001002003004005006007008009010011012013014015016017018019020021022023024025026027028029030031032033034035036037038039040041042043044045046047048049050051052053054055056057058059060061062063064065066067068069070071072073074075

-

Los atributos de Jehová Gracias, Jehová “Dios es amor” Un buen nombre ante Dios Cristo, nuestro modelo La oración del siervo de Dios Dedicación cristiana La Cena del Señor ¡Gloria a nuestro Dios, Jehová! “¡Aquí estoy yo! Envíame a mí” Alegremos el corazón de Jehová La promesa de vida eterna Acción de gracias Todo nuevo La creación revela la gloria de Jehová ¡Huyan al Reino de Dios! ¡Avancen, Testigos! El fiel amor de Dios Dios promete un Paraíso Bendice nuestras reuniones Feliz el misericordioso “Jehová es mi Pastor” Jehová es mi fuerza ¡Mantén la vista en el premio! El amor distingue a los cristianos Camina con Dios ¡Ponte del lado de Jehová! La nueva canción Andaré en mi integridad Jehová ha empezado a reinar Somos testigos de Jehová ¡Firmes y constantes! ¡No los temas! Hagamos honor a nuestro nombre Gratitud por la paciencia divina “Lo que Dios ha unido” La Palabra inspirada de Dios Echa tu carga sobre Jehová La paz del pueblo de Dios Busca primero el Reino Adora a Dios en tu juventud Ayudemos a los débiles ¡Firme, alerta y valiente! El gozo de la cosecha ¡Adelante! ¡Jehová es nuestro Rey! Anunciemos las buenas nuevas Caminemos diariamente con Jehová Jehová es tu refugio Dios nos enseña a amar A ti somos fieles, Jehová Protege tu corazón Sirvamos a Dios en unidad La fe que necesitamos ¡Al fin, vida sin fin! Oye mi oración “La meditación de mi corazón” Mi oración de dedicación Dedicados a Dios Jehová te dará fuerzas ¿Qué clase de persona debo ser? ¿A quién servirás? Siempre fieles Vive la verdad “Este es el camino” Serviré a Jehová de todo corazón Ora a Jehová sin cesar Oración del abatido Hazme conocer tus caminos Asegúrate de lo más importante El espíritu santo, regalo de Dios Cultivemos el verdadero amor Amémonos de todo corazón El gozo de Jehová Los motivos de nuestro gozo

076077078079080081082083084085086087088089090091092093094095096097098099100101102103104105106107108109110111112113114115116117118119120121122123124125126127128129130131132133134135-

Jehová, Dios de la paz Sepamos perdonar La gran paciencia El triunfo de la bondad Imitemos la bondad de Jehová “Danos más fe” Seamos humildes como Cristo El valor del autodominio “Quiero” Que Jehová te bendiga Fieles siervas de Dios Seremos uno Los hijos son un regalo de Dios Jehová te exhorta: “Sé sabio, hijo mío” Las canas, hermosa corona Mi Amigo, mi Padre, mi Dios “Predica la palabra” “Resplandezca la luz” Satisfecho con los dones de Dios “Gusten y vean que Jehová es bueno” Busquen a los merecedores ¡Adelante, ministros del Reino! Sembremos las semillas del Reino Alabemos al nuevo Rey de la Tierra Somos los guerreros de Jehová Anunciemos la verdad del Reino Canta la canción del Reino “De casa en casa” Alabemos a Jehová Los cielos proclaman la gloria de Dios La amistad con Jehová Subamos a la montaña de Jehová Alabemos a Jehová por su Reino Alabemos al Primogénito de Jehová Las maravillosas obras de Dios Llamaré Jehová, nuestro gran Dios Agradecidos por la Palabra de Dios El libro de Dios es un tesoro “Éxito en tu camino” La luz va en aumento Necesitamos la instrucción divina “Recíbanse con gusto” Ven a recibir ánimo Jehová bendice al que escucha y obedece Animémonos unos a otros Miles y miles de hermanos Nuestros pastores son un regalo de Dios Sigue la senda de la hospitalidad Sujeción leal al orden divino Una obra de amor Un lugar en honor de tu nombre “La escena de este mundo está cambiando” Aferrémonos a nuestra esperanza El milagro de la vida MP3 AAC Jehová es mi Roca de salvación Canción de victoria Busca al Dios de tu salvación ¿Te ves en el nuevo mundo? Aguantemos hasta el fin

Extraídas una por una de los mp3 de los cánticos © Watchtower Para los que deseen ir estudiando el nuevo cancionero mientras llega el libro de cánticos. Que Jehová os bendiga. Noticias.amigostestigos.com

1 Los atributos de Jehová 1. Inmensa es tu fuerza, Jehová, de vida y luz eres el Manantial. La creación canta tu gran poder. ¡Nadie jamás te va a vencer! 2. Justicia fiel, derecho veraz, las bases son de tu trono real. Tu gran saber resplandece en tu ley, a diario yo la seguiré. 3. Nadie en amor te superará. ¿Cómo podré tus favores pagar? Mis labios, Dios, gloria te cantarán, con devoción te alabarán. 2 Gracias, Jehová 1. Te damos las gracias a diario, Jehová, por tu luz preciosa y tu verdad. Las gracias te damos por la oración y por socorrernos en la aflicción. 2. Te damos las gracias por Cristo Jesús, que al mundo venció por su fe y virtud. Las gracias te damos por guiarnos, Señor, en tus rectas sendas de paz y amor. 3. Te damos las gracias por el gran honor de dar testimonio de tu amor. Las gracias te damos por tu Reino leal, por tantos favores, oh gran Jehová. 3 “Dios es amor” 1. La creación y la Escritura muestran que Dios es amor, y por eso quien no ama no conoce al Creador. El amor es una senda, un camino sin igual, que Jehová nos ha trazado y que no tendrá final. 2. Aunque entregue cuanto tengo o la vida ofrezca yo, no me servirá de nada si no lo hago por amor. El amor no siente envidia ni procura su interés, es amable, bondadoso, servicial y muy cortés. 3. Nunca dejes que en tu pecho crezca el odio ni el rencor; el ejemplo de Dios sigue y ama como él nos amó. Si a Dios amas con el alma, y a tu prójimo también, un caudal de bendiciones sobre ti verás caer.

4 Un buen nombre ante Dios 1. Si un buen nombre te labras ante Dios, serás dichoso, disfrutarás su amor. Viviendo para él, de acuerdo con su ley, darás a su alma un gran placer. 2. Ir tras la fama, el oro y el poder, la gloria vana que en este mundo ves, es simple necedad, correr tras lo irreal; tan solo deja calamidad. 3. En tu memoria, te ruego, oh Jehová, mantén mi nombre por la eternidad. En ti yo confiaré, tu amor proclamaré, y mientras viva, fiel te seré. 5 Cristo, nuestro modelo 1. Al hombre pecador, Jehová mostró su amor: envió a su Hijo, quien nos redimió. Él es pan celestial que vida al mundo da; por él tenemos paz y salvación. 2. Jesús nos enseñó a orar así a Dios: “Oh, santifica tu nombre, Jehová. Tu Reino venga ya, sí, haz tu voluntad y, por favor, danos hoy nuestro pan”. 3. Jesús fortaleció a todo el que le oyó, le dio consuelo, su fe renovó. Sembremos, como él, semillas por doquier; cosecharemos gran satisfacción. 6 La oración del siervo de Dios 1. Padre, Jehová, altísimo Dios, digno es tu nombre de veneración. Eres tan tierno, tan justo y fiel, en ti yo pongo toda mi fe. En ti pongo yo mi fe, Padre tierno, justo y fiel. 2. Tu voluntad enséñame a hacer, a amar tus leyes con mi entero ser. A los humildes quiero buscar y consolarlos con tu verdad. Tu consuelo quiero dar al humilde, oh Jehová. 3. Lléname, Dios, de tu paz y amor, dame también un sabio corazón. Tu compasión deseo mostrar y salvación a todos llevar. Salvación voy a llevar y tu compasión mostrar.

7 Dedicación cristiana 1. El infinito universo lo hiciste tú, Jehová. Son tuyos cielos, tierra y mar, y cuanto en ellos hay. Nos diste vida y aliento, tu mano nos formó, por eso mereces recibir servicio y adoración. 2. El día de su bautismo, Jesús así te oró: “Aquí me tienes para hacer tu voluntad, oh Dios”. Después salió de las aguas ungido como Rey, resuelto a cumplir la comisión de dar a saber tu ley. 3. Te entrego mi vida entera, te pertenece a ti. Servirte es mi mayor placer, no vivo para mí. La sangre de tu Hijo, Cristo, compró mi salvación. Si vivo o si muero, es para ti, mi Gran Dueño y Señor. 8 La Cena del Señor 1. Jehová, Padre omnipotente, es esta una fecha especial. En el día catorce del mes de nisán, tu gloria Israel vio brillar. Comieron cordero de Pascua, marcharon a la libertad. Cristo siglos más tarde su sangre vertió como manso cordero pascual. 2. Señor, ante ti nos hallamos, ovejas de tu gran redil, llenos de gratitud, pues a tu Hijo, Jesús, enviaste a la Tierra a morir. ¡Qué muestra de amor tan sublime! No la olvidaremos jamás. Seguiremos las huellas que Cristo dejó, y la vida sin fin nos darás.

9 ¡Gloria a nuestro Dios, Jehová! 1. ¡Gloria a Dios! ¡Gloria al gran Jehová! ¡Celebremos su santidad! Cerca ya su gran día está, y la alarma tiene que sonar. A los cuatro vientos hay que anunciar que su Hijo reinando está y que bendiciones derramará sobre toda la humanidad. (ESTRIBILLO) ¡Gloria a Dios! ¡Gloria al gran Jehová! ¡A su nombre alabanza da! 2. ¡Gloria a Dios! ¡Gloria al gran Jehová, Soberano fiel y leal! Con valor vamos a cantar su grandeza y su majestad. Si bien su poder no tiene rival, se complace en mostrar bondad. Al arrepentido perdonará y en sus brazos lo estrechará. (ESTRIBILLO) ¡Gloria a Dios! ¡Gloria al gran Jehová! ¡A su nombre alabanza da!

10 “¡Aquí estoy yo! Envíame a mí” 1. Deshonra hoy la humanidad el santo nombre de Jehová; lo pintan como un Dios muy cruel o en él se niegan a creer. “¿En mi defensa, quién saldrá y mi justicia exaltará?” “¡Aquí estoy yo! Envíame. Tu nombre yo defenderé. (ESTRIBILLO) ”Mayor honor no puede haber, no. Yo iré, envíame.” 2. Los necios dicen del Señor que es lento, que no tiene amor; adoran vanos ídolos o al César dan lo que es de Dios. “¿Al malo, quién advertirá del juicio que se acerca ya?” “¡Aquí estoy yo! Envíame. Sin miedo yo le advertiré. (ESTRIBILLO) ”Mayor honor no puede haber, no. Yo iré, envíame.” 3. Los mansos gimen de dolor y al cielo elevan su clamor; ansiosos buscan la verdad que les dará la libertad. “¿Al manso, quién enseñará las buenas nuevas de la paz?” “¡Aquí estoy yo! Envíame. Paciente yo le enseñaré. (ESTRIBILLO) ”Mayor honor no puede haber, no. Yo iré, envíame.” 11 Alegremos el corazón de Jehová 1. Hacer tu voluntad, Jehová, te prometimos tiempo atrás. Si somos sabios al actuar, tu corazón se alegrará. 2. Tu esclavo, tan discreto y fiel, labora con amor y fe. A tiempo el alimento da, nutriéndonos con tu verdad. 3. Tu espíritu concédenos, por tus senderos guíanos. Viviendo solo para ti, te haremos, Padre, muy feliz.

12 La promesa de vida eterna 1. Vida eterna tendremos todos los hijos de Dios. Paz en la Tierra veremos, dicha en vez de dolor. (ESTRIBILLO) No es solo un sueño ni un falso consuelo. Dios lo ha prometido, sin falta lo hará. 2. Dicen muy claro los Salmos que un paraíso vendrá donde por siempre los mansos su morada tendrán. (ESTRIBILLO) No es solo un sueño ni un falso consuelo. Dios lo ha prometido, sin falta lo hará. 3. Cuando regresen los muertos, pena y tristeza se irán. Cuando seamos perfectos, reinará la unidad. (ESTRIBILLO) No es solo un sueño ni un falso consuelo. Dios lo ha prometido, sin falta lo hará.

13 Acción de gracias 1. Gran Soberano, bendito Creador, digno eres tú de alabanza y canción. Desde los cielos escuchas la voz del que te ora con el corazón. Ante tus ojos mis faltas están, mas no por eso la espalda me das. Cristo su sangre por mí derramó; tú me compraste, soy tu posesión. 2. ¡Oh, qué dichoso me siento al morar bajo tu sombra de amor y de paz! Haz que conozca tus sendas, Señor, líbrame con tu verdad del error. Tu fuerte brazo, ¿quién puede doblar? Con él sostienes al débil mortal. Tu santo Reino jamás pasará, tu voluntad en la Tierra se hará. 3. A todo el mundo le quiero contar las bendiciones que pronto traerás: bajo tu Reino no habrá ya dolor, ni muerte ni llanto ni más clamor. Todos los males Jesús quitará, la creación de placer saltará. Gracias te doy con mi humilde oración por ser mi Padre, mi Rey y mi Dios.

