You are on page 1of 5

 

La Virgen María No Fue Católica 

Por Cohen G. Reckart 

La  virgen  María  no  fue  Católica.  Muchos  no  saben  esto.  Pero  es 
verdad. Aquí están algunas otras realidades las cuales muchos no conocen: 

María no era una mujer blanca. Estos cuadros de María son de una mujer blanca Europea y en 
ninguna manera representan a la verdadera María de la Biblia. La verdadera María de la Biblia 
era una mujer de piel morena o negra. Ella era de la tribu de Judá de la simiente de David, y la 
bisabuela  de  David  Rut  era  una  mujer  Moabita  Negra.  David  no  era  un  hombre  blanco. 
Cualquier  representación  de  María  como  una  mujer  blanca  es  falsa.  Pero  muchos  no  saben 
esto. Los cuadros lucen bellos y alucen a alguien de simpatía y amor de pureza. Estos iconos 
son  diseñados  para  apelar  al  corazón  de  una  persona  y  no  a  su  pensamiento.  Actualmente, 
estos cuadros son adorados por muchos que creen que estas imágenes de María contienen su 
misma  presencia.  Los  cuadros  de  María  son  ídolos  cuando  las  personas  les  oran  o  les  dan 
adoración  en  oraciones.  Aquí  están  algunas  otras  realidades  que  las  personas  no  conocen 
sobre María.  

María nunca oró con un rosario. El cuadro de María arriba a la derecha muestra a María con un 
rosario y con sus manos plegadas en una posición de oración, parece que ella está usándolos 
para hacer sus oraciones. ¿Es esta una verdadera imagen de la María real o es éste un cuadro 
diseñado para llevar a los católicos a creer que si María ora el rosario, entonces esto debe ser 
lo que ellos deberían hacer? 

El rosario fue inventado por Pedro el Ermitaño en el 1090 d.C. y plenamente comprometido en 
la Iglesia Católica por Sn.  Domingo en  el año 1214  d.C. y aprobado por el Papa Inocencio  III. 
¿Cómo podría usar María algo que no fue inventado hasta 1000+ años después de su muerte? 
Sn. Domingo afirmó que María le dio el rosario. La realidad es, Sn. Domingo mintió, él usó a 
María como la fuente de éste para que fuese rápidamente aceptado por todos los Católicos. 

¿Dónde  María,  una  mujer  Judía,  obtendría  alguna  idea  de  este  diseño  pagano?  El  rosario  no 
fue conocido por ninguno de los Apóstoles. Ellos nunca oraron usándolo. Seguramente María 
se los pudo haber presentado si éste era algo que todos los Cristianos debían usar. Otro punto 

 
 

de  interés  aquí  es  que  nosotros  seguimos  la  Doctrina  de  los  Apóstoles.  En  ningún  lugar  los 
Apóstoles  nos  dicen  que  María  tuvo  alguna  revelación  o  poder  especial  dentro  o  sobre  la 
Iglesia  del  Nuevo  Testamento.  Por  tanto,  la  introducción  del  rosario  por  Sn.  Domingo  es 
sospechosa  en  muchos  registros.  Ni  una  vez  en  la  vida  de  María  ella  siquiera  oró  usando  el 
rosario. 

María nunca asistió a una Iglesia Católica. Muchos no saben que no hubo Iglesia Católica hasta 
el  325  d.C.  La  Iglesia  Católica  fue  formada  por  más  o  menos  318  Obispos  en  el  Concilio  de 
Nicea. Antes de esta fecha no había Iglesia Católica unificada. Fue en este año que Constantino 
estableció  la  Iglesia  Católica  y  el  Credo  de  Nicea  fue  inventado  alrededor  del  cual  todos  los 
Obispos se reunieron y unificados formaron la Iglesia Católica. María nunca asistió a una Iglesia 
Católica.  

