P. 1
Dossier DMAgua 2009

Dossier DMAgua 2009

|Views: 11|Likes:

More info:

Published by: Acción Contra el Hambre on Feb 03, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/12/2013

pdf

text

original

Día Mundial del Agua

Dossier para medios, 22 de marzo 2009

© Susana Vera

El derecho al agua,
Un derecho por reconocer
“La carencia de agua o su baja calidad mata diez veces más personas que todas las guerras juntas”, Consejo Mundial del Agua, 2005.

El agua, fuente de vida y fuente de enfermedad

T

ras 30 años de debates y conferencias internacionales, todavía hoy no existe ninguna herramienta legal internacional que obligue a los Estados a garantizar el derecho al agua. Por ello, somos muchos los actores que demandamos en diferentes foros y reuniones internacionales que el “derecho al agua” sea reconocido como un derecho humano fundamental e inalienable y que Naciones Unidas adopte una Convención sobre agua, similar a la Convención sobre desertificación y cambio climático, resultado de la Conferencia de Río de 1992. Con motivo del Día Mundial del Agua de 2009, y en el marco de la Conferencia sobre Agua y Saneamiento que tiene lugar en Estambul estos días, Acción contra el Hambre quiere poner el énfasis en esta demanda para que los Estados se comprometan a asegurar el “derecho al agua” como un derecho fundamental.

El acceso al agua y al saneamiento nos permite cubrir condiciones básicas para la supervivencia: el agua es vida. Nos permite prevenir las enfermedades que se transmiten a través del agua y de la falta de saneamiento e higiene. Y sentar las bases para la seguridad alimentaria y el desarrollo socioeconómico de las personas. Sin embargo, el agua puede convertirse en fuente de destrucción de vidas humanas y de transmisión de enfermedades -el 80% de las enfermedades están relacionadas con el agua-. Más aún, en ocasiones, es utilizada como medida de presión en los conflictos armados. Es por ello, que el acceso al agua y el saneamiento es uno de los ejes fundamentales del trabajo de Acción contra el Hambre. Sin embargo, los datos de acceso siguen siendo alarmantes: una de cada cuatro personas (cerca de 1.400 millones de personas) carecen de acceso a agua potable y una de cada tres (2.400 millones) no tienen acceso a saneamiento, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2004.

Acción contra el Hambre (ACF) es una organización humanitaria internacional que operan en 40 de los países más pobres del mundo. Su vocación es salvar vidas, especialmente los de los niños desnutridos, y trabajar con las poblaciones vulnerables a fin de preservar y restablecer sus medios de vida con dignidad.

Acción contra el Hambre

www.accioncontraelhambre.org

El derecho al agua, un derecho por reconocer

Según la OMS, la diarrea es la segunda causa de mortalidad entre los menores de cinco años
© ACH

En el año 2000, los Estados adoptaron las Metas de Desarrollo del Milenio y se comprometieron a reducir para el año 2015 el porcentaje de personas sin acceso sostenible a agua potable y a servicios básicos de saneamiento. Desde 1990 la cantidad de personas de regiones en desarrollo con mejores instalaciones de saneamiento ha aumentado en 1.100 millones y unos 1.600 millones de personas han obtenido acceso a agua potable. A este ritmo, se espera que el mundo logre la meta sobre agua potable, que plantea que el 89% de la población de regiones en desarrollo emplee fuentes mejoradas de agua potable para 2015. Pero, alcanzar las metas se hace cada día más difícil. La crisis global del agua empeora día a día debido a la creciente demanda a causa, entre otras razones: del crecimiento Figura 1: Población sin acceso a agua potable por continente