14 Todo nuevo 1. Las pruebas demuestran que Cristo está sentado en su trono de majestad. Luchó con el Diablo y lo venció; vendrá pronto nuestra liberación. (ESTRIBILLO) La tienda de Dios estará con toda la humanidad. No habrá ya muerte ni lamento ni llanto ni más sufrimiento. Dios prometió que todo nuevo hará. ¡Lo dijo y lo cumplirá! 2. Contemplen a la Nueva Jerusalén, la novia de Cristo, ¡qué bella es! Las gemas y el oro su adorno son; el Sol no la alumbra, su luz es Dios. (ESTRIBILLO) La tienda de Dios estará con toda la humanidad. No habrá ya muerte ni lamento ni llanto ni más sufrimiento. Dios prometió que todo nuevo hará. ¡Lo dijo y lo cumplirá! 3. Sus puertas jamás se tendrán que cerrar, pues su Dios, Jehová, la defenderá. A su luz los pueblos caminarán; su gloria debemos hoy reflejar. (ESTRIBILLO) La tienda de Dios estará con toda la humanidad. No habrá ya muerte ni lamento ni llanto ni más sufrimiento. Dios prometió que todo nuevo hará. ¡Lo dijo y lo cumplirá!

15 La creación revela la gloria de Jehová 1. Oh Dios, los cielos cuentan tu poder, tu omnipotencia dan a conocer. De día en día, con silente voz, a coro elevan un himno en tu honor. De día en día, con silente voz, a coro elevan un himno en tu honor. 2. Al ver el firmamento, oh Señor, la hermosa Luna y el radiante Sol, nos maravilla que atención le des al ser humano en su pequeñez. Nos maravilla que atención le des al ser humano en su pequeñez. 3. Tu ley es santa, pura y veraz; al que la cumple recompensa das. Su brillo el oro no podrá igualar, ni su dulzura, la miel del panal. Su brillo el oro no podrá igualar, ni su dulzura, la miel del panal. 16 ¡Huyan al Reino de Dios! 1. Oh mansos, busquen al Dios verdadero, busquen justicia y sincera humildad; tal vez así quedarán al abrigo de la destrucción que vendrá. (ESTRIBILLO) Huyan al Reino, refúgiense en él, denle su fiel adhesión. Recibirán protección y cuidado, no verán más aflicción. 2. Si tienen sed de verdad y justicia, no hay por qué continuar en dolor; sigan la senda que Dios ha trazado, sométanse a Cristo, el Señor. (ESTRIBILLO) Huyan al Reino, refúgiense en él, denle su fiel adhesión. Recibirán protección y cuidado, no verán más aflicción. 3. Alcen al fin la cabeza gozosos, todo demuestra que el Reino nació; busquen la luz procedente del cielo y sirvan a Dios con fervor. (ESTRIBILLO) Huyan al Reino, refúgiense en él, denle su fiel adhesión. Recibirán protección y cuidado, no verán más aflicción.

17 ¡Avancen, Testigos! 1. ¡Firmes avancen, testigos de Jehová! Defiendan con celo las nuevas de la paz. El Diablo querrá silenciarlos, no permitan que logre doblegarlos. (ESTRIBILLO) ¡Avancen sin desmayar, siervos de Jehová! Anuncien que pronto un paraíso habrá. En él gozaremos de gran felicidad, pues el mal y el dolor no serán más. 2. El aguerrido soldado del Señor afronta las pruebas con gozo y con valor. No deja que lo manche el mundo y jamás se desvía de su rumbo. (ESTRIBILLO) ¡Avancen sin desmayar, siervos de Jehová! Anuncien que pronto un paraíso habrá. En él gozaremos de gran felicidad, pues el mal y el dolor no serán más. 3. Con arrogancia, los hombres de maldad desprecian a Dios, su gobierno y su verdad. Nosotros su nombre portamos y su Reino orgullosos proclamamos. (ESTRIBILLO) ¡Avancen sin desmayar, siervos de Jehová! Anuncien que pronto un paraíso habrá. En él gozaremos de gran felicidad, pues el mal y el dolor no serán más.

18 El fiel amor de Dios 1. Fiel amor es Jehová, es eterna su bondad. A Su Hijo entregó, con su sangre nos compró, el camino nos abrió a una vida sin dolor. (ESTRIBILLO) Al sediento dice Dios: “Aguas vivas gratis hay”. Sacia en ellas, por favor, tu sed de la verdad. 2. Fiel amor es Jehová, se ve en todo cuanto hay. Fue movido por amor que a Jesús entronizó; su promesa fiel cumplió, sí, el Reino le confió. (ESTRIBILLO) Al sediento dice Dios: “Aguas vivas gratis hay”. Sacia en ellas, por favor, tu sed de la verdad. 3. Fiel amor es Jehová, el modelo que copiar. Al humilde ve a ayudar a poner fe en la verdad, llévale la salvación y el consuelo del Señor. (ESTRIBILLO) Al sediento dice Dios: “Aguas vivas gratis hay”. Sacia en ellas, por favor, tu sed de la verdad.

19 Dios promete un Paraíso 1. Promete Dios un paraíso de dicha y gran felicidad. No reinará más el pecado, la muerte ya no existirá. (ESTRIBILLO) La Tierra va muy pronto a ser un gran jardín, un bello Edén. Será Jesús quien cumplirá la voluntad del Dios veraz. 2. “Conmigo en el Paraíso tú estarás”, dijo el Señor al criminal arrepentido que suplicó su compasión. (ESTRIBILLO) La Tierra va muy pronto a ser un gran jardín, un bello Edén. Será Jesús quien cumplirá la voluntad del Dios veraz. 3. Hoy vemos ya el Paraíso con ojos de radiante fe. De corazón las gracias damos a ti, Jehová, y a Cristo, el Rey. (ESTRIBILLO) La Tierra va muy pronto a ser un gran jardín, un bello Edén. Será Jesús quien cumplirá la voluntad del Dios veraz.

20 Bendice nuestras reuniones 1. Al reunirnos como hermanos, te imploramos, oh Señor, que tu espíritu nos guíe y nos des tu bendición. 2. Haz que tu Palabra santa llene todo nuestro ser, danos una lengua sabia que a tu nombre gloria dé. 3. Anhelamos alabarte juntos en amor y paz, demostrar con nuestras obras que te amamos, gran Jehová. 21 Feliz el misericordioso 1. Aquel que muestra compasión alegra el corazón de Dios. Jamás se cansa de contar que Él muy grande es en bondad, que a su Unigénito mandó a rescatarnos por amor y que, cual Padre tierno y fiel, se apiada del que polvo es. 2. Feliz es quien, igual que Dios, demuestra honda compasión; sus faltas perdonadas son, pues Cristo aboga en su favor. El misericordioso va diciendo a todos la verdad, que el Reino de Dios ya nació, que cerca está la salvación. 3. Al manso se le tratará con gran clemencia, con piedad; de otros se compadeció, de él tendrá Dios compasión. A diario, pues, hay que mostrar misericordia a los demás. Si practicamos tal virtud, copiamos a Jehová y Jesús.

22 “Jehová es mi Pastor” 1. Mi Buen Pastor es Jehová Dios, ningún mal yo temeré; pastor tan tierno como él no hay, sabrá protegerme bien. A frescas aguas me guía, a mi alma sustento da; por los senderos de rectitud mis pasos conducirá. Por los senderos de rectitud mis pasos conducirá. 2. Si voy por un valle oscuro, sin miedo caminaré; mi Gran Pastor anda junto a mí, su vara mi amparo es. Con fino aceite me unta, mi copa hace rebosar; agradecido por su bondad, en su casa he de morar. Agradecido por su bondad, en su casa he de morar. 3. Oh mi Pastor bueno y sabio, te alabo de corazón; tu incomparable ternura es el tema de mi canción. Tu ley es mi gran tesoro, muy dentro la guardaré; a todos les hablaré de ti, mi amado Pastor y Rey. A todos les hablaré de ti, mi amado Pastor y Rey.

23 Jehová es mi fuerza 1. Oh Dios, tú eres mi fuerza y poder, en ti confío con todo mi ser. Fiel testimonio de ti quiero dar aunque la gente no quiera escuchar. (ESTRIBILLO) ¡Mi Roca, Jehová, mi fuerza y poder! Tu ilustre nombre ensalzaré. Omnipotente, glorioso Señor, eres mi torre, mi Libertador. 2. Me regocijo en tu luz y verdad, lumbre que guía mi paso al andar. Tus mandamientos feliz cumpliré, fiel a tu Reino por siempre seré. (ESTRIBILLO) ¡Mi Roca, Jehová, mi fuerza y poder! Tu ilustre nombre ensalzaré. Omnipotente, glorioso Señor, eres mi torre, mi Libertador. 3. Tu voluntad me complazco en hacer pese a la lucha con el Diablo cruel. Aun si la vida me llega a quitar, mi integridad mantendré hasta el final. (ESTRIBILLO) ¡Mi Roca, Jehová, mi fuerza y poder! Tu ilustre nombre ensalzaré. Omnipotente, glorioso Señor, eres mi torre, mi Libertador.

24 ¡Mantén la vista en el premio! 1. El ciego volverá a ver, el sordo oirá también; cual ciervo el cojo saltará, a nadie el duelo embargará. Los campos se recubrirán de rosas, lirios y azafrán. Mantén la vista fija allí, y el premio será para ti. 2. El mudo cantará feliz, y la vejez se habrá de ir; los muertos resucitarán, la bienvenida les darás. Los niños ya no sufrirán, su risa el aire llenará. Mantén la vista fija allí, y el premio será para ti. 3. El lobo y el cordero irán con el leopardo a pastar; al oso y al león podrá un simple niño pastorear. El llanto queda en el ayer; el gozo reina por doquier. Mantén la vista fija allí, y el premio será para ti. 25 El amor distingue a los cristianos 1. Hay una ley que Jesús nos dio: a los demás brindar amor. Es como Cristo mandó vivir; su modelo hay que seguir. ¡Qué gran bondad el Señor mostró! La vida dio y nos salvó. Quien ama al prójimo como Cristo su discípulo prueba ser. 2. No dejaré de expresar amor, ni guardaré ningún rencor. Es una deuda que he de saldar; a Jesús tengo que copiar. Los que, con fe, siguen al Señor han de cumplir Su ley de amor. Lo que distingue a los cristianos es su inquebrantable amor.

26 Camina con Dios 1. Con Dios camina en humildad, evita la altivez; mantén total integridad, demuestra madurez. Si te complaces en su ley y amas la bondad, si aprendes a confiar en él, su mano te guiará. 2. Con Dios camina en santidad, ten puro el corazón; conseguirás su amistad, verás su protección. En lo que es limpio y veraz, la mente has de poner; a lo que es bueno y fraternal, amor le has de tener. 3. Con Dios camina en lealtad confiando en su poder. Confórmate con obtener abrigo y qué comer. Camina siempre con Jehová y entónale canción. Su Reino al justo colmará de dicha y bendición.

27 ¡Ponte del lado de Jehová! 1. En confusión vive la humanidad, bebe la copa de la falsedad. ¡Qué dicha fue conocer la verdad, de Babilonia salir! (ESTRIBILLO) Ponte con firmeza del lado de Dios. Él no te abandona, es tu protector. El Reino de Cristo sal a predicar, pues es la esperanza de la humanidad. 2. A Dios servimos con sumo placer y la semilla sembramos con fe. A nuestro hermano invitamos también a unir su voz en canción. (ESTRIBILLO) Ponte con firmeza del lado de Dios. Él no te abandona, es tu protector. El Reino de Cristo sal a predicar, pues es la esperanza de la humanidad. 3. No sentiremos pavor de Satán, nuestra confianza reposa en Jehová. Aunque sean muchos, no nos vencerán: Dios es refugio y poder. (ESTRIBILLO) Ponte con firmeza del lado de Dios. Él no te abandona, es tu protector. El Reino de Cristo sal a predicar, pues es la esperanza de la humanidad.

28 La nueva canción 1. Cántale a Jehová un himno nuevo, singular; cuenta las proezas que ha hecho y que hará. Él da salvación, su brazo victorioso es, en la causa justa cabalga nuestro Juez. (ESTRIBILLO) ¡Sí, sí, sí!, hoy todos lo han de oír. ¡Sí, sí, sí!, el Reino ya está aquí. 2. Con potente voz, bendice el nombre de Jehová; su justicia alaba, proclama su bondad. Que resuenen ya pandero, arpa y clarín; este canto nuevo entonarás sin fin. (ESTRIBILLO) ¡Sí, sí, sí!, hoy todos lo han de oír. ¡Sí, sí, sí!, el Reino ya está aquí. 3. El inmenso mar, la tierra y toda la creación, canten jubilosos la gloria del Señor. Que los ríos den aplausos al Rey celestial. Montes y colinas, ¡de gozo salten ya! (ESTRIBILLO) ¡Sí, sí, sí!, hoy todos lo han de oír. ¡Sí, sí, sí!, el Reino ya está aquí.

