeste, sur y sudeste.
El Acceso Norte incorporó espacios urbanos vacantes y periféricos por el uso del
automóvil particular, y expandió una suburbanización de las clases medias con po­
der adquisitivo para costear más de un vehículo por familia. La función que había
cumplido el ferrocarril subsidiado para los sectores populares era realizada por las
autopistas para las clases medias y medias altas.
La ciudad en crisis
La Ley de Propiedad Horizontal favoreció la construcción de edificios para la
venta, pero no contemplaba grandes proyectos de reforma urbana ni planificación
sobre densidades máximas o coherencia de altura entre edificaciones o cantidad
de edificios por manzana. Por lo tanto, la reforma de la ciudad se realizó parcela por
parcela a cargo de pequeñas empresas que privilegiaban una rentabilidad máxima
por sobre la calidad de las viviendas, respecto de los materiales, del tamaño y distri­
bución de los ambientes. También, dejando de lado los aspectos arquitectónicos y
5 4 |Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
estilísticos, se repitieron fachadas con balcones-
terraza que se usaron como los patios de las an­
tiguas casas.
El deterioro de la ciudad opulenta significó
aún peores condiciones para las clases popula­
res asentadas en la zona sur de la ciudad, para
quienes sus condiciones de vida empeoraron
por la falta de inversión que llevó a la degrada­
ción de los barrios, como San Telmo, La Boca,
Barracas y, también, los del sudoeste que, du­
rante los años sesenta, verían la edificación de
una nueva vivienda colectiva: los monoblocks,
edificados en Villa Lugano, Flores y partidos del
Gran Buenos Aires.
La infraestructura urbana comenzó a dete­
riorarse a la vez que no se continuaron con la
obras de ampliación de la existente. Por ejem­
plo, pasaron 60 años, desde 1944 con la aper­
tura de la línea E de subterráneos, para que una
nueva línea entrara en funcionamiento; si bien
existieron algunas ampliaciones, estas no lo­
graron satisfacer la demanda, y todo el sistema
quedó obsoleto y no integrado a una red me­
tropolitana de transporte.
La ciudad se deterioró rápiamente porque su infraestructura no estaba prepa­
rada para soportar la enorme concentración de población de la Región Metropo­
litana. En solo 10 años, entre 1950 y 1960, el parque automotor argentino pasó de
557.000 a 865.000 autos y en 1970 alcanzó los 2,3 millones debido al impulso de la
industria automotriz local y a la promoción de un modelo de transporte y de desa­
rrollo urbano basado en el automóvil privado, similar al esquema norteamericano
y contrario al estimulado en el período anterior y a las ideas de ciudad y urbanismo
europeas incorporadas a principios del siglo XX.
La transformación final del sistema de transporte fue en 1976, cuando el go­
bierno de facto promovió el proyecto de autopistas urbanas que aportaría 9 vías
rápidas integradas de unos 74 km. Para la ejecución del proyecto, el intendente de
facto, Osvaldo Cacciatore, expropió viviendas que fueron demolidas para dar espa­
cio a las autopistas; pero el enérgico rechazo de los ciudadanos obligó a abandonar
el proyecto y solo se inauguraron dos autopistas. Los lotes expropiados para ^"au­
topista central"quedaron como terrenos baldíos de la ciudad.
ACTIVIDADES
Respondan.
a. ¿Cuáles son las causas que frenan la suburbanización de los sectores populares?
b. ¿Qué condiciones fomentan la suburbanización de las clases medias?
c. ¿Qué diferencias existen entre los edificios de renta y aquellos orientados a la venta?
Las viviendas de la Región Metropolitana de Buenos Aires
Desde 1880, la dudad cambió su fisonomía y su estilo arquitectónico. La casa colonial
perdió vigencia por los flujos migratorio y la opulancia de la elite terrateniente.
Los estilos francés y británico se edificaron con la mano de obra italiana y española.
El conventillo
Los inmigrantes de la segunda mitad del
siglo XIX habitaron las antiguas casas de las
clases altas que se habían desplazado hacia el
norte y oeste en pos de mejores condiciones
ambientales y de salubridad. Las epidemias de
fiebre amarilla (entre 1852 y 1871) marcaron la
división social de la ciudad entre el norte y el
oeste con nuevas construcciones inspiradas en
la arquitectura francesa y británica, desde 1880.
“Una habitación de conventillo, como se llama a esos alojamientos
ómnibus que albergan desde el mendigo al pequeño artesano, tiene
una puerta sobre el patio y a veces una ventana. Es una pieza cua­
drada de cuatro metros de lado y que sirve para todo. Es el dormito­
rio del marido, de la mujer y de la pollada de cinco o seis hijos muy
sucios; es el comedor, la cocina, la oficina, el patio donde juegan los
niños, el rincón dónde se dejan los excrementos, al menos tempo­
ralmente, la vivienda del perro y del gato, el depósito para el agua.”
Fuente: Eduardo Wilde, Curso de higiene pública, 1883.
Conventillo de la ciudad de Buenos Aires en 1907.
Aquí cohabitaban inmigrates de diversos orígenes.
Casa chorizo. Actualmente, esta vivienda es muy codiciada.
La casa chorizo
Este tipo de casa se origina por la división de la antigua casa co­
lonial en dos viviendas para maximizar el espacio de cada habita­
ción en la ciudad que se expandía por las migraciones de ultramar.
Había dos variantes: una para los sectores más pudientes, con
una sucesión de habitaciones comunicadas por puertas entre sí y a
un patio lateral; esta distribución generaba una circulación interna
(por las habitaciones) y otra externa (por el patio); la variante más
modesta es similar, pero como se edificaba en lotes más pequeños,
sin patio lateral, con el servicio sanitario y la cocina al fondo del lote;
la circulación interna sacrificaba la privacidad.
5 6 |Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
I
Las casas de renta
Las casas de renta en estilo Art Decó sin or­
namentación y con líneas claras predominaron
en las décadas de 1920 y 1930. El edificio em­
blemático de la arquitectura moderna de Bue­
nos Aires es el edificio Kavanagh, construido
entre 1933 y 1936 con 120 metros de altura en
33 plantas y 105 departamentos. En su época
fue el edificio más alto de América del Sur. Sus
unidades se rentaban porque hasta la sanción
de la Ley de Propiedad Horizontal era imposible
dividir los edificios en copropiedad.
El edificio Kavanagh, emblema de la ciudad y del estilo
moderno.
1. Busquen información sobre la vida en los
conventillos.
2. Elaboren un croquis de la casa chorizo.
a. ¿Por qué el texto dice que dificulta la
privacidad?
b. Comparen la distribución de estas casas con la
de los conventillos.
c. ¿En cuál se afecta más la privacidad?
Los barrios obreros
Los primeros barrios obreros en la ciudad de Buenos Aires son
de principios de siglo XX, fueron patrocinados por congregacio­
nes religiosas y por el Estado nacional que en 1915 sancionó una
ley de "casas baratas" para disminuir las condiciones desfavora­
bles del hábitat de los conventillos.
Durante el gobierno peronista y la industrialización se expan­
dieron los barrios obreros por promoción estatal, como Ciudad
Evita, o por cooperativas de trabajo y asociaciones sindicales.
El chalet californiano, vivienda característica de la primera
etapa de Ciudad Evita.
Los edificios entre medianeras
Los primeros edificios entre medianeras, anteriores a la Ley de
Propiedad Horizontal, resultaban de la ampliación de las casas
chorizo, a las que se les agregaba otra planta imitando la cons­
trucción de la primera con el agregado de una escalera para el
acceso individual. Luego los arquitectos e ingenieros construye­
ron edificios de renta también aprovechando al máximo la capa­
cidad de habitación. Con la sanción de la ley, la densificación de
la ciudad se acrecentó por los edificios de propiedad horizontal,
construidos para la venta de sus unidades.
Para concluir
Hagan un relevamiento del tipo de viviendas que hay en la zona
donde viven.
Clasifíquenlas según la información de esté estudio de caso.
Establezcan si predomina algún tipo.
Evalúen la calidad según las siguientes variables:
comodidad - privacidad - estilo arquitectónico
5 7
1. Con los datos de evolución de la población de la pági­
na 48, hagan un gráfico comparativo de la participación
de la ciudad de Buenos Aires y los partidos del Gran Bue­
nos Aires sobre el total de poblacional del país y sobre la
participación de los mencionados partidos en la pobla­
ción total de la provincia de Buenos Aires.
a. Elaboren conclusiones sobre las tendencias de la
dinámica de la RMBA y sus componentes en los perío­
dos entre censos.
2. Describan la evolución de la primacía y la macrocefalia
en la Argentina durante el siglo XX.
a. ¿De qué tipo son, que características presentan y
cómo inciden las migraciones en la urbanización y
metropolización de Buenos Aires?
3. Respondan.
a. ¿Qué obras de infraestructura se ejecutaron en la
RMBA en cada periodo? ¿A quiénes benefició y por qué?
b. ¿Qué características presenta el transporte público en
cada etapa?
c. ¿Cuáles fueron las formas de habitar características de
los sectores populares según las etapas? ¿En qué ámbi­
tos y qué tipos de vivienda?
d. ¿Cuáles son las formas de habitar de las clases medias?
¿En qué ámbitos y en qué tipos de vivienda?
e. ¿Cuáles son las implicancias de la Ley de Propiedad
Horizontal sobre las formas de habitar de las clases
sociales?
4. Si es posible, vean el film La próxima estación. Historia y
reconstrucción de los ferrocarriles de F. Solanas. Luego rea­
licen las siguientes actividades.
Estación I: Lo público y lo privado
a. Enumeren ejemplos del patrimonio público: ¿en
qué categoría entran los trenes?, ¿cuándo comenzó el
proceso privatizador?, ¿con qué consecuencias para la
ciudad? Describan el proyecto "Ferrocarril de fomen­
to". ¿Qué proponía Raúl Scalabrini Ortiz?
Estación II: La edad de oro
b. Determinen y describan la edad de oro de los ferro­
carriles: la función del Estado y el papel que se le asig­
nó a la escuela.
Estación III: El ocaso
c. Identifiquen los gobiernos desde el golpe de Estado
de 1955 y sus correspondientes decisiones respecto a
los ferrocarriles. ¿Qué fue el Plan Larkin? ¿Qué mues­
tras de resistencias hubo?
Estación IV: Privatización y resistencias
d. Enuncien los argumentos difundidos para legitimar
las privatizaciones. Expliquen las siguientes frases:
"Ramal que para, ramal que cierra"Carlos S. Menem;
"El ferrocarril, un verdadero cáncer, ahora está rena­
ciendo por la iniciativa privada", D. Cavallo. ¿Quiénes
tomaron las concesiones? ¿Cuál fue el costo social del
cierre de ramales de los ferrocarriles?
Estación V: El despojo
e. Expliquen en qué consistió el despojo.
Estación VI: La impunidad
f. ¿Qué es la ley de emergencia ferroviaria? ¿Cuales son
sus efectos? ¿En qué estado están las denuncias y jui­
cios por los robos y manejos corruptos? ¿Cuál es la polí­
tica actual respecto a los concesionarios?
Epílogo
g. Enuncien los objetivos del proyecto "El tren para todos".
• Atlas Ambiental de Buenos Aires.
• Ballent, Anah(; Ingeniería y Estado: la red nacional de caminosylas
obras públicas en la Argentina, 1930- í 943,2008.
• Calello, Tomás; Breve caracterización histórica de la Región
Metropolitana de Buenos Aires, Buenos Aires, EU RE, 2000.
• Cataruzza, Alejandro; Historia de la Argentina (1916-1955), Buenos
Aires, Siglo XXI, 2009.
• Gorelik, Adrián; La grilla y el parque. Espacio público y cultura
urbana en Buenos Aires, 1887-1936, Quilmes, UNQui, 1998.
• Rofman, A. y Romero, L; Sistema socioeconómico y estructura
regional en la Argentina, Buenos Aires, Amorrortu, 1997.
• Sebreu, Juan José; Buenos Aires, vida cotidiana y alienación, Buenos
Aires, Sudamericana, 2003.
• Torre, Juan Carlos; Nueva historia argentina.Tomo 8, Buenos Aires,
Sudamericana, 2002.
5 8 |Capítulo 2 Impronta territorial del Estado del bienestar
La diversidad ambiental de la
Argentina
La valorización y apropiación de
los recursos naturales
Los problemas ambientales de la
Argentina actual
La diversidad ambiental
de la Argentina
La sociedad argentina se vincula con su entorno
natural de diversas formas. Si se consideran los
recursos naturales y las culturas con sus modos
de apropiarse de ellos, se hallará un mosaico de
situaciones.
Los hechos históricos analizados en la Parte I permiten
identificar dos zonas de organización social y
económica: una Argentina húmeda y una Argentina
árida, que facilitan ia comprensión de cómo se
constituyeron distintos ambientes.
Para comenzar...
1. Describan cada imagen.
2. Elaboren un epígrafe para cada una. En caso de <jue lo
reconozcan, indiquen de qué lugar se trata.
3. Respondan a las preguntas.
a. ¿Quéformas de relieve se distinguen?
b ¿Como es la vegetación tupida, escasa, nula?
c ¿Cuales de ellas corresponderían a la Argentina arida
y cuáles a la húmeda? ' : '
■ d. ¿Qué imágenes muestran más intervención deta
sociedad?
e. ¿Se podría afirmar que las imágenes que hoy no
muestran transformación estarán así dentro de muchos
años?¿Por qué? ' -
La Tierra, un sistema con diversos subsistemas
aüagiiBMgüBaK&
| Tiempos
| Precámbricos
M
Eras geológicas
Plegamiento ¡ Formación
Hurónico
i
f Era Paleozoica Varíscico
Caledónico
■I
I
:;i
8 I
II Era Mesozoica j —
f Era Cenozoica j Andino
‘ En la Argentina hay formaciones
muy antiguas, de los tiempos
Precámbricos, y otras muy
recientes, como la Cordillera
de los Andes. En este proceso
de transformaciones, cada
plegamiento modifica las formas
y formaciones precedentes.
El aspecto actual de la Tierra se debe a numerosos procesos
que han modelado la superficie terrestre durante millones de
años, pero su transformación no ha terminado. Constantemente
se producen distintos fenómenos, algunos conocidos y previstos,
como las tormentas tropicales en determinado momento de año,
otros no esperados, como las lluvias o sequías excepcionales, y
otros aún no estudiados.
La Tierra, inmersa en un sistema planetario, constituye a la vez
un sistema. Como todo sistema, tiene un equilibrio que, si se que­
branta, tiende a establecer uno nuevo.
A su vez, en el sistema Tierra existen varios subsistemas funcio­
nando a la vez. Estos subsistemas han sido clasificados en las masas
de aire, las masas de agua y la masa rocosa; éstas masas no están
inactivas, sino en constante búsqueda de equilibrio.
La composición rocosa de la Tierra aparenta ser la más esta­
ble, pero los volcanes y los sismos prueban su dinámica. El movi­
miento de las placas permite pensar en la serie de procesos que
gestaron la estructura geomorfológica y geológica actual. Por
ej emplo, los macizos desgastados, con escasas ondulaciones desordenadas, en
otro tiempo fueron formaciones compactas; algunos lugares donde hay cordilleras
antes estaban ocupados por el mar; los glaciares, con su avance, modelaron partes
de los continentes y luego quedaron recluidos en algunas montañas.
El subsistema del relieve hace pensaren un pasado distinto, pero además, que
puede llegar a cambiar en el futuro. Los procesos erosivos desgastan, rompen,
pulen, trasladan y acumulan en otros lugares sedimentos que enriquecen sue­
los pobres y empobrecen suelos ricos en minerales; esta dinámica erosiva no ter­
mina, es continua.
- Puna
- Sierras Pampeanas
- Sierras deTandil
- Meseta en Misiones
- Meseta Patagónica
- Cordillera Oriental
- Cordillera Frontal’
- Precordillerade:
LaRioja.SanJuan
y Mendoza
- Sierra de la Ventana
- Cordillera de ;
los Andes
- Sierras Subandinas
Sistema Tieri a y subsistemas
La acción modeladora de la
superficie terrestre, relaciona los
subsistemas, como el de la masa
rocosa y las masas de aire.
A su vez, esto influye en los tipos
de suelo y, por lo tanto, impacta
en la vegetación.
Todas estas acciones, que se
producen al mismo tiempo y
que constantemente definen su
equilibrio, forman parte a su vez
de un sistema mayor: el sistema
Tierra. Por eso en el diagrama
aparece el concepto macroclima,
que se refiere al comportamiento
global de las masas de aire, pero
que está en estrecha vinculación
. con el microdima.
62 | Capítulo 3 La diversidad ambiental de la Argentina
Los subsistemas no están aislados
El análisis del subsistema de las masas de aire, sus desplazamientos, su compen­
sación entre las baj as y altas temperaturas no debe hacerse aisladamente, porque
la circulación atmosférica tiene sus leyes. Pero, en su interacción con los relieves y
con los movimientos de rotación y traslación de la Tierra, adopta comportamien­
tos específicos en cada lugar y se entremezcla con el subsistema de los fenómenos
geomorfológicos (acción de erosión: arrasa suelos, modifica rocas con los cam­
bios de temperatura, quiebra la superficie terrestre por el calor y la sequedad o lo
inunda y empobrece por lavado). Sin embargo, la transformación de las formas de
ia superficie terrestre y el desplazamiento de masas de aire en la alta atmósfera y en
superficie, como las corrientes de agua que escurren para un lado u otro, generan
desplazamientos y fluj os, en equilibrio. Cada subsistema suele analizarse indepen­
dientemente sin considerar que todos están entrelazados. El subsistema biológico
suele separarse de los otros, pero las migraciones estacionales, las cadenas tróficas,
las mutaciones, la diversidad de especies, son ej emplo de la interrelación.
A esta descripción se le suma el sistema humano. ¿Por qué se lo considera sis­
tema y no subsistema? Porque "lo humano" se rige por otras leyes, otra dinámica.
Se esfuerza en dominar y sobreponerse al sistema de la naturaleza. No busca adap­
tarse a las condiciones de la naturaleza, sino que las usa, las transforma, construye
con esas condiciones y crea algo distinto. El sistema humano también tiene sus
tiempos, por momentos acelera o desacelera los procesos, pero nunca detiene el
proceso de apropiación de los elementos y la dinámica del sistema natural.
El sistema humano busca formas
de sobreponerse a las condiciones
naturales.
En la imagen, dique de Ullum
en San Juan.
Esquema de subsistemas
Macroclima
Mecanismo y velocidad
en la alteración de las rocas
Carácter e
importancia de
los movimientos
en masa ^
■Grado de concentración
de la escorrentía
Espesor y
formas de
las alteritas
Eficacia del
socavado
lineal
- ► Modelado
Cobertura vegetal m -
- ► Velocidad de
— la erosión
Subsistemas más pequeños
Cada subsistema puede separarse-
en otros más pequeños, casi
invisibles a veces, que funcionan
al mismo tiempo pero en rangos
temporales distintos (acelerados,
casi efímeros, lentos, largos).
Considerando la acción de la
erosión, puede observarse la
diversidad de procesos que se
desencadenan y que, a su vez,
poseen una dinámica temporal
propia. El diagrama muestra
que el clima altera las rocas
(como las alteritas), ya que las
lluvias provocan un proceso
de desplazamiento masivo de
la superficie, que arrastra a la
vegetación y socava las formas.
Así se produce el modelado.
ACTIVIDADES
1. Hagan una lista con las palabras que se refieren a los subsistemas de la Tierra y otra
con las que caracterizan la relación entre subsistemas y la acción de la sociedad.
2. Con las listas, elaboren una hipótesis acerca de los temas de este capítulo.
63
El relieve y ios asentamientos humanos
Muchas veces, las llanuras
se inundan debido a su nula
pendiente. En la imagen, San
Antonio de Areco, provincia de
Buenos Aires.
Los relieves son el resultado de procesos que han llevado miles de años. Las
grandes cordilleras son los relieves más nuevos. Estas zonas son inestables y gene­
ran incertidumbre a quienes las habitan.
Sería válido preguntarse por qué hay ciudades a los pies de un volcán o en las
zonas pasibles de terremotos: ¿porque en las montañas existen recursos, como
los minerales, que la economía necesita para su desarrollo?, ¿o porque la pobla­
ción ha crecido tanto que ocupa zonas aunque sean inestables?
La sociedad no ha intervenido en la formación de los relieves, pero habita en to­
dos ellos. Quizás algunos sean los preferidos, pero no siempre la población puede
elegir dónde vivir, por eso hay algunas zonas más pobladas que otras, algunas socie­
dades más vulnerables a la inestabilidad de la naturaleza que otras.
Las llanuras son consideradas mej ores para habitar, pues su escasa o nula pen­
diente permite la expansión urbana o el desarrollo de actividades agrícolas y gana­
deras extensivas; o porque pueden trazarse rutas o vías a menor costo que en las
montañosas.
Los grandes conjuntos del relieve argentino
El relieve de la Argentina es muy variado. Las mayores alturas se encuentran en
la Cordillera de los Andes, las áreas serranas presentan alturas menores;finalmente,
las mesetas y las llanuras son las zonas más baj as.
La cordillera de los Andes
La cordillera de los Andes se extiende al Oeste del territorio
argentino, de Norte a Sur; en ella se distinguen tres sectores: la
Puna en el extremo Norte, los Andes Áridos desde el paralelo
27°Sur (Catamarca), hasta el paso de Pino Hachado (Neuquén)
y los Andes Patagónicos- fueguinos al Sur.
La Puna es un altiplano (3.800 m de altura) rodeado de mon­
tañas y picos de hasta 6.000 m. Al Este limita con la Cordillera
Oriental en la que alternan altos cordones con profundos valles
y quebradas.
La distribución de la población en la Puna es muy irregular
y puntual, debido a la altura, las baj as temperaturas, la falta de
humedad y a la escasa infraestructura de transporte y de ser­
vicios. Las rutas unen algunas pocas ciudades en los valles, y
un ferrocarril une La Quiaca con San Salvador de Juj uy. Sin em­
bargo, allí están las ciudades más antiguas fundadas por los es­
pañoles, e incluso hay vestigios de períodos anteriores en ios
cuales las comunidades indígenas construían sus templos y vi­
viendas en las zonas elevadas para asegurarse protección.
Los Andes Áridos están formados por cordones con direc­
ción Norte- Sur, surcados por valles. Aquí se halla la mayor altura
de Argentina, el cerro Aconcagua con 6.959 m.
En los valles, desde la época colonial se instalaron ciudades
que se extendieron hacia el faldeo coirdillerano. Grandes duda-
Referencias
• Capital de provinda
—- - - Límite internacional
_____ limite interprovindal
Límite de ambiente
'' !
64 | Capítulo 3 La diversidad ambiental de la Argentina
des se localizan en este sector, como Mendoza
o San Juan. Como la disponibilidad de agua
depende del deshielo, se han construido obras
de almacenamiento, aprovechando la altura y
la pendiente.
Los Andes Patagónicos- fueguinos tienen
una altura que ronda los 2.500 m y en Tierra del
Fuego solo alcanzan los 1.000 m; pero algunos
cerros, como el Lanín, sobrepasan los 3.000 m.
Este sector está entrecortado por valles con di­
rección Oeste- Este, que permiten la llegada de
humedad desde el Pácífico. En esta zona están
la mayoría de los lagos de origen glaciario.
La población habita los valles en ciudades
relativamente nuevas que se expanden hacia
las montañas y en la costa de los lagos. Algunos
grupos de pueblos originarios han quedado re­
ducidos en zonas del interior de la montaña desde la época de las campañas de
conquista.
Las áreas serranas
En el trritorio argentino se reconocen tres conj untos serranos: las Sierras
Subandinas, las Sierras Pampeanas y el sistema deTandilia y Ventanía.
Las Sierras Subandinas limitan al Oeste con la Cordillera Oriental y comparten
sus características, pues recibieron la influencia de la orogenia andina. Su altura
ronda los 2.500 m.
Las Sierras Pampeanas tienen algunos cerros que se destacan al Oeste, como
el General Belgrano (6.250 m) en Famatina. La altura de las formaciones disminuye
hacia el Este. El conj unto está formado por diversos cordones, incluso de distintos
orígenes. Los más altos están al pie de la Precordillera y se caracterizan por la altura
y la aridez. Los cordones localizados en las provincias de Córdoba y San Luis son de
menor altura, más abiertos y albergan grandes ciudades, como Córdoba. En ambos
casos, el drenaj e de las aguas hacia los valles facilita la formación de oasis que fue­
ron transformados por las actividades económicas y la construcción de ciudades.
El sistema deTandilia y Ventanía, ubicado en el Suroeste de la provincia de Bue­
nos Aires, constituye el relieve más antiguo y, por lo tanto, más erosionado. Es una
de las áreas más dinámicas de la economía y la afluencia de población es constante.
ACTIVIDADES
1. De acuerdo con ia información del texto y del mapa, respondan a las preguntas.
a. ¿Qué características tienen los valles cordilleranos al Norte y al Sur de Neuquén?
b.¿Por qué hay un cordón de los Andes que se denomina Cordillera Principal?
2. Elij an una zona de los relieves descriptos en estas páginas y elaboren un informe.
a. Principales características.
b.Localización de la población (ciudades, pueblos, poblados).
c. Vías de comunicación y dinámica comercial.
El lago Lácar, en Neuquén, forma
un corredor entre los Andes
Patagónicos- fueguinos.
Paisaj e serrano bonaerense.
EnTandilia el cerro más alto es
La Juanita (524 m) y en Ventanía, el
cerroTres Picos (1.200 m).
Las mesetas patagónicas terminan
en el Mar Argentino formando
costas acantiladas. San Julián, en la
provincia de Santa Cruz.
Ü9
ACTIVIDADES
1. Comparen los perfiles.
2. Ubíquenlos en un mapa y
respondan.
a. ¿A qué provincias
corresponde cada uno?
b. ¿Qué formas hay en el perfil
32°Sur? ¿Y en el de 49°Sur?
c. ¿Qué forma predomina en el
norte y cuál en el sur?
Los relieves de menor altitud
En nuestro país existen dos grandes mesetas: la meseta pata­
gónica y la meseta misionera.
La altura de la meseta patagónica decrece de Oeste a Este y es
escalonada hasta la costa sobre el Mar Argentino debido a la in­
fluencia de la orogenia andina. Dicha influencia y los derrames de
lava de hace miles de años han permitido la formación de cuen­
cas petroleras; en las zonas de los yacimientos, la concentración
de la población dio origen a ciudades como Colonia Sarmiento o
Comodoro Rivadavia, fundadas en 1897.
La meseta misionera se encuentra en el nordeste del territo­
rio argentino. Su pendiente derrama en el río Iguazú donde se forman las cataratas
homónimas. En el curso medio del río Uruguay y Paraná, esta meseta presenta des­
niveles y saltos que se aprovechan para la construcción de represas hidroelécticas.
Los caudalosos ríos han permitido un gran desarrollo de la economía, del trans­
porte y el asentamiento de población desde antes de la llegada de los españoles
hasta la actualidad.
Las zonas más baj as son las llanuras, estas ocupan la mayor parte del Este ar­
gentino. Las superficies planas forman barrancas en algunas costas de los ríos y, en
otros casos, leves ondulaciones cortan la monotonía de las planicies. Las condicio­
nes de grandes extensiones planas han favorecido la concentración de población
y el avance de diversas actividades económicas, como la agricultura y la ganadería
extensivas. Sin embargo, este fenómeno responde a modelos económicos susten­
tados en políticas que favorecieron dicha concentración.
Perfil de relieve trazado de Oeste a Este: paralelo 32°Sur
t>° £
00> G° <#■ ^
/ s ' / /
\>Q>5
71° 69° 68° 65° 63° 61° 59° 57°
Cordillera
principal
Precordillera Sierras Pampeanas Llanura Pampeana Cuchillas entrerrianas
Fuente: CEAL, Atlas total de la República Argentina.
66 I Capitulo 3 La diversidad ambiental de la Argentina
Perfil de relieve trazado de Oeste a Este: paralelo 49°Sur
metros
7000.
6000
5000
4000
3000
2000.
c?
V ?
Área montañosa Precordillera
(y
/
<^S>
&
<<P . #bá>
4>
•£>v-
ov><0
Meseta
Fuente: CEAL, Atlas total de la República Argentina.
El sistema climático
El clima de un lugar se define por los elementos del clima (tempe
ratura, humedad, viento, precipitaciones) y su relación con los fac­
tores que alteran su comportamiento. El Servicio Meteorológico
registra los valores de cada elemento y define el clima de un lugar
con los registros obtenidos durante 30 años.
El clima expresa la temperatura, la humedad, la presión, la
precipitación y el viento en superficie; pero, para comprender
cómo funcionan estos elementos, debe considerarse su vincula­
ción con fenómenos que suceden en la alta atmósfera, como los ^
desplazamientos de masas de aire desde las zonas ecuatoriales ha­
cia las polares y de estas hacia las latitudes baj as. En la atmósfera, las
masas de aire se mueven y siempre están compensadas; por ej emplo:
el viento circula desde la alta presión (centros anticilónicos) hacia la baj a
presión (centro ciclónico). Ambos centros giran en sentido inverso para equi­
librar la circulación atmosférica. Además, los ciclones y los anticiclones giran de un
modo en el Hemisferio Norte y en sentido contrario en el Sur.
Fuente: wwwJireyespacio.com
Las masas de aire que se desplazan
en la atmósfera se compensan.
•4. ACTIVIDADES
Lean la plaqueta y la información de esta página y respondan.
a. ¿Los vientos húmedos que se originan en el Pacífico llegarán con esta condición al
territorio argentino? ¿Qué factor influirá para que sea así?
b. ¿En qué sector del territorio influirán con mayor fuerza los vientos originados en el
anticiclón del Atlántico?
Dos anticiclones
El clima de la Argentina recibe
la influencia de dos anticiclones:
- anticiclón del Océano Atlántico y
- anticiclón del Océano Pacífico,
aproximadamente a 40°latitud Sur.
Ambos giran en sentido antihorario
y generan vientos húmedos.
Climas: una clasificación
Existen diversas clasificaciones
de los climas. Esta es una de las
posibles.
Aquí se utilizan dos variables: la
temperatura media anual y el
monto de precipitaciones. Por
ej emplo, un clima puede ser cálido
húmedo o cálido árido.
El sistema climático en equilibrio
El equilibrio del sistema climático está garantizado por la circulación de masas
de aire. El sistema puede alterarse debido a un factor natural, como una cordillera
que bloquea el paso del aire hacia el otro lado; o por la acción de la sociedad, como
el aumento de la temperatura debido a las actividades industriales.
La población también se asienta sin considerar el clima. Si bien el clima favorece
una actividad económica y no otra, la sociedad ha desarrollado tecnología y conoci­
miento para superar estas limitaciones, alterando el equilibrio del sistema o aprove­
chando las condiciones del lugar.
sagas ssej ssi ? v&t &t éü
Temperatura media anual
" / u
Precipitaciones

(Másde2ÓíQ . -
$
Húmedo
(Más del.000 mm)
Seco .
(Éntre 500 y 1.000 mm).:
Arido
(iVIenos de 500 mm} ■
Í
Cálido húmedo
1+ 20 “C,+ de 1!000 mm)
¡ Templadohúmedo
‘ (e/10y20«C,+de 1.000mm)
[Cálido seco
’ (+20"C,e/500y1.000mm)
|(alidoárido
(+2Ó“C,-500mm)
Iríahú'nedc
(-Í0"C,!-de 1.000 mm)
Templadoseco • Frfoseco
i
(e/10y2Ó°C.e/500y1.000mm) (-lÓ°Ce/500y1.000mm) ;
Templado ando
(e/10y20°C.-500mm)
Frió árido
(-10“C,-500mm);
aj amase» ">1
u
5
La diversidad climática en la Argentina
Los rasgos climáticos de un lugar están vinculados con diversos factores de ori­
gen natural, como la latitud, las corrientes marinas y la altura, entre otros. En el caso
del clima argentino, la relación con el relieve es fundamental para comprender la
distribución de la Argentina húmeda y la Argentina árida. Sin embargo, dentro de
cada una de estas zonas se distinguen varias situaciones dadas por las temperatu­
ras medias anuales. No es lo mismo un clima húmedo y cálido que húmedo y frío, o
un árido templado que árido frío.
La heterogénea Argentina húmeda
En el Norte se diferencia una serie de climas cálidos y húme­
dos en diversos relieves.Todos registran precipitaciones, pero los
milímetros anuales varían en cada caso.
El gradiente de precipitaciones disminuye de Este a Oeste de­
bido a los vientos húmedos del anticiclón del Océano Atlántico.
Misiones, Corrientes, el norte de Entre Ríos y el este de Formosa,
Chaco y Santiago del Estero todo el año tienen abundantes lluvias.
El aire del Atlántico circula hacia el Oeste; pero, como llega ha­
biendo desagotado gran parte de su humedad, las precipitaciones
pierden intensidad. Durante el verano, un centro ciclónico se ins­
tala sobre la provinvia de Santiago del Estero y atrae los vientos del
Atlántico que provocan lluvias estacionales al oeste de Formosa,
Chaco y Santiago del Estero.
La circulación del aire continúa todo el año hacia el Oeste con escasa humedad.
Sin embargo, provoca abundantes precipitaciones orográficas sobre la pared de las
Sierras Subandinas. En esta zona, el viento del Atlántico dej a de tener influencia y,
la presencia de la Cordillera de los Andes, impide la influencia del Pacífico.
Datos estadísticos: Argentina húmeda (1981-1990)
Localidad i Temperatura
i media anual
Precipitaciones
anuales en mm
Cnrrieníe^
Iguazu
Formosa
S. del Estero
Tucuman
Parana
21,2
20,6
22,1
4...
20.3
19.3
18,1
Buenos Aires t 17,7
1.645,6
1.919,1
1.498,4
593.3
966.3
1.125,6
1.213,7
Í Bariloche j 7,9 { 798,3 ;¡J
‘■•TtLáí- ‘
Fuente: www.smn.gov.ar.
. 68 j Capítulo 3, La diversidad ambiental de la Argentina
m
El sector central y el sur montañoso
En el sector centro, situado a latitudes intermedias y a escasa
altitud, las áreas de clima templado también reciben la influencia
de los vientos cargados de humedad provenientes del Océano
Atlántico. Buenos Aires, el sur de Entre Ríos y Santa Fe registran
más precipitaciones que La Pampa, Córdoba o el oeste bonae­
rense, debido a que el gradiente de las lluvias decrece de Esté a
Oeste y tampoco llegan los vientos del Pacífico.
El aire húmedo generado en el anticiclón del Océano Pacífico
sí influye en el sur montañoso, es decir, al sur del Neuquén en los
Andes Patagónicos- fueguinos. La disminución en la altura y los
"pasillos"abiertos por la presencia de los lagos glaciarios favore­
cen la llegada de la humedad del Pacífico que condensa sobre las
laderas y permiten que el frío de la zona se combine con abun­
dantes precipitaciones. En estas latitudes el gradiente de precipi­
tación es de Oeste a Este, y no recibe la influencia del Atlántico.
La Argentina árida es más homogénea
El clima árido se extiende de Norte a Sur y constituye una diagonal árida: desde
el frío de altura en la Puna, pasa al templado en Córdoba y San Luis, hasta el frío
en las mesetas patagónicas. En la Puna, los Andes Áridos, la Precordillera y las sie­
rras Pampeanas, las condiciones de aridez se vinculan, por una parte, con la Cordi­
llera de los Andes que impide el acceso de los vientos húmedos provenientes del
Océano Pacífico. Por otra parte, los vientos del Atlántico son más fuertes al Norte y
disminuyen su fuerza en latitudes medias, donde llegan al Oeste con escasa hume­
dad y generan pocas lluvias.
En la Patagonia extraandina, la aridez se produce porque toda la humedad del
Pacífico se descarga en los valles cordilleranos. Pero ¿por qué las costas de la Pata­
gonia son áridas si bordean el Mar Argentino? Tres factores impiden la llegada de
humedad a las mesetas patagónicas: 1) la rotación antihoraria del anticiclón del
Pacífico, 2) los acantilados de la costa atlántica y 3) los vientos de altas latitudes.
Primero: como el anticiclón del Océano Atlántico rota en sentido antihorario,
aporta la humedad desde la provincia de Buenos Aires hacia el Norte.
Segundo: las brisas húmedas de la zona costera son débiles y chocan contra la
altura de los acantilados y no entran en el continente.
Tercero: el movimiento de rotación de la Tierra a altas latitudes, como en la
Patagonia, genera viento constante con dirección Oeste- Este.
Datos estadísticos: Argentina árida (1981-1990)
Localidad j Temperatura j ~Precipitaciones
j inedia anual | anuales en mm
í#La Quiaca 9,90 370,6
: £
ijjMendoza
[! LaRioja
16.90
19.90
223,2
411,0
:.:- É
f
.•v'"
Í Córdoba
.■■'
17,20 869,9
Vi
1Santa Rosa 15,40 726,2
-■.■ú
§|Viedma 14,10 380,0
J
i C. Rivadavia 13,0b 228,3
í| Río Gallegos ¡ 1 8,04 ¡ 274,0 ■
Fuente: www.smn.gov.ar.
Este sector, que atraviesa nuestro
territorio de Norte a Sur y de Este
a Oeste, es la continuidad hacia
el Norte del desierto de Atacama
en Chile y del altiplano boliviano.
Debido a no recibir la influencia
de los océanos Pacífico y Atlántico,
por la altura, la disposición Norte-
Sur de la Cordillera de los Andes y
la lej anía de la costa Atlántica,
no se producen precipitaciones.
En esta diagonal, se da el efecto
de continentalídad, por el cual las
temperaturas máximas y mínimas
.son extremas.
Completen la tabla con los climas correspondientes, según la clasificación dada.
Señal de tránsito que advierte
fuertes vientos en las rutas de las
mesetas patagónicas donde el
viento del oeste sopla con gran
intensidad todo el año.
Región 1 Noroeste
69
Los ambientes de la Argentina
Dique San Roque, provincia de
Córdoba.
En las zonas con ríos de poco
caudal o con régimen irregular,
se construyen obras para disponer
de agua durante todo el año.
Cuenca del Río de la Plata
Referencias
______límite ¡nterprovindal
_____ Limite de departamento
Cuencadeí Plata en Argentina
® Capital de país
O Capto!deprovincia
• Otras localidades
T—T
El concepto de ambiente debe entenderse por las características naturales y como
el resultado de un proceso histórico, en el que las sociedades se apropian, explotan y
transforman el entorno natural. En nuestro país se identifican dos zonas: la Argentina
húmeda y la Argentina árida, ambas con sus particularidades.
La Argentina húmeda ha tenido una dinámica económica y demográfica en la
pampa y otra en el Nordeste, en las Sierras Subandinas o en los Andes Patagónicos- fue­
guinos. Las zonas de la diagonal árida no presentan la misma dinámica en sus distintos
sectores; a la vez que se diferencian del conj unto de las Sierras Pampeanas. El proceso
de ocupación de las tierras en cada sector durante la conquista, el modelo agroexpor-
tador y la industrialización demuestra que las diferencias entre ambas zonas no solo se
deben al clima, el relieve o los ríos.
Argentina húmeda: la pampa
El área denominada pampa está vinculada con la dinámica del puerto de Buenos
Aires, a la cuenca del Río de la Plata y a la aptitud de sus tierras para los cultivos.
Los puertos construidos en esta cuenca (Buenos Aires, Rosario y Paraná) datan
desde la conquista española y el modelo agroexportador. Su importancia económica y
política contrasta con las limitadas condiciones de navegabilidad para buques de gran
calado, sobretodo en el Río de la Plata y en el curso medio del Paraná. Aun así, ha sido
el principal puerto y mantiene su j erarquía comercial y como vía de conexión entre los
países del Mercosur.
Además, la pampa está surcada por numerosos ríos de la cuenca y la sociedad los
usa para la provisión de agua y la evacuación de desechos de la población y de las acti­
vidades productivas.
La pradera fue dando lugar aceleradamente a los espacios urbanos y a las activi­
dades agrícolas y ganaderas e industriales. Solo se encuentra al­
gún relicto de pastizal pampeano protegido en la Reserva Natural
Otamendi en la provincia de Buenos Aires.
Si bien no todo es óptimo en este sector del ambiente húmedo,
ni las inundaciones en época de lluvias ni el desborde en la capaci­
dad de carga de los ríos cuando llueve en la alta cuenca, ni el decre­
cimiento de los rendimientos del suelo agrícola han podido restarle
importancia económica y política.
La cuenca del Río de la Plata
En nuestro país, ocupa 1.510.000 km2. Uno de sus afluentes, el
Paraná, es difícil de navegar en su curso medio y superior por las
curvas, los desniveles del terreno y las líneas de falla del Macizo de
Brasilia. En el tramo inferior la pendiente se suaviza hasta el Delta.
El río Paraguay nace en el Pantanal, donde las aguas se estan­
can y tiene gran cantidad de vegetación acuática, es afluente del
Paraná y el principal causante de los sedimentos que este último
arrastra hacia su curso inferior.
El río Uruguay, cuenta con saltos e islas y aporta sus aguas al
Río de la Plata. Toda la cuenca es recorrida por numerosos ríos,
muy caudalosos por las lluvias.
70 | Capítulo 3 La diversidad ambiental de la Argentina
Nordeste subtropical
El Nordeste, ubicado en el curso medio del Paraná, también forma parte de la
cuenca del Río de la Plata y creció a expensas de la red hídrica desde la época en que
lo habitaban los guaraníes. Las principales ciudades están localizadas en las costas
del Paraná.
De Este a Oeste se diferencian varios tipos de formaciones vegetales. Al Este,
en el norte de Misiones, se desarrolla una selva cuya diversidad de especies ocupa
todos los pisos de vegetación y protege el suelo del lavado que provocan las cons­
tantes lluvias.
En la provincia de Corrientes, el agua de las abundantes precipitaciones se acu­
mula en los terrenos baj os y forman esteros que ocupan grandes superficies y al­
bergan especies únicas.
Hacia el Este, en la zona de Chaco, Santiago del Estero y parte de Formosa, la es-
tacionalidad de las lluvias permite la formación del bosque; sin embargo, la explo­
tación maderera, desde hace más de cien años, ha reducido al mínimo la superficie
original.
En Entre Ríos, esta región alberga una formación vegetal denominada parque,
donde la superficie ocupada por árboles y la cubierta de pastos es similar. Especies
arbóreas y herbáceas alternan unas con otras.
J a ACTIVIDADES
1. Expliquen las causas por las que la población tiende a instalarse en las costas de
los ríos y enuncien los riesgos.
2. Armen un listado con las ventaj as que ofrece un curso de agua para la población y
sus actividades.
3. ¿Cuál de todos los ambientes tiene mayor diversidad de especies? ¿Por qué?
Los parques nacionales protegen
la flora y la fauna, por ej emplo,
én el Parque Nacional el Palmar la
especie protegida es la palmera
yatay.
Las comunidades indígenas y
campesinas que viven en el bosque
chaqueñoson perj udicadas por
la deforestación y la producción
agropecuaria intensiva.
71
La selva tucumano- oranense
también es llamada nuboselva,
porque la nubosidad que genera
el calor queda entre los cordones
montañosos, allí asciende y
condensa sobre las hoj as.
La escasez de agua en la Puna
produce el típico paisaj e de suelos
desnudos y rocosos.
La presencia de árboles se debe a
la intervención humana.
Sierras Subandinas
Las Sierras Subandinas, de considerable altura y beneficiadas por las últimas
precipitaciones del viento húmedo del Atlántico, se diferencian de la Cordillera
Oriental ubicada en forma paralela a ellas. Los escasos ríos que circulan por las
quebradas aumentan su caudal en verano por el deshielo y las lluvias torrencia­
les. Los suelos de la pendiente suelen derrumbarse y provocar aludes que arrasa,
tran todo lo que se encuentra a su paso, incluso algunas poblaciones quedan
incomunicadas.
El clima cálido y la humedad favorecen el desarrollo de la selva tucumano-
oranense, que se extiende en altura. La diversidad de especies es menor que la
misionera; en esta selva algunas especies están adaptadas a la parte más alta y
otras solo crecen en el piedemonte serrano.
Andes Patagónicos-fueguinos
La humedad que llega del Oeste y las características del suelo dan origen al
bosque patagónico- fueguino sobre las laderas de las montañas. Este bosque está
compuesto por diversas especies de árboles protegidas por los parques nacionales
y las áreas de reservas, que impiden la explotación forestal.
Los cursos de agua y los lagos son los principales recursos naturales aprovecha­
dos por la economía de la Patagonia andina. Los lagos constituyen importantes re­
servónos de especies ictícolas, donde se promociona la pesca deportiva.
La mayoría de los ríos que nacen en los lagos cordilleranos escurren hacia el Este
por la pendiente de las mesetas sin recibir afluentes. Estos ríos atraviesan la aridez
patagónica, pero casi todos son regulares. Las lluvias que desaguan en los lagos y el
aporte del deshielo les garantizan la afluencia de agua durante todo el año.
La Argentina árida ai norte y centro ,
La diagonal árida surca la Puna, los Andes Áridos, el sistema serrano de Córdoba
y San Luis, La Pampa y toda la Patagonia extraandina. Allí hay biomas de especies
adaptadas a la falta de agua y a las baj as temperaturas y surgen áreas de transición
donde comienzan a desaparecer las especies de un bioma y aparecen las de otro.
La Puna ha sido una de las zonas de mayor crecimiento antes de los españoles,
pero decreció desde que el ej e político y económico se trasladó a la pampa.
Los Andes Áridos tienen un gran sistema de ríos que dependen de las nevadas
en invierno y de otras posibles precipitaciones. El río Desaguadero recolecta aguas
de varios ríos que baj an de la cordillera y precordillera hacia el Este, escurre de Norte
a Sur para terminar en la provincia de La Pampa donde forma charcas y pequeñas
lagunas. Los ríos del sistema cuya dirección predominante es Oeste- Este casi no
tienen afluentes porque circulan en valles encaj onados que cortan los cordones.
Esta zona se define como oasis de riego, porque se aprovechan algunos ríos
del sistema (San Juan,Tunuyán, Mendoza, Atuel) por medio de canales y comple­
j os hidroeléctricos, que constituyen grandes reservorios de agua para proveer a la
población y a las actividades económicas. La presencia de este recurso ha sido el
factor principal de asentamiento de población, hoy grandes ciudades.
7 2 1Capítulo 3 La diversidad ambiental de la Argentina
Ríos y ciudades en ¡as Sierras Pampeanas de Córdoba
En las sierras pampeanas se combinan la
aridez con la pobreza de los suelos y la escasa
red fluvial. En el extremo Este, los cordones de
las provincias de Córdoba y San Luis reciben un
poco más de humedad por la llegada del viento
del Atlántico. Los cursos de agua presentan una
gran irregularidad en sus caudales y están so­
metidos a la presión que las ciudades y sus acti­
vidades productivas ej ercen para consumo.
Hacia el Oeste, las condiciones de aridez se
hacen más extremas y la pobreza del suelo ge­
nera salinas y salares.
En las salinas, la formación vegetal es nula;
pero, en las serranías cordobesas se desarrolla
una estepa de arbustos xerófilos.
Sierras pampeanas
El Sur árido
La Patagonia extraandina está formada por un conj unto
de mesetas escalonadas. Numerosos cursos de agua escurren
por estas formaciones, cuyo escalonamiento les permite lle­
gar al Mar Argentino; sin embargo, esta característica impide la
navegabilidad.
Las condiciones de aridez y frío establecen suelos pobres
que dificultan el desarrollo de actividades agrícolas extensivas,
aunque, existe un área de gran dinámica económica, debido a
la construcción de un oasis de agricultura en las costas del río
Negro, sobretodo en su naciente, donde recibe las aguas de ios
ríos Limay y Neuquén. El aprovechamiento del río Negro por
medio de una red de canales ha permitido un crecimiento cons­
tante de la zona.
Las represas hidroeléctricas construidas sobre los ríos Neuquén y Limay apro
vechan el desnivel natural de las mesetas en el pie cordillerano para producir ener
gía eléctrica que abastece a todo el país.
ACTIVIDADES
1. ¿Si en las zonas áridas los ríos se alimentan de deshielo, en qué época del año
tendrán más caudal?
2. Indiquen la afirmación verdadera. Justifiquen su respuesta.
a. Los ríos que atraviesan las mesetas patagónicas desembocan en los lagos
cordilleranos.
b. Los ríos que atraviesan las mesetas patagónicas desaguan de los lagos cordilleranos.
3. ¿Por qué se usa la palabra oasis para referirá las áreas cultivadas en las Sierras
Pampeanas?
4. Señalen en el texto las estrategias de la población para desarrollar actividades
económicas y vivir en áreas desérticas.
Embalse Ezequiel Ramos Mexía sobre el
río Limay.
Ubicada en el límite entre las
provincias de San Juan, Mendoza y
San Luis, constituye un reservorio
de agua fundamental para la zona.
Los gobiernos provinciales
estudian un programa de manej o
del humedal debido a que
Guanacache se está secando
por varios factores, como el
drenaj e de sus aguas para riego
y para consumo de la población.
73
k
Los ambientes de la Argentina húmeda y de ia Argentina árida» parte continental americana
74 | Capítulo 3 La diversidad ambiental de la Argentina
La distribución de la población
1947
La población se distribuye de acuerdo con varios factores (tra­
baj o o acceso a servicios) que pueden generar desplazamientos;
por ese motivo, cuando se analiza la distribución de la población,
se consideran las variciones por períodos.
La población en la Argentina húmeda
La pampa y el Nordeste reúnen la mayor cantidad de pobla­
ción del país. Las áreas de llanura suelen tener una distribución
más regular, pero la mayor concentración se registra a orillas de
los ríos de la Plata y Paraná. El poblamiento comienza con el vi­
rreinato del Río de la Plata y su puerto; luego, con el modelo agroexportador y la
afluencia de inmigrantes a las principales ciudades pampeanas (Buenos Aires, Ro­
sario, Paraná). El modelo de sustitución de importaciones atraj o industrias y se for­
maron los conurbanos con población y actividades productivas.
Las Sierras Subandinas tienen una distribución irregular. Los asentamientos son
anteriores a la colonia y aquí se fundaron las primeras ciudades, comoTucumán. La
población se reúne en las ciudades administrativas, en las originadas por la explo­
tación minera, y en centros urbanos cercanos a empresas procesadoras de cultivos.
En los Andes Patagónicos- fueguinos la población se agrupa en los valles, con un
proceso de poblamiento que, si bien es reciente respecto del resto del país, se ha
acelerado en los últimos años. Algunas villas turísticas hoy son centros urbanos. Las
comunidades indígenas, que antes ocupaban grandes superficies, hoy habitan en
reservas en el interior cordillerano.
La población en la Argentina árida
En la Puna y la Cordillera Oriental la población tiene una localización muy pun­
tual. Los diaguitas y aymarás desarrollaron la agricultura en los valles y las ciudades
surgieron con el virreinato del Perú.
En los Andes Áridos, los oasis son centros de atracción poblacional; pero, en el
resto, la distribución es irregular y vinculada con la minería. La economía de los oa­
sis agrícolas atrae trabaj adores temporarios o estables.
El modelo agroexportador inició la explotación de los oasis cuyanos que comen­
zaron a procesar productos agrícolas propios con el sustitutivo de importaciones.
En los oasis de las Sierras Pampeanas, la población se reúne en las ciudades
fundadas por los españoles como centros de abastecimiento en las rutas del vi­
rreinato, y que hoy son las ciudades más grandes, como Córdoba y San Luis. Los
oasis denominados "pobres" respecto de los cuyanos carecen de gran dinámica
económica y demográfica.
ACTIVIDADES
Población argentina entre 1947 y 2001 (%)
1960 1970 1991 2001
Gran Buenos Aires
Pampeana
Cuyo
e¡ Nordeste
■ Noroeste
b Patagonia
Fuente: www.indec.gov.ar.
El gráfico muestra la evolución
de la población total en censos
nacionales por regiones.
Los datos no incluyen la Antártida
ni las Islas del Atlántico Sur.
\
Población urbana y rural
censo 2001
■Población urbana: 32.431.950
s Población rural: 3.828.180
Fuente: www.¡ndec.gov<)r.
Proporción de población rural y
urbana para el total del país.
Se considera población urbana a la
que habita en localidades de 2.000
y más habitantes.
1. ¿Por qué la población de las zonas áridas se distribuye de manera puntual y no
dispersa? ¿Cuáles son los factores que determinan una distribución irregular?
2. Describan la evolución de la población por regiones. ¿Cuál ha crecido más según los
sucesivos censos? Elaboren una hipótesis respecto de este último dato.
Áreas productivas, actividades /productos
Nordeste
| Noroeste
i?
I
I
Actividad
Explot. forestal
Agricultura
Ganadería bovina
Turismo
Agricultura
Ganadería
Minería
Industria
Turismo
Productos
Papel, madera, tanino. i
Yerba maté, .té, cítricos, j
algodón, tabaco, arroz, i
Carne.
Azúcar, tabaco,
legumbres, cítricos.:
í Cría de camélidos
J Cobre, oro, plata,
í petróleo, gas.
■i Textil, metalmecánica,
! acero, vino.
Pampeana
1
Cuyo
Patagonia
Agricultura
Ganadería bovina
y porcina
Avicultura
Industria
Servicios
i Turismo
Agricultura
1
Industria
Turismo
Soja, girasol, trigo,
maíz, hortalizas.
Carne, cueros, lácteos.
Pollos, huevos
Metalmecamca, u
petroquímica, textiL
Transporte, finanzas,
comunicaciones,
centros comerciales.;;>■
Agricultura
Ganadería ovina
Minería
Pesca
Industria
Turismo
Frutas de pepita
y carozo, olivo,
legumbres
Vino, metalmecánica.
Manzana, pera, fruta
fina.
Carne, lana.
Petróleo, gas,
aluminio.
Calamar, trucha,
merluza.
Dulces, textil, vino'.-'
j l BWMBW
Fuente: Ministerio de Economía, 2005.
Distribución de las actividades
productivas
La distribución de las actividades productivas (agricultura,
minería, industrias, comercio, etc.) depende de las características
del medio natural y de la acción transformadora que las socieda­
des ej ercen a través de la inversión y la tecnología.
La localización industrial o la producción de servicios están
vinculadas con las posibilidades que ofrecen el consumo y la
oferta y demanda de trabaj o.
Las actividades en la Argentina húmeda
La aptitud del suelo pampeano ha permitido desarrollar di­
verj as actividades según las demandas de los mercados externo
e interno. La agricultura en la etapa virreinal sentó las bases de
la expansión de la frontera agrícola durante el modelo agroex­
portador. La producción cerealera compitió con la ganadería ex­
tensiva y se alternaron períodos en que predominaba una u otra
actividad.
Sin restar importancia a la producción nacional, la actividad
agrícola- ganadera permitió que las industrias se ubicaran cerca
de los centros urbanos. La cantidad de hectáreas destinadas a la
agricultura, a la ganadería y a las industrias caracterizan el uso
del suelo de la pampa y las costas del río Paraná en el Nordeste.
El Nordeste experimentó un proceso similar, pero j nenos ace­
lerado, que mantuvo el predominio de las superficies agrícolas,
especializadas en cultivos, como cítricos, que las industrias proce­
san en la misma zona. En los últimos años ha, aumentado la canti­
dad de establecimientos dedicados a la avicultura. En el extremo
Norte, los cultivos de yerba mate, té y tabaco presionan a las áreas
protegidas de la selva.
Hacia el Oeste, la estacionalidad de las lluvias favorece el
cultivo de algodón y arroz que ganan hectáreas del bosque
autóctono.
En las Sierras Subandinas, la provincia deTucumán concentra
las actividades más dinámicas, con la producción papelera y la
azucarera; recientemente se ha sumado la producción de papa
y cítricos.
Los valles cordilleranos se especializaron en el cultivo de fru­
tas finas (frambuesa, arándano, frutilla, grosella, mosqueta, etc.)
que se procesan en origen donde se produce una gran variedad
de productos derivados.
Galpón de empaque de limones en
Tucumán.
76 | Capítulo 3 La diversidad ambiental de la Argentina
l
S
S
^
I
H
S
t
e
Í
S
Í
S
W
M
f
l
Í
H
i
Í
!
«
l
®
(
Í
W
I
É
Í
#
»
í
í
í
f
e
»
!
Í
i
l
Í
I
!
Í
f
e
Í
«
!
^
^


