You are on page 1of 12

EROSIÓN HÍDRICA EN EL CENTRO DE LA PROVINCIA DE

CÓRDOBA. CARACTERIZACIÓN GENERAL.
SANABRIA, Jorge Alberto 1 , ARGÜELLO, Graciela Leonor 1 ; DASSO, Clarita María1 .
1.

Universidad Nacional de Córdoba. F. Cs. Exactas Físicas y Naturales. Ciudad Universitaria.
jsanabria@com.uncor.edu
RESUMEN.
El presente trabajo intenta resumir el estado de la erosión hídrica en una región que ha sido
analizada a lo largo de varios años, por los autores y otros colaboradores, mediante diversos
proyectos de investigación subsidiados por la SeCyT de la Universidad Nacional de Córdoba y
CONICET. La mencionada región se encuentra localizada en la parte central de la Provincia de
Córdoba, entre los paralelos 32º 10’y 31º 25’de latitud sur, y los meridianos 64º 20’y 64º 00’de
longitud oeste.
A través de análisis de imágenes satelitales, fotografías aéreas de distintos años y escalas -según las
localizaciones- y trabajo de campo, se han podido reconocer tres sectores diferentes desde el punto
de vista de la erosión, los cuales responden en general a la posición longitudinal, y atraviesan los
cambios latitudinales. Dichas áreas, de oeste a este, son: Depresión Periférica, que corresponde a la
Asociación geomorfológica homónima mencionada por primera vez en Capitanelli (1979); y las
subasociaciones Plataforma Basculada ondulada, y Plataforma Basculada plana, ambas
comprendidas dentro de la Asociación de igual nombre, (Capitanelli, op.cit.), todas las cuales tienen
una relativa homogeneidad, con variaciones internas dependientes de factores locales
ABSTRACT.
This paper attempts to summarize the hydric erosion state within a region which has been studied
during several years through different projects funded by UNCba’s SeCyT and CONICET, which
is located at the central part of Córdoba Province, between 32º 10’ and 31º 25’ of south latitude; and
between 64º20’ and 64º00’ of west longitude.
Analysing satellite images and aerial photographs from several years and scales- depending on their
respective locations- and through field work, three sectors clearly different, from the erosion point
of view, have been recognised. They roughly respond to their longitudinal position, stretching
across the latitudinal changes. Those areas are from west to east: Depresión Periférica, (Peripheral
Depression) corresponding to the homonymous geomorphological Association, first mentioned by
Capitanelli, R (1979), and two subassociations within the Plataforma Basculada (Basculated
Platform) Association, namely: Plataforma Basculada ondulada (undulate) and Plataforma
Basculada plana (plain) (Capitanelli, op.cit.) .All of them exhibit a relative homogeneity, with
internal variations which depend on local factors.
PALABRAS CLAVE: erosión hídrica, suelos, geomorfo logía.
INTRODUCCIÓN Y UBICACIÓN.
Una parte fundamental de toda tarea geológica incluye la recopilación de antecedentes específicos,
razón por la cual, la progresiva organización e integración de los datos disponibles cobra gran
relevancia, y significa un medio por el cual se rescata información que de otra manera permanece
diseminada y no siempre al alcance de la consulta habitual, para ponerla al servicio de toda
utilización posterior, sea de índole académica o de aplicación.

En el presente trabajo, se intenta obtener un resumen confiable del estado de la erosión hídrica en
una región que ha sido analizada a lo largo de varios años, mediante diversos proyectos de
investigación, oportunamente subsidiados por la SeCyt de la Universidad Nacional de Córdoba. Y
por CONICET.
El área en cuestión corresponde
a la parte central de la
Provincia
de
Córdoba,
comprendida entre los paralelos
32º 10’y 31º 25’de latitud sur, y
los meridianos 64º 20’y 64º
00’de longitud al oeste de
Greenwich. (Fig. 1)
Esto abarca parcialmente a los
Departamentos Santa María,
Tercero Arriba, y Calamuchita
y de modo aproximado
corresponde a la porción
occidental de la zona limitada
por los Ríos Suquía y
Ctalamochita.
OBJETIVOS.
Como ya se ha indicado, el
objetivo es organizar de forma
significativa e integrada, los
resultados obtenidos tras años
de investigaciones parciales, en
lo que se refiere a la situación erosiva hídrica.
MATERIALES Y MÉTODOS.
A través de análisis de imágenes satelitales, fotografías aéreas de los años 1962 y 1970 a escala
1:20.000 y 1987 y 1995 a escala 1:50.000 y trabajo de campo, se ha logrado establecer un resumen
generalizado con el estado de la erosión, en el que se ha incorporado:
a) Morfoestructura que comprende las descripciones de asociaciones y unidades geomorfológicas
presentes.
b) Morfogénesis, donde se discuten los procesos, agentes y factores involucrados en la generación
de las formas.
c) Morfodinámica, que es la temática central y la que adquiere mayor peso en el análisis, pues es
precisamente la que apunta al objetivo planteado.
DESCRIPCIÓN DEL ÁREA.
Geología.
El área en estudio pertenece, si se sigue la interpretación de Sayago (1981), a aquella parte de la
Llanura Chacopampeana que él denomina Llanura Pampeana, y que describe como "planicie
loéssica ondulada a deprimida, con materiales fluviales, lagunares y eólicos cuaternarios".

