You are on page 1of 19

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del poder popular para la educación superior
Instituto Universitario Politécnico
“Santiago Mariño”

Emmilse Pérez 16110986

2014

En el cálculo de estructuras e ingeniería se denomina tracción al esfuerzo
interno a que está sometido un cuerpo por la aplicación de dos fuerzas que actúan en
sentido opuesto, y tienden a estirarlo. Lógicamente, se considera que las tensiones
que tiene cualquier sección perpendicular a dichas fuerzas son normales a esa
sección, y poseen sentidos opuestos a las fuerzas que intentan alargar el cuerpo
Un cuerpo sometido a un esfuerzo de tracción sufre deformaciones positivas
(estiramientos) en ciertas direcciones por efecto de la tracción. Sin embargo el
estiramiento en ciertas direcciones generalmente va acompañado de acortamientos en
las direcciones transversales; así si en un prisma mecánico la tracción produce un
alargamiento sobre el eje "X" que produce a su vez un encogimiento sobre los ejes
"Y" y "Z". Este encogimiento es proporcional al coeficiente de Poisson (ν):

Cuando se trata de cuerpos sólidos, las deformaciones pueden ser permanentes: en
este caso, el cuerpo ha superado su punto de fluencia y se comporta de forma plástica,
de modo que tras cesar el esfuerzo de tracción se mantiene el alargamiento; si las
deformaciones no son permanentes se dice que el cuerpo es elástico, de manera que,
cuando desaparece el esfuerzo de tracción, aquél recupera su longitud primitiva.
La relación entre la tracción que actúa sobre un cuerpo y las deformaciones que
produce se suele representar gráficamente mediante un diagrama de ejes cartesianos
que ilustra el proceso y ofrece información sobre el comportamiento del cuerpo de
que se trate.
Resistencia en tracción
Como valor comparativo de la resistencia característica de muchos materiales,
como el acero o la madera, se utiliza el valor de la tensión de fallo, o agotamiento por
tracción, esto es, el cociente entre la carga máxima que ha provocado el fallo elástico
del material por tracción y la superficie de la sección transversal inicial del mismo.
Comportamiento de los materiales
Son muchos los materiales que se ven sometidos a tracción en los diversos
procesos mecánicos. Especial interés tienen los que se utilizan en obras de

arquitectura o de ingeniería, tales como las rocas, la madera, el hormigón, el acero,
varios metales, etc.
Cada material posee cualidades propias que definen su comportamiento ante la
tracción. Algunas de ellas son:



elasticidad (módulo de elasticidad)
plasticidad
ductilidad
fragilidad

Catalogados los materiales conforme a tales cualidades, puede decirse que los de
características pétreas, bien sean naturales, o artificiales como el hormigón, se
comportan mal frente a esfuerzos de tracción, hasta el punto que la resistencia que
poseen no se suele considerar en el cálculo de estructuras.
Por el contrario, las barras de acero soportan bien grandes esfuerzos a tracción y se
considera uno de los materiales idóneos para ello. El acero en barras corrugadas se
emplea en conjunción con el hormigón para evitar su figuración, aportando
resistencia a tracción, dando lugar al hormigón armado.
TRACCION Y FLEXO-TRACCION
TRACCION:
Se denomina tracción al esfuerzo a que está sometido un cuerpo por la
aplicación de dos fuerzas que actúan en sentido opuesto, y tienden a estirarlo.
Los miembros estructurales que son capaces de resistir solo esfuerzos de
tracción, se denomina tensores. Algunos ejemplos de tensores son las cadenas, las
barras delgadas, los alambres y los cables de acero, que se usan en puentes colgante,
puentes grúas, los tirantes de torres elevadas, equipos de izado, contravientos de
pórticos, o largueros en techos inclinados de galpones o edificios industriales.
En algunos casos, sin embargo los miembros estructurales que resisten
tracción deben así mismo tener rigidez suficiente para soportar una eventual flexión
por peso propio o por excentricidad de las cargas exteriores aplicadas, así como una
inversión de esfuerzos que se produzcan compresión, en cuyo caso los tensores deben

sustituirse por miembros simples o compuestos, formados por planchas o perfiles
laminado conectados entres si, actuando como miembro único.
La figura 4.1 da algunos ejemplos de tensores, y la figura 4.2 muestra la
sección transversal de miembros que soportan tracción como principal solicitación,
pero también proveen la rigidez suficiente para soportar otros tipos de solicitaciones.