i
^
^
,
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
j
Las actividades en la Argentina árida
En la Puna y los Andes Áridos se concentran las actividades
mineras y la explotación de sal. Los valles se han especializado
en la cría de ganado ovino y de camélidos, y el cultivo de caña de
azúcar. La industria está escasamente desarrollada.
Los oasis cuyanos concentran una diversidad de cultivos y los
procesos industriales que los usan como materia prima. Hectá­
reas dedicadas a la vid, alternan con olivos, nueces y aj íes. Desde
el modelo de sustitución de importaciones, las bodegas moderni­
zadas colocaron los vinos argentinos en el mercado internacional.
Los oasis de Córdoba y San Luis se dedican a la ganadería ca­
prina y al cultivo de algunos cereales. Con el modelo de sustitu­
ción de importaciones se instalaron grandes empresas automotrices y metalmecá-
nicas en la ciudad de Córdoba que dinamizaron la economía provincial. En San Luis,
el proceso de localización industrial es más recj ente, a mediados de 1980.
La Patagonia árida reúne una gran diversidad de actividades a pesar de sus ca­
racterísticas naturales. Los yacimientos petroleros han sido la base económica de
estas provincias de grandes extensiones y escasa población. En Neuquén, como en
las costas del Chubut, numerosos pozos petroleros en actividad generan trabaj o y
riqueza. La pesca costera es otra actividad que dinamiza los numerosos e impor­
tantes puertos. Por último, se destaca el crecimiento del valle del río Negro, por la
expansión de los oasis donde se cultivan frutas con calidad de exportación (manza­
nas y peras). En el centro de estas provincias, algunos establecimientos se dedican
a la cría de ganado ovino.
La Fiesta Nacional de la Vendimia
se realiza desde 1936.
En el Alto Valle del río Negro, los
cultivos se protegen de los fuertes
vientos con cercos de álamos.
En San Luis se desarrolló un amplio
parque industrial.
ACTIVIDADES
1. Armen dos listas con las actividades productivas de una y otra Argentina.
2. Respondan.
a. ¿Algunas actividades se desarrolla en ambos ambientes? ¿Cuáles?
b. ¿Alguna actividad es específica de ios ambientes áridos? ¿Y de ios húmedos?
c. ¿Qué debe considerarse al analizar por qué una actividad productiva se da en un
lugar y no otro?
El turismo
Esta actividad ha crecido en los
últimos años. Los turistas de.
distintos continentes se dirigen
a ciudades que reúnen intereses
históricos, culturales y servicios,
como Buenos Aires, Córdoba,
Bariloche o Rosario. Otros turistas
eligen destinos para conocer la
diversidad de paisaj es, como la
Quebrada de Humahuaca,
las Cataratas del Iguazú, el glaciar
Perito Moreno, la Península de
i Valdés, el Aconcagua, entre otros.
77
El río Salí-Dulce
Para comprender las relaciones de los diversos subsistemas estudiados para Sa
Argentina, se propone este estudio de caso, que se localiza al Norte, en la cuenca del
río Salí-Dulce.
El subsistema de las masas
rocosas
La cuenca de este río se divide en dos sec­
tores bien diferenciados: superior (o de ali­
mentación) e inferior (o de llanura) por su
geomorfología. El límite de estos sectores es el
embalse Río Hondo.
El sector superior corresponde al río Salí y
abarca una superficie de 20.000 km2. Nace al sur
de la provincia de Salta en un arco serrano for­
mado por las Sierras de Carahuasi, las Cumbres
Calchaquíes, las Sierras del Aconquij a, la de La
Carreta, la de Humaya, de Las Higueritas y del
Referencias
______Límite interprowncial
© Capital de provincia
• Otras localidades
Rfo Dulce
Potrerillo. Este sector se alimenta de 42 afluentes y recibe aportes
menores de las Sierras Subandinas.
El sector inferior corresponde al río Dulce y abarca un área de
37.320 km2, tiene una dirección Noroeste- Sudeste y no recibe
afluentes. Recorre una planicie y atraviesa Santiago del Estero
hasta descargar en la laguna Mar Chiquita, en Córdoba. La escasa
pendiente del terreno le resta velocidad y tiende a formar esteros.
Aguas abaj o se abre en dos brazos, uno de ellos se torna salado, y
finalmente desemboca en la laguna de Mar Chiquita, en Córdoba.
Su recorrido está muy vinculado con la pendiente del terreno,
por eso desciende de Oeste a Este, desde el sistema serrano hacia
la llanura. En este transcurrir, erosiona los suelos y arrastra sedi­
mentos que se depositan en la provincia de Santiago del Estero,
donde el agua acumulada en superficie origina la salinización del
suelo.
El subsistema de masas de aire y agua
En su naciente, el río Salí- Dulce es muy caudaloso debido a las
precipitaciones que se producen en los cordones montañosos y
al deshielo de los principales picos del sistema. Al llegar a San­
tiago del Estero, las lluvias tienden a producirse en una determi­
nada época del año:el verano, debido a la presencia de un centro
ciclónico que atrae con fuerza los vientos húmedos generados
en el anticiclón del Océano Atlántico. Mientras que durante el in­
vierno se produce la estación seca porque el centro ciclónico se
desplaza al Norte. Esta influencia del clima determina los perío­
dos de crecida y baj ante del caudal y nivel del río.
El aprovechamiento de este río es dificultoso debido a que los
períodos de sequía alternan con períodos de inundaciones.
ACTIVIDADES
1. Describan el recorrido del río Salí- Dulce.
2. Respondan a las preguntas.
a. ¿Cuál es la época de mayor crecida?
b. ¿Cuál es la causa de la crecida?
Milímetros de precipitación caída en la estación meteorológica
de Río Hondo y Santiago del Estero
110 80
D Anual
36 14 ,7 10
ttsüfeaásjrasásss
32 | 65 84 i 570
Fuente: www.smn.gov.ar.
78 | Capítulo 3 La diversidad ambiental de la Argentina
La relación cor» el sistema humano
El río Salí- Dulce se aprovecha para riego, suministro a la pobla­
ción y a las actividades productivas, pero se ha transformado en
una vía de desechos. Debido a las variaciones del caudal, debie­
ron construirse diques y embalses para mantener la provisión de
ag u a durante todo el año.
La contaminación proviene de los ingenios azucareros (82%),
efluentes de las citrícolas (9%) y los líquidos cloacales sin tratar
(2%). Además, si bien la minera Baj o La Alumbrera construyó una
planta de tratamiento, aún se registran metales pesados en el sis­
tema. Otro problema es la polución proveniente de basurales a
cielo abierto.
El impacto también afecta la laguna de Mar Chiquita, y esto ha
provocado conflictos entre las provincias. En 2008, la Secretaría
de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación com­
prometió a cinco provincias para recuperar la cuenca; porque el
aprovechamiento de este recurso a mediano o largo plazo exige
cambios en el modo de uso.
La relación que se establece entre estos subsistemas y la ac­
ción de la sociedad requiere una constante búsqueda de equi­
librios; pero a veces esto sucede cuando los desequilibrios que
surgen son irreparables.
La Convención sobre los Humedales
Esta convención realizada en Ramsar (Irán), en 1971, es un tra­
tado intergubernamental para la conservación y el uso racional
de los humedales.
La Argentina aprobó la Convención en 1991, y en 1992 in­
cluía tres zonas: los Parques Nacionales Río Pilcomayo (For­
mosa), Laguna Blanca (Neuquén) y el Monumento Natural La­
guna de los Pozuelos (Juj uy). Para participar de la Lista Ramsar,
el gobierno provincial o la Administración de Parques Naciona­
les deben gestionar el ingreso.
El río Dulce, cerca de la ciudad de San Miguel de
Tucumán, se vuelve meandroso por el cambio en la
pendiente del terreno, y es aprovechado para el riego
de cultivos.
i
Qué es un humedal?
"El término humedales se refiere a una amplia variedad
de hábitats interiores, costeros y marinos que comparten
ciertas características. Generalmente se los identifica
como áreas que se inundan temporariamente, donde la
napa freática aflora en la superficie o en suelos de baj a
permeabilidad cubiertos por agua poco profunda. Todos
los humedales comparten una propiedad primordial: el
agua j uega un rol fundamental en el ecosistema, en la
determinación de la estructura y las funciones ecológicas
del humedal."
Fuente: www. ambiente.gov.ar^
ACTIVIDADES
3. Busquen en el texto los usos que se le da al río Salí- Dulce.
4. Averigüen cuáles son los embalses y diques construidos en la
cuenca, dónde se localizan y cuál es el uso.
5. Describan el impacto que las actividades producen en la cuenca.
6. Averigüen qué sucedió con el conflicto interprovincial.
Para concluir
Investiguen e informen
a. Qué otras zonas de la Argentina integran la
Lista Ramsar.
b. Por qué se decidió incorporar la cuenca Salí-
Dulce a las áreas Ramsar.
1. Con la información del mapa resuelvan las consignas.
Referencias
® Capital denaaón
i Estaciones sismológicas
Límite internacional
Límite interprovindal
a. Hagan una lista con las provincias con estaciones sis­
mológicas, de las que más tienen a las que tienen menos.
b. ¿Con qué subsistema de la Tierra se relaciona la
información del mapa?
c. ¿Con qué formaciones de relieve coincide la locali­
zación de las estaciones sismológicas? ¿Por qué?
2. Lean la información presentada para las localidades de
Río Hondo y Lago Argentino, y resuelvan las consignas.
Río Hondo
Lago Argentino
Localidad
Río Hondo
Lago
Argentino
124 ¡ 110 i 80 j 36 I 14 j 7 j 4 j 4 j 10 j 32 j 65 ['84: j
19 » 10 »16 I 26 ¡ 34 t 20 i 29 ¡ 23 118 ¡12 ¡11 i 10 »
80 | Capítulo 3 La diversidad ambiental de la Argentina
a. Con los datos de latitud y longitud ubiquen ambas
localidades en el mapa.
b. Calculen el monto total de precipitaciones.
c. Con el resultado de b. y la temperatura media anual,
establezcan el tipo de clima que tiene cada localidad
según los datos de las páginas 68 y 69.
d. Pinten en las tablas una barra para cada mes.
e. Comparen el comportamiento de las precipitaciones
de ambas localidades y respondan.
•¿Qué diferencias encuentran? ¿Cuáles son sus causas?
•¿Por qué suele darse el dato de altura cuando se com­
paran los climas de dos localidades?
3. Con ayuda de un mapa, realicen una lista de las capita­
les provinciales que están en la cuenca del río de la Plata.
4. Lean los fragmentos de las notas periodísticas.
a. Subrayen en cada nota la localidad en la que sucedió
el fenómeno. ¿En qué provincias se encuentran?
b. ¿Cuál fue la causa del alud?
c. ¿Por qué sucedió lo mismo en lugares tan distantes?
¿Qué tienen en común estas localidades?
Para los habitantes de la ciudad salteña de Tartagal, cada
tormenta resulta una amenaza. Entre ayer y hoy cayeron
65 mm de agua que, al mezclarse con lodo, provocaron
inundaciones que destruyeron casas, vehículos y cubrieron
las calles con barro. Ante el temor de un nuevo alud, alre­
dedor de 120 personas evacuaron de Tartagal y se refugia­
ron en escuelas y dependencias municipales, donde se les
brinda comida y ropa seca, según fuentes policiales y de
Defensa C ivil de la zona. Este alud, les recuerda el mismo
fenómeno ocurrido el 9 de j ulio de 2009-
Fuente: www.darin.com.ar, 24/2/2010 (adaptación)
En Comodoro Rivadavia no recuerdan una tormenta
igual: en tres horas cayeron 22 mm de agua más los 20
mm caídos dos días antes provocaron un alud que dej ó a
la ciudad sepultada en el barro. Las consecuencia del fenó­
meno fueron varias personas muertas; los comercios, las
casas del centro de la ciudad y el Hospital Regional llega­
ron a tener 10 cm de lodo en sus interiores; la Ruta 3, vital
para la zona, también resultó afectada. Por lo pronto, 80
evacuados reciben asistencia en gimnasios municipales y
según fuentes oficiales Comodoro Rivadavia retomará su
ritmo en unos diez días, cuando terminen de limpiar las
calles y avenidas.
Fuente: www.clarin.com.ar, 19/2/2010 (adaptación)
5. Lean la información de los eventos que promocionan
productos argentinos de exportación y respondan a las
preguntas.
La feria de alimentos
El Alto Valle del Río Negro, entre las provincias de Neu­
quén y Río Negro, es la zona donde se concentra la mayor
producción de manzana (80% del volumen total) especial­
mente en las variedades Red Delicious y Granny Smith.
Además se cultivan peras, duraznos, pelones, nueces y uvas.
Con un mercado amplio para la exportación, los destinos
van desde los principales países de Europa hasta Brasil.
Fuente: www.darin.com.ar, 24/5/2010 (adaptación).
Competencia internacional de vinos en Cuyo
Una nueva edición del principal concurso de vinos del he­
misferio sur comenzará hoy en San Juan, con la presen­
cia de más de 800 muestras provenientes principalmente
de América y Europa. El Vinandino 2009 se trasladará el
miércoles a Mendoza, y finalizará el viernes con la entrega
de premios.
La Argentina es el quinto productor y el séptimo expor­
tador mundial de vinos. En el año 2008, 1.332 bodegas
elaboraron más de 13 millones de hectolitros, de los cuales
4,14 millones fueron exportados.
Fuente: www.clarin.com.ar, 2/10/2009 (adaptadón)
a. ¿Cuáles son las características del relieve y clima de
las zonas mencionadas en los párrafos?
b. ¿A qué se debe la excelencia en los productos en
zonas donde las condiciones del entorno natural pre­
sentan limitaciones?
• www.indec.gov.ar.
• www.aireyespacio.com.
• www.medioambiente.gov.ar.
• www.hidricosargentina.gov.ar.
La valorización y
apropiación de los
recursos naturales
Las actividades productivas se agrupan en tres
sectores de la economía.
El sector primario aprovecha directamente los
recursos naturales, el secundario está constituido por
las industrias y el terciario agrupa los servicios a la
población y ei comercio.
Estos sectores tienen formas propias de producir
y, por lo tanto, de transformar el entorno donde se
desarrollan.
Las sociedades cambian el modo de utilizar los recursos
naturales de acuerdo con sus necesidades, la evolución
de las tecnologías, las características del medio natural
y las demandas del mercado. Diversas variables
intervienen en la relación sociedad-naturaleza que
adquiere particularidades según las características de
cada uno de los términos de esta relación.
Los recursos y las necesidades de ia sociedad
Pozo petrolero en la Patagonia.
Las reservas de petróleo no son
las mismas que hace cientos
de años. Este recurso comenzó a
explotarse desde la aceleración
del proceso de industrialización.
Las sociedades usan los elementos que hay en la naturaleza y que le sirven para
satisfacer sus necesidades. Esos elementos se denominan recursos naturales. Sin
embargo, las necesidades de las sociedades varían a lo largo del tiempo; por lo
tanto, aquellos elementos del entorno natural a los cuales se recurre, con los años,
podrán ser cambiados por otros. Asimismo, las necesidades de la sociedad varían
entre unos lugares y otros. Por eso la apropiación es particular en cada lugar.
Además de estos cambios y variaciones temporales y espaciales, se debe tener
en cuenta que no todos los territorios cuentan con la misma dotación de recursos
naturales, aunque las necesidades sean las mismas.
La relación entre la sociedad y la naturaleza aparentemente es simple, pero la
realidad evidencia cierta complej idad. Más aún en aquellos territorios que tienen
recursos naturales, pero en los que la sociedad local carece de los medios técnicos
o financieros para su aprovechamiento. Además, cabe recordar que los territorios
tienen límites que establecen los ámbitos de poder de cada Estado, con absoluta
soberanía sobre lo que hay en ellos.
Si bien en lo cotidiano es casi imposible distinguir entre espacios "solo natura-
les''y "solo sociales", la necesidad de separar a la naturaleza de la sociedad se debe a
que esta distinción permite comprender cómo se organiza el espacio geográfico, al
analizar la manera en que la sociedad utiliza y relaciona los obj etos, los fenómenos
y los procesos"naturales"de acuerdo con sus necesidades. — ——
El proceso de apropiación de los recursos naturales no es estrictamente pla­
neado, y en él intervienen distintos actores y grupos sociales con intereses propios,
que a veces entran en conflicto.
Vista de la ruta nacional N°40, cerca de El Calafate,
Santa Cruz.
¿Qué es el ambiente?
El entorno en uqe se desarrollan a las sociedades constituye el ambiente. A su
vez, las sociedades forman parte de él y contribuyen a su modificación. Aunque
a menudo se menciona el ambiente natural, el entorno está considerablemente
transformado por las actividades que desarrolla la sociedad. En
consecuencia, el concepto de ambiente se aj usta más a la reali­
dad de nuestra vida cotidiana que el de naturaleza.
A lo largo de la historia y de una manera dinámica y cam­
biante, la sociedad modifica la naturaleza en dos sentidos. Por un
lado, los sucesivos procesos de valoración, apropiación y utiliza­
ción de los recursos naturales transforman las condiciones inicia-
Ies"puras"del medio físico- natural. Por el otro, según el momento
histórico y de acuerdo con los intereses, las necesidades y las po­
sibilidades de cada sociedad en su ámbito geográfico de acción,
serán valorados como recursos distintos elementos, funciones y
procesos de la naturaleza. En este sentido, un mismo elemento
o proceso de la naturaleza puede ser considerado recurso o no
y, a su vez, puede ser apreciado de manera diferente en distintos
períodos históricos de una sociedad, o en diversos lugares.
84 j Capítulo 4 La valorización y apropiación de los recursos naturales
Los procesos productivos
El proceso productivo es la manera que tiene la sociedad actual de perpetuarse,
es decir, de reproducirse de acuerdo con las condiciones y reglas del sistema eco­
nómico capitalista.
Con este proceso productivo, por medio del trabaj o, la sociedad se apropia de
los elementos del entorno (natural o modificado), los transforma otorgándoles un
valor, produce bienes y los destina al consumo.
El proceso se inicia con un capital para poder producir una mercancía que re­
quiere de un determinado trabaj o necesario para su fabricación. Con la venta de
la mercancía se obtiene una ganancia que permite a su vez reproducir el capital
inicial. La reproducción ampliada del capital es el motor de la economía capitalista
y constituye el núcleo central de la organización de la sociedad, ya que en este pro­
ceso las personas ocupan diversos puestos (dueño del capital o trabaj ador).
Asociados a este proceso surgen conceptos que corresponden a aspectos más
sutiles de las relaciones de producción capitalistas, que explican gran cantidad
de transformaciones que se han producido y se siguen produciendo en la orga­
nización y configuración del espacio geográfico, durante las etapas históricas del
capitalismo.
Comprender cómo funcionan los procesos productivos permite analizar la com­
plej idad de la relación sociedad- naturaleza, porque en el primer término de esta
relación hay una gran diversidad.
En 1996, el geógrafo brasileño
Milton Santos describió la relación
entre la sociedad y la naturaleza:
"En cada momento histórico los
modos de hacer son diferentes,
el trabaj o humano va tornándose
cada vez más complej o, exigiendo
los cambios correspondientes a la
innovación. A través tle las nuevas
técnicas vemos la sustitución de
una forma de trabaj o por otra [...].
El hombre va construyendo nuevas
maneras de hacer las cosas, nuevos
modos de producir [...]".
Fuente: Santos, Milton;
Metamorfosis del espado habitado,
Hucitec,San Pablo, 1996.
Fumigadora en la provincia de
Buenos Aires.
La tecnología modificó las
fumigadoras traccionadas con
animales de carga, por distintos
tipos de máquinas.
Respondan a las preguntas.
a. ¿En qué se diferencian estos conceptos: naturaleza y ambiente?
b. ¿Qué es un recurso natural?
c. ¿De qué manera se vincula la sociedad con la naturaleza en el capitalismo?
85
Las diversas actividades agropecuarias
Riego por pivote: reduce el costo
de irrigación por hectárea, porque
el mismo equipo se usa en varias
áreas de cultivo.
Las actividades agropecuarias, en los últimos años, por el aporte de agroquími-
cos, técnicas y maquinarias, dependen cada vez más de las demandas del mercado.
La agricultura
Es una actividad primaria que puede practicarse de manera extensiva o intensiva.
La cantidad de hectáreas dedicadas al cultivo depende de la disponibilidad de suelo
apto, entre otros factores; y la aptitud influye en la productividad por hectárea.Tam-
bién, la demanda del mercado interno o para exportación influye para decidir ciíántas
hectáreas se destinan aun cultivo o a otro, si ambos pueden producirse en el lugar.
La agricultura adquiere particularidades en la Argentina húmeda o en la árida. En
la húmeda, las llanuras y su buena aptitud favorecen que sea extensiva. Mientras que
en la árida, predomina el carácter intensivo del uso del suelo.
Campo sembrado con soj a.
En los ambientes de la Argentina
húmeda se aprovechan grandes
extensiones para la agricultura.
La Revolución Verde
La Revolución Verde consistió en
la investigación de laboratorio en
ingeniería genética para:
a) producir semillas que
incrementaran el rendimiento
y duplicar la producción del
cultivo original; b) lograr
la mayor resistencia de los
cultivos a condiciones adversas
y así introducirlos en zonas
originalmente no aptas. Estas
semillas (híbridas) requerían
de plaguicidas, fertilizantes y
maquinaria específica.
Agricultura en la Argentina húmeda
El modelo agroexportador expandió la frontera agraria; la producción se orientó
a la exportación, destinando más hectáreas a la producción y diversificando los cul­
tivos. Las tierras pampeanas basaron su alta productividad en la fertilidad de los
suelosy en la humedad garantizada por las lluvias y los ríos que las surcan. Los culti­
vos alternaron entre trigo, cebada, maíz y girasol, según las épocas. A mediados de
1960, la Revolución Verde renovó las técnicas y tecnologías aplicadas a la agricul­
tura que mej oraron la calidad de los productos y el rendimiento.
Las extensiones de los terratenientes pampeanos aumentaron la productividad,
para ello invertieron en las exigencias de la Revolución Verde: semillas híbridas, fer­
tilizantes, plaguicidas, maquinarias y construcción de silos para el acopio. Este tipo
de agricultura benefició a quienes realizaron las transformaciones y perj udicó a los
pequeños productores obligados a desprenderse de sus tierras o vender la produc­
ción al precio impuesto por el acopiador, por no tener respaldo financiero. Algunos
se agruparon en cooperativas para mantener el precio de los productos y repartir los
gastos. Algo similar sucedió con la producción algodonera, en el Chaco. Esta activi­
dad, originaria de los indígenas y desarrollada por los españoles y criollos; hoy de­
crece debido a las fibras sintéticas para la industria textil y por el avance de otros culti­
vos de mayor rendimiento económico (la soj a).
En el extremo Nordeste, tradicionalmente se produj o yerba mate, y luego se su­
maron el té y el tabaco. Españoles y criollos aprovecharon las condiciones para colo­
car la producción en el mercado internacional, durante el modelo agroexportador.
En los últimos años, sobre todo en Misiones, se expandió la forestación con árboles
de rápido crecimiento para usar en otros procesos productivos (celulosa o maderera).
En las Sierras Subandinas, hacia el este deTucumán, Salta y Juj uy, se aprovecha­
ron la aptitud de los suelos y las lluvias para cultivar caña de azúcar, cuya explota­
ción no es reciente; la zona comenzó a producir para el mercado interno durante el
modelo agroexportador. Actualmente, esta materia prima se destina para elaborar
diversos productos además de azúcar, como j ugos y bagazo para la industria celu­
losa. EnTucumán, la producción de caña de azúcar es realizada por pequeños pro­
ductores minifundistas, mientras que en Salta y Juj uy son grandes productores que
contratan mano de obra. En los últimos años se han diversificado los cultivos con la
introducción de cítricos, sobre todo enTucumán.
86 | Capítulo 4 La valorización y apropiación de los recursos naturales
la producción de fruta fina
Los valles cordilleranos son aptos para la producción de fruta fina (frutillas,
arándanos, cereza, grosella, etc.) sin agroquímicos, fertilizantes ni plaguicidas. Las
precipitaciones invernales, la amplitud térmica diaria y el riego con agua de des­
hielo favorecen la producción con estas características. Son explotaciones intensi­
vas del suelo, porque las chacras maximizan los espacios con carriles de plantación
donde se alternan los diversos cultivos. La zona de mayor productividad es la Co­
marca Andina del paralelo 42°S, que comprende las localidades de Lago Puelo, El
Hoyo y Epuyén (Chubut), y El Bolsón, Los Repollos y Mallín Ahogado (Río Negro). La
calidad lograda insertó esta producción en el mercado internacional.
Regiones productoras de fruta fina
Escafa gráfica
0 300
gráfica k
00 600 km \ \
i—I—■ Ub?
Escala gráfica
0 300 600 km
» » i » i
act ividades
1. ¿Por qué los terratenientes mantuvieron su poder económico luego de los años del
modelo agroexportador?
2. Identifiquen los cambios en la producción agraria del Nordeste y del Chaco.
a. ¿La tendencia puede considerarse favorable o desfavorable para los productores?
b. Justifiquen su respuesta.
3. ¿Qué ventajas ofrece la Patagonia andina para la producción de fruta fina?
4. Respondan de acuerdo con los datos que ofrecen los mapas.
a. ¿Cuál es el cultivo para el que se destinan más hectáreas?
b. ¿Cuál de los cultivos tiene más rendimiento por hectárea?
Fuente: SAGPyA.
Más del 70%de la superficie
cultivada con frambuesas, moras y
grosellas se concentra en territorio
patagónico.
87
Agricultura en la Argentina árida
En la Argentina árida se utiliza el
sistema de agricultura baj o riego,
como en la provincia de San Juan.
Ei riego en la provincia de San Juan
Referencias
(Superficies en hectáreas)
I ~l Sin riego
Menor a 300
; ;0 : De300,01a 1.000
De1.000,01a Z500
De2500,01 a 5.000
De5.000,01 a 10.000
De 10.000,01a 15.000
Mayor a 15.000
La agricultura en estos ambientes requiere de inversiones en infraestructura,
por su vulnerabilidad. Uno de los problemas es que los obsoletos canales para
riego impiden el adecuado drenaj e desde las vertientes hacia las tierras más áridas.
En el norte de la diagonal árida, las explotaciones minifundistas garantizan la
subsistencia familiar: las huertas alternan con pequeñas superficies destinadas al
cultivo de poroto, quinua y pimiento. En Catamarca se desarrolla la agricultura
baj o riego para poroto y garbanzo, pero la crecida de algunos pequeños ríos ero­
siona el suelo. En el noroeste de Salta, se riega con agua de vertientes de deshielo y
se practica el cultivo en terrazas para producir hortalizas (tomate, papa y cebolla),
olivos y nogales.
Hacia el centro de la diagonal, en Santiago del Estero, en algunas hectáreas se
cultivan forraj eras para alimento ganadero. Ocasionalmente, los campos se alqui­
lan, cuando el precio de algún cultivo está en alza, por ej emplo, maíz, poroto o soj a.
En la zona del río Dulce, las aguas se desvían para riego, aunque el suelo presenta
problemas de salinidad.
En los valles de los ríos mendocinos, la gran inversión en canales, reservónos
de agua y rutas que conectan los oasis han garantizado la expansión de una zona
agrícola con cultivos de calidad internacional, principalmente la vid. El oasis más
extenso es el de los ríos Mendoza y Tunuyán, que cuentan con suelos ricos en sedi­
mentos aluviales donde los huarpes realizaban sus cultivos, antes de los españoles.
Los conquistadores construyeron algunos canales y, luego, los in­
migrantes extranj eros de origen campesino ampliaron las hectá­
reas destinadas a la producción para exportar, favorecidos por la
llegada del ferrocarril.
En el valle del río Negro, al sur de la diagonal árida, el dina­
mismo se basa en la actividad frutícola. Si bien esta zona se ha
desarrollado recientemente, su expansión ha sido acelerada; co­
menzó con la construción del dique Rodolfo Ballester sobre el río
Neuquén, y el trazado ferroviario desde Bahía Blanca promovió el
loteo de las tierras costeras del río Negro. Las chacras se especia­
lizaron en el cultivo de peras y manzanas y, con el tiempo, los be­
neficios de la reconversión tecnológica aplicada a la producción
frutícola aumentaron el rendimiento por hectárea.
Fuente: www.minagri.gob.ar.
En la provincia de San Juan se utiliza el sistema de
riego en 18 de los 19 departamentos. En el 37%de las
j urisdicciones se regaron entre 2.500 y 5.000 ha.
J L ACTIVIDADES
1. Subrayen en el texto las infraestructuras que requiere la agricultura
en zonas áridas.
a.¿En cuáles deben intervenir los gobiernos locales o provinciales?
2. Investiguen en qué época se construyó el canal Rodolfo Ballesteros
y cuál es la magnitud de esa obra.
3. Averigüen qué es el cultivo en terrazas y desde cuándo se practica.
88 j Capítulo 4 La valorización y apropiación de los recursos naturales
La actividad ganadera
La ganadería es otra actividad primaria que también puede
desarrollarse de manera extensiva o intensiva. Las características
del ganado y de la aptitud de los suelos determinan el tipo de ex­
plotación ganadera.
La ganadería en la Argentina húmeda
La pampa de la Argentina húmeda se caracteriza por la gana­
dería extensiva y, durante muchos años, fue una actividad predo­
minante sobre la superficie dedicada a la agricultura.
El aumento de la cantidad de cabezas de ganado bovino por
sobre el ovino es una tendencia de la zona. La vinculación entre
esta producción y las industrias lechera y frigorífica ?e fomenta
desde los años del modelo agroexportador; pero, la Revolución
Verde y la cotización de la soj a en el mercado internacional han
generado un corrimiento de la ganadería vacuna hacia zonas más
marginales. Por ej emplo, las costas del río Paraná hasta el Delta.
A pesar de esta tendencia, sobretodo en el Nordeste y en las grandes extensio­
nes del sur santafesino, los productores alternan agricultura de cereales y oleagi­
nosas con ganadería vacuna de tambos e invernada.
Hacia el Chaco, la ganadería bovina de cría en forma extensiva (20 vacas/ ha)
ocupa muy poca mano de obra.
La ganadería en la Argentina árida
La ganadería se desarrolla también en las zonas de climas áridos. En las áreas
de extrema aridez y altura, predomina la ganadería extensiva de camélidos,
como llamas, y ovinos; y en menor medida, burros y muías.
Se caracteriza por el desplazamiento entre ia invernada y la veranada.
La necesidad de trasladar a los animales hacia los pastizales de altura que
crecen en el verano en las áreas de montaña es una tradición legada de las
comunidades indígenas. Las condiciones que los duros inviernos imponen
para el alimento de los animales requieren el traslado estival, coincidente con
la etapa de cría. Sin embargo, actualmente, esta actividad comienza a tener
cada vez más limitaciones por los alambrados de las propiedades privadas que
impiden el paso del ganado.
Hacia el oeste de Santiago del Estero se desarrolla la cría de ovinos y caprinos,
al igual que en las sierras de Córdoba y San Luis. En las extensiones patagónicas,
predomina la ganadería ovina.
ACTIVIDADES
En Entre Ríos, el crecimiento de la
cría intensiva de pollos ha ganado
superficié dedicada a ella.
Producción de aves
Respondan a las preguntas.
a. ¿Qué tipo de ganados se crían en la Argentina?
b. ¿Cuál está en retracción y cuál en expansión?
c. ¿A qué se deberán esos cambios?
Fuente: www.indecgov.ar.
■ Entre Ríos: 45%
s Buenos Aires: 42%
Santa Fe: 4%
¡ Córdoba: 5%
m Otras: 4%
Participación de las provincias
productoras en la faena de aves a
nivel nacional para el año 2009.
89
Marcha de trabaj adores, marzo
2010. Cuando los trabaj adores de
una industria realizan un paro de
actividades en reclamo de mej ores
salarios, el circuito se corta. Este
ej emplo también muestra que los
suj etos Involucrados en un circuito
cumplen distintas funciones.
Contratistas rurales de Saladillo
reunidos en la Cooperativa
Agrícola, se agrupan para negociar
con los pooles de siembra que
imponen el precio que pagarán las
agropecuarias.
Un contratista explicó que los
resultados económicos de la
cosecha no fueron buenos y ante la
próxima siembra necesitan mej orar
los precios porque, si no, se funden.
Además indicó que los contratistas
de 25 de Mayo, Roque Pérez, Bolívar
y Gral. Alvear viven problemas
similares y por eso los convocaron.
Fuente: www.cnsaladillo.com.ar (adaptación) ¿
Los circuitos productivos
El circuito productivo es una serie de eta­
pas relacionadas entre sí que conciernen a la
producción.
El eslabonamiento entre las etapas supera la
división en sectores de la economía y permite
comprender una diversidad de variables involu­
cradas en el momento de elaborar un producto
y colocarlo en el mercado. Es decir que por me­
dio del estudio de los circuitos productivos se
puede estudiar temas como el uso de la tierra,
el régimen de tenencia, el tipo de productores
y los enlaces con otras etapas, por ej emplo, la
comercialización.
Existen al menos tres etapas que componen
un circuito: la productora de materia prima, la
industrial que transforma la materia prima y
la comercial que distribuye el producto elabo­
rado. Entre las etapas puede haber otros esla­
bones que complej izan y amplían el circuito.
Las tres etapas no necesariamente se localizan en el mismo lugar (en algunos
casos se encuentran a kilómetros de distancia); por eso, los circuitos producti­
vos vinculan etapas del proceso productivo, distintos actores sociales y diversos
territorios. Por ej emplo, áreas rurales y urbanas de un mismo país y, a veces, de
diversos países.
Cada etapa del circuito se desarrolla en un determinado lugar, pero también
pueda darse en otro al mismo tiempo, esto significa que los circuitos funcionan en
simultáneo estructurando un circuito mayor: el proceso productivo.
¿Cómo se establecen los vínculos entre un eslabón y otro? Por un lado, existen
vínculos tangibles, como las rutas por donde se trasladan los productos, y vínculos
nó visibles, como los fluj os de capital. Por otro lado, en el circuito, la circulación se
produce con el trabaj o de numerosos suj etos, cuando la circulación se interrumpe,
el circuito productivo se corta.
Entre los suj etos existen distintos tipos de relaciones, y en algunos casos son
desiguales. Por ej emplo, no es la misma relación entre cosechadores que realizan la
misma tarea, o entre pequeños productores y una agroindustria que les compra la
producción; tampoco es lo mismo un pequeño productor vendedor de su cosecha,
que un acopiador que impone el precio más conveniente para sí al pequeño pro­
ductor por su cosecha.
Por último, el tipo de suj eto involucrado y su lugar en la red j erárquica varía se­
gún se trate de un circuito a escala regional o nacional, que trasciende las fronteras
de un Estado nación. Esto a su vez se relaciona con el tipo de mercado (interno o
externo) en el que el circuito funciona. La participación en el mercado externo está
relacionada con responder a una demanda generada en el mercado y no excluye a
los pequeños productores ni a los circuitos de escasas etapas.
90 | Capítulo 4 La valorización y apropiación de los recursos naturales
Los actores sociales de la actividad agropecuaria
Las actividades agropecuarias se desarrollan en los llamados
espacios rurales; pero al analizarlos respecto de los circuitos pro­
ductivos, este espacio se expande hacia otros porque algunas
etapas se concretan en los espacios urbanos o en el existente en­
tre ambos, definido como espacio periurbano.
Esta distinción entre espacios es importante para no estable­
cer límites territoriales ni sociales y poder comprender qué im­
plica un circuito en su totalidad.
En cuanto a los actores sociales, debe considerarse la capaci­
dad de inversión que cada uno de ellos tiene de acuerdo con sus
intereses, sus necesidades y sus comportamientos. En los circui­
tos productivos agropecuarios de la Argentina, existe una amplia
gama de actores sociales involucrados, algunos de ellos podrían categorizarse de
la siguiente manera.
Pequeños productores: son agricultores o criadores que destinan su produc­
ción al consumo propio, sin generar excedente. Algunos producen un pequeño
volumen para vender en el mercado.
Productores medianos: suelen realizar más de una etapa del circuito ya que no
solo producen la materia prima sino que también elaboran parte de la producción.
Por ej emplo, cultivan frutas y elaboran dulces, generalmente de modo artesanal.
Empresas agropecuarias: son productores que integran más de dos etapas del
circuito y apuntan al mercado interno y de exportación. Poseen maquinaria para
industrializar parte de la producción, incluso les compran a los pequeños produc­
tores sus excedentes.
Pool: es un conj unto de empresas de distinto origen que invierten parte de
su capital en la producción agrícola o ganadera. A veces, arrendan campos de
máxima productividad para garantizarse una elevada rentabilidad que, cuando
decae, rescinden el alquiler de las tierras.
Campesinos no propietarios: son campesinos que trabaj an en las tierras de
otros. Su trabaj o es bastante inestable debido a que está determinado por los ci­
clos de los cultivos (época de siembra o de cosecha) o de la cría de ganado (inver­
nada o veraneada).
Esta categorización demuestra que en los circuitos productivos están involucra­
das las actividades agropecuarias, las industriales y las comerciales. En numerosas
ocasiones, un mismo actor social interviene en varias de estas etapas, por ej emplo,
los pools o las empresas agropecuarias.
Productores de uva en Mendoza.
Los productores medianos forman
parte del circuito productivo.
Agruparse para negociar II
Otro contratista afirmó que todos
j untos deben negociar el precio
para lograr un valor razonable:
"Nosotros no queremos dej ar de
trabaj ar ni fundirnos. La ¡dea es
seguir luchando". También explicó
que durante la cosecha quisieron
ponerse de acuerdo con los pooles
en el precio, pero no lo lograron
porque eran pocos y no tuvieron
la fuerza necesaria. De allí surgió la
iniciativa de crear una asociación
para negociar los precios en la
próxima campaña.
El presidente de Federación Agraria
local expresó que cuando se hizo
la cosecha lograron un acuerdo de
precios con las empresas locales, y
que esta entidad decidió colaborar
para solicitar precios más j ustos,
como lo hizo con los contratistas
cosecheros.
Fuente: www.cnsaiadilIo.com.ar (adaptación)
ACTIVIDADES
1. Establezcan la diferencia entre circuito productivo y proceso productivo.
2. Lean las plaquetas "Agruparse para negociar" y respondan a las preguntas.
a. ¿Qué actores sociales aparecen en el circuito productivo que se reseña?
b. ¿Cuál es el conflicto que se presenta en el artículo?
c. ¿Cuáles son las causas del conflicto?
Circuitos productivos pampeanos y extrapampeanos
Los circuitos productivos pampeanos siempre se han diferenciado de los extra-
pampeanos porque las condiciones físico- naturales sobre las que se desarrollan
son distintas y por un conj unto de factores que deben tenerse en cuenta.
Uno de los factores es el régimen de tenencia de la tierra. En la región pam­
peana la propiedad de la tierra está concentrada en los terratenientes; en cambio,
en los ámbitos extrapampeanos la propiedad se divide en una gran cantidad de
pequeños productores. La concentración de la propiedad de la tierra ha favorecido
la diversificación productiva pampeana y la combinación de diferentes cultivos
que mantiene la productividad del suelo; a diferencia de la extrapampeana, que
desarrolla monocultivos durante por lo menos una década, cuya consecuencia
principal es el deterioro del suelo por agotamiento y, a la vez, se incrementa el
grado de dependencia del productor, que pierde flexibilidad frente a los cambios
en la demanda. Por e£te motivo, los ámbitos extrapampeanos resultan altamente
especializados.
Minorista
92 | Capítulo 4 La valorización y apropiación de los recursos naturales
Otra diferencia es la forma de participación en la etapa de comercia­
lización. Los pequeños productores extrapampeanos deben vender su
producción a las grandes empresas que, en general, no se localizan en el
área de producción, por lo tanto, queda inhibida la posibilidad de acumu­
lar beneficios en la región. Mientras que la producción pampeana suele
industrializarse y comercializarse en el mismo ámbito, por lo cual la acu­
mulación de capital queda en la misma región.
Los cambios en los circuitos productivos
Los circuitos productivos han experimentado cambios en el transcurso
del tiempo debido a distintas causas: a) la paulatina desaparición de actores socia­
les tradicionales, b) los cambios en las técnicas de producción, c) las fluctuaciones
en las demandas del mercado, entre otras.
La primera causa está determinada por un proceso en el que se dan, paralela­
mente, la concentración de tierras en grandes productores y las migraciones ru-
rales- urbanas. El incremento de la venta de tierras se ha acelerado en los últimos
años, principalmente, de los pequeños productores que no pueden enfrentar los
gastos que las nuevas condiciones de producción imponen. Asu vez, esto aumenta
el desempleo rural, y las personas migran a las ciudades en busca de trabaj o. Sin
embargo, estos desplazamientos producen un mayor desempleo urbano, ya que el
mercado laboral urbano no siempre crece a un ritmo suficiente como para absor­
ber toda esa demanda laboral. Además, la población migrante no posee la califica­
ción laboral adecuada que le permita insertarse en el mercado laboral formal, por
lo tanto, sus posibilidades se limitan a integrarse en el mercado de trabaj o informal.
La segunda causa está vinculada a la intensa reconversión tecnológica en las
actividades agropecuarias. Se han incrementado las inversiones en estudios para
mej orar la productividad de los campos; el desarrollo de semillas en laboratorio, la
elaboración de fertilizantes y agroquímicos especializados para un tipo de semilla,
máquinas para sembrar, cosechar y fumigar, abarcan una gama de programas de
investigación financiados por los propios actores, como los pools. A su vez, las nue­
vas tecnologías aplicadas para preveerfenómenos naturales, que birndan informa­
ción satelital acerca de las condiciones del suelo y de los ríos, etc., han favorecido
las actividades disminuyendo los riesgos y permitiendo un mayor acercamiento al
conocimiento científico. Sin embargo, esta información tan útil se ha transformado
también en una mercancía a la que no todos tienen acceso.
Por último, la demanda del mercado siempre ha marcado tendencias; sin em­
bargo, se observa una caída en los cereales y las oleaginosas tradicionales, para
orientarse á algunos cultivos nuevos, como la soj a. Esta tendencia ha viabilizado
una serie de cambios en el uso de la tierra y de las técnicas.
ACTIVIDADES
1. Armen un cuadro comparativo con los circuitos productivos pampeanos y
extrapampeanos.
2. Resuman las causas que poduj eron cambios en los circuitos productivos.
3. En la tabla, resalten los dos valores mayores de Permanentes y de Transitorias.
4. Con la información de las consignas anteriores y los datos de la tabla, elaboren una
hipótesis acerca de por qué se dan estos valores.
üj 'j
í| Santa Fe
Fuente: Encuesta Nacional agropecuaria, 2004.
La tabla presenta las explotaciones
agropecuarias que demandan
mano de obra permanentemente
o de modo transitorio, según
la provincia. Los datos están
calculados sobre el 100%de la
demanda de mano de obra.
Laboratorio de innovaciones
tecnológicas en semillas y
agroquímicos.
93
La demanda energética y la producción
Fuentes de energía hodroeSéctrica en ia
provincia del Neuquén.
LA
PAMPA
Los circuitos productivos requieren varios tipos de energía
para funcionar, por ej emplo, combustible para los vehículos. De­
bido a su importancia, la producción energética constituye una
actividad en sí misma fundamental en el eslabón industrial de
todo circuito.
El modelo de sustitución de importaciones determinó las in­
versiones para aumentar la producción energética que las indus­
trias demandaban. A partir de 1960, el Estado comenzó a desarro­
llar los emprendimientos destinados a la producción de energía.
Las fuentes de energía
Las fuentes de energía pueden ser renovables o no renova­
bles. Una energía renovable es la hidroeléctrica que se produce
con la fuerza del agua de un río. En la Argentina, las centrales
aprovechan el desnivel de los caudalosos ríos patagónicos, como
el embalse El Chocón; y los saltos del río Paraná, como en Ya-
cyretá. La demanda energética para la economía y la población
generó interés por las energías renovables de baj o costo, como la
que usan la fuerza del viento, en la Patagonia, o la luz y calor del
Sol, en el Noroeste.
La energía no renovable se produce con el petróleo, que se extrae en la Patago­
nia y el Noroeste; con el carbón mineral (principalmente en RíoTurbio, Santa Cruz),
o con el uranio para las centrales nucleares y térmicas.
RfO NEGRO
La generación de energía
eólica permite producir
energía eléctrica, mecánica
o térmica. Por ej emplo, ios
molinos para el bombeo de
agua y los aerogeneradores.
En la Argentina hay 13
parques eólicos distribuidos
en La Pampa, Santa Cruz,
Buenos Aires, Neuquén y
Chubut; la mayoría localizados
en la región patagónica,
considerada óptima por
la frecuencia de fuertes
vientos, con dirección Oeste
y Sur. Se proyecta construir
más parques estudiando
la localización óptima de
acuerdo con el tipo de equipo.
La población de Pehuén- Co recibe
la electricidad de un parque de
energía eólica, desde 1995.
La fuente de energía
proviene del calor que llega
a la corteza terrestre por
transmisión desde el núcleo
y el manto. Se explota por
medio de perforaciones
en áreas donde aflora de
magma, es decir, en las
zonas sísmicas y volcánicas.
Su uso tradicional han sido
los baños termales, como
en Copahue (Neuquén), Río
Hondo (Santiago del Estero),
Reyes (Juj uy), Villavicencio
(Mendoza).
Se usa en algunos procesos
industriales, en piscicultura;
para caiefaccionar
viviendas y para generar
, electricidad.
La central geotérmica de
Copahue es la más importante y
funciona desde 1988.
94 j Capítulo 4 La valorización y apropiación de los recursos naturales
Esta energía se obtiene por
medio de la combustión
de madera, carbón, gas o
petróleo. Para producirla se
requiere de una alteración
química. Las plantas nucleares
generan electricidad, donde
los reactores aprovechan la
energía térmica para generar
la "fisión nuclear" es decir,
la transformación de masa
en energía. Los reactores
funcionan con uranio, boro o
cadmio, y necesitan de una
l fuente de agua para refrigerar.
Ü !* '
Atucha I (Zárate, Buenos Aires) es la
primera central nuclear de América
Latina destinada a producir energía
eléctrica en la Argentina.
Los yacimientos de petróleo
están en la Patagonia andina,
extraandina, y en el Noroeste.
Su explotación requiere de
inversiones previas
(localización de cuencas,
cantidad y calidad del
petróleo, y accesibilidad) para
garantizar la explotación a
largo plazo. El petróleo crudo
es la materia prima de los
derivados que se producen en
las destilerías. La elaboración
de hidrocarburos constituye
un circuito productivo en sí
mismo que entrelaza
la etapa de comercialización
con otros circuitos.
El crudo se traslada por una red de
ductos que conectan los pozos con
las etapas del proceso productivo.
La electricidad que genera la
fuerza del agua al mover ia
turbina garantiza un baj o costo
de mantenimiento. Hay centrales
que regulan el caudal de agua por
un embalse; otras, cuyo desnivel
del terreno otorga fuerza al agua
que pasa por la central; y las que
el constante paso de agua genera
momentos de máxima potencia
cuando crece el caudal (por
deshielo o por lluvias).
Usina Itaipú sobre el Paraná.
En 1999, una sequía obligó
a cerrar las compuertas para
mantener el nivel del lago.
La radiación solar
se transforma en
electricidad por medio
del sistema fotovoltaico
que puede conectarse a
una red o no. Este sistema
produce, acumula y
transforma la energía en
electricidad.
La energía producida de
esta manera se utiliza
para alumbrado público,
viviendas de zonas
rurales y en las alej adas
¡. de ia red eléctrica.
Existen proyectos que capacitan a los
pobladores para el manej o de este
recurso, sobre todo en zonas rurales.
Las reservas de carbón del
planeta suministran el 25%
de la energía primaria del
mundo. Al ritmo actual
de consumo, se calcula
que durarían unos 130
años, más del doble que el
petróleo.
El carbón se usa para
generar energía eléctrica.
Las centrales térmicas de
carbón pulverizado son la
principal fuente mundial de
electricidad.
Los carbones de mayor valor calórico también se usan en siderurgia
para aleaciones con minerales de hierro (hierro dulce y acero). Las
industrias que requieren mucha energía en sus procesos (cemento y
ladrillos) utilizan este tipo de carbón. Otras tecnologías, como la de
ciclos combinados, también lo usan de combustible en forma de gas.
En el yacimiento Río Turbio, Santa Cruz, está el 99%de las reservas
nacionales. Por su baj a calidad, es usado para producir electricidad
y calefacción; por eso, se importa carbón para uso industrial.
t-.
Fuente: www.eldia.com.ar, 12/06/2010 (adaptación).
ACTIVIDADES
Lean "Los usos del carbón" y respondan.
a. ¿Cuáles son los usos del carbón?
b. ¿Es un recurso renovable o no renovable? ¿Por qué?
c. ¿Cómo es la situación en la Argentina respecto de este
recurso?
95
La actividad minera en la
Argentina
La zona del salar del Hombre
Muerto, en Catamarca, es rica en
metales que son explotados desde
la época del Imperio Inca.

