You are on page 1of 1

Philippe Capelle

muestre, qu significa en ltimo anlisis 'darse'?".'Tal fenomenologa de la donacin solo es posible en tanto que fenomenologa del evento: "Nunca ponemos
al evento en escena (nada ms ridiculamente contradictorio que la pretendida
'organizacin de un evento'), sino que l, por iniciativa de su s, nos pone en escena al darse a nosotros. Nos pone en escena en la escena que abre su donacin".'
d. El fenmeno del amor
Es otro el lxico al que J.-L. Marion recurre en su obra reciente: no ya la
"donacin" sino el "amor". A decir verdad, retoma as la problemtica iniciada
en Uidole et la distance y prolongada en los Prole'gomnes la charit. Si solo
el amor resiste a la vanidad y al aburrimiento del "Para qu?", es porque
responde a la nica pregunta que escapa al ser y a su reduccin. El amor solo
puede ser reducido a s mismo. La reduccin ser, entonces "ertica", i.e. ni
reduccin epistmica (que coloca todas las cosas bajo la mirada del espritu),
ni reduccin ontolgica (que solo conserva de la cosa su estatuto de ente) sino
que reconduce a aquello por lo cual ella misma es instruida: el amor. Marion
afina su diagnstico de antao; la historia de la filosofa no ha sabido elevarse
nunca a la altura de un rasgo as descripto, incluso lo ha exilado rechazando
su unidad, su racionalidad y su primado. En consecuencia, el autor se aplica
a restituir el amor a su horizonte propio en una trayectoria magistral que
quiere tomar su punto de partida filosfico ah donde Descartes la haba dejado: cuando el amor no era sino un afecto entre otros, un simple calificador
del ego pensante. Escribir, por ende, no ms "meditaciones metafsicas", sino
meditaciones que hagan justicia al orden de las razones que el amor impone.
Porque l mismo y por s mismo (a) despoja "el espacio" de la homogeneidad
que le confiere el mundo de los "entes"' en beneficio de otro lugar que le hace
habitar la pregunta: "Me ama?", (b) y despoja "el tiempo" de su sucesividad
indiferente' en beneficio de un imprevisto cuya necesidad misma sorprende siempre la espera del ego. El amor, as identificado por la pregunta "Me
ama?", me hace habitar de golpe en un lugar distinto de aquel donde estn
los "entes", y en un tiempo distinto del de la secuencialidad temporal. Ocurre
56 Ibd,, pp. 49-50.
57 dem, "L'vnement le phnomne et le rvl.,.", pp. 35-63.
58 J.-L.. Marion, Le phnomne rotique. Six mditations. Paris, Grasset, 2003.
59 Ibid., pp. 52-56,
60 Ibid., pp. 56-64,

81