Alguien preguntó: "¿No era María Cristiana, y esto no la hace una Católica?" No, esto no hace a 
María  una  católica.  En  realidad,  ninguno  de  los  Apóstoles  fue  Católico  y  nunca  fueron  en  o 
parte de la Iglesia Católica. ¿De todas formas qué es un cristiano? Un cristiano es una persona 
que se ha convertido a la religión del Judaísmo Mesiánico de Jesús. 

El nombre Cristiano se compone de dos partes "Cristo" que quiere decir Mesías, hijo de David, 
Rey y Señor de Israel; y "anos" lo cual es un sufijo añadido a los nombres como Corintianos, 
Efesianos, Filipenses, Colosenses, etc y es equivalente al "itas" Bíblico que simplemente quiere 
decir  "pueblo."  Así,  el  nombre  Israelitas  quiere  decir  Israelitas:  pueblo  de  Israel. 
Correspondiendo  entonces  tenemos  que  Corintianos  lo  cual  quiere  decir  pueblo  de  Corinto. 
Con  este  entendimiento  podemos  ver  cómo  ese  Cristianos  o  Cristitas  son  lo  mismo  e 
interpretado guardando con sintaxis y significado sería pueblo del Mesías, o Pueblo del Rey de 
Israel, o pueblo del Señor. Colectivamente éstos son identificados como Creyentes Mesiánicos. 
Ahora, ya que la Iglesia Católica no existió hasta el 325 d.C, ningún Cristiano, ningún creyente 
Mesiánico, ningún pueblo del Mesías, fue Católico. La Iglesia Católica es un cuerpo Gentil de 
personas  con  una  cabeza  Gentil  como  Papa.  La  Iglesia  de  la  cual  María  fue  miembro  era 
totalmente Judía. La Iglesia de Hechos 1 y 2 consistía solamente de hombres y mujeres Judíos. 
Esta  Iglesia  nunca  fue  Gentil,  nunca  se  convirtió  en  Gentil,  y  permanece  Judía  hasta  este  día 
(1986). Ésta nuca será Gentil. María nunca fue a confesión. El confesionario no fue instalado en 
la  Iglesia  Católica  hasta  el  1215  d.C.  e  instituido  por  el  Papa  Inocencio  III.  Miembros  de  la 
Iglesia  Católica  no  se  arrepintieron  más  directamente  a  Dios,  a  ellos  se  les  dijo  que  podían 
confesar  sus  pecados  a  un  Sacerdote  y  él  tenía  poder  para  perdonarles  de  sus  pecados.  El 
confesionario  ha  sido  utilizado  para  obtener  información  sexual  con  la  cual  seducir  mujeres 
culpables, jóvenes, y muchachos. 

Ha sido utilizado para extraer información sobre las personas a quienes el sacerdote desea que 
aquellos que confiesen den. El confesionario es utilizado para hacer que los Católicos sientan 
que necesitan al Sacerdote y a la Iglesia Católica más de lo que necesitan a Dios. María nunca 
fue a un confesionario. María nunca se roció con agua bendita. El rociar del agua bendita fue 
inventado  en  el  año  1009  d.C.  Antes  de  este  tiempo  nunca  fue  utilizado  en  ninguna  Iglesia 
Cristiana  en  el  mundo.  El  propósito  de  este  rociar  agua  bendita  era  para  crear  un  ritual  más 
que los Católicos llegarían a aceptar como una obra esencial de salvación. Un niño Católico que 
es  criado  con  este  ritual,  sentirá  como  deshonra  a  Dios  si  no  se  rocía  justo  antes  de  cruzar 

 
 

cuando entra a una Iglesia. Este ritual del agua bendita ha crecido en muchas otras ceremonias 
de  rociar.  Estuve  en  Valdez,  Alaska  un  año  y  el  sacerdote  Católico  local  hacía  que  todos  los 
católicos trajeran a sus mascotas para recibir un rociar especial de agua bendita. María nunca 
utilizó esta agua bendita, su ritual, o cualquier otro ritual de rociar en ningún momento. 

María  no  fue  Católica.  María  nunca  creyó  o  supo  sobre  el  Limbo‐infierno  o  del  Purgatorio‐
infierno  para  niños  mayores  y  adultos.  La  existencia  del  purgatorio  fue  proclamada  como 
realidad en el año 1438 d.C. El limbo fue proclamado como realidad en el quinto siglo. Ambos 
el Purgatorio y el Limbo son diseños para hacer dinero para la Iglesia Católica. Las oraciones 
solas no libran de las llamas del infierno. Se necesita dinero. El dinero podía ser una ofrenda 
para la caja de los pobres, podía ser para un fondo misionero, podía ser para adquirir una vela 
fabricada  por  la  Iglesia  o  un  auxiliar,  o  solo  simplemente  colocar  su  dinero  en  el  plato  de  la 
ofrenda.  No  hay  nada  en  la  Palabra  de  Dios  sobre  el  Purgatorio  o  el  Limbo.  Éstos  son 
invenciones hechas de hombres. Una cosa es segura, María nunca supo sobre o creyó en el 

Purgatorio o Limbo. María no fue Católica. María no creyó en la inmaculada concepción. Los 
Judíos  no  tenían  una  enseñanza  o  doctrina  que  el  pecado  era  heredado  por  un  bebe  de  la 
sangre de los padres. La doctrina del pecado heredado en la línea de sangre no se encuentra 
en  ningún  lugar  en  la  Biblia.  Los  Judíos  no  tenían  una  doctrina  o  enseñanza  que  los  padres 
pasaban a sus hijos todo el pecado heredado en la cadena genealógica familiar atrás a Adán y 
Eva.  Ya  que  los  Judíos  no  creían  en  el  pecado  heredado,  no  había  necesidad  de  que  hubiera 
una doctrina que María tuvo que nacer sin pecado para dar a luz a Jesús para que él no tuviera 
sangre manchada. Entonces la doctrina de la inmaculada concepción fue hecha una enseñanza 
obligatoria de la Iglesia Católica hasta el 1845 d.C. Sí, hubo algún tiempo antes de esta fecha 
que se creía que el pecado se heredaba mediante la línea de sangre, y esto implicaba a María 
si ella tenía un hijo cuya línea de sangre habría venido de la manchada de Adán a María. Para 
que Jesús naciera perfecto y sangre sin pecado, era necesario entonces hacer algo por María y 
su  sangre  manchada  por  el  pecado.  Así  que,  la  cosa  a  hacer  fue  inventar  esta  falsedad  de  la 
inmaculada  concepción  y  hacer  que  los  Católicos  la  aceptaran.  De  esta  forma,  los  Católicos 
podían continuar haciendo dinero de las muertes de los bebes pequeños, a cuyos padres se les 
decía  que  el  niño  estaba  en  las  llamas  del  Limbo  y  no  podía  escapar  a  menos  que  se  pagara 
cierto dinero a la Iglesia y se hicieran ciertas oraciones.  

María nunca fue a una Iglesia Católica. Lo que se convirtió en la Iglesia Católica en el 325 d.C. y 
lo que la Iglesia Católica es hoy, María nunca asistió. Ni una vez  en su vida ella asistió a una 
Iglesia donde había imágenes y estatuas de mal llamados santos. Ni una vez ella entró a una 
Iglesia Católica y se roció agua bendita. Ni una vez ella encendió una vela por ninguna razón. 
Ella nunca vio u oyó una misa Católica. Ella nunca oró oraciones Católicas y ella nunca una vez 
se  arrodilló  para  el  Pan  de  la  Comunión,  la  Hostia,  o  la  Eucaristía.  Ni  una  vez  un  sacerdote 
Católico colocó un Pan u Hostia en su lengua. María nunca una vez se sentó en una banca de 
Iglesia  Católica,  silla,  o  asiento.  Ella  nunca  oyó  a  un  Sacerdote  Católico  dar  una  homilía  o 
lección  Bíblica.  María  nunca  estuvo  en  una  Iglesia  donde  se  utilizara  un  crucifijo  como  un 
emblema de culto o adoración.  

María  nunca  vio  en  un  altar  a  un  jovencito  o  jovencita  y  ni  una  vez  ella  siquiera  cantó  una 
canción en un servicio Católico. 

 
 

María nunca creyó en o supo sobre la trinidad. María nunca supo sobre la trinidad porque ésta 
no fue inventada y no se convirtió en una ley doctrinal obligatoria hasta el Concilio de Nicea en 
el  325  d.C.  La  doctrina  de  la  trinidad  no  fue  formulada  hasta  que  Constantino  presentó  la 
"hoinoousios" "de una esencia" de Platón. Los Obispos, saltaron sobre esto y la aceptaron y la 
trinidad  se  convirtió  en  una  doctrina  obligada  por  el  trono  del  Imperio  Romano.  Todo  aquel 
que  negaba  esta  nueva  doctrina  era  quitado  de  la  Iglesia,  de  su  Obispado,  sus  casas  y 
propiedades  confiscadas,  y algunos fueron condenados a muerte. María fue  una mujer Judía 
que creyó en un Dios. Como Judía a ella le era prohibido por el Primer Mandamiento tener una 
idea plural de la Divinidad. Lo que sea que María pensaba de su hijo Jesús, ella no pensó en él 
como  un  segundo  Dios  de  rango  bajo  Dios  el  Padre  y  ella  no  pensó  de  él  como  una 
personalidad en el pensamiento de la tripersonalidad de un Dios. En otras palabras, María no 
creyó  que  Jesús  era  solamente  un  personalidad  alterna  de  Dios  el  Padre.  Si  ella  retuvo  las 
enseñanzas de los Profetas y los Apóstoles, ella creyó que Jesús era Dios manifestado en carne, 
que  él  era  en  efecto  Dios  el  Padre  manifestado  en  carne.  Si  ella  tuvo  otra  idea,  no  sabemos 
sobre  eso.  Sabemos  esto,  no  hay  manera  que  ella  creyera  en  una  trinidad  o  los  trinitarios 
habrían sacado a relucir esta información ante el mundo y habrían hecho una conmoción bien 
grande  al  respecto.  María  no  creyó  en  el  Credo  de  Nicea.  Ella  no  creyó  en  el  mal  llamado 
"Credo  de  los  Apóstoles."  Y  ella  no  creyó  en  la  trinidad.  María  no  fue  Católica.  Y  si  María 
hubiese  vivido  durante  el  tiempo  de  la  inquisición  ella  habría  sido  asesinada  por  los  mismos 
que piensan que María fue Católica. 

María  era  Judía  y  miembro  de  una  Iglesia  Judía.  La  Iglesia  Judía  fue  establecida  sobre  12 
Apóstoles  Judíos.  No  hubo  Apóstoles  Gentiles  en  la  Iglesia  en  ningún  momento  durante  el 
tiempo  de  vida  de  María  o  los  verdaderos  Apóstoles.  En  realidad,  no  hay  provisión  para  un 
Apóstol Gentil en la Biblia. María nunca supo de un Papa Católico. El Apóstol Pedro nunca fue 
un  Papa  Católico.  Él  se  casó  y  tuvo  esposa.  Él  tenía  suegra.  Esfuerzos  por  pervertir  esto  son 
ejemplos  de  cómo  la  Iglesia  Católica  ha  pervertido  mucha  verdad  y  las  ha  convertido  en 
mentiras y falsedades. María, sus demás hijos, (María no fue una virgen perpetua, esa es otra 
mentira),  estuvieron  en  el  aposento  alto  en  Hechos  1  y  recibieron  el  don  del  Espíritu  Santo. 
María misma, la madre de Jesús, habló en lenguas como el Espíritu le dio la habilidad para que 
hablase. María misma tuvo que ser salva. María estuvo allí cuando Pedro predicó Hechos 2:38. 
Si  Pedro  fue  el  primer  Papa,  por  qué  la  Iglesia  Católica  no  acepta  las  palabras  de  Pedro  en 
Hechos 2:38. ¿Por qué hicieron ilegal para cualquiera bautizarse en el nombre de Jesús Mesías 
para la remisión de pecados? María fue un miembro de la Iglesia Unicitaria, llena del Espíritu 
Santo, Apostólica. Ella murió en esta grande fe y su legado es el de una verdadera hija de Dios. 
Ella  debe  ser  amada  y  respetada  pero  no  adorada,  no  se  le  debe  orar,  y  no  venerar  en  una 
posición  de  divinidad,  deidad,  o  co‐redentora  o  mediadora.  María  no  fue  Católica.  María  no 
está  en  el  cielo  ahora  mismo.  Ella  está  muerta  y  esperando  por  la  resurrección  así  como  los 
Apóstoles. Las personas que oran a María, creyendo que ella puede ir a susurrar o hablar a los 
oídos  de  su  hijo,  para  complacer  la  petición  de  los  que  oran  a  ella,  están  todos  engañados. 
María no puede ayudar a una sola alma ahora mismo a encontrar a Dios. María no puede orar 
porque ella está muerta.  María no puede cambiar una cosa en este mundo actual. Todas las 
supuestas apariciones de María son falsas. Éstas son más esfuerzos para probar que María ha 
resucitado  y  o  ha  sido  raptada  para  no  ver  muerte.  La  Palabra  de  Dios  dice  que  está 
establecido que los hombres mueran una vez y después el juicio. ¡Incluso Jesús murió! María 

 
 

también  murió,  y  ella  no  será  resucitada  hasta  que  la  Iglesia  entera  sea  levantada  de  los 
muertos en el día postrero. 

¿Cuál era la religión de María? María era de la tribu de Judá de la simiente de David, ella era 
una Judía. El templo en Jerusalén fue su única Iglesia hasta el día de Pentecostés. Después ella 
fue miembro de la Iglesia del Nuevo Testamento, la cual era Judía Mesiánica. Jesús estableció y 
creó  en  Israel  un  nuevo  Judaísmo  religioso.  Éste  fue  Judaísmo  Mesiánico.  Jesús  fundó  una 
religión Judía y ésta fue llamada el "Qahal" (moderno Hebreo) traducido en el Griego Ekklesia. 
La  palabra  Judía  "Qahal"  significa:  multitud,  compañía,  asamblea,  y  congregación.  Esto 
correctamente debería ser Qahel la vocal "a" con la "I" es incorrecto ya que la "I" debería tener 
antes  de  ella  la  letra  "e"  y  juntas  "El"  que  es  una  contracción  de  "Elohim"  o  Dios.  Qahel 
entonces significaba la asamblea del pueblo de Dios, la congregación de Dios, la compañía de 
Dios, y la multitud de Dios. El Griego "Ekklesia" que quiere decir "llamados" es una referencia a 
la nación de Israel en una compañía de tribus llamada de Egipto y se le dio libertad del yugo y 
la  esclavitud.  Cuando  se  comprende  apropiadamente  Qahel  y  Ecclesia  la  Iglesia  del  Nuevo 
Testamento  toma  una  identidad  Judía.  María  fue  Apostólica  Mesiánica.  Ella  como  todos  los 
demás  Judíos  del  Nuevo  Testamento  era  una  Mesiana  (Griego  Cristiana)  y  ella  siguió  la 
Doctrina de los Apóstoles. Esta es la Iglesia a la que María asistía. Ella NUNCA fue miembro de 
la Iglesia Católica.