La minería es una actividad primaria extrac­
tiva de recursosno renovables. Las extraccio­
nes se realizan sobre minerales metalíferos, de
los que se obtienen metales (oro, cobre, hierro,
zinc); no metalíferos de uso industrial (cuarzo,
cloruro de sodio, arcillas, piedra pómez, yeso y
otros). También, están las rocas de aplicación
para la construcción (arenas, cantos rodados) y
de uso ornamental (mármoles).
En Mendoza, San Juan y San Luis se extraen
metales (oro y cobre) y en el Noroeste (oro, zinc
y cobre); en Buenos Aires, Córdoba y Mendoza se extraen los no metalíferos de uso
industrial; en el Nordeste, las rocas de aplicación y ornamentales; en la Patagonia y el
Noroeste se explotan minerales energéticos (petróleo y carbón).
Durante muchos años Estado argentino tuvo a su cargo la explotación minera,
pero desde 1990 esta actividad fue privatizada, es decir, pasó a empresas privadas,
principalmente extranj eras.
La minería genera modificaciones en el medio natural, ya que una vez agotado el
recurso o cuando la extracción dej a de ser rentable, el lugar queda devastado.
También, provoca consecuencias sociales, porque al generase puestos de tra­
baj o, la zona se puebla y crecen actividades relacionadas con la explotación, pero
esta dinámica termina cuando la explotación es abandonada. Por ese motivo, la
minería es considerada una economía de enclave, es decir que los cambios y trans­
formaciones se producen en un lugar: donde se encuentra el recurso.
Salar del Hombre Muerto
En Antofagasta (Catamarca), este salar ocupa 640 km2en una depresión a 4.000
m de altura. Hoy en día, una empresa norteamericana (FMC Lithium Corp) es pro­
pietaria de la mina de litio, utilizado para aleación. Su ubicación es estratégica por
la cercana salida al Pacífico.
Los pobladores y campesinos resultan afectados por la contaminación del
agua de la zona producida por la explotación del yacimiento. Pese a ello, el de­
partamento de Antofagasta de la Sierra es el segundo de mayor crecimiento de­
mográfico entre 1991 y 2001.
1 ~
1. Describan los tipos de extracciones que comprende la minería.
2. Expliquen qué significa que la minería constituye una economía de enclave.
3. Respondan a las preguntas.
a. ¿Cuáles son los beneficios que obtiene la población del salar del Hombre Muerto y
Baj o la Alumbrera? ¿En qué se perj udica?
b. ¿Quiénes se benefician con la extracción de litio, oro y cobre? ¿Dónde van a parar las
ganancias económicas?
c. ¿Qué problema se presenta en Cutral- Có y Plaza Huincul? ¿Por qué?
96 | Capítulo 4 La valorización y apropiación de los recursos naturales
Bajo de La Alumbrera
En Catamarca, la mina de cobre y oro Baj o de La Alumbrera fue
abierta por una sociedad formada por el gobierno provincial, la
Universidad Nacional deTucumán y el Estado nacional. Hoy la Mi­
nera Alumbrera Ltd. pertenece a tres empresas (una australiana y
dos inglesas).
Para producir el concentrado de mineral, consume electrici­
dad, proveniente deTucumán y agua para bombear el concen­
trado por un mineraloducto hasta Tucumán. De allí, se envía por
tren al puerto Gral. San Martín en Santa Fe, donde el concentrado
se carga en buques hacia el extranj ero.
El ferrocarril y las amplias instalaciones portuarias también
son propiedades de la minera.
Pozos petroleros en la Argentina
El petróleo se extrae de 19 cuencas; algunas se encuentran en
el continente, otras en la plataforma continental y unas tres a ma­
yor profundidad.
Las cuencas están en el Noroeste, Mendoza y la Patagonia. Las
del Noroeste se ubican principalmente en las Sierras Subandinas.
En Mendoza, el área está limitada por la Precordillera y la Cordi­
llera Frontal. En la Patagonia hay un sector en Neuquén y norte
de Río Negro. En Chubut, la denominada cuenca del Golfo San
Jorge. En Santa Cruz y Tierra del Fuego, se extiende un área que
abarca parte de Chile, del Estrecho de Magallanes y parte de la
plataforma continental.
Entre 1907 y 1985 se construyeron 24.400 pozos para extraer
petróleo y gas. Sin embargo, no todos han podido ser explotados,
debido a que un 22,5%han sido estériles. De 17.466 pozos pro­
ductivos se extrae petróleo y de 1.457 se extrae gas.
Muchos pueblos, hoy trasformados en ciudades, como Ca­
leta Olivia, surgieron por la llegada de trabaj adores a las zonas
aledañas a los pozos.
Sin embargo, ante al peligro del agotamiento del petróleo
o del gas, algunos pequeños pueblos luchan por no desapare­
cer, como el conj unto Plaza Huincul y Cutral- Có, en la provincia
de Neuquén. Allí, para resolver el problema de la desocupa­
ción, se proyectó la construcción de una planta de fertilizan­
tes; pero, como este emprendimiento provocaría un impacto
negativo sobre el ambiente, el gobierno neuquino ha decidido
frenar su instalación. Debido a esta decisión, los habitantes
de Cutral- Có y Plaza Huincul cortaron las rutas y protestaron
por la aparente cancelación de la negociación para instalar la
planta de fertilizantes. La reacción de los pobladores muestra
las condiciones de precariedad laboral y escasa redistribución
de efectos positivos para la economía y para la población local
de este tipo de enclaves.
Extracción en el total del país
2003 2004 ¥2005; 2006 | 2007
HEBHBEEg 42.7541 40.1501 38.323 >38.249 37.175
48.876; 50.254 j 48.738 f 51.665 ; 50.891
'.j ^' : , " ¡ ’: ■
Gas natural en
millones do m3
Fuente: www.indecgov.ar.
Principales cuencas petrolíferas argentinas
*
Escala gráfica
300
Cuenca del Golfo San Jorge y localización de
los yacimientos de petróleo
97
En la localidad de Esquel, los
vecinos se manifiestan en contra
de la mina.
Cambios en la actividad minera
Si bien la minería ha sido siempre una actividad extractiva,
también es cierto que ha variado con el tiempo: han cambiado
los recursos técnicos de extracción y los que permiten realizar es­
tudios de factibilidad, los modos de extracción (subterráneos o a
cielo abierto) y, también, variaron los minerales que se extraen,
de acuerdo con las demandas del mercado.
Uno de los problemas es el impacto ambiental, además de tra­
tarse de recursos naturales no renovables.
La minería a cielo abierto
Las minas a cielo abierto son explotaciones mineras que se
realizan en la superficie del terreno. En este tipo de explotaciones
es necesario excavar los terrenos que recubren o rodean el yaci­
miento (mecánicamente o con explosivos).
Este modo de minería usa grandes cantidades de reactivos
químicos, de agua y de energía eléctrica para separar el oro del material removido.
Todo el proceso requiere que el yacimiento abarque grandes extensiones y que se
halle cerca de la superficie. Allí se cavan extensos y profundos cráteres (150 ha y
500 m de profundidad). Con esta práctica dinamita montañas enteras y, además, el
proceso produce dos efectos negativos sobre el ambiente.
El primero es consecuencia de la combinación del material extraído con los
reactivos (cianuro, mercurio, etc.) que produce metales pesados. Estos metales
contaminan el suelo y el agua de las napas subterráneas. Estas sustancias no se me-
tabolizan, sino que persisten en los organismos de las personas, las plantas y los
animales que están en contacto con ellos; en consecuencia, provocan serios pro­
blemas de salud a las personas, a la fauna y a la flora del medio ambiente.
El segundo efecto impacta sobre el consumo de agua, porque esta actividad
requiere enormes cantidades de ese recurso. En las zonas áridas, este tipo de mine­
ría ha provocado la desaparición de espej os de agua fundamentales para la pobla­
ción, el sistema biológico y las diversas actividades que se desarrollaban.
Por otra parte, estas explotaciones están a cargo de empresas, principalmente
de capital extranj ero, que se instalan mientras la explotación es rentable y luego se
retiran; si bien generan empleo local, este resulta efímero.
Mina Baj o de La Alumbrera, 1998. Luego de hacer explotar la roca,
se retira el material que será trasportado en grandes camiones.
Mina Baj o de La Alumbrera, 2009. Los niveles de excavación sirven
como caminos para los camiones.
98 | Capítulo 4 La valorización y apropiación de los recursos naturales
actores de localización
Parque Industrial de Pilar
Principal centro urbano: 5 km (Pilar)
Red vial: a 3 km de Ruta Nacional N°8 (km 60).
Aeropuerto de cabotaj e: Roberto D. Laplace (Don Torcuato), 45 km
Aeropuerto internacional: Ministro Pistarini (Ezeiza), 90 km.
Puerto: Campana, 60 km. AUT
DEL so l
La localización de las actividades producti­
vas no es al azar, sino que se determina por una
ser¡e de variables en el momento de decidir
dónde conviene instalar una industria.
Algunos procesos productivos requieren
estar cerca de la fuente de materia prima, de­
bido a que su traslado resulta oneroso o puede
complicar el procesamiento. Es el caso de las
industrias que procesan minerales o metales,
por ej emplo, los pozos petroleros y la serie de
actividades que se realizan relativamente cerca
de ellos, como las estaciones de bombeo y las
destilerías.También, las centrales hidroeléctri­
cas deben estar sobre el curso del río y desde allí
se distribuye la electricidad.
Algunas agroindustrias se instalan próximas
a las explotaciones agrícolas y ganaderas, por­
que trabaj an con productos perecederos cuyo transporte debería realizarse con
vehículos especializados y esto le restaría rentabilidad a la inversión.
Todas las industrias necesitan trabaj adores, unas más que otras; por eso el mer­
cado de trabaj o es una de las variables que influye en su localización. Algunas
industrias, especialmente las que no pueden interrumpir el proceso productivo,
priorizan la variable del mercado de trabaj o y se instalan en zonas donde resulta
factible obtener la mano de obra que esta requiere.
Un factor que es tomado en cuenta en la gran mayoría de los casos es la cercanía
al mercado de consumo, es decir, al lugar de venta de los productos. Sin embargo,
en las últimas décadas, el desarrollo de los medios y vías de transporte, sobre todo
hacia las grandes ciudades, ha favorecido la localización un tanto más distante de
los centros de consumo. En este sentido, han surgido empresas que ofrecen el ser­
vicio de logística y distribución, que consiste en la planificación de los trayectos
más rápidos para asegurar la distribución de los productos. Por ese motivo, el trans­
porte ha cobrado una gran importancia en todos los circuitos productivos, debido
a que resuelve algunos obstáculos que en otros momentos determinaban la locali­
zación de la actividad productiva en otros lugares.
Por último, la vinculación que existe entre un proceso productivo y los servi­
cios requeridos por él; por ej emplo, red de electricidad y agua para uso industrial,
bancos, entre otros.
ACTUAL ACCESO
Los Parques Industriales SOn
espacios creados para la
localización de industrias. Ene|los
se ofrecen diversos
Servicios.
«A»ACTIVIDADES
1. Respondan de acuerdo con ia información acerca de la minería a cielo abierto.
a. ¿Cuáles son las consecuencias de esta actividad?
b. ¿De qué manera impacta sobre el ambiente natural?
2. Describan los factores de localización de las industrias.
a. ¿Qué factor de localización influye en el caso de la mina Baj o de La Alumbrera?
b. ¿Qué ventaj as tiene instalar una industria en el Parque Industrial Pilar?
El circuito productivo de la soja ha transformado las economías más tradicionales
de la Argentina húmeda y árida. Su impacto en el ambiente y en la estructura de
los actores sociales involucrados pone de manifiesto la flexibilidad de algunos
circuitos para adaptarse a las demandas del mercado.
Particularidades de la soja
La soj a es una oleaginosa que, hasta fines de
la década de 1970, se cultivaba en unas pocas
hectáreas; pero, actualmente se destinan cada
vez más hectáreas. Si bien se introduj o para al­
ternar con el trigo, la creación en laboratorio de
un trigo de ciclo más corto duplicó la posibilidad
de explotar soj a dos veces al año.
La preferencia por la soj a tiene sus particula­
ridades, como la necesidad de herbicidas espe­
cíficos que controlan el avance de malezas per­
j udiciales para otros cultivos y la siembra directa
que disminuye los costos de mano de obra.
La soj a se adapta a diversos ambientes, y se
extendió en terrenos que antes se destinaban
a la ganadería; además tiende a reemplazar el
trigo y el maíz, porque exigen especiales aptitu­
des del suelo que limitan el alto rendimiento.
Los altos rendimientos y los baj os gastos
potenciaron una práctica que no se realizaba
en los ambientes de la Argentina húmeda: el
monocultivo.
Este cambio, llamado soj ización, provocó
transformaciones sociales en las áreas pampea­
nas y extrapampeanas. El uso de nuevas tecnolo­
gías es una de las principales causas del cambio.
En primer lugar, porque los pequeños producto­
res, con escasa capacidad de reconversión para
el uso de estas tecnologías, debieron vender sus
tierras, cuya consecuencia directa es la concen­
tración de la propiedad de las tierras en los pools
de siembra, que adquieren protagonismo como
actores sociales de la actividad. En segundo lu­
gar, la tecnificación de las actividades del campo
aumentó el desempleo rural y, en consecuencia,
generó un éxodo hacia las zonas urbanas.
El circuito productivo de la soja
El circuito se inicia con la explotación agrícola en los ambien-
test pampeanos y extrapampeanos.
Los productores agropecuarios en la pampa se agrupan en
pequeños, cuando la explotación no supera las 200 ha, y en me­
dianos, cuando las superficies son entre 200 y 500 ha.
En las pequeñas superficies, el trabaj o es básicamente fami­
liar; suelen ser propietarios que enfrentan con dificultad los cos­
tos de la renovación tecnológica y casi nunca contratan traba­
j adores, porque la actividad está a cargo de los miembros de la
familia. Como estrategia para incrementar sus ingresos, algunos
de ellos ofrecen contratos de servicios para trabaj ar con sus má­
quinas en otras propiedades como contratistas.
El actor social llamado contratista es uno de los que ha co­
brado mayor importancia en el proceso de soj ización y puede o
no ser propietario.
Entre otras, una estrategia adoptada por los pequeños es
crear asociaciones entre ellos para poder vender su producción
a mej or precio al siguiente eslabón del circuito. En otros casos,
se asocian con alguna industria que les suministra la tecnología
para producir, pero esto requiere de un
costo que, a las pequeñas explota­
ciones, les disminuye al mínimo
la capacidad de acumulación
del propietario.
« Córdoba 30%
a Tucumán 1,6%
Buenos Aires 21,1%
■Chaco 3,6%
Porcentaj e promedio de la
producción total por provincia en
los últimos cinco años.
■Santa Fe 30%
a Santiago del Estero 3,6%
H'. Salta 2,6%
■Resto del país 3,5%
100 | Capítulo 4 La valorización y apropiación de los recursos naturales
Las grandes explotaciones
En las grandes explotaciones ingresan al eslabón agrícola otros
actores, como los asalariados no propietarios. Cuanto más grande
es la superficie, mayor es el empleo asalariado que puede ser per­
manente o temporario.
Estas condiciones favorecieron la propagación de los pools de
siembra sin precedentes en los circuitos productivos nacionales
antes de 1990. Estos pools reúnen varios elementos necesarios
para la producción; por ej emplo, son dueños de campos, vende­
dores de máquinas o de insumos (semillas, maquinarias, etc.). Se
organizan de la siguiente forma: trabaj an varios campos propios y
alquilados, donde cada miembro del pool aporta la rama de su ac­
tividad particular y la ganancia se reparte en porcentaj es según el
aporte realizado.
Otro actor similar son los fondos de inversión agrícola. Son in­
versores muy poco vinculados con la actividad, como un banco o
una administradora de fondos, que alquilan campos y planifican
la producción tratando de cubrir una gran superficie no continua
para disminuir los riesgos de pérdida por algún evento especial
(una granizada). La explotación es intensiva y además se ocupan
de la comercialización, el siguiente eslabón del circuito.
La etapa de comercialización
Una vez obtenida, la producción se vende y el productor del
eslabón agrícola obtiene su ingreso, con el que cubrirá los gastos y
retendrá un excedente. Generalmente la venta se realiza a un aco­
plador de la zona para evitar los costos de trasporte.
Los productores también pueden venderle a una industria. En
ese caso, requieren de un intermediario, llamado
corredor, que gestiona el contacto, el
traslado de la mercadería y efectiviza la
operación.También, puede obviarse
al corredor, pero en este caso el ven­
dedor se hace cargo del transporte
y de contratar a quien garantice
la entrega de la mercadería en
la industria. Cuando la venta se
realiza al exterior, interviene un des­
pachante de aduana para la exportación.
Última etapa
Por último, el circuito contempla la posibilidad de transforma­
ción de la materia prima soj a en algún producto. En esta etapa, in­
terviene la industria y el resultado puede destinarse al consumo
intermedio o al final.
Áreas sembradas con soj a
Escala gráfica
Referencias
Áreas con siembra
de soj a
Fuente: SAGPyA.
Entre las empresas procesadoras, hay gran­
des multinacionales que suelen localizarse en
los principales países productores de soj a. Las
empresas nacionales, en general, manej an el
mercado interno y compiten con las multinacio­
nales en el externo. Las más pequeñas suelen for­
mar cooperativas, pero estas disminuyen.
Algunas grandes empresas cuentan con ca­
miones y centros de acopio, y establecen directa­
mente contratos con los productores.
El 95%de soj a producida en la Argentina se
exporta (20%como grano, 80%como aceite o
harina) a países que la utilizan para elaborar ali­
mento para animales o harinas.
1. Expliquen las particularidades de la soj a.
2. ¿A qué se llama soj ización?
3. Describan el circuito de la soj a.
a. ¿Cuáles son los actores sociales que
protagonizan el circuito?
b. ¿Qué cambios podrían darse en el futuro en ese
listado de actores? ¿Por qué?
101
Las consecuencias
La manipulación genética de la soj a permitió
que esta especie se adapte a ambientes de dife­
rentes características; además, los precios inter­
nacionales garantizan ganancias en áreas que
tradicionalmente no se dedicaban a la agricul­
tura y que son más vulnerables a esta actividad.
Asimismo, ha crecido el número de estableci­
mientos dedicados a la molienda, la producción
de aceites y harinas de soj a, la mayoría ubicadas
en zonas cercanas a los puertos (Rosario, Villa
Gobernador Gálvez, Villa Ramallo, entre otras).
Los avances tecnológicos incrementaron
el porcentaj e de molienda de las industrias: en
1993, procesaban 11 millones de toneladas
anuales, y durante 2006, casi 37 millones, según
un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario.
Actualmente, los productores industriales
tienen la posibilidad de elaborar biodiesel, un
combustible que se obtiene de aceites vegetales
(de semillas o de oleaginosas) o reciclando acei­
tes usados en frituras a baj o costo y cuyos resi­
duos no son tan contaminantes. Su rendimiento
es similar al del gas oil y podría reemplazarlo.
Uno de los futuros interrogantes es la gran
dependencia de estas actividades productivas
por el monocultivo y el empobrecimiento de los
suelos que produce el cultivo de soj a.
NL- (fosfonometil) glicina, glisofato
El glifosato es un herbicida de amplio espectro, no
selectivo, usado para eliminar malezas (pastos anuales y
perennes, hierbas de hoj a ancha y especies leñosas) en
ambientes agrícolas, forestales y paisaj ísticos.
Los herbicidas evolucionaron hacia sustancias cada vez
más selectivas para evitar los daños a la biota; pero, por
al alto costo de la investigación y desarrollo, se retornó al
uso masivo de glifosato. Estudios toxicológicos recientes
indican que el glifosato fue erróneamente calificado
como "toxicológicamente benigno" para la salud y el
ambiente. Por ende, los herbicidas con glifosato serían
muy tóxicos para animales y humanos.
Como la soj a es resistente al glifosato, se abaratan los
costos de fumigación.
Fuente: www.ecoportal.net (adaptación).
$
8 1997/98
| 2004/5
| Aumento
6.592
12.215
85%
134
693
417%
431
1.380
220%
18 Sf
112
i
522%
Área sembrada
de soj a por
región en miles
de hectáreas.
Fuente: Ciani (2005).
4. Observen la tabla de áreas sembradas.
a. ¿Cuál es la región que menos incrementó su superficie sembrada?
b. Elaboren dos causas posibles.
Derivados de la soj a
t? w-^?i «i nyMSB:
Margarina, mayonesa, productos
medicinales y farmacéuticos,
aceites de cocina, etc
Agentes anticorrosivos, ¡J
combustible ecológico, |j
desinfectantes, pinturas, |j
funguicidas y pesticidas, jabones, |¡
detergentes, masilla, epoxis, etc i
Agentes emulsionantes, .
productos para panificación,
dulces y chocolates, productos
farmacéuticos, etc
Agentes ahtiespumantes, ; ' g
pigmentos para pinturas, pinturas fj
y tintas, cosméticos, caucho, , ts
margarina, etc ¡|
Pastas, comidas infantiles,
cervezas, ingredientes para
panificación, productos dietéticos,
"leche hipoalergénica" cubiertas
de salchichas, levadura, etc
Pegamentos, reactivos S
para análisis de laboratorio, 8
emulsiones asfálticas, plásticos, 1
pesticidas, funguiridas, textiles, 1
productos de limpieza, etc. 1
Golosinas, confituras, leche de
soja, alimento para ganado, pan,
dulces, postres, galletas, productos
dietéticos, hanna, etc
p i l l S l
Para concluir
1. Investiguen otros usos de la soj a.
2, Con la información de este estudio de caso, elaboren un
informe con las ventaj as y las desventaj as de producir soj a.
102 j Capítulo 4 La valorización y apropiación de los recursos naturales
1. Indiquen si las afirmaciones son verdaderas o falsas.
Luego, hagan las correcciones necesarias en las falsas.
a. Las materias primas se producen siempre en el sec­
tor secundario de la economía.
b. Los recursos naturales varían a lo largo del tiempo y
de un lugar a otro.
c. El proceso productivo permite la reproducción de la
sociedad capitalista.
d. El ambiente es el medio natural.
2. Lean el análisis realizado por el geógrafo Jorge Blanco.
“La industria argentina ha sufrido grandes transformacio­
nes desde mediados de los '70. La reestructuración afectó
seriamente a la industria metropolitana que se manifiesta,
por un lado, en una acentuada disminución de la cantidad
de establecimientos y puestos de trabaj o y, por otro, en una
modificación de los patrones locacionales. El antiguo cordón
industrial (partidos vecinos a la Capital Federal) sufrió el im­
pacto de la reestructuración que, además, incluyó la sanción
de leyes de promoción a la radicación de industrias en pro­
vincias del oeste, noroeste y sur del país.
Desde los '90, el Mercosur reactivó selectivamente algunos
sectores industriales, en particular, el de la alimentación y el
automotriz. Las empresas tienden a ser de mayor envergadu­
ra (muchas de ellas transnacionales), con un empleo crecien­
te de procesos de automatización.
Las decisiones locacionales de las principales firmas parecen
reafirmar el patrón tradicional de la industria argentina, con
una gran concentración en el área pampeana. Las principales
inversiones industriales están en Buenos Aires, Córdoba y, en
menor medida, Rosario.
La red de autopistas determina la decisión locacional, sin
desconocer otros factores. En términos metropolitanos, los
núcleos donde se localiza la mayoría de las inversiones in­
dustriales se sitúan en el corredor del Acceso Norte y en un
conj unto de ciudades situadas entre 50 y 100 km de la Capi­
tal Federal, conectadas por autopistas. Los parques industria­
les de Pilar, Garín, Tortuguitas y el área industrial de Zarate
y Campana se hallan sobre ramales del Acceso Norte, que
conecta con el corredor vial que une Buenos Aires con los
mercados de consumo de Brasil, Paraguay y Uruguay.
Hada el sur la localización presenta menor dinamismo, las
áreas de mayor actividad están sobre la ruta 2, continuación
de un ramal de la autopista Buenos Aires- La Plata.”
3,f-
a. ¿Qué significa "decisión locacional"?
b. ¿Qué obj etivo tendrá una ley que fomente la radica­
ción de industrias en provincias del oeste, noroeste y
sur del país?
c. ¿A qué se refiere "Las decisiones locacionales de las
principales firmas parecen reafirmar el patrón tradi­
cional de la industria argentina, con una gran concen­
tración en el área pampeana"?
d. ¿Qué ej emplos del capítulo ratifican esta afirma­
ción? ¿A qué tipo de industrias hace referencia?
e. ¿Por qué dice que "la red de autopistas determina la
decisión locacional"de las empresas?
3. Comparen los gráficos y respondan a las preguntas.
a. ¿Qué país es el principal comprador de grano de
soj a argentina? ¿Y el de harina de soj a?
b. ¿Qué se exporta más? ¿Qué implica esto para el cir­
cuito productivo?
Grano de soj a: destino de
las exportaciones
Harina de soj a: destino de
las exportaciones
e China: 64%
s Tailandia: 6%
■Turquía: 6%
a UE4%
s Indonesia: 3%
» Egipto: 3%
f?Malasia: 2%
Colombia: 2%
Israel: 1%
■Chile: 1%
Otros: 7%
taSiria: 57%
b Filipinas: 4%
* Egipto: 4%
8 Sudáfrica: 3%
®Malasia:3%
s lndonesia:3%
Vietnam:2%
b Chile: 2%
■Siria: 2%
■Tailandia: 2%
s Otros: 18%
• Álvarez, L. M.,"Los impactos económicos y sociales del proyecto
Baj o La Alumbrera". En Indicadores desostenibilidadpara la industria
extractiva mineral, CETEM / MCT/ CNPq / CYTED, 2009.
» Ciani, R.,"Perspectivas regionales del mercado de soj a. Situación
argentina." Primer Foro regional deAgroindustria, SAGPyA, 2005.
103
Los problemas ambientales
de la Argentina actual
En el capítulo anterior se mencionan y analizan los
modos en que la sociedad hace uso de los recursos
naturales, principalmente a través de los procesos
productivos.
La complejidad de estos procesos no solo se
relaciona con cómo asegurarse las materias primas
o las maquinarias o los mercados donde ubicar
los productos, sino también con los efectos o las
consecuencias que generan.
Esos efectos son muy diversos y podrían referirse a
varios aspectos: económicos, sociales, ambientales,
entre otros.
Para comenzar...
1. Relacionen la imagen con la siguiente afirmación,
a Los problemas ambientales están constituidos por
una serie de situaciones problemáticas que no solo se
relacionan con los aspectos ambientales sino también los
económicosr políticos, sociales y culturales.
1. En grupos respondan a las preguntas.
a. ¿Todos dañamos af medio ambiente? ¿Por qué?-
b. ¿Qué problemas ambientales de la Argentina conocen?
^ c. ¿Existe algún problema ambiental donde viven? ¿Cuál?
2. Elij an un problema y conversen acerca de las posibles
soluciones. '
Los problemas ambientales
El adelgazamiento de la capa de
ozono dej a pasar las radiaciones
ultravioletas del Sol que son
dañinas para las plantas, los hielos
continentales y también generan
lesiones en la piel de las personas.
"La problemática ambiental,
entonces, debe ser visualizada
como la expresión material y
contradictoria de la conducta
de suj etos sociales concretos.
Para entender esta afirmación es
necesario señalar que no es posible
abordar estas manifestaciones
contradictorias desde perspectivas
unilaterales y ahistóricas (aquellas
que plantean los problemas como
transgresiones de la legalidad
natural por parte de una sociedad
indiferenciada) y sin estudiar a los
suj etos sociales en cada sociedad
específica".
Claudia Natenzon y Silvia Bocero,
"La dimensión ambiental
del territorio en América Latina:
aportes para su discusión", 2007. j
Para comprender qué son los problemas ambientales, se
debe considerar el concepto de ambiente. El ambiente se
define como el espacio físico donde vive la sociedad (ele­
mentos naturales muy, poco o nada transformados, y los
cambios de esos elementos naturales realizados por la
sociedad). Por lo tanto, los problemas ambientales
están estrechamente vinculados con ella.
Existen dos posiciones básicas sobre los proble­
mas ambientales. Una se centra en cómo los elemen­
tos de la naturaleza fueron afectados, por ej emplo, el
agua de un río o el deterioro del suelo. La otra visión
prefiere considerar las consecuencias que los proble­
mas ambientales ocasionan en la sociedad o en sus acti­
vidades; por ej emplo, la imposibilidad de consumir el agua
contaminada de las napas subterráneas, la caída en los ren­
dimientos de un cultivo por la degradación del suelo o el efecto
que produce en las personas el debilitamiento de la capa de ozono.
La diferencia entre ambas visiones es fundamental porque, según
cuál sea el centro de atención con respecto a los impactos de los problemas am­
bientales, las vías de acción para contrarrestar los efectos serán diferentes.
Las causas de los problemas ambientales tienen su origen en la ruptura del
equilibrio de la naturaleza por la intervención de la sociedad, cuando la modifica y
explota sus recursos. Este desequilibrio genera efectos negativos para la naturaleza
y para la sociedad. Aunque es casi imposible separar la relación entre lo natural y
lo social, la división se vuelve útil para comprender los modos en que la sociedad
valoriza y se apropia de los recursos de la naturaleza.
Cuando se buscan las causas de los problemas ambientales, los procesos pro­
ductivos aparecen como los principales responsables. Además, es necesario con­
siderar que en estos procesos intervienen varios actores sociales con intenciones
propias, que determinan la mayor o la menor responsabilidad.También conviene
recordar que la apropiación y explotación de los recursos y los procesos producti­
vos se desarrollan en el marco del sistema económico capitalista.
P
^P¡¡
ACTIVIDADES
1, Definan con sus palabras qué son los problemas ambientales.
2. Lean el siguiente texto respecto de la Cumbre sobre Cambio Climático Global que se
desarrolló en Cancún.
EL planeta tiene fiebre
La conciencia sobre los efectos del cambio climático está instalada pero aún los gobier­
nos priorizan sus economías domésticas. A l fracaso de Copenhague, siguieron negocia­
ciones para llegar a la Cumbre de Cancún a fin de año con otra suerte. La burocracia
le. gana a la lucha contra el calentamiento global."
Fuente: www.elpais.com.uy (13/06/2010).
a. ¿Con qué visión de los problemas ambientales lo relacionarían?
b. Fundamenten su respuesta.
106 j Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
Las teorías y los problemas
ambientales
La característica principal de un problema am­
biental es su complej idad, y por ese motivo es di­
fícil analizar y comprenderlo en su totalidad. Esta
complej idad está vinculada con las acciones e in­
tenciones contradictorias de los actores sociales.
Por ej emplo, cuando una empresa contamina el
curso de agua que abastece a la población y, sin
embargo, esa población no presenta la denuncia
ni realiza acciones contra la empresa porque mu­
chas personas de la comunidad trabaj an en ella y
temen quedarse sin su fuente laboral.
Debido al carácter complej o, una gran varie­
dad de científicos (geógrafos, ecólogos, hidrólogos, climatólogos, políticos, etc.) es­
tudian los problemas ambientales de acuerdo con sus disciplinas; cada uno aporta
sus conocimientos para realizar un estudio abarcando la totalidad del problema;
pero, cuando deben plantearse las soluciones o perspectivas de los problemas am­
bientales, cada uno se centra específicamente en su ciencia y no lo hacen de forma
conj unta. Por ese motivo existen distintos modos para enfrentarlos.
Asimismo, como dentro de los problemas en estudio se encuentran las accio­
nes e intenciones humanas, aparece el componente ideológico que, según sea el
modo de enfrentarlos, las acciones e intenciones humanas resultarán criticadas o
j ustificadas.
Modos de enfrentar los problemas ambientales
Los problemas ambientales pueden ser considerados como los desequilibrios
que se producen en la naturaleza por efecto de la acción humana. Por lo tanto,
cada modo de enfrentar los problemas surge según el compromiso que se tenga
respecto de la preservación del medio ambiente.
La posición naturalista se preocupa por la naturaleza y se alej a de las relaciones
sociales que la intervienen. Es decir que las personas son un elemento más de la na­
turaleza y no se consideran sus intenciones e intereses. Esta postura propone res­
tituir el equilibrio y preservar los elementos naturales sin considerar las causas que
ocasionaron el problema y, mucho menos, el impacto producido en la sociedad.
Esta visión, cuando es llevada al extremo, se ubica en el romanticismo, porque
la preocupación se centra en preservar por completo la naturaleza y su propuesta
de solución se vincula con inhibir toda acción de la sociedad.
La postura tecnicista busca solucionar los problemas ambientales por medio de
acciones técnicas, ¡mplementando vías de acción que estudian aspectos puntuales
y aislados unos de otros; por ej emplo, recuperar las aguas de un río contaminado.
Como esta visión percibe los problemas parcialmente, las soluciones también son
parciales, en consecuencia, poco efectivas. Se sustentan en que las acciones de los
actores sociales no tienen una posición ideológica; pero, esta neutralidad es apa­
rente, porque toda acción humana tiene una raíz ideológica; además, intenta quitar
del debate las intenciones de los actores sociales involucrados que, en definitiva,
son las que generan los problemas ambientales por medio de las acciones.
La Toma del Sur que recicla rezagos
informáticos en Avellaneda.
ACTIVIDADES
1. Lean la plaqueta "Opinan dos
geógrafas”.
a. ¿Qué dicen acerca de los
problemas ambientales?
2. Describan los modos de
enfrentar los problemas
ambientales.
a. ¿Cuál les parece más
acertado? ¿Por qué?
107
J uanito Laguna con dos perros,
Antionio Berni, 1973.
El desarrollo sustentable se
basa en cuidar el equilibrio de
la naturaleza, y la acción de la
sociedad debe ser controlada en
beneficio del presente y del futuro
del planeta.
Este economista dedicado a
, la relación entre desarrollo y
el medio ambiente, afirmó en
2006: "El desarrollo sustentable
exige un Estado- actor, sea
grande o pequeño. No puede
; dej arse el proceso [de desarrollo]
' exclusivamente en manos del
! mercado. El mercado es miope
•einsensible a los problemas
sociales y ambientales. Necesita ser
regulado y eso requiere del Estado".
El desarrollo sustentable
Durante las últimas décadas del siglo XX, comenzó a difundirse el desarrollo
sustentable, teoría que pone el énfasis en la conveniencia de que las acciones de la
sociedad respeten los equilibrios y la coherencia de los procesos de la naturaleza.
Además, sostiene que los recursos naturales pueden ser aprovechados sin que las
consecuencias de las acciones sean irreparables, porque debe garantizarse el buen
desarrollo de las generaciones presentes y también de las futuras.
El desarrollo sustentable no propone que no se aprovechen los recursos na­
turales; pero, tampoco acepta la intervención depredadora al extremo de satis^
facer necesidades del presente que comprometan el desarrollo de las próximas
generaciones. ÍV
Los explotacionistas
En contraposición con el desarrollo sustentable existe otra postura denomi­
nada explotacionista. Esta no contempla el análisis de los problemas ambientales,
sino que concibe a la naturaleza como una fuente inagotable de recursos.
Los procesos productivos son el ej e de la postura explotacionista, porque re­
quieren de materias primas, que pueden ser tomadas directamente de la natura­
leza o también pueden ser el resultado de otros procesos productivos.
El obj etivo principal de los actores sociales que intervienen en los procesos pro­
ductivos es obtener ganancias; por lo tanto, la posibilidad de agotamiento de un
recurso significa solamente modificar el proceso o cambiarlo por otro para conti­
nuar produciendo con una nueva materia prima.
Debido a que el interés está puesto en la ganancia, la explotación de los recur- '
sos naturales para obtener la mayor cantidad y mej or calidad posible de materia
prima no tiene en cuenta el impacto que produce en el equilibrio del sistema natu­
ral. Más aún, cuando la dinámica del mercado se rige por los continuos cambios en
los productos para mantener en constante atracción a los compradores.
I I
ACTIVIDADES
1. Marquen, según el obj etivo de cada una de las posturas expuestas.
Procura proteger
Naturaleza 1 * Saciedad
Desarrollo sustentable
Explotacionista
2. Respondan a las preguntas.
a. ¿Cuáles son las diferencias entre las posturas que buscan soluciones a los problemas
ambientales?
b. ¿Por qué es poco efectiva la postura naturalista llevada a su extremo?
c. ¿Qué postura les parece más apropiada para proponer soluciones a los problemas
ambientales?
108 | Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
El manejo de los recursos naturales
Cada sociedad concibe la naturaleza de determinada manera.
Por ej emplo, como un paisaj e bonito que debe preservarse por su
aporte estético, como un conj unto de elementos que se aprove­
chan indiscriminadamente o como aquello que debe usarse con
cuidado para no agotar sus elementos.
El manej o de los recursos es la forma en que se explotan o
aprovechan los recursos naturales. Si bien no todas las personas
actúan del mismo modo, las acciones ponen de manifiesto las
concepciones que los actores sociales con más poder tienen de
los recursos naturales.
Estas concepciones se construyen con el transcurso del
tiempo e influyen en las políticas que los Estados adoptan res­
pecto del manej o de los recursos. El marco legal que cada Estado
establece para habilitar o prohibir determinado uso de los recur­
sos es fundamental, porque las leyes pueden limitar la acción de
los actores económicos más poderosos o"dej arlos hacer", es decir,
permitirles accionar sin impedimentos; por ese motivo, muchas
veces, se entabla una lucha de poder ante la aprobación de una
’ ley sobre el manej o de los recursos.
Aveces sucede que las leyes dictadas no están acompañadas por el control ade­
cuado para que se cumplan. Esto pone en evidencia la decisión política de dej ar
hacer no "de derecho", pero sí "de hecho" por parte de quienes tienen a su cargo
controlar el cumplimiento de las normas legales.
Agua contaminada en la
desembocadura del Riachuelo.
Las escalas geográficas en el manejo de los recursos
La distribución de los recursos naturales sobre la superficie terrestre no de­
pende ni respeta los límites entre los Estados nacionales. Por lo tanto, cuando se
trata de pensar en la manera de explotar los recursos, las decisiones de un Estado
pueden afectar a otro. Esto también sucede en un mismo país, entre departamen­
tos o provincias.
Asimismo, cuando se busca afrontar algún problema ambiental, es necesario
determinar la escala geográfica de análisis, para luego comenzara identificara los
actores sociales que intervienen. No es lo mismo un problema que afecta solo a
un barrio, que si afecta a un conj unto de provincias, a un Estado o a varios de ellos.
Obviamente, las legislaciones sobre el uso de recursos o las penalizaciones por los
problemas ambientales generados tienen efecto sobre una determinada j urisdic­
ción. A medida que se agranda la escala para analizar, se requieren acuerdos entre
las partes intervinientes.
La cuenca Matanza-Riachuelo
La cuenca del río Matanza- Riachuelo abarca diversas j urisdicciones, por eso es
tan difícil acordar un plan de saneamiento conj unto.
La Ciudad de Buenos Aires, en su plan estratégico para 2010, dice que todo daño
ambiental genera la obligatoriedad de reparación y que a la Nación le incumbe dictar
normas que definan y especifiquen los presupuestos mínimos de protección y, a las
provincias legislar complementariamente, sin perturbar la j urisdicción local.
ACTIVIDADES
1. Averigüen lasj urisdicciones
que abarca la cuenca del río
Matanza- Riachuelo.
a. ¿Con qué escala geográfica
analizarían el problema
ambiental de la cuenca
Matanza- Riachuelo? ¿Por qué?
2. Averigüen si donde viven hay
algún problema ambiental local.
a. ¿Cuáles son las causas?
b. ¿Cuál es la escala de
influencia?
c. ¿Se realizan acciones para
solucionar el problema?
¿Cuáles?
109
¿Panacea? ;
Panacea fue una diosa griega cuyo
nombre significa 'todo lo cura',
panacea.
1. f. Medicamento al que se
atribuye eficacia para curar
diversas enfermedades.
2. f. Remedio o solución general
para cualquier mal.
~universal.
1. f. Remedio que buscaban los
antiguos alquimistas para curar
todas las enfermedades.
Fuente: DRAE, 2010.
Vista de la Tierra desde la Apolo XVII
en 1972.
En 2008, la Asamblea Constituyente
de Ecuador reconoció que la
naturaleza tiene derechos,
basándose en la visión y la lucha de
las comunidades indígenas.
La panacea del desarrollo
Al analizar los problemas ambientales, los tipos de manej o de recursos y su
uso en los procesos productivos, se plantea un debate más amplio: el modelo de
desarrollo que adoptan los Estados.
¿Qué se entiende por desarrollo? Existen varias concepciones de desarrollo.
La asociada al crecimiento económico dice que un país desarrollado es aquel
cuyos indicadores económicos son elevados, por ej emplo, un alto producto bruto
interno; pero estos valores no siempre reflej an la calidad de vida de las personas,
porque la riqueza no necesariamente está distribuida por iguafentre todos los
habitantes. Otra concepción no asocia el desarrollo con crecimiento económico,
sino que es un ideal que se debería alcanzar, que la economía industrializada es
el camino correcto para lograr el desarrollo, y establece fases que las economías
atraviesan hasta alcanzar este ideal. Por eso, se suele identificar a un Estado como
en vías de desarrollo o subdesarrollado. Sin embargo, este planteo no considera
las condiciones económicas iniciales antes de dirigirse hacia la industrialización.
Como los elementos determinantes son muchos, es muy difícil suponer que todos
los Estados llegarán al desarrollo por medio de la industrialización.
Algunos autores prefieren referirse a estilos y no a grados de desarrollo, porque
en cada sociedad hay diversos procesos de apropiación de los recursos naturales,
distintas políticas económicas y actores sociales con desigual intensidad de poder.
Ante lo expuesto, surgen muchas preguntas. ¿Cómo plantear un único mo­
delo de desarrollo? ¿Cómo pensar que en todo el mundo habrá acuerdo respecto
del uso de los recursos naturales? ¿Cómo acordar estrategias de solución para los
problemas ambientales si son el resultado de procesos productivos que marcan el
modo de inserción en los mercados de los Estados?
Promover el desarrollo como la panacea implica pensar acerca de qué significa
para cada sociedad y, por lo tanto, qué vinculación tendrá con el modo de apro­
piación, uso y explotación de los recursos. A la vez se abre,un gran interrogante:
¿quién o quiénes sufrirán las consecuencias de esa vinculación?
Derechos de la naturaleza
La Constitución Nacional de Ecuador es la primera que contempla como
suj eto de derecho a la naturaleza. En el capítulo 8, cuatro artículos describen
los derechos de la naturaleza.
Art. 71. La naturaleza o Pacha Mama, donde se reproduce y realiza la
vida, tiene derecho a que se respete integralmente su existencia y el mante­
nimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos
evolutivos.Toda persona, comunidad, pueblo o nacionalidad podrá exigir a la
autoridad pública el cumplimiento de los derechos de la naturaleza. [...] El Estado
incentivará a las personas naturales y j urídicas, y a los colectivos, para que prote­
j an la naturaleza, y promoverá el respeto a todos los elementos que forman un
ecosistema.
Art. 72. La naturaleza tiene derecho a la restauración. Esta restauración será in­
dependiente de la obligación que tienen el Estado y las personas naturales o j u­
rídicas de indemnizar a los individuos y colectivos que dependan de los sistemas
naturales afectados. En los casos de impacto ambiental grave o permanente, in­
cluidos los ocasionados por la explotación de los recursos naturales no renovables,
el Estado establecerá los mecanismos más eficaces para alcanzar la restauración,
110 j Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
y adoptará las medidas adecuadas para eliminar o mitigar las consecuencias am­
bientales nocivas.
Art. 73. El Estado aplicará medidas de precaución y restricción para las activida­
des que puedan conducirá la extinción de especies, la destrucción de ecosistemas
o la alteración permanente de los ciclos naturales. Se prohíbe la introducción de
organismos y material orgánico e inorgánico que puedan alterar de manera defini­
tiva el patrimonio genético nacional.
Art. 74. Las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades tendrán derecho
a beneficiarse del ambiente y de las riquezas naturales que les permitan el buen vi­
vir. Los servicios ambientales no serán susceptibles de apropiación; su producción,
prestación, uso y aprovechamiento serán regulados por el Estado.
Problemas ambientales de la Argentina actual
Algunos problemas ambientales que se manifiestan en un determinado mo­
mento son la consecuencia de procesos que se iniciaron hace mucho tiempo. Ante
esa situación, es difícil establecer las causas y los responsables del problema.
En nuestro país existe una gama muy amplia de problemas ambientales, mu­
chos tienen un origen remoto y se han agravado, como la contaminación de cursos
de agua del Conurbano bonaerense; otros, no tan remotos, presuponen su grave­
dad en un futuro no muy lej ano, por ej emplo, las consecuencias del uso masivo de
plaguicidas favorecido por el proceso de soj ización.
Las políticas nacionales o locales, las legislaciones, las demandas de los merca­
dos, las costumbres y prácticas ciudadanas son una pequeña muestra de cómo un
problema ambiental desencadena una serie de relaciones y otras problemáticas
que exceden lo natural.
Conviene reconocer que, en la actualidad, lo ambiental comienza a tener sen­
tido en algunos actores sociales con poder para tomar decisiones. Organizaciones
no gubernamentales (ONG) o agrupaciones ecologistas que trabaj an en la pro­
puesta de proyectos de ley de protección ambiental son algunos ej emplos. Por otra
parte, surgen fenómenos recientes y alentadores protagonizados por otros actores
sociales, como la asamblea de vecinos de Gualeguaychú por la instalación de la
pastera Botnia sobre el río Uruguay.
Sin embargo, también existe la participación de actores sociales, extranj eros
o nacionales, en actividades productivas que se desarrollan fuera de los lugares
donde viven y que en numerosas ocasiones generan problemas ambientales. Esto
muestra la falta de solidaridad y compromiso con el futuro del lugar sobre el que
actúan. Tomar decisiones sobre el impacto ambiental desde afuera es una de las
prácticas más comunes hoy en día.
ACTIVIDADES
1. Relacionen la definición de'panacea'con el uso figurado de ese término en el texto
de la página 110.
2. El concepto de desarrollo suele ser valorado positivamente, ¿por qué diversas
concepciones suelen asociarlo a la idea de progreso?
3. Relean "Derechos de la naturaleza"y escriban una noticia periodística que describa
los derechos de la naturaleza.
Desembocadura de curso de agua
en el Riachuelo.
La contaminación de los cursos de
agua, del Conurbano bonaerense
se agravan cada vez más.
111
Fuente: Zarrilli, 2000.
110.213
Fuente: Zarrilii, 2000.
La vida en La Forestal
"Los obraj es estaban emplazados
en los bosques que eran
destinados a la producción y allí
cumplían sus tareas los obraj eros.
Su trabaj o era el de cortar, pelar y
luego acarrear los troncos [...].
Los obraj eros [...] eran hombres
;düros y acostumbrados al trabaj o
fuerte que se veían obligados
asentarse en los montes de
quebrachales, en muchos casos,
acompañados de sus familias [...].
Ellos fueron los que le pusieron
el cuerpo a la explotación, a las
enfermedades, a los insectos, a las
j ornadas interminables de trabaj o,
a la mala alimentación y, en su
momento, a la represión."
Fuente: Gastón Gori, La forestal Tragedia del
i quebracho colorado, Platina, Buenos Aires, 1965. ,
La explotación forestal
La explotación forestal o silvicultura es la actividad primaria que se dedica a
extraer maderas de los bosques naturales o implantados.
En la actualidad, existe un intenso debate acerca de cuál sería el mej or marco le­
gal que garantice la protección de las especies nativas de algunos bosques y selvas.
Esta idea se fundamenta en evitar el proceso de desforestación producido durante
la primera mitad del siglo XX con el bosque chaqueño.
La historia forestal argentina
Durante los años del modelo agroexportador, la expansión territorial del ferro­
carril y la necesidad de delimitar los campos con alambrados determinaron la ex­
plotación de maderas duras y resistentes necesarias para los durmientes, los posees
y la leña que se usaba en calderas y en locomotoras. Una vez agotados los arbustos
de los alrededores de Buenos Aires, se recurrió a los bosques del norte de Santa Fe,
Chaco y Santiago del Estero (de quebracho colorado y blanco).
El trabaj o con estas especies permitió descubrir una sustancia para impermeabi­
lizar y curtir los cueros: el tanino. Su hallazgo expandió la explotación sin límites de
los bosques de quebracho. En particular, La Forestal, una empresa de origen inglés
que se dedicó a la explotación forestal, principalmente a la producción de tanino.
Esta empresa compró grandes extensiones de tierras en la zona y las organizó te­
rritorialmente con un modo de explotación casi sin precedentes en nuestro país.
La compañía se instaló a fines del siglo XIX en el norte de Santa Fe para exportar
rollizos de quebracho. A principios del siglo XX, se especializó en la explotación y
exportación de tanino. La estrategia organizativa de esta empresa incluía la propie­
dad de edificios, depósitos y aserraderos; para trasladar los productos exportados
construyó ramales ferroviarios y adquirió locomotoras y vagones; también, era pro­
pietaria de grandes instalaciones portuarias.
La Forestal recurrió al sistema de pago de impuestos sobre tierras fiscales du­
rante varias décadas y de esa forma se apropió de muchas hectáreas. La continua
expansión territorial era imperiosa, debido a que una vez devastado el bosque, las
tierras quedaban inutilizadas.
La empresa mantuvo el monopolio de la explotación en su totalidad y se regía
como un Estado en sí mismo, al punto de establecer leyes laborales propias, que
explotaban al máximo a los trabaj adores, a quienes les pagaban con dinero propio
que solo tenía validez en los almacenes de su propiedad. La crisis de La Forestal en la
Argentina se produj o con el fin de la Segunda Guerra Mundial y el descubrimiento
de otra especie nativa en África que le garantizaba una explotación menos costosa.
El impacto de la explotación histórica
Al analizar el impacto de la extracción del quebracho colorado iniciado en el
norte de Santa Fe, que luego continuó en Chaco y Santiago del Estero, se debe con­
siderar, por un lado, los efectos sobre el medio natural y, por el otro, los efectos
sobre la organización económica de la región.
La tala masiva de los quebrachos considerados aptos o útiles para el proceso
productivo posterior agotó un recurso que nunca pudo regenerarse. Asimismo, la
desaparición de los árboles provocó el deterioro de los suelos, proceso que fue en
112 | Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
i
crecimiento. Desaparecido el bosque, se intro­
duj o la ganadería para alimentar a los trabaj a­
dores. Esta actividad acentuó la erosión de los
suelos, debido a que el ganado fue comiendo
la débil cubierta de pastos y los j óvenes brotes
de quebracho que podrían haber reemplazado
a las especies maduras.
La destrucción del bosque en esa zona fue
avalada tanto por el gobierno nacional como
por el provincial, aplicando una política permi­
siva que dej aba hacer. El criterio de esa época
era extraer sin considerar la reposición del bos­
que ni siquiera en forma artificial. Pasado el
tiempo, en 1948, se dictó la primera ley de pro­
tección de los bosques.
Otra consecuencia negativa fue que, cuando
La Forestal se retiró de la zona, unos cuantos
pueblos surgidos en torno de su actividad quedaron desamparados. En 1958, en
Santiago del Estero, se creó el Instituto Forestal de Industrialización y Administra­
ción, que buscó fomentar el mej oramiento de la economía forestal por medio de la
tecnificación. Se formaron los llamados Distritos Forestales, que eran pueblos pro­
vistos de servicios, infraestructura vial y sanitaria y una moderna tecnología, para fa­
bricar pisos, muebles, paneles de madera, entre otros, utilizando las maderas de los
bosques. Esos distritos se convirtieron en cooperativas que buscaban hacer un uso
industrial del bosque, aplicando planes de reforestación y de protección de la natu­
raleza. Sin embargo, estas cooperativas no pudieron hacer frente a la competencia
de otras empresas constructoras con mayor capacidad económica.
Extracciones de productos forestales
dei bosque implantado, por
provincia, 2008 (en toneladas)
Extracción total por especies, 2008
■Misiones 52 %
a Entre Ríos 15 %
■Corrientes 12%
a Buenos Aires 9%
a; Córdoba 5%
a Santa Fe 2%
■Resto 5%
Extracción total: 7.346.870
toneladas
■Pino 63%
a Eucalipto 24%
■Salicáceas 10%
s Araucaria2%
Otras 1%
Fuente: MAGyP, 2009.
Algarrobo.
La explotación forestal ha
predominado en la zona de
Santiago del Estero y Chaco aún
después de La Forestal.
La tala de algarrobos para la
fabricación de muebles también
impactó en ese bosque, que se
reduce cada vez más.
1. Establezcan relaciones entre
el crecimiento de La Forestal y
el modelo económico de esa
época.
2. Consideren ei proceso
histórico de la explotación
forestal argentina y respondan.
a. ¿Con qué modelo
económico se produj o el auge
de esta actividad?
b. ¿Qué relación hubo entre ia
actividad y ese modelo?
3. De acuerdo con la
información de los gráficos,
¿cuál es la situación actual
respecto del sector territorial
más afectado por la
explotación forestal?
113
El lapacho rosado es una especie
del bosque nativo.
Los bosques nativos e implantados
Los árboles que componen loslaosques cum­
plen diversas funciones y constituyen un sis­
tema, porque se establece un equilibrio en el que
las especies crecen en relación con el ambiente y
con otros organismos animales y vegetales. Los
bosques pueden ser nativos o implantados.
Los bosques nativos están formados por es­
pecies autóctonas que crecen y se desarrollan
en una región de manera natural, es decir, sin
intervención de la sociedad; suelen presentar va­
riedad de especies. Uno de los beneficios de los
bosques nativos es la diversidad de productos no
madereros que se generan naturalmente, como
hongos, resinas, semillas, tinturas, entre otros.
Los bosques implantados están formados
por especies nativas o por especies exóticas (no
originarias del lugar) plantadas o sembradas. La
finalidad de estos bosques es comercial, por eso
se siembran ej emplares de la misma especie.
El artículo 2 de la Ley de Bosques considera
"bosques nativos a los ecosistemas forestales
naturales compuestos predominantemente por
especies arbóreas nativas maduras, con diversas
especies de flora y fauna asociadas, en conj unto con el medio que las rodea - suelo,
subsuelo, atmósfera, clima, recursos hídricos- , conformando una trama interdepen-
diente con características propias y múltiples funciones, que en su estado natural
le otorgan al sistema una condición de equilibrio dinámico y que brinda diversos
servicios ambientales a la sociedad, además de los diversos recursos naturales con
posibilidad de utilización económica."
.Comprendidos y
"Se encuentran comprendidos en
la definición tanto los bosques
nativos de origen primario, donde
no intervino el hombre, como
aquellos de origen secundario
formados luego de un desmonte,
así como aquellos resultantes de
una recomposición o restauración
voluntarias.
Quedan exceptuados de la
aplicación de la presente ley
todos aquellos aprovechamientos
realizados en superficies menores a
diez hectáreas que sean propiedad
de comunidades indígenas o de
pequeños productores."
Fuente: Ley 26332, art. 2 (fragmento). ¡
k
' _ K £ J £ dar - — 1**
La Ley de Bosques
Hacia 2007, la Argentina tenía más de 30 millones de hectáreas de bosques na­
tivos, equivalentes al 15%del total del territorio nacional. Sin embargo, a principios
del siglo XX esa cifra era de 100 millones de hectáreas. Los datos de la Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación revelaron que el país enfrentaba una
Emergencia Forestal: entre 1998 y 2002 desaparecieron 781.930 hectáreas, pero du­
rante los últimos cuatro años, se acentuó el proceso y los desmontes arrasaron con
1.108.669 hectáreas. En medio de esa situación, se sancionó la Ley 26332 de Pre­
supuestos Mínimos de Protección de los Bosques Nativos, basada en el desarrollo
sustentable, la protección del bosque nativo y la preservación del medio ambiente,
también llamada Ley de Bosques.
La ley establece la suspensión de los desmontes hasta que las provincias reali­
cen un ordenamiento territorial de los bosques nativos para planificar participati-
vamente su uso sustentable y prohíbe el otorgamiento de permisos de desmonte
en zonas tradicionalmente habitadas. Además, establece diez criterios ecológicos y
categorías de conservación que apuntan a planificar las actividades forestales, agrí­
colas y ganaderas para evitar la fragmentación y degradación del bosque nativo.
114 | Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
i
ÍV