Existen localmente afloramientos de materiales más antiguos descriptos por Gordillo, C y Lencinas
A.N. (1979) que aparecen como restos erosionados de la potente cubierta sedimentaria que desde la
Sierra Grande se extendía hasta la actual llanura oriental, cubriendo gran parte de la Sierra Chica.
Entre esos materiales, Verena, K. y Methol, E. J. (1979), y Gordillo y Lencinas (op.cit.
describieron la sucesión Cretácico, compuesta por areniscas y conglomerados rojizos cuyos clastos
tienen tamaño muy variado, son angulosos y se componen de fragmentos líticos de distinto origen
(granitos, dioritas cuarcíferas, anfibolitas, gneises, meláfiros, etc.) con mantos de basaltos
intercalados. El techo de la formación no es visible debido a una discordancia erosiva que la separa
de los sedimentos cenozoicos.
Las sedimentitas terciarias son según Gordillo y Lencinas (op. cit.) de tipo detrítico continental, con
baja madurez textural y mineralógica y tamaño de grano creciente hacia la parte alta de las
sucesiones. También en forma discordante, sobreyacen a estos materiales, los depósitos
pleistocénicos, que en algunos casos, debido a fracturas de empuje de edad cuaternaria resultan
cubiertos por formaciones de mayor antigüedad geológica. Los depósitos pleistocénicos son
dominantes en el área de estudio, presentando una actitud tectónica normalmente horizontal o
subhorizontal con espesores que raramente superan los 150 m.
La sucesión comienza generalmente con limos parduscos con tosca calcárea, intercalados con
lechos de textura más gruesa, y hacia arriba siguen sedimentos finos, friables y de color castaño
claro en donde se advierte un alto contenido de ceniza volcánica.
Clima
Los efectos del clima y sus cambios globales se ven reflejados en los principales procesos de
erosión y acumulación de los materiales del suelo por la acción del agua. Esta influencia está dada
fundamentalmente por la frecuencia y duración de las lluvias, las reservas hídricas del sistema
suelo-planta-atmósfera y las particularidades térmicas
propias de la región.
Estaciones Térmicas
en este estudio se caracterizan los principales rasgos
ENE
climáticos imperantes en el área afectada, entre los que
30°C
FEB
DIC
se destacan el régimen de temperaturas, la variabilidad
20°C
de la precipitación en función del tiempo y en el
NOV
MAR
transcurso de un año hidrológico medio y la ocurrencia
10°C
de
tormentas
intensas.
La
información
OCT
ABR
°C
hidrometeorológica que se analizó proviene de las
mediciones existentes en la zona, fundamentalmente las
observaciones climáticas de la Estación Pilar
SET
MAY
Observatorio y los registros pluviográficos de la
AGO
JUN
Estación Córdoba Observatorio, ambas del Servicio
JUL
Meteorológico Nacional. (1985, 1992)
Régimen térmico.
Analizando los registros de temperatura observados en
la Estación Pilar Observatorio para el período 1971Figura 2: termograma tipo en la
1990, puede deducirse para la región en estudio, un
Estación Pilar Observatorio
comportamiento térmico propio de zonas templadas, con
una temperatura media anual de 17ºC, un mínimo
térmico medio en los meses de junio y julio de 10,5 ºC y
una temperatura máxima media de 23,5 ºC en enero. Las máximas absolutas se observan en el mes
de diciembre, con 42,6ºC en promedio, mientras que las mínimas absolutas se dan en julio con 7,3ºC.
Calurosa Cálida

Templada

El termograma de la Figura 2 representa las temperaturas medias mensuales en el transcurso del
año. Se diferencian tres estaciones térmicas en el año bien definidas:
a) Estación Templada: en el período
mayo-agosto con temperaturas medias
comprendidas entre 0ºC y 10ºC.
b) Estación Cálida : con un período de
marzo a mayo y otro de agosto a
noviembre, con temperaturas medias
entre 10ºC y 20ºC.
c) Estación Calurosa: con temperaturas
medias que superan a los 20ºC en el
lapso comprendido entre los meses de
noviembre a marzo y coincidente con el
período estival.