29 Andaré en mi integridad 1. Jehová, mi Dios, te ruego júzgame. En ti confío yo, bien sabes que soy fiel. Observa tú mi mente y corazón; delante de ti están, refínalos, Señor. (ESTRIBILLO) Mi integridad yo mantendré, Jehová; por la eternidad a ti seré leal. 2. Mi amistad al falso nunca di, al hombre desleal yo siempre aborrecí. La vida no me vayas a quitar igual que al pecador que ama la maldad. (ESTRIBILLO) Mi integridad yo mantendré, Jehová; por la eternidad a ti seré leal. 3. Tu casa es lo que más quiero yo, a ella correré buscando tu favor. Y marcharé en torno de tu altar; agradecido a ti, mi voz te cantará. (ESTRIBILLO) Mi integridad yo mantendré, Jehová; por la eternidad a ti seré leal.

30 Jehová ha empezado a reinar 1. ¡Qué tiempo tan singular! ¡Dios ha empezado a reinar! En Sión ha puesto su Piedra Angular. La voz hagamos oír, al mundo hay que decir que Dios a Cristo ha dado toda autoridad. (ESTRIBILLO) ¿Qué nos dará, Jehová, tu Reino? “Felicidad, justicia y paz.” ¿Qué más dará tu santo Reino? “Vida sin fin en hermandad.” ¡Gloria al Dios del universo por su amor y lealtad! 2. Pronto en Armagedón, el Rey, con justo furor, a los malvados los va a destruir. Es hora de predicar, al manso hay que enseñar para que sepa qué camino elegir. (ESTRIBILLO) ¿Qué nos dará, Jehová, tu Reino? “Felicidad, justicia y paz.” ¿Qué más dará tu santo Reino? “Vida sin fin en hermandad.” ¡Gloria al Dios del universo por su amor y lealtad! 3. ¡Aclamen todos al Rey! ¡Pueblos, acaten su ley! Cristo es aquel a quien Dios designó. Recibirá de Jehová la Tierra por heredad; bajo sus pies tendrá la entera creación. (ESTRIBILLO) ¿Qué nos dará, Jehová, tu Reino? “Felicidad, justicia y paz.” ¿Qué más dará tu santo Reino? “Vida sin fin en hermandad.” ¡Gloria al Dios del universo por su amor y lealtad!

31 Somos testigos de Jehová 1. El que no conoce a Dios rinde ciega adoración a una imagen muerta sin ningún valor. ¿Qué dios puede predecir con certeza el porvenir? ¿Quién sus testigos puede mostrar y su divinidad probar? (ESTRIBILLO) ¡Qué honor tan singular ser testigos de Jehová! Sus profecías él cumplirá, nunca nos defraudará. 2. Testimonio damos ya de la fama de Jehová; de su Reino hablamos sin temer jamás. El humilde escuchará el mensaje de la paz y con nosotros entonará las alabanzas de Jehová. (ESTRIBILLO) ¡Qué honor tan singular ser testigos de Jehová! Sus profecías él cumplirá, nunca nos defraudará. 3. Nuestra fiel predicación limpia el nombre del Señor y al impío advierte de la destrucción. Puede hacer que el pecador se arrepienta y vuelva a Dios; por eso es vital anunciar las buenas nuevas sin cesar. (ESTRIBILLO) ¡Qué honor tan singular ser testigos de Jehová! Sus profecías él cumplirá, nunca nos defraudará.

32 ¡Firmes y constantes! 1. El mundo vive en continuo temor, sin vislumbrar un futuro mejor. Nuestra confianza está puesta en Jehová, el Dios de la libertad. (ESTRIBILLO) Firmes tenemos que estar, libres de toda maldad, manteniendo hasta el fin la fe y la integridad. 2. Mil tentaciones nos pone Satán; nunca la guardia debemos bajar. Si procuramos vivir la verdad, Dios protección nos dará. (ESTRIBILLO) Firmes tenemos que estar, libres de toda maldad, manteniendo hasta el fin la fe y la integridad. 3. A Dios adora con el corazón, cumple su encargo con celo y amor. Pronto el malvado ya no existirá, el bien al fin triunfará. (ESTRIBILLO) Firmes tenemos que estar, libres de toda maldad, manteniendo hasta el fin la fe y la integridad.

33 ¡No los temas! 1. ¡Adelante, mis guerreros!, hora es de combatir; con arrojo hay que decir que mi Reino ya está aquí. Ya mi Hijo ha lanzado a la Tierra a Satanás y muy pronto por mil años al abismo lo echará. (ESTRIBILLO) No te asustes, pueblo mío, nadie te podrá vencer, pues la niña de mis ojos eres tú, mi siervo fiel. 2. Aunque usen amenazas para hacerte tropezar o te quieran engañar con su dulce palabrear, no permitas que te entrampen o te hagan vacilar; con mi espíritu y mi fuerza la victoria lograrás. (ESTRIBILLO) No te asustes, pueblo mío, nadie te podrá vencer, pues la niña de mis ojos eres tú, mi siervo fiel. 3. Nunca temas que te olvide, en tu ayuda yo saldré; aun si mueres por tu fe, yo te resucitaré. Quienes matan solo el cuerpo no merecen tu temor; sigue fiel, no desfallezcas, yo seré tu protector. (ESTRIBILLO) No te asustes, pueblo mío, nadie te podrá vencer, pues la niña de mis ojos eres tú, mi siervo fiel.

34 Hagamos honor a nuestro nombre 1. Padre glorioso y omnipotente, incomparable en justicia y amor, fuente infinita de sabiduría, todo en los cielos te ensalza, Señor. Es un deleite poder alabarte, al mundo entero tu Reino anunciar. (ESTRIBILLO) Ser tus testigos es un privilegio, el más preciado tesoro, Jehová. 2. Colaborar en tu santo servicio nos une en lazos de amor fraternal, y reflejar cual espejos tu gloria nos llena el alma de felicidad. Todos tus siervos ansiamos honrarte, dar esplendor a tu nombre sin par. (ESTRIBILLO) Ser tus testigos es un privilegio, el más preciado tesoro, Jehová. 35 Gratitud por la paciencia divina 1. Rey Soberano, mi Gran Señor, de la justicia defensor, ¡cuánto pesar has de sentir cuando a tus hijos ves sufrir! Si has contenido tu gran furor, no es por tardanza, es por amor. Gracias te damos, oh Jehová, por tu paciencia y tu bondad. 2. Mil años son a tu parecer tan solo un día, un ayer; pronto tu juicio llegará, la hora ya fijada está. Tú le das tiempo al pecador para que ablande su corazón; por eso, Dios de rectitud, a ti cantamos con gratitud.

36 “Lo que Dios ha unido” 1. Con gozo y dignidad, dos seres se unen ya, sus vidas entrelazan delante de Jehová. El novio jura amarla con alma y corazón. (ESTRIBILLO) Jamás separe el hombre lo que ha unido Dios. 2. Las Escrituras son su faro orientador; la cuerda de tres hilos completa está con Dios. La novia jura amarlo con alma y corazón. (ESTRIBILLO) Jamás separe el hombre lo que ha unido Dios. 37 La Palabra inspirada de Dios 1. Tu Palabra Santa es luz que alumbra nuestros pies; quien tu ley ame de verdad la libertad encontrará. 2. Inspirada por ti fue para guiarnos en el bien; útil es para corregir, para enseñarnos a vivir. 3. Descubrimos tu amor en sus páginas, Señor; diariamente la aplicaré y así la vida alcanzaré.

38 Echa tu carga sobre Jehová 1. A mi ruego presta oído, no te escondas, oh Jehová; date prisa en responderme, líbrame de la ansiedad. (ESTRIBILLO) Echa sobre Dios tu carga, firme él te mantendrá; no permitirá que caigas, siempre te sustentará. 2. Si pudiera cual paloma alto el vuelo remontar, volaría yo muy lejos de quien busca hacerme mal. (ESTRIBILLO) Echa sobre Dios tu carga, firme él te mantendrá; no permitirá que caigas, siempre te sustentará. 3. Hacia ti mis ojos vuelvo en la angustia y el dolor, porque al justo que te invoca lo socorres con amor. (ESTRIBILLO) Echa sobre Dios tu carga, firme él te mantendrá; no permitirá que caigas, siempre te sustentará.

39 La paz del pueblo de Dios 1. Vamos juntos a alabar al Dios de la paz; en la Tierra hará cesar todo batallar. Su Hijo, el Príncipe de Paz, tierno, manso, leal, borrará la iniquidad, y armonía habrá. 2. La discordia y el temor han quedado atrás, lanzas y espadas son rejas para arar. Quienes aman al Señor saben perdonar, las cadenas del rencor no los atan más. 3. Cristo nos dejó su paz antes de partir, es un fruto espiritual que hay que producir. Entre el pueblo de Jehová ya florece hoy; pronto de ella gozará toda la creación.

40 Busca primero el Reino 1. ¡Qué preciado es para el Padre! ¡Qué placer a él le da! Es el Reino de su Hijo, que traerá felicidad. (ESTRIBILLO) Busca el Reino y Su justicia, dales el primer lugar. A Jehová, tu Dios, alaba, sírvele con lealtad. 2. No te inquietes por la ropa ni por lo que has de comer; te dará Dios estas cosas si en el Reino pones fe. (ESTRIBILLO) Busca el Reino y Su justicia, dales el primer lugar. A Jehová, tu Dios, alaba, sírvele con lealtad. 3. Ve y proclama las noticias del gobierno celestial, que es la única esperanza para la humanidad. (ESTRIBILLO) Busca el Reino y Su justicia, dales el primer lugar. A Jehová, tu Dios, alaba, sírvele con lealtad. 41 Adora a Dios en tu juventud 1. Joven, tú eres de inmenso valor, un gran tesoro a los ojos de Dios. Padres, familia, y amigos también, son prueba de cuánto te quiere Él. 2. Honra a tus padres, que cuidan de ti; trátalos bien, no los hagas sufrir. Oye la voz de tu sabio Creador, te librarás de pesar y dolor. 3. De Dios acuérdate en tu juventud, sigue creciendo en amor y virtud. Tu devoción a Jehová alegrará, y él bendiciones sin fin te dará.

42 Ayudemos a los débiles 1. Todo hombre es pecador: nadie es la excepción; aun así, Jehová nos ve con gran compasión. Muy rico es en bondad, grande en fidelidad. Como él queremos ser demostrando amor. 2. “Si mi hermano débil es, yo lo soy también”, dijo Pablo al compartir el dolor del fiel. Su sangre Cristo dio, a todos nos compró; débiles o fuertes son propiedad de él. 3. A las almas débiles has de socorrer, en lugar de condenar o ver con desdén. Su llanto enjugarás, consuelo les darás. A Jesús imitarás, cumplirás su ley.

43 ¡Firme, alerta y valiente! 1. Siempre firme, siempre alerta, sé valiente hasta el fin; si resistes en la lucha, victorioso has de salir. Cumple el mandamiento del Señor aferrándote a tu comisión. (ESTRIBILLO) Sigue siempre firme y alerta, sé valiente hasta el fin. 2. Siempre firme, siempre alerta, muestra a diario sensatez, sigue la enseñanza sana que te da el esclavo fiel. Oye los consejos que te dé quien te ama y vela por tu bien. (ESTRIBILLO) Sigue siempre firme y alerta, sé valiente hasta el fin. 3. Siempre firme, siempre alerta, defendiendo la verdad; y si el enemigo ataca, tu labor redoblarás. Ve y anuncia que muy cerca está el glorioso día de Jehová. (ESTRIBILLO) Sigue siempre firme y alerta, sé valiente hasta el fin. 44 El gozo de la cosecha 1. Hay que recoger la cosecha, los campos están blancos ya. Los ángeles son segadores, ¡qué gozo poder ayudar! Jesús laboró con gran celo en toda ocasión y lugar. Su ejemplo nos sirve de inspiración: ¡vayamos al campo a segar! 2. Amor a Dios y al semejante es lo que nos debe impulsar. Tenemos que actuar con urgencia: el fin a las puertas está. Obreros de Dios todos somos, mayor privilegio no hay. Aquel que hasta el fin se mantenga fiel su premio sin falta tendrá.

45 ¡Adelante! 1. ¡Adelante, adelante a la madurez! Crece cada vez más en conocimiento y fe. Trata de mejorar siempre tu quehacer, y Dios te bendecirá. El mandato que nos dio el Señor, cumplirás con gran dedicación. Pide a Dios que te dé fuerzas y valor, él no te abandonará. 2. ¡Adelante, adelante, sin desmayar! Buenas nuevas eternas anuncia en todo hogar. A Jehová, nuestro Rey, debes alabar, su mensaje difundir. No sucumbas jamás al temor, nunca aflojes en tu comisión. Deja oír la verdad con potente voz, fiel mantente hasta el fin. 3. ¡Adelante, adelante! ¡Ni un paso atrás! La labor grande es, hazte hábil y capaz. Busca dar lo mejor de ti a Jehová, solo así serás feliz. Por amor ve a buscar con afán al que quiera escuchar la verdad. Con tu ayuda podrá madurez lograr y la vida conseguir.

