Causas de la estupidez

:
…nunca las recuerdo lo suficiente
A modo de introducción, se presentan a continuación 20 categorías o fuentes que conducen al error humano…a la estupidez. Es importante recalcar que todas y cada una de ellas están relacionadas entre sí, lo cual dificulta o imposibilita hablar de estas categorías independientemente unas de las demás. De modo que existe más de una forma en la cual se puede presentar este material al lector, siendo la siguiente organización solo válida en el sentido de que nos ha permitido desarrollar y enriquecer cada uno de los conceptos en el tema bajo enfoque, la estupidez.

1- Falta de información: ¡Rey de todo error! Tiene principio y causa en cosas como el acto de ignorar una necesidad, ignorar las consecuencias de una acción, ignorar el comienzo de una enfermedad, ignorar las leyes o reglas en cualquier actividad donde se participa, desconocer los objetivos, carecer de una o varias fuentes viables de información, etc. Por otra parte, si un ser se aísla demasiado (aislamiento) de la sociedad o de su comunidad, puede perder contacto con la realidad y con fuentes de información necesarias, exponiéndose potencialmente a la estupidez o por el contrario, pero menos probable, éste alcance desatar su genialidad u originalidad. Por ello, en estas cosas siempre hay que considerar y sostener un equilibrio, pues el ser humano es un ser dinámico y no estático, de modo que tiene en sí una dimensión social y una dimensión individual, también otras como la familiar, cultural, de oficio u profesión, natural, sexual, además de otras dimensiones que requieren de un saludable intercambio de información o inter-comunicación. Al considerar la falta de información, no podemos ignorar que el miedo infundado es una de sus peores consecuencias; pocas otras cosas superan la estupidez que esto produce. Si hay algo a lo que no se le debe tener miedo, es al conocimiento, sin ignorar que todo conocimiento tiene una secuencia, un lugar y momento apropiado. La falta de información no es otra cosa que ignorancia. Respecto al tiempo, se puede decir que la ignorancia tiene solo dos vertientes: la ignorancia del pasado y la ignorancia del presente. Es tan importante obtener conocimiento de libros antiguos como agarrar de vez en cuando un libro del presente. Pero, cuidado pues es más fácil ver el error del pasado que del presente y a veces es mejor esperar a que pase el tiempo de moda para saber si un libro presente trascenderá “su ruido inicial”. En suma, es tan importante conocer la historia y las personalidades influyentes o ideales del pasado como la historia, las situaciones y las personalidades e ideales del presente.

2- Información incorrecta: Para evitarlo hay que continuamente preguntarse de donde proviene la información que uno recibe y por qué medios ha sido corroborada. Aquí se pueden incluir a los medios comerciales y la publicidad en masa como promotores de este tipo de información desvirtuada. Información subjetiva como: “tienes mejor vida con esta u otra vestimenta o moda”. La información incorrecta es la base de la ilusión que impide ver la realidad. Es otra causa del miedo y la confusión que alimenta tomar decisiones incorrectas. 3- El exceso de alegría: A una persona demasiado feliz no le importa nada y sin querer invita el peligro y el descuido. Aún así, es una de esas cosas sabrosas disponible para los más libres que saben sostener bien su conciencia. Por otra parte, el exceso de alegría tal vez produzca la dosis de estupidez necesaria para curar el extremo opuesto, la persona muy seria. 4- El enojo: El enojo produce irracionalismo. Surgen las ganas de romper algo, de hacer daño. Surge la necesidad de demostrar que uno está en control y lo puede llegar a expresar de la forma más simple posible: la destrucción. La idea de que “aquello que destruyo está bajo mi control” se manifiesta como una torcida necesidad individual. Puede inducir a hacerse daño uno mismo; cosa muy estúpida. El enojo destruye las relaciones humanas. Sus antídotos pueden ser tan simples como una sincera conversación con un amigo, acostarse a dormir para despertar relajado y recontemplar, un paseo por el parque, hacer cualquier cosa agradable y distraerse, respirar y concentrarse en la respiración. 5- Drogas/Intoxicación: No hay duda de que las drogas alteran la personalidad, entorpecen, pueden afectar la salud, producen sueño/vagancia o nos ponen en un estado ilusorio. Este punto se relaciona simultáneamente con algunas de las otras causas aquí mencionadas. 6- Obsesividad/Compulsividad: Es bueno y es malo, pues te fortaleces en algo particular mientras inevitablemente te haces estúpido en demasiadas otras áreas. Paradójicamente, la compulsividad ha jugado un papel importante en el desarrollo de los conocimientos y logros humanos. 7- El sexo opuesto: Somos todos estúpidos respecto a esto; “el amor es ciego”. Ojo, esto no significa menospreciar este tipo de amor o los sentimientos puros, ni tampoco caer en la estupidez producida por lo opuesto: “Ignorar el amor”. Aun siendo ésta una subcategoría del deseo, es tan significativa que merece ser considerada aparte. El deseo sexual es siempre perseguido y subrayado por la estupidez, surge tan veloz y espontáneamente que se apodera de los sentidos sin dar tiempo a que la conciencia registre “el cambio de mando”.