“''^
*
r
;fo

t
^
í
i
f
i
í
p
ñ

U
ie
'^
t
í
:
\
r.^
:
z
^
i
-
.
Un aspecto relevante de la ley es que considera la situación de los actores sociales
involucrados, por ej emplo, las comunidades indígenas, campesinas y pequeños pro­
ductores que explotan el bosque para su subsistencia; por eso, es necesario trabaj ar
con ellos para que sus actividades sean sustentables de acuerdo con los criterios de
conservación establecidos por la ley.
Inventario de bosques nativos
Realizar un inventario de bosques nativos es una tarea complej a en la cual inter­
vienen especialistas en diversas disciplinas (Ingeniería Agrónoma y Forestal, Ciencj as
Biológicas, Geografía, Cartografía, Física, Estadística, etc.), cuya función es conocer
los recursos forestales de un país. Además, los informes que componen el inventa­
rio aportan datos para establecer un marco legal de protección y aprovechamiento
del recurso forestal. Con la información recolectada se constituye un banco de datos
para que los organismos estatales encargados diseñen programas adecuados para
el control, la utilización y la protección de los bosques.
Entre 1998 y 2005, la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Sustentable realizó el
Superficie inventariada
Selva misionera
Selva tucumano-
boliviana 1
|,— ------
| Parque chaqueño
r Mónte
1 Espinal
Bosque andino-
patagonico
TOTAL
Hectáreas
2.960.857
| 5.476.394 ¡
I
| 67.641.108 .
| ■47.191.093
í 32.939.454 |
7.599.816 i
i 163.808.722 1
Fuente: Primer Inventario Nacional de
Bosques Nativos. Informes Regionales.
"Primer inventario nacional de bosques nativos",
a fin de conocer el patrimonio forestal del terri­
torio argentino y restaurar los bosques nativos,
de acuerdo con la premisa de la sustentabilidad
y el uso racional.
En sus inicios, el proyecto del inventario defi­
nió seis regiones biogeográficas: selva misionera,
selva tucumano- boliviana, parque chaqueño,
monte, espinal, bosque andino- patagónico; de­
limitadas por los cambios que se producen en el
tipo de flora y fauna característica de cada una.
El monte y el espinal son las menos conocidas;
ambas se desarrollan en áreas de climas secos y
áridos; y, si bien la cobertura vegetal es menor
que la de selva o bosque, las especies vegetales
son de suma importancia para la zona.
ACTIVIDADES
1. Señalen en el texto las dos definiciones de
bosque nativo y compárenlas.
2. Expliquen por qué el artículo 2 de la Ley de
Bosques establece qué queda exceptuado de la
definición.
3. Respondan.
a. ¿Por qué importa proteger por medio de una
ley los bosques nativos?
b. ¿Por qué ha sido necesario realizar un
inventario de bosques nativos?
4. Vinculen la información de estas páginas con
los cuatro artículos de la Constitución Nacional
del Ecuador, en la página 110.
Regiones forestales
_ ___ _________ ¿IRÍodelaPI
3 - limite lateral marítimo
. argentino- uruguayo.
115
El impacto ambiental del
boom sojero
Campo de soj a en Salto, provincia
de Buenos Aires.
La rentabilidad de la soj a
El costo de producir soj a fue de
1.260,76 $/ha, mientras que el
ingreso bruto por la venta llegó
a 1.591,60 $/ha. Es decir que el
productor obtuvo un beneficio
bruto de 330,84 $/ha. Con un
predio de 300 ha, el margen
bruto para esta campaña sería de
$99.252, o sea $16.500 mensual
por 6 meses (duración de la
campaña soj era).
Ese cálculo se hizo con un
precio inferior al actual. A $870
la tonelada, el beneficio es de
479,4 $/ha. El margen total de la
campaña soj era para un productor
de 300 ha sería de $143.772, o sea
cerca de $24.000 por mes.
Fuente: Página/12,12/4/2009 (adaptación).
K.
Se denomina boom soj ero al crecimiento
repentino y acelerado de la expansión dei cul­
tivo de soj a en nuestro país durante los últimos
quince años.
Esta expansión ocupa cada vez más hec­
táreas, por lo tanto, otras actividades quedan
relegadas, por ej emplo, la ganadería, la leche­
ría, la horticultura, la apicultura; y también se
desplaza o disminuye el cultivo de otras espe­
cies, como el maíz o el trigo debido a que son
especies más exigentes. Por otra parte, el boom
soj ero provocó la deforestación de extensas su­
perficies con el obj etivo de adecuar los terrenos
para dedicarlos al cultivo de soj a.
Los principales problemas derivados de esta
actividad son el uso de pesticidas y la no roturación de la tierra que se cultiva. Estas
prácticas conj untas tienen consecuencias letales para el ecosistema agrícola; por
ej emplo, desaparecen diversas especies, como aves, liebres, lombrices, entre otras,
debido al envenenamiento producido por los pesticidas y a la falta de los alimentos
que obtienen de la roturación del suelo.
Una de las principales causas es el cultivo de la especie de soj a transgénica con
agregado de genes resistentes al herbicida Round- up, porque esta variedad favo­
rece el monocultivo continuo; es decir que la siembra se realiza sin roturar previa­
mente los suelos y los rastroj os de los cultivos anteriores son eliminados aplicando
el herbicida, y se mantiene con fumigación aérea.
La no roturación de las tierras ocasiona la compactación del suelo y, en con­
secuencia, disminuye su capacidad de absorción del agua. Otro efecto provocado
por la compactación del suelo es que le impide al cultivo fij ar el nitrógeno necesa­
rio para la fertilidad del suelo, por lo tanto, la fertilización debe hacerse en forma
artificial.
La constante aplicación de herbicidas y agroquímicos modifica la composición
química de la materia orgánica, cuya consecuencia es la destrucción de las condi­
ciones de fertilidad de los suelos.
Otra consecuencia de la agricultura sustentada en la acción constante de pla­
guicidas es la contaminación de las aguas subterráneas por el drenaj e.
ACTIVIDADES
1. Expliquen a qué se denomina boom soj ero.
2. Lean la información de esta página y respondan.
a. ¿Cuáles son los beneficios de cultivar soj a?
b. ¿Qué problemas ambientales ocasiona?
c. ¿Se j ustifica el cultivo de soj a?
116 j Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
Impacto en las regiones sin tradición sojera
En Santa Fe, hace unos años se produj eron inunda­
ciones debido a la compactación del suelo; a este fenó­
meno se le sumó el desmonte del norte santafesino para
desarrollar la agricultura. Un fenómeno similar sucede
en Santiago del Estero y el norte de Córdoba.
La provincia de Santiago del Estero experimenta un
avance de la frontera agropecuaria, donde de 68.000
hectáreas desmontadas en 1975 se llegó a 508.000 hec­
táreas en 2000. La soj a comienza a expandirse en zonas
baj o riego y el riesgo es la salinización de los suelos. El
fenómeno de salinización se ha comprobado en otros
sectores de la provincia donde se desmontó para la agri­
cultura baj o riego y, el abandono de la actividad incre­
mentó aún más este fenómeno. Por ej emplo, en el área de riego del río Dulce, los
datos indican que, entré 1982 y 1998, el 53%de los agricultores, la mayoría peque­
ños productores, abandonaron la producción debido al deterioro de los suelos.
En Tucumán, los cultivos de soj a enfrentan algunas plagas que disminuyen el
rendimiento y, además, eleva los costos de producción por la necesidad de resem­
brar o aumentar las fumigaciones.
Estos ej emplos muestran los efectos negativos del monocultivo de soj a sobre el
ambiente; sin embargo, la expansión del cultivo continúa. Nuevamente, es necesa­
rio reflexionar acerca de que el proceso productivo de la soj a satisface la búsqueda
de una ganancia extraordinaria. La alta rentabilidad que obtienen los productores
les impide visualizar las consecuencias negativas para el ambiente o bien no les
interesa porque no pertenecen al lugar.
El deterioro de los suelos
El problema ambiental de los suelos involucra varios fenómenos: la erosión, la
salinización y la desertificación.
El proceso de erosión está asociado a los suelos sin cobertura vegetal; si el
agente erosivo es el viento, se denomina erosión eólica, y se denomina erosión
hídrica a la que produce el agua, por ej emplo de las lluvias.
Debido a la desnudez del suelo, el viento levanta las partículas de la superficie y
las traslada; en algunos lugares donde el viento es muy fuerte, el arrastre de la capa
superficial es tan violento que genera tormentas de polvo que afectan a las perso­
nas y a los cultivos. De esta manera, los suelos se empobrecen cada vez más.
La erosión de los suelos se potencia con la producción agropecuaria, especial­
mente en áreas con climas secos o áridos donde predomina la actividad ganadera
con sobrepastoreo, es decir que la cantidad de animales criados por hectáreas im­
pide la recuperación de la vegetación. Si bien algunos productores destinan hectá­
reas para su recuperación, otros no están dispuestos a que una parte de sus exten­
siones no generen ganancia inmediata.
En la Argentina, la degradación de los suelos, potenciada por la acción de la ac­
tividad ganadera poco sustentable, es mucho más grave en los ambientes áridos,
como las mesetas patagónicas, la provincia de La Pampa, sur de Córdoba y el oeste
de la provincia de Buenos Aires.
Producción de soj a entre 1994 y 2003
Superficie sembrada
(en hectáreas)
Superficie cosechada
(en hectáreas)
Producción (entoneladas)
Reserva Natural, arroyo Los
Gauchos, Buenos Aires.
El viento arrastra sedimentos de un
lugar a otro. Si predominan vientos
con la misma dirección, el material
transportado se acumula y se
forman médanos.
ACTIVIDADES
Respondan de acuerdo con la
información del texto.
a. ¿Cuáles son las posibles
causas de deterioro del suelo?
b. ¿Por qué el impacto de la
soj a es mayor en áreas sin
tradición de este cultivo?
117
Suelo erosionado.
La erosión hídrica en los campos
dej a huellas que evidencian la
dirección hacia donde drenan las
aguas y cómo arrastran el suelo.
Sudestada en la costa de Quilmes,
provincia de Buenos Aires, 2010.
La erosión hídrica de los suelos
La erosión hídrica es característica de las zonas con escasa cobertura vegetal y
con abundantes precipitaciones.
El fenómeno se produce debido al lavado de los suelos ocasionado por las pre­
cipitaciones. El proceso de lavado empobrece los suelos porque, primero la fuerza
de caída ablanda la superficie y, al escurrirse, el agua arrastra los nutrientes de la
capa superficial del suelo.
No todas las zonas con abundantes precipitaciones son afectadas por la ero­
sión. Por ej emplo, en aquellas donde se desarrolla una selva o un bosque, la vegeta­
ción actúa como un paraguas que debilita el impacto sobre la superficie del suelo;
por lo tanto, el ablandamiento del suelo y el arrastre son menos violentos.
En las áreas que tienen precipitaciones estacionales abundantes y el suelo no
tiene mucha cobertura (por la estación seca precedente), la cantidad de agua caída
en el momento supera la capacidad de absorción del suelo, por consiguiente, arras­
tra los nutrientes. Este fenómeno se agrava cuando el terreno presenta una pen­
diente pronunciada; en estos casos, se producen catástrofes, como las coladas de
barro en la región Noroeste o el deslizamiento de una parte de un cerro, como ha
sucedido en la Patagonia árida.
Estos casos de erosión hídrica que empobrecen las aptitudes del suelo a veces
se potencian por la intervención de la sociedad. La tala de bosques o selvas o el
desmonte en las zonas donde los registros de precipitación determinan un clima
húmedo alteran la protección natural de los suelos; el tipo de alteración va desde el
lavado de nutrientes hasta la desaparición de la capa superficial. La agricultura sin
roturación y el sobrepastoreo también hacen su aporte para este tipo de erosión,
porque el suelo compacto no tiene la suficiente capacidad de absorber el agua y la
escasa o ausente cobertura vegetal no frena la circulación del agua.
Las inundaciones
El agua escurre siguiendo la pendiente del terreno hasta que llega a determi­
nadas zonas donde se acumula. La acumulación del agua desencadena otro pro­
blema: las inundaciones.
Por otra parte, la acumulación de agua también lava los nutrientes del suelo y,
una vez que la capa de agua se retira, el suelo demora en recuperar sus condiciones
naturales. Cuando la inundación se produce en suelos de tipo arcilloso, es decir,
ACTIVIDADES
Lean el siguiente texto y respondan a las preguntas.
“Perdemos el suelo y no le damos importancia.
Estamos acostumbrados a pensar al suelo, que habitualmente denominamos tierra,.;
como algo muerto, donde podemos instalar, acumular o tirar cualquier elemento sóli­
do o liquido que ya no nos es de provecho o que sabemos que es tóxico.”
Fuente: Cristian Frers (Técnico Superior en Gestión Ambiental y
Técnico Superior en Comunicación Social), en www.infoban.com.ar.
a. ¿Qué afirma Cristian Fers?
b. ¿Por qué importa el dato de las tecnicaturas del autor?
c. ¿Qué relación tiene este texto con las causas de los problemas ambientales?
118 | Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
con poca capacidad de absorción, el agua perdura en la superficie durante un largo
período; cuya consecuencia es el ascenso de los minerales que componen el suelo.
Luego de la evaporación del agua, esos componentes quedan depositados en la
capa superficial. Si entre esos componentes abunda la sal, se produce un proceso
denominado salinización del suelo, cuyo resultado es que queda inutilizado.
En general, los suelos de ambientes áridos tienen una alta concentración de sal;
por eso, se desarrolla la agricultura baj o riego teniendo el cuidado de impedir la
acumulación de agua en la superficie durante períodos prolongados y, para evitar
la salinización, se construyen canales que permitan drenar el excedente de agua
hacia afuera del área productiva.
En la Argentina de ambientes áridos, como la Patagonia, sobre todo en las cos­
tas del río Negro, se han registrado algunos campos salinizados que debieron ser
retirados de la producción.También se perdieron campos en la provincia de Bue­
nos Aires, debido a las inundaciones como consecuencia de lluvias excesivas y ex­
traordinarias y a la escasa pendiente de la llanura que favoreció la acumulación de
agua en superficie durante meses.
La desertificación
Los ambientes áridos presentan un equilibrio que les permite desarrollar un
tipo de vegetación y de fauna con estrategias adaptadas a esas condiciones de ex­
trema aridez. La desertificación es la degradación de los suelos de zonas áridas.
Este fenómeno es provocado por un período extremadamente largo de sequía y
también por la intervención de la sociedad.
Las causas naturales de la desertificación son la pérdida de vegetación y el in­
cremento de las superficies de suelo desnudo que aceleran la erosión eólica, por lo
cual este ecosistema pierde su capacidad de regenerarse.
Por su parte, también la sociedad puede intervenir en la desertificación por las
prácticas agrícolas y ganaderas inapropiadas y por el manej o inadecuado de los re­
cursos naturales; por ej emplo, el uso de sistemas de riego no apropiados, por culti­
var especies que no están adaptadas a la pendiente del terreno, o por el desmonte
de los terrenos sin respetar los tiempos de regeneración de los arbustos.
En la Argentina, las zonas de deterioro y degradación comprenden el 75%del
territorio nacional. Las más afectadas por la desertificación son las mesetas pata­
gónicas y las provincias de Chaco y Santiago del Estero, en los últimos dos casos,
como consecuencia de la desaparición del bosque.
H
1. Describan las consecuencias de la erosión hídrica.
2. Averigüen cuáles son las acciones privadas y estatales para frenar o preservar
los suelos de la erosión hídrica. Pueden consultar en la Secretaría de Ambientey
Desarrollo Sustentable de la Nación.
3. Escriban un informe con lo que averiguaron.
Suelo salinizado en La Rioj a.
Salinas Grandes en Salta.
Cuando la cantidad de sal en la
superficie es abundante se forma
una salina. La sequedad del suelo
y del ambiente resquebraj a la capa
superficial del suelo.
Arroyo seco en la provincia de
Buenos Aires.
El suelo de los ambientes áridos
se deteriora hasta llegar a la
desertificación.
Empresas mineras en la
Argentina por país de
origen
a Argentina 18% s? Perú 2%
■USA9% ss China 3%
!» Australia 9% * Suiza 2%
a Otros 9% ■ Inglaterra 1%
a Sudáfrica3% ■ Canadá 44%
Minería y salud
"En Abra Pampa se puede ver
adolescentes de 16 años que
aparentan 9. Se debe al proyecto
minero de la empresa Metal Huasi,
que dej ó huellas profundas en los
pueblos aledaños. Así, 25 años
después del abandono de esta
explotación de piorno, quedó una
montaña de escoria de 10.0001de
metal, que aún contamina el aire."
FuentenAAVW3erpaj .org.
S í m i l ........IIIHIHI M lili mili...
Superficie inventariada en hectáreas
f " ‘
Provincia
Nombre del
yacimiento
Mineral metalífero 1
explotado ;
w Catamarca ! Bajo La Alumbrera
j Salar del Hombre Muerto
Cobre y oro. §
Litio. |
1 Jujuy
I ' :
1MinaAguilar
¡ Pirquitas ¡
i Oro y plata. 1
i Plata, estaño y zinc. |
jj San Juan Veladero
Pascua Lama
Pachón
Oro y plata. 1
Cobre, oro y plata. §
Cobre, oro y plata. |
^ .
1 Santa Cruz Cerro Vanguardia Oro y plata. |
i Chubut
%*8fflíSS3838Haí
El Desquite Oro y plata. |
La minería y sus consecuencias
La minería es una actividad primaria extractiva de recursos no renovables y,
por consiguiente, es una actividad que exige un marco regulatorio muy preciso,
no solo por tratarse de un recurso no renovable, sino también por el impacto que
produce en el ambiente.
En la Argentina, la mayoría de los yacimientos de minerales metalíferos están
ubicados en la Cordillera de los Andes y, desde hace unos 15 años, la extracción
de minerales experimenta un notable crecimiento, especialmente, la de minerales
metalíferos, como el oro y la plata, entre otros.
Hacia 1992, la legislación argentina restringía la actividad minera privada a la
explotación de minerales no metálicos y rocas de aplicación, considerada minería
de menor riesgo. Los datos registran en 1989 solo 4 empresas extranj eras. En 1993,
se modificó el marco legal con la promulgación de la Ley de Inversiones Mineras
que habilitó la explotación de minerales a capitales extranj eros. Además estableció
que el Estado no puede participar en la explotación minera a menos que se asocie
con empresas privadas. Actualmente, más de 100 empresas extranj eras con intere­
ses exploratorios o de explotación invierten en nuestro país; más del 40%de ellas
son de origen canadiense.
La minería es una actividad que genera problemas económicos y ambientales,
ambos suelen estar entrelazados.
Si bien esta actividad requiere de mano de obra y de grandes inversiones, el
principal problema de carácter económico es que, como la explotación la realizan
empresas de capitales extranj eros, el mayor volumen de ganancia producida se
traslada a los países de origen de esos capitales.
Los problemas ambientales que ocasiona la actividad minera son variados,
principalmente, afectan al suelo,al aguaya la salud.
Respecto del suelo, acelera los procesos de erosión que desencadenan fenó­
menos como la desertificación, debido a que la mayoría de las explotaciones se
localizan en las zonas áridas y realizan las extracciones a cielo abierto, es decir que
remueven los suelos.
Otro efecto es el impacto sobre el agua, debido a que la actividad consume gran­
des cantidades y esto provoca la reducción de las napas, lo cual dificulta la provisión
de agua para la población y para el desarrollo de otras actividades, como la agricul­
tura y la ganadería. Además, las aguas se contaminan con me­
tales pesados utilizados en el lavado de las rocas para obtener
los metales. Al drenarse, las aguas contaminadas con estos
metales pesados también afectan a los suelos y, por lo tanto, a
la flora y a la fauna del lugar.
Además, las explociones generan partículas de polvo que
quedan suspendidas en el aire y suelen contaminar la atmós­
fera y afectar la superficie de los suelos y a la vegetación.
Por último, es de destacar los efectos nocivos sobre la sa­
lud de las personas que trabaj an en los yacimientos o que
viven cerca de ellos. Entre otros, las personas padecen enfer­
medades respiratorias, intoxicaciones por consumo de agua
contaminada o, por estar en contacto con metales pesados. Fuente: Elaboración propia a partir de Renaud, 2008.
120 | Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
Famatina (La Rioj a)
Vednos de Famatina y Chilecito
se oponen a un proyecto de la
Barrick. El gobierno provincial
impulsa un proyecto de ley
para prohibir la minería
a cielo abierto.
Pascua Lama (San Juan)
En la frontera con Chile.
El gobierno provincial y los
ambientalistas se oponen a
este proyecto a cargo de la
empresa Barrick Gold.
Los Menucos (Río Negro)
El incistente rechazo social por
una mina en Ingeniero Jacobacci
obligó al gobierno provincial a
dictar una ley que prohíba la
minería a cielo abierto.
Escala gráfica
0 300 600 km
1 ' I___I___i
Baj o La Alumbrera (Catamarca)
El mayor proyecto minero en actividad.
Se prepara otro yacimiento, Agua Rica.
Ambos muy resistidos por vecinos y
organizaciones ambientalistas.
Cordón de Esquel (Chubut)
En 2003, por medio de un plebiscito,
los ciudadanos de Esquel expresaron
el rechazo a la instalación de una
mina cerca de la ciudad.
Fuente: La Nación, 10/11/20Q7.
ACTIVIDADES
1. Formen grupos de tres o cuatro integrantes, y cada grupo toma uno de ios proyectos
mineros que están en el mapa u otro que conozcan.
2. Busquen información sobre el proyecto minero. Por ej emplo, localización, tipo de
extracción, beneficios económicos, perj uicios ambientales.
121
¿Quién es ei responsable?
"La megamineria supone grandes
emprendimientos con altas
inversiones y un mayor impacto
económico, ecológico y social. Otra
cosa es la minería transnacional.
Este modelo favorece la
constitución de economías de
enclave, que no repercuten
positivamente en la comunidad en
la cual se instalan porque exportan
ganancias, crean muy pocas
fuentes de trabaj o y generan una
economía dependiente pero no
efectivamente desarrollada. [...]
las transnacionales son un 'actor
social total', que generan efectos
socioambientales muy perversos".
Maristella Svampa,
investigadora del CONICET. ¿
Acumulación de basura en zona de recolección.
Las personas suelen aceptar que los desechos
cotidianos sean arroj ados al suelo, sin embargo, esa
basura ocasiona graves problemas ambientales.
Toda actividad económica busca obtener la mayor ganancia y, para ello, las em­
presas o los emprendimientos económicos organizan estrategias de achicamiento
de los costos. En general, estas estrategias no consideran el cuidado del ambiente
debido a que la ganancia sería menor.
El panorama de responsabilidades ante los problemas ambientales configura
una trama complej a, porque no presenta un único responsable, sino varios actores
sociales con diferentes tipos de responsabilidad que se determinan por el maypr o
menor impacto que producen sus acciones. ■-'í
En la esfera de las decisiones políticas, los Estados establecen los marcos légales,
para el desarrollo de las actividades económicas y las responsabilidades de los ac­
tores económicos. Los marcos legales son leyes, decretos, códigos y sus reglamen­
taciones que establecen modos, condiciones, régimen tributario y sanciones.
Algunos sectores de la sociedad suele responsabilizar a los grandes producto­
res o a las empresas multinacionales por la explotación de los recursos naturales
sin límites, debido a que gozan de las ganancias y no se perj udican con el impacto
ambiental porque no pertenecen al lugar de esta explotación. Podría decirse que
estos son los mayores responsables, sin embargo, el Estado debe realizar su acción
controladora fundamentada por las leyes que regulan las actividades, proteger los
recursos y sancionar a quienes no cumplen con la ley. La tarea estricta de control
del cumplimiento de las leyes, probablemente, sea una de las mayores deudas que
tienen los Estados respecto del cuidado del medio ambiente. Por lo tanto, en pri­
mera instancia se perciben dos responsables, los actores económicos de grandes
corporaciones y el Estado por falta de control.
Por su parte, la sociedad también tiene responsabilidad por­
que, en numerosas ocasiones, suele considerar como naturales
determinadas prácticas que perj udican el ambiente y se opone a
cualquier tipo de reclamo o denuncia. Además, en general, la so­
ciedad está limitada por el desconocimiento de los mecanismos
legales y las instituciones a las que puede recurrir para presentar
denuncias o formular peticiones.
Finalmente, no deben olvidarse las prácticas cotidianas y per­
sonales que también aportan al deterioro del medio ambiente.
Por consiguiente, la responsabilidad ante los problemas am­
bientales es compartida, aunque es muy distinto el tipo de res­
ponsabilidad y distintas las sanciones que corresponden según
los actores; algunas son de tipo legal, otras de carácter moral.
Los países con economías débiles suelen tener actitudes per­
misivas, porque no regulan o reglamentan el tipo de explotacio­
nes o no controlan el cumplimiento de las normas. En el caso de la
Argentina, la década de 1990 se caracterizó por la sanción de nu­
merosas leyes que evidenciaron la desaparición del Estado en su
papel regulador. Sin embargo, actualmente, la sociedad comienza
a organizarse y participa activamente como agente de control.
122 | Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
La acción de la ciudadanía
Ante los problemas ambientales, en los que se muestran
claramente sus aspectos económicos y políticos, no deben
dej arse de lado sus dimensiones sociales y culturales, por­
que la población que sufre los efectos de los problemas, en
ocasiones, está estrechamente vinculada con las activida­
des que los producen.
En algunos lugares, los vecinos han podido organizarse
para defender el medio ambiente, realizando marchas de
protesta o cortes de rutas que suelen ej ercer presión porque
trascienden en los medios de comunicación. Por lo general,
antes de estas protestas, se realizan campañas de informa­
ción y motivación entre los vecinos, hay charlas, y se,crean
sitios de Internet por donde circula la información.
También existen mecanismos legales, por ej emplo, la
participación para elaborar y presentar proyectos de ley
en el Congreso de la Nación, cuyo requerimiento es que
las autoridades locales, provinciales o nacionales legiti­
men el reclamo.
En ocasiones, los gobiernos locales tienen una actitud de
apertura a los reclamos y, por lo tanto, facilitan las vías de
participación, por ej emplo, creando un vínculo con la ins­
tancia estatal a cargo del cuidado ambiental. Otras veces, las
relaciones políticas con algún legislador, diputado o sena­
dor, permiten que el reclamo sea tenido en cuenta. Cuando
la actitud de las autoridades es cerrada, la ciudadanía debe
implementar otras acciones, por ej emplo, organizar Foros
de discusión y participación, realizar charlas en institucio­
nes educativas, sociales, culturales, y recurrir a los medios de
comunicación, entre otras.
¿MfíiiiifSl:
Marcha contra la explotación minera en Juj uy.
Asamblea de vecinos en Entre Ríos.
El rechazo a la minería en Esquel
La ciudad de Esquel, ubicada en la provincia de Chubut, cuenta con 28.000 ha­
bitantes cuyo ingreso por la actividad turística supera al de la producción agrícola y
ganadera. Luego de varios años de exploración, en 2002, una empresa canadiense
comenzaría una explotación minera (de oro y plata) en el Cordón Esquel. Si bien el
gobierno provincial realizó charlas informativas sobre el emprendimiento, la pobla­
ción local inició una investigación acerca del impacto que provocaría esa actividad.
Con el apoyo de la Universidad Nacional de la Patagonia, comenzó a difundirse a
todos los vecinos.
Como el emprendimiento avanzaba hacia su apertura, se organizaron marchas
baj o el lema "No a la mina". La presión logró que el intendente convocara a un ple­
biscito no vinculante cuyo resultado fue 81%por el NO. En este caso, la presión
ej ercida por la ciudadanía logró convertir la consulta en vinculante y el emprendi­
miento se detuvo mediante el dictado de un amparo ambiental.
ACTIVIDADES
1. ¿Qué acciones ciudadanas
conocen referidas a los
problemas ambientales?
¿Participaron en alguna de
estas acciones?
2, Retomen el informe de la
actividad de la página 121.
a. Averigüen si la población
manifestó resistencia al
proyecto.
b. Completen el informe y
preséntenlo a toda la clase.
"i'í
Un tambo vende leche a la
empresa que produce lácteos a un
valor de $15 el barril. La empresa
vende la leche pasteurizada y
embotellada a $20 el barril. El
valor agregado del sector lácteo
es de $20 por barril. Es decir, $15
de la leche recién ordeñada más
los $5 agregados en el proceso de
pasteurización y embotellado.
El producto bruto interno en la Argentina
El producto bruto interno (PBI) es ei valor en dinero, de los bienes y servicios fi­
nales producidos por una economía en un período determinado. Puede calcularse
por diversos métodos, y uno de ellos es el del valor agregado. ¿Qué es el valor agre­
gado? Es el valor del producto en el mercado, en cada etapa del proceso produc­
tivo, menos el valor de los insumos usados para producirlo. Por lo tanto, el PBI se
calcula sumando el aporte neto de cada sector de la economía.
De acuerdo con estos cálculos, el PBI de la Argentina ha tenido momentos de cre­
cimiento y otros de depresión. En el transcurso de las etapas históricas, ha variado
la participación de los sectores de la economía en la construcción de este indicador.
Durante el auge del modelo agroexportador y hasta la crisis de 1929, predominó el
sector primario en el PBI nacional. Luego, en la etapa del desarrollo industrial, este
sector aumentó su participación en el cálculo del PBI. Sin embargo, desde 1960, la
desarticulación de ese modelo y la crisis de la industria nacional provocaron la dis­
minución del sector en la participación del PBI. Conviene destacar que en la década
de 1990, el arribo de capitales extranj eros y multinacionales, en su mayoría aboca­
das a la producción de servicios, impulsó el desarrollo de este sector económico, por
lo cual aumentó notablemente su porcentaj e de participación en el PBI.
La explotación de los recursos y el PBI
Los cambios de la economía nacional implicaron marcadas transformaciones
sociales y territoriales. El achicamiento en la participación del sector primario es­
tuvo acompañado por un incremento del desempleo rural y esto provocó la gran
concentración de tierras, fenómeno que desplazó a los pequeños productores.
Sin embargo, cuando se analiza la composición de las exportaciones, es decir,
el mayor porcentaj e de exportaciones (y, por lo tanto, el mayor ingreso por ellas)
estas ocurren en el sector agrícola- ganadero. Si se tiene en cyenta que uno de los
sectores que menos aporta al PBI es el primario, pero a la vez es el sector que más
exporta, y considerando la concentración de las tierras, la conclusión es que los in­
gresos por las exportaciones se reparten cada vez entre menos productores.
El incremento del sector terciario en el PBI no necesariamente significa el au­
mento de los puestos de trabaj o. El sector servicios se caracteriza por ocupar dos
tipos extremos de trabaj adores: por un lado, genera empleos que exigen una cali­
ficación elevada (especialistas en diversas disciplinas, técnicos, universitarios) y, por
el otro, emplea mano de obra de muy baj a calificación. En ambos casos, suelen cons­
tituir servicios a la producción. Algunos autores lo definen como un proceso de ter-
ciarización de las economías caracterizado por el aumento de la precariedad laboral.
$
4 ;i
124 | Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
En la Argentina, este proceso se desarrolla desde
la década de 1990, con las leyes de privatización de
empresas públicas y de flexibilización laboral que fa­
vorecieron el crecimiento del sector terciario.
El predominio del sector terciario impacta direc­
tamente en la organización del territorio, ya que son
actividades que se localizan en los centros urbanos,
debido a la oferta de mano de obra, o bien, debido a
los servicios que requieren.
En resumen, en la evolución de los sectores de la
economía en la Argentina se verifica una expulsión
de mano de obra desde las zonas rurales hacia las
urbanas. Asimismo ocurre el creciente predominio de actividades nuevas que se
localizan también en los centros urbanos. Hay una situación reciente: el resurgi­
miento del sector secundario.Tras años de escaso crecimiento y achicamiento de
productores locales, comienza a experimentarse un cierto florecimiento de algu­
nos emprendimientos.
Participación de cada sector en ei PBI de la Argentina, 2007 (%)
Centro de atención telefónica del
GCBA. Los calicenter son empresas
del sector servicios. Emplean los
dos extremos de calificaciones
laborales, porque algunos
bridan servicio técnico y otros
promocionan y venden productos.
Pesca: 0,14
¡a Servicios de intermediación
financiera (Simfi) (3) :1,13
a Explotación de minas
y canteras: 1,53
■Hoteles y restaurantes: 2,58
e Suministro de electricidad,
gas y agua: 2,81
s Administración pública, defensa y
organizaciones extraterritoriales:
4,75
■Intermediación financiera: 5,09
■Agricultura, ganadería, caza y
silvicultura: 5,61
a Otras actividades de servicios
comunitarias, sociales, personales
y servicio domestico: 5,90
Construcción: 6,73
b Enseñanza, servicios sociales y de
salud: 7,95
■Transporte, almacenamiento y
comunicaciones: 11,09
Actividades inmobiliarias,
empresariales y de alquiler: 13,57
b Comercio mayorista y minorista y
reparaciones: 13,65
ti Industria manufacturera: 17,46
J L ACTIVIDADES
- . . ............ --
1. Agrupen los sectores del gráfico según pertenezcan a actividades primarias,
secundarias o terciarias.
2. Busquen en los avisos clasificados que demandan trabaj o, es decir los que piden
mano de obra, y los de ofertas de trabaj o, es decir los que ofrecen servicios laborales.
3. Con la información obtenida, completen un cuadro como el siguiente.
125
Lúcha por la contaminación en el río Uruguay
La instalación de una planta de producción de pasta de celulosa, de capital
finlandés, sobre la costa del río Uruguay en territorio uruguayo, generó la
movilización de vecinos uruguayos y argentinos en su contra.
Los ciudadanos y el conflicto
En Fray Bentos, localidad uruguaya cercana
a la margen del río Uruguay, una empresa fin­
landesa comenzó a construir una fábrica de
pasta de celulosa. Todo habría marchado silen­
ciosamente, como en otros casos, pero la resis­
tencia ciudadana generó tanto revuelo que los
gobiernos de la Argentina y del Uruguay debie­
ron enfrentar un conflicto diplomático.
En un principio, los vecinos de Gualeguaychú
y los de Fray Bentos expresaban el rechazo cada
cual en su país, hasta que, en 2003, se realizó la
primera protesta sobre el puente internacional
en la que participaron ciudadanos de ambos
países. Al año siguiente, cambió la situación po­
lítica del Uruguay y el nuevo gobierno decidió
continuar con el proyecto. El 30 de abril de 2005
alrededor de 40.000 argentinos y uruguayos
volvieron a protestar y tomaron el puente in­
ternacional. Esta inusitada movilización afectó
a los gobiernos de ambos países y el conflicto
tomó carácter nacional e internacional.
La trascendencia del hecho hizo que pobla­
dores de Gualeguaychú crearan la Asamblea
Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú, cuya
acción principal fue bloquear los puentes sobre
el río Uruguay.
Entre tanto, la población uruguaya comenzó
a aceptar la instalación de las pasteras, por las
oportunidades de empleo y desarrollo indus­
trial. Esta postura fue avalada en Fray Bentos
con una marcha masiva en apoyo a la construc­
ción de las- plantas, cuyo lema era "En defensa
del trabaj o, el Uruguay productivo y la sobera­
nía nacional".
El conflicto entre los gobiernos
Los gobiernos de ambos países solicitaron informes técnicos
sobre los impactos de la planta en la zona, pero los resultados
no fueron coincidentes. Ante esto, la Asamblea decidió cortar el
puente Libertador General San Martín que une Fray Bentos con
Puerto Unzué (cerca de la ciudad de Gualeguaychú).
La medida de fuerza provocó que el gobierno uruguayo ini­
ciara una demanda a la Argentina por los perj uicios que le oca­
sionaba el corte del puente. Por su parte, el gobierno argentino
inició una demanda ante la Corte Internacional de La Haya por
el incumplimiento del Estatuto del Río Uruguay. Mientras tanto,
los ambientalistas argentinos continuaron con cortes sobre los
puentes.
La planta comenzó a operar y los informes realizados por in­
vestigadores de la Argentina, Uruguay y de la Organización Mun­
dial de la Salud indicaron que no se detectaba contaminación.
El Tribunal Internacional de La Haya se expidió en abril de
2010. Sostuvo que, si bien Uruguay incumplió algunas obligacio­
nes impuestas por el Estatuto del Río Uruguay, había cumplido
con otras y recomendó el diálogo entre las partes. Ante esta
sentencia, la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú
resolvió negociar con el gobierno argentino, permitir el paso de
vehículos y quedarse ai costado de la ruta internacional N°136.
Puente Libertador General San Martín, sobre el río Uruguay.
126 | Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
¿Qué es la Asamblea?
La comunidad de Gualeguaychú se caracte­
riza por su compromiso por el medio ambiente,
porque desarrollan actividades recreativas y
también económicas, como el turismo. Por eso,
las numerosas organizaciones ecologistas de
vecinos se interiorizaron sobre el impacto am­
biental y difundieron la información con funda­
mentos científicos y técnicos. Esta movilización
activó los mecanismos de reclamo y contó con
el apoyo de las autoridades locales.
La Asamblea Ciudadana Ambiental de Gua­
leguaychú es una ONG creada en 2005 por veci­
nos que se oponen a la instalación de la planta
de pasta de celulosa en Fray Bentos. Se formó
para informar a la población de Gualeguaychú
sobre los problemas que generaría el funcio­
namiento de la pastera. Primero se movilizaron
los ambientalistas, más tarde, se sumaron los
vecinos.
La primera Declaración de Gualeguaychú,
convocaba a los vecinos de Gualeguaychú y Fray
Bentos a organizar una acción conj unta y soli­
citaba a las autoridades nacionales la defensa
de los recursos naturales y la implementación
de medidas que garantizaran su protección. La
unidad del reclamo presionó al gobierno nacio­
nal y con el respaldo de otros ciudadanos logró
ampliar la escala del caso a todo el país.
Esta experiencia pone de manifiesto el po­
der que tiene una comunidad cuando usa sus
derechos y lucha por su defensa.
Estatuto del Río Uruguay
Tratado internacional firmado en 1975 entre la Argentina
y el Uruguay para acordar el uso, las actividades y la
conservación del río Uruguay.
Arts. 7 a12: un régimen de comunicaciones e
inspecciones ante cualquier obra que pudiera afectar la
calidad del agua. Art. 41: el compromiso de prevenir la
contaminación de las aguas. Art. 42: la responsabilidad
por daños de un país frente al otro por ia contaminación
que causaren las actividades. Art. 60: la j urisdicción de la
Corte Internacional de Justicia de la Haya para resolver
cualquier conflicto.
La situación actual
La sentencia de La Haya cambió la intensidad del reclamo,
pero la principal causa de este cambio es la actitud del gobierno
argentino y del nuevo presidente electo en el Uruguay.
En j ulio de 2010, la Argentina y Uruguay firmaron un acuerdo
en el que se comprometen a que un comité científico integrado
por dos especialistas uruguayos y dos argentinos monitoree las
aguas del río Uruguay. La pastera está en funcionamiento; por ese
motivo, el principal centro de interés está en el monitoreo y con­
trol de las emisiones de la planta. Sin embargo, los asambleístas
de Gualeguaychú no están satisfechos con esta medida y conti­
núan buscando una nueva propuesta.
Puntos de muestreo para monitorear el río Uruguay
<k J M
) i
A R G E N T I N A
Puente internacional
Libertador General
San Martín
URUGUAY
"Planta de
: Pasta de Céluiósa ';
Referencias
* ÉLas Cañas
_ _ _ Límite internacional
Planta urbana
Puntos de muestreo
•- Agua CHnama
• Aire Dinama
Vr Escala gráfica • Agua otro
V 1 > 1 1 ' 1 v
• Aire otro
1. Expliquen las causas del conflicto, quiénes intervinieron y qué
intereses evidenció.
2. Averigüen el reconocimiento internacional tiene la Corte de la
Haya.
3. ¿A qué se comprometieron los gobiernos de ambos países?
4. ¿De qué sirvió la acción de los asambleístas de Gualeguaychú, aun
cuando sus reclamos no fueron satisfechos?
Para concluir
Debatan acerca de las acciones realizadas por los asambleístas.
Tengan en cuenta que el corte de rutas y puentes internacionales
está fuera del marco legal.
ACTIVIDADES FINAl É
m m ¿ik
1. Busquen en la Constitución nacional o en la Consti­
tución de la j urisdicción donde viven, si algún apartado
contempla el derecho ambiental.
a. Si es así, ¿qué tipo de compromiso evidencia?
2. Averigüen qué organismos controlan y penalizan el
daño ambiental en la cuenca Matanza- Riachuelo.
a. ¿Cómo ej erce la función controladora?
b. ¿Los medios de comunicación publican noticias
sobre el tema?
c. ¿La población se manifiesta en defensa de preservar
la cuenca?
3. Elaboren un gráfico de torta con los siguientes datos.
P Extracción de maderas por producto .^1
j l Rollizos 97,00%|
ij ....... ................ ......
j ¡| Postes : 1,00%|
S Leña
- - —~———
0,90%1
- - - - - - - 4-- - - :-- :- - :- - - - - — R'
P Carbón .
|| Otros productos
0,07%: I
0,90%I
a. ¿Qué explicación deducen respecto de los porcen­
taj es del gráfico?
b. ¿Durante los años de La Forestal esos porcentaj es
habrán sido distintos? ¿Por qué?
4. Lean el siguiente texto.
El diputado Miguel Bonasso, quien hoy se desempeña
como presidente de la Comisión de Recursos Naturales y
Conservación del Ambiente Humano, luchó por la Ley Na­
cional de Bosques. En una entrevista expresaba:
"A pesar de las restricciones que impone la Ley, El Movi­
miento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE)
denuncia que sigue habiendo tala ilegal. Mi pregunta es:
¿quién debería controlar a los deforestadores? ¿La Secretaría
de Medio Ambiente o las provincias?"
Fuente: Saftirana, 2009.
5. Lean la respuesta de Maristella Svampa a la pregunta:
"Que no son los pueblos campesinos y originarios los prota­
gonistas, sino asambleas localizadas en pequeñas y medianas
localidades, en doce provincias argentinas de la cordillera,
la precordillera y la región montañosa. Es una composición
multisectorial. Hay militantes ambientalistas pero básica­
mente son vecinos que ven amenazados su estilo de vida y
el futuro de las generaciones en un territorio pronto a ser
devastado. Esas resistencias tienen poca visibilidad porque
estamos acostumbrados a ligar conflictos sociales con gran­
des centros urbanos."
a. ¿Por qué se menciona desde la década de 1990 el
concepto de "megaminería"?
b. ¿Comparten la opinión de Svampa? ¿Por qué?
6. Observen la tabla de datos y respondan.
Fuente: Encuesta Nacional Minera, INDEC, 2005.
a. ¿Cuál es la tendencia en la producción de minerales
metalíferos, en rocas de aplicación y en minerales no
metalíferos?
b. ¿En cuál la tendencia es más definida?
c. ¿Cuáles son las causas? Escriban al menos dos hipótesis.
a. Debatan acerca de por qué el diputado se realiza
esas preguntas, ¿qué situación destaca?
b. Escriban sus conclusiones.
• Mengo, R., "República Argentina: impacto social, ambiental y
productivo de la expansión soj era", 26/2/2008.
• Natenzon, C. y Bocero, S., en Geografía. Nuevos temas, nuevas
preguntas. Un temario para su enseñanza, Biblos, Buenos Aires,
2007.
128 | Capítulo 5 Los problemas ambientales de la Argentina actual
La crisis global y la hegemonía
neoliberal mundial
La crisis del fordismo en la
Argentina
Transformaciones sociales y
urbanas en la Argentina actual
..■
La crisis global y la
hegemonía neolibera
mundial
El capitalismo se desenvolvió exitosamente desde el
fin de la Segunda Guerra Mundial, pero a mediados de
la década de 1970 entró en crisis.
El pleno empleo provocó un aumento progresivo
de los salarios; además, cuando subió el precio
del petróleo, en 1973, eso afectó las ganancias del
empresariado y la continuidad de este sistema fue
inviable.
El modelo que lo reemplazó puso en práctica
nuevas tecnologías y estrategias de organización,
permitiendo que el capitalismo recuperara los
beneficios para asegurar su continuidad.
Para comenzar..
Convérsen en grupos.
a. La introducción de nuevas tecnologías desencadenó el
aumento del desempleo. ¿Porque habrá ocurrido?
b. ¿Cómo consideran que esto habrá afectado los salarios?
c. ¿De qué manera se recompuso el nivel apropiado de la
ganancia obtenida por el empresariado?
d. Anoten sus conclusiones.
John Maynard Keynes
(1883- 1946)
Economista inglés que formuló
una teoría general crítica de los
fundamentos de la economía
clásica y neoclásica, y favorable
a la, hasta entonces inexistente,
intervención activa del Estado
en los asuntos económicos y
monetarios.
Alcanzó un gran prestigio y
mucha influencia en las políticas
económicas y fiscales de muchos
, países del mundo occidental. ,
El PBI y el producto per
cápita
PBI es el valor total de la riqueza
generada en un país durante un año.
Producto per cápita es el cociente
entre el PBI y el número de
habitantes de un país o conj unto
de países considerados.
^__________ i
La crisis global
Desde mediados de la década de 1970, el mundo asiste a una crisis que afecta la
economía, la política y la cultura. Existe un amplio consenso entre los académicos en
caracterizarla como el fin de la Edad Moderna y el comienzo de la Posmodernidad.
El proceso de reestructuración, surgido como consecuencia de la crisis origi­
nada en los ámbitos económico y tecnológico del sistema productivo de los países
centrales y que repercute directamente sobre la sociedad y el territorio mundiales,
está alterando notablemente el modelo de desarrollo con el que la economía, en
especial la industria, ha dinamizado su actividad desde el fin de la Segunda Gue­
rra Mundial. Durante el período 1945- 1975, el sistema capitalista generó el creci­
miento económico más vigoroso de su historia, caracterizado por el historiador
inglés Eric Hobsbawm como la "Edad de oro del capitalismo".
La crisis no produj o impactos territoriales homogéneos. Esta es una de las cau­
sas por las cuales el proceso de reestructuración económico adoptó características
particulares en las áreas altamente industrializadas y en las subdesarrolladas.
Mientras que en los países desarrollados la crisis disminuyó la mano de obra del
sector industrial, esta fue absorbida por el sector servicios, se mantuvieron nume­
rosas coberturas sociales propias del Estado del bienestar, como fondos de des­
empleo, subsidios a la actividad agrícola y respaldo total a las prestaciones básicas
como educación y salud; en el mundo subdesarrollado la crisis generó altísimos ni­
veles de desocupación, un marcado deterioro de las prestaciones estatales y una
especialización productiva intensiva en la explotación de los recursos naturales.
Tasa de variación anual (%)
Períodos Producto j Producto per I Exportaciones
i bruto interno i cáoita i
J J . ACTIVIDADES
Lean la tabla y respondan.
a. ¿Qué período presenta los
valores más altos? ¿A qué fase
del capitalismo pertenece?
b. ¿Un país puede tener un
PBI menor que el de otro y,
simultáneamente, el producto
per cápita mayor? ¿Por qué?
c. ¿Qué tienen en común los
valores del PBI, el producto
per cápita y las exportaciones
para el período 1973-1979 en
relación con los del período
anterior? ¿A qué se debe este
comportamiento?
La tabla reflej a las tasas
medias de crecimiento
desde 1820 en los países
capitalistas avanzados
(Estados Unidos, Reino
Unido, Alemania, Francia,
Japón, Italia).
Pl82Má7Ó '■ 2,2
V
©
.
:
:
~
:
W
j
v
I
O
í
S
B
8
S
H 1870-1913 2,5 1,4 3,9 I
| 1913-1950 1,2 1,0 1
1 1950-1973 4,9 L
ü
0
0
0
0
o
\
é
m
8 1973-1979
i 1979-1985 2 , 2
1,8 5,6 i
1,3
Fuente: Harvey, 1990.
El posfordismo
En el área económica se produj o el agotamiento del paradigma productivo
keynesiano- fordista, lo que permitió la implementación del modelo económico
productivo flexible.
Este modelo también recibe otras denominaciones: posfordista o toyotista,
debido a que muchas innovaciones propias de este período, como el justin time, o
'j usto a tiempo', surgieron en la empresa j aponesa Toyota; o postindustrial, por la
preponderancia del sector servicios (sector terciario) por sobre el sector industrial
(sector secundario) respecto de la generación de riqueza y empleo.
132 | Capítulo 6 La crisis global y la hegemonía neoliberal mundial
La producción justin time
El estilo productivo del fordismo se basaba en una estructura vertical, donde
toda la producción se realizaba en una gran planta industrial. Por ej emplo, la planta
Ford Motors (EE.UU.) recibía el mineral de hierro, la madera, el caucho, etc., y entre­
gaba el automóvil terminado. Para ello, ocupaba a más de 100.000 trabaj adores.
Durante la década de 1980, la empresa Toyota introduj o una organización hori­
zontal, basada en la subcontratación, a la que denominó justin time.
Toyota reduj o al 25%su participación en la fabricación, pues solo se ocupa del
armado final y las tareas más próximas a la tecnología, es decir, las que más valor
agregado incorporan al producto. Derivó el resto a una red de medianas y peque­
ñ a s empresas y talleres.
El modelo productivo fordista había posibilitado el mayor período de creci­
miento con altos niveles de distribución de la riqueza de toda la historia del sistema
capitalista en los países centrales y, de manera incompleta, en algunos países de
desarrollo intermedio, como la Argentina, Brasil, México y Chile. Estos últimos con­
formaron mercados internos aceptables por el aumento del nivel de ingreso de las
clases sociales más baj as, que permitió incorporarlas al consumo; realizaron refor­
mas sociales y políticas de inclusión, y consolidaron procesos de industrialización
para lograr la progresiva sustitución de las importaciones por producción nacional.
La situación del mundo subdesarrollado en pleno proceso de descolonización
era muy distinta. El esplendor de la fase keynesiano- fordista no había dado solu­
ción a los males introducidos en anteriores fases capitalistas: hambre, pobreza,
escasez de inversiones, reemplazo coercitivo de los sistemas productivos de sub­
sistencia tradicionales por producciones agropecuarias y mineras destinadas al
comercio internacional, desempleo y subempleo, dependencia exterior y graves
desigualdades internas.
Distribución de la renta por habitantes
según países a comienzos de la década de 1980
Referencias
Dólares
I Más de 10.480
I De 5241 a 10.480
I De 1311 a 5240
: De 656 a 1310
Menos de 656
J ustin time
El nombre de esta organización de
trabaj o se inspira en un sistema
de transporte y logística de
partes, piezas e insumos, también
subcontratado y controlado por
la empresa, que permite que todo
. "llegue a tiempo". ,
V ........ i........ .................... J
ACTIVIDADES
1. Respondan.
a. ¿Por qué la organización
de la producción vertical es
afín a la producción masiva de
productosestandarizados, y
por qué la horizontal lo es a la
producción de series cortas de
productos diferenciados?
2. Observen el mapa y
respondan.
a. ¿Qué país de África presenta
el valor más alto?
b. ¿Y de Asia?
c. Planteen una hipótesis de
por qué es así en ambos casos.
Los procesos de crecimiento
acumulativo durante el
keynesianismo profundizaron
la diferencia existente entre
los países industrializados y
lossubdesarrollados. En 1973,
los últimos representaban 4/5
partes de la población mundial y
generaban solo 1/5 de la riqueza
global.
Observen que casi la totalidad de
América latina se encontraba por
debaj o del promedio mundial.
Fuente: Méndez, Ricardo, Geografía económica. La lógica espacial del
capitalismo global, Ariel, Barcelona, 1997.
133
Antes de la llegada de los
conquistadores, África y América se
caracterizaron por tener economías
agropecuarias sustentables.
En África, los colonizadores
europeos reemplazaron los cultivos
tradicionales por otros destinados
a la exportación (caucho y maní),
y el continente comenzó a sufrir el
problema estructural del hambre.
La situación se agravó con el
descenso de las exportaciones
porque los productos perdieron
mercado al ser reemplazados por
otros con el mismo fin y que se
producían en otros países, por
ej emplo, el caucho sintético.
H
ACTIVIDADES
1. ¿A qué apunta el fordismo
como conj unto de prácticas
productivas y recursos
tecnológicos, en relación con la
producción y la productividad?
2. Enumeren virtudes y defectos
de la aplicación de políticas de
promoción industrial.
3. Averigüen porqué nuestro
país tuvo que industrializarse
debido a la crisis económica
internacional de 1930.
Los dos significados de fordismo
El término fordismo se refiere, por un lado, a las prácti­
cas productivas y recursos tecnológicos basados en la orga­
nización de la producción en líneas de montaj e usadas por
primera vez por la empresa Ford Motors en 1913. La línea
de montaj e consiste en la fragmentación de las tareas de la
planta industrial y su distribución organizada en el espacio,
a un ritmo de trabaj o predeterminado por la empresa, con el
propósito de aumentar la eficiencia productiva y disminuir
todo aquello que entorpezca el óptimo funcionamiento de
la producción. En otras palabras, es un método por el cual se
disminuye el tiempo de producción gracias al control estable­
cido por medio de la organización y fragmentación del orden
espacial de la producción.
Por otro lado, se refiere a la fase del capitalismo compren­
dida entre el fin de la Segunda Guerra Mundial y mediados de la década de 1970,
caracterizada principalmente por la activa participación de los Estados en las econo­
mías nacionales, con el obj etivo de incentivar el aumento de la demanda efectiva (el
mercado interno) por medio del logro del pleno empleo y así dinamizar la economía.
El fordismo en la Argentina
Aquí, el fordismo fue un proceso de industrialización sustitutiva implementado
con la crisis de 1930, más por necesidad que por un afán industrialista. Desde 1946,
el industrialismo se convirtió en política pública a largo plazo y se caracterizó por una
distorsión del modelo económico de libre mercado: propiciar transferencias de in­
gresos desde el sector agropecuario al industrial por la vía impositiva.
Se aplicaron políticas de promoción industrial para respaldara las empresas in­
dustriales nacientes hasta afianzarse y luego desempeñarse autónomamente en el
mercado. Si bien estas políticas desarrallaron el sector industrial, lo hicieron de una
manera ineficiente, ya que, en los hechos, frenaron el aumento de la competitividad
de las empresas promocionadas, pues estas tuvieron la renta como forma de ingreso,
debido a que las transferencias se volvieron constantes y extendidas en el tiempo, en
un mercado interno protegido de la competencia exterior.
Desde 1960 maduraron las inversiones realizadas anteriormente y se profundiza­
ron las políticas industriales, que incrementaron significativamente la participación
de la industria en el PBI, mientras crecían las exportaciones industriales. En conse­
cuencia, entre 1964 y 1974 se produj o un aumento sostenido del PBI, el más largo de
toda su historia, impulsado por el sector industrial. En este periodo, la mayoría de la
población mej oró su nivel de vida y se integró a la producción de bienes y servicios.
Consecuencias territoriales del fordismo
En general, el crecimiento económico se produj o de forma muy selectiva en el
espacio, lo que posibilitó procesos de concentración o polarización espacial, tanto
de las actividades y la riqueza generadas como de la población y el empleo. Esta
concentración benefició a ciertas regiones y colaboró en generar una forma espa­
cial predominante: la metropolización.
La concentración de población tuvo su correlato en la concentración la pro­
ducción fordista. Los establecimientos fabriles para aprovechar economías de
134 | Capítulo 6 La crisis global y la hegemonía neoliberal mundial
escala, la contigüidad espacial de los procesos productivos y las economías de
aglomeración eran habituales de la organización productiva de la época.
Como contrapartida, en ese período se intensificó el despoblamiento de las
áreas rurales. Este fenómeno surgió como consecuencia de la menor necesidad
de trabaj adores agrarios, debido a la mecanización de las tareas agropecuarias y
el retroceso de las actividades comerciales y de ciertos servicios tradicionalmente
ubicados en pequeñas ciudades del interior.
La metropolización
La metropolización es el proceso por el cual una aglomeración urbana expande
su territorio y añade, en distintos momentos de su desarrollo, sucesivas coronas
metropolitanas según el criterio de la corona circular; es decir, nuevas urbanizacio­
nes que equidistan aproximadamente del centro urbano original.
Una nueva corona surge con la incipiente urbanización de los alrededores de
las vías de transporte automotor que llegan al centro de la ciudad principal (ej es de
crecimiento); adopta así un modelo de crecimiento tentacular con lugares de loca­
lización privilegiados. Posteriormente se urbanizan los intersticios y surgen nuevos
centros locales.
Coronas metropolitanas de ia Región Metropolitana de Buenos Aires
Referencias
--------- Límite internacional
--------- Límite interprovincúl.
límite de partida
i s ü ü i Primera corona.
Segunda corona.
Tercera corona.
_-V
30
31
\ \
\
34
37
33
PRIMERA CORONA TERCERA CORONA
1 Ciudad de Buenos Aires 27 Escobar
2 San Isidro 27 Pilar
3 Vicente López 29 Campana
4 Gral. San Martín 30 Zarate
5 Tres de Febrero 31 Exaltación de la Cruz
6 Morón 32 Gral. Rodríguez
7 Hurlingham 33 Lujan
8 Ituzalngo 34 Mercedes
9 La Matanza 35 Marcos Paz
10 Lomas de Zamora 36 Gral. Las Heras
11 Lanús 37 Navarro
12 Avellaneda 38 Lobos
13 Quilmes 39 Cañuelas
40 San Vicente
SEGUNDA CORONA 41 Presidente Perón
14 San Femando 42 Brandsen
15 Tigre 43 La Plata
16 San Miguel 44 Ensenada
17 Malvinas Argentina 45 Berisso
18 José C Paz 46 Islas de San Femando
19 Moreno
20 Merlo
21 La Matanza
22 Esteban Echeverría
23 Ezeiza
24 Almirante Brown
25 Florendo Vareta
26 8erazategui
\ 22 \ 24 \ 44x—
* 25>/ ''- - v /
X 41 \ < /
•• /■ \
<
* 39
y
)
i
40
43
Escala gráfica
r V i
Consisten en un comportamiento
económico- productivo debido al
cual, el precio unitario de un bien
desciende a medida que aumenta
su número total producido. Fue
uno de los pilares del modelo
keynesiano- fordista, que se
basaba en la producción masiva de
Modelo geométrico de corona
circular.
Se llama corona circular al área o
superficie comprendida entre dos
circunferencias concéntricas.
ACTIVIDADES
Investiguen.
a. Las principales
características de cada corona.
b. Elij an una corona y describan
cómo se fue conformando.
135
Tiempos Modernos. Charles Chaplin
interpreta a un trabaj ador fordista
que se convierte en un apéndice
déla maquinaria.
FrederickWinslow Taylor
(1856- 1915)
Ingeniero inglés, autor de The
principies ofscientiñc Management,
un "influyente tratado que
analiza cómo la productividad
del trabaj o puede incrementarse
radicalmente dividiendo cada
proceso en movimientos
parciales y organizando las tareas
fragmentarias de acuerdo con
pautas rigurosas de tiempo y con
el estudio del movimiento"
Fuente: David Harvey, 1990.
FrederickW. Taylor.
Las características del trabaj o fordista
El proceso de trabaj o fordista estaba organizado
de manera de hacerlo más eficiente según la con­
figuración taylorista. Era un modelo laboral- pro-
ductivo que implicaba la especialización rígida del
operario, la actividad individual y la estructura dis­
ciplinaria j erárquica, en el contexto de una intensa
división del proceso de trabaj o. Esto transformaba
el trabaj o en una multitud de tareas simples y, por
consiguiente, generaba una notable descalificación
de los trabaj adores.
La producción estaba orientada a la fabrica­
ción de productos estandarizados de ciclo de vida
prolongado y de buena calidad, con escasa dife­
renciación de modelos de productos, destinados a
mercados masivos. Por lo tanto, la oferta definía a la
demanda, y el aumento de esta dependía del crecimiento de la masa de consumi­
dores, que aumentaba como consecuencia de la aplicación de las políticas keyne-
sianas de pleno empleo.
El núcleo más dinámico de acumulación de capital residía en el complej o metal-
mecánico (automóviles, electrodomésticos, maquinaria agrícola, etcétera).
Desde el punto de vista espacial, se incrementaron los procesos de concentra­
ción que se produj eron gradualmente desde el principio de la industrialización. En
este sentido, las áreas metropolitanas y las regiones más desarrolladas, especial­
mente las de los países centrales, absorbieron gran parte de las inversiones.
Durante la fase final, el fordismo produj o cierta dispersión de las inversiones
productivas, que se dirigió hacia la periferia mundial con el fin de recomponer, aun­
que fuera circunstancialmente, la tasa de ganancia declinante como consecuencia
de los aumentos salariales propiciados por el pleno empleo, que eliminó la posi­
bilidad de contar con trabaj adores desocupados que baj aran la tasa salarial, y el
aumento del precio del petróleo por parte de los países exportadores (OPEP).
Las ventaj as que el mundo subdesarrollado ofrecía eran la creación de nuevos
mercados cautivos, la posibilidad de pagar salarios más baj os y la capacidad de po­
ner el capital a resguardo de las organizaciones sindicales maduras y combativas
de los países industriales tradicionales, entre otras.
Al no lograr revertir la tendencia decreciente de la tasa de lucro debido al agota­
miento de esta fase del capitalismo, la crisis se tornó inevitable. La creación de nuevas
tecnologías actuó como salida de la crisis y dictaminó la finalización del fordismo.
ACTIVIDADES
1. Averigüen cuáles son los países miembros déla OPEP.
2. ¿Los trabaj adores habrán aceptado las condiciones laborales del fordismo? ¿Cuáles
habrán sido los beneficios y cuáles los perj uicios?
3. El pensamiento deTaylor puede resumirse con una expresión suya:"EI trabaj ador al
colgar su abrigo, al llegar a la fábrica, debe dej ar colgada también su cabeza".
a. Analicen la expresión deTaylor en relación con el aumento de la productividad.
136 | Capítulo 6 La crisis global y la hegemonía neoliberal mundial
Modelos de Estado y fases capitalistas
A partir de mediados de la década de 1970, el modelo estatal que permitió la
prosperidad acotada de algunas regiones del mundo, el Estado del bienestar, fue
reemplazado por el Estado neoliberal, afín con el modelo productivo emergente,
con el obj etivo de respaldar las nuevas relaciones capitalistas.
El estado benefactor había actuado como organizador y có- constructor del
paradigma tecnológico fordista. Su función consistía en generar infraestructura y
manipular los resortes normativos y de política económica, además de implemen-
tar mecanismos distributivos compatibles con el modelo económico entonces en
vigencia, en un contexto de negociación colectiva y una relativa paz social,
Para el sistema capitalista era imprescindible que el capital se desligara de su
dependencia del Estado, se liberara de las restricciones sociales y se pusiera al ser­
vicio de la competitividad de las empresas, aceptandq la supremacía de las leyes
del mercado.
Síntomas de la crisis del modelo keynesiano- fordista
La crisis comenzó a vislumbrarse a fines de la década de 1960 y cobró impulso
a partir de 1974. Los síntomas más relevantes fueron: un paulatino proceso infla­
cionario global; el descenso del PBI de las potencias industriales; el incremento
del desempleo que, en el conj unto de los 25 países con menor desempleo en el
mundo, pasó de 8 millones de desocupados en 1970 a 35 millones en 1994; y la
disminución de las tasas de ganancia, que empezaron a declinar debido, principal­
mente, a los aumentos salariales obtenidos por medio de las luchas laborales pro­
movidas por los sindicatos de trabaj adores de los países ricos de occidente, como
consecuencia del pleno empleo alcanzado gracias al modelo económico, lo que
minimizó la capacidad de negociación del empresariado. Además, la crisis fue po­
tenciada por el aumento del precio del petróleo (in­
sumo clave del modelo fordista).
Los principales motivos que generaron la crisis y
la desencadenaron fueron, en primer lugar, el ago­
tamiento del fordismo como conj unto de prácticas
productivas y recursos tecnológicos, pues fue inca­
paz de proveer al sector productivo las innovaciones
tecnológico- económicas que este necesitaba para
combatir la declinación de la tasa de ganancia; y en
segundo lugar, la posibilidad de difundir con éxito
en el sector manufacturero los adelantos científicos
acumulados, gracias al nivel de penetración alcan­
zado por el sistema capitalista, motorizado por el
proceso de globalización.
Es el máximo nivel de ocupación
que puede lograrse. Consiste en
un nivel aproximado del 97 ó 98%
de la población económicamente
activa, la tasa de desempleo,
denominada tasa friccional,
involucra a los trabaj adores en
^ransició^^d^^^^^^^^^^
La tasa de ganancia
Es el cociente entre la ganancia
obtenida por el empresario
(plusvalía) y la inversión total
realizada. El desempeño adecuado
del sistema capitalista requiere que
esa tasa crezca en el tiempo.
Según la teoría marxista, esa tasa
tiene una tendencia decreciente
en el largo plazo, y ese descenso
es el causante de las grandes crisis
periódicas del sistema capitalista:
en Inglaterra (1846-1847), la
Gran Depresión de las potencias
occidentales (1929-1930), la crisis
del paradigma keynesiano- fordista
(1974) y la crisis económica global
continúa^
ACTIVIDADES
¿Cuáles son las ventaj as que aportan las nuevas tecnologías en relación con el ahorro
de mano de obra?
Trabaj adores argentinos marchan
por reclamos salariales.
137
Planta productora de acero. Desde
el surgimiento de la industria, el
acero se convirtió en un insumo
clave.
iJíUJ
Respondan.
a. ¿Cuándo una invención no
llega a difundirse en la esfera
económico- social?
b. ¿Qué necesita una invención
para difundirse a escala
mundial?
c. ¿Qué condiciones debe
cumpliré! precio de un insumo
clave?
-CaTriada
Está integrada por los bloques
de América del Norte, Europa y
Asia. Los países más desarrollados
han intentado desde el principio
ocupar posiciones en las otras
regiones y, por 16tanto, la mayor
parte de la inversión internacional
se concentra en las naciones
más ricas, que es la tendencia
opuesta a la de la fase anterior.
Así, los esfuerzos principales de
los Estados se centraron sobre el
aumento de la competitividad,
la calidad de los servicios,
investigación y desarrollo, mej oras
de la logística, etcétera.
El insumo clave de un paradigma tecnológico
El insumo clave o factor clave de un modelo de desarrollo o paradigma tecno-
productivo es el insumo —o conj unto de ¡nsumos— estratégico que permite la
difusión de una revolución tecnológica. Debe ser un elemento sencillo y accesible,
que pueda ser propagado a millones de agentes económicos individuales, capaz
de ej ercer una influencia determinante en el comportamiento de la estructura de
costos relativos. Es necesario que su precio sea relativamente baj o y decreciente
en el tiempo, que sea extremadamente abundante y que permita numerosas apli­
caciones productivas; debe poder reducir los costos de equipamiento, la mano de
obra y los productos.
Durante la Primera Revolución Industrial, los insumos clave fueron el carbón y el
transporte, relacionados con la máquina de vapor. El de fines del siglo XIX, el acero,
que impulsó el crecimiento de las industrias de ingeniería pesada, mecánica, eléc­
trica y química. Los del modelo keynesiano- fordista fueron el petróleo, los ¡nsumos
petroquímicos y otros materiales energo- intensivos; y el insumo clave del modelo
actual (el posfordismo) es la microelectrónica.
El proceso de globalización de la economía
El proceso de globalización de los mercados comenzó a fines del siglo XV y fue
activado por las potencias coloniales europeas durante la colonización de América,
África y Asia. Sufrió una aceleración e intensificación a fines del siglo XIX y dio paso
a la fase de internacionalización, que se extendió hasta el comienzo de la Primera
Guerra Mundial, caracterizada por la soberanía económica y la práctica creciente
de intercambio internacional de mercancías.
La fase siguiente, la mundialización, se extendió hasta mediados de la dé­
cada de 1970 y tuvo como protagonista a la firma multinacional o trasnacional.
Un número creciente de estas firmas irrumpió con notable vigor a partir de la
posguerra, comenzó a operar mundialmente y desplegó un amplio espectro de
actividades productivas, comerciales y financieras, utilizando las ventaj as com­
parativas de los países para mej orar el rendimiento de sus estrategias y equipa­
mientos de producción.
138 | Capítulo 6 La crisis global y la hegemonía neoliberal mundial
tt
.4
•I
s
S
Ü
Por último, la fase de globalización
propiamente dicha. En esta etapa se com­
binan una nueva revolución tecnológica,
la mundialización de los mercados, un
nuevo balance del poder político interna­
cional y la instalación del mercado como
institución central.
Se inicia en 1990, una vez que un volu­
men significativo (por lo menos el 40%) de
las transacciones comerciales son intrafir-
mas (es decir, entre las filiales localizadas en
distintos países o regiones de una misma
firma), como consecuencia de la difusión
de las empresas multinacionales.
Esta fase consiste en la aceleración y
profundización de la mundialización, con
el agregado de algunas características. La
más destacada es la globalización y desregulación general de los mercados finan­
cieros. Además, se produce la desregulación de los servicios internacionales masi­
vos, como las telecomunicaciones, los transportes aéreo y marítimo, y el turismo.
En segundo término, la globalización trae aparej ada la desregulación generali­
zada de mercados y servicios, pero a la vez fomenta un proceso de regionalización,
ya que las empresas también se concentran sobre sus mercados y actividades prin­
cipales; pues, a medida que llegan nuevos competidores, la prioridad consiste en
fortalecerse en el propio territorio.
La tercera característica es el fin de la hegemonía del modelo estadounidense
de administración de empresas y organización de la producción. Durante la fase de
mundialización, la inversión de las firmas norteamericanas representaba alrededor
del 60%de la inversión internacional.
Este modelo se expandió por el mundo y las firmas no estadounidenses imi­
taron el modelo: la producción masiva, las economías de escala y las mercaderías
estandarizadas de baj o costo.
Con la fase actual llegaron al mercado nuevas culturas empresariales y nuevos
estilos productivos: el modelo j aponés, el alemán, los diversos industriales italia­
nos. Por lo tanto, puede considerarse que la globalización también consiste en el
aumento de la variedad de modelos organizacionales y de la competencia en el
estilo productivo industrial.
Mercado financiero durante la
globalización actual;;
Las ventaj as comparativas
Es una teoría económica dásicá
formulada por el economista
inglés David Ricardo,'por la cüal
se recomienda, para el beneficio
general, que los países se
especialicen en la producción que
pueden realizar a menor costo y
con mayor calidad, y se inserten
en el comercio internacional.
Desde 1860, siguiendo los
lineamientos de esta teoría, y una
vez organizada internamente, la
Argentina se incorporó al comercio
internacional adoptando el
modelo agroexportador, gracias
a la gran calidad de las tierras y
pasturas pampeanas.
ACTIVIDADES
Según la teoría de las ventaj as comparativas, enumeren productos elaborados por los
siguientes países: Argentina, Brasil, España, Japón, Venezuela.
139
El paradigma tecno-productivo posfordista
La implementación del nuevo arsenal científico- tecnológico basado principal­
mente en la microelectrónica y las nuevas prácticas organizativas en el sector pro­
ductivo permitieron un importante ahorro de mano de obra, la reconstitución del
ej ército industrial de reserva, la consecuente disminución de la tasa salarial y la re­
composición de la tasa de ganancia. Este conj unto de fenómenos sentó las bases
para un nuevo período no conflictivo de la reproducción ampliada del capital.
Las transformaciones del nuevo modelo
Avión experimental de
la NASA. Los sectores del
paradigma tecnoproductivo son
telecomunicaciones, aeronáutica,
microelectrónica y biotecnología.
El ej ército industrial
de reserva
Está integrado por el conj unto de
trabaj adores desocupados que
cumple una doble función a favor
del empresariado: a) constituye
una masa de fuerza de trabaj o
disponible para ser incorporada
cuando el sistema económico
atraviesa una etapa expansiva,
y b) genera una tendencia a la
disminución de los salarios, al
aportar mano de obra que puede
ser contratada por baj os ingresos
en momentos de reclamos obreros
por aumentos salariales o mej ores
L condiciones laborales.
El nuevo período de expansión económica
fue sustentado por el surgimiento de una inno­
vación radical en el ámbito tecnológico, circuns­
tancia que propició una ruptura capaz de iniciar
un rumbo tecnológico nuevo. Para obtener una
satisfactoria visión de conj unto respecto de la
problemática de las llamadas nuevas tecnolo­
gías hay que distinguir entre invención, inno­
vación y difusión. La primera ocurre en la esfera
científico- técnica, la segunda es un fenómeno
económico y la tercera se produce en el ámbito
económico- social.
Además, es necesario distinguir las innova­
ciones incrementales (mej oras paulatinas de
productos y procesos), que sustentan el au­
mento general de la productividad, de las in­
novaciones radicales, que consisten en la introducción de un producto o proceso
nuevo, que genera una ruptura, denominada revolución tecnológica, capaz de ini­
ciar un rumbo tecnológico también nuevo. Para producirse, esta revolución debe
estar acompañada de un insumo clave.
Por lo tanto, un nuevo modelo de desarrollo abarca los siguientes aspectos fun­
damentales: un conj unto de recursos productivos, integrado por un conj unto de
fuentes energéticas, un nivel de mecanización, una capacidad tecnológica, un nivel
de desarrollo de la fuerza de trabaj o y un grado de diversificación productiva; una
forma más eficiente de organización de la producción y el trabaj o, que implica la
participación intelectual activa de los obreros, contradiciendo los postulados taylo-
ristas; un nuevo régimen de acumulación; un nuevo modelo de regulación y un mo­
delo territorial u organización espacial de la actividad manufacturera, que modifica
la fisonomía de los ámbitos espaciales y la intensidad y el tipo de relaciones que se
mantienen en ellos.
En el caso del modelo posfordista emergente, los recursos productivos consisten
en una revolución tecnológica cuyo núcleo central es la información; innovaciones
radicales en procesos, productos y organización productiva; una menor importan­
cia de los recursos naturales con respecto al modelo anterior; ciclos de vida más cor­
tos de los productos debido a la utilización de nuevos materiales; y nuevos sectores
motrices: microelectrónica, telecomunicaciones, biotecnología y aeronáutica.
140 | Capítulo 6 La crisis global y la hegemonía neoliberal mundial
m
3
£.
1
P
e
El nuevo régimen de acumulación
La nueva estructura macroeconómica se basa, fundamentalmente, en la imple-
mentación masiva de la automatización productiva; la desverticalización de la pro­
ducción como consecuencia de la subcontratación de numerosas tareas manufac­
tureras (tercerización productiva), posibilitada por el surgimiento de una red subal­
terna de pequeños y medianos proveedores, y el creciente uso de plantas industria­
les especializadas de menor tamaño (descentralización productiva); la producción y
puesta en circulación de un mayor número de modelos permitida por dos cambios:
el uso de maquinaria y herramientas de control numérico (respaldadas por sistemas
computarizados) en el ámbito de la producción, con la consiguiente reducción de
las series productivas (cantidades de cada modelo) y la correspondiente pérdida re­
lativa de la importancia del aprovechamiento de las economías de escala.
En el ámbito de la circulación, el cambio se relaciona con las pautas de consumo:
las demandas son cada vez más segmentadas, de menor tamaño, con una gran di­
ferenciación de productos y modelos y con una reducción del ciclo de vida del pro­
ducto, en lo funcional y tecnológico, lo que determinó el aumento de la importancia
de la publicidad en la estimulación del consumo masivo. Esto conlleva un cambio
en la organización de la producción, que se orienta a reducir las existencias (stock),
tanto de partes y piezas como de bienes finales, para reducir los costos financieros
del capital inmovilizado, que, en la mayoría de los casos, constituirá una pérdida ab­
soluta al quedar desactualizado, debido al cambio de las modas. A esto se suma la
creciente importancia de las pequeñas y medianas empresas (PyME); la integración
empresarial sistémica por medio de redes de empresas, que permite un funciona­
miento más acelerado y dinámico del tiempo de rotación del capital;y la intensifica­
ción de la globalización de los mercados de productos, capital, trabaj o y tecnología.
Régimen de acumulación
Consiste, principalmente, en una
forma estable de las relaciones
entre las condiciones de
producción y la reproducción de la
fuerza de trabaj o, lo que posibilita
el funcionamiento fluido de la
economía y la máxima'obtención
i de beneficio a las empresas.
Diversos modelos de teléfonos
celulares.
Algunas características del
nuevo régimen de acumulación
productiva son: la automatización
productiva, los centros de logística
(como consecuencia del aumento
de la subcontratación) y gran
diferenciación de modelos.
Respondan.
a. ¿Por qué las economías
de escala son incompatibles
con las actuales pautas de la
demanda?
b. ¿Qué papel desempeñan en
el nuevo régimen las nuevas
empresas de transporte y
logística?
141
I
m
Modo de regulación El nuevo modo de regulación
Conj unto de normas implícitas y
reglas institucionales aceptadas,
que incorpora lo social en los
comportamientos individuales, en
lo que concierne a las relaciones
salariales, los vínculos entre los
capitales, etc., que permite y facilita
el funcionamiento del sistema.
Oli gopoli o: variedad de mercado
caracterizada por la presencia de
un número reducido de firmas que
actúan como oferentes.
Oli gopsoni o: forma de mercado
en la que un conj unto pequeño
de empresas se comportan como
demandantes de algún tipo de
producto o servicio.
Las empresas de estos tipos de
mercado gozan de un poder
notable, ya que al integrar grupos
reducidos, pueden, mediante
negociaciones entre pares, quedar
al margen de las exigencias de la
competencia y tener posiciones
^privilegiadas en los mercados.
ACTIVIDADES
1.Respondan.
a. ¿Por qué los oligopolios
heredan el poder regulatorio
después de un proceso de
desregulación?
b. ¿Es conveniente para los
trabaj adores la implementación
de la flexibilidad laboral?
¿Porqué?
2. Investiguen y enumeren tres
casos de oligopolio y tres casos
de oligopsonio en la Argentina.
El nuevo modo de regulación está basado en el ascenso de la ideología neo­
liberal frente a la crisis del keynesianismo, que implicó la aplicación de un con­
j unto sistemático de medidas políticas destinadas a desarticular el modelo de
desarrollo anterior.
La Argentina, a partir del golpe de Estado de 1976, y especialmente en el trans­
curso de la presidencia de Carlos Saúl Menem, durante la década de 1990, es un
ej emplo de este fenómeno.
Cada una de las medidas tuvo sus características propias.
La apertura generalizada de los mercados
Esta medida perj udicó notablemente a los países en pleno proceso de indus­
trialización por sustitución de importaciones, ya que expuso sus producciones a los
mercados internos, sin protegerlas de la competencia externa.
La privatización de empresas públicas
La privatización determinó que los Estados involucrados perdieran poder de
decisión en áreas fundamentales y estratégicas, como recursos energéticos, trans­
portes, comunicaciones y provisión de servicios de red (gas, electricidad, agua po­
table y cloacas). Ese poder se traspasó a sociedades integradas por los grupos eco­
nómicos locales y la banca extranj era.
La desregulación de numerosos mercados
La medida presentó profundas y variadas asimetrías en relación con los sec­
tores involucrados y excluidos. Paradój icamente, en numerosos casos, consistió
en re- regulaciones encubiertas diferentes de las que existían. Por lo tanto, el pro­
grama desregulador que pretendía la liberalización plena de la fuerzas del mer­
cado incluyó esferas económicas desreguladas, reguladas y re- reguladas. Este
conj unto heterogéneo implicó la transferencia real del poder regulatorio de los
mercados a quienes ocupaban posiciones oligopólicas y oligopsónicas en los
mismos y cumplió un papel decisivo en la intensificación de los procesos de con­
centración económica y centralización del capital.
Consistió en numerosas políticas selectivas cuyo fin era reforzar la competitivi-
dad de las empresas, según el nuevo papel del Estado neoliberal, que es garantizar
las mej ores condiciones para la acumulación capitalista.
La desregulación del mercado laboral
La desregulación implicó la pérdida de cuantiosas reivindicaciones logradas
por los trabaj adores durante la vigencia del Estado del bienestar. Se generó así la
segmentación y precarización del empleo y la irrupción generalizada de la eco­
nomía informal.
En consecuencia, se desmantelaron los mecanismos que garantizaban la dis­
tribución progresiva del empleo, los instrumentos asistenciales y de desarrollo y
seguridad social.
142 | Capítulo 6 La crisis global y la hegemonía neoliberal mundial
El modelo productivo emergente
El factor clave del modelo productivo
emergente es la información, la informática
y las telecomunicaciones. El elemento tecno­
lógico que permite el acopio, manipulación
y transmisión de información es la micro-
electrónica, que es a este paradigma tecno-
productivo, lo que el petróleo al anterior.
La transformación que comenzó en la
esfera productiva alcanzó todos los niveles:
desde la forma de organización del proceso
productivo hasta el contenido tecnológico
de los nuevos productos y sus características.
Uno de los aspectos centrales que pre­
senta el nuevo paradigma tecnológico
puede plantearse en torno al concepto de
flexibilidad: la condición de flexibilidad se
expresa no solo en los bienes de capital (ma­
quinaria), de los productos y de las formas de
producción y diseño en sí, sino que también se extiende a los volúmenes a pro­
ducir, las relaciones y encadenamientos entre empresas y, particularmente, en la
forma de inserción y control de la fuerza de trabaj o en los procesos productivos.
De aquí se desprende que, a pesar de la aparición de productos novedosos, con
gran cantidad de modelos y alto nivel de sofisticación, los cambios que aporta la
aparición del modelo productivo flexible (posfordismo) son mucho más profundos
en el ámbito del proceso de producción que en el producto.
Al ser la flexibilidad una cualidad inherente a este modelo, se presentan nuevas
soluciones organizativas que permiten elevar la eficiencia de las firmas. Se logra
una mayor integración de los momentos del proceso de producción y se alcanza
una integración sistémica defunciones, lo que a su vez altera los patrones de confi­
guración de plantas, funciones, tamaños y localización de las mismas.
Con respecto a la organización del trabaj o, toma cada vez más consenso la ¡dea
de que el taylorismo no era el sistema más eficaz para organizar el proceso pro­
ductivo. La experiencia aportada por las grandes empresas j aponesas indica clara­
mente que la práctica más eficiente de estructurar el proceso laboral está relacio­
nada con conceptos como polivalencia, capacidad adaptativa, grupos de trabaj o
semiautónomos y creatividad, y no la exigencia de tareas repetitivas y vacías de
contenido intelectual.
Los sectores beneficiados con este nuevo reparto de la riqueza serían los gru­
pos económicos, los grandes consorcios exportadores, el sector financiero y los
acreedores externos, que componen el sector más dinámico de las economías
de cada país.
Además, se verifica, al menos en los países centrales, una disminución de la im­
portancia de la explotación de los recursos naturales y, simultáneamente, un au­
mento del rol de los servicios (sector terciario), frente a los bienes manufacturados
(sector secundario).
Maquinaria flexible. La flexibilidad
es el aspecto central que presenta
el nuevo paradigma tecnológico.
ACTIVIDADES
1. Busquen avisos clasificados
que ofrecen empleo.
a. Enumeren los requisitos
solicitados.
b. Fundamenten esos
requisitos teniendo en cuenta
las características laborales del
modelo de producción actual.
2. Redacten dos avisos
solicitando empleados.
Uno basado en el modelo
taylorista- fordista y otro, en el
modelo actual.
143
La producción en masa, que
permitía el aprovechamiento de
las economías de escala durante el
fordismo, generaba grandes stocks
de partes y productos que podían
ser comercializados en temporadas
futuras, debido a la lentitud con
que los bienes pasaban de moda.
La velocidad de los cambios en
los gustos y modas durante el
posfordismo determina que la
acumulación de stock genera una
pérdida neta, pues los productos
no se podrán comercializar en el
futuro. Esto obliga a la reducción
i de las series productivas.
ACTIVIDADES
1. Señalen las contradicciones
u oposiciones halladas.
2. Busquen ej emplos de las
situaciones que les parezcan
positivas o favorables y
hagan dos listas: fordismo
o posfordismo, según
corresponda.
3. Realicen dos listas: una con
proposiciones adecuadas
para la optimización de la
individualidad y otra con ias
adecuadas para el bienestar
colectivo.
4. En un texto breve
argumenten cuál de las dos
situaciones es preferible
respaldar y estimular.
Contraste entre fordismo y acumulación flexible
A continuación se presentan la aplicación tanto del fordismo como del posfor­
dismo respecto del proceso productivo, las características del trabaj o, las estrate­
gias en cuanto a la concepción del espacio relacionada con la producción en el in­
terior y el exterior de la planta y con la localización industrial, el papel de Estado y la
aplicación de políticas, y la ideología que sustenta a cada uno.
El proceso de producción
Fordismo Posfordismo
:Aprovechar economías de escala por medio de la v.y:<
producción en masa de bienes homogéneos, según;:;
principios de uniformidad y estandarización.
Mantenerstockseinventariosqueamortiguanlas :
variaciones::
: Controlar la calidad ex-post (los desechos y errores se :
detectan después). , >
Ocultar los desechos en los stocks permanentes.
Perder tiempo de producción por los largos períodos
de preparación, las partes defectuosas, los cuellos de
botella en inventarios, etc
Impulsar la producción por los recursos.
Integrar verticalmente (toda la producción se realiza
'en la misma planta industrial) y en algunos casos .v.\
horizontalmente.
:Integrar verticalmente (toda la producción se realiza
en la misma planta industrial) y en algunos'casos
horizontalmente.
Reducir costos por el control sobre los salarios.
Basar la organización en una estructura mecanicista y
la gestión operacional.
Producir flexiblemente en series pequeñas de >, ;r
variedad de tipos de producto,basadas en economías m
de alcance.
Trabaj ar sin stocks.
Considerar que el control de calidad es parte del
proceso (detección inmediata de errores)»- ,
Desechar inmediatamente las partes defectuosas.
Reducir los tiempos perdidos y disminuir la"porosidad:
de la j ornada de trabaj o".
Impulsarla producción por la demanda.;:
Integrar por subcontratación (casi) vertical.
Integrar por subcontratación (casi) vertical.
Aprender por la práctica; integrada en una
planificación de largo plazo.
Organizarsobre la base de redes de mercado: Adoptar p
una gestión estratégica. /
Fordismo
Asignar una sola tarea por obrero.
El trabaj o
Posfordismo
Pagar por rendimiento (según la definición de la
tarea).' ’
Especializar al obrero en la tarea."
Negar la formación durante el proceso laboral»
Organizar verticalmente el trabaj o.
Negar la experiencia de aprendizaj e.
Realizartareas múltiples (polivalencia).:
Pagar remuneraciones personales. .
SSSI
Eliminar la incumbencia estricta a una única tarea:
Dedicar mucho tiempo a la formación en la tarea.
T
Reducir al mínimo la responsabilidad del obrero
(disciplinar la fuerza de trabaj o).
Desconocer la seguridad en el empleo.
H Ordenar en forma autoritaria.
Organizar el trabaj o horizontalmente.
Aprender en la práctica.
Enfatizar la co- responsabilidad del obrero. ,
80
Aumentar la seguridad adoptada en el empleo
para los obreros del núcleo (empleo vitalicio para
los trabaj adores en blanco) y negar la seguridad y v
ofrecer malas condiciones laborales para los obreros
temporarios.
Ej ercer la autoridad por medio del liderazgo
participativo.
144 | Capítulo 6 La crisis global y la hegemonía neoliberal mundial
O
T
i
r
i
t
a

f
r
e
s
c
a

e
d
i
c
i
o
n
e
s

s
.
Á
.

\
P
r
o
h
i
b
i
d
a



f
o
t
o
c
o
p
i
a
.