60
% de 50
Lámina
40
30

50,50
Frecuencia Relativa = 0.44
23,00

20
10

10,50 8,70

4,40

2,90

0
Régimen de precipitación
1
2
3 Sextil 4
5
6
El estudio de las precipitaciones se
realizó sobre la base de la serie
pluviométrica de la Estación Pilar, con una
longitud de registros continuos de 50 años,
Figura Nº3: hietograma tipo adimensional de
comprendidos entre los años hidrológicos
tormentas intensas en la Zona Centro.
1941/42 y 1989/90. El análisis de la serie de
totales de lluvia en el año, permitió estimar
para la región, un valor de Precipitación Normal Anual de 736 mm. La distribución interanual
refleja como rasgo característico la alternancia de años húmedos seguidos de años secos, poniendo
de manifiesto la variabilidad temporal de la lluvia en la región. El año hidrológico más húmedo
(1980/81) alcanzó un total anual de 1169 mm, valor que triplica al año más seco (1971/72) con sólo
398 mm.
El comportamiento de los valores medios mensua les durante el transcurso del año hidrológico
medio, evidencia claramente dos ciclos estacionales: uno estival, de septiembre a marzo, y otro, de
abril a agosto, correspondiente al período invernal. Durante el ciclo estival la lluvia promedio
supera los 65 mm/mes, mientras que durante el otoño- invierno la tasa mensual se mantiene por
debajo de los 35mm.
Las lluvias máximas diarias anuales para distintos períodos de retorno, obtenidas según una
distribución lognormal en las Estaciones Córdoba Observatorio y Pilar Observatorio, arrojan
resultados parecidos que evidencian la ocurrencia en la región, de lluvias extremas de similar origen
y magnitud. Así, en términos promedios, cada 2 años el área puede verse afectada por lluvias de
70mm caídos en un día, y ese valor supera los 100 mm cada 10 años en promedio. Para un período
de retorno de 50 años en ambas estaciones los valores inferidos pueden superar los 140 mm en un
día. Estas particularidades han quedado de manifiesto en los últimos años, cuando lluvias
torrenciales provocaron en la zona graves inundaciones con daños materiales en obras de
infraestructura vial, al tiempo que aceleraron los procesos de erosión hídrica con la consiguiente
pérdida de suelo fértil por el arrastre de la escorrentía superficial.
En síntesis, se puede señalar como aspecto más sobresaliente de las lluvias, una irregularidad
temporal muy acusada a lo largo de los años y un fuerte contraste en las variaciones estacionales.
Esto permite concluir que el régimen local de lluvias que impera en la zona es típico de una
transición climática, rasgo característico de la región semiárida.

Tormentas Intensas
Tomando como base el estudio de las lluvias para diseño hidrológico en el territorio de la provincia
de Córdoba, se examinaron los patrones de distribución temporal interna de las lluvias intensas
ocurridas en la Zona Hidrometeorológica Centro, caracterizada con una serie pluviográfica de 35
años (1943-1977) de la Estación Córdoba Observatorio (Dasso, C et al., 2001; Dasso, C, 2003 ;
Caamaño et al. 1999).
Aplicando criterios de lámina mínima precipitada (20mm), intensidad mínima (1mm/min) y
separación entre eventos de 2 horas sin lluvia, se obtuvo un conjunto de 157 tormentas intensas que
fueron discretizadas en sextiles (1/6 de la duración total) para su posterior tratamiento.
Clasificadas según cinco categorías de duración total de la tormenta, se pudo advertir que la mayor
ocurrencia (56) es de eventos que tienen una duración comprendida entre 3 y 6 horas, mientras que
sólo 15 son de duraciones superiores. Categorizadas según la posición del pico de mayor intensidad
de la lluvia y agrupadas en tormentas cortas (menor o igual a 2hs de duración) y tormentas largas
(mayor de 2hs), la mayor frecuencia relativa se da para ambas clases en el primer sextil (34% y
49% respectivamente). Agrupadas las tormentas según la posición del máximo de su intensidad y
sintetizados sus rasgos en patrones típicos históricos (hietogramas tipo) se pudo advertir también
que la mayor frecuencia relativa (44%) se da para las tormentas con pico en el primer sextil.
La Figura 3 muestra la distribución típica de mayor probabilidad de ocurrencia para las tormentas
de la zona centro, sintetizada con la técnica de Huff. De ella se deduce que en términos estadísticos
el mayor porcentaje de lámina precipitada (50,5) ocurre en el primer sexto de duración de la
tormenta.
Geomorfología.
El área en estudio se inscribe dentro de dos Asociaciones, nominalmente de oeste a este : Depresión
Periférica y Plataforma Basculada, definidas ambas por Capitanelli, R. (1979). Esta última, a su vez,
puede ser dividida en dos sectores claramente distintos, uno ondulado al oeste y otro plano hacia el
este.
1. Asociación Depresión Periférica ( Fig Nº 4). Es una
asociación geomorfológica que acompaña a la Sierra Chica de
Córdoba en su faldeo oriental, desde la ciudad de Jesús María
al norte hasta la Sierra Las Peñas al sur. Fue descripta tanto
por Capitanelli, R. (1979) como por Jarsún, B. (1989) como un
ambiente geomorfológico bajo y longitud inal en cuyo fondo
plano se acumulan sedimentos modernos de origen fluvial
(terrazas), aluvial (conos de deyección) y eólico (loess
pampeano), y algunos afloramientos del basamento cristalino.
Se habría formado por los movimientos relativos de los
bloques entre las fallas meridionales correspondientes al
abrupto de la Sierra Chica por el oeste, y el levantamiento de
la Plataforma Basculada en el este. Estos movimientos, según
Sanabria y Argüello (2003) se habrían producido durante el
Pleistoceno tardío, posiblemente después de los 30- 25 ka, con
reactivaciones en el período Holoceno. Toda la asociación
Fig Nº 4. Despeñaderos. Intensa
erosión en los paleoconos cubiertos
con loess.

presenta un fuerte control estructural y constituye una fosa tectónica que es el principal componente
morfoestructural.
Internamente, sistemas de fallas de rumbo NO- SE y NE- SO principalmente, y E- O en forma
subordinada, dan lugar a la formación de unidades geomorfológicas, que en algunos sectores
configuran cuencas definidas por los ríos y arroyos que las surcan. Se pueden citar desde el norte
hacia el sur, las cuencas del Río Suquía, de La Lagunilla, del Río Anizacate, de los arroyos San
Agustín y Soconcho y del Río Ctalamochita, y los ríos más importantes que pueden mencionarse
son: Santa Catalina, Ascochinga, Suquía, Los Molinos, Anizacate, Xanaes y Ctalamochita.
El relieve es suavemente ondulado en la parte central y con pendientes del 1 al 3% en los márgenes,
apreciándose diferencias de altura sobre el borde oriental- límite con la Plataforma Basculada- que
llegan hasta los 50m, como sucede a la altura de la localidad de Despeñaderos.
Los sedimentos superficiales más importantes que se describen son los loess típicos y
retransportados, los fluviales que se encuentran limitados a las fajas de los ríos y arroyos y los
aluviales que se ubican en el límite de las dos asociaciones y, en menor medida, adosados al
basamento cristalino.
Las unidades geomorfológicas que se han determinado para el sector en estudio son:
1.1 Paleoconos aluviales. Se ubican en el límite con la Asociación Plataforma Basculada que se
encuentra al E. Su principal afloramiento se encuentra al sur de la localidad de Despeñaderos, en
donde presentan lomas convexas, interrumpidas por valles tectónicos con orientación NO- SE y
NE- SO, originando un diseño de drenaje de tipo helechiforme.
Las pendientes tienen una inclinación de alrededor del 3%. Son conglomerados de posible edad
Cretácica y Plio- Pleistoceno.
1.2 Paleoconos aluviales disecados cubiertos con loess (Sanabria, J. A. et al., 1996). Se ubican en
el límite de las dos asociaciones y en las divisorias de las cuencas. Son lomadas convexas con
pendientes promedio del 3%, y constituidas por conglomerados cretácicos, terciarios y cuaternarios
que se encue ntran cubiertos por loess del Pleistoceno medio a tardío- Holoceno. El espesor de los
loess varía desde 0,50 m hasta 50- 55 m de promedio.
1.3 Planicie central loéssica (Sanabria, J. A. 2000). Se ubica en el eje central de la asociación en
las cuencas del Río Anizacate y el Arroyo San Agustín y está representada por superficies casi
planas con pendientes menores que 0,5%, hacia el sur y norte respectivamente de los ríos Anizacate,
Los Molinos y Xanaes , que se confunden a través de un límite difuso con las terrazas fluviales.
1.4 Paleoconos aluviales disecados, con delgada cubierta eólica. Son geoformas de poca
extensión areal. Se ubican al N de la localidad de Despeñaderos. Comprenden lomadas convexas,
orientadas en sentido N- S, con pendientes plano- cóncavas y regulares, e inclinación promedio del
3%. Están cubiertas por sedimentos eólicos, de menos de 50 cm de espesor, que tienen textura
franca, con gravas finas mezcladas en la masa.
En sectores restringidos, afloran en superficie, conglomerados de los paleoconos, con matriz
arenosa y bloques de diámetros de hasta 1 metro
1.5 Valles fluviales de ríos y arroyos. Los ríos principales- el Suquía, Anizacate, Los Molinos y el
Ctalamochita, que se encuentran controlados tectónicamente por los sistemas de fallas menores,
presentan tres niveles de terrazas, de posible origen climático. La terraza alta se encuentra cubierta
por un manto de loess.
En los arroyos menores los niveles pueden ser dos o uno.
1.6 Llanuras aluviales de piedemonte. Ocupan sectores de escasa representatividad areal y se
ubican adosadas al basamento cristalino de la Sierra Chica y la Sierra de La Cruz.
Son superficies con ligera inclinación, que varía de 3 a 1% en el sentido oeste- este. En ciertos
sectores, como en la cuenca de La Lagunilla, se observa, en un sentido paralelo a la sierra, un
relieve ondulado debido a la presencia de conos aluviales.
Los materiales constituyentes son sedimentos de granulometría heterogénea, que varían desde
tamaños finos a clastos angulosos gruesos.