demográfico, la presión de la industria y el sector agrícola, el éxodo rural y la creciente urbanización. La crisis del agua supone un importante obstáculo al progreso humano, debido al rol que cumple en la satisfacción de muchas otras necesidades básicas y derechos humanos: salud, educación, dignidad, desarrollo socioeconómico, etc. Por otro lado, el acceso al agua y al saneamiento está estrechamente relacionado con la salud. Como se mencionaba anteriormente, el 80% de las enfermedades están relacionadas con el agua. Según datos de la OMS de 2004, 1,8 millones de personas mueren anualmente por diarrea (el 90% son niños y niñas de países en desarrollo). Y el 88% de esas enfermedades que causan diarrea se pueden atribuir a una mala calidad del agua, saneamiento inadecuado y malas prácticas de higiene. “Diarrea y desnutrición conforman un círculo vicioso – explica Amador Gómez, director técnico de Acción contra el Hambre – que sólo puede romperse facilitando el acceso al agua potable”. Técnicas de rehidratación como la mezcla de agua hervida, sal, limón y azúcar, la protección de las fuentes de agua o la cloración de pozos son algunas de las soluciones que, con muy buenos resultados, Acción contra el Hambre en países como Angola, Malawi, Guatemala o Irán. Estamos ante una grave crisis humanitaria, reconocida universalmente a la que se puede poner fin con una cifra: con 10.000 millones de dólares al año durante diez años se podría asegurar agua potable para todo el

2

Fuente: OMS/UNICEF Programa de Monitorización Conjunto, (2002), Extraído de “Agua para la gente, Agua para la Vida” (UNESCO-WWAP, 2003)

Acción contra el Hambre www.accioncontraelhambre.org

Día Mundial del Agua

mundo en 2015. Una cifra que puede parecer muy alta, pero asumible comparada con los 887.000 millones de dólares del plan de rescate aprobado recientemente por el Senado de EEUU para hacer frente a la crisis económica.

No acabaremos con el SIDA, la tuberculosis, la malaria ni ninguna de las demás enfermedades infecciosas que asolan al mundo en desarrollo hasta tanto no hayamos ganado también la batalla para asegurar la disponibilidad de agua potable, saneamiento y asistencia sanitaria básicas.», Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas.

El derecho al agua, un derecho por reconocer
El derecho al agua no está explícitamente reconocido como un derecho humano en los instrumentos generales del derecho internacional positivo. Sin embargo, en los últimos años, se ha reforzado un nuevo enfoque de derechos humanos en torno al acceso al agua, que ya no es visto simplemente como una necesidad básica, sino como un derecho humano, un prerrequisito necesario para asegurar otros derechos humanos. Como señala el informe sobre Desarrollo Humano del PNUD de 2006, “el agua limpia y el saneamiento se encuentran entre los impulsores más poderosos para el desarrollo humano. Estos factores aumentan las oportunidades, mejoran la dignidad y ayudan a crear un círculo virtuoso para mejorar la salud e incrementar la riqueza”. El derecho al agua se reconoce explícitamente en tres convenciones internacionales: • La Convención de Ginebra (1949) y sus dos protocolos adicionales (1977) • La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) de 1979 • La Convención sobre los Derechos de la Infancia de 1989 (artículo 24)
Fuente: Naciones Unidas. Informe de desarrollo de los Objetivos del Milenio 2008

Década Internacional para la Acción “Agua para la Vida”
El 22 de marzo de 2005, coincidiendo con la conmemoración del primer Día Internacional del Agua, dio comienzo una década internacional dedicada al “Agua para la Vida”, apoyada por Naciones Unidas, cuyo principal propósito es apoyar y coordinar la acción internacional hacia el cumplimiento de las Metas de Desarrollo del Milenio relacionadas con el agua y el saneamiento.

