You are on page 1of 9

1

Universidad Nacional
Autónoma de México
Cementación: Aditivos y
Espaciadores
Tarea No.8
7 de octubre de 2014
Integrantes
Bravo Martínez Gabriela
Copca Godínez Elihu Sebastián
Juárez Jacinto Gustavo
Medina Rodríguez Kenia
Nogueda Montalvo Miguel Ángel
Pérez Hernández Yareli

Resumen
En el presente trabajo, se seguirá
profundizando en temas de interés
para la cementación, como lo son los
aditivos del cemento, que se utilizan
en la industria para modificar ciertas
propiedades iniciales del cemento,
considerando las características y la
clasificación de estos aditivos.
De igual forma se explica la función
que ejercen los espaciadores al mo-
mento de llevar a cabo la operación
de cementación en el pozo, así como
la diversa gama que podemos utilizar
de estos y sus propiedades.


Introducción
Se tienen varios tipos de aditivos para
cemento los cuales son clasificados
con base a su función:
 Aceleradores. Son productos
químicos que reducen el
tiempo de fraguado de los
sistemas de cemento.
Incrementan la velocidad de
desarrollo de resistencia com-
presiva.
 Retardadores. Prolongan el
tiempo de fraguado de los
sistemas de cemento.
 Extendedores. Son materiales
que bajan la densidad de los
sistemas de cemento y/o re-
ducen la cantidad de cemento
por unidad de volumen del
producto fraguado.
 Densificantes. Son materiales
que incrementan la densidad
de los sistemas del cemento.
 Dispersantes. Reducen la
viscosidad de las lechadas de
cemento.
 Controladores de filtrado.
Controlan la perdida de la fase
acuosa de los sistemas de
cemento, frente a zonas
permeables.
 Controlador de pérdida de
circulación. Controlan la
perdida de cemento hacia
zonas débiles de la formación
o fracturas.
 Aditivos especiales. Es la
miscelánea de aditivos
complementarios para la
cementación, tales como
antiespumantes, controladores
2


de la regresión de la resis-
tencia compresiva, etcétera.
En la actualidad más de 40 aditivos
químicos son usados con varias
clases de cemento API para darle a la
lechada de cemento características
aceptables para casi todo tipo de
ambiente subterráneo. Esencialmente
todos los aditivos son polvos que
pueden ser mezclados con el ce-
mento seco antes de ser trans-
portado al pozo o pueden ser dis-
persados con el agua de mezcla en el
lugar donde se ubiquen los trabajos
de cementación. Los cementos cla-
ses G y H pueden ser modificados de
manera sencilla mediante el uso de
aditivos para cumplir casi cualquier
especificación de trabajo de manera
económica.
Los aditivos de cemento disponibles
pueden ser subdivididos en los
siguientes grupos funcionales: (1)
aditivos para el control de la
densidad, (2) aditivos para el
control del tiempo de fraguado, (3)
aditivos controlar la perdida de
circulación, (4) aditivos para el
control de filtrado, (5) aditivos para
controlar la viscosidad, y (6)
aditivos especiales.
Algunos aditivos son empleados para
más de una tarea, y por lo tanto
pueden entrar en más una clasifica-
ción.



Aditivos para el control de la
densidad
La densidad de la lechada de
cemento debe ser lo suficientemente
alta para prevenir que las forma-
ciones sobre presurizadas invadan al
pozo durante las operaciones de
cementación, pero no tan altas como
para fracturar las formaciones más
débiles. En muchos casos, la den-
sidad de la lechada de cemento obte-
nida de mezclar agua con cemento
será demasiado para esfuerzo de
fractura de la formación, y se nece-
sitara una lechada de menor densi-
dad.
Los aditivos para controlar la
densidad de una lechada de cemento
se pueden dividir en extendedores y
densificantes. A continuación se
explicara la diferencia entre ellos y se
darán ejemplos.