8- El deseo y la necesidad / la vanidad: Digamos que hay deseos naturales y deseos artificiales/caprichos. Los deseos naturales son aquellos que por lo general son motivados por una genuina necesidad, pero que cuando se abandonan pueden fácilmente situarse por encima de la razón – potentemente impulsados cuando la vida misma se pone en riesgo a causa de ignorar uno de estos- en la jerarquía que estructura la toma de decisiones y las acciones humanas. Es decir, el error humano aumenta proporcionalmente a la medida en que se ignoran las necesidades biológicas fundamentales, pues el peligro a la salud requiere de una velocidad de acción que muchas veces impide el tiempo requerido para procesar información racional o concientemente. Por otra parte, hoy vivimos en la sociedad del consumo, una sociedad plagada por medios de promoción masiva y de una amplia manipulación psicológica toda dirigida hacia un aumento en el consumo. En este marco y acostumbrados o pasivamente tolerantes a un nivel exorbitante de medios publicitarios, televisión, radio, pancartas, etc., el individuo pierde el verdadero sentido de su propia identidad y disminuye su capacidad para elegir entre lo necesario y lo meramente vano. Este envenenamiento psicológico, hace pone prioridad en lo vano, es decir, en aquello que no tiene verdadera necesidad o es sin razón. Ello desemboca en gran estupidez, desintegración moral y ética, individual y social. 9- La moda: Asunto que va de la mano del deseo o vanidad, pero subcategoría que abarca tanto que se hace conveniente distinguirla aparte. Hay modas de pensamientos, modas estéticas o artísticas, modas culturales o sociales, modas lingüísticas o literarias, modas de vestir, modas de estilos de vida, modas y mas modas. Sencillamente, el acto de seguir una moda, es generalmente el acto de abandonar la originalidad propia, de identificarse con la mayoría, de satisfacer la necesidad natural de pertenecer a algo. ¿Cuando estará de moda no seguir la moda? ¿Cuándo estará de moda ser original y diferente? Al menos las modas no son del todo negativas, pues las modas son un gesto de unión cultural o social y como tal presentan, al menos en forma pero no en contenido, la esperanza de que algún día puedan estar de moda la tolerancia, el dialogo, la compasión, la justicia, la armonía social y demás elementos de igual importancia. 10- Las leyes sociales, la constitución y la burocracia: El propósito de la leyes en una sociedad están supuestas a proteger un orden particular, pero su implementación siempre justifica el uso de la fuerza, introduciendo así la notoria 'fuerza bruta'. La ley supone una mentalidad indispuesta a pensar, existe para pensar por los que no piensan, por los que no quieren pensar o contra los que intentan evadirla siendo 'listos', pero a menudo la ley está en directo conflicto con la misma justicia que intenta sostener. Ley sin juicio es un desquicio. 11- Los libros sagrados: Todo libro sagrado o religioso contiene revelaciones o cosas gloriosas y maravillosas como cosas absolutamente absurdas. Estos son libros que no aceptan corrección; libros cerrados. Están destinados al error, a ser anticuados y obsoletos. Se asemejan a las leyes sociales con sus defectos. Muchos de los más sabios de todas las épocas han dejado plasmadas sus contemplaciones e inspiraciones en libros sagrados, como también han participado en estos muchas personas obsesionadas con el orden social, sin excluir a aquellos simplemente interesados en manipular con propósitos personales. La libertad para dudar y cuestionar, junto con el reconocimiento de la verdad en diferentes fuentes, sana contra la tentación absurda de tener que juzgar exclusivamente según una creencia particular.