Esquema a) de figura 4.2 muestra un miembro compuesto, típico de una
armadura de techo, formado por dos ángulos conectados mediante planchas de relleno
intermitentes, y concurrentes a los nodos de la estructura, que puede soportar tracción
y compresión y una flexión reducida. Para cargas de mayor magnitud, estos
miembros se forman por dos canales conectados como se indica la figura 4.2. d)
Los ángulos dispuestos en estrellas del esquema b) se emplean usualmente en
contraventamientos, con placas de conexión intermitente, y el perfil del esquema c)
aumenta considerablemente su inercia con respecto al eje x lo cual lo hace apto para
resistir flexión y tracción en el mencionado eje baricéntrico.
Cuando se necesita secciones más resistentes como por ejemplo en miembro
de puentes, se recomienda el uso de seccionas de doble simetría e igual inercias en
sus ejes principales, de modo que no exista ejes preferenciales de deformación, como
por ejemplo en los miembros de los esquemas e) y f) obtenidos en base a canales y
ángulos conectados por fresillas y formados, celosía simples y dobles.
La elección de la sección adecuada para cada miembro estructural, depende de
tipo y magnitud de las cargas aplicada, de las luces entre apoyos, de los requisitos de
rigidez exigidos y del tipo de los apoyos.
En la decisión de la sección elegida, influye también el factor económico, la
rapidez de montaje y la facilidad de transporte de los mismos. Un problema típico es
el de seleccionar el acero más económico para miembros, y las conexiones
adecuadas.
Suponiendo que la resistencia y las deformaciones son aceptables para un
miembro en cualquier tipo de acero, la máxima economía se obtiene usando acero
dulce común.
El contraventamiento de los pórticos y galpones industriales se logra con la
colocación de barras inclinadas, que impiden su desplazamiento lateral. Estas barras
pueden cruzarse en forma de “X” conocidas como “Cruces de San Andrés”, o
triangulaciones en V, A, ó k, y articulándolas en sus extremos en los diferentes
niveles de la estructura.
Para las cargas horizontales con el sentido indicado en el esquema a) de la
figura 4.3, las diagonales paralelas a la dirección 1-1 trabajan a la tracción y actúan

como tensores que rigidizan el pórtico, pero si se producen inversión en el sentido de
aplicación de las cargas horizontales, son las diagonales paralelas a la dirección 2-2
las que están solicitadas a tracción.
En ambos casos, se desprecia la colaboración de las diagonales comprimidas,
pues se las considera en régimen de pandeo.
O la triangulación en V, del esquema b) es más efectiva que la triangulación
en A del esquema c) de figura 4.3, pues en ausencia de cargas horizontales, el peso
propio produce tracción en los arriostramientos en el primer caso, y compresión en
los del segundo caso.
Los arriostramientos mediante barras inclinadas son más efectivos cuando la
inclinación de esta es cercana a los 45 °. Si las columnas del pórtico están muy
separadas y los pisos tienen altura reducida, el ángulo α disminuye considerablemente
y la estructura puede considerarse lateralmente arriostrada. En este caso, es preferible
ubicar contraventamientos cada dos pisos.
Cuando las barras que configuran las cruces de San Andrés tienen excesiva
longitud, su esbeltez puede resultar inadmisible, por lo cual las debe conectar en sus
puntos medios

ARRIOSTRAMIENTO: Es la acción de rigidizar o estabilizar una
estructura mediante el uso de elementos que impidan el desplazamiento o
deformación de la misma. Estos elementos se llaman arriostres. Por ejemplo una
estructura de forma cuadrada o rectangular. Particularmente esta geometría es
inestable pues sus vértices opuestos tienden a acercarse y alejarse cuando actúan
fuerzas sobre ella. Para que esto no ocurra, al interior de esta forma se dispone de una
estructura en X, es decir, dos elementos diagonales que unan sus vértices de manera
que la forma quede rígida y no se produzcan desplazamientos. Arriostrar significa
hacer una estructura rígida y estable mediante arriostres (que pueden ser de diferente
forma, como en forma de X pudiendo tener diversas geometrías).

