P. 1
Thermodynamic of electromagnetic radiation on a curved space-time

Thermodynamic of electromagnetic radiation on a curved space-time

|Views: 70|Likes:
study of Thermodynamic of electromagnetic radiation on a curved space-time
study of Thermodynamic of electromagnetic radiation on a curved space-time

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: wilson alexander rojas castillo on Jan 19, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/24/2010

pdf

text

original

TERMODIN

´
AMICA DE UN GAS DE
FOTONES EN LA VECINDAD DE UNA
SUPERFICIE DE SCHWARZSCHILD
wilson alexander rojas castillo
c
´
odigo 189453
Universidad Nacional de Colombia
Facultad de Ciencias
Observatorio Astron´ omico Nacional
Bogot´ a, Colombia
2009
TERMODIN
´
AMICA DE UN GAS DE
FOTONES EN LA VECINDAD DE UNA
SUPERFICIE DE SCHWARZSCHILD
wilson alexander rojas castillo
c
´
odigo 189453
tesis de maestr´ıa sometido como
requisito para optar al grado de
Mag´ıster en Ciencias - Astronom´ıa
director
jose robel arenas
Universidad Nacional de Colombia
Facultad de Ciencias
Observatorio Astron´ omico Nacional
Bogot´ a, Colombia
2009
jonathan
TABLA DE CONTENIDO
1. Introducci´on 5
1.1. Descripci´ on del Problema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.2. Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.2.1. Objetivo general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.2.2. Objetivos espec´ıficos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.3. Formulaci´on del problema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.4. Leyes de los agujeros negros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
1.5. Cuatro leyes de los agujeros negros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
2. El cuanto de radiaci´on 11
2.1. Entrop´ıa asociada a un gas de fotones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
2.2. La aproximaci´on Mukohyama e Israel [2] . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
2.3. El problema de la entrop´ıa [5] . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
3. Termodin´amica Relativista [14] 19
3.1. An´alogo relativista de la Primera Ley de Termodin´amica . . . . . . . . . . 19
3.1.1. Naturaleza del tensor momentum-energ´ıa. Expresi´ on en el caso de
un fluido perfecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
3.1.2. Comportamiento mec´anico de un fluido perfecto . . . . . . . . . . . 21
3.2. Equilibrio t´ermico en campo gravitacional est´atico . . . . . . . . . . . . . . 23
3.2.1. Efectos de la Ley de Tolman . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
4. Noci´ on de fot´ on en un campo gravitacional intenso 28
5. Termodin´amica de la radiaci´on 33
5.1. Osciladores arm´ onicos lineales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
5.2. Propiedades de la radiaci´ on en el espacio de Minkowski . . . . . . . . . . . 34
5.3. Termodin´ amica de la radiaci´on electromagn´etica para un campo gravita-
cional intenso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
iii
6. An´alisis de Resultados 55
7. Conclusiones 58
8. Anexo A 60
8.1. Propiedades de la radiaci´ on en el espacio-tiempo de Minkowski . . . . . . 60
9. Anexo B 63
9.1. Propiedades de la radiaci´ on en el espacio-tiempo curvo . . . . . . . . . . . 63
10.Anexo C 66
10.1. Deducci´on emp´ırica de la ley de Wien [25-30] . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
11.Anexo D 68
11.1. C´ alculo de algunas propiedades termodin´amicas de la radiaci´ on electromag-
n´etica a partir de las ecuaciones (4.2), (4.8) y (4.10) . . . . . . . . . . . . 68
Bibliograf´ıa 71
iv
jonathan
AGRADECIMIENTOS
Son muchas las personas con las que tengo un sentimiento de gratitud, pues en ellas
encontre apoyo, conocimiento, sinceridad...Tratare de nombrarlas sin que ello implique que
a las que no menciono no hagan parte de mi vida en un momento dado. Al Profesor Robel
Arenas le agradezco por su infinita paciencia, sabiduria y concejos los cuales he tratado de
seguir m´ as o menos al pie de la letra. Una magnifica persona en su ser, quien me ense˜ no los
quehaceres de la Relatividad General y los Agujeros Negros. Esa ciencia que en principio
me parecia algo extra˜ na y lejana. Es para mi un orgullo poder decir que he sido estudiante
del Profesor Robel.
A Javier Cano, que me saco m´ as de una vez de los atolladeros de la mec´ anica de
la Relatividad General. Con sus ejemplos y su tiempo incondicional. Con su t´ıpica frase
todo bien. A Diego Caceres, que al igual que canito me resolvio m´ as de una duda sin m´as
contraprestaci´on que mi amistad. A Giovanni Cardona y Oscar Restrepo pues con ellos
me apoye para continuar y que pudimos en equipo sacar m´as de uno de esos ejercicios de
Gravitaci´ on...largos y entretenidos.
A mi novia Andrea, pues siempre estuvo a mi lado a´ un cuando tuviera otras cosas que
hacer. Gracias mi vida por entenderme y estar siempre ahi.
A los profesores del Observatorio, pues me brindaron una opotunidad de formarme y
de aprender sus conocimientos. Pues sin ustedes el camino seria muy largo. A Rosita pues
ella siempre nos ayudo con aquello de los tramites.
A Dorita, la autora de mis dias. Gracias por su infinita paciencia y espiritualidad.
Cuyas oraciones son un aliciente en mi vida.
1
jonathan
Dedico este trabajo a Dorita, mi mam´a. La autora de mis dias.
2
jonathan
Un cient´ıfico debe tomarse la libertad de plantear cualquier cuesti´on, de dudar de
cualquier afirmaci´on, corregir errores.
J. R. Oppenheimer.
3
jonathan
PREFACIO
La entrop´ıa Bekenstein-Hawking considerada en los tratamientos est´ andar de la ter-
modin´amica de agujeros negros presenta dificultades conceptuales y operacionales [5]. Por
otra parte, la teor´ıa de campos cu´anticos sobre variedades curvas es una herramienta for-
mal,tambi´en con limitaciones conceptuales y operacionales.
Pensando en una revisi´ on conceptual y operacional de elementos b´ asicos de la ter-
modin´amica de agujeros negros, en particular la noci´on de entrop´ıa, se propuso modelar
algunos fundamentos de la termodin´ amica asociada al campo electromagn´etico en presen-
cia de un campo gravitacional intenso. Para ello se recurri´ o a la noci´ on de fot´ on propuesta
por Einstein [1], donde la entrop´ıa jug´ o un papel determinante.
El m´etodo que se desarroll´o en este trabajo es b´asicamente el que emple´ o Einstein
[1], con correcciones gravitacionales de acuerdo con el modelo de Mukohyama e Israel [2],
donde se hall´o que la estructura granular de la radiaci´ on electromagn´etica se mantiene a´ un
en escenarios gravitacionales cuando se ha considerado v´alido el principio de Boltzmann.
Para completar el estudio preliminar, se consideraron algunos resultados de la termod-
in´ amica asociada a la radiaci´on electromagn´etica en presencia de la gravedad. Finalmente
se mostr´ o que la entrop´ıa modelada es proporcional al ´ area y ello es consistente con el
principio hologr´ afico [21].
4
CAP
´
ITULO
1
INTRODUCCI
´
ON
En el desarrollo de la investigaci´on acerca de la termodin´amica de agujeros negros, el
origen mec´ anico cu´antico de la entrop´ıa de Bekenstein-Hawking sigue siendo un problema
abierto. La teor´ıa de cuerdas tiene una de las m´ as completas derivaciones de esta entrop´ıa,
sin embargo no describe los correspondientes grados de libertad microsc´ opicos reales y
su localizaci´ on. Este aspecto complementario se ha estado investigando con base en las
propiedades del vac´ıo en presencia de campos gravitacionales fuertes. Un observador en
reposo con respecto a un horizonte de eventos percibe excitaciones del vac´ıo como una
atm´ osfera t´ermica alrededor del agujero negro. Existe una interesante relaci´ on entre la
entrop´ıa de Bekenstein-Hawking y la atm´osfera t´ermica del vac´ıo [3,4,19].
En el marco de investigaci´on descrito, existen una gran cantidad de problemas b´ asicos
a nivel conceptual y operacional, en particular en relaci´ on con la concepci´ on de la entrop´ıa
en estos escenarios gravitacionales extremos [5].
1.1. Descripci´on del Problema
En el contexto descrito arriba, a nivel b´ asico, se pueden plantear problemas interesantes
que contribuir´ıan al esclarecimiento y fundamentaci´on de la estructura te´ orica que soporta
los modelos complejos que pretenden explicar el origen microsc´opico de la entrop´ıa de
Bekenstein-Hawking. En este sentido se plante´o el problema de modelar la termodin´ amica
de un gas de fotones en la vecindad de una superficie de Schwarzschild con base en la
descripci´on de part´ıculas como aproximaci´ on a la termodin´ amica estad´ıstica de campos de
materia. Para ello se recurri´ o a la noci´on de quantum de energ´ıa introducido por Einstein
en 1905 con base en la radiaci´ on monocrom´ atica de baja densidad, bajo la aproximaci´ on
de Wien [1]. En el caso particular del trabajo formulado se us´ o la metodolog´ıa de Einstein
para describir la termodin´ amica asociada a la radiaci´ on electromagn´etica confinada en un
recipiente de paredes reflectoras comprendido entre una superficie esf´erica de radio un poco
5
6
mayor que el radio de Schwarzschild y una superficie esf´erica conc´entrica de radio mucho
mayor que el primero. Para completar las descripci´on relativista planteada se recurri´ o al
modelo de Brick-Wall simplificado por Israel y Mukohyama [2].
1.2. Objetivos
1.2.1. Objetivo general
Modelar la termodin´amica de un gas de fotones en la regi´on cercana a una superficie de
Schwarzschild.
1.2.2. Objetivos espec´ıficos
1. Reproducir la modelaci´on termodin´ amica de la radiaci´ on monocrom´atica de baja
densidad, en el rango de validez de la aproximaci´ on de Wien, introducida por Einstein
en 1905 [1].
2. Reproducir la termodin´ amica de campos cu´ anticos t´ermicos en la regi´ on exterior
cercana a una superficie de Schwarzschild con la descripci´on de part´ıculas formulada
por Mukohyama e Israel [2].
3. Modelar la termodin´amica de un gas de fotones en la regi´on cercana a una superficie
de Schwarzschild con base en el m´etodo de Einstein considerado en objetivo espec´ıfico
uno, de acuerdo con las correcciones relativistas introducidas por Mukohyama e Israel
en [2].
1.3. Formulaci´on del problema
Consideremos una masa con simetr´ıa esf´erica de magnitud estelar. Sean dos casquetes
esf´ericos de superficies reflectoras conc´entricas que rodean esta masa. Tal que los radios
R, L de cada uno de los casquetes sean mayores que el radio de Schwarzschild (R
0
), de
tal manera que R ≥ R
0
y R = R
0
+ con R
0
para la primera superficie reflectora y
L R
0
. Tal como se puede ver en la Figura (1.1):
En el espacio comprendido entre las dos superficies reflectoras se coloca un gas de
fotones, que alcanza una temperatura T