46 ¡Jehová es nuestro Rey! 1. Jehová, tu nombre celebramos; eres Rey de justicia y rectitud. Con alegre canción te ensalzamos, Señor; tus proezas admirables son. (ESTRIBILLO) Canten hoy a Jehová, tierra, cielo y mar, pues ha comenzado ya a reinar. Canten hoy a Jehová, tierra, cielo y mar, pues ha comenzado ya a reinar. 2. Sabrán los pueblos de la Tierra de tu gloria y tus actos de salvación. La rodilla doblamos delante de ti, nuestro Dios y Soberano Rey. (ESTRIBILLO) Canten hoy a Jehová, tierra, cielo y mar, pues ha comenzado ya a reinar. Canten hoy a Jehová, tierra, cielo y mar, pues ha comenzado ya a reinar. 3. Tu amado Hijo, Jesucristo, en tu santa montaña gobierna ya. A los dioses del mundo los humillarás; ante ti, postrados quedarán. (ESTRIBILLO) Canten hoy a Jehová, tierra, cielo y mar, pues ha comenzado ya a reinar. Canten hoy a Jehová, tierra, cielo y mar, pues ha comenzado ya a reinar. 47 Anunciemos las buenas nuevas 1. Por mucho tiempo, el Reino un secreto fue, mas a nosotros Dios lo ha dado a conocer. ¡Qué gran misericordia demostró Jehová saliendo en auxilio de la humanidad! Él se propuso designar a su Hijo Rey, que su reinado fuera fuente de todo bien. Y una esposa pura y casta le eligió, compuesta de cristianos que él glorificó. 2. Dios quiere que anunciemos buenas nuevas hoy a todo pueblo, tribu, lengua y nación. Los ángeles del cielo a nuestro lado van, llevándonos a quienes buscan la verdad. Santificar el nombre del Señor Jehová es un deber y un honor que no tiene igual. Eternas buenas nuevas proclamemos, pues. Es muy urgente: no hay tiempo que perder.

48 Caminemos diariamente con Jehová 1. Caminemos diariamente de la mano del Señor Jehová. A quien marcha por sus sendas, él lo colma de felicidad. Nuestras vidas dedicamos a servir a nuestro Dios, a cumplir sus mandamientos con el alma y el corazón. 2. Puesto que ya está a las puertas el fin de este mundo malo y cruel, Satanás está empeñado en lograr que muera nuestra fe. Pero Dios es firme roca que nos da seguridad. Si en él nos cobijamos, con su sombra nos cubrirá. 3. Dios nos da preciosos dones: su Palabra, su congregación, su espíritu divino y el poder que brinda la oración. Caminemos de su mano con modestia y humildad, practiquemos la justicia y mostremos amor leal.

49 Jehová es tu refugio 1. Jehová es tu refugio, él te protegerá; si moras a su sombra, tendrás seguridad. Él es tu Rey, tu Defensor, la fuente de tu salvación. Jehová es torre fuerte donde el mal no te alcanzará. 2. Si ves que miles caen a tu alrededor, no temas ni te inquietes: a ti te cuida Dios. El fuego de la destrucción consumirá al malhechor, mas tú serás librado por confiar en tu Salvador. 3. En todos tus caminos, Jehová te guardará; de trampas y terrores, tu Dios te librará. Leones tú pisotearás y víboras aplastarás. Jehová es tu refugio, siempre atento a ti estará.

50 Dios nos enseña a amar 1. Jehová, nuestro Dios, nos puso el modelo del amor, del amor. Es nuestro deber tratar de imitarlo con atención, con atención. La senda de Dios sigamos a diario, gran paz y unidad tendremos a cambio; Jehová nos dará un justo salario. Él es amor, la fuente de amor. 2. Andando con Dios, serás un amigo servicial y leal. La mano darás al necesitado sin vacilar, sin vacilar. Sabrás perdonar a quienes te ofendan, sin alimentar jamás la contienda; así cumplirás con la ley perfecta que Dios nos dio: la ley del amor. 3. Servimos a Dios con alma sincera, con fervor, con ardor. Nos causa placer seguir sus mandatos de corazón, de corazón. A todo lugar las nuevas llevemos, el nombre de Dios al mundo enseñemos, que sepan quién es el Dios verdadero: eso es amor, auténtico amor.

51 A ti somos fieles, Jehová 1. Jehová, Dios eterno, Gran Rey del universo, tus sendas son rectas, no hay nada en ti perverso. Tus bellas promesas las cumplirás, Señor. A ti somos fieles, pues eres el Creador; a tu Reino justo mostramos adhesión. 2. Justicia y derecho son bases de tu trono; amor y verdad van delante de tu rostro. Los mansos aceptan tu invitación con fe. A ti somos fieles, supremo y justo Juez, pues todas tus obras son para nuestro bien. 3. Aunque eres más alto que el cielo de los cielos, a ti acudimos sin miedo ni recelos. Son tus enemigos los que han de temblar. A ti somos fieles por ser el Dios leal. A ti, Padre amado, a ti y a nadie más.

52 Protege tu corazón 1. Protege siempre el corazón, aléjate del mal. Jehová examina tu interior, a él no engañarás. Muy retorcido y traidor es nuestro corazón. Buen juicio debes demostrar y oír la voz de Dios. 2. Prepara bien el corazón, y a Dios podrás hallar. Las gracias dale y cuéntale tus ansias y penar. Estudia su Palabra fiel y en sus caminos ve. Cultiva un recto corazón que sepa obedecer. 3. Los malos pensamientos son veneno destructor; los dichos puros de Jehová son vida y protección. A los leales, Dios dará su tierna amistad. Adóralo con devoción por la eternidad. 53 Sirvamos a Dios en unidad 1. Como ovejas en el redil nos congrega el Dios feliz, y nos une en lazos de paz, de afecto y amistad. De un remanso grato disfrutamos ya. En la obra de nuestro Rey aún nos queda mucho que hacer. Con Jesús, sirvamos a Dios en armoniosa unión. 2. Te rogamos, Padre Jehová, que nos una el mismo pensar, que en nosotros reine el amor y no haya disensión. Paz y armonía nos regalas tú. Al mostrar amor fraternal, la concordia florecerá. Con tu ayuda perdurará por siempre la unidad.

54 La fe que necesitamos 1. En la antigüedad, Jehová utilizó profetas que hablaron por él. Hoy habla por Cristo, nuestro Señor, quien perfecciona la fe. (ESTRIBILLO) ¿Es tu fe vibrante y real? Solo así podrás resistir. ¿Se traduce en obras de amor? Con esa fe podrás sobrevivir. 2. Jesús nos mandó ir a predicar las nuevas a toda nación. Con intrepidez, sin desfallecer, cumplimos nuestra misión. (ESTRIBILLO) ¿Es tu fe vibrante y real? Solo así podrás resistir. ¿Se traduce en obras de amor? Con esa fe podrás sobrevivir. 3. Un ancla segura y firme es la fe en medio de la tempestad. No temas al Diablo ni al mundo hostil y sigue fiel a Jehová. (ESTRIBILLO) ¿Es tu fe vibrante y real? Solo así podrás resistir. ¿Se traduce en obras de amor? Con esa fe podrás sobrevivir.

55 ¡Al fin, vida sin fin! 1. ¿Puedes ver el día en que vivan juntos los pueblos? No más luchar ni guerrear, lo malo ya pasó. (ESTRIBILLO) Canta con emoción, con todo el corazón. Pronto será realidad: ¡vida sin fin, al fin! 2. Gozarás de juventud, fuerzas y lozanía; no más dolor ni clamor, solo felicidad. (ESTRIBILLO) Canta con emoción, con todo el corazón. Pronto será realidad: ¡vida sin fin, al fin! 3. ¡Qué placer! Todo será un feliz paraíso. Exclamarás sin cesar: “¡Gracias, Señor Jehová!”. (ESTRIBILLO) Canta con emoción, con todo el corazón. Pronto será realidad: ¡vida sin fin, al fin! 56 Oye mi oración 1. Oye mi voz, te ruego, Jehová; tuyo es mi ser, soy tu propiedad. Eres mi Dios, mi Rey salvador. (ESTRIBILLO) Llegue a tu trono mi oración. 2. Gracias te doy por un día más, por tu bondad y guía al andar. Para aguantar, te pido valor. (ESTRIBILLO) Llegue a tu trono mi oración. 3. Con rectitud deseo vivir, tu ley está muy dentro de mí. Dame, Señor, por siempre tu amor. (ESTRIBILLO) Llegue a tu trono mi oración.

57 “La meditación de mi corazón” 1. Las puertas de mi corazón te abro, Dios, de par en par. Deseo que mi reflexión te sea grata, oh Jehová. A veces veo amanecer tras largas horas sin dormir, mas calma logro mantener al meditar con fe en ti. 2. Mi mente quiero concentrar en la bondad y la virtud, en la justicia y la verdad; así podré hallar quietud. Tus pensamientos, mi Señor, ¡qué bellos y valiosos son! En tu Palabra de amor meditará mi corazón. 58 Mi oración de dedicación 1. Ten mi corazón, Jehová, cólmalo con tu verdad. Ten mi mente, hazla ver con los ojos de la fe. 2. Ten mis manos y mis pies al servicio de tu ley. Ten mis labios y mi voz, que te ensalcen, oh Señor. 3. Ten mi vida y lo que soy, todo a ti yo te lo doy. Ten mi ser, divino Rey, 59 Dedicados a Dios 1. Jehová nos atrajo a Cristo, nuestro Señor, a él seguiremos desde hoy. Al ver la verdad brillar desde el trono celestial, decidimos renunciar a gustos y comodidad. (ESTRIBILLO) Con gran fe y amor le dedicamos a Dios el alma, la mente y el corazón. 2. En voto solemne prometimos hacer lo que Dios dispone en su ley. No hay mayor felicidad que ser siervos de Jehová, su reinado proclamar y su santo nombre portar. (ESTRIBILLO) Con gran fe y amor le dedicamos a Dios el alma, la mente y el corazón.

60 Jehová te dará fuerzas 1. ¡Con cuánto amor Jehová te atrajo a la verdad! Libró tu mente de la oscuridad. En tu interior, él vio tu gran sinceridad, tu anhelo por cumplir su voluntad. Juraste dedicar tu vida a Dios, y él siempre te dará su protección. (ESTRIBILLO) Por ti pagó un gran precio tu Padre celestial, él fuerzas te dará; Jehová te cuidará. Dios nunca te ha dejado: ¡eres su propiedad! Él fuerzas te dará... Jehová te cuidará. 2. Por ti murió Jesús aunque eras pecador. ¡Qué clara prueba del amor de Dios! Si tu Creador cedió a su Hijo en tu favor, ¿acaso no te infundirá valor? Él no es injusto y nunca olvidará tus años de completa lealtad. (ESTRIBILLO) Por ti pagó un gran precio tu Padre celestial, él fuerzas te dará; Jehová te cuidará. Dios nunca te ha dejado: ¡eres su propiedad! Él fuerzas te dará... Jehová te cuidará. 61 ¿Qué clase de persona debo ser? 1. ¿Qué podría darte, bendito Jehová? ¿Quién puede pagarte tu infinita bondad? Me miro en tu ley, tu Palabra es mi espejo, con gusto me esfuerzo por ser tu reflejo. Mi vida dedico a tu adoración; es lo que más quiero, la mejor decisión. Ser un siervo tuyo y hacerte feliz: no hay un mayor honor para mí. Quiero examinarme, lograr descubrir si estoy alcanzando lo que esperas de mí. Si te soy leal, estaré en tu memoria el día que obtengas, Jehová, la victoria.

62 ¿A quién servirás? 1. ¿A qué dios servirás? ¿A quién vas a obedecer? Aquel a quien rindas devoción será tu amo y señor. Jamás podrás servir a dos amos a la vez: a uno odiarás y al otro amarás; no caigas, pues, en la red. 2. ¿A qué dios servirás? ¿A quién quieres tú ser fiel? ¿Al dios que no lo es, o al Dios veraz? Elige hoy, no esperes más. ¿Al César servirás con ciega fidelidad, o al Dios de verdad obedecerás y le darás tu lealtad? 3. ¿A qué dios sirvo yo? ¡Al único Dios, Jehová! Él es dueño de mi entero ser, a él mis votos pagaré. A Cristo dio por mí, que solo soy un mortal. Es mi decisión dar gloria y honor al nombre del Dios Jehová. 63 Siempre fieles 1. Siempre fieles a Jehová Dios, quien merece nuestro amor, cumpliremos sus mandatos con lealtad y devoción. Dios es fiel y verdadero, es escudo, gloria y sol; él nos guía, nos alumbra y nos da su protección. 2. Siempre fieles al hermano que necesitado está, correremos en su ayuda al instante, sin dudar. Con bondad y con respeto hemos siempre de tratar a los grandes, a los chicos, a la entera hermandad. 3. Siempre fieles a los hombres que ha nombrado el Gran Pastor, seguiremos obedientes su amorosa dirección. Dios concede mil favores a quien muestra lealtad, a quien sirve con Su pueblo en completa unidad.

64 Vive la verdad 1. Si quieres hallar tu camino en la vida, escucha lo que Dios te dice. Cultiva por él un amor sin medida y sigue su guía con fe. (ESTRIBILLO) Vive la verdad, tenla en el corazón. Haz de Dios el centro de tu vida; solo así serás feliz. 2. Jehová premiará todo el tiempo que inviertas al darle a su Reino tus fuerzas. Un gran porvenir tienes hoy a las puertas; verás años de dicha y paz. (ESTRIBILLO) Vive la verdad, tenla en el corazón. Haz de Dios el centro de tu vida; solo así serás feliz. 3. Al lado de Dios somos tan solo niños; permite que él te dirija. Si cumples su ley, te dará su cariño, por siempre te bendecirá. (ESTRIBILLO) Vive la verdad, tenla en el corazón. Haz de Dios el centro de tu vida; solo así serás feliz.