L
e
v

^
v
.
7
1
3
Ei Estado
Fordismo Posfordismo
Regulación, rigidez, negociación colectiva.
g Socialización del bienestar (Estado del
j | bienestar).
;-j
1 Estabilidad internacional por medio de
if acuerdos multilaterales.
f Centralización, ciudad / estado
j | "subsidiarios"
|) Intervención indirecta en los mercados
| conpolíticasdeingresosyprecios.
I». Implementación de políticas regionales y
| nacionales.
|| Financiación de la investigación y el
:í desarrollo por parte de las empresas.
K Es decir; que la industria impulse
§ lainnovación, la adopción valores
E institucionales basados en obj etivos
íj financieros.
Sistema macroeconómico organizado
H en torno al gran negocio centrado en las
j | ganancias.
Desregulación que encubren acciones
de re- regulación, y flexibilización
generalizada.
División e individualización de las
negociaciones (negociaciones locales o por
; empresa).
■Privatización de las necesidades colectivas
, y la seguridad social (privatización
de empresas de servicios públicos y
j ubilación).
! Intensificación de la desestabiiización
internacional, provocando el crecimiento
de las tensiones geopolíticas.
: Descentralización y mayor competencia
; entre regiones y ciudades, la ciudad y el
; estado convertidos en "empresarios".
1Intervención estatal directa en los
, mercados por procuración, políticas
regionales"territoriales"(baj o la forma de
terceros), políticas de financiamiento de
' investigación, desarrollo, e innovación, por
; parte dei estado.
' Adopción de valores institucionales
basados en obj etivos múltiples, y un
i sistema macroeconómico organizado en
! torno de la empresa libre democrática.
La ideología i í’
Fordismo Posfordismo
Un sistema mundial organizado en torno al
enfrentamiento entre el capitalismo y el socialismo.
La generación del consumo en masa de bienes de
consumo durables, creando la sociedad de consumo;
el modernismo como contexto cultural.
Los conceptos de totalidad y reforma estructural.
El principio de socialización.
Un sistema mundial organizado en torno al
enfrentamiento entre el capitalismo y el socialismo.
f Un sistema mundial basado en híbridos de capitalismo
| y socialismo (con preponderancia del primero).
| El consumo individualizado ícultürá"yuppie"), el
i posmodérnismo como contexto cultural.
I Los criterios de especificidad y adaptación.
- ^ ~ ~
j El principio social de individualización (la"sociedad del
| espectáculo").
¡ Un sistema mundial basado en híbridos de capitalismo
¡ y socialismo (con preponderancia del primero).
' .i. ■í,-> \
Elespacio j h h ¡ m
Fordismo Posfordismo
■W 00
Especialización espacial funcional (centralización/
descentralización).
Dividir espacialmente el trabaj o.
Homogeneizar los mercados laborales regionales
(mercados de trabaj o segmentados espacial mente).
Admisión de componentes y subcontratistas de todo
el mundo.
: Conformación de agrupamientos y conglomerados
¡ espaciales.
i Construir una integración espacial.
f Diversificare! mercado laboral (segmentación del
i mercado de trabaj o en un mismo lugar).
i Proximidad espacial de firmas integradas cuasi
í vertícalmente.
Fuente: Swyngedow, 1986; Halal, 1986 en Harvey, 1990.
El diseño de la planta está
orientado a la producción de series
pequeñas de numerosos modelos
o productos.
Durante el fordismo, una de
las funciones fundamentales
del Estado fue laregulación
de la economía para que
no se produj eran grandes
concentraciones de riqueza
que generarían situaciones
monopólicas y oligopólicas
(excesivo poder concentrado en
pocos agentes económicos).
La desregulación que traj o
aparej ada el ascenso del
neoliberalismo ocultó situaciones
re- regulativas de hecho, en el
que laregulación pasa a ser
detentada por empresas y grupos
de empresas privadas que no
atienden el interés público.
145
Industria textil. El proceso de
industrialización sustitutiva
comenzó en América latina por la
producción de bienes finales.
Aluar es la empresa que produce
aluminio en la Argentina.
La segunda sustitución de
importaciones se dedicó,
principalmente a la producción
de insumos industriales (o bienes
intermedios).
Crisis y reestructuración en Latinoamérica
En América latina, el fordismo se caracterizó por aplicar de manera generalizada el
modelo de industrialización sustitutiva de importaciones en economía cerrada. Este
modelo se aplicó desde la crisis mundial de 1929, como respuesta a la imposibilidad
de adquirir en el mercado internacional los bienes que el mercado local demandaba.
En una primera etapa estuvo orientado a elaborar bienes de consumo finales; y
en una segunda, a fines de la década de 1950, a desarrollar productos intermedios
(acero, aluminio, petróleo y petroquímica, pasta de celulosa, cemento, etc.), y con
mucha menor intensidad, a producir bienes de capital (maquinaria y equipo).
El proceso de industrialización
La industrialización consiste en un lento proceso de maduración de técnicas,
estilos conductivos, etc., que primero requiere que el Estado implemente mecanis-
t
mos regúlatenos e impositivos para favorecer la acumulación de capital en el sector ‘
promocionado (la industria) y resguardar a la producción nacional de la competen­
cia internacional (proteccionismo). La secuencia del proceso es desde las produc­
ciones más sencillas (bienes de consumo finales) hasta las más complej as (bienes
intermedios o insumos industriales y, luego, bienes de capital o maquinaria).
La globalización en América latina
El fenómeno de la globalización cumplió un papel preponderante en el pro­
ceso de reestructuración. La penetración masiva de capital multinacional, funda­
mentalmente a partir de fines de la década de 1950, generó en el continente la
segunda fase del proceso de sustitución de importaciones.
Este proceso estuvo caracterizado por una marcada inestabilidad política, ex­
presada en la irrupción sistemática de gobiernos de facto, que interrumpieron nu­
merosos procesos democráticos. Algunas de las causas que motivaron el quiebre
definitivo del modelo a mediados de la década de 1970 fueron la inviabilidad de
las estrategias de acumulación de capital y crecimiento económico autónomos; el
proteccionismo desmedido y mal aplicado, que impidió que las industrias naciona­
les alcanzaran competitividad internacional; la necesidad de máquinas e insumos
importados y el atraso del desarrollo científico- tecnológico nacional ante la revolu­
ción tecnológica en curso, basada principalmente en la microelectrónica.
La crisis del Estado del bienestar
Desde la perspectiva j urídico- política, la implementación defectuosa del Es­
tado del bienestar generó un importante déficit fiscal y actuó como un freno a la
inversión, la acumulación y al crecimiento. La reestructuración económica intentó
restaurar los procesos básicos de las economías capitalistas de libre mercado.
En América latina la aplicación del modelo neoliberal se desarrolló en dos
etapas: durante los primeros años fue impuesto por medio de dictaduras y, pos­
teriormente, por gobiernos democráticos, en la medida en que dicho modelo iba
incrementando consenso en las sociedades, gracias al cambio en las relaciones de
fuerza entre las clases sociales, que se resolvió con la subordinación de amplios
sectores de la población de menores recursos a la alianza compuesta por los gru­
pos económicos locales y los acreedores externos.
146 | Capítulo 6 La crisis global y la hegemonía neoliberal mundial
Siguiendo ias recomendaciones del Consenso de Washington, los obj etivos
económicos fundamentales fueron la recuperación de la productividad y la com-
petitividad por medio de una mayor flexibilidad del mercado de trabaj o y la libe-
ralización de los mercados financieros, el alza de la rentabilidad de la producción
general, la reducción de la inflación, el aj uste de las cuentas fiscales y el aumento de
las exportaciones.
En este contexto, el capital privado adquirió protagonismo en los procesos de
acumulación y crecimiento, y las fuerzas del mercado cumplieron un papel pre­
ponderante en el funcionamiento general de la economía.
Como repuesta a la liberalización económica, aumentó la circulación financiera.
La consecuencia fue una mayor diversificación sectorial y territorial, y una intensifi­
cación de la concentración del capital. Por medio de alianzas, fusiones y transferen­
cias de propiedad, se favoreció el fortalecimiento, expansión y diversificación de
los grupos económicos, que, surgidos en la década de 1960, adquirieron protago­
nismo en las economías nacionales.
Las consecuencias del ascenso neoliberal
Las transformaciones estatales y económicas intensificaron el subdesarrollo
estructural de América latina y aumentaron la brecha con los países más ricos del
mundo. Estos cambios impactaron sobre el territorio. Por ej emplo, disminuyó el
crecimiento de las grandes aglomeraciones urbanas; las ciudades medias vincu­
ladas con procesos productivos de exportación tuvieron un rápido crecimiento
productivo y demográfico, en cambio las áreas vinculadas con el mercado interno,
imposibilitadas de competir internacionalmente, se estancaron.
El gran endeudamiento con los organismos de crédito internacionales pone en
evidencia la crisis de la región. La respuesta fue la aplicación generalizada de planes
de aj uste que, con el fin de privilegiar los compromisos con los acreedores externos,
procuraban obtener crecimiento económico, mej orar la competitividad internacio­
nal y lograr la estabilidad monetaria por un lado, mientras que por el otro provoca­
ban la reducción de los mercados internos y el incremento de la segregación socio-
territorial. Las consecuencias fueron la expansión de la marginalidad, el deterioro
de las condiciones de trabaj o y de la reproducción de la fuerza de trabaj o, la dismi­
nución del salario real, el incremento del desempleo estructural y un aumento del
empleo informal, la reducción de la inversión pública en infraestructura urbana, de­
sarrollo regional, salud, educación, control ambiental, vivienda y seguridad social.
El Consenso de Washington
Es un conj unto de políticas
económicas difundido en 1989
por los organismos financieros
internacionales.
Estuvo dirigido a los países de
América latina y fue promocionado
por el establishment, como el
programa económico más idóneo
para impulsar el crecimiento
económico y el consecuente
desarrollo de sus sociedades.
El Consenso plantea que reducir
el Estado, liberar el comercio
internacional y promover ias
exportaciones, estabilizar,
liberalizar y privatizar la economía,
es suficiente para que los países
retomen la senda del crecimiento
económico.
J
ACTIVIDADES
Respondan.
a. ¿Qué tipo de bienes (de capital, intermedios o finales) se produj eron durante la
primera sustitución de importaciones? ¿Qué problema causaba esto en la balanza
comercial (importaciones/ exportaciones)?
b. ¿Y durante la segunda?
c. ¿Cómo fue el comportamiento político durante el proceso sustitutivo?
d. ¿Cómo evolucionó la brecha de desarrollo entre los países ricos y los pobres durante
el ascenso de las políticas neoliberales?
e. ¿Cuál fue el comportamiento de las variables demográficas en América latina
durante la aplicación de las mencionadas políticas?
147
Los orígenes de la industrialización argentina
La Argentina fue el primer país latinoamericano en comenzar el proceso de
industrialización por sustitución de importaciones y constituye un ej emplo típico de
un país con desarrollo escasamente diferenciado, una especialización elevada en un
número reducido de productos agropecuarios de exportación, una enorme y variada
riqueza en recursos naturales, con altos niveles de exportación e importación.
Los inicios
La década de 1930 marca el inicio organizado
del proceso de industrialización, con la aplica­
ción de políticas públicas. No obstante, el país
había empezado a industrializarse muy gradual y
espontáneamente en 1914, a partir de la Primera
Guerra Mundial, a consecuencia de no poder
abastecerse de los productos manufacturados
que importaba desde Europa, especialmente, de
su principal socio comercial: el Reino Unido.
El comienzo de la industrialización en 1930,
puede explicarse por motivos internos y exter­
nos. Entre los primeros, la ocupación total de las
tierras pampeanas hacia 1920 (por el desaloj o de
los indígenas, con la Campaña al Desierto) puso
fin a la manera tradicional de aumento de la pro­
ducción rural: la incorporación de nuevas tierras
productivas. Desde entonces, el aumento de la
producción de los principales bienes de exporta­
ción dependió del uso de tecnología y la tecnifi-
cación rural, procesos muy lentos y difíciles, por
nulo desarrollo local, determinando la pérdida
de dinamismo del comercio exterior nacional.
Por otro lado, había surgido una necesidad impe­
riosa de integrar la actividad productiva por me­
dio del desarrollo industrial, a consecuencia del
aumento demográfico que sufría el país debido a
la intensa inmigración.
Entre los segundos, se produj o una conj un­
ción de acontecimientos. Por un lado, la crisis
internacional de 1929, que afectó severamente
a los países de Europa, impidió al país continuar
importando bienes industriales europeos; y por
el otro, se produj o una tendencia a la disminu­
ción de la demanda de productos agropecuarios
de clima templado, que exportaba la Argentina.
La explicación de un economista argentino
“Este conjunto de circunstancias, internas y externas, determinó la
pérdida del rol hegemónico del sector agropecuario de la región'
pampeana como promotor del crecimiento de la economía nacio­
nal. Al mismo tiempo, provocó la quiebra del tradicional sistema de
vinculación internacional de la economía argentina apoyado en una
elevada capacidad de pagos externos, generada en las exportaciones
agropecuarias, y destinadas a satisfacer una proporción importante
de la demanda interna de consumo e inversión y a cubrir los servi­
cios del capital extranjero [pago de intereses] invertido en el país.
En conclusión, a partir de 1930 dejó de ser posible el crecimiento
de la economía argentina dentro de los límites del sistema primario
exportador. A partir de allí, era impostergable sustituir un crecimien­
to, inviable en las nuevas circunstancias del mundo y del país, por el
desarrollo fundado en incorporar tecnología en el tejido productivo
y social, vincular la transformación de la demanda con la oferta, in­
cluir valor agregado y manufacturas a las exportaciones cerrando la
brecha tecnológica del comercio exterior, y generar procesos ininte­
rrumpidos de acumulación de capital, conocimientos y capacidad de
gestión y arbitraje de las tensiones inherentes al profundo proceso de
transformación que se inauguraba en la nueva etapa.”
Aldo Ferrer, La economía argentina, Buenos Aires, FCE, 2004.
Manifestación popular ante la caída de la Bolsa de Valores en Wall Street,
durante la crisis global de 1929- 1930.
148 | Capítulo 6 La crisis global y la hegemonía neoliberal mundial
1. Respondan.
a. ¿Por qué tanto la Primera Guerra Mundial como
la crisis de 1929-30 estimularon la industrialización
argentina?
b. ¿Por qué el agotamiento de nuevas tierras
pampeanas puso un freno al aumento de la
producción agropecuaria? ¿Cómo se subsana este
estancamiento?
c. ¿La industrialización es un proceso fácil y rápido
o difíciles? Argumenten la respuesta.
La sustitución de importaciones
En una economía que depende de las expor­
taciones, la contracción de estas genera el au­
mento de la desocupación, la disminución de la
capacidad productiva disponible y la reducción
del nivel de ingresos de la población.
Si el gobierno toma medidas compensato­
rias, se mantendrán los niveles de la demanda
global (poder de compra de la población) y la
ocupación y los ingresos podrán mantenerse.
Sin embargo, ante esta situación, se produce ne­
cesariamente un desaj uste entre la demanda de
importacionesy la capacidad de importar, que se
soluciona mediante la contracción de las impor­
taciones hasta el nivel permitido por la capaci­
dad de importar.
Los caminos de la sustitución
Existen varios caminos para implementar la
sustitución de importaciones.
El primero consiste en encarecer las impor­
taciones, lo que produce una reducción de la
demanda.
El segundo es reducir compulsivamente las
importaciones, lo que au­
menta el precio de las
mismas.
En este contexto,
la consecuencia in­
mediata es un au­
mento del margen
de ganancias que
podrían obtener las
empresas que se dedi­
can a producir internamente los bienes anteriormente importados,
la siguiente consecuencia es que ese tipo de empresas son atraídas
a la inversión y el establecimiento en el país.
De este modo, una porción del consumo y de la inversión que
antes se satisfacían con importaciones, pasan a realizarse con pro­
ducción interna, sustituyendo importaciones.
2. Expliquen a qué se refiere la siguiente afirmación que aparece en el
copete de este Estudio de caso.
La Argentina cuenta con"una especialización elevada en un número
reducido de productos agropecuarios de exportación, una enorme y
variada riqueza en recursos naturales".
3. Enumeren las causas externa e interna que impulsaron a la
industrialización nacional
4. ¿Qué significa incorporar valor agregado aun producto?
Para concluir
Relean la información acerca del proceso de sustitución de
importaciones.
a. Escriban en un texto breve que explique por qué habría
empresarios dispuestos a invertir en la producción de productos
que anteriormente se importaban.
b. Compartan los textos con toda la clase.
1. Lean la información y construyan un cuadro compara­
tivo entre el capitalismo organizado y el desorganizado,
a. Identifiquen las coincidencias si las hubiera.
El capitalismo organizado propone:
- concentrar y centralizar el capital industrial, bancario y
comercial en mercados nacionales regulados;
- separar progresivamente la propiedad y el control, y el
surgimiento de jerarquías gerenciales complejas;
- hacer crecer los sectores sociales intelectuales que ocu­
pan las áreas gerencial, científica y tecnológicas, y una
burocracia de clase media;
- aumentar las organizaciones y las negociaciones colecti­
vas en el interior de las regiones y los Estados nacionales;
- hacer que los intereses del Estado y los del gran capital
monopólico se asocien estrechamente, y se desarrolle un
estatismo de bienestar basado en la clase;
- expandir los imperios económicos y el control sobre la
producción y los mercados de ultramar;
- incorporar intereses de clase diversos en una agenda na­
cional establecida por compromisos negociados y regula­
ción burocrática;
- procurar la hegemonía de una racionalidad científico-
técnica;
- concentrar las relaciones capitalistas en relativamente po­
cas industrias y regiones;
- favorecer las industrias manufactureras y extractivas
como las principales fuentes de empleo;
- favorecer la concentración y la especialización regionales
en los sectores manufactureros y extractivos;
- estimular las economías de escala por aumento del tama­
ño de la planta y, por consiguiente, de la mano de obra o
fuerza de trabajo;
- lograr que las grandes metrópolis industriales dominen
regiones a las que proveen servicios centralizados (comer­
ciales y financieros);
- considerar el fordismo, como la configuración ideológi-
co-cultural del “modernismo”.
Por otro lado, el capitalismo desorganizado propone:
- aumentar el poder de las corporaciones, que se des-con-
centra de los mercados nacionales;
- internacionalizar progresivamente el capital y, en algunos
casos, la separación del capital bancario e industrial;
- expandir los sectores gerenciales que organizan sus agen­
das individuales y políticas en discordancia con la política
de clase;
- lograr la declinación relativa y/o absoluta de la clase
obrera de mameluco (trabajadores de planta);
- disminuir la eficacia de las negociaciones colectivas na­
cionales;
- independizar los grandes monopolios de la regulación
estatal y la burocracia, y desafiar al poder centralizado del
Estado;
- industrializar el Tercer Mundo y desindustrializar los
países centrales, que se especializan en servicios;
- lograr la declinación de la política y las instituciones ba­
sadas en las clases sociales;
- fragmentar la cultura y eliminar el pluralismo asociados
al menosprecio de las identidades tradicionales de clase o
nacionales;
- dispersar las relaciones capitalistas en muy diversos sec­
tores y regiones;
- eliminar las industrias manufactureras y extractivas, y dis­
minuir las industrias de la organización y los servicios;
- dispersar y diversificar la división territorial de la fuerza
laboral;
- disminuir el tamaño de las plantas y su dispersión geo­
gráfica, y el desarrollo de sistemas globales de producción
y subcontratación;
- achicar las metrópolis industriales y la generación de
problemas en los centros urbanos desconcentrado hacia
áreas semi-rurales o periféricas;
- considerar al posfordismo como la configuración ideoló-
gico-cultural del “posmodernismo”.
Fuente: Lashy Urry, 1987; en Harvey, 1990.
2. Respondan las siguientes preguntas.
a. ¿En qué ámbitos se origina el proceso de reestruc­
turación que surgió a mediados de la década de 1970,
como consecuencia de la crisis del fordismo?
b. En el pasaj e del fordismo al posfordismo ¿qué trans­
formación sectorial se produce en relación con la pro­
ducción de riqueza y empleo?
c. ¿Cómo es el proceso por el cual la introducción del
sistema capitalista destruyó - y continúa haciéndolo-
numerosas economías no capitalistas?
d. ¿Cómo se llama y en qué consiste el proceso que
Henry Ford introduj o en su fábrica automotriz a prin­
cipios del siglo XX?
150 | Capítulo 6 La crisis global y la hegemonía neoliberal mundial
e. ¿Qué paralelismo puede plantearse entre el proce­
so de metropolización y la concentración espacial de
la producción durante el fordismo?
f. ¿Cuáles son las características productivas y labora­
les del fordismo y el posfordismo?
g. ¿Qué modelos de Estado se asocian a ellos? ¿Cuáles
son sus respectivos insumos clave?
h. ¿Cuáles fueron los síntomas principales de la crisis
del fordismo?
i. ¿La globalización de la economía es un fenómeno
reciente? ¿De cuándo data?
j . ¿Qué papel desempeñan los trabaj adores desocu­
pados en el capitalismo?
k. ¿Cuáles son las tres políticas principales aplicadas
por el modo de regulación neoliberal?
I. ¿La implementación de la microelectrónica colabo­
ró con la necesidad de mayor flexibilidad del posfor­
dismo? ¿Cómo?
3. Debatan entre todos.
a.Tengan en cuenta el peligro ambiental que corre el
planeta y que solo una proporción minoritaria goza
del bienestar que proporciona el sistema de produc­
ción actual basado en la obtención de ganancias.
b. ¿Sería viable ambientalmente el consumo capitalis­
ta extendido a toda la población mundial?
c. ¿Qué ocurriría con los recursos naturales?
d. Escriban las conclusiones.
4. Lean y respondan.
a. La competencia entre empresas aumenta los nive­
les tecnológicos que tienden a la automatización para
reducir los costos laborales. Esto trae como conse­
cuencia el aumento de los desocupados, tanto en los
países ricos como en los pobres.
b. ¿Quiénes serán los consumidores de las mercancías
producidas? En otras palabras, ¿quiénes integrarán la
demanda efectiva?
5. Formen equipos y resuelvan las consignas.
a. Imaginen que naufragan j unto con un grupo de
cien personas y encuentran una isla deshabitada don­
de refugiarse. Allí deben sobrevivir durante un tiempo
prolongado.
b. Inventen la composición poblacional de los llega­
dos a la isla. Por ej emplo, varones, muj eres; edades
(niños, adultos, ancianos); profesiones; etcétera.
c. Confeccionen una lista con las posibles necesidades
del grupo de náufragos.
d. Piensen en varias formas de organizar la economía
de la isla para subsistir.
e. Decidan si es necesario distribuir o no las tareas.
f. Consideren qué sucedería si optasen por un régi­
men basado en la obtención de ganancias.
g. Reflexionen si es posible organizarse como cooperati­
va, si hace falta una o varias, cómo sería la organización.
h. Anoten las conclusiones.
i. Expongan las conclusiones a la clase.
]. Debatan entre toda la clase: ¿el sistema capitalista es
la mej or forma de organizar la economía?
6. Analicen la tabla que describe las etapas de la inser­
ción argentina en el comercio internacional y respondan.
|j Modelo agroexportador , J 1860-1930 ’ §
i Primera sustitución de importaciones (de bienes j 1930-1958 1
| finales) | i
•Segunda sustitución de importaciones (de bienes ¡w,., j 1958-1976: i
intermedios o insumos industriales y bienes de capital) j A
Apertura neoliberal acompañada de | 1976-2001 i
desindustrialización | i
Reindustrialización ■ > 2001- i
a. ¿Por qué la sustitución de bienes finales es anterior
a la de los bienes intermedios y de capital?
7. Enumeren las contradicciones que surj an de la lectura
del capítulo.
• Ferrer, Aldo; La economí a argentina. Desde sus orígenes
hasta principios del si glo XXI, Buenos Aires, Fondo de Cultura
Económica, 2004.
• Harvey, David; La condi ci ón de la posmoderni dad. Investigación
sobre los orígenes del cambi o cultural, Buenos Aires, Amorrortu,
1990.
• Méndez, Ricardo; Geografía Económi ca: La lógi ca espacial del
capitalismo global, Madrid, Ariel, 1997.
151
La crisis del fordism
en la Argentina
El neoliberalismo fue introducido por el gobierno de
facto instaurado en 1976. Para sostener el modelo,
la dictadura militar ej erció el terrporismo de Estado
con el obj etivo de eliminar todo tipo de oponentes
políticos y sociales.
De manera paradój ica, el modelo fue completado
más tarde por el gobierno democrático de Carlos Saúl
Menem entre 1989 y 1999.
Estas políticas generaron un proceso de
desindustrialización y una reestructuración
heterogénea de la organización industrial en
el territorio, acompañados por la disminución
sistemática de puestos de trabaj o y de los salarios.
José Alfredo Martínez de Hoz.
Deuda externa y
- valorización financiera
La dictadura militar acentuó la
deuda externa, que fue un factor de
pérdida de soberanía económica
ante los organismos internacionales
de crédito.
La valorización financiera surge
de las políticas neoliberales:
la producción de bienes
manufacturados se reemplaza por
la especulación financiera (actividad
predominante que estructura al
conj unto de ia sociedad).
C99RE9HB
Observen el cuadro y sigan las
consignas.
a. ¿Qué tendencia sigue
el saldo comercial en este
período?
.b. ¿Qué columna o ítem
es responsable de ese
comportamiento?
c. Si la apertura comercial
determinó ei cierre de
numerosas empresas, ¿cómo
se explica el crecimiento
leve pero sostenido de las
exportaciones? Planteen
posibles hipótesis.
La implantación del programa neoliberal
En la Argentina, las transformaciones que determinaron la finalización del mo­
delo keynesiano- fordista y el ascenso del paradigma flexible neoliberal comenza­
ron orgánicamente en 1976, desde el comienzo de la dictadura militar y a cargo de
su ministro de Economía, José Alfredo Martínez de Hoz.
El gobierno democrático anterior, durante el mandato de María Estela Martínez
de Perón, quien había ocupado la presidencia tras la muerte de Juan Domingo
Perón, sentó un precedente en 1975, cuando aplicó el primer plan de aj uste
neoliberal, instrumentado por Celestino Rodrigo, entonces ministro de Economía.
Durante la dictadura se sentaron las bases del proyecto neoliberal emergente.
El disciplinamiento de la sociedad por medio de una feroz represión social y la
apertura indiscriminada de la economía iniciaron el camino de la desarticulación
sistemática del sector industrial, que había sido el fruto de un largo proceso de ma­
duración de industrialización por sustitución de importaciones.
Además, las medidas neoliberales de la dictadura dieron origen a un con­
j unto de tendencias de carácter económico: el aumento progresivo de la deuda
externa, la fuga de capitales al exterior, la desocupación, la disminución de los
salarios y la explotación laboral.Tendencias que se mantuvieron durante 25 años,
hasta la crisis de 2001- 2002.
La apertura de la economía
La apertura de la economía de un país consiste en la quita o reducción de los
aranceles aduaneros a la importación de los bienes que se producen localmente,
los cuales deben competir con los costos de producción externa.
En la Argentina, debido a su condición de país en proceso de industrialización,
numerosos bienes de producción nacional no pudieron competir en precio y cali­
dad con los del resto del mundo.
La aplicación de esta política arancelaria perj udicó a numerosas empresas no
competitivas y, en consecuencia, debieron cerrar. Las industrias más perj udicadas
pertenecían en su gran mayoría a la rama productora de bienes de capital (maqui­
naria y equipamiento), que es la más difícil de desarrollar porque está muy ligada
a la aplicación de tecnología avanzada, y que en ese momento se encontraba en
proceso de maduración.
La persistencia de esta política arancelaria provocó un proceso de desindustria­
lización que continuó durante todos los gobiernos hasta la crisis de 2001 - 2002.
Evolución del intercambio comercial manufacturero,
1976- 1981 (en millones de dólares)
i 1976
3.916 3.033 j 883 1
i 1977
5.652 4.162
i 1-490 1
| 1978 6.400 3.834
| 2-566 1
1 1979
7.810 ■6.700 i 1100 |
| 1980 8.021 1:0541 I - 2.519 i
i 1981 9.430
I v ¿i;,:
Fuente: Azpiazu y Schorr,
Hecho en Argentina,
Buenos Aires, 2010.
1541Capítulo 7 La crisis del fordismo en la Argentina
La desindustrialización
El proceso de destrucción del entramado industrial
surgido por las políticas aplicadas a partir de 1975, puede
caracterizarse como una tendencia a la desindustrializa­
ción. Este proceso disminuyó las empresas, el empleo y los
salarios industriales y se manifestó en la merma de la par­
ticipación de la actividad del sector en el producto bruto
interno (PBI) y no como una reducción de su producción.
También, traj o aparej ada una transferencia de riqueza
desde el conj unto de los trabaj adores hacia el sector em­
presarial, de manera diferencial, en beneficio de los gru­
pos concentrados de la economía y en detrimento de las
pequeñas y medianas empresas, lo que implicó un pro­
ceso de gran centralización del capital.
Evolución del PBI en la Argentina, 1974-1983
\ ' Años Total*
i* 'J < <
Industrial* Participación** ,
1 1974
100,0 100,0 j 28,3 1
1 1975 i
99,4
1 1976 99,4 j 94,5 ] 26,9 1
§~1977 105,7 j 101,9 | 27,3 |
|1978 102,3 j 91,2 1 25,2 |
1 1979
109,5 ¡ 100,2 25,9 ¡
1 1980
111,1 !
! ' l
! 96,6 24,6 |
1 1981
103,8 | 22,2. ¡
1 1982
98,7 | 77,3 ; 22,2'<■ |
i s i i i i l f f l s
23,8 J j
El gobierno radical de Raúl Alfonsín
En 1983, Raúl Ricardo Alfonsín fue elegido democrática­
mente Presidente de la Nación. Su plan de gobierno se en­
marcaba dentro de una corriente ideológica progresista de la
Unión Cívica Radical. Durante su primer año de gestión se intentó
aplicar políticas que incentivaran la producción y redistribución
económica, sin embargo, continuó la evolución del proceso de
neoliberalización de la economía, debido a la presión ej ercida por
la banca acreedora y los organismos internacionales de crédito.
Los protagonistas de este proceso fueron los fortalecidos gru­
pos económicos locales, surgidos durante la dictadura de la se­
gunda mitad de la década de 1960, y que se expandieron durante
la iniciada en 1976 en un contexto de creciente especulación finan­
ciera, crisis del endeudamiento externo y fuga de capitales.
Los fracasos de los planes económicos Primavera y Austral pro­
duj eron la derrota del oficialismo frente al Partido Justicialista en
las elecciones presidenciales de 1989. Carlos Saúl Menem asumió
la presidencia, en medio de un intenso e inédito proceso hiperin-
flacionario, consecuencia de un virtual golpe de Estado económico
provocado por los sectores del poder menos favorecidos por el go­
bierno radical saliente: los acreedores externos, en oposición a los
más favorecidos grupos económicos locales.
J L ACTIVIDADES
Observen el cuadro de la evolución del PBI y sigan las consignas.
a. Indiquen los años que presentan los valores máximos y mínimos
del PBI total, el PBI industrial y la participación porcentual del PBI
industrial en relación con el PBI total. ¿Hay coincidencias? Evalúen
los resultados y saquen conclusiones.
b. En los términos de la definición de desindustrialización, ¿qué
significan los valores extremos de la columna de la derecha? ¿Cuál
es la tendencia general de esa columna?
(*) El PBI total y el industrial: índice base 1974 = 100.
(**) Porcentaj e de la participación del PBI de la industria en
el PBI total.
Fuente: Azpiazu y Schorr, Hecho en Argentina, Siglo XXI, Buenos Aires, 2010.
El presidente Raúl Alfonsín asumió en 1983 el primer
gobierno constitucional, después de la dictadura militar.
155
Disturbios y saqueos durante la
hiperinflación de 1989 en Villa
Industriales, partido de Lanús.
El proceso hiperinflacionario de 1989
Los altísimos niveles de inflación ocurridos en marzo de 1989
se produj eron como consecuencia de un ataque a la moneda
argentina, que se inició en noviembre del año anterior con una
operación de demanda de dólares para que aumentara su valor,
es decir, el tipo de cambio.
El gobierno, a través del Banco Central de la República Ar­
gentina (BCRA), comenzó a vender dólares con el obj etivo de
que hubiera disponibilidad de esa moneda para la compra de
los particulares y evitar la suba de su valor. La demanda de la
moneda estadounidense continuó todo el verano con un ritmo
creciente, debido a que entonces el público en general, ante la
posibilidad de un aumento del dólar, quiso convertir sus ahorros
en pesos a esa moneda para no sufrir una desvalorización.
Cuando las reservas nacionales llegaron a niveles extremada­
mente baj os, el gobierno detuvo la venta, el valor del dólar au­
mentó notablemente y comenzó el proceso hiperinflacionario,
que consistió en aumentos de precios diarios y continuos. La si­
tuación provocó la obligada renuncia del ministro de Economía,
Juan Vital Sourrouille, y en pocos días ocuparon el cargo alterna­
tivamente los ministros Juan Carlos PuglieseyJesús Rodríguez,
sin logar una solución.
Finalmente, el presidente Raúl Alfonsín, en medio de gra­
ves desórdenes sociales causados por la hiperinflación y tras un
acuerdo con Carlos Menem, decidió entregar el gobierno anti­
cipadamente, por ser el candidato a Presidente que obtuvo más
vortos en las elecciones para el período 1989- 1995.
Carlos Saúl Menem. Durante sus
mandatos (1989- 1995 y 1995-
1999) se completó la aplicación del
neoliberalismo, iniciada en 1976
por la dictadura militar.
Fuente: Basualdo, E, 2003.
Indicadores de la evolución industrial, 1991 - 2001 (índice 1993 = 100)
i > 1 í *
j Producción ¡ Ocupación j Salario real { Productividad { Productividad
l í 1992
1993
1994
1995
g 1996
|j l997
¡i 1998
1999
2000
2001
(volumen
físico)
promedio
85,6
96,8
100,0
104,6
97,3
103,5
113,2
115,5
105,9
104,6
92,9
103,9
103,1
100,0
94.6
98.6
100,0
97,1 101,9
91,3 96,8
88,1 97,3
88,9
87,3
80,5
93,7
92,6
74,9
70,0
92,9
94,3
92,0
(rendimiento
de la mano de
obra)
/ salario real
(grado de
explotación)
82,4
93,8
100,0
107,7
106,6
117,5
127,4
132,3
131,3
139,7.
132,5
87,1
110,1
. i 48,1
— b
95,2
100,0
105,6
Sí!?
m
120,7
135,9
142,9
m
1
~1
141,6
144,3
i
156 | Capítulo 7 La crisis del fordismo en la Argentina
Los gobiernos entre 1989 y 2001
Luego de otro proceso hiperinflacionario ocurrido durante el gobierno de Car­
los Menem, la economía argentina se encontraba en un estado crítico, gracias al
cual, los sectores más conservadores de la política argentina identificaron las con­
diciones favorables para la aplicación de medidas neoliberales extremas. El j usti-
cialismo, a cargo del gobierno y con el control absoluto del Congreso de la Nación,
continuó vigorosamente la transformación del Estado y del sector productivo por
medio de un extenso conj unto de políticas neoliberales en el que sobresalieron la
acelerada y deficiente privatización de una gran cantidad de empresas estatales, la
apertura indiscriminada del comercio con el exterior y la desregulación de nume­
rosos mercados; estas medidas estaban articuladas y potenciadas por la política de
caj a de conversión que estipulaba un tipo de cambio fij o (1 peso = 1dólar), defi­
nida por la Ley de Convertibilidad.
En el transcurso de esos diez años, adquirieron un nuevo impulso los procesos
de desindustrialización, desocupación, disminución dé los salarios, aumento de la
explotación laboral, endeudamiento externo, valorización financiera y fuga de ca­
pitales, iniciados durante la última dictadura militar.
Evolución de la deuda externa total y de la fuga de capitales, 1991 - 2001
DEUDA
taasss CAPITAL
Fuente: Azpiazu y Schorr, Hecho en
Argentina, Siglo XXI, Buenos Aires, 2010.
n
ACTIVIDADES
Verifiquen ias afirmaciones del último párrafo con la información proporcionada por el
cuadro y el gráfico.
El presidente Fernando de la Rúa
continuó las políticas iniciadas
por el gobierno anterior y debió
renunciar ante la crisis de 2001.
157
El ministro Domingo F. Cavallo
impulsó la política antiinflacionaria
de convertibilidad.
Concentración y
centralización
La concentración de la producci ón
consiste en el crecimiento de la
participación de las empresas
más grandes de una actividad
económica específica en el valor de
la producción de la misma.
En cambio, la centralización del
capital refiere a que unos pocos
capitalistas acrecientan su control
sobre la propiedad de los medios
de producción por aumentar
su presencia en una o múltiples
actividades económicas, a través
de compras de empresas, fusiones,
asociaciones, etcétera.
J
La Ley de Convertibilidad
A fines de marzo de 1991 , el gobierno argentino aprobó la Ley de Converti­
bilidad, punto de partida de un programa destinado a transformar radicalmente
la política económica. Fue un intento exitoso de estabilización macroeconómica,
que procuró lograr la estabilidad de la moneda, alterar las pautas de consumo,
recomponer el sistema formal de crédito y poner en marcha un plan de reforma
estructural.
La convertibilidad consistió en la fij ación del tipo de cambio nominal por ley,
que podía ser modificado solamente por el mismo procedimiento. El Banco Cen­
tral tomó el compromiso de garantizar la base monetaria, supeditando la creación
de dinero únicamente en casos de superávit de la balanza de pagos, en ausencia
total de restricciones a los movimientos de divisas. El principal obj etivo fue inten­
tar detener el proceso inflacionario prohibiendo la indexación de contratos y se
autorizaron aumentos salariales solo en los casos en que hubiere aumentos de
productividad.
Sin embargo, el mantenimiento de esta política en el tiempo demandó enormes
cantidades de dólares que fueron provistos por el sistemático y sumamente one­
roso endeudamiento externo. A fines de 2001, durante el gobierno de la Alianza
encabezado por el presidente Fernando de la Rúa, esta política no pudo sostenerse
debido a la imposibilidad de contraer nuevos créditos por falta de pago de los an­
teriores (default). Esto determinó el derrumbe de la convertibilidad, que ocasionó
la mayor crisis económico- social de la historia argentina.
El shock neoliberal
Junto con la puesta en marcha exitosa de la política antiinflacionaria (converti­
bilidad), el Congreso con mayoría oficialista votó dos leyes impulsadas por el Poder
Ej ecutivo: de Emergencia Económica y Reforma del Estado, que fueron el punto de
partida del shock neoliberal.
Este conj unto de medidas estuvo compuesto por las políticas de apertura eco­
nómica, desregulación de los mercados y privatizaciones de empresas públicas.
A fin de lograr el consenso de la opinión pública, el gobierno presentaba estas me­
didas como imprescindibles para el buen funcionamiento de la política antiinflacio­
naria, pero en realidad fueron acciones de gobierno independientes unas de otras.
Con la aplicación de las medidas neoliberales, el gobierno menemista pretendía
obtener la aceptación de los organismos de crédito internacionales, especialmente
del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, y conformar una alianza
entre la banca extranj era y los grupos económicos locales, cuyo enfrentamiento
había causado los dos procesos hiperinflacionarios anteriores.
Es necesario aclarar que el giro de la administración de Carlos Menem hacia
posiciones ideológicas de derecha contradij o las concepciones históricas del j us-
ticialismo, basadas en la j usticia social; y también, el discurso de la campaña pre-
electoral, cuyas consignas principales fueron "salariazo"y "revolución productiva";
avalado por la trayectoria estatista de Carlos Menem como gobernador de la pro­
vincia de La Rioj a, ya que durante su mandato la gran mayoría dé la población de
esa provincia vivía del empleo público. Por lo tanto, esta opción del menemismo a
posiciones neoliberales puede calificarse como oportunista.
158 | Capítulo 7 La crisis dei fordismo en la Argentina
La apertura comercial
La política de apertura comercial se basó
en la profundizaclón de la política aplicada du­
rante la dictadura militar, cuyas consecuencias
fueron mucho más amplias y generalizadas que
entonces, pues la exposición a la competencia
externa se estableció como el contexto habitual
de casi todo el sistema industrial. Sin embargo,
las crecientes excepciones en algunos sectores
empresariales, como las industrias automotriz,
papelera, textil, algunos eslabones de la ali­
mentaria y unas pocas actividades y de ciertas
empresas oligopólicas que cuentan con protec­
ciones naturales (descriptas por la teoría de las
ventaj as comparativas), generaron marcadas
asimetrías intersectoriales.
El resultado de esta política fue la desindustrialización, es decir, una reducción
intensa de la producción industrial en el conj unto de la riqueza generada a escala
nacional, acompañada de procesos de concentración de la producción y centrali­
zación del capital.
Simultáneamente, aumentó notablemente la participación de empresas extran­
j eras en el proceso de producción local a consecuencia de las nuevas modalidades
de radicación de las firmas trasnacionales, que aprovechaban el tipo de cambio fa­
vorable a sus negocios orientados al mercado interno y el descenso relativo de los
grandes grupos económicos de capital local.
En conclusión, la puesta en práctica de este
conj unto de políticas neoliberales intensificó
el proceso de desindustrialización iniciado en
1976, aumentó el nivel de la concentración eco­
nómica en un reducido número de empresas
muy poderosas y elevó el nivel de extranj eriza-
ción de la economía nacional.
Sesión en el Congreso Nacional en
1992. La mayoría j usticialista en
ambas cámaras aprobó las leyes de
Emergencia Económica y Reforma
del Estado, que permitieron la
aplicación del shock neoliberal.
Evolución de la concentración industrial global, 1956- 2001
60%
50%
40%
30%
El gráfico muestra los
promedios anuales.
20%
10%
0%
1998
2001
Fuente: Azpiazu y Schorr, Hecho en Argentina, Buenos Aires, Siglo XXI, 2010.
ACTIVIDADES
Observen el gráfico.
a. A partir de 1976, comparen los niveles de concentración industrial producidos
durante los gobiernos neoliberales con los restantes.
b. Escriban un párrafo con sus conclusiones que resultan de la comparación.
159
Avión de Aerolíneas Argentinas.
La desregulación de los mercados
La desregulación de los mercados consistió,
básicamente, en derogar un conj unto de regula­
ciones que incidían sobre el desarrollo en distin­
tos sectores de la economía.
Teóricamente, esta política intenta crear
condiciones perfectas de mercado; sin em­
bargo, en la práctica, dada la desigualdad pro­
pia del sistema capitalista, la desregulación
genera implícitamente nuevas condiciones re-
gulatorias, pero esta vez, no a cargo del Estado,
sino de los sectores privados más concentra­
dos (oligopólicos) del mercado, qué cumplen
un papel decisivo en la intensificación de los
procesos de concentración económica y cen­
tralización del capital.
Esta estrategia presentó variadas asimetrías
en relación con los sectores involucrados y excluidos. Además, en muchos casos,
consistió en re- regulaciones encubiertas y diferentes de las anteriores, como en el
caso paradigmático del régimen especial de protección de la industria automotriz,
que supuso una cuasi reserva de mercado y la re- regulación del sector. Por lo tanto,
el programa que supuestamente pretendía la"liberalización plena de la fuerzas del
mercado", incluyó esferas económicas desreguladas, reguladas y re- reguladas.
Las privatizaciones
Las privatizaciones de empresas
públicas fueron muy ventaj osas
para los compradores. Por ej emplo,
la venta de Aerolíneas Argentinas
en su conj unto (aviones,
instalaciones y rutas aéreas) se
realizó por un valor menor al que
corresponde únicamente a la ruta
transpolar (que se usa para volar a
Australia y Nueva Zelanda).
Pero generaron una gran cantidad
de desocupados que iniciaron
j uicios contra el Estado argentino
por despidos.
Las privatizaciones de las empresas públicas
La venta en condiciones ampliamente ventaj osas para el capital privado de un
conj unto extenso de empresas estatales de servicios e industriales fue un viej o
anhelo de los sectores capitalistas concentrados nacionales. Desde hacía muchos
años, los sectores ideológicos de derecha responsabilizaban al carácter estatal de
esas empresas como la causa principal de la ineficiencia.
Fueron privatizadas: Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), la empresa de te­
lecomunicaciones ENTEL, Agua y Energía Eléctrica, Gas del Estado, Ferrocarriles
Argentinos, Aerolíneas Argentinas, Fabricaciones Militares, entre otras empre­
sas estatales.
Estas empresas fueron adquiridas por consorcios integrados conj untamente
por bancos extranj eros y empresas nacionales, y esta alianza constituyó el bloque
hegemónico en el que se respaldó el gobierno menemista.
Uno de los principales compromisos asumidos, y no cumplido, por el programa
de privatizaciones, fue crear condiciones de mercado perfectas en las nuevas em­
presas de servicios privatizadas. La estructura monopólica estatal sufrió un cambio
de manos, ya que no existió la intención de distribuir la propiedad del capital de las
empresas públicas al transferirlas al capital privado. El resultado fue la transferencia
de la regulación a manos privadas que, por sus propias características, dispusieron
de elevados márgenes de libertad para imponer su propio patrón de comporta­
miento y así consolidar monopolios u oligopolios legales con sus consiguientes
mercados protegidos, con mínimos riesgos empresarios y con margen de manio­
bra para la fij ación de tarifas.
160 | Capítulo 7 La crisis del fordismo en la Argentina
Este proceso generó notables efectos regresivos a
causa de la evolución de las tarifas y la extensión de la
cobertura que impactaron directamente sobre el gasto
y el nivel de vida de los hogares.
A pesar de que la Ley de Reforma del Estado explici-
taba la necesidad de resguardar el empleo y las condi­
ciones de trabaj o en las empresas públicas a privatizar,
el proceso privatizador, contradiciendo estas argu­
mentaciones, produj o en ellas una enorme expulsión
de mano de obra y un marcado deterioro de las condi­
ciones laborales: la duración de la j ornada de trabaj o
y la productividad del trabaj o se incrementaron en
forma exponencial, en el marco del estancamiento de
los salarios.
Las transformaciones del Estado
durante los años noventa
Formación de la empresa
privatizada Trenes Metropolitanos,
ex Ferrocarriles Argentinos.
A modo de continuación de las transformaciones iniciadas en 1976, durante
la década de 1990, se llevaron a cabo cambios abruptos en la configuración del
Estado y en su relación con las actividades productivas: el modelo de Estado que
el discurso proponía imponer implicaba su reducción de manera indiscriminada
como único mecanismo para el supuesto mej oramiento.
Esta reducción se produj o en áreas de la competencia estatal, donde la inten­
ción no fue mej orar la gestión sino reducir su ámbito. La tendencia anti- estatista de
los años anteriores (facilitada por el disfuncional gigantismo que había adquirido
la burocracia estatal) llevó a la indiscriminada eliminación de agencias estatales o
a su apresurada y desfinanciada descentralización, que afectó gravemente el cum­
plimiento de funciones básicas del Estado. Por el contrario, alentado por poderosos
grupos empresarios que controlan muchos de sus accesos, el Estado nacional pri-
vatizó y descentralizó, acelerada e indiscriminadamente, un heterogéneo conj unto
de empresas e instituciones públicas.
ACTIVIDADES
1.Respondan.
a. ¿Cuáles fueron los sectores favorecidos por la reducción del Estado?
b. En ausencia de la regulación estatal, ¿quiénes ej ercieron en la realidad esa
regulación? ¿Quiénes se beneficiaron y quiénes se perj udicaron con ello?
2. Averigüen qué organismos del Estado fueron reducidos o fusionados durante los
años noventa.
a. ¿Qué consecuencias políticas tuvieron esas reducciones o fusiones?
b. ¿De qué manera impactaron en la forma de vida de los ciudadanos?
IIP
Durante la década de 1990 se
privatizaron numerosas empresas
del Estado que debilitaron
la posición estratégica de la
Argentina, tanto en el ámbito
externo como en el interno.
Al pasar a manos privadas
áreas clave, el Estado perdió la
posibilidad de manej ar aspectos
cruciales de la República, por
ej emplo, los hidrocarburos, que la
empresa privatizada exporta sin
tener en cuenta que la producción
local no alcanza para lograr el
autoabastecimiento, o la pérdida
de control del suministro de los
servicios públicos. .
^ ^ .....^ ^
Planta de potabilización de
agua General San Martín en
Buenos Aires.
La reforma del Estado nacional
La reforma dei Estado pasó a ser una condición del financiamiento externo y
esto operó como un factor determinante de su permanencia en la agenda estatal,
debido a la dependencia imperiosa de créditos externos. No solo como exigencia
de disciplina fiscal y de cumplimiento de metas de reforma, sino también como
fuente casi excluyeme de los recursos disponibles para concretar tales cambios.
El desmantelamiento precipitado del Estado produj o graves consecuencias:
1) la hipertrofia del Estado se convirtió en deformidad debido a que los cambios
no fueron programados ni previstos sus efectos;
2) la capacidad de regulación estatal quedó comprometida, porque la privatiza­
ción de las empresas públicas con mínimos recaudos hizo que la función de regula­
dora fuera sustituida en los hechos por un verdadero Estado privado; P
3) el hecho de descentralizar servicios afectó la capacidad de gestionarlos por­
que los gobiernos provinciales no tenían recursos financieros ni organizativos
suficientes;
4) la desmovilización o exclusión de los actores y mecanismos fundamentales
de la democracia (Congreso, partidos políticos, ONG, órganos de fiscalización, au­
diencias públicas) del proceso de reforma tendió a acentuar su debilidad frente al
nuevo poder económico;
5) debido a que las fórmulas sugeridas por los organismos financieros interna­
cionales (FMI, Banco Mundial) se implementaron ortodoxa e inflexiblemente, la
inercia de las reformas generó dificultades para que periódicamente se corrigiera
el rumbo, acción también propuesta por esos organismos internacionales.
Al mismo tiempo, el Estado renunció a seguir cumpliendo en muchas áreas sus
funciones de promotor, regulador, empleador y de dar subsidios, que caracteriza­
ron su prolongada etapa intervencionista.
162 | Capítulo 7 La crisis del fordismo la Argentina
s í ;j
í l l
l! fes
1 ¡§
Esta transformación modificó sustancialmente el papel que el Estado argentino
tuvo en etapas anteriores con relación al desarrollo económico. Por ej emplo, su
papel activo y promotor de la industria que desempeñaba durante el período de
sustitución de importaciones fue dej ado de lado y se convirtió en garante de las
condiciones económicas favorables al capitalismo flexible, en el marco del proceso
de globalización.
En resumen, se recurrió a la descentralización de las responsabilidades de ges­
tión desde el Estado nacional a los gobiernos provinciales y municipales; el recurso
de la privatización otorgó a empresas privadas (y a menudo, empresas estatales
trasnacionales) la provisión de los principales servicios públicos; la desregulación
provocó el vaciamiento o supresión de organismos que regulaban la actividad so­
cioeconómica, y estas funciones reguladoras pasaron a ser consideradas superfluas
o negativas para su desenvolvimiento; finalmente, la tercerización de servicios
llevó a que numerosas instituciones públicas debieran procurarse en el mercado
insumos y servicios que antes eran suministrados por unidades operativas propias.
También, se reduj o el personal de planta; durante la primera etapa, los estamentos
de gobierno realizaron una reducción extrema, pero esta no tuvo su equivalencia
en la necesidad de profundizar el cambio en el organigrama institucional sobre­
viviente, es decir que esta reducción no j ustificó el desprenderse de organismos
públicos necesarios.
ACTIVIDADES
Respondan.
a. ¿Qué sectores son los que se benefician principalmente con la participación activa
del Estado?
b. ¿El modelo keynesiano- fordista proponía una participación activa del Estado o su
reducción? ¿Y el neoliberalismo?
Refinería de petróleo deYPF
en La Plata.
163
Consiste en un proceso de
expansión de una mancha urbana
que alcanza centros urbanos
preexistentes y los incorpora de
manera sistémica a su dinámica.
Jil penurbano
Es la zona intermedia entre el
campo y la ciudad en proceso
de urbanización, que presenta,
mientras dura la transformación
(comúnmente es de varios
años), una combinación de
características urbanas y
rurales. Por lo tanto, es el lugar
donde la ciudad se expande
territorialmente.
Acceso Norte. La modernización
de la infraestructura de transportes
permitió la localización de zonas
residenciales y actividades
industriales y de servicios en áreas
alej adas de los centros urbanos.
La reestructuración urbana e industrial
La crisis del sistema productivo que irrumpió a escala global a mediados de la
década de 1970 desencadenó procesos de reestructuración industrial que le per­
mitieron al sector empresarial continuar acumulando capital.
Estas transformaciones alteraron el diseño espacial de las actividades industria­
les y propiciaron intensos procesos de localización de la industria en las zonas peri­
féricas a distintas escalas.
El surgimiento de los nuevos países industriales del Tercer Mundo, a escala glo­
bal; el traslado de capacidad desde antiguas regiones industriales a otras emer­
gentes, a escala nacional; y la paulatina industrialización de numerosos espacios
suburbanos, periurbanos y rurales, frente a la disminución de empleos productivos
en numerosas grandes ciudades, a escala urbana constituyen los síntomas del ini­
cio de una ruptura con el modelo de acumulación espacial vigente hasta entonces.
«
Como consecuencia de estos fenómenos, en el contexto de la globalización, las
áreas metropolitanas adquirieron la función de coordinación fundamental entre
los mercados internacionales.
En el ámbito de las grandes aglomeraciones urbanas (Buenos Aires, Córdoba y
Rosario) la decadencia industrial evidenciada en los núcleos centrales colaboró a
que se potenciaran procesos difusores o expulsores de esta actividad, iniciados en
etapas anteriores, hacia las coronas periféricas.
Las consecuencias de estos procesos fueron, por una parte,
el progresivo abandono de espacios centrales, donde la rápida
revalorización del suelo favoreció su sustitución por usos alter­
nativos, y la relocalización en zonas alej adas más baratas; y, por
otra, la necesidad de cierre o traslado - como estrategia de sa­
neamiento de su economía interna, reorganización del personal
y modernización y redimensionamiento de las instalaciones-
que muchas empresas experimentaron a causa de los procesos
de crisis y reestructuración acontecidos. Este traslado fue posi­
ble por la abundante oferta de suelo más barato, regulaciones
urbanas más flexibles y el desarrollo de sistemas de transporte, y
determinó una creciente industrialización en áreas suburbanas.
Consecuentemente, se fueron incorporando nuevos núcleos al
entramado industrial, organizados principalmente por las redes
de autopistas que los interconectan, mientras quedaron rezaga­
dos los lugares mal comunicados, con escasa oferta de suelo u
otras restricciones desalentadoras de las inversiones.
La conj unción de estos fenómenos determinó la ampliación
del espacio productivo urbano- metropolitano: se anexó úna
nueva corona periférica, la tercera, dividida entre los sectores
menos accesibles, con actividades económicas de pequeña es­
cala y escaso valor añadido; y en las áreas suburbanas se asen­
taron nuevas centralidades, donde se localizaron las nuevas
industrias con más alto componente tecnológico, que exigen
un espacio de calidad, con buena infraestructura y un entorno
ambiental agradable.
164 j Capítulo 7 La crisis del fordismo en la Argentina
De este modo, en el contexto de la reestructuración económica y territorial, se
han producido cambios en las pautas de localización industrial en la Región Me­
tropolitana de Buenos Aires. Estos se verifican por el masivo abandono de infraes­
tructuras y equipamientos industriales en áreas manufactureras tradicionales (por
ej emplo, el barrio de Barracas, en la ciudad de Buenos Aires, y los partidos de San
Martín y Avellaneda, en la provincia de Buenos Aires) y, simultáneamente, una con­
solidación de nuevos espacios industriales en la periferia de la región, particular­
mente en algunos partidos de la zona norte, como Pilar,Tigre, Campana y Zárate.
A su vez, estos cambios se relacionan con transformaciones urbanas más am­
plias: nuevas formas de organización del espacio residencial [countries, barrios y
ciudades cerrados); difusión de grandes equipamientos de consumo (hipermer-
cados y centros comerciales, entretenimiento, turismo y espectáculo), y el redi­
seño de la red de transporte metropolitano (fundamentalmente, el Acceso Norte,
con sus ramales a Tigre, Pilar y Campana; el Acceso Oe.ste y la Autopista Buenos
Aires- La Plata).
Región metropolitana
1 Qudad de Buenas Aires 24 Almirante Brown
2 San Isidro 25 Florencio Varela
3 Vicente López 26 Berazategui
4 GraLSan Martín 27 Escobar
5 Tres de Febrero 28 Pilar
6 Morón 29 Campana
7 Huriirtgham 30 Zárate
8 Ituzaingo 31 Exaltación de la Cruz
9 La Matanza 32 GraL Rodríguez
10 Lomas deZamora 33 Lujan
11 Lanús 34 Mercedes
12 Avellaneda 35 Marcos Paz
13 Quilines 36 Gral. LasHeras
14 San Femando 37 Navarro
15 Tigre 38 Lobos
16 San Miguel 39 Cañuelas
17 Malvinas Argentina 40 San Vicente
18 José C Paz 41 Presidente Perón
19 Moreno 42 Brandsen
20 Merlo 43 La Plata
21 La Matanza 44 Ensenada
22 Esteban Echeverría 45 Berisso
23 Ezetza 46 islas de San Femando
Barrio privado en Pilar.
La coexistencia de barrios exclusivos
con barrios populares marginados,
en la tercera corona metropolitana,
ej emplifica el aumento de la brecha
entre ricos y pobres generado por el
modelo neoliberal.
Escala graftca
15 30 km
_l___l___I___I
ACTIVIDADES
Trabaj en con el mapa.
a. Coloreen con distintos tonos
las tres coronas metropolitanas.
b. Ubiquen las principales
vías de acceso: Acceso Norte
(ramales Campana,Tigre y
Pilar), Acceso Oeste, Autopista
Buenos Aires- La Plata,
Autopista General Paz y Ruta
Nacional N°2.
c. ¿Qué localidades están mej or
conectadas?
165
üncollage
La urbanización de la tercera
■coronametropolitana en el
Partido de Pilar, durante el
transcurso del modelo neoliberal,
en ausencia de la planificación
estatal característica del Estado
benefactor keynesiano- fordista
y realizada por las fuerzas del
mercado, dio por resultado un
collage, propio del posfordismo,
donde conviven barrios privados,
villas de emergencia, plantas
y parques industriales, hoteles
de alta categoría y producción
hortícola y agropecuaria.
Las zonas industriales
Aunque muchas empresas están localizadas en zonas cercanas a las autopistas
y rutas (por ej emplo, en los ramales del Acceso Norte), los relevamientos más re­
cientes demuestran que a largo plazo la tendencia de localización se realice en par­
ques y zonas industriales; tendencia motivada en el creciente conflicto entre los
diversos usos del suelo, especialmente el residencial y el industrial.
A pesar de los desaj ustes que surgen entre una demanda empresarial en rápida
transformación, que requiere modelos particulares de edificios y plantas, mej o­
res infraestructuras y servicios, una mayor calidad ambiental y una oferta poco
dinámica debido a la lentitud que caracteriza la preparación y legalización de las
áreas industriales, la oferta para integrar los parques industriales y empresariales
presenta un notable crecimiento, puesto que consideran la integración de bienes y
servicios. La base de promoción de estos espacios es la oferta de bienes y servicios
integrados; con ella se pretende destacar el carácter de espacio abierto con baj a
densidad edilicia, zonas verdes y una mayor calidad paisaj ística y dotacional. En
este sentido, el Parque Industrial Pilar se ha convertido en el modelo emblemático
de esta nueva tendencia.
En términos generales, puede afirmarse que las principales aglomeraciones
industriales no planificadas y corredores industriales de la región son, respectiva­
mente, Avellaneda- Barracas- Pompeya- Lanús, San Martín- Vicente López, Matade-
ros- San Justo, QuiImes,Tres de Febrero, Ensenada- Berisso y Zárate- Campana; Ruta
Panamericana- Acceso Norte, Camino General Belgrano, Ruta Provincial 36- Auto-
pista 002 y Ruta Nacional 3.
La industria dispersa dentro del espacio residencial se distribuye en mayor me­
dida por algunos barrios de la Capital Federal y por localidades de la primera y se­
gunda corona. Las pequeñas empresas se radican principalmente en la ciudad de
Buenos Aires y los establecimientos medianos y grandes, en localidades más ale­
j adas. Esta situación se reproduce en el casco urbano de la ciudad de La Plata y su
periferia consolidada.
166 | Capítulo 7 La crisis del fordismo en la Argentina
Ganadería en el partido de Pilar.
bibl io t ec a
Mariano Morens"
Hotel Sheraton de Pilar.
Respondan.
a. ¿Qué función cumplen las
autopistas en el desarrollo de la
tercera corona metropolitana?
¿Qué mej oras aportó su
modernización durante la
década de 1990?
b. ¿Cómo varían los precios de
la tierra de las áreas centrales
metropolitanas en relación con
los de las zonas alej adas?
c. ¿Qué relación hay entre la
creciente conflictividad entre
el uso del suelo industrial con
los usos residencial y comercial
y la proliferación de parques y
zonas industriales en la tercera
corona?
Horticultura periurbana en Pilar.
167
El presidente Eduardo Duhalde
gobernó interinamente entre 2002
y 2003 y fue el encargado de sacar
al país de la grave crisis generada
por el régimen convertible.
Lossupérávits gemelos
Esta expresión se refiere a
la existencia simultánea de
superávit fiscal, que consiste
en que los gastos del Estado
sean menores que sus ingresos,
y de saldo comercial, cuando
las exportaciones superan a las
importaciones.
La concurrencia de ambos valores
es un síntoma muy positivo de la
economía.
El régimen posterior a la convertibilidad
A fines de 2001, el presidente Fernando de la Rúa renunció en un contexto de
extrema crisis socio- económica y una gran inestabilidad política que dificultó la
designación de quien ocupara el cargo vacante. En el transcurso de una semana,
el Poder Ej ecutivo Nacional estuvo a cargo de Ramón Puerta, Adolfo Rodríguez Saá
y Eduardo Camaño, hasta que una Asamblea Legislativa designó Presidente de la
Nación al senador Eduardo Duhalde con carácter interino. En los comicios de 2003,
fue elegido presidente Néstor Kirchner, quien luego fue sucedido por Cristina Fer­
nández de Kirchner en 2007.
El final de la convertibilidad durante la crisis de 2001 y 2002 constituyó la finali­
zación del predominio de la valorización financiera en perj uicio de las actividades
productivas. La reforma cambiaría emergente provocó una crisis de tal gravedad
que se requirió un trienio de crecimiento alto, persistente y continuo entre los años
2003 y 2005 para equiparar los niveles de actividad de 1998, j usto antes del co­
mienzo de la etapa recesiva (disminución del PBI) más prolongada e intensa de la
historia argentina.
No obstante, el nuevo régimen que la sustituyó no fue acompañado por un
cambio estructural, ya que significó la continuidad de numerosos aspectos fun­
damentales del régimen convertible. El período posteriora la convertibilidad se
caracterizó por la regresividad, ya que consistió en una transferencia de riqueza
desde la esfera del trabaj o a la del capital, y por la heterogeneidad, debido a que
esa transferencia se produj o de manera diferencial, en beneficio de los grupos con­
centrados de la economía y en detrimento de las pequeñas y medianas empresas
(PyME), especialmente, que implicó un proceso de gran centralización del capital.
Esta crisis afectó económicamente a las diversas clases sociales, sus fracciones
y los sectores de la economía. Principalmente, fue sufrida por la clase trabaj adora,
mientras que fue auspiciosa para los segmentos del capital y, en gran medida, para
los sectores más altos.
En la esfera del capital se produj o la aceleración de las tendencias a la concen­
tración económica, la centralización del capital y la extranj erización de la industria
nacional, lo que generó el afianzamiento y la articulación del proceso de oligopo-
lización anterior y la reducción del empresariado industrial nacional. Por otro lado,
en el ámbito del trabaj o, se produj o la disminución del desempleo y la regresividad
salarial industrial, en un contexto de aumento del empleo en negro, altas y crecien­
tes tasas de explotación y el afianzamiento de la consideración del salario como
costo empresario, por lo que se ubicó debaj o de la línea de la pobreza.
Sin embargo, la devaluación de la moneda posibilitó la consistente recupera­
ción de la economía en su conj unto y, particularmente, la de los sectores producti­
vos. La industria evidenció un importante crecimiento desde el aumento de las ex­
portaciones fabriles - debido a los radicales cambios en la estructura de los precios
de la economía- y una nueva sustitución de importaciones.
Esta recuperación se basó en una muy pobre y endeble política industrial, sus­
tentada exclusivamente en un tipo de cambio real competitivo y estable, y una ma-
croeconomía sana como resultado del crecimiento del PBI y los superávits fiscal y
de la balanza comercial, llamados superávits gemelos, en ausencia de una estrate­
gia orgánica de desarrollo industrial.
168 | Capítulo 7 La crisis del fordismo en la Argentina
El perfil productivo- exportador se asentó en la producción industrial de un pe­
queño conj unto de grandes empresas, desde la reconfiguración de los precios rela­
tivos internos, que se sustentaba en el aprovechamiento de ventaj as comparativas
con el procesamiento de recursos naturales básicos y la producción de commo-
dities industriales; la creciente utilización de la capacidad industrial instalada; la
reactivación de la demanda interna, a causa del nuevo tipo de cambio; y de las ex­
celentes condiciones para la exportación, debido al aumento inusitado de los pre­
cios internacionales. Por lo tanto, el crecimiento industrial quedó circunscripto a un
conj unto muy reducido de ramas productivas que adquirieron dinamismo durante
el auge de las políticas neoliberales: la agroindustria, la"armaduría automotriz", la
refinación de petróleo, la elaboración de productos y sustancias químicas, y las ma­
nufacturas de metales comunes. La consecuencia de este proceso fue que la gran
industria se apropió de márgenes de rentabilidad relativamente altos y el resto de
la industria quedó exceptuado de ellos.
En consecuencia, el régimen posteriora la convertibilidad, basado en el fuerte
crecimiento industrial, las exportaciones industriales, pero aún más de las importa­
ciones, posibilitadas por el alto grado de apertura comercial heredado de los años
noventa, pone en duda el sustento de una recuperación consistente, ante la posibi­
lidad futura de incurrir en déficit de la balanza comercial.
ACTIVIDADES
Respondan.
a. ¿Cuáles son los commodities que produce la Argentina?
b. ¿Es conveniente para un país especializarse en la producción de commodities?
¿Porqué?
c. ¿Cuáles son las actividades que encabezaron el nuevo impulso industrial?
Son bienes comerciables del
comercio internacional que,
debido a la gran cantidad
existente en circulación, ningún
país exportador puede influir en
el precio por más grande que
sea su volumen exportable. Esto
determina que los productores
de esos bienes se encuentren a
merced de los vaivenes de los
precios internacionales.
Entre otros, son commodi ti es los
cereales, los metales comunes
(acero, aluminio, etc.), el petróleo.
La Dra. Cristina Fernández de
Kirchner recibe del Dr. Néstor
Kirchner el mando del gobierno
nacional.
169
El dinamismo del Parque Industrial Pilar desde 1991
El Parque Industrial Pilar es un emprendimiento privado inaugurado en 1973 por la
empresa Lago Verde S.A., que contó con la experiencia adquirida en la creación del
Centro Industrial de Garín, creado en 1969 y hoy conocido como Parque Oks.
El Parque Industrial Pilar
Aunque el proyecto se remonta a 1969 y su
inauguración a 1973, este Parque Industrial
adquirió su carácter paradigmático como una
nueva modalidad de instalación de la industria
en el territorio, por las nuevas condiciones ma-
croeconómicas impuestas por las políticas neo­
liberales y la convertibilidad que permitieron el
desarrollo de nuevos factores de localización.
Estas posibilitaron a algunas empresas radica­
das en la Argentina (en su mayoría grandes o
trasnacionales) reinstalarse en el Parque Indus­
trial Pilar como forma de adopción de estrate­
gias para sobrellevar el proceso de desindus­
trialización vigente. Otras empresas del exterior
fueron atraídas por las potenciales ganancias
que se generaron en el mercado interno ar­
gentino, gracias al tipo de cambio fij ado por la
convertibilidad.
Piano del Parque Industrial Pilar
Reseña
Es el parque industrial más grande de Sudamérica. Está ubi­
cado a 10 km de la ciudad de Pilar y a 2 del kilómetro 60 del ramal
Pilar del Acceso Norte (Autopista del Sol) y ocupa 920 ha. El pre­
dio está emplazado en un terreno alto, privilegiado por estar a
resguardo de inundaciones.
Mantuvo un desarrollo mediocre como negocio inmobilia­
rio de lotes industriales durante casi dos décadas hasta 1991.
Desde ese año, la vigencia de la Ley de Convertibilidad y el shock
neoliberal aceleraron la venta de lotes y su ocupación para uso
industrial.
Según Meyer Oks, presidente de Lago Verde S.A.: "la idea fun­
dacional fue separar la actividad industrial del casco urbano. La
filosofía de agrupara las empresas en un mismo espacio parte de
la premisa de que se puede obtener una importante reducción
en los costos de funcionamiento e instalación y generar un diá­
logo entre las diferentes industrias".
Presenta un gran dinamismo por la continua radicación de
nuevas industrias debido a que cuenta con beneficios impositi­
vos, acceso rápido y adecuada infraestructura. Las empresas ins­
taladas son de los rubros metalúrgico, alimenticio, farmacéutico,
químico, textil, plástico y construcción.
Antes estancia, hoy parque industrial
En el predio de la antigua estancia La Peregrina y sus alrede­
dores, más de 190 plantas industriales ocupan a 11 mil personas y
facturan entre 2.000 y 3.000 millones de pesos por año.
Lago Verde S.A. adquirió hace 30 años las 450 ha de la estan­
cia, más tarde compró 400 ha más para formar el Parque Indus­
trial Pilar.
La imprevisión del impacto ambiental actualmente provoca la
gran congestión de tránsito pesado y la presencia de actividades
con emanaciones molestas para los habitantes de los barrios ale­
daños. A pesar de estos efectos negativos, el volumen económico
del Parque, ubicado sobre un privilegiado corredor del Mercosur,
se expresa en cifras contundentes.
170 | Capítulo 7 La crisis del fordismo en la Argentina
Evolución del número de empresas
radicadas en el Parque Industrial Pilar
Según la Organización de la Naciones Unidas para el
Desarrollo Industrial (ONUDI), es un terreno urbanizado
y subdividido en parcelas, conforme a un plan general,
dotado de carreteras, medios de transporte y servicios
públicos, que cuenta o no con fábricas construidas (por
adelantado), que a veces tiene servicios e instalaciones
comunes y a veces no, y que está destinado al uso de una
comunidad de industriales.
1. Usen los datos de la tabla.
a. Confeccionen un gráfico de barras con ios datos
de las columnas Año y Cantidad.
b. La columna restante graficarla con una línea
continua.
2. Respondan.
a. ¿Cuáles son las causas de que en pleno proceso
de desindustrialización se haya convertido en uno
de los principales polos industriales del país?
b. ¿A qué distancia se halla de la ciudad de
Buenos Aires la ciudad de Pilar? ¿Y el Parque?
c. ¿Con qué partidos limita el partido de Pilar?
d. ¿Cuáles son las principales vías de
comunicación del Parque industrial Pilar?
e. ¿Cuáles son los cursos de agua próximos al
Parque Industrial Pilar?
11.000 puestos de trabaj o y otros 10.000 por empleo
indirecto.
2.000 a 3.000 millones de pesos de facturación anual.
240.000 litros de agua potable por hectárea y por día.
1.000 líneas digitales de teléfono, extensibles a 5.000.
8 a 22 kilos por metro cuadrado de presión de gas
natural.
25 kilómetros de cañerías de hormigón para efluentes
industriales.
Transporte, centro administrativo, bancos, correos,
restaurantes, enfermería, estación de servicio, báscula,
instalaciones deportivas.
El 95%de la superficie fue vendida y el remanente,
de 40 hectáreas, se cotiza entre 18 y 40 dólares el
metro cuadrado. No se permiten fábricas de cemento,
curtiembres ni faenado de ganado.
^ Fuente:-püarcfty.com (adaptación^
1989
’ 1991
19*51
1995
’ 1996
, , I " 7
, 1998
^3999
200»
2002
2005
2006
2007
2008
2010
Partido de Pilar
40
60
78
72
k-
e
94
113
109
117
141
128
150
165
172
181
194
20
18
-6
22
19
■A
8
IEZZS
- 13 I
=
~~§
* T“ |
- - - - - - - "TÉ
i
fuente: H- industr¡@, 2009.
22
15
7
9
13
SE#
Referencias
- - - - - - - Limite de partido.
PP Ruta nacional.
S Ruta provincia!.
: Autopista.
* Camino pavimentado.
3Camino de tierra.
•< FerrocaoiLy estación.
Escala gráfica
• 5 10 km
1 ■- I____I____I
171
Los parques industriales
en la Argentina
Los primeros proyectos son de las déca­
das de 1950 y 1960, aunque la mayoría de los
casos tardaron años y hasta de décadas en su
activación.
En 1980 comenzaron a funcionar una serie
de parques industriales que durante años es­
tuvieron inactivos, como los de La Rioj a y San
Juan, y surgieron nuevos proyectos de par­
ques y otras aglomeraciones industriales esti­
mulados por políticas de promoción industrial
regional.
A mediados de la década de 1990, existían
alrededor de 200 aglomeraciones industriales
planificadas, localizadas en provincias con tra­
yectorias industriales breves: San Luis, La Rioj a,
Tierra del Fuego, Chubuty Entre Ríos.
En la Región Metropolitana de Buenos Aires,
los parques industriales adquirieron auge en los
años noventa por dos iniciativas: una del sector
público y la otra del privado. El sector público
los propició deliberadamente para reordenar
el territorio de la actividad industrial y, en es­
pecial, promover la atracción de actividades
productivas en aquellos territorios menos in­
dustrializados a fin de incentivar el desarrollo
local. El sector de la inversión privada los con­
solidó como un negocio inmobiliario novedoso,
que prometía grandes ganancias, ya que se
aprovechó el cuestionamiento creciente a la ac­
tividad industrial en zonas de predominio resi­
dencial del suelo, en un contexto de acentuada
polarización de los precios de la tierra. En ese
contexto, el auge fue fruto del creciente valor
simbólico alcanzado por el desarrollo del Par­
que Industrial Pilar. En otras localidades, como
Garín, Zárate, Burzaco, también se localizan par­
ques industriales que dinamizan las economías
locales.
Ríos en el Parque Industrial
de Ushuai a
F
abiana Ríos, gobernadora de Tierra del Fuego, recorrió el
parque industrial de Ushuaia junto con Fabio Delamata, se­
cretario de Promoción Económica y Fiscal, Rubén Cherña-
jovsky y Diego Villanueva del grupo New San.
Cherñajovsky y su equipo le mostraron a la gobernadora el
funcionamiento y producción de las plantas New San, Electronic
System y Sanyo, y el estado de la ex planta CM. ?
Ríos contó que fue invitada a observar; "las plantas tradiciona­
les de funcionamiento, la que está en refacción y que forma parte
del acuerdo suscripto para el concurso de precio posterior, que
hace a la readecuación de CM; y acerca de la incorporación jóve­
nes en los nuevos procesos productivos de celulares y máquinas
fotográficas, resultado de la ley de impuestos internos". Respecto
de la ex planta CM, señaló que "se están haciendo las reformas
estructurales que el espacio requiere para instalar nuevas líneas
de producción".
Delamata destacó la fabricación de productos "que valen me­
nos de 70 dólares", porque "permite mantenernos en el mercado y
seguir siendo competitivos"; y sostuvo que es relavante considerar
que "1.500 operarios con un sueldo de 10 mil pesos dejan en el
mercado unos 15 millones de pesos mensuales".
Diego Villanueva ponderó el apoyo de la gobernadora y explicó
que ella "se mostró muy sorprendida por el crecimiento del em­
pleo del grupo y toda la industria". Por último, comentó que en
la ex planta CM instalarán "un polo industrial tecnológico avan­
zado, que demanda mucha inversión debido al deterioro de la
estructura".
Fuente: www.periodismotdf.com.ar, 22/12/20 (adaptación) '■
Para concluir
Redacten un texto que relacione las características del
neoliberalismo presentes en el éxito industrial e inmobiliario del
Parque Industrial Pilar.
172 | Capítulo 7 La crisis del fordismo en la Argentina
1. Respondan de acuerdo con la información de este capítu­
lo y la del capítulo anterior.
a. ¿Cuáles son las características presentes del pasaj e del
modelo keynesiano- fordista al posfordista- flexible a esca­
la global que pueden identificarse en el caso argentino?
b. ¿Cuáles creen que son propias de nuestro país?
c. ¿La irrupción del posfordismo en el mundo ocurrió
simultáneamente que en la Argentina? Den fechas.
2. Relacionen la utilidad del terrorismo de Estado para la
introducción del neoliberalismo en la Argentina con los
dos procesos hiperinflacionarios durante las presiden­
cias de Raúl Alfonsín y Carlos Menem.
3. Describan el proceso de desindustrialización.
a. Identifiquen el sector productivo beneficiado como
principal sector exportador.
' b. ¿Cuáles fueron los sectores favorecidos dentro de la
industria?
4. Relean el proceso de desindustrialización. Luego
tachen lo que no corresponda.
a. Durante el proceso de desindustrialización aumentó
/ disminuyó la concentración económica.
b.También aumentó/ disminuyó la extranj erización
de la propiedad de las empresas industriales.
c. En ese proceso los ingresos de la clase trabaj adora
aumentaron / disminuyeron notablemente.
5. Relacionen y respondan.
a. El impacto de la revolución tecnológica posfordis­
ta, en relación con la tecnificación del campo, ¿cómo
afectó al proceso de aumento de la desocupación?
b. ¿Qué proceso demográfico relacionado con las
migraciones internas traj o consigo la modificación
sustancial de la desocupación?
6. Comparen la convertibilidad con la posconvertibilidad.
a. ¿Cuáles son las continuidades y las rupturas que
pueden identificarse?
b. Confeccionen dos listas.
c. Indiquen los aspectos positivos para el conj unto de
la sociedad.
7. Usen un mapa de la RMBA.
a. ¿Cuántos partidos la integran?
b. ¿Cuáles limitan con la Ciudad de Buenos Aires?
c. ¿Existen partidos pertenecientes a la primera coro­
na que no limitan con la Ciudad de Buenos Aires? Si la
respuesta es afirmativa, enumérenlos.
d. Identifiquen los partidos que, al igual que Pilar,
adquirieron dinamismo industrial durante la década
de 1990 y observen su relación con los tres ramales del
Acceso Norte.
8.Trabaj en en grupos.
a. Cada grupo elige una empresa pública que haya
sido privatizada en la década de 1990.
b. Busquen información de la empresa elegida.
c. Elaboren un informe que considere lo siguiente.
•Evolución de la empresa desde sus inicios hasta el
momento de su privatización.
•Proceso de privatización: quién adquirió la empresa.
•Pueden hacer una pequeña encuesta en su barrio
(familiares, vecinos, comerciantes, etc.) para averiguar
la opinión acerca de si el servicio de la empresa se
mantuvo igual, mej oró o empeoró luego de la priva­
tización.
•Situación actual.
•Elaboren gráficos, mapas para enriquecer el informe.
d. A medida que presentan los informes completen
un cuadro de tres columnas: Empresa estatal, Empresa
privada, Situación actual.
e. Con la información del cuadro, elaboren una con­
clusión. Pueden hacerla en forma personal o grupal.
• Basualdo, E.;"Las reformas estructurales y el Plan de
Convertibilidad durante la década de los noventa", en Realidad
Económi ca n°200, Buenos Aires, 2003.
• Briano, Luis; El desarrollo y la consolidación del Parque Industrial
Pilar en el contexto de las transformaciones dél a actividad industrial
en la RMBA, Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, UBA. Tesis
de Licenciatura, 2002.
• Oszlak, Oscar, "De Menor a mej or: el desafío de la'segunda'
reforma del Estado", en Nueva Soci edad N°160, Venezuela, 1999.
173
Transformaciones
sociales y urbanas en
la Argentina actual
Las transformaciones en los mercados de trabaj o
marcaron un cambio en la estructura social argentina.
Las clases y los grupos sufrieron cambios en sus
situaciones y sus pertenencias a la sociedad, antes
caracterizadas como igualitarias y homogéneas. Estas
resultaron en cada vez más desiguales y heterogéneas.
La Región Metropolitana de Buenos Aires cambió
su geografía como consecuencia de los procesos de
fragmentación social y urbana, y la imagen de una
ciudad inclusiva quedó signada por la separación
entre grupos y clases sociales.
Barrio cerrado La Cesarina en la
localidad de General Rodríguez,
l a seguridad también se
transformó en una mercancía para
quienes pudieran pagarla.
La relación laboral |
Dentro del modelo keynesiano-
fordista se expandió la forma
de contratación por tiempo
indeterminado y regulado por
marcos estatales y gremiales.
El salario dej ó de ser sólo el pago
por realizar una tarea puntual, para
convertirse en una garantía de
inclusión a derechos.
Ese vínculo mediante el salario
avanzaba por sobre las formas de
contratación precarias y el empleo
por cuenta propia, conformando
una sociedad salarial. Aunque el
salario sigue siendo la contratación
más común, no tiene el mismo
carácter inclusivo que durante el
apogeo del modelo anterior para el
conj unto de la sociedad.
Estado y ciudadanía en la globalización
neoliberal
El papel del Estado en las sociedades capitalistas, durante el
apogeo del modelo keynesiano- fordista entre 1945 y 1975, ha­
bía quedado delineado luego de un consenso entre los sectores
del capital y del trabaj o, y situaba al Estado como el garante y
el regulador de las relaciones laborales, la seguridad social, los
servicios universales, como salud y educación; la infraestructura
social y de servicios públicos, como vivienda, saneamiento, elec­
tricidad, seguridad y transporte.
Mediante la constitución de este Estado social se garantizó el acceso gene­
ralizado de la población a estándares de vida que disminuían las desigualdades
sociales. Por otra parte, la pobreza era considerada como un resabio que debía
ser superado con la ¡mplementación de políticas sociales.
El advenimiento del Estado neoliberal y la ¡mplementación de las políticas
propuestas por el Consenso de Washington, es decir las desregulaciones de los
mercados, transformaron marcadamente los ámbitos de incumbencia del Estado
en las protecciones y servicios universales y públicos. El mercado comenzó a ser
el distribuidor de los bienes y servicios que antes proveía el Estado, y también se
modificó la concepción de los individuos, pues más que ciudadanos pasaron a
ser consumidores en un contexto de privatización que incluyó los aspectos más
diversos de la vida de las sociedades modernas.
El impacto de esta transformación afectó en distinta medida a las sociedades
del centro y de la periferia, y en nuestro país generó fragmentación y polariza­
ción de la estructura social.Todos los sectores sufrieron modificaciones en su si­
tuación: la mayoría se empobreció y una minoría logró mej orarla. De esta manera,
la tendencia a la creciente desigualdad se consolidó como una característica de
la sociedad argentina, con pobres cada vez más pobres y ricos cada vez más ricos.
Estas transformaciones sociales generaron notables cambios en la estructura
urbana de las ciudades argentinas, a la vez que la Región Metropolitana de Bue­
nos Aries, la principal área de poblamiento y concentración económica del país,
fue transformada por las crisis, las reestructuraciones económicas y las nuevas
formas de habitar de los ciudadanos librados al mercado.
Por lo tanto, el traspaso de la ciudad industrial que tendía a la inclusión y a la
integración, aun en la desigualdad, a la ciudad posfordista y sin los marcos re-
gulatorios del Estado social, instaló nuevos problemas en cuanto al aprovisiona­
miento de los bienes y servicios, como la educación, la salud y la seguridad, en
cuanto a la cantidad como a su calidad, sumados a los antiguos problemas urba­
nos, como la contaminación, la escasez de vivienda y el deterioro de los sistemas
de transporte. Sin embargo, la desinversión y la degradación para el acceso a la
salud y a la educación, si bien fueron universales, su intensidad fue selectiva y
afectaron a los sectores de la ciudadanía.
j j i: :
i ; ; 176 | Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
Transformaciones en los mercados de trabajo
A partir de la crisis económica de la década de 1970 y de la ¡mplementación
de los modelos de aj uste estructural se produj o una reestructuración económica
en los mercados laborales con las consecuentes transformaciones en las regiones
metropolitanas. La incorporación de grandes masas de trabaj adores al empleo
industrial, propias del modelo keynesiano- fordista, y la búsqueda del pleno em­
pleo llegaron a su fin y se impuso un mercado laboral con nuevas características
que impactaron en el área del trabaj o y en la sociedad en general.
En su momento, la crisis de la década de 1970 parecía un fenómeno mucho
más acotado y normal dentro del capitalismo; pero, en el presente, las transfor­
maciones del sistema en una nueva fase no parecen haberse estabilizado. En los
mercados de trabaj o queda claro que, desde la crisis, la sociedad salarial empren­
dió una larga transformación en los centros y en las periferias.
En la Argentina, la sociedad salarial implicaba que todos los trabaj adores par­
ticipaban en la redistribución de las ganancias de acuerdo con una escala j erár­
quica determinada por su posición socio- ocupacional. De esta manera, la posi­
bilidad de renegociar los salarios mediante los convenios colectivos de trabaj o
significaba aceptar la existencia de las desigualdades, al tiempo que se planifi­
caban mej oras en ¡a situación a largo plazo. De esta manera, el obrero conocía
su situación y comprendía que difícilmente llegaría a ocupar un cargo j erárquico
dentro de la empresa, pero en el largo plazo podría acceder a cargos de mayor
j erarquía e incluso, si no lo hiciera, en el largo plazo la antigüedad laboral se tra­
duciría en un mej or salario. Por lo tanto, si bien existían situaciones laborales pre­
carias, la sociedad salarial era característicamente expansiva y tendía a cubrir la
totalidad del mercado laboral.
La función del Estado en el mercado laboral
El Estado garantizaba las condiciones de contratación, desde las condiciones
de trabaj o referidas a la seguridad en el ámbito laboral hasta las formas de pago,
tiempo de descanso, salarios mínimos e indemnizaciones por despido.
A su vez, organizaba las instituciones de seguridad a las cuales se destinaba
una parte del salario del trabaj ador para protegerlo en caso de enfermedad, des­
empleo, vej ez y muerte; esta protección incluía al trabaj ador y a su núcleo fami­
liar. Además, el Estado se encargaba de los sistemas de seguridad y educación,
que eran extensivos al conj unto de la sociedad y formaban a los ciudadanos para
el mundo del trabaj o.
Tren de la Costa. Su recorrido de
15,5 km paralelo al río de la Plata,
va desde la estación Maipú, en
la localidad de Olivos hasta la
estación Delta, én Tigre.
El deterioro y la privatización del
transporte generaron servicios
públicos de diferente calidad para
las distintas clases sociales.
El convenio colectivo
deírabaj o
Es un instrumento legal surgido
de la negociación entre uno o
varios sindicatos y las empresas
u organizaciones empresariales
para regular los aspectos de la
relación laboral (salarios, j ornada,
descansos, licencias, condiciones
de trabaj o, capacitación
profesional, régimen de despidos,
categorías profesionales).
Constituye un marco de
condiciones mínimas para el
trabaj o que no puede empeorarse
ni abolirse por contratos
individuales; pero sí se pueden
negociar mej oras por sobre ellas
mediante un contrato individual,
por ej emplo, más vacaciones o
menos horas de trabaj o.
¡L ACTIVIDADES
Expliquen.
a. La función dei Estado en cuanto a los mercados laborales y en la relación laboral
entre empleado y empleador durante el modelo keynesiano- fordista.
b. Las protecciones obtenidas por los trabaj adores.
177
Hotel de la Federación Argentina
Sindical del Petróleo y Gas
Privados, en Mar del Plata.
La pertenencia de los trabaj adores
a colectivos gremiales mej oró su
calidad de vida.
La identidad del trabaj ador
Desde el advenimiento del peronismo a mediados de siglo XX, la consolida­
ción de los sectores populares como mano de obra para la industria en el mer­
cado laboral marcó la pertenencia y la identidad de estos trabaj adores indivi­
dual y colectivamente. La participación gremial y sindical los incluyó dentro de
grupos de trabaj adores con las mismas actividades y preocupaciones y, a su vez,
la participación política también marcó su pertenencia aun grupo social más am­
plio con los mismos problemas y con obj etivos similares. Por lo tanto, ser obrero
industrial definía la pertenencia tanto en el mundo del trabaj o como fuera de él.
Las actividades por fuera del horario laboral en los lugares de esparcimiento y de
ocio, como las vacaciones en los hoteles sindicales o la participación en coopera­
tivas de vivienda, eran pruebas concretas de una inserción social por medio del
empleo. La vida dentro de la sociedad salarial estaba marcada por la participa­
ción dentro de colectivos, como sindicatos y partidos políticos.
Si bien el trabaj o significaba rutina, por la repetición de tareas, esta cobraba
sentido porque también significaba una serie de seguridades, como los aportes
para la j ubilación, el seguro médico, las vacaciones pagas, el pago de horas ex­
tras, las negociaciones colectivas de salario, la licencia por enfermedad. De esta
manera, la rutina se compensaba por la capacidad de planificación a largo plazo,
donde las eventualidades de la vida, como las enfermedades y el cuidado y la ma­
nutención en el momento de la salida definitiva del mercado de trabaj o, estaban
estipuladas por el sistema, integrado en el pacto entre la empresa y el Estado.
Por lo tanto, la vida laboral del empleado industrial transcurría, por lo general,
dentro de una misma empresa y los cambios eran poco frecuentes. Esta estabili­
dad laboral permitió la mej ora de la situación individual y colectiva de los trabaj a­
dores y una movilidad social ascendente de los hij os por sobre la generación de los
padres mediante el acceso a la educación gratuita. Por otra parte, la estabilidad de
largo plazo j unto con los subsidios directos e indirectos, como créditos hipotecarios
y subsidios al transporte otorgados por el Estado, permitieron el acceso- ala vivienda
propia de los sectores populares que configuraron los barrios del Gran Buenos Aires.
La adquisición de tierras lej os del centro
de la ciudad y de los lugares de trabaj o, pero
a baj o costo y con la capacidad de planificar a
largo plazo, permitió el acceso a la vivienda de
los sectores populares mediante la autocons­
trucción. Esto significó una mej ora real en las
condiciones de vida de los sectores asalaria­
dos debido a una acumulación real de bienes,
como vivienda, automóvil y equipamiento
doméstico, así como una mej ora teórica de las
condiciones futuras, ya que nada parecía indi­
car que el futuro sería peor.
Fábrica argentina de automotores.
Línea de montaj e.
178 | Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
De los colectivos al individuo
A partir de las transformaciones en el mer­
cado laboral, se presenta una reindividualiza­
ción, un desmembramiento de los colectivos
que, en la Argentina estuvo signado por las dicta­
duras militares, principalmente el denominado
Proceso de Reorganización Nacional (instaurado
en 1976), mediante persecuciones y políticas re­
presivas hacia las organizaciones obreras.
El nuevo mercado laboral consolidado du­
rante la década de 1990 requirió la fragmenta­
ción de las tareas, a la vez que promovió la adap­
tabilidad y una enorme movilidad entre puestos
y actividades, privilegiando la labor y el control
que el individuo aplicaba sobre el proceso de trabaj o a su cargo. Por lo tanto, la
estructura del trabaj o industrial en una línea de montaj e, en la que los obreros co­
nocen a sus compañeros y a los responsables de los distintos procesos, fue rempla­
zada por fragmentos dispersos de esa secuencia que en grupos de trabaj o reduci­
dos producían un bien o un servicio sin haberse visto los rostros; esta característica
de la nueva manera de producir afectó la conformación de colectivos de trabaj o.
Por otra parte, el trabaj o individual se volvió muy competitivo para lograr mej ores
resultados y mej ores ingresos, y su consecuencia fue la ruptura de las solidarida­
des entre compañeros de trabaj o.
Los trabaj adores no solo eran responsables de la producción, sino también de
su propia historia laboral; los más afectados fueron los trabaj adores con mayor
especialización y calificación laboral, pues debían hacer frente a las nuevas de­
mandas de los mercados laborales y a las crisis con sus propios recursos y formas
individuales, invirtiendo en capacitación y reconversión para encontrar nuevos
puestos o para mantenerse en los actuales. De ese modo, los costos de la crisis y la
modernización de los empleados y de los modelos de gestión recayeron sobre los
trabaj adores.
Por otra parte, un pequeño grupo de trabaj adores logró adecuarse a las nuevas
formas a diferencia de sus pares que, por falta de recursos o por mero azar, no con­
taban con las mismas condiciones. De esta manera, por cada trabaj ador que encon­
traba su lugar en la nueva estructura, cientos de desempleados (con más de un año
seguido sin conseguir trabaj o) con mucha capacitación pero cercanos a la edad
de retiro, j óvenes con poca experiencia o educación u obreros que no lograban la
reconversión quedaron excluidos de los mercados laborales. Al mismo tiempo, las
empresas se desligaron de su función argumentando que la responsabilidad era de
los individuos, de quienes "no son capaces" o "no quieren" reconvertirse y que, por
lo tanto, no debían ser ayudados.
Grupo de empleados estatales en
j ornada de capacitación, 2003.
Las nuevas pautas de trabaj o
requieren una actualización
constante.
El teletrabaj o y el trabaj o a
domicilio son típicos de la
flexibilización y la revolución de
fas tecnologías de la información
y telecomunicación. Las
empresas reducen los costos de
infraestructura y de la gestión
y control de horarios laborales.
A pesar de que los trabaj adores
aumentan la productividad y
ahorran en traslado, estos pierden
los ámbitos y las pautas laborales,
como la noción de j omada laboral,
también se deterioran y pierden
los vínculos con los trabaj adores.
Además, pierden el sentido de
pertenencia e identificación con la
empresa a causa de que el vínculo
t.con ellas es más laxo. J
ACTIVIDADES
Respondan.
a. ¿Qué significaba ser obrero en la sociedad salarial fordista?
b. ¿Qué características presenta el empleo en la sociedad actual?
179
1
Fila de desempleados en la ciudad
de Buenos Aires, 1996.
Cambios del mercado laboral en la Argentina
IH fl
La Ley 25013 de Flexibilización
Laboral, sancionada en mayo de
2000 y conocida como Ley Banelco,
modificó los convenios colectivos
y permitió la negociación por
empresa, lo cual contribuyó a la
precarización de las condiciones de
kcontratación y aj ustes salariales.
Fuente: Realidad económica;
17/1/2006.
Si bien la dictadura militar de 1976 había deteriorado los salarios, aumentado la
j ornada laboral y deteriorado las condiciones de empleo, a comienzos de la década
de 1980, el desempleo afectaba a un 2,3%de la población activa, valor considerado
pleno empleo por las economías industriales tradicionales. A su vez, el período 1976-
1990 estuvo signado por el proceso inflacionario (nunca inferior al 100%anual y en
promedio superó el 300%). Durante la década de 1980, el desempleo ascendió al
7,3%durante la hiperinflación de 1989, aunque la desindustrialización había sido
notoria, el Estado absorbió una aparte de los trabaj adores desocupados y el mayor
impacto fue la pérdida real del poder adquisitivo. Si bien los primeros años de la dé­
cada de 1990 presentaron una leve mej oría en los niveles de empleo, desde 1992, la
cifra siempre se situó por encima del 10%hasta 2006 y solo en 2008 los valores fueron
equiparables a los de fines de la década de 1980.
En los años noventa se reduj eron los puestos de trabaj o y hacia 1995 la desocupa­
ción era del 18,8%, luego llegó a 19,6%en 2001- 2002. La reforma de la ley laboral, en
1991, introduj o formas de contratación por tiempo limitado, formas precarias para la
formación de j óvenes (pasantías y prácticas laborales), reduj o los aportes patronales
y las indemnizaciones por despido.
El mercado de trabaj o era inestable y precario: trabaj os mal remunerados por
períodos acotados seguidos de desempleo y trabaj o esporádico, principalmente
de carácter informal y sin protecciones sociales (aportes j ubilato-
rios y obra social). Durante la década de 1990 el trabaj o informal
pasó de afectara 1de cada 4trabaj adores a ser la situación normal
para 2 de cada 5 asalariados. Así, una serie de situaciones hetero­
géneas convivían en el mercado laboral, fragmentándolo en todos
los ámbitos, incluso en las empresas, donde coexistían trabaj ado­
res estables, contratados, informales, temporarios, por convenios,
sindicalizados, etc. Esta heterogeneidad planteaba dificultades
para articular reclamos en conj unto y una desigualdad salarial por
el mismo trabaj o, y rompía la identificación de los individuos con
otros trabaj adores, ya que se multiplicaban las j erarquías y situa­
ciones para suj etos que ocupaban idénticos puestos.
180 | Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual

La tercerización laboral
Se llama tercerización a la contratación de
una empresa externa que realiza una parte del
proceso productivo. Esta estrategia de provisión
de bienes y servicios para las empresas permi­
tió a las grandes firmas subcontratar y abaratar
costos en sus procesos productivos, por la espe-
cialización de las empresas contratadas y por la
menor necesidad de mano de obra. Por lo tanto,
una parte de la mano de obra pasó de ocupar
puestos estables en las empresas a realizar el
mismo trabaj o en las empresas subcontratistas,
pero con otras condiciones: contratos tempo­
rarios o por tareas específicas. De esta manera,
obreros y técnicos intermedios conformaron un
grupo de trabaj adores inestables dependientes
de las variaciones económicas.
El desconocimiento de los trabaj adores indivi­
duales acerca del movimiento del mercado laboral empeoró sus condiciones de ne­
gociación; por lo tanto, la incertidumbre sobre la futura inserción los obligó a aceptar
condiciones menos favorables.
Centro Municipal de atención
telefónica.
Los calicenters, símbolo de la
tercerización laboral en Argentina.
Los cali centers
La ¡mplementación de las nuevas tecnologías de información y telecomunica­
ción produj o cambios en la estructura de las empresas y favoreció la deslocalización
territorial a escala mundial y dentro de las regiones metropolitanas, y gran cantidad
de tareas se tercerizaron interna o externamente. El precio y las características de la
mano de obra propiciaron el desarrollo de actividades localizadas en nuevas áreas,
por ej emplo, los centros de contacto telefónico o cali centers, que concentraban las
actividades de promoción y venta, soporte técnico y atención al cliente.
Estos centros crecieron con la tercerización y las reformas laborales de la década
de 1990. El sector se caracterizó por emplear j óvenes que ingresaban al mercado
laboral. Sin embargo, los requisitos (manej o de PC, inglés y habilidades para ventas
o atención al cliente) eran elevados con relación a la remuneración y la j ornada. En
general, la remuneración básica era baj a, pero redituable con los premios (canti­
dad de llamadas, ventas, idioma, etc.). Con la Ley de Convertibilidad, el precio de
la mano de obra era cara en dólares comparada con el resto de América latina, por
lo tanto, la tercerización y deslocalización tendía a realizarse hacia esos países. Al
finalizar la convertibilidad y disminuir el valor en dólares de la mano de obra, la
Argentina comenzó a atender los mercados de España, Estados Unidos y el resto de
América latina.
ü iü
La OIT define al trabaj o decente
como aquel que siendo productivo
obtiene una remuneración j usta,
se desarrolla en condiciones de
seguridad y de protección social
tanto para el trabaj ador como para
su familia. El mismo debe propiciar
el desarrollo personal y social
en un contexto de igualdad de
oportunidades y sin discriminación
por género, origen o pertenencia
étnica o religiosa. El recorrido
laboral debe por lo tanto originarse
en la educación y no en el empleo
y menos en sus formas precarias
dado que existe una fuerte la
relación entre la educación y nivel
de ingresos y la movilidad social
ascendente.
1. Elaboren un cuadro de doble entrada con categorías y ej emplos.
a.Tengan en cuentas las siguientes categorías: empleo precario., empleo inestable,
empleo estable, empleo en negro, empleo en blanco.
2. ¿Qué características presenta el empleo precario?
181
Oficinas en Puerto Madero, ciudad
de Buenos Aires.
Los puestos laborales de mayor
j erarquía mej oraron su situación
por sobre el conj unto del mercado
laboral.
£
En las últimas décadas, la matrícula
de ingeniería y de estudios
técnicos, en general, creciófnenos
que la de las carreras vinculadas
con las ciencias sociales. En la
actualidad, en nuestro país, el
registro de graduados en ingeniería
por cantidad de habitantes es
mucho menor que el de otros
países: en la Argentina hay 87
graduados por millón de personas,
en Estados Unidos, 202 y en Corea
del Sur, 1.187. Con la recuperación
económica de 2003, la demanda de
esos profesionales se incrementó.
Aún así, la cantidad de estudiantes
aumentó muy por debaj o de las
necesidades.
Fuente: Clarín, "La escasez crónica de
ingenieros" 23/08/10 (adaptación)
^ ^ ^ __^
Nuevas actividades, nuevos mercados
Los centros de contacto telefónico conforman una
nueva actividad que genera importantes ganancias para
las empresas y crecen en las grandes ciudades de nuestro
país, como Buenos Aires o Rosario. En la ciudad de Córdoba
se concentra la mayor parte de esta actividad y el 75%de
los empleados son estudiantes universitarios, de este modo
se combina mano de obra a baj o precio y calificada; sin
embargo, en los últimos dos años Córdoba disminuyó de
25.000 a 20.000 puestos de trabaj o en cali centers y perdió
respecto de otras provincias, comoTucumán y Salta, y otros
países, como Colombia y Perú, unos 10.000 puestos a causa
de costos inferiores de mano de obra y beneficios impositi-
vps otorgados a las empresas.
El principal componente de los costos es la mano de
obra (85%del total) cuando las infraestructuras de teleco­
municación son adecuadas; por ese motivo, cuando los costos varían, las empre­
sas anulan sus contratos y se desplazan hacia nuevos mercados.
La fragmentación del mercado laboral
Los cambios en el mercado laboral confirman que se ha transformado en un
mercado segmentado, principalmente, en dos grandes categorías formadas por
dos esferas entre las cuales el contacto es escaso.
La primera esfera es de tamaño reducido y presenta las siguientes característi­
cas: los salarios son elevados, la situación laboral es estable, existen posibilidades
de promoción y las condiciones laborales son óptimas.
A diferencia de la primera, la segunda esfera presenta las siguientes carac­
terísticas: las condiciones laborales son desventaj osas, el empleo es precario e
inestable y las posibilidades de progreso son limitadas.
Estas características determinan la dualización del mercado laboral, y algunos
autores consideran que en ella reside la explicación de cómo se conforman estruc­
turas sociales en el marco de la globalización neoliberal de las sociedades actuales.
La dualización del mercado de trabaj o generaría una polarización basada
en los ingresos entre el segmento primario y el secundario, que debilitaría a los
sectores intermedios y frenaría la movilidad social ascendente del grupo infe­
rior. En consecuencia, dos sistemas estarían interactuando: uno de seguridades
y buenos empleos, y otro a merced de la desocupación, la inestabilidad laboral,
el subempleo, la j ubilación prematura y obligada o simplemente excluida del
mercado laboral.
Estos postulados déla dualización reconocen la existencia de dos tipos de tra­
baj adores: el trabaj ador perteneciente a la esfera primaria, profesionales de alto
nivel de las ramas emergentes de los sectores industriales y de servicios de alta
j erarquía, y otro tipo de trabaj ador perteneciente al segmento secundario con
baj os niveles de instrucción, dedicado a tareas que pueden variar en cualquier
momento, ya que básicamente puede ser intercambiado entre puestos de tra­
baj o genéricos.
182 j Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
La recuperación en la posconvertíbilidad
Evolución del empleo masculino
por sector
Desde 2002, la recuperación económica basada en el nuevo
tipo cambiario y una reindustrialización para la satisfacción del
mercado local y las exportaciones mej oró las finanzas públicas, au­
mentó los niveles de recaudación y los ingresos de la población.
De esta manera, la intervención del Estado con políticas y gasto
público orientados a revertir la situación y las tendencias de las
décadas anteriores disminuyó el desempleo, aunque el empleo
formal sigue siendo precario, se reduj eron los niveles de pobreza.
En 2004 se restablecieron los convenios colectivos por sector,
que suplantaron a las anteriores negociaciones por empresa, tam­
bién quedaron obsoletas ciertas formas de contratación precarias
promovidas por la Ley de Reforma Laboral de 1991. A su vez, la recu­
peración económica comenzó a requerir nuevas características de la
mano de obra, como los oficios técnicos para la renovada industria
que habían pasado al olvido desde la década de 1990. Sin embargo,
el mercado laboral aún presenta altos niveles de desocupación y su-
bocupación combinados con altos niveles de sobreocupación para
una parte considerable de la mano de obra ocupada.
Por otra parte, la participación por sectores en el mercado la­
boral continúa con el predominio del sector servicios que, desde
los años noventa representa el 60%del trabaj o masculino, alcanzó
valores del 70%en 2002 y, tras la recuperación industrial, ha vuelto
al 60%. A su vez, el empleo femenino en este sector pasó del 80%al
90%; este crecimiento se produj o debido a la expulsión del empleo
industrial. Las variaciones del trabaj o femenino son el resultado
de la transformación del mercado laboral, ya que en 1980 las mu­
j eres representaban el 26,9%del mercado mientras que en 2001
esta proporción llegó al 40%, y con tendencia a una participación
igualitaria; aunque también padece las condiciones precarias de
contratación porque, ante el mismo trabaj o, las muj eres reciben salarios menores
respecto de los varones.
El trabaj o en la agricultura, si bien se ha expandido con el nuevo modelo econó­
mico dadas las ventaj as comparativas de la exportación, mantiene niveles histó­
ricos para el empleo femenino, entre el 0,5%y 1%, mientras que, para el mercado
masculino, los niveles han aumentado del 0,4%en la década de 1990 a 2,67%. Si
bien el sector ha cobrado dinamismo y ha elevado su participación dentro del PBI,
este no incide directamente sobre el mercado laboral, ya que la cantidad de traba­
j adores es relativamente baj a.
Evolución del empleo femenino
por sector
Servicios
industria
Agricultura
Respondan.
a. ¿Cuáles son las demandas de trabaj adores profesionales a partir de la recuperación
económica?
b. ¿Qué cambios han ocurrido en la composición por sexo y sector del mercado
laboral? ¿Qué tendencias se presentan?
183
¿Sociedades y ciudades duales?
Vista del barrio Puerto Madero.
Puerto Madero
El nuevo barrio y espacio de las
corporaciones económicas se
' organizó como un nuevo símbolo
de la ciudad en su inserción global.
Con una posición urbana central, es
producto del desarrollo inmobiliario
empresarial y se constituyó como
una "isla" de seguridad y riqueza en
contraste con el resto de la ciudad.
El paisaj e de edificios cercados,
hoteles internacionales y sedes
de empresas multinacionales
caracteriza al barrio que, aun con
espacios públicos, resulta exclusivo
para las clases altas. De esta manera
la imagen de una ciudad exclusiva
y exduyente reemplaza a la antigua
. idea de ciudad abierta e inclusiva.
Sobre la base de la tesis acerca de la dualización del mercado de trabaj o, la
conclusión inevitable consistía en la transformación de las sociedades del capi­
talismo posfordista en sociedades duales, a consecuencia de la polarización re­
sultante de los ingresos. Sin embargo, muchos autores han modificado el centro
de análisis: del mercado laboral al retiro de los Estados sociales como la causa del
empobrecimiento, la polarización y el incremento de la desigualdad social.
Desde la década de 1980 comenzó a difundirse la concepción de las ciudades
duales como resultado de las transformaciones sociales, debido a que las áreas
metropolitanas en sus procesos de reestructuración económica incluirían am­
bos segmentos, pero, a su vez, estos segmentos estarían separados dentro de la
misma ciudad. Por lo tanto, habría dos tipos de ciudades coexistiendo pero sin
tener contacto entre sí, una habitada por las clases altas beneficiarías del nuevo
modelo y la otra habitada por los grupos sociales de excluidos y marginados.
Durante la década de 1990, la apertura argentina a la entrada de capitales
produj o grandes inversiones en el mercado inmobiliario, que incidió principal­
mente en la Región Metropolitana de Buenos Aires y en otras grandes ciudades.
Estas inversiones fueron destinadas a grandes emprendimientos, como centros
comerciales (shoppings centers) y barrios cerrados, a la vez que el Estado dej ó de
lado su función en la planificación urbanística. La remodelación e incorporación a
la ciudad de Puerto Madero como un barrio de clases altas, la modernización del
equipamiento urbano orientado a los negocios internacionales (espacios de ofi­
cinas, hoteles internacionales, aeropuertos) y la consolidación de la red de auto­
pistas como conectora de nuevos centros dentro de la Región Metropolitana de­
marcaron las diferencias entre los grupos de incluidos y el resto de la población.
El sector de los incluidos era una nueva clase global con niveles de vida compa­
rables a los de cualquier país central. Por lo tanto, la ciudad dual estaría configurada
por enclaves de pobreza y enclaves de riqueza, villas de emergencia y barrios cer­
rados, espacios urbanos públicos deteriorados y espacios privados de consumo.
Sin embargo, los estudios acerca de las áreas metropolitanas de los países cen­
trales y las de América latina han confirmado las tendencias a la fragmentación,
la polarización y al aumento de las desigualdades, pero no así a la formación de
sociedades y ciudades duales, ya que el panorama es mucho más complej o y
heterogéneo, y dista de resumirse en tan solo dos situaciones, debido a que por
fuera de esas grandes generalizaciones aún existe un enorme sector de la po­
blación que no pertenece a ninguno de los dos polos.
Profesiones y grupos laborales del mercado laboral
Gruposganadores Grupos perdedores
Sectores gerenciales, directivos, profesionales
especializados- expertos- dentro de su profesión:
arquitectos, abogados, médicos, ingenieros, analistas
de sistemas, diseñadores gráficos y consultores,
entre otros.
Pequeños productores autónomos, comerciantes,
trabaj adores especializados y personal técnico
(vinculados al modelo económico anterior),
docentes, personal administrativo, empleados
estatales y de comercio.
184 j Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
Fragmentación
y desigualdad social
La sociedad argentina conoció, durante
el advenimiento del Estado social, una dis­
tribución de ios ingresos relativamente
equitativa.
A comienzos de la década de 1980, en
promedio, los ingresos del 10%de la po­
blación más rica respecto del 10%más po­
bre eran 8 veces superiores, mientras que
una década más tarde esta separación se
amplió a 15 veces y, hacia fines de la dé­
cada de 1990, llegó a 25 veces. Esta dife­
rencia aumentó con la crisis de 2001: en el Gran Buepos Aires, los ingresos del
10%más rico de la población eran 52 veces más que el del 10%más pobre.
Luego de la crisis, con las políticas sociales y de reactivación económica esta
brecha comenzó a disminuir y, en la actualidad, los valores son similares a los
de la década de 1990. Sin embargo, ha crecido la heterogeneidad de las clases
medias y los sectores populares en cuanto a su situación social y solo algunos
sectores de las clases medias han mej orado sus condiciones de vida y alcanzado
un ascenso social de larga duración.
La amplia clase media que caracterizaba a la sociedad argentina, compuesta
por profesionales, técnicos y empleados públicos, se transformó durante la dé­
cada de 1990 tanto por la modernización y la desregulación del empleo como
por la reducción del empleo público. La división entre los ganadores y perdedo­
res del nuevo modelo situó a los primeros en una situación de ascenso social y
a los segundos en una pérdida de su posición. Sin embargo, los movimientos
entre clases sociales no se produj eron con la misma intensidad ni duración y, en
consecuencia, se generó un gran abanico de posibilidades.
La franj a de los ganadores no estaba compuesta por los profesionales, sino
que solo algunos se habían convertido en exitosos entre sus pares por sus trayec­
torias individuales, mientras que el resto había perdido su situación y compartía
la suerte de los trabaj adores como perdedores del sistema.
Por otra parte, esta fragmentación social tenía su correlato en la ciudad, con la
generación de nuevas formas de habitar y de relacionarse entre las clases sociales
en las áreas metropolitanas, como Buenos Aires, donde la ciudad que antes era
sinónimo de integración e inclusión actualmente presenta grandes contrastes y
separación en los distintos sectores.
Vista de la Villa 31 en el barrio de
Retiro de la ciudad de Buenos Aires.
Una enorme distancia social en
poca distancia espacial entre Puerto
Madero y la villa 31 de Retiro.
La salida de la pobreza ocurre
mediante el ingreso al empleo
decente el cual cuando es
generalizado favorece al descenso
de la brecha entre ricos y pobres.
Entre 2003 y 2007 las nuevas
políticas económicas y sociales
posibilitaron la creación de 3
millones de puestos de trabaj o
y en 2009 la ¡mplementación de
la Asignación Universal por Hij o
mej oró las condiciones de vida
de más de 3,7 millones de niños,
disminuyendo así la desigualdad
en la sociedad argentina y
las situaciones de pobreza e
indigencia características del
modelo neoliberal imperante
hasta el año 2003.
ACTIVIDADES
1.Respondan.
a. ¿Qué diferencia existe en el aumento de la pobreza con respecto dei aumento de
la desigualdad?
b. ¿Qué tipo de inversiones e intervenciones urbanas se realizan en la RMBA durante
la década de 1990?
2. Relacionen la información de estas páginas con la situación de la localidad donde
viven.
185
Reclamo en la ciudad de Buenos
Aires, 2001.
La clase media que todavía
contaba con recursos reclamó
por sus ahorros atrapados en el
"corralito".
Empobrecimiento en
la crisis
Durante 2001, la crisis económica
sumaba 2.000 nuevos pobres
por día, de los cuales en el Gran
Buenos Aires el 60%un año antes
pertenecía a la clase media. Estas
familias tipo (4 miembros) y con el
j efe de hogar ocupado subsistían
con ingresos inferiores a la mitad
de la canasta básica. Desde el
inicio de la recesión en 1998, estas
familias con vivienda propia y
automóvil comenzaron a consumir
sus ahorros y capital.
Cuando en 2001, los ahorristas
reclamaban por sus depósitos
atrapados en el "corralito"
(restricción para retirar depósitos
de los bancos) muchos otros ya los
habían consumido por completo
para afrontar la crisis económica.
La nueva pobreza
El fenómeno denominado nueva pobreza comenzó a
aparecer en la Argentina durante la década de 1980, como
consecuencia de los procesos inflacionarios e hiperinflacio-
narios que afectaron mayormente a las clases medias. Luego,
durante la década de 1990, se acentuó con los elevados índi­
ces de desempleo, que llegaron a los valores más altos con la
crisis de 2001.
El desarrollo de una numerosa clase media por los pro-
cesos de movilidad social ascendente que caracterizaron a
K n LA K f cD soc¡edad argentina durante el siglo XX, conoció un freno
™ definitivo y un retroceso inédito hasta entonces. Desde la
t década de 1980, la clase media experimentó, en líneas gene­
rales, un descenso en su poder adquisitivo y un cambio en su modo de vida, sin
embargo este proceso no se produj o de manera homogénea y los sucesivos golpes
no afectaron a todos los estratos de la misma manera.
La nueva pobreza no solamente fue un fenómeno argentino, sino que hacia fi­
nes de los años ochenta, los países europeos tuvieron un incremento del desem­
pleo y la pobreza que dej aba de afectar a los sectores tradicionalmente margina­
dos para incluir a sectores integrados en las respectivas sociedades nacionales. El
desempleo comenzó a ser un fenómeno más amplio: no solo era una transición
entre empleos, sino que se transformó en una situación más estable y permanente,
un desempleo de larga duración, en el cual la pérdida del puesto de trabaj o deter­
minaba el fin de la vida laboral de un individuo.
A diferencia de los pobres estructurales, los nuevos pobres presentaban ca­
racterísticas similares a las clases medias por su nivel educativo, pero no tenían el
mismo nivel de ingreso y sufrían el subempleo y las desprotecciones sociales pro­
venientes de la crisis, como la falta de cobertura de salud.
Estos nuevos pobres abarcaban grupos de clases medias muy heterogéneos,
cuya situación empeoró con las sucesivas crisis. La disminución del ingreso llevó
a revisar, modificar y suprimir las pautas de consumo que antes eran ordinarias,
como limitar el uso del automóvil, las salidas, las vacaciones, las reuniones sociales,
modificar la dieta alimentaria, los consumos domésticos, la medicina prepaga y la
educación privada.
En ocasiones, el empobrecimiento se produj o sin la pérdida de empleo, pero
con un descenso del nivel de consumo y de la calidad de vida. Por otra parte, la
pérdida de identidad respecto del trabaj o y las nuevas pautas de consumo des­
estabilizaron la identidad, por no poder consumir como antes en cantidad como
en calidad; de ahí que los nuevos pobres y las clases medias empobrecidas encon­
traran dificultades para comprender su nueva situación. De esta manera, muchos
aún privilegiaban algunas formas de consumo anteriores mientras que restringían
notablemente el resto de sus consumos.
Esta situación novedosa de movilidad social descendente de los sectores me­
dios no estaba dentro de las posibilidades imaginadas por estos sectores, que
habían progresado de generación en generación, por ej emplo, los inmigrantes
de principios de siglo XX y los obreros poco calificados cuyos hij os ascendieron a
186 | Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
la clase media mediante la educación, factor clave para abrir las
puertas del empleo calificado y las ocupaciones liberales. El em­
pobrecimiento de estos sectores puso en duda por primera vez
que la generación de sus hij os o la siguiente tuvieran un nivel de
vida igual o superior a la de sus padres y, por primera vez, los altos
niveles educativos no garantizaban el acceso directo al mundo del
trabaj o. Hasta ese momento, acceder a buenos puestos de trabaj ó
significaba contar con el mérito suficiente y el esfuerzo individual
necesarios, pero en el contexto de crisis esto no bastaba cuando
los puestos eran insuficientes en todos los niveles y se debían con­
siderar empleos inferiores para los cuales o se encontraba sobre
calificado o su calificación no incidía en la tarea a desarrollar.
Una pobreza puertas adentro
En la Argentina, la pobreza urbana se caracterizaba, hasta el advenimiento de
los nuevos pobres, por una forma de habitar en lugares precarios e intersticiales
dentro de la trama urbana de las ciudades en la forma de villas de emergencia. Es­
tas agrupaban las características de la pobreza estructural en un único lugar.
La nueva pobreza por la falta de ingresos sé traducía én nuevas formas espacia­
les mucho más difíciles de detectar. En el año 2001 el 91%de los hogares pobres
por ingresos habitaba en barrios con entramados regulares y solo el 9% lo hacía
en villas de emergencia o asentamientos precarios. Este nuevo grupo de pobres
escapaban así de los patrones de asentamiento tradicional y ya no fue posible cir­
cunscribirlos a determinados barrios o áreas de la ciudad. El empobrecimiento de
las clases medias se traduj o en un deterioro de la vivienda; aunque conservaran la
propiedad, perdieron la posibilidad de introducir mej oras o realizar tareas de man­
tenimiento e incluso algunos modificaron el uso de los espacios internos para dar
ocuparlos con pequeños talleres, oficinas o pequeños comercios.
Kiosco en Villa Azalais, ciudad de
Córdoba.
La vivienda particulartambién
sufrió modificaciones con el
empobrecimiento de las clases
medias.
Jubilado en plaza San Martín, plaza de ta
ciudad de Buenos Aires.
ACTIVIDADES
Respondan.
a. ¿Cuáles son las causas de la nueva pobreza?
b. ¿Qué consecuencias tuvo el empobrecimiento para las clases medias?
c. ¿Qué diferencia a los nuevos pobres de los pobres estructurales?
Los j ubilados
Los j ubilados fueron uno de
los grupos más afectados por
la hiperinflación de fines de la
década de 1980 y las sucesivas
crisis económicas.
Al quedar fuera del mercado
laboral y sus ingresos depender
exclusivamente de la seguridad
social, los j ubilados perdieron
poder adquisitivo, y quedaron
inmersos en la pobreza aun
cuando estructuralmente, como
por las condiciones de su vivienda,
no lo eran.
Entre 1997 y 2003, las j ubilaciones
fueron congeladas y comenzaron a
actualizarse desde la recuperación
económica, cuyo aumento desde la
fecha es de 496%.
187
Villa de emergencia en Rosario,
provincia de Santa Fe.
Los más pobres también sufrieron
el duro golpe de la crisis.
El indicador de NBI comenzó a
usarse en la década de 1980.
Si bien reflej a la situación de la
pobreza estructural, los criterios
para su medición no se han
modificado en los últimos 25
años, en los que se acentuaron
las transformaciones sociales y
muchas características han dej ado
de representar la condición de
pobreza. Por eso, las condiciones
de empobrecimiento no aparecen
en los indicadores estructurales,
de hecho los valores de NBI
disminuyeron entre los censos
de 1980 y 2001, mientras que el
ingreso marca una duplicación
de los hogares pobres de 1985
a 2000 entre el 12%y el 25%,
y disminuyen al 10%en la
actualidad.
El empobrecimiento de los más pobres
Así como las clases medias sufrieron un proceso de empobre­
cimiento, los sectores populares también empeoraron su situa­
ción con cada crisis desde mediados de la década de 1970.
La pobreza creció un 67%en la década de 1980. Entre 1990
y 2000 los hogares baj o la línea de pobreza pasaron de 16,2%
a 25,2%. La asistencia social llegó a 1.400.000 personas con los
planes de asistencia para desocupados. La crisis de 2001- 2002
colocó al 53%de los hogares baj o la línea de pobreza en las
principales ciudades de la Argentina y al 19,5%, por debaj o de la
línea de indigencia.
La denominada línea de pobreza es uno de los métodos para
medir la situación de un hogar respecto de sus ingresos. Este
método permite observar la capacidad de un hogar, ya sea un
solo individuo ya sea un grupo familiar, para satisfacer consumos mínimos de ali­
mentación, vestimenta y transporte, entre otros. Así, los bienes configuran una
canasta básica de productos y los hogares que no cubren con sus ingresos esos
productos se denominan hogares pobres. Por otra parte, se calcula una línea de
indigencia que permite evaluar la capacidad para satisfacer los requerimientos
mínimos alimentarios sin incluir otros bienes.
También existen otras mediciones que determinan la condición de los hoga­
res y que no^e basan en los ingresos sino en las características de las viviendas y
de las personas en cuanto a carencias específicas. Estas características son mucho
más estables y marcan situaciones de larga duración, a diferencia del ingreso que
puede variar en los sectores más vulnerables respecto del empleo. Así, el método
de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) considera pobres a los hogares con
alguna de las siguientes condiciones.
Hacinamiento: condición que determina al hogar donde habitan más de tres
personas por cuarto.
Vivienda deficiente: se considera así a la construcción precaria determinada por
los materiales usados en paredes, pisos y techos.
Servicios sanitarios: evalúa la disponibilidad de agua potable, servicios sanita­
rios adecuados, con sistema adecuado de eliminación de residuos.
Educación: evalúa si en el hogar habitan niños en edad escolar que no concu­
rren a la escuela.
Capacidad económica: esta condición se determina por la cantidad de personas
mayores con algún tipo de empleo, su nivel educativo y la capacidad de mantener
a los demás integrantes del hogar.
Estos dos métodos complementarios configuran dos clases distintivas de situa­
ciones de pobreza, los pobres estructurales o pobres por NBI y los pobres por in­
greso o por línea de pobreza; estos últimos en relación con la situación coyuntural.
188 | Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
ACTIVIDADES
Respondan.
a. ¿Qué aspectos evalúa el indicador de NBI?
b. ¿En qué se diferencia con la línea de pobreza e indigencia?
c. ¿Que provincias presentaban peores y mej ores condiciones de NBI?
189
Los loteos populares, hasta su
prohibición en 1977, fueron la
forma de acceso a la tierra y a
la vivienda para los sectores
populares. Estos se realizaban
por agentes inmobiliarios que
compraban parcelas de tierra
rural y la subdividían en lotes para
venderlos en muchas cuotas sin
indexación.
Estos terrenos no contaban con los
servicios públicos, que llegaban
al barrio con posterioridad, pero
permitían el acceso a la vivienda
que de otra forma era imposible
para los asalariados. Además,
favorecían la integración de la
población que migraba a la ciudad
en busca de empleo,
tv.
Transformaciones urbanas en la RMBA
La dictadura militar que gobernó entre 1976 y 1983 intervino en el espacio
urbano de la Región Metropolitana de Buenos Aires con políticas para regular el
uso mediante una ley de usos de! suelo y con la construcción de obras de infraes­
tructura de escala metropolitana.
La legislación plantea nuevos límites para la ocupación de los terrenos y para
la ocupación total en altura, incluso la distribución en la edificación con espa­
cios de ventilación y patios de aire y luz. Por otra parte, la legislación provincial
plantea las cotas mínimas aceptadas para la ocupación, las dimensiones de las
parcelas y la disposición de las manzanas, aunque la falta de controles eficaces y
de medidas de promoción adecuadas impidió la efectiva ¡mplementación de la
legislación.
En la ciudad de Buenos Aires, el gobierno de facto intervino en forma violenta
con la erradicación de gran parte de las villas emergencia, acción que desplazó
alrededor de 39.000 familias de acuerdo con la ordenanza propuesta por el en­
tonces intendente Osvaldo Cacciatore. Este compulsivo plan disminuyó el nú­
mero de habitantes en villas de emergencia de 224.000 habitantes a 16.000 entre
1976 y 1981. Estos habitantes fueron reubicados fuera de la ciudad de Buenos Ai­
res en varios partidos del conurbano bonaerense de manera desigual. Los parti­
dos que recibieron mayor cantidad de población fueron La Matanza 21 %, Lomas
de Zamora 9,6%y Merlo 8%.
Por lo tanto, a partir de la década de 1980, los sectores sociales produj eron un
cambio en su forma de habitar; la tradicional forma del hábitat popular (las villas
de emergencia) evolucionó a una nueva forma: los asenta­
mientos. Esta nueva forma de ocupación se caracteriza por
la toma organizada de tierras fiscales, guardando una distri­
bución de parcelas y amanzanado que continúa con el en­
tramado urbano regular y busca el reconocimiento de que
el asentamiento forme parte del hábitat formal de la ciudad,
el cual se logra mediante el diálogo con los sectores políti­
cos de cada municipio.
Hacia fines de la década de 1980, finalizaron los loteos
populares basados en la legislación de la dictadura debido
a la ausencia de tierras disponibles y a que estas tierras va­
cantes comenzaron a ser requeridas por las clases altas y
medias altas en ascenso.
Por otra parte, la población empobrecida durante la dé­
cada de 1990 y la crisis de 2001 se incorporó a la población
en las tradicionales y nuevas villas de emergencia; entre
1981 y 2006 aumentó de 120.000 a 650.000 mil habitantes
en estas formas precarias, es decir 220%.
Antes del Mundial de Fútbol en
1978, el gobierno realizó violentos
desaloj os de villas.
190 | Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
Mapa de población en villas y asentamientos de5 RMBA por departamento
ACTIVIDADES
1. Expliquen cuál fue la política del gobierno militar respecto de las villas de
emergencia.
2. Busquen información sobre la población en villas y asentamientos en los últimos 30
años en los partidos de la RMBA.
a. Establezcan los cambios en la cantidad de población en villas y asentamientos.
La gente que habita en villas de
emergencia trabaj a legalmente
como el resto de la sociedad.
Muchas veces sé responsabiliza a
los habitantes de las villas por su
situación precaria, en tanto que
la responsabilidad de políticos e
instituciones queda olvidada, a
pesar de que su deber es proteger
a todos los ciudadanos.
También son responsables las
empresas privadas que contratan
empleados en negro evaden
impuestos o discriminan a sus
posibles empleados.
Los ciudadanos también tienen
cierta responsabilidad al no
reconocer obligaciones legales
o ambientales, por ej emplo, al
■contratar personal doméstico.
ACTIVIDADES
m
Relacionen.
a. La concepción del desierto
en el siglo XIX (capítulo 1) con
los barrios estigmatizados.
b. La concepción del indio con
la discriminación actual a los
pobres.
Barrios estigmatizados
Es bastante frecuente que a quienes viven en villas y asentamientos se los discri­
mine por su lugar de residencia, porque se difunden los delitos ocurridos o realizados
por personas que habitan allí y se presenta a estos lugares como sitios donde impe­
ran actividades ilegales. Esta forma de discriminación se basa en la concepción de
que los habitantes de villas y asentamientos son todos iguales y que, como sus 'repre­
sentantes1no respetan la ley, ninguno lo hace. Esa homogeneidad no solo se extra­
pola a los habitantes de los barrios pobres y configura una imagen de falsa igualdad,
sino que plantea una valoración moral negativa respecto de la pobreza. Esta línea
de pensamiento pone en una relación de igualdad a ser pobre con ser malo o delin­
cuente, en tanto que la pobreza solo evidencia la falta de recursos económicos.
Además de considerar a las villas y los asentamientos como el lugar que agrupa
todo lo malo, también el lugar en sí mismo es el que genera gente mala y todas las
características morales' negativas de sus habitantes. Por otra parte, se les adj udica la
responsabilidad de los problemas sociales, como la inseguridad, pero no se difunde
que también son víctimas de episodios de violencia e inseguridad.
Estas marcas con las que se señala a los habitantes de los hábitats más precarios,
también son usadas por el resto de la sociedad para j ustificar el abandono. Por ej em­
plo, a diario se escuchan frases como:"elij en vivir así","les gusta vivir entre la basura";
también, se cuestionan sus hábitos de consumo y se pone en tela de j uicio la proce­
dencia de sus bienes con frases como "no tienen para comer, pero sí para televisor"o
"debe ser robado"como si la alimentación fuese el único derecho de los que menos
tienen y el único reclamo posible.
El estigma de procedencia a veces impide a que los j óvenes se inserten en los mer­
cados laborales porque los empleadores dudan de su honradezy los consideran gente
peligrosa, por lo que en sus solicitudes de trabaj o deben declarar domicilios falsos.
El derecho a la ciudad
La condición de ciudadanía implica el acceso a una serie de derechos de ca­
rácter universal. Sin embargo, la fragmentación social lleva a diferentes tipos de
ciudadanía de acuerdo con el acceso diferencial a bienes y servicios. El derecho a
la ciudadanía incluye el derecho a una vivienda digna, construida con materiales
de calidad, con provisión de agua potable y desagües cloacales, con servicios de
electricidad y calefacción adecuados, con espacios diferenciados para que habiten
los miembros del hogar sin hacinamiento. La vivienda debe constituir el ámbito de
la vida privada, a la vez que se localiza en áreas accesibles y con sistemas de trans­
porte, espacios verdes y de recreación, centros educativos y sanitarios, en zonas
ambientalmente saludables y sin contaminación y que no presenten situaciones
de riesgo para los habitantes. A su vez, la vivienda debe estar incorporada a la ciu­
dad y a los mercados de trabaj o y comercios para contar con las posibilidades de
acceder sin costos mayores que el resto de la sociedad al común de los bienes.
192 j Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
El "Pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales" de 1966,
incorporado en la Constitución Nacional en 1994, postula sobre el derecho a la vi­
vienda: "Tanto las personas como las familias tienen derecho a una vivienda ade­
cuada, independientemente de la edad, la situación económica, la filiación de grupo
o de otra índole, la posición social o cualquier otro factor. En particular, el disfrute de
este derecho no debe estar suj eto a ninguna forma de discriminación". Es decir que la
vivienda no es una unidad edificada (departamento o casa), sino con las condiciones
sociales, con una configuración de elementos que permiten el hábitat de los ciuda­
danos, pero no como individuos separados, sino como una sociedad en conj unto.
En las villas y asentamientos los derechos constitucionales no se condicen con
la situación real en materia de hábitat y vivienda, pues su acceso a la ciudad es defi­
ciente debido a la falta de transportes, seguridad y educación. Los sectores más po­
bres se encuentran en una situación que se retroalimenta y genera más pobreza y
segregación, porque para acceder a los mismos bienes que otros ciudadanos deben
gastar más que quienes tienen mej ores condiciones. Por ej emplo, la falta de acceso a
una buena educación perj udica el acceso a empleos mej or remunerados para rever­
tir su situación.
Barrios buenos, barrios malos
La división de la ciudad en barrios "buenos"y"malos"es
muy antigua, pero desde la Revolución Industrial y la incor­
poración de grandes masas de población por los procesos
de industrialización, se fueron configurando barrios de co­
habitación exclusiva de clases y sectores de la sociedad,
como los barrios proletarios y los de clases altas. A diferencia
de otros países, como Estados Unidos y algunos europeos,
donde la separación geográfica de los habitantes de la ciu­
dad se basa en el origen étnico o cultural (barrios de inmi­
grantes), en nuestro país la separación está dada por el nivel
socioeconómico.
Así como grandes franj as de las clases medias se perj udi­
caron por el modelo económico productivo de la década de
1990, otros sectores minoritarios fueron favorecidos. En el con­
texto privatizador, las áreas que antes garantizaba y proveía el Estado (como la edu­
cación y la salud) se transformaron en una mercancía obj eto de compra y venta. De
esta manera, los grupos que ampliaron su capacidad de consumo buscaron nuevos
"barrios"aislados del contexto nacional urbano de inseguridad y deterioro.
El derecho a moverse
Tanto en las grandes ciudades
como en las zonas rurales la
población debe desplazarse
para conseguir bienes y servicios
necesarios de la vida cotidiana.
Sin embargo, tareas tan sencillas
como ir a la escuela, al trabaj o o al
hospital son mucho más difíciles
para quienes habitan en áreas
sin las condiciones adecuadas de
transporte.
La desigualdad se manifiesta en
que deben enfrentar desde el
anegamiento y la falta de servicio
cuando llueve, sin poder salir de la
vivienda o poniendo en riesgo la
vida al hacerlo, hasta afrontar los
largos viaj es diarios con múltiples
trasbordos de transportes cuyos
j , pasaj es suelen ser más caros.
Parada de colectivo en el Gran
Buenos Aires.
Las actividades cotidianas a veces
son mucho más complicadas
según el lugar donde uno habita.
Respondan.
a. ¿Qué estigmas territoriales y formas de discriminación se asocian al lugar donde
habitan las personas?
b. ¿Qué características debe presentar la vivienda para ser considerada digna?
c. ¿Qué otros aspectos incluirían para que la ciudad sea un lugar de vida digno para
todos los ciudadanos?
L ACTIVIDADES
193
Nordelta
El megaemprendimiento en el
partido de Tigre se extiende en
I.600 ha y alberga 4 colegios
privados, centros comerciales
y de salud, e infraestructura
para actividades deportivas.
Inaugurado en 1999, es el
emprendimiento inmobiliario más
grande de la historia argentina y
se espera que albergue a 20.000
familias, un verdadero "pueblo
privado" de entre 80.000 y 90.000
habitantes. Actualmente, se
estima que la población llega a los
II.000 habitantes.
La suburbanización de las elites
Este proceso de suburbanización de las clases altas en nuestro país es tardío res­
pecto del resto de América latina, donde las clases medias y altas han buscado tem­
pranamente formas de habitar que privilegiaran la separación con el resto de la so­
ciedad creando barrios cerrados o condominios. Este modelo sigue las tendencias
de la urbanización norteamericana iniciada en el siglo XIX. Allí la expansión hacia los
suburbios en busca de mej ores condiciones de vida y la posterior incorporación del
automóvil marcaron las pautas de consumo individual de las clases superiores y dej a­
ron el centro de la ciudad —con claros rasgos de degradación y desinversión— a los
centros de negocios, a los sectores trabaj adores, a los grupos de inmigrantes y a los,
sectores marginales.
Sin embargo, en el caso del área metropolitana de Buenos Aires, las clases medias
y altas nunca habían abandonado el centro de la ciudad, pero el repliegue sobre el
ámbito privado y el abandono del espacio público fueron configurando una nueva
forma de habitar en enclaves fortificados alej ados del centro de la ciudad pero con
buena accesibilidad a través de la red de autopistas. Las nuevas formas de habitar
privilegian la seguridad y la vida en espacios abiertos con grandes parques donde se
favorece el contacto entre grupos socialmente homogéneos.
ACTIVIDADES
J
Barrios cerrados y countríes en RMBA
1. Lean "Los métodos
piqueteros"de Las manos de
Filippi y busquen información
sobre el contexto político y
social al que se refiere.
2. Investiguen sobre los cortes
de calle y de ruta y analicen los
argumentos a favor y en contra
de esa forma de reclamo.
Referencias
B Countríes y barrios cerrados
- - - - Límite internacional
- - - - Límite ¡nterprovincial
- - - - Límite de partido
= Autopistas
=*=. Ferrocarriles _
~7\
Fuente: Sonia Vidal- Koppman, 2008.
194 | Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
Las respuestas sociales ante la crisis
Los métodos piqueteros
Así como las elites se agruparon, el resto de la sociedad afrontó las crisis a su ma­
nera para poder subsistir. Los movimientos barriales, los clubes de trueque y las em­
presas recuperadas son ej emplos de las acciones colectivas de ios sectores populares.
Los movimientos barriales
Los cambios del mercado laboral y la masiva expulsión de obreros del área del tra­
baj o debilitaron a las organizaciones sindicales y políticas; esto modificó la vida social
y comenzó a organizarse en los barrios del desempleo. La década de 1980fue signada
por nuevos actores y nuevos movimientos sociales muy territorializados (organizacio­
nes comunitarias, religiosas, ONG) que luchaban por acceder a la tierra y a la vivienda.
Los barrios se constituyeron en espacios de protesta social y de reclamos ante la
retirada del Estado. Las organizaciones, basadas en la solidaridad comunitaria, palia­
ron las crisis en los ámbitos más pobres, con comedores y merenderos comunitarios
y, en los municipios con vínculos políticos que lo permitieron, se lograron mej orar
algunos servicios con salas de primeros auxilios y escuelas. A mediados de la década
de 1990, estos movimientos adoptaron nuevas formas de movilización, como los
piquetes enTartagal y Cutral- Co, que luego se extendieron a los ámbitos urbanos.
"Los mej ores, los únicos
Los métodos piqueteros...
Se les quema el pantalón
Todos se van a quemar
Cavallo, De La Rúa
Y empiezan a desfilar
La burocracia tira agua
Y no nombran ni la carpita
La herramienta piquetera
No quiere que se repita
Corte de ruta y asamblea.
Que en todos lados se vea
El poder de la clase obrera"
"Hasta las manos",
Las manos de Filippi, 2002.
Los clubes de trueque
Los clubes de trueque surgieron a mediados de la década de
1990 con el fin de intercambiar bienes y servicios en forma perso­
nal. No se usaba dinero, sino un equivalente general impreso de-
nominado"crédito". En un principio estos clubes estaban formados
por la clase media empobrecida que había perdido su poder ad­
quisitivo y encontraba en estos ámbitos la posibilidad de acceder a
ellos, incluso sin dinero.
De esta manera, la pobreza puertas adentro se tornó visible
para el conj unto de la sociedad y creó un ámbito de reunión para
quienes sufrían el mismo proceso de pérdida de nivel de vida. El
avance de la crisis económica y social y la falta de dinero circulante
potenciaron estos emprendimientos, y se articuló una verdadera
red de trueque con alrededor de 8.000 clubes cuya expansión per­
mitió sobrellevar la crisis a 6 millones de argentinos cuando la po­
breza llegaba al 50%de la población.
Fábricas y empresas recuperadas
A fines de la década de 1990, surgió un movimiento protagonizado por los tra­
baj adores que involucró la toma y reapertura de fábricas. El cierre de fábricas y su
vaciamiento decididos por los propietarios y la agudización de la crisis plantearon
una nueva situación: los obreros, en respuesta a la inminente pérdida de su trabaj o
o con el fin de recuperarlo ocuparon las instalaciones de las fábricas y las pusieron
en funcionamiento, haciéndose cargo de la gestión del trabaj o.
Las fábricas tomadas y recuperadas por los empleados, en ocasiones debieron
enfrentar desaloj os, pero con el apoyo de vecinos, estudiantes y las asambleas ba­
rriales lograron resistir y continuar su actividad. La primera fábrica fue Industrias
Metalúrgicas y Plásticas Argentina (IMPA) de la ciudad de Buenos Aires.
Club del Trueque en Lanús. En los
nodos intercambiaban bienes y
servicios de todo tipo.
195
ESTUDIO DE CASO
Fábricas y empresas recuperadas
En la actualidad, hay más de 230 empresas recuperadas por sus empleados, de las
cuales el 85% se concentra en la Ciudad de Buenos Aires y en el Gran Buenos Aires,
que reúnen a más de 10.000 trabajadores en esta forma alternativa de afrontar la
vida laboral.
Los inicios
La primera de todas fue la fábrica Industrias
Metalúrgicas y Plásticas Argentina (IMPA) en la
Ciudad de Buenos Aires, una empresa fundada
en 1910 por capitales alemanes, y dedicada a la
fundición de cobre.
Llegó a contar con más de 400 trabaj adores
durante de la década de 1970. Sin embargo, en
1998 la caída fue irrecuperabley unos 50 emplea­
dos, luego de muchos meses de salarios adeuda­
dos y sin posibilidad de acceder a su indemniza­
ción o a otro empleo y con la única opción de en­
frentar un mercado laboral en crisis, decidieron
tomar la empresa. Los obreros lograron resistir
los intentos de desaloj o y estabilizaron su pro­
ducción de derivados de aluminio. Esto, además,
produj o la integración con la comunidad ya que
en ella funcionan un centro de salud, un centro
cultural y un bachillerato para adultos.
Industrias Metalúrgicas y Plásticas Argentina, 2010. Las empresas
recuperadas se abrieron a la sociedad con actividades.culturales y solidarias.
Un nuevo panorama
Durante la crisis de 2001, el cierre y abandono de empresas
llegó a su punto más alto y, como respuesta, se multiplicó la can­
tidad de empresas recuperadas con la forma de gestión asam-
blearia de los trabaj adores, quienes comenzaron a articularse
en un movimiento nacional de fábricas recuperadas que actual­
mente las nuclea y les brinda apoyo para otros procesos similares.
Desde la recuperación económica de 2003, los pronósticos
anunciaban que estas acciones disminuirían, ya que surgían po­
sibilidades de inserción en el mercado laboral. Sin embargo, en­
tre 2003 y 2009 no solo aumentaron las empresas recuperadas,
sino también la cantidad total de puestos de trabaj o en ellas, los
que crecieron en un 50%. La autogestión de los trabaj adores se
presenta así como una opción de largo plazo, y permite incluir a
trabaj adores que por su edad tendrían dificultades para reinser-
tarse laboralmente.
Gráfica Chilavert. Una imprenta recuperada.
196 ¡ Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
Los obreros de la fábrica de cerámicos Zanon reclaman
por sus fuentes de trabaj o en 2003.
■deConcuj -sos y Quiebras
ISIÍÍfÉS#S8M^
En marzo de 2010, el gobierno impulsó la reforma de
la Ley de Concursos y Quiebras, vigente desde 1995,
que limitaba los derechos de los trabaj adores y disolvía
las empresas caídas. Las modificaciones favorecen la
continuidad automática de las compañías quebradas,
cuya propiedad y gestión pretenda ser asumida por una
cooperativa de trabaj adores.
presas recuperadas.También, aparecieron otros programas para
mej orar la situación de los emprendimientos como el Programa
de Competitividad para Empresas Autogestionadas y el de Asis­
tencia para la Higiene y la Seguridad en el Trabaj o, orientados a
mej orar los modelos de gestión y de productividad, y a mej orar el
equipamiento y la infraestructura de las empresas.
Nuevos obstáculos
En agosto de 2010, la Cámara Nacional de Apelaciones en lo
Comercial determinó que la expropiación de la planta de IMPA
había sido inconstitucional y que por las actividades que se de­
sarrollan allí, según el j uez interviniente, no resultaba claro que
la finalidad de la cooperativa de trabaj adores que se hizo cargo
de la empresa fuera la de continuar o preservar las actividades
que desarrollaba la empresa, sino más bien generar un empren-
dimiento propio.
También se cuestionó el sentido de utilidad pública de la fá­
brica, el cual fue determinado por la Legislatura porteña a fin de
llevar a cabo la expropiación. De esta manera, el posible desaloj o
de los trabaj adores luego de más de 10 años de lucha y resisten­
cia demuestra la continuidad de una situación precaria para las
empresas recuperadas aún en un contexto político y legislativo
más favorable que cuando comenzó el movimiento.
1. Averigüen los antecedentes históricos y las experiencias de la
autogestión en otros países de la región.
2. Comparen los resultados, planteen las dificultades y las
oportunidades que presentan.
Nuevas políticas públicas
El Programa de Trabaj o Autogestionado
del Ministerio de Trabaj o Empleo y Seguridad
Social de la Nación se constituyó como una
herramienta para asistir, en situaciones críticas
de empleo, a empresas recuperadas por los tra­
baj adores o en proceso de reactivación, con el
obj etivo de contribuir al mantenimiento y a la
generación de puestos de trabaj o. El programa
articula asesoramiento a los trabaj adores sobre
cuestiones legales, técnicas, organizacionales y
económicas para la ¡mplementación de proyec­
tos de reactivación o fortalecimiento de las em-
Para concluir
1. Busquen información sobre empresas recuperadas cercanas
a su escuela o en su barrio y realicen una entrevista. Tomen en
cuenta los siguientes ej es:
- Situación de los trabaj adores antes de la toma.
- Proceso de toma y recuperación,
- Expectativas de los trabaj adores.
- Situación actual y perspectivas a futuro.
2. Escriban un informe con las conclusiones de cada experiencia.
DES F
1.Trabaj en en grupos.
a. Pongan en práctica los conocimientos sobre las
transformaciones del mundo del trabaj o estudiados
en este capítulo.
b. Organicen entrevistas para comparar las historias
laborales y los cambios en el trabaj o y en el mercado
laboral. Las entrevistas deben distribuirse entre ambos
sexos y contemplar los siguientes grupos de edad:
- hasta 25 años,
- entre 25 y 35 años,
- entre 35 y 45 años,
- entre 45 y 65 años,
- entre 65 y 85 años,
- y más de 85.
c. Elaboren un cuestionario que incluya los siguientes
aspectos. Tengan en cuenta que las preguntas deben
formularse en pasado y en presente.
i. Edad de ingreso al mercado laboral.
ii. Lugar de trabaj o según ramas de actividad.
iii. Cambios en el puesto de trabaj o.
iv. Problemas en el ámbito laboral.
v. Cantidad de horas diarias y características de la
j ornada laboral.
vi.Tipo de contratación.
•Para quienes aún están en actividad o buscando tra­
baj o incluyan un ítem como el siguiente:
vii. Expectativas sobre el trabaj o actual o sobre el futu­
ro empleo.
•Para quienes se encuentran retirados incluyan los
siguientes ítems.
viii. Diferencias entre cómo se trabaj aba antes y ahora.
ix. Características de cómo era la j ornada laboral.
x. Cantidad de años trabaj ados.
xi. Cantidad de tiempo sin empleo.
d. Comparen los resultados de sus entrevistas con los
de los demás grupos.
e. Tomen nota para elaborar un resumen sobre las
situaciones laborales que reflej an los resultados de la
investigación.
f. Establezcan los distintos momentos históricos del
país a los que hacen referencia los entrevistados para
completar el informe.
g. Elaboren un informe que sintetice toda la informa­
ción obtenida.
2. Releven las características del barrio donde se encuen­
tra su escuela.
a. Evalúen los siguientes aspectos.
•¿Las calles están pavimentadas?
•¿Hay alumbrado público?
•¿Existe transporte público? Aclaren el tipo de trans­
porte y la frecuencia.
•¿Hay espacios verdes?
•¿Hay lugares para recreación o para hacer deportes?
¿Son públicos o privados?
•¿Existen cines, teatros o centros culturales?
•¿Existen hospitales y salas de primeros auxilios?
•¿Afectan al barrio problemas ambientales?
•¿Se inundan las calles con frecuencia?
•¿Existen otros problemas?
b. Comparen las condiciones relevadas con las del
barrio donde habitan.
c. Formulen una lista que j erarquice los principales
problemas de su barrio y compárenlas con los demás
compañeros.
d. Busquen información sobre otros barrios de su ciu­
dad y comparen si allí se repiten mismos problemas o
a qué zonas se limitan.
• Kessl e^G. Di Vir g il io , M. M.,"La nueva pobreza urbana: dinámica
global, regional y argentina en las últimas dos décadas" en revista
CEPAL N°95,2008.
• M i n u j i n , A. (coord.). Cuesta Abaj o. Los nuevos pobres: efectos de la
crisis en la sociedad argentina, Buenos Ai res, Losada, 1992.
• Sennet, R., Vida urbana e identidad personal, Barcelona, Península,
2001.
* Sv a mpa , M., Los que ganaron. La vida en los countríes y barrios
privados, Buenos Aires, Biblos, 2001.
198 | Capítulo 8 Transformaciones sociales y urbanas en la Argentina actual
Los recursos geoestratégicos
La gestión de los bienes comunes
Los recursos
geoestratégicos
La explotación de los recursos naturales depende de la
relación que la sociedad tiene con la naturaleza y esa
relación se establece mediante el trabaj o.
Sin embargo, los Estados nacionales tienden a ocultar
información acerca de los recursos geoestratégicos
que están en sus territorios.
Además, existen organismos de crédito internacional
que forzaron una liberalización de tales recursos para
conformar un marco legal que permita su expoliación;
esta forma de intervenir ha provocado una gran
tensión entre las partes interesadas.
En este capítulo se analizará esa tensión centrando el
análisis en dos recursos: el agua y los recursos mineros.
Para comenzar...
Con un compañero escriban tres hipótesis acerca de lo
e puede sucedcr coala admimsti ación del recui ¡>oagua
2 Tengan en cuenta la siguiente secuencia
a. La existencia o río de reservas de agua dulce en el país
b La capacidad de abastecimiento a la poblacion, es decir
si es total, parcial o nula
c El modelo economico de distribución de agua es decir, si
esta a cargo de empresas privadas o estatales
Los recursos naturales
Misil de medio alcance (Irán, 2009).
La fabricación de armamento nuclear
moviliza millones de dólares en el mundo.
Algunos recursos mineros son la base de
su proceso de fabricación.
Mina Veladero, a cielo abierto, en San
Juan. Se extrae oro y plata.
La naturaleza está formada por un conj unto de elementos; algunos de ellos se
transforman en recursos naturales cuando la sociedad los usa para satisfacer una
necesidad.
La característica principal de los recursos naturales es que son elementos o pro­
cesos no producidos por la sociedad, por ej emplo, los minerales, la madera de los
bosques naturales o los peces del mar.También, los océanos, el aire y el agua son re­
cursos naturales, no siempre tenidos en cuenta porque son inconmensurables, pero
contribuyen de modo esencial a la salud y a la supervivencia de todas las especies.
El uso de los recursos adopta el carácter de explotación cuando la sociedad in­
terviene en forma organizada y sistemática para aprovecharlos. En 1930, los Esta­
dos comenzaron a intervenir en la economía de manera protagónica y al mismo
tiempo lo hicieron con la administración de algunos de los recursos que considera­
ron clave para la producción o por considerarlos obj etivos militares.
¿Cuáles son los recursos geoestratégicos?
Son recursos geoestratégicos aquellos considerados clave o escasos. El sumi­
nistro de agua potable y el de energía, conformados por redes de distribución ha­
cia las industrias y los domicilios, pueden considerarse estratégicos ya que consti­
tuyen la base de la producción y de la subsistencia de la población.
Si bien son servicios públicos, se originan en la extracción y la administración de
recursos naturales (agua, carbón, petróleo, gas). Debido a su valoración económica,
muchos sectores sociales están a favor de que el Estado explote y regule tales recur­
sos, confiando también en que garantice su acceso a la totalidad de la población.
Además, ciertos metales son considerados estratégicos, ya que constituyen re­
servas de valor, como el oro y la plata, o se usan como insumos indispensables en
la industria, como el cobre, el hierro o la bauxita.También, los de interés bélico; por
ej emplo, el berilio que se aplica a las cabezas nucleares, sensores, computadoras,
aviones, misiles y satélites; el uranio, que se emplea como combustible en centrales
nucleares y en algunos diseños de armamento nuclear; o el litio, necesario para to­
dos los artefactos electrónicos que funcionan con baterías.
Recientemente, debido al deterioro de las condiciones ambientales, los bos­
ques se han sumado a la lista de recursos estratégicos porque su presencia incre­
menta el contenido de oxígeno en el aire y son áreas de gran riqueza biótica.
Por lo tanto, los recursos geoestratégicos son considerados vitales y sobre los
cuales se ej erce la soberanía económica y política de los Estados que los poseen.
El recurso minero
Durante décadas, el Estado consideró que los principales recursos mineros, ener­
géticos y metalíferos del país eran estratégicos. Por ese motivo, aprovechó estos re­
cursos para el desarrollo del modelo industrial. Sin embargo, en la década de 1970, se
produj eron cambios en esta actitud.Tanto el Estado nacional como los estados pro­
vinciales comenzaron a disminuir la inversión pública en el recurso minero. Luego, el
Consenso de Washington estimuló el desarrollo del paradigma neoliberal, y el Estado
alentó la participación de las empresas privadas y se retiró como agente económico.
202 | Capítulo 9 Los recursos geoestratégicos
La aplicación de este nuevo modelo intensificó el deterioro del ambiente de­
bido a la sobreexplotación de los recursos naturales. En los capítulos 4 y 5 se enu­
meran algunas de las características de la actividad de extracción minera a cielo
abierto. A continuación se ej emplifican los mecanismos de aplicación del modelo
en nuestro país, las consecuencias y las reacciones de los habitantes ante el avance
del deterioro en sus comunidades.
La legislación minera
En 1994, fue sancionada la reforma de la Constitución Nacional. Con respecto a
los recursos naturales y a su explotación, la nueva Constitución establece que estos
recursos son provinciales, es decir que el gas, el petróleo y la minería dej aron de
depender del Estado nacional y pasaron a ser administrados por los gobiernos de
las provincias. Esta modificación constitucional permitió la privatización del sec­
tor con múltiples ventaj as para las empresas privadas. Por ej emplo, la estabilidad
fiscal durante treinta años, la exención del pago de los derechos de importación,
una deducción del 100%de la inversión en el impuesto a las ganancias, la exención
del pago del canon durante tres años a quien haya descubierto el yacimiento, un
máximo del 3% por el pago de regalías, la exención del pago de retenciones a las
exportaciones (en 2007, se incorporó del 3 al 5% móviles), la política de reembol­
sos, entre otras atractivas condiciones.
El Código Minero es otro regulador j urídico de la activi­
dad que también fue obj eto de reformas. Por ej emplo, la Ley
24.498 de Actualización minera y la Ley 24.585 de Protec­
ción ambiental, ambas sancionadas en 1995, son muestras
de ello. El Código reformado concede a los particulares la
facultad de identificar, aprovechar y disponer de los depósi­
tos minerales como propietarios.También, en la reforma se
eliminaron las restricciones al tamaño de las concesiones de
exploración y explotación y se ampliaron los plazos de arren­
damiento y usufructo. Aunque considera las minas como
bienes privados de la Nación o de las provincias, declara que
el Estado no puede disponer ni explotarlas y, por eso, esta­
blece concesiones a los particulares.
Canon: dinero que las empresas
de una concesión deben abonar
como retribución por el derecho de
explotar el recurso.
Concesiones: negocio por el cual el
Estado cede la explotación de un
recurso que le pertenece.
Regalías: contraprestación
económica de propiedad del
Estado por la explotación de los
recursos naturales no renovables.
Retenciones: impuesto a la
exportación.
Reembolsos: devoluciones que el
^Estado hace a una empresa.
El Estado reembolsa en concepto
de uso de puertos patagónicos,
por ej emplo, un 5% en Comodoro
Rivadavia. Este porcentaj e
. aumenta hacia el sur del país.
1. Respondan a las preguntas.
a. ¿A qué se llama recurso geoestratégico?
b. ¿Cuáles son los recursos considerados estratégicos?
c. ¿Por qué los bosques se sumaron a la lista?
2. Relean el capítulo 2 y busquen ej emplos de recursos explotados por el Estado,
a. Qué obj etivos tenía el Estado y con qué consecuencias territoriales se pueden
relacionar.
3. Enumeren los cambios realizados en la legislación sobre recursos mineros.
4. Expliquen por qué se puede afirmar que las nuevas condiciones son atractivas para
la inversión extranj era.
ACTIVIDADES
El Tratado de integración minera
argentino-chileno permitió el
proyecto minero Pascua- Lama
en la provincia de San Juan para
extraer oro y plata.
30 kilos de oro
Para producir un lingote de 30 kilos,
se explotan 20.000 toneladas de
roca con nitrato de amonio y fuel.
Luego, los escombros se trasladan
en camiones hasta las instalaciones
donde todos los materiales se
trituran y lavan con una solución
de agua alcalina y cianuro
para separar el oro de los otros
materiales. Por último, el oro es
sometido a altas temperaturas
hasta llegar al estado líquido y se
lo distribuye en moldes con forma
de lingote donde se lo enfria para
que solidifique.
Un lingote de oro que pesa
30 kilos tiene un valor equivalente
a 400.000 euros.
Los intereses extranjeros
El Banco Mundial acompañó el proceso de cambios en la legislación minera
vigente hasta principios de la década de 1990 mediante el Programa de Asisten­
cia a la Minería Argentina (PASMA). El principal obj etivo de este programa fue
la realización de reformas regulatorias e institucionales para alentar la inversión
privada en el sector.
En la primera fase del programa, participaron en forma conj unta el Estado na­
cional y seis provincias; luego, en la segunda fase, el PASMA incluyó a diecisiete
provincias. Además, se creó una legislación para que la frontera entre la Argentina
y Chile no fuera un impedimento de explotación a ambos lados. De esta manera,
los dos países transfirieron el poder de decisión y de soberanía a los intereses mi­
neros. De acuerdo con este marco, comenzó a desarrollarse el proyecto Pascua-
Lama, en la provincia de San Juan.
El período de las inversiones
En el período comprendido entre 1992 y 1999, aumentó de 4 a 80 el número de
empresas mineras que operaban en el país. Este dato revela un destacado creci­
miento del sector minero.
Entre las empresas presentes en el país, están las más grandes del mundo,
como Barrick Gold, y también las pequeñas, como Meridian Gold, ambas de ori­
gen canadiense.
La Secretaría de Minería de la Nación, en su informe "Minería en números,
2009", ofrece los datos actualizados de este sector productivo. Este informe sos­
tiene que las inversiones proceden de treinta países. En 2008, las inversiones des­
tinadas a la exploración, al desarrollo de proyectos y a la producción fueron de
7.300 millones de pesos, que significan un crecimiento del 1.014%con respecto
a 2003. En cuanto a exportaciones y sus derivados, estas inversiones sumaron
12.375 millones de pesos, un 292%más que en 2003.
Sin embargo, la información difundida por la Secretaría no menciona los costos
ocasionados por el impacto ambiental ni el costo social de las inversiones.Tam­
poco reflej a los montos que se restan por los beneficios concedidos a los inver­
sores mineros. Es decir que si a los valores informados se les restan los perj uicios
ambientales y las ventaj as económicas de los inversores, el resultado final sería
una mínima cantidad de ingresos para el Estado, en comparación con las ganan­
cias percibidas por las empresas.
Los proyectos vigentes
Los datos difundidos por la Secretaría de Minería indican la existencia de 336
emprendimientos, que incluyen los de prospección o exploración, los de factibi­
lidad, los de construcción y los de explotación y traslado del material extraído.
Según los datos oficiales, en tres de los proyectos vigentes, las empresas realizan
la extracción con la técnica de explotación a cielo abierto: Baj o de La Alumbrera en
Catamarca, Veladero en San Juan y Cerro Vanguardia en Santa Cruz. Sin embargo,
tanto las organizaciones ambientales locales como varias investigaciones académi­
cas informan que a esa lista se suman las explotaciones mineras de Gualcamayo en
San Juan, Manantial Espej o en Santa Cruz y Agua Rica en Catamarca.
204 | Capítulo 9 Los recursos geoestratégicos
¿Empresas versus ciudadanos?
r ¿Por qué no generan
.derrame económico?
En la actualidad, los problemas referidos al ambiente están presentes en varias
instancias de la sociedad. Por un lado, son temas de discusión en el ámbito político
y, por otro lado, la existencia de numerosos movimientos sociales que reclaman
por el cumplimiento de los derechos ambientales de los habitantes reflej a la pre­
ocupación general.
Por su parte, el sector interesado en la explotación de los recursos tiene un pa­
pel protagónico en la toma de decisiones. Por consiguiente, se establece una con­
trovertida situación que enfrenta a los actores sociales.
Modo de actuación de las empresas
Los proyectos de las empresas transnacionales se presentan como una opor­
tunidad de desarrollo económico. Es decir que con su intalación se abrirán fuen­
tes de trabaj o y proporcionarán derrame económico; pero, la realidad es muy
diferente debido a que solo generan alrededor de tres o cuatro decenas de pues­
tos de trabaj o; porque, como la actividad requiere de mano de obra calificada, las
empresas contratan trabaj adores de otras regiones del país, por ej emplo, técni­
cos formados. El argumento de las empresas es que estos proyectos están loca­
lizados en lugares aislados donde la población es campesina con escasa o nula
formación técnica, por lo tanto no está calificada para manej ar la maquinaria que
requiere la actividad.
En América Latina, las empresas interesadas en desarrollar los proyectos mi­
neros arrendan los terrenos engañando a los habitantes y negociando con ellos
cifras de compensación a 30 o 50 años; los montos ofrecidos en principio pare­
cen beneficiosos, pero a largo plazo resultan ser muy baj os, debido a que una vez
agotado el recurso minero, los suelos de la zona quedan inutilizados y el agua,
contaminada.
El economista mexicano Gian Cario Delgado Ramos explica que en América
Latina el despoj o tiene dos formas: la primera es la misma que se implementaba
en la época colonial, sin ningún tipo de permiso estatal; la segunda se basa en la
mediación entre las empresas y los pobladores de la zona, pero este es un proceso
de negociación ficticia, ya que la modalidad de consulta a la población es relativa­
mente nueva y difícil de llevar a cabo en muchas comunidades, debido a las trabas
que se imponen.
De este modo, la población local queda excluida del circuito económico creado
con la instalación d,e la mina. Luego, cuando quedan en evidencia los perj uicios
que produce el proyecto minero (degradación de suelos, contaminación del agua,
apropiación de tierras, problemas de salud, etcétera), la población local reacciona
en contra de la actividad presentando denuncias ante los distintos estamentos
estatales, pero no siempre prosperan.
Elaboren un mapa conceptual que muestre las causas y consecuencias del crecimiento
de la actividad minera en la Argentina en los últimos años.
"Los impuestos que las empresas
deberían pagar, en general, no
se cobran. Durante la década de
1990, casi al mismo tiempo en
todos los países de América latina
se formularon leyes de minería que
otorgan facilidades para operar
en esos países a los capitales
internacionales que realizan
inversión extranj era directa en
ellos. Tienen tratamiento de
capital nacional, certeza j urídica,
garantía de sacar las ganancias
y todo lo que implica la política
neoliberal en términos de inversión
extranj era directa."
Fuente: Natalia Aruguete y Waiter Isaía,
"En busca de ia seguridad ecológica",
Tapa del libro de Delgado Ramos.
Ecología política déla minería en
América latina.
205
A principios de 2001, se debatía
la construcción de una isla para
trasladar el aeroparque Jorge
Newbery de la Ciudad de Buenos
Aires. Quienes defendían el proyecto
argumentaban acerca de la
contaminación sonora, atmosférica
y la deficiente seguridad del lugar
donde estaba emplazado.
La oposición argumentaba sobre los
riesgos del alto impacto ambiental
de la construcción de la isla, y que
era técnica y económicamente
insostenible. El rechazo popular hizo
, que el proyecto se archivara.
El Aeroparque Metropolitano
Jorge Newbery, en la Ciudad de
Buenos Aires.
Procedimientos de la actuación ciudadana
El ecólogo Antonio Brailovsky define el momento actual como de conflictos
ambientales, más que de problemas ambientales, debido a que los actores so­
ciales más afectados se han sumado a la discusión.
Este investigador enumera los procedimientos de democracia semidirecta a
los que recurren los movimientos ambientalistas.
Publicidad de ios actos de gobierno
Un pilar del régimen republicano es el derecho a la información. El principio
de publicidad de los actos de gobierno es primordial, por lo tanto, la participa­
ción pública es posible cuando la información llega adecuadamente a todos los
actores sociales.
Sin bien en una democracia representativa las acciones de gobierno hacia
la comunidad son p'ublicitadas, las acciones internas del Estado generalmente
no son difundidas públicamente. Por eso, se reclama la publicidad de todas
las acciones gubernamentales, en ej ercicio del derecho a la
información.
Las audiencias públicas
Las audiencias públicas son una forma de participación con­
j unta de todos los sectores; pueden definirse como una consulta
pública oral. En ellas, los decidores políticos escuchan las opi­
niones y los reclamos de los sectores involucrados.
Aunque su carácter es no vinculante, los resultados de las au­
diencias tienen mucha repercusión en la opinión pública y se ha
sentado precedente de rechazo de proyectos luego de los resul­
tados de una audiencia pública.
Ombudsman o Defensor del Pueblo
Es un funcionario independiente que actúa en al área parla­
mentaria y recibe reclamos ante arbitrariedades del poder ad­
ministrativo y los canaliza por las vías correspondientes.
Raro agrario contra las retenciones.
El sistema dej untarfirmas suele ser
efectivo para promover o revertir
- una medida del Estado.
La doble lectura en la sanción de normas
El procedimiento de doble lectura para la sanción de normas
ambientales se emplea luego de que la Legislatura aprueba la
primera lectura del problema en cuestión. El siguiente paso es
convocar a una audiencia pública en la que se presentan las di­
vergencias y los reclamos. Finalmente, el texto de la norma se
revisa y modifica para su aprobación definitiva.
El ej ercicio ciudadano
La ciudadanía también implementa procedimientos que sur­
gen como respuesta a las exigencias de los conflictos. Por ej em­
plo, la formación de equipos de mediadores, asambleas vecina­
les, mesas técnicas.
206 | Capítulo 9 Los recursos geoestratégicos
Referéndum, plebiscito o consulta popular
Son procedimientos de orden nacional, provincial o mu­
nicipal cuyo fin es que participe toda la población para tomar
una decisión que requiere de consenso popular para llevarse
a la práctica. En general, se vota por Sí o por No a la propuesta
gubernamental y puede tener carácter vinculante o no, se­
gún lo determine el Congreso nacional.
En nuestro país, por ej emplo, el gobierno nacional usó
este procedimiento en el caso del conflicto limítrofe con
Chile por la posesión de las islas al sur del Canal Beagle; y
también, el municipio de Choele- Choel, provincia Río Negro,
lo empleó por la definición de una nueva traza de un brazo
del río Negro. El resultado en el primer caso fue positivo y
en el segundo negativo. Ambos resultados influyeron en las
e
decisiones finales.
Cuestionamiento j udicial
En la democracia participativa existe la posibilidad de cuestionar j udicialmente
las decisiones de la Administración. En la Constitución Nacional se incluyó el dere­
cho a vivir en un ambiente sano y se lo considera un patrimonio común y amparo
ambiental. Esto habilitó la posibilidad de defenderlo j udicialmente. Además, se in­
cluye la posibilidad de percibir una indemnización como forma de reparación de
los daños ocasionados en ambientales naturales o construidos.También establece
que el reclamo puede hacerse en nombre del interés común y no solo del particular.
Canal Beagle, al sur de Ushuaia.
Ei 25 de noviembre de 1984,
los ciudadanos eligieron el SÍ, que
respaldaba al gobierno argentino
a concluir las negociaciones con
la República de Chile para resolver
el diferendo relativo a la zona del
Canal Beagle.
Las organizaciones intermedias
La institucionalización de las organizaciones intermedias, es decir, las organiza­
ciones no gubernamentales, les permite funcionar como veedores. Actualmente,
existe una tendencia a incorporar representantes de esos organismos en la gestión
de los servicios públicos.
Las evaluaciones del impacto
La evaluación de impacto ambiental es un procedimiento j urídico administra­
tivo que se realiza en forma previa para detectar las consecuencias ambientales de
las actividades y los proyectos que se quieren desarrollar.
Recurso de iniciativa
Es una forma de intervenir en la sanción o derogación de leyes u ordenanzas
municipales de interés ciudadano. Se trata de presentar una determinada cantidad
de firmas (300.000 en el caso de una ley nacional) que avalen la sanción de una
norma, para obligar a las autoridades pertinentes a considerarla.
Revocatoria del mandato
Cuando se cuestiona el accionar de un funcionario, existe la revocatoria del
mandato de los funcionarios, es decir que mediante el voto popular un funciona­
rio puede ser removido de su cargo. La ¡mplementación de este procedimiento es
muy complej a, y por eso tiene un carácter excepcional.
ACTIVIDADES
Respondan.
a. ¿Por qué conviene que
existan estos procedimientos
de actuación ciudadana?
b. ¿Cómo le responderían a
alguien que las cuestionara
teniendo en cuenta el principio
constitucional:"el pueblo no
delibera ni gobierna sino a
través de sus representantes"?
207
El acceso al agua potable es
fundamental para gozar de una
buena calidad de vida.
Provincia j Cloaca | Agua de red
j tf Capital Federal 99 100
1
-í Buenos Aires
ÍS Gran Buenos Aires 39 68
1
j a Resto de la prov. de Buenos
Aires
K J í f.'h
80;
i
8 Catamarca 38 96 %
_____ i
g Chaco 78
8
j a Chubut I 79 i 98
■|
\ Córdoba 91
I
Un................ .................................. . ' i ....................... .. i
t§ Corrientes i 52 j 85
h Entre Ríos . i: 67 ; 90 ■
: ti
Formosa j i 32 75
¡
¡;Í! Juj uy . ■ i 95
La Pampa ¡ 54 92
i
La Rioj a ■i¡::K- ''48::y" 95
__jj
Mendoza j 65 ! 94
__J ¡
' Mi iones ¡
l i l i l í '
73
1
Neuquén j' 73 95
— —■g
0
___J
Rio Negro ■ j 93
i
Silti | 63 | 94