En 2002, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales adoptó el Comentario General 15 que, por primera vez reconocía el derecho al agua como un derecho humano fundamental. En este comentario se reconoce que “el agua es fundamental para la vida y la salud. La realización del derecho humano a disponer de agua es imprescindible para llevar una vida saludable, que respete la dignidad humana. Es un requisito para la realización de todos los demás derechos humanos”. Con la adopción del Comentario General 15, los 151 países que ratificaron en 1966 la Convención Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y

3

Acción contra el Hambre www.accioncontraelhambre.org

El derecho al agua, un derecho por reconocer

El suministro de agua por habitante ha descendido en un 58% debido al continuo incremento de la demanda de agua para la industria, la urbanización, el aumento demográfico y el éxodo rural

© ACH

Culturales se comprometen a asegurar a la totalidad de su población acceso a “agua suficiente, asequible, accesible, segura y aceptable para usos personales y domésticos”.
El 17% El acceso al agua y saneamiento de la población no no es visto ya como una necesidad, tiene acceso a agua potable y el 42% a saneami- sino como un derecho humano en sí ento básico mismo, indispensable para acceder

citamente como un derecho humano fundamental e inalienable y que Naciones Unidas adopte una Convención sobre agua, similar a la Convención sobre desertificación y cambio climático, resultado de la Conferencia de Río de 1992. Organizaciones del Sur y del Norte, como Acción contra el Hambre Internacional, han tomado parte en este proceso, con el fin de que las voces de las poblaciones más pobres sean oídas, y asegurar que no se vean excluidos del debate internacional y la toma de decisiones en relación con el derecho al agua. Este informe sobre el derecho al agua es una de las iniciativas que Acción contra el Hambre ha puesto en marcha para apoyar este proceso. El reconocimiento del derecho al agua no resolverá por sí mismo, la crisis mundial del agua. Sin embargo, colocará a los seres humanos en el centro del debate, y otorgará nuevos derechos y obligaciones a los gobiernos, poblaciones, y todos los actores implicados en el proceso para alcanzar las Metas de Desarrollo del Milenio. El Informe sobre Desarrollo Humano de 1996, titulado Más allá de la escasez: Poder, pobreza y la crisis mundial del agua propone como una de las principales recomendaciones para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio: “Hacer del agua un derecho humano, no sólo de palabra. Todas las naciones deben ir más allá de los vagos principios constitucionales para incluir el derecho humano al agua en la

a otros derechos. Hasta la fecha, el acceso al agua y saneamiento habían sido reconocidos de forma implícita, a través del reconocimiento de otros derechos con los que estaban relacionados, pero no de forma explícita. A pesar de este consenso, el derecho al agua continúa siendo una parte integral de otros derechos, pero sin el beneficio de un reconocimiento explícito a nivel internacional. Sólo este Comentario General 15 hace oficial este reconocimiento, pero no es vinculante.

Llamamiento a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos
A raíz de la adopción del Comentario General 15, en 2006, un grupo de países iniciaron un proceso, junto a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con el fin de que el derecho al agua fuera reconocido explí-

4

Acción contra el Hambre www.accioncontraelhambre.org

Día Mundial del Agua

legislación competente. Para que tenga un significado real, el derecho humano al agua se ha de corresponder con el derecho a un suministro de agua asequible, accesible y seguro (…), ampliar el derecho humano al agua es una obligación del gobierno”. Algunos Estados han optado por impulsar el reconocimiento del derecho al agua como un derecho humano y darle a esta iniciativa una visibilidad mundial. En octubre de 2006, 35 países, con España y Alemania, a la cabeza, solicitaron a la entonces Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Louise Arbour, un estudio detallado sobre las obligaciones relacionadas con el derecho al agua, así como las herramientas disponibles para hacer de este derecho una realidad. Como resultado de esta iniciativa, el Alto Comisionado presentó un informe en esta línea en la 6ª sesión del Consejo que tuvo lugar en noviembre de 2006, cuyas principales conclusiones colocan formalmente el tema del derecho al agua en la agenda del Consejo de los Derechos Humanos y que se puede considerar como un primer paso hacia una Convención de Naciones Unidas en esta materia, ya que anima a los Estados, organizaciones internacionales, instituciones nacionales de derechos humanos, sociedad civil y sector privado, a identificar buenas prácticas en el ámbito del agua potable, el saneamiento y los derechos humanos y ponerlas a disposición de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Desde entonces, numerosas iniciativas de organizaciones e instituciones internacionales, de la sociedad civil y de los Estados se han puesto en marcha para apoyar el reconocimiento del derecho al agua como un derecho humano.