65 “Este es el camino” 1. Hay un camino que conduce a la paz; te lo enseñó el propio Hijo de Jehová. Brilló la luz, la oscuridad se disipó; pudiste ver a tu divino Instructor. (ESTRIBILLO) ¡Es la verdad! ¡Sin duda, es la verdad! La senda sigue sin mirar atrás; contigo marcha tu Dios, Jehová. No busques más, pues esta es la verdad. 2. Hay un camino que conduce al amor; estás en él, no mires a tu alrededor. Detrás de ti, la voz de Dios escucharás diciéndote que no te vayas a desviar. (ESTRIBILLO) ¡Es la verdad! ¡Sin duda, es la verdad! La senda sigue sin mirar atrás; contigo marcha tu Dios, Jehová. No busques más, pues esta es la verdad. 3. Hay un camino que conduce a salvación, no encontrarás ninguna senda superior. Si eres fiel y sigues la ley del Señor, podrás tener eterna vida, paz y amor. (ESTRIBILLO) ¡Es la verdad! ¡Sin duda, es la verdad! La senda sigue sin mirar atrás; contigo marcha tu Dios, Jehová. No busques más, pues esta es la verdad. 66 Serviré a Jehová de todo corazón 1. Oh Jehová, Gran Soberano, eres el Dios a quien honraré. Te prometo mi obediencia; de tu confianza digno seré. Tus mandatos son un deleite. Tuya es mi fiel devoción. (ESTRIBILLO) Dios glorioso, Rey Supremo, te amo con todo mi corazón. 2. Sol y Luna, tierra y cielo, a coro cantan tu gran poder. Mi garganta uno a ellos; tu nombre yo daré a conocer. Nunca dejaré de adorarte; cumpliré mi dedicación. (ESTRIBILLO) Dios glorioso, Rey Supremo, te amo con todo mi corazón.

67 Ora a Jehová sin cesar 1. Ora a Jehová con total humildad, a tus clamores atento estará. Ábrele tu corazón sin temor, cuéntale tus penas y desazón. Ora a Jehová sin cesar. 2. Ora a Jehová, quien la vida te dio, ruégale que te conceda el perdón. Te mirará con inmensa piedad, recordará que eres polvo no más. Ora a Jehová sin cesar. 3. Ora a Jehová sin cansarte jamás, dale las gracias por su gran bondad. Pídele ayuda en la tribulación y que te libre de la tentación. Ora a Jehová sin cesar. 68 Oración del abatido 1. Jehová, te lo suplico, no rechaces mi oración. Mis cargas pesan tanto, me consumo de dolor. Angustias y gemidos han plagado mi existir, por eso humilde vierto mis lamentos ante ti. (ESTRIBILLO) Susténtame en mi penar. Ayúdame a ser leal. Acudo a ti en mi aflicción. Confírmame tu aprobación. 2. Ha sido tu Palabra mi consuelo y mi luz, mis propios sentimientos plasma con exactitud. La fe que infunden tus promesas, dámela, Señor; enséñame que tu amor supera al corazón. (ESTRIBILLO) Susténtame en mi penar. Ayúdame a ser leal. Acudo a ti en mi aflicción. Confírmame tu aprobación.

69 Hazme conocer tus caminos 1. Nos has invitado a tu casa, Señor; venimos a oír tu enseñanza. Tu ley es el sol que nos ilumina, nos llena de fe y esperanza. (ESTRIBILLO) Hazme saber tus sendas, oh Jehová; enséñame a hacer tu voluntad. Tu hermosa voz atento escucharé; de tus caminos nunca me saldré. 2. Beber de tu sabiduría, Jehová, es un verdadero deleite. Gozar de tu luz es nuestro consuelo, es un exquisito banquete. (ESTRIBILLO) Hazme saber tus sendas, oh Jehová; enséñame a hacer tu voluntad. Tu hermosa voz atento escucharé; de tus caminos nunca me saldré. 70 Asegúrate de lo más importante 1. Hoy es vital saber distinguir la verdad de la falsedad, saber también a qué cosas quiere Jehová que des prioridad: que odies el mal y ames el bien, que seas fiel y no descuides jamás la oración, que oigas su voz y a diario leas su justa ley. 2. ¿Qué puede ser de más importancia que hablar del Reino de Dios y hallar a las ovejas perdidas llevándoles salvación? Deben oír y conocer qué han de hacer para obtener libertad de Satán y disfrutar de la amistad del Señor Jehová. 3. Si prestas atención a lo que es primordial, tu fe crecerá, la paz de Dios, que el mundo no alcanza a entender, te protegerá. Líbrate ya de la inquietud, sigue a Jesús, miles de amigos y hermanos tendrás. Y en su bondad, tu Dios, Jehová, velará por ti.

71 El espíritu santo, regalo de Dios 1. Oh Padre amado, Gran Soberano, eres mayor que mi corazón. Lleva mi carga, calma mi angustia. Tu santo espíritu dame, Señor. 2. Bien sé que nadie tu gloria alcanza, soy pecador desde que nací. Por eso imploro que me concedas tu santo espíritu para vivir. 3. Cuando me encuentro débil o triste, tu santa fuerza me da poder. Logro, Jehová, cual águila alzarme, y así servirte sin desfallecer. 72 Cultivemos el verdadero amor 1. El santo espíritu de Jehová produce gozo, paciencia y paz; mas la virtud de mayor valor es un sincero y profundo amor. Talento y dones podré tener, mi fe montañas podrá mover; no importa si hasta la vida doy: si no cultivo amor, nada soy. 2. A las ovejas hay que enseñar con gran bondad y amabilidad; no basta usar solo la razón, hay que apelar a su corazón. Amar es ser tierno, ser cortés, mostrar afecto y fiel interés, jamás sentir celos ni rencor; así es el verdadero amor.

73 Amémonos de todo corazón 1. Al hermano debes amar de forma intensa y cordial, sin egoísmo o mezquindad, de todo corazón. Su dolor aprende a sentir, su alegría a compartir; a cambio habrás de recibir la aprobación de Dios. El amor no debe ser mucho desear y poco hacer. Se demuestra obrando el bien, dando siempre lo mejor. Trata con respeto y honor a niño, joven y mayor. Muestra a tu hermano comprensión; no te fijes en su error, pues también es pecador. 2. El amor sincero y veraz sabe pasar por alto el mal, busca lo bueno en los demás, es noble, puro y fiel. Gran tesoro es la amistad del que le sirve a Jehová, del que no sabe de maldad y a todos hace el bien. El que habla sin pensar hiere como el filo de un puñal, mas debemos perdonar sin guardar ningún rencor. Nuestros lazos de amistad, a diario hemos de estrechar con actos llenos de bondad, imitando el gran amor que nos tiene nuestro Dios.

74 El gozo de Jehová 1. ¡Es la señal! ¡El Reino está a las puertas! Hay que anunciar Armagedón. ¡Con ilusión, alcemos la cabeza! ¡Ya llega la liberación! (ESTRIBILLO) ¡El gozo de Dios es nuestra fuerza! Con firme voz hay que cantar. Felices por la esperanza que nos da, a Jehová debemos alabar. ¡El gozo de Dios es nuestra fuerza! Su nombre hay que proclamar. Vayamos con decisión a pregonar la victoria del Señor Jehová. 2. ¡Fuera el temor! Jehová es poderoso; él nos dará la salvación. ¡Todos en pie, con vítores y aplausos, ovacionemos al Señor! (ESTRIBILLO) ¡El gozo de Dios es nuestra fuerza! Con firme voz hay que cantar. Felices por la esperanza que nos da, a Jehová debemos alabar. ¡El gozo de Dios es nuestra fuerza! Su nombre hay que proclamar. Vayamos con decisión a pregonar la victoria del Señor Jehová.

75 Los motivos de nuestro gozo 1. El pueblo de Dios está alegre, su gozo es mayor cada vez: “las cosas deseables” del mundo acuden a Dios con gran fe. La base de tanta alegría está en la divina verdad, sustento precioso del alma y guía segura al andar. El gozo que Dios nos ofrece es llama de luz celestial, por duras que sean las pruebas, jamás la podrán apagar. (ESTRIBILLO) Mi gozo es un don de Jehová, la fuente infinita de paz. No lo perderé, eterno será si obro con fidelidad. 2. Con fascinación observamos el libro de la creación: los cielos, la tierra y los mares que Dios con su mano formó. El Reino triunfante anunciamos con júbilo a la humanidad, las nuevas de su nacimiento llevamos a todo lugar. Tal como la luz de la aurora disipa la oscuridad, Jesús, el Lucero del Alba, hará la justicia brillar. (ESTRIBILLO) Mi gozo es un don de Jehová, la fuente infinita de paz. No lo perderé, eterno será si obro con fidelidad.

76 Jehová, Dios de la paz 1. Jehová, Dios de la paz, Dios de amor eterno y leal: te suplico que me ayudes y me des serenidad. Confiado vivo yo, pues tu Hijo me compró. Con tu paz insuperable guardarás mi corazón. 2. En vano el mundo va tras la paz y la unidad, mas tu pueblo ya disfruta de este don espiritual. Tu voluntad haré y mis votos cumpliré. Inquietud y frustraciones con tu paz alejaré. 3. Tu mandamiento es el deleite de mi ser; me da fuerzas, me sostiene y mis pasos guía fiel. Rocío matinal es tu paz, Señor Jehová, a mi alma reverdece y me libra de ansiedad. 77 Sepamos perdonar 1. Por amor mandó Dios a su Hijo a morir para dar fin a la muerte y a los hombres redimir. Si a Jehová, arrepentidos, suplicamos el perdón, él nos limpia con la sangre que vertió el Redentor. 2. Dios piedad le muestra al que sabe perdonar, al que es tierno y compasivo y no paga mal por mal. Aprendamos mansedumbre, olvidemos el rencor; las ofensas, aunque muchas, perdonemos por amor. 3. La misericordia, ¡oh divina cualidad!, es vital para el que ansía vida eterna disfrutar. Nos dará Dios su cariño y su compasión también si su ejemplo imitamos perdonando como él.

78 La gran paciencia 1. Celoso de su nombre es nuestro Soberano Dios, y quiere verlo limpio de todo oprobio y deshonor. Por siglos incontables ha aguantado la maldad mostrando a los humanos paciencia sin igual. Que muchos se arrepientan es su razón para esperar; por eso, aprovechemos la gran paciencia de Jehová. 2. Cultiva gran paciencia, adórnate con tal virtud: te librará del odio, a tu alma le dará quietud. El que es paciente busca lo mejor en los demás y en tiempos tormentosos tendrá serenidad. Con otras cualidades que da el espíritu de Dios, imita sin cansarte la gran paciencia del Señor. 79 El triunfo de la bondad 1. En la creación, Jehová demostró potencia sin igual. Mas no hay que temer, pues Dios es amor y su bondad no fallará. 2. Jesús prometió tratar con bondad a quien cansado está. Con gran compasión su sed calmará y las cargas le aliviará. 3. A Dios y a Jesús siempre hay que imitar, copiar su amor leal. Así la maldad no nos vencerá. ¡Será el triunfo de la bondad!

80 Imitemos la bondad de Jehová 1. Nuestro Dios es tierno y dulce, infinito en bondad. No hay defecto ni malicia en su personalidad. Es un Padre compasivo, cariñoso y leal. Por ser tan maravilloso, lo queremos adorar. 2. Como el hombre fue creado a la imagen de Jehová, Sus hermosas cualidades es capaz de reflejar. Cultivemos día a día la bondad de corazón; forma parte del buen fruto del espíritu de Dios. 3. Amarás especialmente a tu hermano en la fe, mas no olvides que a todos deberás hacer el bien. Ve y predica sin prejuicios el mensaje salvador; sé amable y bondadoso imitando al Señor. 81 “Danos más fe” 1. La falta de fe en Dios es un pecado que nos enreda con facilidad. El corazón es falso y traicionero; por eso yo suplicaré a Jehová: (ESTRIBILLO) “Haz que mi fe aumente día a día, ayúdame a hacer tu voluntad. Sí, dame fe, Jehová, yo te lo ruego; así podré andar en tu verdad.” 2. Sin fe jamás podremos agradarle; de sus promesas nunca hay que dudar. Confiando en Dios, su protección tendremos; el porvenir no nos inquietará. (ESTRIBILLO) “Haz que mi fe aumente día a día, ayúdame a hacer tu voluntad. Sí, dame fe, Jehová, yo te lo ruego; así podré andar en tu verdad.”

82 Seamos humildes como Cristo 1. En la Tierra nunca vivió un hombre igual, su alma jamás supo de vanidad. Si bien era el Hijo amado de Dios, paciente y humilde fue de corazón. 2. Al alma agobiada ofrece el Señor consuelo y alivio en su tribulación. El yugo de Cristo no es opresor; es suave y liviano, refleja su amor. 3. “Son todos hermanos”, lo dijo Jesús; por eso, sirvamos con solicitud. Si somos humildes, Jehová nos dará la Tierra en herencia por siempre jamás. 83 El valor del autodominio 1. Es mi deseo servir a mi Dios, mas vivo esclavo de la imperfección. La ley del mal no quiero seguir, de sus cadenas yo voy a huir. 2. Día tras día intenta Satán lograr que la carne me lleve a pecar. ¡Gracias, Jehová, por tu gran poder! Con él, victoria conseguiré. 3. Porto con honra el nombre de Dios; mancharlo no quiero por mi actuación. Su corazón yo puedo alegrar si cuerpo y mente sé dominar. 84 “Quiero” 1. ¡Oh, qué amor Jesús demostró! La gloria del cielo dejó. Descendió a morar con la humanidad, su sangre por ella vertió. El dolor del hombre mortal curó con inmensa piedad. Su misión realizó con gran celo. A Dios dijo él: “Sí, quiero”. 2. ¡Oh, qué amor Jehová demostró! A su esclavo fiel designó. Le mandó pregonar su santa verdad a hombres de toda nación. Con amor debemos buscar a quienes anhelan la paz, y al hermano que pida consuelo, gustosos decir: “Sí, quiero”.

