P. 1
PresentaciÓn

PresentaciÓn

|Views: 3,959|Likes:
Published by AndreaMolinaDurán

More info:

Published by: AndreaMolinaDurán on Jan 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/14/2013

pdf

text

original

Una encuesta presentada durante un congreso de la
Federación Española de Sociedades de Nutrición,
Alimentación y Dietética (FESNAD), celebrado en Madrid
reveló que las propiedades nutricionales de los alimentos,
incluidos los nuevos conceptos alimentarios que forman
la dieta española, son bien conocidas por la sociedad, sin
embargo apenas el 35% sigue unas pautas correctas de
alimentación.

A lo que parece, como afirman muchos expertos, nuestros
frigoríficos están llenos pero, en general, comemos mal
por ignorancia y por falta de interés. Y es que existe la
impresión de que los hábitos alimentarios de la población
española han sufrido cambios en los últimos años, no tanto
del consumo energético total, sino en cuanto a los
porcentajes de los nutrientes energéticos, con un aumento
en el consumo de proteínas de origen animal y de las grasas
y una disminución de los hidratos de carbono de cadena
larga, las proteínas vegetales y de pescado y la fibra
alimentaria.

AF Libros Alim Funcionales_1.qxd:AF Libro Alimentos Funcionales 29/11/07 11:06 Página 17

ALIMENTOS FUNCIONALES

18

Además, durante los últimos años la sociedad ha ido
variando sus hábitos alimentarios en parte por la publicidad
agresiva de quienes promocionan la llamada “comida
basura” y también, no hay que olvidarlo, por otras razones
como la aparición de nuevas tecnologías de conservación,
aumento del poder adquisitivo y el boom de los restaurantes
de comida rápida. La modificación producida en las
costumbres alimentarias puede estar originada por el
cambio de la transmisión exclusivamente oral de madre a
hija, a una transmisión mediante los medios de comunicación
y con mensajes que conforman el triángulo salud, estética
y gastronomía; mensajes muchas veces contradictorios
que reflejan más que lo mejor para comer, lo mejor para
vender.

Los cambios se han producido, sobre todo, en las tres
últimas generaciones, observándose en los niños una
ingesta muy pobre en pescado, frutas y verduras y una
mayor ingesta de bollería y grasas saturadas. Dichas varia-
ciones, entre otras cosas, han hecho que se eleve el número
de adolescentes con sobrepeso a través de una incidencia
sobre un patrón lipídico con mayor riesgo aterogénico.
Esto es importante porque existen muchos datos científicos
que avalan la tesis que conecta la enfermedad cardíacacon
la obesidad y la aterosclerosis. De hecho, las lesiones
ateroscleróticas en adulto son el estado final de lesiones
que se iniciaron en la infancia y, como han demostrado
muchos estudios, una rebaja en el peso corporal, a través
de una dieta equilibrada y la realización de ejercicio físico
moderado, reduce significativamente el riesgo cardio-
vascular.Es lo que llamaríamos hábitos funcionales que
redundan en una mejoría evidente de la salud a través de
la prevención de la enfermedad.

En todo caso, los cambios en los hábitos de vida erró-
neos pueden tardar generaciones en cambiarse por eso es
preciso empezar cuanto antes. Varios estudios realizados
en Estados Unidos parecen confirmar que entre los 5 y 10
años de edad es la etapa en la que se establecen las conduc-
tas humanas desde el respeto a los otros o la tolerancia,a
los hábitos relacionados con la salud. Es por ello que,
como propone el profesor Fuster, sería necesario incre-
mentar la formación y la información en este grupo de
edad en casa, en el colegio y a través de programas de
televisión educativos como los lunnies o antes barrio sésamo.

Pero, ¿qué pasa con el resto?; es decir con la prevención
secundaria en individuos que ya tienen malos hábitos, pues
tal vez la respuesta quizá esté en lo que este experto llama
la polipíldora. Es decir, ya que es un hecho que las campañas
para alimentarse de forma sana, controlar el peso corporal
y hacer ejercicio físico sólo calan en un 30 % de la población,
lo mejor sería crear una píldora que integrara toda la
medicación que protegiera al paciente.

En el caso de la población “sana” y la alimentación, esa
“polipíldora” podrían ser los Alimentos Funcionales que
suplen, en su composición, las carencias de sustancias
nutracéuticas y funcionales que no consumimos diariamente
por realizar una alimentación inadecuada.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->