1.7 Loma das suavemente onduladas.
Son sectores sin orientación preferencial, suavemente ondulados debido a la presencia de líneas de
escurrimiento- que en gran parte se encuentran controladas tectónicamente- y particularmente bien
identificables en las cuencas de La Lagunilla y del Arroyo Soconcho.
Las pendientes generalmente varían entre el 1 y el 3% y los sedimentos superficiales son loess
típicos y retransportados.
2. Asociación Plataforma Basculada ( Fig. Nº 4). Esta Asociación constituye un bloque de antiguo
basamento separado de las montañas por la falla que ha levantado a la Sierra Chica- originando
entre ambas, la Depresión Periférica ya descripta- el cual fue progresivamente sepultado por
sedimentos que alcanzaron mayor espesor hacia el este, debido a su suave pendiente regional.
Debido a que su génesis está íntimamente ligada a la de la Depresión Periférica, puede asumirse que
se habría formado durante el Pleistoceno tardío, con reactivaciones durante el período Holoceno.
Al igual que en la Depresión Periférica, dentro de la asociación se pueden ubicar algunas cuencas
claramente definidas, como las denominadas, de norte a sur, Rafael García- Lozada; Río SegundoLaguna Larga; Cortada de Graso y Corralito.
Por la naturaleza de sus geoformas se pueden separar dentro del área en estudio dos unidades
claramente diferenciadas. Por un lado, y en el sector occidental de la asociación, la unidad que
denominamos Plataforma Basculada ondulada y, hacia el oriente, la unidad Plataforma Basculada
plana.
2.1 Sub-asociación Plataforma Basculada ondulada. Se ubica en el límite con la Depresión
Periférica y comparte con ella las siguientes geoformas, que fueron descriptas oportunamente:
Paleoconos aluviales; Paleoconos aluviales disecados con delgada cubierta eólica y Paleoconos
disecados cubiertos con loess.
2.2 Sub-asociación Plataforma Basculada plana. Como su nombre lo indica, es una superficie en
donde las diferencias de nivel entre geoformas menores son ínfimas. La pendiente general hacia el
este no supera el 0,5%.
Los materiales superficiales están constituidos por loess típicos y retransportados depositados
durante el Pleistoceno tardío (Holoceno?).
Suelos y vegetación
Los suelos de la región desarrollados sobre loess pertenecen al Orden de los Molisoles. Son en
general poco evolucionados.
En los interfluvios son Haplustoles típicos, con perfil pedológico A- AC- Ck, en donde el carbonato
de calcio se encuentra a 0,50m de promedio. Esta profundidad es producto del proceso de
descarbonatación e indicador de las condiciones climáticas que ocurrieron desde el momento de
inicio de su formación- tiempo 0 de evolución-.
En los bajos- líneas de escurrimiento – presentan un grado de desarrollo mayor, con horizonte Bw y
Bt. El carbonato de calcio se encuentra a una profundidad promedio de 0,80m.
Sobre las terrazas fluviales y los paleoconos aluviales se desarrollan suelos que pertenecen al Orden
de los Entisoles y son de desarrollo escaso a nulo.
Sobre la llanura aluvial de piedemonte corresponden al Orden de los Molisoles y Entisoles.
Los materiales parentales, objeto central de este estudio, son de origen fluvial, aluvial y eólico.
Por ser los materiales eólicos los que dominan ampliamente toda el área en estudio y los más
susceptibles a la erosión, el análisis se centra en este tipo de sedimento.
Analizando la distribución espacial de las muestras resulta que en la Depresión Periférica,- en las
lomas y en la planicie central-, dominan los loess típicos. Solamente presentan evidencias de
retransporte las muestras obtenidas sobre materiales limosos en la barranca de río Anizacate y
sectores aledaños a las sierras. También en la Plataforma Basculada, las muestras analizadas se