85 Que Jehová te bendiga 1. Servir a Jehová con empeño y fervor es fuente de satisfacción; no obstante, Dios sabe que, a veces, también requiere gran abnegación. Si tú has dejado amigos y hogar, tu Padre en los cielos lo ve. Jehová te regala una bella hermandad y vida en un nuevo Edén. (ESTRIBILLO) Que Jehová te bendiga por tu fe; que recompense tu fidelidad; que con sus alas te guarde él. Jamás te abandona; es el Dios leal. 2. Algunos cristianos solteros están por no haber hallado un amor o por disponer de mayor libertad a fin de servir al Señor. En ciertos momentos pudieran sentir invierno en su corazón. Si ese es tu caso, aquí hallarás cariño, amistad y calor. (ESTRIBILLO) Que Jehová te bendiga por tu fe; que recompense tu fidelidad; que con sus alas te guarde él. Jamás te abandona; es el Dios leal. 86 Fieles siervas de Dios 1. Sara, Ester, María, Rut y otras fueron modelos de fe y lealtad. Su devoción a Dios fue lo principal. De su historia un registro se guardó; de otras no se dice ni su nombre, mas también gozaron del gran amor de Dios. 2. Su fiel amor, bondad y valentía les merecieron la aprobación de Dios. Tales virtudes un bello adorno son. Su ejemplo todos hemos de imitar. Muy amadas son nuestras hermanas. ¡Que Jehová las colme de gran felicidad! 3. Madres, esposas, hijas y hermanas que se desviven por agradar a Dios, sigan mostrando modestia y sumisión. Su labor jamás olvidará Jehová. Si tú eres una fiel cristiana, tenlo por seguro: el premio alcanzarás.

87 Seremos uno 1. ¡Al fin llegó hoy quien será mi eterno amor! ¡Adiós soledad! Mi ansiada y fiel compañía, regalo de Jehová. Éramos dos; ahora seré, junto contigo, un solo ser: en adelante seremos marido y mujer. Nuestra unión complacerá al Señor. Nuestro hogar será oasis de dicha y paz. De bendición nos colmará nuestro Creador por la eternidad. A Dios irá mi alabanza, y siempre tú serás mi amor. 88 Los hijos son un regalo de Dios 1. Si a tu hogar llegó un hijo, recibiste un regalo de Dios, una heredad por la que un día responderás a tu Creador. Jehová es la fuente de la vida: los hijos son también su posesión. Aquellos padres que lo escuchen conseguirán sabia instrucción. (ESTRIBILLO) Tus hijos son un don sagrado que has de cuidar con devoción. Edúcalos en la ley santa, no habrá legado superior. 2. Dios te da sus mandamientos, atesóralos en el corazón; incúlcalos en tus retoños continuamente y con amor. Si estás en casa o vas de viaje, al levantarte y antes de dormir, los grabarás en su memoria; así, felices podrán vivir. (ESTRIBILLO) Tus hijos son un don sagrado que has de cuidar con devoción. Edúcalos en la ley santa, no habrá legado superior.

89 Jehová te exhorta: “Sé sabio, hijo mío” 1. Oh, ven, hijo amado, y dame el corazón; ven, hija querida, entrégame tu amor. La flor de tu vida regálame feliz, al mundo demuestra que vives para mí. (ESTRIBILLO) Me alegrarás, querido hijo, si lo mejor de ti me das. Si me sirves con toda el alma, prometo amarte sin final. 2. Sé sabio, hijo mío, aférrate a mi ley, así al que me insulta, la boca taparé. Si un día tú caes, yo te levantaré, y si te abandonan, a tu lado estaré. (ESTRIBILLO) Me alegrarás, querido hijo, si lo mejor de ti me das. Si me sirves con toda el alma, prometo amarte sin final. 90 Las canas, hermosa corona 1. Contemplamos con amor al anciano fiel. Débiles sus manos son; sólida su fe. Aunque ya no tenga hoy fuerzas como ayer, no lo dejará Jehová ahora en su vejez. (ESTRIBILLO) Oh Señor, recuerda su fiel devoción. Dale tu cariño y tu aprobación. 2. Sus cabellos blancos son signo de honor, la corona de esplendor que le da el Señor. No podemos olvidar que, con fe y virtud, dedicó su vida a Dios en su juventud. (ESTRIBILLO) Oh Señor, recuerda su fiel devoción. Dale tu cariño y tu aprobación.

91 Mi Amigo, mi Padre, mi Dios 1. La vida es dura y cruel, valle de lágrimas y dolor; mas yo he vivido feliz sirviendo al Señor. (ESTRIBILLO) Mi Dios no es injusto para olvidarse de mi obra fiel. De mí no se separa, nunca solo me sentiré. Jehová es mi esperanza, mi fortaleza, mi salvación. Siempre ha sido él mi Amigo, mi Padre y Dios. 2. Mi juventud ya pasó, los días malos llegaron ya; pero la fe que hay en mí no se marchitará. (ESTRIBILLO) Mi Dios no es injusto para olvidarse de mi obra fiel. De mí no se separa, nunca solo me sentiré. Jehová es mi esperanza, mi fortaleza, mi salvación. Siempre ha sido él mi Amigo, mi Padre y Dios.

92 “Predica la palabra” 1. Dios te ha confiado una misión: pregonar las nuevas de salvación. Prepárate para responder a quien te pida cuenta de tu fe. (ESTRIBILLO) ¡Ve a predicar hasta el último confín! Haz saber que muy pronto viene el fin. Anda y di que Jesús gobierna ya. Hazlo, sí. ¡Ve a predicar! 2. En tiempos de dificultad nuestra voz intentarán silenciar. Mas los fieles del supremo Dios jamás nos callaremos por temor. (ESTRIBILLO) ¡Ve a predicar hasta el último confín! Haz saber que muy pronto viene el fin. Anda y di que Jesús gobierna ya. Hazlo, sí. ¡Ve a predicar! 3. En tiempos de favor habrá quienes la verdad querrán escuchar. Proclama el mensaje salvador, al manso instruye siempre con amor. (ESTRIBILLO) ¡Ve a predicar hasta el último confín! Haz saber que muy pronto viene el fin. Anda y di que Jesús gobierna ya. Hazlo, sí. ¡Ve a predicar!

93 “Resplandezca la luz” 1. Como sol radiante, haz brillar tu luz; este es el mandato que nos da Jesús. Nuestras buenas obras han de reflejar el glorioso resplandor del Señor Jehová. 2. Al que está sufriendo en la oscuridad, la verdad del Reino lo consolará. Con dulzura y gracia debes sazonar el mensaje salvador del Rey celestial. 3. La conducta limpia gloria da al Creador; al mundo iluminan nuestra fe y amor. La luz que irradiamos no se apagará; como el oro, brillará por la eternidad. 94 Satisfecho con los dones de Dios 1. Las cosas que te dan placer y alegran tu existir son dones del Altísimo, de nuestro Dios feliz. Las sombras que produce el Sol no cesan de cambiar; mas Dios, el Padre de las luces, él nunca cambiará. 2. Jamás te inquietes por saber con qué vas a vivir; las aves alimenta Dios, él velará por ti. No te dediques a buscar riquezas con afán; conténtate con lo que tengas, Dios no te dejará. 3. La gloria de este mundo es tan solo una ilusión, los bienes que el dinero da no otorgan salvación. Sé rico para con Jehová y nunca perderás: serás feliz en el presente y por la eternidad.

95 “Gusten y vean que Jehová es bueno” 1. Feliz quien a Dios adora, quien siempre le da lo mejor. No deja pasar la oportunidad de hablar de Su Reino de amor. (ESTRIBILLO) La Biblia invita: “Gusta y ve qué bondadoso es Jehová”. Haz cuanto puedas con devoción, y gran ganancia tendrás. 2. Si a tiempo completo sirves, tendrás bendiciones sin par. Confiando en Jehová en toda ocasión, su inmensa bondad palparás. (ESTRIBILLO) La Biblia invita: “Gusta y ve qué bondadoso es Jehová”. Haz cuanto puedas con devoción, y gran ganancia tendrás. 96 Busquen a los merecedores 1. Jesús enseñó cómo hay que anunciar las nuevas del Reino de Dios: “En cada ciudad busquen sin descansar hasta hallar quién es merecedor. Saluden la casa deseándole paz; si es digna, la recibirá. Si no, no se lleven ni el polvo al salir. Otros hay que querrán escuchar”. 2. El que los recibe, recibe a Jesús, y Dios le abrirá el corazón. Su disposición noble y leal lo pondrá en camino de la salvación. Y no se preocupen por qué han de decir, pues Jehová por su boca hablará. Su contestación sazonada con sal al humilde sabrá conquistar.

97 ¡Adelante, ministros del Reino! 1. Prediquen las nuevas del Reino en toda la creación. Ayuden gustosos al manso librándolo del error. No existe mayor privilegio que estar al servicio de Dios. Por eso, no aflojen el paso, proclamen su fe con valor. (ESTRIBILLO) ¡Adelante! Sirvan siempre fieles al Señor Jehová. ¡Adelante! Su glorioso Reino deben anunciar. 2. Avancen, ministros cristianos, jamás den un paso atrás. Siguiendo las huellas del Amo, la vida al final tendrán. Adornen la hermosa enseñanza viviendo con fidelidad. Teniendo a Jehová de su lado, las fuerzas no les fallarán. (ESTRIBILLO) ¡Adelante! Sirvan siempre fieles al Señor Jehová. ¡Adelante! Su glorioso Reino deben anunciar. 3. Las otras ovejas se unen al resto que Dios ungió; son hombres, mujeres y niños que alaban a su Creador. Trabajan con celo en la obra, cumpliendo con su comisión. El Dios de infinita justicia no olvida su fe y devoción. (ESTRIBILLO) ¡Adelante! Sirvan siempre fieles al Señor Jehová. ¡Adelante! Su glorioso Reino deben anunciar.

98 Sembremos las semillas del Reino 1. Oh, vengan, esclavos de Cristo que sirven con todo su ser, trabajen en la obra del Amo y sigan los pasos de él. Esparzan semillas de la verdad, sabiendo que algunas caerán en la tierra blanda de un buen corazón y seguro fructificarán. 2. Habrá corazones cerrados, tan duros como el pedernal; aun si la palabra aceptaran, su gozo será temporal. A otros, los cardos oprimirán, y fruto al final no darán. Su amor al dinero y a lo mundanal puede más que su amor a Jehová. 3. El éxito de tus labores en parte depende de ti. Con mucha paciencia y cariño podrás corazones abrir. En ellos el grano germinará, y a su tiempo fruto verás. Mas no todos rinden igual cantidad; eso sí, gloria a Dios todos dan. 99 Alabemos al nuevo Rey de la Tierra 1. Jesús y su congregación reúnen un gran pueblo de toda tribu y nación que habita bajo el cielo. Nació el Reino del Señor, maravilloso don de Dios. Ya no existirá más el dolor. ¡Hasta volverán los muertos! (ESTRIBILLO) Alabemos a Jehová y a Jesucristo, el Rey, quien su vida por todos dio. Gracias a la sangre que él derramó, tenemos la salvación. 2. “¡Que viva Cristo, el nuevo Rey!”, gritamos jubilosos. El Príncipe de Paz traerá un mundo esplendoroso. Al porvenir hay que mirar de frente, con tranquilidad: la Tierra un bello Edén será. ¡No más llanto ni sollozos! (ESTRIBILLO) Alabemos a Jehová y a Jesucristo, el Rey, quien su vida por todos dio. Gracias a la sangre que él derramó, tenemos la salvación.

100 Somos los guerreros de Jehová 1. Dios tiene sus guerreros, él los libertó; a todo el mundo anuncian que a Jesús coronó. Siempre hacia adelante van, sin retroceder, cada cual avanza con intrepidez. (ESTRIBILLO) Somos guerreros fieles que con Cristo van proclamando alegres: “¡Reina ya Jehová!”. 2. Esta valiente tropa busca con afán a quien suspira y gime al ver tanta maldad. A la oveja sin pastor, que perdida va, al Salón del Reino quieren invitar. (ESTRIBILLO) Somos guerreros fieles que con Cristo van proclamando alegres: “¡Reina ya Jehová!”. 3. Gracias a la armadura que nos da Jehová, la lucha ganaremos contra el mundo y Satán. La cautela debe guiar nuestro caminar, pues el enemigo al acecho está. (ESTRIBILLO) Somos guerreros fieles que con Cristo van proclamando alegres: “¡Reina ya Jehová!”.