Figura 2: El derecho al agua como derecho constitucional
África República Democrática de Congo Etiopía (2005) Art.48: El derecho a un alojamiento decente y el derecho de acceso a agua potable y a energía eléctrica están garantizados. (1998) Art.90 (1): En la medida en que los recursos nacionales lo permitan, las políticas deberían tratar de proporcionar a todos los etíopes acceso al agua potable. (1996) Art.216 (4): El Estado deberá tratar de facilitar el acceso a agua limpia y saludable. Proyecto de Constitución (2005), Art. 65: Toda persona tendrá derecho a tener acceso a agua potable, de buena calidad y en cantidad suficiente. Art. 66: Toda persona tendrá derecho a instalaciones sanitarias básicas. (1996), Sección 27: (1) (a) Toda persona tiene derecho a servicios de atención de la salud, en particular en la atención de la salud [Sic. Sin embargo, la Constitución dice en realidad “Incluida la salud reproductiva.” Nota del Traductor.], (B) una alimentación suficiente y agua. (2) El Estado debe adoptar las medidas legislativas y de otro tipo, dentro de los recursos de que disponga, para lograr la realización progresiva de cada uno de estos derechos. (1995) Art. 14: El Estado hará todo lo posible para hacer efectivos los derechos fundamentales de todos los ugandeses a la justicia social y el desarrollo económico y en particular... garantizar que todos los ugandeses disfruten de derechos y oportunidades, así como el acceso a la educación, los servicios de salud, agua limpia y sana, vivienda decente, ropa, alimentación, pensiones y jubilación. (1996) Art. 112: El Estado hará todo lo posible para proporcionar agua potable y saludable. (1991) El Estado deberá intervenir especialmente para garantizar que cada persona, y en particular los más desfavorecidos, tengan acceso efectivo a los bienes y servicios básicos. Artículo 366: la meta fundamental de su actividad será encontrar soluciones a las necesidades insatisfechas en materia de saneamiento..., medio ambiente y agua potable. (1998) Art. 23: Sin perjuicio de los derechos establecidos en esta Constitución y en el derecho internacional aplicable, el Estado reconocerá y garantizará a las personas los siguientes derechos: ... 20. El derecho a una calidad de vida que asegure la salud, la alimentación y la nutrición, el abastecimiento de agua potable, la mejora del medio ambiente, educación, trabajo, ocio, vivienda, vestido y otros servicios sociales necesarios. (2004) Art. 47: El acceso al agua potable y el saneamiento son derechos humanos básicos. (1987), Art. 11: El Estado debe adoptar un enfoque integrado y global al desarrollo de la salud y hacer todo lo posible para que puedan acceder a bienes esenciales, salud y otros servicios sociales a disposición de todos a un coste asequible.

Gambia Kenia

Sudáfrica

Zambia

Latinoamérica Colombia

Experiencias nacionales de reconomiento del derecho al agua
El derecho al agua puede ser expresado en las legislaciones nacionales a través de tres vías diferentes: el derecho al agua puede derivar de otro derecho básico reconocido en la constitución, puede ser resultado de una ley o puede estar reconocido explícitamente en la constitución. En el marco del primer caso, podemos citar el ejemplo de India, donde el derecho al agua deriva del derecho a la vida. La constitución de 1997 estipula que “el derecho de acceso al agua potable es fundamental para la vida y es responsabilidad del Estado, en virtud del Artículo 21, proporcionar agua a sus ciudadanos”.