Extendedores

Bentonita (Montmorillonita de sodio)-
este material es capaz de disminuir la
densidad de la lechada, sin embargo
es indeseable ya que tiende a
aumentar la viscosidad de la misma.
Se han utilizado concentraciones de
hasta 25% de bentonita por peso de
cemento. Usualmente la bentonita es
mezclada en seco con el cemento.
Adicionar bentonita reduce el costo
de la lechada, pero si se adiciona
demasiada bentonita se reducirá la
fuerza del cemento y el tiempo de
fraguado. Como la bentonita hace
que el cemento se hidrate más de lo
normal, el alto contenido de agua
reduce la resistencia al ataque de
sulfatos e incrementa la permea-
bilidad del cemento al fraguar.
Tierra diatomea- Este material tiene
una menor gravedad específica que
3


la bentonita y permite mayores pro-
porciones de agua/cemento sin dar
como resultado agua libre en la
lechada. Adicionalmente la silica con-
tenida en la diatomea reacciona
químicamente con el hidróxido de
calcio desprendido al asentarse el
cemento, lo cual produce un gel que
se vuelve cementante con el paso del
tiempo y la temperatura.
Hidrocarburos sólidos- La gilsonita
(un asfalteno) y a veces el carbón son
usados como solidos con gravedades
especificas extremadamente bajas
para reducir la densidad de la le-
chada sin incrementar la cantidad de
agua de la misma. Adicional gilsonita
no tiene casi ningún efecto secun-
dario sobre el tiempo de fraguado de
la lechada
Perlita expandida- Es un vidrio
volcánico que contiene una pequeña
cantidad de agua combinada. La beta
es expandida en un horno, donde la
temperatura es elevada hasta alcan-
zar el punto de fusión del material. A
esta temperatura, el agua combinada
se expande, lo cual produce una
estructura celular de paredes delga-
das. Cuando la perlita es usada en
cementos el agua utilizada en la
mezcla entrara a la estructura celular
bajo al estar sometido a altas
presiones. Se sabe que aproxima-
damente 4.5 galones de agua son
requeridos para saturar comple-
tamente 1 pie cubico de perlita
expandida bajo presión. General-
mente la bentonita es usada en con-
junto con la perlita para minimizar la
separación del agua en la superficie y
alzar la viscosidad de la lechada. Sin
la bentonita, la perlita tiende a
separarse y flotar en la superficie de
la lechada. Sin embargo a presiones
altas, se tiene un incremento en la
densidad de la lechada, debido a que
el agua es forzada dentro de la
estructura celular de la perlita
expandida.
Pozzolan- son sustancias minerales
aluminosas y silicias que reacciona-
ran con el hidróxido de calcio formado
por la hidratación del cemento
portland, estos formaran silicatos de
calcio los cuales poseen propiedades
cementantes. La tierra diatomea es
un ejemplo de un pozzolan. Sin
embargo, el término es empleado
para aditivos elaborados con piedra
pómez finamente molida o bien
ceniza (polvo proveniente de la
combustión). Las características de
este aditivo son muy similares a las
del cemento, sin embargo es muy
empleado en la industria debido a su
bajo costo.

Densificantes

Hematita- Es un oxido férrico (

rojizo que tiene aproximadamente
una gravedad especifica de 5.02. Es
usada para incrementar la densidad
de la lechada hasta 19 lbm/gal. El
efecto que tiene la hematita sobre el
esfuerzo compresivo y el tiempo de
fraguado de la lechada es mínimo.
Ilmenita- Es un mineral negro,
compuesto por acero, titanio y
oxígeno, tiene una gravedad es-
pecifica de aproximadamente 4.67. A
pesar de que presenta una menor
cantidad de gradad especifica que la
hematita, esta no requiere agua
adicional y provee la misma densidad
a la lechada que la hematita
utilizando concentraciones semejan-
tes. Como la hematita, la ilmenita
tiene un efecto mínimo sobre el
tiempo de fraguado y el esfuerzo
compresivo.
4


Barita- El uso de barita o sulfato de
bario, en las lechadas de cemento es
para incrementar la densidad. Los
requerimientos de agua de la barita
son de aproximadamente 2.4 gal/100
lbm de barita, lo cual es considera-
blemente mayor a lo requerido para la
hematita y la ilmenita. La gran can-
tidad de agua requerida disminuye el
esfuerzo compresivo del cemento y
diluye otros aditivos químicos.
Arena- La arena Ottawa, a pesar de
su relativamente baja gravedad
específica de aproximadamente 2.63,
en ocasiones es usada para incre-
mentar la densidad de la lechada. La
arena tiene pocos efectos sobre la
fuerza o la bombeabilidad del cemen-
to, pero causa que la superficie del
cemento sea relativamente dura. Pr la
tendencia antes mencionada, la are-
na es comúnmente usada para for-
mar un tapón de cemento cuando se
desea re direccionar un pozo.

Aditivos para el control del tiempo
de fraguado

El cemento debe ser colocado y debe
desarrollar la suficiente fuerza para
soportar a la tubería y además debe
ser capaz de actuar como un sello
hermético que no deje pasar los
fluidos de la formación. Todo esto
debe realizarse antes de que las
operaciones de perforación o termi-
nación puedan ser resumidas.
Cuando se cementan pozos someros,
de bajas temperaturas, puede ser
necesario acelerar la hidratación del
cemento y así poder minimizar el
tiempo de espera después de la
cementación. Para lograr esto se
utilizan aceleradores.
Entre los aceleradores más comunes
están los siguientes:
Cloruro de sodio- Es un acelerador
que normalmente se usa en
concentraciones bajas. La rapidez
ocurre a una concentración de apro-
ximadamente 5% para cementos que
no contienen bentonita. En concen-
traciones superiores a 5% la efecto-
vidad como acelerador se ve redu-
cida, debido a que las soluciones
saturadas con cloruro de sodio
tienden a actuar como un retardador
en vez de un acelerador. Los cemen-
tos saturados con cloruro de sodio
son frecuentemente utilizados cuando
se cementa a través de formaciones
salinas y formaciones que son
altamente sensibles al agua dulce.
Yeso- Grados especiales de yeso
pueden ser mezclados con el
cemento portland para producir un
cemento con un tiempo de fraguado
rápido a bajas temperaturas. Estos
materiales no deben ser usados a
altas temperaturas debido a que los
hidratos de yeso no forman un
conjunto estable. La máxima tem-
peratura operable depende del grado
de cemento usado, variando desde
140°F para los grados regulares
hasta 180°F para los grados de alta
temperatura. El requerimiento de a-
gua del yeso es de 4.8 gal/100 lbm
por saco.
Silicato de sodio- Es usado como un
acelerador, el cual contiene tierra
diatomea. Es empleado en
concentraciones de hasta 7%.

Retardadores de Cemento:

Los lignosulfatos de calcio es un
dispersante muy efectivo a muy bajas
concentraciones.


5


Aditivos controlar la perdida de
circulación
La pérdida de circulación es definida
como la perdida de cemento del pozo
hacia la formación. Esta situación es
detectada en superficie cuando el
flujo por el anular es inferior al flujo
bombeado al pozo. La pérdida de
circulación ocurre cuando (1) se en-
cuentran formaciones extremadamen-
te permeables o (2) cuando atravie-
sas formaciones fracturadas o bien la
fracturas debido al exceso de presión
ejercida sobre la formación. Los adi-
tivos para pérdida de circulación son
adicionados a la lechada para mini-
mizar la perdida de cemento hacia
formaciones problemáticas, y así ase-
gurar que el cemento se colocara en
el lugar deseado. Los aditivos para el
control de la perdida de circulación se
clasifican como: fibrosos, granulares
o laminosos.
Los aditivos fibrosos y granulares son
efectivos en capas de gravas con
altas permeabilidades. En fracturas,
los aditivos granulares y laminados
son efectivos. Los aditivos granulares
más empleados son: gilsonita, perlita
expandida, plásticos y cascaras de
nuez aplastadas.
Los materiales fibrosos utilizados
incluyen: fibra de nylon, corteza de
madera despedazada, aserrín y paja.
Los materiales laminados incluyen
celofán y escamas de mica.
La colocación de estos aditivos
semisólidos requiere de una opera-
ción especial de colocación. Se debe
inyectar una de las siguientes lecha-
das en conjunto (1) Cementos con
yeso, (2) Mezclas de bentonita y
aceite diésel, y (3) mezclas de ce-
mento, bentonita y aceite diésel.
Aditivos para el control de filtrado
Los aditivos para el control del filtrado
son adicionados para la misma razón
que se le adicionan al fluido de
perforación. Sin embargo, las lecha-
das de cemento sin tratamiento tie-
nen mayores tasas de perdida de
circulación que los lodos sin aditivos.
Por tal razón es vital limitar la per-
dida de agua filtrada de la lechada
hacia formaciones permeables. Es
necesario minimizar la perdida de
fluido por las siguientes razones:
 Minimizar la hidratación de
formaciones sensibles al agua.
 Limitar el incremento en la
viscosidad mientras el
cemento es colocado.
 Prevenir puentes en el espacio
anular.
 Permitir que exista suficiente
agua disponible para hidratar
el cemento.
Los aditivos para el control de filtrado
comunes incluyen
1. Látex
2. Bentonita con algún
dispersante
3. CMHEC (carboximetil
hidroximetil celulosa)
4. Polímeros orgánicos

La tasa de tasa de filtrado en cm3/ 30
min a través de una malla de 325
mesh originada por una presión
diferencial de 1000 psi para varias
6


concentraciones de un polímero
orgánico (Halad-9) en un cemento
clase H, se muestra en la tabla 1.










Tabla1. Cementos clase H con aditivo de control
de fluido, “Applied Enginnering Drilling”, pág. 102.

Aditivos para controlar la visco-
sidad.

Las lechadas de cemento que no son
tratadas con aditivos tienen alta
viscosidad efectiva en los esfuerzos
de corte presentes durante la coloca-
ción del cemento. Es deseable redu-
cir la viscosidad efectiva de la lecha-
da para que (1) menos caballos de
fuerza sean requeridos en las bom-
bas para colocar el cemento, (2) para
que se tenga una reducción en el
gradiente de presión por fricción en el
espacio anular, y así poder disminuir
la probabilidad de fracturar la forma-
ción, y (3) con esto la lechada puede
ser puesta en flujo turbulento a tasas
de bombeo más bajas. La evidencia
indica que el fluido de perforación
puede ser desplazado con menor
mezclado evitando contaminarse con
el cemento cuando el patrón de flujo
es turbulento. En la tabla 2 se
muestra un comparativo de la veloci-
dad requerida para alcanzar la turbu-
lencia del cemento clase H con y sin
aditivos para controlar la viscosidad.


Tabla 2. Tasas de flujo crítico para turbulencia,
con y sin dispersante, “Applied Enginnering
Drilling”, pág. 102.

Los aditivos comúnmente usados
para controlar la viscosidad de la
lechada son:
 Defloculantes orgánicos, como
lignosulfonato de calcio,
cloruro de sodio y algunos
polímeros de cadena larga.
 Lignosulfatos de calcio-sodio,
producen una lechada de baja
viscosidad durante el mezcla-
do y ayuda a reducir la presen-
cia de aire.
 Borax( Sodium tetraborate de-
cahydrate), es utilizado para
mejorar la efectividad de los
defloculantes orgánicos como
retardadores, especialmente
en pozos profundos con altas
temperaturas, donde es reque-
rido un incremento en el
tiempo de fraguado.

Los defloculantes reducen la vis-
cosidad del cemento pero debe tener-
se presente que también actúan
como retardadores (aumentan el
tiempo de fraguado). Existen algunos
polímeros orgánicos disponibles que
actúan como adelgazantes sin ace-
7


lerar o retardar el tiempo de fraguado
de la lechada de cemento.

Aditivos especiales
Existen otros aditivos no menciona-
dos en ninguna categoría de las
anteriores debido a que no modifican
ninguna de las propiedades principa-
les de la lechada de cemento, pero
no por esto dejan de ser importantes.
Estos aditivos especiales incluyen:

Paraformaldehido y cromato de sodio
Son usados para contrarrestar el
efecto de la contaminación del ce-
mento causada por defloculantes or-
gánicos producto del lodo perfora-
ción.

Harina de sílice
Es usada para formar un cemento
más fuerte, estable y menos permea-
ble el cual se puede utilizar a altas
temperaturas.

Hidracina y carroñeros de oxigeno
Son usados para controlar problemas
de corrosión en las tuberías.

Trazadores radioactivos
Son utilizados para determinar la
ubicación de colocación del cemento.

Fibras especiales
El nylon es un ejemplo de estas
fibras, las cuales son utilizadas para
hacer el cemento más resistente al
impacto.

Componentes especiales
Estos aditivos lentamente toman las
pequeñas partículas de gas mientras
el cemento comienza a endurecerse.

La formación de pequeñas burbujas
de gas en el cemento es pensado
que es benéfico cuando hay riesgo de
un flujo de gas en un agujero recién
cementado cuando el cemento co-
mienza a fraguar.

A continuación se muestra las con-
secuencias que tienen la agregación
de algunos aditivos sobre las pro-
piedades de las lechadas de
cemento.

