ENERGIA Y LIDERAZGO Según el norteamericano William N.

Plamondon la energía y el liderazgo deben marchar de la mano, es decir que los líderes deben conocer los elementos con los que están trabajando, tener grandes aspiraciones e ideas y comprender la dinámica del movimiento y de que modo crea energía. Aquí la energía se define como la capacidad de una organización para la acción y la realización, la cual impulsa a la organización hacia adelante, sostiene su equilibrio y la mantiene centrada durante los cambios desfavorables, las transiciones y la crisis. Entonces la misión de un líder consiste en utilizar su propia energía para motivar a los demás miembros para que así generen su propia energía y a su vez la transmitan. En los sistemas modernos ya no existe uno o dos lideres dentro de una misma organización, sino que varios ya que mientras mas lideres existan mayor será la cantidad de energía que podrán generar y por ende mayor será el crecimiento de la empresa. Los lideres deben canalizar muy bien su energía, sobre todo en los momentos difíciles ya que ahí es cuando se deben tomar decisiones de forma muy cauta pero audaz y procurando la armonía y el equilibrio al interior de la organización. La mejor forma que tiene un líder de transmitir su energía es a través de la comunicación, la cual no debe pasar tan solo por compartir una información sino también compartir responsabilidad. En fin como conclusión del tema puedo señalar que un líder debe ser capaz de canalizar su energía para así potenciar al resto de los miembros de una organización, debe tener ideas frescas, motivantes e inclusive arriesgadas. No dejarse llevar por el estancamiento en el que caen muchas empresas debido a un montón de reglas burocráticas que no permiten desplegar todo el potencial creativo y proactivo de sus líderes. En fin la energía esta presente en todo orden de cosas y sin ella no hay vida.