You are on page 1of 670

Jurisprudencia penal internacional

aplicable en Colombia
Grupo de investigación:
Por ProFis

Claudia López Díaz
Juan Pablo Cardona Chaves
Alejandro Guerrero Torres
Por la Universidad de los Andes

Sebastián Machado Ramírez
Guillermo Otálora Lozano
María Paula Martínez
Sebastián Boada Morales
Pamela Usta Yabrudy
Lina María Uribe Briceño

Ramelli Arteaga, Alejandro
Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia / Alejandro Ramelli. -- Bogotá: Universidad de los
Andes, Facultad de Derecho, Agencia de Cooperación Internacional Alemana; Ediciones Uniandes, 2011.
672 pp. ; 17 x 24 cm
ISBN 978-958-843-856-6
1. Delitos internacionales – Legislación -- Colombia 2. Derecho penal -- Colombia 3. Derechos humanos
(Derecho internacional) -- Colombia 4. Derecho internacional -- Colombia I. Universidad de los Andes
(Colombia). Facultad de Derecho II. Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (Alemania)
III. Tít.
CDD. 341.77

SBUA

Primera edición: abril de 2011
©Alejandro Ramelli
© Universidad de los Andes, Facultad de Derecho
Ediciones Uniandes
Carrera 1 núm. 19-27, edificio AU 6, piso 2
Bogotá, D. C., Colombia
Teléfonos: 339 49 49 – 339 49 99, ext. 2133
http://ediciones.uniandes.edu.co.
infeduni@uniandes.edu.co
© Deutsche Gesellschaft Für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH
Agencia de Cooperación Internacional Alemana - GIZ
Proyecto de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia en el Contexto de Ley de Justicia y Paz - ProFis
Bárbara Hess
Directora Agencia GIZ en Bogotá
Andreas Forer
Director Proyecto ProFis
Coordinadores del contenido:
Claudia López Díaz
Alejandro Guerrero Torres
Juan Pablo Cardona Chaves
Carrera 13 núm. 97-51 Oficina 302
Bogotá, D. C., Colombia
Teléfonos: (+57) (+1) 7430499
Fax: (+57) (+1) 7430499 Ext. 202
www.profis.com.co
www.giz.de
ISBN: 978-958-843-856-6
Diseño carátula: Mónica Cárdenas
Corrección de estilo: Aicardo Sandoval
Diagramación: Angélica Ramos
Impresión: Nomos Impresores
Diagonal 18 Bis núm. 41-17
Teléfono: 208 65 00
Bogotá, D. C., Colombia

Impreso en Colombia - Printed in Colombia
Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser
reproducida ni en su todo ni en sus partes, ni registrada en o
transmitida por un sistema de recuperación de información, en
ninguna forma ni por ningún medio sea mecánico, fotoquímico,
electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier
otro, sin el permiso previo por escrito de la editorial.

Presentación

A partir de la vigencia de la Constitución Política de 1991 se han venido incorporando
con más fuerza normas internacionales que han complementado la legislación interna
y afirmado el compromiso internacional de Colombia en la lucha contra la impunidad,
dando paso a la aplicación estricta de los derechos humanos y el derecho internacional
humanitario en el sistema legal y judicial doméstico.
Desde 2008 el Proyecto ProFis, que apoya el proceso de paz en Colombia, financiado
por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Federal de Alemania y
administrado por la Agencia de Cooperación Internacional Alemana (GIZ) en Colombia, viene profundizando y unificando criterios en el ámbito del derecho penal
internacional, dentro del trabajo desarrollado con la Fiscalía General de la Nación
(Unidad Nacional de Justicia y Paz), la Corte Suprema de Justicia (Sala de Casación
Penal), el Tribunal Superior de Bogotá (Sala de Justicia y Paz), y con diversas instituciones involucradas en el proceso de justicia y paz, para que dichos criterios, trabajados
por la dogmática y jurisprudencia nacional e internacional, puedan ser debidamente
aplicados en los casos que se vienen adelantando con ocasión del proceso de justicia y
paz regulado por la ley 975 de 2005.
Con dicho objetivo central, y a raíz de unos cursos que ofrecimos a fiscales y magistrados sobre el derecho penal internacional, se reconoció la necesidad de traducir algunos apartes de los fallos más relevantes de la justicia penal internacional, para facilitar
la labor de los operadores judiciales en el área de justicia y paz. El doctor Alejandro
Ramelli, magistrado auxiliar de la Corte Constitucional y coordinador académico del
proyecto que lideró el presente texto, nos planteó la posibilidad de realizar el trabajo
con apoyo de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes; con tal fin, presentó un proyecto que fue avalado por nosotros y que tuvo la valiosa colaboración de
los estudiantes Sebastián Machado Ramírez, Guillermo Otálora Lozano, María Paula
Martínez, Sebastián Boada Morales, Pamela Usta Yabrudy y Lina Uribe Briceño.
La obra se desarrolló durante aproximadamente un año; en ese período el doctor Ramelli seleccionó los fallos y los apartes más relevantes para incluirlos en cada uno de los
cuatro capítulos de que consta, los cuales fueron traducidos por los estudiantes de la

Universidad de los Andes y discutidos intensamente, en varias jornadas de trabajo y
estudio, con el equipo jurídico de ProFis, liderado por la doctora Claudia López Díaz
y conformado por Alejandro Guerrero Torres y Juan Pablo Cardona Chaves, dando
como fruto el compendio que hoy tengo el orgullo de presentar, denominado Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia.
Este libro entra a hacer parte de una serie de publicaciones que ProFis ha venido trabajando desde 2008 como apoyo al proceso de paz en Colombia, en el contexto de la Ley de
Justicia y Paz, entre las cuales se destacan: Manual de procedimiento para la ley de Justicia
y Paz, Daño y reparación judicial en el ámbito de la ley de Justicia y Paz, Procedimiento de
la ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005), Procedimiento de la ley de Justicia y Paz y derecho
penal internacional, Crímenes de lesa humanidad y su aplicación en Colombia, entre otras.
Un trabajo como éste es de vital importancia, no sólo porque es la primera vez que en
Colombia se realiza una obra de las dimensiones investigativas que contiene, sino porque permite a los operadores judiciales y a los investigadores e interesados en el tema del
derecho internacional humanitario sobrepasar la barrera del idioma y entrar a conocer la
visión y el tratamiento que los diversos tribunales internacionales le han dado a los temas
que constituyen cada uno de los cuatro capítulos, vale decir: al bloque de constitucionalidad; a las nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario.; a los
crímenes internacionales y a los aspectos procesales centrados en la competencia; y a la
legalidad internacional y la participación de las víctimas dentro de estos procesos. Será,
sin ninguna duda, un aporte fundamental para la academia nacional e internacional de
habla hispana, porque se traducen decisiones judiciales proferidas por tribunales internacionales nunca antes conocidas en español, con su respectivo análisis, concentrado
particularmente en la situación colombiana y con especial interés para el proceso judicial de Justicia y Paz, único en el mundo como modelo de justicia transicional.
Esperamos que este texto sea útil para todo aquel que quiera adentrarse en el estudio
del derecho internacional público y del derecho penal internacional, a veces inexplorado y otras veces incomprendido, pues brinda las herramientas necesarias para
resolver dudas o aportar en la discusión de los operadores judiciales, académicos, estudiantes y demás involucrados. De igual forma, confiamos en que sea un insumo
para seguir construyendo e innovando adecuadamente en el escenario jurídico, retomando las experiencias internacionales, con el fin de llevar a cabo responsablemente
la labor de ejercer justicia en Colombia y de saldar las inequidades sociales que se
presentan con ocasión del conflicto armado colombiano, por el bien y con la finalidad
de alcanzar la tan anhelada paz en este país.
Andreas Forer
Director Proyecto ProFis
Bogotá, febrero de 2011

Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia

Prólogo

Prologar un libro siempre constituye una apasionante labor académica en la cual se suelen dar cita diversos elementos racionales y afectivos, estrechamente vinculados no sólo
con el tema abordado, su importancia y actualidad, la metodología empleada, las fuentes del conocimiento que soportan la investigación y las conclusiones a la que se arribe,
sino además con el conocimiento personal que se tenga del autor y de su joven grupo
de colaboradores.
En el presente caso, la elaboración de la obra Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia, se inscribe en uno de los retos asumidos por la Facultad de Derecho
de ser, en América Latina, líder en la investigación socio-jurídica, dando cumplimiento
a uno de los principales objetivos institucionales de la Universidad de los Andes: ser una
universidad de investigación.
En tal sentido, la obra que tengo el placer de prologar es el resultado de una actividad académica conjunta llevada a cabo entre la Agencia de Cooperación Internacional Alemana
(GIZ) en Colombia, Proyecto Profis, dirigida por el señor Andreas Forer y financiada
por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Federal Alemana, y el Área de
Derecho Internacional de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes.
Así pues, durante más de un año, el profesor Alejandro Ramelli Arteaga, quien se desempeña como profesor de la asignatura Derecho Internacional Humanitario, conformó
un semillero de jóvenes investigadores, estudiantes de nuestra facultad, para que, con
el apoyo de investigadores de la GIZ, se dieran a la tarea de seleccionar, dentro de un
amplísimo universo de decisiones judiciales, un conjunto de fallos y de autos representativos, que tuviesen aplicación práctica en Colombia, proferidos en primera y segunda
instancias, por distintos tribunales penales internacionales, tales como el Tribunal Penal
Internacional para Juzgar los Crímenes cometidos en la Antigua Yugoslavia, el Tribunal
Penal Internacional para Ruanda, las Cámaras Especiales de las Cortes de Camboya, el
Tribunal Especial para Sierra Leona y la Corte Penal Internacional.
Una vez seleccionados y leídos en su integridad esos fallos representativos, el grupo
de investigación celebró numerosas reuniones, durante las cuales fueron escogidos los

extractos jurisprudenciales que ameritaban ser traducidos y comentados. A continuación, el autor de la obra procedió a sistematizar la información y a elaborar los correspondientes comentarios jurisprudenciales, siguiendo para ello una metodología, a la vez,
rigurosa y práctica: 1) los hechos y contextos de los casos; 2) los aspectos relevantes de
las decisiones; 3) las implicaciones para Colombia; 4) conclusiones; y 5) bibliografía.
En este orden de ideas, quisiera resaltar el carácter innovador de la obra. En efecto, no
se trata de un simple compendio de extractos jurisprudenciales traducidos del inglés;
tampoco es un manual de derecho penal internacional, ni una obra monográfica sobre
justicia internacional. Por el contrario, estamos en presencia de un libro concebido metodológicamente para convertirse en una herramienta teórica y práctica al servicio de
quienes conforman la justicia ordinaria y la jurisdicción de justicia y paz en Colombia:
investigadores, fiscales, jueces, procuradores y magistrados.
No obstante lo anterior, es preciso reconocer que la obra que prologo desborda con
creces tales expectativas. En efecto, la diversidad y complejidad de los temas que aborda,
muchos de ellos polémicos y oscuros, constituyen una sugestiva invitación para que
nuestros estudiantes de maestría y doctorado profundicen en algunos de ellos.
Por último, quisiera expresar mi cálida felicitación al profesor y jurista Alejandro Ramelli y a su grupo de investigadores por la magnífica obra que realizaron, texto que, con
seguridad, contribuirá a la creación de una dogmática nacional y latinoamericana en
la materia.
Eduardo Cifuentes Muñoz
Decano Facultad de Derecho
Universidad de los Andes

Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia

Introducción

La finalidad, el proceso de elaboración y la estructura del libro Jurisprudencia penal
internacional aplicable en Colombia, merece ser objeto de algunas precisiones y explicaciones para el lector.
Así pues, el propósito principal perseguido por el proyecto ProFis y la Universidad de
los Andes consistió en elaborar un texto sencillo, de fácil consulta y comprensión, que
se convirtiera, ante todo, en una herramienta práctica al servicio de los jueces, fiscales y
procuradores destinados a aplicar la ley de Justicia y Paz en Colombia. No se pretendió,
en consecuencia, elaborar un manual de derecho penal internacional; mucho menos un
trabajo de investigación semejante a una tesis de maestría o doctorado; de allí que su estructura no admita ser comparada con trabajos de investigación de tales características.
De tal suerte que el lector no encontrará una introducción, en el sentido corriente del
término; uno o varios problemas jurídicos por resolver, ni hipótesis de trabajo alguna
o conclusiones generales. Por el contrario, se topará con un texto cuya estructura fue
inspirada en la excelente colección francesa Grands arrêts de las jurisprudencias administrativa y constitucional.
Por supuesto que ese objetivo central y primigenio puede terminar siendo, en la práctica, desbordado por diversas razones.
En primer lugar, por cuanto la justicia ordinaria colombiana viene asumiendo investigaciones por delitos internacionales (genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de
guerra), motivo por el cual la obra puede igualmente ser de su interés.
En segundo lugar, si bien el libro fue concebido para ser consultado por los operadores
judiciales, puede igualmente serlo por las víctimas, sus representantes (en especial las organizaciones no gubernamentales), por los procesados y, por supuesto, por la comunidad
académica en general.
Finalmente, al abordar la obra un número tan variado de temas, polémicos por lo demás, y
siendo imposible profundizar lo necesario en cada uno de ellos, el libro se presenta como
una amable invitación a los estudiantes, investigadores, y a la comunidad académica en
general, a efectos de que se animen a realizar trabajos de grado sobre estos tópicos.

Paso ahora a explicar el proceso de elaboración del libro.
Un primer paso consistió en determinar cuáles eran los fallos de la justicia penal internacional más representativos y que pudiesen ser relevantes para el caso colombiano.
Teniendo en mente tal objetivo, la investigación se orientó a seleccionar, de común
acuerdo con el equipo de la GIZ-ProFis, dentro de un amplísimo universo de decisiones
judiciales, un conjunto de sentencias y de autos representativos proferidos, en primera
y segunda instancias, por: 1) el Tribunal Penal Internacional para juzgar los crímenes
cometidos en la antigua Yugoslavia; 2) el Tribunal Penal Internacional para Ruanda; 3)
las Cámaras Especiales de las Cortes de Camboya; 4) el Tribunal Especial para Sierra
Leona; y 5) la Corte Penal Internacional. Finalmente se seleccionaron 40 providencias
judiciales, con una extensión promedio de 250 páginas.
Luego fue reclutado un excelente grupo de jóvenes investigadores de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes, quienes, a lo largo de casi un año, leyeron las
decisiones judiciales seleccionadas, procediendo a traducir los extractos acordados en
el curso de las innumerables reuniones que llevamos a cabo en la sede de la GIZ-Profis.
Así pues, una vez escogidos los fallos representativos se procedió a diseñar una ficha
esquemática, conformada por: 1) el radicado del proceso; 2) los descriptores y restrictores; 3) los salvamentos de voto, de llegar a existir; 4) un breve resumen de los hechos; 5)
los extractos jurisprudenciales traducidos del inglés o del francés, según fuera el caso; y
6) las observaciones personales. En total se elaboraron 150 fichas, que fueron la materia
prima para la elaboración de la obra.
Y a medida en que se avanzaba en las traducciones, algunas realizadas por el autor de
estas líneas, se fueron seleccionando los temas que resultaran ser más relevantes, actuales y polémicos, en materia de investigación de crímenes internacionales en Colombia.
Por razones metodológicas se procedió, entonces, a reagruparlos, a su vez, en tres grandes partes: 1) nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario (integrada por cinco temas); 2) crímenes internacionales (conformada por nueve temas), y
finalmente, 3) aspectos procesales (que agrupa tres temas). Como se podrá advertir, fue
necesario establecer prioridades, habiendo quedado pendientes por desarrollar muchas
otras temáticas.
De igual manera, teniendo en cuenta que la jurisprudencia penal internacional constituye una fuente del derecho que brinda importantes elementos de juicio para los
operadores jurídicos nacionales, y por supuesto, tomando en consideración el esquema
y el funcionamiento de relaciones entre el derecho internacional y el derecho interno
que acoge la Constitución de 1991, se estimó conveniente redactar un capítulo introductorio, encaminado precisamente a explicar tal estado de cosas. Como podrá

Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia

advertirse, no se trata, propiamente, de la introducción del libro, sino de una especie
de puente entre dos ordenamientos jurídicos y justicias: la internacional y la interna.
Señalemos, igualmente, que cada tema, metodológicamente, está estructurado de la
siguiente manera: los extractos jurisprudenciales traducidos y el comentario jurisprudencial. Este último, por su parte, comprende: 1) los hechos y contextos de los casos;
2) los aspectos relevantes de las decisiones; 3) las implicaciones para Colombia; 4) las
conclusiones personales del autor; y 5) la bibliografía.
Ahora bien, en la elaboración de cada tema se consultó, según el caso: 1) la jurisprudencia constitucional; 2) la jurisprudencia proferida por la Corte Suprema de Justicia;
3) los aportes de la jurisprudencia comparada, en especial la proferida por la Cour de
Cassation francesa y las Cortes Supremas de Justicia argentina, peruana y panameña;
4) la doctrina extranjera especializada, en especial obras británicas, estadounidenses,
alemanas, españolas y colombianas; 5) los trabajos del Comité Internacional de la Cruz
Roja (CICR); 6) la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos;
y 7) la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
No quisiera terminar estas breves líneas sin expresar mi más profunda gratitud a la
Agencia de Cooperación Técnica alemana GIZ, proyecto ProFis, y en especial a su coordinador, el señor Andreas Forer, quien siempre apoyó esta iniciativa académica; de igual
manera, a todo su equipo de colaboradores: a la doctora Claudia López Díaz, por sus
valiosos y acertados aportes intelectuales; así como a los doctores Alejandro Guerrero
Torres y Juan Pablo Cardona, quienes no sólo acompañaron y estimularon todo este
proceso, sino que realizaron importantes comentarios al texto final del libro.
Así mismo, deseo manifestar mi inmensa gratitud al doctor Eduardo Cifuentes Muñoz,
decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes, en quien siempre encontré una voz de aliento y de estímulo intelectual para seguir adelante con esta empresa.
De igual manera, quisiera agradecer al profesor René Urueña, director del Área de Derecho Internacional de la Universidad de los Andes, por todo el apoyo brindado para
que esta investigación pudiera ver la luz, al igual que a la doctora Tatiana González,
directora de publicaciones de los Andes.
Mis palabras de agradecimiento se extienden también a los integrantes del grupo de
investigación: Sebastián Machado Ramírez, encargado de coordinarlo y de orientar
sus desarrollos; Guillermo Otálora Lozano, con quien escribí el capítulo referente a la
empresa criminal conjunta; al igual que a María Paula Martínez, Sebastián Boada
Morales, Pamela Usta Yabrudy y Lina Uribe Briceño, responsables de realizar las traducciones. A todos ellos, mil gracias por su compromiso y responsabilidad.

Introducción

Deseo igualmente expresar mi gratitud a la Universidad de Salamanca, cuna del derecho
internacional público, en especial, a su Vicerrectorado de Relaciones Institucionales, por
haberme otorgado una estancia posdoctoral de investigación, la cual fue aprovechada para
profundizar en algunos aspectos esenciales de esta obra; y, por supuesto, a mi mentora,
la catedrática doña Araceli Mangas Martín, por su su constante e invaluable apoyo a lo
largo de mi formación como investigador, así como a todos los integrantes de su grupo de
trabajo, los profesores José Martín y Pérez de Nanclares, Luis Norberto González Alonso,
Javier Laso Pérez, Juan Manuel Bautista Jiménez y Juan Santos Vara, por su ayuda y aliento
durante mi estancia posdoctoral investigativa en Salamanca.
Finalmente, pero no menos importante, quiero agradecer a mi jefe, magistrado de la
Corte Constitucional colombiana, Humberto Antonio Sierra Porto; a Miquelina; a
mis colegas y amigos de la Corte Constitucional; y por supuesto, a mi familia: a María
Cristina y a mis hijos María Alejandra y Santiago, por su comprensión; a mi madre, a
Mauricio, Adriana, Ana María y Willy, así como a Gladys, Liliam y Vladimir, por su
apoyo en tantos momentos difíciles.
Alejandro Ramelli Arteaga
Bogotá, enero de 2011

Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia

Abreviaturas y siglas

a. Actores y entidades territoriales vinculadas con conflictos armados
AFRC
ARBiH
FARC
FARDC
FNI
FRPI
HVO
JNA
LDK
LPK
LPRK
RAK
RSFY
SDS
Republika Srpska
UCK
UPC
VRS

Gobierno de facto establecido brevemente por el militar golpista Johnny Paul Koroma en Sierra Leona
Ejército de la República de Bosnia- Herzegovina
Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia
Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo
Frente de los Nacionalistas Integristas (República Democrática del Congo)
Fuerzas de Resistencia Patriótica de Ituri
Consejo Croata de Defensa
Ejército Popular Yugoslavo
Liga Democrática de Kosovo
Movimiento Popular para Kosovo
Movimiento Popular para la República de Kosovo
Región Autónoma de Trajina
República Social Federal de Yugoslavia
Partido Demócrata Serbio
República Serbia de Bosnia y Herzegovina
Ejército de Liberación de Kosovo
Unión de Patriotas Congoleses
Ejército de la República Srprska

b. Instancias judiciales y cuasi jurisdiccionales
CECC
CIDH

Cámaras Especiales de las Cortes de Camboya
Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

CteIDH

Corte Interamericana de Derechos Humanos

CIJ

Corte Internacional de Justicia de La Haya

CPI

Corte Penal Internacional

CSJ

Corte Suprema de Justicia de Colombia

Fiscalía de la CPI

Fiscalía de la Corte Penal Internacional

Sala de Apelaciones
del TESL

Sala de Apelaciones del Tribunal Especial para Sierra Leona

Sala de Apelaciones
del TPIY

Sala de Apelaciones del Tribunal Penal Internacional para
la antigua Yugoslavia

Sala de Primera
Instancia del TPIR

Sala de Primera Instancia del Tribunal Penal Internacional
para Ruanda

Sala de Primera
Instancia del TPIY

Sala de Primera Instancia del Tribunal Penal Internacional
para la antigua Yugoslavia

TESL

Tribunal Especial para Sierra Leona

TPIR o TPIR

Tribunal Criminal Internacional encargado de juzgar a los
presuntos responsables de actos de genocidio o de otras graves violaciones del derecho internacional humanitario cometidas en el territorio de Ruanda, así como a los ciudadanos
ruandeses presuntamente responsables por tales actos o violaciones cometidas en el territorio de Estados vecinos entre el
1º de enero y el 31 de diciembre de 1994.

TPIY o ICTY

Tribunal internacional para juzgar a los presuntos responsables de graves violaciones del derecho internacional humanitario cometidas en el territorio de la antigua Yugoslavia a
partir de 1991.

c. Otras abreviaturas y siglas
CADH

Convención Americana sobre Derechos Humanos

CICR

Comité Internacional de la Cruz Roja

CPP

Código de Procedimiento Penal

DIH

Derecho internacional humanitario

PIDESC

Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales

PIDCP

Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia

Índice general

Presentación

5

Prólogo

7

Introducción

9

Abreviaturas y siglas

13
Capítulo introductorio

El bloque de constitucionalidad: puente entre la justicia penal internacional
y la justicia penal colombiana
1.

Introducción

2.
Conformación del bloque de constitucionalidad en Colombia
2.1. Requisitos para que un determinado tratado internacional haga parte

del bloque de constitucionalidad
2.1.1. Existencia de una cláusula expresa de reenvío
2.1.2. La consagración de un derecho humano
2.1.3. Los casos especiales
2.1.3.1. Los convenios de la OIT
2.1.3.2. El Estatuto de Roma de la CPI
2.1.3.3. Los tratados internacionales sobre límites
2.2.
Otras fuentes del derecho internacional frente al bloque de constitucionalidad
2.2.1. Las costumbres internacionales y los principios generales del derecho
2.2.2. Los actos jurídicos unilaterales adoptados por organizaciones internacionales
2.2.2.1. Decisiones y recomendaciones
2.2.2.2. Medidas cautelares y provisionales del sistema interamericano
2.2.2.3. Las observaciones generales proferidas por órganos internacionales

de control del cumplimiento de tratados internacionales
2.2.2.4. Jurisprudencia internacional sobre derechos humanos
2.2.2.5. La jurisprudencia penal internacional
2.3. Pertenencia de normas no internacionales al bloque de constitucionalidad

27
30
31
31
32
34
34
35
43
44
44
45
45
48
50
51
52
54

La creación de subreglas constitucionales 3. Actos administrativos 3.1.5.1.2.3.1.2.2. La vinculación negativa al legislador 3.1. Comentario jurisprudencial Hechos y contexto del caso Aspectos relevantes de la decisión Relaciones entre las normas consuetudinarias y las convencionales Determinación de la existencia de normas consuetudinarias Implicaciones para Colombia 89 89 92 92 95 96 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia .4. 4.3.2.2. La vinculación positiva al legislador 3. 75 75 75 A modo de conclusión El carácter evolutivo e inacabado del bloque de constitucionalidad ¿Quién construye el bloque de constitucionalidad en Colombia? ¿La pertenencia de una disposición al bloque de constitucionalidad debe ser expresamente declarada por la Corte Constitucional? ¿Qué se debe entender por una “pauta relevante de interpretación”? Necesidad de no confundir la forma de incorporación de la norma internacional con su jerarquía en el orden interno 60 62 62 62 65 71 74 76 77 81 Primera parte Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario Tema I Derecho internacional humanitario: fuentes 1. Elaboración y ejecución de políticas públicas 3.1.2. 4. Funciones del bloque en materia de interpretación y argumentación judicial 3.1. Articulación con la justicia internacional 3.1.1. Efectos de la invocación de la norma del bloque de constitucionalidad en el curso de un proceso penal 3.3. 2.2.1.2. La disposición internacional incorpora un nuevo derecho fundamental 3.2.2.1. 2.4. 4. 2. 2.1. Extractos jurisprudenciales traducidos 85 2. 2. Actividad de la administración 3.1.3.1. La disposición internacional aporta la definición de un concepto 3. Actividad judicial 3.3. La invocación del derecho internacional ayuda a darle mayor solidez a la argumentación judicial 55 55 55 55 57 58 59 59 59 60 60 4.1.1.2.3. La garantía procesal de derechos subjetivos 3.1.1.3.2.2.2. Actividad legislativa 3.1.2.3.1.1. 4.2.1.3.1.3. Actos preparatorios de la actividad legislativa 3. 4.2.1. Funciones del bloque de constitucionalidad 3. Funcionamiento del Estado 3.

Normas consuetudinarias y principio de legalidad 2.1.2. La determinación de la intensidad del conflicto armado interno no se deja a la apreciación subjetiva de las partes en él 2. 2.1. A modo de conclusión 2.3. 2.3.2.2. Jurisprudencia 2.3. 2.2. Extractos jurisprudenciales traducidos 2.2. 2. Hechos y contexto de los casos 2.1.1.5.3.2.5.3. La pertenencia de las costumbres del derecho internacional humanitario al bloque de constitucionalidad 2.1.3.3. geográfica y material 1.2.1.4. Organismos internacionales de derechos humanos 103 108 108 110 110 113 113 114 117 121 122 122 124 124 Tema III Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal. Las posturas asumidas por las Altas Cortes 2.2.5 Bibliografía 2. Aspectos relevantes de las decisiones 2.2.1. A modo de conclusión 2. Las tipologías del DIH son aplicables en Colombia 2.1.2.5.2.2.4. Comentario jurisprudencial Hechos y contexto de los casos Aspectos relevantes de las decisiones Ámbito de aplicación territorial Ámbito de aplicación material Ámbito de aplicación temporal Implicaciones para Colombia La importancia de diferenciar entre las nociones de conflicto armado interno y combate 132 132 132 132 134 135 135 Índice general 135 . Jurisprudencia 96 96 97 99 99 100 Tema II Conflicto armado interno: existencia 1.1. Los conflictos armados que no presentan un carácter internacional se distinguen por su intensidad 2. Implicaciones para Colombia: ¿existe actualmente un conflicto armado interno? 2. Extractos jurisprudenciales traducidos 125 2. 2. Comentario jurisprudencial 2.2.5. 2.5.3.2.3. Doctrina especializada 2.5. Doctrina especializada 2. 2. Bibliografía 2.

2. La noción de “contribución efectiva a la acción militar” 2.1.4.4.2. El problema de la demarcación de los bienes civiles 2.1. Las relaciones entre el Código Penal ordinario y el Código Penal militar 2.2. La calidad de combatiente frente a determinados grupos delincuenciales 2. Extractos jurisprudenciales traducidos 2. La “participación directa en las hostilidades” 2.3.5. Bibliografía 2. A modo de conclusión 2. Los delitos cometidos “con ocasión y en desarrollo del conflicto armado” 2.3.5. Comentario jurisprudencial 2.1.3. Diferencias entre rebelde y combatiente 2.2. El tipo penal de “homicidio en persona protegida” 2.2. Jurisprudencia 145 150 150 152 152 156 157 157 160 160 161 165 166 166 168 Tema V Población civil-combatientes: definición 1.2.1. Aspectos relevantes de las decisiones 2. El concepto de “ventaja militar definida” 2.2. Coexistencia de legislaciones de tiempos de normalidad y anormalidad 2. Doctrina especializada 2.2. Doctrina especializada 2.1. Implicaciones para Colombia 2.2.4.1.5. La distinción entre bienes civiles y objetivos militares 2.5. La controversia en torno a los “daños colaterales” 2.5.2. Aspectos relevantes de las decisiones 2.5. Jurisprudencia 2. Comentario jurisprudencial 2.5.2.1. Hechos y contextos de los casos 2. El principio de distinción entre población civil y combatientes 2.3.5.2.3. Extractos jurisprudenciales traducidos 2.3. Hechos y contextos de las decisiones 2.2.2.3.1. A modo de conclusión 2. Bibliografía 2.5.3.2. Organismos internacionales de derechos humanos Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia 171 179 179 184 184 187 191 191 194 196 197 198 198 199 200 .1.3.3. Bibliografía 2.3.5. Jurisprudencia 138 139 140 142 142 143 Tema IV Bienes civiles-objetivos militares: definición 1.3. Implicaciones para Colombia 2. A modo de conclusión 2. Doctrina especializada 2.4.2.2.3.

Organismos internacionales de derechos humanos 245 Tema II Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica 1. La tardía tipificación del crimen de genocidio 230 2. Relaciones entre los crímenes de lesa humanidad y el conflicto armado 2. Doctrina especializada 2.1.2. Aspectos relevantes de las decisiones 216 2. Aspectos relevantes de las decisiones 2.3. Jurisprudencia Índice general 247 253 253 253 253 258 262 262 263 263 265 265 266 .2.5. Doctrina especializada 241 2.1 Los grupos protegidos 217 2. Hechos y contexto de los casos 2.1. A modo de conclusión 2.3. Comentario jurisprudencial 214 2.1.1.2.3.2.3. Jurisprudencia 244 2. Principales diferencias entre los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra 2. Bibliografía 2.2. A modo de conclusión 238 2.2.2.5. El aspecto interno del hecho (dolus specialis) 226 2.1.4.2.5. Extractos jurisprudenciales traducidos 2. Los comportamientos genocidas 219 2. Extractos jurisprudenciales traducidos 203 2.1.1. El aspecto externo del hecho (actus reus) 216 2. Aparición tardía de la noción de crimen de lesa humanidad en el ordenamiento jurídico colombiano 2.5.1.2.2.2.5.2.Segunda parte Crímenes internacionales Tema I Crimen de genocidio: existencia 1.1.3. Implicaciones para Colombia 229 2.1.2. Bibliografía 241 2.4.5. La protección de la población civil como fundamento material y origen histórico de la noción de crimen de lesa humanidad 2. Comentario jurisprudencial 2.3. Implicaciones para Colombia 2. Hechos relevantes de las decisiones 214 2.3.5. Una aproximación al concepto “grupo político” 231 2.2.2.

1. Comentario jurisprudencial Hechos y contextos de los casos Aspectos relevantes de las decisiones Origen y evolución de los crímenes de guerra Ataques contra personas Ataques contra bienes protegidos Empleo de medios y métodos de combate prohibidos Implicaciones para Colombia Breves referencias a la evolución de los crímenes de guerra en Colombia 344 344 346 346 355 356 359 361 361 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia .3.5.2.2.2.2.1.5.3.2.3. Aspectos relevantes de las decisiones 2.1. Hechos y contexto de los casos 2. Inexistencia de una jerarquía entre los crímenes internacionales 2.Tema III Crímenes de lesa humanidad: elementos 1. ¿Quién califica unos actos delictivos como crímenes de lesa humanidad? 2. Doctrina especializada 2.5. El vínculo existente entre los actos cometidos por el acusado y el “ataque” 2. El bien jurídico tutelado 2.2.3.2. El concepto de “población civil” en los crímenes de lesa humanidad 2. Implicaciones para Colombia 2.3.3.4. ¿Prescriben los crímenes de lesa humanidad en Colombia? Elementos para alimentar la discusión 2.2.2. Extractos jurisprudenciales traducidos 335 2. 2. Bibliografía 2.2. Las “cláusulas-umbral de gravedad”: el elemento material 2.2.2.2.3.1. A modo de conclusión 2.3.2. Los elementos de sistematicidad o generalidad 2.3. Jurisprudencia 2.1.6.1.3.4.5. 2.5.4.3.2.2.4. El concepto de ataque 2.2.3. Documentos 269 282 282 283 283 285 286 286 288 289 290 292 294 294 297 297 306 309 310 323 324 327 329 329 331 333 Tema IV Crímenes de guerra 1.3. 2.2.2. 2.3.1. El elemento subjetivo o mens rea: la intencionalidad 2.3. Comentario jurisprudencial 2.4. ¿Cómo adelantar una investigación penal por un crimen de lesa humanidad? 2. ¿Cómo se construye un contexto? 2.1. 2.2. La estrategia investigativa de la CPI 2. Los autores de los crímenes de lesa humanidad 2. ¿Cuándo es necesario probar la ocurrencia de un crimen de lesa humanidad en Colombia? 2. 2. 2.2.3.3.3. La estrategia investigativa del TPIY 2.2.3.3. Extractos jurisprudenciales traducidos 2. 2.1.

Particularidades del título II del actual Código Penal 2.5. Los aportes de las reglas de procedimiento y prueba 2.2. Jurisprudencia 2.5.4. Documentos 364 366 367 367 368 369 Tema V Crímenes de guerra. Doctrina especializada 2. Implicaciones para Colombia 2. Aspectos relevantes de la decisión 2. Hechos y contexto de los casos 2.1.2.4. crímenes de lesa humanidad y delitos sexuales 1. Documentos 371 383 383 385 385 389 393 393 394 395 396 396 397 397 Tema VI Crímenes de guerra. La tipificación del desplazamiento forzado 2. Jurisprudencia Índice general 399 403 403 404 404 405 407 409 409 411 412 414 414 414 . Extractos jurisprudenciales traducidos 2.3. Jurisprudencia 2. El efecto interpretativo 2.5. Implicaciones para Colombia 2.3.5.2. A modo de conclusión 2. crímenes de lesa humanidad y desplazamiento forzado 1. El Estatuto de Roma de la CPI: las dos facetas del crimen de desplazamiento forzado 2.5. Doctrina especializada 2.5.1.3. Bibliografía 2.3. Doctrina especializada 2. A modo de conclusión 2.3. Aspectos relevantes de las decisiones 2.1.2.5. Las diversas modalidades y contextos de los crímenes de violencia sexual 2.5.5.3.1.2. La doble calificación jurídica del desplazamiento forzado 22. Comentario jurisprudencial 2.1 Evolución de la prohibición de los actos de violencia sexual en el DIH y en el DIDH 2. Desplazamiento forzado y violencia sexual contra las mujeres 2.2. Bibliografía 2.5.3.2.4.3.1. La excepción a la comisión del crimen de desplazamiento 2. Comentario jurisprudencial 2.3.2.2.3.2.1.2.1.2.5.1. Bibliografía 2.2. A modo de conclusión 2. Hechos y contexto del caso 2.2. Extracto jurisprudencial traducido 2.2.

Jurisprudencia 2.3. Algunos aportes del derecho penal interno 2.2.3. La compleja evolución de las formas de intervención criminal en el derecho penal internacional 2.2. incitar.1.1.3. Doctrina especializada 2. Comentario jurisprudencial Hechos y contexto de los casos Aspectos relevantes de las decisiones Requisitos básicos y categorías de la empresa criminal conjunta Principales objeciones contra la doctrina de empresa criminal conjunta Principales adaptaciones para hacer frente a la criminalidad colectiva La empresa criminal conjunta y la autoría mediata Implicaciones para Colombia La empresa criminal conjunta como herramienta que permite combatir los fenómenos de macrocriminalidad La empresa criminal conjunta no corresponde con el tipo penal de concierto para delinquir agravado ni tampoco es un crimen de lesa humanidad 514 514 522 522 524 528 532 533 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia 533 536 .2.4.2. Documentación 417 456 456 457 457 461 466 467 467 469 471 471 474 476 477 477 479 480 Tema VIII Responsabilidad penal individual y empresa criminal conjunta (joint criminal enterprise) 1.2. 2.2. Implicaciones para Colombia 2.2.2. Extractos jurisprudenciales traducidos 2. 2. 2. La postura de la CPI en materia de autoría y participación 2. Bibliografía 2. Evolución jurisprudencial en los tribunales penales internacionales ad hoc 2.1.5.1.3.2. La autoría mediata en aparatos organizados de poder como herramienta útil para investigar crímenes internacionales en Colombia 2.2.3. Aspectos relevantes de las decisiones 2. Extractos jurisprudenciales traducidos 481 2.3.2.5.3.4. 2.2. ayudar y animar la comisión de un crimen 1.5. 2.3. Hechos y contextos de los casos 2. A modo de conclusión 2.1.2.2.1. El recurso reciente a la autoría mediata en aparatos organizados de poder 2. Los pronunciamientos recientes de la CPI en la materia 2.1.4. Avances recientes de la CPI en materia de autoría mediata por dominio de la voluntad en aparatos organizados de poder 2. Las fronteras entre la autoría y la complicidad en materia de crímenes internacionales.4. 2. ordenar.2.Tema VII Responsabilidad penal individual: planear.1.4.2. Comentario jurisprudencial 2. 2.5.3. 2.2.2. 2.

3.1.1.5.3.2.4. 2.5. Extractos jurisprudenciales traducidos 587 2.5.1. Bibliografía 2.2.5. La relación existente entre el superior jerárquico y sus subordinados 2. Implicaciones para Colombia 2. Breve evolución normativa de la responsabilidad penal de los superiores militares por omisión 2.5.4.5.3.2.2. El concepto de autoridad civil 2. Bibliografía 2.5. Documentación 551 565 565 569 569 573 574 575 577 578 578 579 580 583 583 584 584 Tercera parte Aspectos procesales Tema I Competencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para crear tribunales penales internacionales 1.1. Jurisprudencia 2. El grado de conocimiento requerido 2. Comentario jurisprudencial Hechos y contexto del caso Aspectos relevantes de la decisión Implicaciones para Colombia 595 595 596 598 Índice general . Jurisprudencia 2.3. El fracaso en prevenir y castigar 2.2.3. El único caso en el cual la simple asociación para cometer un delito internacional configura un crimen autónomo es el caso del genocidio 2.3.4. A modo de conclusión 2.2.2. 2.2. La responsabilidad penal de los superiores militares por omisión se ajusta a la Constitución 2.2.1. Documentación 539 544 547 547 549 550 Tema IX Responsabilidad penal de los superiores militares y civiles: elementos 1. Hechos y contextos de los casos 2.5.2. Comentario jurisprudencial 2.2.2. La responsabilidad de las autoridades civiles 2. Doctrina especializada 2.5.3. Extractos jurisprudenciales traducidos 2. 2. Doctrina especializada 2.3. Aspectos relevantes de la decisión 2. A modo de conclusión 2.1.3.

2. Jurisprudencia 605 608 608 609 609 611 615 616 618 618 621 624 625 630 630 631 Tema III Participación de las víctimas en el proceso: víctimas de una “situación” y de un “caso concreto” 1.2. La necesaria separación entre los debates acerca de la imprescriptibilidad de los crímenes internacionales y el sentido y alcance del principio de legalidad 2.1. se incorporan automáticamente en el ordenamiento jurídico interno 2.2. A modo de conclusión 2.5.2.2.3. 2.2.1. Bibliografía 2. Las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad.1.5. Los estatutos de los tribunales penales internacionales son vinculantes y sirven para interpretar la legislación penal interna 2. La excepción al principio de la no retroactividad penal 2.2. ¿Las diversas disposiciones consagradas en los tratados sobre derechos humanos sirven para superar la ausencia de tipificación de una conducta en el derecho penal interno? 2.1.1. La jurisprudencia elaborada por los tribunales internacionales constituye un valioso criterio auxiliar de interpretación. ¿Acoger un concepto de legalidad estricta.3. A modo de conclusión 2.5.3.5.3. Doctrina especializada 2. Extractos jurisprudenciales traducidos 633 2.1. Implicaciones para Colombia 2. Bibliografía 2.5. Comentario jurisprudencial Hechos y contexto de la decisión 647 647 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia .2.2. La compleja construcción de la legalidad penal internacional 2.3.3.3. El concepto de legalidad en el derecho internacional de los derechos humanos 2.1. al igual que por otros órganos internacionales.4. Aspectos relevantes de las decisiones 2.1. Comentario jurisprudencial 2.2. Jurisprudencia 598 599 600 602 603 603 604 Tema II Legalidad internacional: contenido y alcance 1.3.2.3.2. aunque no hace parte del bloque de constitucionalidad 2.5. Extractos jurisprudenciales traducidos 2.1.1. Un concepto de legalidad amplio 2. Doctrina especializada 2. o amplia? 2.4. Hechos y contextos de los casos 2.

5.3. La participación de las víctimas en la etapa de investigación previa a una “situación” 2. Doctrina especializada 2.5.2. Aspecto relevante de la decisión 2. Documentos 2.3.2.2.2. Condiciones que se deben cumplir para ser estimado “víctima de la situación” 2. Implicaciones para Colombia 2. La necesidad de precisar y unificar los conceptos de “víctima” 2.2.3. Requisitos para ser considerado como “víctima del caso concreto” 2.5. Evolución de la subjetividad internacional de la víctima en el derecho internacional público 2. Las víctimas colombianas ante la CPI 2.2.2. Bibliografía 2.4. Jurisprudencia 647 647 648 650 652 654 655 655 656 657 658 658 660 660 Índice conceptual 661 Índice general .3.3.5.4.5. A modo de conclusión 2.2. Calidad de víctima en la CPI 2.1.1.2.1.2.

.

2 Sobre el particular se recomienda consultar: Uprimny. Universidad Externado de Colombia. 2004. en especial. C. adoptados al amparo de estados de excepción (conmoción interior y emergencia económica. en Compilación de jurisprudencia y doctrina nacional e internacional. 2005. un Ver al respecto: Patiño G.Capítulo introductorio El bloque de constitucionalidad: puente entre la justicia penal internacional y la justicia penal colombiana 1. merced a la consagración en ésta de un conjunto de cláusulas de reenvío. diciembre del 2000. Ramelli. en Revista Derecho del Estado.. M. 2001.Ibáñez. decretos legislativos.. p. “El bloque de constitucionalidad en Colombia. en Cuestiones Constitucionales. Bogotá. social y ecológica). convocatorias a referendos constitucionales. 95. 2007. México. Naciones Unidas. hábeas corpus y estados excepcionales. mediante la cual se amplía el contenido material del Texto Fundamental. Ediciones Doctrina y Ley. en las siguientes: acciones públicas de inconstitucionalidad contra leyes de la República y decretos con fuerza de ley. C. en cuanto al concepto de “bloque de constitucionalidad”. Patiño G. la figura conocida de tiempo atrás en el derecho público comparado como “bloque de constitucionalidad” ha desempeñado un papel de primer orden en la construcción de la jurisprudencia constitucional colombiana. A. núm. 1 . 9.. Academia Colombiana de la Abogacía. 97 y ss. 43. núm.3 Ahora bien.. así como decisiones judiciales relacionadas con la acción de tutela de los derechos fundamentales. en términos sencillos y acudiendo a una aproximación general de derecho constitucional comparado. el bloque de constitucionalidad ha sido empleado en el ejercicio de las diversas vías procesales con que cuenta el juez constitucional. p... presente en las Constituciones abiertas. bien sea junto con un texto normativo concreto (verbigracia. 11. 3 Ver al respecto. M. Bogotá. 125. podemos decir que se trata de una técnica jurídica. Libertad personal.1 En efecto. Un análisis jurisprudencial y un ensayo de sistematización”. Naturaleza jurídica del hábeas corpus.2 referente al control automático del Protocolo II de Ginebra de 1977. pp. R. C. p. “Sistema de fuentes del derecho internacional público y ‘’bloque de constitucionalidad en Colombia”. M. Patiño G. “Libertad personal y hábeas corpus: eficacia en el derecho interno frente a su regulación internacional”.. las cuales permiten interpretarla armónicamente. desde la recepción formal de esta técnica foránea en el texto de la sentencia C-225 de 1995. Introducción A lo largo de su existencia.. Bogotá. proyectos de leyes estatutarias.

por el poder ejecutivo nacional. la Constitución panameña. la Convención Americana sobre Derechos Humanos. dentro de sus disposiciones transitorias. el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y su Protocolo facultativo. En el caso de los tratados y otros instrumentos internacionales de derechos humanos se aplicarán los principios pro ser humano. en su artículo 75. la Constitución ecuatoriana de 2008. el Pacto Internacional de Derechos Económicos.4 la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789). la Convención sobre la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio.2 de la Constitución española de 1978. determinados convenios de la OIT.7 De allí que. la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles. no derogan artículo alguno de la primera parte de esta Constitución y deben entenderse complementarios de los derechos y garantías por ella reconocidos. Sólo podrán ser denunciados. A su vez. relacionado con las funciones del Congreso. Inhumanos o Degradantes. la dignidad humana). Cada constituyente. se puede afirmar que la existencia de cláusulas de reenvío hacia la legalidad internacional no es un requisito sine qua non para la construcción de un bloque Artículo 10. la Declaración Universal de Derechos Humanos. De manera semejante. de no restricción de derechos. dispone: “Los tratados internacionales ratificados por Ecuador se sujetarán a lo establecido en la Constitución. en palabras de aquel tribunal. ni más de una vez por la misma causa penal. una Constitución reenvía a un preámbulo. en su artículo 417.1 de la Constitución colombiana de 1991. hacia qué texto o principio aquéllas operan. la Convención sobre los Derechos del Niño: en las condiciones de su vigencia tienen jerarquía constitucional. a su vez. en su artículo 4. estipula: “Nadie será juzgado sino por autoridad competente y conforme a los trámites legales. en consecuencia.28 determinado tratado internacional. se pueden operar reenvíos sucesivos. previa aprobación de las dos terceras partes de la totalidad de los miembros de cada Cámara. y de esta manera se creaba. de aplicabilidad directa y de cláusula abierta establecidos en la Constitución”. 7 Así por ejemplo. consagra una extensa cláusula referente a las normas que conforman el bloque de constitucionalidad: “La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre. a su vez. un “bloque de constitucionalidad”. Finalmente. En tanto que. política o disciplinaria”. la Constitución argentina de 1994. Las normas relativas a los derechos y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretan de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y con los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por el Perú. la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. y éste. hacia otra cláusula de apertura (verbigracia. la Corte Suprema panameña. es decir. la Constitución peruana. decidirá cuántas cláusulas de reenvío plasma en su respectiva Carta Política. y sobre todo. los principios del derecho internacional). en sentencia de 30 de julio de 1990. tratados internacionales sobre derechos humanos que prohíben su limitación bajo estado de excepción. Sociales y Culturales. dispone: “La República de Panamá acata las normas del derecho internacional”. estipula: Cuarta. la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial. De igual manera. 4 5 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . 6 Artículo 9º de la Constitución colombiana de 1991. Artículo 93. Pues bien. en su caso. la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. un principio (verbigracia.5 etcétera). y artículo 16 de la Constitución portuguesa de 1976. desde ya. el texto o el principio hacia el cual se operó inicialmente un reenvío termina remitiendo. remite a un conjunto de principios). o un conjunto de principios6 (verbigracia. en su artículo 32. consideró que una interpretación armónica de las citadas disposiciones conducía a operar un reenvío hacia el artículo 8º de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. un conjunto de textos normativos (verbigracia.

luego de ser aprobados por el Congreso. desde el momento de su publicación. que la figura del bloque de constitucionalidad.8 Aunado a lo anterior. y además condicionado por la reciprocidad. de la competencia entre diferentes jurisdicciones en procesos por graves violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario —DIH— (numeral 1º). De tal suerte que. nuestro CPP contiene numerosas cláusulas de reenvío que articulan la legalidad penal interna con la internacional. Así por ejemplo. por último. 7) limitando el ejercicio del principio de oportunidad (parágrafo 3º del artículo 324 del CPP). de manera temprana y definitiva.. la Constitución de Bosnia-Herzegovina. una autoridad superior a las leyes. en materia penal los mencionados reenvíos pueden ser: 1) hacia las disposiciones que conforman el bloque de constitucionalidad. país donde la doctrina acuñó el término bloc de constitutionnalité. cuentan con un rango supralegal. surgida de los Acuerdos de Dayton. según las voces del artículo 55 de la Constitución de 1958. 6) extendiendo el espectro de aplicación de la regla de exclusión (artículo 276 del CPP). en tanto son principios rectores de la actividad procesal (artículo 3º del CPP). contiene numerosas cláusulas de reenvío hacia el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH). Capítulo introductorio . Así por ejemplo. cada vez son más comunes las remisiones legislativas hacia la legalidad internacional. los tratados internacionales. Señalemos.4 del CPP). en especial. y sobre todo. C. 3) fijándole competencias al Ministerio Público en relación con la definición. estableciendo verdaderos “puentes” entre ésta y el ordenamiento jurídico interno. en términos de garantías procesales para el sindicado. a reserva. y 8) estableciéndole el deber a las autoridades investigativas y judiciales de cooperación con la Corte Penal Internacional (artículo 484 del CPP). en los últimos años. 27. en un instrumento para restablecer la paz y construir verdaderos estados de derecho. literal e) del artículo 111 del CPP). se ha convertido. Los tratados o acuerdos debidamente ratificados o aprobados tendrán. para cada acuerdo o tratado. Sobre el particular Grewe9 comenta: Los demás tratados y convenciones sobre derechos humanos. 2009. requerirán del voto de las dos terceras partes de la totalidad de los miembros de cada Cámara para gozar de la jerarquía constitucional. “Le controle de constitutionnalité des lois constitutionnelles en Bosnie-Herzegovine”. 4) ampliando el espectro del derecho de defensa (artículo 124 del CPP). en Les Cahiers du Conseil Constitutionnel. 2) acogiendo la relativización de determinada garantía procesal constitucional (artículo 21 del CPP). que no constitucional. enfocada hacia la internacionalización de los derechos humanos. p. mediante diversas modalidades. 5) vinculando el ejercicio de la acción de revisión a lo decidido por instancias internacionales de supervisión y control de derechos humanos respecto de los cuales el Estado colombiano sea parte (artículo 192. 9 Grewe. en Francia. de su aplicación por la otra parte”. en términos de víctima. Así por ejemplo. Dalloz. 8 “Artículo 55.29 de constitucionalidad. aunado a la aplicación del bloque de constitucionalidad. París.

10 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . sino tan sólo con la Constitución. sino que apunta a la realización de unos contenidos materiales. Universidad Externado de Colombia. La Constitución colombiana y el derecho internacional humanitario. 2. los artículos 93 y 94 de la Constitución de 1991 han sido entendidos como las cláusulas de apertura del catálogo de derechos fundamentales: el primero.10 Igualmente.30 La internacionalización es igualmente percibida en la jurisprudencia de la Corte Constitucional. que permite introducir y proteger en nuestro ordenamiento derechos fundamentales reconocidos en tratados internacionales de derechos humanos.. tampoco existía la acción de tutela. es decir. de carácter formal. son aquellos que inspiran la legalidad internacional. En tal sentido. como el inciso final del artículo 121. en numerosos casos. la cual no duda en tomar los convenios internacionales como normas de referencia en el ejercicio de su control de constitucionalidad. unos principios y unos valores que. por medio de la famosa cláusula de los “derechos innominados”. como se recordará. Conformación del bloque de constitucionalidad en Colombia Bajo la Constitución de 1886 la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia no construyó una teoría acerca del bloque de constitucionalidad. según la cual los derechos no se agotan en aquellos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales de derechos humanos. según el cual bajo el estado de sitio el presidente contaba con las facultades que le otorgaba el “derecho de gentes”. Tampoco se podía invocar la acción pública de inconstitucionalidad señalando la existencia de una contradicción entre la ley y los tratados internacionales sobre derechos humanos. 2002.11 la cual en definitiva opera como Ver al respecto. Otro tanto sucede. Ramelli. era bastante pobre en materia de consagración de derechos fundamentales. 345. El anterior estado de cosas cambió sustancialmente con la adopción de la Constitución de 1991. 11 El artículo 94 de la Constitución colombiana de 1991 reproduce la famosa cláusula de la enmienda IX de la Constitución de los Estados Unidos. en particular. instrumento procesal que ha servido notoriamente para construir el bloque de constitucionalidad. Bogotá. p. a pesar de la existencia de cláusulas de reenvío. el bloque de constitucionalidad no es tan sólo una técnica. texto que. caracterizada por una fuerte vocación internacionalista. Así entonces. A. De tal suerte que los decretos legislativos expedidos por el gobierno al amparo del estado de sitio no eran confrontados con la legalidad internacional. con el CEDH. por cuanto la Corte Suprema de Justicia entendía que no le correspondía ser la guardiana de aquéllos. el segundo.

1. Así. 53 (Convenios de la OIT). una cláusula de reenvío. En este sentido es paradigmática la sentencia T-227 de 2003. es decir.12 Conviene precisar que. disposiciones sobre las cuales poco a poco se ha venido construyendo jurisprudencialmente el bloque de constitucionalidad en Colombia. en la jurisprudencia reciente de la Corte Constitucional colombiana se ha reconocido que la noción de derechos fundamentales es un concepto abierto y cambiante. en el sentido de que el juez debe constatar la existencia de una cláusula habilitante que le permita tomar como parámetro para ejercer el control de constitucionalidad sobre las leyes. a la libertad y a la igualdad. de esta manera. De esta manera. Los consensos sobre la naturaleza fundamental de estos derechos claramente se explica por la imperiosa necesidad de proteger tales derechos a fin de que se pueda calificar de democracia constitucional y de Estado social de derecho el modelo colombiano. Requisitos para que un determinado tratado internacional haga parte del bloque de constitucionalidad A lo largo de su jurisprudencia la Corte Constitucional ha intentado establecer con claridad cuáles son las condiciones o requisitos que debe cumplir un tratado internacional para ser considerado como integrante del bloque de constitucionalidad. un límite a la creación jurisprudencial del bloque de constitucionalidad.1. en la actual concepción de dignidad humana. No sobra indicar que. estos derechos son requisitos sine qua non para predicar el respeto por dicho valor”. la Corte Constitucional ha considerado que existen otras cláusulas de reenvío en la Carta Política de 1991: los artículos 44 (derechos de los niños). Ello se explica por cuanto los consensos se apoyan en una concepción común de los valores fundantes de la sociedad y el sistema jurídico. 2. 12 Capítulo introductorio .2 (reglas del derecho internacional humanitario). Existencia de una cláusula expresa de reenvío La Corte Constitucional ha considerado que la incorporación de un tratado internacional precisa hallar un “fundamento expreso en la Carta”.1. existe un consenso sobre el carácter fundamental del derecho a la vida. en la cual se sostuvo: “La existencia de consensos (en principio dogmática constitucional) en torno a la naturaleza fundamental de un derecho constitucional implica que prima facie dicho derecho se estima fundamental en sí mismo. 101 (tratados internacionales sobre fronteras) y 214. una norma que no se encuentra incluida en el texto de la Carta Política. 2. más allá de los artículos 93 y 94 superiores. Se establece. atado a la relación que presenten las pretensiones esgrimidas en el caso con la dignidad humana y dependiente de los consensos sociales.31 un mecanismo que justifica la creación judicial de derechos.

que le permite al Estado parte sustraerse temporalmente al cumplimiento de ciertas disposiciones convencionales. Entre ellos se encuentran: la Convención Americana sobre Derechos Humanos (artículo 27) y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 4).32 2. que reconocen los derechos humanos y que prohíben su limitación en los estados de excepción. la Carta Política diferencia entre dos clases de tratados internacionales sobre derechos humanos: los que regulan el denominado “núcleo duro de protección”. y un segundo grupo que abarca el espectro restante de instrumentos internacionales sobre derechos humanos. cooperación internacional. etcétera). esto es. Ahora bien. cuando quiera que sobrevengan situaciones imprevistas (verbigracia. mientras que el primer grupo de tratados internacionales “prevalecen en el orden interno” (artículo 93. 13 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . etcétera. no podrían integrarlo tratados internacionales referentes a temas tales como: integración económica. peligro público. los cuales sirven como criterio de interpretación del catálogo constitucional de derechos fundamentales. C-578/95 y C-327/97. En el primero de ellos se afirma: “Los tratados y convenios internacionales ratificados por el Congreso. disposiciones inspiradas en el principio rebus sic stantibus (teoría de la imprevisión). es decir. un conjunto de derechos y garantías vinculantes que incluso en situaciones de anormalidad no admiten ser limitados por el legislador extraordinario y que. amenaza contra la integridad del Estado.2. guerra exterior.1). “prevalecen en el orden interno”. C-225/95. deben reconocer un derecho humano. La consagración de un derecho humano El juez constitucional ha sido enfático13 en exigir que las disposiciones convencionales. es decir. prima facie. en tanto que en el segundo se lee: “Los derechos y deberes consagrados en esta Carta se interpretarán de conformidad con los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Colombia”.1. C-179/94. Precisa entonces la Constitución que. los segundos sirven tan sólo como parámetro para interpretar los derechos y deberes consagrados en la Carta Política (artículo 93.2). Al respecto debemos aclarar que los tratados internacionales que consagran derechos que no admiten ser limitados bajo estado de excepción se caracterizan por prever dentro de su respectivo articulado las llamadas “cláusulas de salvaguardia”. con lo cual. es necesario tener en cuenta que el artículo 93 superior cuenta con dos incisos. prevalecen en el orden interno”. comercio internacional. Entre otras: C-295/93. por ejemplo. para poder ser parte del bloque de constitucionalidad.

en: II Jornadas de Derecho Constitucional y Administrativo. 4) la Convención de Belém do Pará. entre otros. Sociales y Culturales. como los tratados de derecho humanitario (CP. a manera de síntesis de sus principales líneas jurisprudenciales en la materia. desafíos y propuestas”. conformado por aquellos principios y normas que han sido normativamente integrados a la Constitución por diversas vías y por mandato expreso de la Carta. 16 Así por ejemplo. artículos 93 y 103). 17 Así por ejemplo. Bogotá. pero que sirven como referente necesario para la creación legal y para el control constitucional”. la Corte. 14 Capítulo introductorio . 3) la Convención de Derechos de la Mujer. sentencia C-488 de 2009. Bogotá. la Corte ha estimado que hacen parte del bloque de constitucionalidad en sentido estricto: la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Avances. los tratados internacionales sobre derecho internacional humanitario. De tal suerte que la Corte ha entendido que hacen parte del bloque de constitucionalidad los cuatro convenios de Ginebra de 1949 y sus protocolos adicionales de 1977. y las normas del derecho internacional humanitario (sentencias C-225 de 1995 y C-148 de 2005. Aquellos del primer grupo. en términos de la jurisprudencia constitucional. para que un tratado internacional pueda ser parte del bloque de constitucionalidad se precisa que consagre derechos humanos.33 De igual manera. los del segundo lo serán del amplio. aunque a veces no tengan rango constitucional. o lato sensu. harán parte del denominado bloque de constitucionalidad en sentido estricto. De otro lado. De igual manera. “La Corte Constitucional como intérprete del derecho internacional humanitario”. como las leyes estatutarias y orgánicas. se encuentran los tratados internacionales de derechos humanos que carecen de cláusulas de salvaguardia. bien sea que éstos no admitan ser limitados bajo situaciones de anormalidad (artículo 93. son llamados a ser aplicados durante situaciones de anormalidad. la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (sentencia C-504 de 2007). “La aplicación del derecho internacional humanitario en Colombia. derechos intangibles (artículo 93.16 Señalemos al respecto que la jurisprudencia constitucional ha considerado que el bloque de constitucionalidad en sentido estricto17 estaría conformado por “aquellas normas y principios que. sin aparecer formalmente en el articulado del texto constitucional.1) o carezcan de cláusulas de salvaguardia o no regulen. en últimas. Consultar al respecto. 2002. A.14 al igual que la Convención contra el Genocidio de 1948. 15 Ver al respecto. en sentencia C-307 de 2009. El primero: stricto sensu..2). por lo que entonces tienen rango constitucional.. En este orden de ideas. ver Ramelli. en Derecho internacional humanitario. 473. la noción lato sensu del bloque de constitucionalidad se refiere a aquellas disposiciones que “tienen un rango normativo superior a las leyes ordinarias”. Universidad Libre. o stricto sensu. 1) numerosos convenios de la OIT. Ramelli. Universidad Externado de Colombia. debido a su ámbito de aplicación temporal (existencia de un conflicto armado interno o internacional). A. tales como. 2007. y 5) el Protocolo de San Salvador.15 Por otra parte. p. entre otras). 2) el Pacto Internacional de Derechos Económicos. sostuvo: “Es por ello que la jurisprudencia ha señalado que es posible distinguir dos sentidos del concepto de bloque de constitucionalidad.

y. posteriormente. Así pues. 3) formar parte del bloque de constitucionalidad gracias a una remisión expresa efectuada por alguna disposición constitucional”. Los convenios de la OIT En el caso de los convenios de la OIT la Corte Constitucional ha intentado precisar cuáles hacen parte del bloque de constitucionalidad. se hizo una distinción entre ellos para señalar que algunos pertenecen al bloque de constitucionalidad en sentido estricto y otros al bloque de constitucionalidad en sentido lato. los tratados internacionales sobre derechos humanos han sido la pieza clave para la construcción jurisprudencial del bloque de constitucionalidad.1. es decir. en materia de convenios de la OIT en un primer momento la Corte enfatizó que todos hacían parte de la legislación interna. esto es.34 son utilizados como parámetros del control de constitucionalidad de las leyes. a pesar de que puedan a veces contener mecanismos de reforma diversos”. presentándose a veces falta de claridad acerca de la evolución de la correspondiente línea jurisprudencial. el articulado de la Constitución. Luego. 2. ostentan una jerarquía intermedia entre la Constitución y la ley ordinaria). verdaderos principios y reglas de valor constitucional. cuya pertenencia al bloque de constitucionalidad ha sido determinada caso por caso. en otros. Son. algunos tratados sobre derechos humanos (sentencia C-148 de 2005).3. en el caso colombiano. llevar a cabo una labor sistematizadora. por cuanto han sido normativamente integrados a la Constitución. por diversas vías y por mandato de la propia Constitución. 18 19 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . Los casos especiales 2.18 en tanto que harían parte del bloque de constitucionalidad en sentido amplio19 aquellas normas que se caracterizan por: “1) ser parámetro para efectuar el control de constitucionalidad del derecho interno.1.3. varias sentencias empezaron a señalar que ciertos convenios hacían parte del bloque de constitucionalidad y. la Corte ha considerado que hacen parte del bloque en sentido amplio: el preámbulo.20 En suma. 20 Sentencia C-191 de 1998. Sentencia C-225 de 1995. son normas situadas en el nivel constitucional. 2) tener un rango normativo superior a las leyes ordinarias (en algunos casos son normas constitucionales propiamente dichas y.1. lo cual no ha sucedido con los demás instrumentos internacionales sobre derechos humanos y derecho internacional humanitario. pues. en los términos del inciso 4º del artículo 53 de la Constitución. y las leyes orgánicas y las estatutarias (sentencias C-277 de 2007 y C-228 de 2009). Así por ejemplo.

reproducir nuevamente su texto en una ley ordinaria. y 182. en sentencia C-615 de 2009. que la inclusión de los convenios de la OIT en el bloque de constitucionalidad. hacen parte del bloque de constitucionalidad. en atención a las materias que tratan. o en sentido amplio (artículo 93. sobre la libertad sindical.1). Así mismo.1. como antaño. sobre pueblos indígenas y tribales. entre otros. como sucedía bajo el esquema dualista de la Constitución de 1886. Veamos.35 Ahora bien. los siguientes convenios de la OIT: 87 y 98.2). En palabras de la Corte: Así. 169. lo cual no implica que. dado el amplio espectro de temas que regulan (varios de ellos no relacionados directamente con derechos humanos). que los convenios de la OIT hagan parte de la legislación interna significa simplemente que una vez ratificados no precisan de la expedición de una nueva ley que incorpore y reproduzca sus contenidos. De esta manera. se precise de la expedición de normas legales de ejecución. y de manera expresa. sobre la prohibición de las peores formas de trabajo infantil y la acción inmediata para su eliminación. Convenio 132. en razón a que se le considera como un referente para interpretar los derechos de los trabajadores y busca darle plena efectividad al principio fundamental de la protección del trabajador. no siendo necesario. en sentencia C-401 de 2005.3. las normas internacionales sobre derechos humanos deberán ser incorporadas al orden interno colombiano mediante una ley. debía hacerse por el juez constitucional. Precisado el anterior punto. los convenios internacionales del trabajo hacen parte del bloque de constitucionalidad cuando la Corte así lo haya indicado o lo señale en forma específica. le corresponderá sólo a ella determinar si un específico convenio de la OIT hace parte del bloque de constitucionalidad en sentido estricto (artículo 93. puesto que prohíbe la limitación de un derecho humano durante un estado de excepción o desarrolla dicha prohibición contenida en un tratado internacional. sobre la edad mínima de admisión de empleo. Convenio 138. la Corte Constitucional se ha pronunciado en diversas oportunidades. En este orden de ideas. hacen parte del bloque de constitucionalidad aquellos convenios que la Corte. sobre vacaciones anuales pagadas. determine que pertenecen a él. y sobre la aplicación de los principios de derechos de sindicalización colectiva. Al respecto la Corte. en ciertos casos. la Corte señaló. precisó la Corte. Capítulo introductorio . 2. El Estatuto de Roma de la CPI En relación con el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI). pues. precisó: En este orden de ideas. caso por caso. después de examinarlos de manera específica.2.

Cabe sin embargo precisar que el Estatuto de Roma. En contrapartida. de sus aliados y dependencias. En esencia. a efectos de dotar de contenido unas normas legales sancionatorias: A decir verdad. Doctrina que se plasmó normativamente en el artículo 28 del Estatuto de Roma. el empleo de medios y métodos de combate ilícitos. referentes a la comisión de faltas gravísimas. en el cual se condenó en 1945 a un general del ejército japonés por “omitir ilícitamente y faltar a su deber como comandante de controlar las operaciones de los miembros bajo su mando. al señalar que se trata de actos “cometidos contra personas que no participen directamente en las hostilidades. con ocasión de una demanda de inconstitucionalidad dirigida contra algunos artículos de la ley 734 de 2002. a violaciones al principio de proporcionalidad que orienta la relación entre ventaja militar y consideraciones de humanidad. cuyo eje central era la determinación del juez natural. desde el famoso caso Yamashita. referente a la masacre de Mapiripán. particularmente las Filipinas [. trayendo a colación diversos fallos proferidos por tribunales penales internacionales. la Corte Constitucional acudió al texto del Estatuto de Roma de la CPI. incluidos Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . masivamente. así como el artículo 28 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional: El derecho penal internacional consuetudinario. realicen conductas violatorias de los derechos humanos.. en el citado caso la referencia al artículo 28 del Estatuto de Roma de la CPI vino a reforzar la argumentación del juez constitucional al momento de fallar un caso de tutela. permitiéndoles cometer atrocidades brutales y otros crímenes graves contra la población de Estados Unidos. en el caso de conflictos armados internacionales. o bien “como parte de un plan o política”. en sentencia C-1076 de 2002. pone el acento en que los crímenes de guerra deben ser comportamientos cometidos a gran escala. de una revisión del catálogo de crímenes de guerra que trae el Estatuto de Roma la Corte encuentra grandes semejanzas entre aquellos que pueden ser cometidos en el marco de un conflicto armado interno o internacional.. Como se puede observar. se trata de actos de los combatientes encaminados a destruir intencionalmente bienes civiles.]”. Jurisprudencia que se ha reiterado en los diversos tribunales penales internacionales.36 En sentencia SU-1184 de 2001. ha venido reconociendo que el miembro de la fuerza pública que ostenta autoridad o mando debe adoptar medidas especiales para evitar que las personas que se encuentren bajo su efectivo control o subordinación. la Corte examinó el tema de la posición de garante de la fuerza pública. Luego. desde Núremberg hasta los ad hoc para la antigua Yugoslavia y Ruanda. Además los conceptos de gravedad e intencionalidad deben hallarse presentes en la comisión del ilícito. así como a ultrajes flagrantes a la dignidad humana de los miembros de la población civil y de los combatientes que se encuentran hors de combat. en los conflictos armados internos el instrumento internacional pone de relieve a las víctimas.

6) control de constitucionalidad sobre el tratado y su ley aprobatoria. a efectos de sortear la existencia de “tratamientos diferentes”.015 del 30 de noviembre de 2002. Artículo 2o. el Estatuto de Roma surtió doce debates. Diario Oficial 45. encontrándose asimismo presente la intencionalidad y. a diferencia de cualquier otro tratado internacional. es preciso recordar que la incorporación del Estatuto de Roma de la CPI al ordenamiento jurídico interno resultó ser particularmente compleja. Así pues.21 En otras palabras. lesiones. es necesario recordar el texto del acto legislativo 2 de 2001: Artículo 1o. Como punto de partida. con la Carta Política. “Por medio del cual se promulga el ‘Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional’. El presente acto legislativo rige a partir de su promulgación. contradicciones o antinomias que existen entre la Constitución y el tratado internacional. el estatuto surtió las siguientes etapas: 1) negociación.37 los miembros de las Fuerzas Armadas que hayan depuesto las armas y los que hayan quedado fuera de combate por enfermedad. es decir. detención o cualquier otra causa”. decreto 2764 de 2002. 3) presentación y trámite de un proyecto de acto legislativo que condujo a reformar el artículo 93 superior. La admisión de un tratamiento diferente en materias sustanciales por parte del Estatuto de Roma con respecto a las garantías contenidas en la Constitución tendrá efectos exclusivamente dentro del ámbito de la materia regulada en él”. Al respecto. por cuanto fue preciso modificar previamente la Constitución. 7) ratificación del instrumento internacional. 4) trámite de un proyecto de ley aprobatoria del tratado. consecuentemente. 2) suscripción o firma. y 8) entrada en vigencia en el orden interno. la ausencia de responsabilidad debido a la presencia de “necesidades militares imperativas”. 21 Capítulo introductorio . Adiciónese el artículo 93 de la Constitución Política con el siguiente texto: “El Estado colombiano puede reconocer la jurisdicción de la Corte Penal Internacional en los términos previstos en el Estatuto de Roma adoptado el 17 de julio de 1998 por la Conferencia de Plenipotenciarios de las Naciones Unidas y. a diferencia de lo acontecido con cualquier otro tratado internacional. Ver al respecto. el fallo hito en materia del Estatuto de Roma de la CPI lo constituye la sentencia C-578 de 2002. 5) sanción presidencial de la ley aprobatoria. ratificar este tratado de conformidad con el procedimiento establecido en esta Constitución. hecho en Roma el diecisiete (17) de julio de 1998”. en algunos casos. Ahora bien. en la cual la Corte examinó la conformidad del tratado internacional y de su ley aprobatoria.

ha de ser interpretado de tal forma que guarde consonancia con las otras disposiciones de la Carta. habría corrido un grave riesgo de declaratoria de inexequilibilidad. la Corte Constitucional concluye que no es necesario que el jefe de Estado. Por lo tanto. de haber sido aprobado por el Congreso. sin lugar a dudas la sentencia C-578 de 2002 se constituye en el referente obligado en materia de la comprensión de los efectos que el Estatuto de Roma tiene en el ordenamiento jurídico interno. de la Corte Constitucional. en este caso. dentro del respeto a las órbitas de competencia de cada uno. Así. de algunos de sus artículos. Esta determinación obedece al cumplimiento del principio fundamental según el cual todas las autoridades tienen como finalidad asegurar la efectividad de los principios. la reforma constitucional permitió que el Estatuto de Roma pudiera hacer su tránsito en el Congreso de la República y sortear el control de constitucionalidad de la Corte. como el acto legislativo citado forma parte del cuerpo permanente de la Constitución y. declare cuáles son las interpretaciones de algunos apartes del mismo que armonizan plenamente la Constitución con el Estatuto de Roma. como director de las relaciones internacionales. la Corte Constitucional reitera que los tratamientos diferentes en materias sustanciales fueron permitidos por el acto legislativo 2 de 2001 exclusivamente dentro del ámbito del ejercicio de las competencias de la Corte Penal Internacional. que el presidente de la República. derechos y deberes consagrados en la Constitución (artículo 2º. la declaratoria de exequibilidad de las disposiciones del Estatuto de Roma que contienen tales tratamientos diferentes no autorizan ni obligan. motivo por el cual.38 Como se puede advertir. no se menoscaba el alcance de las garantías establecidas en la Constitución respecto del ejercicio de las competencias propias de las autoridades nacionales. en el ámbito de sus atribuciones. sin que ello contraríe el Estatuto. efectúe declaraciones interpretativas en relación con cada uno de los tratamientos diferentes identificados en esta sentencia. De allí que sea necesario transcribir las conclusiones a las que llegó la Corte Constitucional: Conclusiones finales Al terminar el análisis del contenido del Estatuto de Roma. Dentro de este complejo estado de cosas. Dicho señalamiento por la Corte en ningún caso supone que existe una inconstitucionalidad parcial del Estatuto. por ejemplo. por parte de la Corte Constitucional. por tanto. a los jueces nacionales a imponer la pena de prisión perpetua ni al legislador colombiano a establecer la imprescriptibilidad de las penas. En efecto. la Corte señala las materias respecto de las cuales procede. recordemos que el tratado internacional no admite la formulación de reservas. No obstante se advierte que. Por consiguiente. a la cual se Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . CN). al momento de ratificar el tratado. así como al propósito de concretar el mandato de colaboración armónica entre los órganos que integran las ramas del poder público.

al cual se le ha atribuido la dirección de las relaciones internacionales de Colombia (artículo 113. que sólo serán aplicables en el ámbito de competencia de la CPI. párrafo 3. y artículo 67. a diferencia de la vista Capítulo introductorio . y del presidente de la República. Tales materias son las siguientes: 1) Ninguna de las disposiciones del Estatuto de Roma sobre el ejercicio de las competencias de la Corte Penal Internacional impide la concesión de amnistías. en especial el derecho a ser asistido por un abogado durante las etapas de investigación y juzgamiento por parte de la Corte Penal Internacional (artículo 61. 2) Siempre será en interés de la justicia que a los nacionales colombianos les sea garantizado plenamente el derecho de defensa. siempre y cuando dicha concesión se efectúe de conformidad con la Constitución Política y los principios y normas de derecho internacional aceptados por Colombia. relativos a los elementos del crimen y a las reglas de procedimiento y prueba. procede la interpretación del Estatuto de Roma de conformidad con los principios y normas que integran el derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos. 2) la Corte Constitucional. 3) Si llegare a darse el caso de que un colombiano haya de ser investigado y enjuiciado por la Corte Penal Internacional. la cadena perpetua). párrafo 1. siempre y cuando éstos no sean incompatibles con dicho Estatuto ni restrinjan el alcance de sus disposiciones. párrafo 2. no sustraen dichos instrumentos de la aprobación por el Congreso de la República ni del control constitucional previstos en la Constitución Política. indultos o perdones judiciales por delitos políticos por parte del Estado colombiano. literal d)). 4) En relación con el artículo 17. las “otras razones” a fin de determinar la incapacidad del Estado para investigar o enjuiciar un asunto se refieren a la ausencia evidente de condiciones objetivas necesarias para llevar a cabo el juicio. del Estatuto de Roma. literal b). CN).39 le ha confiado la guarda de la integridad y supremacía de la Carta. 5) Como el ámbito del Estatuto de Roma se limita exclusivamente al ejercicio de la competencia complementaria atribuida a la Corte Penal Internacional y a la cooperación de las autoridades nacionales con ésta. cuya adopción compete a la Asamblea de los Estados partes por una mayoría de los dos tercios de sus miembros. el tratado no modifica el derecho interno aplicado por las autoridades judiciales colombianas en ejercicio de las competencias nacionales que les son propias dentro del territorio de la República de Colombia. 6) Los artículos 9º y 51 del Estatuto de Roma. Las anteriores conclusiones indican que 1) el Estatuto de Roma establece un conjunto de tratamientos diferentes (verbigracia.

los cuales fueron expresamente autorizados por el acto legislativo 2 de 2001. 7º y 8º del Estatuto de Roma describen tres de las categorías de crímenes internacionales sobre las cuales la Corte Penal Internacional podrá ejercer su competencia: el genocidio. los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra. y no un tratado de derechos fundamentales. es un mecanismo de represión que busca el castigo efectivo de quienes han violado derechos humanos. el cual fue autorizado por el acto En el último acápite del numeral 3º del concepto rendido por el procurador con ocasión del control previo de constitucionalidad ejercido en relación con el Estatuto de Roma de la CPI (sentencia C-578 de 2002). concluye la Corte que la ley 742 de 2002. 2) El artículo 27 del Estatuto de Roma regula la improcedencia del cargo oficial como excusa para sustraerse del juzgamiento de la Corte Penal Internacional. Dicha disposición consagra un tratamiento diferente a los fueros especiales.40 fiscal. Este tratamiento diferente del principio de legalidad que hace el Estatuto de Roma ha sido autorizado por el acto legislativo 2 de 2001. Tales descripciones denotan un grado de precisión. por medio de la cual se aprueba el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y el correspondiente tratado. 1) el tratado no corresponde a un reconocimiento de derechos humanos. 22 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . cuando éstos ejercen la jurisdicción constitucional”. siempre que se refieran a materias sustanciales y éstas surtan efectos exclusivamente dentro del ámbito de la materia regulada en el Estatuto. la misma Corte lo resume de la siguiente manera: Resumen de los principales tratamientos diferentes Por lo expuesto en esta sentencia. la Corte encontró que algunas de sus disposiciones establecen tratamientos diferentes a los previstos en nuestro ordenamiento constitucional. y 2) debido a los efectos circunscritos exclusivamente al Estatuto –de acuerdo al acto legislativo– el Estatuto no puede ser fuente de interpretación para los jueces colombianos. El concepto resume este punto así: “En efecto. es constitucional. Pero.22 prefirió no pronunciarse acerca de si el mencionado tratado internacional hace o no parte del bloque de constitucionalidad. Entre dichas disposiciones se destacan las siguientes: 1) Los artículos 6º. ¿cuáles son esos tratamientos diferentes?. la vista fiscal examinó si el mencionado tratado hacía parte del bloque de constitucionalidad. consagrados en nuestra Carta. Luego de analizar el contenido del Estatuto de Roma. a las inviolabilidades de los congresistas y al régimen de investigación y juzgamiento de otros altos funcionarios. y 3) el acto legislativo 2 de 2001 debe ser interpretado de conformidad con todo el texto constitucional. Concluyó que ello no era posible porque se trata de un tratado internacional que regula lo atinente a la jurisdicción y competencia de una Corte para juzgar y sancionar determinadas conductas delictivas que afectan de manera gravísima derechos fundamentales. certeza y claridad aceptado en el derecho penal internacional que resulta menos estricto que el exigido en nuestro ordenamiento interno.

Dicho tratamiento especial sólo será aplicable en el evento en que la Corte Penal Internacional ejerza su competencia complementaria y no modifica las disposiciones internas correspondientes. Este sistema de responsabilidad especial fue autorizado por el acto legislativo 2 de 2001 para los casos que lleguen al conocimiento de la Corte Penal Internacional. extiende la responsabilidad del comandante a superiores civiles respecto de crímenes cometidos por sus subordinados en las circunstancias establecidas en el Estatuto de Roma. una vez ésta haya asumido el conocimiento de un caso concreto.41 legislativo 2 de 2001. literal b). el hecho de que sólo se aplica a crímenes de guerra. en virtud del principio de complementariedad. por crímenes de competencia de la Corte Penal Internacional cometidos por fuerzas bajo su mando. Tales justificaciones han sido sometidas a requisitos concretos que difieren de los establecidos en la Constitución. encontró la Corte que sólo las causales referidas a la legítima defensa de la propiedad en casos de crímenes de guerra (numeral 1º. 7) En los artículos 61. 32 y 33 del Estatuto de Roma. literal b) del estatuto faculta a la Corte Penal Internacional a imponer la pena de reclusión a perpetuidad. ya sea de un ejército regular o de un grupo armado irregular. y 67. literal d). Este tratamiento especial fue expresamente autorizado por el constituyente derivado a través del acto legislativo 2 de 2001. literal c) del artículo 31 ER) y la regulación del principio de obediencia debida (artículo 33 ER). Así mismo. como por ejemplo. establecen un tratamiento diferente al previsto en la Carta. ante la Corte Penal Internacional.1. 5) De las causales eximentes de responsabilidad penal consagradas en los artículos 31. pero no habilita a las autoridades nacionales a aplicar este tipo de pena cuando juzguen alguno de los crímenes señalados en el Estatuto de Roma. Este tratamiento diferente de la prohibición de la prisión perpetua que consagra el artículo 34 de la Carta fue autorizado por el acto legislativo 2 de 2001. párrafo 1. 4) El artículo 29 del Estatuto establece la imprescriptibilidad de los crímenes de competencia de la Corte Penal Internacional. Dicho tratamiento especial fue autorizado por el acto legislativo 2 de 2001 y. así la acción penal o la sanción penal para los mismos haya prescrito según las normas jurídicas nacionales. Esta disposición consagra un tratamiento diferente al previsto en nuestro ordenamiento constitucional en el artículo 28 de la Carta. párrafo 2. Tal tratamiento especial sólo será aplicable por la Corte Penal Internacional cuando ejerza su competencia complementaria para investigar y juzgar cualquiera de los crímenes previstos en el Estatuto. 3) El artículo 28 del Estatuto de Roma establece la responsabilidad de jefes militares.  6) En el artículo 77. de conformidad con el Estatuto de Roma. se admite la posibilidad de que la Corte Penal Internacional determine si es en interés de la justicia que una persona investigada o enjuiciada por ella esté representada por un abogado. dichas causales podrán ser esgrimidas. Capítulo introductorio .

En suma. estimó que 1) los incisos 3º y 4º del artículo 93 de la Constitución. la incorporación al bloque de constitucionalidad no opera porque el precepto haga parte de dicha normatividad. denominado “Conclusiones finales”. 2) hacen parte del bloque de constitucionalidad aquellos instrumentos de derecho penal internacional aprobados por Colombia. por esto último. pues es claro que dicha normatividad tiene un marco de aplicación particular y concreto en virtud del principio de complementariedad frente a la legislación nacional. Indiquemos igualmente que la Corte Constitucional declaró conformes con la Carta Política el “Acuerdo sobre los Privilegios e Inmunidades de la Corte Penal Internacional” (C-1156 de 2008). la Corte Constitucional no ha afirmado que todo el Estatuto de Roma de la CPI haga parte del bloque de constitucionalidad. 4) no todas las normas del Estatuto de Roma hacen parte del bloque de constitucionalidad per se. adicionados por el acto legislativo 2 de 2001. y en especial. debido a que no necesariamente se relacionan con la protección directa de derechos humanos o del derecho internacional humanitario (verbigracia. hasta el momento. en sentencia C-488 de 2009. que consagran el deber de tipificar ciertos delitos.42 lo cual abre la puerta. sino porque la regulación puntual de esa norma se ajusta a los parámetros consagrados en los artículos 93 y 214-2 de la Constitución. de manera tal que la regulación adoptada en dicho contexto normativo. Así pues. referido al tipo penal de genocidio. la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción. la Corte. se integran al bloque de constitucionalidad. así como los “Elementos de los Crímenes y Reglas de Procedimiento y Prueba” (C-801 de 2009). se hará referencia también a este punto en el capítulo V. adelantó unas importantes consideraciones en relación con la jerarquía que ocupan los tratados de derecho penal internacional en Colombia. de 2003). y 5) no todos los tratados de derecho internacional. así como la sanción de los crímenes de competencia de ese tribunal. lo que desde luego deberá ser examinado caso a caso. que guarden una relación directa con la protección de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario. autorizaron expresamente un tratamiento desigual en el ámbito del Estatuto de Roma de la CPI. instrumentos internacionales que complementan y hacen efectiva la aplicación del Estatuto de Roma. no sólo para un tratamiento diferente al previsto en el artículo 29 de la Constitución en materia de derecho a la defensa técnica. el Estatuto de Roma de la CPI. con ocasión de una demanda de inconstitucionalidad dirigida contra la expresión “por razón de su pertenencia al mismo”. 3) en lo que atañe al artículo 6º del Estatuto de Roma de la CPI. que además acoge integralmente el contenido de la Convención para Prevenir y Sancionar el Genocidio. se someten a unas reglas que no necesariamente deben coincidir con las adoptadas en legislación interna. ni que sus Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . Más recientemente. sino para que los colombianos que eventualmente queden sometidos a la competencia de la Corte Penal Internacional no gocen efectivamente de este derecho y. del artículo 101 del Código Penal.

Así. con todo. en sentencia C-191 de 1998 la Corte examinó la constitucionalidad del artículo 9° de la ley 397 de 1997. como es el caso de los tratados internacionales sobre límites fronterizos. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Procedimiento de la ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005) y derecho penal internacional. hagan parte del bloque de constitucionalidad. Kai. mas no en Colombia. al extender la soberanía del Estado sobre su plataforma continental. suscrita en Ginebra en 1958.3.23 2. “Por la cual se desarrollan los artículos 70. la Corte hubo de resolver los siguientes problemas jurídicos: 1) ¿a qué tipo de tratados internacionales se refiere el artículo 101 de la Constitución?. Según el demandante. y.43 disposiciones se apliquen de manera automática en el orden interno colombiano.1. y 2) el instrumento internacional consagra determinados “tratamientos diferentes”.3. la Corte respondió que los tratados que definen los límites del territorio colombiano entran a formar parte del bloque de constitucionalidad lato sensu. ver al respecto: Ambos. 4) ¿el aparte demandado del artículo 9° de la ley 397 de 1997 viola lo dispuesto en la mencionada Convención sobre la Plataforma Continental? Frente a tales interrogantes. 2010. las normas que expidan las autoridades públicas no pueden contravenirlos a riesgo de ser declaradas inexequibles por violar el artículo 101 del Estatuto Superior. por cuanto 1) la incorporación de disposiciones del Estatuto al bloque de constitucionalidad se realiza “caso por caso”. se crea el Ministerio de la Cultura y se trasladan algunas dependencias”. y. 71 y 72 y demás artículos concordantes de la Constitución Política y se dictan normas sobre patrimonio cultural. fomentos y estímulos a la cultura. Bogotá: Alvi Impresores. Sobre la competencia de la CPI en Colombia. 2) ¿constituyen los mencionados tratados parámetro de control constitucional del derecho interno?. En tales casos se precisa. por lo tanto. En tal caso. la existencia de una cláusula de reenvío. 23 Capítulo introductorio . más allá de lo autorizado por la “Convención sobre la Plataforma Continental”. Los tratados internacionales sobre límites En algunas ocasiones el Tribunal Constitucional ha considerado que determinados textos normativos que carecen de cláusulas de derechos humanos. tal disposición violaba el artículo 101 de la Constitución. 3) ¿la Convención sobre la Plataforma Continental de 1958 hace parte de aquellos instrumentos internacionales a que se refiere el artículo 101 de la CP?. los cuales sólo serán aplicados en el ámbito de la CPI. Estudio sobre la facultad de intervención complementaria de la Corte Penal Internacional a la luz del denominado proceso de “Justicia y Paz” en Colombia.

en sentencia C-1189 de 2000. por consagrar derechos inherentes a la persona humana. deberá aplicar: a) Las convenciones internacionales.44 2. en el artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia de La Haya. si bien no se refieren a derechos inherentes a la persona. b) La costumbre internacional como prueba de una práctica generalmente aceptada como derecho.24 en la construcción del bloque de constitucionalidad en Colombia. Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . 2. Las costumbres internacionales y los principios generales del derecho En relación con las costumbres internacionales.1. se integran al bloque de constitucionalidad”. de manera no exhaustiva. c) Los principios generales de derecho reconocidos por las naciones civilizadas. en relación con la función que están llamados a cumplir en el ordenamiento jurídico interno los principios generales del derecho. La presente disposición no restringe la facultad de la Corte para decidir un litigio ex aequo et bono. pero es vinculante para el Estado colombiano”. siempre y cuando su contenido se ajuste a los dictados de la Carta. como medio auxiliar para la determinación de las reglas de derecho. Esta segunda categoría no forma parte del bloque de constitucionalidad. que establecen reglas expresamente reconocidas por los Estados litigantes. cabe preguntarse por el papel que han desempeñado las demás fuentes del derecho internacional público estipuladas. y b) aquellas que. cuya función es decidir conforme al derecho internacional las controversias que le sean sometidas. d) Las decisiones judiciales y las doctrinas de los publicistas de mayor competencia de las distintas naciones. por consagrar derechos inherentes al ser humano. en la misma medida de los tratados. En la misma providencia la Corte afirmó: “Las costumbres internacionales y los principios generales de derecho aceptados por las naciones civilizadas gozan de prevalencia normativa en nuestro ordenamiento. conformando junto con ésta el llamado bloque de constitucionalidad. la Corte Constitucional. sean generales o particulares.2. prescriben normas de conducta igualmente obligatorias para los Estados. Otras fuentes del derecho internacional frente al bloque de constitucionalidad Más allá de las normas convencionales. ingresan al ordenamiento jurídico por virtud de los artículos 93 y 94 de la Constitución. precisó que existían dos variedades de normas consuetudinarias que vinculan al Estado colombiano: “a) aquellas que. el juez constitucional consideró que éstos “propugnan la solución pacífica de los El artículo 38 del Estatuto de la CIJ reza: 24 “1) La Corte. si las partes así lo convinieren. sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 59. tal como se reconoció en las sentencias C-574/92 y C-179/94. en sentencia C-048 de 2001. y sin perjuicio de que haya ciertas normas consuetudinarias que. Posteriormente.2. 2.

A su vez. pues aquellas son reglas de conducta que imponen la interpretación de los derechos y deberes constitucionales”. manifestada de manera expresa (tratado internacional) o tácita (costumbre internacional). Decisiones y recomendaciones En derecho internacional público se suelen denominar genéricamente “resoluciones” a los actos jurídicos unilaterales adoptados por los órganos que hacen parte de las organizaciones internacionales. La equiparación realizada entre tratados y costumbres internacionales. en términos de su pertenencia al bloque de constitucionalidad.2. recordemos que. en el marco de las facultades que le otorga el capítulo VII de ella. aquellas se dividen en: decisiones y recomendaciones. responsabilidad penal por actos cometidos con ocasión y en desarrollo del conflicto armado. la Corte equipara. En tal sentido. Los actos jurídicos unilaterales adoptados por organizaciones internacionales 2. por cuanto no siempre es fácil encontrar tales “denominadores comunes” en los diversos ordenamientos jurídicos estatales. son plenamente aplicables al conflicto interno colombiano. las recomendaciones carecen de efecto vinculante y se limitan a proponerle a sus destinatarios un determinado comportamiento. toda norma internacional tiene un único origen: la voluntad estatal.2. En el ámbito internacional los únicos actos que técnicamente pueden ser calificados como tales son aquellos que aparecen referidos en el artículo 25 de la Carta de la ONU25 y son adoptados por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Por el contrario. responsabilidad del Estado e inversión extranjera. Los destinatarios de éstas son los Estados partes en la organización internacional.1. y en ocasiones.45 conflictos externos y señalan el deber de todo Estado de no recurrir en primera instancia a la amenaza o al uso de la fuerza. obligatorio. es decir. con fundamento en el voluntarismo del derecho internacional público. los particulares. 2. Otro tanto puede decirse de los principios generales del derecho. según las escuelas positivistas. en sus efectos jurídicos frente al derecho interno. El artículo 25 de la Carta de la ONU reza: “Los miembros de las Naciones Unidas convienen en aceptar y cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad de acuerdo con esta Carta”. presenta una importancia enorme en materias tales como aplicación del derecho internacional humanitario.2.2. 25 Capítulo introductorio . Las decisiones gozan de efecto jurídico vinculante. las normas convencionales y las consuetudinarias. aunque su concreción resulta ser más difícil. Como se puede advertir. De allí que el contenido jurídico de la expresión coincida con su sentido corriente.

en Journal de Droit International. Madrid.1 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969 y por ello “no tiene el carácter de una decisión jurisdiccional obligatoria cuyo cumplimiento generaría la responsabilidad del Estado”. y finalmente se puede concluir que no existen posiciones unánimes en la materia. París. p. estimó que el término “recomendaciones”. 27 Corte Interamericana de Derechos Humanos. consideró que era difícil formular de manera general y abstracta el alcance de una recomendación. 350.46 Ahora bien. En tal sentido. Por otra parte. 1978. “Le pouvoir réglementaire des organisations internationales”. 26 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . 341 a 360. ya que era necesario tener en cuenta las condiciones en las cuales aquella fue adoptada. así como un destacado sector de la doctrina internacionalista contemporánea. para algunos autores las recomendaciones simplemente carecen de efectos jurídicos vinculantes. “Caso Texaco-Calasiatic contra Libia”. “The relevance of UN decisions in domestic law litigation”. el operador jurídico debe tomar en consideración la naturaleza del órgano internacional que adoptó la recomendación. pp. en AFDI. J.26 Incluso la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CteIDH). “Decisions of international organs as a source of international law”. 1997. 30 Como por ejemplo. siendo indispensable analizar rigurosamente cada una de sus disposiciones. LGDJ. aquellas que suele emitir cada año el Alto Comisionado para los Derechos Humanos en relación con la situación de los derechos humanos en Colombia. Ver. ciertos tribunales arbitrales internacionales. 1974. “La formación del derecho internacional por las organizaciones internacionales”. Combacau. p. 1958. Droit International Public. 180.27 De tal suerte que los destinatarios de las recomendaciones no están obligados a someterse a ellas ni cometen una infracción internacional por incumplirlas. sentencia del 8 de diciembre de 1993. Tecnos. M. 28 Ver al respecto: A Tammes. 265 y ss. examinada caso por caso. y Allan Pellet y Patrick Daillier. Schreuer. en los últimos años. 1958. debía ser interpretado “conforme a su sentido corriente” de acuerdo con la regla general de interpretación contenida en el artículo 31.. 29 Tribunal de Arbitramento Internacional. si se trata de una invitación dirigida al Estado para que tome medidas legislativas o administrativas encaminadas a enfrentar situaciones generalizadas de violaciones de los derechos humanos. debe ser matizada. laudo del 19 de enero de 1977. en Manuel Díez de Velasco. París. en laudo del 19 de enero de 1977.30 o si por el contrario. el tema del valor jurídico de las recomendaciones ha sido objeto. en RCADI. Merle. en sentencia del 8 de diciembre de 1993 en el “asunto Caballero Delgado y Santana contra Colombia”. pp. en el “asunto Texaco-Calasiatic contra Libia”. Así. París. Instituciones de derecho internacional público. Así. o al menos. “Caso Caballero Delgado y Santana contra Colombia”. tal como figura en el texto del Pacto de San José de Costa Rica. Le pouvoir de sanction de l’ONU. José Manuel Sobrino Heredia. por ejemplo. de un intenso debate doctrinal. 2000. Pedone.29 el Tribunal de Arbitramento Internacional.28 han considerado que la aseveración según la cual las recomendaciones adoptadas por organismos internacionales carecen de todo efecto vinculante. en ICLQ.

los principios y las disposiciones del tratado internacional basados en los cuales la recomendación fue adoptada. consideró lo siguiente: De esta manera se tiene que. en numerosas ocasiones la jurisprudencia constitucional ha recurrido a resoluciones proferidas por los órganos principales de la ONU. siempre y cuando éstas resulten razonables y no imposibiliten el ejercicio del derecho. Así pues. al momento de examinar la procedencia de una demanda de inconstitucionalidad dirigida contra el artículo 444 parcial del Código Sustantivo del Trabajo. las recomendaciones del Comité de Libertad Sindical de la OIT no tienen carácter vinculante para los Estados miembros de la Organización Internacional del Trabajo. concluyó afirmando lo siguiente: Según se describió en el acápite precedente. con ocasión del examen de una petición de amparo presentada por el presidente del Sindicato de Trabajadores Oficiales del municipio de Neiva.47 se alude a un caso concreto. Asimismo. en sentencia T-979 de 2004. como pronunciamientos del Comité de Libertad Sindical de la OIT. Declaración sobre la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas. y finalmente. Declaración de los Derechos del Retrasado Mental. entre otras. Al respecto. sí constituyen parámetros para la interpretación de los convenios de la OIT que hacen parte del bloque de constitucionalidad. Principios Básicos sobre el Tratamiento de los Reclusos. Ahora bien. no por ello dejan de ser un parámetro Capítulo introductorio . Más recientemente. coinciden en puntualizar que el derecho de huelga no es absoluto y puede ser objeto de limitaciones legales. Declaración de los Derechos de los Impedidos y Principios para la Protección de los Enfermos Mentales y el Mejoramiento de la Atención de la Salud Mental. luego de examinar la estructura de la Organización Internacional del Trabajo. el juez constitucional. tanto la jurisprudencia de la Corte Constitucional. Para que tales recomendaciones tengan efectos sobre los países miembros se exige la adopción por el Consejo de Administración. ni tampoco gozan de fuerza vinculante. la Corte Constitucional considera que. las siguientes: Declaración Universal de Derechos Humanos. si bien las recomendaciones formuladas por el Comité de Libertad Sindical no hacen parte del bloque de constitucionalidad. que si bien no tienen fuerza vinculante. en relación con las recomendaciones proferidas por los diversos órganos que conforman la Organización Internacional del Trabajo. en especial. en especial la Asamblea General. en sentencia C-696 de 2008. la Corte se ha pronunciado en distintas oportunidades.

Sin embargo. no ha afirmado que ellas hagan directamente parte del bloque de constitucionalidad. tales como 1) su incorporación al derecho interno. Otro tanto ha sucedido con las recomendaciones proferidas por el Comité de Derechos Humanos. no se podría. en V Jornadas de Derecho Constitucional y Administrativo.. no se puede confundir la forma de incorporación o recepción de la norma internacional con la jerarquía que ocupan en el sistema de fuentes interno. Medidas cautelares y provisionales del sistema interamericano La Corte Constitucional ha examinado.48 de interpretación importante de aquellos convenios de la OIT que sí hacen parte de aquél. pueden llegar a cumplir. En suma. decidieron solicitar el decreto de medidas cautelares por parte de la CIDH. 2. al parecer. 31 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . y 3) sus relaciones con la acción de tutela. así como las provisionales proferidas por la CteIDH. sin que por ello sea posible afirmar que hacen parte del bloque de constitucionalidad. Ramelli. Universidad Externado de Colombia. por agentes del DAS. en sentencia T-558 de 2003 la Corte examinó el caso de una familia en Medellín la cual había sido víctima de hostigamientos. A. igualmente. demandar la inconstitucionalidad de una norma legal por violar el contenido de una resolución. el tema de la ejecución de las medidas cautelares decretadas por la CIDH.2. Bogotá. instancia internacional que. ni tampoco con la función interpretativa que. se incorporan automáticamente al ordenamiento jurídico colombiano.2. y 2) impulsar efectivamente las investigaciones penales y disciplinarias contra los responsables.31 En efecto. las resoluciones adoptadas por organizaciones internacionales. en un determinado momento. tales actos jurídicos unilaterales configuran criterios relevantes de interpretación de aquellas disposiciones internacionales que sí hacen parte del bloque de constitucionalidad.2. luego de que avisaran a las autoridades competentes acerca de la desaparición forzada de uno de sus integrantes. Así. En otras palabras. Ver al respecto. 2005. le ordenó al Estado colombiano: 1) adoptar medidas de protección a favor de los peticionarios. “Procedencia de la acción de tutela para hacer efectivas las medidas cautelares decretadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos: ¿hacia un estado de cosas inconstitucional?. luego de examinar la situación. 2) los efectos que despliegan frente a las autoridades internas. hasta el momento. Ante el riesgo en el que se hallaban. por ejemplo. el juez constitucional se ha preocupado por analizar otros aspectos relacionados con estas fuentes del derecho internacional. es decir. sean decisiones o recomendaciones. Sin embargo.

de conformidad con la jurisprudencia constitucional. 3) la CADH hace parte del bloque de constitucionalidad. en tanto fuente del derecho internacional público. 4) el ejercicio de sus competencias para la efectiva protección de los derechos consagrados en la Convención. y 3) si bien la acción de tutela no fue ideada para hacer cumplir tales órdenes proferidas por instancias internacionales. el Programa de Protección de Testigos del Ministerio del Interior y de Justicia. el amparo constitucional puede ser invocado en caso de incumplimiento de las medidas cautelares. Adviértase entonces que la Corte Constitucional no ha afirmado. 32 Capítulo introductorio . la Corte retomó lo dicho en el fallo T-558 de 2003. entre otras. la Procuraduría General de la Nación. en sede de revisión. hasta el momento. el cual sí hace parte del mencionado Ver sentencia T-786 de 2003. Este mecanismo procede. precisando además lo siguiente: 1) el incumplimiento de las medidas cautelares decretadas por la CIDH. Así pues. Posteriormente. que las medidas cautelares decretadas por la CIDH.32 2) Colombia ratificó la Convención Americana de Derechos Humanos y al hacerlo reconoció la competencia que tienen los órganos encargados de su protección —Comisión y Corte Interamericanas de Derechos Humanos—. deben ser cumplidas por autoridades tales como la Fiscalía General de la Nación. es que se trata de medidas adoptadas por un órgano constituido en virtud de un tratado internacional (la CADH). debido a que comparten con éstas su carácter cautelar y a que apuntan a la consecución de unos mismos propósitos. las Fuerzas Militares de Policía. en el caso de unas medidas cautelares decretadas a favor de un ciudadano que igualmente venía siendo hostigado por miembros de la fuerza pública. hagan parte directamente del bloque de constitucionalidad. Lo que sí ha sostenido. de acuerdo a la naturaleza y el sentido de las órdenes impartidas. y 5) el pleno cumplimiento del debido proceso para el individuo que solicita la protección ante instancias internacionales se debe perfeccionar a nivel interno cuando el Estado cumpla con lo dispuesto por la comisión. decidieron acudir a la acción de tutela. 2) las medidas cautelares se incorporan automáticamente al ordenamiento jurídico interno. en particular el conocimiento de denuncias individuales. por cuanto en el ámbito interno no hay ninguna otra garantía judicial para exigir el cumplimiento de las medidas cautelares decretadas por la comisión. pues. las medidas cautelares.49 Debido a que las autoridades internas no cumplieron con lo previsto en las medidas cautelares. está regido por un proceso claramente determinado. implica la vulneración del derecho al debido proceso interno e internacional. la Corte Constitucional consideró lo siguiente: 1) mientras que las recomendaciones elaboradas por órganos como la Comisión de Derechos Humanos de la ONU (hoy Consejo de Derechos Humanos) van dirigidas al legislador y al gobierno nacional. en sentencia T-524 de 2005.