San Juan j 26
L
1
San Luis j 56 | 95
Santa Cruz ■¡ 86 99
’ Si
•a?
Santa Fe j
47
85
i
Santiago del Estero . i 17
:' V ••:.•••§
Tierra del Fuego, Antártida
» e Islas del Atlántico Sur
96 ¡
i
•96
Tucumán
República Argentina
45
50 i
93
83
La provisión dei agua
Una de las variables principales de la cual dependen la salud y la vida es la cali­
dad del agua que se bebe. El Banco Mundial señala que en América latina y el Ca­
ribe de los 510 millones de habitantes que tiene la región, 56 millones carecen de
acceso a agua limpia y 132 millones carecen de servicios de saneamiento. En nues­
tro país, el 17%dé la población carece de conexión a agua de red y solo la mitad
accede a servicios de saneamiento. En el caso nacional, el panorama no aparece
crítico, sin embargo las diferencias regionales son preocupantes.
Antecedentes del agua potable
Durante el siglo XIX, dos epidemias diezmaron a la población: el cólera (1867)
y la fiebre amarilla (1871). Entreoirás causas, la propagación de las enfermedades
se debía a la precariedad sanitaria urbana. Estos dos hechos obligaron al gobierno
a la creación de Obras Sanitarias de la Ciudad de Buenos Aires para solucionar
los problemas sanitarios con infraestructura para el saneamiento y la provisión de
agua potable. Paralelamente, la tasa de mortalidad general empezó a disminuir.
Entre 1904y 1911, se habilitaron los servicios de agua potable en
catorce capitales de provincia y de cloacas, en cuatro. Este desarrollo
se intensificó desde la promulgación de la Ley Nacional 10.998 en
1919, que dispuso la provisión de agua potable y desagües cloaca­
les a las localidades con más de 8.000 habitantes y de agua potable
a las de más de 3 mil.
En 1980, el 57,3%de la población se abastecía de agua potable y
en 2001 el servicio creció hasta el 83,2%. Respecto de los desagües
cloacales, en 1980 estas redes llegaban al 29,7%de la población y en
2001, al 50,2%.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera como
buen saneamiento el que cubre por lo menos al 90%de la pobla­
ción y, con relación a la provisión de agua por red, recomienda una
cobertura de al menos el 95%.
La privatización del agua
La empresa Obras Sanitarias de la Nación (OSN) fue un orga­
nismo estatal considerado prestigioso por la opinión pública por su
tarea de supervisar la calidad del agua y de las obras emprendidas,
aunque estas fueron limitadas por las restricciones presupuestarias.
En la década de 1990, este organismo se privatizó y fue adj udi­
cado al consorcio Aguas Argentinas, dependiente del grupo eco­
nómico francés Suez- Lyonaise des Eaux, una empresa dedicada a la
administración de agua en China, Malasia, Italia,Tailandia, República
Checa, Eslovaquia, Australia y Estados Unidos. Este dato demuestra
la liberalización del "mercado del agua"en la escala mundial.
Nota: Resaltado según recomendación de la OMS.
Fuente: INDEC (Censo 2001).
208 | Capítulo 9 Los recursos geoestratégicos
En nuestro país, el proceso de privatización de los servicios públicos incluía a la
vez la creación de organismos reguiadores estatales; sin embargo, estos organis­
mos no cumplieron adecuadamente su función, ya que respondían en gran me­
dida a los intereses de las empresas concesionarias. Por ej emplo, en los lugares y
modos de realizar las inversiones, las políticas tarifarias, etcétera.
Uno de los argumentos a favor de la privatización del servicio brindado por
Obras Sanitarias se basaba en que el Estado no tenía capacidad económica para
invertir en obras para extraer agua del Río de la Plata, debido a la contaminación
del agua subterránea. Para concretar esas inversiones el Estado necesitaba un socio
con capitales. Sin embargo, como la empresa argumentaba la escasa rentabilidad
para afrontar las inversiones, el Ente estatal autorizó un aumento de las tarifas para
financiar las obras. A pesar del aumento, la empresa no cumplió con sus obligacio­
nes contractuales.
Incumplimiento del contrato
El contrato de concesión entre el Estado y Aguas Argentinas establecía que,
para mantener el equilibrio hídrico del área, las conexiones a la red de agua debían
hacerse en simultáneo con las de cloacas para prevenir los excesos que se ocasio­
nan cuando un nuevo usuario se conecta a la red.
El costo de las conexiones a las cloacas era mayor que el costo de la red de agua.
La lógica mercantil de la empresa deduj o que por el mismo costo podía conectar
a varios usuarios a la red de agua y postergar la conexión de cloacas; por lo tanto,
incumplió los términos del contrato.
Por su parte, el Ente Regulador no desempeñó su función y aceptó las medidas
adoptadas por la empresa. Debido al reemplazo del abastecimiento de agua sub­
terránea por el superficial, se produj o un desequilibrio ambiental, porque ascen­
dieron los niveles del acuífero Puelche, que provocaron la inundación de sótanos,
cocheras y túneles en 17 partidos del conurbano en perj uicio de 1,5 millón de per­
sonas. Esto puso en riesgo la salud no solo por el agua sino por la saturación de los
pozos sépticos domiciliarios.
En 2006, las denuncias por el incumplimiento del contrato provocaron que la
empresa negociara su retiro como concesionario con las autoridades. Sin embargo,
el perj uicio ambiental ocasionado es muy preocupante.
ACTIVIDADES
1. Observen el cuadro y localicen las provincias en situación crítica según el parámetro
que establece la OMS.
a. ¿Hay alguna relación entre las provincias que componen regiones? ¿Cuáles son?
b. Elaboren una hipótesis para cada par de relaciones:
- pobreza / provisión servicios,
- mortalidad infantil / provisión de servicios.
2. Expliquen cómo alcanzó a nuestro país el proceso privatizador de los servicios públicos.
3. Describan cómo el principio de la obtención del máximo beneficio (ganancias)
aplicado por la concesionaria ocasionó perj uicios económicos y ambientales.
En la ciudad de Buenos Aires, el
Palacio de las Aguas Corrientes era
el antiguo edificio de OSN.
BASTA DE
in u n d a c io n es
ARROYO GALINDEZ
T E M P E R I E V - L 0 M A S - 6 A N F I E L D
opiná: www.bastadeinundaciones.blogspot.com
I5-58S3-2995
Los vecinos perj udicados por
las inundaciones ponen en sus
casas este cartel. El grupo Arroyo
Galíndezse dedica a gestionar
e impulsar proyectos ante el
municipio de Lomas de Zamora
para solucionar el problema.
El acuifeio Puelche
Por su calidad y rendimiento es
el acuífero más importante de la
región. Se halla entre los 40 m de
profundidad cerca del río Paraná,
a más de 100 men Pergamino, y
a 120 men Junín.
En el conurbano bonaerense su uso
es frecuente; aunque en muchos
partidos, el abandono de pozos de
extracción para uso domiciliario
e industrial, entre otras causas,
provocó el lento ascenso del agua
freática, con que sótanos y diversas
construcciones se inundan y deben
drenarse en forma permanente.
Fuente: www.aaba.org.ar
209
Evapotranspiráción
Es el agua que vuelve a la
atmósfera por transpiración de ios
seres vivos. v
Evaporación de los continentes
íf
H Europa 5.320 7,1 1
íf Asiá' 18.100 ! 24,4::':'S
| Africa 17.700 23,8 |
|I América del Norte' 10.100 13,6 1
í:‘ América del Sur 16.200 21.8 I
. T i ¿ Oceanía : . 4.5/0
| Antártida 2.310 31
La tabla muestra la cantidad de
agua que circula en la atmósfera
por evaporación de los continentes
en kilómetros cúbicos y su
porcentaj e.
Fuente: Carlos Porto- Gon^alvez,
El agua no se niega a nadie, 2006.
Los datos sobre la ¿escasez?
Los organismos internacionales describen un panorama preocupante sobre la
disponibilidad de agua potable. La UNESCO afirma que el 2,53%del agua del pla­
neta es dulce y aproximadamente las dos terceras partes de ese porcentaj e no está
disponible, porque se encuentra en estado sólido en glaciares y nieves perpetuas.
Solo el 3%del agua potable del planeta está en la superficie, el resto corre por las
napas subterráneas. Por otra parte, la población mundial extrae 8%del total anual
de agua dulce renovable y se apropia del 26%de la evapotranspiración anual.
Teniendo en cuenta que la mayor cantidad de agua del planeta es salada, que el
agua dulce es la que permite la vida y los datos suministrados por la UNESCO, pare­
cería que el agua escasea. Sin embargo, alrededor de 72.000 kilómetros cúbicos de
agua de la evaporación de lagos, lagunas y ríos se precipita sobre los continentes,
y es naturalmente dulce.También, 1,4 metros de espesor de los mares se evapora
cada año y un 20%precipita en los continentes como agua dulce. Además, la can­
tidad de agua disponible del planeta es la misma desde la última glaciación (entre
12.000 a 18.000 años atrás) hasta el presente con pequeñas variaciones producidas
por el derretimiento de los glaciares como consecuencia del calentamiento global.
Es decir que la cantidad de agua dulce no es mayor porque no puede serlo.
El desorden ecológico
Si bien el planeta experimenta sequías desmesuradas en grandes áreas e inun­
daciones catastróficas en otras, el problema no se halla en el agua sino en el desor­
den ecológico producto de los modos en que la sociedad usa los recursos naturales.
En el caso del agua disponible es determinante para qué se la usa. Por ej em­
plo, las actividades industriales usan el 20%del agua superficial y las actividades
agrícolas, cerca del 70%. Por otra parte, existen diferencias entre los consumos: un
habitante urbano consume tres veces más que uno rural; y, al ampliar la escala, los
países ricos consumen nueve veces más que los pobres.
En 2009, intensas lluvias provocaron
la crecida del río Areco y el desagote
de los campos aledaños anegaron
las rutas 8 y 9 y el casco histórico de
la ciudad de San Antonio de Areco,
ubicada en el norte de la provincia
de Buenos Aires.
210 j Capítulo 9 Los recursos geoestratégicos
Los postulados neoliberales sobre el agua
Los lineamientos del Banco Mundial afirman que "la balanza entre la subcon-
tratación y la prestación de servicios por parte del Estado se inclina sobre todo a
favor de la primera alternativa en las condiciones actuales y en la mayoría de los
países. La experiencia muestra que hay mucho espacio para seguir ampliando la
participación del sector privado en la prestación de servicios". Es decir, propicia la
privatización de los servicios públicos de agua.
En 1996, el Consej o Mundial del Agua, organismo creado por el Banco Mundial,
promueve tres principios: primero, el agua debe ser considerada como un bien pu­
ramente económico, una mercancía; segundo, el acceso al agua es una necesidad
vital, no un derecho humano; y tercero, el agua debe ser considerada como un re­
curso precioso, como el petróleo.
¿A quién venderle agua?
Los organismos económicos internacionales, como el Banco Mundial o el Fondo
Monetario Internacional, basados en la ineficacia de los Estados como proveedores
de infraestructura, promueven las políticas eficaces de aprovechamiento del agua,
políticas de precios y procesos de privatización. Sin embargo, los hechos demues­
tran todo lo contrario.
La búsqueda de mayor rentabilidad provoca inequidad en la distribución del
agua. Por ej emplo, en 1995, mientras la zona norte de México padecía una sequía,
la empresa proveedora de agua cortó el abastecimiento a los campesinos y hacen­
dados locales para derivarlo a las industrias de capitales extranj eros. En el caso de
India, la venta de una tonelada de agua a los agricultores tiene un rédito de 200
dólares, pero a una industria el rédito es de 10.000 dólares. Por consiguiente, el ne­
gocio es destinar el agua al sector industrial.
En Tucumán, en 1997, la población se rehusó a pagar el servicio a la empresa
concesionaria de la provisión de agua potable, debido al deterioro de la calidad
del agua y el 100%de aumento en las tarifas. Al comprobar la veracidad de las acu­
saciones, el gobierno provincial sancionó a la empresa, pero esta llevó el conflicto
ante el Banco Mundial encargado de estas disputas. Desde entonces, la demanda
se encuentran en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a In­
versiones, y el Ente Nacional de Obras Públicas y Saneamiento se hizo cargo de la
prestación del servicio.
J8ACTIVIDADES
Luego de leer la información de estas páginas y la tabla, respondan.
a. ¿Cuáles son los fundamentos para afirmar que el agua escasea?
b. ¿Se cuestiona esa afirmación?
c. ¿Cuáles son ios continentes que más contribuyen al agua que circula por
evaporación?
d. ¿Cuál es la lógica de la actuación de las empresas transnacionales de provisión de
agua a la población?
e. ¿Cuáles son los resultados de la privatización del sector?
f. ¿La venta de agua embotellada es una forma de privatización del agua?
El auge del negocio de agua
embotellada se debe a que la
población duda de la calidad del
agua del grifo.
Escasez de agua enTij uana,
México, 2004.
el acuífero Guaraní'
"Los estudios realizados hasta
hoy sostienen que el SAG tiene
una superficie aproximada
de 1.194.000 km?, 839.000
corresponden a Brasil, 226.000 a
la Argentina, 71.700 a Paraguay, y
59.000 a Uruguay. En la Argentina,
corre por debaj o de las provincias
de Misiones, Formosa, Chaco,
Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos.
Su volumen se estima en unos
55.000 km3de agua potable y su
nivel de recarga anual es de entre
160 y 250 km3."
Fuente: Le monde diplomatique,
agosto 2005.
Las Cataratas del Iguazú
conforman una de las áreas de
recarga más importante del SAG.
El Sistema del Acuífero Guaraní
El Sistema Acuífero Guaraní (SAG) es el tercer reservorio de agua potable más
importante del planeta. Se encuentra debaj o de parte de territorios de la Argen­
tina, Brasil, Uruguay y Paraguay. En la actualidad, los Estados del Mercosur pro­
pietarios del recurso comenzaron un proceso de investigación.También, otros
organismos internacionales y empresas realizan investigaciones en el acuífero.
Los datos difundidos por los organismos internacionales sobre la pronta es­
casez del recurso agua fundamentan la importancia estratégica de las fuentes de
agua potable. Pero a la vez constituyen una señal de alarma para el futuro cercano
que demuestra la necesidad de preservar esos recursos y evitar que las empresas
que consideran al agua potable como una mercancía se apropien de ellos.
La importancia dei SAG
La información surgida de las investigaciones realizadas hasta el presente es­
tima que cada kilómetro cubico del acuífero equivale a un billón de litros de agua y
que la explotación racional de 80 kilómetros cúbicos por año abastecería alrededor
de 720 millones de personas con un consumo diario de 300 litros.
El acuífero está constituido por roca porosa impregnada de agua depositada
baj o la superficie terrestre entre 245 y 144 millones de años atrás. Una parte del
agua que compone el acuífero proviene de las precipitaciones que se filtra desde
la superficie y otra parte proviene de varias áreas de recarga. La zona más impor­
tante coincide con los límites políticos de la triple frontera argentino- paraguayo-
brasileña, donde confluyen la mayoría de los ríos más caudalosos de la cuenca del
Plata. Por ej emplo, el río Paraná tiene su punto de encuentro con el Iguazú, al norte
con la represa de Itaipú y al este con las Cataratas del Iguazú, y la zona está rodeada
por las cuencas de los ríos Paraguay, Uruguay, Pilcomayo, Grande y Bermej o.
También, en el acuífero existen áreas de
descarga, es decir, las zonas de concentración
de consumo de agua. Con una población esti­
mada en 15 millones de habitantes, las zonas
de mayor actividad son Concordia, en la Ar­
gentina; Salto y Rivera, en Uruguay; donde se
destaca la gran explotación termal, como los
complej os turísticos de Villa Elisa y Federación
en Entre Ríos.
Además, las localidades de Santana do Livra-
mentoy Riberáo Preto, en Brasil, a consecuencia
de las miles de perforaciones para abastecer a
más de 300 ciudades de entre 3.000 y 500.000
habitantes, y a las actividades agrícolas e indus­
triales, sin considerar la sobreexplotación y la
contaminación crecientes, impactan notable­
mente sobre el acuífero.
En la frontera uruguayo- brasileña se detectó que el saneamiento sanitario era
muy deficiente. Asimismo, en Itapúa, Paraguay, la incesante deforestación a gran
escala para la expansión de las plantaciones de soj a provocan el deterioro de los
frágiles suelos sobre este acuífero.
212 j Capítulo 9 Los recursos geoestratégicos
Sistema Acuífero Guaraní
El interés por el SAG
La Organización Mundial del Comercio (OMC) regula las relaciones comercia­
les internacionales de la mayoría de los países, incluso, el nuestro. En la década de
1990, suscribió un acuerdo en el que se estableció un proceso de liberalización,
desregulación y privatización de los servicios básicos, entre ellos, el del agua.
En este marco, los Estados empezaron a transferir la responsabilidad del control
de los recursos a grupos de empresas globales. Por ese motivo, los organismos no
gubernamentales, ecologistas, asociaciones de pueblos originarios y legisladores
sospechan que la explotación del SAG pase a la órbita del mercado mundial del
agua, porque sus características lo hacen muy atractivo para las empresas.
Los temores de estas organizaciones se fundamentan en que las empresas glo­
bales y de organismos financieros internacionales sostienen y promueven que es
imprescindible administrar el recurso agua en forma privada. Por ej emplo, el in-
forme"Financiando agua para todos”del FMI señala que, para reducir en el mundo
la cantidad de personas sin acceso al agua, es esencial el aporte de la iniciativa pri­
vada y no solo de los presupuestos estatales. Por ello, la información acerca de las
potencialidades del acuífero Guaraní es estratégica para la localización de plantas
envasadoras de agua y su comercialización, entre otras actividades industriales
que demandan grandes cantidades de agua.
Quienes se oponen a la privatización del recurso agua consideran que lo más
importante es su función para el mantenimiento de los ecosistemas y para la super­
vivencia y mej oramiento de la calidad de vida humana. Además, si las reservas se
transforman en mercancías, solo quien tenga dinero para pagarlas podrá acceder a
ellas, y de este modo se violaría el derecho a la vida, derecho humano fundamental.
ACTIVIDADES
1. Expliquen la importancia
geoestratégica del SAG.
2. Con el mapa y la información
leída, elaboren un cuadro
comparativo con las siguientes
categorías:
• país,
• extensión en km2del SAG,
• usos.
3.Respondan.
a. ¿Cuáles son las áreas de
recarga y de descarga?
b. ¿Cuál es el país que más lo
aprovecha? ¿Con qué riesgos?
4. Expliquen cuál es la
tendencia en la economía
mundial que puede atentar
contra la soberanía sobre el
acuífero Guaraní.
213
El proyecto de investigación del
Acuífero Guaraní
Los Esteros del Iberá, en la
provincia de Corrientes, son una
zona de descarga del SAG.
El acuífero fue descubierto por investigadores brasileños en
1930. En la Argentina, fue descubierto en 1950 cuando se reali­
zaban exploraciones petroleras. Luego, en 1994, universidades
de los cuatro países del Mercosur conformaron el Proyecto de
Protección del Acuífero Guaraní y Desarrollo Sustentabfe.
Sin embargo, de acuerdo con las políticas privatizadoras de
la década de 1990, los gobiernos de la Arg.entiaa,.BrasiJ, Para­
guay y Uruguay decidieron licitar la continuidad de este pro­
yecto en 1997, y, en 2000, lo entregaron al Banco Mundial, con
la participación de la Organización de Estados Americanos y el
Fondo Mundial para el Medio Ambiente integrado por los siete
países más industrializados del mundo.
El Proyecto para la Protección Ambiental y Desarrollo Sosteni-
ble del Sistema Acuífero Guaraní comenzó a diseñarse en ese año,
con la participación de instituciones de los países vinculadas a la
gestión de los recursos hídricos, y varias universidades: en el caso
argentino, participan la Universidad Nacional de Buenos Aires,
Universidad Nacional del Litoral, Universidad Nacional del Centro,
la Universidad Tecnológica Nacional de Rosario y la Universidad
Católica Argentina. También, el acuerdo de 2001 fue firmado y es
cofinanciado por la Agencia Internacional de Energía Atómica, el
Servicio Geológico alemán y el Programa Asociado al Agua del Banco de los Países
Baj os. En relación con los aspectos científicos, participan el Programa Hidrológico
Internacional de la UNESCO, la Asociación Hidrológica Internacional y el Programa
referido a Recursos Hídricos de la Organización de las Naciones Unidas.
Las reacciones de la comunidad
En la actualidad, surgieron reacciones en cuanto a estos proyectos de investi­
gación, pues de acuerdo con la lógica comercial, la información es propiedad de
quien la financia. El mayor temor, fundado en anteriores experiencias, es que el
agua del acuífero se transforme en una mercancía y que se privatice su uso en vez
de considerar el agua como uno de los derechos humanos fundamentales.
Por ese motivo, los movimientos y las organizaciones sociales preocupadas
por los resultados de las investigaciones propusieron que los Estados miembros
del Mercosur establezcan políticas de intercambio de informaciones técnicas
acerca del Acuífero Guaraní y que estas sean divulgadas libremente en todas las
lenguas de las comunidades que los componen. Además, la información puede
favorecerla implantación de inversiones estratégicamente localizadas.
Iniciativas para proteger el SAG
Varios proyectos de ley intentan proteger el acuífero de los intereses de las
grandes potencias mundiales y los organismos internacionales.
Esos proyectos citan, por ej emplo, el artículo 124 de la Constitución Nacional
y los artículos 2.339 y 2.340 (inc. 3) del Código Civil, en los cuales se establece que
214 | Capítulo 9 Los recursos geoestratégicos
"las cosas son bienes públicos del Estado Ge­
neral que forma la Nación, o de los Estados par­
ticulares de que ella se compone, según la dis­
tribución hecha por la Constitución Nacional".
Además, respecto del agua, se explícita que
esos bienes públicos son:"Los ríos, sus cauces,
las demás aguas que corren por cauces natu­
rales y toda otra agua que tenga o adquiera la
aptitud de satisfacer usos de interés general,
comprendiéndose las aguas subterráneas".
El artículo 3 de la iniciativa legislativa pre­
sentada por el bloque del Partido Socialista
determina que el aprovechamiento o utiliza­
ción del Sistema Acuífero Guaraní deberá dis­
ponerse por medio de una ley, con el requeri­
miento del voto de las dos terceras partes de los miembros de cada Cámara del
Congreso. Además, explícita que deberá cumplirse con el mismo procedimiento
para los casos de emprendimientos mixtos.
Otras iniciativas, como la de la Unión Cívica Radical (UCR) y la del Partido In­
transigente (Pl) coinciden en declarar que en todo el territorio nacional el recurso
natural del agua sea considerado un patrimonio natural y recurso estratégico. En
cuanto al "patrimonio natural" lo describen como el conj unto de elementos, bie­
nes culturales, naturales, o de otra índole, comunes, indispensables e intangibles
pertenecientes a una comunidad, pueblo o nación. En tanto que definen recurso
estratégico al agua como recurso vital, escaso, finito, vulnerable y esencial para
sostener la vida, el desarrollo y el ambiente. Es de utilidad y necesidad pública,
de interés nacional y de los estados provinciales. Tiene valor cultural, económico,
social, ecológico y es un factor fundamental de desarrollo humano y movilizador
de las actividades productivas.
El proyecto de ley del Pl, además, especifica la necesidad de que el Estado se
encargue de la provisión de agua potable, pues considera que el agua es un re­
curso no enaj enable; la gestión y prestación de los servicios de provisión y sanea­
miento deben estar a cargo del Estado asociado con cooperativas de usuarios, y
sin la participación de personas físicas o j urídicas privadas. Por ese motivo, una
diputada del Pl impulsa una consulta popular sobre el manej o del agua potable
para que se realice al mismo tiempo que las elecciones legislativas.
Al Congreso de la Nación se le
atribuyen las responsabilidades de
legislar sobre el control del SAG.
Los fundamentos
Los proyectos de ley plantean lo
contrario de estos tres procesos
que se desarrollaron en nuestro
país en la década de 1990.
Liberalización: dej ar que
el mercado (acción de los
vendedores y compradores) fij e el
precio de las mercancías. El Estado
no interviene.
Desregulación: disminución
de reglamentaciones y menor
inj erencia del Estado en las
actividades, dando mayor libertad
a las empresas privadas.
Privatización: venta de una
empresa estatal a un propietario
privado.
ACTIVIDADES
1. Enumeren los organismos y países de procedencia interesados en el SAG.
2.Respondan.
a. ¿Cuáles son los argumentos fundamentales que presentan los proyectos de ley
sobre el acuífero?
b. ¿Qué estatus pretenden dar al SAG para su protección y control?
215
Esquel y el "no a la mina"
Este caso es representativo de los conflictos que surgen por las desigualdades sociales
y de poder, porque los intereses en j uego eran completamente diferentes. La empresa,
la comunidad y, en medio, los gobiernos municipal, provincial y nacional se enfrentaron
por un emprendimiento minero.
Descripción de Esquel
Esquel es la ciudad cabecera del departa­
mento de Futaleufú que se encuentra al noroeste
de la provincia de Chubut. Está ubicada en un
valle fértil, sobre las márgenes del arroyo Esquel,
y rodeada por los cerros Nahuel Pan, La Zeta, La
Cruz, Cerro 21 y La Hoya; entre los muchos lagos
de origen glaciar existentes en sus inmediacio-
' nes, el más próximo es la laguna La Zeta.
Según el censo 2001, cuenta con 28.486 ha­
bitantes, lo que la ubica en el cuarto puesto y
supera en población a la capital provincial.
Es un importante centro de servicios y sus
recursos económicos más destacados son la
forestación, la ganadería, el Complej o Hidro­
eléctrico Futaleufú, el comercio y, sobre todo, el
turismo, cuyos principales centros de atracción
son el Parque Nacional Los Alerces y el centro
de esquí La Hoya. Además, el servicio del tren
de trocha angosta (75 cm de separación de los
rieles), conocido como"LaTrochita", es famoso
por ser el único del planeta en funcionamiento,
realiza viaj es a la pequeña aldea de Nahuel Pan,
ubicada al pie del volcán homónimo y ocasio­
nalmente realiza viaj es completos hasta El Mai-
tén. Un poco más al sur,Trevelin y Corcovado
cierran la zona lacustre norte de la Patagonia
austral, y conforman la comarca Los Alerces.
1. Con la descripción del territorio esquelense y
los datos de! mapa, escriban qué actividades se
dañarían con el agua contaminada
2. Hagan una lista de los actores sociales
involucrados en el conflicto y clasifíquenlos
según los intereses que ustedes piensan que
tiene cada uno.
Referencias
limite intemadonaL Paraj e, estanda. © Ruta nadonal. ■- - - - » Camino consolidada « = Huella.
- - - - limite interprovindaL A Cota(alturaen metros}. 1171 RutapravindaL ■___ ■-> Camino de tierra. - i Ferrocarril.
o Localidades.
*4"
Aeropuerto.