ESFUERZOS EN MIEMBROS A TRACCION:
La distribución de esfuerzos en rangos elásticos, en la sección transversal de
un miembro traccionado, bajo la acción de una carga axial concentrada, aplicada en
su baricentro, o de una carga uniformemente distribuida en una pequeña área
baricéntrica, se muestra en la figura 4.4.
Esta distribución no es uniforme, y presenta esfuerzos locales. Sin embargo si
se supone valida la hipótesis de que las secciones permanecen planas a una cierta
distancia del punto de aplicación de la fuerza, la distribución de las tensiones será
uniforme y se definen por la ecuación.

Donde P es la carga axial
de tracción y A es el área
total o área gruesa de la sección transversal, para la cual el esfuerzo admisible bajo
cargas estáticas vale: (según la ec. 2.5)

Mientras que en la sección neta efectiva de miembros remachados o
empernados se acepta:

Por lo tanto, en diseño, el área gruesa requerida vale: (según ec. 2.49)

Y según ecs. 2.41 y 2.51:

El alargamiento elástico ΔL de las fibras traccionadas de un miembro
estructural resulta:

En miembros traccionados se exige limitar la esbeltez máxima del elemento
solicitado, en la longitud L, según la relación:

Esta esbeltez se debe respetar tanto en la longitud total del miembro con el
radio de giro mínimo rmin de la sección compuesta, como en las luces libres entre
planchas de enlaces, con el rmin correspondiente a cada uno de los perfiles o planchas
que componen la sección, tomados independientemente.
Estas limitaciones de esbeltez de un miembro no son esenciales para su
integridad estructural, sino que proveen un grado de rigidez suficiente para evitar
movimientos laterales, etc., por lo cual deben ser cumplidas.

Flexo-tracción:
Con excepción de los cables, alambres, barras delgadas que soportan
únicamente tracción axial, los perfiles laminados o las secciones compuestas de las
estructuras, solicitados a tracción, pueden resistir flexión por peso propio,
excentricidad de las cargas o fuerzas exteriores en general.
Cuando la flexión se presenta con respecto a un eje principal de inercia y los
esfuerzos están dentro del límite elástico, su magnitud queda definida por medio de la
ecuación:

Ec. 4.3

M es el momento flexionante en un plano principal, I el momento de inercia
con respecto al eje baricéntrico según el cual se produce la flexión y/o la distancia del
eje neutro a la fibra extrema de la viga.

Si la flexión se produce con respecto a cualquier otro plano que no sea
principal de inercia, la ecuación 4.3 se modifica y resulta:

Mx y My son las componentes del momento total M con respecto a los ejes X e
Y, respectivamente, e Ix e Iy, los momentos de inercia para dichos ejes.
La determinación exacta de los esfuerzos en flexo-tracción en rango elástico
es compleja, por la influencia de la deformación de la estructura, y a relación entre la
fuerza axial P y la magnitud del momento flexionante m.
En estructuras convencionales, de luces limitas, la deformación por flexión de
los miembros traccionados no reviste importancia considerable, pero en otro tipo de
construcción, tales como puentes colgantes de grandes luces, el efecto de las
deformaciones de los cables sobre los momentos flectores se incrementan, y pueden
reducir la resistencia del conjunto.
En términos de esfuerzo la ecuación 4.4 se puede expresar como requisito de
diseño, en la ec:

Ec. 4.5
Es la ecuación de interacción en flexo- tracción.
ft es el esfuerzo calculado en tracción, en ausencia de momento flector,
Ft es el esfuerzo admisible en tracción:

El segundo y tercer término de la inecuación 4.5 corresponde a esfuerzos
axiales debido a la flexión.

Sx, Sy son los módulos de sección con respecto a los ejes X e Y.
Fbx, Fby, son los esfuerzos admisibles normales de tracción debido a la flexión
en los ejes X e Y, si existieran únicamente momento flectores. En secciones
estructurales que soportan tracción como principal solicitación, los esfuerzos debido a
la flexión resultan esfuerzos secundarios.
En estos casos se aceptan:

El diseño de flexiones a flexo tracción se realiza por tanteos, y la
determinación del área requerida para que se cumpla con la ecuación de interacción
4.5 se deduce a continuación.
Suponiendo que la flexión se presenta respecto a un solo eje principal de
inercia (flexión normal), de ecuaciones 4.3 y 4.5 se obtienen.

Resulta:
A≥ A1 +A2
A1 es el área requerida para soportar la carga axial P en ausencia de momento
flector, y A2 la necesaria para soportar el momento flector sin carga axial.
Por lo tanto, el rango elástico, al área necesaria total A en flexo-tracción, será
la suma de las áreas arriba mencionadas.
En la práctica, se obtiene A por aproximaciones sucesivas, y el resultado
converge rápidamente luego de dos o tres tanteos.

CONEXIONES PARA ELEMENTOS A TRACCION
1) AREA TOTAL Y AREA NETA:

Área total: El área total de la sección transversal Ag en un punto
cualquiera de un miembro se determina sumando las áreas obtenidas al
multiplicar el espesor y el ancho de cada uno de los componentes,
midiendo los anchos perpendicularmente al eje del miembro.

 Área neta: El área neta An se determina sumando las áreas obtenidas al
multiplicar el espesor y el ancho neto de cada uno de los elementos componentes,
calculando el ancho neto de la siguiente manera:
Los diámetros de los agujeros dn se considerarán 2 mm (1/16 pul) mayores
que la dimensión nominal del agujero dh o 3 mm (1/8 pul) mayores que el diámetro
nominal del perno d.

AREA NETA EFECTIVA:
El área neta efectiva de un miembro estructural conectado, se obtiene de
multiplicar el área neta de calculada, por un coeficiente de reducción Ct ≤ 1:

Ct depende del tipo y
forma de los elementos
conectados, de las características de la conexión y del número de conexiones por fila.
Se designa fila a la línea en la dirección de las tensiones.

CONEXIONES PARA CERCHAS:
En Venezuela, usualmente se emplea la soldadura como elemento de unión en
cerchas. Caso contrario ocurre en la unión de vigas entre columnas y de los apoyos
de una estructuras en donde si se aprecia las conexiones apernadas.

El proceso de diseño de conexiones soldadas consiste en el análisis de:
Determinación el tipo de soldadura a utilizar
Determinación de los electrodos
Cálculo del área efectiva de soldadura

Verificación de la resistencia de diseño de la soldadura empleada

PLANCHAS DE NODOS:
Los miembros de estructuras reticulares, que soportan fuerzas axiales de
tracción y compresión, se conectan entres si mediante pernos y soldaduras a las
planchas de nodos.
Normalmente las hipótesis de cálculo suponen las barras articuladas en esos
nodos, si bien en la realidad están allí elásticamente entradas, por exigencia
constructiva, lo cual, sumado a la excentricidad de las cargas aplicadas, originan
esfuerzos secundarios.
Por lo general, sin embargo, estos esfuerzos secundarios son despreciables y
el cálculo analítico de las tensiones deben soportar las planchas de nodo debido a
flexiones adicionales, no se realiza en la mayoría de los casos, pos considerarse
innecesario.
Además, no existe un método directo de diseño o verificación de las planchas
de nodos, y la complejidad en la determinación del estado tensional, a llevado a
simplificar el problema, aplicando criterios aproximados.
En miembros traccionados coplanares con las planchas de nodo, el espesor t
de las planchas debe cumplir exigencias mínimas de resistencia para soportar:
a) Los esfuerzos de tracción impuestos por las barras que convergen al nodo.
b) Los esfuerzo de aplastamiento en las conexiones empernadas o remachadas
c) Los esfuerzos cortantes en el área definida a lo largo de la longitud efectiva
del Cordón de soldadura en la conexiones soldadas
 Para determinar la magnitud de los esfuerzos de tracción impuestos en las
barras concurrentes al nodo se debe definir un ancho efectivo b e, en el cual es lícito
suponer una distribución uniforme de los esfuerzos de tracción ft.
Este ancho efectivo be se obtiene según se indica en la fig. 4.5, mediante el
trazado de rectas a 30° a partir del punto donde termina el cordón de soldadura
longitudinal, o desde el perno más alejado del extremo del miembro.