cuando es medida sobre el casquete exterior.
7

Figura 1.1: Cuerpo gravitacional rodeado por dos superficies reflectoras.
Y para cuando la temperatura de la radiaci´ on es medida sobre el casquete interno estar´a
dada por la Ley de Tolman.
Con la aproximaci´ on de altas energ´ıas para la radiaci´ on, de tal forma que la longitud
de onda es peque˜ na en comparaci´ on con los radios de las superficies reflectoras o a la
curvatura espacio-tiempo, se tendr´a una aproximaci´on a la f´ısica estad´ıstica cl´asica. En
este punto es importante formular las siguientes cuestiones que ser´ an el eje central del
presente trabajo:
Einstein en su trabajo de 1905 [1], hall´o que bajo la aproximaci´on de altas energ´ıas la
radiaci´ on se comporta como un gas ideal con cuantos de energ´ıa hν. Tal condici´on se
mantendr´ a cuando la radiaci´ on est´a en presencia de un campo gravitacional intenso.
Una vez comprobada la estructura granular de la radiaci´ on electromagn´etica en tales
condiciones, qu´e diferencias de las propiedades termodin´ amicas de la radiaci´on exis-
ten cuando ´estas son calculadas en las superficies externa e interna?
8
1.4. Leyes de los agujeros negros
Desde los trabajos de Hawking [9] y Bekenstein [10], se tiene una clara descripci´ on
de los agujeros negros como objetos termodin´ amicos con una temperatura y entrop´ıa
caract´eristica. La radiaci´on de Hawking no puede ser observada directamente, pues para
un agujero negro con una masa estelar t´ıpica, la temperatura Hawking T
H
es del orden
de unos cuantos microkelvin, quedando muy por debajo de la radiaci´ on c´ osmica de fondo.
Las propiedades de los agujeros negros son bien conocidas y existen una gran cantidad de
m´etodos para encontrar los mismo resultados cuantitativos
T
H
=
κ
2πk
B
(1)
Y
S
BH
=
A
4G
, (2)
que corresponde a la temperatura Hawking T
H
y a la entrop´ıa sobre el horizonte S
BH
,
donde A es el ´ area del horizonte y κ la gravedad superficial. En un sistema t´ıpico termod-
in´ amico, las propiedades t´ermicas son un reflejo de la f´ısica microsc´ opica. La temperatura
es una medida de la energ´ıa promedio de los constituyentes microsc´ opicos. La entrop´ıa
cuenta el n´ umero de microestados. Luego es v´ alido preguntarnos si lo anterior es similar
para los agujeros negros.
´
Esta es una importante cuesti´ on: la entrop´ıa Bekenstein-Hawking
depende de las constantes de planck (h) y la de Newton (G). Por lo que una descripci´ on
mec´ anico estadistica de la termodin´amica de un agujero negro podr´ıa decirnos algo sobre
la gravedad cu´ antica.
1.5. Cuatro leyes de los agujeros negros
En un espacio-tiempo cuadridimensional, un agujero negro estacionario asint´ otica-
mente plano est´a caracterizado ´ unicamente por su masa (M), momentum angular (J) y
su carga (Q). Ya en la decada de los 70s fueron halladas un conjunto de relaciones que
son similares a las cuatro leyes de la termodin´ amica cl´ asica:
Ley Cero: la gravedad superficial (κ) es constante sobre todo el horizonte.
9
Primera Ley: para dos agujeros negros estacionarios con peque˜ nas variaciones en
sus param´etros M, J y Q se tiene [11]
δM =
κ
8πG
δA + Ω
H
δJ + Φ
H
δQ. (3)
Segunda ley: el ´ area del horizonte de un agujero negro nunca decrece:
δA ≥ 0
La entrop´ıa de un agujero negro debe tener su origen en la configuraci´ on de los
microestados del sistema. Se ha de buscar una teor´ıa de caracter estad´ıstico que
responda a la termodin´amica. Se ha de encontrar los estados responsables a nivel
microsc´ opico de la entrop´ıa de un agujero negro. Tal teor´ıa deber´ a corresponder a
una teor´ıa cu´ antica de la gravedad que identifique y responda:
S ∝
A
4
.
Tercera ley:
´
Esta se puede expresar de la siguiente manera: No es posible la tem-
peratura del cero absoluto. En los agujeros negros, la gravedad superficial κ juega el
papel de temperatura. De acuerdo a lo anterior: la gravedad superficial no es cero.
Como los agujeros negros radian y pierden masa, parecer´ıa que se violase esta ley
(pero si se aceptan las conjeturas del censor c´osmico
1
). Tenemos que en un agujero
negro de Schwarzschild debe permanecer por lo menos una masa de planck, por lo
que κ debe ser necesariamente diferente de cero. Es imposible por cualquier proceso
reducir a κ a cero por una finita secuencia de operaciones [13].
En el desarrollo de lo propuesto arriba se realizo lo siguiente:
En el cap´ıtulo dos se resumen los resultados de los objetivos espec´ıficos uno y dos, los
cuales aportar´ an la metodolog´ıa que se implementar´ a en el objetivo espec´ıfico tres. En el
cap´ıtulo tres se presenta una revisi´on de la termodin´amica relativista para contextualizar
los desarrollos presentados en los siguientes cap´ıtulos.
1
En donde no puede existir singularidades desnudas en este universo.
10
En el cap´ıtulo cuatro se presenta la primera contribuci´on de este trabajo, la modelaci´ on
de fotones en presencia de un campo gravitacional fuerte, de acuerdo con lo propuesto por
Einstein [1]. En el cap´ıtulo cinco se presenta la segunda contribuci´ on del presente trabajo,
el c´alculo de la energ´ıa libre de Helmholtz, la entrop´ıa y otras propiedades termodin´amicas
de la radiaci´ on electromagn´etica en presencia de un campo gravitacional intenso.
Finalmente, en los cap´ıtulos seis y siete se analizan los resultados hallados previa-
mente y se presentan las conclusiones. En este trabajo se emplea la signatura(-+++) en
tratamiento relativista. Por otro lado en la numeraci´on de las ecuaciones el primer d´ıgito
hace referencia a (cap´ıtulo.n´ umero de la ecuaci´ on). Respecto a las constantes f´ısicas se
tiene:
c = 2.99 ∗ 10
8
m/s que es la velocidad de la luz.
G = 6.67 ∗ 10
−11
Nm
2
/kg
2
que corresponde a la constante de gravitacion universal.
= 1.0545 ∗ 10
−34
Js. La constante de Planck reducida.
k
B
= 1.38 ∗ 10
−23
J/K. La constante de Boltzmann.
CAP
´
ITULO
2
EL CUANTO DE RADIACI
´
ON
Es bien sabido que la teor´ıa ondulatoria de Maxwell ofrece una buena descripci´on de
los fen´omenos ´opticos tales como la difracci´on o la reflexi´on, pero una teor´ıa con funciones
continuas puede fracasar cuando se aplica a la producci´on y la transformaci´on de la luz,
como lo observado en experimentos tales como la radiaci´on de cuerpo negro o la producci´on
de rayos cat´odicos. Se propone como hip´otesis que la propagaci´on de un haz de luz no se
distribuye de manera continua, si no que lo hace en un conjunto finito de cuantos de
energ´ıa localizables en el espacio, que son emitidos y absorbidos como un todo [1].
´
Esta fue una de las conclusiones a las cuales llego Einstein en 1905 en su trabajo Sobre un
punto heur´ıstico concerniente a la producci´on y transformaci´ on de la luz. En tal trabajo con
argumentos puramente termodin´ amicos
1
lleg´o a la conclusi´ on de la existencia del cuanto
de radiaci´ on y todo ello con base en la comparaci´ on entre el comportamiento estad´ıstico
de un gas ideal y lo que ahora conocemos como un gas de fotones.
2.1. Entrop´ıa asociada a un gas de fotones
Ya en el siglo XIX, Robert Kirchhoff introduce el concepto de cuerpo negro en el estudio
de la radiaci´on t´ermica y demuestra que la distribuci´ on espectral para un cuerpo negro
debe obedecer una funci´ on universal que sea independiente de la composici´ on del cuerpo,
de la frecuencia de la radiaci´ on y de la temperatura absoluta de cuerpo ρ [1]
ρ(ν, T) =
8πh
c
3
ν
3
e


k
B
T
, (1)
ρ(ν, T) =
R
N
8πν
2
c
3
T, (2)
1
Siguiendo el principio de Boltzmann.
11
12
ρ(ν, T) =
¸
8πν
3
c
3

h
e
hν/k
B
T
−1
, (3)
las ecuaciones (1), (2) y (3) corresponden a las distribuciones de Wien, Rayleigh-
Jeans y Planck que fueron dadas para la funci´on postulada por Kirchhoff. Funciones que
eran conocidas por Einstein y que a la postre sirvieron como punto de partida para su
trabajo de 1905.
´
Este parte de la funci´ on de distribuci´ on propuesta por Wien
2
en 1896 que
funciona bien para altas frecuencias y cuyo fundamento es en parte termodin´amico y en
parte experimental [1]. Ahora Einstein considera la entrop´ıa de la radiaci´ on en el rango de
frecuencias de validez de la ley de Wien, comenta que la radiaci´ on a diferentes frecuencias
se puede separar sin gastos de calor o trabajo y que por lo tanto la energ´ıa y la entrop´ıa
son cantidades aditivas respecto de las frecuencias componentes [1]. Denota la energ´ıa por
unidad de frecuencia en el volumen V como E, por lo que E = V ρ
S = −
k
B
E

¸
ln

Ec
3
V 8πν
3

−1

, (4)
que corresponde a la entrop´ıa por unidad de frecuencia. Tal entrop´ıa fue deducida a
partir de la Ley de distribici´ on de Wien y de
∂φ
∂ρ
=
1
T
. (5)
A continuaci´ on, manteniendo la energ´ıa constante se deja expandir la radiaci´ on hasta
un volumen V
0
. Einstein obtiene entonces la siguiente expresi´ on para la dependencia de la
entrop´ıa de la radiaci´on (por intervalo de frecuencia) y el volumen
S −S
0
= k
B
ln
¸
V
V
0

E/hν
. (6)
Por otro lado, la probabilidad de que N part´ıculas de un gas ideal se hallen todas
contenidas en un volumen V en lugar de hallarse distribuidas en el volumen total V
0
es
Ω =
¸
V
V
0

N
. (7)
2
Ecuaci´on 1.
13
Seguidamente empleando la ley
S −S
0
= k
B
ln|Ω| , (8)
la cual vincula la entrop´ıa con la probabildad por Boltzmann [7-8] y al comparar las
expresiones (6), (7) y (8), halla que
E = Nhν, (9)
seguidamente afirma: En consecuencia, la radiaci´on monocrom´atica de baja densidad,
en el rango de altas frecuencias donde vale la ley de Wien, se comporta desde el punto de
vista termodin´amico como si consistiera de cuantos de energ´ıa mutuamente independientes
de valor hν [1] .
2.2. La aproximaci´on Mukohyama e Israel [2]
Se tiene que para estudiar la termodin´ amica de campos cu´ anticos calientes, se rodea un
objeto gravitacional (estrella o agujero negro) con una superficie perfectamente reflejante
de radio L R
0
. Se considera que la m´etrica fuera de la estrella tiene la forma
ds
2
= −f(r)dt
2
+
dr
2
f(r)
+ r
2
dΩ
2
, (10)
en donde la m´etrica de Schwarzschild corresponde a uno de los casos contenidos en la
forma descrita arriba [2]. En este espacio se introducen una colecci´on de campos cu´anti-
cos que alcanzan cierta temperatura T

a grandes distancias y en equilibrio t´ermico. La
temperatura local esta dada por la ley Tolman
T(r) =
T

f(r)
, (11)
la cual tiende a hacerse muy grande cuando
L →R = R
0
+ . (12)
14
Si se considera que T

= T
H
del horizonte cuando R = R
0
del exterior de la m´etrica,
se tiene que las longitudes de onda de la radiaci´ on son peque˜ nas en comparaci´ on con otros
valores tales como la curvatura espacio-tiempo o el tama˜ no del contenedor, por lo tanto
se puede realizar la siguiente aproximaci´ on
3
λ ∝

T
= f(r)
1/2

T

R
0
. (13)
Para un lugar alejado se tendr´a:
λ =

T

∝ R
0
L, (14)
f(r) ≈ 1. (15)
Por la condiciones anteriores tendremos una buena aproximaci´on a la estad´ıstica cl´ asica
de campos. Tenemos que para part´ıculas con masa en reposo diferente de cero m
0
, un 3-
momentum P, 3-velocidad v medidos por un observador estacionario local tenemos que la
densidad de energ´ıa ρ, la presi´ on p y la densidad de entrop´ıa estan dadas por las expresiones
cl´ asicas
ρ = N


0
E
e
βE
−e

4πp
2
dp
h
3
,
P =
N
3


0
vP
e
βE
−e

4πp
2
dp
h
3
, (16)
S = β(ρ + P),
donde
E
2
−p
2
= m
2
, (17)
3
La cual corresponde a una aproximaci´on de altas energ´ıas para la radiaci´on contenida. Tal aproxi-
maci´on permite observar en la radiaci´on un comportamiento m´as corpuscular que ondulatorio.
15
v =
p
E
, (18)
β =
1
T
, (19)
y el factor e

es +1 para los bosones y -1 para los fermiones, el factor N toma con
cuidado las helicidades
4
.
Luego tendremos que la entrop´ıa total estar´a dada por
S =

L
R
φ(r)4πr
2
dr

f(r)
, (21)
siendo φ(r) la densidad de entrop´ıa de la radiaci´ on electromagn´etica. Se toma en
cuenta el elemento de volumen propio dado por la m´etrica, donde el factor que aparece en
el denominador de la anterior integral para la masa gravitacional de la excitaci´ on termal
∆M =

L
R
ρ(r)4πr
2
dr, (22)
donde las dos ´ ultimas integrales est´an dominadas para grandes radios del contenedor
L y peque˜ nos .
Se pueden resaltar los siguientes aspectos:
Un t´ermino volum´etrico, que representa la entrop´ıa y la masa-energ´ıa de un gas
homogeneo cu´ antico en un espacio plano con f(r)