A efectos de velar por el cumplimiento de tales derechos. Comité de Derechos del Niño. a su vez. o 3) desarrollan una protección especial en relación con un determinado derecho humano (verbigracia. Comité contra la Tortura. lo que las torna vinculantes. tampoco hacen parte directamente del bloque de constitucionalidad. Las observaciones generales proferidas por órganos internacionales de control del cumplimiento de tratados internacionales Los tratados internacionales sobre derechos humanos de carácter universal suelen consagrar: 1) un conjunto de derechos cuyo titular es toda persona (verbigracia. entre otros). 33 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . etcétera). Sociales y Culturales. Convención contra la Desaparición Forzada de Personas. en el derecho internacional de los derechos humanos las cláusulas que consagran derechos humanos se caracterizan por Por ejemplo.2. según la jurisprudencia constitucional. en el ordenamiento jurídico colombiano. tenemos que. las siguientes: las peticiones individuales y las observaciones generales. Otro tanto ha sucedido en relación con las medidas provisionales decretadas por la CteIDH. muchas de ellas se encaminan a precisarle a los Estados partes el contenido y el alcance de las cláusulas del respectivo instrumento internacional. etcétera). 2) un conjunto de derechos estipulados a favor de un determinado grupo de personas (verbigracia. es decir. Convención sobre los Derechos de los Trabajadores Migrantes. estamos ante interpretaciones sobre disposiciones de derechos humanos llevadas a cabo por órganos internacionales cuasi jurisdiccionales (comités). Comité de Derechos de la Mujer.2. al igual que sucede en el derecho interno. según el respectivo instrumento internacional. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. etcétera). Comité de Derechos Económicos. Convención contra la Tortura. Sociales y Culturales. Pacto Internacional de Derechos Económicos.33 2. Si bien. sentencia T-327 de 2004. Convención de Derechos de la Mujer.3.50 bloque. dentro de las cuales se encuentran. al igual que unas técnicas de control. las observaciones generales. estos tratados internacionales suelen crear un órgano de protección internacional sobre los Estados partes (verbigracia. Convención de Derechos del Niño. Comité de Derechos Humanos. Convención contra la Discriminación Racial. por cuanto ayudan a comprender el sentido y el alcance de los tratados internacionales a los cuales alude el artículo 93 superior. En cuanto a las observaciones generales. su empleo es de uso frecuente por la Corte. en el caso de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó. En efecto.

en su Observación General 14. lo que hace que. al momento de fallar un asunto de salud. sin que necesariamente hagan parte del bloque de constitucionalidad. Al respecto. sobre la naturaleza de las obligaciones de los Estados partes (núm. Así por ejemplo. de lo cual se deriva que la jurisprudencia de las instancias internacionales encargadas de interpretar esos tratados constituye un criterio hermenéutico relevante para establecer Capítulo introductorio . la Corte Constitucional ha considerado que los fallos proferidos por instancias judiciales internacionales de derecho humanos configuran un criterio relevante de interpretación de las cláusulas constitucionales de derechos fundamentales. se puedan derivar de ellas numerosas normas de derechos humanos. en sentencia C-10 de 2000. sobre las personas con discapacidad (núm. Así por ejemplo. En otros casos. sobre el derecho a una vivienda adecuada (núm.2. Sociales y Culturales (PIDESC). la Corte Constitucional ha sostenido: “En virtud del artículo 93 de la CP. al referirse al valor que ofrece la jurisprudencia de la CteIDH. Jurisprudencia internacional sobre derechos humanos El artículo 38 del Estatuto de la CIJ consagra a la jurisprudencia como una fuente del derecho internacional aplicable por dicha instancia internacional. 3). la Corte Constitucional ha acudido a las siguientes observaciones generales: sobre los informes de los Estados partes (núm. 2. En este sentido. en concordancia con el artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos. el juez de tutela acudirá al artículo 49 superior. disposición internacional que. Sociales y Culturales. 7). la Corte Constitucional consideró lo siguiente: En virtud del artículo 93 de la CP.2. titulada “El derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud”. 15).4. 1). a su vez. 5). luego de ser interpretadas.51 un elevado grado de imprecisión. ha sido interpretada por el Comité de Derechos Económicos. de lo cual se deriva que la jurisprudencia de las instancias internacionales encargadas de interpretar esos tratados constituye un criterio hermenéutico relevante para establecer el sentido de las normas constitucionales sobre derechos fundamentales. De allí que las observaciones generales le brindan una valiosa orientación al operador jurídico interno que pretenda emplearlas al momento de resolver un caso concreto. los derechos y deberes constitucionales deben interpretarse de conformidad con los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Colombia. los derechos y deberes constitucionales deben interpretarse de conformidad con los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Colombia. y sobre el derecho al agua (núm.

las normas consuetudinarias de carácter humanitario cuya vigencia ha sido reconocida por algunos fallos emanados de la Sala de Apelaciones del Tribunal Penal Internacional para juzgar los crímenes cometidos en la antigua Yugoslavia. se apliquen simultáneamente las normas internacionales de derechos humanos que regulan la vigencia de éstos en situaciones de anormalidad y las normas del derecho internacional humanitario. Sentencias C-67/03 y T-1391/01. esto es. cosa diferente a atribuirle a dicha jurisprudencia directamente el carácter de normas constitucionales.52 el sentido de las normas constitucionales sobre derechos fundamentales”. 2. “La globalización en la jurisprudencia de los tribunales penales internacionales”. los principios del derecho internacional humanitario (distinción entre población civil y combatientes. proporcionalidad. encontramos los instrumentos internacionales que recogen el derecho internacional humanitario. Bogotá. en El derecho en el contexto de la globalización. A.34 Postura reiterada en numerosas ocasiones35 que permite concluir. y 1º del Protocolo adicional II. en sentencia C-1007 de 2002. amén de los fallos emanados de los tribunales penales internacionales ad hoc. que la jurisprudencia de las instancias internacionales constituye una pauta relevante para la interpretación de los enunciados normativos contenidos en instrumentos internacionales que hacen parte del bloque de constitucionalidad. en casos como los previstos por los artículos 3º. Sentencia C-10 de 2000. etcétera). 34 35 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . como aquellos que fueron constituidos para la antigua Yugoslavia y Ruanda. Estas normas internacionales. a diferencia de aquellas de derechos humanos.36 aunque no hace parte del bloque de constitucionalidad. La jurisprudencia penal internacional La  jurisprudencia elaborada por los tribunales penales internacionales constituye un valioso criterio hermenéutico relevante de interpretación.5. y. Universidad Externado de Colombia.2. Ramelli. Así.. De allí que. para efectuar una adecuada interpretación de dichas normas internacionales. el juez constitucional señaló: En segundo lugar. no encuentran su fundamento en la teoría de la imprevisión. 36 Ver al respecto. diferencia entre bienes civiles y objetivos militares. es preciso recurrir a los autorizados comentarios del Comité Internacional de la Cruz Roja.2. sino en el carácter especialísimo del derecho internacional humanitario por ser normas jurídicas cuyo ámbito de aplicación rationae temporis lo constituyen los conflictos armados sean internos o internacionales. Además. común a los cuatro Convenios de Ginebra de 1949. De igual manera. referente al control automático de un decreto de estado de excepción. 2007. los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 junto con sus dos Protocolos adicionales de 1977.

en un caso concreto. la Corte precisó: La jurisprudencia de las instancias internacionales constituye una pauta relevante para la interpretación de los enunciados normativos contenidos en instrumentos internacionales que hacen parte del bloque de constitucionalidad. recurriendo a los parámetros de interpretación de los tratados internacionales previstos en la Convención de Viena de 1969. en sentencia C-355 de 2006. ha establecido si.53 De manera semejante. ha determinado el sentido y el alcance de distintas nociones del DIH. que no se podría demandar una ley por vulnerar los contenidos de aquélla. Situación distinta se presenta con determinadas normas internacionales de derechos humanos o de derecho internacional humanitario que. según la jurisprudencia constitucional. combatiente. necesidad militar. la jurisprudencia penal internacional ha constatado la existencia de numerosas costumbres internacionales cuya violación compromete la responsabilidad penal del individuo (verbigracia. lo cual significa. etcétera). b) Reconocimiento de costumbres internacionales. se ha cometido un crimen de guerra. población civil. ¿qué funciones específicas cumple la jurisprudencia penal internacional en el ordenamiento jurídico colombiano? Básicamente. En efecto. Tales interpretaciones constituyen una valiosa guía interpretativa para el juez interno. las siguientes: a) Aclara el contenido y el alcance de las disposiciones convencionales que hacen parte del bloque de constitucionalidad. Sin duda. las partes en conflicto deberán hacer todo lo que sea factible para verificar que los objetivos que Capítulo introductorio . referente al tema del aborto. Siendo ello así. En tal sentido. los jueces internacionales se encuentran en mejores condiciones que sus homólogos internos al momento de precisar la existencia y el alcance de una costumbre internacional. Al hacerlo. sin definirlos propiamente (verbigracia. sí hacen parte del bloque de constitucionalidad. Así pues. por ejemplo. la jurisprudencia elaborada por instancias penales internacionales es pauta relevante de interpretación de la legislación penal interna. pero no hace parte directamente del bloque de constitucionalidad. En tal sentido. quien podrá acudir a la jurisprudencia penal internacional a efectos de resolver casos similares. los jefes y otros mandos superiores son penalmente responsables de los crímenes de guerra cometidos en cumplimiento de sus órdenes. El reconocimiento de costumbres internacionales ha sido una de las más importantes labores cumplidas por la jurisprudencia penal internacional. existen numerosas cláusulas del derecho internacional humanitario que aluden a determinados conceptos jurídicos. ventaja militar. cosa diferente a atribuirle a dicha jurisprudencia directamente el carácter de bloque de constitucionalidad. por ejemplo. la jurisprudencia penal internacional.

la Corte Constitucional ha considerado que las leyes estatutarias y las leyes orgánicas hacen parte del bloque de constitucionalidad en sentido amplio. En efecto. c) Determinación de parámetros para orientar la investigación de crímenes internacionales. Lo anterior resulta de la mayor importancia al momento de aplicar los artículos 15. un mismo problema. de qué manera se construye un contexto en un caso de crimen calificado como de lesa humanidad. e igualmente. Sin embargo. etcétera). sino de dos aproximaciones teóricas que permiten abordar. genocidio. sino desde la perspectiva de los diversos ámbitos competenciales del legislador: Tradicionalmente el examen acerca de las relaciones existentes entre la ley orgánica y las demás leyes se ha adelantado desde dos perspectivas: la jerárquica y la competencial. en tanto que constitucionalmente está llamada a regular la actividad legislativa del Congreso de la República en una determinada materia (competencia) no puede Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia .3. No se trata. En tal sentido. en sentencia C-1042 de 2007 la Corte precisó que las relaciones entre estas leyes especiales y la ley ordinaria no debían verse realmente en términos de jerarquía. el estudio de la jurisprudencia penal internacional sirve para comprender.1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) y 9º de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH) (legalidad extendida). la manera como se adelanta una investigación partiendo de los autores materiales (crímenes de base) y subiendo por la cadena de mando (crímenes de los comandantes o jefes). 2. diferenciando para ello entre poderes de iure y de facto. Pertenencia de normas no internacionales al bloque de constitucionalidad Además de los tratados internacionales sobre derechos humanos y límites. En pocas palabras. crímenes de lesa humanidad y de guerra). A lo largo de la elaboración de la jurisprudencia penal internacional los jueces han venido fijando ciertos parámetros útiles al momento de llevar a cabo investigaciones por la comisión de crímenes internacionales (en especial. de manera más completa. Una última función que cumple la jurisprudencia penal internacional consiste en ayudar a reforzar la argumentación jurídica empleada por fiscales y jueces al momento de calificar conductas como crímenes internacionales. los fallos internacionales suelen contener una enorme riqueza en cuanto a la comprensión de la estructura y la evolución de la represión de tales comportamientos. los diversos indicios que han servido para calificar un acto como parte de un ataque masivo o sistemático contra la población civil. la ley orgánica. d) Valioso insumo para la argumentación jurídica. de dos criterios excluyentes o contrarios.54 prevén atacar sean militares. por ejemplo. como pudiera prima facie pensarse.

3. encontrándose ambas normas en un mismo nivel en el sistema de fuentes. Actos preparatorios de la actividad legislativa Eventualmente las normas internacionales que hacen parte del bloque de constitucionalidad pueden tener incidencia en los actos preparatorios de la actividad legislativa. Funciones del bloque de constitucionalidad 3. De allí que cuando la ley orgánica regula la manera de desarrollar legislativamente una determinada materia.37 Sobre este tema puede ser de utilidad: Sánchez Botero.1.1. Actividad legislativa 3. Tal es el caso de la consulta a las comunidades indígenas. señalada de antemano por la Constitución. ProFis -GTZ. o de una determinada disposición. 2010.55 ser derogada por otra posterior que no haya sido. prevalecerá en ese ámbito específico sobre las demás leyes. No se trata. en consecuencia. Examinemos a continuación los diversos efectos jurídicos que comporta la inclusión de un texto normativo.Embajada de la República Federal de Alemania. estipulada en el Convenio 169 de la OIT. Bogotá. no puede ser modificada o reformada sino por otra que sea de rango superior (la Constitución) o bien de igual jerarquía. justicia en clave cultural. en el sentido de que una disposición no pueda ser modificada por otra ubicada en un plano inferior. El peritaje antropológico. a condición de que regule el mismo tema.1. sino que. e igualmente. Funcionamiento del Estado La inclusión de una disposición en el denominado “bloque de constitucionalidad” presenta importantes efectos en el funcionamiento de todas las ramas del poder público. En definitiva. a su vez. Esther. Alvi Impresores. por disposición constitucional debido al tema que regula. 37 Capítulo introductorio .1. en función del tema regulado. una de ellas. de un problema de jerarquía. en el bloque de constitucionalidad.1. el principio de competencia implica una determinada inmunidad o protección de la norma legal frente a otras de igual jerarquía normativa. adoptada por mayoría absoluta de los miembros de ambas Cámaras (jerarquía). así como entre estos últimos. en aspectos atinentes a las relaciones entre las autoridades públicas y los ciudadanos. 3.1.

a proyectos de ley que regulan el sistema educativo. la sentencia C-080 de 2008. a la concesión de licencias para la explotación de recursos naturales renovables. considerada como un sujeto colectivo de derechos fundamentales. y que se debe cumplir respecto de las decisiones administrativas y legislativas que afecten a estas comunidades. como medio para asegurar su subsistencia como grupos humanos. una de las formas de participación democrática previstas en la Constitución es el derecho a la consulta. la primera decisión que consideró el Convenio 169 de la OIT como parte del bloque de constitucionalidad fue la sentencia SU-039 de 1997. Sentencia C-175 de 2009. Nótese que se trata de un derecho fundamental de titularidad colectiva. Tal aseveración se ha realizado con ocasión del examen de normas referentes a la exploración y explotación minera. la consulta previa de una medida legislativa?. 2) ¿en qué condiciones de tiempo.39 La Corte Constitucional ha puntualizado que. que disponen la participación de las comunidades para la conformación de las entidades territoriales indígenas y para la explotación de los recursos naturales en sus territorios. mencionado de manera particular en los artículos 329 y 330 de la Constitución. al igual que a las comunidades afrocolombianas. A partir de entonces. la Corte declaró la inexequibilidad de la denominada ley forestal. y 3) ¿cuál es la consecuencia jurídica de la omisión frente al deber de consulta? Finalmente. la Corte ha estimado que la realización de la consulta previa es un requisito que debe ser cumplido de buena fe y ostenta el carácter de derecho fundamental. En un reciente pronunciamiento. de acuerdo con el literal a) del Convenio 169 de la OIT. modo y lugar debe producirse esa consulta?. la ley forestal. 38 39 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . Sentencia C-615 de 2009. en cuanto hace a los pueblos indígenas y tribales. En dicha ocasión el juez constitucional intentó resolver tres problemas estrechamente relacionados. como son: 1) ¿cuándo resulta obligatoria.56 Al respecto merece la pena destacar que.38 al igual que en materia de negociación de tratados internacionales. a la ley del Plan Nacional de Desarrollo. indiquemos que en la sentencia C-615 de 2009 la Corte declaró inexequible un tratado internacional de cooperación con Venezuela debido a que éste no había sido previamente consultado con la comunidad directamente implicada: la wayúu. referente a la expedición de una licencia ambiental atinente a la exploración y explotación petroleras en el territorio de los u’was. cuya finalidad es asegurar los derechos de los pueblos indígenas a su territorio y a la protección de sus valores culturales. sociales y económicos. pues radica en cabeza de la comunidad indígena. por cuanto consideró que el proyecto de ley debía haber sido previamente consultado con las comunidades indígenas antes de haber surtido su debate y aprobación por el Congreso de la República.

La vinculación negativa al legislador De conformidad con la Constitución el Congreso de la República cuenta con un amplio margen de configuración normativa en numerosos temas. al momento de crear cualquier tipo penal. debía someterse a los siguientes componentes del principio de legalidad: 1) la prohibición de la analogía (nullum crimen. regular la propiedad intelectual. so pena de que el juez constitucional declare la inexequibilidad (sin efectos) de la correspondiente disposición legal. puede citarse la siguiente obra: Mir Puig. C. creación de impuestos. establecimiento de tipos penales).2. por ejemplo. quinta edición. Parte general. Fundamentos. Derecho penal. Civitas. 2002. nulla poena sine lege stricta). 140. 40 Capítulo introductorio . y 3) adopta medidas encaminadas a proteger el ejercicio de los derechos fundamentales (verbigracia. así como las obligaciones civiles y comerciales de las personas. Pues bien. tasas y contribuciones. disposiciones que hacen parte del bloque de constitucionalidad. entendidos en consonancia con los artículos 4º de la CADH y 9º del PIDCP. nulla poena sine lege certa). nulla poena sine lege praevia). 2) limita el ejercicio de tal actividad. cada vez que el legislador ejerce tales competencias encuentra en los derechos fundamentales unos límites que debe respetar.40 5) el principio de lesividad del Roxin. Madrid. En tal sentido los derechos fundamentales guardan una triple relación con la actividad legislativa: 1) el legislador ejecuta y hace efectivo el ejercicio de aquellos derechos fundamentales que precisan de un desarrollo normativo (verbigracia. p. creación de instancias judiciales y fijación de los respectivos procesos que deben surtirse ante aquellas. la Corte en sentencia C-205 de 2003. regulación del crédito. unificar las normas sobre policía de tránsito en todo el territorio de la República.. regular el estado civil. 1997. 75. determinar la estructura de la administración nacional. nulla poena sine lege scripta). consideró que el deber de estricta legalidad implicaba que el Congreso de la República. En el mismo sentido. S. 2) la prohibición del derecho consuetudinario para fundamentar y agravar la pena (nullum crimen. regula el derecho a la seguridad social). al momento de tipificar como delito determinada conducta humana el legislador deberá respetar los contenidos del artículo 29 superior. Barcelona. Al respecto.57 3. Derecho penal. tales como: tipificación de conductas penales. expedición de amnistías e indultos por delitos políticos. con el propósito de prevenir que se adopten medidas que desconozcan el núcleo esencial de aquéllos.1.. La estructura de la teoría del delito. con ocasión del examen de la tipificación del delito de receptación de autopartes. 4) la prohibición de delitos y penas indeterminados (nullum crimen. p. De tal suerte que. etcétera. Civitas. Parte general.1. 3) la prohibición de la retroactividad (nullum crimen.

42 Al respecto. en RCADI. 1994. Análisis comparado e internacional. Nijhoff. Desaparición forzada de persona. como es el caso del enriquecimiento ilícito. que por lo demás responde al cumplimiento de compromisos internacionales asumidos por el Estado colombiano.). es usual que ciertas disposiciones consagradas en tratados internacionales tengan carácter. que para poder desplegar todos sus efectos en el ordenamiento interno de un Estado requieran del correspondiente desarrollo normativo. T.1. 235 y ss. pp. algunas normas internacionales incorporadas a los ordenamientos internos precisan de la intermediación de una ley o de un decreto para poder ser invocadas ante los tribunales o administraciones estatales.1. 2009. A efectos de explicar tal afirmación debemos partir de la clásica diferencia doctrinal entre normas internacionales self-executing (autoejecutables) y non-self-executing (no autoejecutables). una disposición de un tratado internacional es calificada como self-executing cuando no requiere de una legislación interna para ser aplicada. tomo 235. A decir verdad. la toma de rehenes.43 esto es. 6) el principio de la necesidad de tipificar un comportamiento como delito (nullum crimen sine necessitate). de normas non-self-executing. Riesenfeld y Frederick Abbot. 43 Para los profesores Stefan A. disposiciones todas que requieren la adopción de un tipo penal interno. Por el contrario. control over the conclusion and operation of treaties”. Ejemplos de las primeras son las diversas prohibiciones que consagran los tratados internacionales sobre derechos humanos y derecho internacional humanitario (verbigracia. Kai (coord. la desaparición forzada de personas. “Self-executing and not-self-executing treaties in national and international law”. En este último caso. las normas internacionales que consagran el derecho a la vida o a la integridad personal. 3. nos encontraremos ante una norma convencional not-self-executing. ver además. Buergenthal. La vinculación positiva al legislador En algunas situaciones es manifiesto el deber que tiene el legislador de expedir leyes penales. son ejemplos de las segundas.58 acto (nulla lex poenalis sine iniuria). como fue la tipificación del delito de genocidio o de aquel de desaparición forzada de personas41.3. de ejercer un deber de protección de los derechos humanos. o incluso para hacer efectiva una norma constitucional. 41 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . la tortura. 1992. en Parliamentary participation in the making and operation of treaties: a comparative study. y 7) el derecho penal de acto y no de autor. a diferencia de aquellas que son self-executing o autoejecutables. tal como lo ha sostenido la Corte.S. Temis. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Netherlands. por el contrario. etcétera). y puede crear directamente derechos y obligaciones en cabeza de los particulares. Para mayor ampliación de este tema véase: Ambos. la pertenencia de una norma internacional al bloque de constitucionalidad cumple la función de primer orden. las prohibiciones del genocidio. invocables ante los tribunales nacionales. Bogotá. en términos de la doctrina estadounidense y seguida por la europea. 42 Sentencia C-316 de 1996. en su artículo “The scope of U. Sobre el contenido y alcance de la noción de self-executing.

1. la incorporación de normas internacionales al bloque de constitucionalidad conduce a la necesidad de idear y poner en marcha políticas públicas (verbigracia. no sólo leyes que los desarrollen (en especial. carcelarias.2. El artículo 26 de la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados Internacionales reza pacta sunt servanda. e igualmente. sino igualmente medidas de orden administrativo. Actividad de la administración 3. 3. generales y particulares. a efectos de poder ejecutarlos adecuadamente. requieren la puesta en marcha de una política carcelaria que propenda por la resocialización de los internos. en el caso de las normas convencionales non-self-executing).6 de la CADH. y por ende de la Constitución.2. En suma.59 3. precisa de la existencia de una política pública seria en materia de atención a la población víctima del desplazamiento forzado. que adopten las diversas autoridades públicas competentes. En efecto. Ahora bien. en el caso de los tratados internacionales la expedición de actos administrativos materializa los principios de pacta sunt servanda y de ejecución de buena fe de aquéllos. etcétera) que permitan la efectividad de los derechos humanos en aquéllas consagrados. el artículo 5. Todo tratado en vigor obliga a las partes y debe ser cumplido por ellas de buena fe. a cuyo tenor “Las penas privativas de la libertad tendrán como finalidad esencial la reforma y la readaptación social de los condenados”. deberán someterse positiva y negativamente a las disposiciones que conforman el bloque de constitucionalidad.1. su fundamento y contenido material deberán ajustarse siempre al bloque de constitucionalidad.1. de atención a poblaciones vulnerables. una vez incorporado un tratado internacional en el ordenamiento jurídico interno suele ser necesario adoptar. Actos administrativos Los diversos actos administrativos.2.1. según el cual “Toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tendrá derecho a circular libremente por él y a escoger libremente en él su residencia”. Así por ejemplo. Elaboración y ejecución de políticas públicas Más allá de las ejecuciones legislativa y administrativa de las normas internacionales que hacen parte del bloque de constitucionalidad se precisa elaborar y poner en marcha políticas públicas que permitan un adecuado cumplimiento de los compromisos internacionales.2. al hallarse ubicados dentro del sistema de fuentes colombiano por debajo de la ley. 44 Capítulo introductorio . el artículo 12 del PIDCP.44 Sin duda. sanitarias. la adopción de la Convención de Derechos del Niño precisa la elaboración de una política pública en materia de niñez desamparada.

Ibáñez. C. Bogotá.. La garantía procesal de derechos subjetivos Una de las principales consecuencias que comporta la incorporación al bloque de constitucionalidad de un texto normativo concreto o de una determinada disposición. etcétera) y por cualquier 45 Ver al respecto: AA.3. 101 a 120. Naturaleza jurídica del hábeas corpus.1. Academia Colombiana. Patiño G. M. policivo. págs. La intervención procesal de la víctima. p. núm. C. VV. Actividad judicial 3. es decir. M. Especial consideración a los sistemas procesales de la ley 906/04.3. cabe señalar que tales derechos subjetivos pueden ser invocados en el curso de cualquier clase de proceso (penal. Libertad personal. populares y de cumplimiento). p. Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . 2007. Bogotá. 43.3. Bogotá.2. 2005. Efectos de la invocación de la norma del bloque de constitucionalidad en el curso de un proceso penal Los derechos fundamentales presentan una doble dimensión: son considerados como delimitadores de la esfera de libertad personal del ciudadano. e igualmente. Asimismo. y Patiño G. 2007. M. consiste en que los derechos subjetivos consagrados en los derechos humanos podrán ser invocados ante los jueces de la República y la administración por su titular. los derechos fundamentales que aparecen consagrados en disposiciones que conforman el bloque de constitucionalidad pueden ser alegados en el curso de cualquier proceso (civil. Ediciones Doctrina y Ley. La dificultad consistirá entonces en determinar si una determinada disposición que hace parte del bloque de constitucionalidad consagra un derecho subjetivo. “Libertad personal y hábeas corpus: eficacia en el derecho interno frente a su regulación internacional”. administrativo.. Universidad Nacional de Colombia y Fondelibertad.. de familia..). en Revista Derecho del Estado. penal. sirviéndose para ello de cualquier vía procesal adecuada para su protección. C. y en algunos casos por un agente oficioso. “Aplicación del régimen de la prueba ilícita en el sistema procesal penal de la Ley 906 de 2004”.. por otra. Formación integral participativa en investigación criminal y sistema penal acusatorio. Universidad Externado de Colombia. 975/05. 95. administrativo. invocables judicialmente (dimensión subjetiva). p. laboral. hábeas corpus y estados excepcionales.C. etcétera).. o bien demandar un determinado comportamiento o una prestación de otro (derechos de prestación). con ocasión de la instauración de acciones constitucionales (tutela.45 En tal sentido.. 125. Bogotá.1... en José Francisco Acuña Vizcaya (comp. hábeas corpus. Sistema Interamericano de Derechos Humanos y Corte Penal Internacional. Universidad Nacional de Colombia. si se está ante un caso donde una persona puede libremente hacer o dejar de hacer algo (derechos de libertad).. Patiño G. civil.. M. Patiño G. 2008. diciembre del 2000.1. 3. como elementos constitutivos del ordenamiento de los poderes estatales y límites a la función legislativa (dimensión objetiva). 9.1.60 3. laboral.

el afectado es titular de un derecho a invocar dicha garantía. En tal sentido. ponderar las garantías procesales del victimario con el interés superior del menor). a) La disposición constitucional garantiza que el proceso penal sea sustanciado por una autoridad judicial independiente e imparcial. encaminadas todas ellas a determinar la responsabilidad penal de un individuo. las necesidades de la investigación. una toma de sangre. deben ser proporcionales. la necesidad de la prueba. En caso de que aquello no suceda. es decir. interceptaciones de comunicaciones. En efecto. una medida de intervención en un derecho fundamental (verbigracia. en casos de delitos sexuales cometidos contra menores de edad (verbigracia. Una de las principales garantías judiciales consiste en que el proceso debe ser sustanciado por una autoridad judicial que ofrezca garantías objetivas y subjetivas de independencia e imparcialidad. el grado de afectación del derecho. b) La norma constitucional impone prohibiciones y deberes específicos a los funcionarios judiciales en el curso del proceso penal. tomas de muestras y fluidos. mediante una decisión judicial se puede llegar a limitar severamente la libertad individual. entre todas aquellas que revistan la misma idoneidad para contribuir a alcanzar el objetivo propuesto (principio de necesidad). etcétera. registros.61 vía procesal (ordinaria o en sede de amparo o hábeas corpus). o a la acción de tutela. una interceptación telefónica. si las ventajas que se obtienen mediante la intervención Capítulo introductorio . En este orden de ideas. entre otros. en especial. es decir. bien sea acudiendo a las clásicas nulidades procesales. c) Las disposiciones constitucionales aseguran que las intervenciones en el ejercicio de derechos fundamentales sean proporcionales en el curso del proceso penal. 2) si se trata de la medida más benigna para el derecho intervenido. según el caso. juicio cuyos elementos y realización dependerán de factores tales como la gravedad de los hechos delictivos investigados. medidas de intervención en el derecho a la intimidad. en el curso de la investigación se suelen practicar allanamientos. y 3) si la importancia de los objetivos perseguidos por la medida de intervención en el derecho fundamental guarda una adecuada relación con el significado del derecho intervenido. De igual manera. Las disposiciones internas e internacionales que configuran el bloque de constitucionalidad imponen prohibiciones y deberes concretos de actuación a los funcionarios judiciales en el curso del proceso penal. en tanto que medidas de intervención en el ejercicio de los derechos fundamentales. etcétera) será proporcional si: 1) es adecuada para contribuir a la obtención de un fin constitucionalmente legítimo (principio de idoneidad). un allanamiento. Analicemos las diversas funciones que cumplen tales disposiciones superiores en el curso de un proceso penal. las distintas actuaciones y labores investigativas que adelanten la policía judicial y la Fiscalía General de la Nación. El proceso penal constituye un escenario privilegiado de restricción del ejercicio de derechos fundamentales.

esto es. mediante la cual por vía bloque de constitucionalidad se amplió el sentido y la función que está llamada a cumplir la acción de revisión en Colombia. 47 Ver por ejemplo. De igual manera. A efectos de comprender tal afirmación. Centro de Estudios Constitucionales. se lograron articular los fallos proferidos por la CteIDH. debemos partir de unos conceptos básicos propios de la estructura de los derechos fundamentales.1. la sentencia C-004 de 2003. p. 36. con los procesos penales internos. 3.2. Teoría de los derechos fundamentales. 2003. La creación de subreglas constitucionales Una de las principales funciones que están llamadas a cumplir las disposiciones internacionales sobre derechos humanos que hacen parte del bloque de constitucionalidad consiste en contribuir en la creación judicial de las llamadas “subreglas constitucionales”.47 Bernal Pulido. cual es la diferencia entre disposición y norma. a efectos de dotar de eficacia interna a las recomendaciones de la CIDH.46 3. En efecto. 1997.3. mediante la acción de tutela se ha buscado dotar de mayor eficacia interna las medidas cautelares decretadas por la CIDH y las provisionales proferidas por la CteIDH.2. sólo se contaba con la ley 288 de 1996. hoy en día es posible hacer cumplir verdaderamente las sentencias proferidas por la CteIDH en Colombia en lo tocante a la responsabilidad penal de los implicados en la comisión de graves violaciones a los derechos humanos. Alexy R.3.1. Así por ejemplo. antes de la expedición de la sentencia C-004 de 2003. como se ha explicado. Merced a lo dispuesto en el citado fallo.. pero sólo en materia indemnizatoria. cuyo planteamiento fue retomado en la regulación de la acción de revisión en la ley 906 de 2004.62 compensan los sacrificios que ésta implica para sus titulares y para la sociedad en general (proporcionalidad en sentido estricto). Madrid. Articulación con la justicia internacional La inclusión de normas internacionales en el bloque de constitucionalidad también ha permitido articular el funcionamiento de la justicia interna con la internacional. 46 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . las normas de derechos fundamentales que servirán finalmente como premisa mayor al momento de resolver un caso concreto. Carlos. Centro de Estudios Constitucionales. Funciones del bloque en materia de interpretación y argumentación judicial 3. Madrid. al igual que las recomendaciones emitidas por la CIDH y el Comité de Derechos Humanos. El principio de proporcionalidad y los derechos fundamentales.

se le volverá a interrogar sobre aquel punto bajo juramento. como si se tratara de un testigo”. En efecto. mutatis mutandis. las disposiciones son simples enunciados normativos cuyo significado sólo es atribuido una vez son interpretados. Por el contrario. debiendo hacerlo. En esta labor juegan un papel fundamental las disposiciones internacionales que hacen parte del bloque de constitucionalidad. debemos entender que. nuevas y verdaderas normas judiciales que servirán para resolver el caso concreto. de hallar el espíritu del legislador a lo largo de los debates que precedieron a la aprobación del texto (método histórico). el artículo 29 superior es una disposición que consagra el derecho al debido proceso. por disposición se entiende el enunciado normativo de un derecho fundamental tal y como aparece descrito en el artículo constitucional correspondiente. Así pues. las segundas constituyen el resultado de tal labor. Así. Capítulo introductorio . las cuales. esto es.2 de la CADH. no se trata simplemente. se trata de ir más allá. En sentencia C-537 de 2006 la Corte Constitucional examinó una demanda de inconstitucionalidad dirigida contra la expresión “Pero si el imputado declarare contra otro. mandatos. de manera más o menos precisa. un determinado sentido (método sistemático). según el caso. pueden derivarse numerosas normas. las normas o subreglas constitucionales son el resultado de la labor de interpretación conjunta y armónica de las disposiciones constitucionales de derechos fundamentales. de las disposiciones contenidas en los tratados internacionales sobre derechos humanos. como antaño. las normas son los enunciados interpretados. cuando se afirma que las disposiciones constitucionales deben ser interpretadas a la luz o de conformidad con los tratados internacionales sobre derechos humanos. mientras la primera es el objeto a interpretar. la posibilidad de contrainterrogar a quien declara contra otro en una indagatoria. De allí que su función será entonces servir como premisa mayor del silogismo jurídico que se construye para resolver un caso concreto. Lo mismo se puede afirmar. Así por ejemplo. irán creado un sistema de precedentes horizontal o vertical. mientras que las disposiciones constituyen los enunciados a interpretar. o por los jueces de inferior jerarquía. sin embargo. según las modernas teorías de interpretación jurídica.3 del PIDCP y 8. del artículo 337 de la ley 600 de 2000. de buscarle el sentido y el alcance a la norma (método exegético). con aquellas internacionales de derechos humanos. en caso de reiteradas por los jueces que las crearon. prohibiciones o permisiones. Por el contrario. De allí que de una misma disposición. el artículo 8º de la CADH es una disposición internacional que consagra un número más elevado de componentes del derecho al debido proceso. en el sentido de crear. vulnerando de esta manera el artículo 29 superior en concordancia con los artículos 14. o de derivar de la ubicación topográfica de la disposición en el cuerpo de la ley de la cual hace parte. En otras palabras.63 Así pues. vía interpretación. de pretender encontrar los fines de la norma (método teleológico). Veamos algunos ejemplos. El cargo de inconstitucionalidad consistía en afirmar que el legislador realmente no había previsto. sea constitucional o internacional.

interpretando armónicamente el artículo 29 superior con los artículos 8. Toda persona tiene derecho a ser oída. a presentar pruebas y a controvertir las que se alleguen en su contra. mientras que la disposición interna alude al derecho del procesado a controvertir las pruebas que se alleguen en su contra (verbigracia. En tal caso. a impugnar la sentencia condenatoria. en materia penal. o para la determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil. la Corte consideró: En este orden de ideas. laboral. [. establecido con anterioridad por la ley. es decir. El debido proceso se aplicará a toda clase de actuaciones judiciales y administrativas. con las debidas garantías y dentro de un plazo razonable. se concluye que. las pruebas testimoniales que obren en el expediente). Nadie podrá ser juzgado sino conforme a leyes preexistentes al acto que se le imputa. aun cuando sea posterior. Toda persona se presume inocente mientras no se la haya declarado judicialmente culpable. como testigos o peritos. a un debido proceso público sin dilaciones injustificadas. la internacional establece como garantía el derecho que le asiste al proceso a interrogar a los testigos de cargo. la CADH dispone lo siguiente: Artículo 8º. independiente e imparcial. sino directamente al testigo de cargo. Así. fue necesario tomar en cuenta las distintas redacciones de las disposiciones constitucionales e internacionales que consagran el derecho al debido proceso penal. Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia .. por un juez o tribunal competente.64 A efectos de resolver el caso concreto. ante juez o tribunal competente y con observancia de la plenitud de las formas propias de cada juicio. fiscal o de cualquier otro carácter. Es nula. no la prueba testimonial. y a no ser juzgado dos veces por el mismo hecho. en la sustanciación de cualquier acusación penal formulada contra ella.2 de la CADH y 14.] Como se puede observar. o de oficio. Garantías judiciales 1. la prueba obtenida con violación del debido proceso. derecho de la defensa de interrogar a los testigos presentes en el tribunal y de obtener la comparecencia. En materia penal la ley permisiva o favorable.. durante la investigación y el juzgamiento. de pleno derecho. la Constitución de 1991 prevé: Artículo 29. Por su parte. se aplicará de preferencia a la restrictiva o desfavorable. de otras personas que puedan arrojar luz sobre los hechos. […] f. Quien sea sindicado tiene derecho a la defensa y a la asistencia de un abogado escogido por él.2 del PIDCP.

9) el sistema general de seguridad social en salud no tiene por qué asumir cirugías meramente estéticas. la Corte derivó la siguiente norma iusfundamental: en materia penal el procesado tiene derecho a controvertir tanto el contenido de la prueba documental. como directamente al testigo de cargo. 14 (“El derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud”). cuando se afirma que la norma interna debe ser interpretada de conformidad con la internacional. lo cual implica el derecho a contrainterrogar directamente a los testigos de cargo. de origen judicial y no legislativo. tales como: 1) el paciente tiene derecho a un tratamiento integral. de conformidad con el artículo 12 del PIDESC. 3) el juez de tutela no cuenta con elementos para descalificar los conceptos científicos de los médicos. La disposición internacional aporta la definición de un concepto Las disposiciones que conforman el bloque de constitucionalidad aportan igualmente conceptos que les sirven a los jueces constitucionales y ordinarios para. 4) la población desplazada goza de una protección constitucional reforzada en materia de salud. 6) la salud es un derecho fundamental. la Corte Constitucional. Asimismo. el cual. en otro ámbito.2. ha logrado construir numerosas subreglas constitucionales. realmente se está afirmando que se van a construir nuevas normas jurídicas. ha sido interpretado por el respectivo Comité DESC mediante la observación general núm. en diversas ocasiones los legisladores internos se sirven de conceptos que han sido elaborados durante años en el ámbito de la legalidad internacional. como puede ser aquel de los derechos fundamentales prestacionales. a su vez. Como se puede advertir de la interpretación armónica del artículo 29 superior con el 8º de la CADH. en especial. 2) aquel que cuente con capacidad de pago deberá asumir el costo de los medicamentos que se encuentren por fuera del POS.2. Ésta fue. En otras palabras. 3. merced al bloque de constitucionalidad el contenido de una garantía procesal estipulada en la Constitución se amplió notoriamente. 7) la atención médica debe ser oportuna y eficaz. bien sea en textos normativos concretos o por la jurisprudencia internacional. en últimas.65 el procesado tiene derecho a presentar y controvertir pruebas. completar el contenido de una norma que deben aplicar al momento de resolver el caso concreto. En efecto. 8) las entidades promotoras de salud deben responder en casos de atención deficiente de sus pacientes. 5) los pacientes tienen derecho al diagnóstico. Citemos algunos ejemplos en distintas materias: Capítulo introductorio . etcétera. de alguna forma. la premisa mayor que sirvió para realizar el juicio de constitucionalidad sobre el segmento normativo acusado. interpretando el artículo 49 superior (derecho a la salud). En suma. los niños.

CteIDH.48 trabajo subterráneo. sentencia del 1º de julio de 2006. 2) Derecho laboral: salario. 35. “Asunto masacres de Ituango vs. 3) Derecho penal: crimen de lesa humanidad. Así por ejemplo. Ecuador”. La Convention Européenne commenté article par article. conflicto armado interno. sentencia del 27 de noviembre de 2008. por cuanto muchas de ellas constituyen “conceptos jurídicos autónomos”. En otros casos.66 1) Derecho internacional humanitario: combatiente. 34. y 3) diligencia de las autoridades penales internas. de 1935. el recurso que el juez interno haga a las mencionadas nociones debe estar acompañado de una alta dosis de prudencia. reparación integral. Convenio de la OIT núm. del principio de legalidad..50 etcétera. 50 Convenio de la OIT núm. Colombia”. responsabilidad del superior jerárquico. desempleados involuntarios. 182. por ejemplo. “Sobre el desempleo”.49 peores formas de trabajo infantil. 2) comportamiento procesal de las víctimas. sentencia del 11 de marzo de 2005. por ejemplo. la Constitución de 1991 consagra el principio de legalidad en los siguientes términos: Convenio de la OIT núm. 4) Derecho de familia: niño. víctima. Tal es el caso. y CteIDH. “Asunto Caesar vs. Ahora bien. complicidad en un genocidio. sentencia del 7 de septiembre de 2004. “Asunto de los 19 comerciantes vs. 52 Entre muchas otras. etcétera. bienes civiles. la consagración de un determinado principio en el orden jurídico internacional no necesariamente coincide con aquella que se realiza en el texto constitucional. población civil. LGDJ. “Trabajo subterráneo (mujeres)”. tribunal independiente e imparcial. CteIDH.51 lo cual significa que su contenido y alcance carecen de parangón alguno en el derecho interno. Otro tanto sucede. crimen de guerra. 51 Ver al respecto. con nociones como “tribunal independiente e imparcial” o “agotamiento de los recursos internos”. 48 49 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . Colombia”. ha sido entendido por la jurisprudencia de la CteIDH52 como un término conformado por las siguientes variables: 1) dificultad de la investigación penal. etcétera. E. 5) Derecho internacional de los derechos humanos: plazo razonable. etcétera. CteIDH. Trinidad y Tobago”. “Peores formas de trabajo infantil”. sentencia del 5 de julio de 2004. Colombia”. “Asunto Tibi vs. 1996. De allí que al juez interno le esté vedado acordarle un significado distinto a un vocablo o expresión cuyo sentido ha sido precisado por órganos judiciales internacionales. el vocablo “plazo razonable”. interés superior del menor. objetivos militares. de 1999. París. etcétera. de 1934. genocidio. “Asunto Valle Jaramillo y otros vs. prescrito en el artículo 8º de la CADH. Así. ver: CteIDH. Decaux.

al momento de la comisión del hecho. Como se puede advertir. dispone: Artículo 15 1) Nadie será condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos según el derecho nacional o internacional. a presentar pruebas y a controvertir las que se alleguen en su contra. y a no ser juzgado dos veces por el mismo hecho. fuera interna o internacional. que dispusiera la ilicitud de la conducta. el PIDCP. Por el contrario. mientras que la Constitución consagra un principio de legalidad clásico. el delincuente se beneficiará de ello. Según en lo anterior. aun cuando sea posterior. El debido proceso se aplicará a toda clase de actuaciones judiciales y administrativas. surge entonces la pregunta central: ¿se trata de dos aproximaciones opuestas o complementarias de un mismo fenómeno? La respuesta no es sencilla. Si con posterioridad a la comisión del delito la ley dispone la imposición de una pena más leve. 2) Nada de lo dispuesto en este artículo se opondrá al juicio ni a la condena de una persona por actos u omisiones que. existía una ley penal que previamente estableciera la ilegalidad de tal conducta. Capítulo introductorio . se aplicará de preferencia a la restrictiva o desfavorable. ante juez o tribunal competente y con observancia de la plenitud de las formas propias de cada juicio. sea interna o internacional (convencional o consuetudinaria). De tal suerte que ante la pregunta: ¿este determinado comportamiento humano es delictivo?. a impugnar la sentencia condenatoria. a un debido proceso público sin dilaciones injustificadas. una respuesta fundada en el derecho internacional de los derechos humanos sería la siguiente: basta con que. una respuesta fundada exclusivamente en derecho interno sería: habría que determinar si. Nadie podrá ser juzgado sino conforme a leyes preexistentes al acto que se le imputa. de pleno derecho. A su vez. previamente a la comisión del acto. la prueba obtenida con violación del debido proceso. exista una norma. en el sentido de que no existe delito sin ley previa que lo determine. fueran delictivos según los principios generales del derecho reconocidos por la comunidad internacional. Tampoco se impondrá pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito.67 Artículo 29. Quien sea sindicado tiene derecho a la defensa y a la asistencia de un abogado escogido por él. Toda persona se presume inocente mientras no se la haya declarado judicialmente culpable. o de oficio. Es nula. el tratado internacional estipula que no puede existir aquél sin norma jurídica. en el momento de cometerse. durante la investigación y el juzgamiento. En materia penal la ley permisiva o favorable.

Bogotá. Al respecto baste señalar la existencia de diferentes posturas doctrinarias. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Bogotá. pero al momento de su consumación sí lo está. a manera de conclusión. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. fundado en los principios de la Revolución francesa según los cuales sólo los representantes del pueblo. una norma internacional. se diferencian tan sólo en la naturaleza jurídica de la disposición prohibitiva. Ramelli.. baste con señalar. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. ambas aproximaciones coinciden en ese punto. nociones. Más problemáticas resultan aquellas situaciones donde al momento de iniciarse la comisión de la conducta punible el delito no se hallaba tipificado en el orden interno. No siendo éste el espacio para profundizar en tales discusiones dogmáticas. Pero entonces. el desplazamiento forzado y el reclutamiento de menores de edad55.53 Así. vía bloque de constitucionalidad. en ambos casos. Criterios para la investigación del delito de reclutamiento ilícito de niños y niñas en Colombia. “Reciente jurisprudencia de la Corte Constitucional en materia de desaparición forzada de personas frente al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional”. ¿cuál de las dos nociones debe manejar el juez interno? Hasta el momento el juez constitucional no ha acordado una respuesta a tal interrogante. Universidad Externado de Colombia. 53 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . mientras que la Constitución maneja un concepto de legalidad estricto. sea convencional o consuetudinaria. 2009.). El delito invisible. será necesario demostrar que. cuyos enfoques varían en función de la comprensión del carácter de delito permanente. Desaparición forzada de personas. niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia. mediante una ley. principios y valores propios Ver al respecto. el tratado internacional se inclina por una noción amplia del principio de legalidad. Lo anterior será importante. en Anuario de derechos constitucionales. Bogotá. no se puede imputar un delito sin que previamente exista una norma que así lo prevea. o de ejecución instantánea con efectos permanentes que se le atribuyan al correspondiente delito. hacía parte del orden jurídico colombiano. es decir. Informe: “Instrumentos de lucha contra la desaparición forzada de personas”.68 Al respecto se puede afirmar que. 2009. 55 Al respecto se puede examinar el libro Coalición contra la vinculación de niños. puede recurrir a conceptos. de ejecución instantánea. que si bien el juez interno colombiano. Temis. es decir. genocidio). particularmente son polémicos los casos de la desaparición forzada de personas54. y Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas (ICMP). Bogotá. Lo cierto es que. A. en aquellos casos en los que se cometió un crimen internacional pero tal conducta no había sido aún tipificada en el Código Penal (verbigracia. 2010. Kai (coord. 2004. De allí que incluso si nos inclinamos por la noción amplia del principio de legalidad. había sido incorporada o recepcionada por aquél. 54 Sobre este punto se pueden consultar los textos: Ambos. Análisis comparado e internacional. podían limitar el ejercicio de los derechos fundamentales. en especial. al momento de cometerse una conducta punible.

pues: 1) existen conceptos jurídicos autónomos. debe hacerlo con especial cuidado. b) toda práctica ulteriormente seguida en la aplicación del tratado por la cual conste el acuerdo de las partes acerca de la interpretación del tratado. Regla general de interpretación. el texto hará igualmente fe en cada idioma. además del texto. 4) Se dará a un término un sentido especial si consta que tal fue la intención de las partes. 1) Cuando un tratado haya sido autenticado en dos o más idiomas. 4) Salvo en el caso en que prevalezca un texto determinado conforme a lo previsto en el párrafo 1. de forma expresa o tácita). 2) la construcción de la legalidad internacional no coincide con aquella interna de los Estados. c) toda forma pertinente de derecho internacional aplicable en las relaciones entre las partes. manifestada en tratados y costumbres internacionales (es decir. la segunda lo está en el principio de legitimidad democrática.56 4) los Los artículos 31 a 33 de la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados disponen lo siguiente: “Interpretación de los tratados. no necesariamente se interpretan de igual manera que una ley. 2) Una versión del tratado en idioma distinto de aquel en que haya sido autenticado el texto será considerada como texto auténtico únicamente si el tratado así lo dispone o las partes así lo convienen. es decir. a menos que el tratado disponga o las partes convengan que en caso de discrepancia prevalecerá uno de los textos. 3) Juntamente con el contexto. 3) Se presumirá que los términos del tratado tienen en cada texto auténtico igual sentido. 2) Para los efectos de la interpretación de un tratado el contexto comprenderá. se adoptará el sentido que mejor concilie esos textos. incluidos su preámbulo y anexos: a) todo acuerdo que se refiera al tratado y haya sido concertado entre todas las partes con motivo de la celebración del tratado. 1) Un tratado deberá interpretarse de buena fe conforme al sentido corriente que haya de atribuirse a los términos del tratado en el contexto de éstos y teniendo en cuenta su objeto y fin. Se podrá acudir a medios de interpretación complementarios. 3) las normas internacional deben ser interpretadas de conformidad con las reglas previstas en los artículos 31 a 33 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. en particular a los trabajos preparatorios del tratado y a las circunstancias de su celebración. cuando la comparación de los textos auténticos revele una diferencia de sentido que no pueda resolverse con la aplicación de los artículos 31 y 39. 33. 31. por cuanto mientras que la primera reposa en la voluntad soberana de los Estados. o para determinar el sentido cuando la interpretación dada de conformidad con el artículo 31: a) deje ambiguo u oscuro el sentido. b) todo instrumento formulado por una o más partes con motivo de la celebración del tratado y aceptado por las demás como instrumento referente al tratado. de 1969. habrá de tenerse en cuenta: a) todo acuerdo ulterior entre las partes acerca de la interpretación del tratado o de la aplicación de sus disposiciones. 56 Capítulo introductorio .69 de la legalidad internacional. Interpretación de tratados autenticados en dos o más idiomas. 32. o b) conduzca a un resultado manifiestamente absurdo o irrazonable. Medios de interpretación complementarios. habida cuenta del objeto y fin del tratado”. para confirmar el sentido resultante de la aplicación del artículo 31.

que tanto la jurisprudencia de la Comisión Interamericana como de la Corte Constitucional ha aplicado en repetidas ocasiones. reiterando sus principales líneas jurisprudenciales en la materia sostuvo lo siguiente: “De otra parte es necesario tener en cuenta además que de acuerdo con el artículo 5° del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el artículo 29 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos siempre habrá de preferirse la hermenéutica que resulte menos restrictiva de los derechos establecidos en ellos. motivo por el cual no siempre son más garantistas que las disposiciones constitucionales.58 5) las disposiciones internacionales reflejan la consecución de unos mínimos y máximos alcanzados al término de una negociación multilateral. a la norma o a la interpretación más restringida cuando se trata 57 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . en diversas ocasiones. Ramelli A. 2009. suprimir el goce y ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en la Convención o limitarlos en mayor medida que la prevista en ella. México. Normas de interpretación:  Ninguna disposición de la presente Convención puede ser interpretada en el sentido de:  a) permitir a alguno de los Estados partes. y 6) en ocasiones la consagración de un mismo derecho humano (verbigracia. debido a la existencia de cláusulas de reenvío57 en el respectivo tratado internacional. y   d) excluir o limitar el efecto que puedan producir la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre y otros actos internacionales de la misma naturaleza”. 58 Así por ejemplo.70 jueces internacionales han entendido que el “contexto” que sirve para realizar la interpretación sistemática de los tratados no se limita al instrumento internacional en el cual se encuentra ubicada la norma objeto de interpretación. seleccionar la norma que termine siendo más protectora. el artículo 29 de la CADH dispone lo siguiente: “Artículo 29. cuando se trata de reconocer derechos protegidos.59 es decir. e inversamente. “El derecho internacional humanitario ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos”. se ha referido al contenido y alcance del principio pro homine. en Anuario mexicano de derecho internacional. en sentencia T-284 de 2006 sostuvo lo siguiente en relación con el mencionado principio: “El principio pro homine es un criterio hermenéutico que informa todo el derecho de los derechos humanos. Así por ejemplo. grupo o persona.  c) excluir otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o que se derivan de la forma democrática representativa de gobierno. La Corte Constitucional ha hecho referencia en efecto a dicha cláusula de favorabilidad en la interpretación de los derechos humanos en relación con la interpretación de los tratados de derechos humanos ratificados por Colombia y su aplicación frente a los mandatos constitucionales y ha señalado que frente a aquellos prevalecen las normas contenidas en la Constitución cuando ellas ofrecen mayores garantías de protección de los derechos de las personas”.. el debido proceso penal) varía de un tratado internacional a otro.  b) limitar el goce y ejercicio de cualquier derecho o libertad que pueda estar reconocido de acuerdo con las leyes de cualquiera de los Estados partes o de acuerdo con otra convención en que sea parte uno de dichos Estados. o a la interpretación más extensiva. Ver al respecto. en sentencia C-1056 de 2004. Posteriormente. 59 La Corte Constitucional. en virtud del cual se debe acudir a la norma más amplia. sea interna o internacional. Cláusula de favorabilidad en la interpretación de los derechos a que aluden los tratados de derechos humanos conocida también como principio pro homine. de manera que se debe aplicar el principio pro homine. sino que puede abarcar otros que regulen el mismo tema.

T-817 de 2007. al interno. 4) el derecho que tienen las comunidades indígenas y afrodescendientes a ser consultados acerca de asuntos que los afectan. “Asunto Myrna Mack Chang vs. debe realizarse tomando en cuenta las previsiones señaladas. tal operación. la CteIDH. de la obligación internacional. Capítulo introductorio . la norma que resulte ser más favorable para la víctima. reglas.63 es decir. y T-479 de 2008. en sentencia C-372 de 2009. ha considerado que tales obligaciones emanan. T-764 de 2008.62 En cuanto al derecho a la verdad. sentencia del 8 de julio de 2004. CteIDH. Más recientemente la Corte. 61 Entre otras sentencias. 63 Ver por ejemplo: CteIDH.71 En otras palabras. se desaconseja el trasplante automático e irreflexivo de nociones. consideró que en materia de derechos de las víctimas.1 del tratado internacional. C-454 de 2006. esto es. 60 Entre otras sentencias. Perú”.60 2) el derecho al mínimo vital para los integrantes de los grupos socialmente vulnerables. en los siguientes términos: “De la misma manera. 62 Entre otras sentencias. T-576 de 2008 y C-1199 de 2008. 3. podemos mencionar los siguientes derechos fundamentales: 1) los derechos a la verdad. la justicia y la reparación de las víctimas de violaciones graves a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario. En efecto. T-821 de 2007. a lo largo de su jurisprudencia. sentencia del 25 de noviembre de 2003. La disposición internacional incorpora un nuevo derecho fundamental Merced al bloque de constitucionalidad se han venido incorporando nuevos derechos fundamentales al ordenamiento jurídico colombiano.61 3) el derecho al agua potable. principios y valores. la justicia y la reparación. A pesar de tal vacío. “Asunto Barrios Altos vs. es preciso indicar que la CADH no consagra expresamente una cláusula convencional en el sentido de que los Estados deban investigar. “Asunto Hermanos Gómez Paquiyauri vs. SU-484 de 2008. y 5) el derecho que tienen los desplazados a ser reparados integralmente. En algunas ocasiones la Corte expresamente ha señalado que aquello es posible vía artículos 93 y 94 superiores. o bien directamente del artículo 1. fundamental en el trabajo de los jueces y fiscales que aplican la ley de Justicia y Paz. C-060 de 2008 y C-409 de 2009.2. conceptos. debía aplicarse el principio pro homine. ver: T-025 de 2005. C-871 de 2003. propios del orden internacional.3. de establecer restricciones permanentes al ejercicio de los derechos o a su suspensión extraordinaria. C-370 de 2006. juzgar y sancionar las violaciones a los derechos que aparecen recogidos en el texto del tratado internacional. Perú”. Este principio coincide con el rasgo fundamental del derecho de los derechos humanos. ver: T-164 de 2006. y CteIDH. ver: C-004 de 2003. en la resolución del caso concreto. esta corporación ha advertido que si llega a existir contradicción entre unas y otras definiciones debe aplicarse. sentencia del 14 de marzo de 2001. Sin ser exhaustiva la lista. en virtud del principio pro homine”. Guatemala”. estar siempre a favor del hombre”. autorizada por el recurso al bloque de constitucionalidad.

en últimas. a la justicia y a la reparación derivan.72 de carácter general. podrá develar lo sucedido y garantizar los derechos de las víctimas a la obtención de una adecuada reparación de los perjuicios sufridos. en el sentido de ser a su vez un derecho colectivo e individual. Colombia”. CteIDH. y especialmente de los trabajos de determinados relatores de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas65 ( a partir de marzo de 2006. Pasando ahora a los contenidos específicos de estos derechos. A. Se debe igualmente tener presente que. cual es hacerle frente al fenómeno de la impunidad. De igual manera cabe resaltar. de la obligación genérica que tienen los Estados de garantizar la vigencia de los derechos humanos que aparecen recogidos en diversos tratados internacionales. una vez más. “Asunto comunidad Moiwana vs. de ciertas normas de soft law. Constituyen además un todo indisoluble en cuanto sólo una investigación seria e imparcial. por lo que la labor de concreción y de configuración como derechos humanos es obra. Ramelli. éstos se caracterizan por su contextura abierta. Universidad Externado de Colombia. tenemos que el derecho a la verdad66 presenta una doble connotación. a la justicia y a la obtención de una reparación cuentan con diversos fundamentos en normas convencionales. por otra. si bien los derechos a la verdad. fundada en los trabajos realizados por el relator Theo van Boven. En suma. “Los derechos fundamentales de las víctimas de las violaciones graves a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario y sus repercusiones en el constitucionalismo colombiano”. Suriname”. Consejo de Derechos Humanos). los derechos a la verdad. 66 Ver al respecto. por una parte. a conocer la verdad acerca de los acontecimientos sucedidos. que aunque cada uno de estos derechos humanos resulta ser distinto en cuanto a su contenido y alcance. las circunstancias y los motivos que llevaron a la comisión de violaciones Ver por ejemplo. resolución 60/147 del 16 de diciembre de 2005. que asumieron los Estados de garantizar la vigencia de los derechos humanos. en IV Jornadas de Derecho Constitucional y Administrativo. que culmine con la imposición de una sentencia ejemplar sobre los culpables.. o del contenido esencial de cada derecho humano vulnerado. 65 Ver especialmente el texto de los “Principios y directrices básicos sobre el derecho de las víctimas de violaciones manifiestas de las normas internacionales de derechos humanos y de violaciones graves del derecho internacional humanitario a interponer recursos y obtener reparaciones”. sentencia del 15 de junio de 2005. 2004. Desde la primera perspectiva nos encontramos ante el derecho que le asiste a cada pueblo a conocer su historia. “Asunto masacre de Mapiripán vs. de la jurisprudencia de la CteIDH64 y de las observaciones y recomendaciones del Comité de Derechos Humanos de la ONU. y CteIDH. Bogotá. todos ellos apuntan hacia una misma dirección. sentencia del 15 de septiembre de 2005 y CteIDH. en tanto que órgano de vigilancia del cumplimiento del PIDCP. 64 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia .

. Reparaciones en Colombia: análisis y propuestas. 68 AA. administrativas o de otra índole que ofrezcan el derecho interno o internacional en vigor. abarca las medidas de satisfacción y las garantías de no repetición. De igual manera. Bogotá. y 5) principio de inamovilidad de los jueces. 235 y ss. es decir. Finalmente. 2) restricciones severas a la práctica de las amnistías. se deben tomar medidas cautelares para impedir la destrucción. el regreso a su país y la recuperación de su empleo y propiedad. Alemania. pp. la clásica restitutio in integrum. las cuales consisten en la creación de comisiones extrajudiciales de investigación y la conservación y consulta de los archivos correspondientes. El derecho a la justicia implica además los siguientes efectos prácticos: 1) la imprescriptibilidad de las acciones penales en materia de violaciones a las normas sobre derechos humanos y derecho internacional humanitario. la indemnización y la rehabilitación. el derecho a la verdad. La restitución es la forma de reparación por antonomasia.68 señalemos que éste presenta una dimensión individual y otra colectiva. así como sus familias y allegados. 2009. “Colombia”. Universidad Nacional de Colombia. independientemente de las acciones que puedan entablar ante la justicia.73 masivas y sistemáticas de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario. entre otras cosas. la segunda. El derecho a la justicia consiste en la facultad que tiene la colectividad o directamente la víctima para hacer valer sus derechos mediante acciones judiciales. en caso de fallecimiento o desaparición. A. permitir el ejercicio de libertades individuales.. Aponte. el restablecimiento de la vida familiar. La primera comprenderá el derecho a la restitución. entre otras cosas para evitar que surjan tesis revisionistas. 67 Capítulo introductorio . Konrad Adenauer. VV. Consiste en lograr que la víctima vuelva a la situación en la que se encontraba con antelación a los hechos. Italia y España. Por su naturaleza abarca. tienen derecho a conocer la verdad acerca de las circunstancias en que se cometieron las violaciones y. en cuanto al derecho a la reparación. requiere de algunas garantías que aseguren su ejercicio. recobrar la nacionalidad o la ciudadanía. y no podrán invocarse confidencialidad o razones de defensa nacional para evitar su consulta por instancias judiciales o las víctimas. en Justicia de transición. Con informes de América Latina. Este derecho implica que se preserve del olvido la memoria colectiva. adulteración o falsificación de los archivos en que se recogen las violaciones cometidas. como derecho colectivo. 3) limitaciones al derecho de asilo. Montevideo. las víctimas.67 Así las cosas. 2009. acerca de la suerte que corrió la víctima. el derecho a conocer la verdad presenta una faceta subjetiva en cuanto a que. En tal sentido. 4) restricciones a las competencias de los tribunales militares.

los daños materiales y morales. derechos de las parejas del mismo sexo. la desvinculación del servicio de miembros de la fuerza pública sindicados de cometer violaciones de derechos humanos y su juzgamiento por tribunales civiles independientes e imparciales. Universidad Nacional de Colombia. Dentro de las modalidades colectivas de reparación del daño encontramos. eutanasia. entre otras. Básicamente se trata de que el Estado adopte medidas adecuadas para que las víctimas no puedan volver a ser objeto de violaciones que vulneren su dignidad. se hallan las garantías de no repetición en tanto modalidades de reparación colectiva de las víctimas. La invocación del derecho internacional ayuda a darle mayor solidez a la argumentación judicial Una última función a la cual está llamado a cumplir el bloque de constitucionalidad en Colombia consiste en constituir un elemento que contribuya notoriamente a mejorar la calidad y solidez de la argumentación judicial.74 En lo que concierne a la indemnización.2. ésta consiste en una cantidad financiera evaluable de todos los perjuicios sufridos. en Reparaciones en Colombia: análisis y propuestas. En los casos de desapariciones forzadas el Estado deberá hacer todas las diligencias posibles para que el cadáver sea encontrado. en particular. 3. plenamente identificado y finalmente entregado a los familiares. han contribuido a enriquecer y globalizar el debate acerca de puntos controversiales en materia de derechos humanos (verbigracia. las medidas de satisfacción. así como la interpretación que de ellas han realizado las instancias judiciales y cuasi judiciales internacionales. en primer lugar.69 En esencia. cabe señalar que éstas comprenden la financiación de la atención médica y psicológica o psiquiátrica que requieran las víctimas de las violaciones a los derechos humanos y sus familiares. L. Castro Novoa.4. la derogación de leyes y jurisdicciones de excepción. adelantar investigaciones a fondo sobre los servicios de seguridad estatal implicados en los hechos. actos conmemorativos. 69 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . Bogotá. M. Las disposiciones internacionales. se trata de ciertos actos encaminados a reparar moralmente la memoria de las víctimas y a recordar lo sucedido. las declaraciones oficiales de restablecimiento de la dignidad de las víctimas. derechos sexuales y reproductivos de la mujer.. las siguientes: la disolución de grupos paraestatales. Por último. Entre ellas encontramos las siguientes: el reconocimiento público del Estado sobre su responsabilidad. de las violaciones de excepcional gravedad que se hayan perpetrado. derechos de las minorías étnicas. derechos de las víctimas. en manuales de historia y de formación en derechos humanos. etcétera). así como la narración fiel. En cuanto a las medidas de rehabilitación. 2009. “Soft law y reparaciones a víctimas de violaciones de derechos humanos: reflexiones iniciales”. incluyendo la pérdida de oportunidades. Al respecto podemos señalar.

reglas y valores que integran el bloque de constitucionalidad no ha culminado aún. otro tanto puede decirse de los actos proferidos por órganos cuasi jurisdiccionales. las observaciones generales. en especial. nuevos tratados internacionales sobre derechos humanos son debatidos y ratificados por los Estados. si bien cuenta ya con unos contornos que la definen y le aportan identidad propia en términos de derecho comparado. en términos de la retórica de Perelman. nos conduce a otro: ¿la construcción del bloque de constitucionalidad es monopolio de la Corte Constitucional. e incluso legal. El carácter evolutivo e inacabado del bloque de constitucionalidad En Colombia la figura del bloque de constitucionalidad. Así las cosas. no necesariamente el recurso a la legalidad internacional. 2) los tribunales penales internacionales. las demás Altas Capítulo introductorio . Así las cosas. o por el contrario. manifiestamente absurdo o irrazonable. vía bloque de constitucionalidad. y 3) la labor de sistematización de aquellos textos normativos. A modo de conclusión 4. es una tarea compartida con otras instancias del poder judicial? Una respuesta encaminada a afirmar que en la construcción del bloque de constitucionalidad pueden intervenir otras instancias judiciales. constantemente profieren decisiones que actualizan y precisan los contenidos de diversas cláusulas convencionales. así como aquellos de derechos humanos. conduce a crear nuevas normas jurídicas judiciales. 2) cuando la selección de esta última conduzca a un resultado ambiguo. ¿Quién construye el bloque de constitucionalidad en Colombia? Un intento de respuesta a este interrogante. principios. 4. 4.1. también es cierto que se encuentra en constante evolución.2. a efectos de “convencer más eficazmente al auditorio”. lo que conduce al juez constitucional a cuestionarse acerca de la pertenencia de éstos al bloque de constitucionalidad. bien puede suceder que el juez colombiano construya su respectivo silogismo jurídico con base únicamente en disposiciones de derecho interno. labor ésta que influye en la comprensión de las normas internacionales que conforman el mencionado bloque. al menos por las siguientes razones: 1) la legalidad internacional se modifica con frecuencia. o 3) sencillamente. pero recurra al orden internacional a efectos de: 1) verificar o confirmar la validez de su premisa mayor. oscuro.75 De tal suerte que invocar en los fallos judiciales disposiciones internacionales permite soportar de mejor forma una determinada interpretación acordada a una disposición constitucional. en especial.

afirma dentro de la ratio decidendi que determinada disposición hace parte del bloque de constitucionalidad. una disposición o un principio hacen parte del mencionado bloque no se pueden emplear como tal por los operadores jurídicos?. señale en un fallo. ¿La pertenencia de una disposición al bloque de constitucionalidad debe ser expresamente declarada por la Corte Constitucional? Un interrogante frecuente es el atinente a la necesidad de que la Corte Constitucional.70 y 4) igual situación se presenta con los fallos de reiteración de tutela. para entender que tal incorporación ha tenido lugar? El problema radica entonces en determinar si la inclusión de una disposición o precepto en el bloque de constitucionalidad debe ser expreso. a petrificar el derecho y a contaminarlo de una indeseable rigidez. tal declaración es vinculante. afirmó que los convenios de la OIT que hacen parte del bloque de constitucionalidad son únicamente aquellos que expresamente ella haya reconocido como tales. bien sea de control abstracto o de tutela. ¿bastará con que el juez constitucional recurra a aquél en la resolución de un caso concreto. que una determinada disposición o texto normativo hace parte del bloque para que efectivamente lo sea. En otras palabras. 4. La tesis contraria. sino que interpretan la Constitución. el contenido material de la Carta Política. Sentencia C-335 de 2008. obligatoria para todos los operadores jurídicos.76 Cortes. o puede ser tácito. y 2) afirmar que la construcción del bloque de constitucionalidad es una actividad del resorte exclusivo de la Corte Constitucional conduce. Ídem. aquella del monopolio del juez constitucional. es preciso recordar que la Corte Constitucional. en cierta forma. ni más ni menos. en sentencia C-401 de 2005.71 Por último. expresamente. se apoyaría en los siguientes argumentos: 1) determinar que un determinado texto normativo o disposición hacen parte del bloque de constitucionalidad resulta ser una tarea extremadamente delicada. es decir. o por el contrario. en un fallo de control abstracto de la ley. o si basta con que en la práctica la utilice como integrante del bloque. 3) cuando la Corte Constitucional. La anterior afirmación resulta perfectamente aplicable a los demás tratados internacionales. ¿hasta que la Corte no manifieste que un texto normativo. si lo importante es que el juez constitucional reconozca y declare la existencia de una disposición en tanto componente del bloque.3. En otras palabras. 70 71 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . 2) permitir que cualquier juez adelante tal labor conduce a generar una enorme inseguridad jurídica. por cuanto. conduce a precisar. podría soportarse sobre los siguientes argumentos: 1) los jueces ordinarios no sólo aplican la ley para la resolución de casos concretos.

De igual manera.4. ¿Qué se debe entender por una “pauta relevante de interpretación”? En materia de jurisprudencia internacional. M. Madrid. Otro tanto sucedió en Francia. Ariel. encabezada por Louis Favoreau. Así por ejemplo. p.72 como “fácil”. en el asunto de la libertad de asociación. la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789. que una determinada disposición. en fallo del 16 de julio de 1971. Veamos un ejemplo: Atienza. sea penal o de derechos humanos. le reconoció valor normativo al preámbulo de la Constitución de 1958. momento en el cual el juez constitucional expresamente acoge la figura del bloque de constitucionalidad. cuando no existe duda alguna acerca del contenido y alcance de la premisa mayor del silogismo jurídico. 4. un tratado internacional o un principio hacen parte del bloque de constitucionalidad. al momento de examinar la estructura del fallo. por ejemplo. es decir. contentiva de cláusulas de reenvío. en especial. es decir. lo hace de manera tácita. En suma. y en especial su ratio decidendi. sin embargo. considerado.77 El problema es real por cuanto no siempre la Corte Constitucional en sus fallos afirma. ¿qué significa realmente tal expresión? Como punto de partida debemos tener en cuenta las diferencias existentes entre subsunción e interpretación. Pero. es decir. antes de la sentencia C-225 de 1995. 72 Capítulo introductorio . la Corte ya venía recurriendo a los tratados internacionales sobre derechos humanos para ejercer el control de constitucionalidad.. la declaratoria expresa del juez constitucional acerca de que una determinada disposición hace parte del bloque de constitucionalidad. fue la doctrina. no termina siendo un elemento sine qua non para la construcción de él. en términos de Atienza. si bien aporta seguridad jurídica. como sí lo es la existencia de una Constitución como texto abierto. acuñó el término bloc de constitutionnalité. en sentencia T-02 de 1992 la Corte Constitucional indicó que los tratados internacionales sobre derechos humanos configuraban un parámetro válido para determinar la existencia de un derecho fundamental amparable por vía de la acción de tutela. El derecho como argumentación. la Corte Constitucional ha indicado que aquélla configura una “pauta relevante de interpretación”. y por esta vía. a los textos normativos a los cuales aquél reenvía. al momento de intentar explicar el parámetro que estaba empleando el juez constitucional para realizar su labor. La subsunción consiste simplemente en aplicar una disposición a un caso concreto. de manera expresa. por el contrario. cuando el Conseil Constitutionnel. 124. 2006. se constata que el juez constitucional empleó una determinada disposición internacional como parámetro para ejercer el control de constitucionalidad. la que retomando el concepto de bloque de legalidad del derecho administrativo. En esos momentos los jueces no denominaron a tal fenómeno como bloque de constitucionalidad.

o los tratados internacionales sobre derechos humanos. Todo se reducirá a un problema probatorio: demostrar que Juan mató a Pedro. Por el contrario. El artículo 138 del Código Penal reza: El que. para encontrar o precisar el contenido de la premisa mayor. se entiende por personas protegidas conforme al derecho internacional humanitario: 1) Los integrantes de la población civil. Para los efectos de este artículo y las demás normas del presente título. se requiere interpretar cuando: 1) se desconoce el sentido o el alcance de alguno de los elementos que conforman la premisa mayor. realice acceso carnal por medio de violencia en persona protegida. 2) Las personas que no participan en hostilidades y los civiles en poder de la parte adversa. lo siguiente: Parágrafo.66) a mil quinientos (1. e igualmente. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. Vienen las preguntas: ¿qué se entiende por un acto cometido con ocasión y en desarrollo del conflicto armado?. 4) El personal sanitario o religioso. en el parágrafo del artículo 135. 2) no existe claridad acerca del significado de una norma legal que se pretende aplicar al momento de resolver un caso concreto. ¿quién puede ser considerado como una “persona protegida”? Pues bien.78 El que mate a otro tendrá una pena de 15 años de prisión (Premisa mayor) Juan mató a Pedro (Premisa menor) Juan pagará una pena de 15 años de prisión (Pena) En el citado caso no existe realmente interpretación. Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . enfermos o náufragos puestos fuera de combate. 3) Los heridos. Veamos un ejemplo.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes. se podría decir que el mismo Código Penal resuelve el segundo de los interrogantes al establecer. incurrirá en prisión de ciento sesenta (160) a trescientos veinticuatro (324) meses y multa de seiscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (666. y 3) se debe fallar un caso a partir de principios y no mediante reglas. ni se precisa recurrir al bloque de constitucionalidad. 4) usualmente no se puede aplicar un silogismo jurídico sin construir previamente una cadena compuesta por varios de ellos.

convendría apelar a las consideraciones realizadas por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia —TPIY— en el “Asunto Fiscal vs. previa la aplicación de la norma. A su vez. esta cadena de reenvíos nos conducirá. II. a su vez. en cuanto al término “población civil” sería pertinente acudir a la sentencia del “Asunto Fiscal vs. Así pues. alias Dule”. sentencia relativa a la apelación de la defensa concerniente a la excepción previa de incompetencia. ya que ¿quiénes son los “integrantes de la población civil”? Se trata. Dusko Tadic. debemos interpretarla de conformidad con los tratados internacionales que hacen parte del bloque de constitucionalidad en sentido estricto. 8) Cualquier otra persona que tenga aquella condición en virtud de los Convenios I. 6) Los combatientes que hayan depuesto las armas por captura. Asimismo. el intérprete deberá ir más allá. al “Caso Fiscal vs. en la cual se dijo: La región donde se desarrollan efectivamente los combates no coincide necesariamente con la zona geográfica cubierta por el derecho de la guerra. indagar acerca de la manera como la disposición internacional ha sido entendida. Lo anterior por cuanto la simple remisión de una disposición a otra no termina de ayudar en la labor de concreción de la premisa mayor del silogismo judicial. Sin embargo. en consecuencia. en ocasiones. es decir. rendición u otra causa análoga. proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. 7) Quienes antes del comienzo de las hostilidades fueren considerados como apátridas o refugiados. por instancias judiciales internacionales. la duda termina trasladándose de escenario. por ejemplo. III y IV de Ginebra de 1949 y los Protocolos adicionales I y II de 1977 y otros que llegaren a ratificarse. el Protocolo II de Ginebra de 1977. según la cual: Se entiende por población civil las personas que no participan directamente en las hostilidades. comprendidos los miembros de las Fuerzas Armadas que han depuesto Capítulo introductorio . Con todo. en sentencia proferida el 12 de junio de 2002. Jean Paul Akayesu”. Dragoljub Kunarac y otros”. por ejemplo. proferida el 2 de octubre de 1995 por la Sala de Apelaciones.79 5) Los periodistas en misión o corresponsales de guerra acreditados. de un caso donde. en la cual se afirmó lo siguiente: Basta con que los crímenes presuntamente cometidos guarden una estrecha relación con las hostilidades que se desarrollaban en otras parte de los territorios controlados por las partes en el conflicto.

4) “Personas protegidas” son aquellas que no participan directamente en las hostilidades. 7) Juan incurrirá en prisión de X años. no priva a dicha población de esa calificación. 73 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . fue necesario interpretar el artículo 138 del Código Penal de conformidad con el bloque de constitucionalidad. incurrirá en prisión de X años (premisa mayor). Como se puede apreciar. necesariamente. Legal reasoning and Legal Theory. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. Oxford University. contra una persona que no participa directamente en las hostilidades. quien cometa un acceso carnal por medio de violencia.73 sería la siguiente: 1) El que. La presencia en el seno de la población civil de personas aisladas. en el sentido de presentarse en un territorio controlado por una de las partes y dentro de la lógica de las hostilidades. la cadena de silogismos que se construiría. a efectos de hallar la premisa mayor Mac Cormick. o por cualquier otra causa. y a condición de que tal acto guarde una relación con el desarrollo de las hostilidades. 6) Juan cometió un acto carnal violento en las condiciones anteriormente señaladas (premisa menor). realice acceso carnal por medio de violencia en persona protegida. que no responden a la definición de civiles. herida. comprendidos los miembros de las Fuerzas Armadas que han depuesto las armas y las personas puestas fuera de combate por enfermedad. 2) “Con ocasión y en desarrollo del conflicto armado” significa que el acto debe guardar una estrecha relación con las hostilidades que se desarrollaban en otras partes de los territorios controlados por las partes en el conflicto. 1994.. 5) Así pues. N. incurrirá en prisión de X años. que el crimen se cometa durante un combate. o por cualquier otra causa. En este orden de ideas. así no se cometa directamente en la zona donde se realizan los combates.80 las armas y las personas puestas fuera de combate por enfermedad. 3) “Con ocasión y en desarrollo del conflicto armado” no significa. Oxford. en términos de Neil Mac Cormick. herida.

c) Automática. 4) sanción presidencial. Se aplica para las normas no convencionales. Prevista en el artículo 224 superior únicamente para tratados de comercio o de contenido económico adoptados en el seno de organizaciones internacionales. actos jurídicos unilaterales de organizaciones internacionales. a construir las premisas mayores de los silogismos que aplicarán los jueces penales. incluidos aquellos de derechos humanos y derecho internacional humanitario. Notemos igualmente que las normas internacionales no sustituyen la aplicación de la Constitución o de la ley. Comprende. A diferencia de la solemne. d) La especial del Estatuto de Roma de la CPI. sin excluirse uno al otro. ambos ordenamientos jurídicos deben interpretarse y aplicarse armónicamente. 4. es decir. a saber: 1) recepción.5. Necesidad de no confundir la forma de incorporación de la norma internacional con su jerarquía en el orden interno Al momento de examinar la figura del bloque de constitucionalidad debemos tener en cuenta que no pueden confundirse las tres etapas que componen el proceso de incorporación de la norma internacional en el orden interno colombiano. es decir. Se caracteriza porque el tratado internacional entra en vigor. principios generales del derecho.81 del silogismo jurídico. lograr la aprobación congresional y superar el control de constitucionalidad. con la mera suscripción. y 3) despliegue de efectos jurídicos. 2) jerarquización. b) Abreviada. precisó una reforma constitucional y la posterior adopción de la ley aprobatoria y el respectivo control de constitucionalidad. En otras palabras. y 7) entrada en vigor en el orden interno mediante su publicación en el Diario Oficial. a su vez. en Colombia las normas internacionales son incorporadas al ordenamiento jurídico interno por las siguientes vías: a) Solemne. 5) control de constitucionalidad. en el orden internacional. 6) ratificación. costumbres internacionales. las siguientes fases: 1) negociación del tratado. en la práctica. La segunda fase es la referente a la determinación de la jerarquía de la norma internacional en el sistema de fuentes interno. el bloque de constitucionalidad ayuda. Al respecto tenemos normas: Capítulo introductorio . 2) suscripción o firma. con posterioridad. aplicable a todo tipo de tratados internacionales. Es la regla general. para finalmente aplicarlo a la resolución del caso concreto. siendo necesario. 3) aprobación congresional. todo lo contrario. Así pues.

no se puede. integración. a saber: 1) inciden en la formación de la ley (consulta previa indígena). se consagró el valor supraconstitucional del derecho internacional humanitario cuando. dispuso que: ‘En todo caso se respetarán las reglas del derecho internacional humanitario’”. Por último. comercio internacional. etcétera). 74 Jurisprudencia penal internacional aplicable en Colombia . En otros términos. 5) contribuyen en la elaboración y ejecución de políticas públicas. en tales condiciones. confundir incorporación automática con pertenencia al bloque de constitucionalidad. al regular los parámetros a que se sujetan las atribuciones presidenciales durante los estados de excepción. ratificación o adhesión al convenio o al tratado.82 a) Supraconstitucionales: únicamente los principios del derecho internacional humanitario. 2) vinculan positiva y negativamente al legislador. c) Supralegales pero infraconstitucionales: tratados internacionales que no hacen parte del bloque de constitucionalidad (verbigracia. 3) incorporan nuevos derechos fundamentales. No se exige. En dicha ocasión la Corte consideró lo siguiente: “Por otra parte. numeral 2º de la Carta. las normas internacionales que hacen parte del bloque de constitucionalidad despliegan todos sus efectos en el orden interno colombiano. con la incorporación de este principio los constituyentes quisieron ante todo proteger los valores humanitarios reconocidos universalmente por la comunidad internacional. en el artículo 214. abstracción hecha del derecho que los consagra. En suma. y 7) articulan la justicia interna con la internacional. por ejemplo.74 b) De rango constitucional: aquellas que forman parte del bloque de constitucionalidad. 4) limitan la actuación de la Administración. en tanto que normas de ius cogens (sentencia C-574 de 1992). 6) consagran derechos subjetivos amparables judiciales. cooperación. ni tampoco recepción solemne con supralegalidad.

Primera parte Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario .

.

enfermos. náufragos. de esa manera. Cada vez que la violencia armada se desencadena en la comunidad internacional. prisioneros de guerra).Tema I Derecho internacional humanitario: fuentes 1. […] . Por el contrario. El derecho internacional trataba de manera muy diferente ambas categorías de conflictos: las guerras entre Estados se encontraban reguladas por un conjunto de reglas jurídicas internacionales. Asunto “Fiscal vs. Reglas consuetudinarias del derecho internacional aplicables a los conflictos armados internos I) Contexto general 96. Extractos jurisprudenciales traducidos Radicado: IT-94-1-A. a menos que existiera un reconocimiento de beligerancia en la guerra civil. la respuesta jurídica del derecho internacional tradicional se apoyaba sobre una dicotomía absoluta: guerra o revuelta. Dusko Tadic. se excluía toda intromisión posible de otros Estados en su dominio de competencia interna. más inclinados por defender sus propios intereses que por las preocupaciones de la comunidad internacional o las exigencias humanitarias. las reglas que regulaban los conflictos civiles eran raras. La primera categoría se aplicaba a los conflictos armados entre Estados soberanos. alias Dule” (sentencia relativa a la apelación de la defensa concerniente a la excepción previa de incompetencia. Sala de Apelaciones del TPIY. que versaban. Los Estados preferían considerarlas como una rebelión. un motín o una traición sometida al derecho penal interno y. sobre la conducción de las hostilidades y la protección de las personas que no participaban (o dejaban de hacerlo) en la violencia armada (civiles. heridos. fundada sobre la coexistencia de Estados soberanos. Esa dicotomía se apoyaba claramente sobre la soberanía de los Estados y reflejaba la configuración tradicional de la comunidad internacional. mientras que la segunda se interesaba por la violencia armada desencadenada sobre el territorio de un Estado soberano. proferida el 2 de octubre de 1995). a su vez.

éstos insistieron en la aplicación de ciertas Primera parte. precisar el comportamiento efectivo de las tropas sobre el terreno. Las primeras reglas que aparecieron en este ámbito apuntaron a proteger a la población civil de las hostilidades. habiéndose así cristalizado mutuamente. Cuando se trata de evaluar la práctica de los Estados. Dos categorías de reglas que de manera alguna son contrarias e incoherentes. al menos a los conflictos internos que constituían guerras civiles a gran escala. ser consciente del carácter complejo del asunto. rehusaron reconocer la calidad de beligerantes a los rebeldes. a la vez. II) Reglas principales 100. sino que. con el propósito de determinar si respetaron o ignoraron ciertas normas de conducta. Resulta significativo que el gobierno republicano. se soportan y apoyan mutuamente. a efectos de establecer la existencia de una regla consuetudinaria o de un principio general. 99. interno e internacional. por no decir imposible. Tal es el caso del artículo 3º de los convenios de Ginebra de 1949.86 98. Cuando se evalúa la formación de reglas consuetudinarias o de principios generales conviene. con frecuencia se recurre a la desinformación con el fin de confundir al enemigo así como a la opinión pública y a los gobiernos extranjeros. del 14 de mayo de 1954 y. como se verá. como lo sostuvo la Corte Internacional de Justicia (asunto “Nicaragua”. peor aún. Antes de analizar ciertos principios y reglas del derecho internacional consuetudinario que hicieron su aparición en la comunidad internacional para regular la guerra civil. Desde la guerra civil española (1936-1939). Sin embargo. 218). del Protocolo adicional II de 1977. manuales militares y decisiones judiciales. sino además debido a que las informaciones acerca de la conducción efectiva de las hostilidades son ocultadas por las partes en el conflicto. par. en consecuencia. De hecho. Tal examen resulta complejo no sólo por el hecho de que el acceso al teatro de operaciones militares normalmente es negado a observadores independientes militares (a veces incluso al CICR). Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . la práctica de los Estados muestra una tendencia a ignorar la distinción entre las guerras internacionales e internas y a aplicar ciertos principios generales del derecho humanitario. la interacción entre estas dos categorías es tal que ciertas reglas de derecho convencional se integraron progresivamente al derecho consuetudinario. ante todo. debiéndose apoyar esencialmente sobre elementos tales como declaraciones oficiales de los Estados. conviene hacer algunas precisiones acerca del proceso de creación de normas en el ámbito de los conflictos armados. al igual que terceros Estados. Aquello se aplica igualmente al artículo 19 del Convenio de La Haya para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado. resulta difícil. La guerra civil española se caracterizó por tener elementos de un conflicto armado. Las reglas internacionales que regulan los conflictos internos aparecieron sobre dos ámbitos: el derecho consuetudinario y el derecho convencional.

la acción del CICR. […] 124. así como el Protocolo adicional II de 1977 y algunos manuales militares. dos resoluciones adoptadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Los acuerdos concluidos de conformidad con el artículo 3º común no han sido el único instrumento que le ha permitido al derecho internacional humanitario ser aplicado en los conflictos armados internos. los beligerantes se comprometieron unilateralmente a respetar el derecho internacional humanitario. Debemos mencionar. las partes en un gran número de conflictos armados internos recurrieron a este procedimiento para asegurar la aplicación del derecho inherente a los conflictos armados internacionales. cualquiera sea la naturaleza del conflicto. entre las reglas aplicables. resulta evidente que un consenso general progresivamente se ha alcanzado en la comunidad internacional acerca del principio según el cual el empleo de esas armas se encuentra igualmente prohibido en los conflictos armados internos. Tema I. a sus hostilidades internas. Por ejemplo. la regla que prohíbe los ataques contra objetivos no militares. 104. de los gobiernos y los rebeldes. Más allá del comportamiento de los Estados beligerantes. Merece la pena mencionar. en particular. sino también el mecanismo procesal mediante el cual se invita a las partes en los conflictos a acordar el respeto por los demás convenios de Ginebra. Tales decisiones reflejan la idea según la cual las reglas fundamentales deben aplicarse. los realistas y el presidente acordaron unas reglas esenciales de los convenios de Ginebra. una cuestión sobre la cual la Sala no puede ni debe expresar su opinión. en el conflicto de 1967 en Yemen. Que Iraq haya o no empleado armas químicas contra sus propios ciudadanos kurdos. El artículo 3º común comprende no sólo las reglas de fondo que regulan los conflictos armados internos. al igual que aquella referente a las precauciones que deben ser tomadas durante un ataque dirigido contra objetivos militares. En numerosos casos que reflejan el respeto tradicional de principios fundamentales en los conflictos internos. algunas declaraciones de Estados miembros de la Comunidad Europea (llamada luego Unión Europea). otros factores han contribuido a la formación de reglas consuetudinarias. Derecho internacional humanitario: fuentes . […] 108. la prohibición de los bombardeos internacionales contra poblaciones civiles.87 reglas relativas a los conflictos armados internacionales. […] 103. Como en los conflictos que se desarrollan actualmente en la antigua Yugoslavia.

en particular. contra ataques cometidos sin motivación. Tales reglas abarcan dominios como la protección de los civiles contra las hostilidades. la protección de bienes civiles. en la medida en que tales violaciones sean cometidas durante un conflicto armado interno. Dos límites particulares merecen ser señalados: 1) sólo un cierto número de reglas y de principios que regulan los conflictos armados internacionales progresivamente se han extendido a los conflictos armados internos. el artículo 3º común a los convenios de Ginebra no contiene referencia alguna explícita a la responsabilidad penal por violación de sus disposiciones. Confrontado a argumentos semejantes. pp. 126.88 125. más allá de los elementos mencionados referentes a la prohibición de los ataques contra civiles en el teatro de operaciones. III) La responsabilidad penal individual en los conflictos armados internos 128. el Tribunal Militar Internacional de Núremberg concluyó que la ausencia de disposiciones sobre la represión de las violaciones en el respectivo tratado no se oponía a la existencia de una responsabilidad penal individual (ver: The trial of major war crimes: proceedings of the international military Tribunal sitting at Nuremberg. Primera parte. así como la interdicción de ciertas armas prohibidas en los conflictos armados internacionales y algunos métodos de conducción de las hostilidades. en particular. Germany. en consecuencia. referentes a diversos acuerdos y convenios que constituían el fundamento de su competencia. las infracciones a tales disposiciones no entrarían dentro del ámbito competencial del tribunal internacional. y no su reglamentación detallada. ante todo. A pesar de que el derecho internacional consuetudinario comprende ciertos principios fundamentales aplicables a los conflictos armados internos e internacionales. Así. A pesar de los límites señalados. parte 22. 467. por ejemplo. el apelante sostiene que tales prohibiciones no comprometen la responsabilidad penal individual. la esencia general de esas reglas. en los ámbitos de los métodos de guerra. los bienes culturales. 1950). La práctica de los Estados demuestra que los principios generales del derecho internacional consuetudinario igualmente evolucionaron en lo que concierne a los conflictos armados internos. es la que se ha convertido en aplicable durante los conflictos internos. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . Es cierto que. La aparición de reglas generales en los conflictos armados internos no implica que todos los aspectos de estos últimos se encuentren regulados por el derecho internacional general. resulta indudable que las reglas consuetudinarias han aparecido para regular los conflictos internos. se puede señalar la prohibición de la perfidia. la protección de todos aquellos que no participan (o dejaron de hacerlo) directamente en las hostilidades. y 2) esta evolución no ha revestido la forma de un trasplante completo y mecánico de esas reglas a los conflictos internos. 445. 127.

2. Además. el recurrente alegó que el TPIY carecía de competencia rationae materiae en relación con los crímenes presuntamente cometidos. ni del interés de la comunidad internacional por prohibirlos. 130.1. alias Dule” no versa sobre unas conductas delictivas específicas. así como la represión de las violaciones por las jurisdicciones nacionales y los tribunales militares. Si aplicamos los anteriores criterios a las violaciones en cuestión en el presente asunto. de conformidad con los artículos 2º (infracciones graves a la Convención de Ginebra de 1949). sino que se está ante una providencia mediante la cual fueron resueltos varios puntos de derecho referentes a la competencia del TPIY. ampliamente reconocidas como un mínimo obligatorio para la conducción de los conflictos armados de toda clase. Fundaba tal alegato en que. en el asunto “Fiscal vs. Comentario jurisprudencial 2. Cuando tales condiciones se encuentran cumplidas.89 El tribunal de Núremberg examinó ciertos argumentos pertinentes. Los principios y las reglas del derecho humanitario reflejan las “condiciones elementales de humanidad”. para concluir que los autores de las violaciones particulares comprometían su responsabilidad individual: el reconocimiento claro y sin equívocos de las reglas de la guerra en el derecho internacional y en la práctica de los Estados evidencian una intención de cristalizar la infracción. Hechos y contexto del caso La decisión adoptada el 2 de octubre de 1995 por la Sala de Apelaciones del TPIY. los individuos pueden ser considerados penalmente responsables. no dudamos en que comprometen la responsabilidad penal individual cuando hayan sido cometidas durante un conflicto armado interno o internacional. 3º (violaciones de las leyes o usos Tema I. incluidas las declaraciones de los responsables gubernamentales y de las organizaciones internacionales. Derecho internacional humanitario: fuentes . En tal sentido. tal como lo concluyó el tribunal de Núremberg: Los crímenes contra el derecho internacional son cometidos por hombres y no por entidades abstractas. y es solamente sancionando a aquéllos que las disposiciones del derecho internacional pueden ser respetadas. Dusko Tadic. numerosos elementos de la práctica internacional muestran que los Estados han criminalizado las infracciones graves a las reglas y a los principios consuetudinarios relativos a los conflictos armados internos. Nadie puede dudar de la gravedad de esos actos. 129. como tercer argumento defensivo.

Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . d) La toma. a saber. los siguientes actos dirigidos contra personas o bienes protegidos por los términos de las disposiciones de dicha convención: a) El homicidio intencionado. Primera parte. la Sala de Apelaciones del TPIY examinó cuáles eran las condiciones que debían cumplirse para que una violación al derecho internacional humanitario fuese calificada como de “violación a los usos y costumbres de la guerra”. a las obras de arte y a las obras de carácter científico. sin que esto impida reconocerse otras. su competencia se limitaba a la investigación de crímenes perpetrados durante un conflicto armado internacional. en los términos del Los artículos correspondientes rezan: 75 “Artículo 2º. d) La destrucción y la apropiación de bienes no justificada por necesidades militares. a los monumentos históricos. por cualquier medio. e) Obligar a un prisionero o a un civil a servir en las Fuerzas Armadas enemigas. c) Causar grandes sufrimientos intencionadamente. a la beneficencia y a la enseñanza. e) El pillaje de bienes públicos o privados. Artículo 3º. viviendas o edificios no defendidos. Infracciones graves a la Convención de Ginebra de 1949 El tribunal internacional está habilitado para perseguir a las personas que cometan o den la orden de cometer infracciones graves a la Convención de Ginebra del 12 de agosto de 1949. destrucción o daño deliberado de edificios consagrados a la religión. c) El ataque o los bombardeos. a las artes y a las ciencias. h) La toma de civiles como rehenes. o atentar gravemente contra la integridad física o la salud. las siguientes: a) El empleo de armas tóxicas o de otras armas concebidas para causar sufrimientos inútiles. La Sala de Primera Instancia del TPIY rechazó la excepción preliminar concluyendo que la noción de conflicto armado internacional no era un criterio jurisdiccional del artículo 2º y que los artículos 3º y 5º se aplicaban tanto a los conflictos armados internos como internacionales. o la devastación no justificada por exigencias militares. Violaciones de las leyes o prácticas de guerra El tribunal internacional tiene competencia para perseguir a las personas que cometan violaciones de las leyes o prácticas de guerra. de ciudades. declarándose competente para juzgar los crímenes perpetrados. b) La tortura o los tratamientos inhumanos. Ante la Sala de Primera Instancia del TPIY el recurrente había sostenido que los delitos presuntamente perpetrados lo habían sido durante un conflicto armado interno. incluidos los experimentos biológicos. Tales violaciones comprenden. sin importar la naturaleza del conflicto armado.90 de guerra) y 5º (crímenes contra la humanidad)75 del estatuto del tribunal internacional. A su vez. f ) Privar a un prisionero de guerra o a un civil de su derecho a ser juzgado de forma legítima e imparcial. g) La expulsión o el traslado ilegal de un civil o su detención ilegal. b) La destrucción sin motivo de ciudades y pueblos. ejecutadas de forma ilícita e innecesaria a gran escala. pueblos.

de carácter internacional o interno. cumplir con las condiciones requeridas. 2) la regla debía tener carácter consuetudinario o. de las Reglas de La Haya (y la correspondiente regla consuetudinaria). constituir una infracción a las reglas que protegen los valores importantes y comportar graves consecuencias para la víctimas. en términos de derecho internacional consuetudinario o convencional. d) Expulsión. concluyendo que eran las siguientes: 1) la violación debía constituir un atentado contra una regla del derecho internacional humanitario. Precisamente los extractos traducidos constituyen los exámenes adelantados por los jueces en esas materias. parágrafo 1º. Derecho internacional humanitario: fuentes . en tanto las anteriores condiciones se encuentren cumplidas. Tema I. que vinculara a las partes a la fecha de la comisión del crimen y no derogar u oponerse a normas imperativas del derecho internacional. A renglón seguido. c) Reducción a la servidumbre. Crímenes contra la humanidad El tribunal internacional está habilitado para juzgar a los presuntos responsables de los siguientes crímenes cuando éstos han sido cometidos en el curso de un conflicto armado. f ) Tortura. Artículo 5º. raciales o religiosos. De tal suerte que. 3) la violación debía ser grave.91 artículo 3º del estatuto del TPIY. como lo son la mayoría de reglas del derecho internacional humanitario. e) Encarcelamiento. y dirigidos contra cualquier población civil: a) Asesinato. h) Persecuciones por motivos políticos. es decir. la Sala de apelaciones examinó: 1) la existencia de reglas consuetudinarias encaminadas a regular los conflictos armados internos. “el hecho de que un combatiente se apropie simplemente de un pan en un poblado ocupado no constituye una ‘violación grave al derecho internacional humanitario’. 76 Así por ejemplo. explica la Sala.76 y 4) la violación de la regla debe comprometer. b) Exterminación. si se trataba de derecho convencional. según la Sala de Apelaciones del TPIY: Poco importa si las “violaciones graves” fueron perpetradas o no en el contexto de un conflicto armado internacional o interno. es decir. i) Otros actos inhumanos. según la cual ‘los bienes privados deben ser respetados por todo ejército que ocupe un territorio enemigo’”. y 2) la cuestión de saber si la violación de aquéllas compromete la responsabilidad penal internacional de quienes las infringen. a pesar de que dicho acto pueda violar un principio fundamental enunciado en el artículo 46. la responsabilidad penal individual de su autor. g) Violaciones.

92 2. 2) sirven para dotar de sentido determinados conceptos y nociones del derecho internacional humanitario. Droit International Public.. En cuanto a la labor de complementariedad encontramos que las normas consuetudinarias vienen a enriquecer el contenido de las prohibiciones que los cuatro convenios de Ginebra de 1949. las indemnizaciones debidas a los inversionistas extranjeros por las expropiaciones.77 En otras palabras. Así por ejemplo. aquéllas surgieron antes que los tratados y continúan regulando aspectos importantes tales como la responsabilidad internacional de los Estados. y Daillier. ¿qué papel cumplen las costumbres internacionales en el ámbito específico del derecho penal internacional? A modo de hipótesis. A. recuérdese el término “violación a las leyes y costumbres de la guerra”. a diferencia de cualquier sistema de fuentes de derecho interno.1. Aspectos relevantes de la decisión 2. la conducción de las hostilidades. LGDJ. Ahora bien. Tales equivocaciones seguramente se fundan en la multiplicidad de tratados internacionales que existen en el ordenamiento jurídico internacional contemporáneo y en la mayor familiaridad que pueden tener los operadores jurídicos internos con los tratados. De hecho. y sus respectivos protocolos adicionales de 1977. en su artículo 13. Sin embargo. y 3) introducen nuevas figuras referentes a la autoría y la participación en crímenes de guerra. frente a las costumbres. Puestas así las cosas. empleado en el artículo 8º del Estatuto de Roma de la CPI. 77 Primera parte. en distintos ámbitos de la vida internacional.2. en caso de presentarse una oposición entre una y otra clase de norma la antinomia se resolverá siguiendo para ello los clásicos criterios de resolución de controversias: la norma posterior deroga la anterior y la especial prevalece sobre la general. en la práctica se suele creer.2. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . 2005. París. bien de manera expresa (normas convencionales). no existe una jerarquía entre ellas debido a que la voluntad de los Estados se manifiesta. parágrafo 2º. como de forma tácita (normas consuetudinarias). Relaciones entre las normas consuetudinarias y las convencionales En derecho internacional público. prescribe: Pellet. que las normas convencionales son más importantes que las costumbres internacionales (criterio jerárquico) y que resultan ser ambiguas y poco concretas en relación con las primeras (ausencia de concreción). A continuación se brindan algunos ejemplos. P. se pueden sugerir las siguientes: 1) complementan el alcance de las prohibiciones establecidas por los tratados internacionales a los combatientes. entre otros. en derecho penal internacional. erróneamente. les establecen a los combatientes en el ámbito de los conflictos armados internacionales e internos. con igual validez. el Protocolo II de 1977.

93 No serán objeto de ataque la población civil como tal. De igual manera. y (ii) las Fuerzas Armadas de una parte en conflicto se componen de todas las fuerzas. el artículo 1º del Protocolo II de Ginebra de 1977. finalidad o utilización contribuyan eficazmente a la acción militar y cuya destrucción total o parcial. Customary International Humanitarian Law.79 Una segunda función que cumplen las normas consuetudinarias consiste en dotar de sentido y alcance determinados conceptos y nociones del derecho internacional humanitario. ubicación. el CICR. refiere un enfrentamiento entre las Fuerzas Armadas de un Estado y los integrantes de un grupo armado que cumplan con determinadas condiciones. Cambridge University. Quedan prohibidos los actos o amenazas de violencia cuya finalidad principal sea aterrorizar a la población civil.. 78 Tema I. ampliando de esta forma el espectro de las prohibiciones dirigidas a los combatientes. captura o neutralización. los objetivos militares se limitan a aquellos que por su naturaleza. L. excepto el personal sanitario y religioso. no precisa realmente quiénes conforman las primeras. 79 Ibídem. lejos de contradecir lo dispuesto en el tratado internacional. Cambridge. como son: 1) todos los miembros de las Fuerzas Armadas de una parte en conflicto son combatientes. en las circunstancias del caso. 35. atinente al “ámbito de aplicación material” del instrumento internacional. ni las personas civiles. p. J. una ventaja militar definida. Así por ejemplo. Adviértase que la norma consuetudinaria. y Doswald-Beck. lo complementa. M.78 constató que la referida norma convencional debía ser complementada con otra de carácter consuetudinario según la cual: Las partes en conflicto deberán distinguir en todo momento entre personas civiles y combatientes. Tal vacío viene a ser superado recurriendo a la siguiente norma consuetudinaria: Por lo que respecta a los bienes. 2005. Los ataques sólo podrán dirigirse contra combatientes. De allí que el sentido del vocablo “Fuerzas Armadas” venga a ser precisado por dos normas consuetudinarias. ofrezca. Los civiles no deben ser atacados. Derecho internacional humanitario: fuentes . el Protocolo II de Ginebra. no define qué se entiende por “objetivo militar”. agrupaciones y unidades armadas y organizadas que estén bajo un mando Henckaerts. a diferencia de lo sucedido con el Protocolo I de 1977. en su estudio sobre normas consuetudinarias de derecho internacional humanitario. Pues bien.

y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Ambos. Delitos en Justicia y Paz: legislación en la línea del tiempo. Estudio sobre la facultad de intervención complementaria de la Corte Penal Internacional a la luz del denominado proceso de “Justicia y Paz” en Colombia. Bogotá. y en relación con el cual existe una norma consuetudinaria según la cual: Son personas civiles quienes no son miembros de las Fuerzas Armadas. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. según los jueces internacionales. y que tal participación constituía una forma de “comisión” en el sentido del artículo 7. Milla. y por ende.1 del estatuto. Kai. 2009. las normas consuetudinarias cuentan con la misma validez y efecto vinculante que aquellas incluidas en tratados internacionales (normas convencionales). Kai (coord. La población civil comprende a todas las personas civiles. Imputación de crímenes de los subordinados al dirigente. 80 81 Primera parte. 17.81 específicamente aludo a la figura de la empresa criminal conjunta o joint criminal enterprise. Bogotá. Al respecto. En suma. Procedimiento de la ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005) y derecho penal internacional. consiste en crear nuevas formas de autoría y participación en materia de derecho penal internacional. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . Ibídem. en derecho internacional público. Una última función a la que están llamadas a cumplir las normas consuetudinarias.94 responsable de la conducta de sus subordinados ante esa parte. en el asunto “Fiscal vs. pueden comprometer la responsabilidad penal individual de un acusado por uno o varios crímenes estipulados en el estatuto. se podían aplicar otras formas de aquellas contenidas en normas consuetudinarias. Bogotá. p. El artículo 7. Sin embargo. en 1992. término que no aparece definido en el Protocolo II de 1977. la sentencia proferida el 25 de febrero de 2004 por la Sala de Apelaciones del TPIY consideró lo siguiente: La anterior disposición enumera las modalidades de comportamiento criminal que. Como se puede advertir. Mitar Vasiljevic”. Alvi. más allá de las formas de autoría y participación contenidas en el texto de la resolución del Consejo de Seguridad mediante la cual se creó el TPIY. cuando las demás condiciones se encuentran cumplidas. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. es decir.80 Otro tanto sucede con el concepto de “población civil”. Ambos. 2010. Temis. En efecto. Un estudio comparado.). en el ámbito del derecho penal internacional.1 del estatuto no hace expresa referencia a la “empresa criminal conjunta”. 2009. la Sala de Apelaciones ya concluyó que la participación en una empresa criminal conjunta era una forma de responsabilidad que existía en derecho internacional consuetudinario a la época de los hechos.

adoptada el 9 de diciembre de 1948. se refiere a los trabajos de codificación realizados por órganos internacionales. Aunado a lo anterior. consideró que para poder determinar la existencia de una costumbre internacional se debía partir de los diversos instrumentos internacionales que las acogen. Incluso los tribunales internacionales se encuentran con no pocas dificultades al momento de demostrar la existencia de una costumbre internacional. sentencia del 2 de agosto de 2001. Krstic”. Determinación de la existencia de normas consuetudinarias La determinación de la existencia de una costumbre internacional siempre es una labor difícil. TPIY. Sala de Apelaciones. acudir ante la jurisprudencia de los tribunales internacionales. labor que por supuesto se torna aún más compleja para los jueces internos.95 2. La Sala de Primera Instancia interpretó la Convención según lo acordado por las reglas generales de interpretación de los tratados establecidas en los artículos 31 y 32 de la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados.2.2. como la Convención sobre la Prevención y la Sanción del Crimen de Genocidio. así como a la jurisprudencia y legislación internas de los Estados. además del sentido ordinario acordado a los términos en sus disposiciones. los trabajos de la Comisión de Derecho Internacional de la ONU. la Sala de Primera Instancia también consultó los trabajos preparatorios y las circunstancias en las cuales fue adoptada la convención. La Sala. Dado que la convención fue adoptada por la misma época en que el término “genocidio” fue acuñado. Derecho internacional humanitario: fuentes . Como resultado de lo anterior. posteriormente. en primer lugar. la Sala tomó en cuenta el objeto y el fin de la convención. en particular. la Sala consideró la jurisprudencia internacional sobre genocidio. En el ámbito del derecho penal internacional el TPIY. 82 Tema I. En tanto que método complementario de interpretación. por cuanto se debe probar la concurrencia de los dos elementos que la conforman: el elemento material (los actos reiterados en el tiempo) y el elemento psicológico (opinio iuris). asunto “Fiscal vs. en el asunto “Krstic”. ha sido vista como la codificación de una norma de derecho internacional reconocida y sobre la cual la jurisprudencia pronto elevó al rango de norma de derecho internacional general (ius cogens). los informes rendidos por los distintos órganos de la ONU. el Informe de la Comisión de Derecho Internacional (CDI) sobre el borrador del Código de los Crímenes contra la Paz y la Seguridad y la Humanidad. En palabras de la Sala de Apelaciones del TPIY: La Sala de Primera Instancia debe interpretar el artículo 4º del estatuto tomando en cuenta el estado del derecho internacional consuetudinario vigente para el momento en que se presentaron los hechos de Sbrenica.82 fallado el 2 de agosto de 2001. aquella desarrollada por el TPIR. Diversas fuentes habían sido tomadas en consideración. cuyas previsiones en su artículo 4º constituyen la principal referencia al respecto.

2. 1) vinculan positiva y negativamente al legislador.1. debido a que regulan derechos que no admiten ser limitados en ninguna circunstancia. Normas consuetudinarias y principio de legalidad Uno de los aspectos más controversiales que ofrecen las normas consuetudinarias es el referido a su relación con el principio de legalidad.96 A su vez. gozan de valor constitucional. es decir. En este orden de ideas. Implicaciones para Colombia 2. y por ende. Customary International Humanitarian Law. si bien no estipulan derechos fundamentales. en sentencia C-1189 de 2000..3. en especial las referidas a las represiones penales y disciplinarias. Significa lo anterior que el extenso catálogo de normas consuetudinarias del derecho internacional humanitario. Cambridge. y Doswald-Beck. no hacen parte del mencionado bloque. En efecto. mientras que en el derecho penal interno las conductas penales deben encontrarse previamente previstas detalladamente en la ley como requisito para poder ser sancionadas con la imposición Henckaerts J. 2005. La pertenencia de las costumbres del derecho internacional humanitario al bloque de constitucionalidad En el capítulo introductorio de esta obra se explicó que la Corte Constitucional. y las demás que. como la realizada por el CICR. al igual que obligaciones y prohibiciones (a los combatientes) en el curso de las hostilidades. consideró que existían dos variedades de costumbres internacionales: aquellas que consagran derechos inherentes al ser humano y que hacen parte del bloque de constitucionalidad por vía de los artículos 93 y 94 superiores. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario .2 superior dispone que las reglas del DIH se aplicarán “en todo tiempo”.83 2. las atinentes a la atención de la población desplazada. o bien acudir a codificaciones de aquellas. 2. Cambridge University. al momento de aplicar costumbres internacionales.3. sí resultan vinculantes para el Estado colombiano. sistematizado merced a la labor desarrollada por el CICR. 2) incorporan derechos (a la población civil y a los civiles). las costumbres del derecho internacional. como por ejemplo. hacen parte del bloque de constitucionalidad. pueden apoyarse en los trabajos realizados por los jueces internacionales en sus fallos. tanto más cuando el artículo 214. 83 Primera parte. M. y 4) orientan la aplicación de políticas públicas. 3) sirven como criterio para interpretar las leyes. los jueces internos. L.3.

Así por ejemplo. un crimen internacional 1) encuentra sus elementos en disposiciones convencionales y consuetudinarias. Derecho internacional humanitario: fuentes .84 De tal suerte. ver: Ambos. olvidando por completo la aplicación de las normas Para ampliar este tema. A modo de conclusión De lo anterior es posible extraer las siguientes conclusiones: 1) En el ámbito de los conflictos armados internos se suele creer que ellos se encuentran regulados exclusivamente por el artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra de 1949 y. incluso el Estatuto de Roma de la CPI se complementa con los Elementos de los Crímenes. por normas convencionales y consuetudinarias. con lo cual. 2.4. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. En este orden de ideas. Bogotá. En la práctica la sanción de crímenes internacionales basada en costumbres presenta dos dificultades: 1) demostrar que para la época de los hechos se había configurado una determinada costumbre internacional (elementos material y psicológico). de la Convención Interamericana contra la Desaparición Forzada de Personas. dado que. en algunos casos. pero ya se había configurado tal prohibición mediante normas consuetudinarias. conformada. al igual que sucede con los tratados internacionales. en el derecho penal internacional los crímenes internacionales se configuran como violaciones a la legalidad internacional. instrumento internacional que viene a precisar la descripción típica de los crímenes internacionales de competencia de esta instancia judicial internacional.). por el Protocolo adicional II de 1977. salvo la consideración de que se trata de actos graves que deben ser sancionados de manera efectiva por los Estados. en 1994. De tal suerte que. antes que en convencionales. desde el punto de vista del derecho internacional. y 2) puede haber sido considerado como tal en normas consuetudinarias. 84 Tema I. las costumbres no contienen previsión alguna en la materia. ni tampoco aparecían descritos todos sus elementos en un tratado internacional. y 2) determinar la pena a imponer. Históricamente la configuración de los crímenes internacionales ha sido más difícil y precaria que aquella de los tipos penales de los respectivos derechos internos estatales. Análisis comparado e internacional. 2009. a su vez. la desaparición forzada de personas ya se calificaba como crimen internacional antes de la adopción. bien puede suceder que determinado comportamiento en una época específica no se encontraba tipificado como delito en un código penal interno. Kai (coord. Desaparición forzada de personas. se contaba con una norma anterior a la comisión de la conducta. de manera complementaria. Temis.97 de una pena.