Camino pavimentado. t s s a Camino en construcdón. c=j Estadón
216 | Capítulo 9 Los recursos geoestratégicos
"La utilización de cianuro no traerá riesgos. Se han
tomado todas las precauciones necesarias. No existen
riesgos adicionales. Para la salud y el medio ambiente
todos los riesgos se han minimizado".
Fuente: Clarín, 5-03-2003.
el No"
"[...] queremos votar para que el gobernador sepa"
dice Virginia en el local del "No". En la vidriera, un
cartel explica: "Por día se realizarán dos explosiones, se
dinamitarán 42.000 toneladas de roca con 7 toneladas
de explosivos, se usarán 6 toneladas de cianuro de sodio
y se usará un millón de litros de agua".
i» Fuente: Clarín, 5-03-2003. j
Un pastor evangelista
"Hemos estado orando por trabaj o. Ahora hay y lo
rechazamos". Aunque la contaminación le preocupa
cree que "las cosas van a ser bien hechas. Dios los va a
iluminar". Samuel Lavados, pastor evangelista.
Fuente: Clarín, 24-03-2003.
mara de Comercio
"La minería es compatible con el turismo y el medio
ambiente" expresó Horacio Conesa, miembro de la
Cámara de Comercio.
Fuente: Clarín, 24-03-2003.
Diario del conflicto
El "Diario del conflicto"y los artículos periodísticos impresos
en Buenos Aires y en Esquel les permitirán conocer las posiciones
de los actores sociales intervinientes.
Talleres de información
El proyecto minero del Cordón Esquel era observado y anali­
zado críticamente desde mediados de 2002 en talleres y encuen­
tros realizados por grupos vecinales, debido a la preocupación de
la, población por la inminente explotación dé un yacimiento de
oro y plata en cuyo proceso se usaría cianuro. El emprendimiento,
a cargo de Meridian Gold Inc., se instalaría cerca de la ciudad.
Las campañas de concientización entre los propios vecinos
fueron los primeros avances. Luego, por ej emplo, la Cooperativa
16 de Octubre, encargada de la provisión de agua en Esquel, la
Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, profesiona­
les y docentes organizaron charlas en escuelas y j untas vecinales.
Las asambleas y las marchas
Varias asambleas de vecinos autoconvocados realizadas du­
rante el mes de noviembre de 2002 llegaron a la decisión de salir
a la calle masivamente para rechazar el proyecto minero. Estaban
en j uego las consecuencias ambientales, sociales y también el sa­
queo de las actividades productivas.
La primera marcha, del 24 de noviembre del 2002, brindó un
triunfo inicial a los esquelenses, ya que el gobierno provincial
postergó la audiencia pública no vinculante prevista para diez
días después. Por eso, los vecinos determinaron marchar el 4 de
diciembre para festej ar su postergación. A partir de ese momento
todos los días 4 hasta el presente los vecinos de Esquel continúan
movilizándose baj o la consigna NO A LA MINA.
El plebiscito
En la consulta popular, el 81 % de la comunidad votó el rechazo
al emprendimiento minero de la empresa canadiense Meridian
Gold- Minera El Desquite. Consultas equivalentes hechas en aque­
lla fecha, pero organizadas por los vecinos de Epuyén,Trevelin y
Lago Puelo, también tuvieron resultados en contra de esa activi­
dad en toda la comarca. Actualmente, el proyecto está paralizado
por el contundente rechazo social expresado en el plebiscito del
23 de marzo de 2003, las marchas mensuales y variadas manifes­
taciones de oposición, y también por el amparo ambiental ratifi­
cado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Las repercusiones
El plebiscito posibilitó la sanción de la Or­
denanza 33/ 03 que declaró a Esquel "Muni­
cipio no tóxico y ambientalmente sustenta-
ble" y de la Ley provincial 5.001 que prohíbe
en todo el territorio del Chubut"la actividad
minera metalífera en la modalidad a cielo
abierto, con uso de cianuro en los procesos
de producción minera".
Entre abril y j ulio de 2003, la empresa con­
trató como consultora a la ONG extranj era
Bussines for Social Responsability (BSR) que,
a fin de establecer las causas y soluciones
para el conflicto, se encargaría de realizar un
estudio de campo en la ciudad de Esquel, re­
levando opiniones, conocimientos, estados
anímicos sociales e intereses de la población.
BSR se presenta "como una organización sin
fines de lucro que se dedica a ayudar a las
empresas a alcanzar resultados exitosos res­
petando los valores éticos, las personas, las
comunidades y el medio ambiente".
Seis meses después, Meridian Gold orga­
nizó una reunión interna para establecer es­
trategias con el obj etivo de revertir la situa­
ción social. El contenido de esa reunión fue
grabado y difundido entre los esquelenses.
Por esto, la empresa inició una querella. Hoy
intentan identificar al responsable de la gra­
bación y acusan a la Asamblea "No a la Mina"
por difundirlas públicamente.
David vs. Goliat
“Por lo pronto, hasta Buenos Aires pudo llegar uno de los- vecinos
demandados: el abogado Gustavo Macayo. En diálogo con lavaca,
fue el encargado de sintetizar la situación:
— Creo que esto no va a prosperar, la minera se ha equivocado. Es
más: se ha equivocado grueso, porque nos ha permitido Venir a Bue­
nos Aires a difundir la situación. Están locos con lo que han hecho,
o están desesperados.
— Resulta una paradoj a que la demanda pretenda penalizar a quie­
nes difundieron un plan secreto para manipular a la Asamblea.
— No solo a la Asamblea, sino a toda la población de Esquel. Si
uño escucha las grabaciones se da cuenta de que no sólo quieren
incidir en la gente sino además en todas las figuras políticas rele­
vantes: diputados, senadores, j efes de partidos políticos, algunos
funcionarios cercanos al gobernador y al Presidente, a los que son
las líneas más cercanas al ej ecutivo provincial y nacional. Ellos ha­
blan de ‘mantenerlos informados’ de los planes de la empresa, lo
cual dej a ver que todo el mundo está sabiendo que la empresa va a
seguir adelante con el proyecto.”
Fuente: MU, periódico de lavaca.com, 15/02/2007 (fragmento).
Rafael Williams, intendente
"Tengo la obligación moral de tener en cuenta la
voluntad de la gente en la consulta. Si el NO gana en
forma contundente, no voy a firmar la habilitación para
que la mina comience los trabaj os en Esquel [...] no
puedo hacer oídos sordos a un resultado contundente".
Fuente: Clarín, 5/03/2003.
Para concluir
1. Respondan con la información del capítulo.
a. ¿En qué ventaj as se apoya la empresa para moverse con
libertad en los negocios mineros?
b. ¿Qué herramientas de participación ciudadana emplearon los
esquelenses?
c. ¿Qué hecho demuestra que la empresa reconoce la influencia
de la comunidad en la continuidad o no de la mina?
2. Escriban una reflexión sobre la siguiente afirmación.
a."Esto que sucedió en Esquel fue histórico, sienta un precedente
muy importante en la relación capital transnacional / acción de la
ciudadanía, es cómo David y Goliat".
218 J Capítulo 9 Los recursos geoestratégicos
1. Revisen las hipótesis del inicio y respondan compa­
rando con la información del capítulo.
a. ¿Cuáles fueron las fuentes de agua aprovechadas en
el AMBA?
b. ¿Qué tipo de problemas se presentaron?
c. Comparen el modelo económico estatal y el privado
de distribución de agua.
2. Si tienen posibilidad de acceder a Internet, consulten:
www.atlasdebuenosaires.gov.ar.
a. Entren en la siguiente secuencia de pestañas: Inicio,
Unidades temáticas, Aguas, Subterráneas, Problemáti­
cas, Ascenso de las napas. Recorran la línea de tiempo.
b. Expliquen el proceso que muestra la línea de tiempo.
c. Mencionen las causas según lo que leyeron en el
capítulo. Pueden ampliar sus conocimientos con el
texto explicativo que acompaña a la línea.
3. Organicen un cuadro de tres columnas comparando
los recursos: tipos, valoración y ej emplos.
4. Fundamenten las siguientes afirmaciones.
a. Los cambios en la legislación minera resultan claves
para explicar el aumento de la inversión en el sector.
b. El Estado ha cambiado su rol: de empresario pasó a
legislador.
c. El destacado crecimiento en el sector minero no se
traduce en desarrollo para la región.
5. Lean el siguiente texto y respondan a las preguntas.
En el Encuentro binacional Chile- Argentina: “Los andes
sin minería de frontera”, realizado en 2010, dieciséis orga­
nizaciones ciudadanas argentinas y chilenas expusieron las
consecuencias de la minería. El siguiente es un extracto de
la declaración emitida por los participantes.
“Primero, atenta contra el mayor y más preciado bien que
conservan nuestros territorios: el agua. En Chile y Argen­
tina, sobrevivimos gracias a esta riqueza natural, las aguas
y glaciares de la cordillera, la cual riega nuestros territorios
y sabiamente nos proveen en épocas de sequía, situación
que ha permitido nuestra vida y nuestra sustentabilidad
[...] La megaminería química a la que estamos siendo ex­
puestos, es la más contaminante del mundo por el alto
nivel de residuos químicos que genera: cianuro, mercurio
y arsénico, entre otros. No queremos que dinamiten nues­
tra cordillera, la cordillera que todos y todas alguna vez
dibuj amos de niños.
Segundo, violenta nuestras formas de vida tradicionales,
dañando el patrimonio histórico, cultural y social, median­
te diversos mecanismos de corrupción, cooptación y extor­
sión han ensuciado lo más profundo de nuestras comuni­
dades, dividiendo pueblos, comunidades, incluso familias”.
a. ¿A qué proyecto minero se refieren?
b. ¿Cómo perciben los efectos de la actividad?
c. ¿Por qué se puede afirmar que las consecuencias
negativas impactan no solo en los ecosistemas natura­
les sino también en lo cultural e identitario?
d. ¿Qué recursos geoestratégicos están relacionados
en este reclamo?
6. Comparen las posturas neoliberales y antineoliberales
sobre el agua, y completen un cuadro como el siguiente.
b. Elaboren dos conclusiones teniendo en cuenta el fac­
tor de acceso al agua y su importancia en el manteni­
miento de los ecosistemas y de la vida humana.
7. Redacten un texto argumentativo de por lo menos 20
renglones con respecto a los intereses extranj eros en el
Sistema del Acuífero Guaraní. Incluyan los siguientes tér­
minos: soberanía, recurso geoestratégico, Mercosur, con 
trol, información, explotación, legislación.
• Brailovsky, A., Historia ecológica de Iberoamérica II, Buenos Aires,
Capital Intelectual, 2009.
• Svampa, M. y Antonelli, M., Minería transnacional, narrativas del
desarrollo y resistencias sociales, Buenos Aires, Biblos,2009.
• Porto- Goncalves, C , El agua no se niega a nadie (la necesidad de
escuchar otras voces), Santiago de Chile, Polis, 2006.
• www.sg- guarani.org.
bienes comunes “Mariano Moreno" ■ ^
' f i
La apropiación de los recursos por parte de las
sociedades frecuentemente ha provocado conflictos
sobre quién debe gestionarlos.
Además, estos conflictos se han extendido al conj unto
de los recursos que forman parte de la litosfera,
la hidrosfera, la biosfera y hasta la atmósfera.
Algunos grupos sociales apoyan la posibilidad de
aplicar nuevamente la modalidad de compartir
ciertos recursos o bienes. Los habitantes originarios
americanos, por ej emplo, sostienen esta noción
de los recursos y reclaman incansablemente su
reconocimiento.
El avance en la apropiación
Avión de LAN. El espacio aéreo se
encuentra delimitado y los Estados
ej ercen soberanía en él.
Cada kilómetro cuadrado del planeta tiene dueño. No existe un lugar
que no sea reclamado por un Estado, por un grupo o por un individuo. Por
ej emplo, el espacio marítimo. Hasta 1930, el mar y sus recursos eran j urídi­
camente libres; cada Estado controlaba de 3 a 5 km desde la costa y el resto
era de libre navegación; quince años después esto comenzó a cambiar. Es­
tados Unidos inició una discusión mundial acerca de la apropiación de los
recursos oceánicos basada en la premisa de la conservación y protección.
Luego de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Derechos del Mar de
1958, en 1970, una resolución de este organismo determinó la j urisdicción de los
Estados sobre el mar en 200 millas marinas desde la línea de costa (con posibilidad
de extenderse a 350 millas) y los fondos oceánicos fueron declarados Patrimonio
Común de la Humanidad, fuera de esa delimitación. En consecuencia, los Estados
comenzaron a controlar y explotar una tercera parte dé la superficie de los océanos.
El espacio aéreo
La apropiación del espacio aéreo también avanzó desde la firma de convenios
internacionales que regularon su circulación. La porción de la atmósfera que se
halla encima del territorio y de las aguas territoriales hasta, aproximadamente, la
altura de 100 km contados desde el nivel del mar constituye el espacio aéreo sobre
el que un Estado tiene j urisdicción. Esta porción incluye la atmósfera (envoltura ga­
seosa hasta los 50 km de altura) y la zona donde se desarrolla toda la aeronavega­
ción, hasta los 30 km de altura.
Actualmente, se plantea el interrogante de cómo delimitar las responsabilida­
des de contaminación respecto de un cuerpo gaseoso dinámico. Como primera
respuesta, en 1997, se firmó el Protocolo de Kioto que establece cuotas de conta­
minación a los países firmantes para reducir las emisiones de seis gases que causan
el calentamiento global.
La categoría de Patrimonio
Común de la Humanidad
La UNESCO incluye en esta
categoría sitios específicos del
planeta como un bosque, una
montaña, un lago, una edificación
o una ciudad, susceptibles de
protección por su importancia
cultural o natural excepcional
para la herencia común de la
Humanidad.
Dentro de esta categoría se
distinguen varios tipos: los de
índole económica, como los
recursos de los fondos marinos; o
los susceptibles de servir de medio
para otros usos y aprovechamiento
en beneficio de la Humanidad, por
ej emplo, la órbita geoestacionaria
i utilizable por los satélites.
El uso o abuso de los recursos
Los siglos de avance de la propiedad privada y de la explotación de los recur­
sos incluidos en ella arroj an resultados muy negativos, como el uso depredador de
grandes áreas y su posterior agotamiento.
Entre otras consecuencias negativas, la contaminación asociada a las activida­
des de las sociedades genera una tensión protagonizada por los seres humanos: la
búsqueda de provecho individual en contra de los intereses generales de la socie­
dad y su ambiente.
Ante este hecho, nuevos movimientos promueven el concepto de bienes co­
munes. Aunque no es nuevo, actualmente se lo presenta con perspectiva de resis­
tencia estratégica ante la pérdida irreversible de muchos recursos y el traspaso de
recursos imprescindibles para la vida a empresas privadas, que luego restringen
el acceso de la población. Por ej emplo, el tercer obj etivo del Foro Social Mundial
(FSM) se refiere a "el acceso universal y sostenible a los bienes comunes de la hu­
manidad y de la naturaleza, por la conservación de nuestro planeta y sus recursos,
especialmente del agua, los bosques y los recursos de energías renovables". Por lo
tanto, los bienes comunes le pertenecen a toda la humanidad y, por eso, debe ase­
gurarse su acceso a todos los seres humanos.
222 ] Capítulo 10 La gestión de ¡os bienes comunes
Vista del Riachuelo. Considerar
a los elementos de la naturaleza
como inagotables ha traído
consecuencias nefastas.
En 1968, Hardin publicó el artículo
"La tragedia de los comunes" en
la revista Science. Ante la relación
entre el crecimiento poblaciqnal
y los recursos disponibles,
argumenta que, en un planeta
finito, el reparto de los bienes
producirá la ruina para todos:
Lej os de ser para todos, como dij o
Hardin, solo lo fue para quienes
nunca alcanzaron la propiedad de
los medios de producción.
En el siglo anterior, Marx había
explicado que la acumulación'de
bienes privados de producción
(tierras, bosques, recursos) fue
previa a la acumulación del capital
mismo, o sea, condición para su
existencia, y no accesible a todos.
Un poco de historia de Sos bienes comunes
Los bienes comunes son formas de propiedad precapitalista y solo sobrevivie­
ron sus restos. Antes de la propiedad privada capitalista, imperaban las relaciones
de posesión comunitaria de los recursos. Para facilitar la comprensión, conviene
diferenciar entre posesión y propiedad.
La posesión es una relación de uso concreto, mientras que la propiedad es una
relación de derecho referido a un bien. En posesión de una persona está lo que usa
y cuando dej a de usarlo ya no está en su posesión. La propiedad no está ligada a
la posesión, puede ser transferida (vendida). El propietario de una vivienda puede
venderla sin siquiera haberla visto. Esto no puede hacerlo quien ej erce la posesión,
aunque la use a diario. La posesión es una relación social entre personas y cosas.
Históricamente, la mayoría de ios recursos eran comunes. Pero, no es posible
el capitalismo si los bienes son comunes. Por eso, los recursos se transformaron en
propiedad privada, que es la base del funcionamiento y la expansión del capita­
lismo. La supresión de los bienes comunes abarcó un largo proceso. Carlos Marx lo
expone en su libro El capital cuando trata la acumulación primitiva. Marx basa su
estudio en lo sucedido en Europa cuando los usuarios de bosques y campos fueron
desaloj ados de su posesión y excluidos del acceso a los recursos. En consecuencia,
para subsistir debieron vender su fuerza de trabaj o a los nuevos propietarios, pues
era lo único que poseían. Este proceso de apropiarse de la posesión y transformarla
j urídicamente en propiedad privada se j ustificó en que solo mediante la exclusión
de la posesión era posible desarrollar una actividad económica, porque la esencia
de la economía trata con bienes escasos. Sin la escasez de los bienes, todos ten­
drían acceso y se agotarían, lo cual significaría un perj uicio para todos.
í h b b b
1. Expliquen cómo los
individuos o los Estados se
apropiaron paulatinamente de
las áreas del planeta.
a. ¿Cuales son las unidades
políticas que iasdelimitan
y controlan?
b. ¿Qué diferencia la propiedad
privada de los bienes comunes?
c. ¿Porqué surge una tendencia
a volver a los bienes comunes?
2. Averigüen qué es el Foro
Social Mundial y cuáles son sus
fundamentos.
223
Las ideas sobre la propiedad y la
gestión de los bienes comunes de
la Tierra, como otros problemas
actuales, tienen relación con ¡deas
filosóficas, económicas y políticas.
Por ej emplo, en 1981, el filósofo
Jürgen Habermas expresó que las
acciones de los individuos no están
orientadas por fines egoístas de
suj etos individuales, sino guiados
por las formas en que los suj etos
coordinan sus planes basados
en acuerdos. Luego, agregó que
es posible formar una voluntad
común transparente, que satisfaga
los intereses de cada individuo,
sin que se rompa el lazo que une a
cada uno con todos.
Los bienes comunes y la regulación
Algunas visiones del problema aseguran que, por lo menos, hubo dos efectos
negativos en el uso de los bienes comunes históricos. Como estos se basaban en
la posesión sin regulación, muchas veces no eran tratados como bienes comu­
nes sino como un botín de robo y, por esta misma razón, hay evidencias del ago­
tamiento de los bienes comunes. Por ej emplo, la práctica abusiva de los romanos
en la explotación de madera de los bosques aledaños al Mediterráneo terminó
con los bosques. También se produj o otra forma de llegar al agotamiento de ese
tipo de bienes cuando, a consecuencia de la exclusión de los comuneros, desapa­
recieron quienes se ocupaban de defenderlos.
Como la regulación social de los bienes se contrapone a uno de los obj eti­
vos del sistema económico social capitalista (la asignación del valor), la mayoría
de los bienes comunes históricos se destruyeron. Solamente permanecieron en
*
aquellas áreas donde todavía no se les había otorgado el valor de mercancía. En
esas áreas, intervenía el Estado como regulador; parcialmente era asunto de la
sociedad civil, pero la práctica neoliberal de privatizaciones tuvo por obj eto ter­
minar también con estos remanentes. Por ese motivo, los bienes comunes pue­
den aparecer actualmente en diversas formas j urídicas.
Por último, conviene destacar que existen muchas experiencias del desem­
peño de los usuarios de los bienes comunes locales que se auto- organizan y tie­
nen éxito.
Ilustración del siglo XVI.
En la Europa medieval los usuarios
de los bosques y los campos ^
poseían los recursos, es decir, tenían
un acceso diferencial a estos.
El resurgimiento de los bienes comunes
El enorme valor que los bienes comunes generan en relación con los vínculos
sociales es incompatible con la forma capitalista de valorización de los bienes
y su indiferencia ante las necesidades humanas. Esta actitud ha provocado una
reacción de los movimientos conservacionistas, cada vez más numerosos, de las
áreas de semillas, agua, tierra, alimentación, biodiversidad, clima, de las formas
de vida de los pueblos originarios, que se han organizado y persiguen el mismo
obj etivo: mantener, expandir y reconstruir los bienes comunes independiente­
mente del mercado y del Estado.
Estos grupos consideran que el concepto de bienes comunes tiene la poten­
cia necesaria para lograr, en el largo plazo, la convergencia de movimientos muy
heterogéneos entre sí. Un movimiento de este tipo por la reapropiación de los
bienes comunes, que tiene como obj etivo principal el acceso a ellos de todos
sin excepción, invierte la cuestión del poder (quienes tienen y quienes no) y lo
coloca en un plano inferior.
ACTIVIDADES
1. Expliquen los efectos negativos en el uso de los bienes comunes históricos.
2. Organicen un esquema que incluya los siguientes conceptos.
a. Sociedad precapitalista - posesión - bienes comunes - capitalismo - propiedad
privada - relaciones sociales - valorización.
224 | Capítulo 10 La gestión de los bienes comunes
Los postulados neoliberales
El neoliberalismo es una teoría económica que propone limitar al máximo el
poder coactivo del Estado sobre los seres humanos y la sociedad civil.
Además, del ideario liberal forman parte: la defensa de la economía de mercado
o de libre empresa, la libertad de comercio (librecambismo) y, en general, la libre
circulación de personas, capitales y bienes.
También sostiene el establecimiento de un Estado de Derecho, en el que todos
los seres humanos estén sometidos al mismo marco mínimo de leyes; la limitación
del poder del gobierno al mínimo necesario para definir y defender adecuada­
mente el derecho a la vida y a la propiedad privada, a la posesión pacíficamente
adquirida, y al cumplimiento de las promesas y los contratos.
Individualidad, libertad y propiedad
Los tres postulados neoliberales: propiedad privada, iniciativa individual y li­
bre empresa están vinculados entre sí.
La doctrina neoliberal establece como base fundamental la propiedad privada;
la enuncia como un ej e indispensable y único para que cada ciudadano pueda dis­
frutar y expresar su individualidad, sus virtudes y sus libertades humanas en un
clima de prosperidad económica. Sin embargo, si por alguna razón el individuo
permite rescindir total o parcialmente suindividualidad a algo o a alguien, esta de­
cisión debe ser con consentimiento unilateral, de una manera consciente y volun­
taria, pero nunca en nombre de una colectividad.
La vida, según el liberalismo, debería desarrollarse sin imponer nada que de­
biera satisfacer al bien común. El argumento en defensa de este principio es que
es difícil imaginar que abunde en la naturaleza humana la tendencia a identificarse
con obj etivos comunitarios sin que haya alguna fuerza externa que la imponga.
Para el pensamiento liberal, es necesario determinar de antemano si el servicio
a la sociedad será beneficioso o contraproducente, e identificar a quiénes favorece
o afecta negativamente. Además, cada ciudadano debe disfrutar de su individua­
lismo para funcionar como una parte que participa en la maquinaria política, y para
esto es indispensable disfrutar del dominio de los propios bienes. La idea perma­
nente es que todo tipo de regulaciones o imposiciones que coartan la individua­
lidad deben ser contrarrestadas en todo momento. Y esto es solamente efectivo
por la existencia de la propiedad privada, pues esta promueve las bases del libre
intercambio que le permiten tomar decisiones y ej ercer el individualismo.También,
los bienes procurados de una manera privada son más fructíferos, porque lo propio
se cuida más que lo común, y la propiedad privada contribuye a obtener más rendi­
miento de los bienes existentes.
ACTIVIDADES
1. Describan los postulados del neoliberalismo.
2. Expliquen la diferencia, según el neoliberalismo, entre individualismo y bien común.
Para fundamentar su posición, los
liberales alegan que, como cada
uno de nosotros es un individuo,
tenemos un gran componente
de individualidad. Si no fuese
así, todos seríamos idénticos
y el comportamiento de cada
uno sería predecible. Ante esta
última afirmación, dedicar nuestra
existencia a "algo más importante"
que nuestros propios deseos, ideas u
obj etivos indicaría que tácitamente
somos propiedad del mismo.
Milton Friedman es uno de los
principales escritores neoliberales.
Entre otras obras escribió
Capitalismo y libertad.
225
Bandera con que se identifica un
pueblo originario.
Los símbolos indígenas están
relacionados con los elementos o
fuerzas de la naturaleza.
El panorama de los bienes comunes
Como se explicó en el capítulo 6, el Consenso de Washington estimuló el desa­
rrollo del paradigma neoliberal en la década de 1990. La aplicación de esas medi­
das intensificó el deterioro del medio ambiente debido a la sobreexplotación de los
recursos naturales. En el caso de nuestro país, se evidencia en la actividad minera.
En el capítulo 4 se enumeran las características de la actividad minera a cielo
abierto, y en el capítulo 9 se ej emplifican los mecanismos de aplicación en nuestro
país, las consecuencias y las reacciones ciudadanas ante la apropiación de los recur­
sos hídricos y mineros. El agua además de ser un bien geoestratégico, también se la
considera un bien común, del mismo modo que el aire. La tierra es otro elemento por
el que los pueblos originarios reclaman como bien común. Lej os de la valorización
capitalista, los postulados indigenistas otorgan a la tierra un valor espiritual.
'Cuenta^-el peritp Moreno
"La filosofía indígena respecto a
las relaciones entre los'dueños de
los campos'y los usurpadores, los
blancos, les impone la venganza,
pero esta no se realiza con tanto
horror por parte de ellos como
por parte nuestra. El indio es
tradicionalista, recuerda los
fusilamientos en masa de sus
ascendientes, realizados por
las fuerzas del tirano Rosas, y
tiene muy presentes los que se
realizaron casi a diario durante
la Campaña del Desierto [...].
¡Lástima grande que la patria haya
perdido así a miles de sus hij os, útil
elemento de trabaj o, cuando se le
ha sabido dirigir!"
Francisco P. Moreno, Viaje a ia Patagonia
Septentrional, 1876.
El derecho a la tierra
Cuando se debate sobre los derechos colectivos de los pueblos indígenas, el
derecho a la posesión y la propiedad comunitaria de las tierras es el de mayor re­
clamo. Se puede afirmar que es el derecho por excelencia, ya que los movimientos
indígenas lo reivindican como su razón de ser.
La idea de la propiedad colectiva de la tierra tiene sus razones. La cosmovisión
de los pueblos originarios, su forma de vida y su cultura se nutre de la tierra que
habitan. La relación que establecen con ella es cultural y espiritual a la vez. Además,
como colectivo original del actual territorio argentino, el reconocimiento legal de
ser dueños de la tierra, les daría la posibilidad económica y política de fortalecer su
propia organización, asentarse como nación y vivir con dignidad. Por eso, la adqui­
sición paulatina de derechos de orden internacional y nacional se basó en el presu­
puesto de que la tierra es constitutiva de su propia identidad y en la idea de que de
ella depende su supervivencia colectiva.
Las tensiones existentes
En nuestro país se plantean algunas dificultades por la falta de reconocimiento
de la posesión y explotación de la tierra por parte de los pueblos indígenas, debido
a las confusiones sobre la concesión de tierras, a ia venta de enormes extensiones
a privados nacionales o extranj eros, a las legislaciones provinciales muchas veces
complej as, y a la acción de los tribunales que no contribuyen a subsanar los daños
ej ercidos por décadas a estos habitantes. Además, deben incluirse los intereses que
se suman en esta tensión, ya que muchos pueblos indígenas habitan en espacios
con recursos con un notable valor en el mercado, como bosques, petróleo, reservas
de agua y recursos mineros.
La cosmovisión indígena
Se denomina cosmovisión al conj unto de opiniones y creencias que conforman
ia imagen o concepto general del mundo que tiene una cultura, por medio del cual
interpreta su propia naturaleza y la de todo lo existente. Una cosmovisión define
nociones comunes que se aplican a todos los campos de la vida, desde la política, la
economía y la ciencia hasta la religión, la moral y la filosofía.
226 j Capítulo 10 La gestión de los bienes comunes
Un ej emplo de cosmovisión
Con respecto a la cosmovisión mapuche toda su cultura se basa
y desarrolla en relación con el orden de la naturaleza. Por ej emplo,
a lo que nosotros llamamos recursos ellos los denominan newenes
o fuerzas, y estas se ordenan a través del pillán, que es una fuerza
ordenadora. No creen en la existencia de un ser superior y otro in­
ferior, sino que todos son iguales, es decir que tienen una visión
horizontal de esa fuerza. Esto se comprueba lingüísticamente, por­
que denominan a la montaña, el río, el bosque y al ser humano con
la misma palabra: newen; no definen al ser humano como superior,
sino como parte de la naturaleza. Por lo tanto, establecen con ella una relación ar­
mónica y circular.
Cada año, realizan una ceremonia llamada kamarikun en la que la comunidad re­
afirma el pacto de relación armónica con la naturaleza y con el entorno; invocan du­
rante cuatro días y tres noches a esas fuerzas, ya que creen en la incidencia cósmica.
La percepción de la tierra
La cultura mapuche valora la tierra como productora de sustento, como un espa­
cio de identidad y espiritualidad. Además, su concepción de territorio es amplia, pues
para esta cultura no solo es la tierra que se pisa (huentemapu), que incluye el cielo
{huenúmapü), lo que hay debaj o de la tierra (minchémapu) y los mares (lafkénmapu).
Por otra parte, el pueblo mapuche cree en la existencia de un mundo percep­
tible y un mundo tangible. Se consideran gente de la tierra, por eso, realizan sus
ceremonias "donde vive el pillán", que son lugares sagrados. Si estos lugares están
ubicados en tierras que han sido vendidas, el pueblo no tiene acceso al lugar sa­
grado y, por lo tanto, no pueden alcanzar ia plenitud de su identidad.
La concepción de la tierra de la cultura mapuche presenta una gran diferencia con
el capitalismo, que considera a la tierra solamente como un espacio de producción.
Los pueblos invisibles
Cuando se analiza la cosmovisión de los pueblos indígena, se comprenden los
esfuerzos de estos pueblos por defender la posesión de sus tierras. Durante mu­
chas décadas, el Estado argentino ha omitido de sus prioridades los reclamos in­
dígenas, por varias razones. Una de ellas es que no eran percibidos como suj etos
de derecho alguno, como si fueran invisibles. Además, predominó la creencia de
que la población argentina descendía solo de europeos y olvidó que el territorio ya
estaba habitado antes de la llegada de los españoles.
Los avances militares a fines del siglo XIX no lograron el exterminio de estos
pueblos. Por eso, actualmente, en el Noroeste, Nordeste y la Patagonia en mayor
medida, viven los descendientes de los pueblos originarios.
En 1998, se sancionó una ley que los incluyó en el censo de 2001 con la pregunta:
"¿Existe en el hogar alguna persona que se considera descendiente o perteneciente a al­
gún pueblo indígena?"Luego,en 2004y 2005 se realizó una Encuesta Complementaria
de Pueblos Indígenas (ECPI), para relevar información acerca de las lenguas, las caracte­
rísticas socio- demográficas, la educación, el empleo, la vivienda, etcétera.
Región de la Pehuenia en
Neuquén. La comunidad mapuche
define a la tierra como parte de su
propia identidad.
Los mocovíes, habitantes del
nordeste argentino, afirman que
el espacio donde se desarrolla la
vida no debe tener límites, por eso,
las medidas rígidas los asfixian,
por ej emplo, medir la tierra en
hectáreas. Esta cultura establece
una conexión con el cosmos como
un viaj e de las personas en la Tierra,
alrededor y con el Sol. Además, para
los mocovíes no hay arriba ni abaj o,
no hay grande ni chico, sino que lo
, que existe es un espacio necesario.
ACTIVIDADES
1 .Respondan.
a. ¿Es realmente imposible
conciliar los intereses
individuales con los colectivos?
Fundamenten su respuesta.
b. ¿Qué resultados locales ha
tenido privilegiar la libertad de
empresa y las privatizaciones?
c. ¿Quiénes reclaman el
reconocimiento de los bienes
comunes? ¿Porqué?
2. Averigüen a qué pueblo
originario pertenece la bandera
déla página226.
a. ¿Qué representa?
b. ¿Porqué un pueblo decidirá
tener su bandera propia?
227
Obra de promoción social de
los Hermanos Maristas en el
Impenetrable, Chaco.
Descendientes de pueblos indígenas
El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), a través
de la Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenas (ECPI), es­
tima que alrededor de 600.329 personas se reconocen pertene­
cientes o descendientes en primera generación de pueblos indí­
genas (población indígena).
Además, esta población pertenece a 20 etnias que representan
entre un 3%y un 5% de la población total del país.
Algunas provincias cuentan con el 17%y otras llegan hasta
el 25%de indígenas en su población.También, el 50%de la po­
blación relevada está compuesto por los pueblos: mapuche, ko-
lla, toba y wichí.
Cantidad de habitantes por cada pueblo originario
120.000
100.000
80.000
60.000
40.000
20.000
ACTIVIDADES
1. ¿Por qué se puede afirmar
que la cosmovisión indígena es
armónica con la naturaleza?
2. Enuncien los factores que
hicieron invisibles a los pueblos
originarios.
3. Ej emplifiquen con algunos
datos que la condición de
invisibilidad ya no es posible.
228 | Capítulo 10 La gestión de los bienes comunes
(1) Nudea casos registrados como: abaücán, abipón, ansilta, chaná, inca, maimará, minuán, odoya,
olongasta, pituil, pular, shagan, tape, tilcara, tilián y vilela, en conj unto por su escasa cantidad.
(2) Incluye casos en que la respuesta relativa al pueblo indígena de pertenencia y/ o ascendencia
en primera generación fue"ignorado"u"otro pueblo indígena".
Fuente: INAI, basado en la ECPI 2004- 2005.
La lengua como factor de identidad
Los pueblos originarios están en un proceso de rescate y re­
valorización de su identidad cultural. La migración y la discrimi­
nación son dos fenómenos negativos para la construcción y el
sostenimiento de tal identidad, sin embargo, ellos luchan por
conservar los valores de sus ancestros: la vinculación con la tie­
rra, el sentido comunitario y la integración con la naturaleza y el
universo, trasmitido de generación en generación por medio de
la lengua.
Los datos en relación con la población que habla o entiende
lengua indígena dentro o fuera de las comunidades revelan que
las pilagá (88,3%), wichí (84,9%) y chorote (77,2%) son las lenguas
de mayor difusión entre sus comunidades, mientras que las len­
guas menos habladas o entendidas son huarpe (4,1%), rankulche
(4,8%), diaguita/ diaguita calchaquí (5,8%) y tehuelche (9,8%).
Estos datos indican que el dominio de la lengua no está relacio­
nado con la cantidad de población de las comunidades. En este
sentido, cobra importancia el derecho a la educación bilingüe
e ¡ntercultural.
Población de 5 años o más que habla o entiende lenguas
indígenas por pueblo
Escuela rural donde se enseña la
lengua mapuche, Bahía Blanca.
100
Í 5 B 5
i
í
(*) No se disponía de los datos de: chañé, charrúa, maimará, quechua, sanavirón y tapíete.
Fuente: INAI, basado en la ECPI 2004-2005.
1. ¿Por qué la lengua es un
factor de identidad?
2. Averigüen cuáles son las
iniciativas estatales para la
preservación de ia lengua
y la cultura de los pueblos
originarios.
a. ¿Qué es el Programa
de Apoyo a la Educación
Intercuitural Aborigen?
b. ¿Qué establece el artículo
26 del Convenio N°169 de la
Organización Internacional del
Trabaj o y por qué la Argentina
debe tenerlo en cuenta?
c. ¿Qué establece el artículo
52 de la Ley de Educación
Nacional N°26.206?
d. Pueden consultar en el
Instituto Nacional de Asuntos
Indígenas (INAI).
22S
El Derecho Internacional
La distribución de los pueblos
"Deberá reconocerse a los
pueblos interesados el derecho
de propiedad y de posesión sobre
las tierras que tradicionalmente
ocupan. Además, en los casos
apropiados, deberán tomarse
medidas para salvaguardar el
derecho de los pueblos interesados
a utilizar tierras que no estén
exclusivamente ocupadas por
ellos, pero a las que hayan tenido
tradicionalmente acceso para
sus actividades tradicionales y
de subsistencia. A este respectó,
deberá prestarse particular
atención a la situación de los
pueblos nómadas y de los
agricultores itinerantes."
Fuente: Organización Internacional
delTrabaj o, Convenio 169, "Sobre
pueblos indígenas y tribales en países
independientes", art 14,1989. ,
ACTIVIDADES
Identifiquen las áreas con
mayor densidad de población
indígena.
a. ¿Son todas originarias de
esas áreas?
b. Justifiquen la respuesta y
ej emplifiquen.
230 | Capítulo 10 La gestión de los
La población indígena de la región Noroeste está representada por trece pue­
blos: atacama, ava guaraní, chorote, chulupí, diaguita, diaguita calchaquí, kolla,
omaguaca, wichí, quechua, tapíete, chañé y maimará, concentrados en Salta y Juj uy.
En la región Nordeste Litoral residen seis pueblos: chulupí, mbya guaraní, mo-
coví, pilagá, toba y wichí, concentrados en Formosa, Chaco y Santa Fe.
Pueblos originarios
^J1:--‘umitt«jl^6ysui . . .... ,
'■2‘ Ümiteextaíiprdel Rfo'dej a Plata.
'•J^Límítelateral
Tonocoté
13 LuIeVilela
Mapuche
Tehueiche
Rankulche
($7 Ona
¿18 Mbyá guaraní
Atacama
|2fi Ocloya
(2 l) Omaguaca
(2) Tilián
(23) Tapiete
(24) Lule
( 25) Charrúa
(26) Comechlngones
Fuente: INAI a partir de ia ECPI 2004- 2005.
bienes comunes
En la Patagonia residen cuatro pueblos: tehuelche, ona, rankulche y mapuche,
concentrados en Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.
En la región Centro hay cinco pueblos: guaraní, comechingón, huarpe, sanavi-
rón y tupí guaraní, concentrados en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos
Aires. Además, alrededor de 700 comunidades están dispersas en todo el país.
Según el Equipo Nacional de Pastoral Aborigen (ENDEPA), el 66%de las comuni­
dades no tienen títulos de propiedad de su tierra. En la Patagonia, el 94%de la co­
munidad aborigen carece de títulos y en el norte el 87%demanda la titularización
de sus tierras.
Los derechos ganados
La principal demanda de los pueblos originarios ha sido el reconocimiento de
la posesión y la propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente ocupan.
Desde 1994, la Constitución Nacional incluye ese reclamo. El artículo 75 expresa
dos aspectos para desarrollar políticas respecto de las tierras indígenas: 1. Se re­
fiere al "reconocimiento de la posesión y propiedad comunitaria de la tierra que
tradicionalmente ocupan"; es decir, el Estado asume una realidad fáctica y le otorga
derechos de carácter constitucional. 2.Trata sobre la "regulación del acceso a tie­
rras aptas y suficientes para el desarrollo humano", esto obliga al Estado a atender
las necesidades presentes y futuras de los pueblos indígenas respecto de la tierra.
La interpretación del INAI
El Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) interpreta la legislación y la
forma de posesión de la tierra para promover la adecuación de los textos legales a
la nueva realidad j urídica.
El Código Civil argentino regula la posesión de la tierra según la modalidad de las
sociedades con tecnología que transforman masivamente la naturaleza. Esto no se
aj usta a las culturas indígenas, porque su modo de producción no es tan evidente;
la posesión se manifiesta en otros signos (asentamientos periódicos, pozos de agua,
zonas de recolección, entre otros) registrados en la memoria histórica que, de forma
"indisociable de la geografía, es la principal señal de posesión tradicional, que ahora
posee rango constitucional, y que el INAI debe respetar en sus políticas de tierras".
La tradición indígena no tiene el concepto de propiedad exclusiva respecto de
la posesión ni del uso de la tierra. Como consideran que la vida humana es mucho
más breve que la de la tierra, la relación se invierte, es decir que los seres humanos
son propiedad de la tierra.
El INAI, al interpretar la reforma constitucional dice que "La intención del legis­
lador [...], cuando habla de'las tierras que tradicionalmente ocupan'—y no a las
parcelas mínimas en donde hoy puedan hallarse hacinados— se ve robustecida
y respaldada por el carácter indisoluble que otorga a esos territorios al establecer
la restricción del dominio mediante la'inenaj enabilidad, intransmisibilidad, inem-
bargabilidad'. Esto es así por la unión indisoluble entre la identidad étnica de los
pueblos indígenas y los territorios que ocupan tradicionalmente".
La figura más aproximada a la relación que establecen los pueblos con la tierra
es la propiedad comunitaria y, por consiguiente, ia categoría institucional de co­
munidad es la que debe encuadrarlos j urídicamente.
Bandera con que se identifican
los pueblos originarios.
EfDerecho Internacional
"El Instituto Nacional de Asuntos
Indígenas (INAI) creado por la
Ley N°23.302, es un organismo
descentralizado que depende en
forma directa del Ministerio de
Desarrollo Social de la Nación.
Su propósito es asegurar el
ej ercicio de la plena ciudadanía
a los integrantes de los pueblos
indígenas garantizando el
cumplimiento de los derechos
que los asisten, consagrados
constitucionalmente."
Fuente: web INAI, Ministerio de Desarrollo
Soda!. ,
^111111111
231
, El Gran Chaco Americano
Somos Vid,i.
Samo* Tierra
PmentMMniotaeloideffldmy lacultura ^
, ' : •d«lo»pueWox Indígena»d»«ta raglon/ ••;<, >;•-«i sí
:'h b|j M a 154LÚwá*dde b*T» cfc« h##*
Ji, ¿ *S'^aa S":^r* 0
El Gran Chaco Americano está situado en el centro de Sudamérka. La Argen­
tina, Bolivia y Paraguay comparten este ecosistema, una de las regiones de mayor
diversidad ambiental y biológica del planeta, y el área boscosa más grande del
continente después del Amazonas. La región presenta extensas llanuras, sierras,
grandes ríos, como el Pilcomayo y el Bermej o, sabanas secas e inundables, esteros,
bañados, salitrales y una gran extensión y diversidad de bosques.
El Gran Chaco Americano ha sido desde siempre el hogar de los pueblos wichí,
toba, moqoit, pilagá, guaraní, ava guaraní, sanapaná y enxet sur, entre otros. Hom­
bres y muj eres, ancianos y ancianas transmiten y mantienen vivas sus lenguas y sus
expresiones culturales y espirituales. Esta inmensa variedad cultural y biológica es
un patrimonio ancestral de los pueblos, pero los desequilibrios que se producen en
la región los afectan directamente.
El Gran Chaco americano abarca
1.066.000 km2distribuidos en
territorio argentino {62,19%),
paraguayo (25,43%), boliviano
(11,61%) y brasileño (0,77%).
Allí viven cerca de 4.000.000 de
personas, entre ellos unos 120.000
aborígenes (2,5%).
El área de influencia en la
Argentina incluye las provincias
de Formosa, Chaco, Santa Fe,
Santiago del Estero,Tucumán,
Salta, Juj uy, Catamarca, La Rioj a
y Córdoba. En Paraguay, los
departamentos de Pte. Hayes,
Boquerón y Alto Paraguay y en
Bolivia, los departamentos de
Tarij a, Chuquisaca y Santa Cruz.
La venta de tierras
La Patagonia argentina y la región sur del Gran Chaco son focos de conflictos por
el avance de la venta de tierras a grandes inversionistas extranj eros y nacionales.
En la actualidad, la Dirección de Asuntos Técnicos de Fronteras, del Ministerio
del Interior, es la encargada de autorizar la venta de tierras ubicadas en las zonas
de seguridad, que corresponden a las costas y las fronteras. En nuestro país, estas
áreas cubren 150 km desde la Cordillera hacia el centro del país y 50 km desde las
costas en esa misma dirección.
El gran interés por estas tierras se evidencia en que entre 1996 y 1998 la Secreta­
ría de Seguridad Interior aprobó la venta de 8 millones de hectáreas de la Patago­
nia a extranj eros, particulares o sociedades anónimas. Además, entre los años 2002
y 2006, la Secretaría de Seguridad Interior recibió 2.400 pedidos de inversión. Por
otra parte, el 10%del suelo nacional está vendido a extranj eros; entre esas exten­
siones hay miles de hectáreas de las mej ores tierras cultivables, bosques autócto­
nos, cuencas de agua dulce, etcétera.
Lo ilegal y lo ilegítimo
La venta de tierras a extranj eros no es ilegal, pero nuestro país
no tiene ninguna ley federal que regule estas transacciones. Los
problemas surgen cuando quienes viven en esas titerras, confio
'i •
no tienen títulos de propiedad (porque no la conciben como una
mercancía) son expulsadas por la fuerza. ;;í:
Los pueblos originarios reclaman sus derechos sobre esas tie­
rras como dueños legítimos, por habitarlas y heredarlas de gene­
ración en generación, aunque no tengan los títulos de propiedad.
Vivienda wichí en la provincia del
Chaco.
232 j Capítulo 10 La gestión de los bienes comunes
m
©
T
i
n
t
a

f
r
e
s
c
a

e
d
i
c
i
o
n
e
s

s
.

a
.

/
P
r
o
h
i
b
i
d
a

s
u

f
o
t
o
c
o
p
i
a
.

L
e
y

1
1
.
7
2
3
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
-
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
r
©
T
in
t
a

f
r
e
s
t
a

e
d
i
c
i
o
n
e
s

s
.
Á
.

P
r
o
h
ib
id
a

su

f
o
t
o
c
o
p
i
a
.

L
e
y

U
.
7
2
3
i
Las tierras vendidas
JUJUY, SANTIAGO DEL ESTERO,
TUCUMÁN Y LA R10JA
H H
jpT
■ Í&-
  P
V
SANTA CRUZ
BJiftHlM
TIERRA DEL FUEGO, ANTÁRTIDA
EISLASDEL ATLÁNTICOSUR
ll-l'E-M'l
Referencias
Zona de seguridad, definidapor una franj ade 150 kmen zona
de fronteray 50 kmen zonacostera.
O Tierras con participación mayoritana de capital extranj ero
■ i Cantidad de hectáreas vendidas.
Cantidad de hectáreas en venta.
Escala gráfica
0 500
t ■ I
1.000km
_1
M
hectáreas: Propietario
i 90,2 (bí ü ü !)’ ' r * 1’
2 • 583 .. . Alto Paraná (Chile)'• ; .
3 3.3 Alto Paraná (Chile) . >
. .4 ; 616 j GÑCSÍi(ÉÉ.UÜ.} ;
. ■5 •y i * # Nieves de Mza. SÁ (G.Bretaña)
6 ? ,Y^fumer {EÉUU.)
’ s'4,44.': v fed Turrier (EE.ÜU.)
8; ; \8Ó,5v-. - Benetton (Italia) ;
; 9 76 Maya Swarayski (Austria)
10 ;83;Í,;V:' •Benetton (Italia)’ ••; ,¡
i r 30 Lewls(G. Bretaña)
12 27X5 Benetton (Italia) - -
13 180 •Benetton (Italia) •:
'14;' /;:;,24¡5,Í;l :'; ;'Béñé^pn (Ita/ ia) ; V; V '
15 To t pídris (éEJÜ U1),• ,.'.
16 >{Í;,6Ó,0?;'v. Tomptói«:(E^yÜ.V V J:
: 17 : Tom|Dtóns; (E¿^Ü.j ¿ ^ .
18 ;;¿'í;13,4^:;';:. TedTümer(EEUÜ.) '
La ¡nfografía muestra la cantidad de tierra vendida y la que se ofrece a la venta en todo el
territorio nacional. Además, proporciona una lista de 18 propietarios de origen extranj ero.
Grupo de tobas reclama la
titularización de sus tierras en la
legislatura provincial.
ACTIVIDADES
Lean los textos, observen la infografía y respondan.
a. ¿Quién autoriza la compra de tierras en las zonas de segundad? ¿Porqué?
b. ¿Cuáles son las provincias con más superficie vendida a extranj eros?
c. ¿Cuál es la región con más densidad de tierras vendidas?
d. ¿Qué datos demuestran que ia tendencia de la venta en esa región sigue creciendo?
233
Más sobre la venta de tierras a extranj eros
Países con mayor presencia
asm
3Alemania 80.000
¡i Australia 68.000 j
fj Bélgica 11.000 *
l Chile 230 000 ^
j j "Estados Unidos 3.709.431 [|
p Holanda 700 H
■ -♦-•••«
1 Italia 1443.000 |
? Malasia . 468.000' ,íj
Í Reino Unido ] > 18.000 1
§ Suiza i 35.000 |
Hectáreas productivas
Algunos dueños extranj eros
&iW&3i8&S8¡Eií8&.y,
•Estancia Cóndor,
Río Gallegos (Santa Cruz)
•Estancia Coronel, San
Julián (Santa Cruz)
•Estancias Leleque
yEIMaitén (Chubut)
•Estancia Pilcañeu
(Río Negro)
•Estancia Santa Marta
(Buenos Aires)
Nettis Impianti Jágué (La Ríoj a)
| Douglas
pTompkins
i
•Estancia El Rincón
(Santa Cruz)
•Estancia Dor Aike (Santa
Cruz)
•Delta del Paraná
•Esteros del Iberá
(Corrientes)
•5 estancias
•Monte León (Chubut)
1 Los Potiqueros
pi S.A. (Peter Lee
i MacBride)
Departamento La Paz
(36%) (Catamarca)
Estancia La Primavera, Villa
Traful, y Estancia Collón
Curá (Neuquén)
Estancia San José
(T.del Fuego)
Estancia AliCurá
(Neuquén)
I Joseph Lewis {El Bolsón (Río Negro)
1.500.000
970.000
i Desmonte para cultivo.
Con colonias mapuches y
terratenientes.
m
i
I
418.000 Pueblo con 500 habitantes.
152.885 •Cuenca del río Santa Cruz.
Parque Nacional Perito Moreno
(por cercanía).
•Kilómetros de costa del río Santa Cruz.
•Agua dulce y recursos forestales.
•Área del Sistema Acuífero Guaraní
8
|
1
J ¡
116.400
•Aves, mamíferos, reptiles.
ÍÜOO pequeños productores
j agropecuarios^en disputa j udicial por
¡ la tenencia de la tierra.
0
I
8
bS
I
I
ñ
55.431
80.000
RíoTraful.Territorio dentro del Parque |i
Nacional Nahuel Huapi §
Ríos Collón Curá, Limay y Caleufú.
18.000 í Bordéala totalidad deí lago Escondido U
I y el río Azul. Ocasionó conflicto por
| acceso al público.
i Frontera con Chile. ||
$
Fuentes: Gonzalo Sánchez, La Patagonia vendida, los nuevos dueños de la tierra, Buenos Aires, Marea, 2006.
Fernando Pittaro, "Las tierras en manos extranj eras equivalen a la superficie de Italia" en Tiempo Argentino, 18/7/2010.
234 ¡ Capítulo 10 La gestión de los bienes comunes
Numerosos y complej os conflictos se han suscitado como con­
secuencia de la venta de tierras habitadas ancestralmente por co­
munidades indígenas. Estos conflictos requieren de una legisla­
ción que regule la venta de tierras a extranj eros y el respeto por la
posesión ancestral como forma de propiedad.
Los conflictos en el Gran Chaco
El creciente interés privado y gubernamental por la explota­
ción de las riquezas del Gran Chaco Americano —más pronunciado en el último
decenio— provocó como consecuencia evidente la inseguridad en la tenencia de
los predios por parte de campesinos y comunidades indígenas, que habitan y ex­
plotan tierras fiscales.
La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (Informe sobre tenencia de
la tierra en el Chaco Argentino, 2005) señaló que, a pesar de las leyes existentes, el
problema reside en que la explotación forestal y la habilitación de tierras para acti­
vidades agropecuarias no cuenta con controles adecuados, los procesos j udiciales
son lentos y la inequidad en la respuesta de autoridades y funcionarios del Estado
ante las denuncias de atropellos, por desconocimiento de la legislación o por tener
intereses sobre las tierras involucradas. -
El conflicto social desatado por la presión sobre las tierras permanece irresuelto.
Prueba de ello es la solicitada de los Pueblos Originarios del Gran Chaco Americano
que dice:"nuestros territorios están sufriendo una [...] fuerte invasión. Se nos en­
gaña con promesas de títulos que nunca se entregan, mientras nuestras tierras se
siguen vendiendo y se nos amenaza con desaloj os. Nuestros derechos están siendo
ignorados por los gobiernos y por particulares [...] somos considerados intrusos en
nuestra propia tierra".
Los conflictos en el Sur
Desde hace dos décadas el aumento de la venta de tierras ha generado situacio­
nes muy violentas de desaloj o por parte de las autoridades municipales y provin­
ciales dirigidas a mapuches.
Además de los detalles mencionados acerca de los nuevos propietarios de am­
plias extensiones en la Patagonia, es preciso tener en cuenta que 76.423 mapuches
viven en región. Muchos de ellos fueron despoj ados de sus tierras y terminaron
confinados en trabaj os mal pagos como peones de campo de los grandes hacen­
dados. Otros migraron a los centros urbanos en busca de mej ores condiciones de
vida, pero viven en la indigencia y padecen el desarraigo y la marginalidad.
Grupo wichi pescando en el río
Bermej o.
"Nueva ofensiva j udicial contra
la comunidad mapuche Santa
Rosa. La'Compañía'pidió la
sustitución de una medida
cautelar dictada en marzo de
2007. Su aceptación por el j uez
Ornar Magallanes significaría la
restitución provisoria del predio al
holding italiano. Desde Santa Rosa
convocaron a las comunidades
y organizaciones solidarias a
permanecer alertas y advirtieron
que no están dispuestos a soportar
otro desaloj o. El 14 de febrero la
comunidad celebró j unto a 300
personas el primer aniversario de
la recuperación territorial."
Fuente: facomunidad.elpais.com/lucas- riaJ/
¡. posts, j unio 2008. ¿
ACTIVIDADES
1. Mencionen las causas de por qué el norte y el sur de nuestro país son áreas con
conflictos sobre la tierra.
2. Enumeren los factores que amenazan la permanencia de los habitantes originarios
en sus espacios.
Las crónicas del despojo
La cuestión de las fronteras interiores en la Argentina se encaró seriamente en 1870. Primero
se avanzó hacia los territorios del sur y luego hacia los del Chaco con campañas militares que
reduj eron las tierras de los pueblos originarios, casi 150 años después, los descendientes de los
protagonistas de ese despoj o siguen sufriendo el desaloj o y la indiferencia.
La compleja lucha histórica
La disputa entre Luciano Benetton y la fa­
milia Curiñanco- Rúa Nahuelquir es un ej emplo
de la lucha histórica y cotidiana de los pueblos
originarios que reclaman sus derechos sobre la
tierra y que comprometió a las autoridades lo­
cal y nacional.
En conflicto se inició en 2002, cuando un
j uez de Esquel ordenó el desaloj o de la fami­
lia Curiñanco del predio Santa Rosa (El Maitén,
Chubut) a pedido de Benetton por usurpación
de propiedad privada. Desde entonces, la fami­
lia mapuche reclamó la restitución de las tierras
en todas las instancias posibles y por distintas
vías. Su reclamo logró el interés de la prensa y la
solidaridad de la población.
El 14 de febrero de 2007, treinta mapuches
recuperaron el predio Santa Rosa. Mientras se
asomaba el sol, realizaron el Nguillatúm, una cere­
monia ritual que los conecta espiritualmente con
la naturaleza. Luego, redactaron un acta que los
constituía como Comunidad Mapuche de Santa
Rosa y una delegación llevó el acta a El Bolsón
para certificar las firmas y darle legalidad al docu­
mento. Sin embargo, el conflicto continúa.
"La resolución que ordenó nuestro desaloj o se basó
simplemente en una fotocopia borrosa de una escritura
de donación de unas 900.000 hectáreas otorgada por el
entonces presidente Uriburu en 1896 a diez ingleses en
fracciones de unas 90.000 hectáreas cada una, en abierta
violación a la legislación entonces vigente."
Fuente: Atilio Curiñanco, carta dirigida al Subsecretario de Tierras para el
Hábitat Social Buenos Aires, 2006. ,
Mapuches en ceremonia ritual.
1. Identifiquen en el caso Benetton/ Curiñanco: las formas de
valorar la tierra, la presencia del Estado, el papel de los medios de
comunicación.
Los testimonios
A continuación se presentan testimonios de personas e insti­
tuciones que se refieren al tema de la posesión de las tierras.
Jorge Nahuel,
Confederación Mapuche del Neuquén
“Nos inventan desoriginados, aj enos, lej anos. En Chile dicen que
somos de Argentina, que los invadimos. En Argentina repiten que
somos de Chile. Tales transmigraciones se produj eron cuando ni
Chile ni Argentina habían nacido[...]. A las multinacionales mine­
ras y petroleras que nos saquean nadie les pide explicaciones sobre
sus orígenes y las leyes las protegen con eficacia.”
Fuente: Página! 12y1/10/2009-
Declaración del Consejo Directivo de la Facultad de
Filosofía y Letras de la UBA
“La lucha del pueblo mapuche por la tierra viene siendo silenciada
y reprimida por la presión que ej ercen los intereses de grandes cor­
poraciones inmobiliarias en la región.”
Fuente: Página!12, 1/10/2009-
236 | Capítulo 10 La gestión de los bienes comunes
Artesano Mapuche
LOSPUEBLOSINDÍ GENAS: EL VALORDEUNALENGUAPROPIA
Agonía de un idioma rico
El mapuche, si no sabe su lengua, que es su identi­
dad, no es nada. Si yo tengo que discutir entre ma­
puches, estoy como los blancos — confiesa Marcial
Zapata, werkén (vocero) de la comunidad Rucacho-
roi— . Yo no sé hablarlo. No pude aprender porque
me lo sacaron de la boca cuando empecé á ir a la
escuela. El maestro decía: “El que no hable bien, no
puede venir más”.
El mapuzungun tiene una gran riqueza fonética, con
sonidos consonantes que no existen en castellano.
Los fonemas se ligan entre sí con una articulación
menos marcada. Por eso, su transcripción — abun­
dante en la toponimia de la Patagonia—- es obj etada
por los werkenes. “Todas las palabras en mapuche,
las fueron componiendo para que sonaran más lin­
das”, destaca Zapata. “Los antiguos conversaban
mucho. Los viej itos se amanecían charlando, puro
mapuche — cuenta Juana Nirelef, autoridad espiri­
tual de la comunidad Cañicul, en lago Paimún— .
Yo sé mapuche pero no tengo con quién hablar”.
Recuperar su idioma es el fin último de quienes su­
frieron la desintegración. “Nos volvimos a j untar en
1986, y así pudimos frenar la obligación de tener
que pagar por el pastaj e de nuestros animales —
agrega Rita Paillafquén— . Y después, tenemos que
rescatar de vuelta la filosofía y la lengua”.
Fuente; Clarín, 14-01-2001.
2. Relean"La lengua como factor de identidad"en
la página 229.
a. identifiquen el problema en el artículo"Agonía
de un idioma rico".
b. Diferencien las causas y las consecuencias.
Representante del Movimiento Moqoit
“Nuestra pelea por la tierra en el Chaco es muy fuerte. Años atrás no­
sotros no nos animábamos a hacer este tipo de lucha, pero nos dimos
cuenta de que si no salimos nosotros los indígenas a luchar, nadie va a
hacerlo por nosotros. Es una lucha de muchos años. Se va a terminar
cuando la mayoría de los hermanos blancos que administran el Estado
entiendan el significado de lo que es para nosotros la tierra. No es un
valor monetario. Vale más que una vida para nosotros”
Fuente: La educación en nuestras manos, N° 77,12/2006.
Naciones Unidas
' “El medio ambiente y los recursos naturales de los pueblos sometidos a
la opresión, la dominación y la ocupación deben ser protegidos”.
Fuente: Naciones Unidas, “El Medio Ambiente y el Desarrollo”, principio 23, 1992.
3. Luego de leer los testimonios, respondan.
a. ¿Qué intereses se denuncian?
b. ¿Cómo los relacionarían con los principios neoliberales?
c. ¿Cómo se contraponen con el concepto de bienes comunes?
4. Comparen el valor de la tierra para el neoliberalismo y para la
cosmovisión indígena.
5. Enumeren los derechos consagrados que son vulnerados.
Artesanía toba.
Para concluir
Escriban un informe referido a la desposesión de ¡os territorios de
los habitantes originarios.
•Señalen los beneficios de los que disfrutarían tanto ellos como la
población de nuestro país si existiera una reparación al cumplirse
sus derechos ya declarados.
•Describan la actitud de estos pueblos hacia el ambiente y
compárenla con los efectos de las acciones de las empresas.
1. Completen un cuadro como el siguiente.
Longitud/ superficie j j ||
Marco internacional j j SI
Vigencia desde [ j |i
2. Fundamenten las siguientes afirmaciones.
a. La propiedad privada y los bienes comunes son con­
ceptos antagónicos.
b. El individualismo atenta contra el bien común.
c. Los pueblos originarios son preexistentes a la Repú­
blica Argentina.
d. En los pueblos indígenas, tradicionalmente, no exis­
ten conceptos de propiedad exclusiva respecto de la
posesión ni del uso de la tierra.
3. Realicen una línea de tiempo sobre la historia de la
invisibilidad y el paso a los derechos ganados de los pue­
blos originarios. Señalen los hitos más importantes estu­
diados en el capítulo.
4. Enuncien los factores culturales que chocan cuando
se trata de ocupar tierras.
5. Respondan.
a. ¿En qué escalas ya se ha generado reconocimiento
de derechos? Mencionen ej emplos.
b. ¿Cuáles son las áreas de conflicto en nuestro país
por la propiedad de la tierra? Enuncien las causas.
6. Escriban tres oraciones en las que expongan los proble­
mas de tenencia de tierras usando los siguientes términos:
neoliberalismo - propiedad privada - bienes comunales -
intereses - Estado - leyes - derechos - ocupación - venta.
• Ber nier , A.,"La lucha contra el cambio climático, prisionera de las
finanzas", en El estado del mundo, Madrid, Akal, 2009.
» Capel . H.,"EI drama de los bienes comunes." en Biblio 3W, Vol II, n°
458, Universidad de Barcelona, 2003
• Fr ér e, R, Tenencia de la tierra en el Chaco argentino, Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable, 2005.
238 | Capítulo 10 La gestión de los bienes comunes
7. Lean la siguiente noticia.
Descubren gas en Catamarca
SAN FERN A N D O D EL VA LLE D E CATAMARCA.
La empresa Los Poquiteros descubrió gas en la provincia.
La firma de capitales norteamericanos, que a fines de 2004
adquirió un campo de 116.000 ha al sur del departamento,
realizó 19 perforaciones en la zona y encontró 17 pozos.
a. Relaciónen la con la información de la noticia con
las ventas de tierras a extranj eros.
b. Expliquen si algún recurso geopolítico queda com­
prometido. Justifiquen.
8. Lean y respondan.
La Legislatura aprobó hoy de manera unánime y en pri­
mera vuelta parlamentaria, el proyecto de ley provincial de
la legisladora Magdalena Odarda (A RI) que tiene el obj e­
tivo de imponer restricciones y límites a la adquisición de
inmuebles rurales, por parte de personas físicas o j urídicas
extranj eras.
En la Legislatura, la autora del proyecto repasó una exten­
sa nómina de propietarios extranj eros que han adquirido
tierras “en lugares estratégicos que contienen recursos mi­
nerales y turísticos”.
Fuente: ANBariloche, 25/06/2010.
a. ¿Qué alcance tiene esta nueva ley?
b. ¿Cuáles son los obj etivos?
c. ¿A quiénes beneficia?
d. Imaginen qué podría decir una persona identidica-
da con las ideas neoliberales respecto de la sanción de
esta ley.
• Mandrini, R., La Argentina aborigen, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008.
• Marx, K., El capital, Buenos Aires, Siglo XXI, 2004.
• Ramírez, Silvin a, La guerra silenciosa. Despoj o y resistencia de los
pueblos indígenas, Buenos Aires, Capital intelectual, 2006.;
• Equipo Nacional Pastoral Aborigen.
• Instituto Nacional de Asuntos Aborígenes.
• www.liberalismo.org.
Espacio de soberanía estatal aire agua
BIBLIOGRAFÍA
BIBLIOTECA
“Mariano Moreno”
• Azpiazu, Daniel y Schorr, Martín, Hecho en Argentina, Buenos Ai­
res, Siglo XXI, 2010.
• Basualdo, Eduardo,"Las reformas estructurales y el Plan de Con­
vertibilidad durante la década de los noventa. El auge y la crisis
de la valorización financiera", en Realidad Económica, n°200, Bue­
nos Aires, 2003.
• Bernier, Albert, "La lucha contra el cambio climático, prisionera
de las finanzas”, en El estado del mundo, Madrid, Akal, 2009.
• Bonaudo, Marta (dir.), Nueva historia argentina, Barcelona, Sud­
americana, 1999.
• Brailovsky, Antonio, Historia ecológica de Iberoamérica II. De la in­
dependencia a la Globalización, Buenos Aires, Capital intelectual,
2009.
• Bunge, Alej andro, La nueva Argentina, Madrid, Hyspamérica,
1984.
• Calello, Tomás, Breve caracterización histórica de la Región Metro­
politana de Buenos Aires, Universidad Nacional de Gral. Sarmiento,
San Miguel, 2001.
• Capel. H.,"EI drama de los bienes comunes. La. necesidad de un
programa de investigación", en Biblio3W,\ /o\ . II, n°458, Barcelona,
Universidad de Barcelona, 2003.
• Castel, Robert, El ascenso de las incertidumbres. Trabaj o, protec­
ciones, estatuto del individuo, Buenos Aires, Fondo de Cultura Eco­
nómico, 2010.
• Cataruzza, Alej andro, Historia de la Argentina (1916-1955), Bue­
nos Aires, Siglo XXI, 2009.
• Ciani, Rubén, "Perspectivas regionales del mercado de soj a. Situa­
ción en Argentina", presentación en I Foro Regional de Agroin-
dustria. Dirección de Mercados Agroalimentarios, Ministerio de
Economía y Producción, Buenos Aires, 2005.
• Coriat, Benj amín, "Los desafíos de la competitividad", en Reali­
dad Económica, n°125, Buenos Aires, 1994.
• De Mattos, Carlos,"El trabaj o, los trabaj adores y la competitivi­
dad" en Realidad Económica, n°125, Buenos Aires, 1994.
• De Mattos, Carlos,"Mercado metropolitano de trabaj o y des­
igualdades sociales en el Gran Santiago. ¿Una ciudad dual?", en
EÜRE Vol. XXVIII, n°85, Santiago de Chile, 2002.
• De Mattos, Carlos,"Reestructuración, crecimiento y expansión
metropolitana en las economías emergentes latinoamericanas",
en Gorenstein, S. y Bustos Cara, R. (comps.). Ciudades y regiones
frente al avance de la globalización, Bahía Blanca, Universidad Na­
cional del Sur, 1998.
• Del Cueto, Carla y Luzzi Mariana, Rompecabezas. Transformacio­
nes en la estructura social argentina (1983-2008), Buenos Aires, Bi­
blioteca Nacional- UNGS, 2008.
• Falappa, Fernando y Andrenacci, Luciano, La política social de la
Argentina democrática (1983-2008), Buenos Aires, Biblioteca Na­
cional- UNGS, 2009.
• FernándezWagner, Raúl, Democracia y ciudad. Procesos y políticas
urbanas en las ciudades argentinas (1983-2008), Buenos Aires, Bi­
blioteca Nacional- UNGS, 2008.
• Frére, Pablo, Tenencia de la tierra en el Chaco Argentino, Buenos
Aires, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, 2005.
• Gallo, Ezequiel y Cortés Conde, Roberto, La república conserva­
dora, Buenos Aires, Hyspamérica, 1972.
• Gatto , Francisco,"Cambio tecnológico neofordista y reorgani­
zación productiva. Primeras reflexiones sobre sus implicancias
territoriales", en EURE,Vol. XVI, N°47, Santiago de Chile, 1989.
• Goreuk, Adrián, La grilla y el parque. Espacio público y cultura ur­
bana en Buenos Aires, 1887-1936, Quilmes, Universidad Nacional
de Quilmes, 1998.
• Harvey, David, La condición de la posmodernidad, Buenos Aires,
Amorrortu, 1997.
• Kessler, Gabriel Di Virgilio, M aría M., "La nueva pobreza urbana:
dinámica global, regional y argentina en las últimas dos décadas",
en CEPAL, n°95,2008.
• Latorraca, M artín y Martínez , Maximiliano,"La sed de apropiarse
del agua" en Le monde diplomatíque, N°74,2005.
• Mandrini, Raúl, La Argentina aborigen. De los primeros poblado­
res a 1910, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008.
• Minuj in, A lberto (coord.). Cuesta abaj o. Los nuevos pobres: efectos
de la crisis en la sociedad argentina, Losada, Buenos Aires, 1992.
• Osz lak, Oscar, La formación del Estado argentino, Buenos Aires,
Planeta, 1997.
• Porto- Goncalves, C arlos, El agua no se niega a nadie (la necesi­
dad de escuchar otras voces), Santiago de Chile, Polis, UB, 2006.
• Ramírez, Silvina, La guerra silenciosa. Despoj o y resistencia de los
pueblos indígenas, Buenos Aires, Capital intelectual, 2006.
• Rofman, A lej andro y Romero, Luis A., Sistema socioeconómico y
estructura regional de la Argentina, Buenos Aires, Amorrortu, 1997
• Sánchez, Gonz alo, La Patagonia vendida, los nuevos dueños de la
tierra, Buenos Aires, Marea, 2006.
• Santos, M ilto n, Metamorfosis del espacio habitado, San Pablo,
Hucitec, 1996.
• Sebreli, Juan José, Buenos Aires, vida cotidiana y alienación, Bue­
nos Aires, Sudamericana, 2003.
• Sennett, Richard, Vida urbana e identidad personal, Barcelona,
Península, 2001.
• Svampa, M aristella y A ntonelli, M irta, Minería transnacional, na­
rrativas del desarrollo y resistencias sociales, Buenos Aires, Biblos,
2009.
• Svampa, M aristella, Los que ganaron. La vida en los countríes y ba­
rrios privados, Buenos Aires, Biblos, 2001.
• Torre, Juan Carlos, Nueva historia argentina. Los años peronistas
(1943-1955), T. 8, Buenos Aires, Sudamericana, 2002.
• Torres, Horacio, El mapa social de Buenos Aires (1940-1990), Bue­
nos Aires, Ediciones FADU, 2006.
En Internet
• Acuífero Guaraní, en www.sg- guarani.org.
• Instituto Nacional de Prevención Sísmica, en
www.inpres.gov.ar.
• Organización EcoPortal.net, en www.ecoportal.net.
• Portal de información y noticias sobre biodiesel y energías re­
novables, en www.biodiesel.com.ar
• Publicación GeoEco2, en geoeco2.wordpress.com.
• Publicación Liberalismo, en www.liberalismo.org.
• Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Bosques na­
tivos argentinos, un bien social, en www.ambiente.gov.ar.
ES