= 1 si
L
R
0
→∞.
La contribuci´on del gas en la cara interna de la pared R = R
1
, en donde tal con-
tribuci´on es proporcional a la superficie de la pared y diverge con ()
−1
, si →0.
4
Que corresponde a la proyecci´on del spin en la direcci´on del momentum
h = s · ˆ p (20)
16
El modelo de ’t Hooft [6], provee una consistente descripci´ on de una configuraci´on
que es indistiguible para un observador que est´ a afuera del agujero negro
5
. Se puede
considerar la entrop´ıa Bekenstein-Hawking [2] como una entrop´ıa termal de los campos
cu´ anticos a la temperatura Hawking
6
. Considerando un anzatz aceptable para la longitud
de onda cerca del horizonte. Si bien que la pared es insustancial
7
. El espacio est´ a libre de
radiaci´ on y materia
8
y la curvartura local es baja, es sin embargo el dep´osito de toda la
entrop´ıa Bekenstein-Hawking en el modelo. Esto se puede comprender desde la visi´on de
entanglement, la cual surge de la creaci´on virtual de pares. Tales pares son creados muy
cerca del horizonte; por lo que desde este punto de vista, la entrop´ıa de entanglement (y
su divergencia) surgen casi enteramente de la correlaci´on de las variables de campo sobre
los dos lados de la partici´ on, que es un efecto presente en el espacio plano. Una alternativa
posible es que la concentraci´ on de entrop´ıa sobre la pared es que se deba a alg´ un tipo de
artificio en el modelo usado o bien de la representaci´on de Fock
9
[2] .
2.3. El problema de la entrop´ıa [5]
Entraremos a considerar una de los problemas fundamentales en la termodin´amica de
agujeros negros: Cu´ ando y bajo qu´e condiciones podemos asignar entrop´ıa a un agujero
negro? Adicionalmente a est´ a pregunta surgen las siguientes cuestiones:
1. En un agujero negro, cu´ando la entrop´ıa y el ´area son proporcionales?
2. Cu´ al es la naturaleza del horizonte de eventos de un agujero negro?
Los trabajos de Bekenstein [5] y Hawking [4] establecieron una relaci´on directa entre
el ´area de un agujero negro y su entrop´ıa. Identificar los grados de libertad y el concepto
de entrop´ıa en un agujero negro se ha convertido en uno de los mayores retos para una
posible teor´ıa cu´antica de la gravedad.
Sobre la cuesti´on acerca de cu´ ando la entrop´ıa es proporcional a A/4, nos conduce a
tres preguntas:
5
Debemos recordar que Mukohyama e Israel corrigieron la divergencia en el trabajo de ’t Hooft al
tomar el vac´ıo cu´antico correcto (Boulware) [2].
6
En un estado de Hartle-Hawking.
7
Solo como un horizonte.
8
Vacio desde el punto de vista newtoniano. Vacuum.
9
Basada en la definici´on est´atica de un observador de frecuencia positiva.
17
Bajo qu´e condiciones exactas asignamos entrop´ıa?
Cu´ ando es la entrop´ıa asignada proporcional a 1/4 de su ´ area?
A que ´ area exactamente debemos referirnos como respuesta a la pregunta anterior?
Empecemos por analizar la primera pregunta de las tres ´ ultimas que hemos formulado:
Bajo qu´e condiciones exactas asignamos entrop´ıa? Que podemos partir en tres nuevas
inquietudes, a saber:
Bajo qu´e condiciones f´ısicas asignamos entrop´ıa?
A qu´e le estamos asignando entrop´ıa? A un estado instant´ aneo del sistema? A nuestra
visi´ on de c´omo es el estado del sistema?
Qu´e necesitamos para ser especificada y asignada una entrop´ıa?
En cuanto las circustancias f´ısicas referidas, podemos mencionar:
Todo tipo de situaci´on.
Situaciones estacionarias.
Situaciones cuasiestacionarias.
Situaciones mayores a las estacionarias.
A algunas situaciones no tan generales.
De qu´e tipo de entrop´ıa estamos hablando:
Entrop´ıa termodin´ amica.
Entrop´ıa estad´ıstica.
En el caso de estar refiri´endonos a una entrop´ıa est´ adistica, a que puntos de vista:
1. Al de Boltzmann: la cual depende sobre el n´ umero exacto de microestados del sis-
tema y est´a definido como el logaritmo del n´ umero de microestados, siendo macrosc´opi-
camente indistinguible uno del otro
S = log |N
i
| . (23)
18
2. Al de Gibbs: que corresponde a un conjunto estad´ıstico, una funci´on del estado ac-
tual del sistema. Asociado al conjunto estad´ıstico est´a una densidad de probabilidad
ξ sobre el espacio de microestados, por lo que la entrop´ıa de Gibbs es

dxξ(x)log

1
ξ(x)

. (24)
En la pr´ actica, cada descripci´ on nos permite construir una noci´on de microestado para
la entrop´ıa de Boltzmann o el ensamble para la entrop´ıa de Gibbs. Tenemos as´ı que la
entrop´ıa estad´ıstica es m´ as general que la entrop´ıa termodin´ amica, pues la podemos definir
para situaciones estacionarias o cuasiestacionarias. Una vez hemos decidido que tipo de
entrop´ıa vamos asignar, debemos especificar a que objeto se la vamos a asociar. En el caso
de un agujero negro, a que parte de ´este ser´ a: si al interior, al exterior o al horizonte.
El concepto de conservaci´on de la energ´ıa est´ a asociado a la presencia de una invarianza
temporal, similar a esto debemos contar con una definici´ on similar a la de energ´ıa para
la entrop´ıa. Ello es que en un proceso f´ısico podemos convertir un tipo de energ´ıa en otro
sin que ´esta se destruya, de manera an´ aloga podamos convertir alg´ un tipo de entrop´ıa en
otra, una vez se haya logrado una cabal comprensi´on de la segunda ley generalizada de
termodin´amica.
Asumiendo que estamos dispuestos a asignar una entrop´ıa a todas las situaciones: Es la
entrop´ıa asignada proporcional al ´area de un agujero negro? Es claro en la situaci´on cuasi-
estacionaria. Pero inmediatamente nos preguntamos tambi´en lo ser´a en el caso din´ amico.
Y que podemos decir acerca de los horizontes aislados o no [5]. Y en el caso din´ amico las
definiciones no est´an unificadas. Acaso las respuestas a ´estas y m´as preguntas que surjan
se hallen en el seno de una te´oria cu´antica de la gravedad de la cual a´ un no disponemos
en su totalidad.
CAP
´
ITULO
3
TERMODIN
´
AMICA RELATIVISTA [14]
En el desarrollo de la termodin´amica cl´asica existen dos limitaciones:
Los sistemas termodin´ amicos son considerados en reposo respecto a un observador.
Tales sistemas no toman en cuenta los efectos gravitacionales.
Tales limitaciones se deben remover al considerar efectos gravitacionales en donde la
curvatura espacio-tiempo no pueda ser removida.
3.1. An´alogo relativista de la Primera Ley de Ter-
modin´amica
Consideremos la primera ley de termodin´amica en su forma cl´asica
dE = δQ−δW, (1)
la cual se refiere a la conservaci´ on de la energ´ıa de un sistema termodin´ amico y es-
tablece la distinci´ on entre dos m´etodos de tranferencia de energ´ıa a trav´es de una frontera,
a saber Q que refiere al calor y W trabajo. Para introducir un an´ alogo a la primera ley
en el contexto de la Teor´ıa General de la Relatividad (TGR) se debe tener en cuenta una
definici´ on que satisfasga los principios de la TGR. Tales principios est´ an implicitos en las
ecuaciones de campo de Einstein
R
µν

1
2
Rg
µν
+ Λg
µν
= −8πT
µν
, (2)
que conecta el tensor momentum-energ´ıa T
µν
con la geometr´ıa del espacio-tiempo G
µν
.
19
20
As´ı, tenemos que las leyes de conservaci´ on de la masa, energ´ıa y momentum en lenguaje
cuadridimensional se puede expresar de la forma
∂T
µν
∂x
ν
= 0, (3)
donde las componentes del tensor momentum-energ´ıa estan relacionadas con las den-
sidades de masa, energ´ıa y el momentum de acuerdo a
T
µν
=

¸
¸
¸
c
2
ρ cg
x
cg
y
cg
z
cg
x
P
xx
P
xy
P
xz
cg
y
P
yx
P
yy
P
yz
cg
z
P
zx
P
zy
P
zz

, (4)
La ecuaci´ on (3) nos es ´ util para investigar los cambios de energ´ıa dentro de un sistema
mec´ anico de acuerdo a la relaci´ on establecida con la primera ley de termodin´amica.
3.1.1. Naturaleza del tensor momentum-energ´ıa. Expresi´on en
el caso de un fluido perfecto
Procedamos a hallar expresiones del tensor T
µν
en t´erminos de cantidades que puedan
ser medibles por m´etodos ordinarios. En el caso de un medio puramente mec´ anico, donde
el estado de cualquier punto puede ser especificado por las tensiones mec´ anicas p
0
ij
y la
densidad ρ
00
como medidas realizadas por un observador local, luego se encuentra que T
µν
en el marco de la Teor´ıa Especial de la Relatividad (TER) como
T
αβ
0
=

¸
¸
¸
ρ
00
0 0 0
0 P
0
xx
P
0
xy
P
0
xz
0 P
0
yx
P
0
yy
P
0
yz
0 P
0
zx
P
0
zy
P
0
zz

, (5)
donde las componentes del tensor momentum-energ´ıa corresponden a un grupo especial
de coordenadas galileanas que se toman de tal forma que se hallen en reposo respecto al
punto de estudio. En la TGR, por el principio de equivalencia, el tensor T
µν
se debe
reducir a un mismo arreglo de coordendas propias (x
0
0
, x
1
0
, x
2
0
, x
3
0
) para cualquier punto
21
de inter´es. De acuerdo a lo anterior para obtener las componentes de tensor momentum-
energ´ıa debemos usar la regla de transformaci´on de tensores
T
µν
=
∂x
µ
∂x
α
0
∂x
ν
∂x
β
T
αβ
0
, (6)
la que nos permite c´ alcular las componentes en t´erminos de la densidad propia ρ
00
y
las tensiones mec´ anicas p
0
ij
como medidas por un observador local que emplea m´etodos
ordinarios para medirlas. Consideremos el caso de un fluido perfecto, tal que este es incapaz
de ejercer una tensi´on transversal. Por lo que s´ olo hay presentes las componentes de la
tensi´ on para un observador local las cuales corresponden a la presi´on hidrost´atica propia
P
0
. Por lo que las componentes de tensor momentum-energ´ıa T
αβ
0
en las coordenadas
propias son
T
αβ
0
=

¸
¸
¸
ρ
00
0 0 0
0 P
0
0 0
0 0 P
0
0
0 0 0 P
0

. (7)
Por lo tanto el tensor momentum-energia se reduce a
1
T
µν
= [P
0
+ ρ
00
]
∂x
µ
∂s
∂x
ν
∂s
, (8)
donde ρ
00
y P
0
corresponden a la densidad propia macrosc´ opica y la presi´on del fluido,
∂x
µ
∂s
son las componentes macrosc´ opicas de la velocidad respecto al actual sistema coor-
denado. Para una distribuci´ on desordenada de radiaci´on puede ser caracterizada como un
fluido perfecto por su densidad y presi´ on mediante la relaci´on:
ρ
00
= 3P
0
(9)
3.1.2. Comportamiento mec´anico de un fluido perfecto
Sabemos que cuando empleamos coordenadas propias
T
µν
; ν = 0,
1
Un desarrollo detallado de la ecuaci´on (8) se halla en la referencia [14]
22
lo cual conduce a un valor nulo de los tres primeros simbolos de Christoffel en las
coordenadas propias. Ademas en el sistema de coordenadas propias las componentes del
tensor m´etrico se pueden asumir como valores galileanos y sus primeras derivadas de los
coeficientes desaparecen en el punto de inter´es
∂g
µν
∂x
α
=
∂g
µν
∂x
α
= 0, (10)
adem´as las componentes espaciales y temporal de la velocidad del fluido posee los
valores
dx
ds
=
dy
ds
=
dz
ds
= 0,
dt
ds
= 1, (11)
por lo que se puede escribir

∂x
α
¸
dt
ds

2
= 0. (12)
En el punto de inter´es, es evidente que la diferenciaci´ on de todos los t´erminos conduce
a t´erminos nulos excepto el ´ ultimo. Sin embargo, en las coordenadas propias del punto de
estudio las derivadas de las componentes temporales de la velocidad desaparecen aunque
en general las componentes no sean cero. Por lo tanto el tensor momentum-energ´ıa es
T
µν
= [ρ
00
+ p
0
]
dx
µ
ds
dx
ν
ds
−g
µν
p
0
, (13)
sustituyendo lo anterior en (1) para el caso µ = 1 resulta
∂p
0
∂x
+ [ρ
00
+ p
0
]
du
x
ds
= 0, (14)
Donde u
x
=
dx
dt
y
dux
dt
son la velocidad y aceleraci´ on en direcci´ on x. Adem´ as debemos
recordar que la contribuci´on al momentum debe anticiparse por el trabajo realizado por las
fuerzas mec´ anicas tales como la presi´on sin olvidar que la velocidad del fluido es cero en el
punto de inter´es de acuerdo con las coordenadas que se est´ an usando, este resultado es de
23
esperarse debido a la relaci´ on existente entre la fuerza y la rata de cambio de momentum.
Se obtienen similares expresiones para µ = 2 y 3. En el caso de µ = 0
d
dt

00
δv
0
] + p
0
d
dt
[δv
0
] = 0, (15)
la ecuaci´on (15) corresponde a la rata de cambio de energ´ıa del elemento de fluido que
puede ser calculada por la rata de cambio de trabajo realizado por la presi´on externa.
3.2. Equilibrio t´ermico en campo gravitacional est´ati-
co
Se examina una estructura s´ olida esf´erica, la cual posee una temperatura de equilibrio
t´ermico. Suponemos que todas las partes del s´ olido est´ an en contacto t´ermico con un
peque˜ no tubo que contiene radiaci´ on de cuerpo negro. Tal tubo se puede introducir dentro
del sistema sin que exista cambio alguno en la naturaleza de ´este. Este tubo puede ser
llamado term´ ometro radiativo
2
y por el c´ alculo del cambio de la presi´ on radiativa se puede
determinar la distribuci´ on de temperatura del s´olido en estudio.
Consideremos el elemento de linea est´atica
ds
2
= g
00
dt
2
+ g
ij
dx
i
dx
j
. (16)
Se define el tensor momentum-energ´ıa (T
µν
) para la radiaci´on desordenada como [14]
T
µν
= (ρ
00
+ P
0
)
dx
µ
ds
dx
ν
ds
−g
µν
P
0
, (17)
donde
ρ
00
= 3P
0
,
adem´as en el caso de un sistema est´ atico, tenemos que la velocidad macrosc´ opica del
flujo de radiaci´ on es igual a cero para sus componentes espaciales
2
Radiation thermometer.
24
dx
i
ds
=
dx
j
ds
= 0
y para la componente temporal
dx
0
dt
=
1

g
00
. (18)
Luego las componentes del tensor momentum-energ´ıa son
T
1
1
= T
2
2
= T
3
3
= −P
0
(19)
y
T
0
0
= ρ
00
.
Lo que nos permite hallar una relaci´on entre la presi´ on en el term´ometro radiativo y
la coordenada x
1
∂log |P
0
|
∂x
1
+ 2
∂log |g
00
|
∂x
1
= 0, (20)
similares relaciones se pueden obtener para las otras coordenadas espaciales. Integran-
do (20)
P
0
(g
00
)
2
= Cte. (21)
Por otro lado sabemos que la presi´ on que ejerce la radiaci´ on est´a dada por
P
0
=
1
3
aT
4
0
, (22)
introduciendo (21) en (22)
T
0

g
00
= Cte, (23)
25
la cual puede se reescribir como
T(r) =
T


g
00
, (24)
la derivaci´ on de (22) fue realizada s´ olo para puntos dentro de los term´ ometros radia-
tivos. Pero dado que T
µν
y g
µν
poseen funciones continuas se pueden aplicar a puntos
que se hallan fuera del term´ometro pero que se hallan en contacto t´ermico con ´este. Es
importante notar que T(r) varia punto a punto en un sistema gravitacional que est´ a en
equilibrio termodin´amico. Sin embargo, la constancia de T(r)

g
00
puede proveer algunas
ventajas del principio cl´ asico de la constancia de la temperatura como criterio de equilibrio
termodin´ amico.
El mismo Einstein lleg´o a conclusiones tempranas sobre la naturaleza de la gravitaci´ on
en distinguir dos cantidades. Una llamada wahre temperatur (T

)
3
, que suele ser constante
en un sistema en equilibrio t´ermico de otra llamada taschentemperatur (T(r)) que suele
variar con el potencial gravitacional (g
µν
). Lo cual no significa que el sistema no est´e en
equilibrio termodin´ amico, sino que la temperatura se ve afectada por el campo gravita-
cional cuando es medida.
3.2.1. Efectos de la Ley de Tolman
La temperatura local T(r) de un sistema est´ atico autogravitante [15] en equilibrio
t´ermico
4
T

=

f(r)T(r) = κζT(r), (25)
con f(r) = κ
2
ζ
2
para la m´etrica de Rindler, donde κ es la gravedad superficial y
ζ la distancia desde R
0
a R. Si para un observador la temperatura sobre el horizonte
corresponde a temperatura Hawking, T
H
T

=
κ
2πk
B
. (26)
3
La cual es v´alida para un observador local.
4
Es est´e caso f(r) = g
00
.
26
Igualando (25) y (26), tendremos que la temperatura ser´a
T
H
=
ζ
−1
2πk
B
, (27)
que corresponde a la temperatura medida por un observador est´ atico cerca del hori-
zonte. Sea ζ = a
−1
, donde a es la aceleraci´on propia
T
U
=
a
2πk
B
, (28)
la ecuaci´on (28) corresponde a la temperatura Unruh.
´
Esta es un caract´eristica de
la mec´ anica cu´ antica, el que un observador acelerado en el espacio tiempo de Minkowski
observe un ba˜ no t´ermico a la temperatura Unruh [3,15].
27
CAP
´
ITULO
4
NOCI
´
ON DE FOT
´
ON EN UN CAMPO
GRAVITACIONAL INTENSO
En este apartado verificaremos si la noci´ on de fot´ on hallada por Einstein en 1905
[1] se mantiene cuando se estudia la radiacion electromagn´etica cerca a una superficie
de Schwarzschild. Seguiremos el m´etodo usado por Einstein. En condiciones de equilibrio
termodin´ amico, la radiaci´ on que rodea al horizonte tendr´ a m´ axima entrop´ıa. Consideremos
que la radiaci´on electromagn´etica cerca del radio gravitacional R
0
est´ a en equilibrio t´ermico
con la superficie interna de radio R, luego su temperatura medida por un observador
asint´oticamente lejano es T

= T
H
.
De acuerdo con el cl´asico segundo principio de termodin´ amica, suponemos la radiaci´on
electromagn´etica como un sistema f´ısico que est´a en un definido estado que posee una
entrop´ıa S = V φ, Siendo V el volumen f´ısico del sistema y φ la densidad de entrop´ıa de la
radiaci´ on electromagn´etica y ν la frecuencia de la radiaci´ on electromagn´etica. Tal entrop´ıa
consiste de la entrop´ıas monocrom´ aticas que est´ an separadas las unas de las otras. Por lo
que podemos obtener por adici´on [25]
S =


0
V φdν, (1)
lo anterior es v´alido para el espacio-tiempo minkowskiano. En el caso de un espacio-
tiempo curvo se debe tener en cuenta c´ omo se afecta el volumen del sistema f´ısico con
la gravedad. Sea dV =
4πr
2
dr

f(r)
elemento de volumen en coordenadas esf´ericas afectado por
la gravedad con ρ(ν) siendo la distribuci´on de cuerpo negro corregida gravitacionalmente.
As´ı se tendra que (2) se transforma en
S =

R
0


0
φ(ρ(ν), ν)dν
4πr
2
dr

f(r)
. (2)
28
29
Para el caso de modelaci´ on tipo radiaci´on de cuerpo negro, δS = 0, obtiene la ley
∂φ
∂ρ
=
1
T

. (3)
De acuerdo con Planck, el concepto de temperatura gana de nuevo significado en el
caso de la distribuci´ on de cuerpo negro. As´ı para una frecuencia espec´ıfica de radiaci´on
la relaci´on entre temperatura y densidad de entrop´ıa esta dada por (2) y entre todas las
distribuciones posibles, solo existe una que est´ a caracterizada por el hecho que todas las
radiaciones de todas las frecuencias tienen la misma temperatura cuando la radiaci´ on se
halla en el espacio-tiempo plano. En nuestro trabajo tendremos que temperatura estar´a
dada por la ley de Tolman
∂φ
∂ρ
=
1
T(r)
=
1
T

f(r)
1/2
. (4)
Por otro lado veamos la funci´ on de distribuci´ on de cuerpo negro para la radiaci´ on
electromagn´etica de acuerdo a Planck
ρ(ν, r) =
8πhν
3
(r)
c
3
¸
1
e
hν(r)
k
B
T(r)
−1
¸
. (5)
As´ı se tendr´ a que la frecuencia y la temperatura se ven afectadas por la gravedad. La
frecuencia luego toma la forma
1
ν(r) = ν

f(r)
−1/2
. (6)
De acuerdo con lo anterior tenemos que
ρ(ν, r) =
8πh(ν

f(r)
−1/2
)
3
c
3

1
e
hν∞f(r)
−1/2
k
B
T∞f(r)
−1/2
−1
¸
¸
. (7)
1
Es evidente que el campo gravitacional afecta los modos de la radiaci´on electromagn´etica. Tal fen´o-
meno para un observador asintoticamente lejano corresponde al efecto doppler. Una demostraci´on completa
de esta formula se puede ver en las referencias [41-42].
30
Con la aproximaci´ on de
hν∞
k
B
T∞
1, la ecuaci´on (7) se reduce a
ρ(ν, r) =
8πh(ν

f(r)
−1/2
)
3
c
3
e

hν∞
k
B
T∞
, (8)
que corresponde a la funci´ on de distribuci´ on de Wien para la radiaci´ on de cuerpo
negro. Observemos que la correcci´ on de la frecuencia es compensada por la correcci´ on
de la temperatura por lo que el efecto neto es nulo sobre el argumento del exponente.
Despejando de (8) el t´ermino
1
T∞
e incertandolo en (4)


= −
k
B


ln

ρc
3
8πhν
3

f(r)
−3/2

f(r)
1/2
. (9)
Integrando (9)
φ = −
k
B
f(r)
1/2
ρ


¸
ln

ρc
3
f(r)
3/2
8πhν
3

−1

, (10)
tenemos que la entrop´ıa en un intervalo de frecuencia ν y ν + dν est´ a dada por
S = V φ∆ν, (11)
y la energ´ıa por unidad de volumen y frecuencia en la forma
E = V ρ∆ν, (12)
de acuerdo a lo anterior se tiene que (10) se convierte en:
S = −
k
B
f(r)
1/2
E


¸
ln

c
3
f(r)
3/2
E
8πhν
3

V ∆ν

−1

. (13)
Sea S
0
, la entrop´ıa de la radiaci´ on electromagn´etica confinada a un volumen V
0
S
0
= −
k
B
f(r)
1/2
E


¸
ln

c
3
f(r)
3/2
E
8πhν
3

V
0
∆ν

−1

. (14)
31
Luego considerando la variaci´ on en la entrop´ıa ∆S
∆S = −
k
B
f(r)
1/2
E


ln

V
V
0

, (15)
de acuerdo a este resultado. Si el principio de Boltzmann se considera siempre v´ alido
incluso en el gravitatorio:
∆S = k
B
ln|Ω| .
De la f´ısica estad´ıstica estandar es sabido que para un gas ideal, la probabilidad es
Ω =
¸
V
V
0

N
;
donde N es el n´ umero de mol´eculas del gas ideal. De (15) se puede escribir como
∆S = k
B
ln

V
V
0

Ef(r)
1/2
hν∞
. (16)
Y Einstein en su trabajo hall´ o que para la radiaci´ on electromagn´etica es
∆S = k
B
ln

V
V
0

E

, (17)
se obtiene que
E
N
= hν

f(r)
−1/2
= hν(r). (18)
En la aproximaci´ on de Wien que funciona bien en el rango de altas energ´ıas, la ra-
diaci´on cerca a la superficie interior se comporta como un gas ideal, con cuantos de energ´ıa
hν(r). Los m´ as energ´eticos se hallan en las proximidades de superficie interior y los de m´ as
alta longitud de onda m´ as lejos
2
.
La entrop´ıa para un gas ideal a temperatura constante es de la forma:
pdV = TdS = nRT
dV
V
(19)
2
Tal distribuci´on de la radiaci´on observada desde el infinito aparecer´ıa con un corrimiento al rojo.
32
En el l´ımite cuando ∆S →0, (16) de transforma se reduce a:
dS =
k
B
Ef(r)
1/2


dV
V
. (20)
Luego
T

dS =
k
B
Ef(r)
1/2


T

dV
V
, (21)
la comparaci´ on entre las ecuaciones (19) y (21) nos permite obtener m´as evidencias a
cerca de la estructura granular de la radiaci´ on electromagn´etica cerca de la superficie de
Schwarzschild [26].
CAP
´
ITULO
5
TERMODIN
´
AMICA DE LA RADIACI
´
ON
5.1. Osciladores arm´onicos lineales
Sea un sistema de osciladores armonicos lineales en equilibrio t´ermico. La funci´ on de
partici´ on Z, la energ´ıa libre de Helmholtz F y la energ´ıa promedio del sistema puede ser
encontrada a partir de [31]:
Los osciladores no interactuan entre ellos y solo lo hacen con el ba˜ no t´ermico; cada
oscilador es independiente y podemos hallar F
i
, que corresponde a la energ´ıa libre de cada
uno de los osciladores con
F =
M
¸
i=1
F
i
, (1)
donde M es el n´ umero total de osciladores. Sea la funci´ on de partici´ on Z de la forma
Z
i
=
¸
n
e
−E
i
n
k
B
T
(2)
con E
i
n
=
i
ω
i
(n +
1
2
) y n = 0, 1, 2...; por lo que la funci´ on de partici´ on Z
i
es
Z
i
=
¸
n
e

i
ω
i
(n+
1
2
)/k
B
T
. (3)
La relaci´ on entre la energ´ıa libre por oscilador F y la funci´ on de partici´ on Z
i
est´ a dada
de la forma
F
i
= −k
B
TlnZ
i
33
34
F
i
=
ω
i
2
+ k
B
TLn

1 −e

ω
i
k
B
T

. (4)
As´ı mismo sabemos que la energ´ıa promedio por oscilador es de la forma
U
i
=
1
Z
i
¸
n
E
i
n
e

E
i
n
k
B
T
=

∂(1/T)
F
i
T
,
U
i
=
ω
i
2
+
ω
i
e

ω
i
k
B
T
−1
. (5)
As´ı, la energ´ıa libre de Helmoltz para un sistema de osciladores arm´ onicos lineales no
interactuantes sera de la forma [7,31]
F=
¸
i
¸
ω
i
2
+ k
B
TLn

1 −e

ω
i
k
B
T

. (6)
5.2. Propiedades de la radiaci´ on en el espacio de Minkows-
ki
En el tratamiento de la radiaci´ on de cuerpo negro, seguiremos la siguiente hip´otesis
[31]:
En una cavidad (cuerpo negro), existen una gran cantidad de modos de oscilaci´on.
El n´ umero de modos de oscilaci´on por unidad de volumen, por unidad de frecuencia esta
dado por consideraciones cl´asicas. Cada modo sin embargo se comporta como un oscilador
cu´antico.
Con la anterior hip´ otesis, podemos hallar una expresi´ on para la energ´ıa. Sea una caja
grande de dimensiones a, b, c. Se tiene que las ondas son peri´odicas sobre las paredes de
la caja [7, 18, 30, 31]. Por condiciones de frontera peri´ odicas:
a
λ
x
= n
x
.
35
Con n
x
un n´ umero entero de ondas estacionarias en la direcci´on x. Ahora bien, con-
sideremos los n´ umeros de onda en las tres direcciones posibles, es decir x, y y z
k
x
=

λ
x
→n
x
=
k
x
a

→dn
x
=
dk
x
a

k
y
=

λ
y
→n
y
=
k
y
b

→dn
y
=
dk
y
b

k
z
=

λ
z
→n
z
=
k
z
c

→dn
z
=
dk
z
c

.
De acuerdo a lo anterior
d
3
n = dn
x
dn
y
dn
z
=
abc
(2π)
3
dk
x
dk
y
dk
z
.
Por lo que para el n´ umero de onda k, existen dos posibles polarizaciones, as´ı el n´ umero
de modos por unidad de volumen con un n´ umero de onda comprendidos entre k y k +dk
es
d
3
n =
abc

3
d
3
K,
d
3
n
abc
=
d
3
K
(2π)
3
. (7)
.
Consideremos de nuevo la expresi´ on (6) que corresponde a la energ´ıa libre de Helmholtz
F =
¸
i
¸
ω
i
2
+ k
B
TLn

1 −e

ω
i
k
B
T

,
cuando dentro de una cavidad hay una larga suma sobre todos los modos de oscilaci´ on
puede ser reemplazada por una integral:
F
V
=

k
B
TLn
¸
1 −e

ω(K)
k
B
T

2d
3
K
(2π)
3
(8)
36
As´ı para la ecuaci´ on (8) se desea eliminar el
ω
2
ya que conduce a infinita energ´ıa cuando
hay infinitos modos de oscilaci´ on dentro de una cavidad. Para ello el hamiltonianio que
elimina al t´ermino
ω
2
es [31]
H
i
=
1
2

P
2
i
+ ω
2
i
q
2
i


ω
2
.
Para la ecuaci´on (8), tenemos que el t´ermino d
3
K corresponde al volumen de un cubo
cuya arista son las componentes del vector de onda en coordenadas cartesianas en el espacio
K. Se busca que el volumen tal cubo en el espacio de K en coordenadas cartesianas sea
igual al volumen del ´angulo s´ olido en coordenadas polares [7, 8]
d
3
K =
4πK
2
dK
(2π)
3
, (9)
por lo que la integral se transforma en
F
V
=

k
B
TLn
¸
1 −e

ω(K)
k
B
T

4πK
2
dK
(2π)
3
. (10)
Evaluando la integral entre 0 y ∞ tenemos
F
V
=


0
k
B
TLn
¸
1 −e

ω(K)
k
B
T

4πK
2
dK
(2π)
3
. (11)
Realicemos la sustituci´on:
z =
cK
k
B
T
dz =
cdK
k
B
T
.
Introduciendo en (11)
F
V
=
4πk
B
T
(2π)
3


0
¸
zk
B
T
c

2
Ln|1 −e
z
|
¸
k
B
T
c

dz.
37
Se tiene as´ı que la integral de arriba converge a −
π
2
45
. Por lo que la energ´ıa libre de
Helmholtz queda:
F
V
= −
π
2
k
4
B
T
4
90
3
c
3
. (12)
V=1.0
V=1.5
V=2.0
100 200 300 400 500
TK
0.000015
0.00001
5. 10
6
FJ
Figura 5.1: Comportamiento de la energ´ıa libre de Helmholtz en el espacio-tiempo de
Minkowski.
La Figura (5.1) muestra el comportamiento de la energ´ıa libre de Helmholtz en funci´ on
de la temperatura a volumen constante para la radiaci´ on el espacio-tiempo de Minkowski.
Se observa que con un incremento de la temperatura la energ´ıa de Helmholtz decrece en
funci´ on de la temperatura manteniendo el volumen constante (en una trayectoria isoc´ ori-
ca). Se ha trazado varias trayectorias isoc´ oricas en donde se observa que la rata de cambio
dF/dT es menos pronunciada para un volumen V = 1 (en azul) y que la rata de cambio
aumenta cuando se hace el proceso isoc´ orico para un volumen V = 2 (en amarillo). Ello
se debe al caracter extensivo tanto de la energ´ıa libre de Helmholtz y del volumen del
sistema.
Calculemos la entrop´ıa asociada a la radiac´ıon
38
S = −

∂F
∂T

V
S =
2
45
π
2
k
4
B
T
3
V

3
c
3
. (13)
V=1.0
V=1.5
V=2.0
100 200 300 400 500
TK
2. 10
8
4. 10
8
6. 10
8
8. 10
8
1. 10
7
1.210
7
SJK
Figura 5.2: Comportamiento de la entrop´ıa en el espacio-tiempo de Minkowski.
En la Figura (5.2), se aprecia la entrop´ıa de la radiaci´on en funci´ on de la temperatura
en proceso isoc´orico, como es de esperar a medida que la temperatura aumenta la entrop´ıa
que posee al radiaci´on aumenta, pues la energ´ıa por fot´ on crece en un factor hν. Se han
trazado diferentes curvas isoc´oricas, donde se deduce que la rata de cambio dS/dT es m´ as
pronunciada para una trayectoria isoc´orica V = 2.0 (en amarillo) que para una trayectoria
isoc´ orica V = 1.0 (azul). Ello debido al caracter extensivo de las variables en consideraci´ on.
La energ´ıa interna se puede c´ alcular de la definici´ on de la energ´ıa libre de Helmholtz
(siguiendo a Landau) [7]
F = E −TS,
39
E =
1
30
π
2
k
4
B
T
4
V

3
c
3
. (14)
V=1.0
V=1.5
V=2.0
100 200 300 400 500
TK
0.00001
0.00002
0.00003
0.00004
EJ
Figura 5.3: Comportamiento de la energ´ıa interna de la radiaci´ on en el espacio-tiempo de
Minkowski.
La Figura (5.3) muestra el comportamiento de la energ´ıa total interna de la radiaci´on
en funci´on de la temperatura a volumen constante. Se aprecia un aumento de la energ´ıa
interna de la radiaci´ on cuando aumenta la temperatura, lo que es debido a un crecimiento
en la frecuencia de los fotones cuando aumenta la temperatura
1
. Se trazaron varias trayec-
torias isoc´ oricas al igual que las Figuras anteriores, al ser consideradas diferentes isocoras
aumenta la rata de cambio dE/dT.
La capacidad calor´ıfica a volumen constante ser´ a
C
v
=

∂E
∂T

V
C
v
=
2
15
π
2
k
4
B
T
3
V

3
c
3
. (15)
1
Notese que E ∝ T
4
(Ley de Stephan-Boltzmann).
40
V=1.0
V=1.5
V=2.0
100 200 300 400 500
TK
5. 10
8
1. 10
7
1.510
7
2. 10
7
2.510
7
3. 10
7
3.510
7
CJK
Figura 5.4: Comportamiento de la capacidad calor´ıfica de la radiaci´on en el espacio-tiempo
de Minkowski.
De acuerdo con la Figura (5.4) se tiene que la capacidad calor´ıfica de la radiaci´ on
crece cuando aumenta la temperatura en un proceso a volumen constante. Se han trazado
diferentes isoc´oras siendo m´as pronunciada la que presenta un mayor volumen (V = 2.0,
en amarillo) lo cual necesariamente afecta la rata de cambio dC
V
/dT.
Y la presi´on
P = −

∂F
∂V

T
P =
1
90
π
2
k
4
B
T
4

3
c
3
. (16)
La Figura (5.5) corresponde la presi´on de la radiaci´ on en funci´ on de la temperatura a
volumen constante. La presi´ on ejercida por la radiaci´ on es independiente del volumen del
sistema y proporcional a T
4 2
.
2
Para un gas ideal esta es proporcional al cociente entre la temperatura y el volumen.
41

100 200 300 400 500
TC
2. 10
6
4. 10
6
6. 10
6
8. 10
6
PPa
Figura 5.5: Comportamiento de la presi´on ejercida por la radiaci´on en el espacio-tiempo
de Minkowski.
5.3. Termodin´amica de la radiaci´on electromagn´etica
para un campo gravitacional intenso
Sea una m´etrica de la forma
ds
2
= −f(r)dt
2
+ f(r)
−1
dr
2
+ r
2

2
+ r
2
sin
2
θdφ
2
, (17)
cuyo tensor m´etrico g
µν
posee la forma
g
µν
=

¸
¸
¸
−f(r) 0 0 0
0
1
f(r)
0 0
0 0 r
2
0
0 0 0 r
2
sin
2
θ

.
Por lo que el determinante es
42
g = det |g
µν
| = −r
4
sin
2
θ,

−g = r
2
sinθ. (18)
Retomando la expresion (12) para la energ´ıa libre de Helmholtz para la radiaci´ on
electromagn´etica en el espacio-tiempo de Minkowski. Si tal radiaci´on es ubicada en un
espacio-tiempo curvo con simetria esf´erica con la temperatura dada por la ley de tolman.
Tendremos que la forma final para la energ´ıa libre Helmholtz de un gas de fotones inmerso
un campo gravitacional intenso corresponde a
F =

k
B
TLn

1 −e
ω(K)
k
B
T

4πK
2
dK
(2π)
2

T
4

−gd
3
x. (19)
Donde el t´ermino d
3
= dθdφdr. De nuevo podemos hacer uso de la sustituci´ on
z =
cK
k
B
T
y
dz =
cdK
k
B
T
.
Para evaluar la primera integral que existe en (19), la cual converge al valor de −
π
4
45
,
as´ı que
F = −
π
2
k
4
B
90
3
c
3

T
4

−gd
3
x. (20)
Si f(r) en la metrica (17) corresponde al caso de Schwarzschild
ds
2
= −c
2

1 −
2Gm
c
2
r

dt
2
+

1 −
2Gm
c
2
r

−1
dr
2
+ r
2

2
+ r
2
sin
2
θdφ
2
, (21)
43
y cuyo tensor m´etrico es de la forma
g
µν
=

¸
¸
¸
¸
1 −
2Gm
c
2
r
0 0 0
0
1
1−
2Gm
c
2
r
0 0
0 0 r
2
0
0 0 0 r
2
sin
2
θ

,
por lo que el determinante es
g = det |g
µν
| = −r
4
sin
2
θ.
Y T en (20) esta dado por la ley de Tolman
T(r) =
T

f(r)
(22)
T(r) =
T

1 −
2Gm
c
2
r
, (23)
en donde T

corresponde a la temperatura medida por un observador en el infinito
[3]. Por lo anterior (20) se reduce a
F =
π
2
k
4
B
90
3
c
3

¸
T

f(r)
¸
4
r
2
sinθd
3
x. (24)
F =
π
2
k
4
B
90
3
c
3

T

1 −
2Gm
c
2
r
¸
¸
4
r
2
sinθd
3
x.
Si consideramos el l´ımite cuando r → ∞ conduce a la forma de la energ´ıa libre de
Helmholtz para la radiaci´on de cuerpo negro en el espacio-tiempo de Minkowski.
Cerca del horizonte se puede reemplazar la coordenada r por la coordenada ζ [20], que
mide la distancia propia desde el radio de Schwarzschild, R
0
=
2Gm
c
2
44
ζ =

R
R
0

1
f(r

)
dr

=

R
R
0

1
1 −
2Gm
c
2
r

dr

.
Integrado
ζ =

R(R −R
0
) + R
0
Arcsinh
¸

R
R
0
−1
¸
,
cerca al radio de Schwarzschild la coordenada ζ se puede aproximar a
ζ ≈ 2

2Gm
c
2
¸
r −
2Gm
c
2

, (25)
despejando el t´ermino r −
2Gm
c
2
r −
2Gm
c
2
=
c
2
ζ
2
8Gm
. (26)
Por lo que el factor 1 −
2Gm
c
2
r
de la m´etrica de Schwarzchild queda
1 −
2Gm
c
2
r
=
ζ
2
κ
2
c
4
1 +
ζ
2
κ
2
c
4
, (27)
siendo κ
3
κ =
c
4
4Gm
.
Que es la gravedad superficial cerca del radio gravitacional
4
. Hagamos una expansi´ on en
serie para la expresi´ on (27)
ζ
2
κ
2
c
4
1 +
ζ
2
κ
2
c
4
=
κ
2
ζ
2
c
4

κ
4
ζ
4
c
8
+
κ
6
ζ
6
c
12
+ ...
3
La gravedad superficial cerca del radio de Schwarzschild est´a definida como κ = −
c
2
2
df(r)
dr
con f(r) =

1 −
2Gm
c
2
r

4
O t´ambien radio Schwarzschild, R
0
=
2Gm
c
2
, con m siendo la masa de un cuerpo estelar. En est´e estudio
cualquiera de las dos frases hacen refencia al mismo significado. Ver referecia [15].
45
Con una aproximaci´ on a primer orden
1 −
2Gm
c
2
r

κ
2
ζ
2
c
4
. (28)
De otro lado considerando el diferencial para la expresi´on (27)
dr =
c
2
ζdζ
4Gm
dr
2
=
κ
2
ζ2dζ
2
c
4
, (29)
por lo que la m´etrica (22) se transforma a
ds
2
= −c
2
¸
κ
2
ζ
2
c
4

dt
2
+ dζ
2
+ r
2
(dθ
2
+ sin
2
θdφ
2
). (30)
Veamos en detalle la parte angular para la m´etrica (31), es decir el t´ermino r
2
(dθ
2
+
sin
2
θdφ
2
), que corresponde al elemento de linea en coordenadas esf´ericas. Si hacemos que
tal elemento de linea sea igual a otro en coordenadas cartesianas
5
, tendremos
r
2
(dθ
2
+ sin
2
θdφ
2
) = dx
2
+ dy
2
. (31)
Por lo que la m´etrica (31) se reduce a
ds
2
= −c
2
¸
κ
2
ζ
2
c
4

dt
2
+ dζ
2
+ dx
2
+ dy
2
(32)
ds
2
= −c
2
¸
κ
2
ζ
2
c
4

dt
2
+ dζ
2
+ dσ
2
, (33)
5
Ello es v´alido solo localmente cerca del radio gravitacional.
46
con dσ
2
= dx
2
+ dy
2
y cuyo tensor m´etrico asociado g
µν
es
g
µν
=

¸
¸
¸

κ
2
ζ
2
c
4
0 0 0
0 1 0 0
0 0 1 0
0 0 0 1

. (34)
Dado que g
µν
es diagonal, su determinante es el producto de las elementos que se
hallan sobre la diagonal
g = det |g
µν
| = −
κ
2
ζ
2
c
4
. (35)
Por otro lado consideremos la Ley de Tolman
T(r) =
T

f(r)
,
donde f(r) corresponde a la componente temporal del tensor m´etrico (35),
κ
2
ζ
2
c
4
y T

es
la temperatura medida por un observador asint´ oticamente lejano del radio gravitacional,
por que la Ley de Tolman queda
T =
T

c
2
κζ
. (36)
La energ´ıa libre de Helmholtz para un sistema que se halla en un campo gravitacional
de acuerdo a (21) en coordenadas de Rindler toma la forma
F = −
π
2
k
4
B
c
3
90
3
T
4

κ
−3

d
2
σ

ζ
−3
dζ, (37)
donde hemos aprovechado el hecho de hacer d
3
x = dζd
2
σ. Haciendo A =

d
2
σ e
integrando entre ζ = 0 y ζ = ζ
0
F = −
π
2
k
4
B
c
3
90
3
T
4

κ
−3
A

ζ=ζ
0
ζ=0
ζ
−3
dζ (38)
47
F = −
π
2
k
4
B
c
3
90
3
T
4

κ
−3
A
¸

1

2

ζ=ζ
0
ζ=0
. (39)
As´ı, tenemos que la funci´ on para la energ´ıa libre de Helmholtz diverge para cuando
ζ = 0 (sobre el radio gravitacional). Luego se hace necesario colocar la superficie R adelante
del radio R
0
para evitar la divergencia y poder evaluar (38)
F = −
π
2
k
4
B
c
3
90
3
T
4

κ
−3
A

ζ=δ
ζ=
ζ
−3
dζ (40)
F = −
π
2
k
4
B
c
3
90
3
T
4

κ
−3
A
¸

1

2

ζ=δ
ζ=
F = −
π
2
k
4
B
c
3
90
3
T
4

κ
−3
A
¸

1
2

1
δ
2

1

2

. (41)
Con la aproximaci´ on de δ , (41) se puede reduce a
F = −
π
2
k
4
B
c
3
90
3
T
4

κ
−3
A
1
2
2
F = −
π
2
k
4
B
c
3
180
3

2
T
4

κ
−3
A. (42)
La Figura (5.6) muestra el comportamiento de la energ´ıa libre de Helmholtz en funci´ on
de la temperatura. Se han trazado varias trayectorias manteniendo un ´ area constante
6
,
donde se presenta un decrecimiento m´ as pronunciado (dF/dT < 0) para un ´area mayor
(marcado en amarillo).
De la termodin´ amica est´ andar sabemos la relaci´ on entre entrop´ıa y la energ´ıa libre de
Helmholtz:
S = −

∂F
∂T

V
48
A=1.0
A=1.5
A=2.0
100 200 300 400 500
TK
15000
10000
5000
FJ
Figura 5.6: Comportamiento de la energ´ıa libre de Helmholtz en el espacio-tiempo de
Rindler para una distancia entre R
0
y R, = 10.
S =
π
2
k
4
B
c
3
45
3

2
T
3

κ
−3
A (43)
La Figura (5.7) muestra el comportamiento de la entrop´ıa de la radiaci´on manteniendo
el ´ area constante en funci´ on de la temperatura. Esta muestra que la entrop´ıa es una
funci´ on creciente de la temperatura. Y que para diferentes trayectorias manteniendo un
´ area, constante la rata de cambio es m´ as pronunciada para un mayor ´ area (amarillo) que
para una menor (azul).
Siguiendo el mismo m´etodo empleado para c´alcular las propiedades termodin´ amicas de
la radiaci´ on en un espacio-tiempo plano, lo haremos para cerca del horizonte. La energ´ıa
interna corresponde a:
dE = dF + T

dS
6
la curvas corresponden a los siguientes valores azul = 1, rojo = 1.5 y amarillo = 2.0
49
A=2.0
A=1.5
A=1.0
100 200 300 400 500
TK
20
40
60
80
100
120
SJK
Figura 5.7: Comportamiento de la entrop´ıa en el espacio-tiempo de Rindler para un = 10.
donde F viene dado por (43), por lo que E es
E =
π
2
k
4
B
c
3
60
3

2
T
4

κ
−3
A. (44)
La Figura (5.8) muestra la energ´ıa interna de la radiaci´on en un funci´ on de la tem-
peratura manteniendo el ´ area constante. Esta muestra un comportamiento creciente en
funci´ on de la temperatura, ello es dado pues con un crecimiento de la temperatura se
evidencia la presencia de fotones m´as energ´eticos en el gas
7
.
La capacidad calor´ıfica a volumen constante es
C
v
=

∂E
∂T

V
C
v
=
π
2
k
4
B
c
3
15
3

2
T
3

κ
−3
A. (45)
50
A=1.0
A=1.5
A=2.0
100 200 300 400 500
TK
10000
20000
30000
40000
EJ
Figura 5.8: Comportamiento de la energ´ıa interna en el espacio-tiempo de Rindler con un
= 10.
La Figura (5.9) muestra el comportamiento de la capacidad calor´ıfica de la radiaci´ on
electromagn´etica en funci´ on de la temperatura a un ´area constante dada.
´
Esta se muestra
como una funci´on creciente de la temperatura. Al igual que las propiedades anteriores es
funci´ on del ´area considerada, a un mayor ´ area (amarillo) la raz´ on de crecimiento es m´as
pronuciada que a una menor (azul). Siguiendo a Zemansky y Ditter [33], calculamos la
capacidad calor´ıfica a presi´on constante
C
p
= T

∂S
∂T

P
C
v
=
π
2
k
4
B
c
3
15
3

2
T
3

κ
−3
A, (46)
en este punto es interesante resaltar que C
v
= C
p
para la radiaci´on electromagn´etica.
Zemansky y Ditter comentan al respecto:
7
Como se sabe estos deben estar aumentando su energ´ıa en un factor hν(r).
51
A=1.0
A=1.5
A=2.0
100 200 300 400 500
TK
50000
100000
150000
CJK
Figura 5.9: Comportamiento de la capacidad calor´ıfica en el espacio-tiempo de Rindler con
un = 10.
Cuando T → 0, C
p
→ C
v
. O lo que es igual al cero absoluto las capacidades son
iguales. En nuestro caso si consideramos que para un agujero negro con una masa
solar la temperatura Hawking es del orden de T
H
∝ 10
−8
K, por lo que las capacidades
calor´ıficas deben ser similares.
C
p
= C
v
, cuando

∂V
∂T∞

P
= 0. En la referencia [33] se cita por ejemplo el caso
del agua que para una temperatura de 4C, la densidad del agua es m´axima,luego
C
p
= C
v
.
Finalmente la presi´on ejercida por la radiaci´ on
P = −

∂F
∂V

T∞
.
Dado que la presi´on viene dada en t´erminos de un diferencial energ´etico (F) respecto a
uno volum´etrico a temperatura constante; tal diferencial podemos expresarlo como ∂V =
∂A. Entonces
52
P = −
1

∂F
∂A

T∞
P =
π
2
k
4
B
c
3
180
3

3
T
4

κ
−3
. (47)

100 200 300 400 500
TC
200
400
600
800
PPa
Figura 5.10: Comportamiento de la presi´ on ejercida por la radiaci´ on en el espacio-tiempo
de Rindler con un = 10.
La Figura (5.10) muestra el comportamiento de la presi´ on ejercida por la radiaci´on
en funci´on de la temperatura. N´ otese que igual que la presi´on en el caso de Minkowski la
presi´ on es proporcional a T
4
.
En el Ap´endice A, se muestran las Figuras de superficie para las propiedades de las
radiaci´ on en el espacio-tiempo de Minkowski (superficie reflectora exterior) y en el espacio-
tiempo de Rindler (superficie reflectora interior). El comportamiento cuando se comparan
las superficies de la energ´ıa libre de Helmholtz en Minkowski (Figura 8.1) y en Rindler son
53
similares (Figura 9.1 con diferentes ) con una disminuci´ on en las escalas de energ´ıa, lo
cual implica una disminuci´ on en los grados de libertad del sistema. Similares conclusiones
se pueden obtener cuando se comparan las propiedades t´ermicas de la radiaci´on cuando
se calcularon sobre la superficie exterior y la superficie reflectora interior.
Las ecuaciones que describen las propiedades termodin´ amicas de la radiaci´on cerca
del horizonte se pueden escribir en t´erminos de la propiedades de un gas de fotones en el
espacio-tiempo de Minkowski por un factor que incluye la gravedad (geom´etrico):
Para la energ´ıa libre de Helmholtz
F =
F
0
V
0
¸
Ac
6
2
2
κ
3

, (48)
donde F
0
y V
0
corresponden a la energ´ıa libre de Helmholtz y el volumen ocupado
por la radiaci´ on en el espacio-tiempo de Minkowski.
Para la entrop´ıa tendremos
S =
S
0
V
0
¸
Ac
6
2
2
κ
3

, (49)
donde S
0
y V
0
corresponden a la entrop´ıa y el volumen ocupado por la radiaci´on en
el espacio-tiempo de Minkowski.
La energ´ıa interna
E =
E
0
V
0
¸
Ac
6
2
2
κ
3

, (50)
donde E
0
y V
0
corresponden a la energ´ıa y el volumen ocupado por la radiaci´on en
el espacio-tiempo de Minkowski.
La capacidad calor´ıfica a volumen constante
C
V
=
C
V
0
V
0
¸
Ac
6
2
2
κ
3

, (51)
donde C
V
0
y V
0
corresponden la capacidad calor´ıfica y el volumen ocupado por la
radiaci´ on en el espacio-tiempo de Minkowski.
54
La presi´on ejercida por la radiaci´ on
P = P
0
¸
c
6

3
κ
3

. (52)
CAP
´
ITULO
6
AN
´
ALISIS DE RESULTADOS
El resultado de (4.18) indica que la noci´ on de fot´on introducida por Einstein, con-
siderando la aproximaci´ on de Wien corregida gravitacionalmente (4.8), sigue siendo v´ alida
en presencia de la gravedad. As´ı se tiene que los fotones poseen una energ´ıa hν(r) que in-
cluye la correcci´ on gravitacional. De igual forma la compaci´ on entre las expresiones (4.19)
y (4.21) nos permite evidenciar la estructura granular de la radiaci´ on electromagn´etica
cerca del radio gravitacional. Todo lo anterior se ha logrado considerando siempre v´alido
el principio de Boltzmann.
Cerca de la superficie de Schwarzschild, el campo gravitacional es muy fuerte si
es peque˜ no comparado con las dimensiones del sistema por efecto de la relaci´ on (4.6). La
expresi´ on (5.43), que es la energ´ıa libre de Helmholtz, es proporcional a T
4

κ
−3
A, siendo T

la temperatura medida por un observador asintoticamente lejano, κ la gravedad superficial
y A =

d
2
σ. Si comparamos (5.12) y (5.43) se observa una profunda diferencia:
La energ´ıa libre de Helmholtz considerada cerca al radio gravitacional es proporcional
al ´area y no al volumen como ocurre en (5.12).
Ello es importante dada la relaci´ on existente entre la energ´ıa de Helmholtz (F) y la
funci´ on de partici´ on Z de la termodin´ amica estad´ıstica
F ∝ ln|Z| .
La expresion (5.44), corresponde a la entrop´ıa de la radiaci´ on electromagn´etica cerca
del radio gravitacional es proporcional al ´area y no al volumen como ocurre en (5.13).
Ello se justifica en el hecho que siempre hemos considerado v´ alido el principio de Boltz-
mann, que nos indica que la entrop´ıa es proporcional al logar´ıtmo de la probabildad y
tal est´a ligada al conjunto de microestados que son accesibles al sistema. Tal n´ umero de
configuraciones est´ a ligada necesariamente al n´ umero de grados de libertad del sistema.
55
56
S ∝ ln|Ω| .
En el espacio-tiempio de Minkowski, Einstein hall´ o que tal probabilidad es
Ω =

V
V
0

N
,
lo que nos da la probabilidad que de N part´ıculas de un gas ideal se hallen confinadas
en un volumen V en lugar de un volumen V
0
. Pero considerando un escenario gravitacional
intenso, la entrop´ıa de la radiaci´ on electromagn´etica exhibe un comportamiento propor-
cional al ´area y no al volumen (5.44). Lo cual significa que el n´ umero de microestados
que son accesibles al sistema ha disminuido cuando se ha incorporado la gravedad en la
descripci´on termodin´amica de la radiaci´ on electromagn´etica. Qu´e ha pasado con esos mi-
croestados que ya no son accesibles al sistema? En condiciones de equilibrio t´ermico todos
los microestados son equiprobables para que se cumpla la condici´ on de m´axima entrop´ıa.
Cuando es considerada la gravedad en la descripci´ on estad´ıstica de la radiaci´ on ciertos
microestados dejan de ser equiprobables y por lo tanto ya no son accesibles al sistema.
Ello ocurre pues el n´ umero de grados de libertad de la radiacion ha disminuido. En ´ ultimas
la gravedad lo que hace es imponer una ligadura sobre el sistema. Limitando sus grados
de libertad y sus microestados. Un an´ alisis dimensional de las expresiones (5.13) y (5.43)
nos permite verificar algunos principios, para la radiaci´ on en el espacio-tiempo plano
S
¸
J
4
K
4
K
3
J
3
s
3
1
s
3
¸
¸
m
3
m
3

,
para la radiaci´on en el espacio-tiempo curvo
S
¸
J
4
K
4
K
3 m
3
s
3
J
3
s
3
m
3
s
6
¸
¸
m
2
m
2

.
Este ´ ultimo an´alisis nos permite asegurar que la expresi´ on (5.44) es propocional al
´ area, que tal se puede expresar como A = n
2
, siendo n un n´ umero entero mayor que cero
y la distancia entre el radio gravitacional R
0
y el radio de la primera superficie reflectora.
57
La idea que la materia ordinaria tambi´en pueda exhibir una entrop´ıa proporcional al
´ area cuando en la descripci´ on termodin´ amica se incorpora la gravedad es consistente con
el principio hologr´ afico. Tesis que fue por primera vez expresada por ‘t Hooft y Susskind
en 1993. Y expresa que la m´axima entrop´ıa posible depende del ´area de la superficie que
delimita el volumen y no de ´este...Si un sistema tridimensional completo puede ser descrito
plenamente por una teor´ıa f´ısica definida s´olo en su contorno bidimencional se espera que
el contenido de informaci´on del sistema no exceda del contenido de la descripci´on limitada
al contorno [21].
La ecuaci´ on (5.45), que corresponde a la energ´ıa interna de la radiaci´ on electromag-
n´etica es proporcional a T
4

κ
−3
A. Hecho que refleja que la ley de Stephan-Boltzmann en
esta descripci´on tambi´en se cumple pues E ∝ T
4
. Las expresiones (5.46) y (5.47) que
son las capacidades calor´ıficas a volumen constante (C
V
) y a presi´ on constante (C
P
) son
iguales ello se puede atribuir a que cuando la temperatura del sistema desciende, se tiene
que C
P
→C
V
[33]. Para la presi´on ejercida por la radiaci´ on electromagn´etica se hall´ o que
´esta es proporcional a T
4

κ
−3

−3
y est´ a fuertemente ligada por el tipo de que se escoja.
CAP
´
ITULO
7
CONCLUSIONES
En este trabajo se calcularon las energ´ıas de los cuantos de radiaci´ on electromagn´etica
cerca de una superficie de Schwarzschild considerando la aproximaci´ on de Wien corregida
por la presencia del campo gravitacional. El m´etodo de Einstein ha mostrado ser consis-
tente con la aproximaci´on semicl´asica de los campos. A partir de las relaciones (4.18) y
(4.21) se puede concluir que la radiaci´ on electromagn´etica posee una estructura granular
cerca del radio gravitacional.
El principio de Boltzmann en el contexto gravitacional ha demostrado ser v´ alido. De
´esta forma podr´ıamos aproximarnos a una respuesta a las cuestiones planteadas en la
secci´on 2.3. Pues hemos escogido una entrop´ıa acorde al enfoque de Boltzmann, que ha
demostrado ser consistente con la Termodin´amica y la Relatividad General.
Cerca de la superficie de Schwarzschild, donde el campo gravitacional es muy fuerte si
es peque˜ no comparado con las dimensiones del sistema por efecto de la relaci´ on (4.6). La
expresi´ on (5.43), que es la energ´ıa libre de Helmholtz, es proporcional a T
4

κ
−3
A, siendo T

la temperatura medida por un observador asint´oticamente lejano, κ la gravedad superficial
y A =

d
2
σ. Ello es importante dada la relaci´on existente entre la energ´ıa de Helmholtz
(F) y la funci´on de partici´on Z de la termodin´ amica estad´ıstica
F ∝ ln|Z| .
La expresi´ on (5.44), que corresponde a la entrop´ıa de la radiaci´on electromagn´etica
cerca del radio gravitacional, es proporcional al ´area y no al volumen como ocurre en
(5.13). Lo cual implica una disminuci´ on en los microestados accesibles al sistema y por
consiguiente en el n´ umero de grados de libertad. Como conclusi´ on se afirma que la gravedad
impone una ligadura al sistema limitando el n´ umero de grado de libertad de la radiaci´ on
electromagn´etica. Tal resultado est´a de acuerdo con el principio hologr´afico que postula
que la entrop´ıa de un sistema, no depende del volumen de ´este sino del ´area del contorno
58
59
que lo rodea [21].
La ecuaci´ on (5.45), que corresponde a la energ´ıa interna de la radiaci´ on electromag-
n´etica, es proporcional a T
4

κ
−3
A. Hecho que refleja que la ley de Stephan-Boltzmann en
est´ a descripci´ on tambien se cumple pues E ∝ T
4
.
Las expresiones (5.46) y (5.47) que son las capacidades calor´ıficas a volumen constante
(C
V
) y a presi´ on constante (C
P
) son iguales. Ello se puede atribuir a que cuando la
temperatura de la radiaci´ on electromagn´etica desciende se tiene que C
P
→C
V
[33]. Para
la presi´ on ejercida por la radiaci´ on electromagn´etica se hall´o que ´esta es proporcional a
T
4

κ
−3

−3
y est´ a fuertemente ligada por el tipo de que se escoja.
Este es trabajo se cumplieron los objetivos tanto el general como los espec´ıficos se
cumplieron pues con base en el m´etodo mostrado por Einstein se c´alculo la energ´ıa de los
cuantos de radiaci´on electromagn´etica en un escenario graviatcional intenso. Se modelaron
algunas propiedades de la radiaci´on electromagn´etica en tal contexto y se mostro que estas
son proporcionales al ´ area y no al volumen con ocurre en un espacio euclideo.
CAP
´
ITULO
8
ANEXO A
8.1. Propiedades de la radiaci´ on en el espacio-tiempo
de Minkowski
Este Anexo se muestran las gr´ aficas de las propiedades termodin´amicas de la radiaci´ on
electromagn´etica en el espacio-tiempo de Minkowski. Se tiene que la Figura 8.1 corresponde
a la superficie de la energ´ıa libre de Helmholtz (ecuaci´ on 5.12) como funci´on dependendi-
ente de la temperatura T y del volumen V .

Figura 8.1: Comportamiento de la energ´ıa libre de Helmholtz en el espacio-tiempo de
Minkowski.
La Figura 8.2 describe a la superficie de la entrop´ıa (ecuaci´ on 5.13) como una funci´ on
dependendiente de la temperatura T y del volumen V .
Para la Figura 8.3 se tiene que es la superficie de la energ´ıa interna (ecuaci´ on 5.14)
60
61

Figura 8.2: Comportamiento de la entrop´ıa en el espacio-tiempo de Minkowski.
como una funci´ on dependendiente de la temperatura T y del volumen V . De manera
an´aloga, la Figura 8.4 corresponde a la superficie de la capacidad calorif´ıca a volumen
constante C
V
(ecuaci´ on 5.15) como funci´on dependendiente de la temperatura T y del
volumen V .
62

Figura 8.3: Comportamiento de la energ´ıa interna de la radiaci´ on en el espacio-tiempo de
Minkowski.

Figura 8.4: Comportamiento de capacidad calor´ıfica de la radiaci´ on en el espacio-tiempo
de Minkowski.
CAP
´
ITULO
9
ANEXO B
9.1. Propiedades de la radiaci´ on en el espacio-tiempo
curvo
En este anexo se exponen las gr´aficas de las propiedades termodin´amicas de la radiaci´ on
electromagn´etica cerca al radio gravitacional. Se tiene que la Figura 9.1 corresponde a la
superficie de la energ´ıa libre de Helmholtz (ecuaci´on 5.43) como funci´on dependendiente
de la temperatura T y del ´ area A, manteniendo la gravedad superficial κ contante y con
diferentes .