Uruguay

Asia Filipinas

5

Acción contra el Hambre www.accioncontraelhambre.org

El derecho al agua, un derecho por reconocer

¿Cuál es el impacto que han tenido estas reformas constitucionales? Una comparación entre lo que las constituciones establecen y los resultados que actualmente se están consiguiendo nos permiten extraer algunas conclusiones sobre la efectividad de elevar el acceso al agua como derecho.
País
ÁFRICA R. D. de Congo No está en proceso. La RDC necesitará realizarla mitad de lo hecho hasta ahora de nuevo si desea alcanzar el ODM, un país que posee el 25% de las reservas de agua de África. Datos insuficientes para valorar En proceso En proceso Progreso insuficiente En proceso En proceso En proceso 82 29 46 72

Evaluación del progreso hacia la MDM nº 7

% Cobertura en zonas urbanas

% Cobertura en zonas rurales

Total

MDM a alcanzar

Etiopía Gambia Sudáfrica Uganda Zambia Colombia Ecuador Uruguay ASIA Filipinas No está en proceso. La población ha aumentado sin control dos tercios en el periodo 1990-2004

81 95 99 87 90 99 97 100

11 77 70 56 40 71 89 100

22 82 88 60 58 93 94 100

62 90 92 72 75 96 87 100

LATINOAMÉRICA

87

82

85

94

Como resultado de una o más leyes que se refieran al derecho al agua como un derecho básico, podemos citar el Código de Agua de Mauritania, que en su artículo 2 reconoce que “el agua es parte de la herencia de la Nación. El uso del agua constituye un derecho universalmente reconocido, en el contexto de las leyes y normas vigentes”.
El Por último, algunos estados han 90 % de los reconocido explícitamente el servicios relacionados derecho al agua como un de- con el agua los gestiona recho básico en sus constiel Estado tuciones. Su puesta en práctica es, por tanto, responsabilidad del Estado que, por un lado, debe promover la adopción de la legislación adecuada que defina cómo esos principios constitucionales deben ser aplicados y, por otro lado, promover el desarrollo de servicios básicos públicos.

Figura 3: Principios de aplicación del derechio al agua
Principio Participativo Definición /Explicación Dar a todo el mundo, hombres y mujeres, la posibilidad de participar al proceso de toma de decisiones. Libre circulación de la información, que está directamente accesible a los que se verán afectados por las decisiones y su aplicación. Organizaciones e instituciones son responsables ante los que se verán afectados por sus decisiones o acciones Se consideran los diferentes intereses para llegar a un amplio consenso sobre cuál es el mejor interés para el grupo Todos, hombres y mujeres, tienen la posibilidad de mejorar y mantener su bienestar Los procesos y las instituciones obtienen resultados que responden a las necesidades, haciendo el mejor uso de los recursos. Marcos jurídicos justos que se aplican con imparcialidad Instituciones y procesos tratan de servir a todas las partes implicadas

Transparencia

Rendición de cuentas

Orientada hacia el consenso

Equidad

6

La diversidad de situaciones indica que la ley no es una garantía absoluta de un derecho al agua efectivo. En caso de que la ley fuera el único factor, los países con constituciones que contemplan este derecho deberían presentar unos indicadores cercanos al 100% de cobertura. En la práctica, el respeto, la protección y la implementación del derecho al agua requiere servicios públicos capaces de alcanzar el objetivo: requieren la adopción de políticas públi-

Eficacia y eficiencia

Estado de las leyes Receptividad

Acción contra el Hambre www.accioncontraelhambre.org

Día Mundial del Agua

© Grignet

La cobertura de saneamiento en los países en vías de desarrollo es apenas la mitad de la de los países desarrollados

cas que den una manifestación práctica al derecho al agua, que no necesariamente es un reflejo de las políticas públicas, pero sí que es una muestra del reconocimiento por parte del Estado de la prioridad de este derecho.

