You are on page 1of 10

Los subsidios son aplicados para estimular artificialmente el consumo o la producción de un

bien o servicio. Son los mecanismos contrarios a los impuestos.
Generalmente la aplicación de subsidios específicos al consumo o a la producción de un
producto cualquiera, tiene su origen en la intención de los Estados de alcanzar metas sociales, o
bien favorecer (por distintas razones) a determinadas personas, actividades o zonas de un país.
También suele otorgarse desde el Estado a las empresas privadas, con el fin de evitar que
posibles aumentos de tarifas lleguen a los consumidores finales de los productos o servicios que
ellas proveen, y así proteger la economía regional (principalmente en épocas de inflación).
Para las economistas "liberales" son mecanismos artificiales para modificar la asignación de
recursos de la economía, a los que toman como perjudiciales para el normal desarrollo de la
misma, ya que consideran que la asignación de recursos debe ser efectuada por el "mercado".
Concepto de subsidios [editar]
Un subsidio es la diferencia entre el precio real de un bien o servicio y el precio real cobrado al
consumidor de estos bienes o servicios.
Existen diversos tipos de subsidio:
1. Subsidios a la oferta (otorgados a los productores de bienes y servicios).
2. Subsidios a la demanda
Son subsidios que reducen lo que paga el usuario, por debajo del costo del bien o servicio.
Pueden ser:
a) Subsidios directos: El Gobierno paga directamente una parte del servicio a algunos
consumidores. En el mejor de los casos este subsidio debe aparecer dentro de la factura como
una rebaja al precio normal, señalando quien lo paga y cual es la base del cálculo.
b) Subsidios cruzados (entre diferentes usuarios): En este caso la Empresa calcula su tarifa
general (que cubre los costos totales) pero no cobra el mismo monto a todos los clientes.
Algunos pagan más que el costo real, para permitir que otros paguen menos. No hay necesidad
de que el Gobierno ponga nada del costo de este subsidio. Ya que el ingreso total de la empresa
se mantiene igual. El sector en su totalidad no esta siendo subsidiado; sino, algunos usuarios
(quienes, se supone, son los menos necesitados) están subsidiando el consumo de otros usuarios
(los supuestamente más necesitados).

Generalmente un subsidio se otorga cuando los gobiernos pretenden, estimular de forma
artificial el consumo producción de determinados bienes o servicios. Los gobiernos también
otorgan subsidios a las empresas para evitar que los incrementos en los precios se trasladen
hacia los usuarios finales.
El subsidio es el mecanismo por el cual el Estado, pasa de largo la asignación eficiente de
recursos realizada por el mercado en condiciones naturales distorsionando su correcto
funcionamiento. Sin embargo a esto, el establecimiento de subsidios no es
una acción apriorísticamente indebida.
En Latinoamérica en especial, los subsidios monetarios condicionados que se otorgan a las
familias en extrema pobreza, han permitido crear el incentivo adecuado para que los pobres
acudan a la escuela y utilicen los servicios de salud. Estos programas que se implementaron
inicialmente en México durante 1997 y posteriormente se han ampliado hacia un total de 14
países de la región Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador,
Honduras, Jamaica, Nicaragua, Rep. Dominicana, Paraguay y Perú. Estos programas establecen
que sus beneficiarios reciban ciertos incentivos monetarios para ser usados en la cobertura de
sus necesidades básicas, a cambio de los cuales deberán acceder obligatoriamente a ciertos
servicios como escolaridad, cuidados médicos, en especial durante la lactancia. Estamos aquí a lo
que conocemos como “subsidios focalizados”, una herramienta útil y que a largo plazo puede
producir mejoras al conjunto de la sociedad.
Santa Claus, esta viniendo