Figura 9.1: Comportamiento de la energia libre de Helmholtz en el espacio-tiempo de
Rindler para diferentes .
La Figura 9.2 describe a la superficie de la entrop´ıa (ecuaci´ on 5.44) como funci´ on
dependendiente de la temperatura T y del volumen A, manteniendo la gravedad superficial
κ constante y con diferentes .
63
64

Figura 9.2: Comportamiento de la entrop´ıa en el espacio-tiempo de Rindler para diferentes
.
Para la Figura 9.3 se tiene que es la superficie de la energ´ıa interna (ecuaci´ on 5.45)
como funci´ on dependendiente de la temperatura T y del area A. De manera an´ aloga, la
Figura 9.4 corresponde a la superficie de la capacidad calorif´ıca a volumen constante C
V
(ecuaci´ on 5.46) como funci´on dependendiente de la temperatura T y del ´ area A.
65

Figura 9.3: Comportamiento de la energ´ıa interna en el espacio-tiempo de Rindler con
diferentes .

Figura 9.4: Comportamiento del capacidad calor´ıfica en espacio-tiempo de Rindler con
diferentes .
CAP
´
ITULO
10
ANEXO C
10.1. Deducci´on emp´ırica de la ley de Wien [25-30]
No era dif´ıcil para W. Wien ubicar la funci´on de distribuci´ on de cuerpo negro en una
funci´ on anal´ıtica, cerca del origen, esta se comporta como una funci´ on ax
2
o ax
3
y lejos se
comporta como e
−bx
. Asi tenemos que en una parte la funci´ on es creciente, llega a cierto
m´ aximo y posteriormente decrece pero nunca es cero. Una forma es
y = x
−n
e
−1/x
(1)
Que ofrecen una descripci´ on similar a la funci´on de distribuci´ on de cuerpo negro. En
1894, Wien llego preliminarmente a una ecuaci´on emp´ırica para el espectro de cuerpo
negro de la forma
ρ(λ) = aλ
γ
e
−f
, (2)
donde a es una constante, γ es un exponente entre −5 y −6 y f una funci´on desconocida
[29]. Wien simplimente buscaba una ecuac´ıon anal´ıtica que describiera el comportamiento
de ρ(λ) en funci´ on de λ. El no buscaba una derivaci´ on de primeros principios. En 1895,
Paschen y Wien propusieron una funci´on para la radiaci´on de cuerpo negro de la forma
ρ(λ) = aλ
γ
e

b
λT
. (3)
Cambiando ρ(λ) por ρ(ν)
ρ(ν) = ac
γ+1
ν
−(γ+2)
e


cT
. (4)
66
67
Siendo c la velocidad de la luz y T la temperatura del cuerpo negro. Sea
n = −(γ + 2),
α = ac
γ+1
y
β =
b
c
.
Por lo que (4) se reduce a
ρ(ν) = αν
n
e

βν
T
(5)
Wien pronto pudo demostrar que n debe ser igual a 3 para que fuese consistente con
la ley de Stefan-Boltzmann
ρ = σT
4
. (6)
La radiac´ıon total en todas las frecuencias es:
ρ =


0
ρ(ν)dν = α


0
ν
n
e

βν
T
dν =
αn!

β
T

n+1
. (7)
Donde se ha aprovechado el hecho que


0
x
n
e
−ax
dx =
n!
a
n+1
.
En el caso de n=3:
ρ =
αn!

β
T

n+1
=
α(1 ∗ 2 ∗ 3)

β
T

4
=

β
4
T
4
Luego
ρ(ν) ∝ cte ∗ T
4
.
CAP
´
ITULO
11
ANEXO D
11.1. C´alculo de algunas propiedades termodin´ami-
cas de la radiaci´ on electromagn´etica a partir de
las ecuaciones (4.2), (4.8) y (4.10)
En este ap´endice se c´ alcularon algunas propiedades de la radiac´ıon electromagn´eti-
ca cerca al radio gravitacional R
0
, a partir de la entrop´ıa corregida gravitacionalmente
(ecuaci´ on (4.2))
S =

R
0


0
φ(ρ(ν), ν)dν
4πr
2
dr

f(r)
.
Donde la densidad de entrop´ıa φ(ρ(ν), ν), viene dada por la ecuaci´on (4.10)
φ = −
k
B
f(r)
1/2
ρ


¸
ln

ρc
3
f(r)
3/2
8πhν
3

−1

.
La funci´on de distribuci´on de Wien para la radiaci´ on de cuerpo negro es (ecuaci´on
(4.8))
ρ(ν, r) =
8πh(ν

f(r)
−1/2
)
3
c
3
e

hν∞
k
B
T∞
,
con la frecuencia ν(r) y la temperatura T(r) corregidas gravitacionalmente. De lo
anterior tenemos que (4.2) se transforma a
S =

R
0


0
¸
8πk
B
ν
2

e
−hν∞
k
B
T∞
c
3



k
B
T

+ 1

¸


4πr
2
dr
f(r)
2
, (1)
68
69
haciendo la sustituci´on
z =


k
B
T

,
de lo anterior (1) se reduce a
S =
32π
2
k
4
B
T
3

h
3
c
3

R
0


0
(z
3
+ z
2
)e
−z
dz
r
2
dr
f(r)
2
. (2)
Integrando respecto a z
S =
256π
2
k
4
B
T
3

h
3
c
3

R
0
r
2
dr
f(r)
2
. (3)
Si consideramos que f(r) corresponde a 1 −
2Gm
c
2
r
, que es el caso de Schwarzschild.
Tendremos que (3) se reduce a
S =
256π
2
k
4
B
T
3

h
3
c
3

R
0
r
2
dr
1 −
2Gm
c
2
r
=
256π
2
k
4
B
T
3

h
3
c
3

R
0
c
4
r
4
dr
(−2Gm + c
2
r)
2
. (4)
Expandiendo en terminos de una serie de taylor

c
4
r
4
(−2Gm+c
2
r)
2

c
4
r
4
4G
2
m
2
+
c
6
r
5
4G
3
m
3
+ O[r]
6
.
Donde hemos despreciado t´erminos de orden 6

R
0

c
4
r
4
4G
2
m
2
+
c
6
r
5
4G
3
m
3

dr,
integrando con respecto a r
S =
32ck
4
B
π
2
R
5
(6Gm + 5c
2
R)T
3

15G
3
h
3
m
3
. (5)
Hallemos la energ´ıa libre de Helmholtz F a partir de la definici´ on S = −

∂F
∂T∞

V
70
dF = −SdT

F = −
8ck
4
B
π
2
R
5
(6Gm + 5c
2
R)T
4

15G
3
h
3
m
3
. (6)
Al igual que lo tratado en el cap´ıtulo 5 la energ´ıa interna de la radiaci´on electromag-
n´etica se hall´ o a partir de la definici´on
F = E −TS
E =
8ck
4
B
π
2
R
5
(6Gm + 5c
2
R)T
4

5G
3
h
3
m
3
. (7)
Y la capacidad calor´ıfica a volumen constante C
V
C
V
=
32ck
4
B
π
2
R
5
(6Gm + 5c
2
R)T
3

5G
3
h
3
m
3
. (8)
jonathan
BIBLIOGRAF
´
IA
[1] A. Einstein. Ann. Phys 17 (1905):132.
[2] S. Mukohyama and W. Israel. Phys. Rev D58 (1998):104005.
[3] D. V. Fursaev. Phys. Part. Nucl 36 (2005):81.
[4] J. M. Tejeiro and J. R. Arenas. XXVIII Spanish Relativity Meeting. AIP Conference
Proceedings 841 (2006):385.
[5] A. Corichi and D. Sudarky. Mod. Phys. Lett A17 (2002):1431.
[6] G. t’Hooft. Nucl. Phys. B256 (1985):727.
[7] L. Landau and E. Lifshitz. Curso de F´ısica Te´orica. F´ısica Estad´ıstica, volume 5.
EDITORIAL REVERT
´
E S.A., Barcelona, 1973.
[8] L. Landau and E. Lifshitz. Curso de F´ısica Te´orica. Te´oria Cl´asica de Campos,
volume 2. EDITORIAL REVERT
´
E S.A., Barcelona, 1973.
[9] S. W. Hawking. Comm. Math. Phys. 43 (1975):199.
[10] J. D. Benkenstein. Phys. Rev. D 7 (1973):2333.
[11] J. F. Isaza Delgado. T´esis de Maestr´ıa en Ciencias-F´ısica. F´ısica de los agujeros
negros radiaci´on de Hawking. Programas Curriculares de F´ısica. Universidad Nacional
de Colombia. Dir: Juan Manuel Tejeiro, 1998.
[12] C.S. Lopez-Monsalvo X. Hernandez and S. Mendoza. Revista Mexicana de F´ısica 52
(2006):515.
[13] J.M. Bardeen and S. W. Hawking. Comm. Math. Phys. 31 (1973):161.
[14] R. C. Tolman. Relativity Thermodynamics and Cosmology. DOVER PUBLICA-
TIONS, INC., New York, 1987.
[15] P.K. Townsend. arXiv:gr-qc/9707012v1 (1997).
[16] S. Carlip. arXiv:gr-qc/08074520v1 (2008).
71
72
[17] M. Srednicki. arXiv:hep-th/9303048v2 (1993).
[18] R.K. Pathria. Statistical mechanics. Butterworth-Heinemann, Madras, 1996.
[19] R.M. Wald. Quantum Field Theory in Curved Spacetime and Black Hole Thermody-
namics. Butterworth-Heinemann, Chicago, 1994.
[20] L. Susskind and J. Lindesay. An Introduction to Black Holes, Information, and String
Theory Revolution. World Scientific Publising Co. Pte. Ltd., London, 2005.
[21] J. D. Bekenstein. Temas : Investigaci´on y ciencia (Barcelona) . 36 (2004):16–23.
[22] L. Susskind. Temas : Investigaci´on y ciencia (Barcelona) . 36 (2004):36–41.
[23] S. Lloyd and Y. Jack Ng. Investigaci´on y ciencia (Barcelona) . (enero 2005):59–67.
[24] B. J. Carr and S. B. Giddings. Investigaci´on y ciencia (Barcelona) . (julio 2005):16–
23.
[25] M. Planck. The Theory of Heat Radiation. P. BLAKINSTONt’S SON CO., Philadel-
phia, 1914.
[26] J. Mehra. The Golden Age of Theoretical Physics, volume 1. World Scientific, Singa-
pore, 2001.
[27] M. S. Longair. Theoretical Concepts in Physics. Cambridge University Press, Cam-
bridge, 1984.
[28] N. Straumann. arXiv:hep-ph/0508131v1 (2005).
[29] D. Rogers. Einstein’s Other Theory: The Planck-Bose-Einstein Theory of Heat Ca-
pacity. Princeton University Press, Princeton, 2005.
[30] R. M. Eisberg. Fundamentals of Moderm Physics. John Wiley Sons, Inc, New York,
1961.
[31] R. P. Feynman. Statistical Mechanics: A set of lectures. The Benjamin/Cummings
Publishing Company, Inc, Massachusetts, 1961.
[32] A. Pais. Subtle is the Lord...The Science and the Life of Albert Einstein. Oxford
University Press, Oxford, 1982.
[33] M. W. Zemansky and R. H Dittman. Heat and Thermodynamics. The MacGraw-Hill
Companies, Inc, New York, 1997.
[34] K. S. Thorne C. W. Misner and J. A. Wheeler. Gravitation. W. H. Freeman and
Company, San Francisco, 1973.
[35] C. Cohen Tannoudji. arXiv:0905.0975 (2009).
73
[36] E. Ruiz Trejo. Sociedad Mexicana de F´ısica (Julio 2005):151–154.
[37] W. Rindler. Am. J. Phys 34 (Diciembre 1966):1174–1178.
[38] L. Navarro V. and E. Perez C. Dynamis. Acta Hisp. Med. Sci. Hist. Illus 22
(2002):377–410.
[39] L. Navarro V. Monograf´ıas de la Real Academia de las Ciencias de Zaragoza 27
(2005):69–91.
[40] L. Navarro V. Confer`encies FME, Curs A. Einstein 2004-2005, volume II. Facultat
de Matem`atiques i Estad´ıstica, Universitat Polit`ecnica de Catalunya, Barcelona, 2006.
[41] M Bazin R. Adler and M Schigger. Introdution to General Relativity. McGraw-Hill
Company, New YorK, 1965.
[42] S. Weinberg. Gravitation and Cosmology. Principles and Applications of The General
Theory of Relativity. John Wiley Sons, Inc, New Jersey, 1972.
[43] A. Camacho and A. Macias. Gen. Rel. and Grav 39,8 (2007):1175–1183.
[44] D. K. Callebaut L. N. Tsintsadze, Y Kishimoto and N. L. Tsintsadze. Phys. Rev. E
76 (2007):016406.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->