You are on page 1of 2

5/29/2014

El misterioso caso de Germán Maggiori

Imprimir

Versión para imprimir

FICCIÓN Martes 27 de agosto de 2013 - 27/08/13

El misterioso caso de Germán Maggiori
Su libro "Entre hombres" acaba de reeditarse. La novela fue publicada en 2001,
desapareció pronto de las librerías y se convirtió en una obra de culto.
Por Gonzalo Garces

El trabajo promete: una partuza con un banquero, un juez y un senador. Les han prometido un
fajo importante de dólares. Los dos travestis, Marilú y Dalila, saben que hay algo peligroso en la
propuesta, pero no pueden dejarla pasar. La joven Yiyí, en cambio, está nerviosa. Apenas la
partuza empieza, superada por la cocaína, muere de un infarto. Una prostituta veinteañera
muerta en una orgía con tres prohombres: la situación es comprometedora. Hay que deshacerse
de los testigos. El Tucumano Cortez mata a tiros a los dos travestis. Los pechos de Marilú
“explotan como pìñatas”. Cuando está por descuartizar a machetazos los cuerpos, el Pájaro —
amigo del Tucumano— se excita con la cara infantil de Yiyí, con la “hendedura calva” de su
entrepierna. Se dirige al cuerpo sin vida mientras le introduce los dedos en la vagina: “Te gusta,
guachita, te gusta como a todas...” Está violando al cadáver cuando el Tucumano lo sorprende y
lo hace volar de una patada en el culo. Proceden a trozar los cadáveres, aplastan los cráneos, le
dan de comer los restos a unos chanchos.
Las escenas que acabo de parafrasear, y que abren la novela Entre hombres , de Germán
Maggiori, contienen más enigmas literarios de los que podría suponerse. El libro se publicó
originalmente en 2001 y tuvo un derrotero curioso: aunque venía avalado por un premio de
prestigio, desapareció pronto de las librerías, pero se convirtió en una obra de culto. En algunos
blogs, como La lectora provisoria, se veneraba a Maggiori. Elsa Drucaroff estuvo entre sus
defensores tempranos; más tarde, también Ricardo Piglia. Yo mismo recibí mi ejemplar de
manera casi clandestina. Ahora la novela acaba de reeditarse y Maggiori es un poco menos
maldito: en Internet empieza a haber una cantidad respetable de entrevistas y notas sobre él.
Pero la perplejidad que produjo la novela, en vez de decrecer con el tiempo, ha aumentado.
¿Cómo un relato que, al menos en los hechos, combina la truculencia con los lugares comunes
llega a convertirse en una suerte de clásico contemporáneo y en una de las novelas más vitales
de la Argentina? Sobre la truculencia supongo que las escenas que cité no dejan mayores dudas.
En cuanto a los lugares comunes: en Entre hombres , jueces y políticos son drogadictos y
prostituyentes; las investigaciones policiales sólo se ponen en marcha cuando se trata de
proteger a un político; un agente de la SIDE tiene retratos de Hitler y Mussolini. Cuando entra
en escena un detective, es cocainómano. Cuando entra en escena un linyera sin piernas, es un
veterano de Malvinas. Siempre sospeché que la novela negra es un género ingrato que nos
avenimos a leer a cambio de sentir que espiamos un mundo inaccesible. Pero cuando todo lo
que nos dicen sobre ese mundo es más o menos lo que ya pensábamos de antemano, ¿en qué
queda el trueque? Sin embargo, Entre hombres cautiva. En realidad, uno siente que la verdad
que late en el libro tiene poco que ver con su aspecto documental. Importa poco que haya
lugares comunes porque esos lugares comunes son la materia con la que Maggiori va a construir
su canción. Las salipicaduras de sangre, de semen, de droga se suceden sin descanso;
promediando el libro, me pareció encontrar una clave.
http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/ficcion/German-Maggiori-Entre-Hombres_0_980301992.html?print=1

1/2

. cuando golpeamos a otro chico o quemamos un hormiguero. Una alegría feroz que solemos intuir en la infancia. nada dador / Achabala. empezamos a percibir en los machetazos. Somos agentes de una vida oscura y brutal. No es la única.5/29/2014 El misterioso caso de Germán Maggiori Un mensaje anónimo procura intimidar al senador (uno de los involucrados en la partuza) con estos versos: “Senador. La misma alegría lívida que siente Silvio Astier al final de El juguete rabioso : “No sé si la gente sentirá la fuerza de la vida como la siento yo.clarin.Directora Ernestina Herrera de Noble http://www.html?print=1 2/2 . si en vez de resistirla nos dejamos llevar por ella.revistaenie.All rights reserved . Ese himno secreto. que partiendo de un mundo angosto y sórdido termina por conectarnos con algo muy vasto. pero en mí hay una alegría. es una de las sorpresas de Entre hombres .com . Hay una alegría en Entre hombres que no tiene nada que ver con el bienestar.” Esa rima infantilmente obscena me pareció un emblema de todo el libro. se come la bala.com/rn/literatura/ficcion/German-Maggiori-Entre-Hombres_0_980301992.html Copyright 1996-2013 Clarín.. Etiquetado como: Germán Maggiori http://www. esa celebración arcaica. las golpizas y los tiros el ritmo de la naturaleza misma.com/literatura/ficcion/German-Maggiori-Entre-Hombres_0_980301992.clarin. Yo no soy un perverso: soy un curioso de esta fuerza que está en mí”.

Related Interests