Tabla 3. Aditivos de cementación,
“Drilling Data Handbook”, pág. 380

Espaciadores
La contaminación de la interferencia
entre el lodo y el cemento, es un
problema que puede afectar la
efectividad de un trabajo de cemen-
tación. La contaminación puede lle-
gar a expandirse a través de la lecha-
da y causar una canalización. Este
problema puede ser contralado
mediante la separación del lodo y el
8


cemento mediante un fluido espa-
ciador.
El espaciador puede ser diseñado
para ser usado con fluidos de
perforación base aceite y base agua.
Los espaciadores son típicamente
densificados con sólidos insolubles y
agentes de peso.
Los espaciadores pesados puede
ayudar al control de pozos, mientas
que los espaciadores reactivos pue-
den beneficiar el incremento para re-
mover fluidos de perforación.
Los parámetros que afectan la
efectividad de los espaciadores son:
 Gasto
 Tiempo de contacto
 Propiedades de los fluidos
Los fluidos espaciadores se bombean
en flujos turbulentos y laminares.
Los espaciadores deben ser dice-
ñados con varias características bá-
sicas:
 La reologia de los espaciado-
res a las temperaturas desea-
das
 Debe ser compatible con la
lechada de cemento y el lodo
de perforación.
 La densidad debe ser menor
que la de la lechada de
cemento pero a la vez tiene
que ser mayor que la densidad
del lodo de perforación. Esta
diferencia de densidades mini-
miza las canalizaciones. Algu-
nas compañías recomiendan
una diferencia de 1 lb/gal entre
cada fase del fluido.
El volumen de los espaciadores
deber ser suficiente para permitir un
tiempo de contacto de 10 minutos con
la formación durante el proceso de
desplazamiento. Este valor es la regla
del pulgar para remover el enjarre
debido a la erosión por un fluido tur-
bulento. Usualmente el volumen de
los espaciadores es de alrededor de
20 bbl o 3.2 m
3
y también cumplen
con la función de remover el lodo de
perforación del espacio anular entre
la tubería de revestimiento y las pare-
des del pozo.
Los espaciadores son usados princi-
palmente cuando hay un cambio de
tipo de lodo y para separar el lodo del
cemento. En la siguiente figura se
esquematiza el proceso de como los
espaciadores y las lechadas de ce-
mento desplazan el lodo de perfora-
ción en el pozo.
Imagen 1. Unidad sencilla de cementación:
(a)Lodo de circulación (b) Bombeo de espa-
ciador y lechada (c) y (d) Desplazador (e) Final
de trabajo. “Drilling Equipment and Opera-
tions”, pág.472
9


Dos tapones limpiadores son usual-
mente utilizados para separar el es-
paciador y la lechada de cemento del
fluido de perforación. La cabeza de
cementación tiene dos válvulas
retenedoras para sostener los dos
tapones limpiadores elásticos flexi-
bles. Cuando el espaciador y la
lechada de cemento van a ser
bombeados dentro de la tubería de
revestimiento a través de la cabeza
de cementación, el tapón limpiador de
fondo es soltado en la porción inicial
del flujo espaciador en el pozo. El
tapón limpiador de fondo evita que el
lodo de perforación contamine el
espaciador y la lechada de cemento
mientras pasan por dentro de la
tubería de revestimiento. Cuando
toda la lechada de cemento ha
pasado a través de la cabeza de
cementación se suelta el tapón
lavador superior al flujo en el pozo.
En este punto en la operación de
cementación la bomba empieza a
bombear lodo de perforación a través
de la cabeza de cementación al pozo
para desplazar tanto al espaciador
como a la lechada de cemento.
Los tipos de espaciadores son los
siguientes:
 Espaciadores acuosos
 Emulsión espaciadora
 Espaciadores para lodos base
aceite
 Espaciadores salmueras
La química de los espaciadores
suelen afectar las propiedades de la
lechada, por ejemplo, tiempo de
fraguado, reología y esfuerzo
compresivo.

Bibliografía
Adam T. Bourgoyne, “Applied
Enginnering Drilling”, “SPE”, (1991)
págs. 100-105.

William C. Lyons, “Drilling Equipment
and Operations”, “Elseiver”,(2010),
págs. 470-480
Institute Français du Pétrole, “Drilling
Data Handbook”, “TECHNIP”, (1999),
págs. 380-382