a la ciudad
Por otro lado tenemos los así llamados “subsidios universales” que en America
Latina y otras regiones se aplican a los servicios básicos: luz, agua, energía, salud,
educación, etc. En un interesante articulo publicado el 12 de diciembre de 2008 en
el Nuevo Herald, Andrés Oppenheimer, describe como México gasta $7,600 millones
de dólares anuales en subvenciones a la universidad pública, sin importar las
condiciones económicas del alumnado, mientras ello ocurre, las estimaciones del
Banco Mundial señalan que el 51% de este gasto se orienta hacia aquellos que si
pueden pagar por su educación. Todo un ejemplo de uso ineficiente de los recursos
económicos.Mención aparte, merecen los subsidios por desempleo que se
pueden permitir las economías desarrolladas y en la hora actual demuestran su
utilidad para hacer frente al paro en simultáneo de millones de individuos.
En otra ocasión hablaremos sobre los subsidios agrícolas que mantienen las
economías de Europa y Estados Unidos y la forma en que contribuyen a la parálisis
de la Ronda de Doha.
Un tratado de libre comercio (TLC) consiste en un acuerdo comercial regional o bilateral para
ampliar el mercado de bienes y servicios entre los países participantes. Básicamente, consiste en
la eliminación o rebaja sustancial de los aranceles para los bienes entre las partes, y acuerdos en
materia de servicios. Este acuerdo se rige por las reglas de la Organización Mundial del
Comercio (OMC) o por mutuo acuerdo entre los países participantes.
Un TLC no necesariamente conlleva una integración económica, social y política regional, como
es el caso de la Unión Europea, la Comunidad Andina, el Mercosur y la Comunidad
Sudamericana de Naciones. Si bien estos se crearon para fomentar el intercambio comercial,
también incluyeron cláusulas de política fiscal y presupuestario, así como el movimiento de
personas y organismos políticos comunes, elementos ausentes en un TLC.
Históricamente el primer TLC fue el Tratado franco-británico de libre comercio) (o Tratado de
Cobden-Chevalier) firmado en 1860 y que introduce también la cláusula de nación más
favorecida.

 ¿Qué es un tratado de libre comercio?

Un tratado de libre comercio (TLC) es un acuerdo comercial vinculante que suscriben dos o más
países para acordar la concesión de preferencias arancelarias mutuas y la reducción de barreras
no arancelarias al comercio de bienes y servicios. A fin de profundizar la integración económica
de los países firmantes, un TLC incorpora además de los temas de acceso a nuevos mercados,
otros aspectos normativos relacionados al comercio, tales como propiedad intelectual,
inversiones, política de competencia, servicios financieros, telecomunicaciones, comercio
electrónico, asuntos laborales, disposiciones medio ambientales y mecanismos de defensa
comercial y de solución de controversias. os TLC tienen un plazo indefinido, es decir,
permanecen vigentes a lo largo del tiempo por lo que tienen carácter de perpetuidad.
 ¿Por qué es importante firmar tratados de libre comercio?

Los Tratados de Libre Comercio forman parte de una estrategia comercial de largo plazo que
busca consolidar mercados para los productos peruanos con el fin de desarrollar una oferta
exportable competitiva, que a su vez genere más y mejores empleos. La experiencia muestra que
los países que más han logrado desarrollarse en los últimos años son aquellos que se han
incorporado exitosamente al comercio internacional, ampliando de esta manera el tamaño del
mercado para sus empresas.
Por ejemplo, en los últimos veinticinco años los países del Asia (sin incluir Japon) incrementaron
sus exportaciones a una tasa promedio anual de 6%, lo que les ha hecho posible un crecimiento
real de 5.5% cada año. En contraste, en los últimos veinticinco años, América latina (incluyendo
México) ha presentado un bajo crecimiento real de sus exportaciones (1.9% anual) y, en
consecuencia, un bajo crecimiento de su economía (2.9% al año).
La necesidad de promover la integración comercial como mecanismo de ampliación de mercados
es bastante clara en el caso del Perú, cuyos mercados locales, por su reducido tamaño, ofrecen
escasas oportunidades de negocio y, por tanto, de creación de empleos.
 ¿Qué ventajas y desventajas pueden traer los tratados de libre
comercio?

Los tratados de libre comercio traen consigo beneficios que están relacionados no solo con
aspectos de tipo comercial sino que son positivos para la economía de su conjunto: permiten
reducir y en muchos casos eliminar las barreras arancelarias y no arancelarias al comercio;
contribuyen a mejorar la competitividad de las empresas (dado que es posible disponer de
materia prima y maquinaria a menores costos); facilita el incremento del flujo de inversión
extranjera, al otorgar certidumbre y estabilidad en el tiempo a los inversionistas; ayudan a
competir en igualdad de condiciones con otros países que han logrado ventajas de acceso
mediante acuerdos comerciales similares asi como a obtener ventajas por sobre los países que no
han negociado acuerdos comerciales preferenciales; y, finalmente, fomentan la creación de
empleos derivados de una mayor actividad exportadora.
Así mismo, la apertura comercial genera una mayor integración del país a la economía mundial,
lo que hace posible reducir la volatilidad de su crecimiento, el nivel de riesgo-país y el costo de
financiamiento de la actividad privada en general.
Sin embargo, no todos los sectores de la economía se benefician de igual manera con los tratados
de libre comercio. Hay sin duda productos de mayor sensibilidad en el proceso de negociación
que deben ser protegidos con determinados mecanismos de defensa comercial. Sin embargo, los
efectos negativos sobre ciertos productos también pueden atenuarse si se toman las medidas
adecuadas para impulsar su competitividad o en todo caso incentivar su reconversión hacia
actividades con un mayor potencial de crecimiento.

Los tratados de libre comercio, son los instrumentos actuales, para generar cooperación mutua y un
intercambio comercial fluido, libre de trabas, entre las naciones.
Estos tratados, apuntan a la especificación de producciones, donde los países deben producir de manera
eficiente, aquello que les resulta económicamente rentable. Son la fuerza comercial, que impulsa a los
países y regiones del mundo a desarrollar sus ventajas comparativas. O sea, el producir bienes baratos,
de manera eficiente, para vendérselos a otros países, los cuales producirán otros productos, con sus
respectivas ventajas comparativas. Es así, como los tratados de libre comercio, tienden a una especie de
canje comercial de bienes.
Asimismo, dentro de diversas variables contempladas, los tratados de libre comercio, son las principales
fuentes de desgravamiento en cuanto a las exportaciones se refiere. Ya que las trabas arancelarias, se
van desmoronando de manera paulatina, hasta legar al punto cero, en todos aquellos productos que
quedan insertos, dentro del tratado. Desgravamiento, que se pacta en años, con sus respectivos
porcentajes anuales.
Los tratados de libre comercio, pueden ser firmados de manera bilateral o multilateral. El caso más
común, es de los tratados bilaterales. Como por ejemplo, el que posee Chile con Corea del Sur.
Asimismo, un caso emblemático de los tratados de libre comercio multilaterales, lo constituye el acuerdo
de la Comunidad Económica Europea en 1957. O el Nafta o tratado de libre comercio entre México,
Canadá y los Estados Unidos (1993).
La idea de estos pactos, surge en el siglo XVIII. Ya que Inglaterra, por medio de la Revolución Industrial,
logró un fuerte despegue de su producción interna. Es así, como buscó principalmente con Francia,
disminuir las trabas que estaban en juego, con respecto a las exportaciones del primero, hacia el
segundo país europeo.
En aquel mismo siglo, Adam Smith sentaba las bases del liberalismo económico, con sus teorías sobre la
importancia de que el mercado se regulara a sí mismo. Es así, como también ideó la visión de la ventaja
comparativa, para las relaciones comerciales entre las naciones.
Ideas que llegaron a su culminación, con el tratado de comercio, llevado a cabo en el siglo XIX, por
Inglaterra y Francia.
Pero el mundo, nuevamente volvería a marcos proteccionistas. Basándose en altas tarifas para castigar
las importaciones. No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial, que la economía mundial, volvió
a la búsqueda de Tratados de Comercio, que apuntaban a una economía más abierta y una reducción de
los aranceles de importación. Es así, como después de la década de los 50`, se crea la Comunidad
Económica Europea, el MERCOSUR a finales de siglo, el Nafta, la Organización Mundial de Comercio,
entre otros organismos.
Asimismo, los tratados de libre comercio, son una potente herramienta, para fomentar el libre
desplazamiento de trabajo (entre los países firmantes), como de igual manera, en cuanto a la libertad de
circulación de capitales entre los países.
Otro aspecto importante de estos acuerdos, son los aspectos políticos y culturales que están en juego.
Todos los tratados de libre comercio, aparte de liberalizar las economías, buscan la cooperación de las
naciones, en el ámbito político, cultural, tecnológico y científico.

Los Tratados de Libre Comercio buscan:
• Establecer reglas claras y estables,
de mutuo acuerdo entre los países,
para vender y comprar productos
entre sí.
El contar con reglas claras les permite a los
empresarios conocer previamente los requisitos
y procedimientos que debe cumplir para que sus
productos ingresen al otro país.
• Eliminar los aranceles, que son
impuestos que todos los países
cobran cuando ingresan productos
que no se producen localmente. La
eliminación de estos cobros
permite que nuestros productos
sean más baratos en comparación
con productos de otros países que
no tienen las mismas ventajas
arancelarias.
• Hacer más fácil y rápido el ingreso
de productos de un país a otro, que
son parte del Acuerdo.

• Facilitar el ingreso de mejores
materias primas y a mejores
precios, que nos permitan bajar
costos de producción y ser más
eficientes.

• Promover y aumentar la inversión,
ya que garantizan que el dinero
invertido por empresarios locales y
extranjeros estará protegido por
reglas contenidas en el Tratado.

• Establecer procedimientos que
permitan a los países resolver
problemas o diferencias que
puedan surgir en la compra y venta
de productos.

• Proteger las marcas y todo tipo de
derecho de propiedad intelectual
en cada uno de los países.
• Finalmente, unir esfuerzos para
hacer más fácil el comercio y el
intercambio de información, así
como el crecimiento del sector
exportador e importador, con el
objetivo de crear más empleos y
combatir la pobreza que existe en
nuestro país.

Tratado Comercial
Es un acuerdo entre distintos países para concederse determinados beneficios de forma mutua. Se
pueden distinguir tres tipos de tratados comerciales: zona de libre comercio, unión aduanera y
unión económica.
Entre los tipos de tratados comerciales más grandes se tienen:
• Zona de Libre Comercio
En una zona de libre comercio los países firmantes del tratado se comprometen a
anular entre sí los aranceles en frontera, es decir, entre los países firmantes del
tratado los precios de todos los productos comerciados entre ellos serán los
mismos para todos los integrantes de la zona, de forma que un país no puede
aumentar (mediante aranceles a la importación) el precio de los bienes producidos
en otro país que forma parte de la zona de libre comercio. como ejemplo de este
tipo de acuerdos comerciales internacionales pueden citarse la asociación europea
de libre comercio (EFTA) y el tratado de libre comercio norteamericano (TLC).
• Unión Aduanera
Una unión aduanera es una ampliación de los beneficios derivados de una zona de
libre comercio. en una unión aduanera, además de eliminarse los aranceles
internos para los países miembros de la unión, se crea un arancel externo común
(aec) para todos los países, es decir, cualquier país de la unión que importe bienes
producidos por otro país no perteneciente a la unión aplicará a estos bienes el
mismo arancel. las uniones aduaneras suelen también permitir la libre circulación
de personas y capitales por todos los territorios de los países miembros, lo que
permite la libre adquisición de bienes de consumo y empresas de los ciudadanos
de un país en el resto de los países pertenecientes al acuerdo comercial. el ejemplo
más destacado de unión aduanera fue la comunidad económica europea, germen
de la unión europea (UE).
• Unión Económica
Representa el grado sumo de integración comercial entre distintos países. Además
de los beneficios derivados de la unión aduanera, se produce una integración
económica plena al eliminarse las distintas monedas de los países integrantes de la
unión, creándose un único banco central para todos ellos. La UE constituye una
unión económica plena desde 1999, al finalizar el proceso de convergencia entre
los países miembros y crearse una moneda única, el euro.

Tratados de libre comercio más importantes:
• TLC
• Unión Europea
• MERCOSUR
• Tratado Asiático
• ALCA (Posteriormente)
Los objetivos principales de estos tratados de libre comercio son:
• Eliminar barreras que afecten o mermen el comercio.
• Promover las condiciones para una competencia justa.
• Incrementar las oportunidades de inversión.
• Proporcionar una protección adecuada a los derechos de propiedad
intelectual.
• Establecer procesos efectivos para la estimulación de la producción nacional.
• Fomentar la cooperación entre países amigos.
• Ofrecer una solución a controversias.
Tipos [editar]
• Según el número de Estados que formen parte, los Tratados internacionales
pueden ser: bilaterales o multilaterales. Estos últimos se subdividen en
generales, (que tienen vocación de universalidad), y restringidos (limitados a
un número reducido de estados por motivos diversos: militares, geográficos,
económicos...).
• Según la materia, pueden ser: Tratados comerciales, políticos, culturales,
humanitarios, sobre derechos humanos, o de otra índole.
• Según el tipo de obligaciones creadas diferenciamos entre: Tratados-ley y
Tratados-contrato. Los primeros establecen normas de aplicación general que
jurídicamente se encuentran en un pedestal superior a las leyes internas de
los países firmantes, los segundos suponen un intercambio de prestaciones
entre partes contratantes. Esta distinción está bastante superada pues
ambas particularidades se funden.
• Por la índole de los sujetos participantes, distinguimos: Tratados entre
Estados, entre Estados y Organizaciones internacionales, y entre
Organizaciones internacionales.
• Por su duración: se diferencian entre Tratados de duración determinada y
Tratados de duración indeterminada.
• Según la posibilidad de hacerse parte sin haber tomado parte en su
negociación: Tratados abiertos y cerrados. Estos últimos no admiten nuevos
miembros, por lo que su admisión implica la celebración de un nuevo tratado.
• Por su forma de conclusión, podemos encontrar: Tratados concluidos de
forma solemne y Tratados concluidos de forma simplificada que luego son
enviados por el poder ejecutivo al poder legislativo para opinión y
aceptación.