12- El orgullo: Tanto la búsqueda como la protección del orgullo son motivos de separación o aislamiento individual. Puede uno sentir orgullo sin introducir demasiada estupidez, pero nada peor que estar orgulloso de cosas vanas o incorrectas. El menosprecio es el síndrome del orgulloso y este mal nubla sus ojos ante sus propios errores. 13- El cansancio: Innumerables accidentes son fácilmente atribuidos al cansancio. Es cuando se pierde la capacidad de tener la atención completa, pues el cuerpo necesita reponer sus energías. Por lo tanto, este es otro caso de una subcategoría –de la necesidadcon significancia suficiente para merecer ser tratada aparte. Irónicamente el cansancio no solo sucede por no descansar lo adecuado, sino por descansar más de lo necesario o por malnutrición. Además, parece estar comprobado desde hace mucho que la actividad física es un excelente antídoto al cansancio. En suma, como en todo, es necesario un equilibrio. 14- La confianza excesiva / fiarte demasiado de lo que sabes (creer que sabes): Hay quienes son puro corazón, amor a todo y confían hasta de los lobos…hasta que son mordidos. La idea no es desconfiar de todo, pues eso sería ridículo, la idea es repartir la confianza según el mérito y la necesidad. El fanatismo, incluido aquí, es un tipo de confianza excesiva. La duda es saludable, siempre que inspire la búsqueda de nueva información. Dudar de todo es paranoia, es miedo. Nuevamente, los extremos desvirtúan. Creer que sabes tanto va incrementando tu propio ego hasta que dejas de ver sus frutos nocivos. Ignorar las consecuencias de la confianza excesiva, se manifiesta, por ejemplo, en confiarse demasiado de la tecnología; creer que no falla. “Creer que siempre habrá luz eléctrica”; en otras palabras, creer que dominamos completamente la naturaleza. Confiarse de la relativa estabilidad de la naturaleza. No precaver contra desastres naturales. No anticipar tiempos difíciles. No economizar o crear un fondo de emergencia. Sin importar la magnitud de cualquier belleza, estabilidad u orden, jamás se extingue la posibilidad del caos. Es decir, no se puede eliminar por completo la posibilidad del caos. Los sistemas podrán tener mecanismos adecuados para autoequilibrarse, auto-corregirse o auto-regenerarse, pero los sistemas nunca serán eternos. Otra forma de la confianza excesiva, son nuestras ideas ‘fijas’. Por ejemplo, estar ‘seguro’ de que algo es demasiado complejo cuando no lo es. Esto presenta una ironía, es como no ver la botella del Ketchup cuando abres la nevera y lo tienes de frente; lo difícil es ver lo fácil que es, lo difícil es ver lo obvio. Lo contrario también produce estupidez, pues es asumir que algo es muy simple cuando en realidad requiere de mayor análisis y profundidad. En ambos casos la persona se ve atrapada en una ‘ceguera mental’, por una parte la mente no ve lo que el ojo registra y por otra parte la mente ve o asume cosas que el ojo aún no ha registrado. Así, concluimos lo siguiente: “Es tan malo creer que algo es muy fácil o simple, como creer que algo es demasiado difícil, complicado o inaccesible.”