El espesor de t de la plancha de nodo debe cumplir:

El ancho efectivo be debe caer dentro del área de las panchas de nodo, y se
evitara la superposición de los be de los diferentes miembros. En conexiones soldadas
se observa que a mayor longitud del cordón de soldadura, corresponde mayor ancho
efectivo be. Por lo tanto, cuando la resistencia de la plancha de nodo depende de su
resistencia a tracción, una forma de reducir el espesor de la misma, es incrementando
la longitud de los cordones longitudinales de soldadura, o separando las hileras de
pernos.
El ángulo
entre el borde de las planchas de nodos y los miembros
conectados, debe ser ≥ 45° (ver esquema b de figura 4.5.)
 En conexiones empernadas o remachadas, las planchas de nodos deben
cumplir las exigencias de seguridad según ecuación 2.48:

Siendo
resistencia. P

el número de pernos o remaches, todos de igual diámetro y
es la fuerza total de tracción que solicita al miembro.

En conexiones soldadas, según ecuación 3.13 b):

Cuando los miembros que concurren a una plancha de nodos transmiten
compresión, se debe verificar así mismo el pandeo de las luces libres de las planchas.
En el caso que existan excentricidades de las cargas aplicadas sobre las
planchas de nodos, o que los apoyos elásticamente vinculados a las barras transmiten
flexiones, se debe verificar que los esfuerzos en las planchas de nodos estés dentro de
los límites permisibles.
En la práctica, se elige uno o más secciones que a juicio del proyectista se han
las críticas en las planchas como, y se determina en cada caso los esfuerzos según la
teoría usual de flexión. Suponiendo flexión normal: (según ec. 4.3):

Se debe tener en cuenta, sin embargo que la plancha de nodos no se
comportan como una viga usual, y el análisis de los esfuerzos resulta por lo tanto solo
aproximado.
Si además de los esfuerzos axiales y del momento flector existe corte, debe
también verificarse estos esfuerzos son la ecuación aproximada:

Siendo V la fuerza de corte transmitida por los miembros, y A el área de
sección transversal de la plancha de nodos que resiste. Se debe cumplir:

Resumiendo, se puede hacer una estimación de los esfuerzos cualquier
sección de una plancha de nodo, considerándola cortada en cada dirección que se crea
conveniente. En cada caso, la placa a un lado del corte se trata como un cuerpo libre,
y se estiman los esfuerzos comparándolos con los permisibles, dados por las normas
para esfuerzos axiales, flexión y corte.
E esfuerzo de compresión admisible es función del grado de restricción al
pandeo de las aristas de las planchas de nodos, suministrados por los miembros
concurrentes y por la rigidez misma de la plancha cuando la esbeltez
excesiva, se la debe limitar. L es la longitud de la placa no soportada lateralmente, y r
su radio de giro mínimo. En estos casos se deben cumplir las exigencias de las
normas en lo relativo a la relación luz libre sobre espesor. Cuando el diseño lo exija,
las planchas de nodos se deben rigidizar colocando atiesadores que evitan curvatura o
distorsiones.
Se debe recordar así mismo, que en toda estructura reticulada con varios
nodos, se diseñara el nodo más solicitado y el espesor que resulte de esa plancha de
nodo se soportará como el espesor de todas las demás, evitando así distorsiones
adicionales en la estructura.