101 Anunciemos la verdad del Reino 1. A tientas ya no andamos más. ¡Llegó la luz de la verdad! Del error Dios nos libró y los temores disipó. Nos enseñó a amar su ley, a obedecer a Cristo, el Rey; nos mandó a proclamar Su santo nombre y Su voluntad. Fiel testimonio demos, pues, a todo hombre y mujer; así la luz verán brillar y libertad alcanzarán. A todo el mundo llegará la fama del Señor Jehová. Nuestra voz escucharán en tanto Dios no diga: “Basta ya”. 102 Canta la canción del Reino 1. Un canto hay que exalta la victoria del Rey que Dios en Sión entronizó. Su letra es motivo de esperanza; por eso, ven y deja oír tu voz: (ESTRIBILLO) “¡Gloria a Jehová, supremo Dios! Su Hijo es Rey, ¡aclámalo!”. Apréndete la gran canción del Reino, entónala con firme convicción. 2. Un canto hay que anuncia a voz en cuello que Cristo es Rey por voluntad de Dios. También habrá un sacerdocio santo que heredará el Reino del Señor: (ESTRIBILLO) “¡Gloria a Jehová, supremo Dios! Su Hijo es Rey, ¡aclámalo!”. Apréndete la gran canción del Reino, entónala con firme convicción. 3. Un canto hay en boca de los mansos, al alma es un bálsamo de paz. No hay un rincón en donde no se escuche el dulce son del Reino celestial: (ESTRIBILLO) “¡Gloria a Jehová, supremo Dios! Su Hijo es Rey, ¡aclámalo!”. Apréndete la gran canción del Reino, entónala con firme convicción.

103 “De casa en casa” 1. De casa en casa hay que ir y a todos anunciar que el Hijo amado de Jehová ya comenzó a reinar. A las ovejas del Señor tenemos que buscar llegando al último confín por cielo, tierra y mar. 2. De puerta en puerta se dirá que Dios da salvación a quien su nombre invoca hoy de todo corazón. Mas ¿cómo lo van a invocar si nada saben de él? Así que cumple tu misión y sé un testigo fiel. 3. De casa en casa anunciarás el Reino celestial, y cada cual decidirá si lo quiere aceptar. No todos te van a escuchar, mas no podrán decir: “A mí ninguno me avisó”, pues tú estuviste allí. 104 Alabemos a Jehová 1. Te alabaré, gran Dios, Jehová, por tus regalos a la humanidad. Te cantaré dulce canción, te has revestido de luz y esplendor. ¡Gloria a tu nombre por siempre, Señor! 2. Te alabaré, gran Dios, Jehová, por tus cuidados en la adversidad. Tu brazo es fuerza y sostén. Tu santo espíritu me da poder. ¡Con toda mi alma te engrandeceré! 3. Te alabaré, gran Dios, Jehová, por tu justicia y tu fidelidad. No dejarás rastro del mal; bajo tu Reino la paz triunfará. ¡Toda criatura te adorará!

105 Los cielos proclaman la gloria de Dios 1. Los cielos dan a conocer tu gloria; testigos mudos son de todo tu poder. Con su pregón de confín a confín exaltan tu esplendor sin par y muestran tu saber. 2. Tu justa ley da nueva vida al alma; tus mandamientos son luz en la oscuridad; al corazón le dan paz y placer, pues son más dulces que la miel que fluye del panal. 3. Es tu temor eterno, puro y santo; de mucho más valor que el oro de verdad. Instrúyeme, líbrame del error. Constantemente alabaré tu nombre, oh Jehová. 106 La amistad con Jehová 1. ¿Quién gozará, Jehová, de tu gran amistad? ¿Quién en tu tienda se hospedará? ¿Quién tu favor tendrá? El que confía en ti y en tu Palabra fiel, el que habla siempre con la verdad y a todos hace el bien. 2. ¿Quién logrará, Señor, ante tu trono estar? ¿Quién de alegría y felicidad tu alma llenará? El que anda en tu ley y honra a tu nombre da, el que procede con rectitud y huye de la maldad. 3. Sobre tus hombros, yo mi carga arrojaré. En ti mi alma esperará, miedo no sentiré. Tu amistad, Jehová, gloria y deleite es. Como un tesoro la guardaré. ¡De ti jamás me iré!

107 Subamos a la montaña de Jehová 1. ¡Miren qué alta es la montaña de Jehová! ¡Vean! Se eleva sobre todas las cumbres hoy. Pueblos van hacia allá animando a los demás: “¡Vengan, subamos a la casa de nuestro Dios!”. El Señor prometió que el pequeño sería un millar. Grande es la nación que a su tiempo ha formado Jehová. Miles y miles van por las sendas de la paz. Fieles, prometen acatar su dominación. 2. Cristo nos ordenó la palabra predicar. ¡Vamos! Hay que llegar al más remoto confín. Reina nuestro Señor en su trono celestial. ¡Oigan!, él nos ofrece bendiciones sin fin. ¡Qué emoción contemplar el aumento del pueblo de Dios! Tu labor fruto da, sigue fiel con tu noble misión. A los mansos harás esta alegre invitación: “¡Vamos, a la montaña de Jehová hay que subir!”.

108 Alabemos a Jehová por su Reino 1. Jehová coronó a Jesús, le dio toda autoridad; su trono se funda en justicia; al mundo dará libertad. (ESTRIBILLO) ¡Alaben a Dios por el Reino! ¡Aclamen gozosos al Rey! ¡Ovejas de Cristo, sigan tras él y cumplan su dulce ley! ¡Alaben a Dios por el Reino! Jesús gobernando ya está. Él ensalzará la gloria de Dios, Su nombre enaltecerá. 2. Cristianos ungidos por Dios componen la “novia” fiel; con Cristo estarán en los cielos y harán de la Tierra un vergel. (ESTRIBILLO) ¡Alaben a Dios por el Reino! ¡Aclamen gozosos al Rey! ¡Ovejas de Cristo, sigan tras él y cumplan su dulce ley! ¡Alaben a Dios por el Reino! Jesús gobernando ya está. Él ensalzará la gloria de Dios, Su nombre enaltecerá.

109 Alabemos al Primogénito de Jehová 1. Dios ha coronado a Cristo en el monte Sión. Al pobre hará justicia, dará fin a la opresión. Por el amor tan grande que siente por Jehová, él limpiará Su nombre y lo enaltecerá. (ESTRIBILLO) Alabemos juntos al Rey que Dios consagró, aquel que es el principio de toda la creación. 2. Cristo, por su muerte, a todos nos rescató, abriendo así el camino a la reconciliación. Su novia va vestida de blanco virginal, sus bodas en el cielo darán gloria a Jehová. (ESTRIBILLO) Alabemos juntos al Rey que Dios consagró, aquel que es el principio de toda la creación. 110 Las maravillosas obras de Dios 1. Señor, de mí tú sabes todo, conoces bien mis pasos al andar. Mi corazón es como un libro abierto, mis más ocultos pensamientos sabes ya. Tú me tejiste en lo secreto, allí mis huesos viste tú crecer. Escrito en tu libro todo estaba, tus obras son maravillosas, bien lo sé. Tu gran saber mis labios hoy alaban, tus obras son sublimes, oh Jehová. Si de tu rostro un día quiero irme, ¿adónde iré? No hay ningún lugar. Si subo al cielo, allí te encuentras, y en el Seol, allí también estás; es para ti la noche como el día: de tu presencia nunca me podré ocultar.

111 Llamaré 1. La vida es neblina matinal que pasa con el viento. Sombra fugaz, se va dejando atrás vacío y sufrimiento. ¿Qué esperanza hay si tú mueres hoy? Oye lo que dice Dios: (ESTRIBILLO) “Llamaré tu nombre ansioso, y tú me responderás. La obra de mis manos eres tú. ¡Despierta ya!”. Nuestro Dios está anhelante por volver a contemplar a sus amados hijos, quienes ya no morirán. 2. Aun si se van, Jehová no olvidará a sus amigos nunca. Pronto vendrá el día en que saldrán de sus oscuras tumbas; vida gozarán por la eternidad como prometió Jehová: (ESTRIBILLO) “Llamaré tu nombre ansioso, y tú me responderás. La obra de mis manos eres tú. ¡Despierta ya!”. Nuestro Dios está anhelante por volver a contemplar a sus amados hijos, quienes ya no morirán. 112 Jehová, nuestro gran Dios 1. Santo Jehová Dios, alto y glorioso, te alabamos con canción, rebosantes de emoción. Roca y Refugio, Sol y Escudo, tuya es nuestra devoción. 2. Rey bondadoso, Juez compasivo, tú perdonas el error al humilde pecador. Fuente de vida, luz y justicia, todo muestra tu esplendor. 3. Oh Padre nuestro, venga tu Reino; tierra y cielo alaben ya tu poder y majestad. Santificado sea tu nombre; hágase tu voluntad.

113 Agradecidos por la Palabra de Dios 1. Te damos las gracias, bendito Jehová, por dar tu Palabra de luz y verdad. Tus siervos escribieron, por santa inspiración, tus sabios consejos, tu recta instrucción. 2. Los fieles profetas de la antigüedad son un buen modelo de fe y humildad. Aunque eran imperfectos, vencieron el temor; su historia nos llena de aliento y valor. 3. La Biblia es viva y tiene poder; penetra en lo más hondo de nuestro ser; ve nuestras intenciones y juzga al corazón; nos sirve de guía, nos da protección. 114 El libro de Dios es un tesoro 1. Existe un libro que supera a todos: nos llena el alma de esperanza y paz, los ojos abre a quienes andan “ciegos” y a los “muertos” nueva vida da. Se trata, sí, de la Sagrada Biblia, preciosa gema que Jehová nos dio. Si bien usó la pluma de los hombres, él es su Autor, pues fue quien la inspiró. 2. La Biblia cuenta que Dios hizo el cielo, la fértil tierra y el inmenso mar, y que al principio el hombre fue perfecto, pero el pecado no tardó en entrar. También nos habla sobre cierto ángel que, por soberbia, contra Dios se alzó. Su rebelión hundió al mundo en desgracia, mas el Creador traerá liberación. 3. Vivimos hoy en tiempos tan dichosos: ¡nació por fin el Reino celestial! La salvación ofrece Dios al hombre que quiera obedecer Su voluntad. Las buenas nuevas de este libro vivo son un deleite para el corazón. Feliz aquel que beba de sus aguas: tendrá gran paz y eterna bendición.

115 “Éxito en tu camino” 1. Mi delicia está en tu ley, fuente de vida y paz. Su lectura es un placer, ilumina mi andar. Siempre en ella meditaré, en sus sendas iré. (ESTRIBILLO) Si obedezco tu ley, Jehová, como esperas de mí, cuanto haga prosperará y seré muy feliz. 2. A los reyes de Israel les mandaste escribir una copia de tu gran Ley y tus dichos cumplir. Éxito le darías tú al rey que fuera fiel. (ESTRIBILLO) Si obedezco tu ley, Jehová, como esperas de mí, cuanto haga prosperará y seré muy feliz. 3. Noche y día voy a leer tu Palabra, Señor; alegría y tranquilidad le da a mi corazón. En mi alma se grabará, crecerá así mi fe. (ESTRIBILLO) Si obedezco tu ley, Jehová, como esperas de mí, cuanto haga prosperará y seré muy feliz.

116 La luz va en aumento 1. Los fieles profetas querían saber quién al hombre redimiría. Mediante su espíritu, Dios reveló que un día vendría el Mesías. El día llegó, el Mesías es Rey, las pruebas ya se pueden ver. Son cosas que hasta los ángeles han contemplado con gran interés. (ESTRIBILLO) Tal como la luz de la aurora, que va aumentando en fulgor, así es la senda del justo: la va esclareciendo el Señor. 2. Jehová designó a un esclavo leal que nos alimenta a su tiempo. La luz llega hoy con total claridad, radiante ilumina a su pueblo. Ahora avanzamos sin dificultad con rumbo a la salvación. A Dios ensalzamos por ser fuente de la verdad y de iluminación. (ESTRIBILLO) Tal como la luz de la aurora, que va aumentando en fulgor, así es la senda del justo: la va esclareciendo el Señor. 117 Necesitamos la instrucción divina 1. Si tienes sed de que reine la justicia, si quieres ver un mañana mejor, busca a tu Padre, sacia tu anhelo, bebe del agua de la salvación. 2. Nuestras reuniones jamás abandonemos: en ellas, Dios nos da sabia instrucción, y unos a otros nos animamos a obrar el bien y a tener más amor. 3. Las dulces voces del coro de los mansos cantan un himno en honor de su Dios; ruegan humildes que los eduque, que nunca deje de ser su Instructor.

118 “Recíbanse con gusto” 1. Abro mis brazos y mi corazón a los que escuchan la voz de Dios. Todos tenemos el honor sin par de conocer su ley que nos da vida y paz. 2. ¡Cuánto agradezco al Señor Jehová que nos uniera en fraternidad! Son mis hermanos una bendición; a todos les daré mi lealtad y mi amor. 3. Dios te ha brindado, en su gran bondad, las aguas vivas de la verdad. Mediante Cristo te invitó Jehová; si a ti te atrajo él, mi hermano serás. 119 Ven a recibir ánimo 1. La gente del mundo anda en oscuridad, vagando en total confusión; mas hoy a nosotros nos guía Jehová, nos brinda su iluminación. En nuestras reuniones nutrimos la fe con una esperanza real; cobramos valor para hacer siempre el bien y ánimo para aguantar. Por nada en la vida queremos dejar de estar en la congregación, y menos ahora que tan cerca está el día de la salvación. 2. Si estás abatido, ven a recibir el ánimo que nos da Dios. Recuerda que debes el tiempo adquirir a fin de escuchar su instrucción. Los buenos pastores de ti cuidarán y bien te sabrán orientar. No olvides que siempre a tu lado estará la fiel y amorosa hermandad. Si somos leales, podremos vivir en un paraíso de amor; por eso, vayamos gozosos a oír la sabiduría de Dios.