Las cosas se pierden con gran facilidad, pero es más probable encontrarlas pensando que las puedes encontrar, a encontrarlas pensando que se perdieron para siempre. Por ello, necesitamos buscar la forma de siempre mantener un “equilibrio metal”, evitar los absolutos; dudar, pero sin dudar de todo, creer, pero sin creerlo todo. 15- No saber valorar o proteger las pertenencias, personas o recursos: Usualmente es muy tarde para recuperar aquello que perdiste por no cuidarlo ni darle importancia, para solo luego darte cuenta que lo necesitabas. Es una virtud de un ser humano el ser agradecido por todo aquello que se tiene. Esto incluye el respeto por todos aquellos con quien compartimos; ¡no subestimes nunca!. Todo y todos tienen una forma particular de contribuir en la existencia. Producto de este menosprecio irracional, que va siempre de la mano de una confianza excesiva, es la siguiente fuente de estupidez: No protegerse contra la pérdida de información; no proteger la información. 16- El poder o el dinero: Estos tienden a magnificar el error humano. El dinero no es un demonio y el poder puede ser muy fructífero en manos sabias, pero por factores de ignorancia e inmadurez u otras de las categorías aquí expuestas, estos se traducen en atrocidades, abusos, vicios, necesidades falsas, etc. Hay quien cree que el dinero lo puede todo, proclamen a estos: “el dinero mueve el mundo, pero el amor hace que el movimiento valga la pena.” Hay quien cree que tiene derecho a todo, quien por su poder, siente merecer todo eso que desee y se ahoga a sí mismo en los excesos, abusa de sí y de los demás o de su medio ambiente. Quien se interesa solo en estos, persigue saquear el significado, sentido y valor de todo, solo persigue su propia deshumanización. 17- Las costumbres y cultura: La rutina puede ser un gran impedimento para obtener nuevos entendimientos. No que la rutina sea del todo mal, sino que es saludable de vez en cuando salirse de la rutina y buscar nuevos horizontes o sencillamente revaluar la realidad presente. Es mucho lo que una cultura enriquece y embellece a un pueblo, pero al mismo tiempo la margina y la pone en una marcha autómata que la encierra en fantasías que solo pueden servir los intereses comerciales de unos pocos. La cultura da color a una sociedad, pero al fijarse como ley debe ser siempre guiada por el juicio y nunca superior a este. 18- La prisa / el desespero: Sin culpar a la velocidad que caracteriza a la sociedad de hoy, pues realmente gracias a ello tenemos mejores servicios médicos, mejores sistemas de comunicación, mejores formas de acercarnos a los demás, podemos decir que nunca se tiene demasiado cuidado cuando se pretende hacer tantas cosas a la vez o nos presionamos para ser tan eficientes. ¿En que queda la calidad? ¿Y nuestra calidad de vida? No solo se trata del manejo adecuado del tiempo, se trata revalorar nuestras acciones y medir los posibles efectos desastrosos de tomar medidas sin la contemplación merecida contra la gratificación instantánea de nuestras metas u objetivos. La razón y el pensamiento tienen parámetros de velocidad y cuando se exceden sus límites su necesaria presencia se hace ausente.

19- Hablar demasiado: Hablar y no actuar, hablar y no escuchar, hablar por hablar, son comportamientos tan malos y conducentes a la estupidez como actuar sin contemplar. Es signo de ignorancia, de desorden, de no apreciar el valor de la opinión ajena, de superficialidad, de confianza excesiva, de obsesividad, de exceso de alegría y síntoma de la mayoría de las demás categorías aquí expuestas. Por su puesto, el extremo opuesto es también absurdo, es decir, callar ante todo o reprimir continuamente la opinión propia, tal como es absurdo reprimir todos nuestros deseos o necesidades. Nuevamente, debemos formar nuestra consciencia clamando por el equilibrio, moderar nuestro pensamiento, expresión y acción equilibradamente. 20- El desorden: Es decir, la desorganización. He aquí la principal fuente de confusión. La falta de organización se combate con buenos sistemas de clasificación, con asociaciones útiles y el manejo efectivo del espacio disponible. Es útil adoptar una actitud metódica/sistemática de atacar las situaciones. También es útil atacar el desorden estableciendo metas, prioridades y planificación; estos suelen ser los antídotos más efectivos contra el desorden. Por estas razones, se hace relevante invertir tiempo en conocerse a uno mismo, de modo que se observen las insuficiencias o ventajas, las habilidades o estupideces en uno mismo; estas contemplaciones ayudan a determinar los recursos necesarios, mientras se calibra con firmeza el enfoque personal. Por otra parte, hay que intentar emplear bien el tiempo y evitar procrastinar. En medio del caos, hay que seguir el lema “una cosa a la vez”. Por último y para evitar incluir otra categoría, incluimos aquí el desorden mental, sea una deficiencia congénita o por otras causas que a veces parecen no tener solución. –mis despistes los incluyo aquí - Pero, a veces este último, es en realidad un “desorden mental” de malos modales o costumbres inapropiadas, tan sencillo como el acto de no prestar atención o permitir las interrupciones, especialmente mientras se reciben instrucciones; nunca está de más tomar notas y hacer preguntas. Bueno, todos tenemos un poco de estas deficiencias en mayor o menor grado. Espero que nos ayudemos a recordar estas cosas y los ciclos viciosos que las siguen promoviendo. Es oportuno decir que, mientras más contemplamos la estupidez, menos probabilidad tendremos de equivocarnos o de encarnar la estupidez.
G.Antuan Suárez

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful