Mi biografía.

Un día de agosto, 27 de agosto para ser precisos de 1996 mi madre, una mujer de
mediados de los treinta, sufría en el hospital a tantas horas de la noche pues su
primer hijo, en este caso hija venía en camino. Y a los 8 y pico de la noche, una
niña -yo- nacía, su nombre Dana Chávez Pascual.
Honestamente mi niñez es un poco vacía y borrosa, y no es que fuera triste, al
menos yo no la recuerdo así. Sin embargo, hay ciertos aspectos que recuerdo con
claridad. Además de que mi mamás me solía platicar al respecto.
Algo que recuerdo era que en el Kinder era que las maestras me ponían a ayudar
a los niños a hacer sus trabajos, pues en ese entonces yo sabía hacer que apenas
nos enseñaban, algo que me gustaba mucho, por esta misma razón mi madre
solía platicarme que siempre antes de irme arrancaba flores del patio y no me iba
hasta que todos mis maestros tuvieran una flor.
En mis años de Kinder también recuerdo que me aterraba la oscuridad, esto se
debía a que por mi culpa, ambos padres trabajaban y me dejaban sola por la
noche y no verlos me asustaba.
De allí en más n es mucho lo que recuerdo, fue una niñez difícil en varios
aspectos, pero con todo mi familia y yo hemos salido adelante. Mi familia, la cual
consta de mi padre Ernesto Chávez, Verónica Marina Pascual, y mis dos
hermanas, Madison Chávez y Andrea Chávez.
Durante mis años de infancia descubrí el inglés y desde los 8 años comencé a ir a
cursos de inglés, pero no fue hasta los 12 años que inicie oficialmente a estudiarlo.
Durante ms seis años estudiando inglés no presenté ningún problema excepto una
vez en la que una maestra me gritó, pero en esos momentos era más impertinente
de lo que ya soy, y le grité aún más fuerte por lo que le llamaron a mi mamá.
Por este tiempo fue cuando me di cuenta que era problemática pues en primaria
solía meterme en problemas. Sin embargo no era así. Todo comenzó con un niño
que solía jalarme el cabello, recuerdo que le lloraba a mi mamá, pero como ella
trabajaba no podía ir a mi escuela como me hubiese gustado, entonces mi papá
me dijo "¡pégale!" en broma pues sabía que yo era tranquila, hasta que al día
siguiente la directora le llamó a mis padres pues "me había metido en problemas".
La sorpresa para mi madre fue que había golpeado al niño tanto que le había roto
la playera. Recuerdo sentirme orgullosa, para cuando mi mamá me dijo que me
disculpara no entendía porqué si había hecho lo que mi papá me había dicho así
que me molestó y para contribuir a eso mi maestra decidió que abrazarlo en son
de paz era lo mejor. Lo cual odie tanto y hasta la fecha lo recuerdo tan claro que

aún siento remordimiento hacía la maestra al hacerme abrazar a un niño que me
maltrataba.
Ya en secundaria tuve momentos aún más difícil ya que en esos momentos no
tenía bien definido que era, más bien quién era. Fue tanto el desvío que tuve que
terminé siendo "maleante" tenía un grupito von el que hacíamos una que otra
"travesura". Después de tajo salí de esos días "negros"
Ya para finales de segundo año mis notas aumentaron y para tercer año era de las
más aplicadas.
En prepa toda mi vida cambió pues mis padres decidieron meterme a una escuela
privada. En donde no conocía a nadie y pensé que serían años difíciles pero
resultaron los mejores. En primer año yo era un desmadre, así literal. Mi promedio
bajo pero nuevamente pero no tanto. Ya en segundo mi promedio subió pues mi
"banda" se mudó a otro colegio. Y yo terminé teniendo de amigos a las más
aplicadas.
Durante los dos años restante fueron realmente divertidos incluso el último año en
el que estuve en mi bachiller solo con otro chico que me caía un poquito mal, de
igual forma en este año todo cambió cuando una chica nueva entró. La cual
iluminó cada día hasta que salí.
Hasta la prepa es cuando obtuve estabilidad, pues toda mi vida he presentado
cambios pero no en primer plano, los cambios eran en mi otra escuela, la d e
inglés. Durante toda secundaria mi grupo aumentó, decreció y se extinguió, lo que
me llevaba a cambiarme de salón y maestro frecuentemente. En esos años conocí
muchísimas personas, entre ellos mi casi novio y mi actual mejor amiga.
No diré que mi niñez fue difícil solo un poco cambiante y llena de cosas feas y
complicadas para una niña de diez años, pero ya después en secundaria fue
mejorando pues aunque me desvié hice muy buenas amistades.
El porqué decidí ser educadora comenzó en Kinder cuando mis maestras me
hacían ayudarle a los niños, entonces desde muy pequeña quise que cuando
fuera mayor también le ayudase a los niños.