definen, de acuerdo con la clasificación de Bidart, S. (1992), como loess típicos y dentro de ellos
corresponden a limos gruesos.
Toda la región se encuentra bajo explotación agrícola, con cultivos predominantemente de soja
excepto en sitios muy reducidos, generalmente en las terrazas fluviales, en los que se encuentra la
vegetación autóctona.
Es de especial interés señalar que la soja fue introducida durante la década del 70, por la influencia
que produce sobre la erosión hídrica, sobre todo considerando que el manejo de los suelos es de
soja- soja; soja- trigo, y la ganadería prácticamente ha desaparecido.
EROSIÓN HÍDRICA
La erosión hídrica es el proceso de degradación de suelos más importante para la región centro de la
provincia de Córdoba, e influyen en él, diversos factores: el climático, debido a que las
precipitaciones se concentran durante el período estival, con modalidad de tormentas intensas. El
manejo agrícola, fundamentalmente por el intenso cultivo de la soja, que exige la preparación del
suelo en coincidencia con las máximas lluvias, y la alta susceptibilidad a la erosión hídrica del
loess.
Sin embargo, considerando que todos estos factores son comunes para la región, es el relieve el que
determina la variación en las formas y la intensidad de la erosión.
Los procesos y geoformas que se presentan abarcan: arroyada difusa, surcos, cárcavas y barrancos.
Las dos primeras manifestaciones son las más importantes por la cantidad de material que es
removido desde los suelos.
Debido a que como se ha señalado, el relieve es el factor más importante, se realiza un análisis de la
erosión en base a las unidades geomorfológicas más significativas, en las que el loess está presente.
Las unidades en las que el material parental de los suelos corresponde a sedimentos fluviales y
aluviales, no son consideradas en este estudio, por su menor representación areal por un lado, y
porque no fueron objeto de los respectivos proyectos en su momento, por el otro.
En la Asociación Depresión Periférica,
como en el resto de las unidades, la
pendiente es determinante en el proceso
erosivo.
En la Planicie central loéssica, (Fig. Nº 4) la
erosión en forma de surcos se concentra
principalmente
en
las
líneas
de
escurrimiento amplias. En el extremo sur de
la unidad, la erosión es más intensa cuando
se producen lluvias de tipo torrencial,
debido a que la circulación de los
excedentes hídricos se manifiesta en forma
de mantos. En algunos sectores de ésta
como de otras unidades, las líneas
correspondientes a bajos de origen
tectónico, no son funcionales desde el punto
de vista del drenaje y la evacuación de los
excedentes hídricos, ya que la circulación
Figura Nº 5 Textura típica de mallines
del agua, condicionada por la pendiente general,
es trasvasada en paleosistemas de drenaje.
En los Paleoconos aluviales cubiertos por loess, cualquiera sea el espesor de este último, la erosión
es muy intensa, pero se puede establecer una diferencia entre las facetas señaladas como área
cumbral y pendientes. Mientras que en la primera faceta, la erosión se manifiesta en forma de

arroyada difusa, con gran intensidad en el quiebre de pendiente, donde localizadamente llega a
desaparecer el suelo completo; en la segunda, la erosión en surcos es predominante y la arroyada
difusa se encuentra subordinada.
Aparecen muy escasas cárcavas controladas fundamentalmente por la pendiente. Una de ellas, que
se ubica entre la localidad de San Agustín y Despeñaderos sobre la ruta Nº 36, alcanza gran
magnitud, con una profundidad de aproximadamente 6 - 7m y un ancho similar. También, pero aún
con menos frecuencia, se pueden observar “mallines” (piping).(Fig Nº 5 ).
Las unidades paleoconos aluviales cubiertos con loess y paleoconos aluviales con delgada cubierta
eólica de la Asociación Plataforma Basculada ondulada responden a la misma descripción que las
unidades homónimas de la Asociación anterior.
En la Plataforma Basculada plana (Fig Nº 6), la erosión en surcos se limita a las líneas de
escurrimiento, y es escasa la arroyada difusa. Se encuentra una mayor cantidad de cárcavas que en
la Plataforma Basculada ondulada, las cuales están controladas por la pendiente general, pero una
cantidad significativa se ubica en las cunetas y resulta controlada por los caminos.
Es de destacar que en esta sub-asociación, en el límite con el sector ondulado, la intensidad de la
erosión es máxima, debido al aumento de los caudales de escurrimiento que proceden del sector
ondulado. Hacia el este el caudal se disipa y pierde energía para erosionar.
La cárcava más importante, que nace en el sector ondulado y se prolonga por 25 km en el sector
plano, es la de Corralito (Fig Nº 7), situada aproximadamente dos kilómetros al N de Corralito por
el camino que une esta localidad con Despeñaderos. Su cabecera tiene inicialmente una dirección
general N - S, paralela al trazado de las vías del ferrocarril,
cambiando luego bruscamente de rumbo hacia el E. Su
origen data de 1978 y fue descripta por Sanabria, J. A. et
al, en 1996.
Se ha descripto en esa cárcava una importante acumulación
de sedimentos,
a lo largo de casi cien mil años,
interrumpida cíclicamente por eventos de pedogénesis,
cuando el clima era favorable. (Sanabria, J.A. et al 20012002)
Es característica también en la Plataforma Basculada
plana, la presencia de mallines, los cuales, en algunos
casos, al producirse desplome del techo, evolucionan hacia
una dinámica de cárcavas; en otros casos se observan
hundimientos o fosas sin una dirección predominante, que
son cubiertos por vegetación arbórea ( Fig. Nº 5 ). El
origen de los mallines es todavía desconocido
Figura Nº 6 Plataforma Basculada
Plana, erosión en líneas de escurrimiento
Si bien es cierto que los mallines se pueden ubicar en distintas facetas, parecen más frecuentes en
los entrecruzamientos de las líneas de escurrimiento.
En toda el área en estudio, cabe mencionar la influencia del cultivo de soja en la erosión hídrica,
que comienza de manera intensiva en la década del 70, lo que se puede observar a través de la
comparación de fotografías aéreas del año 1962 y 1987 (Figs Nº 8 y 4 ).
Los trabajos que intentan cuantificar la erosión hídrica son escasos. Ap licando el método de
Sayago, J. M. y Collantes, M. (1988), que es semicuantitativo, Balbis A. et al.(1991) en el área de
La Lagunilla, determinaron que la erosión más severa se produce en las lomas eólicas alargadasunidad que actualmente se denomina paleoconos aluviales cubiertos con loess-, mientras que en las
lomadas eólicas suavemente onduladas la erosión es moderada.

Terentí, J. (2003), en la Cuenca Estancia María Isabel, aplicó el método de Sayago, J. M. y
Collantes, M. (op. cit.) y midió la longitud de surcos y cárcavas y luego, en base a las fotografías
aéreas de 1970 y 1995, comparó los resultados.
Las unidades más afectadas por la erosión en surco son: la faceta pendiente de la subunidad lomas
alargadas; la subunidad líneas de escurrimiento muy manifiestas; la faceta líneas de escurrimiento
de moderadas a poco manifiestas de la subunidad lomas aplanadas y la faceta interfluvios de la
subunidad planicie, en todas las cuales, la erosión es considerada como moderada.

Figura Nº 7 Corralito, cárcava de 25 km aproximadamente de extensión.
1970
UNIDADES
Erosión actual
Pendiente
Ligera
Líneas de escurrimiento muy manifiestas Moderada
Líneas de escurrimiento moderadas
Ligera
Líneas de escurrimiento poco manifiestas Ligera
Interfluvios
Ligera

m/ha
13
27,2
36
11,5

1995
Erosión actual
Moderada
Moderada
Moderada
Moderada
Moderada

m/ha
25,1
47,7
36
21,6

Se observa el notable aumento en la intensidad de la erosión entre
ambas fechas.
CONCLUSIONES.
A través de diversos proyectos llevados a cabo a lo largo de varios
años, los autores han podido establecer tres sectores diferentes
desde el punto de vista de la erosión, los cuales responden en
general a la posición longitudinal, y atraviesan los cambios
latitudinales. Dichas áreas, de oeste a este, son: Depresión
Periférica, que corresponde a la Asociación geomorfológica
homónima mencionada por primera vez en Capitanelli (1979); y las
sub-asociaciones Plataforma Basculada ondulada, y Plataforma
Basculada plana, ambas comprendidas dentro de la Asociación de
igual nombre, (Capitanelli, op.cit.), todas las cuales tienen una
relativa homogeneidad, con variaciones internas dependientes de
Fig. Nº 8: Fotografía aérea del año
1962 antes del cultivo de soja.

factores locales.
TRABAJOS CITADOS EN EL TEXTO.
BALBIS, A, ARGÜELLO, G; SANABRIA, J. A.; MANZUR, A. 1991. Evaluación del impacto
erosivo en el área de La Lagunilla mediante el uso de fotografías aéreas. 2º Simposio
Argentino de Teledetección. Paraná. Entre Ríos.
BIDART, S. 1992. Clasificación de los sedimentos eólicos del Pleistoceno tardío-Holoceno del sur
de la Provincia de Buenos, Argentina. Una propuesta. Cuarta Reunión Argentina de
Sedimentología, La Plata 1992. Vol. II, págs. 159-165
CAAMAÑO NELLI, G.; DASSO, C. y GARCIA, M. 1999. Síntesis de Patrones Temporales de
Tormentas Intensas en la Provincia de Córdoba, Argentina. XIV Congreso Chileno Ingeniería
Hidraúlica: Agua y Medio Ambiente. pp 227-238. Departamento de Ingeniería Civil.
Universidad de Chile. Santiago, Chile.
CAPITANELLI, R.1979. Capítulo V. Geomorfología. En: Vázquez, J.B. (ed) Geografía Física de
Córdoba. Ed Boldt. Bs.As: 213-296.
DASSO, C.M. 2003. Distribución Temporal Interna: Síntesis de Tormentas Intensas. Capítulo 12,
pp 147-160. En: Lluvias de Diseño. Conceptos, Técnicas y Experiencias (Caamaño Nelli –
Dasso). Editorial Universitas. Córdoba, Argentina.
DASSO, C; GARCIA, M. y CAAMAÑO NELLI, G. 2001. Hietogramas de Lluvias Intensas en la
Región Central de Argentina. Book of Abstract, p25. Trabajo en CDROOM. IV Diálogo
Interamericano sobre Gerenciamiento de Aguas. Foz de Iguazú. Paraná. Brasil.
GORDILLO, C. E. y LENCINAS, A. N.1979. Sierras Pampeanas de Córdoba y San Luis. Geología
Regional Argentina. Academia Nacional de Ciencias, Córdoba. Rep. Argentina Vol.I. 577-650..
SANABRIA, J. A; ARGÜELLO, G.; MANZUR, A. 1996. Aplicación del método de susceptibilidad
a la erosión de Van Zuidan y Cancelado en la cuenca baja del Arroyo San Agustín, Córdoba,
Argentina. Actas (en CD) del XIII Congreso Latinoamericano de la Ciencia del Suelo. Aguas de
Lindoia. Brasil.
SANABRIA, J.A; LEGUIZAMON, R.; TAUBER, A.; MANZUR, A.; PIOVANO, E.;
BARBEITO, O.; ARGÜELLO, G.L.; BALBIS, A. 1996. Guía de campo. Octava Reunión de
Campo del Cuaternario. Publicación para los asistentes.
SANABRIA, J. A. 2000. Génesis de los suelos y su relación con la Geomorfología y Geología del
Cuaternario en la cuenca baja del Río Anizacate. Tesis doctoral. U.N.Cba. Inédito
SANABRIA,J.A; ARGÜELLO, G.L.; DASSO,C; FRECHEN, M. 2001-2002 Informe final para
el proyecto de SeCyT de U.N.Cba: Estudio de suelos, paleosuelos y geologia del Cuaternario
en la Plataforma Basculada, Córdoba, Argentina. Inédito
SANABRIA, J. A y ARGÜELLO, G. L. 2003. Aspectos geomorfológicos y estratigráficos en la
génesis y evolución de la Depresión Periférica, Córdoba, (Argentina).Actas del Segundo
Congreso Argentino de Cuaternario y Geomorfología. Tucumán. Septiembre de 2003. pp 177184.
SAYAGO, J. M. 1981. Rasgos geomorfológicos del territorio argentino. Unidades
morfoestructurales. En: Atlas Total de la República Argentina. Centro Editor de América
Latina, 18: 284.- 285.
SAYAGO, J. M. y COLLANTES, M. 1988. Clasificación y Mapeo de la Erosión Actual y Riesgo
de Erosión en el Valle de Tafí, Provincia de Tucumán. INGEMA.
SERVICIO METEOROLÓGICO NACIONAL, FAA; 1985. 1992. Estadísticas Climatológicas.
No 36 y 37. Buenos .Aires, Argentina.
TERENTI, J. M. 2003. Aplicación del método de cálculo de la erosión hídrica actual a través de
fotografías aéreas en la Cuenca Estancia María Isabel, Dpto. Santa María, Córdoba. Trabajo

Final de la Carrera de Geología. Directores: Dr. Sanabria, J. y Argüello, G. Escuela de
Geología. F.C.E.F.y N. Univ. Nacional de Córdoba. Inédito.
VERENA, K. y METHOL, E. J. 1979. Descripción Geológica de la Hoja 21i, Alta Gracia.
Provincia de Córdoba. Servicio Geológico Nacional. Boletín Nº 165. Bs. As.