120 Jehová bendice al que escucha y obedece 1. Las enseñanzas de Cristo nos guían por el camino de la salvación. Quien las escuche tendrá alegría; mas quien las viva tendrá bendición. (ESTRIBILLO) Oye la voz de Jehová, cumple con su voluntad. Cosecharás paz y felicidad por toda la eternidad. 2. El fiel es como la sólida casa que sobre la roca se construyó: las tempestades del mundo aguanta; por su obediencia tendrá bendición. (ESTRIBILLO) Oye la voz de Jehová, cumple con su voluntad. Cosecharás paz y felicidad por toda la eternidad. 3. Tal como árboles junto a riachuelos, que dan el fruto en su estación, los que obedecen al Dios de los cielos eternamente tendrán bendición. (ESTRIBILLO) Oye la voz de Jehová, cumple con su voluntad. Cosecharás paz y felicidad por toda la eternidad.

121 Animémonos unos a otros 1. Al animarnos mutuamente a ser leales a Jehová, se fortalecen nuestros lazos de amor, fraternidad y paz. Por el cariño que nos une, cobramos fuerzas y valor. Remanso donde refugiarnos es la congregación de Dios. 2. Es la palabra dicha a tiempo un bálsamo consolador que amigos fieles y queridos le aplican a tu corazón. ¡Qué bueno trabajar unidos con quienes aman a Jehová! Comparte sus pesadas cargas, confórtalos con tu amistad. 3. Las pruebas claro lo demuestran: se acerca el día de Jehová. Hoy más que nunca es importante reunirse con asiduidad. Servir a Dios es nuestro anhelo, honrarlo por la eternidad. Por eso, junto a tus hermanos, mantén la fe y la integridad. 122 Miles y miles de hermanos 1. Miles y miles de hermanos, ¿quién los podrá contar? Es la gran muchedumbre, que crece sin cesar. Vienen de todas partes con gozo y devoción para alabar a Jehová y Jesús por darles salvación. 2. Miles y miles de hermanos, fieles a la verdad, buenas noticias tienen para la humanidad. Cristo los acompaña en su feliz labor; él les ofrece descanso y paz y un yugo de amor. 3. Miles y miles de hermanos día y noche están sirviendo en los patios del templo de Jehová. Son colaboradores del Dios universal; nunca se cansan de proclamar el Reino celestial.

123 Nuestros pastores son un regalo de Dios 1. Fieles pastores ha dado Dios para velar por ti. Sigue su ejemplo con atención si quieres ser feliz. (ESTRIBILLO) Hombres leales de ardiente fe, que cuidan bien del redil. Tenlos por dignos de doble honor, pues se desvelan por ti. 2. Te guían con acierto y amor, quieren tu bienestar. Si está dolido tu corazón, te curan con bondad. (ESTRIBILLO) Hombres leales de ardiente fe, que cuidan bien del redil. Tenlos por dignos de doble honor, pues se desvelan por ti. 3. Con la Escritura te mostrarán cómo servir a Dios. Te ayudarán a no abandonar la recta adoración. (ESTRIBILLO) Hombres leales de ardiente fe, que cuidan bien del redil. Tenlos por dignos de doble honor, pues se desvelan por ti. 124 Sigue la senda de la hospitalidad 1. Hospitalario es nuestro Dios, Jehová, a todos muestra amor sin parcialidad. Él brinda lluvia y sol a justo y pecador, de gozo llena su corazón. Servir al débil en su necesidad es imitar a Dios en su gran bondad. Tu Padre celestial, que en lo secreto está, te premiará con su bendición. 2. Jamás podrás saber cuánto logrará un simple acto de generosidad. Procura hacer el bien sin importar a quién, sin esperar a cambio un favor. Tal como Lidia, di: “A mi casa ven; albergue te daré y te atenderé”. Tu Padre celestial tus obras mirará y no se olvidará de tu amor.

125 Sujeción leal al orden divino 1. Los felices siervos del Señor Jehová vamos proclamando: “¡Cristo reina ya!”. Dios nos fija el orden que hemos de acatar como pueblo unido, con lealtad total. (ESTRIBILLO) Sé fiel y humilde, siempre a Dios sirve, dale tu corazón. En él confía, sigue su guía con sincera devoción. 2. Para que podamos dar a conocer el mensaje a todos sin desfallecer, Dios nos brinda ayuda con su gran poder y la clara guía del esclavo fiel. (ESTRIBILLO) Sé fiel y humilde, siempre a Dios sirve, dale tu corazón. En él confía, sigue su guía con sincera devoción. 126 Una obra de amor 1. ¡Qué día tan especial, amado Padre celestial! Escucha, por favor, nuestra voz, Rey universal. Pusiste tu bendición sobre esta humilde construcción. La hicimos con amor, con fervor, llenos de ilusión. (ESTRIBILLO) Hacerte esta hermosa casa fue un honor muy singular. Es un placer, Señor, servirte y proclamar tu majestad, gran Dios, Jehová. 2. No olvidaremos jamás los nuevos lazos de amistad, las caras de emoción, el amor, la felicidad. Tu santo espíritu, Dios, nos dio energías, nos unió. ¡La gloria vaya a ti, solo a ti, nuestro Gran Creador! (ESTRIBILLO) Hacerte esta hermosa casa fue un honor muy singular. Es un placer, Señor, servirte y proclamar tu majestad, gran Dios, Jehová.

127 Un lugar en honor de tu nombre 1. Nos llena, Jehová, de alegría brindarte este lindo lugar, construido en honor de tu nombre, reflejo de tu santidad. De ti vino lo necesario: recursos, destreza y vigor; tu espíritu lo hizo posible; el mérito es tuyo, Señor. (ESTRIBILLO) Será tu casa, eterno Dios, tu nombre enaltecerá. La dedicamos en tu honor, Soberano Rey, Jehová. 2. A este lugar tan sagrado, los mansos querrán acudir. Tus siervos vendrán jubilosos a fin de aprender más de ti. Jehová, te rogamos que aceptes el fruto de nuestra labor; sin labios dará testimonio de tu dignidad y esplendor. (ESTRIBILLO) Será tu casa, eterno Dios, tu nombre enaltecerá. La dedicamos en tu honor, Soberano Rey, Jehová. 128 “La escena de este mundo está cambiando” 1. La muerte, el mal y el pecado al hombre han esclavizado, mas Dios su amor ha mostrado al darnos al Redentor. (ESTRIBILLO) La escena del mundo ya cambia, Dios colmará nuestras ansias de una vida mejor. 2. El mundo está agonizante, su fin se avista adelante. El Reino de Dios triunfante nos traerá bendición. (ESTRIBILLO) La escena del mundo ya cambia, Dios colmará nuestras ansias de una vida mejor.

129 Aferrémonos a nuestra esperanza 1. Los hombres son prisioneros del pecado, a los problemas no encuentran solución. Todos sus planes han sido un fracaso; lejos están de la salvación. (ESTRIBILLO) ¡Canta feliz, pues el Reino está aquí y Cristo nos brinda un gran porvenir! Ya no verás más dolor ni maldad; sé fuerte y aférrate siempre a Jehová. 2. En la tormenta no has de perder la calma: el nuevo mundo ya puedes divisar. Esta esperanza es el ancla del alma, que te protege de naufragar. (ESTRIBILLO) ¡Canta feliz, pues el Reino está aquí y Cristo nos brinda un gran porvenir! Ya no verás más dolor ni maldad; sé fuerte y aférrate siempre a Jehová. 130 El milagro de la vida 1. Nace un bebé; brota una flor; cae la lluvia; sale el Sol: ¡qué bendición! El Creador nos da aire, tierra y mar; cada día es un hermoso don de Jehová. (ESTRIBILLO) Y ¿cómo pagaré la bondad de Dios? Le daré mi obediencia y mi corazón. Vivir es un placer, es un privilegio, regalo del Señor, milagro de Jehová. 2. En la vida habrá quien se cansará, quien dirá: “Maldice a Dios y muere ya”. Como Job seré; no me rendiré y las gracias por la vida siempre daré. (ESTRIBILLO) Y ¿cómo pagaré la bondad de Dios? Amaré al semejante con el corazón. Vivir es un placer, es un privilegio, regalo del Señor, milagro de Jehová.

131 Jehová es mi Roca de salvación 1. Señor, tú siempre has sido mi Libertador, mi fuente de poder, mi escudo protector. En todo el universo no hay ni habrá, oh Jehová, quien pueda ser tu igual. (ESTRIBILLO) Mi Roca de salvación es Jehová Dios. El mundo verá Su poder y majestad. Mi garganta y mi corazón quieren cantar y Su nombre a los cuatro vientos proclamar. 2. La sombra de la muerte viene tras de mí; Altísimo Señor, a ti voy a acudir, y desde tu gran templo me escucharás y vendrás; no temeré jamás. (ESTRIBILLO) Mi Roca de salvación es Jehová Dios. El mundo verá Su poder y majestad. Mi garganta y mi corazón quieren cantar y Su nombre a los cuatro vientos proclamar. 3. Tu voz divina desde el cielo tronará; podremos presenciar el fin de la maldad. Tus crueles enemigos se aterrarán, morirán; tú nos traerás la paz. (ESTRIBILLO) Mi Roca de salvación es Jehová Dios. El mundo verá Su poder y majestad. Mi garganta y mi corazón quieren cantar y Su nombre a los cuatro vientos proclamar. 132 Canción de victoria 1. ¡Canten tu gloria! ¡Tu nombre sublime celebren! Hundiste a Faraón y a sus tropas en el mar. Dios invencible, ninguno a ti se compara. Tu pueblo anunciará tu grandeza y majestad. (ESTRIBILLO) Jehová, mi Dios, no cambias jamás; el mismo siempre, por la eternidad. Al enemigo lo avergonzarás, tu nombre santificarás. 2. Todos los pueblos se oponen a ti, Rey Supremo; mas como Faraón, su final encontrarán. Cuando los venzas el día de tu gran batalla, tendrán que conocer que tu nombre es Jehová. (ESTRIBILLO) Jehová, mi Dios, no cambias jamás; el mismo siempre, por la eternidad. Al enemigo lo avergonzarás, tu nombre santificarás.

133 Busca al Dios de tu salvación 1. Los pueblos marchan hoy unidos en rebelión; en vano intentan combatir al Rey que Dios eligió. Van rumbo a su final, su día agoniza ya. Jesús será el gran vencedor, su cetro los quebrará. (ESTRIBILLO) Oh, busca a Dios, tu Salvador, acude a él por protección; lo que es justo haz, muéstrate leal, a su Reino da tu adhesión. Oculto él te mantendrá de la destrucción. 2. Es hora de elegir a quién le vas a servir. Si buscas a Jehová, tu Dios, tendrás un gran porvenir. No dejes que el temor se aloje en tu corazón. Camina siempre con rectitud, y Dios oirá tu clamor. (ESTRIBILLO) Oh, busca a Dios, tu Salvador, acude a él por protección; lo que es justo haz, muéstrate leal, a su Reino da tu adhesión. Oculto él te mantendrá de la destrucción.

134 ¿Te ves en el nuevo mundo? 1. Me veo allí, te veo a ti. Un mundo nuevo empieza a latir. ¡Qué gran placer vivir en paz y disfrutar de la libertad! No más dolor, no más crueldad, tal como lo prometió Jehová. No cabe en mi pecho la felicidad, y como un torrente, mi voz te alabará: (ESTRIBILLO) “Por ti, oh Jehová, mediante Jesús, un mundo nuevo ha visto la luz. La gloria y el honor siempre tuyos serán. Jamás dejaré de exaltar tu majestad”. 2. Me veo allí, te veo a ti. Un mundo nuevo contemplo feliz. Se fue el pesar, se fue el temor, el mundo viejo por fin pasó. No es ilusión, es muy real, ya mora Dios con la humanidad. Muy pronto, los muertos van a despertar y junto a nosotros gozosos cantarán: (ESTRIBILLO) “Por ti, oh Jehová, mediante Jesús, un mundo nuevo ha visto la luz. La gloria y el honor siempre tuyos serán. Jamás dejaré de exaltar tu majestad”. 135 Aguantemos hasta el fin 1. El fin ya pronto llegará; hay que perseverar. En las promesas de Jehová debemos siempre confiar. A diario hay que recordar que el gran día cerca está. Al mantener integridad, la fe se refinará. 2. En la batalla de la fe tenemos que vencer. El celo por servir al Rey jamás queremos perder. Librémonos con decisión de las dudas y el temor. Nos fortalecerá el Señor; él es nuestro Salvador. 3. Dios en su libro anotará el nombre del leal. La vida eterna le dará si aguanta hasta el final. Si vigilamos con tesón nuestra mente y corazón, Jehová nos colmará de amor, tendremos su bendición.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful