You are on page 1of 2

CUADRO SINOPTICO DE LOS PROFETAS MENORES

PROFETAS

FECHA

PROBLEMAT
ICA
La maldad de
Nínive

TRATAMIENT
O
Destrucción
de Nínive

Nahúm

614 a.C.

Habacuc

609 a.C

La injusticia
de Judá

Castigos por
los caldeos

Sofonías

627 a.C

La Idolatría
de Judá

Castigo por
los caldeos

Ageo

520 a.C

La
reconstrucció
n del templo

Llamamiento
al trabajo de
reconstrucció
n

Zacarías

520 a.C

La
reconstrucció
n del templo

Llamamiento
al
arrepentimien
to

Malaquías

450 a.C

El deterioro

Guardando la

Reseña
Nahúm vivió en el siglo VII a. C.; según la tradición judía, bajo el rey Manasés
(693-639), o quizá Josías (638-608), y profetizó contra Nínive, capital del reino de
los asirios. Fuera de este oráculo no poseemos nada de su actividad profética, la
cual está colocada entre la de Isaías, de quien cita varios pasajes (cf. 1, 4 = Is.
33, 9; 1, 15 = Is. 52, 7; 3, 5 = Is. 47, 3 y 9); y la de Jeremías que, a la inversa cita
a nuestro profeta (cf. 1, 13 = Jer. 30, 8; 3, 5, 13, 17 y 19 = Jer. 13, 12 ss.; 50, 37;
51, 30, etc.).
Habacuc profetizó antes de la invasión de Judá por los caldeos (605) puesto que
tal calamidad es objeto de su vaticinio, después de la cual Habacuc predice la
ruina de Babilonia, como predijo Nahúm la de Nínive, ambos crueles enemigos
del pueblo y del reino de Dios. La identidad de su persona con aquel Habacuc
que se menciona en el libro de Daniel (Dan. 14, 32), no es probable por razones
cronológicas, pues este último aparece unos cien años después.
Sofonías, contemporáneo de Habacuc, descendiente directo, según parece
decirlo él mismo, del santo rey Ezequías (cf. 1, 1), profetizó durante el reinado de
Josías (638-608), probablemente antes o en el curso de la reforma del culto que
llevó a cabo este otro santo rey.
El profeta se dirige contra la idolatría y la injusticia reinantes en Judá, no obstante
el aparente despertar de la piedad traída por aquella reforma, y anuncia, como
Habacuc, la próxima desolación del país por los enemigos. Luego vaticina contra
los pueblos paganos, en primer lugar los filisteos y asirios, y termina, como casi
todos los profetas, prediciendo la salud mesiánica con palabras que denotan un
asombroso amor de Dios por Israel.
Con Ageo (en hebreo Haggai) empieza el periodo postexílico de la profecía de
Israel, en el cual le acompañará Zacarías y le sucederá, casi un siglo más tarde,
Malaquías. Como muchos otros de los profetas menores, Ageo no es conocido
más que por algunas pocas noticias. Sus cuatro discursos se refieren todos al
segundo año de Darío I (520 a. C.), y fueron pronunciados en menos de cuatro
meses (cf. 1, 1; 2, 11 y 21).
Zacarías, hijo de Baraquías, y nieto de Iddó (Esdr. 5, 1 y 6, 14 le llama hijo de
éste en sentido lato), comenzó a profetizar en el mismo año que Ageo (520 a. C.).
No parece, pues, ser, como muchos creyeron, el mismo sacerdote Zacarías que
Jesús cita en Mt. 23, 35, y Lc. 11, 51, pues se considera que éste fue asesinado
unos 330 años antes, por orden del rey Joás (II Par. 24, 21), y que era hijo de
Joiadá, siendo este nombre, según San Jerónimo, un apodo de Baraquías. La
actividad profética de Zacarías abarca dos años (520-518). Según otros, algo
más.
La serie de los profetas menores se cierra con Malaquías, que vivió en tiempos
de Esdras y Nehemías, casi un siglo después de los profetas Ageo y Zacarías,

. por el Precursor. al decir: "La Ley y los profetas llegan hasta Juan" (Lc. y a quien Jesús había de caracterizar como el último y mayor profeta del Antiguo Testamento. a quien él mismo anuncia (como también la vuelta de Elías: cf. 5 s.). cuatro siglos más tarde. 3. 1 y 4. 16. 16).del culto ley cuando el Templo estaba ya reedificado y se había reanudado el culto. Malaquías sólo será sucedido.