You are on page 1of 2

Venid, Fieles Todos

Venid fieles todos, a Belén marchemos
De gozo triunfantes, henchidos de amor.
Y al rey de los cielos humilde veremos.
CORO
Venid, adoremos. Venid, adoremos.
Venid, adoremos a Cristo el Señor.
El que es Hijo eterno del eterno Padre
Y Dios verdadero que al mundo creó
Del seno virgíneo nació de una madre.
En pobre pesebre yace reclinado,
Al hombre ofreciendo eternal salvación.
El Santo Mesías, el Verbo humanado.
Cantad jubilosas, celestes cinturas;
Resuenen los cielos con vuestra canción
¡Al Dios bondadoso, gloria en las alturas!
Jesús celebramos tu bendito nombre
Con himnos solemnes de grato loor;
Por siglos eternos adórate el hombre.
Lugar Para Cristo
Tú dejaste tu trono y corona por mí,
Al venir a Belén a nacer.
Mas a ti no fue dada la entrada al mesón
Y en pesebre te hicieron nacer.
CORO
Ven a mi corazón, ¡oh, Cristo!
Pues en el hay lugar para ti;
Ven a mi corazón, ¡oh, Cristo! ven.
Pues en el hay lugar para ti.

morir,
Aunque vieron tu amor y virtud.
Alabanzas sublimes los cielos darán,
Cuando vengas glorioso de allí,
Y tu voz entre nubes dirá: “Ven a Mi,
Que hay lugar junto a mi para ti”.
Suenen Dulces Himnos
¡Suenen dulces himnos gratos al Señor,
Y óiganse en concierto universal!
Desde el alto cielo baja el Salvador
Para beneficio del mortal.
CORO
¡Gloria! ¡gloria sea a nuestro Dios!
¡Gloria! si cantemos a una voz,
Y el cantar de gloria, que se oyó en Belén,
sea nuestro cántico también
Montes y collados fluyan leche y miel
Y abundancia esparzan y solaz.
Gócense los pueblos, gócese Israel.
Que a la tierra viene ya la paz.
Salte de alegría lleno el corazón,
La abatida y pobre humanidad;
Dios se compadece viendo su aflicción,
Y le muestra buena voluntad.
Lata en nuestros pechos noble gratitud
Hacia quien nos brinda redención;
Y a Jesús el Cristo que nos da salud,
Tributemos nuestra adoración.
Oid un Son en la Alta Esfera

Siempre pueden las zorras sus cuevas tener,
Y las aves sus nidos también,
Mas el Hijo del hombre no tuvo un lugar
En el cual reclinara su sien.

Oid un son en la alta esfera:
¡En los cielos Gloria a Dios!
¡Al mortal paz en la tierra!
Canta la celeste voz.
Con los cielos alabemos,
Al eterno Rey cantemos,
A Jesús, que es nuestro bien,
Con el coro de Belén;
Canta la celeste voz:
“¡En los cielos, Gloria a Dios!”

Tu viniste Señor con tu gran bendición
Para dar libertad y salud,
Mas con odio y desprecio te hicieron

El Señor de los señores,
El Ungido celestial,
A salvar los pecadores

Alabanzas celestes los ángeles dan,
En que rinden al Verbo loor;
Mas humilde viniste a la tierra, Señor,
A dar vida al más vil pecador.

¡Al mundo El gobernará con gracia y con poder! A las naciones probará Su amor y su poder. Canta la celeste voz: “¡En los cielos. A la muerte quieres ir. su amor y su poder. Gloria a Dios!” ¡Al Mundo Paz. Y paz su santa grey. Y paz su santa grey. Entregando el alma tierna. El corazón ya tiene luz. Gloria al Santo de Israel Cuyo nombre es Emmanuel: Canta la celeste voz: “¡En los cielos. Su amor y su poder. gloria a Ti. Y buscarnos te has dignado Para darnos el vivir. nació Jesús! Nació ya nuestro Rey. Jesús perdón le da. el Salvador En tierra reinara! Ya es feliz el pecador. . Jesús perdón le da. Su amor.Bajó al seno virginal. Tu nos traes vida y luz. Jesús perdón le da. Has tu majestad dejado. y paz su santa grey. a Ti Jesús. Nació Jesús! ¡Al mundo paz. ¡Al mundo paz. En humanidad velado. Jesús. Y paz. Gloria a Dios!” Príncipe de paz eterna. Loor al verbo encarnado.