2005. y Doswald-Beck. de allí que los combatientes puedan ver comprometida su responsabilidad por desconocer unos y otras. 3) Las costumbres internacionales se incorporan de manera automática al ordenamiento jurídico colombiano. la Corte Constitucional ha considerado que aquellas que se refieren a derechos humanos que no admiten ser limitados bajo estado de excepción. 2) sirven para dotar de sentido determinados conceptos y nociones del derecho internacional humanitario. es decir. las costumbres suelen ser normas incompletas que establecen prohibiciones con menor o mayor grado de precisión en cuanto a sus elementos. 3) métodos específicos de guerra. De tal suerte que el operador jurídico interno. precisamente. L. Henckaerts J. las partes en el conflicto no sólo se encuentran vinculadas por los tratados internacionales suscritos por el Estado. Cambridge University.. presente en el artículo 13 del Protocolo adicional II de 1977. 2) personas y bienes especialmente protegidas. 5) A pesar de que las normas consuetudinarias internacionales son disposiciones incompletas o non-self-executing. Customary International Humanitarian Law. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . deberá acudir al concepto “civil”. leídos en consonancia con las normas consuetudinarias.98 consuetudinarias. con las normas consuetudinarias del derecho internacional humanitario. 5) trato debido a las personas civiles o fuera de combate. En otras palabras. tales como: 1) complementan el alcance de las prohibiciones establecidas por los tratados internacionales a los combatientes. no precisan la adopción de un acto de recepción (ley de la República) y no son sometidas a control de constitucionalidad alguno. las cuales deben ser implementadas por los correspondientes legisladores internos. 4) Al igual que sucede con los tratados internacionales. cumplen importantes funciones en relación con las normas convencionales. y 6) aplicación. y 3) introducen nuevas figuras referentes a la autoría y la participación en crímenes de guerra. 4) armas. deberá acudir al artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra de 1949 y al Protocolo adicional II de 1977. 2) Desde esta perspectiva. hacen parte del bloque de constitucionalidad. M. en consonancia con las respectivas normas consuetudinarias. al momento de interpretar las normas penales y disciplinarias relacionadas con el conflicto armado interno. sino también por numerosas y diversas normas consuetudinarias. lo cual sucede. 85 Primera parte. Cambridge. En cuanto a su jerarquía. Así por ejemplo. el CICR85 logró constatar la existencia y sistematizar un total de 161 normas consuetudinarias sobre los siguientes temas: 1) principio de distinción. al momento de establecer si se cometió un homicidio en persona protegida por el DIH.

Análisis comparado e internacional. entidad que las ha sistematizado. L. 2009. Henckaerts.en: RCADI. “Sources of international criminal law”. Imputación de crímenes de los subordinados al dirigente. Y. Bogotá: Temis.. Cambridge University. Oxford. y Doswald-Beck. Bogotá: Temis. y 2) en derecho internacional el recurso a la analogía es excepcional por cuanto. es decir. en The Oxford companion to international criminal justice. Lieden: Martinus Nijhoff. Dinstein. atenta contra el querer de los Estados que suscribieron el instrumento internacional. las cuales en la práctica acercan notoriamente la regulación de los conflictos armados internos a aquella de los internacionales. va en contra del voluntarismo propio del derecho internacional.1. Oxford University. Bibliografía 2. lo cual resulta inadecuado por cuanto 1) fue expresa la voluntad de los Estados que negociaron los protocolos adicionales de diferenciar entre las regulaciones de los conflictos armados internos e internacionales. Kai (coord. 2005. Customary International Humanitarian Law. Doctrina especializada Akande. 7) Las costumbres del derecho internacional humanitario cumplen una importante función en materia de argumentación jurídica. J. 2007. 8) Las dificultades existentes al momento de establecer la existencia. Derecho internacional humanitario: fuentes . Ambos.5.. M. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. el sentido y el alcance de las normas consuetudinarias en materia de derecho internacional humanitario pueden ser superadas acudiendo a los trabajos del CICR. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. ante los vacíos normativos que presentan las disposiciones del Protocolo II de Ginebra de 1977 en relación con la regulación de los conflictos armados internacionales (Protocolo I de 1977) suelen caer en la tentación de acudir a vías tales como la analogía. 2.99 6) En ocasiones los operadores jurídicos nacionales. Ambos. Kai (coord). Cambridge. “The interaction between customary international law and treaties”. Un estudio comparado.Desaparición forzada de personas. 2009. con frecuencia.). De allí que antes de acudir al expediente de la interpretación analógica es preferible aplicar las normas consuetudinarias. D. Tema I. 2009. en el sentido de ayudar a precisar el contenido de la premisa mayor al momento de aplicar los tipos penales y disciplinarios relacionados con el conflicto armado interno.5.

Oxford. Conflictos armados internos y derecho internacional humanitario. 2002. Sadat. Pellet. “Applicable law”. A. W. Salamanca. Lieden: Martinus Nijhoff. Bogotá: Milla. alias Dule” (sentencia relativa a la apelación de la defensa concerniente a la excepción previa de incompetencia. Justice for the new millennium. Jurisprudencia a. en: Derecho del Estado.2. L. Delitos en Justicia y Paz: legislación en la línea del tiempo. __. Sala de Apelaciones.. 1992. asunto “Fiscal vs. Dusko Tadic. 2009.100 Kwakwa. Ramelli. 6.en The legal regime of the International Criminal Court. T. A. La Constitución colombiana y el derecho internacional humanitario. Universidad de Salamanca. 2003. Droit International Public. G. Clarendon. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . París. Werle. __. Valencia.. 2005. P.. Universidad Externado de Colombia. Oxford: Oxford University. 2005. 2004. Human Rights and Humanitarian Norms as Customary Law. Tirant lo Blanch. E. proferida el 2 de octubre de 1995). Mangas Martín. “Customary law or judge-made law: judicial creativity at the UN Criminal Tribunals”. 2002. The International Criminal Court and the transformation of International Law. The international law of armed conflict: personal and material fields of application. Schabas. en: The Rome Statute of the International Criminal Court. 1999. A. Primera parte. Boston: Martinus Nijhoff. 2. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko. 11. TPIY IT-94-1-A. 1989. A commentary. núm. A. “Recepción de las normas de derecho internacional humanitario en el ordenamiento jurídico colombiano”.5. en: Cuestiones constitucionales. NuevaYork: Transnational. núm. Bogotá. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Tratado de derecho penal internacional.. Pellet. segunda edición. “Sistema de fuentes del derecho internacional público y ‘bloque de constitucionalidad’ en Colombia”.N. México. 1992. LGDJ. 2009.. Meron. y Daillier.

P. Krstic”.101 IT-98-33-T. C. Corte Constitucional Colombia. sentencia del 2 de agosto de 2001. Sala de Apelaciones. Corte Constitucional (2000).. “Sentencia C-1189”.: Gaviria Díaz. Bogotá. Derecho internacional humanitario: fuentes . b. Tema I. M. asunto “Fiscal vs.

.

Tema II Conflicto armado interno: existencia 1. 602. bajo la dirección de un mando responsable. desde el punto de vista de los ámbitos de aplicación. Las tensiones internas no entran en el ámbito de aplicación del derecho internacional humanitario . Asunto “Fiscal vs. protección desarrollada y completada por el Protocolo adicional II de 1977. Los cuatro convenios de Ginebra de 1949 y el Protocolo adicional I a los mencionados tratados de 1977 se aplican de manera general únicamente a los conflictos armados internacionales. Los conflictos armados que no presentan un carácter internacional se distinguen en relación con su intensidad. Extractos jurisprudenciales traducidos Radicado: TPIR-96-4-T. Jean Paul Akayesu”. a pesar de que para caer en el campo de aplicación del Protocolo adicional II todo conflicto debe “desarrollarse sobre el territorio de una de las altas partes contratantes entre sus Fuerzas Armadas y Fuerzas Armadas disidentes o grupos armados organizados que. ejerzan sobre una parte de su territorio un control tal que le permita llevar a cabo operaciones militares continuas y concertadas y aplicar el presente protocolo”. Lejos de establecer un criterio que permita definir el conflicto que no presenta el carácter de internacional. El artículo 3º común se aplica a los “conflictos armados que no presentan un carácter internacional”. Aplicación del artículo 3º común y del Protocolo adicional II 601. que caen bajo el artículo 3º común. Sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia del TPIR. entre los conflictos armados internacionales a los cuales las leyes de los conflictos armados se aplican en su conjunto. a pesar de que el artículo 3º común a los convenios de Ginebra suministra igualmente una protección humanitaria mínima a todas las personas afectadas por un conflicto armado que no presente el carácter de internacional. En el campo del derecho internacional humanitario se distingue claramente. de los conflictos armados que no presentan un carácter internacional (conflictos internos). . Tal distinción deriva de las condiciones de aplicación respectivas del artículo 3º común y del Protocolo adicional II. el Protocolo adicional II se limita a desarrollar y completar las reglas establecidas por el artículo 3º sin modificar sus condiciones de aplicación.

abstracción hecha de la cuestión de saber si éstos hacen parte del derecho internacional consuetudinario o si. el artículo 3º común y el Protocolo adicional II encuentran aplicación a partir de que se establece la existencia de un conflicto armado interno que satisface los preestablecidos criterios. incluyendo en la competencia rationae materiae instrumentos que no eran considerados como parte del derecho internacional consuetudinario o cuya violación no era generalmente considerada como comprometedora de la responsabilidad penal individual de su autor. erige en crímenes las violaciones al artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra. conviene señalar que la labor de determinar la intensidad del conflicto que no presenta un carácter internacional no se deja a la apreciación subjetiva de las partes en conflicto. incluyendo allí determinados instrumentos internacionales. determinó las violaciones al derecho internacional humanitario susceptibles de ser cometidas tanto en el contexto de un conflicto armado internacional como interno: No presentando el conflicto un carácter internacional. el consejo incluyó en la competencia rationae materiae del tribunal las violaciones al derecho internacional humanitario que puedan ser cometidas a la vez en el marco de los conflictos armados internacionales e internos. Si la aplicación del derecho internacional humanitario dependiese únicamente de la aplicación subjetiva de las partes en conflicto. de los conflictos armados.104 603. en derecho consuetudinario. El Consejo de Seguridad. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . a juicio Primera parte. También sobre la base de criterios objetivos. tales como el crimen de genocidio y los crímenes contra la humanidad. Sin embargo. desarrollado el mismo en el artículo 4º del Protocolo adicional II. tratándose del derecho aplicable por el tribunal. 604. sean éstos cometidos únicamente en el marco de los conflictos armados internos. Conviene recordar que los cuatro convenios de Ginebra. y a aquellas que lo sean en potencia. aquéllos comprometen la responsabilidad penal individual del autor del crimen. A pesar de que el Consejo de Seguridad decidió adoptar. una solución claramente más amplia que en el caso de la ley aplicable para el TPIY. El artículo 4º del estatuto incluye dentro de las violaciones aquellas del Protocolo adicional II. 605. al delimitar la competencia ratione materiae del TPIR. aquellas tendrían la tendencia a minimizar la intensidad de aquel. tales como las violaciones al artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra. así como los dos protocolos. no ha sido aún universalmente reconocido como parte del derecho internacional consuetudinario y. por primera vez. tienen por vocación proteger a las víctimas. Conviene señalar que en el estatuto del Tribunal Penal Internacional para Ruanda el Consejo de Seguridad fue más allá que en aquel del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia en la elección del derecho aplicable. que en su conjunto.

Sentencia proferida el 30 de noviembre de 2005 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. Radicado: IT-03-66-T. En este orden de ideas. dado que el conflicto se encontraría cubierto. Asunto “Fiscal vs. sin indicar el camino seguido para arribar a dicha conclusión. Sin embargo. la Sala extraerá sus conclusiones apreciando si se encuentra establecido. por el artículo 3º común. III. el secretario general de la ONU afirmó que la aplicación del principio nullum crimen sine lege exigía que el tribunal internacional aplicara reglas del derecho internacional humanitario que hacían parte. podría hacer pensar que el Consejo de Seguridad juzgó que el conflicto ruandés encuadraba en el marco de dicho tratado internacional. en la época en que los crímenes alegados en el acta de acusación fueron cometidos. no hacían parte del derecho internacional consuetudinario existente. Fatmir Limaj y otros”. 606. aparece que en el caso del TPIY el Consejo de Seguridad. 1) La existencia de un conflicto armado y el vínculo con los crímenes imputados. más allá de toda duda razonable. sin lugar a duda posible. es conveniente al respecto contestar la pregunta de saber si el artículo 4º del Estatuto abarca reglas que. El artículo 4º del estatuto encontraría aplicación con abstracción de la cuestión del Protocolo adicional II. no sería necesario para la Sala entrar a apreciar el carácter preciso del conflicto. El mismo Consejo de Seguridad jamás ha definido expresamente la manera de calificar un conflicto armado. que el conflicto en la antigua Yugoslavia era un conflicto armado internacional. la Sala podría decidir no detenerse a examinar el carácter consuetudinario de los fundamentos del artículo 4º del estatuto. Al respecto recuerda que al momento de la creación del TPIY. del derecho consuetudinario. debido a que el Consejo de Seguridad ya lo hizo. que se ha presentado una violación grave que adopte la forma de uno o varios de los actos enumerados en el artículo 4º del estatuto. En consecuencia. Dos condiciones deben encontrarse reunidas para que el tribunal sea competente de juzgar crímenes sancionables por el artículo 3º del estatuto. Competencia del tribunal en virtud de los artículos 3º y 5º del estatuto Competencia en virtud del artículo 3º del estatuto. Conflicto armado interno: existencia . haciendo referencia a los cuatro convenios de Ginebra. interesándose ante todo en las disposiciones del artículo 3º común y del Protocolo adicional II aplicables al caso concreto. Así mismo. a) El derecho 83. consideró. Se requiere que los hechos alegados en el acta de acusación se inscriban en el ámbito de un conflicto Tema II. al menos. Aunado a lo anterior. ni de inscribir el conflicto en determinada categoría. el hecho de que se hubiese incluido el Protocolo adicional II en el ámbito de competencia rationae materiae del TPIR.105 de la Sala.

184 y 185. relativo a la competencia. 561 a 571. Estos elementos sirven. 63 y 64. 70. asunto “Furundzija”. pars. El campo de aplicación espacial y temporal del anterior criterio hace parte de una jurisprudencia constante: el tribunal conoce de los crímenes cometidos sobre el conjunto del territorio controlado por una parte en el conflicto. par. o de actividades terroristas. y 2) la organización de las partes. par. 225. relativo a la competencia.87 Para pronunciarse acerca de la existencia de un conflicto armado interno se deben apreciar dos elementos: 1) la intensidad del conflicto. pars. […] 86. hasta que un arreglo pacífico haya sido alcanzado. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . la calidad de beligente. 55. asunto “Krnojelac”. especialmente. 51. que no son reguladas por el derecho internacional humanitario. Ver también asunto “Tadic”. asunto “Celebici”. Ver también asunto “Celebici”. sólo 86 Primera parte. 59. que los insurgentes presentaran características de un Estado. pars. par. para diferenciar un conflicto armado del bandolerismo.88 La versión final del artículo 3º Asunto “Tadic”. asunto “Kunarac”. El criterio empleado para determinar la existencia de un conflicto armado fue establecido en el asunto “Tadic” relativo a la competencia. y que las conductas del acusado se encuentren estrechamente vinculadas con el conflicto armado. pars. que el gobierno legal hubiera reconocido formalmente a los insurrectos. 87 Asunto “Tadic”. 182 a 192. desde entonces. o c) si se les había reconocido a los insurrectos la calidad de beligerantes. par. para sí mismo.106 armado internacional o interno. la jurisprudencia constante del tribunal señala: Un conflicto armado existe cada vez que se recurre a la fuerza armada entre Estados o se presenta un conflicto armado prolongado entre las autoridades gubernamentales y grupos organizados o entre tales grupos en el seno del Estado. y asunto “Naletilic”. pars. Numerosas versiones iniciales de esa disposición preveían que su aplicación estuviera determinada por ciertas condiciones. asunto “Blaskic”. de insurrecciones desorganizadas y de corta duración. 67 y 70. pars. asunto “Aleksovski”. la propuesta de reforma australiana tendía a no aplicar las disposiciones de ese artículo más que si: “a) el gobierno legal había reconocido la calidad de beligerantes a los insurgentes. y que sus autoridades civiles ejercieran un poder de facto sobre la población de una facción determinada del territorio nacional.86 84. La historia de la redacción del artículo 3º común aporta algunas luces al respecto. 43 y 44. o b) si reivindicaba. asunto “Tadic”. par. 88 Así. al menos y únicamente. que el conflicto hubiese sido llevado al orden del día del Consejo de Seguridad o de la Asamblea General de las Naciones Unidas. 562 y 572. pars.

89 Asunto “Tadic”. necesariamente. en asunto “Fiscalía vs..”89 Bastará. convocada por el Consejo Federal suizo para el establecimiento de los convenios internacionales para la protección de las víctimas de la guerra. par.107 común. la cual tuvo lugar en Ginebra entre el 21 de abril y el 12 de agosto de 1949 (“Acta final de la Conferencia Diplomática”). para determinar la existencia de un conflicto armado la Sala aplicará el criterio planteado en el asunto “Tadic”. las Fuerzas Armadas se encontraran ubicadas bajo las órdenes de una autoridad civil organizada y estuvieran prestas a respetar las leyes y costumbres de la guerra. la intensidad del conflicto y la organización de las partes. o d) si el conflicto había sido llevado al orden del día del Consejo de Seguridad o de la Asamblea General de las Naciones Unidas.. Tema II. La Sala no comparte tal postura. Tal grado no corresponderá. los redactores de los convenios de Ginebra no tuvieron la intención de subordinar su aplicación a tales exigencias formales. sirven “únicamente a efectos de distinguir un conflicto armado del bandolerismo. Acta final de la Conferencia Diplomática. tales como la gravedad de los para los fines de la aplicación del convenio. vol. De manera manifiesta. con que exista un cierto grado de organización entre las partes para que se presente un conflicto armado. Rutaganda. 90 “La definición de un conflicto armado en sí resulta ser abstracta. y de actividades terroristas. no estableció ninguna de esas condiciones. Los dos elementos determinantes de un conflicto armado. para apreciar la intensidad de un conflicto ciertas Salas han tomado en cuenta unos elementos. que no se encuentran sometidas al derecho internacional humanitario. asunto núm. y el carácter de un conflicto armado que responda a las exigencias del artículo 3º común debe apreciarse caso por caso”. […] 89. adoptada por los Estados partes en la Conferencia Diplomática. sección B. II.90 Por ejemplo. 116. por tanto. la intensidad de un conflicto y la organización de las partes son cuestiones fácticas que deben ser resueltas a la luz de los elementos de prueba. Como lo han concluido otras Salas del tribunal y del TPIR. y las autoridades civiles de los insurgentes reconocieran las disposiciones de la convención”. 93. 562. una ruptura de la paz o un acto de agresión”. La delegación de los Estados Unidos proponía que el futuro artículo 3º común se aplicara “si los insurgentes contaban con un régimen que presentara las características de un Estado […] las autoridades civiles de los insurgentes ejercieran poderes de facto sobre la población de una fracción determinada del territorio nacional. relativo a la competencia. [. de insurrecciones desorganizadas y de corta duración. Conflicto armado interno: existencia . en tanto que amenaza contra la paz internacional. p. ya que ese artículo del estatuto no tiene por objeto establecer la responsabilidad penal individual de los acusados. TPIR-96-3. par. En consecuencia. con aquel requerido para establecer la responsabilidad de los superiores jerárquicos por los actos de sus subordinados en el seno de la organización. sentencia del 6 de diciembre de 1999.] 90.

y que en consecuencia.94 Asunto “Tadic”. 82)Tanto las colonizaciones alemana como belga se apoyaron sobre una élite tutsi. proferido en virtud del artículo 98 bis. transportar y distribuir armas”. par. 28. Hechos y contexto de los casos El asunto “Fiscal vs. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . par. 93 Decisión del asunto “Milosevic”. en África Central. Akayesu” fue el primer caso juzgado por el TPIR. Tratándose de la organización de las partes en conflicto. par.92 el reforzamiento de los efectivos de las fuerzas gubernamentales y la intensificación de los armamentos de ambas partes en conflicto. así como la cuestión de determinar si el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se ha interesado por el conflicto y ha adoptado resoluciones. según el doctor Desforges. constituidos esenciales sobre líneas de parentesco. una distinción permanente fundada sobre la clasificación de la población. eran más hábiles para gobernar. Este país contaba. 29.91 la propagación de los enfrentamientos sobre un territorio y un período dados. Comentario jurisprudencial 2. 566. 189. así como la capacidad para procurarse. 23 y 24. con la más alta tasa poblacional del África (7. Al respecto vale la pena tener en cuenta que Ruanda se encontraba dividida en once prefecturas. 83) Los colonos belgas decidieron establecer. sobre bases raciales e incluso racistas. primero Alemania. que representaban el 84% 91 Primera parte. por intermedio de representantes oficiales y de la nobleza tutsi. y luego Bélgica.1 millones de habitantes para 26. asunto “Celebici”. decisión del asunto “Milosevic”. o por matrimonio. situado en la región de los Grandes Lagos. pars. Las prefecturas. Esta última gobernaba por todo el país. la Sociedad de las Naciones le confió a aquélla un mandato sobre el país. algunas Salas del tribunal han tenido en cuenta elementos como la existencia de un cuartel general y de un teatro de operaciones definido. par. en el asunto Akayesu: “79) Ruanda es un pequeño país con muchos valles.93 2. seleccionada. antes de los acontecimientos sucedidos en 1994. 92 Asunto “Tadic”. desde 1897.338 kilómetros cuadrados). 94 A efectos de una pequeña contextualización histórica del genocidio ruandés resulta pertinente traer a colación estos extractos de la sentencia proferida por la Sala de Primera Instancia del TPIR. dependiendo del paso de pobreza a riqueza. a su vez.1. basados en tres “etnias”: los hutus. 81) En aquella época se consideraba que existían en Ruanda cerca de 18 clanes. las cuales se encontraban bajo la autoridad de un burgomaestre. que expulsó a los alemanes en 1917. proferido en virtud del artículo 98 bis. par. a comienzos de los años treinta.108 ataques y la multiplicación de los enfrentamientos armados. 565. […] 80) Tanto durante el período precolonial como colonial. proferido en virtud del artículo 98 bis. Las líneas de demarcación entre ambos grupos eran fluctuantes. gobernado por una monarquía compleja. estaban divididas en comunas. Por aquel entonces las diferencias entre hutus y tutsis eran más de carácter genealógico que étnico. decisión del asunto “Milosevic”. Los colonos consideraban que los tutsis les eran más semejantes por su color de piel. cada una gobernada por un prefecto.

perpetrada por milicianos armados y agentes de policía. Bélgica estableció el sufragio universal para las elecciones locales. ni solicitó ayuda a las autoridades regionales o nacionales para hacerle frente a ellas. menos del 15%. Melchor Ndadye.] 87) En 1956. los tutsis. en el curso de una tentativa de golpe de Estado. Tales actos generalmente eran acompañados de amenazas de muerte. Bélgica modificó su política. […] 85) Desde los años cuarenta. estaba encargado de la función de mantener el orden público. a efectos de poner fin al conflicto armado.109 Jean Paul Akayesu. Tema II. las cuales tuvieron un marcado tinte étnico. [. causando en 1963 la muerte a cerca de 10. par. muchas de las cuales se materializaron. quien se desempeñaba como burgomaestre de la comuna de Taba. los tutsis se percataron de que podían sacar provecho de la situación privilegiada que les otorgaban los belgas. de conformidad con las directivas del Consejo de Tutela de la ONU. En esa misma época centenares de civiles buscaron refugio en la mencionada comuna. la desmovilización de los grupos armados y la creación de una zona desmilitarizada al norte del país. Para tales fines. 86) Posteriormente. mostrándole a los hutus su poder. en contra del querer de los hutus. ocho refugiados y cinco profesores fueron asesinados. llamado Coalición para la defensa de la República. Ante la presión internacional se intentó cumplir con los Acuerdos de Arusha. Cada ruandés contaba con un documento que lo identificaba como integrante de una determinada etnia. Las mujeres desplazadas regularmente eran sometidas a violencia sexual. Los acuerdos preveían un gobierno de transición. cerca del 1%. haciendo incursiones periódicas. […] 90) La victoria de los hutus obligó a los tutsis a abandonar el país hacia Estados vecinos. fue asesinado. Conflicto armado interno: existencia . los presidentes de Ruanda y Burundi volaban en un avión.95 de la población. radical. por tanto. acelerando entonces la ola de refugiados. La anterior situación de persecución continuó durante años contra los tutsis. la sevicia y los asesinatos. cuando el aparato se estrelló. De igual manera. Cada ataque de los exiliados era seguido por represalias contra los tutsis que habían permanecido en el país. al menos 2. En tal contexto. 95 Asunto “Akayesu”. lo cual fue aprovechado en Ruanda por extremistas hutus para sostener que era imposible convivir con los tutsis. lo cual condujo a pasar de un conflicto económico y social a otro étnico. con el movimiento de descolonización. El 23 de octubre de 1993 el presidente de Burundi. A finales de 1994 el gobierno de transición ruandés fracasó. lo cual irritó mucho a los tutsis. teniendo autoridad absoluta sobre la policía. y su condición física y psicológica se deterioró luego de los actos de violencia sexual. Iniciaron.000 tusis. Las mujeres desplazadas vivían bajo un miedo constante. y los twas. 345. El anterior hecho fue el detonante del genocidio ruandés contra las poblaciones tutsis. […] 102) El 4 de octubre de 1993 el gobierno ruandés y el FPR (Frente Patriótico Ruandés) firmaron los Acuerdos de Arusha. Akayesu no impidió las masacres. bajo la presión del Consejo de Tutela de la ONU.000 tutsis fueron asesinados en Taba entre el 7 de abril y junio de 1994. permitiéndole a los hutus acceder a la educación y a cargos en la administracion. […] 98) En 1992 un grupo de extremistas hutus crearon un nuevo partido político. un movimiento independentista. a efectos de encontrarse con otros mandatarios regionales..

En caso de conflicto armado que no sea de índole internacional y que surja en el territorio de una de las altas partes contratantes. incluidos los miembros de las Fuerzas Armadas que hayan depuesto las armas y las personas puestas fuera de combate por enfermedad. la religión o la creencia. sometiéndolos a condiciones inhumanas y torturas. debido a que no se pudo probar la participación de 2 de los acusados en los mencionados crímenes. Al menos 14 personas habrían sido ejecutadas durante su detención.1. En tal sentido. presuntamente colaboradores de los serbios. contra civiles serbios y albaneses. en el sentido de considerar que la intensidad del conflicto determinaba la aplicación del uno o del otro. 2) los conflictos armados de baja intensidad que opongan a dos o más partes en el territorio de un Estado96 (artículo 3º común Artículo 3º. se inscribe en la clásica lógica que los orienta. durante largos períodos. según el cual tiene competencia para investigar y juzgar las violaciones al artículo 3º común a los convenios de Ginebra y el Protocolo adicional II. detención o por cualquier otra causa. interpretó el artículo 4º de su estatuto. Fatmir Limaj y otros” se inscribe en el enfrentamiento armado que se presentó en Kosovo hacia 1998. como mínimo. La Fiscalía alegó que las fuerzas del UCK habrían detenido al menos a 35 civiles en un campo de concentración en la localidad de Llapushnik. serán. tratadas con humanidad. el nacimiento o la fortuna. en todas las circunstancias. sin distinción alguna de índole desfavorable basada en la raza. Los conflictos armados que no presentan un carácter internacional se distinguen por su intensidad La Sala de Primera Instancia del TPIR. Finalmente. A decir verdad. a los procesados se les acusó por la comisión de diversos crímenes que habrían perpetrado directamente. así como aquellos cometidos por integrantes del Ejército de Liberación de Kosovo (UCK) entre mayo de 1998 y el 26 de julio de 1998. 96 Primera parte. o cualquier otro criterio análogo. la Sala de Primera Instancia del TPIY los absolvió. en tanto que sólo 1 fue condenado a 13 años de prisión por violaciones a las leyes y costumbres de la guerra. el sexo. Aspectos relevantes de las decisiones 2. según la cual existen tres clases de situaciones de violencia en un Estado: 1) aquellas de tensión y disturbios interiores. en el asunto “Fiscal vs. en el centro de la provincia de Kosovo. el asunto “Fiscal vs. que no constituyen conflicto armado interno. herida. la anterior afirmación. cada una de las partes en conflicto tendrá la obligación de aplicar. Conflictos no internacionales. 2. las siguientes disposiciones: 1) Las personas que no participen directamente en las hostilidades.110 A su vez.2.2. el color. Akayesu”. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . lejos de contradecir los tratados internacionales sobre DIH.

2) Los heridos y los enfermos serán recogidos y asistidos. que no son conflictos armados. y que lo hagan. las Fuerzas Armadas del Estado.98 conocido como caso de La Tablada. ejerzan sobre una parte de dicho territorio un control tal que les permita realizar operaciones militares sostenidas y concertadas y aplicar el presente protocolo. Un organismo humanitario imparcial. 55/97. por una parte. 2) El presente protocolo no se aplicará a las situaciones de tensiones internas y de disturbios interiores. que desarrolla y completa el artículo 3º común a los convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949. especialmente el homicidio en todas sus formas. asunto “Juan Carlos Abella vs. se prohíben. Artículo 1º. existen unas condiciones objetivas que permiten calificar una situación de violencia interna. y que de hecho lo hagan. mediante acuerdos especiales. especialmente los tratos humillantes y degradantes. caso 11. Conflicto armado interno: existencia . en términos de conflicto armado no internacional.137. relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados internacionales (Protocolo I) y que se desarrollen en el territorio de una alta parte contratante entre sus Fuerzas Armadas y Fuerzas Armadas disidentes o grupos armados organizados que. El artículo 3º común simplemente hace referencia a este A este respecto. 55/97. se aplicará a todos los conflictos armados que no estén cubiertos por el artículo 1º del protocolo adicional a los convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949. c) los atentados contra la dignidad personal. 18 de noviembre de 1997. y por la otra. podrá ofrecer sus servicios a las partes en conflicto. los tratos crueles. 1) El presente protocolo. tales como los motines. en su Informe núm. ejerza sobre una parte del territorio un control que le permita realizar operaciones militares sostenidas y concertadas “y aplicar el presente protocolo” (artículo 1º del Protocolo II de 1977). el concepto de conflicto armado requiere. bajo la dirección de un mando responsable. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. en el asunto “Juan Carlos Abella vs. bajo la dirección de un mando responsable. que existan grupos armados organizados que sean capaces de librar combate. o bien Fuerzas Armadas disidentes. En el mismo sentido. La aplicación de las anteriores disposiciones no surtirá efectos sobre el estatuto jurídico de las partes en conflicto. Argentina”. Informe núm. b) la toma de rehenes. Ámbito de aplicación material. consideró lo siguiente: En contraste con esas situaciones de violencia interna. la tortura y los suplicios.111 a los cuatro convenios de Ginebra de 1949). Además. con garantías judiciales reconocidas como indispensables por los pueblos civilizados. las mutilaciones. a la luz de los instrumentos internacionales. d) las condenas dictadas y las ejecuciones sin previo juicio ante un tribunal legítimamente constituido. y 3) los conflictos armados internos de alta intensidad en los cuales intervengan. 98 CIDH. sin modificar sus actuales condiciones de aplicación.97 De tal suerte que. y de participar en otras acciones militares recíprocas. 97 Tema II. por lo que atañe a las personas arriba mencionadas: a) los atentados contra la vida y la integridad corporal. en principio. en cualquier tiempo y lugar. o un grupo armado que. la totalidad o parte de las otras disposiciones del presente Convenio. los actos esporádicos y aislados de violencia y otros actos análogos. Argentina”. tal como el Comité Internacional de la Cruz Roja. las partes en conflicto harán lo posible por poner en vigor.

o un conflicto armado prolongado entre las autoridades gubernamentales y los grupos armados organizados. par. a efectos de establecer si una determinada situación de violencia interna podía ser calificada en términos de conflicto armado interno. transportar y distribuir armas. Limaj” se recomienda la lectura del siguiente texto: Ascensio. y 2) el nivel de organización de las partes intervinientes. Posteriormente.. 100 Asunto “Tadic”. en AFDI. decisión del asunto “Milosevic”. No obstante. el artículo 3º común no se aplica a motines. al igual que al aumento del número de combatientes. o una situación que se pueda comparar con una guerra civil en la cual grupos armados de disidentes ejercen el control de partes del territorio nacional. 189. R. o a una rebelión no organizada y de corta duración. H. Es importante comprender que la aplicación del artículo 3º común no requiere que existan hostilidades generalizadas y de gran escala. 101 Decisión del asunto “Milosevic”. factores como la capacidad para procurar.112 punto. proferida en virtud del artículo 98 bis. el gobierno establecido se ha disuelto o su situación es tan débil que no le permite intervenir. por ejemplo. en los siguientes términos: Un conflicto armado existe cada vez que se recurre a la fuerza armada entre Estados. comprensiva tanto del interno como del internacional. a simples actos de bandolerismo. “L’activité des jurisdictions pénales internationales”. pars. que ocurren dentro del territorio de un Estado en particular. los mencionados tribunales100 han recurrido a factores tales como el incremento de las hostilidades. y Maison. 28. El nivel de organización de las partes. A su vez. la jurisprudencia de los tribunales penales internacionales. al igual que la existencia de cuarteles. en general se entiende que el artículo 3º común se aplica a confrontaciones armadas abiertas y de poca intensidad entre Fuerzas Armadas o grupos relativamente organizados. p. También se aplica a situaciones en las cuales dos o más bandos armados se enfrentan entre sí. bases o campamentos. o entre éstos en el seno de un Estado. la duración de los combates. 565. Sobre el asunto “Fiscal vs. por ejemplo. 254. con mayor precisión. en sus primeros pronunciamientos (asunto “Tadic”. asunto “Celebici”. proferida en virtud del artículo 98 bis. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . 2005. 23 y 24. ha sido medido tomando101 en cuenta. pero en realidad no define un conflicto armado sin carácter internacional. fallado por el TPIY) acogió una definición muy amplia de conflicto armado. 99 Primera parte.99 En cuanto a la intensidad del conflicto. Por lo tanto. Los conflictos armados a los que se refiere el artículo 3º típicamente consisten en hostilidades entre Fuerzas Armadas del gobierno y grupos de insurgentes organizados y armados. a su vez. como en el asunto “Fiscal vs. sin la intervención de fuerzas del gobierno cuando. par. Fatmir Limaj y otros”. han recurrido a dos criterios principales: 1) la intensidad del conflicto. par.

Conflicto armado interno: existencia . M. en principio. Todo ello. haya sostenido que la apreciación subjetiva de las partes en las hostilidades no vincula a las instancias internacionales.113 Por último. o para establecer la responsabilidad penal de un individuo.P. 2. De cualquier manera. el mismo Estado donde se desarrollan las hostilidades. interna o internacional. asunto jurídico que difícilmente puede deslindarse Corte Constitucional. debe constatar la existencia de un conflicto armado interno. en los términos del artículo 27 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969. éstas hacen su propio juicio acerca de la existencia de un conflicto armado interno. debido a la aplicación del principio de supremacía del derecho internacional sobre el interno. bien sea para efectos de determinar la responsabilidad internacional del Estado. La determinación de la intensidad del conflicto armado interno no se deja a la apreciación subjetiva de las partes en él Como punto de partida señalemos que los instrumentos que conforman el DIH no especifican qué autoridad. en el asunto “Akayesu”. con la finalidad de evitar acordarle un cierto estatus político y jurídico a los grupos armados que actúan en su territorio. De allí que el TPIR. el responsable de constatar y declarar tal estado de cosas. antes que oponerse a los parámetros normativos fijados en el artículo 3º común a los cuatro convenios de 1949 y el Protocolo II de 1977. es decir. Implicaciones para Colombia: ¿existe actualmente un conflicto armado interno? Actualmente en Colombia se presenta un intenso debate en torno a la existencia de un conflicto armado interno.2. Sin embargo. con lo cual el Estado no está obligado a darles trato de prisioneros de guerra y tiene el derecho a procesarlos penalmente por su participación en las hostilidades contra él. el artículo 3º común y el Protocolo II se abstienen de conferir estatus de combatiente a los miembros de los grupos armados. por supuesto. de derechos humanos o de derecho penal internacional. De allí que la doctrina especializada tradicionalmente ha considerado que es. precisemos que los criterios jurisprudenciales señalados. 2. actos de terrorismo. en términos de conflicto armado interno.3.102 Ante tal situación suele suceder que sean instancias judiciales internacionales. 102 Tema II. Manuel José Cepeda Espinosa. las que califiquen una situación de violencia interna. la existencia de un conflicto armado interno no cambia el estatus jurídico de las partes. además. etcétera. Ello es así. bandolerismo. es usual que los gobiernos prefieran recurrir a otras variedades de calificativos antes que aquel de conflicto armado interno: alteración del orden público. De igual forma.2. permiten aplicarlos con mayor precisión al examen de un caso concreto. Sentencia C-291 de 2007.

A su vez. 103 Primera parte.103 2. resultan aplicables a nuestro contexto. De allí que. Bogotá. nos limitaremos a aportar algunos elementos de juicio para la discusión.1. el Protocolo adicional I no fue improbado por la Comisión Especial Legislativa (artículo 58 transitorio de la Constitución). Las tipologías del DIH son aplicables en Colombia Desde un punto de vista normativo. Las disposiciones de un tratado no obligarán a una parte respecto de ningún acto o hecho que haya tenido lugar con anterioridad a la Sobre este tema se puede ampliar en: Forer. encaminados simplemente a facilitar las tareas que adelantan los fiscales y jueces de justicia y paz. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . Las anteriores fechas son importantes por cuanto. declarado exequible por la Corte Constitucional mediante sentencia C-574 de 1992. 2010. ratificados el 8 de noviembre de 1961 y promulgados mediante el decreto 1016 de 1990 (Diario Oficial 39. el Estado colombiano es parte de los cuatro convenios de Ginebra de 1949 y de sus dos protocolos adicionales de 1977. López Díaz. además de las elaboradas por la jurisprudencia de los tribunales penales internacionales (conflictos armados internacionalizados y conflictos armados mixtos). publicada en el Diario Oficial 36. Acerca de los crímenes de lesa humanidad y su aplicación en Colombia.360).114 del ámbito de lo político y sobre el cual existen posturas distintas entre las diversas ramas del poder público. 104 La Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados fue aprobada mediante la ley 32 de 1995. en los términos del artículo 28 de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. Claudia y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. el Protocolo adicional II fue aprobado mediante la ley 171 de 1994.746).856 y promulgada mediante el decreto 1564 de 1985. a continuación. Alvi. lo que significa que las tipologías de las situaciones de violencia. No surtió trámite de control de constitucionalidad. por no estar previsto en la Constitución de 1886. y promulgado mediante el decreto 082 de 1996 (Diario Oficial 42. declarado exequible en sentencia C-225 de 1995. En cuanto a la incorporación de estos instrumentos internacionales en el orden jurídico interno resulta importante precisar que los convenios de Ginebra fueron adoptados mediante la ley 5ª de 1960 (Diario Oficial 30. Finalmente. diseñadas en los tratados de derecho internacional humanitario (conflicto armado internacional. Andreas.318).690).3. conflicto armado no internacional regulado por el Protocolo adicional II de 1977 y conflicto armado interno en los términos del artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra de 1949). y promulgado mediante el decreto 509 de 1996 (Diario Oficial 42.104 éstos se aplican hacia el futuro: Irretroactividad de los tratados.

equiparándola con ley formal. se tienda a confundir las fechas referentes a: adopción del tratado. Podrán presentarse propuestas de no aprobación. Tan claro es ello. de llegar a partir de un concepto de legalidad amplio. sólo son sancionables en Colombia a partir de la expedición de la ley 599 de 2000. 105 Tema II. en un específico momento. A decir verdad. que la misma ley 5ª de 1992 le reconoce al Congreso de la República la siguiente competencia: Artículo 217. relacionados con crímenes de guerra. salvo que una intención diferente se desprenda del tratado o conste de otro modo. sentencia de la Corte Constitucional y ratificación del instrumento internacional. al momento de determinar si se cometió un crimen de guerra en Colombia. En este orden de ideas. A propósito de la anterior discusión. en consonancia con la jurisprudencia sentada por el TEDH en materia de accesibilidad y previsibilidad de la prohibición penal. Lo anterior. si se acoge un concepto estricto de legalidad penal. aprobación congresional. De llegar a aceptar tal interpretación se podría concluir que la mayoría de casos que investiga la jurisdicción de justicia y paz. sin embargo. y su publicación. en los términos de la ley 7ª de 1944. en el orden interno el tratado será vinculante para los particulares sólo después de la publicación de la ley aprobatoria en el Diario Oficial. en los términos de los artículos 15. Por el contrario. deberán tener como referencia el artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra.1 del PIDCP y 9º de la CADH. de aplazamiento o de reserva respecto de tratados y convenios internacionales. y sólo a partir del 17 de enero de 1996 el texto del Protocolo adicional II de 1977.105 En otras palabras. de dos momentos distintos. conviene señalar que es común en nuestro medio encontrar que. lo cual significa que los demás Estados partes en él le pueden exigir el cumplimiento del instrumento internacional. tal como se encuentran tipificados en el título II del actual Código Penal. lo cual usualmente sucede con posterioridad a la ratificación. en el orden interno colombiano un tratado internacional sólo obliga a partir de la publicación de la ley aprobatoria en el Diario Oficial. la conclusión sería que los crímenes de guerra.115 fecha de entrada en vigor del tratado para esa parte ni de ninguna situación que en esa fecha haya dejado de existir. si en aquel entonces el respectivo tratado internacional vinculaba al Estado colombiano. será necesario revisar. en consecuencia. por cuanto esta última es la fecha de publicación de la ley aprobatoria del tratado internacional en el Diario Oficial. Se trata. a partir de la ratificación de un tratado el Estado colombiano se vincula internacionalmente. es decir. Sobre la vigencia en Colombia de los tratados internacionales. Conflicto armado interno: existencia . Condiciones en su trámite. al momento de aplicar un tratado internacional. lo cual sucede con posterioridad a la ratificación de éste.

favorable en términos generales para el país. en Colombia las tipologías convencionales del DIH resultan aplicables desde el momento en que entraron en vigencia los respectivos tratados internacionales que las prevén. también puede hacerlo parcialmente. como se ha indicado. lo cual indica que sólo a partir de tales momentos se podrá considerar que los agentes del Estado o los particulares violaron tales disposiciones internacionales. salvo que así expresamente lo hayan previsto los Estados. los tratados internacionales no son retroactivos. Lo anterior puede ser muy importante si tenemos en cuenta. pero sí por una costumbre internacional. La anterior disposición fue declarada exequible por la Corte Constitucional en sentencia C-227 de 1993. determinar que la ley aprobatoria sólo comience a regir pasado cierto tiempo. los tratados internacionales sobre DIH. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . al momento de cometerse el crimen de guerra. lo cual no sucede en los instrumentos que consagran el DIH. sino en el futuro. los cuales regulan diversas situaciones de violencia armada. vinculan al Estado colombiano desde determinadas fechas. así como las de aplazamiento. aplazar su vigencia. sería necesario examinar si. por las llamadas leyes y costumbres de la guerra. Lo anterior por cuanto. Dichas propuestas. Las comisiones competentes elevarán a las plenarias. la muy tardía ratificación del Protocolo II de Ginebra por parte del Estado colombiano. es preciso aclarar que. el hecho de que un Estado sea parte en un Primera parte. En este orden de ideas. por ejemplo. seguirán el régimen establecido para las enmiendas en el proceso legislativo ordinario. Bien podría. a partir de una determinada fecha. no lo sea en el momento actual. No obstante lo anterior. providencia en la cual se afirma: En conclusión: si el Congreso puede aprobar o improbar todo un tratado. propuestas razonadas sobre si debe accederse o no a la autorización solicitada. además. Las propuestas de reserva sólo podrán ser formuladas a los tratados y convenios que prevean esta posibilidad o cuyo contenido así lo admita. vinculada por un tratado de DIH. por ejemplo. En otras palabras. En suma.116 El texto de los tratados no puede ser objeto de enmienda. por lo cual deba aplazarse su vigencia. de conformidad con las normas generales. puede suceder que jurídicamente Colombia no estuviese. Sin embargo. el Estado colombiano se encontraba vinculado por alguna costumbre internacional. Razones de conveniencia pueden llevar al Congreso a decidir que un tratado. es decir. es decir. Y puede. en determinado momento.

al momento de examinar la posible comisión de un crimen de guerra. 2010. López Díaz. resultará en buena parte irrelevante para los fiscales y jueces de justicia y paz. pero esa situación no impide que exclusivamente. y 2) si la conducta criminal guarda relación con el conflicto armado interno. la discusión acerca de si en Colombia. Daño y reparación en el ámbito de la ley de Justicia y Paz. hoy por hoy. Bogotá. 2010. La CSJ.3. mediante la cual la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá resolvió legalizar los cargos formulados por la Fiscalía 18 de la Unidad de Justicia y Paz en contra del postulado Giancarlo Gutiérrez Suárez. Ambos. Procedimiento de la ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005) y derecho penal internacional. Estudio sobre la facultad de intervención complementaria de la Corte Penal Internacional a la luz del denominado proceso de Justicia y Paz en Colombia. Álvaro (coords. Kai. Conflicto armado interno: existencia . conforme su naturaleza y fines. el respectivo fiscal o juez deberá constatar si: 1) en aquel entonces en Colombia existía un conflicto armado.). Bogotá. fuese éste regulado por el artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra de 1949 o por el Protocolo adicional II. Veamos. Claudia y Vargas. Alvi. al momento de investigar y juzgar las conductas que pueden encajar en las descripciones típicas de los “delitos contra personas y bienes protegidos por Para ampliar este tema ver: ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. De igual manera. En otras palabras. Alvi. los Estados europeos occidentales son partes en los convenios de Ginebra de 1949 y en sus protocolos adicionales. ProFis-GTZ y Embajada de la República Federal de Alemania. Así por ejemplo. al momento de cometerse el crimen. el operador judicial. existía o no un conflicto armado en nuestro país y si el acto investigado guardaba una relación con aquel (véase tema III). Manual de procedimiento de justicia y paz. por cuanto su labor deberá concentrarse en determinar si. Las posturas asumidas por las Altas Cortes En relación con la existencia de un conflicto armado interno en Colombia.106 aunque no necesariamente contradictorias. Bogotá. 106 Tema II. en sentencia del 21 de septiembre de 2009 (radicado 32.2. 2. con ocasión de la resolución de un recurso de apelación interpuesto por los representantes de las víctimas contra la decisión del 1º de junio de 2009. Milla. para efectos de la aplicación de la ley de Justicia y Paz. consideró: No desconoce la Sala que el reconocimiento de la existencia de un conflicto armado es un acto político de complicadas consecuencias que no corresponde declarar a la Judicatura. lo cual no implica que padezcan algún tipo de conflicto armado interno. la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia y la Corte Constitucional han asumido posturas distintas.117 tratado de DIH no significa necesariamente que en su territorio se presente un conflicto armado. existe un conflicto armado interno. 2009.022).

Así. Primera parte. sin que sea necesario estudiar si el enfrentamiento alcanza los niveles de intensidad exigidos por el artículo 1º estudiado. incluyendo obviamente el Protocolo II. A su vez. pues tal como lo señala el concepto del Ministerio Público. precisamente porque el acto político ya ha sido consignado expresamente dentro de los fundamentos de la norma. el juez constitucional consideró: Estas exigencias del artículo 1º podrían dar lugar a largas disquisiciones jurídicas y empíricas destinadas a establecer si el Protocolo II es aplicable o no en el caso colombiano. o incluso. significando de entrada que la desmovilización que allí se consagra opera respecto de miembros de grupos armados al margen de la ley. la Constitución colombiana establece claramente que en todo caso se respetarán las reglas del derecho internacional humanitario (CP. cuando allí se establecen como fines de la misma la consecución de la paz y la reconciliación nacional. por cuanto éste fue el supuesto normativo del cual partió el legislador. en un primer momento. que están por encima de cualquier consideración política. la verificación judicial de que ciertos comportamientos se encuentran vinculados con el conflicto armado se halla legitimada en el contexto de la ley 975 de 2005. ya que el Protocolo II es un desarrollo y complemento del artículo 3º común a los convenios de Ginebra de 1949. y 3) el funcionario judicial. el derecho internacional humanitario. cuyo accionar no podría desvincularse del DIH. Los anteriores extractos jurisprudenciales muestran una postura según la cual: 1) la declaratoria de la existencia de un conflicto armado interno es un acto esencialmente político. puede verificar si un determinado comportamiento se encuentra vinculado con el conflicto armado. En este sentido. a propósito del control previo de constitucionalidad sobre el Protocolo II de Ginebra de 1977. lo cual daría a entender que aquello es de competencia exclusiva del jefe de Estado. del Congreso de la República. la Corte concluye que tal discusión no es necesaria. Sin embargo.118 el derecho internacional humanitario ”. se aplica en Colombia en todo caso. los requisitos de aplicabilidad del artículo 1º son exigencias máximas que pueden ser renunciadas por los Estados. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . con todo. ajeno a la actividad judicial. frente al derecho constitucional colombiano. artículo 214. la Corte Constitucional ha asumido el tema de la existencia del conflicto armado interno desde diferentes ópticas. numeral 2º). Ahora bien. verifique la existencia de esa situación en aras de salvaguardar los valores protegidos por el derecho internacional humanitario. Esto significa entonces que. 2) para el caso específico de la ley de Justicia y Paz se debe considerar que existe un conflicto armado en Colombia. conforme al mandato constitucional. en sentencia C-225 de 1995. La Corte considera que esas discusiones pueden ser relevantes en los compromisos internacionales del Estado colombiano. en particular.

ya que los alzados en armas son reconocidos. puesto que la declaratoria de beligerancia les ha conferido el derecho a ser combatientes. en los términos del artículo 1º del Protocolo II de Ginebra de 1977. la aplicación de las normas humanitarias dejara de estar subordinada al reconocimiento de beligerancia de los insurrectos.2 superior). Esto significa que. Tema II. En efecto. en términos muy elementales. ya sea por el propio Estado. los beligerantes dejan entonces de estar sujetos al orden jurídico nacional. Por ello. la declaratoria de beligerancia confiere a los rebeldes o grupos armados irregulares un derecho a hacer la guerra en igualdad de condiciones y con iguales garantías internacionales que el Estado. en los siguientes términos: De un lado. Conflicto armado interno: existencia . en su momento. Esta pequeña frase implicó. el artículo 3º común señala que la aplicación de sus disposiciones “no surtirá efectos sobre el estatuto jurídico de las partes en conflicto”.119 En pocas palabras. y el conflicto interno se transforma en una guerra civil que se rige por las normas propias de las guerras interestatales. puesto que la declaratoria de beligerancia afecta profundamente la soberanía nacional. En ese mismo fallo la Corte restó importancia a la figura del reconocimiento de beligerancia y su relación con la existencia de un conflicto armado interno. un sector de la doctrina consideraba que el derecho de los conflictos armados sólo operaba una vez que el Estado en cuestión. hubiesen reconocido la beligerancia de los alzados en armas. Esta frase corta entonces de raíz cualquier equívoco sobre la posibilidad de que el derecho humanitario pueda erosionar la soberanía de un Estado. ya sea por terceros Estados. o terceros Estados. la discusión acerca de si en Colombia. para aquel entonces (1995) existía un conflicto armado. y por ende no pueden ser penados por el sólo hecho de haber empuñado las armas y haber participado en las hostilidades. al señalar que sus disposiciones no podían ser invocadas para modificar el estatuto jurídico de las partes. en los conflictos internos. En esa situación. resultaba irrelevante por cuanto la Constitución dispone que “En todo caso se respetarán las reglas del derecho internacional humanitario” (artículo 214. Como es obvio. antes de los convenios de Ginebra de 1949. una verdadera revolución jurídica. Con tal declaratoria. los convenios de 1949 distinguieron rigurosamente entre la declaratoria de beligerancia y la aplicación del derecho humanitario. como una “comunidad beligerante” con derecho a hacer la guerra. para que un grupo rebelde pudiera ser considerado sujeto de derecho internacional humanitario. puesto que permitió que. esa situación comportó la inaplicación de las normas humanitarias en los conflictos no internacionales. puesto que. era necesario que se le reconociera previamente como verdadero sujeto de derecho internacional público. según la Corte Constitucional. aquellos beligerantes que sean capturados por el Estado gozan automáticamente y de pleno derecho del estatuto de prisioneros de guerra.

los anteriores casos se hubieran fallado aplicando exclusivamente la Constitución. si la armonización diseñada por el Congreso y plasmada en las normas acusadas respeta los contenidos mínimos protegidos por la Constitución. cuando un juez aplica en la resolución de un caso concreto. El legislador ya optó por fórmulas concretas de armonización entre tales valores y derechos. así como los demás derechos de las víctimas. restringen el ámbito de efectividad del valor y el derecho a la justicia en aras de lograr la paz. En cuanto a la ley de Justicia y Paz. en varios fallos de control de constitucionalidad la Corte ha considerado que existe un conflicto armado interno. C-203 de 2005 y C-291 de 2007. implícitamente está considerando que se encuentran cumplidas las condiciones fijadas en el artículo 1º del tratado internacional. ya que también es necesario garantizar la materialización del contenido esencial del valor de la justicia y del derecho de las víctimas a la justicia. en diversos fallos de tutela la Corte ha venido aplicando algunas disposiciones del Protocolo II de Ginebra. Aunado a lo anterior. Posteriormente. traslado de profesores amenazados. a través del método de ponderación entre tales valores y derechos. esto es. por ejemplo. C-802 de 2002. de no ser así. denominado precisamente “ámbito material de aplicación”. […] Al valor de la paz no se le puede conferir un alcance absoluto. la Corte analizó la relación existente entre esta normatividad y el conflicto armado interno. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . que como se dijo. Primera parte. Lo anterior significa que implícitamente se está reconociendo la existencia de un conflicto armado interno por cuanto. a pesar de las limitaciones legítimas que a ellos se impongan para poner fin al conflicto armado. de las normas humanitarias en un conflicto interno. por medio de la concesión de beneficios penales y procedimentales a los desmovilizados. como un medio para superar el conflicto armado interno que afecta a Colombia hace varias décadas. pues. ocupación temporal de inmuebles por parte de la fuerza pública. etcétera. en los siguientes términos: El legislador aprobó la ley 975/05 en tanto instrumento para materializar la paz en el país. Además. Compete. si el juez constitucional estimara que en Colombia no existe un conflicto armado interno. En otras palabras. no aplicaría ninguna disposición del Protocolo II de Ginebra. por parte de un Estado. a la Corte determinar. en temas tales como: derechos de la población desplazada. no implica el reconocimiento de beligerancia de los alzados en armas. el artículo 13 del Protocolo II de 1977. y ya de manera expresa. ella significa que la aplicación.120 En efecto. entre ellas: C-251 de 2002.

A modo de conclusión De lo anterior es posible extraer las siguientes conclusiones: 1) Ninguna norma del DIH determina qué autoridad. establecer la existencia de un conflicto armado interno o internacional en dicho territorio. como es obvio. por ejemplo. Eventualmente tal declaración la realizan tribunales internacionales de derechos humanos. en primer lugar. debe declarar la existencia de un conflicto armado interno.4. por cuanto usualmente estos funcionarios son los encargados de preservar el orden público. lo cual implica la realización de una calificación implícita del conflicto armado. 2. en términos de conflicto armado. el cese del conflicto armado interno. no siguiendo la tipología propia del DIH. 2) Los tribunales penales internacionales. a efectos de interpretar una norma de un tratado internacional de derechos humanos a la luz de las disposiciones del DIH (artículo 29. es decir. para conocer de violaciones graves a los usos y costumbres de la guerra. al igual que la existencia de un vínculo entre la conducta imputada y el desarrollo de aquél. 2) en ocasiones. sino aquella del artículo 39 de la Carta de la ONU. Tema II. implícitamente está calificando una situación de violencia interna. sin precisar qué órgano o funcionario será competente para ello. sea presidente o primer ministro. bien entendido. Igualmente. otras ramas del poder público puedan realizar tales valoraciones. el Consejo de Seguridad suele calificar las situaciones de violencia interna. Las Constituciones darían a entender que tal función le corresponde. interna o internacional. en función de las pruebas que aporte la respectiva Fiscalía. en términos de conflicto armado interno.121 Así las cosas. como “amenaza contra la paz internacional”. en virtud del principio de separación de poderes. De igual manera. ha aplicado disposiciones del Protocolo II de Ginebra de 1977. lo cual presupone. dentro de sus respectivos ámbitos competenciales y para tales efectos. determinan si un crimen de guerra se cometió en un Estado. al momento de determinar la competencia de los tribunales penales internacionales que ha creado. se entiende por la doctrina especializada que tal declaración le corresponde realizarla al Estado. o incluso órganos como la CIDH. a su vez. la Corte: 1) ha estimado que el juez constitucional sí puede calificar una situación grave de violencia. literal b. Sin embargo. Conflicto armado interno: existencia . de la CADH). 3) hasta la fecha no ha sostenido que aquél no exista. la Corte ha enfatizado que la búsqueda de la paz. y 4) específicamente en relación con la aplicación de la ley de Justicia y Paz. justifica el otorgamiento de ciertos beneficios penales (alternatividad penal) a quienes han cometido delitos en desarrollo de él. usualmente. nada obsta para que. 3) Así mismo. a quien preside la rama ejecutiva.

o de aplicar el título II del Código Penal. Primera parte. y c) si existe un vínculo entre la conducta delictiva y el desarrollo del conflicto armado interno. Doctrina especializada A. en términos de conflicto armado interno. no condiciona la aplicación del DIH en Colombia. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . la existencia de un conflicto armado interno se determina jurídicamente en función de factores objetivos. 9) El reconocimiento de beligerancia. tradicionalmente se ha dado en un contexto de declaratoria de un estado de excepción. Lo anterior por cuanto.5. si es que se considera que todavía existe esta figura en derecho internacional. 6) La aplicación del DIH a un caso concreto pasa por analizar lo siguiente: a) si los hechos se cometieron bajo la vigencia de los tratados internacionales para Colombia. de declarar la responsabilidad extracontractual del Estado por daños ocasionados durante las hostilidades. independientemente de la denominación o calificación que le den los Estados. no sólo porque hacen parte del mismo poder político de cualquier Estado. gobiernos o grupos armados en él implicados.V.A.5 Bibliografía 2. si bien es un asunto caracterizado por contener un elevado ingrediente político. jurídica y políticamente.V. 5) Si bien el escenario indiscutible y privilegiado de calificación de hechos de violencia en términos de conflicto armado interno lo constituye la aplicación de la Ley de Justicia y Paz. Cambridge: Cambridge University Press.122 4) La calificación de una situación grave de violencia. bien sea que se trate de decidir una acción de tutela.1. de normas consuetudinarias. 2. 2010. 8) A efectos de la aplicación del derecho internacional humanitario . terminan siendo analizadas. o al menos. Otro tanto sucede con los jueces de tutela y los jueces administrativos. no escapa a las apreciaciones judiciales. b) si al momento de la comisión del crimen existía un conflicto armado en Colombia. An introduction to International Criminal Law and Procedure. no se puede dudar que tal labor deberá realizarse cada vez que un fiscal o un juez pretendan tipificar un comportamiento en términos de violación grave al derecho internacional humanitario. aquello resulta imposible. así los jueces intenten alejarse siempre del ámbito de lo político. por el juez al momento de fallar un caso concreto. en sus respectivos ámbitos competenciales. por parte del gobierno. 7) En Colombia la calificación jurídica de la situación de violencia interna. sino debido a que las condiciones objetivas que consagran el artículo 3º común a los convenios de Ginebra de 1949 y el artículo 1º del Protocolo II de 1977..

J. La Constitución colombiana y el derecho internacional humanitario. __. Oxford.. R. Una laguna jurídica del derecho internacional.Manual de procedimiento de justicia y paz. 1992.. Oxford. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko. 11. 2009. Human Rights in Status of Emergency in Internacional Law. Mangas Martín. ProFis-GTZ y Embajada de la República Federal de Alemania. Universidad Externado de Colombia. México. 2008. __. Violencia interna y protección de la persona. Karlshoven. en: Cuestiones constitucionales. F. núm. Clarendon. segunda edición. 2010. M. Estudio sobre la facultad de intervención complementaria de la Corte Penal Internacional a la luz del denominado proceso de Justicia y Paz en Colombia. “Bombardment: from ‘Brussels 1874’ to ‘Sarajevo 2003’”. Clarendon. 2004. “El derecho internacional humanitario ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos”. 2009. __. T. y Maison. 1989. 2005. Tema II. Bogotá. 2009.).. Bogotá. “Sistema de fuentes del derecho internacional público y ‘bloque de constitucionalidad’ en Colombia”. Human Rights and Humanitarian Norms as Customary Law. A. Conflictos armados internos y derecho internacional humanitario. Meron. 1992. 2010. en: Anuario mexicano de derecho internacional. Oráa. Álvaro (coords. 2004. Kai. Universidad Externado de Colombia. Procedimiento de la Ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005) y derecho penal internacional. Salamanca. Ramelli. A. Valencia. Ascensio. 2003. Conflicto armado interno: existencia .. López Díaz. Tirant lo Blanch. Universidad de Salamanca. Vargas.123 Ambos. en The legal regime of the International Criminal Court. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Bogotá: Alvi. H. Costas. Daño y reparación en el ámbito de la Ley de Justicia y Paz. Serie Teoría jurídica y filosofía del derecho. Claudia. En: AFDI.. “L’activité des jurisdictions pénales internationales (2005). ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Lieden: Martinus Nijhoff. Bogotá: Alvi. Bogotá: Milla. Derecho internacional humanitario y estado de beligerancia.

137.. Corte Constitucional (1995). __ (2007). sentencia proferida el 30 de noviembre de 2005 por la Sala de Primera Instancia. M.5..: Cepeda Espinosa. Organismos internacionales de derechos humanos Comisión Interamericana de Derechos Humanos. P. Argentina”. J. Bogotá. TPIY IT-03-66-T. asunto “Fiscal vs.3.5.: Espinosa Pérez.: Martínez Caballero. Bogotá.022. Bogotá. sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia. P. rad. M. CSJ Colombia. Corte Suprema de Justicia.. Jurisprudencia a. M. Jean Paul Akayesu”. Sala de Casación Penal (2009. Sentencia C-225. Fatmir Limaj y otros”.2. P. S. Sentencia C-291. asunto “Juan Carlos Abella vs. Corte Constitucional Colombia.. b. TPIR TPIR-96-4-T. 2. 18 de noviembre de 1997. 32.. Informe 55. c. caso 11. “Asunto Giancarlo Gutiérrez Suárez”. Primera parte. M. providencia. asunto “Fiscal vs. A.124 2. 21 de septiembre). d. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario .

Tratándose del ámbito temporal concerniente a los conflictos armados internacionales. geográfica y material 1. o Convenio de Ginebra III). alias Dule” (sentencia relativa a la apelación de la defensa a la excepción previa de incompetencia. o Convenio I. Alega que el conflicto en la región de Prijedor. proferida el 2 de octubre de 1995). La definición de “conflicto armado” varía según que las hostilidades sean internacionales o internas pero. El apelante insiste en sostener que para existir una violación a este conjunto de textos jurídicos es necesario que exista un conflicto armado. lugar donde se presume que fueron cometidos los delitos. Este argumento plantea una cuestión previa que debe ser examinada por la Sala. 67. Asunto “Fiscal vs. a pesar de que admite la existencia de movimientos de vehículos blindados. Dusko Tadic.Tema III Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal. jurídicamente hablando. 66. fuera interno o internacional. . artículos 5º y 75. del 12 de agosto de 1949. se limitó a la toma del poder político por los serbios de Bosnia y no implicó combates armados. Convenio de Ginebra relativo al tratamiento de los prisioneros de guerra. Sala de Apelaciones del TPIY. El derecho internacional humanitario regula la conducción de los conflictos armados internos e internacionales. el ámbito temporal o geográfico de los conflictos armados internacionales o internos se extiende más allá de la fecha y lugar exactos de las hostilidades. Su argumento se apoya sobre un concepto de conflicto armado que cubre únicamente la fecha y lugar precisos de las hostilidades. Extractos jurisprudenciales traducidos Radicado: IT-94-1-A. los Convenios I y III se aplican hasta que las personas protegidas que han caído en manos del enemigo hayan sido liberadas y repatriadas (Convenio de Ginebra para mejorar la suerte de los heridos y de los enfermos en las Fuerzas Armadas en campaña. del 12 de agosto de 1949. Por ejemplo. para la fecha y el lugar donde presuntamente se habrían cometido los crímenes. cada uno de los cuatro convenios de Ginebra contiene un lenguaje según el cual su aplicación puede prolongarse más allá del cese de los combates. El apelante avanza un nuevo argumento según el cual no existía conflicto armado. contrario a lo alegado por el apelante.

Esa interpretación se halla implícita en el artículo 6º.NT. del 12 de diciembre de 1977. del 12 de agosto de 1949. Tratándose de los prisioneros de guerra. en particular de los Convenios I y IV. párrafo 12). al igual que el artículo 3º común. puede ser aplicable a algunos aspectos de los conflictos en la antigua Yugoslavia) sugieren igualmente un campo de aplicación extendido. Los convenios de Ginebra guardan silencio sobre el ámbito geográfico de los “conflictos armados internacionales”. Aquello indica que las reglas que aparecen en el artículo 3º se aplican también al exterior del contexto geográfico estrecho del teatro efectivo de los combates. En primer lugar. artículo 3º b) o Protocolo I). El artículo 3º b) del Protocolo I a los convenios de Ginebra emplea un lenguaje semejante (protocolo adicional a los convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo a la protección de las víctimas de los conflictos internacionales. algunas expresiones del Protocolo II a los convenios de Ginebra (un tratado que. como se verá. no se encuentran limitadas de la misma manera. En el mismo sentido. artículo 6º. igualmente. algunas de las disposiciones se encuentran vinculadas con las hostilidades y el ámbito geográfico de sus disposiciones debe limitarse a ellas. parágrafo 2º del convenio. Además de esas referencias. al menos.S. U.126 (Ver. artículos 6º. que estipula: Sobre el territorio de las partes en conflicto. aquél protege explícitamente a “todas las personas que no participan directamente o que dejaron de participar Primera parte. 69. la aplicación del convenio cesará al término de las operaciones militares (Convenio de Ginebra IV. estipula su aplicación sobre el conjunto de los territorios de las partes en conflicto. la naturaleza misma de los convenios. Otras. Indudablemente. no se establece diferencia alguna si se encuentran internados en proximidades de las hostilidades. el convenio de Ginebra relativo a la protección de las personas civiles en tiempos de guerra. 973 (Convenio IV)). El ámbito geográfico y temporal de referencia para los conflictos armados internos también es amplio. Esta interpretación se manifiesta en el hecho de que los beneficiarios del artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra son aquellos que no participan directamente (o que dejaron de participar directamente) en las hostilidades. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . Así mismo. 75. cualquier interpretación diferente iría en contra del fin perseguido por las normas. el Convenio de Ginebra IV protege a los civiles que se encuentren sobre todo el territorio de las partes. pero las disposiciones sugieren que. en particular aquellas referentes a la protección de los prisioneros de guerra y de los civiles. algunas cláusulas de ellos se aplican al conjunto del territorio de las partes en el conflicto y no simplemente a las proximidades de las hostilidades efectivas. 68. el convenio se aplica a los combatientes en manos del enemigo.

ningún acuerdo general de paz puso término a las operaciones Tema III. así se desarrollen efectivamente combates o no. 70. geográfica y material . prevé: El presente protocolo se aplica […] a todas las personas afectadas por un conflicto armado. se beneficiarán de las disposiciones de los artículos 5º y 6º hasta el término de su privación o de las limitaciones a aquélla. parágrafo 1º. Los combates entre las diversas entidades en el seno de la antigua Yugoslavia comenzaron en 1991. estimamos que los crímenes presuntamente fueron cometidos en el contexto de un conflicto armado. y continúan hasta hoy.N. El derecho internacional humanitario se aplica desde el inicio desde el inicio de los conflictos armados y se extiende más allá del cese de las hostilidades hasta la conclusión general de la paz. o entre éstos. 609 (Protocolo II). En los términos de esta disposición. Sobre la base de lo anterior estimamos que un conflicto armado existe cada vez que se recurre a la fuerza armada entre Estados o se está ante un conflicto armado prolongado entre las autoridades gubernamentales y grupos armados organizados. la redacción relativamente imprecisa del término de la frase “por motivos relacionados con el conflicto” sugiere igualmente un amplio ámbito geográfico. prosiguieron en 1992. El artículo 2º. La misma disposición especifica en su parágrafo 2º: Al término del conflicto armado. La condición requerida es solamente una relación entre el conflicto y la privación de la libertad y no que ésta haya tenido lugar durante los combates. en el caso de los conflictos armados internos. Hasta ese momento el derecho internacional humanitario continuará aplicándose al conjunto del territorio de los Estados beligerantes o. Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal.T. en el caso de los conflictos armados internos. A pesar de diversos acuerdos provisionales de cese al fuego. sobre el conjunto del territorio bajo control de una de las partes.127 en las hostilidades” (protocolo adicional a los convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados no internacionales. el ámbito temporal de las reglas aplicables excede claramente las hostilidades propiamente dichas. en el seno de un Estado. o. 1125 U. Aplicando la definición de los conflictos armados que precede al presente asunto. todas las personas que hayan sido objeto de una privación o de una restricción de su libertad por motivos relacionados con el conflicto. cuando los crímenes presuntamente fueron cometidos. 1. Además. en los términos del artículo 1º.S. así como aquellas que sean objeto de tales medidas luego del conflicto por los mismos motivos. artículo 4º. par. hasta que un arreglo pacífico sea alcanzado. del 12 de diciembre de 1977.

sentencia relativa a la apelación de la defensa referente a la excepción previa de falta de competencia. se alegó que fueron cometidos crímenes contra civiles dentro y fuera del campo de prisioneros de Omarska. Asunto “Fiscal vs. La existencia de un conflicto armado 412. pero admite en sus conclusiones orales que existían en la región de Prijedor campos de detención. 107 Primera parte. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . o la violencia armada prolongada entre las autoridades gubernamentales y grupos armados organizados. 1. Resulta indudable que los hechos examinados aquí posean el vínculo requerido. entre las Fuerzas Armadas de diferentes Estados y entre las fuerzas gubernamentales y los grupos de rebeldes organizados. los crímenes presuntamente fueron perpetrados en el contexto de un conflicto armado. pp. Sentencia proferida el 22 de febrero de 2001 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. 2 de octubre de 1995. administrados no por las autoridades centrales de Bosnia-Herzegovina. 36-37). A partir de lo anterior. Basta con que los crímenes presuntamente cometidos guarden estrecha relación con las hostilidades que se desarrollaban en otras partes de los territorios controlados por las partes en el conflicto. concluimos que. Se está frente a un conflicto armado cuando quiera que haya el recurso a la fuerza armada entre Estados. Tadic”. caso IT-94-1-A. a efectos de la aplicación del derecho internacional humanitario. Tales hostilidades exceden los criterios de intensidad aplicables a los conflictos armados tanto internos como internacionales. La Sala de Apelaciones lo ha interpretado como una condición previa general. sino por los serbios de Bosnia (audiencia de apelación. propia Asunto “Fiscalía vs.107 413. 8 de septiembre de 1995. o entre tales grupos. dentro de un Estado. La existencia de un conflicto armado en relación con crímenes de lesa humanidad va más allá de las estipulaciones del derecho consuetudinario internacional. a gran escala. Dragoljub Kunarac y otros”. la cual hacía parte de una campaña militar más amplia de los serbios de Bosnia para lograr el control del territorio bosnio. Se observa que es un conflicto prolongado. Además. El apelante no ofrece prueba alguna en contrario. par. Radicado: TPIY-96-23-T. El acta de acusación indica que en 1992 los serbios de Bosnia lograron el control de la municipalidad de Prijedor y establecieron un campo de prisioneros en Omarska.128 militares en la región. el derecho internacional humanitario se aplica. 70. Incluso si acciones militares sustanciales no tuvieron lugar en la región de Prijedor en las fechas y lugares donde los crímenes habrían sido cometidos (una cuestión de hecho sobre la cual no se pronunciará la Sala). en el contexto de la toma del control y de la consolidación del poder de los serbios de Bosnia en la región de Prijedor.

sentencia del 15 de julio de 1999. 249 y 272. puede existir un vínculo estrecho entre los actos de los acusados y el conflicto armado.T. caso IT-94-1-A.113 Asunto “Fiscalía vs. Dragoljub Kunarac y otros”. 109 Asunto “Fiscalía vs. par. Asunto “Fiscal vs. De hecho. por ejemplo. 111 Asunto “Fiscalía vs. con que los crímenes alegados se hallen estrechamente vinculados con las hostilidades que se desarrollan en otros sitios del territorio controlado por las partes en conflicto. que supone la existencia de un conflicto armado en la época y lugares señalados en la imputación de cargos. y continua a aplicarse hasta la consecución de una paz general o. bastará. Tadic”. caso IT-94-1-A. geográfica y material .112 Para que la anterior condición sea cumplida. 57. caso IT-94-1-A. Este último se aplica al conjunto del territorio de los Estados beligerantes o.111 Radicado: IT-96-23. en el caso de los conflictos armados internos. Sentencia proferida el 12 de junio de 2002 por la Sala de Apelaciones del TPIY.108 Esta condición no significa que deba existir un vínculo fundamental entre los actos del acusado y el conflicto armado de naturaleza tal que aquél habría tenido la intención de participar en él. en el caso de los conflictos armados internos. caso IT. 249. sentencia del 15 de julio de 1999. sentencia referente a la excepción previa de incompetencia. Kupreski y otros”. par. ni tampoco se ejecuten en el mismo sitio. Tadic”. una violación de las leyes o costumbres de la guerra puede ser cometida en un momento y en un lugar donde no se desarrolle combate alguno. Tadic”. 112 Ídem. continúa aplicándose aun después de la cesación de hostilidades. 110 Asunto “Fiscalía vs. 113 Ídem. par. sentencia del 15 de julio de 1999. independientemente de que allí se desarrollen combates o no. sentencia del 14 de enero de 2000. pars.95-16.110 Una vez se ha establecido la existencia de un conflicto armado. incluidas las reglas relativas a los crímenes contra la humanidad. fallo del 2 de octubre de 1995. hasta que un arreglo pacífico sea alcanzado. La región donde se desarrollan efectivamente los combates no coincide necesariamente con la zona geográfica cubierta por el derecho de la guerra. pars. Tal como lo ha indicado la Sala de Primera Instancia. planteada por la defensa. Tadic”. 249 y 251. “Fiscalía vs. 108 Tema III. el derecho internacional humanitario.129 del estatuto del tribunal. Ver igualmente. caso IT-94-1-A. Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal. 70. 546. al conjunto del territorio controlado por una parte en el conflicto. incluso así los crímenes no se cometan simultáneamente con los combates efectivos.109 La Sala de Apelaciones ha sostenido que no se requiere un nexo entre los actos del acusado y el conflicto armado y que la condición de la existencia de un conflicto armado se encuentra cumplida a partir del momento en que se halla probada la existencia de un conflicto en una época y en unos lugares determinados.

si bien no han sido cometidos en el teatro de operaciones. Aquello traduce una concepción equivocada de las relaciones entre el derecho de la guerra y las legislaciones internas aplicables en tiempo de paz. 59.130 58. La Sala de Apelaciones cree entender que el argumento de los apelantes consiste en decir que. El derecho de la guerra no suplanta. los crímenes de guerra de diferencian de las infracciones a las normas penales internas en la medida en que se encuentren determinadas por el contexto en el cual son cometidas (el conflicto armado) o dependen de él. que la víctima pertenezca al bando contrario. por su propia esencia se encuentran relacionados con el conflicto. necesariamente. El crimen de guerra no es. El derecho de la guerra puede aplicarse a ambos tipos de actos. que el autor del crimen actuó desde la óptica de servir al conflicto armado o bajo el amparo de éste. 60. aquello bastará para concluir que sus actos se encuentran estrechamente vinculados con el conflicto armado. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . que lo sabían y que participaron Primera parte. que la existencia de un conflicto armado haya pesado sobre la capacidad que tiene el autor para cometerlo. En ese orden de ideas. un acto planificado o fruto de una determinada política. es más. pero se requiere. los apelantes reconocieron que existía un conflicto armado “en la región de Foca” en la época en cuestión. si puede ser establecido. la decisión de hacerlo. Un vínculo de causalidad no se exige al respecto entre el conflicto armado y la perpetración del crimen. entre otros. que la víctima no sea un combatiente. no lo puede ser en tiempos de guerra. necesariamente. […] 64. De igual manera. y que en la comisión del crimen hayan intervenido funciones oficiales del autor o se inscriban en tal contexto. De hecho. Para determinar si un determinado acto se encuentra suficientemente vinculado con el conflicto armado la Sala de Primera Instancia puede tener en cuenta. El argumento de la defensa según el cual el derecho de la guerra no prohíbe más que los actos vinculados específicamente con situaciones de guerra efectiva. a partir del momento en que un acto es objeto de investigación en tiempos de paz. la manera como se cometió o el objetivo por el cual se perpetró. los siguientes indicios: el hecho de que el autor del crimen sea un combatiente. como lo fue en el caso concreto. puede aportarle los elementos necesarios a la protección que debe garantizarse a las víctimas en tiempo de guerra. las leyes en vigor en tiempo de paz. A veces el derecho de la guerra puede abarcar actos que. es equivocado. al menos. el hecho de que el acto pueda ser considerado como un medio para la consecución del objetivo último de una campaña.

sino que existe sobre todo el territorio controlado por las partes beligerantes. declararon que el conflicto armado no existió más que sobre el territorio de la “municipalidad de Foca”. que el fiscal no estaba obligado a probar la existencia de un conflicto armado sobre cada centímetro cuadrado de la región en general. La Sala de Apelaciones advierte que las municipalidades de Gacho y Kalinovik son vecinas de aquella de Foca. Considera. que indudablemente hubiera podido ser cometido en ausencia del conflicto. geográfica y material . El derecho internacional humanitario no apunta a todos los actos ilegales perpetrados durante un conflicto armado.114 Posteriormente. b) La existencia de un vínculo suficiente entre los actos presuntamente cometidos por el acusado y el conflicto armado 45. Ver igualmente. Sentencia proferida el 25 de junio de 1999 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. La Sala de Apelaciones considera ampliamente probado ante la Sala de Primera Instancia que en la época señalada existía un conflicto armado en las municipalidades de Gacko y Kalinovik. La Sala determinará si existe tal vínculo entre los actos imputados al acusado y el conflicto armado. Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal. Basta con demostrar que un acto se encuentra estrechamente vinculado con el conflicto armado. acertadamente concluyó la Sala de Primera Instancia que existía un conflicto armado en los lugares y momentos señalados en el acta de acusación.131 en él. Radicado: IT-95-14/1-T. que las conductas de los apelantes se encontraban estrechamente vinculadas con el conflicto. en razón del conflicto. Un estado de conflicto armado no se limita únicamente a los sectores donde se desarrollan efectivamente los combates. 114 Tema III. así como efectivamente lo concluyó la Sala de Primera Instancia. Asunto “Fiscal vs. Prosecutor Submission Regarding Admissions and Contested Matters. 1º de febrero de 2000. La Sala de Primera Instancia no se equivocó al concluir que las tres municipalidades se encontraban en el teatro de un conflicto armado. Necesariamente debe demostrarse que tal acto. No se aplica más que a aquellos que presenten un vínculo suficiente con la conducción de las hostilidades. 46 y 47. Así las cosas. tal como lo exige el artículo 3º del Estatuto. Aleksovski”. Teniendo en cuenta la audiencia de apelación. La Sala de Apelaciones rechaza el argumento de los apelantes según el cual el derecho de la guerra no abarca sino los actos que puedan ser cometidos en el marco de los combates efectivos. pp. 65. ni al concluir que los actos de los apelantes se encontraban estrechamente vinculados con el conflicto armado. lo ha sido contra la víctima en cuestión. además.

2. próxima a la frontera con Montenegro). internacional o mixto. con demostrar la existencia de un conflicto armado en BosniaHerzegovina. ubicada al sureste. cuyo contexto se inscribe en el enfrentamiento entre croatas y musulmanes de Bosnia. Hechos y contexto de los casos Los tres casos se desarrollan en contextos geográficos distintos de Bosnia-Herzegovina: Tadic (región de Prijedor. consideró que éstas guardaban un vínculo con un conflicto armado. Por su parte. el TPIY. en el asunto “Aleksovski”. 2. a partir de minuciosos análisis de los respectivos contextos en los cuales tuvieron lugar las conductas delictivas. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . tomando en cuenta el lugar y el momento de su comisión. fuera interno o internacional. en la región de Prijedor no existía un conflicto armado interno ni internacional. lo único que había sucedido era que la población serbia había tomado el control político de determinadas localidades. Primera parte. por cuanto las hostilidades se desarrollaban muy lejos de allí. en el territorio de Bosnia-Herzegovina. Aspectos relevantes de las decisiones 2. Lo anterior era presupuesto para sancionar a los acusados por la comisión de crímenes de guerra. Sin embargo. No bastaba. y soportándose en numerosos testimonios.2.1. era igualmente necesario probar la relación entre el crimen imputado y el conflicto armado. en los términos del Estatuto del TPIY. Ámbito de aplicación territorial En el asunto “Tadic” la defensa alegaba que. los tres asuntos tienen un denominador común: los fiscales y jueces del TPIY tenían que establecer si los diversos crímenes imputados. fuese éste interno. por tanto. guardaban una relación o nexo con el conflicto armado que se desarrollaba. en el centro del país). por el contrario. al noroeste. y Aleksovski (valle de la Lazva.1. en el asunto “Dragoljub Kunarac y otros” los acusados sostuvieron igualmente que en las localidades donde se hallaban tampoco tenía lugar un conflicto armado y que ante la Sala de Primera Instancia se les había impedido probarlo. Dragoljub Kunarac y otros (región de Foca. y que. Tampoco coinciden los momentos de la comisión de los respectivos crímenes: Tadic (entre abril y mayo de 1992. sin embargo. En los tres casos. Aleksovski (entre enero y mayo de 1993) y Dragoljub Kunarac y otros (entre comienzos de 1992 y mediados de 1993).132 2. Comentario jurisprudencial 2. al momento de cometerse los supuestos actos criminales. Así mismo. en aquel entonces. se alegaba la inconexidad de las conductas imputadas con las hostilidades. aproximadamente). cerca a la frontera con Croacia).

para la jurisprudencia penal internacional la comisión de graves infracciones al DIH no tienen como único escenario los combates abiertos que libran las partes en contienda. entran en el ámbito de aplicación del derecho humanitario. Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal. pero que guardan un nexo o un vínculo estrecho con el desarrollo del conflicto armado. determinadas conductas delictivas que se cometen por fuera de aquéllos. como se explicó en el asunto “Dragoljub Kunarac y otros”: “no existe una correlación necesaria entre el área donde se desarrollan los combates como tales. siguió la jurisprudencia sentada por el TPIY en materia de aplicación geográfica del DIH. en el asunto “Blaskic”. en sentencia del 3 de marzo de 2000. y como aspecto más importante. Quiere ello decir que. De allí que el estado de conflicto armado no se limita a las áreas de combate militar efectivo. providencia de 29 de enero de 2007. y por ende. ICC-01/04-01/06. al igual que sitios donde se presentan hechos relacionados directamente con el desarrollo o el devenir de las hostilidades. el DIH se aplica tanto a los lugares donde se libran los combates. 115 Tema III. la jurisprudencia penal internacional. Corte Penal Internacional. Es suficiente probar la existencia del conflicto dentro de la región como un todo de la que forman parte dichos municipios”. geográfica y material . De manera complementaria. Más recientemente. y el alcance geográfico de las leyes de la guerra”. en la decisión sobre la confirmación de cargos en el asunto “Fiscalía vs. Lubanga”. sino que existe a lo ancho de todo el territorio bajo control de las partes en contienda. como al territorio controlado por el Estado o los grupos armados organizados. Sala de Cuestiones Preliminares. en los siguientes términos: Un crimen de guerra se configura si el acto criminal en cuestión tiene un vínculo con el conflicto armado. Como se mencionó anteriormente. en el asunto “Dragoljub Kunarac y otros” el TPIY sostuvo que “las leyes de la guerra puedan abarcar actos que.115 la Sala de Cuestiones Preliminares. en providencia del 29 de enero de 2007. los Elementos de los Crímenes requieren que el comportamiento en mención tenga un vínculo con el contexto del conflicto armado y se encuentre asociado a él. Lubanga”.133 Así pues. “no es necesario que un determinado municipio sea presa de la confrontación armada para que se apliquen allí los estándares del derecho internacional humanitario”. se encuentran sustancialmente relacionados con éste”. aunque no han sido cometidos en el teatro del conflicto. Lo anterior por cuanto. consideró que “no es necesario establecer la existencia de un conflicto armado dentro de cada municipio implicado. asunto “Fiscalía vs. en términos geográficos. Así. De tal suerte que.

ver: Gutiérrez Posse. sino de un delito ordinario. 3) el hecho de que la víctima sea miembro del bando opuesto. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko. 117 Sobre este mismo punto. ni de exigir que la conducta tenga lugar en medio de los combates. “International legal protections for persons hors de combat”.. 617. Sin embargo. en RICR. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko. es que Sobre el particular puede ser consultado: Moir. Ámbito de aplicación material Además del ámbito geográfico. Lieden: Martinus Nijhoff. de considerar el conflicto armado como la causa última del comportamiento. L. 2006. Al respecto la mencionada jurisprudencia ha señalado la existencia de algunos indicios que sirven para establecer el nexo entre la conducta delictiva y la aplicación del DIH.134 Al respecto. el conflicto armado debe desempeñar un papel sustancial en la decisión del autor del crimen. la Sala se apoya en la aproximación de la jurisprudencia del TPIY. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . la jurisprudencia penal internacional ha entendido que se precisa de la existencia de un vínculo cercano y suficiente entre la conducta y el desarrollo del conflicto armado. H. en The legal regime of the International Criminal Court. tales como: 1) la calidad de combatiente del victimario.. “Particular issues regarding war crimes in internal armed conflicts”.118 se trata de un conjunto de indicios que a su vez pueden soportarse en testimonios que le sirven al investigador para determinar si está en presencia de un crimen de guerra. debe ser probado en ausencia de éstos. como lo indica la jurisprudencia internacional. p. en The legal regime of the International Criminal Court. 861. S.2. 575. no se tratará de un crimen de guerra. p. 78. En tal sentido.2. 118 Ver al respecto. p. la aplicación del DIH implica la existencia de un vínculo entre el hecho o situación examinada y el conflicto armado.117 Precisemos que no se trata de requisitos que deban cumplirse de manera acumulativa. 2009.. por el contrario. 2. según la cual el comportamiento debe estar estrechamente vinculado con las hostilidades que se desarrollan en todas las partes del territorio controlado por las partes en el conflicto. No se trata. “The relationship between internacional humanitarian law and the internacional criminal tribunals”.116 Lo anterior por cuanto no todo acto ilícito cometido durante un conflicto armado se encuentra sometido al DIH. pues. 4) el hecho de que el acto delictivo pueda ser visto como un medio para lograr los fines últimos de una campaña militar. y 5) el hecho de que el acto haya sido cometido como parte de los deberes oficiales del perpetrador o en el contexto de dichos deberes. Aquello que por supuesto es evidente cuando se presentan hostilidades o combates. 116 Primera parte. en su capacidad de ejecutarlo o en la manera como el crimen fue finalmente perpetrado. y por ende. sino que. núm. Lo importante. 2009. Egorov. 2) la condición de no combatiente de la víctima. en últimas. Lieden: Martinus Nijhoff.

5 del Protocolo adicional II de 1977 reza: A la cesación de las hostilidades. La importancia de diferenciar entre las nociones de conflicto armado interno y combate Es usual en nuestro medio que se confundan. o 4) su realización presenta una conexión con los fines perseguidos por los combatientes. las disposiciones referentes al deber de promoción del DIH). Bogotá. como lo han indicado los jueces penales internacionales. las nociones “conflicto armado interno” y “combate”. un acto planificado o fruto de una determinada política de alguna de las partes. las autoridades en el poder procurarán conceder la amnistía más amplia posible a las personas que hayan tomado parte en el conflicto armado o que se encuentren privadas de libertad. Guerra y violencias en Colombia: herramientas e interpretaciones. De hecho. Con todo. el derecho internacional humanitario se aplica desde el inicio de las hostilidades y hasta que se haya alcanzado un arreglo pacífico. algunas normas están llamadas a ser aplicadas con antelación a tal hecho (verbigracia. internadas o detenidas por motivos relacionados con el conflicto armado. En tal sentido. se puede cometer de manera aislada o igualmente de forma masiva o sistemática. Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal.1. 2.3. sobre casos específicos de guerra y conflicto armado y contexto histórico: Aponte. geográfica y material . se tiene la idea de que el derecho internacional humanitario se aplica únicamente cuando está teniendo lugar un enfrentamiento bélico abierto. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. el artículo 6. deben serlo al término de las hostilidades (verbigracia. 3) la manera como se cometió guarda relación con los medios y métodos empleados por los combatientes. dadas las condiciones en que aquél se desarrolla. necesariamente. repatriación de prisioneros de guerra). a partir del momento en que tiene lugar un conflicto armado interno o internacional deben aplicarse las normas convencionales y consuetudinarias del derecho internacional humanitario. en tanto que otras. 2) haya incidido en la decisión del perpetrador de cometerlo. 2.3. bien sea que: 1) lo haya facilitado. Así las cosas.135 la existencia del conflicto armado haya desempeñado un papel importante en la comisión del crimen.3. Implicaciones para Colombia 2. Ámbito de aplicación temporal De conformidad con la jurisprudencia penal internacional.2. entendiéndolas incluso como sinónimas. 2009. De hecho. En otras palabras. la jurisprudencia penal internacional Cf. David y Restrepo. 119 Tema III.). Jorge (eds. se debe tener en cuenta que el crimen de guerra no es.119 Así mismo.

Ahora bien. esto es. pero especialmente la secuestrada. sostuvo: Confrontación que implica una lucha de contrarios. y el segundo ha recaído sobre el oleoducto Caño Limón . Primera parte. Situación que no acontece en el caso concreto porque el artefacto fue activado por una sola persona desde una distancia prudencial y al efectuarse la explosión se extinguió el ataque. por irregular que ella sea. una reacción ante el ataque que depende. sino que exige además la posibilidad de que se pueda repeler. colectivo. de manera complementaria. regular o irregular. Así por ejemplo. en sentencia del 27 de mayo de 1999. pueden ser considerados como objetivos militares. señaló: El combate comporta un enfrentamiento armado de carácter militar. determinado en tiempo y espacio. en el asunto del líder guerrillero del ELN Francisco Galán. no sólo de la capacidad de respuesta. al momento de analizar jurídicamente la activación de un artefacto explosivo por parte de la guerrilla contra una patrulla militar en la localidad de San Vicente de Chucurí. en ninguna contienda.136 arroja unas luces importantes. De igual manera. Así por ejemplo. ninguno de los cuales. y a condición de que guarden un vínculo o nexo con el desarrollo del conflicto armado. en cuanto la población civil no tiene la calidad de combatiente.Coveñas. sin que la operación haya constituido una refriega. ni puede ser considerada como objetivo militar por quienes pretenden el cambio del establecimiento. controlados por las partes. No se trabó el combate. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . hubo una acción de la insurgencia contra un escuadrón del Ejército Nacional y personas civiles. En el presente evento aparece evidente que ni el secuestro extorsivo ni el terrorismo fueron cometidos en combate. sin que la patrulla del Batallón D’elhuyar pudiera rechazar una agresión que no subsistía. en un enfrentamiento armado de carácter militar. persona civil ajena al conflicto. ya que el primero tuvo como víctima una señora. es pertinente señalar que la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia. no sólo durante situaciones de combate o de enfrentamiento armado. ha venido precisando qué entiende por el concepto “combate”. sino en otros lugares. al indicar que el derecho internacional humanitario se aplica a partir del momento en que existe un conflicto armado interno y que los crímenes de guerra pueden cometerse. en sentencia del 20 de febrero de 2001. de tiempo atrás. Las acciones delictivas de los subversivos contra personas civiles ajenas al conflicto no constituyen actos de combate. con el propósito de someter al contrario y con el fin último de imponer un nuevo régimen constitucional o derrocar al gobierno nacional por parte de los rebeldes. en algunos fallos la Sala Penal de la CSJ ha equiparado una situación de “combate” con aquella de “confrontación armada”.

la CSJ ha considerado que. sin embargo. la Corte sostuvo: Lo anterior. en otras ocasiones. Así por ejemplo. evidencia las dificultades prácticas con que suelen toparse los jueces al momento de establecer diferencias entre actos terroristas y un combate. para que pueda hablarse de la comisión de un “acto en combate”. entonces. se enmarca en la definición que de combate Tema III. Asimismo. al momento de examinar el homicidio perpetrado contra un agente de policía en solitario por integrantes de un grupo armado. señalemos que. pues aquel exige un enfrentamiento de carácter colectivo. si bien conduce a un tratamiento punitivo más favorable. en sentencia del 27 de agosto de 1999. habiéndose topado con miembros de la guerrilla. […] Las anteriores precisiones. Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal. actos ejecutados en combate. la CSJ examinó el caso de un enfrentamiento armado que se había presentado cuando integrantes del Ejército Nacional se disponían a reconocer un paraje. dado el contexto en que se presentó el enfrentamiento armado entre unidades del Batallón de Infantería Miguel Antonio Caro. hipótesis de la cual no parte el legislador. consideró: Así. resultado de lo cual se presentaron bajas en ambos bandos. éste debe tener un carácter colectivo. la CSJ ha considerado que los actos cometidos por integrantes de grupos armados ilegales fueron ejecutados “en combate”. Al analizar este contexto. no pretende significar que cualquier enfrentamiento de los grupos rebeldes con las Fuerzas Armadas se deba entender a priori como combate. y miembros del Frente 22 de las FARC. no lleva a la exclusión de toda responsabilidad penal. pues en tales eventos de todas maneras se desconoce el principio de distinción al que se ha venido haciendo referencia. Al respecto. más allá de intentar precisar el término “combate”. lo cual. pues puede suceder que éste se genere como consecuencia de la intervención de la autoridad para proteger a la población civil de los hostigamientos o abusos que suelen cometer esta clase de grupos irregulares. Finalmente. le permiten a la Sala concluir que en este evento. ni de condición inherente o estado obvio y siempre presente de la actividad subversiva. habría de concluirse que todos los actos delictivos cometidos en desarrollo de la acción rebelde serían. no es cierto que el homicidio del agente policial hubiera sido cometido en combate. En el caso que nos ocupa no se trabó ni podía trabarse ningún combate entre la agrupación insurreccional y el solitario agente de policía.137 El anterior extracto jurisprudencial resulta interesante por cuanto. del Ejército Nacional. expresión que no puede ser entendida en términos abstractos de confrontación política. en sentencia del 15 de febrero de 2006. geográfica y material . sin excepción. Si se aceptara esta interpretación.

Ambos. para en su lugar condenar a la procesada por el delito de homicidio simple. pasa por recurrir a los factores geográfico. en gracia de discusión. en los términos de la jurisprudencia penal internacional.138 se extrae de las disposiciones del derecho internacional. la CSJ casó parcialmente la sentencia de segunda instancia. Los delitos cometidos “con ocasión y en desarrollo del conflicto armado” Bien es sabido que la totalidad de las conductas delictivas tipificadas en el título II del Código Penal colombiano cuentan con un elemento normativo del tipo. Al respecto Kai Ambos aclara que. existen delitos que “ocurren durante la existencia de un conflicto armado. p.. 2. Temas de derecho penal internacional y europeo. las versiones de los rebeldes condenados y los miembros del Ejército que participaron en la operación denominada “Doce de Mayo”. consistente en que deben haber sido perpetradas “con ocasión y en desarrollo del conflicto armado”. 120 Primera parte. y en consecuencia. la doctrina y la jurisprudencia. del título II del CP. pero no tienen relación con él. Como punto de partida. arribaríamos a la conclusión de la inaplicación del DIH. Si por el contrario. condición que apela a los factores material y geográfico. 60. Madrid. K. es decir. estimamos que un delito fue cometido “con ocasión del conflicto”. se requiere que además el acto sea cometido “en desarrollo del conflicto armado”. al argumento según el cual no existe un conflicto armado en Colombia o no ha existido durante el ámbito temporal de aplicación de la Ley de Justicia y Paz. en el sentido de que la conducta sea cometida “con ocasión y en desarrollo del conflicto armado”.3. 2006. por cuanto todos los crímenes serían comunes. lo cual significa que ocurren solamente con ocasión de él”. encontramos que escapan a la aplicación del título II del CP aquellas conductas cometidas en ausencia de un conflicto armado. se apela al ámbito temporal. temporal y material de aplicación del DIH. tal y como se sostuvo en las instancias a partir del mismo informe de captura. Marcial Pons. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . De allí que.120 De tal suerte. sea interno o internacional. estamos afirmando que la conducta ocurrió durante la existencia de un conflicto armado. en los términos de la jurisprudencia penal internacional. Así las cosas.2. la comprensión del elemento normativo de los tipos penales que figuran en el título II del CP colombiano. A partir de las anteriores consideraciones. si recurrimos.

y el DIH funciona como lex specialis en aquellos casos en que su regulación específica provee respuestas más precisas a las situaciones de hecho que la regulación sobre derechos humanos.3. bien entendido. Alvi. paramilitares. como lo es precisamente el caso de la Ley de Justicia y Paz. Por el contrario. escuadrones de la muerte. Bogotá. Bogotá. en términos de diversidad de actores (Fuerzas Armadas del Estado. 121 Tema III. no se opone a la aplicación de los derechos humanos. grupos terroristas. infomación sobre este tema en el contexto de la Ley de Justicia y Paz: Forer. De allí que. con otras para tiempos de normalidad.122 CIJ. Alvi. no se tenga la suficiente claridad acerca de la aplicación del DIH en Colombia. Lo cierto es que la naturaleza de lex specialis que caracteriza al DIH. Kai y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. según la CIJ. p. como lo es el Código Penal.139 2. grupos armados ilegales. 2010. Estudio sobre la facultad de intervención complementaria de la Corte Penal Internacional a la luz del denominado proceso de Justicia y Paz en Colombia. López Díaz. y la CIJ ha rechazado repetidamente la proposición según la cual los derechos humanos no son aplicables cuando el DIH lo es. ambos sistemas jurídicos se complementan. los tratados de derechos humanos tienen plena aplicabilidad en esos casos. Procedimiento de la Ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005) y derecho penal internacional. con excepción de su título II. etcétera) y de normatividad que ha sido proferida por los legisladores ordinario y extraordinario para hacerle frente a la situación excepcional. Ambos. opinión consultiva del 8 de julio de 1996. tomando para ello en cuenta los ámbitos de aplicación material. conduce a que. un acto de tortura perpetrado por agentes estatales o un operativo policial llevado a cabo contra integrantes de una “banda emergente”) debe aplicarse el derecho internacional humanitario o el derecho internacional de los derechos humanos. 25. 2010. se termine discutiendo acerca de si. De hecho. en un determinado supuesto fáctico (verbigracia. en ocasiones. El grado de confusión se incrementa por la coexistencia de normatividades propias de una situación de conflicto armado. bandas de narcotraficantes.3. su complejidad. Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal.121 De allí que la jurisprudencia internacional analizada ofrece importantes elementos de juicio para determinar cuándo se deben aplicar las normas humanitarias. “Legalidad del uso o amenaza de uso de armas nucleares”. Andreas. temporal y geográfica. geográfica y material . 226. en el sentido de encontrarse más adaptado para ser aplicado durante situaciones de conflicto armado. por ejemplo. Claudia y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Acerca de los crímenes de lesa humanidad y su aplicación en Colombia. párr. en ICJ Reports. 122 Cf. Coexistencia de legislaciones de tiempos de normalidad y anormalidad La extensa duración que ha caracterizado al conflicto armado colombiano.

2. y el alcance geográfico de las leyes de la guerra”. así como a otros lugares donde. de los combates como tales”. la jurisprudencia penal interna se ha aproximado a la noción internacional de crimen de guerra. por lo tanto. Es suficiente establecer la existencia del conflicto dentro de la región como un todo de la que forman parte dichos municipios”. La jurisprudencia internacional ha aceptado que para efectos de aplicar el derecho internacional humanitario “no es necesario establecer la existencia de un conflicto armado dentro de cada municipio implicado. espacial y material. que “una violación de las leyes o costumbres de la guerra [pueda]. El DIH se aplica automáticamente cuando están dadas las condiciones de índole temporal. cuando se logre un arreglo pacífico”. geográfica y material del derecho internacional humanitario. o en caso de conflictos internos. Así pues.2.1 En términos temporales. se han dado hechos que se relacionan de cerca con el conflicto armado.123 He aquí un claro ejemplo de la aplicación del bloque de constitucionalidad. temporal y material de aplicación del DIH. En palabras de la Corte Constitucional: 1. en ocasiones se ha tenido en cuenta. Sin embargo. y por ende. que “no es necesario que un determinado municipio sea presa de la confrontación armada para que se apliquen allí los estándares del derecho internacional humanitario. como a la totalidad del territorio controlado por el Estado y los grupos armados enfrentados. […] el requisito de que los actos del acusado estén relacionados de cerca con el conflicto armado no se incumple cuando los crímenes son remotos.140 2. debe complementarse y adecuarse con la comprensión de los factores geográfico. temporal y geográficamente. a efectos de no adecuar típicamente un homicidio como “homicidio con fines terroristas”. Ámbitos de aplicación temporal. ocurrir durante un tiempo y en un lugar en los que no se desarrolla un combate efectivo como tal. si bien no ha habido materialmente una confrontación armada. especialmente. A modo de conclusión De lo anterior es posible extraer las siguientes conclusiones: 1) La noción de “acto de combate” ha servido. que “no es necesario probar que hubo un conflicto armado en todas y cada una de las pulgadas cuadradas del área en general. tal y como lo entendió la Corte Constitucional en sentencia C-291 de 2007. para determinar si cierto comportamiento puede ser considerado como “delito atroz”. 1. “el derecho internacional humanitario se aplica desde la iniciación de tales conflictos armados.2. un delito calificado como “atroz”. y en ese sentido no susceptible de ser indultado o amnistiado. De tal suerte que la jurisprudencia penal ha estimado que cuando se viola un principio del derecho internacional humanitario (verbigracia. El estado de conflicto armado no se limita a las áreas de 123 Primera parte. y se extiende más allá de la cesación de hostilidades hasta que se haya logrado una conclusión general de la paz. aunque no han sido cometidos en el teatro del conflicto. aquella noción. proporcionalidad en el ataque o distinción entre población civil y combatiente). 1. sino como un homicidio simple. Así lo ha explicado el Tribunal Penal para la antigua Yugoslavia al precisar que “no existe una correlación necesaria entre el área donde se desarrollan los combates como tales. De igual forma. elaborada por los jueces internos. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . el derecho internacional humanitario se aplica tanto a los lugares en los que materialmente se desarrollan los combates u hostilidades armados. y que “las leyes de la guerra [puedan] frecuentemente abarcar actos que. en los términos de la jurisprudencia penal internacional. tales condiciones hacen que “el ámbito temporal y geográfico tanto de los conflictos armados internos como de los internacionales se extienda más allá del tiempo y lugar exactos de las hostilidades”.4.2 En términos geográficos. se encuentran sustancialmente relacionados con éste”. se está ante un acto cometido “fuera de combate”.

es necesario que tal hecho o situación guarde una relación cercana y suficiente con el desarrollo del conflicto. el conflicto armado—”. que bien podría ser cometido en ausencia de un conflicto. cuando se trata de hechos o situaciones que tienen lugar en lugares donde no se desarrollan directamente los combates. Tema III. para la aplicación del derecho internacional humanitario “sería suficiente […] que los crímenes alegados estuviesen relacionados de cerca con las hostilidades desarrolladas en otras partes de los territorios controlados por las partes del conflicto”. una parte sustancial en la capacidad del perpetrador para cometerlo. “sólo aquellos actos suficientemente relacionados con el desarrollo de las hostilidades están sujetos a la aplicación de este derecho. y así mismo. Así. sea que allí se desarrollen los combates como tales o no”. que es suficiente establecer que “el perpetrador actuó en desarrollo o bajo la apariencia del conflicto armado”. sino que existe a lo ancho de todo el territorio bajo control de las partes en guerra”. así. en los términos explicados a lo largo de este comentario jurisprudencial. a condición de que el acto guarde relación con el desarrollo del conflicto. fue perpetrado contra la víctima o víctimas afectadas por razón del conflicto en cuestión”. el hecho de que el acto pueda ser visto como un medio para lograr los fines últimos de una campaña militar. por ejemplo. combate militar efectivo. y que “el conflicto no debe necesariamente haber sido la causa de la comisión del crimen. De tal manera. La presencia de tal nexo ha sido analizada por la jurisprudencia penal internacional.2.3 En términos materiales. para que determinado hecho o situación que ha ocurrido en un lugar en el que no se han desarrollado los combates armados quede cubierto bajo el ámbito de aplicación del derecho internacional humanitario. 3) Es importante que no se confunda aplicación del DIH con realización de combates. como mínimo. consistente en que la conducta sea cometida “con ocasión y en desarrollo del conflicto armado”.141 2) El ingrediente normativo de los tipos penales del título II del CP. La jurisprudencia internacional ha proporcionado distintos criterios para determinar la existencia de un nexo cercano entre un determinado hecho o situación y el conflicto armado internacional o interno en el que ha tenido lugar. También ha precisado la jurisprudencia. en su decisión de cometerlo. o en el contexto de dichos deberes. o el hecho de que el acto haya sido cometido como parte de los deberes oficiales del perpetrador. geográfica y material . se trata de actos que guardan clara relación con el desarrollo del conflicto armado. Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal. evidencia que el legislador exige la existencia de un vínculo fuerte entre el acto investigado y el derecho internacional humanitario. en casos de comisión de crímenes de guerra. Al determinar la existencia de dicha relación las Cortes internacionales han tomado en cuenta factores tales como la calidad de combatiente del perpetrador. como se ha explicado. la calidad de no combatiente de la víctima. el hecho de que la víctima sea miembro del bando opuesto. Lo anterior puede ser importante. En efecto. es decir. y con el objetivo de mostrar resultados operativos contra los grupos armados ilegales. En efecto. el derecho internacional humanitario se aplica desde su iniciación hasta el logro de un arreglo pacífico. con un fin vinculado al desarrollo de las hostilidades. 1. que en el caso específico de los conflictos armados internos. no todos los hechos ilícitos que ocurren durante un conflicto armado se someten al derecho internacional humanitario. en casos de ejecuciones extrajudiciales o mal llamados “falsos positivos”. contra miembros de la población civil. las normas humanitarias se aplican más allá del lugar donde tienen lugar las hostilidades. en la medida en que son perpetrados por combatientes. en la manera en que fue cometido o en el objetivo para el que se cometió”. ha señalado que tal relación cercana existe “en la medida en que el crimen sea moldeado por o dependiente del ambiente en el que se ha cometido —verbigracia. en “todo el territorio bajo el control de una de las partes. sino que la existencia del conflicto debe haber desempeñado. […] Es necesario concluir que el acto.

en The Rome Statute of the International Criminal Court.1. Aponte. “War crimes in non-international armed conflicts”. 2008. Una laguna jurídica del derecho internacional.142 2. “International legal protections for persons hors de combat”. Collected essays. Jorge (eds. 2010. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko. 1992. Acerca de los crímenes de lesa humanidad y su aplicación en Colombia. segunda edición. Andreas. Bothe. Estudio sobre la facultad de intervención complementaria de la Corte Penal Internacional a la luz del denominado proceso de Justicia y Paz en Colombia. M. 2006. 2002. La Haya: Martinus Nijhoff. M. 2008. Violencia interna y protección de la persona. “War crimes”. 861. Conflictos armados internos y derecho internacional humanitario. K. Forer. Ambos. Valencia. Madrid. Procedimiento de la Ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005) y derecho penal internacional. Claudia y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Gutiérrez Posse. en War crimes in international law. Boston: Martinus Nijhoff Publishers.2009. Bogotá: Alvi. Salamanca: Universidad de Salamanca. Reflections on the law of war. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . Guerra y violencias en Colombia. Costas. “The relationship between international humanitarian law and the international criminal tribunals”. Bogotá: ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. 2007. A. Mangas Martín. David y Restrepo.5. Doctrina especializada Ambos... 2009.5. Egorov. F. “The law of non-international armed conflicts”. Bothe. Bibliografía 2. Marcial Pons. en: RICR. Bogotá: Alvi. D. Kai y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. M. Lieden: Martinus Nijhoff. en The handbook of International Humanitarian Law. Oxford: Oxford University.. 2006. núm. en The legal regime of the International Criminal Court. 2010. Temas de derecho penal internacional y europeo. Fleck. Karlshoven. Primera parte.). H. A commentary.Oxford: Oxford University. López Díaz. S. 1996.Herramientas e interpretaciones..

Moir. Bogotá. Universidad Externado de Colombia. J.143 Meron.. Dusko Tadic. 2009. Oxford. Cambridge: Cambridge University. CPI Corte Penal Internacional. asunto “Fiscal vs. La Constitución colombiana y el derecho internacional humanitario. en: The legal regime of the International Criminal Court. Oxford. Clarendon.. __. Lieden: Martinus Nijhoff. Bogotá. asunto “Fiscal vs. Sala de Apelaciones del TPIY. L.5. Clarendon. 2003. asunto “Fiscalía vs.. IT-96-23. Derecho internacional humanitario y estado de beligerancia. segunda edición. 1992. alias Dule” (sentencia relativa a la apelación de la defensa concerniente a la excepción previa de incompetencia. Jurisprudencia a.2. Ramelli. W. Tema III. 2004. asunto “Fiscal vs. Oráa. “Particular issues regarding war crimes in internal armed conflicts”. TPIY IT-94-1-A. Serie Teoría jurídica y filosofía del derecho. 2. TPIY-96-23-T. ICC-01/0401/06. Human Rights in Status of Emergency in Internacional Law. Schabas. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko. Universidad Externado de Colombia. Tihomir Blaskic”. Dragoljub Kunarac y otros”. IT-95-14/1-T. T. Human Rights and Humanitarian Norms as Customary Law. sentencia proferida el 22 de febrero de 2001 por la Sala de Primera Instancia. asunto “Fiscal vs. providencia del 29 de enero de 2007. proferida el 2 de octubre de 1995). sentencia proferida el 25 de junio de 1999 por la Sala de Primera Instancia. asunto “Fiscal vs. IT-95-14-T. sentencia proferida el 3 de marzo de 2000 por la Sala de Primera Instancia. Lubanga”. Dragoljub Kunarac y otros”. sentencia proferida el 12 de junio de 2002 por la Sala de Apelaciones. 2004. An introduction to the International Criminal Court. Aleksovski”. Sala de Cuestiones Preliminares. geográfica y material .. b. 1989. A. Derecho internacional humanitario: ámbitos de aplicación temporal.

S. Bogotá.. Sentencia del 25 de agosto. É. Bogotá.. M. P. rad. J. Bogotá. __(2009). P. N.: Espinosa Pérez. P.144 c. Sala de Casación Penal (1999). Sentencia C-291. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario .: Pinilla Pinilla. CSJ Colombia. en: ICJ Reports.661.433. M.: Lombana Trujillo.. E.: Cepeda Espinosa. J. rad.: Córdova Poveda. opinión consultiva del 8 de julio de 1996. Bogotá. CIJ Corte Internacional de Justicia. “Legalidad del uso o amenaza de uso de armas nucleares”. Bogotá. Sentencia del 15 de febrero. d. Corte Constitucional (2007). Sentencia del 27 de mayo. Corte Suprema de Justicia. rad. 12. Asunto “Giancarlo Gutiérrez Suárez”. __ (1999). M.. P. Corte Constitucional Colombia. rad. M. M. 21. P.. e. 32. Providencia del 21 de septiembre.330. __ (2006).022. 13. Primera parte. M.

en circunstancias excepcionales. Asunto “Fiscal vs. se encuentren o no ubicados en un territorio ocupado. no justificada por necesidades militares. En el caso concreto. un único hecho puede provocar tales destrucciones. a saber. Naletilic y Martinovic”. además. cuya destrucción no es absolutamente necesaria para las operaciones militares. el bombardeo de un hospital. la apropiación. La Sala considera que existen dos categorías de bienes protegidos por el régimen de las infracciones graves: 1) los bienes que se benefician de la protección general de los convenios de 1949. y por la otra. ejecutadas a gran escala de forma ilícita y arbitraria”. y 2) los bienes protegidos por el artículo 53 del IV Convenio de Ginebra. Este literal apunta a dos infracciones distintas: por una parte. Se puede considerar que. en tanto constituyen una infracción grave a los convenios de Ginebra de 1949. que los bienes destruidos se hayan beneficiado de una protección general o que hubiesen sido protegidos por cuanto se encontraban en territorio ocupado. como por ejemplo. las aeronaves sanitarias y las ambulancias. Destrucción de bienes a gran escala El artículo 2º d) del Estatuto sanciona la “destrucción y apropiación de bienes. tales como los hospitales civiles. la destrucción.Tema IV Bienes civiles-objetivos militares: definición 1. Extractos jurisprudenciales traducidos Radicado: IT-98-34-T. Sentencia proferida el 31 de marzo de 2003 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. La Sala estima. la Fiscalía sólo acusa por actos de destrucción. que el artículo 2º d) del Estatuto exige destrucciones de gran amplitud. […] . los bienes muebles o inmuebles ubicados en territorio ocupado.

Radicado: IT-99-36-T.124 En relación con el cargo 12. La destrucción de bienes es ejecutada a gran escala. La toma. 595. Los artículos 27 y 56 del Reglamento de La Haya prevén especialmente la protección. en el curso de El artículo 3º d) consagra en el estatuto la prohibición enunciada en el artículo 56 del Reglamento de La Haya. La Sala acoge la definición acordada en el asunto “Kordic”: 1. a saber: “Los bienes de las comunidades. 2. a la instrucción.125 La Sala de Primera Instancia considerará. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . serán tratados como propiedad privada. El tribunal ya ha examinado la definición de tal crimen. destrucción o daño deliberado de edificios consagrados a la religión. destrucción o degradación intencional de tales establecimientos. Asunto “Fiscal vs. la beneficencia y la enseñanza. Los edificios consagrados a la religión se encuentran protegidos en virtud del estatuto y del derecho internacional consuetudinario. a las artes y ciencias. El artículo 56 del Reglamento de La Haya se aplica únicamente en caso de ocupación. los establecimientos dedicados al culto. obras de arte y ciencia. pues. Toda apropiación. Brdanin”. los monumentos históricos. a las artes y ciencias. 61 a 64. constituyen una violación a las leyes o costumbres de la guerra. La protección que confiere el artículo 3º del estatuto se extiende a los bienes que se encuentran en territorio enemigo no ocupado. Destrucción o daño deliberado de edificios consagrados a la religión 594. las obras de arte y de carácter científico. la destrucción no se encuentra justificada por exigencias militares. a la caridad. constituyen una violación a las leyes o costumbres de la guerra. o la devastación que no se justifica por necesidades militares. monumentos históricos. y 3. sancionada por el artículo 3º b) del estatuto. únicamente esta parte de la infracción.146 Destrucción sin motivo e injustificada por necesidades militares La destrucción sin motivo de ciudades y poblados. se encuentra prohibida y debe ser perseguida”. Sentencia proferida el 1º de septiembre de 2004 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. en virtud del artículo 3º d) del estatuto. incluso si pertenecen al Estado. 124 Primera parte. pars. 125 Acta de acusación. la acusación reprocha al procesado la destrucción o el daño deliberado de edificios consagrados a la religión. el autor ha cometido ese acto con la intención de destruir los bienes en cuestión… o esos bienes fueron destruidos por efecto de la imprudencia y por el poco caso que se hizo frente a su probable destrucción.

que el criterio es aquel de la intención (dolo directo).126 La protección es igualmente mencionada en los Protocolos adicionales I y II de los convenios de Ginebra. 598. Ver sentencia “Blaskic”.127 Los edificios consagrados a la religión se encuentran revestidos de su carácter civil y gozan de la protección general acordada a tales objetos por el artículo 52 del Protocolo adicional I. La excepción del “objetivo militar” a la protección de los edificios consagrados a la religión ha sido tradicionalmente confirmada por el tribunal. respectivamente. par. 599. Muchos otros tratados internacionales prevén la protección de bienes culturales.2 e) iv) del Estatuto de la CPI. par. los ataques ilícitos de objetivos civiles.2 b) ix) y 8. par. de no ser el blanco de una infracción más precisa. asunto “Kordic”.129 La Sala de Primera Instancia reconoció que la protección acordada en virtud del artículo 3º d) del estatuto no se aplica cuando los bienes son empleados para fines militares. y asunto “Naletilic”. par. 50. ofrece. en cierta medida. 361. artículo 5º del convenio de La Haya. el elemento subjetivo requerido para esa infracción debe ser equivalente a aquel que es demandado para la destrucción o la devastación de bienes. y Asunto “Blaskic”. en los términos del artículo 3º b) del estatuto. emplazamiento. artículo 16 del Protocolo adicional II. no debiendo ser atacados. Los objetivos militares se encuentran limitados a aquellos bienes que. destinación o utilización. dado que los edificios religiosos se benefician de la protección mínima acordada a los bienes civiles. 596. 130 Asunto “Kordic”. par. par. 129 Asunto “Blaskic”. En el asunto “Blaskic” se estableció que las disposiciones particulares del artículo 3º del estatuto abarcan la disposición del Protocolo adicional I relativa a los ataques ilegales contra bienes civiles. 185. par. IX. La infracción de destruir o dañar deliberadamente edificaciones consagradas a la religión reagrupa. el artículo 52 del Protocolo adicional I se encuentra incluido en el artículo 3º del estatuto. en consecuencia. la jurisprudencia del tribunal ha establecido. de edificios o edificaciones consagrados a la religión. Así. Tratándose del elemento sujetivo (mens rea) del crimen de destrucción o de daño a bienes a los que alude el artículo 3º d) del estatuto. 185. total o parcial. 127 Asunto “Kordic”. par. lugares destinados al culto. de manera constante. una ventaja militar precisa. 170.130 La Sala de Primera Instancia concluye que. captura o neutralización. artículos 8. Bienes civiles-objetivos militares: definición . por su naturaleza. 128 En el asunto “Jokic” se consideró que a la prohibición de cometer ataques directos contra esa clase de bienes se agrega aquella de atacar bienes civiles. 605. especialmente. aportan una contribución efectiva a la acción militar y cuya destrucción. Ver artículo 1º del Pacto de Roerich del 15 de abril de 1935. en los artículos 53 y 16. en el caso concreto.147 un conflicto armado. La Sala de Primera Instancia estima. Sólo pueden ser atacados cuando se convierten en objetivo militar.128 en virtud del cual los edificios consagrados a la religión pueden ser considerados como bienes civiles de carácter general. Convención para la Protección de Bienes Culturales. 362. 361. 126 Tema IV.

La protección de los civiles y de los bienes con carácter civil. Mirjan Kupre. o si son llevados de manera a causar sin discernimiento. Drago Josipovic.. En efecto. esto no bastaría tampoco para justificar ataques generalizados y sin discriminación en contra de los civiles.] 524. Parecería que estas disposiciones fueran ahora Primera parte. del cual deriva notablemente el carácter absoluto que reviste la prohibición de tomar represalias en su contra. un principio general de derecho internacional prescribe que se tomen precauciones razonables a la hora de un ataque en contra de objetivos militares para evitar que los civiles padezcan inútilmente a causa de una imprudencia. así algunas de las víctimas fueran combatientes. 513. Tratándose de ataques contra objetivos militares que causen daños a los civiles. alias Vlado”.. con conocimiento de causa y con la voluntad de alcanzar el resultado prohibido. o haciendo poco caso en relación con su probable destrucción. daños a los civiles. Este principio. éstos resultan ilegales si emplean medios o métodos de guerra ciegos. siempre fue aplicado en asocio con el principio de proporcionalidad. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . en virtud del cual los daños incidentales (e involuntarios) causados a los civiles durante un ataque militar no deben resultar desproporcionados en relación con la ventaja militar directa obtenida. algunas normas fundamentales. en tres circunstancias excepcionales: 1) cuando los civiles abusen de sus derechos. Parece indiscutible el que. tales como las reglas de proporcionalidad. vuelven esta conducta manifiestamente ilegal. ser reducida o suspendida. prevista en el derecho internacional moderno. los civiles puedan ser objeto de represalias legítimas. Asunto “Fiscalía vs. 2) cuando el blanco de un ataque militar comporte objetivos militares.148 que el crimen de destrucción o de daño deliberado a edificios. pero los beligerantes no puedan evitar los daños colaterales que afecten civiles. así los ataques sean dirigidos contra objetivos militares legítimos. […] 522. con relación a la guerra civil española. Debemos aquí subrayar el carácter sacrosanto del deber de proteger a los civiles. [. según algunas fuentes. Adicionalmente. consagrados a la religión. y 3) cuando. aun en una situación de conflicto armado total. debe haber sido perpetrado intencionalmente. Radicado: IT-95-16-T. pues contenía personas armadas. Vlatko Kupre. Así pueda probarse que la población musulmana de Ahmici no estaba únicamente conformada por civiles. Estos principios se expresan en parte en los artículos 57 y 58 del Protocolo adicional I de 1977. Vladimir Anti. al cual el Reino Unido se refería desde 1938. un gran número de ellas eran civiles. Dragan Papi. Zoran Kupre. puede cesar completamente. Sentencia proferida el 14 de enero de 2008 por la Sala de Primera Instancia del 14 de enero de 2008.

131 Tema IV. cuando los crímenes se inscriban en el ámbito de un plan o de una política. sino igualmente porque ningún Estado. La Sala observa que ni el estatuto ni los elementos de los crímenes133 definen el concepto “conflicto armado” para los efectos del artículo 8. Commentary on the Rome Statute of the International Criminal Court: Observer’s notes. 132 Sala de Cuestiones Preliminares III. b) Crímenes de guerra. providencia del 15 de junio de 2009. […] 211. Los elementos de los crímenes señalados en el parágrafo 2º del artículo 8º del estatuto deben interpretarse en el marco establecido del derecho internacional de los conflictos armados.2 del estatuto] o en aquel de un conflicto armado que no presente carácter internacional [literales c) y e) del artículo 8. par..131 […] 216. incluyendo. no solamente porque ellas precisan y refuerzan las normas generales anteriores. no parecen discutirlas. el derecho internacional de los conflictos armados desarrollados en el mar”. p.2 enumera los crímenes que constituyen crímenes de guerra a la luz del estatuto y opera una distinción entre los diferentes contextos en los cuales pueden tener lugar. Bienes civiles-objetivos militares: definición . El artículo 8.2 del estatuto]. de una política o de la comisión de crímenes a gran escala no se considera como un prerrequisito para que la Corte ejerza su competencia sobre crímenes de guerra. en la introducción de la parte consagrada al artículo 8º del estatuto. 46. Jean-Pierre Bemba Gombo” (situación en República Democrática del Congo). Dormán. 299. incluidos aquellos que no ratificaron el protocolo. 133 Se debe precisar que en los elementos de los crímenes. decisión del 10 de junio de 2008. se afirma: “Los elementos relativos a los crímenes de guerra señalados en los literales c) y e) del parágrafo 2º del artículo 8º se encuentran sometidos a las limitaciones mencionadas en los literales d) y f ) del parágrafo 2º de dicho artículo. ICC-01/08-14. La Sala recuerda que los crímenes de guerra pueden suceder en el contexto de un conflicto armado internacional [literales a) y b) del artículo 8. llegado el caso. K. y en relación con tal conflicto. Article by article. los cuales no constituyen elementos de los crímenes. Nomos. la Sala considera que en los términos del artículo 8. o hacen parte de un conjunto de delitos análogos cometidos a gran escala”. Verlag.1 delestatuto la Corte “tiene competencia en relación con los crímenes de guerra. en particular. Sala de Cuestiones Preliminares II. Radicado: ICC-01/05-01/08. Según la Sala. la expresión “en particular” indica claramente que la existencia de un plan.149 parte del derecho internacional consuetudinario.132 217.2 del estatuto. Asunto “Fiscalía vs. 2008. En primer lugar. sino que le sirve como una directiva en la materia.

Primera parte. destrucción injustificada de bienes. al sudeste de Bosnia-Herzegovina. Vinko Martinovic. 2. conformado por cerca de 300 hombres. así como crímenes contra la humanidad (persecución por motivos políticos. la cual fue igualmente confirmada en segunda instancia. las tropas bajo el mando del acusado cometieron actos de pillaje contra los bienes de los musulmanes que habitaban en Mostar. Comentario jurisprudencial 2. Hechos y contextos de los casos Mladen Naletilic fue comandante y fundador de un batallón bosnio-croata. tortura). fue condenado a la pena de 18 años de prisión.1 b) del estatuto. violaciones a las leyes o costumbres de la guerra (trabajo forzado. atentados graves contra la integridad física y deportación de un civil). los principios y reglas de derecho. como lo prevé el artículo 21. quien se desempeñó como comandante de una unidad “Mrmak”.2 del estatuto. La Sala de Primera Instancia del TPIY lo halló culpable de los delitos de infracciones graves contra los convenios de Ginebra (tortura. subordinada a Naletilic. pillaje a bienes públicos y privados). aplicará los principios y reglas del derecho internacional. cuando sea necesario. Además.150 Además. de conformidad con el artículo 21. ubicados en la localidad de Mostar. empleo de prisioneros de guerra para cavar zanjas próximas a sus localidades. raciales y religiosos. tal como han sido interpretadas en decisiones anteriores de la Corte. A su vez. Tendrá asimismo en cuenta los tratados pertinentes. Los hechos imputados a Naletilic guardan relación con la destrucción de todas las casas de los musulmanes bosnios ubicadas en la localidad de Doljani (21 de abril de 1993). 218. esos instrumentos jurídicos no indican. generalmente. incluidos aquellos del derecho internacional de los conflictos armados. e igualmente. En consecuencia.1. El 31 de marzo de 2003 la Sala de Primera Instancia del TPIY lo condenó a una pena de 20 años de prisión. la cual fue confirmada en apelación. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . la expulsión de cerca de 400 musulmanes bosnios de Sovici (4 de mayo de 1993). la Sala aplicará. cuándo un conflicto armado puede ser considerado como “internacional” o “no presenta un carácter internacional”. así como la jurisprudencia pertinente de otros tribunales que hayan aplicado los principios del derecho internacional de los conflictos armados.

raciales o religiosas. así como la región vecina. de todos los musulmanes de Bosnia. se tiene que el 2 de noviembre de 1995 el fiscal del TPIY planteó un acto de acusación inculpando a Zoran Kupreskic. así como por crímenes de guerra (destrucción de bienes civiles y daños deliberados a sitios religiosos). Mirjan Kupreskic. internamiento de civiles en campos de concentración. en el asunto “Fiscalía vs. presidente de la célula de crisis de ésta. entre otros. tortura. de primer plano. haber empleado a prisioneros de guerra como escudos humanos. Los acusados ayudaron en la preparación del ataque del mes de abril de 1993 en contra de los civiles de Ahmici-Santici: tomando parte en un entrenamiento militar y armándose. desplazamiento forzado y expulsión). evacuando a los civiles croatas de Bosnia la noche que precedió al ataque. Dragan Papic y Vladimir Santic por infracciones graves sancionadas en los párrafos a). finalmente. Radoslav Brdanin se desempeñó como un hombre político. organizando a los soldados y los stocks de armas y municiones del HVO en el pueblo de Ahmici-Santici y sus alrededores. utilización de prisioneros de guerra para cavar trincheras. A todos los acusados se les reprochó haber cometido un crimen contra la humanidad (persecución). Bienes civiles-objetivos militares: definición . El acta de acusación se fundamentaba en la participación presunta de los acusados en los dos conflictos que tuvieron lugar el 20 de octubre de 1992 y el 16 de abril de 1993 en la ciudad de Ahmici. Fue condenado a treinta años de prisión por la comisión de crímenes contra la humanidad (persecución. Por otra parte. por haber perseguido de octubre de 1992 a abril de 1993 a los habitantes musulmanes de Bosnia Ahmici-Santici y sus alrededores por razones políticas. los siguientes: participación en el asesinato de civiles. y asimismo. planificando. ministro de Obras Públicas y. en la Región Autónoma de Krajina (la RAK). preparando sus casas y las de sus cercanos con el fin de convertirlas en zonas para el despliegue del ataque así como en posiciones de tiro para la ofensiva y escondiendo ante los habitantes de las otras poblaciones la inminencia del ataque. un gran número de habitantes musulmanes fueron asesinados o expulsados de sus casas en el marco de una campaña de “limpieza étnica” dirigida por el ejército croata de Bosnia. En el marco de estas persecuciones los acusados participaron o ayudaron y animaron el asesinato Tema IV. Vlatko Kupreskic. actos crueles e inhumanos. ubicada en un valle de Bosnia-Herzegovina. Zoran Kupre y otros”. d) y g) del artículo 2º del estatuto y por violaciones de las leyes y las costumbres de la guerra sancionadas por el artículo 3º. Durante éstos. Drago Josipovc.151 Dentro de los crímenes que se le imputaron se encuentran. llegando a ocupar el cargo de primer vicepresidente de la Asamblea de la RAK. A su vez. vicepresidente interino de la República Srpska. organizando y ejecutando un ataque dirigido a vaciar el pueblo. c).

“La conception latino-americaine”. tras entre otros.. 2.135 Pues bien. para defender el gobierno del presidente Patassé. ya en la Ruda. torturas y homicidios. la destrucción masiva de sus casas y bienes. por otro lado. cuando el ejército del MLC cometió una serie de delitos. el ataque ocasionado por fuerzas musulmanas a habitantes croatas a comienzos de 1992. quedó probada la intención de hacer una limpieza étnica. texto mediante el cual aceptaron someterse a las “leyes admitidas por las naciones más civilizadas y los principios más leales. Al acusado se le imputan delitos de tortura. En lo que se refiere al ataque del 16 de abril de 1993 perpetrado por los croatas en contra de los habitantes musulmanes de Ahmici-Santici y sus alrededores. A. al igual que respetar a la población civil presente en los territorios ocupados por los beligerantes. el deber del vencedor de sepultar a quienes yacen en el campo de batalla. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . 34. p. Finalmente. p. Pedone. en Les dimensions internationales du droit humanitaire. Aspectos relevantes de las decisiones 2. La Sala de Primera Instancia fue clara en reconocer que aumentó el nacionalismo croata. 150. que hunde sus raíces en la Antigüedad. así como la discriminación contra los musulmanes en Bosnia Central durante 1992-1993.2. J.152 deliberado y sistemático de civiles musulmanes de Bosnia. humanitarios y cristianos que se les puedan exigir”. estaba liderado por el señor Francois Bozize.1. y que encontró. 134 Primera parte. así como la detención y expulsión organizada de Ahmici-Santici y sus alrededores. 135 Valencia Villa.. el citado documento histórico se inscribe en la larga evolución del principio de distinción. 1991. La humanización de la guerra: derecho internacional humanitario y conflicto armado en Colombia. entre los cuales se encuentran violaciones. La distinción entre bienes civiles y objetivos militares En 1820 el Libertador Simón Bolívar y el general Pablo Morillo suscribieron un convenio para regularizar la guerra. que conoció desarrollos importantes en la Edad Media con la teoría de la guerra justa.134 previéndose mecanismos para realizar intercambios de prisioneros de guerra. 1986.2. El ejército de rebeldes. homicidio y violación al tener influencia y liderar y organizar los actos cometidos por el MLC entre la población civil de la República Centroafricana. París. Bogotá. el asunto “Bemba” se inscribe en los sucesos que tuvieron lugar en la República Centroafricana entre octubre de 2002 a marzo de 2003. M.

las hostilidades deben dirigirse contra las fuerzas militares del enemigo “y por extensión. “L’évolution du droit international humanitaire”. The international law of armed conflict: personal and material fields of application. encontramos que en el texto del anexo al convenio de La Haya de 1907141. Tirant lo Blanch.137 el cual prevé el principio de inmunidad de la población civil en casos de conflicto armado. 2000. E. 141 Unos comentarios importantes en la materia pueden ser consultados en: Karlshoven. en The legal regime of the International Criminal Court. 73. Valencia. segunda edición. en la obra de Emmer de Vattel. 861. e incluso insuficiente.. la Orden 100. J. en consecuencia. “The relationship between international humanitarian law and the international criminal tribunals”. “Historical development and legal basis”. p. Protección de las víctimas de los conflictos armados. considerándose. como lo sostiene Urbina. 2009. en RCADI. J. Así. F. 106-107. Ahora bien. núm. Ch. H. de origen consuetudinario. conocido como “Reglamento relativo a las leyes y Gutiérrez. De allí que.140 Siguiendo con este recuento histórico. citado por Urbina J.. 2006. habiendo sido materia de regulación convencional tardía. 140 Urbina. la Declaración de San Petersburgo (1868) estipuló: “El único objetivo legítimo que los Estados deben proponerse durante la guerra es el debilitamiento de las fuerzas militares del enemigo”. en RICR. contra la organización y recursos que le sirven de apoyo.. 138 Cf. un notable progreso en el ámbito de los conflictos armados internos. Protección de las víctimas de los conflictos armados. en 1785 se suscribió un Tratado de Amistad y Comercio entre Prusia y los Estados Unidos. p. como “usos y costumbres de la guerra”139. Valencia.136 A los avances dogmáticos seguirían los normativos. Al respecto conviene resaltar el hecho de que el principio de distinción entre objetivos militares y bienes civiles ha sido. Greenwood. Tirant lo Blanch.. Naciones Unidas y derecho internacional humanitario. 2008. 2000. 88. para el caso de los conflictos armados internos. 27 139 Algunos comentarios interesantes sobre el Código de Lieber se encuentran en: Kwakwa. p. en The handbook of International Humanitarian Law. J. p. en el ámbito interno. texto encaminado a sistematizar los conocidos. En tal sentido. “Bombardment: from ‘Brussels 1874’ to ‘Sarajevo 2003’”. Oxford: Oxford University. 383. H. 35. 1992. conocida como “Código de Lieber”138. vol. promulgada por el presidente Lincoln el 24 de abril de 1963. pp. que toda acción de guerra que exceda de este fin sería calificada de inhumana. Bienes civiles-objetivos militares: definición .. 137 Coursier.. 1960. desde siempre. marzo. Lieden: Martinus Nijhoff. Boston: Martinus Nijhoff. a la sazón.153 modernidad. y posteriormente. “Instrucciones para la conducción de los ejércitos de los Estados Unidos en campaña”. Naciones Unidas y derecho internacional humanitario.. la configuración del principio de distinción ha ido de la mano con la fijación de unos fines legítimos a las hostilidades. incluso aquellas que no tuvieran una relación muy próxima con dicho propósito”. 136 Tema IV. en el contexto de la guerra de Secesión. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko.

VI) Usar indebidamente el pabellón parlamentario. Además de las prohibiciones establecidas por convenciones especiales. Los beligerantes no tienen un derecho ilimitado en cuanto a la elección de los medios de perjudicar al enemigo. se haya rendido a discreción. II) Dar muerte o herir a traición a individuos pertenecientes a la nación o al ejército enemigo. el pabellón nacional o las insignias militares y el uniforme del enemigo. de los sitios y de los bombardeos. Es prohibido atacar o bombardear. Artículo 25. es particularmente prohibido: I) Emplear veneno o armas envenenadas. así como los signos distintivos de la Convención de Ginebra. se hicieron importantes avances convencionales en la configuración del principio de distinción entre bienes civiles y objetivos militares: Sección II. ciudades. III) Dar muerte o herir a un enemigo que habiendo depuesto las armas o no teniendo medios para defenderse. Primera parte. suspendidos o inadmisibles ante los tribunales los derechos y acciones de los nacionales del adversario. De los medios de hacer daño al enemigo. cualquiera que sea el medio que se emplee. VII) Destruir o tomar propiedades enemigas. Artículo 24. VIII) Declarar extinguidos. a menos que tales destrucciones o expropiaciones sean exigidas imperiosamente por las necesidades de la guerra.154 costumbres de la guerra terrestre”. aldeas. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . Es igualmente prohibido a un beligerante compeler a los nacionales del adversario a tomar parte en las operaciones de la guerra dirigidas contra su país. Hostilidades Capítulo 1. V) Emplear armas. Los ardides de guerra y el empleo de los medios necesarios para obtener informes sobre el enemigo y sobre el terreno son considerados como lícitos. Artículo 23. IV) Declarar que no se dará cuartel. Artículo 22. habitaciones o edificios que no estén defendidos. proyectiles o materias propias para causar males innecesarios. aun en el caso de que ellos hayan estado a su servicio antes de comenzar la guerra.

concepto que vendría a ser fundamental al momento de analizar la ocurrencia de un posible crimen de guerra. al Estado o a colectividades públicas. se condicionó a las necesidades “absolutas” de las operaciones bélicas. y su protección. los edificios destinados al culto. hospitales. antes de proceder al bombardeo y salvo el caso de ataque a viva fuerza. en especial. se dispuso una prohibición amplia a los combatientes en el ámbito de los conflictos armados internacionales. Luego de la Segunda Guerra Mundial se vio la necesidad de repensar los alcances del principio de distinción. excepto en los casos en que tales destrucciones sean absolutamente necesarias a causa de las operaciones bélicas. pertenecientes individual o colectivamente a personas particulares. en los siguientes términos: Está prohibido que la potencia ocupante destruya bienes muebles o inmuebles. debido a los inmensos daños causados a la población civil por el recurso a los denominados “bombardeos de zona”. donde confluyen algunos objetivos militares en medio de numerosos bienes civiles. 3) hacen su aparición las “imperiosas necesidades militares”. el artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra. particulares y públicos. es decir. aun en el caso de que haya sido tomada por asalto. Artículo 27. a la beneficencia. los hospitales y los lugares donde estén asilados los enfermos y heridos. Los sitiados están en la obligación de señalar esos edificios o lugares de asilo con signos visibles especiales que se harán conocer de antemano al sitiador. Como se puede observar. monumentos históricos. en cuanto sea posible. a las ciencias. a organizaciones sociales o a cooperativas. 2) la inmunidad de los bienes protegidos se pierde cuando quiera que sean destinados para fines militares. Es prohibido entregar al saqueo una ciudad o localidad. a las artes. El comandante de las tropas asaltantes. etcétera). lugares de culto. en el texto del IV Convenio de Ginebra de 1949. en su artículo 53. a condición de que no se destinen para fines militares. no se elaboró un listado completo de los bienes amparados. los monumentos históricos. por lo demás. primera norma internacional convencional que intentó regular los conflictos armados Tema IV. Así pues. Del examen de las citadas disposiciones se evidencia que: 1) se señalan unos bienes. deberá hacer todo lo que esté a su alcance para prevenir a las autoridades. que deben estar protegidos durante las hostilidades (verbigracia. De igual manera. la selección de un territorio amplio de ataque. En los sitios y bombardeos se tomarán todas las medidas necesarias para favorecer. Artículo 28. Bienes civiles-objetivos militares: definición .155 Artículo 26.

que el bien contribuya de manera efectiva a la acción militar. estipulando una protección para la siguiente clase de bienes: 1) los indispensables para la supervivencia de la población civil. Cárdenas. “Aplicación de los principios del DIH a los tipos penales consagrados en el título II del Código Penal y al artículo 48 del Código Único Disciplinario”. tales carencias han tratado de ser superadas recurriendo a normas consuetudinarias. finalidad o utilización contribuyan eficazmente a la acción militar o cuya destrucción total o parcial. tales como aquellos destinados al culto. 2010. etcétera. A.2. consagra el principio de distinción en su esfera material. ubicación. 143 Sobre este tema. “Methods and means of combat”. A su vez. La noción de “contribución efectiva a la acción militar”143 La definición de objetivo militar integra. el ganado. por cuanto: 1) estableció que los ataques sólo se dirigirán contra objetivos militares. en su faceta material. el medio ambiente. captura o neutralización. 2) prohibió la realización de ataques indiscriminados. no se alude a la protección del medio ambiente ni tampoco se definen los objetivos militares. en Formación especializada en investigación. Posteriormente. 2. Sin embargo. J. p. Desde entonces. en los siguientes términos: “Aquellos objetos que por su naturaleza. aquellos indispensables para la supervivencia de la población civil. S. y 6) se definen los objetivos militares. 5) se establece un catálogo de bienes civiles. Oeter.2. en The handbook of International Humanitarian Law. el agua. 137. consultar: Mejía. sea ésta defensiva u ofensiva. y 3) aquellos de carácter cultural y religioso.. Mejía. que Cf. ofrezca en las circunstancias del caso una ventaja militar definida”. de manera mucho más limitada. 2) las obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas. J. C. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . tomo II. el Protocolo II de Ginebra. 3) se prohíben los bombardeos que traten como objetivo militar único varios objetivos militares precisos y claramente separados situados en una ciudad. que serían excesivos en relación con la ventaja militar concreta y directa prevista.. es decir. o daños a bienes de carácter civil. 2008..156 internos. o ambas cosas. juzgamiento y sanción de violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario. las cosechas. 4) se prohíben igualmente los ataques. Vicepresidencia de la República y Programa Presidencial de Derechos Humanos. 142 Primera parte. una aldea u otra zona en que haya concentración análoga de personas civiles o bienes de carácter civil. Bogotá. cuando sea de prever que causarán incidentalmente muertos y heridos entre la población civil. es decir.. un pueblo. G. segunda edición. como uno de sus elementos. y Cote. guardó absoluto silencio en torno al principio de distinción en materia de bienes. el Protocolo I de Ginebra de 1977 vino a dar un importante impulso al proceso de configuración del principio de distinción142. Oxford: Oxford University. aquellos que no están dirigidos contra un objetivo militar concreto o que emplean métodos y medios de combate que no pueden dirigirse contra un objetivo militar específico.

es aquel de los conocidos como Urbina J.4. bienes que son tradicionalmente civiles (verbigracia. 146 Una visión crítica de la aplicación práctica de esta noción se encuentra en: Cassese. uso o destinación. p. la destrucción total o parcial. en JICJ. pp. P. con la destrucción del bien. la existencia de un equilibrio entre la ventaja militar obtenida y el grado de afectación a la población civil. se obtenga una “ventaja militar definida”. 2) el principio de proporcionalidad. dado el desenvolvimiento de las hostilidades. “Under what conditions may belligerents be acquitted of the crime of attacking an ambulance?”. 2008. a las hostilidades. Así por ejemplo. 2008. J. ubicación. 147 Ibídem. debido a su naturaleza. cit. la licitud del ataque dependerá de: 1) la contribución efectiva y directa. El concepto de “ventaja militar definida” La noción de “objetivo militar” implica igualmente que. p. A. existen bienes calificados como objetivos mixtos.. Bienes civiles-objetivos militares: definición . Ara. finalidad o empleo esté sirviendo o apoyando directamente el curso de las hostilidades.. 34-56. la destrucción de un puente civil puede ser lícita si una de las partes lo emplea para el suministro de armas. un puente. 174. lo cual implica que se excluyen “todos aquellos bienes cuya contribución es más bien indirecta y lejana. sino que se precisa que el atacante tenga la convicción de que el ataque le va reportar una “ventaja militar definida” (elemento subjetivo). una carretera. no basta con que el bien.157 por su naturaleza. pero que en caso de guerra pueden ser empleados por los combatientes.3. va a contribuir en el desarrollo de su actividad militar.147 2. o la neutralización del bien. sea apto para alcanzar fines militares (elemento objetivo).2.2.146 Así pues. en sus esferas personal y material.. concepto jurídico indeterminado que apunta a un cierto grado de apreciación subjetiva del atacante o defensor. En tales casos. etcétera). ob. Pérez-León. 144 145 Tema IV.. en un momento determinado.144 Ahora bien.145 2. social o económico”. J. lo cual excluye “la elaboración de listas de bienes que al margen de cualquier operación determinada serían calificados como objetivos militares”. es decir. Perú. 175. es decir. en el sentido de considerar que. La controversia en torno a los “daños colaterales” Uno de los temas que suscita mayor debate en materia de aplicación del principio de distinción. La responsabilidad internacional del individuo por crímenes de guerra. como los bienes que contribuyen al funcionamiento del orden político. pero puede tornarse en un acto ilícito si la destrucción de él conduce a hacer padecer hambre a la población civil.

en The legal regime of the International Criminal Court. 239-254. Mangas Martín. cuando quiera que termine siendo desproporcionado. “Crimes involving disproportionate means and methods of warfare under Statute of the International Criminal Court”. vol.. Así pues. 842. En este orden de ideas. 145. “Mission impossible? Bringing charges for the crime of attacking civilians or civilian objects before international criminal tribunals”. Sistema. ver: Wuerzner. Gardam. Ver. pp. 407 y ss. 90.. Lieden: Martinus Nijhoff. núm. núm. vol. 2008. la discusión acerca de la legalidad de los daños colaterales150 se inicia una vez superada aquella de la legitimidad del ataque. cf. 152 Acerca del tema de la desproporción en el ataque. núm. partiendo de la constatación de que el comandante seleccionó un objetivo militar válido. 2009. 149 Rogers. 151 Josipovic. viene a entrelazarse. conducir un ataque minimizando al máximo el impacto sobre la población civil y sus bienes. ¿puede realmente llevarse a cabo una guerra sin víctimas civiles?149 Ahora bien. C. 150 Unos casos que no pueden ser considerados como “daños colaterales” se presentaron con ocasión de la intervención de la OTAN en Serbia. “Instrumentalización de las Naciones Unidas y ausencia de control de sus actos”. vol. 872. P. de entrada. es decir. 88. dados los avances tecnológicos que comportan la existencia de armas más precisas. “Una guerra sin víctimas”. J. la citada disposición prevé lo siguiente: Para una vision crítica sobre el asunto. Al respecto el principio de precaución. Al respecto. 837.. A. 2000. por cuanto. de no llegar a presentarse un equilibrio entre los fines perseguidos (obtención de ventaja militar definida) y los medios y métodos seleccionados para alcanzarlos (armas y medios de combate)152. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko. 5. con el propósito de evitar la causación de daños colaterales. es decir.148 En efecto.158 “daños colaterales” o incidentales (colateral damages). al momento de planear las operaciones militares los respectivos comandantes deben adoptar las medidas de precaución. 2001. en RICR. Cf. en los términos del derecho internacional humanitario. 148 Primera parte. el derecho internacional humanitario prohíbe la realización de ataques indiscriminados. “Responsibility for war crimes before national courts in Croatia”.151 En tal sentido. al momento de ser aplicado. 83. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . pp.. 2005. basdos en la información disponible. núm. Sin lugar a dudas.. resulta incorrecto plantear la existencia de un daño colateral en relación con un ataque dirigido contra un bien civil. que permitan.Reflections on the mission of the International Criminal Tribunals and on the means available to accomplish their tasks”. C. 907 y ss. 861. Madrid. p. pp. 2006. necesarias y razonables. en RICR. “Prosecuting authors of serious violations of international humanitarian law and having them prosecuted . A. resulta previsible la causación de daños colaterales excesivos frente a la ventaja militar concreta obtenida. III Encuentro Salamanca. con aquellos de distinción y de proporcionalidad. en el Estatuto de Roma. previsto en el artículo 57 del Protocolo I de Ginebra de 1977. p. I.. en La paz y el derecho internacional. la doctrina especializada ha considerado que. igualmente: Laucci. incluso el actuar legítimo prima facie de los atacantes puede tornarse en un crimen de guerra. en RICR. en RICR.

Bienes civiles-objetivos militares: definición . ni gozan de protección especial. 3) Cuando se pueda elegir entre varios objetivos militares para obtener una ventaja militar equivalente. daños a bienes de carácter civil. II) Tomar todas las precauciones factibles en la elección de los medios y métodos de ataque para evitar o. b) Un ataque será suspendido o anulado si se advierte que el objetivo no es militar o que goza de protección especial. sino que se trata de objetivos militares en el sentido del párrafo 2 del artículo 52 y que las disposiciones del presente protocolo no prohíben atacarlos. que serían excesivos en relación con la ventaja militar concreta y directa prevista. o ambas cosas. cada parte en conflicto deberá adoptar. o que es de prever que el ataque causará incidentalmente muertos o heridos entre la población civil. al menos. o ambas cosas. 4) En las operaciones militares en el mar o en el aire. daños a bienes de carácter civil. se optará por el objetivo cuyo ataque. Precauciones en el ataque 1) Las operaciones militares se realizarán con un cuidado constante de preservar a la población civil. presente menos peligro para las personas civiles y los bienes de carácter civil. así como los daños a los bienes de carácter civil. se tomarán las siguientes precauciones: a) quienes preparen o decidan un ataque deberán: I) Hacer todo lo que sea factible para verificar que los objetivos que se proyecta atacar no son personas civiles ni bienes de carácter civil. todas las precauciones razonables para evitar pérdidas de vidas en la población civil y daños a bienes de carácter civil. reducir todo lo posible el número de muertos y de heridos que pudieran causar incidentalmente entre la población civil. Tema IV.159 Artículo 57. c) Se dará aviso con la debida antelación y por medios eficaces de cualquier ataque que pueda afectar a la población civil. a las personas civiles y a los bienes de carácter civil. III) Abstenerse de decidir un ataque cuando sea de prever que causará incidentalmente muertos o heridos en la población civil. salvo que las circunstancias lo impidan. de conformidad con los derechos y deberes que le corresponden en virtud de las normas de derecho internacional aplicables en los conflictos armados. 2) Respecto de los ataques. según sea de prever. que serían excesivos en relación con la ventaja militar concreta y directa prevista.

en sentencia C-291 de 2007. Para amparar a los civiles de los efectos de las hostilidades. 2) la obtención de una ventaja militar concreta y definida. presente en los artículos 156 y 157 de la ley 599 de 2000. Al respecto la CIDH. situaciones excepcionales en las cuales no puede hablarse de la comisión de un crimen de guerra. consideró: La aplicación práctica del principio de distinción exige que quienes planean o lanzan un ataque tomen todas las precauciones posibles para verificar que los objetivos atacados no son civiles ni objetos civiles. otros principios del derecho consuetudinario exigen que la parte atacante tome precauciones para evitar o minimizar la pérdida de vidas civiles o daños a la propiedad de civiles. asunto 11. vía derecho consuetudinario. En suma. El problema de la demarcación de los bienes civiles La Corte Constitucional. Implicaciones para Colombia 2. examinó la conformidad con la Carta Política de las expresiones “debidamente señalados con los signos convencionales”.3. el TPIY. en: “Juan Carlos Abella vs. En otras palabras. 2. El principio de precaución resulta aplicable. bajo determinadas y estrictas circunstancias el DIH admite la causación de daños colaterales.137. al momento de determinar si se causaron daños colaterales excesivos. en su Informe 55 del 18 de noviembre de 1997. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario .1. a los conflictos armados internos.3. los principios del derecho consuetudinario aplicables a todos los conflictos armados exigen que las partes contendientes se abstengan de atacar directamente a la población civil y a civiles en forma individual. Galic”. en el asunto “Fiscal vs. Sobre el particular. las personas civiles o los bienes de carácter civil. en sentencia del 5 de diciembre de 2003. conocido como “caso de La Tablada”. duraderos y evitables fácticamente. mediante la cual se tipifican Primera parte. y que al fijar sus objetivos distingan entre los civiles y los combatientes y otros objetivos militares legítimos. para así proteger a los civiles al mayor grado posible. se deberán tomar en consideración los siguientes factores: 1) la entidad de los daños causados a la población civil y a sus bienes. Argentina”. y 3) el deber de precaución en el planeamiento de la operación.160 5) Ninguna de las disposiciones de este artículo podrá interpretarse en el sentido de autorizar ataque alguno contra la población civil. consideró: Además del artículo 3º común. incidentales o colaterales a los ataques contra objetivos militares.

Siguiendo un razonamiento similar al que ha orientado la resolución de los cargos precedentes.2 de la Sección D de esta providencia. se presenta el siguiente cuadro comparativo: Tema IV. demandados. Por lo mismo. en una desprotección a la población civil. puesto que según se explicó en los capítulos 6. empleando para ello los signos previstos en el “Anexo I. referentes a la protección de bienes civiles durante las hostilidades. a la jurisdicción competente para conocer de aquéllos. y 6. serán declaradas inexequibles. lo cual no sólo genera cierta confusión. las normas acusadas contrarían los artículos 93. aunque es preciso aclarar que el artículo 66 del mismo le establece a las partes el deber de procurar identificar los bienes civiles.2. de manera alguna condicionan tal amparo a la previa señalización de aquéllos. 94 y 214 de la Carta Política. la Corte declarará inexequible la expresión “debidamente señalados con los signos convencionales” de los artículos 156 y 157. que reflejan principalmente el principio de distinción (ver sección 3). este requisito no está incluido dentro de las normas convencionales y consuetudinarias de derecho internacional humanitario que protegen los bienes culturales y las obras o instalaciones que contienen fuerzas peligrosas. la introducción del requisito de señalización en el tipo penal que se estudia restringe el alcance de las salvaguardas internacionales aplicables. como los señalados. por supuesto. Sobre el particular cabría agregar que las disposiciones del Protocolo II de Ginebra de 1977. En palabras de la Corte: Estos cargos de inconstitucionalidad son acertados. Bienes civiles-objetivos militares: definición . en consecuencia. Las relaciones entre el Código Penal ordinario y el Código Penal militar En Colombia algunos crímenes de guerra aparecen tipificados simultáneamente en el Código Penal ordinario y en el Código Penal militar. En dicha oportunidad el juez constitucional consideró que condicionar la ocurrencia de unos crímenes de guerra. Tampoco lo hace el Protocolo I. A efectos de evidenciar tal situación. a que los bienes civiles se encontraran debidamente señalados con los signos convencionales. sino que tiene incidencia en cuanto a la punibilidad y.161 respectivamente los delitos de “destrucción o utilización ilícita de bienes culturales y de lugares de culto” y de “ataque contra obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas”. debido a que las normas internacionales pertinentes no preveían tal requisito. vulneraba los artículos 93 y 94 superiores. puesto que excluiría del ámbito de protección de estas normas a los bienes culturales y religiosos y a las obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas que no se encuentren señalizados. lo cual se traducía.1. 2. Al restringir el ámbito de protección provisto por estas garantías. Reglamento relativo a la identificación”. en últimas.3.

que constituyan el patrimonio cultural o espiritual de los pueblos. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado y fuera de los casos especialmente previstos como conductas punibles sancionadas con pena mayor. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. 5. El que. bienes destinados a la asistencia y socorro de las personas protegidas. Los indispensables para la supervivencia de la población civil. Destrucción de bienes e instalaciones de carácter sanitario. Destrucción y apropiación de bienes protegidos. depósitos de elementos de socorro. Artículo 156. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. Parágrafo.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes. El que. y sin que haya tomado previamente las medidas de protección adecuadas y oportunas. Los culturales y los lugares destinados al culto.66) a mil quinientos (1. o bienes e instalaciones de carácter sanitario debidamente señalados con los signos convencionales de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja. de los bienes protegidos por el derecho internacional humanitario. incurrirá en prisión Primera parte. ataque presas. obras de arte. 4. Artículo 155. Artículo 157. sin justificación alguna basada en imperiosas necesidades militares. Los de carácter civil que no sean objetivos militares. Destrucción o utilización ilícita de bienes culturales y de lugares de culto. El que. 2. ataque y destruya monumentos históricos. convoyes sanitarios.66) a mil quinientos (1. instalaciones educativas o lugares de culto. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . sin justificación alguna basada en imperiosas necesidades militares y sin que previamente haya tomado las medidas de protección adecuadas y oportunas. ataque o destruya ambulancias o medios de transporte sanitarios.162 Ley 599 de 2000. incurrirá en prisión de cuarenta y ocho (48) a ciento ochenta (180) meses y multa de doscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (266. Las obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas. El que.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes. centrales de energía eléctrica. Código Penal Título II Delitos contra personas y bienes protegidos por el derecho internacional humanitario Capítulo único Artículo 154. hospitales de campaña o fijos. incurrirá en prisión de ochenta (80) a ciento ochenta (180) meses y multa de seiscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (666. diques.66) a mil quinientos (1. sin justificación alguna basada en imperiosas necesidades militares. Para los efectos de este artículo y los demás del título se entenderán como bienes protegidos conforme al derecho internacional humanitario: 1. destruya o se apropie por medios ilegales o excesivos en relación con la ventaja militar concreta prevista. 3. zonas sanitarias y desmilitarizadas. incurrirá en prisión de ochenta (80) a ciento ochenta (180) meses y multa de seiscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (666. Ataque contra obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas. nucleares u otras obras o instalaciones que contengan fuerzas peligrosas. o utilice tales bienes en apoyo del esfuerzo militar. Los elementos que integran el medio ambiente natural.

33) a cuatro mil quinientos (4. Código Penal militar de ciento sesenta (160) a doscientos setenta (270) meses. con ocasión y en desarrollo de un conflicto armado. Tema IV.66) a mil quinientos (1. dañe. Artículo 160. sin justa causa y en beneficio propio o de un tercero. Artículo 159. e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de doscientos cuarenta (240) a trescientos sesenta (360) meses. El que practicare requisición sin cumplir las formalidades y sin que circunstancias especiales lo obliguen a ello. incurrirá en prisión de ochenta (80) a ciento ochenta (180) meses y multa de seiscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (666. incurrirán en prisión de tres (3) a seis (6) años. incurrirá en prisión de dos (2) a cinco (5) años. retenga o se apodere de bienes o elementos indispensables para la subsistencia de la población civil. El que abusando de sus funciones. o a suscribir o entregar documentos capaces de producir efectos jurídicos. ataque. Artículo 158. Los que en operación de combate se apoderen de bienes muebles. .500) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Saqueo. Artículo 157.666. archivos. Exacción.66) a cuatro mil quinientos (4. incurrirá en prisión de dos (2) a cinco (5) años. El que. Requisición arbitraria.333. Capítulo II Del saqueo y la requisición Artículo 156. destruya edificios.163 Ley 1407 de 2010. multa de mil trescientos treinta y tres punto treinta y tres (1. incurrirá en prisión de uno (1) a tres (3) años. monumentos u otros bienes de utilidad pública. o ataque hospitales o asilos de beneficencia señalados con los signos convencionales.66) a seis mil (6. templos. inutilice. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. incurrirá en prisión de noventa y seis (96) a doscientos setenta (270) meses y multa de seiscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (666. o poner a su disposición. Contribuciones ilegales. Requisición con omisión de formalidades. Artículo 163. e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de ciento sesenta (160) a doscientos setenta (270) meses. El que sin facultad legal y sin justa causa establezca contribuciones.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes. la pena será de doscientos cuarenta (240) a trescientos sesenta (360) meses de prisión. El que sin justa causa ordenare o practicare requisiciones. Atentados a la subsistencia y devastación. imponga contribuciones arbitrarias. El que. obligue a persona integrante de la población civil a entregar. El que en actos del servicio y sin justa causa.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Bienes civiles-objetivos militares: definición Título VI Delitos contra la población civil Capítulo I De la devastación Artículo 155. cualquier clase de bien. Devastación. Exacción o contribuciones arbitrarias. Si del ataque se deriva la liberación de fuerzas con pérdidas o daños en bienes o elementos importantes para la subsistencia de la población civil. incurrirá en prisión de dos (2) a ocho (8) años. incurrirá en prisión de uno (1) a tres (3) años. Artículo 160.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. multa de dos mil seiscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (2.

155. actos violatorios del derecho internacional humanitario. tipos penales a los cuales se añade el elemento funcional que circunscribe la conducta a hechos relacionados directamente con la función militar o policial que la Constitución. En suma. 158. 156. estimó que las normas objetadas no vulneraban la Constitución. siendo inconstitucional incluirlos en el proyecto de ley. la Corte considera que los artículos objetados no son inexequibles por cuanto con ellos el legislador ha ejercido de manera razonable y proporcional la libertad de configuración del sistema normativo. Además. fallo mediante el cual la Corte examinó unas objeciones presidenciales presentadas contra algunos artículos del proyecto de ley 111/06 Senado. como tampoco de aquellas conductas que sean abiertamente contrarias a la función constitucional de la fuerza pública y que por su sola comisión rompan el nexo funcional del agente con el servicio. A juicio del gobierno nacional. ya que afectan bienes jurídicos tutelados por el régimen sustancial ordinario. por el contrario. por las siguientes razones: La lectura de los artículos objetados 154. pues en éstas el sujeto activo es indeterminado. las circunstancias de hecho previstas en los artículos objetados no están presentes en las normas transcritas pertenecientes al Código Penal (ley 599 de 2000). Primera parte. debido a la connotación del sujeto pasivo en el contexto del derecho internacional humanitario . la ley y los reglamentos les han asignado. adquirían un alcance que trasciende la esfera del ámbito jurídico militar. en la medida en que las conductas tipificadas en los artículos objetados estaban dirigidas contra la población civil. y las circunstancias del tipo están referidas a hechos cometidos con ocasión y en desarrollo de conflicto armado. 157. 159 y 160 del proyecto de Código Penal militar da a entender que se trata de comportamientos delictivos en los cuales el sujeto activo está calificado por la calidad de miembro de la fuerza pública.164 La discusión acerca de si los crímenes de guerra pueden encontrarse tipificados en el Código Penal militar se presentó con ocasión de la sentencia C-533 de 2008. La Corte Constitucional. 144/05 Cámara. los cuales se encuentran precisados como elemento normativo del tipo a lo largo de las normas penales. el objeto jurídico está representado por los bienes y las personas protegidas por el derecho internacional humanitario. por cuanto corresponden a delitos comunes de conocimiento de la justicia penal ordinaria. sin vulnerar normas de jerarquía constitucional. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . “Por la cual se expide el Código Penal militar”. La Corte reitera que la jurisdicción penal militar no es competente para conocer de conductas que correspondan a delitos de lesa humanidad.

4. en algunos casos incluso con el mismo nomen iuris. 3) pretenden que conductas muy graves. 2) principio de igualdad entre los beligerantes. según el salvamento de voto. y en otros. tales como: 1) principio de humanidad. Al respecto debe aclararse que los principios de DIH no se limitan a aquellos de distinción. 3) principio de necesidad militar. 2. sean conocidas por la Justicia Penal militar. 5) principio de neutralidad. “The Martens clause: half a loaf or simply pie in the sky?. situación que. pp. evidentemente. cf. es decir. según jurisprudencia reiterada de esta Corte. describiendo conductas punibles materialmente idénticas. según el caso concreto. 6) principio de prioridad humanitaria. A.. III) Se adopten las medidas adecuadas y razonables. se presentó un salvamento de voto. Para ver una aproximación crítica a la cláusula Martens. aplicando además penas más benévolas que las establecidas por el Código Penal ordinario”. Bienes civiles-objetivos militares: definición . los comportamientos descritos en las normas objetadas aparecen ya consagrados en el Código Penal. II) Se empleen medios y métodos lícitos y no se causen daños colaterales excesivos (principio de proporcionalidad). “las normas objetadas. 7) principio de limitación de la acción hostil. para proteger a la población civil (principio de precaución). 1) tipifican verdaderos crímenes de guerra. 153 Tema IV. 2) no guardan relación alguna con el servicio. proporcionalidad y precaución.153 De allí que serán lícitos los ataques militares cuando cumplan las siguientes condiciones acumulativas: I) Se dirijan contra objetivos militares concretos (principio de distinción). 5 y ss. en IJIL. Cassese. indicando que si bien es cierto que los tipos penales que aparecen descritos en los artículos objetados del Código Penal militar no son idénticos a aquellos que figuran en la ley 599 de 2000. En efecto. A modo de conclusión De lo anterior es posible extraer las siguientes conclusiones: 1) Los principios del derecho internacional humanitario deben ser interpretados de manera armónica y complementaria. imputables a miembros de la fuerza pública. En efecto. subsiste en el ordenamiento jurídico colombiano una doble regulación de los crímenes de guerra: una en el Código Penal. crea confusión. existen otros igualmente importantes. es decir. 2000. contrario a lo sostenido por la mayoría. también lo es que las diferencias existentes entre ambas regulaciones terminan siendo más aparentes que reales. comportamientos cometidos en desarrollo de un conflicto armado interno o internacional.165 Sin embargo. Así las cosas. y 8) la denominada “cláusula Martens”. 4) principio de no discriminación. la otra en el Código Penal militar.

J. Cambridge: Cambridge University. Por el contrario. Cassese. Doctrina especializada An introduction to International Criminal Law and Procedure. referidas especialmente a la apropiación y destrucción de bienes civiles. 2. en AFDI. 2010.1. Primera parte. II) Sean indiscriminados. cometidas durante las hostilidades. no lo es en el de los internos. 2008. Bibliografía 2. H. no ofrece un catálogo generoso de infracciones al DIH. 2) La distinción entre ataques lícitos e ilícitos resulta fundamental al momento de determinar si se cometió un crimen de guerra. “L’activité des jurisdictions pénales internationales”. la misma dinámica propia de estos conflictos hace inviable exigirle a las partes que señalicen los bienes protegidos. III) Aquellos que. 2009. se considerarán como ilícitos aquellos ataques que incurran en cualquiera de los siguientes supuestos: I) Se dirijan contra personas y bienes civiles. 2005. Cassese. Para el caso colombiano. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko. y Maison. Lieden: Martinus Nijhoff. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . Ascensio. En efecto.166 Por el contrario. 2000. Gardam.en:The legal regime of the International Criminal Court. 4) El nuevo Código Penal militar (ley 1407 de 2010). si se incurrió en una conducta delictiva prevista en el título II del Código Penal.5. se limita a sancionar determinadas conductas. “Crimes involving disproportionate means and methods of warfare under Statute of the International Criminal Court”. “The Martens Clause: half a loaf or simply pie in the sky?”.en JICJ. A. “Under what conditions may belligerents be acquitted of the crime of attacking an ambulance?”. A. en IJIL. R. 3) La demarcación de bienes civiles si bien resulta adecuada en el ámbito de los conflictos armados internacionales. si bien se orientan contra objetivos militares. causan daños colaterales excesivos.5.

III Encuentro Salamanca. Oxford: Oxford University. p. en La paz y el derecho internacional. Tema IV. F. E. Josipovic. I. en The legal regime of the International Criminal Court. Karlshoven. en: RICR. 1992. vol. F.. en The handbook of International Humanitarian Law. 88. A. 2006.. “Bombardment: from ‘Brussels 1874’ to ‘Sarajevo 2003’”. 2008. A.. en: RICR. C. 861.The international law of armed conflict: personal and material fields of application. Reflections on the law of war. Nueva Jurídica.. A. G. 842. “Instrumentalización de las Naciones Unidas y ausencia de control de sus actos”. “Responsibility for war crimes before national courts in Croatia”. Lieden: Martinus Nijhoff. Meza. y Cote. 145. 1992. 2001. Bienes civiles-objetivos militares: definición . A. Bogotá. Mangas Martín. 73. Boston: Martinus Nijhoff. vol. Mangas Martín. El fuero penal militar y su relación con los derechos humanos. C. núm. 861. Cárdenas. p. núm. vol...167 Greenwood. Gutiérrez. “Prosecuting authors of serious violations of international humanitarian law and having them prosecuted . 83. tomo II. en: RICR. Laucci. Collected essays. Mejía. 2010. 2005.. Boston: Martinus Nijhoff. Mejía. núm. segunda edición. 2006. Salamanca: Universidad de Salamanca.Reflections on the mission of the International Criminal Tribunals and on the means available to accomplish their tasks”. J. “Historical development and legal basis”. “Aplicación de los principios del DIH a los tipos penales consagrados en el título II del Código Penal y al artículo 48 del Código Único Disciplinario”. J. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko. en: Formación especializada en investigación. Ch.: Vicepresidencia de la República y Programa Presidencial de Derechos Humanos. 2010. H. Kwakwa. Bogotá. 2007. E. Karlshoven. juzgamiento y sanción de violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario. 88. Conflictos armados internos y Derecho Internacional Humanitario. Madrid: Sistema. 2009. “The relationship between internacional humanitarian law and the internacional criminal tribunals”.

“Una guerra sin víctimas”. Issues. “Crimes within the jurisdiction of the Court”.Oxford: Oxford University.. en: The International Criminal Court. 1986. J. Naciones Unidas y derecho internacional humanitario. von y Robinson. Valencia.en The handbook of International Humanitarian Law. Pedone. “La conception latino-americaine”. 872. segunda edición. 2007. Tirant lo Blanch.2.. Brdanin”. 2. sentencia proferida el 31 de marzo de 2003 por la Sala de Primera Instancia. negotiatins. A. Valencia Villa. en: RICR.. Mirjan Kupre. La responsabilidad internacional del individuo por crímenes de guerra. Ara. Ruda. 2000. Vladimir Anti. Especial referencia al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y a la jurisprudencia del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia. J. sentencia proferida el 1º de septiembre de 2004 por la Sala de Primera Instancia.. 837. H. Vlatko Kupre. A. IT-95-16-T. en: Les dimensions internationales du droit humanitaire. 2008. en: RICR. J. J. Valencia. núm. asunto “Fiscal vs. Urbina. Protección de las víctimas de los conflictos armados. 2008. IT-99-36-T. Olásolo Alonso. 90. Zoran Kupre. alias Vlado”. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . C. 1991. sentencia proferida el 14 de enero de 2008 por la Sala de Primera Instancia.168 Oeter. “Mission impossible? Bringing charges for the crime of attacking civilians or civilian objects before international criminal tribunals”. asunto “Fiscalía vs. Wuerzner. Results. Naletilic y Martinovic”. “Methods and means of combat”.. La humanización de la guerra: derecho internacional humanitario y conflicto armado en Colombia. Drago Josipovic. The making of the Rome Statute.. Dragan Papi. núm. Perú. Primera parte. Pérez-León. asunto “Fiscal vs. 2000. Jurisprudencia a. S.. 2008. H. Ataques contra personas o bienes civiles y ataques desproporcionados. TPIY IT-98-34-T. La Haya. vol. M. P. D.. Rogers. 1999. Bogotá. Tirant lo Blanch.5. P. París. Hebel.

. asunto “Juan Carlos Abella vs. CPI Corte Penal Internacional. P. Jean-Pierre Bemba Gombo” (situación en República Democrática del Congo). M. Bogotá. C. __ (2008).137. Tema IV. Corte Constitucional Colombia. c. Bienes civiles-objetivos militares: definición . M. providencia del 15 de junio de 2009. Sala de Cuestiones Preliminares II. 18 de noviembre de 1997. Corte Constitucional (2007). Informe 55. Sentencia C-291. caso 11. Bogotá. Argentina”. ICC01/05-01/08. asunto “Fiscalía vs. P. J. I. Organismos internacionales de derechos humanos Comisión Interamericana de Derechos Humanos.169 b.: Vargas Hernández.: Cepeda Espinosa.. d. Sentencia C-553. M.

.

entre la población civil y los combatientes. Sentencia proferida el 12 de diciembre de 2007 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. lesiones a civiles o daño a objetos civiles. […] b) Actus reus 942.2 a) (ii) del Protocolo adicional I [a la Convención de Ginebra] exige que aquellos que planean o deciden un ataque tomen todas las precauciones posibles en la escogencia de los medios y métodos de ataque con el fin de evitar. así como civiles individuales. Asunto “Fiscal vs. que dicen. 940. en todo momento. precaución y protección. La jurisprudencia del tribunal. El principio de protección asegura que la población civil y los civiles como tales disfruten un amparo general contra los peligros generados por operaciones militares. ha definido “ataque” como el curso de una conducta que involucre la comisión de actos de violencia. El principio de distinción obliga a las partes combatientes a diferenciar.Tema V Población civil-combatientes: definición 1. no deben ser objeto de ataque”. En conjunto. la pérdida de vidas civiles. y a asegurar que las operaciones sólo sean dirigidas contra objetivos militares. Esta prohibición general es ampliamente conocida en el derecho internacional consuetudinario y se basa en los principios de distinción. Dragomic Milosevic”. o en cualquier caso minimizar. 941. El artículo 57. en los puntos relevantes: “La población civil como tal. En el caso . Los cargos 4º y 7º del acta de acusación se refieren al artículo 51 del Protocolo adicional I y al artículo 13 del Protocolo adicional II a los convenios de Ginebra de 1949. Extractos jurisprudenciales traducidos Radicado: IT-98-29/1-T. estos tres principios forman la base del derecho internacional humanitario. en relación con los crímenes atribuidos bajo el artículo 5º del estatuto. El actus reus del delito de ataque ilegítimo a civiles es un acto de violencia dirigido contra la población civil o un civil individual causando la muerte o lesiones corporales o mentales graves entre la población civil. y entre los bienes civiles y los objetivos militares.

sin importar el motivo militar. esa persona debe ser considerada como civil. Tomar parte directa en las hostilidades significa el compromiso en actos de guerra que.] personas que no hayan cometido actos hostiles. En casos de duda sobre si una persona es civil. 947. Es necesario distinguir entre participación directa en las hostilidades y participación en la guerra. Existe una prohibición incondicional y absoluta de hacer de los civiles el objetivo de ataques en el derecho internacional consuetudinario.2 del Protocolo adicional II claramente afirman que los civiles y la población civil no deben ser el objeto de ataques. El artículo 51. El término “civil” se define negativamente para incluir a cualquier persona que no sea miembro de las Fuerzas Armadas o a un grupo militar organizado perteneciente a una de las partes en el conflicto.172 “Galic”. la presunción del estatus civil se aplica a: [. La protección proporcionada a civiles individuales por el artículo 51 del Protocolo adicional I continúa hasta que los civiles tomen parte directa en las hostilidades. cualquier ataque dirigido contra la población civil está prohibido. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . […] 945. para definir si un ataque “ha sido Primera parte. Consecuentemente.2 del Protocolo adicional I es dirigir un ataque. o al menos un signo distintivo. la Sala de Apelación ha sostenido que. Para constituir una violación a la prohibición a ataques a civiles. La práctica generalmente aceptada es que los combatientes se distingan a sí mismos usando uniformes. pero cuyo estatus es dudoso de acuerdo a las circunstancias. 948. Deben ser considerados como civiles hasta que una mayor información sea disponible.. Otros factores que pueden ayudar a determinar si una persona es un civil pueden ser su vestimenta. edad o sexo. En algunos casos puede ser difícil evaluar si una persona es civil. por su naturaleza o propósito. probablemente causarán un daño real al personal o material de las Fuerzas Armadas enemigas. el ataque debe haber sido dirigido hacia un civil individual o hacia la población civil. contra la población civil o civiles individuales que no estén tomando parte en las hostilidades. y portando sus armas de forma clara. 944. la Sala de Primera Instancia sostuvo que la conducta prohibida establecida en el artículo 51. Como fue afirmado en el Comentario al Protocolo adicional I. 946. y por ende no deben ser atacados. Cuando un civil toma parte en el combate armado pierde su inmunidad y se convierte en un objetivo legítimo. tal y como es definido en el artículo 49 del Protocolo adicional I. En este sentido.2 del Protocolo adicional I y el artículo 13. actividad..

en la máxima medida posible. Con el fin de establecer el elemento subjetivo del delito debe mostrarse que el perpetrador era consciente. La Sala de Primera Instancia recuerda que sus conclusiones sobre el crimen de terrorismo comparten los mismos elementos con el crimen de ataques ilegítimos a civiles. El ataque ilegítimo debe haber causado muertes o lesiones corporales o mentales graves en la población civil. configurar también ataques ilegítimos contra civiles y la población civil. aquello puede inferirse de varios factores. del estatus civil de las personas atacadas. consecuentemente. que los actos que la Sala de Primera Instancia encontró como constitutivos de terrorismo deben. de la proximidad de objetivos militares. En caso de duda. mientras que se excluye la mera negligencia. incluyendo los medios y los métodos usados en curso del ataque. […] Como se confirmó en la Sala de Apelación del caso “Galic”. Sigue entonces. c) Elemento subjetivo 951. La Fiscalía debe demostrar que el acusado hizo de la población civil el objeto de sus actos de violencia de forma deliberada. el estatus y número de las víctimas. una persona razonable no pudo haber creído que el individuo que atacaba era un combatiente. No obstante. o debió ser consciente. excepto por el requisito adicional de que para constituir terrorismo debe establecerse que los actos fueron cometidos con el propósito principal de difundir terror entre la población civil. la falta de cumplimiento de esta obligación por una de las partes no exonera a la parte atacante de su deber de cumplir con los principios de distinción y proporcionalidad al lanzar un ataque. Población civil-combatientes: definición . la noción de “deliberadamente” incorpora el concepto de dolo eventual. y de evitar ubicar objetivos militares dentro o cerca de áreas densamente pobladas. Las partes del conflicto se encuentran obligadas a retirar a los civiles. 952. la medida en que pueda decirse que la fuerza atacante haya cumplido o haya intentado cumplir con los requerimientos de precaución de las leyes de guerra. la fiscalía debe mostrar que. Tema V.173 dirigido”. dadas las circunstancias. o la naturaleza indiscriminada de las armas usadas. 949. la naturaleza de los crímenes cometidos. 953. y así lo encuentra la Sala de Primera Instancia. a fortiori. 950.

List”. la Sala de Primera Instancia no considera necesario expresar sus opiniones sobre el asunto. Para ser legítima. En consecuencia. resulta ilustrativa al respecto: “La necesidad militar permite al beligerante. No menciona ninguna excepción. dentro del respeto por el derecho de la guerra.3 a) del Protocolo adicional I. En sentido amplio. 1992). 154 155 La conclusión extraída por el Tribunal de Nûremberg. vidas humanas y dinero… Aquello permite la eliminación de los enemigos armados y de otras personas durante los conflictos armados. Primera parte. incluso si no equivalen a una violación grave del Protocolo adicional I. Debe existir un vínculo suficiente entre la destrucción de los bienes y la victoria sobre las fuerzas enemigas” (Proceso de los crímenes de guerra ante los tribunales militares de Núremberg. y consecuentemente entrar en la jurisdicción del tribunal.5 del Protocolo adicional I. tal ataque es punible como una violación grave al Protocolo adicional I a la Convención de Ginebra cuando es cometido deliberadamente.174 Radicado: IT-98-29/1-T.155 Este artículo declara claramente que los civiles y la población civil no deben ser el objeto de ataques. Asunto “Fiscal vs.2 del Protocolo adicional I puede ser descrita de forma adecuada como “apuntar a blancos civiles sin estar justificado por necesidad militar”. pp. Como se señaló supra. la destrucción de los bienes debe ser imperativamente exigida por las necesidades de la guerra. 43. Sin embargo. 44. pero no permite asesinar habitantes inocentes a efectos de satisfacer una sed de venganza. cuya eliminación resulte inevitable: ella autoriza la captura de enemigos armados y de otras personas que presenten un peligro particular. 11.154 Queda por determinar si los ataques que resulten en pocas (o en ninguna) víctimas civiles puede acarrear responsabilidad penal individual del perpetrador bajo el tipo de cargo considerado aquí. Ver también el artículo 57. la Sala de Primera Instancia no comparte la afirmación de que la conducta prohibida establecida en la primera parte del artículo 51. publicado bajo la dirección del CICR. El principio de necesidad militar admite la posibilidad de muertos y heridos entre los civiles. no contempla la derogación de esta regla invocando necesidades militares. en consecuencia. sacrificarse por necesidades militares significa “hacer lo necesario para atender un objetivo de guerra” (Diccionario de Derecho Internacional de los Conflictos Armados. La Sala de Primera Instancia sigue la jurisprudencia mencionada en la medida en que afirma que un ataque que cause la muerte o lesiones corporales en la población civil constituye un delito. en el asunto “Estados Unidos vs. El presente escrito de acusación se refiere solamente al acto de asesinar y lesionar civiles. La destrucción arbitraria va en contra del derecho internacional. no se podrían invocar necesidades militares para justificar ataques contra personas civiles o la población civil como tal. Ver artículo 85. este principio exige que la destrucción de un objetivo militar aporte alguna ventaja al debilitar las fuerzas militares adversas. Sala de Primera Instancia del TPIY. En particular. 1253-1254. En ningún caso los civiles deben ser considerados como objetivos militares legítimos. Sin embargo. Stanislav Galic”. vol. Sentencia del 5 de diciembre de 2003. 1950. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . ejercer todas las acciones necesarias para obtener la sumisión del enemigo en el menor tiempo posible. debido a operaciones militares legítimas.

así como entre bienes de carácter civil y objetivos militares. 156 157 Tema V. 78. los combatientes están obligados a distinguirse. o al menos signos distintivos. afirmó: “Estas reglas fundamentales se imponen más allá de los Estados que hayan o no ratificado los instrumentos convencionales que los consagran. Como ya se ha indicado. A efectos de proteger a las víctimas del conflicto armado. 158 Ver artículo 50. la primera parte del artículo 51. a sí mismos. Igualmente.157 […] 47. en todo momento. ni las personas civiles. 1996. la práctica generalmente aceptada es hacerlo usando uniformes. En algunas situaciones puede resultar difícil asegurar el estatus de una persona particular en la población. par. deben ser objeto de ataques. 79. […] 50. Ver artículo 48 del Protocolo adicional I.2 del Protocolo adicional I. junto con el de protección de la población civil. por cuanto constituyen los principios inviolables del derecho internacional consuetudinario”. La presencia de combatientes individuales en la población no cambia su carácter civil. Dictamen consultivo de la Corte Internacional de Justicia sobre la licitud de la amenaza o del empleo de armas nucleares. Este artículo erige el principio de distinción en regla fundamental. que obliga a las partes beligerantes a diferenciar en todo momento entre la población civil y combatientes. Población civil-combatientes: definición .156 En su opinión consultiva sobre la legalidad de las armas nucleares. 1). En los términos del artículo 50 de ese protocolo. el término “civil” es definido negativamente como cualquiera que no sea miembro de las Fuerzas Armadas o de un grupo militar organizado perteneciente a una de las partes del conflicto. Recueil. de la población civil. La vestimenta. la Corte Internacional de Justicia describió el principio de distinción.158 Con el fin de promover la protección de civiles. y consecuentemente a dirigir sus operaciones sólo contra estos últimos. aquel de distinción. y portando sus armas de manera visible. “es considerada como civil toda persona que no participe en alguna de las categorías señaladas en el artículo 4A. Es un asunto probatorio en cada caso particular de determinar si un individuo tiene el estatus de civil. La prohibición de atacar a civiles se deriva del principio fundamental del derecho internacional humanitario.2 del Protocolo adicional I dispone que ni la población civil. par. como “los principios cardinales contenidos en los textos que conforman el entramado del derecho humanitario”. La Sala de Primera Instancia recuerda que el artículo en cuestión confirma la regla consuetudinaria de que los civiles deben disfrutar de protección general del peligro que surge a raíz de las hostilidades. 2) 3) y 6) del III Convenio de Ginebra y en el artículo 43 del presente protocolo”. ibídem. declarando que “los Estados jamás deben tomar por blanco a los civiles”. como tal.175 45.

de acuerdo a las circunstancias de la persona que procede a atacar. edad y sexo son algunos de los factores que pueden ser considerados al decidir si es o no civil. Una definición de objetivos militares ampliamente aceptada es proporcionada por el artículo 52 del Protocolo adicional I. La Sala de Primera Instancia entiende que una persona no debe ser objeto de ataque cuando no es razonable creer que el potencial blanco es un combatiente. Para ser punibles bajo el artículo 3º del estatuto. […] 54. propósito o uso hacen una contribución efectiva a la acción militar y cuya destrucción. estos actos deben haber sido conducidos durante el curso del conflicto armado. debe presumirse que no está siendo usado de esa forma. en concordancia con los principios de distinción y protección a la población civil. ubicación. El comentario del CICR hace observar que “ataques” es un término técnico que se vincula con una operación militar determinada. 51. Como se mencionó. como “aquellos objetos que por su naturaleza.176 actividad. sólo objetivos militares pueden ser legítimamente atacados. captura o neutralización total o parcial. El término “ataque” es definido por el artículo 49 del Protocolo adicional I como “actos de violencia contra el adversario. en las circunstancias presentes. y que comprende actos ofensivos y defensivos. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . El artículo 85 del Protocolo adicional I explica que la intención es requerida para la Primera parte. limitada en el tiempo y en el espacio. incluyendo la información con la que ésta cuente. de acuerdo a las circunstancias de la persona que procede a atacar. incluyendo la información con la que ésta cuente. La Sala de Primera Instancia entiende que tales objetos no deben ser atacados cuando no es razonable creer que el objeto está siendo usado para hacer una contribución efectiva a la acción militar. La Sala de Primera Instancia considerará ahora el elemento subjetivo del delito de ataque a civiles cuando tiene como consecuencia la muerte o lesión grave. y en consecuencia no deben ser atacados. puede ofrecer una ventaja militar definitiva”. El comentario al protocolo adicional explica que la presunción de estatus civil abarca “personas que no han cometido actos hostiles. bien sea que se trate de actos ofensivos o defensivos”. Deben ser considerados civiles hasta que información más precisa esté disponible. pero cuyo estatus es dudoso teniendo en cuenta las circunstancias”. En caso de duda sobre si un objeto que normalmente es dedicado a propósitos civiles está siendo usado para realizar una contribución efectiva a la acción militar. La jurisprudencia del tribunal ha definido “ataque” como el curso de conductas que involucran el uso de violencia. […] 52.

Un ataque indiscriminado viola el principio de proporcionalidad. excluyendo la negligencia. En lo que concierne al primer elemento. La aplicación práctica del principio de distinción requiere que aquellos que planeen o lancen un ataque tomen todas las precauciones posibles para verificar que los objetivos atacados no son civiles u objetos civiles. causando muerte o lesiones en la población civil. pueden ser calificados como ataques directos contra civiles. la Sala de Primera Instancia encuentra que el crimen de ataque a civiles está constituido por elementos comunes a los delitos que entran bajo el artículo 3º del estatuto. la Fiscalía debe mostrar que en determinada circunstancia una persona razonable no hubiera podido creer que el individuo atacado era combatiente. La Sala señala que los ataques indiscriminados están expresamente prohibidos por el Protocolo adicional I. 57. se puede reputar como atacante deliberado a civiles. ataques que golpeen civiles u objetos civiles y militares sin distinción. 56. El perpetrador que ataca indiferente a las consecuencias. ésta debe ser considerada como civil.2. Actos de violencia dirigidos en contra de la población civil o de civiles individuales que no estén directamente tomando parte en las hostilidades. en esos casos.177 aplicación de la primera parte del artículo 51. con el fin de proteger a los civiles lo máximo Tema V. No obstante. Expresamente califica como violación grave el acto de deliberadamente “hacer de la población civil o de civiles individuales el objetivo del ataque”. el objetivo de estos actos de violencia. 2. 55. 58. es decir. Población civil-combatientes: definición . en la que la noción de deliberadamente incorpora el concepto de dolo eventual. la Fiscalía debe mostrar que el perpetrador sabía o debía saber el estatus civil de las personas atacadas. Esta prohibición refleja una regla de derecho consuetudinario aplicable en todos los conflictos armados. En definitiva. la Sala de Primera Instancia está de acuerdo con otras Salas que la han precedido. En caso de duda sobre el estatus de una persona. las cuales estimaron que los ataques indiscriminados. […] La Sala de Primera Instancia acepta esta explicación. así como los siguientes elementos: 1. Para que el elemento subjetivo del dolo reconocido en el Protocolo adicional I se considere probada. El acusado deliberadamente hizo de la población civil o de civiles que no estuvieran directamente tomando parte en las hostilidades.

Sin embargo. En caso afirmativo. las partes del conflicto están obligadas a retirar a los civiles. Una vez el carácter militar del blanco ha sido asegurado. el término “civil” tiene un sentido amplio y comprende las personas que. y tomando cuidadosamente en cuenta las informaciones con que contaba. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . Para determinar si la presencia de soldados en el seno de una población priva a esta última de su carácter civil.T. en un momento dado cometieron actos de resistencia. 33. daño a objetivos civiles o una combinación de lo anterior. par. así como aquellas que estaban fuera de combate en el momento en el que el crimen fue cometido. […] 61. y a evitar ubicar objetivos militares dentro o cerca de áreas densamente pobladas. lo que sería excesivo con relación a la ventaja militar directa y concreta que se espera”. En consecuencia. Asunto “Vasiljevic”. Nada exige que las víctimas hayan estado relacionadas con una u otra parte beligerante. no cambia en modo alguno su carácter civil. La obligación básica de proteger al máximo a civiles y objetos civiles debe guiar a la parte atacante al considerar la proporcionalidad del ataque. lesiones a civiles. par. Fatmir Limaj y otros”. Sentencia proferida el 30 de noviembre de 2005 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. La Sala recuerda que el derecho internacional consuetudinario prohíbe formalmente tomar civiles como blanco. habría podido prever que el ataque causaría unas pérdidas excesivas en la población civil.178 posible. Como lo sugirió la defensa. 186. hasta la máxima proporción posible. los comandantes deben considerar si el ataque contra este blanco “causará pérdidas incidentales de vidas. la falla de una parte en la observación de esta obligación no excluye a la parte atacante de su deber de satisfacer los principios de distinción y proporcionalidad al lanzar un ataque. 159 160 Primera parte. Una población puede ser calificada de “civil” aun cuando haya no civiles que hagan parte ella.159 La expresión “población civil” debe comprenderse en un sentido amplio y designa una población mayoritariamente civil.160 Asunto “Blaskic”. de ahí que sea mayoritariamente compuesta por civiles. el ataque no deberá ser anulado o interrumpido. 109. Radicado: IT-03-66. Asunto “Fiscal vs. de los alrededores de objetivos militares. La presencia en su seno de miembros de movimientos de resistencia armada o de antiguos combatientes que hubieren depuesto las armas. hay que tener en cuenta el número y establecer si estaban o no de permiso. Para determinar si un ataque era proporcionado es necesario examinar si una persona que contase con un conocimiento suficiente de la situación en la cual se encontraba el victimario.

siendo más específico. El general Galic fue comandante del Cuerpo Romanija Sarajevo. quienes emprendieron una campaña de extrema violencia e intimidación contra los civiles. artículo 13. en tanto que infracción a los Protocolos Adicionales I y II. Población civil-combatientes: definición . capital de la recién independizada República de Bosnia-Herzegovina. desde septiembre de 1992 hasta el 10 de agosto de 1994. constituyen una violación al derecho internacional humanitario (Protocolo adicional I. puesto que contaba con un control efectivo sobre el Cuerpo Romanija Sarajevo. Comentario jurisprudencial 2. la Fiscalía lo acusó por ataques contra civiles y terrorismo.179 2. primero. Tema V. Por lo anterior. en su mayoría de etnia bosnia. Hechos y contextos de las decisiones La ciudad de Sarajevo. pertenece al derecho consuetudinario aplicable a todos los conflictos. y por asesinato y actos inhumanos como actos en contra de la humanidad (artículo 5º del estatuto del tribunal). Los ataques a civiles son analizados como violaciones a la ley y costumbres de la guerra tras satisfacer “las cuatro condiciones Tadic”. En primer lugar. a partir de los mismos hechos. perteneciente al ejército de bosnios serbios VRS. en atacar con proyectiles edificios y reuniones civiles. El tribunal encontró que no era permitido juzgar. En segundo lugar. de forma separada los crímenes de ataques a civiles del crimen de terrorismo. tuvo conocimiento de las acciones delictivas que sus subordinados estaban llevando a cabo en la ciudad. Durante este período condujo una estrategia que consistió. en particular. supone responsabilidad penal individual. y segundo. así como a los tratados suscritos por las partes en conflicto.2. La responsabilidad del general Galic se determinó una vez demostrados los hechos que configuraban los delitos de terrorismo. como actos contrarios a la ley y a las costumbres de guerra (artículo 3º del estatuto del tribunal). actos inhumanos y asesinato. en ubicar francotiradores cuyo blanco era deliberadamente la población civil. el acuerdo del 22 de mayo.1. En tercer lugar. artículo 51. respondiendo a una estrategia de aterrorizar a los civiles.2). que aquel de ataque a civiles. todo esto con el propósito de aterrorizar a la población civil. y II. fue sitiada desde marzo de 1992 hasta febrero de 1996 por las fuerzas del Ejército de la República Srprska (VRS) y el Ejército Popular de Yugoslavia. y por último. que las comprometía a proteger a los civiles de las hostilidades. y se abstuvo deliberadamente de imponer sanciones. por lo cual decidió que la sentencia se referiría sólo a este último. constituye una violación grave con graves repercusiones en las víctimas.

Dicha prohibición se encuentra establecida particularmente en los Protocolos adicionales I y II de la Convención de Ginebra. Sin profundizar en las condiciones que lo ubican como un crimen en contra de las costumbres de guerra. el tribunal reiteró los elementos constitutivos del crimen de terrorismo: actos o amenazas de violencia dirigidos de forma deliberada contra la población civil (elementos comunes con el crimen de ataques ilegítimos a civiles) con el propósito principal de difundir terror en ella (por lo tanto. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . fundándose igualmente en los principios de distinción. Se establecen. A lo largo de aquéllas fue notable el uso de francotiradores. e igualmente. un carácter sistemático o difundido. aun invocando razones militares). Por otra parte. al sur con Macedonia y Albania. Durante este período. Aun en caso de que el estatus de civil no haya sido plenamente identificado. actualmente ubicada bajo la administración de las Naciones Unidas. signos indicativos que pueden ayudar a evaluar si en un conflicto determinado acto se encaminaba a difundir terror en la población civil. y al occidente con Albania y Montenegro. continuó con las acciones dirigidas contra civiles que se llevaban cometiendo desde el mandato de su predecesor. en cuanto al asunto “Limaj”. Por lo anterior. Primera parte. cuyo blanco deliberadamente era la población civil. el tribunal recoge en gran parte los pronunciamientos realizados en el caso “Galic”. la Fiscalía presentó acusaciones por terrorismo como un crimen violatorio de las costumbres y leyes de guerra (artículo 3º del estatuto del tribunal). adicionalmente. el general Miloševic sucedió a Galic como comandante del Cuerpo Romanija Sarajevo. precaución y protección. Con respecto al delito de terrorismo. Tales condiciones son la existencia de un ataque a la población civil. El tribunal define también qué condiciones deben probarse para tratar homicidios como delitos de lesa humanidad. desde agosto de 1994 hasta noviembre de 1995. fronteriza en el norte y al oriente con la República Serbia. y el conocimiento del perpetrador de que sus acciones u omisiones resultarán de forma directa o indirecta en la muerte de civiles. En relación con el delito de ataques ilegítimos contra civiles el tribunal siguió la misma línea que el precedente en Galic. es crimen de intención específica). perteneciente al ejército de bosnios serbios VRS. reiterando la violación a la prohibición general de ataque a civiles en cualquier circunstancia (que no acepta excepción. homicidio y actos inhumanos como crímenes contra la humanidad (artículo 5º del estatuto). el tribunal aclara que esta prohibición opera por medio de una presunción de estatus civil para esos casos. se tiene que los crímenes que se alegan en el acto de acusación fueron cometidos en el territorio de Kosovo. el ataque con proyectiles y armas de poca precisión a zonas mayoritaria o exclusivamente civiles.180 A su vez. un nexo entre la conducta del perpetrador y el ataque. una provincia de Serbia y Montenegro.

organizando clases a domicilio. traduciéndose en paros masivos. nació en 1989 bajo la presidencia de Ibrahim Rugova. El 28 de marzo de 1989 la Asamblea de Serbia enmendó la Constitución. la Asamblea de Kosovo se reunió en Prishtina-Pristina y confirmó las propuestas de enmienda. Kosovo era una provincia autónoma de la República Serbia y uno de los entes constitutivos de la RSFY. una cierta autonomía administrativa y lingüística. En 1990 la Asamblea de Kosovo y el gobierno provincial fueron abolidos. Más o menos al tiempo. en 1990. En noviembre de 1988 la Asamblea serbia presentó sus propuestas de enmienda a la Constitución serbia apuntando a limitar la autonomía de Kosovo. En febrero de 1989 los movimientos de oposición se intensificaron. entre otras. declararon que la revocación de la autonomía de Kosovo era ilegal y que la provincia no haría parte de la federación hasta tanto pudiera gozar del mismo estatuto de las otras repúblicas. Población civil-combatientes: definición . El 3 de marzo de 1989 la presidencia de la RSFY declaró el estado de urgencia. sin excluir la posibilidad de recurrir a las armas. el Movimiento Popular para Kosovo (LPK) sucedió al Movimiento Popular para la República de Kosovo (LPRK). políticas y en grandes empresas. En marzo de ese mismo año la Asamblea serbia adoptó una serie de medidas que condujeron al despido de los albaneses en Kosovo que ocupaban puestos en instituciones económicas. La enseñanza en idioma albanés. así como numerosas huelgas de hambre. El LPK pregonaba la resolución de la cuestión de Kosovo mediante la acción. pero desencadenó la euforia entre los albaneses de Kosovo. se redujo. Esta postura fue declarada ilegal por las autoridades serbias. revocando el estatuto de autonomía de Kosovo. La Constitución de la República Serbia de 1974 (la Constitución serbia) reconocía igualmente a Kosovo el estatus de provincia autónoma y le acordaba. Las violaciones a los derechos humanos cometidas contra los albaneses en Kosovo se multiplicaron: fueron detenidos y brutalizados por la policía serbia. reunidos fuera del Parlamento.181 En virtud de la Constitución de la República Social Federal de Yugoslavia (la RSFY) de 1974. Los estudiantes y profesores albaneses de Kosovo vieron negada su entrada a las universidades y como tal se vieron obligados a poner en marcha un sistema de educación paralelo. Fue sobre todo activo en el seno de comunidades albano-kosovares Tema V. La Liga Democrática de Kosovo (LDK) que militaba a favor de una resolución pacífica y a través del diálogo de la situación de Kosovo. en particular en los grados de secundaria y superior. Estas propuestas desencadenaron vivas reacciones en Kosovo y la población se manifestó en masa en contra de su adopción. en medio del contexto de oposición y presencia militar reforzada. El 2 de julio de 1990 los diputados albaneses de Kosovo a la Asamblea. Algunos días más tarde. beneficiándose desde entonces de un cierto grado de autogestión y autonomía. Este período dio origen a varios partidos y movimientos políticos.

Catorce personas habrían sido ejecutadas durante su detención y diez más hacia la fecha del 26 de julio de 1998. 161 Primera parte. puesto que operaba clandestinamente en Kosovo. Se alega que las fuerzas del ELK se llevaron al menos 35 civiles. Dentro de este contexto. tortura y homicidio. por su lado. El ELK. en AFDI. así como movilizar a la población en todo el territorio y responder por medio de las armas a los actos de violencia cometidos por las autoridades serbias. siguiendo su progresión.. así como algunos observadores. Limaj y otros”. actos inhumanos. calificados de encarcelamiento. 258. pero a los ojos de sus seguidores el ELK consistía en un movimiento de liberación que lideraba una guerrilla en contra de la policía y las fuerzas militares serbias en Kosovo. Estas últimas. se alegó la responsabilidad penal individual de Fatmir Limaj. 2005. Después de la aparición del ELK. los acusados debieron responder por cinco violaciones a las leyes y costumbres de la guerra y cinco crímenes contra la humanidad. incitado a cometer. alias Celiku. sobre la escena pública en 1997. H. Adicionalmente. en particular. a participar de una empresa criminal conjunta. planificado. colaboradores presuntos de los serbios en la región de Llapushnik-Lapusnik. tratos crueles. p. los detuvieron en un campo de detención situado en la ciudad de Llapushnik-Lapusnik durante períodos prolongados de tiempo en condiciones inhumanas.1 del estatuto. “L’activité des jurisdictions pénales internationales (2005)”. no muy lejos de la ciudad. cuando el ELK decidió dejar Llapushnik-Lapusnik y las fuerzas serbias. ordenado o de otro modo ayudado e incitado a cometer los crímenes antes enunciados. golpeaban y torturaban. ubicada en el centro de Kosovo. Por estos hechos. ver especialmente: Ascensio. respectivamente. por haber cometido. Su propósito era preparar a los habitantes de Kosovo para una guerra de liberación. R. el LPK se limitó a sostenerlo política y financieramente. sobre la base del artículo 7. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . y regularmente los agredían. sancionados por los artículos 3º y 5º del estatuto del tribunal. pregonaba una resolución a la cuestión de Kosovo por la vía de una resistencia armada activa al régimen oficial. atacaron el campo de detención. Haradin Bala e Isak Musliu fueron acusados por los crímenes que ellos u otros miembros del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK)161 habrían cometido entre mayo y el 26 de julio de 1998 contra civiles serbios y albaneses.182 en Europa Occidental. Fatmir Limaj. Estaba oficialmente prohibido y operaba en la clandestinidad. lo consideraron como una organización terrorista. Se le Acerca de la sentencia proferida en el asunto “Fiscal vs. en los montes de Berisha-Berisa. y Maison.

malos tratos. fue considerado como responsable de estos crímenes. sobre todo. sobre la base del artículo 7. por haber cometido. por haber cometido. la responsabilidad penal individual de Haradin Bala. incitado a cometer y ordenado la muerte de detenidos dentro del campo y sus alrededores. igualmente. y en los montes Berisha-Berisa. así como de haber planificado. se imputó sobre la base del artículo 7. Su juicio se inició el 15 de noviembre de 2004 y finalizó el 30 de noviembre de 2005.3 del estatuto: en efecto. malos tratos y actos de tortura que les fueron infligidos. y el asesinato de ocho internos del campo en las montañas de Beriša el 25 ó 26 de julio de 1998. y los actos de tortura y muerte de los detenidos del campo de Llapushnik-Lapusnik. 162 Tema V. Su responsabilidad no estuvo comprometida. por su responsabilidad en el campo de prisioneros de Lapušnik. 163 Isak Musliu fue acusado por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) por una serie de golpizas y asesinatos del Ejército de Liberación de Kosovo en el campo de prisioneros del ELK (en un compuesto de la familia en Lapusnik para hacer frente a los serbios y sospechosos albaneses en oposición al KLA. por haber participado de una empresa criminal conjunta. ordenado o de algún otro modo ayudado e incitado a cometer los crímenes enunciados anteriormente. participando de una empresa criminal conjunta.183 acusó de haber tomado parte personalmente en la detención e interrogatorio de civiles dentro del campo de Llapushnik-Lapusnik . nacido el 10 de junio de 1957 en Glogovac. ordenado o de algún otro modo ayudado e incitado a cometer ocho de los diez crímenes enunciados. así como de las violencias. entre mayo y julio de 1998. alias Qerqiz. Por otra parte. de haber tomado parte en la detención e interrogatorio de civiles. El 14 de mayo de 2008 fue transferido a Francia para seguir cumpliendo su condena. en particular. para la época de los hechos habría ejercido una autoridad sobre los miembros del ELK que aseguraban el funcionamiento del campo de detención de Llapushnik-Lapusnik. Finalmente. incitado a cometer y ordenado la muerte de detenidos dentro del campo y sus alrededores. Kosovo.3 del estatuto. Fue declarado culpable de crímenes contra la humanidad y violaciones de los usos de la guerra por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (ICTY). planificado. igualmente.1 del Estatuto. se encontró a Isak Musliu responsable de estos ocho crímenes en su calidad Haradin Bala es un albano-kosovar que fue comandante del Ejército de Liberación de Kosovo.162 alias Shala. malos tratos y actos de tortura que les fueron infligidos. planificado. así como de las violencias. y fue condenado a 13 años de prisión. Fatmir Limaj. Se le acusó de haber tomado parte en la detención e interrogatorio de civiles dentro del campo de Llapushnik-Lapusnik. y en los montes Berisha-Berisa. incitado a cometer. al igual que por haber planificado.1 del estatuto. Asimismo.163 el acto de acusación se fundamenta sobre la base del artículo 7. incitado a cometer. en su calidad de superior jerárquico. Fue acusado. durante la guerra de Kosovo). Población civil-combatientes: definición . de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 7. en lo que se refiere a la posible responsabilidad penal individual de Isak Musliu.

Cambridge University. 2005.2. en la Declaración de San Petersburgo. de rango igualmente consuetudinario. M.1. 164 Primera parte. J. Customary International Humanitarian Law. L. A su vez.. siendo además inderogable y absoluto. en 1868. y 3) los ataques sólo podrán dirigirse contra combatientes. por primera vez en un instrumento internacional. al igual que en el Estatuto de la CPI. en la época de los hechos. aplicable en contextos de conflictos armados internos e internacionales. El principio de distinción entre población civil y combatientes El principio de distinción entre población civil y combatientes configura la piedra angular del derecho internacional humanitario.3 del estatuto: en efecto. sus protocolos adicionales de 1977. Más allá del derecho convencional. 2. Al respecto conviene señalar que de aquél derivan determinadas prohibiciones dirigidas a los combatientes.2. los civiles no deben ser atacados. Históricamente fue incorporado. entre personas civiles y combatientes.164 tales como las siguientes: 1) quedan prohibidos los actos o las amenazas de violencia cuya finalidad principal sea aterrorizar a la población civil. y en la Convención de Ottawa acerca de la prohibición de las minas terrestres antipersonales. cuyo fin único consistía en obtener la rendición del Estado contrario. tales como los convenios de Ginebra de 1949. habría ejercido autoridad sobre los miembros del ELK que hacían las veces de guardianes del campo de detención de Llapushnik-Lapusnik. en todo momento. y Doswald-Beck. según la cual “el único objetivo legítimo que los Estados deben proponerse durante la guerra es debilitar las fuerzas militares del enemigo”. Henckaerts. en el Protocolo III de la Convención sobre ciertas armas convencionales. el principio de distinción tiene rango de disposición consuetudinaria. para quien la guerra era un enfrentamiento entre Estados. y accidentalmente entre sus ciudadanos. 2) las partes en conflicto deberán distinguir. En la actualidad el principio de distinción se encuentra elevado a norma convencional en diversos instrumentos internacionales. No fue acusado de los homicidios cometidos en los montes de Berisha-Beris el 26 de julio de 1998 o por esa fecha.184 de superior jerárquico sobre la base del artículo 7. redacción que recuerda al pensamiento de Rousseau. Aspectos relevantes de las decisiones 2. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . vigente en todo tipo de conflicto armado. su desconocimiento configura un crimen de guerra. Cambridge. en los términos de los estatutos de los tribunales penales internacionales para la antigua Yugoslavia y Ruanda.

185 En relación con la prohibición de dirigir ataques contra la población civil. por el contrario. y 4) las personas civiles gozan de protección contra los ataques. se han configurado las siguientes normas consuetudinarias: 1) todos los miembros de las Fuerzas Armadas de una parte en conflicto son combatientes. asunto “Fiscalía vs. pp. puesto que se caracteriza. el CICR ha sistematizado algunas normas consuetudinarias.165 Asimismo. 2) las Fuerzas Armadas de una parte en conflicto se componen de todas las fuerzas. 167 Ídem. la Sala de Primera Instancia subraya sobre este punto que la reciprocidad no es una excusa pertinente. bien sea que se trate de un conflicto armado internacional o interno. “población civil” y “civiles”.166 e igualmente. providencia del 14 de enero de 2000. Así. De tal suerte que “la legalidad de la participación directa en las hostilidades en los conflictos armados no TPIY. el TPIY ha considerado que tal interdicción no se exceptúa alegando la reciprocidad de las partes. En tal sentido. alias Vlado”. la población civil comprende a todas las personas civiles. agrupaciones y unidades armadas y organizadas que estén bajo un mando responsable de la conducta de sus subordinados ante esa parte. Vlatko Drago Josipovic. Sala de Primera Instancia.167 En cuanto a la definición del término “combatiente” se tiene que los integrantes de las Fuerzas Armadas estatales lo son. por la obligación de respetar estos grandes principios sea cual sea la conducta de los combatientes enemigos. excepto el personal sanitario y religioso. Mirjan Kupreskic. Dragan Papic. Lo que resulta de lo anterior es que el medio de defensa del tu quoque no tiene lugar en derecho internacional humanitario contemporáneo. por el contrario. en el asunto “Kupreski” sostuvo: Haciendo referencia a uno de los argumentos de la defensa de los acusados según el cual los ataques dirigidos contra la población musulmana del valle de Lasva eran en cierto modo justificables puesto que. Vladimir Santic. según la defensa. 165 Tema V. salvo si participan directamente en las hostilidades y mientras dure tal participación. la aplicación del principio de distinción comporta precisar los conceptos de “combatientes”. 166 Ibídem. el estatuto del combatiente y del prisionero de guerra sólo resultan aplicables a la primera variedad de conflicto armado. Población civil-combatientes: definición . los musulmanes habrían cometido ataques similares contra la población croata. tratándose sobre todo de obligaciones de derecho internacional humanitario que son por naturaleza absolutas e inderogables. Para tales efectos. se cuenta con algunos pronunciamientos de instancias penales internacionales y de derechos humanos. Zoran Kupreskic. 3) son personas civiles quienes no son miembros de las Fuerzas Armadas. 13 y ss.

en las Declaraciones y Plan de Acción de El Cairo. aprobadas durante la Cumbre África-Europa en abril de 2000. Por ejemplo. que mientras que el concepto de “población civil” alude a una colectividad. lo cierto es que se trata de personas que participan directamente en las hostilidades. asunto “Fiscal vs. de manera alguna. no sea aplicable a conflictos armados no internacionales. es decir. p.170 En cuanto al término “población civil”.168 es decir. por ejemplo. el término ‘luchador’ (fighter) ahora parece ser el apropiado a ser usado como el equivalente para ‘combatientes’ en un conflicto armado no internacional” (IT-95-13/1-T. en tanto personas que se encuentran protegidas frente a las hostilidades. adoptada por la Asamblea General de la ONU. Dadas las carencias que presentan las normas internacionales en relación con el contenido y el alcance de los mencionados concepto. El principio aplica. Mile Mrksic y otros”. la Sala de Primera Instancia del TPIY afirmó: “El estatus formal de ‘combatiente’ no aplica en conflictos armados no internacionales. 14. la piedra angular del derecho internacional humanitario. las normas humanitarias aluden a los “civiles”.169 y 2) más allá de que se acepte o se rechace la aplicación del vocablo “combatiente” para designar a los integrantes de los grupos armados en un contexto de conflicto armado interno. Al respecto. si se sanciona o no penalmente a los integrantes de los grupos armados por actos cometidos en combate. a las Fuerzas Armadas estatales o a los grupos armados irregulares. en el asunto “Fiscal vs. en el artículo 8º del Estatuto de Roma de la CPI. el examen de la expresión “participación Ibídem. la protección a la cual ella tiene derecho.186 internacionales la determinan las legislaciones nacionales”. Esto no quiere decir. De manera complementaria. en la resolución 2676 del 9 de diciembre de 1970. a pesar de que en diversas disposiciones impone su protección frente a los ataques. los civiles son sus integrantes individualmente considerados. el TPIY. Mrksic”. es necesario hacer dos precisiones: 1) en algunos instrumentos internacionales se emplea el término “combatiente” para designar igualmente a los integrantes de los grupos armados que toman parte en las hostilidades. que el principio de distinción. en su Sala de Primera Instancia. A la vez que el término ‘civil’ es usado para ambas clases de conflicto. con lo cual pueden ser válidamente atacados. 170 En el caso “Fiscal c. 457). Fatmir Limaj” consideró que la presencia de algunos combatientes en el seno de la población civil no modificaba. sin embargo. No obstante lo anterior. 168 169 Primera parte. se tiene que el Protocolo II de Ginebra de 1977 no lo define. Del examen de los antecedentes del tratado internacional se tiene que la intención era definir a la población civil en el sentido de vincular dicho término a la ausencia de pertenencia de un colectivo de individuos. sentencia proferida el 27 de septiembre de 2007 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. e igualmente. pero se conceptualiza de manera diferente en conflictos armados no internacionales. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . párr.

en el asunto “Juan Carlos Abella vs. incluso aunque hayan militado en las filas de la parte opositora. calificados como delincuenciales.  Henckaerts. por su parte. La “participación directa en las hostilidades” El artículo 13 del Protocolo II de Ginebra de 1977 dispone que las personas civiles gozan de protección frente a los ataques “salvo si participan directamente en las hostilidades”. salvo si participan directamente en las hostilidades y mientras dure tal participación”. Así. existen dudas acerca de la participación de grupos armados. son capturados o están fuera de combate (hors de combat). 171 Tema V. J. Customary International Humanitarian Law. Argentina”. consideró: Aplicación del derecho internacional humanitario El objetivo básico del artículo 3º común es disponer de ciertas normas legales mínimas que se puedan aplicar en el curso de hostilidades para proteger a las personas que no tomaron. ni exhiben ostensiblemente las armas. Las personas que tienen derecho a la protección que legalmente les confiere el artículo 3º común. en especial.187 directa en las hostilidades” resulta fundamental para comprender ciertos fenómenos complejos.137. encaminados a precisar el sentido y alcance de la “participación directa en las hostilidades”. De igual manera. el CICR ha considerado que se ha configurado una costumbre. los civiles están protegidos por las garantías del artículo 3º común cuando son capturados o de alguna otra manera quedan sujetos a la autoridad de un adversario. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha realizado algunos aportes importantes. Sin embargo. Cambridge University. no existe definición convencional alguna del término. aplicable a todo tipo de conflicto armado. 2. M. en términos de combatientes.. en su Informe 55/97 del 18 de noviembre de 1997. y Doswald-Beck. o que ya no toman parte directa o activa en las hostilidades. donde los combatientes no siempre portan uniformes y distintivos.171 En los sistemas internacionales de protección de los derechos humanos.2.2. 2005. presentes en conflictos armados internos complejos. Cambridge. conocido como “caso de La Tablada”. En el ámbito consuetudinario. como suele suceder en el desarrollo de los conflictos armados internacionales. incluyen a los miembros del gobierno y de las fuerzas disidentes que se rinden. caso 11. L. Población civil-combatientes: definición . según la cual: “Las personas civiles gozan de protección contra los ataques. De igual modo.

al momento de ocurrir las hostilidades. no implica actos de violencia que constituyan una amenaza inmediata de daño actual a la contraparte. se convierten en objetivos militares legítimos. tal como vender mercancías a una o varias de las partes en el conflicto.. p. esas normas del derecho humanitario siguen aplicándose plenamente con respecto a los civiles pacíficos presentes o residentes en los alrededores del cuartel de La Tablada. no haber actuado para prevenir la incursión de una de las partes en contienda. La comisión observa. que no ha recibido reclamo alguno de esas personas contra el Estado argentino donde se sostenga que ellas o sus propiedades sufrieron daños como consecuencia de las hostilidades en el cuartel. L. En tal condición. Cambridge. “Tercer informe sobre la situación de los derechos humanos en Colombia”. Customary International Humanitarian Law. según la CIDH. la “participación directa en las hostilidades” significa. J.188 La comisión considera que los peticionarios tienen una apreciación errónea de las consecuencias prácticas y jurídicas derivadas de la aplicación de esas normas a las personas que participaron en el ataque de La Tablada. en pocas palabras. acordados a los civiles en actitud pacífica. 2005. en las hostilidades. directa o indirecta. a modo de paréntesis. Concretamente. En contraposición. en virtud de sus actos hostiles. Cambridge University. los atacantes de La Tablada perdieron los beneficios de las precauciones antes mencionadas en cuanto al ataque y contra los efectos de ataques indiscriminados o desproporcionados. están sujetos al ataque directo individualizado en la misma medida que los combatientes. y Doswald-Beck. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . presentado en 1999. Esto se debe a que la participación indirecta. la CIDH intentó ejemplificar las diferencias existentes entre las participaciones “directa” e “indirecta” en las hostilidades: Las personas civiles que tan sólo apoyen el esfuerzo militar o de guerra del adversario o de otra forma sólo participen indirectamente en las hostilidades no pueden ser consideradas combatientes por esa única razón. más claro aún. el CICR sostiene: “es evidente que el derecho internacional no prohíbe a los Estados promulgar leyes que establezcan la participación. cuando civiles como los que atacaron el cuartel de La Tablada asumen el papel de combatientes al participar directamente en el combate.173 CIDH. 1999. “actos que por su índole o finalidad tienen por objeto causar efectivamente daño al personal o material del enemigo”. Por consiguiente. 172 173 Primera parte. expresar simpatía por la causa de una de las partes o. como delito punible para cualquiera”. sea en forma individual o como integrantes de un grupo. Henckaerts. M.172 De manera complementaria.  Posteriormente. en su “Tercer informe sobre los derechos humanos en Colombia”. 26. Así las cosas.

a efectos de calificar un acto en términos de participación directa en las hostilidades: 1. N. conducir a causar la muerte. El acto debe probablemente afectar severamente las operaciones militares o la capacidad militar de la parte en el conflicto armado o.189 Más allá de los informes realizados por la CIDH. 2009. Interpretive guidance on the notion of direct participation in hostilities under international humanitarian law. El acto debe encontrarse específicamente dirigido a causar un umbral requerido de daño. Como punto de partida.175 En cuanto al “umbral de daño” se tiene que un determinado acto del particular debe superar un determinado nivel. lesiones o destrucción a las personas u objetos protegidos contra los ataques directos. CICR. en términos de “participación directa”. 46. 2. La calificación del daño. en el sentido de llegar a afectar el desarrollo de las operaciones militares o la capacidad militar de una de las partes en el conflicto armado o. el Comité Internacional de la Cruz Roja ha elaborado una importante obra titulada Interpretive guidance on the notion of direct participation in hostilities under international humanitarian law. lesión o destrucción de personas u objetos protegidos contra ataques directos (umbral de daño). alternativamente. infligir la muerte. el CICR sostiene que el término “participación directa en las hostilidades” se compone de dos elementos: las “hostilidades”. bastará con que aquél sea el objetivo que probablemente se alcanzará con dicho acto. la “participación” alude a comportamientos individuales. 174 Tema V. alternativamente. 175 Ibídem. 47. Población civil-combatientes: definición . de uno o varios sujetos. p. Desde esta perspectiva. Debe existir un vínculo causal directo entre el acto y el daño que probablemente resulte bien sea de aquél o de operaciones militares coordinadas de las cuales el acto constituye una parte integral (causación directa). p. 3. y por el contrario.. no requiere que la materialización del perjuicio alcance el mencionado umbral. en apoyo a una de las partes en el conflicto y en detrimento de la otra (belligerent nexus). encaminadas a emplear medios y métodos de combate destinados a causarle daño al enemigo. el CICR propone los siguientes criterios acumulativos. sobre países o casos individuales. vinculado con actividades llevadas a cabo por las partes en el conflicto armado. relacionados con el desarrollo de las hostilidades. Ginebra. que se refieren a un acto colectivo.174 en la cual se plantean diez recomendaciones encaminadas a precisar el concepto de “participación directa en las hostilidades”.176 Melzer. 176 Ibídem.

55. los esfuerzos generales de guerra pueden incluir todo un conjunto de actividades que objetivamente contribuyen con el esfuerzo militar y el fracaso del adversario (verbigracia. En ausencia de un daño militar el umbral también podrá ser alcanzado cuando un acto causará probablemente una muerte. consistente en que no basta con que objetivamente el acto apunte a infligir un daño. como resultado de él. de manera grave. El tercer elemento que debe encontrarse presente es el del “nexo de beligerancia” (belligerent nexus).190 A manera de síntesis. 50. deberá evaluarse la aplicación del principio de proporcionalidad.177 El segundo elemento de la participación directa consiste en la “causación directa”. sino que se requiere que aquél constituya un apoyo a una de las partes en el Ibídem. consistente en la existencia de un vínculo causal directo entre un acto específico y el daño probable. tales como el caso de los particulares que conducen camiones cargados de municiones hacia el campo de batalla o quienes voluntariamente operan como escudos humanos durante los enfrentamientos. de medios de comunicación y políticas. En todo caso. el CICR precisa que el “umbral de daño” se alcanza en las siguientes circunstancias: Para que un acto específico alcance el umbral de daño requerido para ser calificado como “participación directa en las hostilidades” se requiere que probablemente afecte. y por ende. la construcción de puertos y carreteras. de participación directa en las hostilidades. 177 178 Primera parte. Tales actividades. mientras que otras actividades sustanciales de guerra pueden incluir actividades económicas. el CICR178 explica que. las operaciones militares o la capacidad militar de la parte en el conflicto armado. tales como la difusión de propaganda. Por el contrario. la producción industrial. lesión o destrucción de personas u objetos protegidos contra los ataques directos. el diseño. etcétera. Al respecto. si bien contribuyen con la causación de daños al enemigo. en el estado actual de la conducción de las hostilidades. existen otras hipótesis donde los civiles participan directamente en las hostilidades. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . no se trata de perjuicios directos. En ambos casos los actos que alcanzan el umbral requerido de daño sólo pueden ser calificados como participación directa en las hostilidades si adicionalmente satisfacen los requisitos de causación directa y nexo beligerante (belligerent nexus). o en tanto que operación militar coordinada dentro de la cual el acto constituye un parte integral. Ibídem. producción y suministro de armas. p. p.

Implicaciones para Colombia 2. carecen del nexo de beligerancia. precisando en su parágrafo: “Para los efectos de este artículo y las demás normas del presente título se Ibídem. ocasione la muerte de persona protegida conforme a los convenios internacionales sobre derecho humanitario ratificados por Colombia. 65. Como regla general. incurrirá en prisión de…”.180 Finalmente. se consideran como actos de participación directa en las hostilidades las medidas preparatorias para la ejecución del acto hostil. 179 180 Tema V.181 2. 181 Ibídem. el daño causado por: 1) por individuos que se defienden a sí mismos o defienden a otros contra actos prohibidos contra el derecho internacional humanitario. en detrimento de la otra. 3) como parte de actos de malestar ciudadano contra dicha autoridad. p. con ocasión y en desarrollo de conflicto armado.3. p.179 En tal sentido. Población civil-combatientes: definición . sino de la presencia de un vínculo directo entre el objetivo a alcanzar y el acto. 64. 59. si bien le causan un daño a una de las partes en contienda. señalando: “El que. comenta el CICR que en el contexto de un conflicto armado se pueden presentar diversos actos que. un acto debe demostrar la existencia de la causa directa requerida por el umbral de daño que soporta una parte en el conflicto armado y el detrimento de la otra. el CICR sostiene: En orden a cumplir el requerimiento del nexo de beligerancia. tales como el robo de municiones para fines particulares o los delitos cometidos por razones no relacionadas directamente con las hostilidades. p. No se trata de la existencia de una intención subjetiva del individuo. Ibídem. 2) en ejercicio de poder o de autoridad sobre personas o un territorio. carecen del vínculo de beligerancia requerido para ser calificado como participación directa en las hostilidades.191 conflicto armado. El tipo penal de “homicidio en persona protegida” El artículo 135 del Código Penal tipifica la conducta de homicidio en persona protegida. así como aquellas vinculadas con el desplazamiento y el regreso de la comisión de éste. A manera de conclusión.3. o 4) durante actos de violencia entre civiles.1.

J. Cárdenas.. los “integrantes de la población civil” son todos aquellos que no son combatientes. no hacen parte de las Fuerzas Armadas del Estado ni de los grupos armados irregulares. Igualmente. la presencia de combatientes dentro de la población civil no los convierte en combatientes. Más aún. tomo II. 185 y ss. una persona civil participa directa o activamente en hostilidades cuando.182 Como se puede advertir. “Aplicación de los principios del DIH a los tipos penales consagrados en el título II del Código Penal y al artículo 48 del Código Único Disciplinario”. retienen. individualmente o como miembro de un grupo. nuestro Código Penal trae como víctimas del delito de homicidio en persona protegida: 1) a los integrantes de la población civil. juzgamiento y sanción de violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario. debido a sus actos hostiles. sin embargo. Como tales. de precaución al atacar y contra los efectos de ataques indiscriminados o desproporcionados.192 entiende por personas protegidas conforme al derecho internacional humanitario: 1) los integrantes de la población civil. 2) las personas que no participan en hostilidades y los civiles en poder de la parte adversa”. Es importante comprender que aun cuando estas personas pierden su inmunidad a ataques directos mientras participan en las hostilidades. A su vez. En efecto. Así pues. Vicepresidencia de la República y Programa Presidencial de Derechos Humanos. y Cote. quedan expuestas a ataque directo. la CIDH.. J. en Formación especializada en investigación. o bien no participan directamente en ellas. participan y retornan del combate. Sobre el tema. 2010. es decir. la expresión “las personas que no participan en las hostilidades” se refiere a quienes de forma alguna toman parte en éstas. a los tratados y costumbres internacionales que conforman el DIH. por vía del bloque de constitucionalidad. Mejía. consultar: Mejía. Dichas personas civiles constituyen una amenaza inmediata de daño cuando se preparan. afirmó: En la práctica. en los términos de la jurisprudencia penal internacional. esas personas civiles pierden los beneficios de los que gozan los civiles pacíficos. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . en su “Tercer informe sobre la situación de los derechos humanos en Colombia”. A. cuando los integrantes de la población civil toman parte directamente en las hostilidades pierden su inmunidad. 182 Primera parte. asume el papel de combatiente. rendido en 1999. Bogotá. 2) a las personas que no participan en las hostilidades. C. y 3) a los civiles en poder de la parte adversa. Al respecto. A efectos de determinar el contenido y el alcance de estas tres categorías resulta indispensable acudir. G.. pp.

184 Ídem. no pueden ser consideradas combatientes por esa única razón. 9 rev. las personas civiles que tan sólo apoyen el esfuerzo militar o de guerra del adversario o de otra forma sólo participen indirectamente en las hostilidades.L/V/II. los integrantes de la población civil se caracterizan. Esto se debe a que la participación indirecta. Por lo tanto. Es importante señalar que esa crucial distinción entre participación directa e indirecta en las hostilidades se aplica no solamente a guerras convencionales.183 Por el contrario.102. Población civil-combatientes: definición . más claro aún. 1. contra una de las partes en cualquier conflicto armado. En efecto. expresar simpatía por la causa de una de las partes o. no haber actuado para prevenir la incursión de una de las partes en contienda. Las nuevas reglas confirman esta apreciación al señalar: “[c]iviles que apoyan a las fuerzas militares (o grupos armados) aportando trabajo. parece desacertado que el legislador hubiese empleado dos numerales del artículo 135 del Código Penal para describir una misma realidad. no implica actos de violencia que constituyan una amenaza inmediata de daño actual a la contraparte. aunque pueden ser procesados y castigados por sus actos beligerantes. sino también al tipo de guerra de guerrillas que caracteriza las hostilidades en Colombia. tampoco puede considerarse que las personas que ejercen su derecho a votar o que aspiren a ser elegidos o sean elegidos para cargos públicos estén cometiendo actos hostiles. A diferencia de los combatientes comunes. Doc. “Tercer Informe sobre la situación de los derechos humanos en Colombia”. precisamente.184 Así las cosas. OEA/Ser. pero permanecen sujetos a la legislación doméstica que sancione dar ayuda y apoyo a enemigos domésticos”. la CIDH considera que los integrantes de la población civil que toman parte indirectamente en las hostilidades no pueden ser atacados: En contraste. 26 de febrero de 1999. 183 Tema V. la población civil comprende a todas las otras personas que no participen en las hostilidades. una vez cesan sus actos hostiles no pueden ser atacados. actuando como mensajeros o distribuyendo propaganda. Claramente. directos o indirectos. no pueden ser objeto de ataque directo individual. En igual sentido se pronunció la CIDH en su referido informe: De acuerdo con lo anterior. las partes del conflicto colombiano deben siempre respetar a aquellos civiles pacíficos que no participan o que dejaron de participar en el conflicto armado. tal como vender mercaderías a una o varias de las partes en el conflicto. transportando pertrechos. y las hostilidades se definen como la participación en un ataque por virtud del cual la parte busca causar daño físico a personal o bienes del enemigo.193 su calidad de civiles. por no participar en las hostilidades.

Embajada de la República Federal de Alemania. que: 1) operan en diversas zonas del país. y por ende. lo cual comprende a las víctimas de una toma de rehenes. 2) emplean armas cortas y largas. El problema se plantea en relación con determinados grupos delincuenciales. y 3) se caracterizan por un determinado nivel de organización e importantes recursos económicos. Guerra y violencias en Colombia. dedicados especialmente a labores relacionadas con el narcotráfico. bajo la dirección de un mando responsable.2. en los siguientes términos: La comisión señala que cuando asumen el papel de combatientes. Herramientas e interpretaciones. 185 Primera parte. ¿sólo cometen homicidios agravados? Igualmente.194 Por último. en las antiguas Autodefensas Unidas de Colombia. Sin embargo. Respecto de ellos surgen interrogantes: ¿se les puede considerar como una parte en el conflicto armado interno.). Aponte. Por lo Cf. cuando la participación directa de tales personas en las hostilidades constituye su actividad cotidiana principal. en su mencionado informe de 1999. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario .3. el artículo 135 del Código Penal considera como víctimas de un homicidio en personas protegida “a los civiles en poder de la parte adversa”. a modo de ejemplo. las llamadas Convivir y las actuales “bandas criminales emergentes” o Bacrim. La calidad de combatiente frente a determinados grupos delincuenciales Se ha explicado que el Protocolo II de Ginebra de 1977 no define el concepto “combatiente”. 2009.185 La CIDH. David. Restrepo. o por el contrario. Las respuestas no son sencillas. que alude a un enfrentamiento entre las Fuerzas Armadas de un Estado y Fuerzas Armadas disidentes o un grupo armado que. Jorge (eds. particularmente las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU). ¿se les debe considerar como simples civiles. La comisión señala más adelante en este capítulo que es aceptado que ciertos de los grupos paramilitares. Bogotá. adelantó algunas consideraciones acerca de los integrantes y las acciones de las AUC. o como civiles que participan directamente en las hostilidades? Piénsese. surge el interrogante sobre si con ello se han despojado de su estatus civil y se han convertido en combatientes sujetos a ataque directo bajo las mismas condiciones aplicables a miembros de las fuerzas militares regulares. los miembros de los grupos paramilitares claramente pierden la protección contra ataques directos hasta el momento en que cesen todos sus actos hostiles contra el adversario. pueden cometer un homicidio en persona protegida?. constituyen partes en el conflicto armado. ProFis -GIZ. 2. “ejerza sobre una parte de dicho territorio un control tal que le permita realizar operaciones militares sostenidas y concertadas y aplicar el presente protocolo”.

tiene simultáneamente el estatus de combatiente y de civil. empleando la fuerza basado en los principios de proporcionalidad. según las voces del artículo 1º del Protocolo adicional II de 1977. En relación con las nuevas organizaciones delincuenciales. degrada la protección de la población civil frente a los efectos de las hostilidades. Población civil-combatientes: definición . pudiendo ser válidamente atacados mientras dure tal participación. Más difícil resulta determinar si. si bien no serían jurídicamente combatientes. en los términos de la CIDH en su “Tercer informe sobre la situación de los derechos humanos en Colombia” (1999). la CIDH advierte que cuando los integrantes de las mencionadas organizaciones armadas participan directamente en las hostilidades pierden su estatus de población civil. el Estado puede llevar a cabo operativos en su contra en el marco de la Constitución. señaló: Como resultado. la ley y. Así las cosas. en consecuencia. la participación directa en las hostilidades de algunos de sus miembros es particularmente preocupante. si se consideran tales agrupaciones como simples organizaciones delincuenciales. Aunado a lo anterior. sus miembros se consideran combatientes y no civiles. calificación que sólo les fue acordada. dedicadas al tráfico de estupefacientes. 186 Tema V. sus miembros perderían la inmunidad propia de la población civil. durante las hostilidades. necesidad y humanidad.186 Y en cuanto a los miembros de las llamadas Convivir. podrían ser calificados en términos de civiles que participan directamente en las hostilidades. En este sentido. el estatus civil y el estatus de combatiente. sobre todo. Y el derecho humanitario tampoco reconoce el derecho de cualquier persona de alternar. con todas las consecuencias que ello comporta. al menos durante el tiempo en que estén involucrados directamente en hostilidades pierden su inmunidad a ser atacados. Debido a que las Convivir son legales de acuerdo a la ley colombiana. en aquel entonces. a voluntad o por requerimiento. los miembros de tales grupos pueden ser calificados como combatientes. a las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU). es crucial entender que nadie. En otras palabras. ya que diluye la distinción entre personas civiles y combatientes y. no parece apropiado calificarlas en términos de “grupo armado”. resulta pertinente traer a colación el siguiente extracto jurisprudencial de la Ídem. Al respecto. cotidianamente. Con todo. se podría pensar que si eventualmente participan directamente en las hostilidades. lo cual habría que mirarlo caso por caso.195 tanto.

: Édgar Saavedra Rojas. Diferencias entre rebelde y combatiente Así como en derecho internacional humanitario las nociones de “población civil” y “combatiente” poseen sus propios significados. Primera parte. Ecuador”. necesidad y humanidad. al prohibir las medidas de violencia que no son necesarias (es decir. planeación. incurren en el delito de rebelión. La fuerza excesiva o desproporcionada por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley que da lugar a la pérdida de la vida puede por tanto equivaler a la privación arbitraria de la vida. En pocas palabras. En suma.3. lo cual conduce a examinar los ámbitos de aplicación material. para determinar si se cometió un homicidio en persona protegida habrá que determinar: 1) si el acto se cometió con ocasión y en desarrollo del conflicto armado. desde la perspectiva del derecho penal interno. y usar la fuerza sólo contra las primeras. fallo en el cual se consideró lo siguiente en relación con un operativo policial dirigido contra un grupo de narcotraficantes: El uso de la fuerza debe estar limitado por los principios de proporcionalidad. El principio de necesidad justifica sólo las medidas de violencia militar no prohibidas por el derecho internacional. cuando indicó: No quiere decir que todos los miembros de un grupo guerrillero tengan que ser combatientes para que se les pueda considerar rebeldes. En situaciones de paz los agentes del Estado deben distinguir entre las personas que. El principio de humanidad complementa y limita intrínsecamente el principio de necesidad. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . y 2) si la víctima era un integrante de la población civil. tales como financiamiento. basta con que se pertenezca al grupo subversivo y por dicha razón le sean encomendadas labores de cualquier naturaleza. radicación 7504. es decir. geográfica y personal del DIH. y aquellas personas que no presentan esa amenaza. constituyen una amenaza inminente de muerte o lesión grave. instrucción. P. todos aquellos que “mediante el empleo de las armas pretendan derrocar al gobierno nacional. comunicaciones. o suprimir o modificar el régimen constitucional o legal vigente”. una persona que no tenía la calidad de combatiente y que no tomaba parte directa en las hostilidades. y de manera complementaria. que son relevantes y proporcionadas para garantizar el pronto sometimiento del enemigo con el menor gasto posible de recursos humanos y económicos. pero no necesariamente todos pueden ser considerados combatientes. Así lo consideró la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia en sentencia del 12 de agosto de 1993.196 sentencia de la CteIDH del 4 de julio de 2007. se diferencian aquellas de “rebelde” y “combatiente”. 2. por sus acciones. adoctrinamiento. relaciones internacionales. en el asunto “Zambrano Vélez y otros vs.3. publicidad. relevantes y proporcionadas) para el logro de una ventaja militar definitiva. ideológicas. M. reclutamiento.

al momento de examinar un caso concreto. en términos de derecho penal interno. tanto más y en cuanto. con todo. para que se entienda que se puede dar el calificativo de rebelde a quien tales actividades realiza. al incorporar a nuestro ordenamiento jurídico las normas internacionales. En efecto. 2) Las categorías y nociones internacionales no necesariamente coinciden con aquellas de los derechos internos de los Estados. como en Colombia. tipo penal de rebelión). pero. no vacía de contenido el margen de configuración normativa del legislador. se cuenta con un título del Código Penal destinado a sancionar las infracciones graves a las normas humanitarias. infiltración o cualquier otra actividad que nada tenga que ver con el uso de las armas. Así por ejemplo. deben ser entendidas armónicamente. Sin embargo. en derecho interno se pueden prever sanciones penales para tal conducta (verbigracia. así en un momento determinado resulte lícito. desde una perspectiva internacional. o contra los combatientes. Población civil-combatientes: definición . dirigir un ataque contra unos civiles que están tomando parte directa en las hostilidades. 3) El proceso de ósmosis entre el derecho interno y el derecho internacional. desde la perspectiva del derecho internacional humanitario. es decir. De tal suerte que. pero que sea un instrumento idóneo para el mantenimiento. y además. tales como aquellos de proporcionalidad en el ataque y precaución. no necesariamente son considerados combatientes: dependerá de si en ese momento están tomando parte directa en las hostilidades. las categorías del derecho penal interno y las del DIH y del derecho penal internacional. 2. A modo de conclusión De lo anterior es posible extraer las siguientes conclusiones: 1) El principio de distinción debe ser entendido conjuntamente con aquellos de proporcionalidad y precaución en el ataque. En pocas palabras. las normas del DIH gozan de rango constitucional.197 inteligencia. Por el contrario. Así por ejemplo.4. categorías y conceptos tradicionales terminan siendo parte de la legalidad interna. sus principios. recurriendo a una interpretación sistemática. si bien en términos de derecho internacional la participación directa de la población civil no configura un crimen de guerra. fortalecimiento o funcionamiento del grupo subversivo. en los tratados sobre DIH no se alude a “delincuentes políticos” o a “rebeldes”. se presentan numerosos casos en los cuales una conducta Tema V. todos los integrantes del grupo armado deben responder por el delito de rebelión. se deberá cumplir con los otros principios que orientan y limitan la conducción de las hostilidades.

Restrepo. J. Guerra y violencias en Colombia. H. en RICR.. simultáneamente. en The handbook of International Humanitarian Law. bienes civiles y objetivos militares. Oxford: Oxford. Jorge (eds. junto con los operarios. En tales casos. 2007. por una parte. cuando en un determinado objetivo militar. algunos miembros de la fuerza pública prestando seguridad. 872. ProFis-GIZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Primera parte. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . 81.. Doswald-Beck. vol. Gasser. Boston. L. la descripción típica prevista en el Código Penal y en la legalidad internacional. Ascensio. Henckaerts.198 desplegada por un combatiente recorre. Bibliografía 2. “L’activité des jurisdictions pénales internationales (2005)”. Ipsen. 2. en RICR. Oxford. exception to civilian immunity”. 2005. 2008. K. causándose así dificultades de aplicación de los principios del DIH. en AFDI. “The past as prologue: the development of the ‘direct participation’. el artículo 8º del Estatuto de Roma. 2008.5. en concreto. Cambridge University. F. no sólo el principio de distinción. R. David. “Combatants and non-combatants”. segunda edición. Doctrina especializada Aponte. 4) Si bien el principio de distinción ofrece dos facetas. Herramientas e interpretaciones. entre población civil y combatiente.5. P. Collected essays. al momento de determinar la existencia de una violación a las normas humanitarias deberán tomarse en cuenta. Greppi. núm.. 1999. H.. “The evolution of individual criminal responsibility under international law”. evidenciadas en las diferencias entre. Cambridge.. M.). 2005. segunda edición. Customary International Humanitarian Law. sino aquellos de proporcionalidad y precaución. Bogotá. como lo es un cuartel. en The handbook of International Humanitarian Law. 2009. a la inversa: dentro de una refinería se hallan. y por la otra. E. en la práctica se suelen cruzar.1. Camins. “Protection of the civilian population”. 835. Tal situación se presenta. Maison. se encuentra personal castrense y civil o. por ejemplo. de la Corte Penal Internacional... Oxford University. núm. Reflections on the law of war. 2008 Karlshoven. Martinus Nijhoff.. University.

G. tomo II. en RICR. Werle. Conflictos armados internos y derecho internacional humanitario. A. Lieden. Sala de Primera Instancia. Kwakwa. A. Salamanca. “Mission impossible? Bringing charges for the crime of attacking civilians or civilian objects before international criminal tribunals”. 872. sentencia proferida el 30 de noviembre de 2005 por la Sala de Primera Instancia. Mejía. J. 2. Fatmir Limaj y otros”.199 __. 2009. IT-03-66-T. asunto “Fiscal vs. 1991. 2010. “Bombardment: from ‘Brussels 1874’ to ‘Sarajevo 2003’”. Universidad de Salamanca. Tirant lo Blanch. Mangas Martín. 2008. Jurisprudencia a. en The legal regime of the International Criminal Court. Martinus Nijhoff. núm. The international law of armed conflict: personal and material fields of application.. A.. E. Cote. La humanización de la guerra: derecho internacional humanitario y conflicto armado en Colombia. 2009. ICRC. Melzer. 2005.. Vicepresidencia de la República y Programa Presidencial de Derechos Humanos. Tratado de derecho penal internacional. Essays in honour of Professor Igor Blishchenko. Stanislav Galic”. “Aplicación de los principios del DIH a los tipos penales consagrados en el título II del Código Penal y el artículo 48 del Código Único Disciplinario”... Interpretive guidance on the notion of direct participation in hostilities under international humanitarian law. TPIY IT-98-29/1-T. vol.. Tema V. en Formación especializada en investigación. Bogotá. Valencia Villa. asunto “Fiscal vs. 1992.2.5. J. G. Dragomic Milosevic”. Valencia.. Wuerzner. juzgamiento y sanción de violaciones a los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario”.. C. Población civil-combatientes: definición . Martinus Nijhoff. Boston. C. sentencia proferida el 12 de diciembre de 2007 por la Sala de Primera Instancia. Bogotá. Cárdenas. 90. 1992. Mejía. sentencia del 5 de diciembre de 2003.. N.. Ginebra. IT-98-29/1-T asunto “Fiscal vs.

M. “Sentencia C-291”. Corte Constitucional Colombia. M. OEA/Ser. 9 rev. 55/97. CIDH. Corte Constitucional (2007). Doc. Bogotá.: Cepeda Espinosa. Sala de Casación Penal (1993). rad. 2.L/V/II)102. 7504. É.: Saavedra Rojas. P. 1.5. Organismos internacionales de derechos humanos CIDH. Argentina”.. “Tercer informe sobre la situación de los derechos humanos en Colombia”.200 b. “Sentencia del 12 de agosto. 26 de febrero de 1999. M. Nociones y principios básicos del derecho internacional humanitario . CSJ Colombia.. 18 de noviembre de 1997. Informe núm. Corte Suprema de Justicia.3. c.137. Bogotá. Primera parte. J. caso 11. P. asunto “Juan Carlos Abella vs.

Segunda parte Crímenes internacionales .

.

para la época de los hechos alegados en el acta de acusación. en el asunto de las reservas sobre la convención. y el autor podía ser llevado por la comisión de dicho crimen ante los tribunales ruandeses competentes. el crimen de genocidio no se encuentra subordinado al aniquilamiento de hecho de un grupo completo. tal como lo atestigua la opinión consultiva proferida en 1951 por la Corte Internacional de Justicia.Tema I Crimen de genocidio: existencia 1.2 e) ha sido cometido con la intención específica de destruir todo o parte de un grupo nacional. La Convención contra el Genocidio indudablemente es considerada como parte del derecho internacional consuetudinario. Asunto “Fiscal vs. se entiende cometido a partir de que uno de los actos enunciados en el artículo 2. El tribunal advierte que Ruanda adhirió. 496. sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia. Contrariamente a la idea mayoritaria. como además lo ha recordado el secretario general de las Naciones Unidas en su informe sobre la creación del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia. mediante un decreto ley. . Extractos jurisprudenciales traducidos Radicado: TPIR-96-4-T. sancionable en los términos del artículo 2. es retomada textualmente de los artículos 2º y 3º de la Convención Internacional para la Prevención y la Represión del Crimen de Genocidio (la “Convención contra el Genocidio”). El crimen de genocidio. 497. tal como es acordada por el artículo 2º del estatuto. Así. […] 495. la represión penal del crimen de genocidio existía en Ruanda en 1994. La definición de genocidio.3 del estatuto 494.2 a) a 2. a la Convención contra el Genocidio el 12 de febrero de 1975. étnico. racial o religioso. Jean Paul Akayesu”.

y decide que el literal a) del artículo 2. y luego la intención específica. 499. no fue adoptada. El dolo especial de un crimen es la intención precisa. le parece muy general a la Sala. pues en sus opiniones el crimen de genocidio.204 498. la Sala advierte que se emplea meurtre en la versión francesa y killing en la versión inglesa. y que ese acto particular haya sido perpetrado contra un grupo específico. el cual dispone en su artículo 311 que “el homicidio cometido con la intención de causar la muerte es calificada como meurtre”. la Sala es de la opinión que conviene acoger la versión más favorable al acusado. que deseaban se exigiera necesariamente la premeditación en los casos de genocidio. A partir de allí. La Sala nota al respecto que los trabajos preparatorios de la Convención sobre el Genocidio muestran que la propuesta de ciertas delegaciones. Tratándose del literal a) del parágrafo 2º del artículo 2º del estatuto. como además lo prevé el Código Penal ruandés. como tal”. Segunda parte. algunas delegaciones estimaron inútil exigir la premeditación. a un grupo nacional. Teniendo en cuenta la presunción de inocencia de la cual goza el acusado. que exige que el delincuente haya claramente buscado provocar el resultado incriminado. El genocidio se diferencia de otros crímenes en la medida en que comporta un dolo especial. la Sala expondrá sucesivamente las conclusiones sobre los actos previstos en los literales a) y e) del parágrafo 2º del artículo 2º del Estatuto. 501. el dolo especial del crimen de genocidio reside en la “intención de destruir. los grupos protegidos por la Convención sobre el Genocidio. para que un crimen de genocidio sea cometido es necesario que uno de los actos enumerados en el artículo 2. en todo o en parte. Se admite que la meurtre es cometida cuando se causa la muerte con la intención de hacerlo. Así. requerido para el genocidio. porque ésta podría comprender tanto los homicidios intencionales como los que no lo son. o dolo especial.2 del Estatuto haya sido cometido. racial o religioso. implica necesariamente premeditación. étnico. mientras que meurtre del francés es más precisa. al igual que en la Convención contra el Genocidio. En consecuencia. calificándola como el homicidio cometido intencionalmente. étnico. y de conformidad con los principios generales del derecho criminal. racial o religioso. Crímenes internacionales . requerida como elemento constitutivo del crimen. Muerte de los miembros del grupo (literal a) 500. bien sea nacional.2 del estatuto debe ser interpretado de conformidad con la definición de meurtre acordada por el Código Penal ruandés. a fin de explicitar los elementos constitutivos del crimen de genocidio. incluso más allá de los actos materiales que lo constituyen. o dolus specialis. La noción de killing del inglés.

a juicio de la Sala.2 d) del Estatuto.2 c) del estatuto. Crimen de genocidio: existencia . los medios para someter intencionalmente al grupo a condiciones de existencia que conduzcan a su destrucción física total o parcial. según la Sala. La Sala considera que. la Sala entiende por atentado grave contra la integridad física o mental. que unos atentados graves a la integridad física o mental de los miembros del grupo podían ser causadas: Por la esclavitud. Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que impliquen su destrucción física total o parcial (literal c) 505. de genocidio bajo otra calificación jurídica. sin que sean las únicas. es decir. pero que. envío a campos de concentración caracterizados por la degradación. Para los fines de la interpretación del artículo 2. apuntan a su destrucción física.2 b) del estatuto. es necesario entender por medios de destrucción aquellos por los cuales el autor no busca necesariamente matar al instante a los miembros del grupo. así como por la perpetración de tratos inhumanos y torturas. comprenden. en su fallo del 12 de diciembre de 1961. para los fines de la interpretación del artículo 2. El tribunal considera que en la sumisión intencional del grupo a condiciones de existencia que impliquen su destrucción física total o parcial. la expulsión sistemática de sus hogares y la reducción de los servicios médicos necesarios más abajo del mínimo. quien fue condenado por crímenes contra el pueblo judío.205 Atentado grave a la integridad física o mental de miembros del grupo (literal b) 502. con el tiempo. la violación y la persecución. deportación y persecución […] y por las detenciones en guetos. 503. la sumisión de un grupo de personas a un régimen alimentario de subsistencia. sin que aquello constituya un límite. 506. violaciones de sus derechos humanos. sea esta última física o mental. A los fines de interpretación del artículo 2. los tratos inhumanos o degradantes. Tema I. por medidas que apunten a entrabar los nacimientos en el seno del grupo es necesario comprender las mutilaciones sexuales. que él sea permanente e irremediable. la Corte del distrito de Jerusalén indicó. En el marco del asunto “Adolf Eichmann”. Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo (literal d) 507. 504. Un atentado grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo no requiere. la práctica de la esterilización. los actos de tortura.

Traslado forzado de niños de un grupo a otro (literal e) 509. la prohibición del matrimonio. pero también mental. 511. un criterio común a los cuatro órdenes de grupos protegidos por la Convención contra el Genocidio es el de que la pertenencia a tales grupos parecería que normalmente no podría ser rechazada por sus miembros. A título de ejemplo. Además. este último habría sido concebido únicamente para grupos “estables”. llevada a cabo desde el 21 de septiembre al 10 de diciembre de 1948. quienes pertenecen a éste desde su nacimiento de manera continua e irremediable. por los actos en mención.206 la utilización forzada de medios anticonceptivos. con la intención de que se dé a luz a un niño que no pertenecerá al grupo de su madre. como tal”. al igual que las medidas encaminadas a entrabar los nacimientos. Así. En el contexto de las sociedades patriarcales. Conviene examinar la definición de grupo. tales como los grupos políticos o económicos. La Sala es de la opinión que en el traslado forzado de niños de un grupo a otro. 187 Segunda parte. de “destruir. étnico. al igual que los miembros de un grupo pueden ser llevados por amenazas o traumatismos infligidos a no procrear. una mujer de dicho grupo es deliberadamente inseminada por un hombre de otro grupo. un ejemplo de medida destinada a entrabar los nacimientos en el seno de un grupo es aquella donde. prevén que los grupos víctimas de ese crimen sean de cuatro tipos: nacional. durante la violación. con exclusión de los grupos más “inestables”. 508. la separación de sexos. constituidos de manera permanente y a los cuales se pertenece por nacimiento. El dolo especial del genocida reside en la intención. documentos oficiales de la Asamblea General. Tomando en cuenta los análisis realizados durante las sesiones de la Sexta Comisión de la Asamblea General. sino también las amenazas o traumatismos infligidos que conduzcan a forzar el traslado de niños de un grupo a otro. la Sala anota que dichas medidas pueden ser de orden físico. racial o religioso. a los cuales se pertenece voluntariamente. Crímenes internacionales . en todo o en parte. un grupo nacional. 510. no se trata solamente de sancionar un acto directo de traslado forzado físicamente. étnico. Al parecer. de conformidad con la lectura de los trabajos preparatorios de la Convención sobre el Genocidio187. al igual que la Convención sobre el Genocidio. El artículo 2º del estatuto. la violación puede ser una medida que apunte a entrabar los nacimientos cuando la persona violada se rehúsa subsecuentemente a procrear. donde la pertenencia al grupo es dictada por la identidad del padre. racial o religioso.

la Sala considera que un grupo nacional califica un conjunto de personas consideradas como unidas por un vínculo jurídico basado sobre una nacionalidad común. conviene sobre todo respetar la intención de los autores de la Convención sobre el Genocidio. o dolo especial. En otras palabras. se caracterice por su estabilidad y pertenencia. al igual que aquéllos. El grupo religioso es aquel cuyos miembros comparten la misma religión. culturales. La definición clásica de grupo racial está fundada sobre los rasgos físicos hereditarios. Se le requiere como elemento constitutivo de ciertas infracciones y exige que el autor de la infracción haya tenido la intención Corte Internacional de Justicia. no corresponde a la definición de uno de los cuatro grupos expresamente protegidos por la Convención. independientemente de sus factores lingüísticos. Como se indicó supra. A juicio de la Sala. a menudo identificados con una región geográfica.207 512. la Sala pregunta sobre el hecho de saber si los grupos protegidos por la Convención sobre el Genocidio. 514.188 proferida por la Corte Internacional de Justicia. 513. nacionales o religiosos. si dicho grupo. 1995. la cual. racial o religioso como tal”. 516. retomados por el artículo 2º del Estatuto. ligada por una reciprocidad de derechos y deberes ciudadanos. que reside en el hecho de que los actos imputados. la cuestión que se plantea es la de saber si sería imposible de aplicar la Convención sobre el Genocidio para penalizar la destrucción física de un grupo como tal. Sobre la base de la decisión “Nottebohm”. según los trabajos preparatorios. 517. el crimen de genocidio se caracteriza por un dolus specialis. 188 Tema I. 518. Crimen de genocidio: existencia . confesión o práctica de culto. Por otra parte. 515. El dolo especial es un concepto del derecho penal bien conocido en los sistemas de tradición romano-continental. enumerados en el parágrafo 2º del artículo 2º del estatuto deben ser “cometidos con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional. étnico. era la de asegurar la protección de todo grupo estable y permanente. El grupo étnico califica generalmente a un grupo cuyos miembros comparten una lengua o una cultura común. debían estar limitados a los cuatro grupos expresamente mencionados o si deberían comprender a todo grupo que. bien que se caracterice por su estabilidad y por el hecho de que se pertenece a éste por nacimiento.

Crímenes internacionales .191 522. al cual pertenecen”. seleccionado como tal. Como lo observaba el representante del Brasil durante los trabajos preparatorios de la Convención sobre el Genocidio: Lo que caracteriza al genocidio es la intención especial de destruir a un grupo. quien declara que las víctimas. no en función de su identidad individual. sin la cual. Para el crimen de genocidio. por ejemplo el homicidio de un individuo particular. en tanto que individuos. consistente en la destrucción total o parcial del grupo del cual el individuo no es más que un integrante. cualesquiera sean las atrocidades de un acto y su analogía con aquellos mencionados en la convención. p. “son importantes no per se. Tratándose de la cuestión de saber cómo determinar la intención específica del agente. Así.208 de provocar el resultado imputado. lo que significa finalmente que la víctima de un crimen de genocidio es el grupo mismo y no solamente el individuo. al agente no se le puede recriminar más que por si ha cometido uno de los actos descritos en el parágrafo 2º del artículo 2º del estatuto con la intención de obtener expresamente como resultado la destrucción total o parcial de un grupo específico. 109. En ese sentido. pues. Traité de Droit Criminel. étnica. éste debe haber sido cometido contra uno o varios individuos miembros de un grupo específico y en razón de su pertenencia a él. sino en tanto miembros de un grupo. 15. Cujas. pp.189 519. 723 y siguientes. ver especialmente: Nehemiah Robinson. 191 Al respecto. el dolo especial es constitutivo de una infracción intencional caracterizada por una relación psicológica entre el resultado material y el pensamiento del autor. para que alguno de los actos imputados en el parágrafo 2º del artículo 2º del estatuto sea constitutivo de genocidio. Concretamente. Its origins as interpretation”. La perpetración del acto incriminado sobrepasa entonces su simple realización material. un miembro del grupo. la Sala considera que aquella es un factor de orden psicológico del agente Ver. Al agente se le condena porque sabía o debía haber sabido que dicho acto que cometió era susceptible de producir la destrucción total o parcial del grupo. 521.190 520. la víctima del acto es escogida. 1984. sino más bien en razón de su pertenencia nacional. no se le puede calificar de genocidio. La víctima del acto es. 523. para inscribirse en la realización de un designio posterior. p. llevada a cabo desde el 21 de septiembre al 10 de diciembre de 1948. Tomando en cuenta los análisis realizados durante las sesiones de la Sexta Comisión de la Asamblea General. 189 190 Segunda parte. “The Genocide Convention. especialmente: Roger Merle y André Vitu. racial o religiosa.

su carácter general. en una región o país. 192 Tema I. Vidoje Blagojevic y Dragan Jokic”. actos que no necesariamente corresponden con los enumerados en el parágrafo 4º del artículo 2º. que apuntan a acabar con los fundamentos del grupo. pero que son cometidos en el marco de una misma línea de conducta. la Sala estima que es posible deducir la intención del genocida habiendo tomado en cuenta la comisión de un acto particular del conjunto de aquellos perpetrados por el acusado. o la repetición de actos de destrucción discriminatorios. de aprehender. Examen del acta de acusación en el marco del procedimiento del artículo 61 del Reglamento de Procedimiento y Prueba. su intención puede ser deducida de ciertos hechos. tales como la cadena de atrocidades cometidas. o aun el hecho deliberado y sistemático de seleccionar a las víctimas en razón de su pertenencia a un grupo particular. por no decir imposible. bien sea que esos actos sean cometidos por el mismo agente o por otros. La Sala de Primera Instancia del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia también ha indicado que la intención específica del genocidio: Puede ser inferida de cierto número de elementos. Otros factores. Es la razón por la cual. p. Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia. o aquellos que los autores consideran como tales. en sus conclusiones. asuntos “Radovan Karadzic” (IT-95-5-R61) y “Ratko Mladic” (IT-95-18-R61). o incluso del contexto general de la perpetración de otros dirigidos sistemáticamente contra el mismo grupo. Asunto “Fiscal vs. 94. Sentencia proferida el 17 de enero de 2005 por la Sala de Primera Instancia del TPIY.193 Radicado: IT-02-60-T. p. a falta de la declaración del acusado.209 que resulta difícil. estimó: Esa intención resulta del efecto conjugado de discursos o proyectos preparativos o justificativos de esos actos. en el asunto examinado por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia. decisión de la Sala de Primera Instancia I. La intención puede igualmente deducirse de la perpetración de actos que constituyan atentados al fundamento del grupo. Crimen de genocidio: existencia . excluyendo a los miembros de otros.192 Así. 193 Ibídem. Por ejemplo. pueden igualmente permitirle a la Sala deducir de allí la intención genocida. 524. 95. del carácter masivo de sus efectos destructivos. la Sala. tales como la doctrina general del proyecto político que inspiraron los actos susceptibles de encuadrar en la definición de genocidio. así como de la naturaleza específica.

en aplicación de la Resolución del Consejo Económico y Social del 28 de marzo de 1947.196 No basta con que el autor sepa simplemente que la destrucción del grupo resultaría inevitablemente. o al menos probablemente. 194 Segunda parte. étnico. ibídem. la Sala de Apelaciones recientemente confirmó que “la Convención sobre el Genocidio. 195 Asunto “Jelisic”.210 […] II) La intención específica en el genocidio 655. Crímenes internacionales . un grupo nacional. de la perpetración del crimen mencionado. El elemento La Sala de Primera Instancia observa que la intención particular que supone el genocidio es comunmente llamada “intención específica”. y en elproyecto de convención elaborado por el Comité Especial del Genocidio. a un grupo nacional. El artículo 4º del estatuto describe la intención específica en el genocidio como aquella “intención de destruir en todo o en parte. como tal”. dolus specialis o “intención genocida”. racial o religioso. prohíben únicamente la destrucción física o biológica de un grupo humano”. La destrucción de la identidad sociológica o cultural de un grupo no entra en el marco de la definición de genocidio en derecho internacional consuetudinario. A propósito de la definición del término. documentos oficiales de la ONU E/794.198 La Comisión de Derecho Internacional explica así esta distinción: La destrucción de la cual se trata. preparado por el secretario general.197 Los trabajos preparatorios de la Convención sobre el Genocidio establecen una distinción entre el genocidio físico o biológico y el genocidio cultural. 197 Asunto “Krstic”. como tal”. 580. 48. cultural u otra de tal grupo. p. 26 de junio de 1947. 25. es la destrucción material de un grupo determinado por medios sean físicos o biológicos. el cual debe apuntar a destruir al grupo. La Sala de Apelaciones ha estimado que “la intención específica exige que el autor del crimen… desee destruir.194 El examen versará sobre cada elemento de esta definición.195 incluso si ha considerado que la existencia de un plan o de una política no era un elemento jurídico constitutivo del genocidio. lingüística. y el derecho internacional consuetudinario en general. 46. étnico. religiosa. racial o religioso. remítese al caso “Krstic”. documentos oficiales de la ONU E/447. 24 de mayo de 1948. a) La intención 656. en todo o en parte. b) Destruir 657. “intención especial”. p. p. y no la destrucción de la identidad nacional. par. en todo o en parte. 196 Ibídem. 198 El genocidio cultural entra en el marco de la definición de genocidio formulada en el Proyecto de Convención sobre el Crimen de Genocidio.

199 658. 577 a 579. 31. 201 Opinión que es igualmente compartida por K. Cambridge University. 2000. constituyen una única operación. 200. A. Sin embargo. Genocide in International Law. 199 200 Tema I. en relación con el asunto “Krstic”: No se trataba. considera. nada se opusiera a que la destrucción física o biológica adoptara otra forma distinta de la muerte de los integrantes del grupo. Mûnchner Kommentar zum StGB. 202 Asunto “Krstic”. con el fin de incluir en éste otras formas de él..211 nacional o religioso no es tomado en consideración en la definición de la palabra “destrucción”. La destrucción debe entenderse solamente en su sentido material. p. en los términos del inciso inicial del artículo 4.202 661. par. agrega que se puede hablar de genocidio cuando el desplazamiento tiene por consecuencia la disolución del grupo. la Sala de Primera Instancia. habiendo sido retomada por la Sala de Primera Instancia.201 Además.203 Informe de la CDI de 1996. 519. asunto “Krstic”. par.2 del Estatuto. KreB. La Sala de Primera Instancia observa que estuvo previsto en un inicio que el genocidio cultural fuera excluido de la definición de genocidio y que. se han realizado tentativas para interpretar la noción de destrucción física o biológica en ese sentido. VStGB. Ver asunto “Stakic”. su sentido físico o biológico. La Sala de Primera Instancia está de acuerdo con que en el tribunal. y por W. a un grupo. las transferencias forzadas o el exilio del resto de la población. La Sala de Primera Instancia remarca igualmente que en el asunto “Krstic” la mayoría de los jueces de la Sala de Apelaciones consideraron: El desplazamiento forzado puede ser otro medio de lograr la destrucción física de la comunidad musulmana de Srebrenica. Las ejecuciones.200 […] 660. así como de las habitaciones y lugares de culto. Cambridge. pars. incluso descartando para la comunidad musulmana de la región la posibilidad de reconstituirse. Shabas. como en otras partes. no más que el elemento racial o étnico. 2003. A propósito del desplazamiento forzado. 57. Crimen de genocidio: existencia . p. Rn. opinión disidente del juez Shahabuddeen. en todo o en parte. en el caso concreto. de un simple desplazamiento. el juez Shahabuddeen consideró que “un simple desplazamiento” no constituye un genocidio. sumadas con los esfuerzos llevados a cabo por otros prisioneros para cumplirlas. en el asunto “Krstic”. reconoció que los desarrollos recientes mostraban una ampliación de la definición del genocidio. El desplazamiento comprendía la evacuación de todos los musulmanes de Srebrenica. 57. ejecutada con la intención de destruir. Así. Munich. por el contrario. en el asunto “Stakic”. 6. 203 Asunto “Krstic”.

En el asunto relativo a la aplicación de la Convención para la Prevención y la Represión del Crimen de Genocidio.204 En el asunto Akayesu. La idea de ampliar la noción de destrucción a efectos de incluir los desplazamientos de poblaciones. en el asunto “Kayishema”. sus familias y comunidades. siguieron la anterior postura. par. 731 y 732. 206 La Sala de Primera Instancia. par. incluso la presencia de los musulmanes en amplias regiones de Bosnia-Herzegovina. el cual remite al Informe de la CDI de 1996. pars. llevado ante la Corte Internacional de Justicia. “Bosnia-Herzegovina vs. Crímenes internacionales . 325 a 795. La violencia sexual hacía parte integral del proceso. 95. Al respecto consideró: Esas violaciones tuvieron como efecto disminuir física y psicológicamente a las mujeres. CIJ. El razonamiento de la Sala de Primera Instancia en el asunto “Akayesu” fue seguido por la Sala de Primera Instancia en el caso Musema (ver asunto “Musema”.208 […] Asunto “Kayishema”. 69. 208 Ibídem. Así las cosas. en los asuntos “Kayishema” y “Musema”. par. habiendo contribuido. asimismo recordó que para la Comisión de Derecho Internacional “la intención no debe consistir en la destrucción completa del grupo. 95. 204 205 Segunda parte.212 662. Asunto “Akayesu”. Yugoslavia (Serbia y Montenegro)”. 933). 207 Aplicación de la Convención para la Prevención y la Represión del Crimen de Genocidio. opinión individual del juez Lauterpacht. tiene sus partidarios.206 663. actos de genocidio. providencia relativa a las nuevas demandas en relación con las medidas provisionales. pars. de la voluntad de vivir de sus miembros y de sus propias vidas. particularmente dirigida contra las mujeres tutsis. Recueil. y a aquella del grupo. par. alrededor del mundo” (asunto “Kayishema”.205 Las Salas de Primera Instancia. 1993. destrucción de su moral. incluyendo actos “cuya comisión no comporta la muerte de la víctima”. y podían constituir un genocidio.207 el juez Elihu Lauterpacht concluyó en su voto particular: Los desplazamientos forzados de civiles… hacen parte de una campaña deliberada por parte de los serbios para eliminar el control. resulta difícil no ver en tales comportamientos de los serbios. 109). a su disminución. la Sala de Primera Instancia estimó que las violaciones y los actos de violencia sexual participaban en el proceso de destrucción de los tutsis en tanto grupos. Las Salas del TPIR también han adoptado una interpretación más amplia del término “destruir”. par. considerado como tal… la violencia sexual era una etapa en el proceso de destrucción del grupo tutsi. de manera significativa.

al igual que aquellos que tienen con la tierra y otros grupos. par. Un grupo es definido no sólo por sus integrantes. 213 La Sala de Primera Instancia.212 La Sala de Primera Instancia estima que los musulmanes de Bosnia son el grupo protegido. 557. par. asunto IT-94-2-R61. par. que se debe determinar el grupo tomado por objetivo. La Sala de Primera Instancia señala que el razonamiento que siguió. raciales o religiosos.209 Deriva de la jurisprudencia del tribunal que la identificación de un grupo nacional. examen del acta de acusación en marco del artículo 61 del Reglamento de Procedimiento y Prueba. sino también por su historia. raciales o religiosos. la Sala de Primera Instancia estima que el desplazamiento forzado puede conducir a la destrucción material del grupo. necesariamente. […] 666. par. Crimen de genocidio: existencia . 27. Dragan Nikolic”. En esas circunstancias. por los vínculos que unen a los miembros. 317. en particular. étnico. étnicos. se hace tomando como criterio la estigmatización de la cual ha sido objeto. c) Un grupo nacional. llegó a las mismas conclusiones en los pars. La Sala de Primera Instancia considera que la destrucción física o biológica de un grupo es la consecuencia probable de un desplazamiento forzado cuando se efectúa de tal forma que el grupo no puede reconstruirse. otros actos en serie pueden también conducir al mismo resultado. 682. 20 de octubre de 1995.211 La acusación hace valer que el grupo concernido fue aquel de los musulmanes de Bosnia. racial o religioso. apoyándose a la vez sobre criterios objetivos y subjetivos. 559 y 560 de la sentencia. 35. par. par. “Fiscal vs. no deben interpretarse como un alegato a favor del reconocimiento del genocidio cultural. La Sala de Primera Instancia estima que el término “destruir”. étnico. la muerte de sus integrantes. 70. debido a la percepción que éstos tienen de los rasgos nacionales. par. puede ampliarse al desplazamiento forzado de población. al menos en ese estado. racial o religioso 667. El artículo 4º del estatuto protege a los grupos nacionales. 684. en el sentido del artículo 4º del estatuto. 211 Asunto “Brdanin”.210 Según la opinión de la Sala de Primera Instancia es.213 Ver asunto “Brdanin”. La Sala de Primera Instancia considera que la destrucción física o biológica de un grupo no implica. Si el asesinato de un hombre importante entre los miembros del grupo puede ser el medio más directo para destruirlo. 209 210 Tema I. asunto “Jelisic”. caso por caso. Asunto “Krstic”. en el asunto “Krstic”. étnicos. Sala de Primera Instancia I. par. en casos de dispersión de sus integrantes. en la medida en que deje de existir como tal.213 665. así como el asunto “Kajelijeli”. sino como una tentativa por precisar el sentido de la destrucción física o biológica. que figura en la definición de genocidio. especialmente por los autores del crimen. citando el asunto “Semanza”. 212 Acta de acusación. 811. y las conclusiones a las que llegó. sus costumbres.

214 Segunda parte. 215 TPIR. asunto “Krstic”. asunto TPIR-99-52-T. par. “la intención de destruir al menos una parte sustancial del grupo protegido”. Las víctimas del genocidio deben haber sido tomadas por blanco en razón de su pertenencia al grupo protegido. asunto TPIR-96-14-A. no solamente en términos absolutos. incluso si el crimen puede haber obedecido a otros motivos. 312. por parte del autor presunto. pars. 12. sino en relación con el tamaño del grupo en su conjunto. 521. Comentario jurisprudencial 2. Decisión “Sikirika”. par. igualmente: asunto “Jelisic”. 2. Jean Paul Akayesu” se inscribe en el genocidio ruandés que se perpetró en 1994 por parte de facciones hutus contra tutsis y hutus moderados. juicio y sentencia del 3 de diciembre de 2003. Asunto “Krstic”. par. asunto “Akayesu”. 53. 82. La Sala de Apelaciones ha juzgado que la expresión “en todo o en parte” exige. elementos éstos que permiten determinar si la parte del grupo afectada es lo suficientemente importante para que la condición sea cumplida. pars. y su “lugar” en el seno del grupo. Crímenes internacionales . la intención específica debe ser aquella de destruir al grupo en tanto que entidad distinta. Ferdinand Nahimana. Si ese elemento no basta para indicar si el mencionado grupo es considerable. Los estimativos de víctimas oscilan entre 500 mil y 1 millón de personas. estará siempre limitada por las posibilidades con que cuente. 590 y 591. e) “Como tal” 669. asunto “Semanza”. Fiscalía”. presente en el autor del genocidio. La Sala de Apelaciones ha concluido además que “la intención de destruir. par. 66 a 86. se puede apelar a los demás elementos”. sentencia del 9 de julio de 2004. relativa a las demandas de preclusión. par. Jean-Bosco Barayagwiza y Hassan Ngeze”. asunto “Eliezer Niyitegeka vs.1. Hechos relevantes de las decisiones El asunto “Fiscal vs.214 Precisa que “la importancia numérica de la fracción del grupo debe ser considerada”. Ver.215 Así como se ha dicho.214 d) “En todo o en parte” 668. “Fiscal vs.

para intentar detener la guerra. incitación al genocidio y crímenes de lesa humanidad.217 El ataque continuó hasta el 11 de julio. El Estado bosnio creó su propia fuerza militar. creando un cuerpo especial (Unprofor). fuera del enclave. violaciones masivas y genocidio. el Ejército de BosniaHerzegovina (ARBiH). se produjo en una zona previamente declarada como “segura” por las Naciones Unidas. Bosnia-Herzegovina. Crimen de genocidio: existencia . Dicho asesinato masivo. A su vez. En un principio fue denominada República Serbia de Bosnia y Herzegovina. se accidentó en el aeropuerto de Kigali. y luego declarada República Srpska. las fuerzas serbobosnias cometieron todo tipo de delitos contra la población civil. entidad territorial serbobosnia. el 9 de enero de 1992. el Consejo Croata de Defensa (HVO). Tema I. La creación de la República Srpska. y capturaron y ejecutaron sumariamente. consistió en el asesinato de aproximadamente unas 8. compuesta por seis repúblicas: Eslovenia. cerca de 7. la ONU decidió intervenir. La Fiscalía alega que en los días siguientes al ataque las Fuerzas Armadas de VRS forzaron el desplazamiento. 217 La masacre de Srebrenica. falleciendo todos sus ocupantes. bajo el mando del general Ratko Mladić.000 hombres bosnios musulmanes pertenecientes al enclave de Srebrenica. el asunto “Fiscal vs. en julio de 1995. ya que en ese momento se encontraba bajo la “protección” de 400 cascos azules holandeses. por la Asamblea del pueblo serbio de Bosnia y Herzegovina.000 personas de etnia bosnia en la región de Srebrenica. Debido a la muerte de ambos mandatarios las matanzas se generalizaron. Su origen se remonta a la República Federal Socialista de Yugoslavia (SFRJ). Montenegro y República de Macedonia. su desintegración comenzó con la independencia de Eslovenia y Croacia. de Ruanda. Croacia. Dentro de ese contexto. el VRS. Por diversos factores. Tras incruentas operaciones militares que enfrentaron. llevado a cabo por unidades del Ejército de la República Srpska. y la consolidación de la mencionada República. Serbia. y luego a una alianza de éstos contra los serbobosnios. la República Croata de Herzeg-Bosnia. su propio Estado. está estrechamente vinculada al inicio de la guerra en Bosnia-Herzegovina. comenzando por la capital y extendiéndose a otras partes de Ruanda. primero a bosnios contra croatas. de mujeres y niños bosnios musulmanes de Srebrenica. antes de 1990. durante la guerra de Bosnia. y la comunidad croata. también conocida como genocidio de Srebrenica. cuando las Fuerzas Armadas de la República de Srpska (VRS)216 empezaron un ataque en contra del “área segura” de Srebrenica.215 En cuanto al detonante del mencionado crimen se suele citar lo sucedido el 6 de abril de 1994. en Bosnia central. cuando el avión que transportaba al presidente Juvénal Habyarimana. así como por un grupo paramilitar serbio conocido como Los Escorpiones. el burgomaestre Jean Paul Akayesu fue acusado de la comisión de crímenes de genocidio. incluyendo limpieza étnica. y al presidente Cyprien Ntaryamira de Burundi. y enterraron. cuando las fuerzas de VRS entraron al pueblo de Srebrenica en Bosnia-Herzegovina. compuesto por fuerzas de varios países. 216 Con el fin de mantener el dominio sobre todo Bosnia-Herzegovina. y su ejército. Vidoje Blagojevic y Dragan Jokic” versa sobre lo sucedido alrededor del 6 de julio de 1995.

Aspectos relevantes de las decisiones 2. 218 Segunda parte. y de la expresión latina caedere. Se puede tratar. motivo por el cual tales actos terminaron siendo calificados. a saber: la conducta. el genocidio como un crimen internacional autónomo. Analysis of Government. E. 1944. En 1946 la Asamblea General de la ONU adoptó la Resolución 96. como crímenes de lesa humanidad.2. La palabra se compone del término griego genos. “Reservas a la Convención sobre la Prevención y el Castigo del Delito de Genocidio”. en ICJ Reports. Sliedregt.. Carnegie Endowment for International Peace. de la misma manera que el homicidio es la negación a un individuo humano del derecho a vivir… muchos ejemplos de tales crímenes de genocidio han ocurrido cuando grupos raciales. religiosos o políticos han sido destruidos parcial o totalmente220 (énfasis agregado). No sería entonces sino hasta 1948 cuando se estipularía. a su vez.1. la Convención sobre la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio vino a formular. El aspecto externo del hecho (actus reus)218 La expresión “genocidio” fue acuñada por Lemkin durante la Segunda Guerra Mundial para referirse al holocausto judío. Crímenes internacionales . 220 Llama la atención. en el texto de un tratado internacional. En tal sentido. 23. procediendo a esbozar algunos de sus elementos: El genocidio es una negación del derecho a la existencia a grupos humanos enteros. que alude a la acción de matar. La Haya: TMC Asser.216 2. por supuesto. la alusión que realizó la Asamblea General a los grupos políticos. The criminal responsability of individuals for violations of International Humanitarian Law. de acciones u omisiones.221 Sobre el concepto de actus reus. habiendo además sido calificada como norma consuetudinaria por la Corte Internacional de Justicia. que significa raza. R. Van Sliedregt explica que este elemento objetivo y externo del delito se conforma por tres elementos. opinión consultiva del 28 de mayo de 1951. 221 CIJ. Axis Rule in Occupied Europe: Laws of Occupation. 53. p. los cuales finalmente no quedaron incluidos en el texto de la Convención contra el Genocidio de 1948. 219 Lemkin. titulada “El crimen de genocidio”. sus consecuencias y las circunstancias en las cuales aquélla fue perpetrada.219 Ahora bien. una definición de las características de este comportamiento delictual. Cf. Según este autor. Washington. los acuerdos de Londres no incluyeron expresamente el crimen de genocidio en el listado de delitos por los cuales serían juzgados los líderes nacionalsocialistas. texto en el cual lo califica en términos de “crimen de derecho internacional”. p.2. en la práctica. van. como en el Estatuto de Roma de la CPI. el genocidio se caracteriza por atacar las condiciones de vida de un grupo humano con el fin de exterminarlo. la cual se ha conservado tanto en los estatutos de los tribunales penales internacionales ad hoc. por primera vez en el derecho internacional. Proposal for Redress. 2003.

es decir. en cuanto al elemento subjetivo. Sin embargo.. W. los autores de la Convención contra el Genocidio consideraron que sólo los grupos nacionales. resulta pertinente destacar que se trata de dirigir ciertas acciones cuyo fin es la destrucción total o parcial de un grupo nacional. 225 Cassese. 222 223 Tema I. International Criminal Law. religioso o nacional. étnico. también es posible recurrir a criterios subjetivos. De tal suerte que.. Ambos criterios han sido acogidos por la jurisprudencia penal internacional. Los grupos protegidos Un grupo es “una pluralidad de personas unidas de forma duradera por características comunes. 319. G. p. así suceda. Genocide in international law. A. las costumbres. 2005. las características morfológicas. London.. aunque. se precisa demostrar la intención (dolus specialis) de destruir total o parcialmente a un determinado grupo étnico. racial o religioso podrá responder a la aplicación de elementos objetivos (verbigracia. p. Cassese225 explica que calificar a determinada colectividad en términos de grupo nacional. p.2. la lengua.222 Importa igualmente destacar que. 314.. en cierta forma se sobreponen. Así mismo. Tirant lo Blanch. según Werle. Oxford University. la comisión del crimen de genocidio no presupone la existencia de un conflicto armado interno o internacional. Valencia. que se diferencia del resto de la población”. segunda edición. 2005. racial. tampoco se exige demostrar que el acto genocida individual se inscribe en un ataque masivo o sistemático contra la población civil. o cuando los agresores los perciben como distintos (identification by others). étnicos. Valencia. 102. racial o religioso. Cambridge University. etcétera). 96. The crime of crimes. G. en segundo lugar. el tipo protege. desde el punto de vista temporal. Tirant lo Blanch. p. 224 Shabas. 2000. la dignidad de las víctimas”. a partir de procesos sociales de adscripción. p. “en primer lugar se protegen la existencia física y la continuidad social de los grupos. Tratado de derecho penal internacional. en su calidad de tal. Ibídem. Autores como Schabas224 sostienen que estos cuatro grupos adolecen de problemas de precisión.223 En tal sentido. y en últimas su delimitación dependerá de procesos de percepción social.1. las tradiciones. 2003. cuando una colectividad se ve a sí misma como diferente de otra (self identification).1.226 Werle. Crimen de genocidio: existencia . Tratado de derecho penal internacional. 2. New York. en la práctica. En tal sentido. étnico. raciales y religiosos cumplían con las características de estabilidad y permanencia necesarias para ser víctimas de tal crimen internacional. 317. 226 Werle.217 En cuanto a la estructura del crimen de genocidio.

pars. 227 228 Segunda parte. el conjunto de individuos. étnico o racial a partir de criterios objetivos. raciales o religiosas propias. así rechazados. 70 y 71. Una “aproximación positiva” consistirá para los autores del crimen en distinguir del grupo aquello que estiman constituyen las características nacionales. Guatemala (asunto “Nottebohm”). las cuales a menudo carecen de todo reconocimiento por el derecho interno y pueden ser una población vulnerable. Al respecto Schabas229 critica la denominación grupo nacional.218 En efecto. racial o nacional. racial o nacional distinta. 1955. étnicas. cabe señalar que. sentencia proferida el 14 de diciembre de 1999. ligada por una reciprocidad de derechos y deberes ciudadanos. lo que significa la presencia de vínculos afectivos y materiales reales entre el individuo y un determinado Estado. el TPIY se ha inclinado por el criterio subjetivo. intentar hoy definir un grupo nacional.227 En cuanto al grupo nacional.. asunto “Lichtenstein vs. La Sala decide entonces apreciar la pertenencia a un grupo nacional. étnico o racial desde el punto de vista de la percepción que tienen las personas que quieren diferenciar a ese grupo del resto de la colectividad. recueil. Si la determinación objetiva de un grupo religioso es todavía posible. Una “aproximación negativa” consistirá en identificar a los individuos como extraños al grupo al cual los autores del crimen consideran pertenecen y que presentan. según ellos. 229 Schabas. un grupo étnico. IT-95-10. resulta más apropiado apreciar la calidad del grupo nacional. en el asunto “Fiscal vs. ante las dificultades teóricas y prácticas que plantean los factores objetivos. raciales o religiosas propias de ese grupo. Crímenes internacionales . sería un ejercicio a la vez peligroso y cuyo resultado no correspondería necesariamente a la percepción de las personas vinculadas con tales categorizaciones. París. 6 de abril de 1955. Jelisic”. y científicamente no discutibles. fallado el 14 de diciembre de 1999. Jelisic”. de un grupo en tanto que entidad étnica. Así. asunto “Fiscal vs. en algunos casos. constituyen. en Droit International Pénal. la Sala de Primera Instancia de aquel tribunal sostuvo lo siguiente: 70. TPIY. se puede afirmar que se trata de un conjunto de personas consideradas como unidas por un vínculo jurídico basado en una nacionalidad común. étnicas. según el asunto “Nottebohm”. W. unas características nacionales. Ahora bien. para los autores presuntos del acto. Tal estigmatización del grupo puede efectuarse según criterios positivos o negativos. Así pues. en el sentido de ser muy restrictiva. 2005.228 lo importante es demostrar la existencia de una nacionalidad efectiva. por cuanto excluye a minorías nacionales. CIJ. a partir de un criterio subjetivo: es la estigmatización. por la colectividad. Pedone. la que permite determinar si una determinada población constituye. por exclusión. racial o étnico. un grupo distinto. 71. “Le genocide”. más que el nexo exclusivamente jurídico.

232 Werle.. Según Planzer. confesión o práctica de culto. históricamente se ha conformado de manera estable. en la práctica. No obstante lo anterior. según la jurisprudencia penal internacional. que tienen un pasado común. p. cultural. señalemos que. 45. en condiciones de igualdad. ibídem. París. de personas vinculadas por unas mismas costumbres. Finalmente. asunto “Fiscal vs. 231 Planzer. los grupos religiosos se caracterizan. p.2. y a menudo se encuentran ubicadas en una determinada región. independientemente de sus factores lingüísticos. Le crime de genocide. A. Werle232 explica que existirían varias modalidades de comisión de tal crimen: el genocidio físico (homicidio. a diferencia de los otros. restricción o preferencia basada en motivos de raza. se constituye sobre una base voluntaria. linaje u origen nacional o étnico que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento.2. nacionales o religiosos. Se trata. parece equipararlos: Artículo 1º. de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas política. goce o ejercicio. o en cualquier otra esfera de la vida pública (énfasis agregado). 514. de conformidad con la jurisprudencia del TPIR. En la presente convención la expresión “discriminación racial” denotará toda distinción. refiere a los miembros de una colectividad cuyos integrantes comparten una lengua o una cultura común. p.230 se caracteriza por compartir determinados rasgos físicos hereditarios. Crimen de genocidio: existencia . según la jurisprudencia del TPIR. G. las diferencias entre los grupos étnicos y raciales no son evidentes. la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial.219 A su vez. culturales.1. en consecuencia. De hecho.. 1956. LGDJ. el grupo étnico. 325.231 aunque el grupo religioso. El grupo racial. color. Los comportamientos genocidas Examinando los diversos comportamientos genocidas que estipula la convención de 1948. sin que se exija la presencia entre ellos de determinados rasgos raciales. exclusión. Jean Paul Akayesu”. sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia. 230 Tema I. económica. lesiones graves físicas o mentales e imposición de condiciones TPIR-96-4-T. por encontrarse conformados por personas que comparten una misma religión. 2. social.

se presentó una discusión en relación con los textos del estatuto del TPIY y de la Convención contra el Genocidio debido a que en la versión francesa se emplea el término meurtre. tal conducta se describe de la siguiente manera: Artículo 6a) Genocidio mediante matanza Elementos 1. 4. en: El derecho en el contexto de la globalización. Akayesu”. total o parcialmente. Que la conducta haya tenido lugar en el contexto de una pauta manifiesta de conducta similar dirigida contra ese grupo o haya podido por sí misma causar esa destrucción. la convención de 1948 trae la “lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo”. Que esa persona o personas hayan pertenecido a un grupo nacional. Universidad Externado de Colombia. de los textos normativos aplicables. Al respecto. racial o religioso como tal. Que el autor haya dado muerte a una o más personas. Bogotá. a ese grupo nacional. los elementos de los crímenes de la CPI definen tal comportamiento de la siguiente forma: Acerca de los problemas que se han suscitado en los tribunales penales internacionales en relación con las versiones. Ahora bien. en tanto que en la inglesa se emplea el término killing. étnico. en el texto de los elementos de los crímenes de la CPI. un homicidio intencional. 3. 233 Segunda parte. Como segundo acto genocida. en diversos idiomas. Al respecto. 2. Al respecto. Que el autor haya tenido la intención de destruir. genocidio biológico (medidas encaminadas a evitar los nacimientos en el grupo) y genocidio cultural (traslado de niños a otro grupo). es decir. étnico. por cuanto es más acorde con la naturaleza del genocidio. 2007. como se comenta en el asunto “Fiscal vs.. A. Crímenes internacionales . la convención de 1948 trae como primer acto genocida la “matanza de miembros del grupo”. el cual comprende cualquier homicidio. “La globalización en la jurisprudencia de los tribunales penales internacionales”. ver: Ramelli. racial o religioso determinado. los jueces penales internacionales decidieron acoger la versión francesa de los instrumentos internacionales.233 Ante tal diferencia.220 de vida destructivas). sea intencional o no.

en sentencia del 21 de mayo de 1999. racial o religioso determinado. internos o sensoriales.235 Asunto “Akayesu”. 2. En el asunto “Akayesu”. 502. Que el autor haya tenido la intención de destruir. racial o religioso como tal. en un sentido amplio. étnico. La expresión atentado grave contra la integridad física debe ser apreciada caso por caso. 108 y 109. par. Kayishema y Ruzindana”. a ese grupo nacional. La Sala hace suyas tales conclusiones. necesariamente. las mutilaciones y los interrogatorios con golpizas. 109. asunto “Fiscal vs. Ahora bien. la Sala concluyó que el hecho de que un atentado grave pueda versar sobre la integridad física de una víctima no implica. 108.234 Además. que sus efectos sean permanentes e irreversibles. consideró: Atentado grave contra la integridad física. Que esa persona o personas hayan pertenecido a un grupo nacional.221 Artículo 6b) Genocidio mediante lesión grave a la integridad física o mental Elementos 1. pars. Kayushema y Ruzindana”. étnico. 234 235 Tema I. puede ser interpretada como concerniente a un acto que implica un atentado grave contra la salud de la víctima o que tiene por efecto su desfiguración o provocar alteraciones graves de sus órganos. constituyen hechos asimilables a los atentados graves contra la integridad física de la persona. total o parcialmente. apoyándose en el sentido común. o las amenazas de muerte. 3. en el asunto “Fiscal vs. La Sala considera que. Que el autor haya causado lesión grave a la integridad física o mental de una o más personas. ¿qué se entiende por lesión grave a la integridad física de una persona? La Sala de Primera Instancia del TPIR. Crimen de genocidio: existencia . TPIR-95-1-T. Que la conducta haya tenido lugar en el contexto de una pauta manifiesta de conducta similar dirigida contra ese grupo o haya podido por sí misma causar esa destrucción. la expresión atentado grave contra la integridad física sobrepasa tal explicación. sentencia proferida el 21 de mayo de 1999 por la Sala de Primera Instancia II. consideró que los actos de violencia sexual. 4. Así. la violación.

los elementos de los crímenes de la CPI lo describen de la siguiente forma: Artículo 6c) Genocidio mediante sometimiento intencional a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física. Que el autor haya sometido intencionalmente a una o más personas a ciertas condiciones de existencia. Elementos: 1. Así. en todo o en parte. la defensa de los acusados sostenía que se trataba de simples tentativas de homicidio. Finalmente. 113. Crímenes internacionales . La Sala estima que la responsabilidad de un acusado no puede verse comprometida en tales circunstancias mas que si. podía constituir un atentado grave con su integridad mental. sentencia proferida el 21 de mayo de 1999 por la Sala de Primera Instancia II. la Sala concluyó: 112. De tal suerte que. la expresión “atentado grave contra la integridad mental” ha sido fuente de discusiones en la jurisprudencia del TPIR. Como apoyo a su tesis. Werle. Kayushema y Ruzindana”. en el citado asunto “Fiscal vs. 236 237 Segunda parte. p. al momento de los hechos. en tanto que acto genocida. a fin de materializar la intención específica de destruir al grupo.222 Al respecto Werle236 comenta que la causación de lesiones físicas graves a los integrantes del grupo no requiere que sea duradera ni irreversible. necesariamente. a la luz de los principios generales del derecho. ibídem. aquel se encontraba animado de la intención de llevar a cabo un atentado grave contra la integridad mental de la víctima. A su vez. el hecho de inspirar a la víctima miedo o terror extremos.237 En lo que concierne al “sometimiento a condiciones de vida destructivas”. Kayishema y Ruzindana”. de uno físico contra la víctima. TPIR-95-1-T. el órgano de acusación sostenía que el atentado contra la integridad mental no resultaba. asunto “Fiscal vs. para el fiscal. La Sala considera que la expresión atentado grave contra la integridad mental debe ser interpretada caso por caso. 327. 112 y 113. pero tampoco puede tratarse de una meramente pasajera. pars. citaba los trabajos preparatorios de la Convención contra el Genocidio. Por el contrario. de intimidarla o amenazarla.. G. mas no de hechos constitutivos de genocidio. según los cuales el atentado contra la integridad mental iba más allá de uno “menor o temporal contra las facultades mentales”.

115. par. en forma total o parcial. de ese grupo. comprende igualmente unos métodos de destrucción que no implican inmediatamente la muerte de los miembros del grupo. rehusándoles el acceso a instalaciones sanitarias y a cuidados médicos. que con el tiempo. Hace suya la interpretación evocada anteriormente. en pocas palabras. 3. de acciones que no matan de forma inmediata a los integrantes del grupo pero. especialmente. par. Que la conducta haya tenido lugar en el contexto de una pauta manifiesta de conducta similar dirigida contra ese grupo o haya podido por sí misma causar esa destrucción. total o parcial. étnico. 4. Así por ejemplo. Ibídem. Kayushema y Ruzindana”. o sometiéndolos a trabajos excesivos…238 Y más adelante señala: 116. la privación de alimento. en la medida en que tales actos comportan la destrucción del grupo. en la citada sentencia del asunto “Fiscal vs.223 2. Que las condiciones de existencia hayan tenido el propósito de acarrear la destrucción física. Que esa persona o personas hayan pertenecido a un grupo nacional. Crimen de genocidio: existencia . elaborada por el secretario de la ONU. la violación. conducen a tal resultado. La Sala hace suya la exposición de motivos del proyecto de convención. tales como. racial o religioso determinado. étnico. 5. La Sala considera que la expresión “sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que comporten su destrucción física total o parcial”. la cual considera que las condiciones de existencia apuntadas incluyen. Se trata.239 Un cuarto comportamiento que es considerado como genocida consiste en aplicar medidas “destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo”. por Ibídem. la Sala de Primera Instancia del TPIR describió tal conducta en los siguientes términos: 115. que interpreta ese concepto como una situación en la cual se condena a los miembros de un grupo a morir a fuego lento. 116. privándolos de alojamiento y de vestidos adecuados. total o parcialmente. 238 239 Tema I. la reducción de los servicios sanitarios. Que el autor haya tenido la intención de destruir. racial o religioso como tal. así como la detención excesiva en locales cuya superficie es insuficiente. a ese grupo nacional. especialmente. por debajo de los mínimos requeridos.

Que la conducta haya tenido lugar en el contexto de una pauta manifiesta de conducta similar dirigida contra ese grupo o haya podido por sí misma causar esa destrucción. total o parcialmente. 240 241 Segunda parte. Aunado a lo anterior. en el asunto “Fiscal vs. una mujer de dicho grupo es deliberadamente inseminada por un hombre de otro grupo. Akayesu”. Que esa persona o personas hayan pertenecido a un grupo nacional. 507. los controles de natalidad obligatorios.241 Un último acto considerado como genocida. el empleo forzado de anticonceptivos. étnico.. 3. en los elementos de los crímenes de la CPI se establece lo siguiente: Artículo 6d) Genocidio mediante la imposición de medidas destinadas a impedir nacimientos. Sobre el particular. par. a ese grupo nacional. la prohibición de contraer matrimonio y la separación de los sexos. étnico. en el texto de los elementos de los crímenes se describe tal comportamiento de la siguiente forma: Asunto “Akayesu”. durante la violación. 508. con la intención de que se dé a luz a un niño que no pertenecerá al grupo de su madre”. Que las medidas impuestas hayan estado destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo. consiste en el traslado por la fuerza de niños de un grupo a otro. por ejemplo. racial o religioso como tal. la esterilización. Crímenes internacionales . Que el autor haya impuesto ciertas medidas contra una o más personas. par. la violación apunte “a entrabar los nacimientos cuando la persona violada se rehúsa subsecuentemente a procrear.240 Así mismo. 5. cit. Elementos: 1. etcétera. racial o religioso determinado. Ibídem. 4.224 ejemplo. Al respecto. ob. 2. Que el autor haya tenido la intención de destruir. la Sala precisó que las medidas también pueden ser de carácter mental cuando. al igual que los miembros de un grupo pueden ser llevados por amenazas o traumatismos infligidos a no procrear”. donde la pertenencia al grupo es dictada por la identidad del padre. el TPIR precisó que “en el contexto de las sociedades patriarcales. un ejemplo de medida destinada a entrabar los nacimientos en el seno de un grupo es aquella donde.

242 Así mismo. cit. 6. étnico. al igual que las medidas encaminadas a entrabar los nacimientos. par. total o parcialmente. haya alcanzado antes la mayoría de edad”. racial o religioso como tal. 3.225 Artículo 6e) Genocidio mediante el traslado por la fuerza de niños. Que el autor haya trasladado por la fuerza a una o más personas 2. 509. salvo que. en el asunto “Fiscal vs. a ese grupo nacional.. Akayesu”. Crimen de genocidio: existencia . Tema I. Elementos: 1. Como se puede advertir. el TPIR precisó lo siguiente: Traslado forzado de niños de un grupo a otro (literal e). Que los trasladados hayan sido menores de 18 años. sino también las amenazas o traumatismos infligidos que conduzcan a forzar el traslado de niños de un grupo a otro”.243 La Convención de Derechos del Niño establece lo siguiente: 242 “Artículo 1º. es decir. Para los efectos de la presente convención. se acoge la definición de “niño” como aquel menor de 18 años de edad. Que el traslado haya tenido lugar de ese grupo a otro grupo. 7. en virtud de la ley que le sea aplicable. 4. La Sala es de la opinión que en el traslado forzado de niños de un grupo a otro. en los mismos términos que la Convención de Derechos del Niño de 1989. 5. Que los actos hayan tenido lugar en el contexto de una pauta manifiesta de conducta similar dirigida contra ese grupo o haya podido por sí misma causar esa destrucción. que los trasladados eran menores de 18 años. racial o religioso determinado. étnico. Que el autor haya tenido la intención de destruir. Que el autor supiera. Que esa persona o personas hayan pertenecido a un grupo nacional. se entiende por niño todo ser humano menor de dieciocho años de edad. o hubiera debido saber. 243 Asunto “Akayesu”. no se trata solamente de sancionar un acto directo de traslado forzado físicamente. ob.

sostienen la existencia del denominado “genocidio cultural”... en la actualidad. o el hecho de deliberadamente haber escogido a las víctimas en razón de su pertenencia a un grupo particular.245 2. W. Crímenes internacionales . 247 Asunto “Akayasu”. sean cometidos por el mismo agente o por otros. como Drost. de aprehender. par. cit. puede deducirse de un cierto número de hechos. más que el individuo tomado aisladamente. TPIY. 246 Cassese. el grupo al que pertenece. se presenta un debate entre quienes.247 Drost. los actos genocidas deben haber sido cometidos sobre un individuo en particular. no en función de su identidad personal. A. Al respecto. El aspecto interno del hecho (dolus specialis) La Convención contra el Genocidio dispone que se trata de la comisión de actos perpetrados “con la intención de destruir. Akayesu”. Así pues.2. religiosa o nacional. Drost244 comenta que el traslado por la fuerza de niños de un grupo a otro constituye una forma de genocidio cultural. étnico.246 de tal suerte que el acto incriminado. por cuanto se trata de que ellos sean educados en un ambiente social y lingüístico ajeno a sus costumbres ancestrales. tales como la escala de atrocidades cometidas. la Sala estima que es posible deducir la intención genocida que presidió la comisión de un acto particular incriminado. Sythoff. 1959. 244 245 Segunda parte. en tanto que la jurisprudencia penal internacional se inclina por la postura según la cual sólo existe el genocidio físico del grupo. A. par. incluso imposible. en razón de que pertenece a un grupo determinado y en razón de tal circunstancia. Otros factores.. en definitiva. asunto “Fiscal vs. en la región o país. ob. racial o religioso). racial.. Tratándose de la cuestión de cómo determinar la intención específica del agente. total o parcialmente” (dolus specialis) un determinado grupo (nacional. a falta de confesión por parte del acusado. Así las cosas. Ver por ejemplo. “On the use of Criminal Law notions in determining State responsibility for genocide”. Por ejemplo. P. Leyden. su carácter general. en últimas. en Journal of International Criminal Justice.2. ob. o incluso del contexto general de perpetración de otros actos reprochables sistemáticamente dirigidos contra el mismo grupo. se dijo: 523. del conjunto de actos propios del acusado. en el asunto “Fiscal vs. excluyendo al mismo tiempo a los integrantes de otros grupos. pueden igualmente permitirle a la Sala deducir una intención genocida. es cometido con el propósito de destruir total o parcialmente al grupo. En otras palabras. la Sala considera que aquella es un factor de orden psicológico que es difícil. Vidoje Blagojevic y Dragan Jokic”. De allí que la víctima es. 657. 523.226 Por su parte. sino en razón de su pertenencia étnica. cit. 2007. la víctima es escogida. The crime of State. Es la razón por la cual.

sino que lo haga precisamente debido a tal pertenencia. sentencia proferida el 7 de junio de 2001 por la Sala de Primera Instancia I. 253 TPIY. Autores como Werle252 consideran además que. asunto “Fiscal vs. t.253 Maison. precisó que el contexto de perpetración de los actos alegados puede ayudarle a los jueces a determinar la intención del acusado. se debe hacer referencia a la conducta misma del acusado. 129-145. Chronique d’un génocide annoncé”. por el contrario. en sentencia del 14 de diciembre de 1999 consideró que.249 Directamente relacionada con el contexto. IT-95-10-T. racial o religioso. debido a sus específicas particularidades como grupo nacional. 80. 744. en RGDIP. 251 TPIY. 63. R. Jelisic”. Jelisic”251 la Sala de Primera Instancia. par.227 De igual manera. “Le crime de génocide dans les premiers jugements du tribunal pénal international pour le Rwanda”. a renglón seguido se apresta a aclarar que “cuando se recurre al contexto para deducir la intención del acusado. En tal sentido. Vidoje Blagojevic y Dragan Jokic”. 657. La Sala de Primera Instancia está de acuerdo con que en el Tribunal. Puede tratarse. Vidoje Blagojevic y Dragan Jokic”. 1. de una municipalidad. cit. Crimen de genocidio: existencia . par. se han realizado tentativas para interpretar la noción de destrucción física o biológica en ese sentido. 1999.. En tal sentido. p. consideró: 657. 250 En relación con la crisis en Sudán y su calificación en términos de genocidio. 249 TPIR. 252 Werle.248 en el asunto “Fiscal vs. Ahora bien. La Sala considera que la intención del acusado debe deducirse. de sus propios actos. sentencia proferida el 14 de diciembre de 1999 por la Sala de Primera Instancia I. cit. en fallo de primera instancia del 7 de junio de 2001. asunto “Fiscal vs. étnico. en el asunto “Fiscal vs. y surgir claramente de una línea de conducta deliberada”. 103. “en especial. Bagilishema”. Bagilishema”. se encuentra la zona geográfica en la cual se comete el genocidio250. 338. par. Sin embargo. ante todo. E. Así. La Sala de Primera Instancia observa que estuvo previsto en un inicio que el genocidio cultural fuera excluido de la definición de genocidio y que. teniendo en cuenta el objeto y el fin de la Convención contra el Genocidio. no basta con que el autor ataque a individuos pertenecientes a ellos. pp. 248 Tema I.95-1A-T. como en otras partes. por ejemplo. ob. asunto “Fiscal vs.. ob. nada se opusiera a que la destrucción física o biológica adoptara otra forma distinta de la muerte de los integrantes del grupo. ver especialmente: Decaux. el TPIY. la destrucción ha sido entendida en términos físicos y biológicos. así como la costumbre internacional. en cuanto a la expresión “destruir total o parcialmente” a un grupo. la Sala de Primera Instancia del TPIY. la jurisprudencia del TPIR. p. En: AFDI. mas no culturales. “La crise du Darfour. se admite que él pueda ser cometido en una región geográfica reducida. cuando sus propósitos y sus actos no revelan tal intención”. vol.. 2004. deben hacerse algunas precisiones. en el asunto “Fiscal vs.

Sala de Primera Instancia. pero no pretende con ello. 104. la CPI sostuvo que para ese tribunal260. von y Robinson.255 Se debe entonces tratar de la intención de destruir “una parte sustancial del grupo”. ob. en RGDIP. en el asunto “Fiscal vs. Maison. t. 123. asunto “Fiscal vs. la existencia de un plan. o bien. Jelisic” la Sala de Primera Instancia consideró que “en la práctica es muy difícil aportar la prueba de la intención genocida de un individuo si las exacciones cometidas no presentan un carácter de masivo y si el acto criminal reprochado no es apoyado por una organización o un sistema”. pero seleccionados en razón del impacto que con su desaparición se le causará al grupo (hipótesis de la destrucción selectiva del grupo). Así mismo. etcétera). lo importante es la eficacia que sobre la existencia del grupo pueda tener la eliminación parcial de éste (verbigracia. la jurisprudencia del TIYR254 ha estimado que esa intención de destruir total o parcialmente al grupo debe entenderse como una voluntad de acabar con el grupo en tanto entidad separada y distinta. 89.256 De igual manera. 259 Sobre el asunto “Fiscal vs. 258 Ibídem. Results. la Sala de Primera Instancia del TPIY explicó que la destrucción del grupo podía ser analizada desde dos perspectivas: desde el punto de vista de acabar con un número muy elevado de sus integrantes (hipótesis de la destrucción masiva del grupo). Con todo. 256 Ibídem. 1. 257 TPIY. en el asunto “Fiscal vs. Omar Al-Bashir”. en The International Criminal Court. la selección de éstas. 1999. cf. cf. vol. “Crimes within the jurisdiction of the Court”. asunto “Fiscal vs. H. sería necesario. 255 TPIR. “Le crime de génocide dans les premiers jugements du tribunal pénal international pour le Rwanda”. la destrucción como tal del grupo. pp. pp. 461-467. van Der. Issues. sentencia del 14 de diciembre de 1999. ataques contra líderes religiosos. 1999.. julio de 2010.228 Así mismo. vol. 260 Sobre las discusiones acerca del crimen de genocidio. 103. la destrucción de bienes destinados al culto. y “no simplemente contra algunos individuos en razón de su pertenencia al grupo”. En definitiva. La Haya. espirituales. en la Conferencia de Roma de 1998 y en la Asamblea de los Estados Partes. “International Criminal Court decision on the standard of proof of mens rea for genocide”. R. Hebel. Crímenes internacionales . necesariamente. sociales. en cuanto a la prueba de la intención genocida. donde el autor selecciona a sus víctimas en razón de su pertenencia a una comunidad específica. cit. etcétera. negotiatins. Finalmente. el comportamiento desplegado por el acusado. en AJIL. The making of the Rome Statute. en el asunto “Fiscal vs. 254 Segunda parte. Omar Al-Bashir”259. la jurisprudencia del TPIY ha precisado257 que el genocidio se diferencia del crimen de persecución. la destrucción de un número menos amplio de integrantes. D. Bagilishema”. Jelisic”.. p. Jelisic”. 129-145. la jurisprudencia penal internacional ha considerado que se puede construir mediante indicios tales como: el elevado número de víctimas. par. J. Vyver..258 Además.

e igualmente. Bogotá. completada con una distinción entre agentes estatales y actores particulares. es decir. Delitos en justicia y paz: legislación en la línea del tiempo. “¿Qué significa la ‘intención de destruir’ en el delito de genocidio?”. 4 de marzo de 2009. si cumplen con el requisito subjetivo del conocimiento específico”. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania.. 2009. Esther y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. “Una explicación criminológica del genocidio: la estructura del crimen y el requisito de la ‘intención de destruir’”. estos autores plantean que el examen del dolus specialis debe tener presente la función que cumplía el acusado en el aparato estatal o en la organización particular. medio y bajo. cf. cf. 264 Sobre la situación de los afrodescendientes en el conflcito armado. “Decision on the Prosecution’s Application for a Warrant of Arrest against Omar Hassan Ahmad Al-Bashir”. 2009. Implicaciones para Colombia La jurisprudencia penal internacional acerca del delito de genocidio presenta importantes implicaciones en Colombia. y Bohm. Al-Bashir. en Revista Penal.3. 261 Tema I. 265 Sobre los antecedentes en el Código Penal de este delito. núm. Ambos K. ICC-02/05-02/09.261 Finalmente. el tema del genocidio contra grupos políticos es una particularidad de nuestro sistema penal que amerita algunas reflexiones265. Bogotá. Milla. justicia en clave cultural. 26. Fundación Cultura Democrática. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania e Indepaz. Sobre la contextualización histórica y de comisión de delitos contra pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta. Sala de Cuestiones Preliminares I. probar un elemento contextual. La Sala de Cuestiones Preliminares I afirmó que “el crimen de genocidio sólo es completo cuando la conducta relevante presenta una amenaza concreta contra la existencia del grupo. 2. por lo cual sería necesario probar el carácter masivo del crimen como un elemento independiente de éste. sugiere que sólo los primeros tendrían conocimiento genocida como consecuencia de sus funciones y deberes oficiales. junio 2010. Crimen de genocidio: existencia .262 En otras palabras. CPI. Bogotá. El peritaje antropológico. mientras que los últimos “ sólo pueden ser clasificados como genocidas si conocen específicamente la conexión de sus actos con la política genocida general. julio de 2010. De igual manera. 263 Sobre la investigacion judicial de casos relacionados con pueblos indígenas. cf. o una parte de él.229 adicionalmente. 26. Ver igualmente. Memorias: diplomado comunidades afrocolombianas y memoria histórica en el marco de justicia y paz. cf. núm. fiscal C. 2010. Sánchez Botero. K. 262 Ambos. Alvi. 2010. consistente en un “patrón manifiesto de conducta similar”. la diferencia entre conocer el contexto y la intención de participar en él. Cuando la madre tierra llora: crisis en derechos humanos y humanitaria en la Sierra Nevada de Gonawindúa (Santa Marta) 2003-2008. Ambos y Bohm plantean que los resultados de investigaciones criminológicas sobre el genocidio sugieren que la triple distinción entre perpetradores de niveles alto. en Revista Penal. en especial frente al tratamiento de los indígenas263 y los afrodescendientes264. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Alvi.

Genocidio. por razón de su pertenencia al mismo. modificada por la ley 599 del mismo año. 2. en multa de dos mil seiscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (2. Embarazo forzado.1. la multa de mil trescientos treinta y tres punto treinta tres (1. por cierto.66) a quince mil (15. adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1948. a un grupo nacional. fue aprobada por el Estado colombiano mediante la ley 28 de 1959. como tal: Artículo 101. Segunda parte. con algunas particularidades que lo diferencian de su regulación en el orden internacional. ocasionare la muerte de sus miembros. el siguiente cuadro evidencia las semejanzas y diferencias: Convención contra el Genocidio Código Penal colombiano Artículo II Capítulo I En la presente convención se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación. e) Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo. Artículo III Serán castigados los actos siguientes: a) El genocidio. que dicho crimen internacional sería tipificado en el ordenamiento penal colombiano. d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo. La pena será de prisión de ciento sesenta (160) a cuatrocientos cincuenta (450) meses. total o parcialmente. La tardía tipificación del crimen de genocidio La Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio. no sería hasta la ley 589 de 2000. Lesión grave a la integridad física o mental de miembros del grupo. Sin embargo. étnico. En efecto.33) a quince mil (15.666. b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo. incurrirá en prisión de cuatrocientos ochenta (480) meses a seiscientos (600) meses. b) La asociación para cometer genocidio. a) Matanza de miembros del grupo.000) salarios mínimos mensuales legales vigentes y en interdicción de derechos y funciones públicas de doscientos cuarenta (240) a trescientos sesenta (360) meses. racial. c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física. y se dictan otras disposiciones”. total o parcial.333. la cual entró en vigor el 12 de enero de 1951. la desaparición forzada. “por medio de la cual se tipifica el genocidio. étnico.230 2.3. el desplazamiento forzado y la tortura. Crímenes internacionales . racial o religioso. El que con el propósito de destruir total o parcialmente a un grupo nacional. religioso o político. perpetrados con la intención de destruir.000) salarios mínimos legales vigentes y la interdicción de derechos y funciones públicas de ochenta (80) a doscientos setenta (270) meses cuando con el mismo propósito se cometiere cualquiera de los siguientes actos: 1.

¿por qué razones no figuran los “grupos políticos” dentro del espectro de protección de la Convención contra el Genocidio de 1948? Las razones para tal omisión aparecen resumidas en el texto del llamado “Informe Whitaker”266. y 4) introduce como elemento adicional de los comportamiento genocidas al “embarazo forzado”. otro tanto sucede con los estatutos de los tribunales penales internacionales ad hoc y con el Estatuto de Roma de la CPI.. Así pues. F. ¿Significa acaso lo anterior que no se pueden investigar tales delitos en Colombia? Consideramos que sí.3. Sometimiento de miembros del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física. 3) en vez de aludir a la “matanza de los miembros del grupo”. 3) la jurisprudencia constitucional. Código Penal colombiano 3. A commentary. el tipo penal colombiano: 1) consagra los grupos tradicionales atacados mediante actos genocidas. adicionando al listado a los “grupos políticos”. Como se puede observar. Crimen de genocidio: existencia . no existe una disposición de derecho interno que ayude a aclarar qué se entiende por ellos.2. de allí que no se cuente con referentes normativos derivados de la legalidad internacional. De igual manera. d) La tentativa de genocidio. y 4) la voluntad del legislador. 5. ni con jurisprudencia penal internacional que aclare qué debe entenderse por aquéllos. 2009.231 Convención contra el Genocidio c) La instigación directa y pública a cometer genocidio. total o parcial. Oxford: Oxford University. Una aproximación al concepto “grupo político” Bien es sabido que la Convención contra el Genocidio de 1948 no consagra a los grupos políticos en tanto víctimas de tal crimen internacional. 4. recurriendo a diversas herramientas interpretativas. se refiere a la “muerte de sus miembros”. 2) introduce un elemento subjetivo. “The notion of ‘protected group’ in the Genocide Convention and its application”. Tomar medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo. cf. Traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo. p. 266 Tema I. e) La complicidad en el genocidio. 2) los comentarios de la doctrina especializada. en el sentido de que el ataque se lleve contra los integrantes del grupo “en razón de su pertenencia al mismo”. 115. Martín. como son: 1) los antecedentes del tratado internacional. en The UN Genocide Convention. rendido en 1985 por este relator de la extinta Comisión de Derechos Humanos de la ONU: Acerca de los debates que se presentaron en relación con los grupos políticos. 2.

2/1985/6. en especial. Un rasgo distintivo de ambas clases de grupos consiste en que poseen creencias comunes. B. permanentes y estables. Luego de largos debates. Ejemplos específicos tomados de la historia reciente como el nazismo muestran que los grupos políticos son perfectamente identificables y. religiosos. La oposición fue defendida. en esencia. Whitaker. resulta lógico y correcto que éstos sean tratados como grupos religiosos.267 En el mismo “Informe Whitaker” se resumen las razones que defendieron los Estados que consideraban necesaria la inclusión de los grupos políticos dentro del texto de la Convención contra el Genocidio: En apoyo a la inclusión de los grupos políticos se argumentó y se argumenta que. por el representante de la Unión Soviética. Los argumentos avanzados contra la inclusión de los grupos políticos fueron. sexuales y sociales. por parte de un número elevado de Estados. de conformidad con la respectiva legislación interna y la Declaración Universal de los Derechos Humanos. está claro que en el E/CN. los siguientes: Un grupo político no posee características claras. políticos y otros”. Revised and updated report on the question of prevention and punishment of the crime of genocide prepared by Mr. y no en factores que les sean externos.4/Sub. Su inclusión podría crear dificultades para los gobiernos legalmente establecidos en su función de prevenir acciones contra elementos subversivos. el representante francés argumentó que “mientras que los anteriores crímenes de genocidio fueron cometidos por sobre grupos raciales o religiosos. 2 july 1985.232 Un número considerable de comentaristas de la convención también han criticado la omisión de proteger grupos políticos. Durante el debate. Crímenes internacionales . dada la persecución a la que fueron sometidos en cierta época y en medio de un conflicto ideológico. La inclusión de los grupos políticos podía conducir al rechazo a la convención y de su jurisdicción penal internacional. basado en el querer de sus miembros. 267 Segunda parte. La protección de los grupos políticos y de otros grupos puede ser asegurada por fuera de la convención. No constituye un grupo inevitable y homogéneo. entre otros. la protección era necesaria. sentimientos que unen a sus integrantes. a pesar de la mención que de ellos se hace en la resolución 96/1 acerca de la destrucción de grupos “raciales. la Sexta Reunión decidió no incluir en la convención a los grupos políticos. por cuanto podría comprometer a las Naciones Unidas en los conflictos internos de éstos.

nacionales. étnico. Leyden. un rasgo político. económicos. más allá de la supuesta protección de la convención. Muchos observadores encontraron dificultad para comprender por qué los principios que subyacen en la convención no resultaban igualmente aplicables en los casos de homicidios en masa encaminados a exterminar. Ibídem. podría ser aquella de incluirlos en un protocolo adicional. el pretexto para la adopción de medidas genocidas adoptadas contra un grupo protegido bajo el artículo II probablemente será el de que la política gubernamental apunta a defender ámbitos económicos. no constituye el objeto de los alegados actos de destrucción. al menos. la gente será asesinada por razones ideológicas.233 futuro aquéllos serán perpetrados. que fue considerada ante la ausencia de consenso. 268 269 Tema I. por ejemplo. opinión que fue ampliamente compartida por los demás delegados. Sythoff. Se ha argumentado que. comunistas. pero se dice que las medidas son adoptadas contra las mismas personas en tanto son miembros de uno económico. en tales casos. A. se crea una amplia y peligrosa laguna que le permite al grupo señalado ser exterminado con la excusa de que se trata de razones políticas. W. étnicos o religiosos resultó ser determinante. Drost. orden público y otras razones de Estado.268 Al respecto conviene. traer a colación el concepto de Drost269 acerca de la no inclusión de los grupos políticos: Al dejar a los grupos políticos más allá de la supuesta protección los autores de la convención también crearon una amplia y peligrosa laguna para que cualquier gobierno escape a sus deberes frente al tratado. sociales o culturales.. o kulaks. 1959. sobre grupos políticos”. Si quizás razones políticas no puedan ser aducidas como tales. social o cultural (grupos desprotegidos)… el crimen de genocidio es. El carácter nacional. en algunos casos de horrendas masacres no resulta fácil determinar cuál de los factores políticos. igualmente. por tomar dos ejemplos: ¿el crimen de apartheid es esencialmente racial. Así. P. político o económico?. racial o religioso del grupo. en su más grave modalidad. The crime of State. Crimen de genocidio: existencia . ejecutando el genocidio bajo el amparo de medidas ejecutivas adoptadas contra grupos políticos por razones de seguridad. Adicionalmente. Una posible solución al problema del asesinato de grupos políticos y otros. En una era ideológica. la deliberada destrucción física de la vida de seres humanos en razón de su pertenencia a cualquier colectividad humana como tal. dejando a los grupos políticos y a otros. así como un considerable número de masacres cometidas por los nazis debido a razones políticas. o ¿el genocidio selectivo llevado a cabo en Burundi fue intrínsecamente político o étnico en sus propósitos? Numerosos genocidios presentan. especialmente.

CP). CP). sexo. del artículo Tal postura fue asumida por la Corte en sentencia C-148 de 2005. lo cual significa que los Estados partes.234 Ahora bien. En sentencia C-177 de 2001 la Corte examinó la constitucionalidad de la expresión “que actúe dentro del margen de la ley”. 270 Segunda parte. por desconocer en forma flagrante las garantías “de respeto irrestricto de los derechos a la vida y a la integridad personal que deben reconocerse por igual a todas las personas. Aclaró asimismo el juez constitucional que la expresión acusada no se justificaba por la necesidad del cumplimiento de los deberes de la fuerza pública de combatir a los “grupos políticos alzados en armas”. CP) al tiempo que impone al Estado el deber de garantizar la diversidad étnica y cultural (art. la conformación de movimientos o grupos políticos (art. por cuanto “salta a la vista. 38. por contrariar el principio de ley scripta et certa. a condición de que no contraríen el objeto y fin del tratado. la libertad religiosa (art. limitar la protección penal a los grupos políticos que actuaran “dentro del marco de la ley”. en su respectivo texto constitucional. con fundamento. CP). condición que establecía el artículo 332A de la ley 589 de 2000 para que un grupo político quedara cobijado por la protección del tipo penal. en especial. religión. son normas de mínimos. que se basa en un supuesto equivocado como quiera que confunde el exterminio de grupos políticos con el combate a organizaciones armadas ilegales”. 19. ya que respecto de todos los seres humanos tienen el mismo valor”. fue considerado por la Corte inaceptable. CP) y proscribe la discriminación por razones de raza. e igualmente. 40. la jurisprudencia constitucional aporta algunos elementos que ayudan a la comprensión del término “grupo político”. por ejemplo. en sentencia C-488 de 2009.3. el derecho de asociación (art. por cuanto los instrumentos internacionales. se pronunció acerca de la constitucionalidad de la expresión “por razón de su pertenencia al mismo”. cuando consideró: “En el ámbito interno cabe hacer énfasis en que la tipificación del delito de genocidio no obedece exclusivamente al cumplimiento de los compromisos internacionales a que se ha hecho referencia o al acatamiento de normas que como la prohibición del exterminio selectivo hacen parte del ius cogens. Más recientemente la Corte. sino que halla fundamento en la Constitución misma. origen nacional. la cual reconoce el derecho a la vida como inviolable (art. 7. opinión política o filosófica (art. Por el contrario. La Corte declaró inexequible el mencionado segmento normativo basada en las siguientes consideraciones. estimó la Corte que los grupos políticos pueden tener una “identidad definida”. Veamos. 13. La ampliación del ámbito de aplicación de la Convención contra el Genocidio no ofrece reparo alguno de constitucionalidad. en ocasiones. Crímenes internacionales . 11. lengua. CP). pueden extender su respectivo espectro de protección.270 De igual manera.

lo anterior “no implica que todas las normas del Estatuto de Roma hagan parte del bloque de constitucionalidad per se”. En este orden de ideas. en virtud de lo establecido en los artículos 93 y 214. especialmente. un elemento que igualmente no coincide con la definición que de genocidio trae la convención de 1948. Tampoco supone que todos los tratados de derecho internacional que consagran el deber de tipificar ciertos delitos se integren al bloque de constitucionalidad. Ver. pues es claro que dicha normatividad tiene un marco de aplicación particular y concreto en virtud del principio de complementariedad frente a la legislación nacional. Crimen de genocidio: existencia .: Fabio Morón Díaz. sostiene que es posible hallar el elemento de identidad común entre los integrantes del grupo político. no existir una jurisprudencia ordinaria decantada tendiente a precisar sus rasgos distintivos. al carecer de un referente normativo internacional o interno. Al respecto la Corte consideró que la Convención contra el Genocidio hace parte del bloque de constitucionalidad. es decir.235 101 de la ley 599 de 2000. mostrar lo infundado de tales temores. los mismos debates entre los Estados revelan que. la jurisprudencia constitucional colombiana271 pretende. especialmente: sentencia C-177 de 2001.2 superiores. Por el contrario. P. se incorpora al bloque de constitucionalidad. no queda otra salida que aportar algunos elementos de discusión a efectos de ir construyendo. Igualmente. los antecedentes de la Convención contra el Genocidio apuntan a que la exclusión de los grupos políticos del catálogo de víctimas de tal crimen se intentó justificar argumentando. En efecto. y por el otro. mediante el cual se tipifica el crimen de genocidio a efectos de la competencia de la CPI. en realidad. existía un temor en el sentido de que el combate de determinadas organizaciones subversivas fuera calificado como un acto de genocidio. Sin embargo. M. en la práctica subsisten muchos interrogantes en cuanto a qué significa realmente un “grupo político”. la ausencia de dos componentes que los diferencian de los demás grupos. precisamente. poco a poco. 271 Tema I. Y a renglón seguido adujo: Sin embargo. No obstante. por cuanto “recoge integralmente el contenido de la Convención para Prevenir y Sancionar el Genocidio”. fue demandada su inexequibilidad. pues no todos se relacionan con la protección directa de derechos humanos o del derecho internacional humanitario (énfasis agregado). motivo por el cual. como son: la ausencia de permanencia y la carencia de elementos objetivos que permitan realizar una fácil identificación de sus integrantes. advierte la Corte. por un lado. y contar tan sólo con algunos elementos de juicio aportados por los antecedentes del tratado internacional y la jurisprudencia constitucional. precisó que el artículo 6º del Estatuto de Roma. una noción desde la perspectiva dogmática.

pero a su vez le impone determinados deberes. efectivamente. encaminados a mantener la disciplina de la agrupación. Tal comprensión. hace parte formalmente de la organización política. constituir partidos. como lo es aquel de tomar parte en las decisiones internas. dentro de los grupos políticos es posible diferenciar variados papeles. un primer interrogante puede ser: ¿debemos acoger un concepto amplio. En efecto. en consecuencia. sin que. Por el contrario. la Corte considera que una adecuada interpretación de las señaladas disposiciones constitucionales debe partir por precisar el sentido y el alcance de los conceptos de ciudadano. es titular del derecho a ejercer el sufragio. podría apuntar a comprender dentro de tal categoría a todas aquellas personas que comparten. En tal sentido. del vocablo “grupo político”? Es decir. lo cual no obsta para que el ciudadano pueda ser simpatizante de un partido político. referendos. mediante el cual concurre en la conformación de las autoridades representativas del Estado. de la afiliación o no a determinado partido o movimiento político. es decir. movimientos y agrupaciones políticas. desempeñar cargos públicos. una noción amplia. el ciudadano es un elector. cabildos abiertos. categorías que demuestran diversos grados de intensidad en la participación del ciudadano en el funcionamiento de los partidos políticos modernos. A su vez. La calidad de elector no depende. un concepto restrictivo se encaminaría a equiparar a los integrantes del grupo político con aquellos miembros de un partido político. tal como lo hizo la Corte Constitucional en sentencia C-342 de 2006. En tal sentido. el ciudadano es la persona titular de derechos políticos. al momento de examinar algunas disposiciones de la ley de bancadas: Pues bien. Segunda parte. de todas formas resulte evidente precisar quiénes hacen parte del grupo.236 En tal sentido. una ideología. quizá demasiado. promover acciones de inconstitucionalidad en defensa de la integridad y supremacía de la Constitución y. situación que le permite ser titular de determinados derechos estatutarios. Crímenes internacionales . consultas populares. en fin. el grado de identificación se incrementa notoriamente. en la facultad de los nacionales para elegir y ser elegidos. plebiscitos. Así. y éstos a su vez se traducen. tomar parte en elecciones. de conformidad con la Constitución. en términos de ciencia política. miembro de un partido o movimiento político e integrante de un partido o movimiento político que ejerce un cargo de representación popular. revocatorias de mandatos. de conformidad con los estatutos de éstos. En tales casos. formar parte de ellos libremente y difundir sus ideas y programas. presentaría serios problemas en términos de identificación de los miembros del grupo. o restrictivo. en un momento histórico determinado. el miembro del partido o movimiento político es usualmente un militante. el miembro de un partido o movimiento político es aquel ciudadano que.

En definitiva. Así las cosas.272 encaminada a sancionar el llamado “genocidio de la Unión Patriótica”. del 6 de agosto de 1998. En tal sentido. “Proyecto de ley por el cual se expide el Código Penal”. podríamos decir que el ataque contra el grupo político. puede ser analizado desde dos perspectivas: desde el punto de vista de acabar con un número muy elevado de sus integrantes (hipótesis de la destrucción masiva del grupo). 2001. para el caso colombiano. Universidad Externado de Colombia. pero seleccionados en razón del impacto que con su desaparición se le causará al grupo (hipótesis de la destrucción selectiva del grupo). las organizaciones no gubernamentales. se podría sostener que integran un “grupo político”: los militantes y los elegidos por un partido político. raciales o religiosos. exposicion de motivos. la destrucción de un número menos amplio de integrantes. deberá actuar en ella como integrante de una bancada. y al mismo tiempo..237 Por último. en la voluntad de legislador. los ataques sistemáticos contra sus integrantes pueden constituir crímenes de lesa humanidad. 272 Tema I. Por el contrario. sino que. con el propósito de defender un determinado programa político. tales como los sindicatos. Ver al respecto: Gaceta del Congreso 189. A. Bogotá. al igual que sucede con los grupos étnicos. etcétera. “Aproximación crítica al nuevo Código Penal en materia de derecho internacional humanitario”. la disciplina y decisiones adoptadas democráticamente en el seno de aquél. los grupos políticos estarían conformados por los militantes de un partido político y quienes fueron elegidos por él. resulta más cuestionable y controversial calificar en términos de grupos políticos determinadas asociaciones civiles. merced al aval que recibió de ella. en XXIII Jornadas Internacionales de Derecho Penal. igualmente: Ramelli. Crimen de genocidio: existencia . participó y resultó elegido para ocupar una curul a nombre de aquél. al ser integrante de una corporación pública. que milita activamente en ella. correlativamente. además. Ahora bien. Ver. En estos últimos casos. motivo por el cual debe respetar los estatutos. el integrante de un partido o movimiento político que ejerce un cargo de representación popular es aquel ciudadano que no sólo es miembro formal de una determinada organización política. plasmada a lo largo de los debates que concluyeron con la reforma al Código Penal de 2000. La anterior conclusión se apoya. es aquella donde se exige un mayor compromiso y lealtad con el ideario que se comprometió a defender. 331 y ss. las organizaciones cívicas. pp. confluyen en este ciudadano las calidades de miembro de un partido o movimiento político. o bien. tomando en consideración la jurisprudencia penal internacional. De tal suerte que se trata de la categoría en la cual el ciudadano puede participar con la máxima intensidad posible en el funcionamiento de los partidos políticos modernos.

4. 2010. A modo de conclusión De lo anterior es posible extraer las siguientes conclusiones: 1) Debido a la historia del conflicto armado interno. al igual que aquellas por crímenes de lesa humanidad. asunto “Reiniciar y Comisión Colombiana de Juristas vs. que el ataque fue motivado por la pertenencia de las víctimas al grupo. En efecto. y no por otra clase de razones (verbigracia. desarrollar proyectos productivos lícitos a gran escala. deberán seguir unos parámetros distintos a los empleados para los casos de delitos comunes. situación que ha sido denunciada por relatores de Naciones Unidas273 y diversas ONG. Ver al respecto el documento A/HRC/15/34. en ataques contra poblaciones indígenas y afrodescendientes. identificables y estables. Crímenes internacionales . del 12 de marzo de 1997. 2) Las investigaciones penales que se adelanten por genocidio. En otras palabras. para imputar cargos por genocidio. Consejo de Derechos Humanos. el tema que por supuesto se encuentra en el centro del debate es el referente al llamado “genocidio de la Unión Patriótica”. quienes han sido víctimas del accionar de los actores del conflicto. Ginebra. 5. del 8 de enero de 2010. aunque expresamente no lo prevea así la convención de 1948. la dificultad en estos casos estribará en demostrar la existencia del dolus specialis del genocidio. prima facie. En efecto. es decir. Con todo. El texto final de la convención excluyó de manera explícita los asesinatos en masa de grupos políticos. obtener el control sobre territorios estratégicos para actividades de narcotráfico. si bien fueron mencionados en la resolución original de la Asamblea General de las Naciones Unidas que llevó a la redacción de la Convención sobre el Genocidio. los genocidios. las investigaciones penales por la comisión de crímenes de genocidio podrían concentrarse. Estado colombiano”: La definición de genocidio de la Convención no incluye la persecución de grupos políticos. caso 11. se trata de grupos raciales definidos. La definición de genocidio. Al respecto conviene traer a colación algunos apartes del Informe de Admisibilidad de la CIDH. 273 Segunda parte. etcétera). que de hecho existen. “La situación de los pueblos indígenas en Colombia: seguimiento realizado por el anterior relator especial”. en la práctica suelen presentar un carácter masivo o sistemático. 3) En el caso de los grupos políticos.227.238 2. De allí que los programas metodológicos y la estructura misma de las unidades investigativas de la Fiscalía deberán ajustarse a efectos de demostrar la concurrencia de los elementos material (actus reus) y subjetivo (mens rea) del genocidio. no bastará con demostrar la existencia de un número elevado de víctimas.

los peticionarios han presentado argumentos que procuran establecer una práctica de asesinatos políticos en masa y la persecución extrema de los miembros de la Unión Patriótica con la intención de eliminar físicamente al partido y de diluir su fuerza política. con el objetivo de exterminar el grupo. en el análisis de los méritos del caso. que este caso se ajuste a la definición jurídica actual del delito de genocidio. y si la violación alegada en un caso concreto se puede vincular con ella. la comisión concluye que los peticionarios han presentado hechos e información que tiende a caracterizar una pauta de persecución política contra la Unión Patriótica y su práctica. otra de 43 personas que sobrevivieron atentados de asesinato y una de 225 personas que recibieron amenazas durante el mismo período. y la tolerancia de esa práctica por parte del Estado de Colombia. Crimen de genocidio: existencia . Los hechos alegados por los peticionarios exponen una situación que comparte muchas características con el fenómeno del genocidio y se podría entender que sí lo constituyen. consignada en el derecho internacional. […] Por lo tanto. una lista de 123 personas que fueron desaparecidas por la fuerza. Sin embargo. La Corte opinó que sí se puede demostrar que existió una práctica gubernamental de violaciones graves a los derechos humanos llevada a cabo por el gobierno. En el caso Velásquez Rodríguez. asimismo. interpretando este término de conformidad con su uso corriente. la Corte estableció jurisprudencia importante con respecto a los criterios de valoración de los reclamos por violaciones de derechos humanos fundamentados en una pauta o práctica a la luz de las disposiciones de la convención. Los peticionarios han continuado entregando listas con los nombres de varios miembros de la Unión Patriótica que han sido asesinados cada año.163 miembros de la Unión Patriótica que fueron ejecutados extrajudicialmente entre 1985 y 1993.239 incluso en su aplicación más reciente en foros como el Tribunal de Crímenes de Guerra de Yugoslavia. Por lo tanto. como cuestión de derecho. En la audiencia ante la comisión celebrada en octubre de 1996 los peticionarios presentaron información indicando que en el período transcurrido entre enero y septiembre de 1996 se produjo. la comisión ha llegado a la conclusión de que los hechos alegados por los peticionarios no caracterizan. cada dos días. No obstante. o al menos tolerada por él. Tema I. no se ha ampliado para incluir la persecución de grupos políticos. se determinará que hubo violación en el caso en cuestión. Los peticionarios anexaron a su petición una lista de 1. Presentaron. el asesinato de un activista de la Unión Patriótica. la comisión no incluirá la alegación de genocidio.

resulta importante que este órgano internacional haya sostenido que los hechos alegados por los peticionarios se enmarcaban en un uso corriente del término. se podría sostener que para la CIDH sí existió. Por su parte. la CteIDH se limita a traer a colación los diversos calificativos empleados para describir tales hechos. En este orden de ideas. Colombia”. la comisión debe determinar si se ha establecido una pauta y práctica de persecución de los miembros de la Unión Patriótica con la participación o al menos con la tolerancia del Estado colombiano. a la cual estarían vinculadas las víctimas. En otras palabras. lo cual constituiría la conculcación de los siguientes derechos consagrados en la convención: el derecho al reconocimiento de la personalidad jurídica (artículo 3º).240 Por lo tanto. por cuanto demuestran la existencia de una persecución contra un grupo. el derecho a la integridad personal (artículo 5º). Crímenes internacionales . en sentencia proferida el 10 de mayo de 2010. prima facie. se determinará que hubo violaciones individuales en el caso de las víctimas mencionadas en la lista. el derecho a la libertad de asociación (artículo 16). un genocidio contra un grupo político. en los siguientes términos: La violencia contra la UP ha sido caracterizada como sistemática. ni condenó al Estado colombiano por violar la Convención contra el Genocidio de 1948. 4) sin embargo. aunque finalmente se declare incompetente para conocer de éste por cuanto el tratado internacional al cual se remite la CADH no comprende a los grupos políticos. 3) de allí que no haya admitido el alegato de violación de la convención de 1948 contra el Estado colombiano. la petición es admisible de conformidad con el artículo 47 b) de la convención. con fundamento en que los peticionarios han expuesto hechos que caracterizan una violación múltiple de la convención”. De ser así. el derecho a las garantías judiciales y a la protección judicial (artículos 8º y 25). la CteIDH. 2) fruto de tal hermenéutica se constató que este último tratado internacional no prevé el genocidio contra grupos políticos. admite que el cuadro presentado por los peticionarios encuadra dentro de un uso corriente del término “genocidio” y que denota la existencia de una persecución política. En efecto. en el asunto “Manuel Cepeda Vargas vs. De los anteriores extractos se evidencia que para la CIDH: 1) la Convención Americana puede ser interpretada de conformidad con la Convención contra el Genocidio. dada la intención de atacar y Segunda parte. el derecho a la libertad personal (artículo 7º). Por lo tanto. aunque la CIDH no admitió el cargo por genocidio contra el Estado colombiano. el derecho a la vida (artículo 4º). los derechos políticos (artículo 23). tampoco calificó los delitos perpetrados contra los integrantes de la UP en términos de genocidio. tanto por organismos nacionales como internacionales. y 5) declara admisible el caso.

. la Procuraduría General de la Nación se refiere a “exterminio sistemático”. núm. y se intensificó a finales de esa década con el homicidio de importantes dirigentes de la organización. miembros e incluso simpatizantes.1. Doctrina especializada An Introduction to International Criminal Law and Procedure. Crimen de genocidio: existencia . en: Revista Penal. la Comisión Interamericana. por ejemplo. como “asesinato masivo y sistemático”.5. De allí que investigar a una persona por genocidio contra grupos políticos por hechos sucedidos antes del año 2000 desconocería la legalidad interna e internacional. 2010. La alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos se refirió a las ejecuciones de militantes de la UP como “sistemáticas”. 26. en los términos del artículo 15 del PIDCP. Bibliografía 2. y la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación. Sostener ese planteamiento. julio de 2010. el referente normativo terminaría siendo igualmente la Convención contra el Genocidio de 1948.241 eliminar a sus representantes. sería un planteamiento fundado exclusivamente en argumentos de derecho interno. el defensor del pueblo calificó la violencia contra los dirigentes y militantes de ese partido como “exterminio sistematizado”. precisamente porque. según el cual lo importante es la preexistencia de normas internas o internacionales que sancionen el comportamiento. presenta un grado de dificultad mayor. que si bien se inició en 1984 con los primeros asesinatos y desapariciones forzadas de sus integrantes. como se ha explicado. 5) Se podría. no existe un referente en el orden internacional. “¿Qué significa la ‘intención de destruir’ en el delito de genocidio?”. Ambos K. En otros términos. la Corte Constitucional de Colombia. como “eliminación progresiva”. Tema I. 2. como “exterminio”. con todo. consiste en determinar si con ello se violaría el principio de legalidad penal. como se ha explicado. habría continuado produciéndose después de la entrada en vigencia de la ley 589 de 2000. Cambridge: Cambridge University. no comprende el genocidio contra grupos políticos. plantear que el genocidio contra la UP es un delito de ejecución permanente. Me explico. 4) La dificultad que existe para adelantar una investigación penal por el genocidio de la Unión Patriótica. a diferencia de lo acontecido con otros crímenes como la desaparición forzada y el reclutamiento de menores.5. sucedido antes del año 2000. instrumento internacional que. Incluso acogiendo una tesis extensiva del principio de legalidad penal.

Oxford. F. en: Revista Penal.. A. K y Guerrero. 2007. Crímenes internacionales .. y Bohm. The crime of State. vol. en Los desafíos de las Fuerzas Armadas en el siglo XXI. Axis Rule in Occupied Europe: Laws of Occupation. Cuando la madre tierra llora: crisis en derechos humanos y humanitaria en la Sierra Nevada de Gonawindúa (Santa Marta) 2003-2008. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. P. 2004. Washington. núm.. Lemkin. “Una explicación criminológica del genocidio: la estructura del crimen y el requisito de la ‘intención de destruir’”. G. 1999. A commentary. Mettraux... __. en: Journal of International Criminal Justice.242 Ambos. 1944. Oxford University. en The UN Genocide Convention. __. K. Analysis of Government. Ambos. Decaux. Bautista.en AFDI. 2003. junio de 2010. 4.. Martín. Corten. Serbie): vers un assouplissement des conditions permettant d’engager la responsabilité d’un état pour genocide?”. 2008. Leyden. Bogotá. Chronique d’un génocide annoncé”. E.. 18. 1959. “The notion of ‘protected group’ in the Genocide Convention and its application”. International crimes and the ad hoc Tribunals.en AFDI. “L’arrêt rendu par la CIJ dans l’affaire du crime du génocide (BosnieHerzégovine c. “The Nicaragua and Tadic test revisted in light of the ICJ judgment on genocide in Bosnia”.. Cassese. A. 2007. Segunda parte. 2005. “L’activité des tribunaux pénaux internationaux”. 2001. “Darfú o el mayor fracaso de la comunidad internacional ante las emergencias humanitarias”. Ascensio. Fundación Cultura Democrática. J. Oxford: Oxford University. El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.en EJIL. Proposal for Redress. W. R. O. H. núm. 26. R. y Maison. “On the use of Criminal Law notions in determining State responsibility for genocide”. Sythoff.2009. “La crise du Darfour. 2007. Carnegie Endowment for International Peace.M. Granada: Comares. Universidad Externado de Colombia.en AFDI. Oxford University. Drost. London. A. 2009. International Criminal Law.

Crimen de genocidio: existencia . en The International Criminal Court.. 2007. París. G. Vyver.. Bogotá.en AFDI. en: Droit International Pénal. __. Planzer. 2003. 104. “International Criminal Court decision on the standard of proof of mens rea for genocide”. Results. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Werle. 2005. “Aproximación crítica al nuevo Código Penal en materia de derecho internacional humanitario”. W. Valencia. “Le crime de génocide dans les premiers jugements du tribunal pénal international pour le Rwanda”. A. 2009. von y Robinson. Universidad Externado de Colombia. Milla. Bogotá. negotiatins. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Bogotá. julio de 2010. van. París. Genocide in international law.. Shabas.. Issues. En marge de la decisión application de la convention sur la prévention et la répression du crime de génocide (Bosnie-Herzégovine c. Hebel. Delitos en justicia y paz: legislación en la línea del tiempo. 103. “Crimes within the jurisdiction of the Court”. D. Alvi. Bogotá. New York. Tema I. Sánchez Botero. 1999. 2005. E. pp. “La globalización en la jurisprudencia de los tribunales penales internacionales”. en: Fordham International Law Journal. “Was genocide committed in Bosnia and Herzegovina? First judgements of the International Criminal Tribunal for the Former Yugoslavia”. 129-145. 102. Pedone. “Complicité de l’état dans la perpetration d’actes de génocide: les notions contigues et la nature de la norme. Le crime de genocide. 1956. R. 2001. p. 2000. Sliedregt. __.en AJIL. justicia en clave cultural. en: RGDIP. 2001. Esther. Universidad Externado de Colombia. The making of the Rome Statute. La Haya.243 Maison. La Haya: TMC Asser. Tirant lo Blanch. van der.. Savarese. en: El derecho en el contexto de la globalización. 1. Ramelli. Serbie et Montenegro)”.2010. vol. The criminal responsability of individuals for violations of International Humanitarian Law. __. H. J. El peritaje antropológico. 2007.. 1999. A.. t. Tratado de derecho penal internacional. vol. “Le genocide”. en: XXIII Jornadas Internacionales de Derecho Penal. E.. LGDJ.

e. asunto “Fiscal vs. c. 2. d. sentencia del 9 de julio de 2004.2. fiscal C. opinión consultiva del 28 de mayo de 1951. 2010. Colombia”. Fiscalía”. IT-02-60-T. sentencia proferida el 10 de mayo de 2010. asunto “Eliezer Niyitegeka vs. sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia. Crímenes internacionales . Sala de Cuestiones Preliminares I. Jurisprudencia a. 4 de marzo de 2009. 53. sentencia proferida el 21 de mayo de 1999 por la Sala de Primera Instancia II. en: ICJ Reports. ICC-02/05-02. asunto “Fiscal vs. asunto “Fiscal vs. Jelisic”. Segunda parte. “Reservas a la Convención sobre la Prevención y el Castigo del Delito de Genocidio”. sentencia proferida el 17 de enero de 2005 por la Sala de Primera Instancia. TPIR-96-14-A. Bogotá. Alvi. Vidoje Blagojevic y Dragan Jokic”. b. asunto “Fiscal vs. Memorias: diplomado comunidades afrocolombianas y memoria histórica en el marco de justicia y paz. TPIY IT-95-10. CPI CPI. TPIR-95-1-T. Bagilishema”. asunto “Manuel Cepeda Vargas vs. CteIDH CteIDH. CIJ CIJ. TPIR TPIR-96-4-T.244 ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania e Indepaz. sentencia proferida el 14 de diciembre de 1999. TPIR-95-1A. asunto “Fiscal vs. par. sentencia proferida el 7 de junio de 2001 por la Sala de Primera Instancia. “Decision on the Prosecution’s Application for a Warrant of Arrest against Omar Hassan Ahmad Al-Bashir”. Jean Paul Akayesu”. Kayishema y Ruzindana”. Al-Bashir.5.

6 de abril de 1955.. P.: Palacio Palacio. Recueil.227. Guatemala” (asunto “Nottebohm”). asunto “Lichtenstein vs.. H. __ (2006). “sentencia C. Organismos internacionales de derechos humanos E/CN. Sierra Porto. CIDH. J. B. Tema I. M. asunto “Reiniciar y Comisión Colombiana de Juristas vs. F. 2010. Informe de Admisibilidad 5. A/HRC/15/34 del 8 de enero de 2010. P. Corte Constitucional Colombia.5. del 12 de marzo de 1997. I. Consejo de Derechos Humanos. Estado colombiano”. Bogotá. __ (2009). Bogotá.. “sentencia” C-488. caso 11. Bogotá. “La situación de los pueblos indígenas en Colombia: seguimiento realizado por el anterior relator especial”. 2. Ginebra. 1985). 1955.2/1985/6 (2 july.245 CIJ. P.3. Revised and updated report on the question of prevention and punishment of the crime of genocide prepared by Mr. Corte Constitucional (2000).177”. f. “sentencia” C-342. M. Crimen de genocidio: existencia .: Fabio Morón Díaz.4/Sub. M. Whitaker. A..

.

la violación o cualquier otro acto inhumano cometido contra la población civil. la deportación. el asesinato. la deportación. vol. la tortura. Sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia. la reducción a la esclavitud. En los términos del artículo 6º c) del Estatuto del Tribunal de Núremberg. o en relación con ese crimen). sin que la lista sea exhaustiva. 564.274 International Law Reports. el exterminio. antes o durante la guerra. 36. 6. constituyen crímenes contra la humanidad: […] el asesinato. raciales o religiosos. Los crímenes contra la humanidad han sido consagrados en el estatuto y en el juicio de Núremberg. p. y todo otro acto inhumano cometido contra poblaciones civiles. racial o religioso. la servidumbre. que constituyan o no violaciones al derecho interno del país donde han sido perpetradas (o han sido cometidas luego de todo crimen de competencia del Tribunal. Jean Paul Akayesu”. 31.Tema II Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica 1. Asunto “Fiscal vs. o bien las persecuciones por motivos políticos. El artículo II de la ley 10 del Consejo de Administración define los crímenes contra la humanidad de la siguiente manera: c) Crímenes contra la humanidad: atrocidades y delitos cometidos los cuales comprenden. y las persecuciones por motivos de orden político. Génesis 563.4 Crímenes contra la humanidad. así dichos crímenes hayan constituido o no violaciones de la ley nacional del país donde fueron perpetradas. así como en la ley 10 del Consejo de Administración para Alemania. el encarcelamiento. Extractos jurisprudenciales traducidos Radicado: TPIR-96-4-T. cuando tales actos o persecuciones. el exterminio. 274 .

Rts. par. tal como resultan de los usos establecidos entre naciones civilizadas.277 Informe del secretario general. las potencias de la Entente declaran públicamente que se tendrán por responsables a los miembros de dicho gobierno. Y. Sch. En los términos de la sección I b) de la mencionada ley: Se entiende por crímenes contra la humanidad cualquiera de los actos siguientes: asesinato. las leyes de la humanidad y las exigencias de la conciencia pública”. el concepto de crímenes contra la humanidad fue reconocido antes del juicio de Núremberg. 30. Los crímenes contra la humanidad están dirigidos contra la población civil cualquiera que sea y son sancionables bien sea que hayan sido cometidos en el curso de un conflicto armado de carácter internacional o interno. reducción a la esclavitud. 2º de la resolución 808 (1993). 1968.276 566. hacer padecer hambre y otros actos inhumanos cometidos contra la población civil. I. L. 275 Segunda parte. debió responder por infracciones bajo el imperio de la ley 5710 de 1950. En el asunto “Eichmann”. de la Convención de La Haya (IV) de 1907. p. exterminio. derivan en parte de la cláusula Martens. 47. el acusado. Estas tesis. “Touvier” y “Papon”. “Barbie”. La Sala señala que la noción de crímenes contra la humanidad no ha cesado de evolucionar después de los procesos de Núremberg y Tokio. Reino Unido y Rusia adoptaron una declaración con ocasión de las masacres de armenios en Turquía. 567. 545 (1995). que se remontan a la Primera Guerra Mundial. relativa al castigo de los nazis y sus colaboradores por haber participado en la ejecución de un plan conocido como “Solución final al problema judío”.275 De hecho. calificándolas como “crímenes de lesa humanidad perpetrados por los turcos. 568. En 1874 George Curtis calificó la esclavitud como “crimen contra la humanidad”. y se refieren a las “poblaciones y a los beligerantes bajo la salvaguarda y el imperio de los principios del derecho de gentes. El 28 de mayo de 1915 los gobiernos de Francia. menciona igualmente “las infracciones […] a las leyes de la humanidad”. así como las persecuciones inspiradas en motivos de orden nacional. El informe de la comisión encargada de establecer la responsabilidad de los autores de la guerra y de la ejecución de las penas proferidas. Otras fórmulas del género “crímenes contra la humanidad” o “crímenes contra la familia humana”. establecida en 1919 por los representantes de diversos Estados y presentado a la Conferencia de Paz de París. p. Crímenes internacionales . 276 Ibídem. 277 International Law Report. se remontan aún más lejos en la historia (ver N. vol. así como a todos los que hubiesen participado en esas masacres”. 78. 36. especialmente mediante los asuntos “Eichmann”. (S/25704). religioso o político. Otto Adolf Eichmann.248 565. Hum. elaborado de conformidad con el par.

consistente en el hecho de que los actos examinados fueron perpetrados de manera sistemática en nombre del Estado. 280 ILR. quien había sido declarado culpable de uno de los crímenes enumerados en el artículo 6º c) del Estatuto del Tribunal de Núremberg. fueron cometidos de manera sistemática. Habiendo apelado.280 ILR. en el cual concluyó: El hecho de que el acusado. pp.279 570. 745. vol. en nombre de un Estado practicante de una política de hegemonía ideológica. Para efectos de este fallo se acogerá la definición de crimen de lesa humanidad aplicada por la Corte de Casación francesa. antiguo jefe de la Gestapo en Lyon. part. 1988. 278 279 Tema II. sino un elemento esencial del crimen contra la humanidad. raciales o religiosos. desde noviembre de 1942 hasta agosto de 1944.249 La Corte de Distrito. 36. hubiese participado en la ejecución de un plan concertado que apuntaba a provocar la deportación o el exterminio de la población civil durante la guerra o persecuciones inspiradas en motivos políticos. en su fallo del 20 de diciembre de 1985. igualmente. no obstante que serían igualmente calificables como crímenes de guerra según el artículo 6º b) de ese texto. así como de una política de hegemonía ideológica. Gaz. que no es requerido para los crímenes contra la humanidad. En el asunto “Barbie”. Esta última. su recurso no fue aceptado por la Corte Suprema. declaró: Constituyen crímenes imprescriptibles contra la humanidad en el sentido del artículo 6º c) del Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Núremberg anexo al Acuerdo de Londres del 8 de agosto de 1945. 4. pp. 78 ILR 136 y 137. Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica . no solamente contra personas en razón de su pertenencia a una colectividad racial o religiosa. Eichmann fue condenado por la Corte de Distrito a la pena capital. 226 a 332. p. indicó que los crímenes contra la humanidad difieren del genocidio en que este último se caracteriza por su dolo especial. 5 a 41. el acusado. Klaus Barbie. constituye no tanto una infracción distinta o una circunstancia agravante. La Corte de Casación confirmó tal constatación en su fallo del 3 de junio de 1988. durante la perpetración de dicho crimen. Su recurso de casación no fue procedente.278 569. sino contra los adversarios de dicha política. los actos inhumanos y las persecuciones que. Pal. cualquiera que fuera la forma de oposición. fue condenado en 1987 por crímenes contra la humanidad por el papel que desempeñó en la deportación y exterminio de civiles. durante la ocupación de Francia.

el 20 de abril de 1994. p. imputables a la Alemania nazi. para constatar que la calificación de crímenes contra la humanidad adoptada podía ser aceptada cuando las víctimas fueran miembros de movimientos de resistencia. como represalia por el asesinato. En este último. 572. la víspera. el 29 de junio de 1994.282 575. a pesar de que colaboraba con la Alemania nazi que practicaba claramente tal ideología. por ese hecho. 21 de abril de 1994. pp. fue encontrado responsable de crímenes contra la humanidad por la función que ejerció en la muerte de siete judíos en Rillieux. fue hallado culpable de crímenes contra la humanidad por la Corte de Primera Instancia de Yvelines. el acusado. 574. antiguo alto responsable de la milicia de Lyon bajo el régimen de Vichy en Francia. en su decisión “Vukovar” del 3 de abril de 1996. Pal. el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia vino a reafirmar la definición de crimen contra la humanidad empleada en el caso “Barbie”. es decir. 281 282 Segunda parte. así como civiles: ILR. aquel de tomar parte en la ejecución de un plan concreto. Crímenes internacionales . durante la ocupación alemana. Gaz. La definición de crimen contra la humanidad empleada en el asunto “Barbie” fue desarrollada con ocasión del caso “Touvier”. del secretario de Estado de la Información del gobierno de Vichy por miembros de la Resistencia. Paul Touvier.250 571. Estado practicante de una política de hegemonía ideológica contra personas en razón de su pertenencia a una comunidad racial o religiosa. el cual no practicaba una política de hegemonía ideológica. tomada con fundamento en el artículo 61 (asunto IT-95-13-R61). La Corte de Apelaciones juzgó que Touvier no era culpable de crimen contra la humanidad ya que él había cometido los actos en cuestión en nombre del Estado de Vichy. ejecutando de manera sistemática actos inhumanos y persecuciones indiscriminadas en nombre de un Estado practicante de una política de hegemonía ideológica. de un móvil específico. como sucede en otros contextos.281 573. 226 a 332. declaró: El autor de un crimen contra la humanidad no puede verse calificado. Más tarde. los crímenes podían ser considerados como de lesa humanidad. La Corte de Apelaciones. Le Monde. La Corte de Casación casó la sentencia de la Corte de Apelaciones debido a que los crímenes cometidos por el acusado se debían a la instigación de un oficial de la Gestapo y eran. aplicando la definición de crimen contra la humanidad empleada en el caso “Barbie”. A partir de entonces. en consecuencia. 1988. Touvier. 745. de un dolo especial.

17 de julio de 1998. sobre la creación de una Corte Penal Internacional. la tortura. es decir. S/1994/674. a civiles. o en función de otros criterios universalmente reconocidos como inadmisibles en derecho internacional. Si los combatientes. Sin embargo. aquello no debe conducir a rápidas conclusiones en lo que respecta a personas que en un momento dado portaron armas… es necesario al respecto recaudar informaciones en cuanto al contexto general. racial. la prostitución forzada. adoptado por la Conferencia Diplomática de Plenipotenciarios de las Naciones Unidas. según el artículo 5º de ese Tribunal. a fin de interpretar la disposición en un sentido que sea conforme con su espíritu (Doc. no pueden. cuando sea cometido en el marco de un ataque generalizado o sistemático lanzado contra una población civil y con conocimiento del ataque: el homicidio. 78). el exterminio. fueron cometidos de manera sistemática o colectiva. nacional. 577. étnico. Como lo señala la Comisión de Expertos establecida de conformidad con la resolución 780 del Consejo de Seguridad en su informe final. ser víctimas de un crimen contra la humanidad. 20 de diciembre de 1985). Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica . las desapariciones forzadas.251 29. en el sentido clásico del término. religioso o sexista. En el asunto “Barbie” la Corte de Casación francesa juzgó: Los actos inhumanos y las persecuciones que. pueden ser considerados crímenes de lesa humanidad (Casación Criminal. otros actos inhumanos de carácter análogo que causen intencionalmente grandes sufrimientos o atentados graves contra la integridad física o la salud física o mental. Esa constatación encuentra su fundamento en la jurisprudencia. la esterilización forzada y cualquier otra forma de violencia sexual de gravedad comparable. no solamente contra personas en razón de su pertenencia a una colectividad racial o religiosa. En los términos del artículo 7º del Estatuto de la Corte Penal Internacional. Roma. en nombre de un Estado practicante de una política de hegemonía ideológica. sino también contra adversarios de dicha política. la reducción a la esclavitud. par. la persecución de todo el grupo o de toda colectividad identificable por motivos de orden político. a personas que no son combatientes. cultural.283 Estatuto de la Corte Penal Internacional. cualquiera que fuere la forma de oposición. de actos de resistencia. no ocurre lo mismo con los individuos que pudieron librarse. 283 Tema II. la deportación o transferencia forzada de población. en correlación con todo acto señalado en el presente parágrafo o todo crimen de competencia de la Corte. el apartheid. en principio. por crímenes contra la humanidad se entiende alguno de los actos mencionados a continuación. 576. la violación. en un momento determinado. “es evidente que el artículo 5º se aplica. la esclavitud sexual. el encarcelamiento y otra forma de privación grave de la libertad física en violación de las disposiciones fundamentales del derecho internacional.

haciendo abstracción de un vínculo con el conflicto armado. La ausencia de un vínculo entre los crímenes contra la humanidad y un conflicto armado internacional es una regla bien establecida en derecho internacional consuetudinario. que la definición de crímenes Segunda parte.252 Radicado: TPIY. al exigir que los crímenes contra la humanidad fueran cometidos durante un conflicto armado interno o internacional. Resulta indudable. proferida el 2 de octubre de 1995). enunciados en los Principios de Núremberg. tal condición carece de un fundamento lógico o jurídico y ha sido abandonada en la práctica ulterior de los Estados en relación con los crímenes contra la humanidad. Como lo subrayó el fiscal ante la Sala de Primera Instancia. interesaban específicamente a efectos de la competencia del Tribunal de Núremberg. A pesar de que la condición de un vínculo. Sala de Apelaciones. Artículo 5º 138. los cuales prohíben estas dos clases de crímenes contra la humanidad. como lo señala el fiscal. alias Dule” (sentencia relativa a la apelación de la defensa concerniente a la excepción previa de incompetencia. haya sido traspuesta en la resolución de la Asamblea General en 1948. El artículo 5º del estatuto habilita al tribunal internacional para juzgar la comisión de crímenes de lesa humanidad. el vínculo entre los crímenes contra la humanidad y los crímenes contra la paz o los crímenes de guerra. que figura en la mencionada Carta. el Consejo de Seguridad quizá definió los crímenes del artículo 5º de manera más limitada de lo necesario. la condición de un vínculo fue eliminada de la definición de los crímenes contra la humanidad que figura en el artículo II. Asunto “Fiscal vs. los crímenes contra la humanidad fueron los primeros reconocidos en los procesos de los criminales de guerra luego de la Segunda Guerra Mundial. Así. Estos crímenes se encontraban definidos en el artículo 6º. en los términos del derecho internacional consuetudinario. […] 140. el artículo señala: […] Como lo anota el secretario general en su informe sobre el estatuto. 141. mediante la cual se afirman los Principios de Núremberg. El carácter obsoleto de la exigencia de un vínculo se evidencia en los convenios internacionales relativos al genocidio y al apartheid. del 20 de diciembre de 1945. estipulados en la Carta de Núremberg. par. De hecho. 2º c) de la Carta de Núremberg y posteriormente fueron reafirmados en la resolución de la Asamblea General en 1948. Más específicamente. Crímenes internacionales . Más específicamente. Dusko Tadic. sin embargo. 1 c) de la ley 10 del Consejo de Control. el derecho internacional consuetudinario no exige la existencia de vínculo alguno entre los crímenes contra la humanidad y un conflicto armado cualquiera que éste sea.

International Criminal Law. el asunto “Fiscal vs.2. el fallo analizado. falleciendo todos sus ocupantes. y al presidente Cyprien Ntaryamira. Los estimativos de víctimas oscilan entre 500 mil y 1 millón de personas. 2. En cuanto al detonante del mencionado crimen se suele citar lo sucedido el 6 de abril de 1994. es decir. Debido a la muerte de ambos mandatarios las matanzas se generalizaron.1. se accidentó en el aeropuerto de Kigali.. Hechos y contexto de los casos El asunto “Fiscal vs. Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica . incitación al genocidio y crímenes de lesa humanidad.2. La tipificación internacional de los crímenes de lesa humanidad. 2005. cuando el avión que transportaba al presidente Juvénal Habyarimana. más concretamente. A. Dentro de ese contexto. Se trataba. M. en la región de Prijedor.284 la noción de crímenes de lesa humanidad. Dentro de este contexto. Oxford. p. en sus orígenes remotos. Tadic” (sentencia relativa a la apelación de la defensa concerniente a la excepción previa de incompetencia) se inscribe en los crímenes perpetrados en el territorio de la antigua Yugoslavia. La protección de la población civil como fundamento material y origen histórico de la noción de crimen de lesa humanidad Como lo sostiene Capella. Oxford University. de Burundi. Tirant lo Blanch. 284 Tema II. el burgomaestre Jean Paul Akayesu fue acusado de la comisión de crímenes de genocidio..” 2. Valencia.1. Comentario jurisprudencial 2. p. se fue perfilando como una manifestación del ius ad bellum. Por su parte. Aspectos relevantes de las decisiones 2. de Ruanda. si bien no se refiere a los hechos materia de investigación por cuanto se trataba de resolver una excepción previa referida a la creación y competencias del TPIY. durante la Primera Guerra Mundial. sí aporta algunos elementos valiosos en cuanto a la evolución histórica de la categoría de los crímenes de lesa humanidad. en aquel entonces. Jean Paul Akayesu” se inscribe en el genocidio ruandés que se perpetró en 1994 por parte de facciones hutus contra tutsis y hutus moderados. 285 Cassese.253 contra la humanidad adoptada por el Consejo de Seguridad en el artículo 5º es conforme con el principio de nullum crimen sine lege. 67. 195.285 Capella y Roig. comenzando por la capital y extendiéndose a otras partes de Ruanda. de crímenes comunes caracterizados por atentar contra las leyes o principios de humanidad. 2003.

y 3) de lesa humanidad287. cuando se estableció que una instancia penal supranacional tendría competencia para juzgar tres categorías de crímenes internacionales: 1) contra la paz. p. como lo sostiene Bassiouni. actuando en defensa de los intereses de los países del Eje europeo. no se hallan antecedentes relativos a crímenes contra la paz”. En cuanto a estos últimos. M. la exterminación. cometieron los delitos que constan a continuación. Transnational. en Conflicto social y sistema penal (diez estudios sobre la actual reforma). adoptado el 6 de octubre de 1945. esclavización. Bautista sostiene: “Si bien es posible encontrar en el derecho internacional positivo anterior a la Carta del TMI la existencia de precedentes relativos a crímenes de guerra y. Colex. a crímenes contra la paz. Sobre el particular. la persecución por motivos políticos. no sería hasta el Acuerdo de Londres y el Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Núremberg. 234. Ch. 2) de guerra. estando facultado para juzgar y condenar a aquellas personas que. 218. raciales o reli- Bassiouni. de las leyes de humanidad y de los dictados de la conciencia pública”. Madrid. 1999. p. Oxford. el estatuto los definió de la siguiente manera: II) Competencias y principios generales Artículo 6º El tribunal establecido en el artículo 1º del presente. en términos muy semejantes a los empleados en la cláusula Martens. derecho de gentes. “Los crímenes contra la humanidad: estado de la cuestión”.254 Al finalizar la llamada “gran Guerra”. Crímenes internacionales . deportación y otros actos inhumanos cometidos contra población civil antes de la guerra o durante ésta. respecto de los cuales habrá responsabilidad penal: […] c) Crímenes contra la humanidad: a saber.. en menor medida. ya fuera individualmente o como miembros de organizaciones: Cualquiera de los actos que constan a continuación son crímenes que recaen bajo la competencia del tribunal.. tal y como resultaba de “los usos establecidos entre los pueblos civilizados. el asesinato. J. Crimes against humanity in International Criminal Law. en aquel entonces. en Bautista. 1996. 286 287 Segunda parte. Sin embargo. En el informe de la comisión. tendrá competencia para enjuiciar y condenar a los principales criminales de guerra del Eje europeo. la Conferencia Preliminar de Paz de París (19191920) decidió crear una comisión encargada de investigar y determinar las responsabilidades “por los actos considerados como violaciones de las leyes y costumbres de la guerra. mar y aire durante la guerra”. cometidos por las fuerzas del Imperio alemán y sus aliados por tierra.286 se propuso crear un tribunal cuya competencia se extendería a investigar las violaciones a los principios del llamado.

organicen. Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica . Cabe igualmente señalar que la difícil delimitación conceptual de los contornos externos de la noción de “crímenes de lesa humanidad” influyó. excluye toda alusión al conflicto armado. el encarcelamiento. en violación o no del derecho interno del país donde se perpetraron. 221. De manera muy semejante. en violación o no del derecho interno del país donde se cometan. la violación o las persecuciones por motivos políticos. la tortura. Aquellos que lideren. en Conflicto social y sistema penal (diez estudios sobre la actual reforma). 1996. o las persecuciones por motivos políticos o raciales en ejecución o en conexión con cualquier otro crimen bajo la jurisdicción del tribunal. ob. Madrid.255 giosos en ejecución de aquellos crímenes que sean competencia del tribunal o en relación con ellos. exterminio. así como los cómplices que participen en dicha formulación o ejecución. Colex. deportación y otros actos inhumanos cometidos antes o durante la guerra. la esclavitud. 288 Tema II. definió los crímenes de lesa humanidad en los siguientes términos: Artículo 5º. M. fechado el 19 de enero de 1946. constituyan o no una vulneración de la legislación interna del país donde se perpetraron. esclavitud. tal y como lo señala Capella. sea interno o internacional. p. y asimismo. el Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Tokio. la muerte.. Como se puede advertir. cit. promulgada el 20 de diciembre de 1945. “Los crímenes contra la humanidad: estado de la cuestión”. 200. p. violación y encarcelamiento. serán responsables de todos los actos realizados por las personas que ejecuten dicho plan.. aplicable en los jueces de los criminales nazis que no fueron sometidos al Tribunal Penal Internacional de Núremberg. precisó que los crímenes de lesa humanidad se cometían en las siguientes circunstancias:288 c) Crímenes de lesa humanidad: atrocidades y delitos incluidos sin carácter limitativo. raciales o religiosos. 289 Capella. J. Crímenes de lesa humanidad: es decir muerte. Bautista.289 esta última definición de “crimen de lesa humanidad” resulta ser más amplia que las anteriores por cuanto incluye los crímenes de tortura. el exterminio. la deportación. notoriamente. Así mismo. la ley 10 del Consejo de Control Aliado. inciten a la formulación de un plan común o conspiración para la ejecución de los delitos mencionados. en la adopción de la Convención contra el Genocidio (1948) y los cuatro convenios de Ginebra Cf.

Bautista. 222. d) Expulsión. g) Violaciones. En otras palabras. han sido objeto de regulación en instrumentos internacionales específicos de derechos humanos. los crímenes de lesa humanidad son tipificados de la siguiente forma en el texto del estatuto del TPIY: Artículo 5º Crímenes contra la humanidad. El tribunal internacional está habilitado para juzgar a los presuntos responsables de los siguientes crímenes cuando éstos han sido cometidos en el curso de un conflicto armado.256 de 1949.. con la creación de los tribunales penales internacional ad hoc. M. la desaparición forzada y el apartheid. Crímenes internacionales . p. e) Encarcelamiento. para el caso de la antigua Yugoslavia. raciales o religiosos. responden a la naturaleza concreta de las graves violaciones a los derechos humanos que se estaban cometiendo en la antigua Yugoslavia y en Ruanda. algunos actos calificados como crímenes de lesa humanidad. En otras palabras. el Consejo de Seguridad definió los crímenes de lesa humanidad a la medida de las necesidades. tales como la tortura. i) Otros actos inhumanos. y dirigidos contra cualquier población civil: a) Asesinato. b) Exterminación. h) Persecuciones por motivos políticos. A su vez. de carácter internacional o interno. Posteriormente. la categoría normativa “crímenes de lesa humanidad” volvió a ser retomada por el derecho penal internacional. Así. a efectos de hacerle frente a unas situaciones concretas de graves violaciones a los derechos humanos. en Conflicto social y sistema penal (diez estudios sobre la actual reforma). los elementos que conforman la mencionada noción. Madrid. De igual manera. 1996. Colex. en los contextos de los respectivos estatutos que precisan la competencia de los tribunales internacionales. J. c) Reducción a la servidumbre. el Estatuto del TPIR tipifica los crímenes de lesa humanidad en los siguientes términos:290 290 Cf. “Los crímenes contra la humanidad: estado de la cuestión”. Segunda parte. f ) Tortura.

291 Tema II. difieren. racial o religioso: a) Asesinato. étnico. Conflicto armado internacional. las tipificaciones de los crímenes de lesa humanidad en los estatutos de los tribunales penales internacionales ad hoc. Victimarios No se especifican. Ver IT-95-11-A. En el curso de un ataque generalizado y sistemático. militares fuera de combate también pueden ser víctima de crímenes contra la humanidad. raciales o religiosos. y dirigidos contra cualquier población civil en razón de su nacionalidad o pertenencia a un grupo político. En razón de su nacionalidad o pertenencia a un grupo político. Modalidad No se especifica. sentencia proferida el 8 de octubre de 2008 por la Sala de Apelaciones del TPIY. En ese sentido. El ataque contra la población civil es un elemento contextual de los crímenes contra la humanidad. étnico. c) Reducción a la servidumbre. Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica . i) Otros actos inhumanos. párr. asunto “Fiscal vs. Motivación No se especifica. racial o religioso. f ) Tortura. 307: “No hay nada en el texto del artículo 5º o en precedentes de la Sala de Apelaciones que requiera que las víctimas individuales de los crímenes contra la humanidad sean civiles”. No se especifican. h) Persecuciones por motivos políticos. Víctimas291 Población civil. si bien guardan ciertas semejanzas. e) Encarcelamiento. pero una vez probado ese elemento contextual. no se requiere que cada uno de los crímenes haya sido dirigido contra civiles. b) Exterminación. El Tribunal Internacional para Ruanda está habilitado para juzgar a los presuntos responsables de los siguientes crímenes cuando éstos han sido cometidos en el curso de un ataque generalizado y sistemático. al menos en los siguientes aspectos: Criterio diferenciador TPIY TPIR Ámbito temporal Conflicto armado interno. g) Violaciones. No se especifica. Martic”. Población civil. d) Expulsión. Como se puede advertir.257 Artículo 3º Crímenes contra la humanidad.

• Deportación o traslado de población. Son ejemplos de tales crímenes. cuando se emplean medios o métodos de combate prohibidos (verbigracia. Asesinato.258 Por último. Víctimas Población civil. Conductas que pueden ser calificadas en cada una de estas categorías normativas Básicamente. entre otras: a) Homicidio fuera de combate. Presupone la existencia de un conflicto armado interno.292 2. en cuanto constituyen la ejecución de un plan o de una política estatal o de una organización particular. precaución y proporcionalidad). se ha diseñado el siguiente cuadro. b) Asesinato de civiles. Combatientes fuera de combate.294 Siempre se cometen de manera masiva o sistemática. armas químicas). Crímenes internacionales . los combatientes. Principales diferencias entre los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra293 Con el propósito de ilustrar algunas de las principales diferencias existentes entre los crímenes de lesa humanidad y de guerra. Exterminio.2. Los combatientes. conviene señalar que en los artículos 7º y 8º del Estatuto de Roma de la CPI se refleja el estado actual de la discusión acerca de qué debe entenderse por crímenes de lesa humanidad y de guerra. se trata de graves violaciones a los derechos humanos. Únicamente miembros de la población civil. Sin embargo. internacional. a partir de una comparación entre los artículos 7º y 8º del Estatuto de Roma de la CPI: Criterio diferenciador Rama del derecho internacional en la cual se inscriben Ámbito temporal Victimario Crimen de guerra Crimen de lesa humanidad Derecho internacional humanitario. no se excluye su perpetración de manera aislada. Derecho internacional de los derechos humanos. En cualquier tiempo. Agentes del Estado o una organización particular. Excepcionalmente.2. mixto o internacionalizado. se trata de violaciones a los principios básicos del DIH (distinción. Modalidad Pueden ser cometidos de manera masiva o sistemática. • • Segunda parte. entre otros: En esencia. y sus implicaciones prácticas para el caso colombiano.

.) Empleo de medios y métodos de combate ilícitos. López Díaz. 148 293 Cf. Claudia y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. graves. Los crímenes de guerra. en términos del Código Penal colombiano). Crimen de lesa humanidad Tortura. para efectos del derecho penal interno colombiano. Existencia de un nexo temporal. • Persecución. e. Cambridge. • Desaparición forzada. • La comisión de un delito específico (verbigracia. p. Acerca de los debates que precedieron la adopción del artículo 7º del Estatuto de Roma. mientras que el primero no. No se requiere probar el vínculo entre el delito y el conflicto armado. Nueva York. En tanto que el genocidio y los crímenes contra la humanidad deben parecer. g) Perfidia. como los crímenes de lesa humanidad y el genocidio. pueden ser cometidos incluso de manera aislada. • Violación. en Schabas. Los crímenes contra la humanidad deben ser masivos’ o ‘sistemáticos’. sino que el mismo se inscribe en un ataque masivo o sistemático contra la población civil. prostitución forzada. Sadat. por otro lado. a efectos de la intervención de la Corte. esterilización forzada. Justice for the new millennium. N. 2010. 292 Tema II. Hechos necesarios de probar La comisión de un delito específico (verbigracia. Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica . Andreas. en términos del Código Penal colombiano). Acerca de los crímenes de lesa humanidad y su aplicación en Colombia. cf. Alvi. en tanto ejecución de un plan de una organización o de una política estatal. consiste en que los dos últimos tienen unos umbrales judiciales. por soldados actuando sin ninguna directriz. W. Cambridge University. esclavitud sexual. 2004. d) Destrucción de bienes protegidos. Forer. homicidio en persona protegida. No se precisa demostrar. material y personal entre el delito y el conflicto armado. 294 Al respecto. que el delito fue cometido como parte de un plan de una organización o de una política estatal. Bogotá. 2002. An Introduction to the International Criminal Court. prima facie. homicidio agravado. • Apartheid.. L. Schabas comenta: “En derecho consuetudinario la principal diferencia entre los crímenes de guerra y las demás categorías. The International Criminal Court and the transformation of International Law. en tanto que el genocidio requiere una intencionalidad precisa. Transnational. • Esclavitud. p. 97. no sucederá siempre lo mismo con los crímenes de guerra”.259 Criterio diferenciador Crimen de guerra c) Toma de rehenes. f ) No dar cuartel. Es necesario demostrar que no se trató de un comportamiento aislado.

Demostrar el dolo específico de los crímenes de lesa humanidad. Demostrar el dolo específico de los crímenes de guerra. de la región y del papel del acusado. etcétera). a diferencia de aquellos de lesa humanidad. A partir del 1º de noviembre de 2002. En otras palabras. la Sala de Primera Instancia del TPIR. de guerra y delitos ordinarios. o en casos de responsabilidad de los superiores por omisión). la Sala de Segunda Instancia del TPIY. El crimen de guerra no necesariamente es un acto planificado o el fruto de una determinada política”.260 Criterio diferenciador Hechos necesarios de probar Crimen de guerra Crimen de lesa humanidad No se requiere elaborar un contexto. en el asunto “Fiscalía vs. por ejemplo. Al respecto. asesinato. destrucción de bienes protegidos. la Sala concluye que es admisible de imputarle al acusado dos infracciones. la jurisprudencia penal internacional muestra que un mismo acusado puede ser condenado por la comisión de delitos de guerra (homicidio fuera de combate. 295 Segunda parte. Precisemos igualmente que determinado grupo armado puede cometer. Al respecto. crímenes de lesa humanidad. consideró que aquéllos se configuraban bajo las siguientes condiciones: Inspirándose en el derecho y la jurisprudencia internas e internacionales. delitos sexuales. mediante fallo del 2 de junio de 2002. Kunarac y otros”. en las siguientes circunstancias: 1) cuando las infracciones Los crímenes de guerra. en el citado caso “Akayesu”. dentro de un específico espacio de tiempo. lo cual tiene incidencia en la responsabilidad de los superiores jerárquicos. en razón de los mismos hechos. De igual manera. no requieren ser cometidos como ejecución de un plan. (Autoría mediata en aparatos organizados de poder. aunque eventualmente ello pueda ser así. en sentencia del 2 de septiembre de 1998. Competencia de la Corte Penal Internacional A partir del 1º de noviembre de 2009. etcétera) en concurso con crímenes de lesa humanidad (desaparición forzada de personas. y cadenas de mando dentro de la organización). no siempre se puede concluir que todas las conductas perpetradas por los integrantes de una organización armada son crímenes de guerra o de lesa humanidad. pillaje. consideró que “los crímenes de guerra se diferencian de las infracciones de derecho interno por el contexto en el cual son perpetrados: el conflicto armado.295 salvo que se quiera probar que el crimen de guerra no fue una conducta aislada. Crímenes internacionales . sino parte de un plan. Se debe elaborar un contexto (descripción general del país.

por esa vía. o 2) las disposiciones mediante las cuales fueron creadas las infracciones protegen intereses diferentes. crímenes contra la humanidad y violaciones al artículo 3º común a los convenios de Ginebra y al Protocolo adicional II) comportan unos elementos constitutivos diferentes y. Una vez más. Además. podría ser necesario. Si se pudiese considerar al genocidio como el crimen más grave. crímenes contra la humanidad o violaciones al artículo 3º común a los convenios de Ginebra y el Protocolo adicional II constituyan formas menores las unas de las otras. la Sala considera que las infracciones a las que él apunta (genocidio. su represión tiende a la protección de intereses diferentes. sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia. asunto “Fiscal vs.296 TPIR-96-4-T. según el caso. El estatuto del tribunal no establece una jerarquía de normas. Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica . esa consideración autoriza las condenas múltiples en razón de los mismos hechos. pero no necesariamente de crímenes contra la humanidad. Así como se ha señalado. el general que diese la orden de asesinar a todos los prisioneros de guerra que pertenezcan a un mismo grupo étnico. la Sala no considera que cualquier acto de genocidio. el genocidio y la complicidad en éste. 296 Tema II. sería a la vez culpable de genocidio y de violaciones al artículo 3º común. esas infracciones abarcan elementos constitutivos diferentes. o que sea necesario obtener una condena por las dos infracciones para dar cuenta efectivamente del comportamiento del acusado.261 comporten elementos constitutivos diferentes. y éste es un argumento conexo. por ejemplo. infracciones subsidiarias de aquél. Una condena por genocidio y violaciones al artículo 3º común daría entonces plenamente la medida del comportamiento del general acusado. Sin embargo. Teniendo en cuenta el estatuto. la Sala considera que no resulta admisible de imputarle al acusado dos infracciones en razón de los mismos hechos si: 1) una de las infracciones es menor y constitutiva de otra. por ejemplo. el homicidio y el atentado grave contra la integridad física. Por ejemplo. accesorias al crimen de genocidio y constituyan. nada en el estatuto autoriza a decir que los crímenes contra la humanidad o las violaciones al artículo 3º común y al Protocolo adicional II sean. o 2) una infracción compromete la responsabilidad a título de cómplice y la otra infracción la responsabilidad como autor principal. sobre todo. en todas las hipótesis. trata a todas las infracciones sobre un pie de igualdad. obtener una condena por más de una de esas infracciones a fin de dar la medida de los crímenes cometidos por el acusado. o la violación y el atentado contra el pudor. el hurto calificado y el hurto simple. Jean Paul Akayesu”. con la intención de acabar con éste. Por el contrario. A partir de allí se les puede considerar a partir de los mismos hechos.

su compromiso de no repetición de actos delictivos. el artículo 70 de la ley 975 de 2005. lesa humanidad y narcotráfico. tendrán derecho a que se les rebaje la pena impuesta en una décima parte. apartheid. etcétera). la tortura y la violación. declarado inexequible mediante sentencia C-370 de 2006. el artículo 324 del CPP. exterminio. Implicaciones para Colombia 2. Segunda parte. es más. el actual Código Penal no contiene un capítulo específico al respecto. De hecho. ni cuando tratándose de conductas dolosas la víctima sea un menor de dieciocho (18) años (énfasis agregado). en los términos del artículo 7º del Estatuto de Roma de la CPI. A pesar del silencio que guarda el Código Penal en materia de crímenes de lesa humanidad. su cooperación con la justicia y sus acciones de reparación a las víctimas (énfasis agregado). establece: Parágrafo 3º. y que son calificados como crímenes de lesa humanidad en el Estatuto de Roma de la CPI.1. no contienen los mismos elementos exigidos en el contexto internacional. Exceptúense los condenados por los delitos contra la libertad. crímenes de guerra o genocidio. persecución de un grupo o colectividad con identidad propia. No se podrá aplicar el principio de oportunidad en investigaciones o acusaciones por hechos constitutivos de graves infracciones al derecho internacional humanitario. Así por ejemplo. Para la concesión y tasación del beneficio. De allí que sea posible afirmar que el ordenamiento jurídico penal colombiano no tipifica todos los crímenes estipulados en el Estatuto de Roma (verbigracia. el desplazamiento forzado. esta noción figura en algunas normatividades. entre otros).3. Aparición tardía de la noción de crimen de lesa humanidad en el ordenamiento jurídico colombiano La incorporación de la noción de crimen de lesa humanidad al ordenamiento jurídico colombiano ha sido tardía y polémica.3. no contienen los elementos de sistematicidad y generalización previstos en la normatividad internacional. tortura. Crímenes internacionales . en tanto que aquellos que sí lo están (verbigracia. desaparición forzada. integridad y formación sexuales. Las personas que al momento de entrar en vigencia la presente ley cumplan penas por sentencia ejecutoriadas. Tampoco prevén tales tipos penales internos la existencia de un plan o de una política que hayan estado detrás de su comisión.262 2. tal como sucede con la desaparición forzada. el juez de ejecución de penas y medidas de seguridad tendrá en cuenta el buen comportamiento del condenado. violación. el homicidio agravado. disponía: Artículo 70. delitos de lesa humanidad. algunos comportamientos que aparecen tipificados en la ley 599 de 2000. referente a la aplicación del principio de oportunidad. De igual manera.

Igualmente.4. tales discusiones terminan siendo irrelevantes en materia de crímenes de lesa humanidad. A modo de conclusión De lo anterior es posible extraer las siguientes conclusiones: 1. por ejemplo. Relaciones entre los crímenes de lesa humanidad y el conflicto armado En la actualidad. por la comisión de determinados delitos. ser designado como servidor público o contratar con el Estado. sin hacerlo dentro de un contexto normativo específico. así como también por avalar candidatos elegidos en cargos o corporaciones públicas de elección popular. De allí que resulte imposible intentar responder a la pregunta ¿qué se entiende por crimen de lesa humanidad?. mediante sentencia ejecutoriada en Colombia o en el exterior por delitos relacionados con la vinculación a grupos armados ilegales y actividades del narcotráfico o de delitos contra los mecanismos de participación democrática o de lesa humanidad (énfasis agregado). En otras palabras. aquellos de lesa humanidad. consistente en que no se podrán suplir las vacantes cuando un congresista sea capturado por la comisión de ciertos delitos. entre ellos. Sin embargo. en Colombia se presenta un debate en torno a la existencia de un conflicto armado interno.3. indiquemos que. esta instancia judicial internacional tiene competencia para investigar y sancionar la comisión de crímenes de lesa humanidad y de genocidio. a quienes hayan sido condenados. interno o internacional. se prevé una inhabilidad para postularse como candidato. en lo atinente a la competencia de la CPI. la noción más evolucionada que existe de tal concepto. se establece el mecanismo de la “silla vacía”. entre ellos. a partir del 1º de noviembre de 2002. por cuanto. evolutiva. “que hayan sido o fueren condenados durante el ejercicio del cargo al cual se avaló. como se ha explicado. Así. para que pueda calificarse un acto en términos de crimen de lesa humanidad. Además del tema de los avales. en la conformación y funcionamiento del Congreso de la República y demás corporaciones públicas. estipulada en el artículo 7º del Estatuto de Roma de la CPI.263 Más recientemente. 2. De igual manera. 2. si la comparamos con aquellas de genocidio y crímenes de guerra. en cualquier tiempo. La noción de “crímenes de lesa humanidad” ha sido particularmente cambiante. y en últimas. Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica . los de lesa humanidad.2. funcionamiento o financiación. se establece que los partidos y movimientos políticos deberán responder por toda violación o contravención a las normas que rigen su organización. el acto legislativo 1 de 2009 adoptó medidas encaminadas a reformar el sistema político y a hacerle frente a la perversa influencia del crimen organizado en la actividad de los partidos políticos. aquello que entendamos por crimen de lesa humanidad dependerá Tema II. no presupone la existencia de un conflicto armado.

Crímenes internacionales . entre otros. De allí que sea necesario determinar. y en esa medida. Tal situación ha sido criticada. principalmente en lo atinente a: 1) su ámbito de aplicación temporal (si precisa o no la existencia de un conflicto armado interno o internacional). La anterior situación se presenta en el Estatuto de Roma de la CPI. en medio de fuertes discusiones y controversias. la concepción según la cual aquellos delitos no afectan exclusivamente a determinado grupo humano. e igualmente. 4. o si lo hacemos en aquel de cada de los tribunales penales internacionales ad hoc. en algunos casos. empleo de armas prohibidas. lo cierto es que su objetivo ha permanecido constante: sancionar aquellos atropellos y actos de barbarie que se cometan contra la población civil. Segunda parte. 5) sus puntos de contacto y divergencias con los crímenes de guerra y el genocidio. etcétera). en el sentido de considerarla como una violación al principio de legalidad. si la conducta cumple con las demás condiciones establecidas por el instrumento internacional para ser calificada en términos de crimen de lesa humanidad o de guerra. De igual manera. sin entrar a describirlos típicamente. en relación con los siguientes crímenes: desplazamiento forzado. por cuanto. salvo el Estatuto de Roma de la CPI y sus correspondientes elementos de los crímenes. existen comportamientos que configuran exclusivamente crímenes de guerra (verbigracia. 2. esclavitud sexual. Por el contrario. perfidia. no exhaustivo de ellos. en sus artículos 7º (crímenes de lesa humanidad) y 8º (crímenes de guerra). de igual manera. 3. A pesar de las diferencias que ofrecen las diversas concepciones de los crímenes de lesa humanidad. los demás instrumentos internacionales que aluden a los crímenes de lesa humanidad se limitan a realizar un listado. y 6) sus relaciones con el derecho penal interno de los Estados. en el caso concreto. La noción de crimen de lesa humanidad hizo su aparición en el derecho internacional positivo a finales de la Primera Guerra Mundial. destrucción de bienes protegidos. 4) su carácter sistemático o masivo. y la tortura. en función precisamente del ámbito normativo en el cual se ubiquen. 2) el listado de conductas delictivas que pueden ser calificadas como crímenes de lesa humanidad.264 de si nos ubicamos en el ámbito del Tribunal Penal Internacional de Núremberg. pilar sobre el cual se edifica la sociedad internacional. sino que configuran un atentado contra la especie humana. violación. 3) sus autores y víctimas. en el contexto del Estatuto de Roma de la CPI. los respectivos instrumentos internacionales que los tipifican califican un mismo comportamiento en ambos sentidos. La frontera entre los crímenes de lesa humanidad y los crímenes de guerra no siempre es fácil de establecer. configuran un riesgo para la preservación de la paz y seguridad internacionales. y desde entonces no ha dejado de evolucionar.

M. Tirant lo Blanch. Currat. tales como: la negativa de rebaja de penas. Ambos. 2010. 2005. Bassiouni. en Conflicto social y sistema penal (diez estudios sobre la actual reforma).5. VV. J. Oxford University. El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. K. New York. en materia penal propiamente dicha. Sin embargo. 1999. Doctrina especializada AA. Bogotá. 2008. International Criminal Law. En suma. Transnational.265 5. la inaplicación del principio de oportunidad. ni cuando lo ha hecho ha incorporado todos los elementos que los caracterizan en el orden jurídico internacional... Valencia. p.5. Capella y Roig. en el ordenamiento jurídico colombiano existen diversas cláusulas de reenvío hacia la legalidad internacional en punto al concepto de “crimen de lesa humanidad”. Cambridge: Cambridge University. Les crimes contre l’humanité dans le Statut de la Cour Pénale Internationale... Bautista. 2. en Los desafíos de las Fuerzas Armadas en el siglo XXI. Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica . Oxford. Cassese. 2003.1.M. La tipificación internacional de los crímenes de lesa humanidad. J. el legislador ni ha tipificado todos los crímenes calificados internacionalmente como de lesa humanidad. The International Criminal Court. Ch.Madrid: Colex. Tema II. 67. An Introduction to International Criminal Law and Procedure. A. 2001. y Guerrero. Crimes against humanity in International Criminal Law. P. Oxford. “Darfú o el mayor fracaso de la comunidad internacional ante las emergencias humanitarias”. Bautista. el régimen de inhabilidades para ser elegido o contratar con el Estado. 2006. al igual que la responsabilidad de los partidos y movimientos políticos. Lo anterior para fines diversos. Elements of Crimes and Rules of Procedure and Evidence. Transnational. Bibliografía 2.M. “Los crímenes contra la humanidad: estado de la cuestión”. Universidad Externado de Colombia. París: LGDJ. Granada: Comares. 1999.. 1996.

Sadat. G. Acerca de los crímenes de lesa humanidad y su aplicación en Colombia. 2.. W. Barcelona. 2004. The International Criminal Court and the transformation of International Law. ¿Dónde investigar? Especial referencia a la Fiscalía en el proceso de activación. Olásolo.5. 2008. Crímenes internacionales . Torres. alias Dule”. 2001. Justicia vs. Oxford University. 2002. sentencia proferida el 8 de octubre de 2008 por la Sala de Apelaciones. An Introduction to the International Criminal Court. Oxford. Valencia:Tirant lo Blanch. G. Segunda parte. Lirola. H. L. Dusko Tadic. IT-95-11. Tirant lo Blanch.. y Martín. Corte Penal Internacional. Alvi.. Justice for the new millennium. Mettraux. López Díaz.N. Ariel. La Corte Penal Internacional. Tirant lo Blanch. b. Cambridge: Cambridge University.. impunidad.266 Forer. Valencia. International crimes and the ad hoc Tribunals. asunto “Fiscal vs. 2005.Nueva York: Transnational. 2010. 2003. Andreas. I. Tratado de derecho penal internacional.. Bogotá.2. proferida el 2 de octubre de 1995. asunto “Fiscal vs.. sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia. M. Schabas. TPIY TPIY.. La responsabilidad internacional del individuo por la comisión de crímenes de lesa humanidad. Sala de Apelaciones. Werle. Valencia. TPIR TPIR-96-4-T. Martic”. Jean Paul Akayesu”. M. Jurisprudencia a. 2005. sentencia relativa a la apelación de la defensa concerniente a la excepción previa de incompetencia. asunto “Fiscal vs. Claudia y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania.

.: Cepeda Espinosa. Chile”. Bogotá. d. Corte Constitucional (2002). “Sentencia C-578”. M. Corte Constitucional Colombia. Tema II. sentencia del 26 de septiembre de 2006. asunto “Almonacid y otros vs.267 c. CteIDH CteIDH. Crímenes de lesa humanidad: evolución histórica . P. J. M.

.

3) El acto debe ser dirigido contra miembros de la población civil. trata a todas las infracciones sobre un pie de igualdad. por esa vía. la Sala no considera que cualquier acto de genocidio. esa consideración autoriza las condenas múltiples en razón de los mismos hechos. Asunto “Fiscal vs. Jean Paul Akayesu”. . el artículo 3º del estatuto confiere al tribunal competencia para perseguir personas por cargos de diversos actos inhumanos constitutivos de crímenes contra la humanidad. nada en el estatuto autoriza a decir que los crímenes contra la humanidad o las violaciones al artículo 3º común y al Protocolo adicional II sean. Sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. Extractos jurisprudenciales traducidos Radicado: TPIR-96-4-T. Por el contrario. accesorias al crimen de genocidio y constituyan. 470. y éste es un argumento conexo. En opinión de la Sala. El estatuto del tribunal no establece una jerarquía de normas. esas infracciones abarcan elementos constitutivos diferentes. infracciones subsidiarias de aquél. Una vez más.Tema III Crímenes de lesa humanidad: elementos 1. Esa categoría de crímenes comporta grosso modo cuatro elementos esenciales: 1) El acto inhumano por definición y por su naturaleza debe infligir sufrimientos graves o atentar gravemente contra la integridad física o la salud mental o física. 2) El acto debe inscribirse en el marco de un ataque generalizado o sistemático. crímenes contra la humanidad o violaciones al artículo 3º común a los convenios de Ginebra y el Protocolo adicional II constituyan formas menores las unas de las otras. Así como se ha señalado. en todas las hipótesis. […] Los crímenes contra la humanidad a la luz del artículo 3º del estatuto del tribunal 578. Si se pudiese considerar al genocidio como el crimen más grave.

lo que afecta. A juicio de la Sala. exterminio. sin embargo. reviste una gravedad considerable y es dirigido contra una multiplicidad de víctimas. Los actos no violentos por naturaleza. reducción a la esclavitud. El “ataque” puede ser definido como todo acto contrario a ley del tipo enumerado en los literales a) a i) del artículo 3º del estatuto (asesinato. 297 Segunda parte.297 580. suplemento 10 (A/51/10). racial o religioso. comprendidos los miembros de las Fuerzas Armadas que han depuesto las armas y las personas puestas fuera En la versión original francesa del estatuto esas exigencias son acumulativas: “en el marco de un ataque generalizado y sistemático”. documentos oficiales de la Asamblea General. 298 Informe de la Comisión de Derecho Internacional a la Asamblea General. No se exige de manera alguna que esa política sea oficialmente adoptada como política de Estado. podrían ser abarcadas por dicho vocablo si ellas se ejercen en una escala masiva o de manera sistemática. Debe. El acto debe ser dirigido contra una población civil 582. el ámbito de aplicación de la disposición. comprendidos la imposición de un sistema de apartheid. sensiblemente. especialmente. 1996. Se entiende por población civil las personas que no participan directamente en las hostilidades. El carácter de “generalizado” resulta del hecho de que el acto presenta un carácter masivo. Crímenes internacionales . existir una especie de plan o de política preconcebidos. llevado a cabo colectivamente. de 1973. político. Para la Sala es una condición sine qua non: el acto debe inscribirse en el cuadro de un ataque generalizado o sistemático.298 581. no se exige que revista ese doble carácter. no pudiendo ser un acto aislado.270 4) El acto debe ser cometido por uno o varios motivos discriminatorios. frecuente. Sin embargo. étnico. En la medida en que el derecho internacional consuetudinario se limita a establecer que el ataque sea generalizado o sistemático. El acto debe inscribirse en el marco de un ataque generalizado o sistemático 579. o el ejercicio de presiones públicas sobre una población para llevarla a actuar de una u otra manera. resulta creíble pensar que la versión francesa adolece de un error. El carácter de “sistemático” se refiere al hecho de que el acto sea cuidadosamente organizado según un modelo regular de ejecución de una política concertada puesta en obra por medios públicos o privados considerables. que es considerado como un crimen contra la humanidad en el artículo 1º de la Convención Internacional sobre la Eliminación y la Represión del Crimen de Apartheid. de carácter nacional. para constituir un crimen contra la humanidad todo acto debe estar dirigido contra una población civil. etcétera). y que.

300 El acto debe haber sido cometido por motivos discriminatorios 583. del 3 de abril de 1996. 641). étnica. esa asimilación no parece ser problemática. es citado. Dusko Tadic”. relativo a la protección de las víctimas de conflictos armados internacionales. política. Internados. en el Conviene señalar que esa calificación asimila a los “civiles” a las categorías de las personas protegidas por el artículo 3º común a los convenios de Ginebra. Sentencia proferida el 3 de marzo de 2000 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. 584. artículo 50. herida. o por cualquier otra causa. 301 Esta cuestión fue abordada en el proceso “Fiscalía vs. Dos elementos esenciales se derivan de la definición de crimen contra la humanidad: en primer lugar. asunto IT. que no responden a la definición de civiles. 300 Protocolo adicional a los convenios de Ginebra. el TPIY reconoció que los crímenes contra la humanidad podían ser cometidos cuando las víctimas son miembros capturados de un movimiento de resistencia.94-I-T.299 La presencia en el seno de la población civil de personas aisladas. y por eso. La discriminación practicada en razón de la ideología política de una persona satisface los criterios de pertenencia “política”. podían ser calificadas como personas puestas fuera de combate por detención. Asunto “Fiscal vs. La intención requerida para que se presente la comisión de crímenes contra la humanidad. Radicado: IT-95-14-T. a partir del momento en que la intención necesaria para la calificación de crímenes existía (par. que han portado las armas en un determinado momento. 125 (1995). En lo que concierne a las definiciones de pertenencia nacional. 299 Tema III. la Corte de Casación casó y anuló parte del juicio. que es la comisión.301 debe ser constatada en el autor. tal y como son señalados por el artículo 3º del estatuto. En apelación. considerando que los miembros de la Resistencia podían ser víctimas de crímenes contra la humanidad. un criterio de orden material. 78 Int’Lrep. Los actos inhumanos perpetrados contra personas que no respondan a la definición de las categorías protegidas podrían constituir crímenes contra la humanidad si la intención de sus autores era la de dirigir ataques contra el grupo que era objeto de una discriminación por cualesquiera de las razones mencionadas en el artículo 3º del estatuto. Barbie”. Debe también señalarse que en la decisión “Vukovar”. Crímenes de lesa humanidad: elementos . Resulta del estatuto que los actos inhumanos cometidos contra la población civil deben haber sido cometidos contra las víctimas “en razón de su pertenencia nacional. del 12 de agosto de 1949. ver las definiciones dadas supra por la Sala. 1) Los elementos constitutivos 199. étnica. no priva a dicha población de su calidad. racial o religiosa. donde el caso “Federación Nacional de Deportados. adoptada con fundamento en el artículo 61. 124.271 de combate por enfermedad. Tihomir Blaskic”. racial o religiosa”. Resistentes y Patriotas y otros vs.

un criterio de orden moral: la consciencia de participar en tal ataque. la Sala definirá los tres cargos presentados contra el general Blaskic. de uno de los crímenes enumerados. 248.304 La Sala de Apelaciones. en segundo término. no designan. Crímenes internacionales . cualquiera que sea”. I) El elemento material 200. basada en la sentencia proferida por Asunto “Tadic” II. Luego de haber presentado las condiciones generales de incriminación. sin embargo. El crimen contra la humanidad deriva su especificidad de los medios puestos en obra para su realización (el carácter masivo) o del contexto en el cual aquellos deben inscribirse (el carácter sistemático). las cuales aluden sólo a actos “dirigidos contra cualquier población civil”. Aunado a lo anterior. I) El ataque masivo o sistemático 202. que ello sea en cuanto a los actos o las víctimas. El “exterminio”. par. que figura en el artículo 5º del estatuto. 304 En los términos del artículo 7º del Estatuto de la Corte Penal Internacional (PCMICC/1999/INF/3).272 marco de un ataque masivo o sistemático contra la población civil. Conviene. 303 El artículo 3º del Estatuto del TPIR califica los crímenes contra la humanidad como actos inhumanos “cometidos en el marco de un ataque generalizado y sistemático contra una población civil. a) El ataque masivo o sistemático contra una determinada población civil 201. la afirmación del carácter “masivo o sistemático”. en el asunto “Tadic”. así como de la calidad de las víctimas (una población civil específica). el crimen contra la humanidad designa “cualquiera de los siguientes actos cuando sean cometidos en el marco de un ataque generalizado o sistemático. actos únicos. 302 Segunda parte. El carácter “masivo o sistemático” de la incriminación no figura en las disposiciones del artículo 5º del estatuto. que los actos del acusado deben ser cometidos en el contexto de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y que el acusado debe conocer que esos actos se inscriben en tal contexto. en efecto.302 así como ciertas conductas enumeradas en el texto del estatuto. se encuentra en los artículos 3º del Estatuto del TPIR303 y 7º del Estatuto de la Corte Penal Internacional. lanzado contra toda población civil y con conocimiento de dicho ataque”. implica un elemento de masa o de organización. en cuanto elemento constitutivo de un crimen contra la humanidad. la “reducción a la esclavitud” y las “persecuciones”. señalar que “dirigidos contra cualquier población civil”. Los jueces de segunda instancia afirmaron que “se puede deducir de la expresión “dirigidos contra cualquier población civil”.

no pudiendo ser un acto de violencia aislado. 309 En el asunto “Akayesu” los jueces aludieron a una política concertada y al empleo de “medios públicos o privados considerables” para calificar el carácter de sistemático (par. como aquella del TPIR en el asunto “Akayesu” (par. para definir el elemento de “sistematicidad”. Según el fallo. se refieren a un plan o a una política.308 –– La perpetración de un acto criminal de gran amplitud contra un grupo de civiles o la comisión repetida y continua de actos inhumanos que presente un vínculo entre ellos. 307 Sentencia “Kayishema. en el asunto “Tadic” (par. de un plan en virtud del cual el ataque es perpetrado. Sentencia “Tadic”. pars. 580) y “Kayishema. par. –– La perpetración y la puesta en marcha de medios públicos o privados importantes. ILR. de fecha 7 de mayo de 1997.309 –– La implicación de autoridades políticas o militares de alto nivel en la planeación o en el diseño de un método. 203.273 la Sala de Primera Instancia II del TPIY. sistemática. en los asuntos “Fiscal vs. par. 648. referida al número de víctimas. 362-363). para los fines del presente caso. “es el deseo de excluir los actos aislados o fortuitos de la noción de crímenes contra la humanidad que condujo a incluir la condición de que los actos deben estar dirigidos contra ‘una población civil’. a saber. y una conclusión de carácter general. en los fallos proferidos el 2 de septiembre de 1998 y el 21 de mayo de 1999. no existe duda alguna de que los actos inhumanos que constituyen un crimen contra la humanidad deben inscribirse en el marco de un ataque sistemático o masivo contra civiles. El concepto crimen de lesa humanidad exige también. 580). destruir. Ruzindana”.307 hicieron del trato masivo o sistemático un elemento esencial de la incriminación. Crímenes de lesa humanidad: elementos . perseguir o debilitar a una comunidad. refiriéndose especialmente a una política conscientemente dirigida contra un grupo de personas (75. 1987. 308 Tanto la jurisprudencia del tribunal. pueden ser enunciados de la siguiente manera: –– La existencia de una finalidad política. esto es. Menten”. Climent Kayushema y Obed Ruzindana”. 648). International Law Reports. El carácter sistemático hace referencia a cuatro elementos que. Sin embargo. Desde entonces. que los crímenes en cuestión hagan parte de un régimen fundado sobre el terror o constituyan un vínculo dentro de una política deliberada contra grupos particulares de personas”.305 y las Salas de Primera Instancia I y II del TPIR. satisfacen tal condición”. no se exige que revista un doble carácter”. 123. pp. En el asunto “Fiscal vs. que sean militares o de otra naturaleza. la Corte Suprema de los Países Bajos evocó la condición de “sistematicidad”. Ruzindana” (par. “a pesar de que no se encuentre expresado de manera tan clara en la precitada definición (artículo 6º c) del Estatuto de Núremberg). 306 Sentencia “Akayesu”. 305 Tema III. Jean Paul Akayesu”306 y “Fiscal vs. 579-581. 123). indicando que un esquema o un plan metódico evidente. o de una ideología en el sentido amplio del término. El parágrafo 579 inicia con esta afirmación: “Para la Sala es una condición sine qua non: el acto debe inscribirse en el marco de un ataque generalizado o sistemático.

especialmente: –– Unas circunstancias históricas generales y del marco político global en el cual se inscribieron los actos criminales. “Les crimes contre l’humanité”. y fallo “Akayesu”. no necesariamente debe ser declarado expresamente. 310 311 Segunda parte. En los términos de la sentencia “Akayesu”. –– Modificaciones en la composición “étnica” de poblaciones.311 constantemente se han negado a hacer del crimen contra la humanidad un “acto de soberanía criminal”. –– La movilización de Fuerzas Armadas.274 204. –– Medidas discriminatorias. 566. 580. tal y como lo demuestren los escritos de sus autores y sus discursos. par. Sentencia “Kayishema. violaciones. etcétera). haber sido concebido en lo más alto del aparato estatal. –– La propaganda mediática. par. 653. –– La creación y la puesta sobre un territorio dado.. “no se exige que esa política sea oficialmente adoptada como política de Estado”. –– La amplitud de los atropellos cometidos y. ni hallarse enunciado de manera clara y precisa. 312 Gravem. 126. particularmente. Las Salas de Primera Instancia I y II de este tribunal y del TPIR. 1950. permisos. Crímenes internacionales . p. 205. o de destrucciones de bienes sin carácter militar.312 Para sostener tal argumento se apoyaron especialmente en la Cf. Ruzindana”. sin importar a qué ámbito de poder. administrativas o de otra naturaleza (restricciones bancarias. –– La defensa de un programa político. en Recueil del cours de l’Académie de droit international. Especialmente el fallo “Tadic”. sin embargo. –– La existencia de vínculos entre la jerarquía militar y la estructura política y su programa.310 Puede deducirse de la observancia de un conjunto de hechos. –– La realización de ofensivas militares repetidas y coordinadas en el tiempo y en el espacio. Este diseño. especialmente edificios religiosos. –– La creación y puesta en marcha de estructuras militares autónomas. par. asesinatos y otras violencias físicas. detenciones arbitrarias. deportaciones y expulsiones. El plan no debe. de estructuras políticas autónomas. J. necesariamente.

asunto “Fiscal vs. Según el proyecto de código de la CDI. dirigidos316 contra una multiplicidad de víctimas. en sus trabajos de la 43ª sesión. 318 Ídem. 315 Artículo 7. 317 Informe de la CDI. 116. Crímenes de lesa humanidad: elementos .1 del Estatuto de la Corte Penal Internacional.315 206. que los actos criminales deben ser cometidos “en aplicación o en ejecución de la política de un Estado o de una organización”. Prevén. p.313 […] El artículo 18 del proyecto de código de la CDI definió además el crimen de lesa humanidad como el hecho de cometer unos actos criminales “de manera sistemática o a gran escala basado en la instigación o bajo la dirección de un gobierno. 313 314 Tema III. El carácter masivo se refiere. 319 Examen del acta de acusación en el marco del artículo 61 del Reglamento de Procedimiento y Prueba. provistos de un poder de facto u organizados en bandas son tan capaces como los dirigentes de un Estado de poner en ejecución una política de terror a gran escala y de cometer delitos de forma masiva. según la cual unos individuos. 316 El término “dirigido” parece referirse más a la intención del autor del crimen de perpetrarlo en masa o de la extensión.275 opinión de la Comisión de Derecho Internacional (CDI). 1991. en los asuntos Fiscal vs. Como lo afirman las Salas de Primera Instancia I y II del tribunal y del TPIR. es decir. en cuanto a él. Ruzindana. p. 1996. 1996.317 Un crimen puede ser masivo o a gran escala por “el efecto acumulativo de una serie de actos inhumanos o por el efecto singular de un único acto de gran extensión”. cuyo autor actuaría por su propia iniciativa y que sería dirigido contra una única víctima. Kayishema. Informes de la CDI. Aquello excluye un acto inhumano aislado.314 Los textos del estatuto de la Corte Penal Internacional. al cual alude explícitamente la Sala de Primera Instancia en el asunto “Tadic”: Los actos inhumanos deben ser cometidos a gran escala.Veselin Ijivanin319 Tadic. que a un resultado concreto de la acción. a la amplitud de los actos perpetrados y al número de víctimas. Miroslav Radi. de una organización o de un grupo”.318 207. Akayesu. confirman esta interpretación. y tal como resulta del informe del secretario Informes de la CDI. 3 de abril de 1996. en efecto. IT-95-13-R61. Mile Mrksi. 114. 0. 290. Mile Mrki y Veselin Ijivananin”. adoptados por 120 Estados de la comunidad internacional. Las condiciones de masividad y “sistematicidad” no son necesariamente acumulativas.

sino que comprende igualmente atropellos perpetrados contra dos categorías de personas: las que pertenecen a un movimiento de resistencia. Esta primera condición se presenta bajo la forma de una alternativa […] un acto no podrá constituir un crimen contra la humanidad si la existencia. No es menos cierto que. del Estatuto de la Corte Penal Internacional321 y de los trabajos de la CDI. pero que no participan más en las hostilidades al momento de la comisión de los crímenes. cualquiera que sea. no es conforme ni con la letra del artículo 5º del estatuto. Artículo 7. La afirmación según la cual las atrocidades cometidas masiva o sistemáticamente contra una población no deben ser calificadas como crímenes contra la humanidad en razón únicamente del hecho de que las víctimas tengan el estatus de soldado. El crimen contra la humanidad no abarca únicamente los actos cometidos contra civiles en el sentido estricto del término. 322 Cf. sea internacional o interna. generalmente se apoya sobre cualquier forma de planificación u organización. en la práctica. suministran el rasero a partir del cual un crimen contra la humanidad ha sido cometido. Los términos de esa disposición no son. independientemente de su real estado de no combatiente al momento de la perpetración del crimen. 320 321 Segunda parte. […] 214. El criterio cuantitativo no es. Crímenes internacionales . sino más bien de la extensión y la organización en la cual aquéllos deben inscribirse. informe de la CDI 1996. uniformadas o no. bien sea que han dejado las armas.276 general320. que apunta a un elevado número de víctimas. ni con su espíritu. restrictivos al respecto: el crimen contra la humanidad se aplica a unos actos “dirigidos” contra una población civil. en efecto. La Sala considera que es el espíritu del texto. y aquellas que han sido combatientes. ambos criterios pueden ser difícilmente separables uno del otro: un ataque masivo. no es constatada”. pp. o han sido Informe del secretario general. ni la jurisprudencia. II) Una población “cualquiera que sea” 208. de uno de los dos criterios. en el sentido del presente código.322 para que unos actos inhumanos puedan ser calificados como crímenes contra la humanidad basta con que una de esas condiciones sea cumplida. La primera condición es la de que el acto debe ser “cometido de manera sistemática o a gran escala”.1 del Estatuto de la Corte Penal Internacional. sea que no las portan más. 115-116: “La definición previa (de crimen contra la humanidad) indica que dos condiciones deben ser reunidas para que uno de los actos enumerados […] pueda ser calificado como crimen contra la humanidad. de manera alguna. 48. par. objetivamente definible: ni los textos internacionales. que la especificidad del crimen contra la humanidad dependa no esencialmente de la calidad de la víctima.

323 Tema III.323 246. a) El conocimiento de un ataque masivo o sistemático 245. por sus concepciones religiosas o políticas. del vínculo de conexidad entre la acción y ese contexto.277 puestas fuera de combate. en primer lugar. Sin embargo. “la definición de los crímenes contra la humanidad que figura en el artículo 7.. no precisan la naturaleza del elemento subjetivo del crimen contra la humanidad. en segundo lugar. deben ser tenidos en cuenta para determinar su calidad de civil. De allí que la situación concreta de la víctima al momento en que los crímenes han sido cometidos.] únicamente alrededor de la interracción entre la intención culpable del acusado y la existencia de un ataque generalizado o sistemático lanzado contra una población civil”. tres aspectos del elemento subjetivo.. En consecuencia. conocimiento del contexto general en el cual se inscriben los actos y. antes que su estatus. El acusado debe tener. deben ser examinados. I) El conocimiento del contexto 247. la presencia de militares en el seno de la población que sea objeto del ataque deliberado no modifica su carácter de civil. El autor debe tener conocimiento de la existencia de un ataque masivo o sistemático contra la población civil. A la intención criminal requerida para la realización de las infracciones analizadas (asesinato. por heridas o detención. para ser considerado responsable de crímenes contra la humanidad. tal y como resultan de la jurisprudencia internacional e interna. Las disposiciones de los artículos 3º y 5º de los estatutos de los tribunales para Ruanda y la antigua Yugoslavia respectivamente. Así. con excepción del crimen de persecución. no es necesario que haya tenido la intención de atacar civiles por motivos raciales. Crímenes de lesa humanidad: elementos . Según el asunto “Tadic”. […] III) El elemento subjetivo 244. especialmente. Sólo el artículo 7º del Estatuto de la Corte Penal Internacional prevé que los actos criminales deben ser perpetrados con conocimiento del ataque generalizado o sistemático. persecución y otros actos inhumanos) debe agregarse un factor de orden moral específico del crimen contra la humanidad. para los fines de presente asunto.1 del Estatuto de la Corte Penal Internacional se articula [.

Finta”. el acusado debe saber que su acto es parte integrante de un cuadro de ataque generalizado y sistemático contra la población civil y que ha sido ejecutado para dar efecto a una política o a un plan dado. 656. 326 Asunto “Kayishema.325 249. Ruzindana”. a saber: el conocimiento del ataque y de su carácter masivo o sistemático. así como conocimiento del hecho de que su actividad criminal se inscribe en el marco de ese ataque: Para ser considerado culpable de crímenes contra la humanidad.324 y que se apoya sobre la sentencia de la Corte Suprema de Canadá en el caso “Regina vs.326 Esta Sala. señaló: Lo que transforma el acto de un individuo en crimen contra la humanidad es especialmente el hecho de que ese acto sea clasificado dentro de una de las categorías que presentan un nivel de gravedad agudo.327 Asunto “Tadic”. Tal alegación se apoya sobre el fallo proferido por la Sala en el asunto “Tadic”. 819. ser consciente del grado de gravedad para ser considerado responsable de tales crímenes. par. Crímenes internacionales . el cual señala que “el autor debe tener conocimiento del contexto más amplio en el cual el crimen […] es cometido”. el autor debe tener conocimiento de la existencia de un ataque contra la población civil y del hecho de que su acto se inscribe en el marco de tal ataque. 701. p. En otras palabras. De allí que un conocimiento objetivo o razonable del contexto más amplio en el cual se inscribe el ataque se muestra necesario para que la mens rea sea constatada. 250. 1. par. en el cual se afirma: Los actos del acusado deben haber sido cometidos en el contexto de un ataque generalizado o sistemático contra la población civil y […] el acusado debía saber que sus actos se inscribían en tal contexto. 327 Asunto “Tadic”. en consecuencia. Asunto “Regina vs. 324 325 Segunda parte. Recueil de la Cour Supreme. en consecuencia. la cual consideró que el elemento intencional presentaba dos aspectos. 248. Tal afirmación descansa. Finta”. El acusado debería. 1994. en el asunto “Tadic”.278 248. por último. par. 133. Se funda igualmente en la decisión proferida por la Sala del TPIR en el asunto “Kayishema y Ruzindana”.

por las funciones que voluntariamente asumió. 330 Asunto “Kayishema. probar en el agente la existencia de una voluntad de adhesión a ese crimen. Bruxelles. ni la intención plena de ser intermediario de él. p. Crim. o un dolo directo (el agente busca la realización del hecho imputado. El acusado no debe haber querido que todos los elementos del contexto en el marco del cual sus actos han sido perpetrados. pero sabrá que tendrá lugar). Este conocimiento no requiere. Droit pénal général. de manera alguna. C. del cual hace su objetivo.. las Salas de Primera Instancia del Tribunal329 y del TPIR. 252. par. 1991.333 o de un dolo eventual (el resultado no es más que una Asunto “Papon”. 331 Asunto “Tadic”. J. y el conocimiento de ese vínculo. la relación de conexidad con el régimen. 248. basta con que. Aquello resulta del espíritu del estatuto y se encuentra en la jurisprudencia del tribunal y del TPIR. 333 Ibídem. necesariamente. haya conscientemente adoptado el riesgo de participar en la puesta en marcha de ese contexto. el acusado que en su calidad de superior jerárquico participa en la comisión de un crimen en masa debe preguntarse acerca de las intenciones perversas de aquellos que definen la ideología. 332 Hennau. 254.332 Se puede tratar también de un dolo indirecto (el agente no ha querido expresamente el resultado. Cass. Crímenes de lesa humanidad: elementos . o al menos el medio para alcanzar el objetivo). Verhaegen. La Sala considera que. una voluntad deliberada de su parte. no requieren. p. Sin embargo. Ruzindana”. 133.328 253.279 II) La participación consciente en el contexto 251. 656. En efecto.331 no exigen del acusado más que un conocimiento de la política o del plan criminal. Asunto “Tadic”. debe ser probada la existencia de un dolo directo. institucional o de facto. 328 329 Tema III. de conformidad con el espíritu de los textos de los estatutos. 270.. 23 de enero de 1997. en nombre del cual el crimen es perpetrado.330 así como su Sala de Apelaciones. par. indirecto o eventual. par. Aunado a lo anterior. 271. tal y como son exigidos por la jurisprudencia y el TPIR lo ha recordado. sobre la base del cual el autor actuó. la política o el plan. así como en el asunto fallado por la Corte de Casación francesa.. en el asunto del rechazo del recurso intentado contra el fallo de la Sala de Acusación de la Corte de Apelaciones de Burdeos por Maurice Papon (asunto “Papon”).

. Le nouveau droit pénal. 334 335 Segunda parte. Se entiende que tiene “conocimiento” del plan. y participa en su realización. no solamente quien adhiere plenamente a aquél. undécima edición. la política o el plan en nombre del cual unos crímenes en masa han sido perpetrados.. Crímenes internacionales . Droit pénal général. Cass. confiando en que aquél no provocará ningún daño”. en efecto: El último literal del artículo 6º del Estatuto del Tribunal Militar Internacional […] no exige que el cómplice de crímenes contra la humanidad haya adherido a la política de hegemonía ideológica de los autores principales. 256.336 256. 336 Asunto “Papon”. Crim. política u organización. Le Gunehec. 23 de abril de 1997. 471. el conocimiento abarca igualmente el comportamiento “de la persona que toma el riesgo de manera deliberada. y por último. de la política o de la organización en la cual se inscriben los crímenes. la política o el plan que se encuentra en la base de esos crímenes. que se encuentre demostrado que: –– El acusado aceptó voluntariamente ejercer las funciones que ocupa. conscientemente. militares o civiles que definen la ideología. Desportes. por las funciones políticas o militares que voluntariamente ha ejercido y que lo llevan a colaborar periódicamente con los autores de ese plan. En el asunto “Papon” la Corte de Casación francesa confirmó esta aproximación. Basta con que. ni siquiera que adhiera a aquéllos.. F. su colaboración y su participación debían muy probablemente inscribirse. París. implícitamente ha aceptado el contexto dentro del cual sus funciones.280 consecuencia probable o posible. concretamente. política o plan. p. 384. –– Que esas funciones lo conducen a colaborar con las autoridades políticas. 1996. 1997. sino también quien. Pradel.. –– Que recibió de las autoridades órdenes vinculadas con esa ideología. F. p.334 En otras palabras. lo cual significa. afirmando que el artículo 6º del Estatuto de Núremberg no requiere del cómplice del crimen contra la humanidad que necesariamente haya adherido a la política decidida por los actores principales. considerada por el autor).335 255. haya tomado el riesgo de participar en la puesta en marcha de tal ideología. Según la Sala Criminal de esa Corte. J. De allí que el elemento subjetivo propio del crimen contra la humanidad no exige del acusado que se identifique con la ideología. esa política o plan.

mediante las circunstancias de la causa. Annual Digest and Reports of Public International Law Cases for the Year 1947. y principalmente: –– De las circunstancias históricas y políticas en las cuales se cometieron los atropellos. tales como la doctrina general o el proyecto político que inspiró los actos susceptibles de caer en la definición del artículo 4º o la repetición de conductas de destrucción discriminatorias.524.338 y así como la Sala de Primera Instancia II del Tribunal lo consideró a propósito del elemento subjetivo del crimen contra la humanidad en el asunto “Tadic”. en los asuntos “Karad Mladi”337 y Akayesu. –– De las funciones del acusado al momento de los crímenes. Los jueces buscarán la prueba del elemento subjetivo requerido para la incriminación. –– De sus responsabilidades en la jerarquía política o militar. 100-101. Cf. 1951. 259.339 el conocimiento del contexto político en el cual la infracción se inscribe puede ser deducido del examen conjunto de un cierto número de hechos concretos. respectivamente. La intención puede igualmente deducirse de la perpetración de actos que atenten contra el fundamento del grupo. pero que son cometidas en el marco de una misma línea de conducta”. 338 Sentencia “Akayesu”. par. Crímenes de lesa humanidad: elementos . éste se basa sobre un plan objetivo.281 –– Que haya contribuido en la realización mediante actos deliberados o por el simple hecho de rehusarse voluntariamente a adoptar medidas que se imponían para evitar su perpetración. “ser inferida de un cierto número de elementos. –– De la extensión y de la gravedad de los actos perpetrados. 523. Artículo 61. pudiendo deducirse implícitamente de las circunstancias”. III) Los elementos de prueba 258. 657. pars. –– De la naturaleza de los crímenes cometidos y de su notoriedad. Así como las Salas del Tribunal y del TPIR lo habían sostenido a propósito del elemento intencional del crimen de genocidio. o a que los autores de los actos consideren como tales conductas que no hacen parte necesariamente. del parágrafo 2º del artículo 4º. Londres. Igualmente. en el artículo 61. 337 Tema III. asunto “Karad Mladi”. en sí mismas. –– De las relaciones directas e indirectas entre la jerarquía política y militar. “si el conocimiento es requerido. par. pp. Según la Sala. asunto 38. 94. 339 Sentencia “Tadic”. según la Sala. La intención específica del crimen de genocidio puede.

En tal contexto. Comentario jurisprudencial 2. destrucción y pillaje Asunto “Tadic II”. torturas. nacional. A su vez. motivo por cual el lector debe remitirse a él. Tihomir Blaskic” se inscribe en la comisión de violaciones graves al DIH y crímenes de lesa humanidad perpetrados contra los musulmanes de Bosnia por las Fuerzas Armadas del Consejo de Defensa Croata (HVO). entre mayo de 1992 y enero de 1994. o al menos. 2. salvo para el crimen de persecución. con excepción de la persecución). en el tema II de esta obra. en diversas localidades ubicadas en el territorio de BosniaHerzegovina. Según el acta de acusación. titulado “Conflicto armado interno: existencia”. el acusado fue hallado culpable de los siguientes delitos: crimen contra la humanidad de persecución contra los musulmanes de Bosnia (ataques contra ciudades y poblados. y los crímenes que resulten de él (asesinatos. 340 Segunda parte. no deben ser necesariamente cometidos con la intención deliberada de atacar a una población civil identificada sobre la base de características específicas. Finalmente. religioso o político”. durante el mencionado período se presentó un conflicto armado internacional y una ocupación parcial del territorio de Bosnia-Herzegovina. el asunto “Fiscal vs. asesinatos y atentados contra la integridad física. pars. Jean Paul Akayesu” se inscribe en el genocidio ruandés que se perpetró en 1994 por parte de facciones hutus contra tutsis y hutus moderados. Los hechos relevantes de este caso se encuentran descritos. violación u otros actos inhumanos. los responsables de tal ataque no deben actuar necesariamente con una intención especial de carácter racial. por no haber adoptado las medidas necesarias para que sus subordinados no los perpetraran. exterminios.340 En otras palabras. 273-305. para ser declarado culpable de tal infracción. reducción a la esclavitud. organizado o incitado la comisión de tales crímenes. al acusado se le imputaron cargos por haber planeado. para ser calificado como crimen contra la humanidad. Crímenes internacionales .282 La exclusión de la intención discriminatoria 260. in extenso. Hechos y contexto de los casos El asunto “Fiscal vs. encarcelamiento. expulsiones. el ataque masivo o sistemático. en su calidad de coronel.1. Deriva del asunto “Tadic” que.

en cuanto superior jerárquico. fue hallado responsable por la comisión de crímenes durante un conflicto armado internacional. 341 Tema III.342 por cuanto se entendía que eran éstos quienes realmente podían servirse de la estructura y poder estatales indispensables para planearlos y ejecutarlos. Así mismo. En tal sentido. 2. tratos crueles. y por esos mismos hechos. en especial. toma de rehenes y empleo de civiles como escudos humanos). Capellà i Roig. Aspectos relevantes de las decisiones 2.. La sentencia condenatoria termina diciendo: “En todo caso. La tipificación internacional de los crímenes de lesa humanidad. M.2.283 de bienes. Tirant lo Blanch. en especial. International Criminal Law.2. p. contra sitios destinados al culto y la enseñanza. como lo comenta Capella.1. 2005. A. 2003. 83. Los autores de los crímenes de lesa humanidad Inicialmente. Oxford. Oxford University.341 la autoría de la comisión de crímenes de lesa humanidad se encontraba limitada a los funcionarios públicos. con el correr de los años se ha abierto camino el planteamiento según el cual organizaciones particulares también pueden contar con las capacidades logística y económica necesarias para perpetrar tales atrocidades. el artículo 7º del Estatuto de Roma de la CPI define los crímenes de lesa humanidad en los siguientes términos: A los efectos del presente estatuto. fue condenado por la comisión de crímenes de lesa humanidad (asesinato). inhumanos y degradantes. Sin embargo. 342 Sobre el tema se puede consultar: Cassese. Valencia. omitió adoptar todas las medidas necesarias y razonables que habrían impedido la comisión de tales crímenes. de conformidad con la política de un Estado o de una organización de cometer esos actos o para promover esa política. 195.. p. se entenderá por “crimen de lesa humanidad” cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque: […] a) Por ‘ataque contra una población civil’ se entenderá una línea de conducta que implique la comisión múltiple de actos mencionados en el párrafo 1º contra una población civil. Crímenes de lesa humanidad: elementos . o haber sancionado a sus responsables”.

Adviértase que. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas. Segunda parte. En suma. cabe señalar que. cometida por agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúen con la autorización. distinto al sentido del artículo 7º del Estatuto de Roma de la CPI. a condición de que actúen con la autorización. o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación. y 3) agentes estatales u organizaciones particulares. A los efectos de la presente convención. ciertos tratados internacionales de derechos humanos que proscriben la comisión de determinados crímenes de lesa humanidad dan a entender que aquellos también pueden ser cometidos por particulares. como lo es la desaparición forzada. Así por ejemplo. se considera desaparición forzada la privación de la libertad a una o más personas. 2) agentes del Estado o particulares que actúen con la tolerancia. el instrumento internacional admite que organizaciones particulares puedan perpetrar un crimen de lesa humanidad. Inhumanos o Degradantes (1984): Artículo 1º 1. el tema de los sujetos activos de los crímenes de lesa humanidad ha pasado por tres etapas: 1) únicamente agentes estatales. con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión. a instigación suya. de tiempo atrás. el apoyo o la aquiescencia del Estado. dispone lo siguiente: Artículo II Para los efectos de la presente convención. o se sospeche que ha cometido. cualquiera que fuere su forma. la Convención Interamericana sobre la Desaparición Forzada de Personas. ya sean físicos o mentales. de castigarla por un acto que haya cometido. seguida de la falta de información o de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o de informar sobre el paradero de la persona. Crímenes internacionales . o con su consentimiento o aquiescencia. en este caso. apoyo o aquiescencia estatales. se entenderá por el término “tortura” todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves. cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas. o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras. o que sean inherentes o incidentales a éstas. Idéntica lógica se ve plasmada en el texto de la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles. se exige demostrar la existencia de un vínculo con el Estado.284 De igual manera. aquiescencia o instigación de aquellos. es decir. con lo cual se impide el ejercicio de los recursos legales y de las garantías procesales pertinentes.

“Les crimes contre l’humanité dans le proces de Nuremberg et Tokio”. Se trata de actos inhumanos que por su amplitud o gravedad sobrepasan los límites tolerables por la comunidad internacional. que debe reclamar su sanción. la libertad personal. apartheid. termina trascendiendo tales ordenamientos para insertarse en el derecho internacional. 2010. p. la Sala de Primera Instancia del TPIY. segunda edición. En efecto. que en los respectivos derechos penales internos atentan contra distintos bienes jurídicos tutelados. o por la intencionalidad específica con la cual actuaron sus autores (por ejemplo.344 la comisión de estos crímenes. debido a unas graves circunstancias que los rodearon (sistematicidad. tortura. Así las cosas. en cuanto categoría del derecho penal internacional. 234. Erdemovic”. ideológicas. en BYIL. López Díaz.2. en Kobe University Law Review. sino la humanidad. la doctrina especializada343 ha entendido que los “crímenes de lesa humanidad”. Crímenes de lesa humanidad: elementos . su salud. desaparición forzada. es preciso partir de la constatación de que bajo tal denominación se suele incluir una notoria diversidad de comportamientos (verbigracia. Andreas.. la víctima no sería el ser humano considerado aisladamente. 1999. vulneran bienes jurídicos amparados por la legalidad internacional. entre otros. su integridad física. Cassese. la igualdad y la dignidad humana. la libertad sexual. 1946. Dordrecht. 2003. su libertad. lo cierto es que se entiende que. 343 Tema III. motivaciones por razones políticas. etcétera). Los crímenes contra la humanidad cubren actos muy graves de violencia que lesionan al ser humano en lo que es más esencial: su vida. El bien jurídico tutelado Identificar cuál es el bien jurídico amparado por los crímenes de lesa humanidad no es tarea sencilla.345 En este orden de ideas. exterminio. 345 Forer. En tal sentido. cit. 344 Bassiouni. Oxford.. como son la dignidad humana. violación. Al respecto. si bien usualmente se encuentra sancionada en los códigos penales estatales. asesinato. etcétera). pretende amparar ciertos valores que son esenciales para la preservación del orden jurídico internacional. Bassiouni. Bogotá.. Crimes against humanity in International Criminal Law.2. entre otros. Schwelb. generalidad o pasividad). núm. y en consecuencia. igualmente. al igual que la paz y la seguridad internacionales. raciales. y Fujita. ob. Pero los crímenes contra la humanidad trascienden también al Ver al respecto. Alvi. 2000. C. en el asunto “Fiscal vs.285 2. tales como la vida y la integridad personal. fallado el 29 de noviembre de 1996. “Crimes against Humanity”. International Criminal Law. 23. su dignidad. Acerca de los crímenes de lesa humanidad y su aplicación en Colombia. si bien cada uno de los comportamientos que pueden llegar a ser calificados o rotulados como “crimen de lesa humanidad” vulnera uno o varios bienes jurídicos desde la perspectiva del derecho interno del respectivo país donde se cometieron. como explica Bassiouni. Nijhoff. consideró: 28. Oxford University. Claudia y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. A.

continuar luego de que el conflicto armado haya cesado.2. Además.3. de la misma idea.2.348 TPIY. Ambas acepciones del término proceden. sentencia proferida el 22 de febrero de 2001. asunto “Fiscalía vs. asunto “Fiscalía vs. a saber. Los conceptos de “ataque” y “conflicto armado” no son idénticos.347 En el mismo caso. a pesar de que evidentemente. Así como lo ha señalado la Sala de Apelaciones en el marco de una comparación entre el estado del derecho internacional consuetudinario y el estatuto del tribunal: “ambas nociones (ataque contra una población civil y conflicto armado) deben ser. En palabras de la Sala: 416. sino que puede igualmente comprender situaciones de maltratos infligidos a personas que no participan directamente en las hostilidades. Las “cláusulas-umbral de gravedad”: el elemento material 2. asunto “Fiscalía vs. sin que necesariamente haga parte de aquel. en el contexto de los crímenes contra la humanidad. se niega a la humanidad. en los términos del artículo 5º del estatuto.3.1. Crímenes internacionales . Es la identidad de la víctima.346 2. IT-96-23-T e IT-96-23/1-T. sentencia del 2 de junio de 2002. que la guerra debería limitarse a las Fuerzas Armadas o a los grupos armados. Sala de Primera Instancia. la primera pueda tener lugar en el ámbito de la segunda”. pues distintas. la Sala de Apelaciones del TPIY. en los siguientes términos: 86. En materia de crímenes contra la humanidad. el ataque no se limita a la conducción de las hostilidades. Kunarac y otros”. en fallo del 2 de junio de 2002 insistió en las diferencias existentes entre el “ataque” de los crímenes de lesa humanidad y la noción de “conflicto armado” del derecho internacional humanitario. Erdemovic”. retomando lo dicho en algunos fallos precedentes. al atacar al hombre. El concepto de ataque En el asunto “Fiscal vs. por ejemplo. se ata. Sala de Apelaciones.286 individuo porque. Kunarac y otros”. fallado el 22 de febrero de 2001. sin embargo. 346 Segunda parte. lo que marca la especialidad de los crímenes contra la humanidad. sin que pueda confundirse con una violación a los usos y costumbres de la guerra. Sala de Primera Instancia. detenidos. la Sala de Primera Instancia del TPIY consideró que un “ataque” comportaba un conjunto de actos de violencia. el ataque no se limita al recurso a la fuerza armada y comprende igualmente los malos tratos infligidos a la población civil. y que no podría tener como objetivo a la población civil. 348 IT-96-23 e IT-96-23/1-A. 347 TPIY. En derecho internacional consuetudinario el ataque puede preceder al conflicto armado. la humanidad. Kunarac y otros”. sentencia proferida el 29 de noviembre de 1996. o tener lugar durante el mismo.

156. uno de los prerrequisitos establecidos para la comisión de un crimen de lesa humanidad. un “ataque” suele estar conformado por un conjunto de actos de violencia cuya extensión y gravedad suelen variar de un caso a otro. según la cual se trata de un “comportamiento”. providencia de confirmación de cargos del 15 de junio de 2009.350 los cuales no pueden confundirse con actos cometidos durante un conflicto armado interno. 2005. Mettraux351 explica al respecto: Una operación militar no necesariamente constituye un “ataque contra la población civil” simplemente porque violaciones a las reglas de la guerra tienen lugar. Bemba Gombo”. siendo la terminología adecuada aquella que figura en el artículo 7. la Sala considera que el fiscal debe probar que el ataque fue tal que no puede ser descrito como un ataque contra un grupo limitado de individuos seleccionados al azar. Tratándose de la definición del término “ataque”. sin que se requiera ningún otro elemento para probarlo o establecer su existencia. puede suceder que una operación militar apunte directamente contra una población civil. debía entenderse lo siguiente: I) Existencia de un “ataque lanzado contra toda población civil” 75. Sin embargo. asunto “Fiscal vs. p. o debido a que conduce a causar víctimas entre la población civil.349 Así las cosas. los elementos de los crímenes precisan que ese término no equivale. en el asunto “Fiscal vs. p. en el marco de los crímenes de lesa humanidad. En consecuencia. 350 Mettraux. International crimes and the ad hoc Tribunals. 351 Ibídem. necesariamente. Bemba Gombo”. en el ámbito de aplicación del Estatuto de Roma. G. Oxford University. la Sala de Cuestiones Preliminares II.1 del estatuto.2 del estatuto. Así. El fiscal no debe demostrar que toda la población de una zona geográfica fue tomada en cuenta al momento del ataque. 349 Tema III. […] 77. ICC-01/05-01/08. Crímenes de lesa humanidad: elementos . en el texto de la confirmación de cargos del 15 de junio de 2009 consideró que por ataque contra la población civil. a aquel de “ataque militar”. Se trata de una campaña o de una operación dirigida contra la población civil. Oxford. 158. incluso graves. Sala de Cuestiones Preliminares II. El “ataque” mismo se encuentra constituido por los actos mencionados en el artículo 7. en el contexto del examen de la situación en República Centroafricana.287 Más recientemente.

353 TPIY. acta de acusación del 3 de abril de 1996.2. por su naturaleza o por sus consecuencias. en el caso colombiano. IT-96-23-T e IT-96-23/1-T. Kunarac”. en el texto del acta de acusación del 3 de abril de 1996 consideró: Los crímenes contra la humanidad deben ser generalizados o presentar un carácter sistemático. tomados individualmente. asunto “Fiscalía vs. en el asunto “Fiscal vs. fallado el 22 de febrero de 2001. un vínculo consistente en: I) la comisión de un acto que. sin que por ello se pueda confundir. con un acto cometido “con ocasión y en desarrollo del conflicto armado”. asunto “Fiscalia vs. Basta con demostrar que el acto criminal haya sido cometido mientras se multiplicaban los actos de violencia que. estimó que el vínculo existente entre el acto del acusado y el ataque generalizado o sistemático.352 De manera complementaria. y sistematizando la jurisprudencia existente en la materia. El vínculo existente entre los actos cometidos por el acusado y el “ataque” A efectos de probar la existencia de un crimen de lesa humanidad.288 En suma. entre los actos del acusado y el ataque. un individuo que cometa un crimen contra una sola víctima o un número limitado de ellas. la Sala de Primera Instancia en el asunto “Fiscal vs. Crímenes internacionales . Mrksic y otros” (hospital de Vukovar). haga parte objetiva del ataque. pars. Debe existir.3. 419. un único acto podría cumplir con las condiciones de un crimen de lesa humanidad. 352 Segunda parte. sentencia proferida el 22 de febrero de 2001. un ataque consiste en un universo de casos individuales de violencia perpetrados contra determinados integrantes de la población civil en concreto. la Fiscalía del TPIY. será necesario demostrar la presencia de un vínculo entre la conducta del acusado y el “ataque contra la población civil”. 2. Al respecto.2. puede ser considerado responsable de un crimen contra la humanidad si esos actos hacen parte de un contexto específico de un ataque contra la población civil. Mrksic y otros” (hospital de Vukovar). De hecho. consistía en lo siguiente: 418.353 IT-95-13a. en la medida en que se presente un vínculo entre el ataque generalizado o sistemático contra la población civil. 418-419. Sin embargo. II) el acusado haya tenido conocimiento del ataque llevado a cabo contra la población civil y del hecho de que su acto se inscribía en aquél. Kunarac y otros”. Fiscalía del TPIY. podían ser de naturaleza y gravedad variables. Sala de Primera Instancia.

A decir verdad. El concepto de “población civil” en los crímenes de lesa humanidad Una de las particularidades de los crímenes de lesa humanidad es que deben haber sido cometidos “contra una población civil”. algo semejante sucede en el artículo 7º del Estatuto de Roma de la CPI. si bien el concepto de población civil figura en diversas disposiciones convencionales del derecho internacional humanitario. IT-95-16-T. aspecto que ha ofrecido no pocas dificultades para los jueces penales internacionales. 550. una atrocidad que no fue cometida en dicho contexto.355 En efecto. en el asunto “Fiscal vs. debemos señalar que. estimó: 550. Con todo. Tadic” (sentencia del 7 de mayo de 1997). par.3. 639. Kupreskic” (valle de Lasva). la denuncia de un vecino a las autoridades nazis. en el asunto “Fiscal vs. Crímenes de lesa humanidad: elementos . Sala de Primera Instancia. no necesariamente todo acto delictivo cometido contra un número plural de personas puede recibir tal calificación. Sin embargo. 354 Tema III. un único acto puede constituir un crimen contra la humanidad cuando se produce en el contexto requerido. bajo ciertas circunstancias. es decir. aquélla no se puede trasplantar. en una normatividad que presupone la existencia de un conflicto armado interno o internacional. la Sala de Primera Instancia. su aplicación automática y sin matiz alguno al contexto de los crímenes de lesa humanidad no resulta adecuada. comenzó por afirmar que el Estatuto del TPIY no ofrecía definición alguna del término “población civil”.3. Sala de Primera Instancia. De allí que la jurisprudencia del TPIY se limita a precisar que la analogía debe aplicarse con cautela en estos casos. como son los de lesa humanidad. Al respecto. al examen de una categoría de crímenes. Por ejemplo. Tadic”. no puede recibir tal calificación. si partimos de la constatación de que la noción de “población civil” encuentra sus orígenes y evolución en el derecho de la guerra. 355 IT-94-1-T. fallado el 14 de enero de 2000. se admite que los textos normativos del DIH pueden servir como criterios orientadores a los jueces penales. Kupreskic (valle de Lasva). la Sala de Primera Instancia. asunto “Fiscal vs.354 2.289 Así las cosas. par. sin más. es decir. cuya ejecución puede llevarse a cabo en cualquier tiempo. Al respecto. sentencia proferida el 14 de enero de 2000. no resulta ser evidente”. bajo determinadas circunstancias un único acto puede llegar a ser calificado como un crimen de lesa humanidad. ha sido considerada como un crimen contra la humanidad. a su vez. si es cometida en un contexto de persecución generalizada.2. A renglón seguido señala: “determinar si unos individuos constituyen civiles para efectos de los crímenes de lesa humanidad. No obstante un acto aislado. asunto “Fiscalía vs.

que la presencia de personas directamente vinculadas con el conflicto armado no impide calificar una población en términos de “civil”. no debe entenderse en el sentido de requerirse que aquél apunte a todos los habitantes de un estado o de un territorio determinado. p.4. precisa el TPIY que el ataque contra la población civil.2. A su vez. sin embargo. Así mismo. en el sentido de excluir los actos aislados. 356 357 Segunda parte. sistemático significa que el acto: 1) sea cuidadosamente organizado según un modelo regular de ejecución de una política concertada puesta en obra por medios públicos o privados considerables. de manera alguna. 358 Ver. que no se trata de actos aislados. El carácter generalizado. lo que implica. Jean Paul Akayesu”. el término “población civil” guarda sobre todo un vínculo con el carácter masivo o sistemático del ataque. a propósito del término “población civil”. 644. Nzabirinda”. por ejemplo.357 2. La victimización del individuo no deriva de sus características personales. y TPIR-2001-77-T. 580-581. es decir. que “el acento no es puesto en la víctima individual. pars. Crímenes internacionales . 3) que revista una gravedad considerable. y 4) ser dirigido contra una multiplicidad de víctimas. y 3) debe. ni se exige su concurrencia para poder calificar un crimen como de lesa humanidad. ante todo.358 consiste en que el acto debe ser: 1) frecuente. existir una especie de plan o de política preconcebida. 2) no se exige. en la colectiva. Por el contrario. Tienen en común. Ibídem. por ejemplo: TPIR-96-4-T.3. en los términos del artículo 5º de su Estatuto. asunto “Fiscal vs. eso sí. Tadic”. sentencia del 23 de febrero de 2007. que esa política sea oficialmente adoptada como política de Estado. Concluye diciendo el TPIY en el asunto “Fiscal vs.290 En este orden de ideas. sino de su pertenencia a un determinado grupo de población civil que es tomada como blanco”. diferente entonces a un delito sometido al derecho penal interno del Estado o a un crimen de guerra que haya sido cometido de manera aislada. sistematicidad y generalidad no son términos sinónimos. Tampoco lo hace el del TPIY. 2) llevado a cabo colectivamente. sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia. según la jurisprudencia del TPIR. Los elementos de sistematicidad o generalidad El Estatuto del Tribunal Penal Internacional para Núremberg no alude a los niveles de sistematicidad o generalidad que deben cumplir unos crímenes para ser calificados en términos de crimen de lesa humanidad. sino. Ídem. asunto “Fiscal vs. Ahora bien. ayuda a entender que se está ante un acto de carácter colectivo. el TPIY356 se apresta a acoger el clásico planteamiento del DIH según el cual el concepto de “población civil” debe ser entendido de manera amplia.

unos elementos que determinan su trascendencia internacional. la sistematicidad alude al contexto en el cual fueron perpetrados. 6) la existencia de un plan o de una política que apunte hacia un grupo específico de individuos. etcétera). 2) la existencia de patrones de conducta criminales. fallado el 3 de marzo de 2000. empleo de menores de edad. atentado terrorista.291 De manera semejante. persecución. 2005. 171. por sí mismos. En estos casos los criterios de gravedad (sistematicidad y generalidad) se encuentran implícitos en los respectivos penales. a efectos de lograr diferenciarlos de los delitos ordinarios. Tema III. Oxford University. mientras que el carácter masivo de un crimen de lesa humanidad apunta a los medios empleados para su realización. Mettraux. 361 Mettraux. Al respecto. asunto “Fiscal vs. como lo señaló la Sala de Primera Instancia del TIPY en el asunto “Fiscal vs. Al respecto cabe además precisar. 359 IT-95-14-T. p. G.. 199. 360 Al respecto es necesario precisar que las cláusulas-umbrales de gravedad no se refieren a la comisión de delitos que. 5) la existencia de estamentos públicos o políticos comprometidos en los eventos. Tihomir Blaskic”. Blaskic”. apartheid. 4) el número de víctimas. ya sea por estar presente la intención de eliminar a un determinado grupo (verbigracia. consideró que. líder político) puedan haber causado en un determinado momento en la sociedad. Constituyen entonces las cláusulas-umbrales de gravedad360 unos parámetros objetivos para calificar determinada conducta ilícita como crimen de lesa humanidad. 3) la logística y los recursos financieros comprometidos. International crimes and the ad hoc Tribunals. a diferencia de los segundos. presenta el siguiente listado de indicios que sirven para probar la existencia de un ataque masivo o sistemático contra la población civil: 1) el número de actos criminales. Oxford.361 sistematizando los avances presentados en los asuntos “Tadic”. dados los métodos empleados (verbigracia. etcétera) o la relevancia que la víctima pueda tener en la sociedad (por ejemplo. en el asunto “Fiscal vs. ellas apuntan es a diferenciar los crímenes de lesa humanidad de los delitos comunes. Blaskic”. “Kayishema” y “Ruzindana”. Crímenes de lesa humanidad: elementos . fallado el 3 de marzo de 2000. sevicia extrema. exterminio). “Akayesu”. ya sea por la discriminación que ha motivado la comisión de aquéllos (por ejemplo. sentencia proferida el 3 de marzo de 2000 por la Sala de Primera Instancia del TPIY.359 que existen ciertos comportamientos delictivos que incorporan. el TIPY. en la medida en que los primeros son cometidos de manera sistemática o generalizada. par. Por el contrario.

8) el carácter ineludible del ataque.292 7) los medios y los métodos empleados durante el ataque. se entenderá por “crimen de lesa humanidad” cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque: [. 13) el establecimiento e implementación de autoridades políticas o militares autónomas en un determinado territorio. sino que. 10) la participación de autoridades militares o políticas. el artículo 7º del Estatuto de Roma de la CPI prescribe: A los efectos del presente estatuto. además de la presencia del elemento objetivo (las cláusulas-umbrales de gravedad).2. J. por el contrario.. suelen concurrir ambos factores. el concepto de mens rea está conformado por dos elementos: la intención de cometer el acto y el conocimiento de las circunstancias en las cuales se perpetra el delito. Bobbs-Merrill. suelen responder a unos mismos parámetros de conducta que se repiten con frecuencia. Hall. religiosa o racial de la población.] En el contexto del Estatuto del TPIY. En la práctica.. p. un ataque se considera “sistemático” cuando los actos violentos que lo conforman no pueden ser considerados como casos aislados o inusuales. 12) alteración de la composición étnica. es decir. 71. por cuanto materializan la ejecución de un plan o de una política. 11) la existencia de operaciones militares coordinadas temporal y geográficamente con resultados y consecuencias similares. 1960.4. Pero. En síntesis. Crímenes internacionales . General principles of criminal law. 362 Segunda parte. Indianápolis.. 2. en cuanto el carácter “masivo” se refiere al aspectos cuantitativo. Al respecto. Cf. 9) la previsibilidad del ataque. además. 14) la adopción de medidas discriminatorias. al elevado número de delitos y de víctimas. la demostración del elemento subjetivo. la intención discriminatoria. ¿en qué consiste Según Hall. consistente en la intencionalidad del autor. El elemento subjetivo o mens rea: la intencionalidad362 La calificación de un crimen como de lesa humanidad requiere. para el caso específico del crimen de persecución es necesario demostrar.

los jueces penales examinan: 1) el conocimiento del contexto de la comisión de los crímenes.293 tal conocimiento del ataque? La jurisprudencia penal internacional aporta unos elementos muy valiosos en la materia.. la jurisprudencia penal internacional estima que los superiores jerárquicos deben interrogarse acerca de las intenciones de quienes definen la ideología. Ídem.364 En tal sentido. autoridad civil. 180. consistente en un ataque masivo o sistemático contra la población civil. colabora periódicamente con los autores del plan o de la política de la organización. 363 364 Tema III. por el contrario. de un conocimiento objetivo o razonable. El segundo elemento consiste en la participación consciente en el contexto. el elemento subjetivo de los crímenes de lesa humanidad no implica que el acusado se identifique plenamente con la ideología. Así pues. el plan o la política. cit. En este orden de ideas. lo cual significa que el acusado. y 2) aquel que. 2) la participación consciente del autor en tal contexto. basta con que conscientemente acepte el riesgo de participar en la puesta en ejecución de ellos. debe saber que sus actos fueron ejecutados como parte de un ataque masivo o sistemático contra la población civil y que fue ejecutado a efectos de materializar una política o plan determinados. Así las cosas. Lo anterior significa que participan en el contexto: 1) quien adhiere abierta y plenamente al plan o a la política. es decir. es decir. militares o civiles que definen la Mettraux. comandante militar. según la jurisprudencia penal internacional. Crímenes de lesa humanidad: elementos . ob. según la jurisprudencia penal internacional. en nombre de los cuales se ejecutan los crímenes. p. en cumplimiento del cual se ejecutan los crímenes. y 3) los elementos de prueba. de un ataque masivo o sistemático. debido al ejercicio de sus funciones políticas o militares. en materia del elemento subjetivo de los crímenes de lesa humanidad se debe demostrar lo siguiente: 1) que el acusado aceptó voluntariamente ejercer las funciones que ocupa. la política o el plan. etcétera) aceptó el riesgo de terminar participando en la puesta en obra de un contexto. La exigencia del conocimiento del contexto general de los crímenes consiste en que el autor del crimen debe tener consciencia de que sus actos se inscriben en un estado de cosas más general o extendido.363 Se debe tratar. 2) que esas funciones lo conducen a colaborar con las autoridades políticas. es decir. tomando en cuenta las funciones que realiza (verbigracia. voluntariamente ejercidas. implícitamente ha aceptado aquel contexto.

En ambos casos la normatividad interna opera un reenvío al orden jurídico internacional. el elemento subjetivo se compone de dos grandes partes: 1) una positiva. ¿Cuándo es necesario probar la ocurrencia de un crimen de lesa humanidad en Colombia? Frente a la pregunta ¿cuándo es necesario probar la ocurrencia de un crimen de lesa humanidad en Colombia?. y 2) una negativa. a efectos de dotar de contenido y alcance un concepto jurídico. y 6) la naturaleza de los crímenes cometidos y de su notoriedad. entre otros. en tales casos. 3) sus responsabilidades en la jerarquía política o militar. 2. De igual manera.3. para diferentes efectos: entrega de avales a candidatos. política o plan. por ejemplo. Crímenes internacionales . 365 366 Segunda parte. y 4) que haya contribuido en la realización mediante actos deliberados o por el simple hecho de rehusarse voluntariamente a adoptar medidas que se imponían para evitar su perpetración. acceso a cargos públicos. el acto legislativo 1 de 2009 hace mención a la noción de crímenes de lesa humanidad. se podría contestar: en los casos y para los efectos que establezcan la Constitución y la ley.1. Tihomir Blaskic”. la política o el plan que se encuentra en la base de esos crímenes. por cuanto esta disposición no sólo vincula al Estado colombiano. en los casos de aplicación del principio de oportunidad se deberá verificar. 4) las relaciones directas e indirectas entre la jerarquía política y militar. Así pues. consistente en la intención de cometer la conducta y el conocimiento del contexto en el cual se realiza. más exactamente. en cuanto a la prueba de la existencia del elemento subjetivo. Implicaciones para Colombia 2.3. contratación estatal. En suma. sino que además refleja el estado Ídem.365 Finalmente. al artículo 7º del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. IT. 5) la extensión y la gravedad de los actos perpetrados. se deberá acudir. sentencia proferida el 3 de marzo de 2000. 2) las funciones del acusado al momento de los crímenes.294 ideología. que implica que el acto no haya sido perpetrado por razones meramente personales o inconexas con el plan o la política diseñada para atacar a determinada población civil. para su procedencia. 3) que recibió de las autoridades órdenes vinculadas con esa ideología.95-14-T. la jurisprudencia penal internacional366 considera que se puede construir a partir de indicios. tomando en consideración: 1) las circunstancias históricas y políticas en las cuales se cometieron los atropellos. que el procesado no haya cometido un crimen de lesa humanidad. asunto “Fiscal vs.

en especial. disposiciones que precisan ser desarrolladas por los respectivos legisladores penales internos. en especial. El anterior planteamiento. en cuanto valioso criterio relevante de interpretación. etcétera). por cuanto él constituye derecho consuetudinario. apuntaría a que los fiscales y jueces penales colombianos pueden acudir. desaparición forzada. etcétera). es decir. 150. según Werle. en sus respectivos ámbitos competenciales. la persecución y el apartheid). no sólo implicaría un desconocimiento del principio de legalidad penal. donde la punibilidad puede “fundamentarse no sólo en normas escritas. el exterminio. Crímenes de lesa humanidad: elementos . sino que pasaría por alto que se está en presencia de normas internacionales non-self-executing. al artículo 7º del Estatuto de Roma de la CPI. por cuanto: 1) se trata de una categoría que debe ser aplicada únicamente por fiscales y jueces penales internacionales. sino también en normas no escritas (consuetudinarias)”. violación. persecución. señalaría que los fiscales y jueces penales internos pueden emplear automáticamente y sin referencia alguna a la legalidad interna. si bien. encuadran dentro de aquello que se califica como crimen de lesa humanidad. tortura. exterminio. prima facie. Una tercer tesis. generalidad. la intermedia. a una persona se le podría imputar en Colombia la comisión de alguno de los crímenes de lesa humanidad previstos en el mencionado tratado internacional. G. 367 Tema III. soportada en un entendimiento muy particular del llamado “bloque de constitucionalidad”. configuran crímenes de lesa humanidad (verbigracia. 3) otras conductas que. Tal postura. propio de la legalidad internacional. Una primera respuesta podría estar encaminada a negarle toda importancia al concepto de “crimen de lesa humanidad” en asuntos penales en Colombia. En pocas palabras. según el Estatuto de Roma de la CPI. el artículo 7º del Estatuto de Roma de la CPI. implicaría que. masividad. p.. en lo atinente al quantum de la pena.. por ejemplo. los fiscales y jueces penales internos no pueden hacer las veces de sus pares internacionales. 2) determinados comportamientos que. Una segunda tesis. en materia penal. ob. con el propósito de contextualizar la comisión Werle. sí aparecen tipificadas en el actual Código Penal (por ejemplo. la contraria. Tal fórmula. llevado al extremo. y para qué efectos. no encuentran parangón alguno en la ley 599 de 2000. sistematicidad y “conocimiento del ataque”. según este planteamiento. que ni siquiera estuviera tipificado en el Código Penal colombiano (verbigracia. cit. carecen de algunos elementos definitorios internacionales de los de aquéllos. los jueces y los fiscales deben aplicar el concepto de “crimen de lesa humanidad”.367 es acogida por sistemas del common law.295 actual de la noción de “crimen de lesa humanidad”. Más complejo aún resulta determinar si. por el contrario.

al igual que el adelantamiento del juzgamiento. Artículo 607 bis (añadido por la ley orgánica 15/2003. materialmente se puede inscribir tal conducta delictiva en un ataque masivo o sistemático contra la población civil con conocimiento de tal ataque. la tesis intermedia le permite al juez penal interno. Crímenes internacionales . por la comisión de delitos comunes. y si dentro de ese contexto se ejecutó el homicidio. tortura. y 5) en últimas. 3) las labores de investigación. en especial. generalidad y “conocimiento del ataque”).296 de determinados comportamientos. Ello conducirá. si bien no asumir directamente las funciones de uno internacional. por cuanto incluso aquellos de la ley 599 de 2000. 2º). que figuran en el listado del artículo 7º del tratado internacional (verbigracia. 2) se formulan cargos. art. Así pues. deben orientarse de acuerdo con los parámetros fijados por la legalidad internacional. Es decir. así formalmente se procese y termine condenando a un individuo por la comisión de un delito común (ejemplo. sino a averiguar si realmente existía un plan o una política para atacar a determinado grupo social (verbigracia. violación. sindicalistas. En este orden de ideas. lo conducirá a averiguar por los responsables de la elaboración del plan o de la política de ataque contra el grupo. a diferencia de otros como el español368 y el francés. que hacerlo desde la perspectiva de un crimen de lesa humanidad. muy seguramente. a llevar a cabo una investigación con miras más amplias y resultados más profundos. no sólo a establecer quién es el responsable directo del crimen. propios de la legalidad internacional (por ejemplo. 368 369 Segunda parte. servirse al menos de las categorías jurídicas empleadas por aquél. además. desaparición forzada. etcétera). prima facie. sin embargo. Artículo 212-1 del Código Penal francés (modificado por la ley 2010-930 del 9 de agosto de 2010. a efectos de: 1) lograr construir una verdad histórica. En efecto. no es lo mismo investigar un caso de homicidio como un delito común. sistematicidad. desplazamiento forzado. lo cual. en los términos de esta tesis: 1) se acepta que no se pueden imputar cargos directamente por la comisión de un crimen de lesa humanidad. desde el momento en que el investigador tiene en mente que está ante un crimen internacional. defensores de derechos humanos.369 no contiene un capítulo dedicado a regular tales crímenes. su labor se orientará. combatir la impunidad en casos particularmente graves en términos de afrenta contra la dignidad humana. y no simplemente como un delito común. como un hecho aislado. 4) comprender la comisión de un determinado crimen dentro de su verdadero contexto. 2) buscar la puesta en marcha de mecanismos adecuados de reparación de las víctimas. del 25 de noviembre) del actual Código Penal español. Tal postura mental llevará al fiscal a ir más allá del caso concreto que se le presenta. un homicidio agravado). En otras palabras. etcétera) carecen de algunos elementos definitorios. 3) evitar que se cumplan las condiciones de admisibilidad de un caso ante la CPI (artículo 17 del Estatuto de Roma). por cuanto nuestro Código Penal. para dimensionarlo en su verdadero contexto. en últimas. masividad.

bien sea por instancias penales internas. Veamos el caso del TPIY y de la CPI. Pues bien. una investigación por violaciones graves a los derechos humanos.297 En suma. Así mismo. cuyo balance apunta a cerca de 300. Lo anterior resulta de gran utilidad en el ámbito de aplicación de la Ley de Justicia y Paz. en pocas palabras. en la práctica el TPIY ha tenido que enfrentarse a la ardua labor de investigar la comisión de crímenes de genocidio. internacionales y mixtos.1. las guerras de Yugoslavia comprenden un conjunto de conflictos armados.000 muertos. y 5) escasez de recursos económicos. y 4) permite al operador jurídico interno servirse de categorías internacionales a efectos de adelantar. 2.3. la tesis intermedia presenta las siguientes ventajas: 1) respeta el principio de legalidad penal. y 4) los hechos sucedidos en la provincia serbia de Kosovo (1998-1999). el Consejo de Seguridad de la ONU creó el TPIY. perpetrados en el curso de los hechos más complejos y sangrientos que ha conocido Europa después de la Segunda Guerra Mundial.2. internos. de guerra y de lesa humanidad. según las disposiciones del presente estatuto”. 3) destrucción de pruebas documentales y asesinato o intimidación de testigos y de funcionarios judiciales. 2) el conflicto armado por la independencia de Croacia (1991-1995). 3) evita que el juez interno asuma competencias propias de los jueces penales internacionales. y 2) adecuar una estructura burocrática adecuada. las labores de investigación en materia de crímenes internacionales no deben seguir los parámetros usualmente aplicados para los casos de delincuencia común. ofrece toda suerte de retos. encargado de “juzgar a los presuntos responsables de violaciones del derecho internacional humanitario cometidas a partir de 1991 en el territorio de la antigua Yugoslavia. Crímenes de lesa humanidad: elementos .2. 4) recolección de evidencia en el terreno. o por tribunales internacionales. 3) la guerra en Bosnia-Herzegovina (1992-1995). La estrategia investigativa del TPIY Mediante resolución 827 del 25 de mayo de 1993. tales como: 1) elevado número de víctimas y de victimarios. Así. la investigación de esta variedad de delitos impone: 1) diseñar una estrategia global de investigación. 2. ¿Cómo adelantar una investigación penal por un crimen de lesa humanidad? La investigación de crímenes internacionales. En efecto. de manera más integral. 2) da efectividad al bloque de constitucionalidad. a efectos de evitar la dispersión de esfuerzos y recursos. que tuvieron lugar en el territorio de la antigua Yugoslavia desde 1991 hasta 2001. En otras palabras. 2) dificultad para demostrar su carácter masivo o sistemático.3. el TPIY tiene competencia para investigar lo sucedido durante: 1) la corta guerra de independencia de Eslovenia (1991). Tema III.

ICTY Manual on Developed Practices. la estructura y funcionamiento de la organización. valga la pena mencionar que la Fiscalía del TPIY aplica. por ejemplo. lo que significó partir de: 1) los elementos de prueba disponibles. Se trataba. para ello será necesario acudir a pruebas documentales y testimoniales (que evidencien. de identificar a los autores materiales de los delitos mediante los testimonios suministrados por sus víctimas. dado que la legitimidad del TPIY no era reconocida por todos los actores del conflicto armado que operaban en la región.371 unos criterios para seleccionar los “blancos de investigación”: S/1995/728 del 23 de agosto de 1995. financiaron o facilitaron.298 Ante la complejidad de los crímenes internacionales por investigar y el inmenso volumen de información recolectada. 2) el grupo de estrategia. 371 TPIY. Crímenes internacionales . en consecuencia. el establecimiento de responsabilidades. recolectar testimonios y aclarar el sistema jurídico vigente en el país.370 conformado por quince funcionarios. en sus primeros años de funcionamiento. la cadena de mando. 2009. a efectos de hallar a los principales responsables de los crímenes. quienes directamente habían perpetrados los crímenes o los habían ordenado. publicado en 2009. planificaron. De igual manera. encargado de difundir aquélla entre las otras unidades administrativas de la Fiscalía. encargado de elaborar la cronología de los hechos en la antigua Yugoslavia. Una vez recaudado el material probatorio referente a los autores materiales de los hechos. etcétera). y 4) el grupo de proyectos especiales. según su ICTY Manual on Developed Practices. la oficina del fiscal decidió poner en marcha una estrategia de investigación piramidal. informe del tribunal internacional encargado de perseguir a las personas presuntamente responsables de violaciones graves al derecho internacional humanitario cometidas en el territorio de la antigua Yugoslavia desde 1991. en cuanto a la estrategia de investigación. y tomando en cuenta que éste no había cesado. repartidos en cuatro subunidades: 1) el grupo de análisis de información. Tal labor resulta dispendiosa. proponer nuevas investigaciones y diseñar una estrategia global a seguir. al igual que la construcción de indicios. y 2) el examen del comportamiento de los autores de rango inferior en la respectiva organización criminal. Turín. 3) el grupo de preparación de investigaciones. por cuanto será necesario demostrar la existencia de un vínculo jurídico y de facto. los investigadores comenzaron a ascender en la pirámide de la organización. 370 Segunda parte. encargado de adecuar el terreno para los nuevos equipos de investigadores y actuar en caso de urgencia. es decir. De igual manera. la Fiscalía del TPIY decidió crear un Equipo de Orientación Estratégica. a quienes los ordenaron. entre las personas ubicadas en la cumbre de la organización y los crímenes perpetrados. responsable de mantener al tanto al jefe de investigaciones sobre el avance de éstas.

sin embargo. De allí que un entendimiento más completo sólo se alcanzará mediante conocimientos especializados. permite recolectar y organizar evidencia para casos particulares. pueden existir situaciones en las cuales resulte razonable para una investigación apuntar hacia un líder en concreto. Un mandato claro permite rápidamente desarrollar una estrategia investigativa. En cuanto a las preguntas ¿qué investigar? y ¿a quién investigar?. en las primeras etapas investigativas se requerirán varios meses para diseñar un “cuadro” acerca de las estructuras de comando y a funciones desempeñadas por los líderes de la organización. va a contar con una comprensión muy pobre acerca de la complejidad de los hechos que debe confrontar. fiscales e investigadores deben tener una mente abierta acerca de la responsabilidad de los individuos. y evitar focalizarse simplemente en construir un caso contra un individuo por cuanto el descubrimiento temprano de algunas evidencias apuntaban a inculparlo. en el Manual del TPIY se admite que “los investigadores deben hacer elecciones”372 al momento de seleccionar los “blancos”. 15. y concentrar los recursos en el examen de la estructura de mando que vincule a ese individuo con un crimen específico. Sin embargo. Mientras una comprensión global acerca de los más graves crímenes pueda alcanzarse. Una unidad de un tribunal internacional para crímenes de guerra. Especialmente en las primeras etapas de la investigación.299 Cualquier conflicto armado involucra grave actividad criminal. los mejores resultados se pueden obtener combinando aproximaciones top-down (de arriba hacia abajo) y bottom-up (de abajo hacia arriba). recientemente establecida. los fiscales e investigadores deben cuidarse de imputar responsabilidades colectivas para todos los miembros del grupo. Se debe seleccionar a quién investigar. que los casos más difíciles o relevantes puedan ser preparados de primeros. p. testigos y perpetradores. Crímenes de lesa humanidad: elementos . No se puede esperar. tomando como base las siguientes directrices: Ibídem. y tal decisión debe ser orientada por dos factores: el mandato de la autoridad judicial y la disponibilidad de la evidencia. no siendo posible ni práctico investigar todos los crímenes o a todos los potenciales responsables. Debido a que toda investigación requiere pruebas acerca de la responsabilidad penal individual. 372 Tema III. y a su vez. y estar preparados para considerar evidencia contraria que altere el curso de la investigación. labores de investigación y dictámenes técnicos. como aquella que compromete a un amplio número de víctimas. No obstante lo anterior.

no serán investigadas personas que no cuentan con un alto rango. aunque no menos importante. un examen del Manual de prácticas del TPIY nos demuestra que: 1) debe existir una estrategia global de investigación que oriente todos los trabajos desarrollados por la Fiscalía. poco a poco. de allí la necesidad de establecer prioridades y seleccionar “blancos de investigación”. la duración de las ofensas y el grado de destrucción. –– Si las personas y los crímenes investigados fueron excepcionalmente notorios.300 –– La gravedad de los crímenes. la “verdad” se va construyendo paso a paso. el número de víctimas. De manera general. 3) una estrategia a seguir en las investigaciones por crímenes de lesa humanidad consiste en iniciar por la individualización de los perpetradores directos y. 2) la justicia penal internacional no pretende. Recientemente. ir subiendo en la pirámide de la organización criminal. consideraciones de orden práctico pueden ser consideradas al momento de iniciar una investigación. sin que exija llegar a ella o pretender agotarla mediante un único caso. así como tampoco crímenes considerados como incidentes aislados. El tribunal espera poder transferir otros casos que comprometen a individuos con bajo nivel de responsabilidad. el Consejo de Seguridad afirmó el principio según el cual el tribunal debe concentrar sus investigaciones en los más antiguos líderes. encausar y sancionar a todos los responsables de la comisión de crímenes de su competencia. ni tampoco podría hacerlo. la extensión de su autoridad y su alegada participación en los crímenes bajo investigación. 5) resulta recomendable contar con unos criterios objetivos o directrices que permitan seleccionar qué y a quién investigar. 4) la investigación de crímenes internacionales comporta adecuar estructuras burocráticas especializadas donde la información fluya entre sus integrantes. especialmente su posición en la jerarquía política o militar. Más allá de las directrices señaladas. por más emblemático que éste sea. incluso si la persona no contaba con una posición formal dentro de la jerarquía. los cuales serán dejados para el conocimiento de las cortes locales. La estrategia global de investigación del tribunal debe ser constantemente revisada. Segunda parte. Crímenes internacionales . hacia las jurisdicciones nacionales competentes. y 6). –– El papel del investigado. Pues bien. quienes son sospechosos de ser los mayores responsables de los crímenes de competencia del TPIY. Tales consideraciones incluyen factores tales como: posibilidades de detención y de contar con la evidencia necesaria.

ob. mediante el diseño de aquello que conocemos como “programa metodológico”. 374 Ídem. a la visibilización de los “patrones de victimización”. En efecto. material o personal. siendo esencial que “todos en el grupo de investigadores aprendan entre sí. conformados por diversos especialistas. entre los hechos delictivos. que han sido uno de los métodos utilizados por los grupos paramilitares durante su dominio de ciertas regiones y ejercicio de control sobre las actividades de la población civil. tales como: investigadores con experiencia en policía judicial. las razones y las relaciones existentes entre diversos crímenes. 373 Tema III. Asimismo. en su reciente obra Procedimiento de la Ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005) y derecho penal internacional. territorial. resultando fundamental que cada uno comprenda la estructura legal del caso y los requerimientos probatorios”. sino que debe estar orientada a develar los motivos. En relación con el contexto territorial. diseñar una estrategia encaminada a seleccionar los casos para imputar. lo cual podría servir. Bogotá. 2010. Ambos. los mal llamados casos de limpieza social.301 Sobre el particular. “Procedimiento de la Ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005) y derecho penal internacional”. El nexo personal se refiere a la unificación de procesos contra varias personas desmovilizadas cuyo accionar muestra características similares o parecidas. Crímenes de lesa humanidad: elementos . aunque con algunas particularidades. 12. por ejemplo. las investigaciones sobre macrocriminalidad no se agotan con la simple enunciación de hechos delictivos aislados.373 recomienda. se refiere a hechos que se caracterizan por su ocurrencia en una región determinada del país. propone el empleo adecuado de la figura de las imputaciones parciales. Así pues. según el autor. cit. así como a los postulados. en el caso de Justicia y Paz.. se ha entendido que la investigación de crímenes internacionales requiere la conformación de equipos multidisciplinarios. como se evidencia de la lectura del Manual de prácticas del TPIY. GIZ ProFis. p.374 Una vez diseñada la estrategia global de investigación. siguiendo para ello los siguientes parámetros: Como criterios de orientación para la decisión sobre adecuación de la imputación podrían servir el contexto o nexo temporal. 375 Ibídem. 376 TPIY. historiadores. especialistas en demografía.375 Establezcamos ahora un paralelo entre el Investigation Plan del TPIY376 y el programa metodológico del CPP colombiano: Ambos. El nexo material se refiere a los tipos de victimización. analistas militares y políticos. la justicia penal internacional ha establecido unos parámetros para adelantar investigaciones concretas. en sus palabras. ICTY Manual on Developed Practices. forenses y traductores. K.

empleo de paramilitares por líderes políticos) . etcétera).Resumen acerca de lo actualmente conocido. Fijación de criterios para evaluar la información. los crímenes cometidos por miembros de la fuerza pública. separadamente. Crímenes internacionales . . . Se trata de plantear las preguntas centrales cuya respuesta se espera conseguir (ejemplo.Potencial evidencia documental. Se aclara que “grandes investigaciones” pueden incluir numerosas primary investigative avenues.Posibles crímenes cometidos y sus elementos legales. . ¿se cometió un crimen de lesa humanidad?. Por ejemplo. . parámetros de la investigación. Propósitos de la investigación . en una investigación contra un líder político puede ser necesario investigar. ¿quiénes colaboraron?.Teorías sobre la responsabilidad. Avenidas de investigación (ejemplo.Resumen de los objetivos de la investigación.302 Criterio Investigación plan (TPIY) Programa metodológico (CPP) Determinación de las cuestiones fundamentales Se deben precisar: tema central. Marco legal del plan metodológico . ¿cómo se va a probar?. Determinación de los objetivos en relación con la naturaleza de la hipótesis delictiva.Evidencia física disponible. . ¿quiénes lo cometieron?. Determinación de las cuestiones fundamentales Cuestiones fundamentales.Personas cuyo comportamiento será examinado.Testigos potenciales. Segunda parte.

Procedimientos de control en el desarrollo de las labores. Revisión periódica de los resultados. y 3) existen metodologías más adaptadas a la investigación de crímenes internacionales que aquella establecida en la legislación penal interna. Recursos de mejoramiento de los resultados obtenidos. se pueden agregar algunos elementos a la regulación interna del programa metodológico (verbigracia. Revisores Comentarios de los revisores. el fiscal ordenará la realización de todas las actividades que no impliquen restricción a los derechos fundamentales y que sean conducentes al esclarecimiento de los hechos.303 Criterio Investigación plan (TPIY) Programa metodológico (CPP) Resumen acerca de las tareas que serán emprendidas Se deberá fijar un cronograma de actividades. la necesidad de precisar siempre el marco legal de la investigación. a su vez. encontramos que: 1) se puede interpretar la norma legal interna a la luz del mencionado texto internacional. por cuanto éste. En algunos casos. la idea de las primary investigative avenues. 2) fruto de tal interpretación. a la individualización de los autores y partícipes del delito. al descubrimiento de los elementos materiales probatorios y evidencia física. los resultados de alguna investigative avenue dependerán de los resultados de otras. En algunos casos. etc). por ejemplo. En fin. Controles Aprobación del director. Confrontando la regulación legal colombiana del programa metodológico (artículo 207 del CPP) con el diseño del Investigation Plan elaborado conjuntamente por la presidencia del TPIY y el United Nations Interregional Crime and Justice Research Institute (Unicri). los resultados de alguna investigative avenue dependerán de los resultados de otras. Crímenes de lesa humanidad: elementos . éste puede ser un buen ejemplo del uso adecuado del “bloque Tema III. Recursos que serán empleados para conducir la investigación Se deberá fijar un cronograma de actividades. a la evaluación y cuantificación de los daños causados y a la asistencia y protección de las víctimas. Delimitación funcional de las tareas que se deban adelantar en procura de los objetivos trazados. constituye una interpretación del Estatuto del TPIY. Implementación del plan Se deben adoptar medidas encaminadas a implementar el plan metodológico. En desarrollo del programa metodológico de la investigación.

E-9. –– El programa metodológico del hecho inicia en el momento en el cual el fiscal delegado tiene conocimiento de éste a través del cualquiera de las fuentes de información. –– El programa metodológico del postulado inicia con la asignación de su caso al fiscal delegado. Bogotá. Estudio sobre la facultad de intervención complementaria de la Corte Penal Internacional a la luz del denominado proceso de Justicia y Paz en Colombia. p. Guía de procedimientos de la Unidad Nacional de Fiscalías para la Justicia y la Paz. 2010. 2009. Claudia.378 el postulado y cada uno de los hechos atribuibles a uno u otro. Bogotá. Memoria de la Unidad Nacional de Fiscalías para la Justicia y la Paz. se puede realizar el siguiente cuadro comparativo entre los tres componentes del programa metodológico: Sobre el tema de técnicas de investigación en justicia y paz. Milla. conviene señalar que en materia de justicia y paz. dirección y control de la investigación.) y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. GIZ-ProFis y Fiscalía General de la Nación. Kai y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. 2010. lo cual ocurre al recibo de la lista enviada por el gobierno nacional a la Fiscalía General de la Nación. Vargas. López Díaz. Procedimiento de la Ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005) y derecho penal internacional. con unos objetivos claros. concretos. Alvi. 379 Proyecto GIZ-ProFis y Fiscalía General de la Nación. Manual de procedimiento de justicia y paz. Crímenes internacionales . –– El programa metodológico del GAOML inicia con la asignación al fiscal delegado del GAOML. bloque. por cuanto si bien es evidente que el mencionado Manual de prácticas del TPIY no hace parte de aquél directamente. elaborada conjuntamente por el fiscal delegado y su equipo investigativo. sí es un criterio relevante de interpretación. En igual sentido. Fuentes de información: son los medios mediante los cuales el fiscal delegado y su equipo investigativo obtienen conocimiento sobre la comisión de un hecho delictivo imputable a un GAOML o alguno de su integrantes. tomando como base el análisis realizado en la mencionada obra.379 Ahora bien. 378 GAOML significa: grupo armado organizado al margen de la ley. Alvi. concebidos con los siguientes objetivos. Bogotá.304 de constitucionalidad”. medibles. Ambos.377 existe un programa metodológico que contiene tres componentes. y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Bogotá. cf. verificables y posibles de lograr en relación con el GAOML. de conformidad con la Guía de procedimientos de la Unidad Nacional de Fiscalías para la Justicia y la Paz: –– El programa metodológico es una herramienta de planeación. Álvaro (coords. 2009. 377 Segunda parte. frente a otra forma organizativa de él.

.Condiciones de vida. .Tipicidad. los crímenes que cometió y sus víctimas. . .Autor(es) y partícipe(s). tales como lesiones físicas o psicológicas. componente político. . Lo importante será. tal y como sucede.Fuentes de financiación . Como se puede observar.Bienes entregados al momento de la desmovilización colectiva . con una banda narcotraficante. antijuridicidad material y culpabilidad de la conducta bajo examen. . . Crímenes de lesa humanidad: elementos . sociales. antecedentes y anotaciones judiciales y de policía.305 Programa metodológico para el GAOML Programa metodológico del hecho Programa metodológico del postulado .Las personas que hayan sido víctimas directas e indirectas en los términos señalados en la ley 975 de 2005 y jurisprudencia relacionada.Génesis . . al igual que en relación con la conformación y funcionamiento del grupo armado al cual pertenecía. al igual que en las diversas formas de autoría y participación en ellas. por ejemplo. .Características morfocromáticas.Georreferenciación o área de influencia . encuadrar ese universo de información dentro de las categorías normativas del derecho penal internacional.Análisis de la versión o el interrogatorio rendido al momento de la desmovilización. .Nombres. De lo contrario. pérdida financiera o menoscabo sustancial de derechos fundamentales.Si la conducta se encuentra o no judicializada.Acreditación de requisitos de elegibilidad.Edicto emplazatorio a las víctimas indeterminadas para que comparezcan al proceso. militar y financiero . Tema III.Víctimas . apellidos y alias con los que se conoce. . perpetradas por una organización delictiva.Identificación del bloque (nombre y emblema o logotipo o distintivo) . cadenas de mando. la ejecución de los tres programas metodológicos arroja una amplísima información acerca del postulado. . . .Hechos atribuidos o atribuibles . familiares e individuales.Los daños que individual o colectivamente se hayan causado de manera directa a las víctimas.Actividades principales .Circunstancias de tiempo.Estructura e integrantes: organigramas.Identificación y ubicación de los bienes. entonces. modo y lugar en las cuales se cometió.Hechos atribuibles y sus víctimas.Relación con el grupo ilegal del cual se desmovilizó o con otras organizaciones criminales. se trataría simplemente del relato de una multiplicidad de conductas delictivas. y funciones desempeñadas dentro del grupo.Armas . sufrimiento emocional.

380 Ahora bien. 28 de junio de 2010. Kampala. p. tres Estados han remitido sus respectivas situaciones a la Fiscalía de la CPI: Uganda. consistente en las vías con las cuales dispone para que una situación llegue a su conocimiento: 1) remisión del Consejo de Seguridad. 17 europeos orientales. la CPI cuenta con otra particularidad. RC/Res 6. República Democrática del Congo El asunto “Fiscal vs. la CPI cuenta con un ámbito competencial geográfico particularmente extendido. Vicent Otti.2. la decisión acerca de dónde investigar no es monopolio de la Fiscalía de la CPI. a 21 de julio de 2009. Granada.2. el Consejo de Seguridad remitió la situación de Sudán381 y el fiscal abrió una investigación sobre Kenia. por cuanto. entre ellos: 30 africanos. 83. consultar: Bautista. con excepción del crimen de agresión previsto en el Estatuto de Roma y desarrollado recientemente en la Conferencia de Kampala. Joseph Kony. Ver al respecto. Bosco Ntaganda” y “Fiscal vs. 14 asiáticos. se encuentran en fase preliminar. en cierta forma. en “Conferencia de Revisión”. y 25 lo conforman el grupo de países de Europa Occidental y otros Estados. Hasta el momento. 110 Estados son partes en el Estatuto de Roma. los resultados de las investigaciones son los siguientes: Situación Resultados Uganda La Sala de Cuestiones Preliminares está conociendo del asunto “Fiscal vs..3. Crímenes internacionales . 2) remisión de un Estado parte. En la actualidad. M. República Democrática del Congo y República Centroafricana. De allí que. Además. Comares.306 2. La estrategia investigativa de la CPI A diferencia de los tribunales penales internacionales ad hoc. 2008. en Los desafíos de las Fuerzas Armadas en el siglo XXI. 24 latinoamericanos y del Caribe. “Darfú o el mayor fracaso de la comunidad internacional ante las emergencias humanitarias”. Con todo. Thomas Lubanga” se encuentra en etapa de juicio. los ámbitos materiales de competencia de la CPI y de los tribunales penales internacionales creados por el Consejo de Seguridad son equiparables. y 3) actuación oficiosa del fiscal. Los casos “Fiscal vs. 380 381 Segunda parte. Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo”. en cuanto a las preguntas ¿qué investigar? y ¿a quiénes investigar?. creados para investigar países concretos (la antigua Yugoslavia y Ruanda). Cinco órdenes de captura han sido libradas contra dirigentes del Ejército de Resistencia del Señor (RLA). “El crimen de agresión”. J. Okot Odhiambo y Dominic”. Para una visión sobre el particular.

Crímenes de lesa humanidad: elementos . “Darfú o el mayor fracaso de la comunidad internacional ante las emergencias humanitarias”. Sobre la crisis en Sudán se recomienda el siguiente texto: Decaux. y 3) avances en justicia y paz.. Chronique d’un génocide annoncé”.. la Oficina del Fiscal efectúa un análisis preliminar383 en varios países y territorios. Fiscal vs. en Los desafíos de las Fuerzas Armadas en el siglo XXI. a los siguientes temas: 1) investigaciones contra congresistas y militares. al momento de decidir acerca del inicio de las investigaciones. Afganistán. pp. remitió una comunicación al gobierno colombiano indicándole haber recibido copiosa información en el sentido de que miles de personas han sido asesinadas. documento del cual resultan pertinentes los siguientes extractos: Focalizar investigaciones y acusaciones El Estatuto de Roma limita la jurisdicción de la Corte a los crímenes más serios que afectan a la comunidad internacional como un todo y requieren que la Oficina tome en cuenta la gravedad del crimen. Omar Hassan Ahmad Al Bashir”. Bahr Idriss Abu Garda”. Palestina y Colombia. fiscal de la Corte Penal Internacional. 731-754. y “Fiscal vs. tales como: Chad. En cuanto a la estrategia de investigación. Y en relación con la Ley de Justicia y Paz afirmó: “Tales iniciativas son claramente de gran interés para la Fiscalía y le agradecería. 382 Tema III.en su visita de 2009 se refirió. 383 Desde el 31 de marzo de 2005 Luis Moreno Ocampo.. que me mantuviera informado de los avances en este respecto”. y oficiales de la fuerza pública colombiana. De igual manera. con miras a determinar si se solicita la apertura formal de la situación del país ante la Sala de Cuestiones Preliminares de la CPI. en AFDI. precisamente. las denuncias recibidas por la Fiscalía parecen demostrar una situación grave. Abdalla Banda Abakaer Nourain y Saleh Mohammed Jerbo Jamus”. A su vez. Bautista. Comares. en esencia. Las anteriores declaraciones se realizaronn. Granada. por tanto. Ahmad Muhammad Harun (Ahmed Harun) y Ali Muhammad Ali Abd-Al-Rahman (Ali Kushayb)”. Su propósito es informar al Estado colombiano que. el 1º de febrero de 2010 se publicó el texto titulado Prosecutorial Strategy 2009-2012. Jean-Pierre Bemba Gombo”. 2004. “Fiscal vs. cuyos responsables serían los grupos llamado “paramilitares”. Georgia. UU. secuestradas y desplazadas forzosamente desde el 1º de noviembre de 2002. “La crise du Darfour. E. desaparecidas. J. Cf. M. prima facie. las FARC y el ELN. República Centroafricana La Sala de Cuestiones Preliminares está conociendo del asunto “Fiscal vs. 2008. dentro de un análisis preliminar sobre la situación colombiana. 2) versiones de los paramilitares extraditados a EE. Kenia Investigación abierta por la Sala de Cuestiones Preliminares.307 Situación Resultados Sudán382 Actualmente la Sala de Cuestiones Preliminares está conociendo de tres asuntos: “Fiscal vs.

Segunda parte. incluso aquellos que ordenaron. Medir la efectividad de la Oficina ayuda a poner fin a la impunidad y contribuye en la prevención de los crímenes bajo la jurisdicción de la Corte. la CPI tiene diseñada una estrategia investigativa. Crímenes internacionales . al igual que el TPIY. así como llevar a cabo juicios cortos que apunten a demostrar el grado de victimización. Esta estrategia. naturaleza. Verdaderas investigaciones y acusaciones de graves crímenes en los ámbitos internos ilustrarán el éxito del funcionamiento del sistema de Roma. Aquello le permitirá a la Oficina llevar a cabo investigaciones breves. tomando en cuenta factores tales como la escala. la Oficina consolidó una política de investigaciones y acusaciones que apunta hacia aquellos que detentan las mayores responsabilidades por la comisión de los crímenes más graves. Finalmente.308 De conformidad con este esquema estatutario. la Oficina acusará a aquellos ubicados en los niveles más elevados en la escala de responsabilidades. Mientras el mandato de la Oficina no incluya la producción de un registro histórico de un determinado conflicto. además. los casos serán seleccionados a efectos de contar con un muestreo que refleje los crímenes más graves y los principales tipos de victimización. “Evaluación”. forma de comisión e impacto de los crímenes. Una política focalizada en las investigaciones también significa que los casos ubicados dentro de una “situación” serán seleccionados de conformidad con su gravedad. En suma. propende por la selectividad en las investigaciones. limitar el número de personas puestas en peligro por su interacción con la Oficina. el número de casos que lleguen a la Corte no será tomado como una medida positiva de eficacia. gran parte del trabajo encaminado a alcanzar los fines del estatuto será desarrollado por las jurisdicciones internas alrededor del mundo. o de alguna otra forma organizaron los mencionados crímenes […]. Así. Así. tal como lo sostuvo la Sala de Cuestiones Preliminares I al negar inicialmente la expedición de una orden de arresto contra Bosco Ntaganda. de manera que la mayor parte de investigaciones sean llevadas a cabo por los mismos Estados. Sólo un número limitado de casos será seleccionado. la cual apunta a la persecución de los mayores responsables de las comisiones de crímenes internacionales. tarea compleja que requiere una evaluación completa de todo el sistema de Roma. basados en la evidencia que resulte en el curso de las investigaciones. financiaron. Con el principio de complementariedad. en su parte IV. El umbral de gravedad previsto en el Estatuto de Roma asimismo impide abrir un caso en la CPI contra personas de posición jerárquica baja o media. el plan estratégico de la CPI señala: La Oficina participará en el trabajo de la Corte para crear unos indicadores.

si bien la responsabilidad penal es individual. sean estatales o particulares. es decir. durante la crisis. la creación de células de crisis. y por supuesto debe determinarse en cada caso concreto con relación a determinados hechos imputados al acusado. Tema III. a diferencia de los delitos comunes. no se pretende entrar en los más profundos detalles del accionar del grupo delictivo. En tal sentido. en el asunto “Tadic”. Así por ejemplo. la sentencia contextualiza los hechos de la siguiente manera: Contexto histórico y geográfico yugoslavo (Desintegración de la RSFY. interés. un contexto se construye a partir de grandes líneas referentes a los protagonistas del conflicto (estructura. también lo es que esas conductas concretas deben ser contextualizadas. no de manera aislada. si examinamos los fallos proferidos por instancias penales internacionales.309 2. en tanto técnica de agilización y descongestión judicial.3. las partes en conflicto. Crímenes de lesa humanidad: elementos . tomadas en cuenta. por cuanto los crímenes de lesa humanidad. El acusado Como se puede observar. sino en un determinado espacio geográfico. principales ataques y estrategias. legal o ilegal. ¿Cómo se construye un contexto? Aportar algunos elementos de respuesta a tal interrogante resulta fundamental. las partes enfrentadas. la creación de regiones autónomas serbias. en casos de crímenes de lesa humanidad observamos que el proceso de contextualización de los delitos imputados a un determinado acusado suele desarrollarse de lo general a lo particular. modus operandi. etcétera). etcétera).3. y además. número. y vinculada con la actividad. un determinado contexto se suele emplear en otros casos. La región de Prijedor (Antes de la crisis. durante una época específica. modus operandi. principales hechos delictivos. las principales operaciones militares. estructura y demás. De allí que todo termine con el examen de la figura del acusado y con los actos delictivos concretos que se le imputan. de un determinado grupo u organización. estrategias. son perpetrados de manera masiva o sistemática por organizaciones. que actuaron en determinada región de un país en cierta época. Por el contrario. De allí que. etcétera).

hecho y postulado). es más. según la cual incluso para los delitos de desaparición forzada.4. crímenes de guerra y de lesa humanidad. 2) el tratado internacional entró a regir para Colombia el 1º de noviembre de 2002. hasta el momento. pueden adecuarse de forma tal que se construyan contextos. como es de suponer. Las acciones penales por crímenes de genocidio. Esta postura se apoyaría en el tenor del artículo 83 de la ley 599 de 2000. “Por la cual se modifica la ley 599 de 2000. nuestro legislador sigue considerando que. cuyo artículo 1º reza: Artículo 1º. vendría por no tener en cuenta el bloque de constitucionalidad. Al respecto. desaparición forzada. se pueden plantear las siguientes tesis: Tesis 1. este planteamiento podría ser rebatido afirmando que: 1) la Corte Constitucional no ha sostenido. De hecho. muestra de ello es la aprobación de la ley 1309 de 2009. Tesis 2. 2. relativa a las conductas punibles que atentan contra los bienes jurídicamente protegidos de los miembros de una organización sindical legalmente reconocida”. señalemos que los tres programas metodológicos que actualmente se emplean en justicia y paz (GAOML. Todas las acciones penales prescriben en Colombia por expresa disposición legal. a cuyo tenor “los crímenes de la competencia de la Corte no prescribirán”. Quienes sostienen esta tesis se apoyan en que el mencionado tratado internacional hace parte del bloque de constitucionalidad. tortura. ¿Prescriben los crímenes de lesa humanidad en Colombia? Elementos para alimentar la discusión En la actualidad se presenta un intenso debate en Colombia acerca de si los crímenes de lesa humanidad prescriben o no. tortura y desplazamiento la prescripción de la acción penal opera pasados 30 años. El anterior planteamiento se soportaría en el artículo 29 del Estatuto de Roma. referente al crimen de genocidio.310 Por último. Modifíquese el inciso 2º del artículo 83 de la ley 599 de 2000. Sin embargo. el cual quedará así: El término de prescripción para las conductas punibles de genocidio.3. sino tan sólo el artículo 6º de este tratado internacional (sentencia C-488 de 2009). que todo el Estatuto de Roma de la CPI haga parte del bloque de constitucionalidad. a simple vista parecen ser herramientas útiles para tales propósitos. son imprescriptibles. la acción penal prescribe. llegan a extender su postura al examen de crímenes cometidos hace muchos años en Colombia. en materia de crímenes de lesa humanidad. Crímenes internacionales . homicidio de miembro de una organización sindical legalmente reconocida y desplazamiento forzado. De hecho. con Segunda parte. será de treinta (30) años. La crítica a esta tesis.

en sentencia del 11 de mayo de 2007 consideró lo siguiente: “Al respecto. estrechamente vinculado con el principio de legalidad en el ámbito penal. en el asunto “César Pérez García” (radicado 33.311 exclusión de los crímenes de guerra. la Corte recuerda su jurisprudencia constante sobre la inadmisibilidad de las disposiciones de amnistía. la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Esta tesis se apoya en fallos constantes del órgano judicial internacional según el cual los Estados no pueden alegar el fenómeno de la prescripción para soslayar el cumplimiento de sus sentencias. las disposiciones de prescripción y el establecimiento de excluyentes de responsabilidad. Madrid. Tesis 3. la fecha de inicio de la competencia de la CPI y la que permitiría sostener la imprescriptibilidad de los crímenes que ésta investigaría. el estatuto se ajusta al principio recogido en la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados. terminarían siendo las mismas. Lirola Delgado y Martín Martínez. extralegales o arbitrarias y las desapariciones forzadas. sentencia del 24 de agosto de 2004. 384 Tema III. 386 CSJ de Argentina. 385 Así por ejemplo. que establece la irretroactividad de los tratados respecto de los actos o hechos que hayan tenido lugar con anterioridad a la entrada en vigor de éstos (artículo 28)”. Por lo que se refiere a su regulación concreta. todas ellas prohibidas por contravenir derechos inderogables reconocidos por el derecho internacional de los derechos humanos”. de lesa humanidad y de guerra son imprescriptibles en virtud del artículo 29 del Estatuto de Roma. por la CSJ. y 4) el artículo 24 del Estatuto de Roma establece la irretroactividad del instrumento internacional.384 En otras palabras. las ejecuciones sumarias. Al respecto. 3) la Convención de Viena sobre Derecho de los Tratados establece que “las disposiciones de un tratado no obligarán a una parte respecto de ningún acto o hecho que haya tenido lugar con anterioridad a la fecha de entrada en vigor del tratado para esa parte ni de ninguna situación que en esa fecha haya dejado de existir. que es donde se ha inspirado el estatuto. que pretendan impedir la investigación y. limitando la competencia de la Corte a los crímenes cometidos después de la entrada en vigor del estatuto (artículo 11). 2001. como apunta Rodríguez Villasante. en el asunto de la masacre de La Rochela vs.386 fallado el 24 de agosto de 2004. en principio el estatuto se refiere a la irretroactividad de carácter procesal. en su caso. el estatuto establece la irretroactividad como criterio determinante del ejercicio de la competencia temporal de la Corte (artículos 11 y 24). la sanción de los responsables de las violaciones graves de los derechos humanos tales como la tortura. a partir del 1º de noviembre de 2002 para los casos de los crímenes de genocidio y de lesa humanidad. Justicia versus impunidad. asunto “Arancibia Clavel”. frente a los cuales la competencia se asume desde el 1º de noviembre de 2009. figuraba también en el proyecto de código de crímenes de la CDI de 1996 (artículo 13). de conformidad con la jurisprudencia sentada por la CteIDH. Crímenes de lesa humanidad: elementos . y del 1º de noviembre de 2009 para los crímenes de guerra. que los crímenes internacionales de genocidio.385 Este argumento fue acogido por la Corte Suprema argentina en el asunto “Arancibia Clavel”. si se admite. causa núm. Este principio. p. ello sería cierto en relación únicamente con aquellos perpetrados luego de la entrada en vigencia del instrumento internacional para Colombia. se aplica el principio de irretroactividad de los tratados. y más recientemente en Colombia. En otras palabras. explican: “De conformidad con los principios generales del derecho penal. es decir.118). 128. Ariel. salvo que una intención diferente se desprenda del tratado o conste de otro modo”. Los crímenes atroces son imprescriptibles. en La Corte Penal Internacional. es decir. en auto del 13 de mayo de 2010. 259. en gracia de discusión. De esta manera. Colombia.

luego de examinar diversos pronunciamientos de la CteIDH en la materia. de concluirse que la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad prevé su utilización retroactiva.312 No obstante la solidez del anterior argumento. En efecto. y 3) expresamente la CADH no regula el tema de la imprescriptibilidad de las violaciones graves a los derechos humanos. impediría que pueda aplicarse retroactivamente una derogación al régimen de prescripción de la acción penal. 387 Segunda parte. En efecto. con lo cual no se podría argumentar que. 2) la jurisprudencia constitucional colombiana le ha otorgado efectos de criterio relevante de interpretación a los mencionados fallos. Crímenes internacionales . de su examen no puede concluirse sin más que la omisión de los jueces de aplicarla antigua post facto vulnere la Convención Americana sobre Derechos Humanos y. no puede concluirse que con la decisión adoptada por el a quo el Estado argentino se haya apartado del compromiso asumido en los instrumentos Entre otras. genere responsabilidad internacional. Que a poco que se repare en ella. Y más adelante. Aunado a lo anterior. en suma. y C-067/03. y en virtud del orden de prelación ut supra explicitado. esto es. este precepto resultaría claramente inaplicable. incluso en Argentina. conviene mencionar que. carece de una disposición convencional al respecto. el artículo 18 de la Constitución nacional como norma de jerarquía superior. el magistrado Fayt señaló: Por ello. éste presenta algunos puntos controversiales. mas no erga omnes. la adopción del mencionado fallo “Arancibia Clavel” tampoco fue unánime en punto a la interpretación que debe acordársele a la CADH en relación con la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad y su aplicación al ordenamiento jurídico interno. el magistrado. el Estado debe cumplir con la decisión de la CteIDH en un caso concreto. porque: 1) las providencias proferidas por la CteIDH tienen efectos para la solución del caso concreto. y por lo demás más respetuosa del principio pro homine. de la evolución jurisprudencial de la Corte Interamericana de Derechos Humanos tampoco se deriva necesariamente la posibilidad de aplicación retroactiva de la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad. En efecto. dedujo: Que. los crímenes atroces son imprescriptibles en Colombia.387 más no como fuente directa y autónoma del derecho. por el contrario. T-1391/01. sentencias C-10 de 2000. sino que. como principio general. por lo tanto. por cuanto no se trata de un control internacional de convencionalidad.

al adecuar el ordenamiento interno al presente tratado. empezarán a correr los términos de prescripción de la acción penal si el delito está consumado. el juez constitucional consideró: En tales eventos el resultado de la ponderación favorece la libertad personal. establecen el deber de garantía de perseguir y sancionar a los responsables de las violaciones de derechos humanos. De este modo se abandonaría con la gravedad que tal temperamento implica un principio liminar como sin duda lo es el de legalidad a la luz de una evolución jurisprudencial que no necesariamente conduciría a su desamparo. el interés de la persona vinculada a un proceso penal de definir su situación frente a medidas a través de las cuales el Estado puede privarlo materialmente de la libertad.313 internacionales citados. El legislador. La Corte Constitucional. mediante la cual se examinó el Estatuto de Roma de la CPI. La imprescriptibilidad es un “tratamiento diferente” aplicable en el ámbito del Estatuto de Roma de la CPI.1. Por lo anterior. Parece un contrasentido concluir que los artículos 1. con ocasión de la revisión automática de la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas (1994). según la jurisprudencia de la Corte Interamericana. puede establecer la imprescriptibilidad de la acción para dicho delito. Esta solución es la acordada por la Corte Constitucional en su sentencia C-580 de 2002. En efecto. que. Lo contrario implicaría autorizar la aplicación retroactiva de la ley penal. 8º y 25 de la Convención Americana. contenida en el inciso 1º del artículo 7º de la convención. la imprescriptibilidad de la acción penal resulta conforme a la Carta Política. en sentencia C-578 de 2002. la Corte establece que la regla de imprescriptibilidad de la acción penal por el delito de desaparición forzada. Cuando el acusado ya ha sido vinculado. estimó: Tema III. pueda condecirse con la supresión del principio de legalidad como derecho de la persona sometida a enjuiciamiento penal (énfasis agregado). sin que por ello se desconociera el artículo 28 superior. para el caso específico de la desaparición forzada de personas la Corte consideró que el legislador podía establecer la imprescriptibilidad de la acción penal. Sin embargo. El legislador colombiano puede establecer la imprescriptibilidad del crimen de desaparición forzada. si el delito está consumado los términos de prescripción de la acción empezarán a correr una vez el acusado haya sido vinculado al proceso. a partir de la interpretación que la Corte Interamericana ha realizado respecto de la Convención Americana sobre Derechos Humanos para casos totalmente disímiles al que se plantea en el sub lite. Así las cosas. siempre y cuando no se haya vinculado a la persona al proceso a través de indagatoria. En particular. Tesis 4. Así. no resulta contraria a la Carta Política. Crímenes de lesa humanidad: elementos . Tesis 5. como conclusión del análisis precedente.

2) sin embargo. las conclusiones que se extraen de lo dicho por la Corte Constitucional: a) Acorde con nuestra Carta constitucional. la acción penal es imprescriptible hasta el momento en que el presunto responsable sea vinculado formalmente al proceso penal. entonces. en Nueva York. c) Empero. vale decir. en el asunto “Gian Carlo Gutiérrez Suárez” (radicado. así la acción penal o la sanción penal para ellos haya prescrito según las normas jurídicas nacionales. Crímenes internacionales . en materia de desaparición forzada de personas. del 3 al 10 de septiembre de 2002. en auto del 21 de septiembre de 2009. gocen de la posibilidad de que su investigación sea imprescriptible. ni siquiera tratándose de delitos de lesa humanidad. aprobados por la Asamblea de los Estados partes de la Corte Penal Internacional. Tal tratamiento especial sólo será aplicable por la Corte Penal Internacional cuando ejerza su competencia complementaria para investigar y juzgar cualquiera de los crímenes previstos en el Estatuto. de la Corte Penal Internacional”. particularmente los de lesa humanidad. Segunda parte. la acción penal es imprescriptible hasta que el presunto responsable sea vinculado al proceso. tal prescripción resulta inoponible para la Corte Penal Internacional. afirmó: Tres son. respecto de ella no opera la imprescriptibilidad. En los casos de desaparición forzada. cuando respecto de esos hechos ya existe una persona individualizada y formalmente vinculada al proceso (no basta con el cumplimiento de una sola condición. Según esta postura: 1) los crímenes internacionales prescriben en Colombia. la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ha sostenido que. La anterior postura fue reiterada recientemente por la Corte en sentencia C-801 de 2009.314 El artículo 29 del estatuto establece la imprescriptibilidad de los crímenes de competencia de la Corte Penal Internacional. Así por ejemplo. referente al control de la ley 1268 de 2008. b) Es perfectamente factible que algunos delitos. en ningún caso puede predicarse imprescriptibilidad de la pena impuesta. Esta disposición consagra un tratamiento diferente al previsto en nuestro ordenamiento constitucional en el artículo 28 de la Carta. se tienen que conjugar la individualización y la formal vinculación para que se repute existente el derecho del procesado).022). 32. Tradicionalmente. Tesis 6. “por medio de la cual se aprueban las ‘reglas de procedimiento y prueba’ y los ‘elementos de crímenes’. Este tratamiento especial fue expresamente autorizado por el constituyente derivado a través del acto legislativo 2 de 2001.

sobre todo las infracciones graves enumeradas en los convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949 para la protección de las víctimas de la guerra. Tesis 7. según la definición dada en el Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Núremberg. b) Los crímenes de lesa humanidad cometidos tanto en tiempo de guerra como en tiempo de paz. cualquiera que sea la fecha en que se hayan cometido: a) Los crímenes de guerra. en materia de imprescriptibilidad del crimen de desaparición forzada de personas. El recurso a la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad (1968). y confirmada por las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas 3 (I) del 13 de febrero de 1946 y 95 (I) del 11 de diciembre de 1946. según la definición dada en el Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Núremberg. A su vez. del 8 de agosto de 1945. el artículo 4º dispone:  Artículo 4º Los Estados partes en la presente convención se comprometen a adoptar. en Colombia. adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 26 de noviembre de 1968 y entrada en vigor el 11 de noviembre de 1970.315 Así pues. del 8 de agosto de 1945. y confirmada por las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas 3 (I) del 13 de febrero de 1946 y 95 (I) del 11 de diciembre de 1946. Al respecto. con arreglo a sus respectivos procedimientos constitucionales. merece la pena citar el artículo 1º de la convención: Artículo 1º Los crímenes siguientes son imprescriptibles. así como la expulsión por ataque armado u ocupación y los actos inhumanos debidos a la política de apartheid y el delito de genocidio definido en la Convención de 1948 para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio aun si esos actos no constituyen una violación del derecho interno del país donde fueron cometidos. Crímenes de lesa humanidad: elementos . Otro argumento que se suele plantear es que. la CSJ acoge el planteamiento realizado por la Corte Constitucional en sentencia C-580 de 2002. los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles por cuanto así lo dispone la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad. las medidas legislativas o de Tema III.

Túnez. Antigua República Yugoslava de Macedonia. especialmente por lo difícil que resulta demostrar la existencia de tal costumbre internacional. asunto “Heliodoro Portugal”. Azerbaiyán. son igualmente imprescriptibles las acciones penales que se adelanten por la comisión de crímenes de guerra así como de lesa humanidad. Una octava tesis que se puede plantear en relación con la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad consiste en sostener que ella constituye una costumbre internacional. una norma imperativa de derecho internacional general. Nigeria. en caso de que exista. Rwanda. bastante limitado si lo comparamos con el actual Estatuto de Roma de la CPI. Una tesis que guarda relación estrecha con la de las normas consuetudinarias. Las costumbres internacionales. Polonia. no se aplique a los crímenes mencionados en los artículos 1º y 2º de la presente convención y. República Checa. es decir. Nicaragua.  Adviértase desde ya que. Tesis 9. Croacia. San Vicente y las Granadinas.316 otra índole que fueran necesarias para que la prescripción de la acción penal o de la pena. Bosnia y Herzegovina. Bulgaria. Eslovaquia. sea abolida.389 Esta tesis es criticada. República de Corea. República de Moldova. Cuba. tales como los argentinos (casos de las juntas militares) y los panameños (violaciones de derechos humanos durante la dictadura de Noriega). Crímenes internacionales . Lituania. De igual manera.388 Tesis 8. pensando que sólo éstos son imprescriptibles. Vietnam. Yemen y Yugoslavia. establecida por ley o de otro modo. Uruguay. Rumania. porque ella se encontraba vigente al momento de cometerse los hechos. La anterior tesis es sostenida por algunos autores y ha sido empleada por tribunales penales internos. Federación de Rusia. México. Albania. 389 Corte Suprema de Justicia de Panamá. Lo anterior nos muestra que. fallado el 24 de agosto de 2004 y acogido por la CSJ en Lista de los Estados que han firmado la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad: Afganistán. La imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad es una norma de “ius cogens”. El problema que presenta esta séptima tesis es el siguiente: el Estado colombiano no hace parte del grupo de 34 naciones que han ratificado el convenio de 1968. Bolivia. estaremos incurriendo en un grave error. Armenia. y sobre todo. si centramos la atención en los segundos. 388 Segunda parte. en los términos del tratado internacional. Mongolia. Ucrania. es aquella que plantea que la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad es una norma de ius cogens. es preciso tener en cuenta que los delitos a los cuales alude el tratado internacional son los consagrados en el Estatuto del Tribunal Penal Internacional de Núremberg. en el asunto “Arancibia Clavel”. Eslovenia. auto del 2 de marzo de 2004. planteamiento expresamente señalado por la Corte Suprema de Justicia argentina. es decir. Filipinas. Camerún. Belarús.

Civitas. la doctrina391 señala que las normas de ius cogens presentan diversos problemas. A.. J. e igualmente. Crímenes de lesa humanidad: elementos . Así las cosas.390 Tal clasificación permite. el orden jurídico internacional se encuentra conformado por dos clases de normas: unas que son aceptadas por la comunidad internacional en su conjunto (normas internacionales generales o universales).118). Sánchez Rodríguez. entre otras. 105. las normas internacionales se clasifican entre las que admiten acuerdo en contrario entre las partes en un tratado internacional (normas dispositivas o de ius dispositivum). y Sáenz de Santa María. Pero. el arreglo pacífico de las diferencias entre Estados. Madrid. Curso de derecho internacional público. la aplicación de los instrumentos internacionales a la totalidad del territorio de las Partes contratantes. en el asunto “César Pérez García” (radicado 33.317 auto del 13 de mayo de 2010.. 90. y aquellas que son consideradas de orden público internacional. esté en oposición con una norma imperativa de derecho internacional general. L. de 1969: Tratados que están en oposición con una norma imperativa de derecho internacional general (ius cogens). es preciso iniciar por recordar qué se entiende por una norma de ius cogens. Es nulo todo tratado que. es necesario aclarar que. lo cual implica que su exclusión o modificación mediante acuerdo entre las partes es sancionada con nulidad (normas imperativas o de ius cogens). la interdicción de la esclavitud. en el momento de su celebración. en los términos de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados. entre otras. en tanto principios sobre los cuales se edifica todo el sistema jurídico internacional. p. conduce a afirmar que las normas de ius cogens son aquellas que han logrado un muy elevado grado de generalidad. 391 Ibídem. en los términos del artículo 53 de la Convención de Viena de 1969. 1999. a su vez. las otras. P. desde el punto de vista de su generalidad. 390 Tema III. Para los efectos de la presente convención. En segundo lugar. ¿qué significa exactamente que una norma internacional sea de ius cogens? En primer lugar. Son ejemplos de las primeras: la irretroactividad de los tratados internacionales. A su vez. diferenciar entre derecho internacional general y particular. una norma imperativa de derecho internacional general es una norma aceptada y reconocida por la comunidad internacional de Estados en su conjunto como norma que no admite acuerdo en contrario y que sólo puede ser modificada por una norma ulterior de derecho internacional general que tenga el mismo carácter. tales como: 1) determinar si se está realmente ante una norma de derecho González Campos. Al respecto. p. que sólo son acogidas por un grupo de Estados (normas internacionales particulares). se han considerado como normas de ius cogens la prohibición del genocidio.

29) Que en rigor no se trata propiamente de la vigencia retroactiva de la norma internacional convencional. De tal suerte que resulta indudable la existencia de una enorme dificultad al momento de identificar una norma de ius cogens en el ordenamiento jurídico internacional. Crímenes internacionales .392 Por consiguiente. toda vez que su carácter de norma consuetudinaria de derecho internacional anterior a la ratificación de la convención de 1968 era ius cogens. 28) Que esta convención sólo afirma la imprescriptibilidad. voto de los jueces Nazareno y Moliné O’Connor). lo cual supone la existencia de una opinio iuris muy amplia sobre el carácter imperativo de la norma compartida por los diversos grupos de Estados que conforman la comunidad internacional. y 2) que haya sido reconocida como norma de ius cogens. no se fuerza la prohibición de irretroactividad de la ley penal. que ya tenía vigencia al tiempo de la comisión de los hechos. puesto que se acercaban los veinte años de la comisión de esos crímenes. Ibídem. lo que importa el reconocimiento de una norma ya vigente (ius cogens) en función del derecho internacional público de origen consuetudinario. la CSJ argentina sostuvo: 27) Que la convención citada constituye la culminación de un largo proceso que comenzó en los primeros años de la década de 1960. sino que se reafirma un principio instalado por la costumbre internacional.318 internacional general aceptada por la comunidad de Estados en su conjunto. para asegurar el respeto de aquellas reglas generales de derecho cuya inobservancia puede afectar la esencia misma del sistema legal” (fallos: 318:2148. en el mencionado asunto “Arancibia Clavel”. cuando la prescripción amenazaba con convertirse en fuente de impunidad de los crímenes practicados durante la Segunda Guerra Mundial. De esta manera. Así pues. 392 Segunda parte. cuya función primordial es “proteger a los Estados de acuerdos concluidos en contra de algunos valores e intereses generales de la comunidad internacional de Estados en su conjunto. tanto es así que “no existe hoy ningún texto internacional donde se identifiquen las normas de ius cogens”. 106. p. Ahora bien. en el derecho comparado encontramos dos posturas diferentes e importantes acerca del carácter de norma de ius cogens que presentaría la regla de la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad: la argentina y la francesa. suelen ser instancias judiciales internacionales. y no internas. las encargadas de calificar una norma internacional en términos de imperativa.

también esta costumbre era materia común del derecho internacional con anterioridad a la incorporación de la convención al derecho interno. claras y completas para su directa aplicación por los Estados partes e individuos sin necesidad de una implementación directa”. voto del juez Bossert. y en el marco de esta evolución del derecho internacional de los derechos humanos. voto del juez Bossert).319 Desde esta perspectiva. Ahora bien. se configura a partir de la aceptación en forma tácita de una práctica determinada” (fallos: 318:2148. y además. y 2) los hechos investigados tuvieron lugar en 1978. así como es posible afirmar que la costumbre internacional ya consideraba imprescriptibles los crímenes contra la humanidad con anterioridad a la convención. puede decirse que la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad ha representado únicamente la cristalización de principios ya vigentes para nuestro Estado nacional como parte de la comunidad internacional. del 23 de noviembre de 1995. Crímenes de lesa humanidad: elementos . y con jerarquía constitucional otorgada por la ley 25788. 33) Que en consecuencia los hechos por los cuales se condenó a Arancibia Clavel ya eran imprescriptibles para el derecho internacional al momento de cometerse. 32) Que de acuerdo a lo expuesto. “la modalidad de aceptación expresa mediante adhesión o ratificación convencional no es exclusiva a los efectos de determinar la existencia del ius cogens. a la cual adhería el Estado argentino. 31) Que al momento de los hechos. la CSJ argentina consideró que: 1) la regla de la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad se había cristalizado como norma consuetudinaria de ius cogens. mediante la ley 24584. En la mayoría de los casos. 2) de tal suerte que no se estaría violando el principio de legalidad. 30) Que las cláusulas de los tratados modernos gozan de la presunción de su operatividad. incluso antes de la adopción de la convención de 1968. considerando 88 y siguientes). Frente al anterior estado de cosas. del 2 de septiembre de 2003. con lo cual no se da una aplicación retroactiva de la convención. es necesario tener en cuenta que: 1) el Estado argentino incorporó el texto de la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad. por cuanto no se Tema III. el Estado argentino ya había contribuido a la formación de la costumbre internacional a favor de la imprescriptibilidad de los crímenes contra la humanidad (conf. en su mayoría. a efectos de contextualizar el anterior extracto jurisprudencial. fallos: 318:2148. “por ser. sino que ésta ya era la regla por costumbre internacional vigente desde la década de los sesenta.

los hechos denunciados por las partes civiles. la Carta del Tribunal Militar Internacional de Tokyo. con ocasión del asunto “Association nationale des anciens prisonniers-internés d’Indochine”. la Corte consideró: Ningún principio de derecho tiene autoridad superior a aquella de la ley francesa. en sentencia del 21 de octubre de 1993. radicado 85-95166. en su artículo 5º. Crímenes internacionales . ni en el sentido del Acuerdo de Londres del 8 de agosto de 1945. Sala Criminal. las disposiciones de la ley del 26 de diciembre de 1964. el principio de imprescriptibilidad. asunto “Association nationale des anciens prisonniers-internés d’Indochine”. radicado 92-82273. en el asunto “Fédération Nationale des désportés et internés résistants et patriotes et autres vs. 394 Corte de Casación. Klaus Barbie”. más que a las exacciones cometidas por los criminales de guerra japoneses o sus cómplices.393 Luego. la Corte de Casación analizó el tema de las relaciones existentes entre el Acuerdo de Londres de 1945 y la ley penal interna. en sentencia del 1º de abril de 1993. en el asunto “sept otages juifs”.320 aplicaría. anexo al Acuerdo de Londres del Corte de Casación. no eran susceptibles de ser calificados como crímenes contra la humanidad. una disposición convencional.394 Posteriormente. en el sentido de los textos precitados. que así. y el Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Núremberg. resultante de las disposiciones del Estatuto del Tribunal Militar de Núremberg. Por su parte. posteriores a la Segunda Guerra Mundial. ni permite declarar imprescriptibles los crímenes de guerra. que además. En sentencia del 20 de diciembre de 1985. ni en los términos de la ordenanza del 28 de agosto de 1944. Klaus Barbie”. en los siguientes términos: Que en efecto. la jurisprudencia de la Cour de Cassation francesa ha evolucionado en el siguiente sentido. la Corte de Casación precisó el alcance del principio de imprescriptibilidad previsto en los estatuto de los tribunales penales internacionales creados al término de la Segunda Guerra Mundial: Que en efecto. sentencia del 1o de abril de 1993. asunto “Fédération Nationale des désportés et internés résistants et patriotes et autres vs. y 3) el Estado argentino contribuyó en la creación de la costumbre internacional. 393 Segunda parte. no conciernen más a que los hechos cometidos por los países europeos del Eje. anexo al Acuerdo de Londres del 8 de agosto de 1945. de manera retroactiva y desfavorable. sentencia del 20 de diciembre de 1985. que le precede. la cual no ha sido ratificada ni publicada en Francia y no ingresa dentro de las previsiones de la ley del 26 de diciembre de 1964 o en la resolución de las Naciones Unidas del 13 de febrero de 1946. Sala Criminal. no apunta.

la Corte de Casación no acogió tales argumentos. y de la resolución de las Naciones Unidas del 13 de febrero de 1946. Crímenes de lesa humanidad: elementos . le permita a una persona investigada por un cargo relacionado con tales crímenes. sustraerse a la acción de la justicia en razón del tiempo transcurrido. bien sea que se trate de los actos imputados. la persecución y la represión de los crímenes contra la humanidad y se opone a que una regla de derecho interno.396 la Corte de Casación examinó un proceso promovido a efectos de que se investigaran los crímenes contra la humanidad cometidos por las tropas francesas en Argelia entre 1955 y 1957. el artículo único de la ley del 26 de diciembre de 1964.2 del Convenio Europeo de Derechos Humanos y 15. Corte de Casación. no comprenden más que los hechos cometidos por cuenta de los países europeos del Eje. En esencia.3 de ese código se apliquen a crímenes contra la humanidad en relación con hechos perpetrados antes de la fecha de su entrada en vigor. Sala Criminal. el 1º de marzo de 1994. radicado 02-80719. además. la Ley de Amnistía del 31 de julio de 1968. se oponen a que los artículos 211 a 212. por las siguientes razones: Que las disposiciones de la ley del 26 de diciembre de 1964. referente a las relaciones entre el derecho internacional y el interno. 395 Tema III. asunto “Des sept otages juifs”. los artículos 7. Que. anexo al Acuerdo de Londres del 8 de agosto de 1945. o luego de una condena previa proferida bajo otra calificación. 15. en todos sus aspectos.321 8 de agosto de 1945. enunciadas en los artículos 8º de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. 7.1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. alegadas por los recurrentes.395 Más recientemente. 111.3 y 112.2 del PIDCP. e incluso internas. en el asunto “Mouvement contre le Racisme et Pour l’Amitié entre les Peuples (MRAP)”. 396 Corte de Casación. Sala Criminal. anexo al Acuerdo de Londres del 8 de agosto de 1945. emanada de la cosa juzgada. la resolución de las Naciones Unidas del 16 de febrero de 1946. establece. y aquellas del Estatuto del Tribunal Militar Internacional de Núremberg. el artículo 212-1 del Código Penal. en sentencia del 17 de junio de 2003. el Estatuto del Tribunal Militar de Núremberg. consuetudinarias. radicado 93-83325. A pesar del número y la diversidad de las normas constitucionales. el cargo de casación se apoyaba en la vulneración del artículo 55 constitucional.1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. convencionales. sentencia del 17 de junio de 2003. asunto “Mouvement contre le Racisme et Pour l’Amitié entre les Peuples (MRAP)”. sentencia del 21 de octubre de 1993. así como el principio de la supremacía de la norma consuetudinaria represiva internacional sobre las leyes internas. los principios de legalidad de los delitos y de las penas y la no retroactividad penal más severa.1 del Código Penal.

397 Esta tesis no se apoya en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Bogotá. Alvi. se tiene que la fuente normativa acogida en materia de imprescriptibilidad la constituye el Estatuto del Tribunal Penal Internacional de Núremberg. Claudia. desafíos y alternativas para garantizar la integridad. López Díaz.) y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. En tal sentido. Kiza. Reparación en Colombia. 2) en el año 1964 se adoptó una ley referente a la imprescriptibilidad de los crímenes referidos en el Acuerdo de Londres. a efectos de comprender adecuadamente tales pronunciamientos es preciso tomar en cuenta además lo siguiente: 1) el Estado francés no ha ratificado la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad. de tiempo atrás las instancias internacionales de protección de ellos han venido entendiendo que las garantías procesales del victimario no son absolutas. tratando de sistematizar las líneas jurisprudenciales sentadas por la Corte de Casación francesa. Ernesto (comps. sino en el derecho internacional de los derechos humanos. ¿Qué quieren las víctimas? Retos. Reparación en Colombia. 2010.) y ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Rettberg. y 3) se vincula siempre el debate acerca de la imprescriptibilidad con la aplicación del principio de legalidad penal y la prohibición de la aplicación retroactiva y desfavorable de las normas represoras. los jueces franceses han entendido que 1) el debate sobre la imprescriptibilidad se encuentra limitado a un contexto específico: los crímenes de lesa humanidad y de guerra perpetrados por los países del Eje durante la Segunda Guerra Mundial y expresamente señalados en el Acuerdo de Londres. ¿Qué quieren las víctimas?. es cierto que el derecho al debido proceso penal fue construido en términos de instrumento de protección del ciudadano frente al Sobre el tema de las víctimas en la Ley de Justicia y Paz. Crímenes internacionales . Tesis 10. Manual de procedimiento de justicia y paz. la justicia y la reparación de las víctimas. y 3) sólo hasta 1994 el Código Penal francés tipificó los crímenes de lesa humanidad (artículos 211. de 1968.322 Que una costumbre internacional no puede paliar la ausencia de un texto incriminante. desde una perspectiva histórica. 397 Segunda parte. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania y Universidad de los Andes. Los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles. 2009. 2) no se ha afirmado que la regla de la imprescriptibilidad sea una norma de ius cogens. Rettberg. Ahora bien. Ahora bien. 2010. en relación con los hechos denunciados por la parte civil. Angelika. Vargas. Bogotá. 2008. Angelika. Así las cosas.1). por cuanto las cláusulas convencionales que consagran el derecho al debido proceso abarcan igualmente a las víctimas. Daño y reparación en el ámbito de la Ley de Justicia y Paz. Bogotá.1 y 212. bajo la calificación de crímenes contra la humanidad. Panamericana. En efecto. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Milla. Alvi. por cuanto las garantías procesales del victimario deben ser ponderadas con los derechos a la verdad. Álvaro (coords. Bogotá. cf.

5. en los últimos años existe una fuerte corriente dogmática y jurisprudencial a favor de la reivindicación de los derechos de las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario. habían sido percibidos en términos secundarios. así como su intervención misma en el curso del proceso penal. los textos revolucionarios consagran garantías procesales fundamentales. tales como el principio de legalidad. para los casos de investigaciones por la comisión de actos terroristas. eventualmente. admite ser limitado. por ejemplo. 2. Me explico: Tradicionalmente el derecho al debido proceso. la discusión es otra: no si el derecho al debido proceso admite ciertas limitantes con el fin de preservar la seguridad ciudadana o el orden público. sino de una ponderación entre derechos fundamentales. por ejemplo. es decir. bien entendido. Tal ponderación. justicia y reparación). Tomando en consideración el elevado número de tesis acerca de la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad. la Corte Constitucional. es menester precisar que el objetivo de esta publicación consiste simplemente en brindar elementos de juicio a tan interesante debate doctrinal. sino si aquél puede ser ponderado con derechos sustanciales y procesales de las víctimas. sometimiento a tribunales militares. en sentencia C-04 de 2003 ponderó el principio de la cosa juzgada penal con los derechos de las víctimas a la verdad. la justicia y la reparación. Inexistencia de una jerarquía entre los crímenes internacionales En Colombia se ha discutido si existe una cierta categorización o jerarquía entre los crímenes internacionales: por ejemplo. la doble instancia. En otras palabras. las garantías procesales del acusado deben entrar a ser ponderadas con los derechos de las víctimas. Sin embargo. etcétera. Por el contrario. En efecto. en casos excepcionales. no se trataría de la realización de un test de proporcionalidad entre medida de intervención del derecho (límite) y el núcleo esencial de él. etcétera). limitaciones a la invocación del hábeas corpus. los derechos sustanciales de las víctimas (verdad. En el presente caso.323 ejercicio del ius puniendi. a efectos de preservar ciertos valores fundamentales. así como los diversos argumentos a favor y en contra de cada una de ellas. sin afirmar. tendencia que ha llevado a considerar que. bienes jurídicamente tutelados. el non bis in idem. si los crímenes de guerra son menos graves que Tema III. el derecho de defensa. resultan admisibles determinadas restricciones a las clásicas garantías procesales (verbigracia. Crímenes de lesa humanidad: elementos . En tal sentido. podría asimismo realizarse con el principio de la prescripción de la acción penal en el caso de crímenes de lesa humanidad y de guerra. el juez natural. como todo derecho humano. En tal sentido.3. sin embargo. en los últimos años se ha discutido si. que exista una única respuesta válida.

ni el Estatuto del TPIY. En efecto. esas infracciones abarcan elementos constitutivos diferentes. en el asunto “Fiscal vs.6. en el asunto “Fiscal vs. Una vez más. en un estadio superior. El Estatuto del tribunal no establece una jerarquía de normas. accesorias al crimen de genocidio y constituyan. En el mismo sentido. Crímenes internacionales . En suma. y éste es un argumento conexo. en todas las hipótesis. constituyan formas menores las unas de las otras. o asesinar a un grupo de indígenas (genocidio). las instancias internacionales de Segunda parte. contradijo la anterior afirmación. Jean Paul Akayesu”: Por el contrario. sino que. Agregó que tampoco el derecho internacional consuetudinario. crímenes contra la humanidad o violaciones al artículo 3º común a los convenios de Ginebra y el Protocolo adicional II. trata a todas las infracciones sobre un pie de igualdad. en su concepto. Posteriormente. 2. tratar de “medir” la gravedad entre un conjunto de desapariciones forzadas (crimen de lesa humanidad) y devastar un poblado (crimen de guerra). en su Sala de Primera Instancia. por cuanto. Si se pudiese considerar al genocidio como el crimen más grave. esa consideración autoriza las condenas múltiples en razón de los mismos hechos. el TPIY. por cuanto implicaban la comisión de delitos a gran escala. ni los textos normativos internacionales. por esa vía. carecería de sentido. Entre cada uno de éstos no existe jerarquía alguna. en sus respectivos ámbitos competenciales.3. la Sala no considera que cualquier acto de genocidio. Tadic” dio a entender que los crímenes de lesa humanidad eran más graves que los de guerra. no se podía diferenciar entre crímenes de guerra y de lesa humanidad atendiendo al criterio de la gravedad. nada en el estatuto autoriza a decir que los crímenes contra la humanidad o las violaciones al artículo 3º común y al Protocolo adicional II sean. En otras palabras. se establece la competencia de los jueces internacionales. la Sala de Primera Instancia. lo cual los ubicaría. que tenían más ingredientes y complejidades que los de guerra. en función de sus respectivos elementos. de guerra y de lesa humanidad. De hecho. ¿Quién califica unos actos delictivos como crímenes de lesa humanidad? Tradicionalmente la calificación de unos comportamientos delictivos en términos de crímenes de lesa humanidad o de guerra la realizan los fiscales y los jueces internacionales. establecen una jerarquía entre los crímenes de genocidio. por ejemplo. de manera masiva o sistemática. ni el derecho consuetudinario. La controversia igualmente se presentó en los primeros años de funcionamiento de los tribunales penales internacionales ad hoc. infracciones subsidiarias de aquél. establecían tal jerarquía. A decir verdad. el TPIR. en su Sala de Apelaciones. Así como se ha señalado.324 los de lesa humanidad o el genocidio. de cierta forma.

la Corte ha sido llamada a pronunciarse respecto a si el Estado cumplió con los deberes generales establecidos en los citados artículos 1.1 y 2º de la convención al mantener en vigencia el decreto ley 2191 con posterioridad a la ratificación de la convención por parte de Chile. Colombia”. sin que ello pueda implicar una extralimitación en sus facultades. de acuerdo al derecho convencional y el derecho consuetudinario. es utilizar la terminología que emplean otras ramas del derecho internacional con el propósito de dimensionar las consecuencias jurídicas de las violaciones alegadas vis-à-vis las obligaciones estatales.398 De igual manera. Así por ejemplo. Lo que la Corte hace. cuando al momento de examinar si el Estado demandado había violado los artículos 8º y 25 de la CADH. En este sentido. con ello respeta las facultades de las jurisdicciones penales para investigar. se reitera. a efectos de contextualizar de mejor manera la violación a una obligación convencional. En el presente caso. a efectos de explicitar de manera clara los alcances de la responsabilidad estatal bajo la convención en el caso específico y las consecuencias jurídicas. en el asunto “Manuel Cepeda Vargas vs. sostuvo: 90. particularmente en lo relacionado con la prohibición de crímenes contra la humanidad. en el análisis de fondo. asunto “Manuel Cepeda Vargas vs. que tiene carácter ius cogens. Crímenes de lesa humanidad: elementos . la Corte debe determinar si la aplicación del referido decreto ley constituye una violación de los CteIDH. sentencia proferida el 10 de mayo de 2010. dado que en ningún caso el tribunal imputaría la comisión de un delito a una persona natural ni a un Estado. la CteIDH lo había hecho en el asunto “Almonacid Arellano y otros vs. Con ello. Colombia”. la CteIDH. la Corte no realiza. pues. una imputación de un delito a persona natural alguna. las necesidades de protección integral del ser humano bajo la convención han llevado a la Corte a interpretar sus disposiciones por la vía de la convergencia con otras normas del derecho internacional. 398 Tema III. la Corte declara improcedente la tercera excepción preliminar. de ningún modo. por haber sido cometidas en contextos de ataques masivos y sistemáticos o generalizados hacia algún sector de la población.325 protección de los derechos humanos sólo acuden a tales categorías. sostuvo: En casos de violaciones graves a los derechos humanos la Corte ha tomado en cuenta. Por otro lado. fallado el 26 de septiembre de 2006. por no corresponder propiamente a los alcances de su competencia. En consecuencia. imputar y sancionar a las personas naturales responsables de tales ilícitos. en sentencia proferida el 10 de mayo de 2010. que tales violaciones pueden también ser caracterizadas o calificadas como crímenes contra la humanidad. Chile”.

no vincula a los jueces penales internacionales. CteIDH. 400 Corte Suprema de Justicia. que dicha decisión era del resorte de los fiscales o del juez de conocimiento. que cumple el papel de acusador. en virtud del principio de supremacía del derecho internacional sobre el interno. Sala de Casación Penal. Crímenes internacionales . en el asunto del desmovilizado Jorge Iván Laverde Zapata (alias el Iguano). la Corte considerará si dicho crimen puede o no ser amnistiado. radicado 33. numerosos criminales nazis fueron juzgados por jurisdicciones penales de Alemania. P.301. De tal suerte que.400 Ahora bien. la Corte analizará si la aplicación de dicha normativa por parte de las autoridades judiciales en el presente caso implica una violación de los derechos consagrados en los artículos 8. Todo lo anterior será analizado en el apartado a) del presente capítulo. en los siguientes términos: La declaración de crimen de guerra o crimen de lesa humanidad es un acto de connotación judicial (léase de autoridad judicial) que bien puede hacerlo el funcionario de la Fiscalía General de la Nación. Quiere ello significar que no resulta inusual que jueces penales nacionales juzguen crímenes internacionales. b) en segundo lugar. alias el Iguano”. 399 Segunda parte.1 y 25 de la convención. o bien el juez del conocimiento en cualquier oportunidad. de hecho. en perjuicio de las presuntas víctimas del presente caso. principalmente. asunto “Jorge Iván Laverde. En el caso colombiano. 90. M. par. y en general. pasados los juicios de Núremberg. asunto “Almonacid Arellano y otros vs. Para ello. en relación con el artículo 1.1 de ésta. habría que calificar si el homicidio del señor Almonacid Arellano constituye o no un crimen de lesa humanidad. el tribunal analizará si el decreto ley 2191 amnistía o no este crimen y si el Estado violó o no la convención al mantener vigente esa normativa. amnistías y autoamnistías. c) en tercer lugar. Dígase además que los delitos de lesa humanidad repudian figuras tales como las leyes de punto final. varios procesos han sido reenviados a aquéllos. y en caso de que se establezca que tal crimen no puede ser amnistiado. en el contexto del TPIY. providencia del 11 de marzo de 2010. todo tipo de normas que atenten contra los derechos de las víctimas a tener un recurso efectivo que les permita conocer la verdad. en providencia del 11 de marzo de 2010. Chile”. así sea judicial.1 y 25 de la convención.399 Recordemos además que. y d) finalmente. el tribunal estima oportuno dividir el análisis de la cuestión de la siguiente manera: a) primero. Francia. sentencia proferida el 26 de septiembre de 2006. la calificación que de unos hechos realice una autoridad pública del orden interno. y en caso de que se establezca que tal homicidio constituye un crimen de lesa humanidad.: Alfredo Gómez Quintero. la CSJ consideró. a instancia del ministerio público o por petición de un ciudadano.326 derechos consagrados en los artículos 8. Estados Unidos e Israel.

que se manifestaba de manera pacífica y desarmada. la Sala de Revisión de la Corte Suprema estableció que era de público conocimiento que “el poder central dictatorial había lanzado sus tropas contra la población. satisfacían las condiciones sin las cuales no podían ser calificadas como crímenes contra la humanidad.401 El anterior extracto jurisprudencial muestra además los riesgos de calificar ciertos hechos en términos de “crímenes contra la humanidad”. asunto “Korbely vs. en el asunto “Korbely vs. Ciertamente. No verificaron si las muertes. y contra los grupos armados revolucionarios que se conformaron… y que concretamente. es posible extraer las siguientes conclusiones: TEDH. el ejército había llevado a cabo una guerra contra la inmensa mayoría de la población”. En efecto. por el contrario. Otro tanto sucede en el ámbito de los tribunales internacionales de derechos humanos. los jueces penales húngaros habían sancionado al peticionario por la comisión de un crimen contra la humanidad sin haber tomado en consideración todos los elementos que conforman tal categoría delictiva. A modo de conclusión De lo anterior. tal y como éste era concebido en 1956. Pero.4. estime que se está ante un crimen de lesa humanidad. no se pronunció sobre el punto de saber si el acto cometido por el peticionario se inscribía en la política estatal evocada y vinculada con la noción de crimen contra la humanidad. de las cuales fueron víctimas. Hungría”. un determinado acto de violencia puede ser calificado por un juez interno como un crimen de guerra. 401 Tema III. motivo por el cual el TEDH estimó que se había vulnerado el principio de legalidad penal (artículo 7. Hungría”.327 por ejemplo.1) en los siguientes términos: La Corte evidencia que las jurisdicciones internas se limitaron a buscar si Tamás Kaszás y János Senkár se beneficiaban de la protección acordada por el artículo 3º común. Sobre el particular resulta muy ilustrativa la sentencia proferida el 19 de septiembre de 2008 por el TEDH. sentencia proferida el 19 de septiembre de 2008. En esas condiciones. 2. lo cual no obsta para que una instancia penal internacional comparta tal apreciación o. omitiendo especialmente examinar si se inscribían en el marco de un ataque masivo y sistemático contra la población civil. la Corte estima que no existe certeza acerca de que los elementos constitutivos del crimen contra la humanidad se encuentren reunidos en el presente caso. Crímenes de lesa humanidad: elementos . sin contar con los elementos suficientes para ello.

de 1968. 2) En nuestro país. desaparición forzada de personas. secuestro y homicidio por razones políticas o de conciencia. calificar técnicamente.328 1) En Colombia. por cuanto. y no sólo desde un lenguaje periodístico o coloquial. un crimen como de lesa humanidad. mediante la cual se articule el trabajo de una unidad investigativa especializada. etcétera). a efectos de incluir una cláusula similar a aquella prevista en el Texto Fundamental ecuatoriano de 2008: Artículo 23. en casos de violaciones graves a los derechos humanos. no se podría. como puede ser la sevicia). pueden ser limitadas. un homicidio. de persecución o exterminio). de no ser así. calificar cualquier conducta delictiva (verbigracia. desplazamiento forzado. en la lista de delitos que prevén la disposición internacional y el Código Penal colombiano (verbigracia. un caso de apartheid. consistiría en que el Estado colombiano adhiriera al texto de la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad. Estos delitos no serán susceptibles de indulto o amnistía. consistiría en reformar la Constitución. Una segunda. aunque parezca muy grave ante los ojos de la sociedad (verbigracia. 4) Las experiencias internacionales muestran que resulta imposible investigar los crímenes de lesa humanidad sin contar con una previa estrategia global. y c) que el autor del crimen actuó con conocimiento de un plan o de una política para ejecutarlos. En estos casos. consistente en si las garantías procesales. o las condiciones particulares de ejecución del crimen. desaparición forzada. violación. tortura. simultáneamente. si partimos del texto del artículo 7º del Estatuto de Roma de la CPI. sería necesario demostrar: a) que la conducta imputada se encuentra. como un “crimen de lesa humanidad”. y de los avances de la jurisprudencia penal internacional. en los últimos tiempos. b) que el delito se inscribe en un ataque masivo o sistemático contra la población civil. Crímenes internacionales . Las acciones y penas por genocidio. De allí que tales Segunda parte. el debate acerca de si un determinado crimen puede ser calificado como de lesa humanidad pareciera centrarse en el interés por que no se le apliquen los parámetros legales que rigen la figura de la prescripción de la acción penal. la controversia acerca de la imprescriptibilidad o no de los delitos de lesa humanidad en Colombia se inscribe en un debate mucho más amplio. una desaparición forzada. una violación. En tal sentido. serán imprescriptibles. etcétera). no resulta una tarea sencilla. En otras palabras. no se podrían imputar cargos en el derecho interno (verbigracia. la obediencia a órdenes superiores no eximirá de responsabilidad. por la importancia política que tenía la víctima o los bienes jurídicos amparados. En efecto. Una primera. sin más. 3) ¿Qué alternativas existen para que no se presenten dudas acerca de que los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles? A nuestro juicio habría que explorar dos vías jurídicas para dilucidar el tema de la imprescriptibilidad o no de los crímenes de lesa humanidad en Colombia.

en gracia de discusión.329 instancias judiciales hayan igualmente abandonado la pretensión de descubrir toda la verdad de un solo golpe. el crimen de agresión y por la otra. Doctrina especializada Ambos. las calificaciones que realicen los jueces penales internos no vincularán a los internacionales. 2. En efecto. sino que en la cima se ubicarían. aunados al examen acerca de la estructura y del funcionamiento de las distintas organizaciones armadas comprometidas en la perpetración de crímenes internacionales. Ch. 7) Finalmente. Crimes against humanity in International Criminal Law. no es un asunto de jerarquía. Procedimiento de la Ley de Justicia y Paz (ley 975 de 2005) y derecho penal internacional. Oxford. 1996. “Los crímenes contra la humanidad: estado de la cuestión”. Estudio sobre la facultad de intervención complementaria de la Corte Penal Internacional a la luz del denominado proceso de Justicia y Paz en Colombia. Kai. consecutivamente. Bassiouni. es necesario señalar que.5. la diferencia entre los crímenes de guerra y los de lesa humanidad. J.. Transnational. 1999. económicos y militares. la conclusión no sería que los peores crímenes son aquellos de lesa humanidad. en cuanto a qué autoridad califica un crimen como de lesa humanidad. Granada: Comares.M. por una parte. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Bautista.5. “Darfú o el mayor fracaso de la comunidad internacional ante las emergencias humanitarias”. 6) Es necesario insistir en la inexistencia de una jerarquía entre los crímenes internacionales. el genocidio. Así. Crímenes de lesa humanidad: elementos . 2010. en Los desafíos de las Fuerzas Armadas en el siglo XXI. A decir. Bautista. los factores políticos.1. la forma de probarlos. Bibliografía 2. Tema III. Madrid: Colex. en Conflicto social y sistema penal (Diez estudios sobre la actual reforma). como se explicó. 5) La construcción del contexto resulta fundamental al momento de probar la comisión de un crimen de lesa humanidad. sino que ella se va construyendo mediante la selección de casos emblemáticos. 2008. Bogotá: Alvi. J.M. tiempo y lugar que en cada uno se comete y. sino de diferencias en cuanto a las condiciones de modo. en virtud del principio de supremacía del derecho internacional sobre el interno. resultan fundamentales al momento de diferenciarlos de los delitos ordinarios.

en AFDI. 2000. 2000. I. M.2009. M. 2010. en: Crimen internacional y jurisdicción universal. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. 2004. 1999. Bogotá. 1960. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. 2001. Madrid.. Bogotá. 2010. Mettraux. Manual de procedimiento de justicia y paz. Chronique d’un génocide annoncé”. López Díaz. Les crimes contre l’humanité dans le Statut de la Cour Pénale Internationale. Valencia. Cassese. Curso de derecho internacional público. Justicia versus impunidad. Criterios para la investigación del delito de reclutamiento ilícito de niños y niñas en Colombia. Valencia.. Oxford University. Bonilla. P... El delito invisible. Bogotá. Comisión Colombiana de Juristas. 2003. Madrid. General principles of criminal law. A. Currat. Jiménez. Milla. Ariel. y Arévalo. Fujita. Dugard. París: LGDJ. 2006. M. International Law. Tirant lo Blanch. Memoria de la Unidad Nacional de Fiscalías para la Justicia y la Paz. C. Escobar. 2005. 2010. La tipificación internacional de los crímenes de lesa humanidad. “La Corte Penal Internacional”. Oxford University. Segunda parte. Bogotá: Alvi. Oxford. International crimes and the ad hoc Tribunals. Lirola Delgado. “Les crimes contre l’humanité dans le proces de Nuremberg et Tokio”. “La crise du Darfour. Tirant lo Blanch. La Corte Penal Internacional. J. A. niñas y jóvenes al conflicto armado en Colombia. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Hall. Sánchez Rodríguez. P. 2000. G. y Martín Martínez. Oxford. Decaux. J. E. Alvi. International Criminal Law. Vargas.. South Africa..330 Capella i Roig. L.. L. Indianápolis: Bobbs-Merrill. en Kobe University Law Review. Civitas. J.. Claudia. Álvaro (coords). Daño y reparación en el ámbito de la Ley de Justicia y Paz.. y Sáenz de Santa María. Crímenes internacionales . 2005. A South African Perspective. Coalición contra la vinculación de niños. H. González Campos. A.

asunto “Fiscal vs. sentencia del 23 de febrero de 2007. 2008. asunto “Fiscalía vs. Tirant lo Blanch. Universidad de los Andes. Kupreskic” (valle de Lasva). c. ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. Reparación en Colombia. Tadic”. Rettberg. Werle. Valencia.. Mrksic y otros (hospital de Vukovar)”. providencia de confirmación de cargos del 15 de junio de 2009. asunto “Fiscal vs. 1946. Angelika. Sala de Primera Instancia. CPI ICC-01/05-01/08. Jurisprudencia a. Angelika. IT-95-14-T. asunto “Fiscalía vs. 2005. Bogotá: Alvi. ¿Qué quieren las víctimas? Retos. Bemba Gombo”. IT-96-23-T e IT-96-23/1-T. Bogotá: Panamericana.). asunto “Fiscal vs. ¿Qué quieren las víctimas?. IT-96-23 e IT-96-23/1-A. Jean Paul Akayesu”. Fiscalía del TPIY.331 Rettberg. sentencia proferida el 3 de marzo de 2000.ProFis-GTZ-Embajada de la República Federal de Alemania. TPIR-2001-77-T. sentencia proferida el 14 de enero de 2000. IT-95-16-T. Schwelb. asunto “Fiscalía vs. 2. Sala de Apelaciones. TPIY IT-95-13a.2. Kiza. asunto “Fiscal vs. TPIR TPIR-96-4-T. núm. Reparación en Colombia. acta de acusación del 3 de abril de 1996. 2010. Kunarac y otros”. Tema III. asunto “Fiscalía vs. en BYIL. asunto “Fiscal vs. Tratado de derecho penal internacional. G. Kunarac y otros”. Nzabirinda”. Sala de Primera Instancia. desafíos y alternativas para garantizar la integridad. Sala de Primera Instancia. sentencia del 2 de junio de 2002. Ernesto (comps. IT-94-1-T. sentencia proferida el 22 de febrero de 2001. sentencia proferida el 2 de septiembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia. “Crimes against Humanity”. 23.5. Crímenes de lesa humanidad: elementos . Sala de Primera Instancia. Tihomir Blaskic”. b. Sala de Cuestiones Preliminares II.

asunto “Arancibia Clavel”. asunto “Association nationale des anciens prisonniers-internés d’Indochine”. g.. Sala de Casación Penal (2010. alias el Iguano”. Colombia”. Hungría”. asunto “Manuel Cepeda Vargas vs. Sala de Casación Penal (2010. TEDH TEDH. asunto “Almonacid Arellano y otros vs. Colombia. CteIDH CteIDH. S. h. Corte Suprema de Justicia. sentencia del 20 de diciembre de 1985. sentencia proferida el 19 de septiembre de 2008. CSJ de Argentina CSJ de Argentina. Corte de Casación francesa Corte de Casación. marzo).: Espinosa Pérez. Segunda parte.: Gómez Quintero. e. Sala Criminal. Corte Suprema de Justicia. Corte Suprema de Justicia. mayo). sentencia proferida el 11 de mayo de 2007. providencia. Colombia.022.301. Bogotá.. asunto “César Pérez García”. M. M. asunto “Jorge Iván Laverde. asunto “Masacre de La Rochela vs. CteIDH. Corte de Casación. radicado 32. causa núm. Sala Criminal.332 d. P. CteIDH. radicado 85-95166. asunto “Fédération Nationale des désportés et internés résistants et patriotes et autres vs.. asunto “Gian Carlo Gutiérrez Suárez”. radicado 92-82273. Sala de Casación Penal (2009. sentencia proferida el 10 de mayo de 2010. radicado 33.118. asunto “Korbely vs. sentencia del 24 de agosto de 2004. f. sentencia del 1o de abril de 1993. A. Bogotá. Klaus Barbie”. P. 259. sentencia proferida el 26 de septiembre de 2006. radicado 33. septiembre). providencia. Colombia”. CSJ Colombia. Chile”. Crímenes internacionales . providencia. Bogotá.

TPIY. en Conferencia de Revisión. Corte de Casación. sentencia del 17 de junio de 2003. Informe del tribunal internacional encargado de perseguir a las personas presuntamente responsables de violaciones graves al derecho internacional humanitario cometidas en el territorio de la antigua Yugoslavia desde 1991. Tema III. Turín. 2009. 2. 28 de junio de 2010. sentencia del 21 de octubre de 1993. GIZ-ProFis y Fiscalía General de la Nación.3. S/1995/728 del 23 de agosto de 1995. radicado 93-83325. Sala Criminal. Kampala. RC/Res 6. Sala Criminal. Bogotá. asunto “Des sept otages juifs”.5. Guía de Procedimientos de la Unidad Nacional de Fiscalías para la Justicia y la Paz. Crímenes de lesa humanidad: elementos .333 Corte de Casación. “El crimen de agresión”. 2009. asunto “Mouvement contre le Racisme et Pour l’Amitié entre les Peuples (MRAP)”. radicado 02-80719. ICTY Manual on Developed Practices. Documentos Proyecto GIZ-ProFis y Fiscalía General de la Nación.

.

viviendas o edificios no defendidos. El artículo 3º del estatuto dispone: El tribunal internacional tiene competencia para perseguir a las personas que cometan violaciones de las leyes o prácticas de guerra) Tales violaciones comprenden. Extractos jurisprudenciales traducidos Radicado: IT-95-14-T. sin que esto impida reconocerse otras. a las artes y a las ciencias. 160. Asunto “Fiscal vs. de ciudades. condicionan la aplicación del artículo 3º del estatuto. a la beneficencia y a la enseñanza. pueblos. e) El pillaje de bienes públicos o privados. destrucción o daño deliberado de edificios consagrados a la religión. o la devastación no justificada por exigencias militares. Sentencia proferida el 3 de marzo de 2000 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. a los monumentos históricos. a las obras de arte y a las obras de carácter científico. por cualquier medio. Tihomir Blaskic”. La Sala se pronunció anteriormente . Ambas partes [Fiscalía y defensa] admiten que la existencia de un conflicto armado y de un vínculo entre los actos u omisiones alegados y el conflicto armado. c) El ataque o los bombardeos. d) La toma. b) La destrucción sin motivo de ciudades y pueblos.Tema IV Crímenes de guerra 1. las siguientes: a) El empleo de armas tóxicas o de otras armas concebidas para causar sufrimientos inútiles. C) El artículo 3º del estatuto: violaciones a las leyes o costumbres de la guerra) 159.

403 a) El alcance y las condiciones de aplicabilidad del artículo 3º del estatuto. conviene señalar que el artículo 3º del estatuto se aplica tanto a los conflictos armados internos como internacionales.404 162. Cf. par. cualquiera sea la naturaleza del conflicto. que el artículo 3º representa un corpus iuris limitado del derecho internacional consuetudinario y convencional.7-7.336 sobre el tema)402 Sin embargo. 132. pp. que sean cometidas en un conflicto armado interno o internacional. par.17/1. que el Protocolo adicional I no resulta aplicable en relación con Cf. la Sala de Apelaciones concluye que. por su parte. La defensa afirma. 405 Reafirmado en el asunto “Tadic”.406 163. p.12. par. Furundzija”. así como del derecho internacional consuetudinario. 404 Asunto “Tadic”. 161. La acusación sostiene. par. y no lo controvierten las partes: Tomando en cuenta la intención del Consejo de Seguridad y la interpretación lógica y sistemática del artículo 3º. además. p. del 10 de diciembre de 1998. en la medida en que el cargo12 retoma tales incriminaciones (“Resumen del fiscal”. que el Protocolo adicional I vincula a las partes en la aplicación de un conjunto de acuerdos especiales que habrían suscrito bajo los auspicios del CICR y del derecho internacional consuetudinario que sanciona los ataques ilegales contra los civiles y sus bienes. 7. 137. 83. por el contrario. Supra. II A. La defensa considera. 69). pars. igualmente. sentencia “Celebici”. La Sala recuerda que la acusación expresamente abandonó el cargo 2. 133. par. el tribunal internacional es competente para conocer de las presuntas infracciones alegadas en el acta de acusación. y asunto “Furundzija”. 407 Alegato de la defensa. las partes discrepan en cuanto a la naturaleza del conflicto y el alcance del artículo 3º del estatuto. asunto IT-95. que la enumeración de las leyes o costumbres de la guerra que figuran en el artículo 3º del estatuto es de carácter ilustrativo y no exhaustivo. 87. 62. 278. En primer lugar. par. Controvierte especialmente que las disposiciones de la Convención de La Haya de 1907 estuvieran incluidas allí:407 la convención no habría adquirido el carácter de norma consuetudinaria más que en los casos de conflictos armados internacionales. 402 403 Segunda parte. Crímenes internacionales . en los términos del artículo 3º. La Sala debe resolver el punto antes de examinar los elementos de las infracciones señaladas como violatorias de aquel artículo del estatuto. también asunto “Fiscal vs.405 Asegura. 406 Alegato de la Fiscalía. 188-189. Lo anterior fue concluido en el asunto “Tadic”.

411 El informe expone la parte del derecho internacional humanitario que. en la aplicación del conjunto del Protocolo adicional II a título de derecho convencional y no se encontraban vinculadas por el consentimiento que las autoridades croatas o de Bosnia hubiesen podido dar a dicho protocolo. 411 Informe del secretario general. Ibídem. 35. por cuanto el Consejo de Defensa Croata (HVO) y la comunidad croata de Herceg-Bosna (HZHB). 34. llegó a ser derecho internacional consuetudinario como tal: El derecho aplicable a los conflictos armados que son objeto de los siguientes instrumentos: los Convenios de Ginebra para la Protección de las Víctimas de la Guerra. Crímenes de guerra . “sin lugar a dudas”.412 165. de manera formal. a efectos de aplicar el principio nullum crimen sine lege.337 los cargos 3 y 4 por cuanto no hace parte del derecho internacional consuetudinario establecido. 128 del asunto “Nicaragua”.409 1) El derecho internacional consuetudinario y convencional 164) Conviene.408 Controvierte. del 12 de agosto de 1949. y par. relativa a las leyes o costumbres de la guerra terrestre. a efectos de interpretar el artículo 3º. 609 a 611. 98 a 102.413 La sentencia del asunto “Celebici” lo indicó de manera explícita: Ibídem. y las reglas y anexos del 18 de octubre de 1907. que permite perseguir a los autores de las violaciones de esas reglas. 413 Informe del secretario general. El Consejo de Seguridad posteriormente aprobó el informe y. p. pp. asunto “Tadic”. jamás consintieron. el estatuto del tribunal debe aplicar las reglas del derecho internacional humanitario que hagan parte del derecho consuetudinario. y el Estatuto del Tribunal Militar Internacional del 8 de agosto de 1945. 410 S/25704. referirse al informe del secretario general. la Convención para la Prevención y la Represión del Crimen de Genocidio. del 3 de mayo de 1993. pars. igualmente. la aplicación del Protocolo adicional II al cargo 3 del acta de la acusación. 96-98. no corre riesgo alguno de vulnerar el principio nullum crimen sine lege. 412 Ibídem. 101. la Convención de La Haya (IV). 408 409 Tema IV. El artículo 3º común a los convenios de Ginebra de 1949 debe ser considerado como una regla de derecho internacional consuetudinario. 166. pars. la expresión acogida por el secretario general para definir aquellas reglas que constituyen el derecho internacional humanitario consuetudinario. en consecuencia. del 9 de diciembre de 1948. par. par.410 Según ese informe.

338 Si. 601. desde entonces. p. Resulta importante señalar que el artículo 3º común establece unos criterios mínimos que las partes deben respetar en el curso de un conflicto. el trato humano. Cf. A su juicio. Además. 43: “si el artículo 3º representa el mínimo que se debe aplicar al conflicto menos determinado que sea. par. 102. Pero las reglas de La Haya reconocen además que el derecho de los beligerantes de hacer la guerra no es ilimitado y que el recurso a ciertos métodos se encuentra prohibido por las reglas de la guerra terrestre.415 167. Como lo señaló el secretario general en su informe: Las reglas de La Haya versan sobre unos aspectos del derecho internacional humanitario. el Tribunal Penal Internacional para Ruanda expresó el mismo punto de vista: Es claro hoy que el artículo 3º común ha adquirido el estatus de regla del derecho consuetudinario. pars. Asunto “Akayesu”. y asunto “Tadic”. en 1949. par. par. 41 a 44. 86. asunto “Akayesu”. 419 Informe del Secretario General. Crímenes internacionales . 301. los cuales se vinculan igualmente con los convenios de 1949. la Sala no puede más que constatar los términos tan explícitos del artículo 3º del estatuto: las violaciones de las leyes o costumbres de la guerra no se encuentran allí enumeradas de forma taxativa.418 no es menos cierto que se trata de una disposición más amplia. 416 ���������������������������������������������������������������������������������������������������������� Comentario. par. 43. 608. asunto “Tadic”. constituirán violaciones al artículo 3º común. si el artículo 3º del estatuto417 abarca el artículo 3º común. fundamentan el artículo 3º del estatuto.419 Asunto “Celebici”. par. de ser cometidos con ocasión de un conflicto armado interno. p. es decir. expresando “el fundamento mismo de los cuatro convenios de Ginebra”. el cual comporta la aplicación integral del convenio”. en el sentido de que la mayoría de Estados reprime en su Código Penal los actos que. la inclusión en los convenios de Ginebra de una disposición relativa a los conflictos armados pudo haber parecido audaz. tal y como el Tribunal de Núremberg las interpretó y aplicó.416 168. 418 Asunto “Tadic”. y asunto “Nicaragua”.414 En la sentencia “Akayesu”. 87. con mayor razón debe aplicarse en caso de conflicto armado internacional. la Convención de La Haya de 1907 (IV). En consecuencia. par. 218. nadie puede dudar que las protecciones y prohibiciones enunciadas en esa disposición hacen parte. par. 414 415 Segunda parte. consideradas por la Sala como parte del derecho internacional consuetudinario. 417 Informe del Secretario General. referente a las leyes y costumbres de la guerra terrestre (reglas de La Haya). también. en la medida en que se funda igualmente en las reglas de La Haya. del derecho internacional consuetudinario.

de manera satisfactoria. y por tanto. par. 422 Alegato de la Fiscalía. Resta verificar que la referida violación comprometa la responsabilidad penal individual y que.422 […] 174. 34. la prohibición de los ataques contra civiles prevista por los Protocolos I y II. Las disposiciones particulares del artículo 3º del estatuto cubren de manera satisfactoria la disposición de dicho protocolo relativa a los ataques ilegales contra los bienes civiles. La Sala estima que el artículo 3º comprende las violaciones de los acuerdos que vinculan a las partes en conflicto. las violaciones hayan sido cometidas contra personas protegidas por dicho artículo. par. Así pues. 143. una violación a las leyes o costumbres de la guerra en los términos del artículo 3º del estatuto es una vulneración grave del derecho internacional humanitario.339 169. en los términos de aquél. Las disposiciones particulares del artículo 3º común cubren igualmente. El informe del secretario general precisa también que el derecho aplicable por el tribunal debe ser el derecho internacional consuetudinario a fin de evitar el problema referente al hecho de que ciertos Estados. la Sala de Primera Instancia estima que no será necesario pronunciarse acerca de la aplicación del Protocolo I. la Sala tratará brevemente la cuestión de los protocolos adicionales. pero no la totalidad de éstos. la Sala se encuentra habilitada. tratándose de cargos fundados en el artículo 3º común. hayan adherido a unos convenios específicos. Ibídem. Crímenes de guerra . consideradas en términos de derecho convencional. el Tribunal es ipso facto competente para investigar y sancionar. especialmente la defensa. para aplicar todo acuerdo que vincule indudablemente a las partes para la fecha de la perpetración del crimen: no se correría el riesgo de vulnerar el principio nullum crimen sine lege en caso de que un beligerante no hubiese adherido a un tratado específico. Teniendo en cuenta el efecto de la aplicación de los principios fundamentales del artículo 3º del estatuto. par. 171. unos acuerdos que no necesariamente han llegado a convertirse en derecho internacional consuetudinario.421 170. es decir. 420 421 Tema IV. Teniendo en cuenta los argumentos de las partes sobre el anterior punto. 172.420 Siguiendo tal razonamiento. 187. igualmente. Asunto “Tadic”.

Esta postura es sostenida. violaciones graves al derecho internacional humanitario en el sentido del estatuto. hayan sido tomadas como fundamentos para imponer sanciones penales a los individuos.428 3) Las personas protegidas (artículo 3º común) 177. 312. 426 Bajo reserva de ciertas reformas. 427 Asunto “Celebici”.425 adoptado426 por Bosnia-Herzegovina en abril de 1992. que engloba las violaciones a las reglas de La Haya y aquellas del artículo 3º común son. por definición. El criterio empleado en el asunto “Tadic” resulta aplicable: Si al momento del crimen alegado la presunta víctima de los actos prohibidos participaba directamente en las hostilidades en cuyo contexto los crímenes Ibídem. 95. pars. 190). 425 Ed. p. par. retomadas por el artículo 6 b) del Estatuto de Núremberg. que las disposiciones del Código Penal de la RSFY. por la Fiscalía (“Alegato de la Fiscalía”. Crímenes internacionales . la defensa no admite que las violaciones a las leyes o costumbres de la guerra. de conformidad con el artículo 7º del estatuto. p.424 176. prevén que los crímenes de guerra cometidos en el curso de los conflictos internos o internacionales comprometen la responsabilidad penal individual. en el caso concreto. en el sentido del artículo 3º común a los convenios de Ginebra. La acusación sostiene que las disposiciones del Reglamento anexo al IV Convenio de La Haya de 1907 constituyen reglas internacionales consuetudinarias.423 Por el contrario. 1990. En consecuencia. 423 424 Segunda parte. además.427 La Sala considera que. 192 a 194. 428 Asunto “Tadic”. así como se concluyó en el asunto “Tadic”. es necesario demostrar que las violaciones fueron cometidas contra personas que no participaban activamente en las hostilidades. Alegato de la defensa. par. son susceptibles de comprometer la responsabilidad penal de un individuo. el derecho internacional consuetudinario impone una responsabilidad penal por las violaciones graves al artículo 3º común. artículos 142 y 143. Las violaciones a esas disposiciones comprometen la responsabilidad penal individual de la persona que viole la regla.340 2) Responsabilidad penal individual 175. Tratándose de los cargos fundados específicamente contra el artículo 3º común. La Sala observa. 134. La Sala recuerda que las violaciones al artículo 3º común del estatuto.

Luego de haber determinado que el artículo 3º es aplicable. b) Los elementos de las infracciones 179.430 Los elementos de las infracciones. Tal ataque debe haber sido emprendido intencionalmente. 615. Alegato del fiscal. Las conclusiones fundadas sobre dicho criterio dependerán de un análisis fáctico antes que de uno jurídico. concepto que engloba tanto el dolo como la imprudencia deliberada (recklessness). anexo I. p. que deben ser probadas. 1) El ataque ilegal contra civiles (cargo 3). 41-42. 429 430 Tema IV. par. queda por probar que una de las infracciones particulares que él prevé ha sido cometida. pp. Tomar como blanco civiles o sus bienes es una infracción. Los objetivos civiles comprenden todo objeto que no pueda ser legítimamente considerado como objetivo militar. El fiscal sostiene que el elemento moral que caracteriza a todas las violaciones al artículo 3º del estatuto. los civiles son personas que.341 alegados fueron perpetrados. La Sala considera. En los términos del artículo 3º. Crímenes de guerra . Providencia de confirmación de cargos proferida el 30 de septiembre de 2008 por la Sala de Cuestiones Preliminares de la CPI). El acta de acusación alega nueve cargos según el artículo 3º. Asunto “Fiscal vs. así como a las violaciones al artículo 2º. si no está justificada por necesidades militares. son expuestos a continuación. por la otra. y civiles y bienes civiles.429 178. es el carácter intencional de los actos u omisiones. 74. Asunto “Tadic”. de un total de diez acusaciones. como lo sugiere la acusación. que civiles o bienes civiles serían concernidos sin necesidad militar. Si la respuesta a esta pregunta es negativa. Las partes en el conflicto se encuentran obligadas a tratar de hacer la distinción entre objetivos militares. el ataque contra bienes de carácter civil (cargo 4) 180. no pertenecen a las Fuerzas Armadas.431 que el ataque debe haber causado muertes o graves daños corporales contra la población civil o bienes de carácter civil. 431 “Informe del fiscal”. Radicado: ICC-01/04-01/07. la víctima se beneficiará de la protección contra los actos prohibidos señalados en el artículo 3º común. además. asimilable a una negligencia criminal grave. por una parte. Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui” (situación en la República Democrática del Congo). con conocimiento (o al menos que no era posible ignorar).

sancionables según el derecho aplicable sobre el respectivo territorio”. 83: “Conviene prestar atención especial a que los crímenes cometidos por civiles contra otros civiles pueden constituir crímenes de guerra si existe un vínculo entre los crímenes y el conflicto armado.436 381) En la medida en que ni el estatuto ni los elementos de los crímenes definen las expresiones “en el contexto de” o “encontrarse relacionado con”. La Haya. y Von Hebel. 2008. International Criminal Law. en Lee.434 Esto significa que el conflicto armado “debe desempeñar un papel fundamental en la decisión del autor del crimen.. o que éste haya sido perpetrado en medio de los combates. o que estarían vinculados con él.803. 287. en la capacidad de él de ejecutarlo. debían haber tenido lugar en el contexto o encontrarse relacionado con un determinado conflicto armado internacional.433 380. Sin la existencia de tal vínculo. cualquiera que fuera su calificación. H. par. Para configurar crímenes de guerra. 434 ICC-01/04-01/06-803. R. El derecho internacional humanitario se aplica ICC-01/04-01/07. Elements of Crimes and Rules of Procedure and Evidence. 432 433 Segunda parte. o en la manera como la conducta fue finalmente llevada a cabo”. E. la Sala se apoya sobre jurisprudencia de los tribunales internacionales. ver. p. 120. Transnational.432 379.342 c) Existencia de un vínculo entre el conflicto armado y los crímenes alegados 378. Cassese. New York. según la cual: Estimamos que un conflicto armado existe cada vez que se recurre a la fuerza armada entre Estados o un conflicto armado prolongado se desarrolla entre las autoridades gubernamentales y grupos armados organizados o entre tales grupos en el seno de un Estado. La Fiscalía señaló que todos los crímenes de guerra alegados en el documento modificatorio de la notificación de cargos habían tenido lugar en el contexto y se encontraban vinculados con un conflicto armado. p. 435 ICC-01/04-01/06. La Sala considera que un crimen ha tenido lugar en el contexto o se encuentra vinculado con un conflicto armado. 37. par...435 Sin embargo. Eve. igualmente. a partir de que “los crímenes presuntamente cometidos se encuentran vinculados estrechamente con las hostilidades”. Crímenes internacionales . S. A. no se trata más que de delitos “ordinarios”. The International Criminal Court. los delitos que habrían sido perpetrados durante el ataque llevado a cabo conjuntamente contra Bogoro por el FNI y las FRPI el 24 de enero de 2003. Oxford. p. 2001. “The context of war crimes”.Anexo 1-A. Dormann K. segunda edición. 436 Ibídem. no es necesario que el conflicto armado haya sido considerado como la primera causa del crimen. Oxford University. 288.

Tadic”.438 383) En consecuencia. la Sala acoge la conclusión del TPIY. d) Conocimiento por los autores de los crímenes de las circunstancias de hecho que establecen la existencia de un conflicto armado 385.437 382) Tratándose del vínculo entre un comportamiento y el conflicto armado. económico y militar la villa de Bogoro. sentencia del 12 de junio de 2002. par. y que aquéllas se encuentran vinculadas con ese conflicto. 59. 437 Tema IV. no pueden ser consideradas como crímenes de guerra. la Sala concluye que existen motivos sustanciales para creer que. sobre aquel controlado por una de las partes. sobre la base de las pruebas admitidas a efectos de la audiencia de confirmación de cargos. el hecho de que la víctima no sea un combatiente o que pertenezca a la parte adversa. Hasta ese momento el derecho internacional humanitario continúa aplicándose sobre la totalidad del territorio de los Estados beligerantes o. que el acto pueda servir al propósito último de la campaña militar. Crímenes de guerra . pars. hasta que un arreglo pacífico sea alcanzado. entre otros. los actos delictivos o las infracciones que no guarden un vínculo con el conflicto armado. 384) En conclusión. 2 de octubre de 1995.343 desde el inicio de los conflictos armados y se extiende más allá del cese de las hostilidades hasta la conclusión final de la paz. 438 TPIY. caso IT-94-1-A. la Sala considera que existen evidencias suficientes para creer que las infracciones cometidas conjuntamente por el FNI y las FRPI contra la villa de Bogoro el 24 de febrero de 2003. según la cual: Para determinar si un determinado acto se encuentra suficientemente vinculado con un conflicto armado. Kunarac”. relativo a la apelación de la excepción previa de falta de competencia. fue el TPIY. casos IT-96-23 y 23/1. asunto “Fiscalía vs. los siguientes indicios: el hecho de que el autor del crimen sea un combatiente. tuvieron lugar en el contexto de un conflicto armado prolongado que se desarrollaba en el distrito de Ituri. independientemente de que allí se desarrollen o no combates. o. en el caso de los conflictos armados internos. la Sala de Primera Instancia puede tener en cuenta. asunto “Fiscalía vs. 68 y 70. y que en la comisión del crimen participen agentes del Estado o que se inscriba en su contexto. en el caso de los conflictos armados internos. En vista de los elementos de prueba mencionados. en razón de las ventajas estratégicas que ofrecía desde el punto de vista geográfico.

así como otros comandantes y combatientes del FNI y las FRPI. 386. Además. y para combatir a los “enemigos” Hema. pillaje y destrucción de bienes.344 teatro de los ataques llevados a cabo contra la población civil. esclavitud sexual. Comentario jurisprudencial 2. al menos durante los meses de agosto de 2002 y mayo de 2003. la Sala considera que existen motivos sustanciales para creer que Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui. tratos inhumanos. fue acusado. Hechos y contextos de los casos Tihomir Blaskic se desempeñó como coronel en el Consejo de Defensa croata (HVO) y. Así mismo. y que sabían que el ataque llevado a cabo contra Bogoro el 24 de febrero de 2003 hacía parte de ese conflicto armado. así como sus jefes Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui. Precisamente. de ser responsable por omisión. incluido el ataque llevado a cabo contra la villa de Bogoro. al lado de los milicianos del FNI y de las FRPI. hacían parte de un plan estratégico común que apuntaba a tomar el control sobre la localidad. en su calidad de superior jerárquico militar. 387. a fin de impedirle al ejército bosnio hacer fuego contra la posiciones del HVO. En conclusión. incitado a cometer. fue acusado. 388. atentados contra la dignidad de las personas. y las infracciones cometidas antes y durante el ataque.1 del Estatuto del TPIY. fue nombrado comandante de las Fuerzas Armadas croatas en Bosnia Central. a partir del 27 de junio de 1992. violaciones. tenían pleno conocimiento de la existencia de un conflicto armado y sabían que el ataque contra la villa de Bogoro. en los términos del artículo 7. por Segunda parte. y de cualquier otra manera ayudado o promovido la planificación. 2.3 del mismo estatuto.1. En vista de los elementos de prueba mencionados en los apartes precedentes. y en virtud de las disposiciones sobre la introducción de los elementos de los crímenes. la Sala concluye que existen motivos sustanciales para creer que Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui han utilizado niños soldados de menos de 15 años como guardaespaldas y los hicieron participar en las hostilidades. Crímenes internacionales . la Sala concluye que existen motivos sustanciales para creer que miembros del FNI y las FRPI. ordenado. preparación o ejecución de un plan encaminado al empleo de civiles musulmanes de Bosnia-Herzegovina como escudos humanos. tenían pleno conocimiento de las circunstancias de hecho que establecían la existencia de un conflicto armado en el distrito de Ituri. en los términos del artículo 7. homicidios intencionales. de haber planificado.

redujo la pena a tan sólo 9 años de prisión.000 habitantes. Ahora bien. siendo los más importantes los alur. la capital de Ituri. tratos crueles e inhumanos. igualmente. precisamente. Sin embargo. limítrofe con Uganda al este y por el norte con Sudán. En tal sentido. la Sala de Apelaciones. Blaskic fue hallado responsable por los actos perpetrados contra los musulmanes que se encontraban internados en instalaciones controladas por el HVO. providencia proferida el 30 de septiembre de 2008 por la Sala de Cuestiones Preliminares de la CPI. conocido como los ngiti. quien era el comandante en jefe de las fuerzas ngiti. A su vez. Éste es.5 y 5. Antes de la guerra. adoptada por la Sala de Cuestiones Preliminares I de la CPI. contaba con cerca de 100. De igual manera.440 La Fiscalía sostuvo que los crímenes imputados habrían sido cometidos en el contexto de un conflicto armado. en la providencia de la CPI. los hechos del caso versan sobre unos crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos a lo largo del otoño de 2002 en el distrito de Ituri.345 no haber adoptado las medidas adecuadas y razonables para evitar que sus subalternos cometieran crímenes de competencia del TPIY. ni haber puesto los hechos en manos de las autoridades respectivas. 13. que en su territorio habitan. entre otros crímenes. 11.5 millones de habitantes. lugares donde fueron sometidos a violencia física y psicológica. mediante providencia del 29 de julio de 2004. el asunto “Fiscal vs. así como un subgrupo del sur. 18 grupos étnicos. Se relata. 439 Tema IV. al menos. los hechos del caso tratan sobre el ataque contra la localidad de Borongo por parte de las tropas de Germain Katanga. par. Bunia. asunto “Fiscal vs. los bira. Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui” se inscribe en el proceso que actualmente cursa en la CPI sobre la situación de la República Democrática del Congo (RDC).439 que Ituri tiene entre 3. responsable militar de todos los combatientes ubicados en los campos militares al sur de Bunia. el acusado fue condenado a la pena de 45 años de prisión por los delitos de crímenes contra la humanidad (persecución) y violaciones a los usos y costumbre de la guerra. así como por Ngudjolo Chui. Mediante sentencia del 3 de marzo de 2000. los hema y los lendu. Crímenes de guerra . Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui” (situación en la República Democrática del Congo). provincia que se encuentra ubicada al oriente de la RDC. ICC-01/04-01/07. privación de alimentos y agua. par. 440 Ibídem. uno de los puntos centrales de discusión de la providencia de confirmación de cargos.

444 Acerca de la difícil evolución de la represión penal internacional de los crímenes de guerra. 1-17. atacar sitios destinados al culto o a los sacerdotes de la respectiva religión. Salamanca. han sido considerados. incluso con la muerte. pp.441 En efecto. término que.442 Ahora bien. 56. Pues bien. como infracciones al ius in bellum. es decir.. Sus responsables.2. se emplea como “leyes y los usos aplicables en los conflictos armados”. podrían llegar a ser castigados. emplear flechas envenenadas. con el correr de los siglos se fueron configurando las conocidas como “leyes y costumbres de la guerra”.. Universidad de Salamanca. incluso penal. p. 50. Así pues. es decir. como actos prohibidos en la guerra. un escenario en el cual todo parece estar permitido. son percibidas como un espacio de “ausencia de norma”. de manera constante.2. “On the current trends toward criminal prosecution and punishment of breaches of international humanitarian law”.. Origen y evolución de los crímenes de guerra Desde una perspectiva filosófica. Conflictos armados internos y derecho internacional humanitario. resulta difícil precisar dónde y cuándo surgió exactamente el concepto “crimen de guerra”. por una marcada asimetría entre las regulaciones de los conflictos armados internos e internacionales.346 2. las situaciones de combate. sitiar ciudades sin que previamente se hubiese propuesto la rendición de sus habitantes. ha estado presente desde la Antigüedad en diversas culturas. al igual que sucedió con los derechos humanos.1.443 Conductas tales como matar prisioneros de guerra. Bogotá. término que ha venido evolucionando de la mano de la regulación internacional de los conflictos armados internacionales e internos. en el artículo 8º del Estatuto de Roma de la CPI. Universidad Externado de Colombia. con frecuencia. 1998. en el ámbito de los crímenes de guerra las prohibiciones surgieron y fueron codificadas en el derecho interno y luego conocieron un lento proceso de internacionalización acompañado. 442 Ramelli. A. 443 Ibídem. 444 Mangas. Aspectos relevantes de las decisiones 2. por lo demás. ver especialmente: Cassese. la discusión acerca de los crímenes de guerra se incardina en la clásica controversia acerca de si la actividad bélica del ser humano conoce algún límite en el curso de ella. Crímenes internacionales . Lo que sí es cierto es que la sanción. M. en consecuencia. A. p. 2000. en EJIL. 1992. Derecho internacional humanitario y estatus de beligerancia. 441 Segunda parte. A. considerados reprochables durante las hostilidades. de determinados comportamientos.

incluso después de la toma de una ciudad por la fuerza. el deber del vencedor de sepultar a quienes yacen en el campo de batalla. Ruda. herida. para el caso colombiano.. 2000.446 Posteriormente. 265. el conocido como “Código de Lieber”.  Pedone. elaborado por el Instituto de Derecho Internacional. p. humanitarios y cristianos que se les puedan exigir”. Crímenes de guerra .445 previéndose mecanismos para realizar intercambios de prisioneros de guerra. Por el contrario.. primer esfuerzo por sistematizar y codificar las leyes y costumbres de la guerra. “Les crimes de guerre”. 1991. 34. “La conception latino-americaine”. se encuentran prohibidas bajo pena de muerte o de cualquier otra pena grave proporcional a la gravedad de la ofensa. p. 150. Pedone. Bogotá. 1986. no obstante tratarse de un texto de derecho interno. 445 Tema IV. sin que al tiempo se ampliara el espectro de la responsabilidad penal individual de los responsables.. en Les dimensions internationales du droit humanitaire. el código ejerció una importante influencia en la posterior codificación internacional de los crímenes de guerra. que se libre a tales violencias y desobedezca a un superior que le haya ordenado abstenerse. Todo soldado. toda destrucción de bienes no ordenada por un oficial cualificado. en Droit International Pénal.Saab.347 Al respecto. París. mutilación o muerte de habitantes.447 Otro tanto sucedió con el Manual de Oxford. oficial o suboficial. se fueron elevando a tratado internacional esos usos y costumbres de la guerra. puede igualmente ser muerto en el momento por éste. pillaje o apoderamiento. a finales del siglo XIX e inicios del XX. toda violación. J. es preciso recordar que en 1820 el Libertador Simón Bolívar y el general Pablo Morillo suscribieron un convenio para regularizar la guerra. La humanización de la guerra: derecho internacional humanitario y conflicto armado en Colombia. de 1880. A. M. así como en la redacción de los manuales militares y de legislaciones nacionales. distinción que ha sido una lamentable constante en el derecho internacional humanitario. texto mediante el cual aceptaron someterse a las “leyes admitidas por las naciones más civilizadas y los principios más leales. París. adoptado por el presidente Lincoln en el contexto de la guerra de Secesión estadounidense. G. todo robo. 446 Valencia Villa. Posteriormente. al igual que respetar a la población civil presente en los territorios ocupados por los beligerantes. p. Así mismo. disponía: Toda violencia deliberada contra las personas en el país invadido. 447 Abi. Importa destacar que en el “Código de Lieber” no se plantea realmente una diferencia en la regulación entre los conflictos armados internos y los internacionales.

Luego. la Unión Soviética. comprometía tan sólo la responsabilidad de la parte infractora. mediante resolución 177 del 21 de noviembre de 1947. de poblaciones en los territorios ocupados. entre ellos. los artículos 228 a 230 del Tratado de Versalles establecieron la competencia de las potencias aliadas para juzgar a los criminales de guerra. la destrucción sin motivo de ciudades y localidades. Nijhoff. la devastación que no se justifique por necesidades militares. Principes de droit des conflits armés.449 Asimismo. o a doble título”. Finalmente. el pillaje de bienes públicos o privados. En el artículo 6º. 450 Ídem. la Asamblea General de la ONU. cuyos crímenes carezcan de una ubicación geográfica precisa. 1994. y Al respecto. Bruselas. literal b) del anexo a los Acuerdos de Londres. por “ofensas supremas contra la moral internacional y la autoridad sagrada de los tratados”. Francia y el Reino Unido. el artículo 3º de la IV Convención de La Haya de 1899 disponía lo siguiente: “La parte beligerante que violare las disposiciones de dicho reglamento será obligada a indemnizar. p. se encuentra la primera tipificación internacional de los crímenes de guerra. en Leipzig. quedando obligada a indemnizar los daños causados. los acusados fueron llevados ante la Corte Suprema del Reich. decidió confiarle a la Comisión de Derecho Internacional. el asesinato o los malos tratos de prisioneros de guerra o de personas en el mar. se preveía la extradición de los responsables. entre un total de 901 solicitados en extradición. texto en cuyo artículo 1º preveía la creación de un Tribunal Militar Internacional competente para “juzgar a los criminales de guerra. si hay lugar a ello. siendo condenados 13 de ellos a penas bajas. E. las siguientes tareas: a) Formular los principios de derecho internacional reconocidos por el estatuto y por las sentencias del Tribunal de Núremberg. “sin que la lista sea exhaustiva”: El asesinato. Crímenes internacionales . al igual que las violaciones a las leyes y costumbres de la guerra.450 El siguiente paso en esta evolución lo encontramos en los Acuerdos de Londres del 8 de agosto de 1945. 448 Segunda parte. suscritos entre los Estados Unidos. que sean acusados individualmente o a título de miembros de organizaciones o de agrupaciones. 449 David.348 la violación de tales disposiciones. en el ámbito de los conflictos armados internacionales. los malos tratos o la deportación para trabajos forzados o para otros fines.. la ejecución de rehenes. situación que nunca se presentó debido a la negativa de Alemania. Será responsable de todos los actos cometidos por las personas que hagan parte de sus Fuerzas Armadas”. al káiser Guillermo II. 295.448 Terminada la Primera Guerra Mundial.

451 Tema IV. La Comisión de Derecho Internacional presentó su informe durante su segunda sesión. segunda sesión (1950). Principio II El hecho de que las leyes internas no impongan castigo por un acto que constituya un crimen bajo las leyes internacionales no exime a la persona que cometió el acto de su responsabilidad bajo las leyes internacionales.349 1) Preparar un proyecto de código en materia de delitos contra la paz y la seguridad de la humanidad. with commentaries”. se transcriben a continuación: Principio I Cualquier persona que cometa actos que constituyan un crimen bajo las leyes internacionales será responsable y por consiguiente sujeta a castigo. llevada a cabo en 1950. siempre que se demuestre que tenía posibilidad de actuar de otra forma. Principio III El hecho de que una persona que ha cometido un acto que constituye un crimen bajo las leyes internacionales sea jefe del Estado o un oficial responsable del gobierno no le exime de la responsabilidad bajo las leyes internacionales. Principio V Cualquier persona acusada de un crimen bajo las leyes internacionales tiene el derecho a un juicio justo ante la ley. en el cual se indique claramente la función que corresponde a los principios mencionados en el precedente inciso a).451 Debido a su importancia. Comisión de Derecho Internacional. Crímenes de guerra . Principio IV El hecho de que una persona actúe bajo las órdenes de su gobierno o de un superior no le exime de la responsabilidad bajo las leyes internacionales. bajo el título “Principles of International Law recognized in the Charter of the Nuremberg Tribunal and in the Judgement of the Tribunal. with commentaries”. “Principles of International Law recognized in the Charter of the Nuremberg Tribunal and in the Judgement of the Tribunal.

350 Principio Vl Los crímenes que se enumeran a partir de aquí son castigables como crímenes bajo las leyes internacionales: a) Guerra de agresión: 1) La planificación. o la devastación no justificada por la necesidad militar. pillaje de la propiedad pública o privada. trato inhumano o deportación como esclavos o para cualquier otro propósito de la población civil de un territorio ocupado. Adicionalmente. asesinato de rehenes. vale la pena traducir los comentarios realizados por los integrantes de la Comisión de Derecho Internacional en relación con dos principios de Núremberg alusivos a la legalidad y las garantías procesales del acusado: El principio según el cual una persona que haya cometido un crimen según el derecho internacional es responsable según la legalidad internacional. raciales o políticos. pero no están limitadas a asesinato. Crímenes internacionales . pueblos o villas. esclavitud. es un crimen bajo las leyes internacionales (traducción libre del autor). acuerdos o promesas. c) Crímenes contra la humanidad: Asesinato. a personas sobre el mar. asesinato o trato inhumano a prisioneros de guerra. o una guerra que viole los tratados internacionales. un crimen de guerra o un crimen contra la humanidad tal y como fueron expuestos en el principio VI. cuando dichos actos o persecuciones se hacen en conexión con cualquier crimen contra la paz o en cualquier crimen de guerra. deportación y cualquier otro acto inhumano contra la población civil. destrucción injustificada de ciudades. o persecución por motivos religiosos. Principio VII La complicidad en la comisión de un crimen contra la paz. 2) La participación en un plan común o conspiración para el cumplimiento de cualquiera de los actos mencionados en (I). iniciación o comienzo de una guerra de agresión. exterminio. independientemente de las previsiones realizadas por el derecho interno. implica lo que usualmente es Segunda parte. preparación. b) Crímenes de guerra: Las violaciones de las leyes o costumbres de la guerra que incluyen.

ser traducido a un idioma que el acusado entienda. así como a contrainterrogar a los testigos de cargo presentados por la fiscalía453 (traducción libre del autor). un concepto de legalidad extensivo o ampliado. 452 453 Tema IV. con suficiente antelación al juicio. El tribunal consideró que el derecho internacional podía vincular a los individuos incluso si el derecho interno no los obliga a observar las reglas del derecho internacional. que trascienden las obligaciones nacionales de obediencia que les impone su Estado”452 (traducción libre del autor). es decir. el comentario realizado por la Comisión de Derecho Internacional apunta en la misma dirección del artículo 15 del PIDCP. Ídem. 3) El examen preliminar debe. el juicio debe ser traducido. con el propósito de asegurarles un juicio justo. deben ser traducidas y entregadas al procesado y a su abogado. en los siguientes términos: 1) La imputación de cargos debe incluir una descripción detallada y completa de éstos. Crímenes de guerra . Como se puede observar.351 llamado supremacía del derecho internacional sobre el derecho interno. 4) El acusado cuenta con el derecho a llevar a cabo su defensa o a contar con un abogado. 5) El acusado tiene el derecho a presentar. tal y como lo muestra el siguiente extracto de una sentencia del tribunal: “la verdadera esencia de la Carta es que los individuos tengan deberes internacionales. Ídem. 2) Durante el examen preliminar al juicio el abogado cuenta con el derecho a suministrar todas las explicaciones concernientes a los cargos que se imputan. no limitado al texto de la ley. Una copia de ella y otra de los documentos que la soporten. La Carta contiene un capítulo titulado “Debido proceso de los acusados”. se garantiza el derecho al debido proceso del acusado. por sí mismo o mediante abogado. las pruebas que soporten su defensa. en los siguientes términos: El principio de que el acusado por la comisión de un crimen internacional tiene derecho a un debido proceso fue expresamente consagrado y cuidadosamente desarrollado por la Carta del Tribunal de Núremberg. Asimismo. igualmente. A su vez.

el Protocolo II de Ginebra de 1977. poco a poco. sin embargo. en su numeral 3º. Segunda parte. en su artículo 85. el Estatuto del TPIY previó que serían sancionables por esta instancia internacional los siguientes crímenes de guerra. d) La destrucción y la apropiación de bienes no justificada por necesidades militares. e) Obligar a un prisionero o a un civil a servir en las Fuerzas Armadas enemigas. f ) Privar a un prisionero de guerra o a un civil de su derecho a ser juzgado de forma legítima e imparcial. Posteriormente el Protocolo I de Ginebra de 1977 vendría a sistematizar las “infracciones graves al derecho internacional humanitario”. ha venido siendo colmado por las normas consuetudinarias y los estatutos de los tribunales penales internacionales ad hoc. no contiene una regulación específica de la represión de tales comportamientos. Posteriormente. o atentar gravemente contra la integridad física o la salud. por su parte. literal c)). Por el contrario. los siguientes actos dirigidos contra personas o bienes protegidos por los términos de las disposiciones de dicha convención: a) El homicidio intencionado. Crímenes internacionales .352 Los convenios de Ginebra de 1949. referente a los conflictos armado internos. vacío que. ciertas violaciones calificadas como “infracciones graves” (artículo 50 del Convenio I de 1949). se asemejan al listado incluido en los acuerdos de Londres. en especial. incluidos los experimentos biológicos. dedicado a la “Represión de las infracciones de los convenios o del presente protocolo”. c) Causar grandes sufrimientos intencionadamente. ejecutadas de forma ilícita e innecesaria a gran escala. no emplearon la expresión “crímenes de guerra”. a saber. descritos en dos disposiciones convencionales complementarias: Artículo 2º Infracciones graves a la Convención de Ginebra de 1949 El tribunal internacional está habilitado para perseguir a las personas que cometan o den la orden de cometer infracciones graves a la Convención de Ginebra del 12 de agosto de 1949. así como por el Estatuto de Roma de la CPI (artículo 8º. b) La tortura o los tratamientos inhumanos. si bien consagra diversas prohibiciones para las partes.

c) El ataque o los bombardeos. h) La toma de civiles como rehenes. Tales violaciones comprenden. a las obras de arte y a las obras de carácter científico. a las artes y a las ciencias. las siguientes: a) El empleo de armas tóxicas o de otras armas concebidas para causar sufrimientos inútiles. sin ser taxativas: Tema IV. e) El pillaje de bienes públicos o privados. y al protocolo adicional II a dichas convenciones del 8 de junio de 1977. a la beneficencia y a la enseñanza. pueblos. viviendas o edificios no defendidos. a los monumentos históricos. Tales violaciones comprenden. d) La toma. Artículo 3º Violaciones de las leyes o prácticas de guerra El tribunal internacional tiene competencia para perseguir a las personas que cometan violaciones de las leyes o prácticas de guerra.353 g) La expulsión o el traslado ilegal de un civil o su detención ilegal. o la devastación no justificada por exigencias militares. sin que esto impida reconocerse otras. la persecución de crímenes de guerra cometidos exclusivamente en el contexto de un conflicto armado interno: Artículo 4º Violaciones del artículo 3º común a las convenciones de Ginebra y al Protocolo adicional II El tribunal internacional está habilitado para perseguir a las personas que cometan o den la orden de cometer infracciones graves del artículo 3º común a las convenciones de Ginebra del 12 de agosto de 1949 para la protección de las víctimas en tiempos de guerra. por cualquier medio. destrucción o daño deliberado de edificios consagrados a la religión. Por su parte. de ciudades. Crímenes de guerra . b) La destrucción sin motivo de ciudades y pueblos. el Estatuto del TPIR fijó como ámbito material de competencia del tribunal.

f ) El pillaje. Al-Bashir”. la norma fuese considerada una costumbre internacional universal. prevalece el estatuto. “Fiscal vs. 4 de marzo de 2009. Como consecuencia de lo anterior. En caso de una contradicción entre el estatuto y los elementos de los crímenes. así como los tratamientos crueles como la tortura. en particular el asesinato. Sala de Cuestiones Preliminares I. a saber: 1) que con independencia de su origen convencional. las mutilaciones o toda forma de castigos corporales. las violaciones. Ensayos sobre la Corte Penal Internacional. concluye afirmando: CPI. especialmente los tratamientos humillantes y degradantes. 356. Pontificia Universidad Javeriana-Biblioteca Jurídica Diké.454 Resulta igualmente pertinente traer a colación a Olásolo455 cuando sostiene que existieron tres criterios para determinar a priori qué violaciones al derecho internacional humanitario merecerían tipificarse en los elementos de los crímenes. h) Las amenazas de cometer los actos precitados. y 3) que entrañara una gravedad suficiente. A su vez. el forzar a la prostitución y todo atentado contra el pudor. c) La toma de rehenes. “Decision on the Prosecution’s Application for a Warrant of Arrest against Omar Hassan Ahmad Al-Bashir”. ICC-02/05-02/09. d) Los actos de terrorismo. e) Los atentados contra la dignidad personal. 455 Olásolo. perpetrados en contextos de conflicto armado interno e internacional. g) Las condenas excesivas y las ejecuciones efectuadas sin un juicio previo realizado por un tribunal constituido regularmente y provisto de las garantías judiciales reconocidas como indispensables por los pueblos civilizados.354 a) Los atentados contra la vida. p. 2009. el artículo 8º del Estatuto de Roma de la CPI prevé el listado más completo y vigente de crímenes de guerra. Bogotá. Crímenes internacionales . b) Los castigos colectivos. 2) su violación comprometiera la responsabilidad penal individual del acusado.. 454 Segunda parte. la salud y el bienestar físico o mental de las personas. disposiciones éstas que deben ser entendidas de conformidad con los elementos de los crímenes. H.

la Sala de Primera Instancia consideró: En un conflicto armado interétnico. asunto “Fiscal vs.458 la expresión “persona protegida” designa a un círculo de personas que requieren una atención especial. la pertenencia a la etnia puede ser considerada como un factor determinante… y servir para establecer el estatus de persona protegida de las víctimas. a efectos de determinar la protección de la población civil. ha sido compartida con aquel de la pertenencia a determinado grupo étnico. Tihomir Blaskic”. señalemos que. definen las expresiones “en el contexto de un conflicto armado” y “relacionado con un conflicto armado”. dado que ni el Estatuto de Roma. en el asunto “Fiscalía vs. en la jurisprudencia del TPIY la importancia del concepto de nacionalidad. por cuanto depende de los bienes jurídicos que se pretenda amparar en cada caso. 2. 458 Werle. Lo determinante en los conflictos armados internacionales es la nacionalidad de los civiles. a las líneas jurisprudenciales creadas en la materia por el TPIY y el TPIR. se requiere que sean miembros de las Fuerzas Armadas. el Convenio IV ampara únicamente a los integrantes de la población civil.2. por cuanto se encuentran en mayor riesgo de ser víctimas de una infracción grave al DIH. 467. p.459 Ídem.2 ER daban lugar ya en 1998 a responsabilidad penal individual conforme al derecho internacional consuetudinario de los conflictos armados. Este apartado debe concordarse con lo explicado en la parte I. 459 IT-95-14-T. ob. sobre personas protegidas. Así.2. capítulo V.355 Si bien el ER no incluye todas las violaciones del derecho internacional de los conflictos armados que dan lugar a responsabilidad penal individual. Ataques contra personas457 Como lo explica Werle. precisamente en el asunto “Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui” remite. que se encuentren legitimados para participar en las hostilidades. sentencia proferida el 3 de marzo de 2000 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. II y III de Ginebra protegen a los soldados y prisioneros de guerra enfermos. ni los elementos de los crímenes.. Crímenes de guerra . es decir. Sin embargo. para tales efectos. Así.456 Por último. náufragos o heridos. 456 457 Tema IV. mientras que los Convenios I. la CPI. no es categoría normativa que sea empleada de manera homogénea en los cuatro convenios de Ginebra y en sus protocolos adicionales. por el contrario. cit. todos los comportamientos típicos contenidos en el artículo 8. Blaskic”. Sin embargo.

461 Este apartado debe ser concordado con lo explicado en la parte I. Crímenes internacionales . Ataques contra bienes protegidos461 El derecho internacional humanitario protege determinados bienes considerados esenciales para la supervivencia de la población civil o cuya destrucción comporta daños graves. 2001. prolongados e innecesarios a ésta.2. a menos que las necesidades de la guerra lo hagan imperativo. De allí que sean considerados crímenes de guerra dos categorías de comportamientos: los delitos contra la propiedad y los delitos de destrucción de bienes civiles. experimentos biológicos. entre otros.356 De conformidad con el Estatuto de Roma de la CPI. VV. “incluso cuando es tomada por asalto”. desplazamiento forzado. New York. capítulo IV. Respecto al crimen de saqueo. Elements of Crimes and Rules of Procedure and Evidence. En cuanto a los delitos contra la propiedad. tratos crueles o inhumanos. esclavitud. 2) Que el autor haya tenido la intención de privar del bien a su propietario y de apropiarse de él para su uso privado o personal.460 2. a gran escala. AA. el tratado internacional prevé igualmente como crimen de guerra el saqueo de una ciudad o una plaza. lesiones personales. 2) confiscar bienes del enemigo. médicos o científicos. y 3) saquear una ciudad o una plaza. violación. The International Criminal Court. cometido durante un conflicto armado interno. el artículo 8º del Estatuto de Roma tipifica como crímenes de guerra.. en los conflictos armados internacionales. A su vez. sobre bienes protegidos. tortura. el reclutamiento de menores de edad. los siguientes comportamientos: 1) apropiarse de ellos de manera no justificada por necesidades militares. los elementos de los crímenes aportan unos elementos de juicio importantes: Artículo 8. incluso cuando es tomada por asalto. tratándose de conflictos armados internos. el listado de crímenes de guerra referentes a ataques contra personas civiles y combatientes fuera de combate. trabajos forzados. es amplio: homicidio. mutilación. 460 Segunda parte.2 e) v) Crimen de guerra de saquear Elementos 1) Que el autor se haya apropiado de un bien. Transnational.3. Ver al respecto. ilícita y arbitrariamente.

Así.357 3) Que la apropiación haya tenido lugar sin el consentimiento del propietario. como a la apropiación organizada de bienes. En consecuencia. pueden constituir crímenes de guerra. y posteriormente ante tribunales de dicha ciudad. Una cuestión fundamentalmente terminológica se encuentra ligada a ello: aquella de si los actos alegados por la acusación. la jurisprudencia penal internacional ha examinado el tema del pillaje. extendiéndose a la integridad del territorio de las partes en conflicto y no se limita. Asimismo. el artículo 33 del Convenio IV de Ginebra dispone que “el pillaje está prohibido”. se consideró: El principio de respeto por la propiedad privada se encuentra en los cuatro convenios de Ginebra de 1949. a los territorios ocupados. frente a los cuales la responsabilidad penal individual puede verse comprometida. La Sala expondrá su postura al respecto. Contrariamente a lo que afirma la defensa. por tanto. En lugar de eso. a los heridos y a los enfermos contra el pillaje e impedir que sean saqueados. si el artículo 18 del III Convenio de Ginebra protege los bienes personales de los prisioneros de guerra de toda apropiación arbitraria. En ese orden de ideas. constituyen pillaje (plunder). Que el autor haya sido consciente de circunstancias de hecho que establecían la existencia de un conflicto armado. el artículo 15 del Convenio I de Ginebra y el artículo 18 del Convenio II de Ginebra prevén expresamente que las partes en un conflicto deben adoptar todas las medidas posibles para proteger a los náufragos. fallado el 16 de noviembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. en tanto sean considerados como actos criminales en derecho internacional. 5. aportando ciertas luces sobre la naturaleza de este crimen. Delalic y otros”. En el caso concreto. en el asunto “Fiscalía vs. el hecho de que hayan sido estos últimos actos los que entraron en la categoría que fue objeto de juzgamiento por el Tribunal Militar Internacional de Núremberg. 4) Que la conducta haya tenido lugar en el contexto de un conflicto armado que no era de índole internacional y haya estado relacionada con él. es de alcance general y se extiende a la vez a los actos de pillaje cometidos por soldados aislados en su propio interés. públicos o privados. Así mismo. Se advierte que esta prohibición es de carácter general. que protegen derechos patrimoniales. operada en el marco de una explotación económica sistemática del territorio ocupado. nadie ha puesto en duda el principio fundamental según el cual esas disposiciones. Crímenes de guerra . conviene observar que la prohibición de la apropiación arbitraria de bienes del enemigo. la defensa parece controvertir las afirmaciones de la acusación en relación con la naturaleza del grado de violaciones que pueden comprometer la responsabilidad penal. no prueba que en Tema IV.

.463 Así pues. finalidad o utilización contribuyan eficazmente a la acción militar o cuya destrucción total o parcial. Al respecto. H. como manifestación del principio de distinción. En el comentario que consagra el tema. Por el contrario. los casos aislados de robos de bienes personales de escaso valor han sido asimilados a crímenes de guerra en un cierto número de procesos llevados a cabo ante los tribunales penales franceses luego de la Segunda Guerra Mundial. Tirant lo Blanch.358 derecho internacional los actos individuales de pillaje cometidos por la codicia no comprometen la responsabilidad penal de estos últimos. Para tales efectos. 462 Segunda parte. ubicación. y 3) bienes culturales. la destrucción de bienes protegidos por el derecho internacional humanitario. Son bienes de carácter civil todos los bienes que no son objetivos militares en el sentido del párrafo 2o) 2) Los ataques se limitarán estrictamente a los objetivos militares. Delalic y otros (Celebici)”. 463 Olásolo. En el mismo sentido. Crímenes internacionales . sentencia del 16 de noviembre de 1998. el artículo 52 del Protocolo adicional I de 1977 define los objetivos militares en los siguientes términos: Artículo 52 Protección general de los bienes de carácter civil 1) Los bienes de carácter civil no serán objeto de ataques ni de represalias. En lo que respecta a los bienes. una revisión de los cuatro convenios de Ginebra de 1949 y de sus protocolos adicionales. Especial referencia al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y a la jurisprudencia del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia. la Comisión de las Naciones Unidas para los crímenes de guerra los describió a justo título como “los crímenes de guerra más tradicionales”. las normas humanitarias diferencian entre bienes civiles (unlawful objectives) y objetivos militares (lawful objectives). asunto “Fiscalía vs. 2) obras e instalaciones que contienen fuerzas peligrosas. Sala de Primera Instancia. igualmente. a la segunda categoría de infracciones. evidencia la existencia de distintas variedades de bienes civiles protegidos: 1) bienes indispensables para la supervivencia de la población civil. crímenes de guerra. Ataques contra personas o bienes civiles y ataques desproporcionados. captura o neutralización. resulta claro que la prohibición del pillaje apunta. Valencia. los objetivos militares se limitan a aquellos objetos que por su naturaleza.462 Constituyen. y de manera complementaria. 2007. IT-96-21-T. precisamente. ofrezca en las circunstancias del caso una ventaja militar definida. si se analizan las cosas desde una perspectiva histórica.

. 2) participen en una misión de mantenimiento de la paz o de asistencia humanitaria.359 3) En caso de duda acerca de si un bien que normalmente se dedica a fines civiles. “La Convention du 10 avril 1980 sur l’interdiction ou la limitation de l’emploi de certaines armes classiques qui peuvent éter considerées comme produisant des effets traumatiques excessifs ou comme frappant sans discrimination”. Crímenes de guerra . Así pues. tales como los edificios destinados al culto. en el entendido de que la guerra no se puede hacer “de cualquier manera”. Bretton. las artes. Empleo de medios y métodos de combate prohibidos Según Bretton. tal como un lugar de culto. a lo largo de la historia. Al respecto. filosóficas. cometidos en contexto de conflicto armado internacional o interno. En efecto. las ciencias. en AFDI. se presumirá que no se utiliza con tal fin. Que la única finalidad legítima que los Estados deben proponerse durante la guerra es el debilitamiento de las fuerzas militares del enemigo. 1981. 464 Tema IV. pp. 2. el Estatuto de Roma de la CPI establece un extenso catálogo de crímenes de guerra de destrucción de bienes. bien sea acudiendo a concepciones religiosas. En tal sentido. al igual que las armas que empleen los combatientes. éticas o jurídicas. los monumentos históricos. el establecimiento de límites a la puesta en marcha de tácticas o formas de hacer la guerra.4. etcétera. Respecto a estos últimos. se destacan los de dirigir ataques contra bienes que: 1) utilicen los emblemas distintivos de los convenios de Ginebra. y 3) constituyan objetos protegidos. se utiliza para contribuir eficazmente a la acción militar. de manera complementaria. subyace en los orígenes mismos de las normas humanitarias. Ph.464 la diferencia entre medios y métodos prohibidos de combate consiste en que “los medios de combate designan las armas. presente por lo demás en la regulación de los conflictos armados internacionales. 81 y ss. la beneficencia. el listado de bienes calificados como “civiles” deberá leerse conjuntamente con la definición de “objetivo militar”. Asimismo. previó lo siguiente: Considerando: Que los progresos de la civilización deben tener por efecto atenuar en cuanto sea posible las calamidades de la guerra. mientras que los métodos corresponden a la utilización que se haga de dichas armas”. una casa u otra vivienda o una escuela. las diferentes culturas. suscrita el 11 de diciembre de 1868 entre varias potencias europeas. la Declaración de San Petersburgo.2. han pretendido establecerle prohibiciones a los guerreros al momento de llevar a cabo las hostilidades.

CIJ. y sus tres protocolos (prohibición o restricciones de minas. Que esta finalidad quedaría sobrepasada por el empleo de armas que agravarían inútilmente los sufrimientos de los hombres puestos fuera de combate.465 A su vez. de 1980. producción y transferencia de minas antipersonales y sobre su destrucción. 465 Segunda parte. y finalmente. trampas. las armas bacteriológicas. se realizaron algunos avances. “en derecho internacional consuetudinario y de tratados. Con todo. las normas humanitarias prohíben determinados métodos de combate. suscrita en Dublín el 30 de mayo de 2008. Así. químicas y nucleares. texto normativo que sería la base para la adopción. “Avis consultatif du 8 juillet 1995”. Crímenes internacionales . en relación con las conocidas como armas de destrucción masiva. en Licéité de la ménace ou de l’emploi d’armes nucléaires. el uso indebido de emblemas reconocidos o signos de nacionalidad. Que el empleo de tales armas sería. a partir de este momento. en el siglo XX. la Convención sobre las bombas en racimo. 1996.360 Que. a este fin. así como hacer padecer hambre a la población civil. en materia de armas nucleares. no contiene ninguna disposición concreta que autorice la amenaza o el uso de las armas nucleares”. Posteriormente. se adoptaron diversos tratados internaciones encaminados a prohibir el empleo de determinadas armas y municiones. o bien harían que su muerte fuese inevitable. en 1972. de 1997. o Convención de Ottawa. aunque limitados. armas incendiarias y fragmentos no localizables). la producción y el almacenamiento de armas bacteriológicas (biológicas) y tóxicas. tales como la perfidia. la Convención sobre la prohibición del empleo. Por el contrario. la misma Corte conceptuó que el empleo de dicho armamento “debe ser compatible con los requisitos del derecho internacional aplicables a los conflictos armados. tóxicos o similares y de medios bacteriológicos. contrario a las leyes de la humanidad. en 1925 se suscribió el protocolo relativo a la prohibición del empleo en la guerra de gases asfixiantes. ya en el siglo XXI. los homicidios cometidos fuera de combate. Recueil. tales como la Convención sobre la prohibición o restricciones del empleo de ciertas armas convencionales que puedan ser consideradas excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados. basta con poner fuera de combate al mayor número posible de hombres. los ataques contra la población civil. de la Convención sobre la prohibición del desarrollo. De manera complementaria. la negación del cuartel. como lo reconoció la Corte Internacional de Justicia en su opinión consultiva de 1994. y sobre su destrucción. almacenamiento. es decir. particularmente los principios y normas del derecho internacional humanitario”.

a la sazón. 295. a efectos de hacer efectivas las prohibiciones internacionales en materia de derecho internacional humanitario y. 466 Tema IV. Bogotá. dando origen así al actual derecho internacional humanitario. 2001. Crímenes de guerra . A. En consecuencia. puede ponerse término a ésta por medio de tratados entre los beligerantes. en: XXIII Jornadas Internacionales de Derecho Penal. en tanto no haya hechos criminosos.467 El tenor del mencionado artículo es el siguiente: El derecho de gentes hace parte de la legislación nacional. una de las razones que llevó a la reforma del Código Penal de 1980. normas consuetudinarias humanitarias que sólo hasta 1864 comenzarían a ser recogidas en disposiciones convencionales. consistió en incluir los crímenes de guerra en nuestra legislación interna. una breve mirada a nuestra historia evidencia que ellos han estado allí desde hace tiempo. Universidad Externado de Colombia. p. quienes deberán respetar las prácticas humanitarias de las naciones cristianas y civilizadas. usos y costumbres de la guerra.1. se reconoce el estado de guerra civil. por violación de las garantías individuales. y se organicen fuerzas para dirimir las competencias en materia de gobierno. aunque sin los importantes desarrollos que hoy les conocemos. de 1864. Sus disposiciones regirán especialmente en los casos de guerra civil. Implicaciones para Colombia 2. “Aproximación crítica al nuevo Código Penal en materia de derecho internacional humanitario”. y hacerla conforme a los principios reconocidos entre los pueblos Ramelli.. allanar el camino para que la justicia penal colombiana investigara crímenes que. en un futuro podría asumirlos la Corte Penal Internacional.3.3. Cuando los habitantes de un Estado estén en pugna por disensiones domésticas. de no hacerlo. sino errores. 467 Hacemos alusión al I Convenio de Ginebra para mejorar la suerte de los heridos en campaña terrestre. Así.466 Lo anterior. Durante la sesión del 5 de mayo de 1863 los ciudadanos Mosquera y Camacho Roldán habían propuesto un articulado mucho más generoso que aquel que resultó aprobado por los delegados a la convención: Los Estados Unidos de Colombia no reconocen delitos políticos. esto es. Breves referencias a la evolución de los crímenes de guerra en Colombia Resulta un lugar común afirmar que. y los beligerantes tienen el deber de respetar el derecho de la guerra. en el artículo 91 de la Constitución de Rionegro del 8 de mayo de 1863 encontramos ya un claro ejemplo del fenómeno de constitucionalización de los denominados. Sin embargo. por supuesto.361 2.

Bogotá. y tales buques armados por algún partido político. No es permitido hacer la guerra a muerte. No se puede hacer más mal al enemigo que el que reconoce el derecho de la guerra para obligar a hacer la paz. sin hacerse culpables de delito los que tales medidas adopten. Las personas neutrales en la contienda. C. para que sirva como texto y doctrina en los Estados Unidos de Colombia y por él se resuelvan los juicios de equidad que puedan ocurrir y cuyo procedimiento y fallo corresponde a la Corte Suprema. No se pueden dar letras de marca o corso a buques extranjeros.362 civilizados. y los heraldos serán respetados. y son justiciables conforme a las leyes de la guerra (énfasis fuera de texto). 2000. Los partidos que violen estos principios se colocan bajo las leyes de la guerra. El poder ejecutivo nacional nombrará una comisión de jurisconsultos y estadistas hasta de cinco individuos. p. Crímenes internacionales . armisticios y convenios. 468 Segunda parte. Universidad Externado de Colombia. 78.468 De la simple lectura del artículo constitucional propuesto se advierte el carácter visionario de estos delegados a la Convención de Rionegro de 1863: la distinción entre delitos políticos y violaciones a las normas humanitarias. Habrá canje de prisioneros. Los que cometan tales excesos se hacen reos de delito común. para que trabajen un tratado de derecho natural y de gentes y del derecho de la guerra. incendiar edificios y los campos. el principio de distinción Restrepo Piedrahita. del talión y represalia. Los colombianos que infrinjan estos principios serán juzgados como enemigos de la humanidad y no serán considerados sus hechos como errores políticos (énfasis fuera de texto).. copartidarios ni amigos políticos o personales de los ofensores. ni violar a las mujeres. serán tenidos como piratas. Salvador Camacho Roldán. para restablecer la paz (énfasis fuera de texto). ni entregar a saco las propiedades. matar a los prisioneros. Habrá derecho de suspensión de hostilidades. pero nunca se podrán tomar tales medidas contra los deudos. las mujeres y los ancianos son inmunes. como los extranjeros. y el ataque a sus personas es un hecho punible por las leyes de la guerra (subrayado fuera de texto). los niños. La Convención de Rionegro. envenenar ni asesinar a los enemigos.

y por ende de la concesión de amnistías e indultos.Exclusión de pena. en el decreto 100 de 1980 se estipuló lo siguiente: Art. y delitos conexos con los anteriores. fuentes de agua). p. 2003. cometidos antes de la vigencia de la presente ley. así como los ataques contra ciertos bienes civiles (verbigracia. 345. Bogotá. las infracciones al derecho internacional humanitario desempeñaron un papel importante en tanto límites a la adopción de leyes de amnistía e indulto. Así por ejemplo. el homicidio cometido fuera de combate.469 Posteriormente. aquellos actos calificados como de “ferocidad o barbarie”. 127. mediante la cual se declaró una amnistía condicional. en la ley 37 de 1981. antes del Código Penal de 2000. con actos de ferocidad o barbarie. segunda edición. lo cual. tampoco existía mayor claridad acerca de lo que debía entenderse por actos de ferocidad y barbarie. y. autores o partícipes de hechos que constituyan rebelión. barbarie o terrorismo. sedición o asonada. De allí que. sedición o asonada fueren conexos con el secuestro.. Crímenes de guerra . en general. De manera semejante. 469 Ramelli A. los avances que conoció el constitucionalismo colombiano a mediados del siglo XIX se diluyeron en la ambigua y breve referencia que el artículo 121 in fine de la Constitución de 1886 realizó al derecho de gentes. Infortunadamente. por supuesto. resultaba muy difícil. la figura de los acuerdos humanitarios.. aunque no se contaba con unos tipos penales específicos que permitieran sancionar internamente las violaciones al derecho internacional humanitario.363 entre población civil y combatientes. Universidad Externado de Colombia. la extorsión. dadas las particularidades terminológicas del DIH. La amnistía no comprende los casos en que los delitos de rebelión. Los rebeldes o sediciosos no quedarán sujetos a pena por los hechos punibles cometidos en combate. se dispuso: Artículo 1°. La Constitución colombiana y derecho internacional humanitario. y el fundamento de la responsabilidad penal internacional del individuo cuando quiera que cometa actos atentatorios contra la conciencia de la humanidad. el incendio. Tema IV. en Colombia los crímenes de guerra debían ser sancionados recurriendo al catálogo propio de los delitos comunes. sí existía una larga tradición jurídica que apuntaba a excluir de la noción de delito político. los homicidios fuera de combate. Concédese amnistía a los colombianos. siempre que no constituyan actos de ferocidad. Como se puede apreciar. el envenenamiento de fuentes o depósitos de agua. Así mismo. incluido el “canje de prisioneros”.

rendido en 2002. Al respecto. a) Ausencia de diferencia entre los conflictos armados internos. internacional o mixto). Por lo tanto. argumentó: Dado que el estatus de combatiente legítimo y de prisionero de guerra derivan directamente del privilegio del combatiente. 2002. Al mismo tiempo. se trata de un sujeto activo indeterminado. como tales. presenta algunas particularidades que pasamos a resaltar. se alegó que.116 Doc. para el caso de conflictos armados internos. “Fuerzas Armadas disidentes” y “grupos armados organizados”. Las disposiciones que integran el título II del Código Penal se caracterizan por no emplear el término “combatiente”. es decir. conforme a la definición de las convenciones de Ginebra de 1949 y el Protocolo adicional I. en su “Informe sobre terrorismo y derechos humanos”. Ciertamente. en el derecho internacional consuetudinario y convencional el reconocimiento de este privilegio se limita a las situaciones de conflicto armado internacional. a diferencia de los internacionales. Al respecto. el gobierno inmerso en una guerra civil o en otro tipo de hostilidades internas no está obligado a reconocer a sus oponentes armados el estatus de prisionero de guerra. En contraste con ello. durante un conflicto armado no internacional. “Terrorismo y derechos humanos”. Tampoco existe. para situaciones de conflicto armado internacional. internacionales y mixtos.L/V/ll. sobre “Delitos contra personas y bienes protegidos por el derecho internacional humanitario”.364 2. que comprende crímenes de guerra cometidos en cualquier clase de conflicto armado (interno. en los conflictos armados internos no existen. que a falta de diferenciación debe entenderse. Los diversos artículos del título II del CP aluden a delitos cometidos “con ocasión y en desarrollo de conflicto armado”.2. 5 rev. la CIDH. asignar a miembros de grupos armados disidentes el estatus de prisionero de guerra o un estatus equivalente.1 corr. combatientes. según las reglas de la hermenéutica. semejante al establecido en el Convenio III de 1949.3.470 OEA/Ser. el Protocolo II de Ginebra de 1977 emplea las expresiones “Fuerzas Armadas”. dado que esos disidentes no tienen la protección del combatiente. Particularidades del título II del actual Código Penal El título II del Código Penal. 470 Segunda parte. en tanto sujeto activo cualificado de los crímenes de guerra. 22 de octubre de 2002. no existe norma alguna en el derecho internacional que prohíba a un gobierno. sin precisar la naturaleza de él. es decir. Washington. b) El tema del sujeto activo indeterminado. esos gobiernos están en libertad de enjuiciar a todos los disidentes capturados por sedición y sus otros actos violentos. un “estatuto del prisionero de guerra”. sino que prefirió emplear la expresión “el que”. Crímenes internacionales .

365 No obstante lo anterior. un miembro de la fuerza pública que ocasiona la muerte a un integrante de un grupo armado que se encuentra fuera de combate. internacional o mixto. no es condición sine qua non el desarrollo de un combate. cualquiera de los siguientes actos cometidos contra personas que no participen directamente en las hostilidades. vinculada a los ámbitos de aplicación material. Tema IV. c) El ingrediente normativo del tipo: “con ocasión y en desarrollo del conflicto armado”. En el tema III de la primera parte de esta obra se explicó en detalle cuál era el sentido y alcance de la mencionada expresión. incluidos los miembros de las Fuerzas Armadas que hayan depuesto las armas y los que hayan quedado fuera de combate por enfermedad. geográfica y personal del DIH. Baste entonces con señalar que la calificación de un determinado acto. es que no se trate de un comportamiento inconexo con la lógica de las hostilidades (verbigracia. Lo importante. dependerá de: 1) la existencia de un conflicto armado interno. por razones personales o sentimentales). las violaciones graves del artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949. en términos de crimen de guerra. por el contrario. detención o por cualquier otra causa: […] IX) Matar o herir a traición a un combatiente enemigo. el artículo 8º del Estatuto de Roma de la CPI dispone: Artículo 8º Crímenes de guerra 1) La Corte tendrá competencia respecto de los crímenes de guerra en particular cuando se cometan como parte de un plan o política o como parte de la comisión en gran escala de tales crímenes. Una diferencia importante que existe entre los crímenes de guerra que aparecen tipificados en el título II del CP y aquellos de competencia de la CPI. Crímenes de guerra . lesiones. el artículo 8º del Estatuto de Roma pareciera entender que es posible emplear el término “combatiente” en los conflictos armados internos: c) En caso de conflicto armado que no sea de índole internacional. por cuanto puede ser que aquél no tenga lugar (verbigracia. d) No se precisa que la conducta haga parte de un plan o de una política o “como parte de la comisión en gran escala de tales crímenes”. 2) la presencia de un vínculo funcional entre la conducta delictiva y el desarrollo del conflicto armado. 3) con todo. a saber. en últimas. es que los primeros pueden ser perpetrados de forma aislada. un asesinato de civiles indefensos).

como el colombiano. Ahora bien. motivo por el cual el margen de configuración del legislador interno será menor. tales como concierto para delinquir agravado (artículo 340. que las conductas de los integrantes de las partes durante un conflicto interno. en qué consiste el respectivo crimen de guerra. debido a que no describen los elementos que integran la infracción grave al DIH. etcétera) dejan a los respectivos legisladores penales internos un amplio margen de configuración normativa. Lo anterior significa.366 De hecho. f ) No todos los delitos relacionados con el conflicto armado se ubican en el título II del CP. producción. toma de rehenes. En tales casos bastará con que el legislador tipifique la respectiva conducta delictiva de conformidad con el objeto y fin del tratado internacional para que se considere que actuó conforme con los dictados del instrumento internacional. en especial. era necesario acudir a otros textos internacionales. rebelión). quedarán sometidos a estándares más elevados que aquellos a los que usualmente estarían sometidos. En otras ocasiones. La tipificación de los crímenes de guerra en Colombia goza de un cierto margen de discrecionalidad. empleo o lanzamiento de sustancias u objetos peligrosos (artículo 359). En efecto. en el sentido de dirigir sus esfuerzos hacia los crímenes de guerra cometidos de manera masiva o sistemática. 1) se encuentran Segunda parte. la sanción penal de los crímenes de guerra parece más sencilla. con mayor detalle. en el Protocolo I de Ginebra de 1977 y en el Estatuto de Roma de la CPI. al no contar el Protocolo II con descripciones detalladas de infracciones al DIH.2). 2. la norma internacional describe. empleo. Luego de revisar los treinta (30) tipos penales que se ubican en el título II del CP. En efecto.2). existe una política investigativa de los tribunales penales internacionales. comercialización y almacenamiento de minas antipersonales (artículo 367a). A lo largo del CP se encuentran tipificadas otras conductas relacionadas con el curso del conflicto armado interno. favorecimiento agravado (artículo 446. mucho más ricos e ilustrativos en la materia. en pocas palabras. a gran escala si se quiere. Crímenes internacionales . entre otros. En determinados casos las normas internacionales que prohíben determinados comportamientos durante un conflicto armado (por ejemplo. A modo de conclusión De lo anterior es posible extraer las siguientes conclusiones: 1) A diferencia de las diversas dificultades teóricas y prácticas que comporta la investigación y el juzgamiento de crímenes de lesa humanidad en Colombia. es necesario aclarar que no necesariamente los delitos que guardan relación con el desarrollo del conflicto armado configuran crímenes de guerra (verbigracia. el pillaje. se constata que el legislador se inspiró en diversas fuentes normativas internacionales. los actos de terrorismo. dejando a las respectivas jurisdicciones penales internas la represión de los crímenes de guerra de menor entidad e) El origen diverso de los tipos penales estipulados en el título II del CP. por el contrario.4.

en especial el artículo 8º del Estatuto de Roma y los elementos de los crímenes de la CPI. Pedone. 2003. que fueron destruidos bienes civiles. 1998. Cassese. AA. son aplicables. b) imprescriptibilidad.. en Droit International Pénal. en materia de crímenes de guerra. lo importante es que confluyan en el caso concreto los ámbitos de aplicación material.. Doctrina especializada Abi-Saab. Cassese. An introduction to International Criminal Law and Procedure. AA. en AFDI. y 3) los demás elementos del respectivo tipo penal (verbigracia. VV. 2000. c) relativización de las garantías procesales. que se le causó la muerte a un civil. 3) Las álgidas discusiones teóricas que se presentan en Colombia con relación a los crímenes de lesa humanidad. A. personal y temporal del derecho internacional humanitario. Oxford: Oxford. International Criminal Law.VV. Transnational.. a) acoger un concepto restringido o amplio del principio de legalidad. en EJIL.5. 2) Al momento de probar la comisión de un crimen de guerra se deberá demostrar lo siguiente: 1) que existe un conflicto armado interno en el país. G. Crímenes de guerra . Cambridge: Cambridge University. The International Criminal Court.. Bretton. “On the current trends toward criminal prosecution and punishment of breaches of international humanitarian law”. como son. mutatis mutandis. París. 2001. Elements of Crimes and Rules of Procedure and Evidence.. En efecto. “Les crimes de guerre”. “La Convention du 10 avril 1980 sur l’interdiction ou la limitation de l’emploi de certaines armes classiques qui peuvent éter considerées comme produisant des effets traumatiques excessifs ou comme frappant sans discrimination”. 2) la presencia de un nexo funcional entre el comportamiento del procesado y el desarrollo del conflicto armado. Tema IV.5. y 3) existen amplios referentes normativos internacionales. New York.1. A. 2010. 2. como lo sostiene la jurisprudencia penal internacional..367 ampliamente tipificados en la ley penal interna. entre otras. amén de la existencia de un conflicto armado. 2) los tipos penales internos no precisan que estos crímenes hayan sido cometidos de manera masiva o sistemática. Bibliografía 2. Ph. 1981. etcétera). University. 4) Es importante no equiparar crimen de guerra con comportamientos desplegados únicamente en el contexto de un combate.

Universidad Externado de Colombia. Nijhoff. “Instrumentalización de Naciones Unidas y ausencia de control de sus actos”. __. International crimes and the ad hoc Tribunals. La Convención de Rionegro. F. Principes de droit des conflits armés.. 2003.. Tratado de derecho penal internacional.. Especial referencia al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y a la jurisprudencia del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia. 1994. Werle. Karlshoven. 2. Olásolo.2. 2001. Bruselas. Tirant lo Blanch. segunda edición. en XXIII Jornadas Internacionales de Derecho Penal. Ataques contra personas o bienes civiles y ataques desproporcionados. III Encuentro Salamanca. H... Conflicto armados internos y derecho internacional humanitario. Bogotá. Universidad Externado de Colombia. Segunda parte. Mettraux. Bogotá. __. A. Boston: Martinus Nijhoff. 2005. 2000. G. Ensayos sobre la Corte Penal Internacional. “Aproximación crítica al nuevo Código Penal en materia de derecho internacional humanitario”. G. Collected essays. Salvador Camacho Roldán. La Constitución colombiana y derecho internacional humanitario. 284. A. Derecho internacional humanitario y estatus de beligerancia.5. C.368 David. sentencia proferida el 3 de marzo de 2000 por la Sala de Primera Instancia. Universidad Externado de Colombia. Restrepo. Bogotá. Mangas. Tihomir Blaskic”. Jurisprudencia a) TPIY IT-95-14-T. Pontifica Universidad JaverianaBiblioteca Jurídica Diké. 2005. M. Oxford. Universidad de Salamanca. __. Oxford University. Bogotá.. en La paz y el derecho internacional. Reflections on the law of war. Universidad Externado de Colombia. 1992.. Salamanca. Madrid: Sistema. p. 2000. 2007. Bogotá. Mangas Martin. A. 2007. E. 2005. 2009. Ramelli. Valencia. asunto “Fiscal vs. Tirant lo Blanch. Valencia. Crímenes internacionales .

Documentos Asamblea General de la ONU. P. “Formulación de los Principios reconocidos por el Estatuto y por las sentencias del Tribunal de Núremberg”. c) CPI ICC-01/04-01/07. Washington. 2002. Al-Bashir”. providencia de confirmación de cargos proferida el 30 de septiembre de 2008 por la Sala de Cuestiones Preliminares de la CPI. Bogotá. Tema IV. OEA/Ser.L/V/ll. d) Corte Constitucional Colombia. M. ICC-02/05-02/09. “Avis consultatif du 8 juillet 1995”. Sala de Cuestiones Preliminares I. Corte Constitucional (2007). asunto “Fiscalía vs. “Sentencia C-291”. “Terrorismo y derechos humanos”. asunto “Fiscal vs..: Cepeda Espinosa. with commentaries”. segunda sesión (1950). CPI. Delalic y otros (Celebici)”. 177 del 21 de noviembre de 1947. Crímenes de guerra . sentencia proferida el 16 de noviembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia. “Principles of International Law recognized in the Charter of the Nuremberg Tribunal and in the Judgement of the Tribunal.116 Doc. 4 de marzo de 2009. “Decision on the Prosecution’s Application for a Warrant of Arrest against Omar Hassan Ahmad Al-Bashir”. J. Comisión de Derecho Internacional. asunto “Fiscal vs. M. Resolución núm.5. b) CIJ CIJ. 5 rev.369 IT-96-21-T. Germain Katanga y Mathieu Ngudjolo Chui” (situación en la República Democrática del Congo). en Licéité de la ménace ou de l’emploi d’armes nucléaires. 1996. 22 de octubre de 2002. Recueil. 2.3.1 corr.

.

Extractos jurisprudenciales traducidos Radicado: IT-95-17/1-T. las partes en conflicto se comprometieron el 22 de mayo de 1992 a observar las principales disposiciones de los convenios de Ginebra y a otorgar las garantías allí previstas. Aunado a lo anterior. la Sala de Primera Instancia pone de presente que la violación y los tratos inhumanos se encuentran prohibidos en tanto que crímenes de guerra por el artículo 42 del Código Penal de la RSFY.1. crímenes de lesa humanidad y delitos sexuales 1. Además. continúa aplicando una disposición análoga. supra).2 e). Asunto “Fiscal vs. Furundzija”. como se indicó en el parágrafo 135 (cf. Al menos el artículo 3º común a los convenios de Ginebra de 1949. 471 472 . Artículo 27 del IV Convenio de Ginebra. c) Violación y otras violencias sexuales graves en derecho internacional I) Derecho internacional humanitario 165. se aplican como reglas del derecho internacional convencional en los casos que nos ocupan porque Bosnia-Herzegovina ratificó los convenios de Ginebra y los dos protocolos adicionales el 31 de diciembre de 1992. explícitamente o no. y el artículo 4º del Protocolo adicional II que los menciona de manera expresa. antigua República del Estado Federal.473 Las demás violencias sexuales graves se encuentran. La violación en tiempos de guerra está expresamente prohibida en derecho convencional por los convenios de Ginebra de 1949. y que la República de Bosnia-Herzegovina. el cual hace referencia implícita a la violación. 166. 473 Artículo 4.471 el Protocolo adicional I de 1977472 y el Protocolo adicional II de 1977. prohibidas por otras disposiciones de esos mismos convenios.Tema V Crímenes de guerra. Sentencia proferida el 10 de diciembre de 1998 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. 167. Artículo 76.

385. Sin embargo. Hirota. al igual que la integración en el derecho internacional consuetudinario de la prohibición fundamental de los “atentados contra la dignidad de la persona”. reproducido en el Laws of Armed conflicts. por el contrario. “Instructions for the Government of Armies of the United States” (1863).372 168. La prohibición de la violación y de las agresiones sexuales graves en período de conflicto armado impuso en derecho consuetudinario.474 la prohibición expresa de la violación y las disposiciones generales del artículo 46 del Reglamento anexo al IV Convenio de La Haya considerado a la luz de la cláusula Martens inserta en el preámbulo de la mencionada convención. una contribución al surgimiento de normas universalmente admitidas mediante las cuales se prohíben tanto la violación como las agresiones sexuales graves. la violación y otros actos odiosos son perpetrados a gran escala. Mientras que la violación y las agresiones sexuales no fueron objeto de persecución por parte del Tribunal de Núremberg. por actos ilegales perpetrados por sus tropas. II. igualmente fue condenado por esas atrocidades. Resulta innegable que la violación y las demás agresiones sexuales graves cometidas en período de conflicto armado comprometen la responsabilidad penal de los individuos que se libren a éstas. 169. vol. 1972. 475 En ese caso. la violación fue expresamente calificada como crimen contra la humanidad en el artículo II 1c de la ley 10 del Consejo de Control. vol. p. y sancionado por crímenes de guerra. y que un comandante no intenta descubrir y controlar esos actos criminales. Yamashita fue condenado por violación. 1597. El Tribunal Militar Internacional de Tokio condenó a los generales Toyoda y Matsui a título de responsabilidad del superior jerárquico por las violaciones a las leyes y costumbres de la guerra cometidas por sus soldados en Nankin y especialmente por violaciones y agresiones sexuales. cuando el asesinato.475 las cuales fueron practicadas a gran escala. Schindler y Tonan. Esa decisión y aquella de la Comisión Militar de los Estados Unidos en el asunto Yamashita fueron. tomados en cuenta por el artículo 3º común a los cuatro convenios de Ginebra. según la naturaleza y las circunstancias de aquéllos”. En la decisión del 7 de diciembre de 1945 la comisión estimó que “Resulta absurdo considerar que un comandante sea un asesino o un violador porque uno de sus soldados asesinó o violó. I. II) Convenios relativos a los derechos humanos 170. incluso penalmente. en tanto que superior jerárquico. Ningún tratado internacional de derechos humanos prohíbe expresamente la violación y las demás agresiones sexuales graves. Crímenes internacionales . Tales infracciones se encuentran. El antiguo ministro japonés de Asuntos Exteriores. ese comandante puede ser considerado como responsable. implícitamente prohibidas por las disposiciones de todos los Francis Lieber. bajo la influencia del Código de Lieber. p. Esas normas son aplicables en todo conflicto armado. 474 Segunda parte. en The law of war.

La peticionaria igualmente sufrió el dolor físico que provoca una penetración por la fuerza.. 173.373 instrumentos internacionales pertinentes que garanticen la integridad física. Crímenes de guerra. Algunas peticiones han sido elevadas en virtud de dicho artículo ante el Comité de Derechos Humanos contra los Estados acusados de no prevenir y sancionar las violaciones y las violencias sexuales graves. al igual que del artículo 5º. estando consagrado en el artículo 3º del estatuto. y a que “nadie sea sometido a tortura o a otros tratos o penas crueles. lo que no ha podido dejar en ella un sentimiento de haber sido abusada y violentada en los planos físico y emocional”.476 El derecho a la integridad física es un derecho fundamental y hace parte indudablemente del derecho internacional consuetudinario. Además. una violación de las leyes o costumbres de la guerra477 o un acto de genocidio478 si los elementos necesarios se encuentran reunidos y es objeto de persecuciones como tal. ser asimilada a un acto de tortura. La violación y otras formas de violencia sexual grave son estipuladas en el artículo 4º de la Carta Africana de los Derechos Humanos y de los Pueblos. La Convención Americana de Derechos Humanos consagra el derecho a un trato humano en su artículo 5º. la Comisión Europea de Derechos Humanos estimó que. debido a las violaciones cometidas por tropas turcas contra mujeres chipriotas. European Rights Reports. cit. La violación puede. la Corte europea consideró que “la violación de una detenida por un agente del Estado debe ser considerada como una forma particularmente grave y odiosa de malos tratos. como se ha visto arriba. el cual dispone que “toda persona tiene el derecho a que sea respetada su integridad física. con el propósito de atacar los cargos 13 El artículo 7º del pacto internacional prohíbe los tratos crueles. no siendo exhaustivo. Turquía” (1982). III) La violación en el estatuto 172. Turquía había faltado a su obligación establecida en el artículo 3º de prevenir y sancionar los tratos inhumanos o degradantes. Puede igualmente constituir una infracción grave a los convenios de Ginebra. inhumanos o degradantes. En el asunto “Chipre vs. mental y moral”. op. en tanto que violación del derecho al respeto por la integridad de la persona. 478 Artículo 4º del estatuto. crímenes de lesa humanidad y delitos sexuales . en el parágrafo 163. 482. inhumano o degradante. 171. concerniente a la excepción prejudicial de incompetencia planteada por la defensa. par. que prohíbe toda forma de trato cruel. teniendo en cuenta la facilidad con la cual el agresor pudo abusar de la vulnerabilidad de su víctima y de su fragilidad. inhumanos o degradantes”. en ciertas circunstancias. Opinion of 10 july 1976. Como se señaló en el parágrafo 133 del presente fallo. se trata de una disposición cuadro. En el asunto Aydin. La violación está explícitamente prevista en el artículo 5° del estatuto del tribunal internacional como un crimen contra la humanidad. la violación deja en la víctima heridas psicológicas profundas que no se borran tan rápidamente como otras formas de violencia física o mental. 476 Tema V. 83. En la decisión proferida el 29 de mayo de 1998. 477 Artículo 3º del estatuto. y determinadas instancias judiciales internacionales han estimado que puede constituir una violación de la norma que prohíbe la tortura.

p. 15. que la menciona expresamente. de medidas de coerción. S/25704. La Sala de Primera Instancia toma nota de la tesis que desarrolló la acusación en su escrito previo al proceso y que no es discutible. Crímenes internacionales . pudiendo ser ello explícito o no. los tratados internacionales dan ciertas indicaciones generales. En otros términos. del ano o de la boca por el pene. 481 Se encuentran elementos para una definición de la dignidad humana en las normas internacionales relativas a los derechos humanos.1 del Protocolo adicional I y el artículo 4.374 y 14 del acta de acusación. No se puede encontrar definición alguna de la violación en derecho internacional. lo cual confirma. Engloba la penetración. o de la vagina o del ano por otro objeto. la Sala de Primera Instancia afirmó que el artículo 3º del estatuto cubre los atentados contra la dignidad de las personas. la violación. De lo anterior se puede deducir que prohibiendo expresamente la violación y. p. y la penetración sexual de la vulva o del ano.2 del Protocolo adicional II prohíben a la vez la violación y “todo atentado contra el pudor” de las mujeres. un atentado grave a la dignidad humana en los términos de la mayoría de instrumentos internacionales relativos a los derechos humanos y señalada por las disposiciones del derecho humanitario. referentes a la ausencia de competencia rationae materiae. es preciso llamar la atención sobre el hecho de que el artículo 27 del IV Convenio de Ginebra. par. tales como las enunciadas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. el artículo 76. Sin embargo. de la vulva. indubitablemente. unos actos calificados como violencias sexuales graves que no constituyen violación propiamente dicha (la violación es expresamente señalada por el artículo 27 del IV Convenio de Ginebra de 1949 y por el artículo 75 del Protocolo adicional I de 1977. 48). y en otros instrumentos internacionales referidos al derecho internacional humanitario. en los dos pactos de las Naciones Unidas de 1966. que la violación es un acto efectuado bajo la amenaza de penetración forzada. de manera general. La expresión en cuestión abarca. y es mencionada en el informe del secretario general. las demás formas de violencia sexual. 479 480 Segunda parte.481 Alegato previo de la Fiscalía. Ibídem. 15. es un acto cumplido recurriendo al uso de la fuerza o de la amenaza. elaborado de conformidad con el parágrafo 2º de la resolución 808 (1993) del Consejo de Seguridad. el derecho internacional hace de la violación la más grave de las violencias sexuales. entre otros.479 La violación se analiza como la penetración de la vagina. así como en el informe del secretario general) o la desaparición de personas (proscrita por la resolución de la Asamblea General 47/133 del 18 de diciembre de 1992 y por la Convención Americana sobre Derechos Humanos de 1969). sin limitarse al pene. entre ellos. la coacción a la prostitución (indudablemente. En particular. y que debe dar a la víctima razones para temer que ella o un tercero serán víctimas de violencia. así sea ligeramente. mientras que engloba implícitamente en su literal a) otras formas menos graves de violencias sexuales como “otros actos inhumanos”.480 175. del ano o de la cavidad oral por el pene. o de puesta en detención o de opresión psicológica. a saber. IV) Definición de violación 174. el artículo 5º del estatuto del tribunal internacional. relativos a los derechos humanos.

Las jurisdicciones internacionales Asunto TPIR-96-4-T.375 176. más allá de los anteriormente puestos en evidencia. La Sala de Primera Instancia estima. no se puede limitar a un único sistema jurídico nacional. de degradación. constituye un atentado contra la dignidad de la persona y se asemeja de hecho a la tortura cuando es cometida por un agente estatal o por cualquier persona que actúe a ese título.483 En sus palabras: A semejanza de la tortura.485 177. par. 479. que para llegar a una definición precisa de violación basada en el principio en virtud del cual las normas penales deben tener un contenido preciso (principle of specificity. 178. de sanción. así como no son de ninguna ayuda los principios generales del derecho penal internacional o del derecho internacional. o bajo la instigación o consentimiento tácito o expreso de aquéllos. Ídem. 597-598. extraer tales principios del derecho interno. de discriminación. en consecuencia. resulta legítimo dirigirse hacia el derecho interno. pars.484 Esta definición fue tomada en cuenta por la Sala de Primera Instancia del TPIY en el asunto “Delalic y otros”. de control o de destrucción de una persona. como por ejemplo. par. aquel de los países del common law o de la tradición civilista. crímenes de lesa humanidad y delitos sexuales . La Sala define la violación como una invasión física de naturaleza sexual cometida sobre la persona de otro o bajo el imperio de la coerción. Cuando las reglas del derecho penal internacional no definen una noción de derecho penal. 485 Asunto IT-96-21-T.482 Esa misma Sala de Primera Instancia estimó que en derecho internacional es más útil vincular con un “cuadro conceptual de violencia sancionada por el Estado”. de humillación. La Sala de Primera Instancia observa que ningún otro elemento. Crímenes de guerra. Así como aquélla. bajo el entendido de que: 1) salvo estipulación expresada por una regla de derecho internacional. con toda la prudencia necesaria. la violación es utilizada con fines de intimidación. Bestimmtheistsgrundsatz. 484 Ibídem. es necesario buscar principios de derecho penal comunes a los grandes sistemas jurídicos. La Sala de Primera Instancia del TPIR estimó en el asunto “Akayesu” que para formular una definición de violación en derecho internacional es necesario partir de la idea de que “una descripción mecánica de los objetos o de las partes del cuerpo no permiten aprehender los elementos esenciales de ese crimen”. puede ser extraído del derecho internacional convencional o consuetudinario. 597. expresado por la máxima latina nullum crimen sine lege stricta). Se puede. 482 483 Tema V.

Las relaciones sexuales implican una penetración del pene del hombre dentro de la vagina de la mujer”. 1961. v. La Sala de Primera Instancia quiere señalar. artículo 61 H1). artículo 375 del Código Penal indio. artículo 179 del Código Penal de la RSFY. principalmente el de la penetración física forzada. 486 Segunda parte. también la propuesta de Estados Unidos en la Conferencia Diplomática de Plenipotenciarios de las Naciones Unidas para la creación de una Corte Penal Internacional (19 de junio de 1998. por el contrario.489 Sin embargo. La penetración más ligera es suficiente” (R. las agresiones sexuales o el atentado contra el pudor. CPD 385-389). en primer lugar. 5. pp. Erdemovic”. 180. A/CONF. Examinando el derecho interno sobre la violación. en el asunto “Fiscalía vs.. 183 C. Curtis. 2) se debe tener en cuenta la especificidad de los procedimientos penales internacionales cuando se recurre a nociones jurídicas nacionales. 1996. artículo 236 del Código Penal chino (versión revisada) de 1997. 487 Cf. artículos 222. estigmatizadas de la misma forma que la violación. Esa evolución prueba que en derecho interno los Estados adoptan en su conjunto una actitud más estricta hacia formas graves de violencia sexual: una categoría cada vez más amplia de violencias sexuales son. artículo 519 del Código Penal italiano (1978). algunas legislaciones internas acuerdan una interpretación más amplia del elemento material de la violación. en lo sucesivo. tomar en cuenta los conceptos generales y las instituciones jurídicas comunes al conjunto de los grandes sistemas jurídicos. M. a condición evidentemente de que respondan a ciertos criterios. la tendencia que se encuentra en el derecho interno de muchos Estados de ampliar la definición de violación para englobar en él ciertos actos que de otra manera se asemejan a delitos relativamente menos graves. Cf. 2 SA 60 (o) 63).490 Los sistemas civilistas emplean a menudo una formulación que deja un cierto lugar a Cf. sus nociones de base. v. 488 Artículo 201 del Código Penal austríaco (StGB). par. artículo 177 del Código Penal alemán (StGB). artículo 177 del Código Penal japonés. artículo 119 del Código Penal argentino. en particular. artículo 361. 179. a saber. Wa Jouber. 1926. artículo 117 del Código Penal ugandés: “Debe existir una relación sexual.223 del Código Penal francés. 257-258: “El elemento material (actus reus) del crimen consiste en la penetración de la mujer por el órgano sexual masculino (R. 489 Artículo 375 del Código Penal pakistaní (1995). así sea superficial.488 Numerosas legislaciones internas precisan que el elemento material de la violación consiste en la penetración. opinión individual y disidente del juez Cassese. ya que “existe un cierto número de características que los distinguen de los procesos penales nacionales”.486 De esa manera se evita la introducción o la transposición mecánica del derecho interno en los procedimientos de derecho penal internacional. la Sala de Primera Instancia constató que las legislaciones de numerosos países precisan que sólo la mujer puede ser víctima de violación. del órgano sexual femenino por el masculino. sentencia de la Sala de Apelaciones del 7 de octubre de 1997.376 deben.. Ley sudafricana.2 del Código chileno. artículo 132 del Código Penal de Zambia.1/L/10). 490 Una definición amplia de las relaciones sexuales se encuentra en el Código Penal de Nuevo Gales del Sur. A partir de allí deben extraer denominadores comunes a esos sistemas y.487 otros estipulan que la víctima puede ser de uno u otro sexo. por ejemplo. así como la alteración correlativa de los rasgos singulares de éstos. Crímenes internacionales .

por lo menos. de tener relaciones sexuales. mientras que es calificada como violación en otros Estados. Crímenes de guerra. el Código Penal holandés dispone en su artículo 242 que. corresponde a la Sala de Primera Instancia ver si se puede llegar a una solución apropiada. 181. la juventud de la víctima y su vulnerabilidad. 492 Cf. reside en la protección de la dignidad de la persona. la “Ley sobre crímenes sexuales”. por ejemplo. obligue a una persona a someterse a actos que comportan o comprenden la penetración sexual del cuerpo. a los principios generales del derecho internacional. crímenes de lesa humanidad y delitos sexuales . la mayoría de sistemas jurídicos del common law o de tradición civilista consideran la violación como la penetración forzada del cuerpo humano por el pene o la introducción de otro objeto en la vagina o el ano. dispone: “quienquiera que obligue. Como resultado del examen de las legislaciones nacionales se tiene que. artículo 222-23 del Código Penal francés.494 Figuran usualmente como circunstancias agravantes la muerte de la víctima. es culpable de violación y sancionable con una pena de prisión de doce años. particularmente humillante y degradante. de la coerción. 183. 494 El Código Penal de Bosnia-Herzegovina (1988). recurriendo a la fuerza o a la amenaza de atentar contra la vida o la integridad física de un próximo. todos los sistemas jurídicos examinados por la Sala de Primera Instancia exigen el uso de la fuerza. o por una amenaza de violencia o por otros actos. si éstos no son de ayuda alguna. en efecto. 182. su razón de ser: a partir de entonces. artículo 180 del Código Penal de la RSFY. una persona que por violencia o por otro acto. a una mujer con la cual no se está casado. El aspecto esencial de las reglas de derecho internacional humanitario. La violación expone casi siempre a su autor a una pena de prisión.491 Además. así como el derecho relativo a los derechos humanos. El principio general del respeto por la dignidad humana se encuentra en la base del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos y es. más una multa de quinta categoría. en Inglaterra y Gales. pudiendo ir incluso hasta la cadena perpetua. es sancionable con pena de prisión de uno a diez años”. A falta de uniformidad. 493 Artículo 180 del Código Penal holandés. a pesar de las inevitables disparidades.377 la interpretación. Una diferencia fundamental aparece sin embargo con la incriminación de la penetración oral forzada: algunos Estados la consideran como una violencia sexual. Cf. capítulo XI. de 1956. es tan importante que Así. recurriendo a los principios generales del derecho penal internacional o. pero la dureza de la pena varía ampliamente de un sistema a otro. de la amenaza o la falta de consentimiento de la víctima:492 la fuerza es entendida en sentido amplio y puede consistir en neutralizar a la víctima. La Sala de Primera Instancia estima que la penetración bucal forzada por el órgano sexual masculino constituye un atentado contra la dignidad humana. también el artículo 201 del Código Penal austríaco (StGB). 491 Tema V. masculino o femenino.493 Ciertos sistemas indican que la fuerza o la intimidación podrían ser dirigidas contra una tercera persona. por ejemplo. la pluralidad de violadores. cualquiera que sea el sexo. así como su estado mental.

así sea ligera: a) de la vagina o del ano de la víctima. entre ellos el suyo. Aunado a lo anterior. sea que ésta emane de la violencia corporal. la idea de la estigmatización que se vincula a la penetración vaginal o anal forzada es más fuerte que aquella que deriva de la penetración oral forzada es el fruto de actitudes. en la naturaleza de la competencia ratione materiae del tribunal internacional.378 impregna al derecho internacional en su conjunto. es un derecho que deriva de ese principio. un principio que milita a favor de la ampliación de la definición de violación. por el pene o cualquier objeto utilizado por el violador. de las humillaciones o de atentados contra el pudor. cuya validez puede ser discutida. sino de una agresión sexual asimilable a un crimen de guerra o de un crimen contra la humanidad. la penetración oral forzada que da lugar a investigación penal ante él. No se trata de una agresión sexual simple. al respeto por sí mismo y al bienestar mental de una persona. Además. es indudablemente una agresión sexual agravada ya que es cometida en tiempo de conflicto armado contra civiles indefensos. dado que la penetración oral forzada es en todo caso un delito y seguramente un crimen extremadamente grave. No se trata de incriminar actos que no son criminales en el momento en que fueron cometidos por el acusado. que sería más deshonroso ser condenado por violación que por violencia sexual. la Sala de Primera Instancia estima que los elementos objetivos constitutivos de la violación son: 1) Una penetración sexual. aquél no podría ser perseguido más que por agresiones sexuales. Crímenes internacionales . Sin embargo. 184. a partir del momento en que a un acusado se le imputan cargos de violación y es condenado por haber impuesto por la fuerza una relación sexual oral —y condenado teniendo en cuenta las penas aplicables en la antigua Yugoslavia para esa clase de crímenes. en aplicación del artículo 24 del estatuto y del artículo 101 del reglamento— no se encuentra penalizado por la calificación de violación acogida de preferencia a aquella de violencia sexual. En efecto. Este principio tiene por objetivo proteger al ser humano de todo atentado contra su dignidad personal. Por tanto. Que una violencia sexual tan grave como lo es la penetración oral forzada sea calificada como violación. En consecuencia. Así. 185. no se puede olvidar que la penetración oral forzada puede ser tan humillante y traumática para la víctima como la penetración vaginal o anal. o Segunda parte. No se podría alegar más que una cosa. la Sala de Primera Instancia considera que no es contrario al principio nullum crimen sine lege inculpar de violación a una persona que se ha declarado culpable de un acto de penetración oral forzada en tanto que en ciertos países. ese aspecto es ampliamente contrarrestado por el principio fundamental de la protección de la dignidad humana. como se observó arriba.

de conformidad con su artículo 5º. La Sala de Primera Instancia. sino toda violencia sexual grave que no se acompañe de una verdadera penetración. Sentencia proferida el 22 de febrero de 2001 por la Sala de Primera Instancia del TPIY. par. de naturaleza sexual. Furundzija2. pars. las reglas del derecho penal internacional reprimen no solamente la violación. 186. Crímenes de guerra. de la amenaza o de la coerción contra la víctima o de una tercera persona. en tanto que crimen contra la humanidad. en virtud del artículo 3º del estatuto. Radicado: TPIY-96-23-T. que no se exponen ni en el estatuto. D) Violación 436. con ocasión del asunto “Furundzija”. crímenes de lesa humanidad y delitos sexuales . la intimidación o la fuerza. 478 y 479. fallado el 10 de diciembre de 1998. sentencia del 2 de septiembre de 1998. la distinción es importante antes de la condena. Dragoljub Kunarac y otros”. Como se observó.496 Posteriormente. 597. 495 496 Tema V. ni en los instrumentos de derecho internacional humanitario o de derechos humanos. analizó las diversas Asunto “Fiscalía vs. Los unos y los otros constituyen crímenes en derecho internacional. contrario a las leyes y costumbres de la guerra y sancionado como tal por el artículo 3º del estatuto. asunto TPIR-96-4-T. con ocasión del asunto “Akayesu”. por las violaciones que cometieron. Parecería que están prohibidas todas las violencias sexuales graves que comporten atentado contra la dignidad física y moral de la persona y que son infligidas por medio de la amenaza. Asunto “Fiscalía vs. asunto IT. estudió los elementos específicos constitutivos del crimen de violación. Asunto “Fiscal vs. Los tres acusados deben.495 Luego de haber señalado que la Sala de Primera Instancia del Tribunal Penal Internacional para Ruanda.95-17-T. Akayesu”. sentencia del 16 de noviembre de 1998.379 b) de la boca de la víctima por el pene del violador. 437. y de un crimen contra la humanidad. asunto IT-95-17/1-T. siendo de competencia del tribunal. Los elementos comunes de estos crímenes apuntan a cada uno de los artículos expuestos a continuación. Esta definición de los elementos constitutivos de la violación fueron retomados por la Sala de Primera Instancia del TPIY. Esta competencia se encuentra igualmente establecida frente a aquellas violaciones que constituyen un atentado contra la dignidad de las personas. sobre la base del artículo 3º común a los convenios de Ginebra de 1949. cometida sobre una persona bajo circunstancias de coerción”. en el asunto “Fiscalía vs. El artículo 5g del estatuto cita expresamente la violación. 2) Por el empleo de la fuerza. Delalic y otros”. de una manera que degrade o humille a la víctima. definió la violación como “una invasión física. responder por una vulneración de las leyes y costumbres de la guerra.

380
fuentes del derecho internacional y encontró que no es posible discernir los elementos del crimen de violación ni del derecho internacional de tratados ni de la
costumbre internacional, “tampoco de los principios generales del derecho penal
internacional […] ni de los principios generales del derecho internacional”. Concluyó que “para llegar a una definición precisa de violación basada en el principio
en virtud del cual las normas penales deben tener un contenido preciso (principle
of specificity, ‘Bestimmtheitsgrundsatz’, también conocido con la máxima nullem
crimen sine lege stricta), es necesario buscar aquellos principios del derecho penal
comunes a los principales sistemas jurídicos”. Dichos principios pueden abstraerse,
con toda cautela, de principios de derecho interno.497 La Sala, después de analizar
la legislación nacional de varios Estados, encontró que el elemento material (actus
reus) del delito de violación es:
1) La penetración sexual, por leve que sea:
a) de la vagina o el ano de la víctima por el pene del perpetrador o cualquier
otro objeto usado por el perpetrador, o
b) de la boca de la víctima por el pene del violador.
2) Por medio de coerción o fuerza o amenaza de fuerza contra la víctima o un
tercero.498
438. Esta Sala de Primera Instancia está de acuerdo con que estos elementos, si
se prueban, constituyen el elemento material —actus reus— del crimen de violación en el derecho internacional. Sin embargo, bajo las circunstancias del presente caso el tribunal considera necesario aclarar su entendimiento del elemento
contenido en el parágrafo 2o de la sentencia del caso “Furundzija”. La Sala considera que la definición citada, aunque es apropiada para las circunstancias del
caso concreto, resulta ser, sin embargo, más estricta sobre un aspecto no exigido
por el derecho internacional. Al señalar que el acto de penetración sexual sólo
habrá de constituir violación si se encuentra acompañado de coerción o fuerza o
amenaza de fuerza contra la víctima o un tercero, la definición en “Furundzija” no
contempla otros factores que representan un acto de penetración sexual no consentido o involuntario por parte de la víctima,499 lo que, como se puso de presente

Asunto “Fiscalía vs. Furundzija”, asunto IT-95-17/1-T, sentencia del 10 de diciembre de 1998, par. 177.
Ibídem, par. 185 (“la definición de Furundzija”).
499
����������������������������������������������������������������������������������������������������������������
La acusación, al poner el acento sobre la necesidad de probar la “coacción, la fuerza o las amenazas” en su alegato de conclusión (par. 754), parecía igualmente preferir una definición de violación más restringida que la indicada por las fuentes del derecho internacional examinadas en el asunto concreto. Sin embargo, esos argumentos
497
498

Segunda parte. Crímenes internacionales

381
durante la audiencia y se verá más adelante, según la Sala de Primera Instancia, es
el sentido preciso que hay que darle en derecho internacional a dicho elemento
de la definición.
439. Como se señaló en el asunto “Furundzija”, el recurso a los principios generales
del derecho, comunes a los principales sistemas jurídicos del mundo, permite, en
ausencia de reglas de derecho internacional convencional o consuetudinario sobre
la cuestión, derivar las reglas internacionales para determinar las circunstancias en
las cuales los actos de penetración sexual definidos, más adelante, constituyen una
violación.500 El valor de estas fuentes reside en que permiten aislar unos “conceptos
generales y de las instituciones jurídicas” que, siendo comunes a un amplio espectro de sistemas jurídicos internos, resultan ser reveladores de una cierta tendencia
internacional sobre un aspecto jurídico, y por tanto, se puede considerar que suministran una buen reflejo del estado del derecho internacional en la materia. Al pasar
revista de los principales sistemas jurídicos internos, la Sala de Primera Instancia no
busca descubrir una disposición jurídica precisa que haya sido adoptada por la mayoría de ellos, sino que pretende determinar si es posible extraer, a partir del examen
general de esos sistemas internos, ciertos principios fundamentales o, según los términos del asunto “Furundzija”, de unos “denominadores comunes”501 que integren
los principios por adoptar en el ámbito internacional.
440. Como se anotó, la Sala de Primera Instancia, en el caso “Furundzija”, tomó en
consideración un conjunto de sistemas jurídicos nacionales para abstraer los elementos constitutivos de la violación. En la opinión de esta Sala, los sistemas en
aquella ocasión analizados, vistos como un todo, indican que el principio básico
común subyacente es el de que la penetración sexual constituye violación si no ha
sido verdaderamente voluntaria o consensual por parte de la víctima. Sin duda,
los elementos identificados en la definición de “Furundzija” —fuerza, amenaza de
uso de fuerza o coerción— son ciertamente relevantes en muchos sistemas legales,
pero el pleno alcance de las disposiciones reseñadas en ese fallo sugieren que el verdadero elemento común que unifica los diversos sistemas puede ser un principio
más amplio y básico que apunta a penalizar las violaciones a la autonomía sexual.

parecen percibir equivocadamente la ausencia de consentimiento como una suerte de “elemento suplementario”
o “factor adicional”, antes que un criterio que cubre el ámbito más estrecho de los citados factores