El derecho al agua en situaciones de emergencia
La insuficiencia de suministro de agua y un saneamiento en caso de emergencia pone en peligro la vida de los afectados y, por tanto, el agua puede convertirse en un motivo de gran alarma. El agua y el saneamiento son factores fundamentales para la supervivencia inmediatamente después y durante las etapas iniciales de un desastre, ya que las personas afectadas son más susceptibles a contraer enfermedades e incluso morir por un saneamiento inadecuado, falta de abastecimiento de agua y/o falta de higiene. La disponibilidad de suficiente agua potable en el momento inmediatamente posterior a un desastre es crucial para el cuidado de los enfermos, mantener una higiene mínima básica, asegurar que las actividades productivas y comerciales vuelvan a la normalidad y, por supuesto, el consumo humano. En definitiva, la falta de agua e instalaciones afecta negativamente a la dignidad de las personas atrapadas en situaciones de emergencia.

Tras el paso del tifón Fenghsen por el norte y sur de Filipinas en julio de 2008, la mayor parte de la población afectada perdió sus hogares y se quedó sin acceso a agua potable. Durante los meses siguientes, Acción contra el Hambre realizó una intervención de emergencia en las regiones afectadas. En Mindanao, al sur, distribuyó filtros domésticos para limpiar al agua, depósitos de 20 litros de agua por familia y productos para la higiene básica a más de 15.000 personas, con el fin de que recuperaran la normalidad lo antes posible. Aunque son los estados los principales responsables de garantizar los derechos humanos fundamentales de todas las personas que viven dentro de sus jurisdicciones o en las zonas bajo el control efectivo de sus fuerzas armadas sin los servicios básicos de saneamiento, es un principio inherente de la mayoría de organizaciones humanitarias garantizar que los derechos de las personas afectadas por catástrofes o conflictos armados sean respetados, protegidos y puestos en práctica. Como resultado, los organismos han promovido dos principios fundamentales: la responsabilidad de asistir y la responsabilidad de proteger, motivados por una serie de conflictos que fueron el escenario de importantes y sistemáticas violaciones de los derechos humanos. La responsabilidad de asistir es entendida como un principio humanitario fundamental y la responsabilidad de proteger como toda actividad encaminada

7

Acción contra el Hambre www.accioncontraelhambre.org

El derecho al agua, un derecho por reconocer

a obtener el pleno respeto de los derechos de las personas, conforme con la letra y el espíritu de los órganos pertinentes de la ley, la prevención o mitigación de los efectos más negativos – ya sea directa o indirectamente – de los comportamientos violentos o abusivos cometidos en una población civil.

El fin último de los proyectos de agua y saneamiento está ligado a la mejora de las condiciones de vida de las comunidades con las que trabajamos. En los programas de agua y saneamiento, este objetivo global se puede estructurar en torno a cinco objetivos generales: • Cubrir unas necesidades mínimas de agua y saneamiento • Disminuir los riesgos de propagación de enfermedades ligadas al agua, estableciendo un vínculo directo entre el agua/saneamiento/higiene y la salud. Este tipo de programas está integrado dentro de nuestras acciones en salud pública • Garantizar el agua como recurso necesario para la obtención de las fuentes de sustento, estableciendo un vínculo directo entre el agua y la seguridad alimentaria • Mejorar la durabilidad y la sostenibilidad de los sistemas de agua y saneamiento • Gestionar los recursos hídricos de manera sostenible para prevenir desastres naturales

Acción contra el Hambre por el derecho al agua
Acción contra el Hambre Internacional desarrolla actividades relacionadas con el acceso al agua y el saneamiento, e higiene, en más de 40 países: donde la población no tiene acceso a cantidad/calidad de agua suficiente para cubrir sus necesidades (beber, usos domésticos, agricultura, ganado); donde la distancia al punto de agua interfiere en el desarrollo socioeconómico de las poblaciones; donde hay riesgos de epidemias de enfermedades transmitidas a través del agua; donde las condiciones de saneamiento ambiental constituyen un peligro para la salud pública. Algunos de estos países son: Afganistán, Angola, Argelia, Camboya, Colombia, Costa de Marfil, Etiopía, Federación Rusa, Filipinas, Guatemala, Guinea, Haití, Honduras, Laos, Liberia, Malí, Myanmar, Nicaragua, Níger, República Democrática del Congo, Sierra Leona, Sri Lanka, Somalia, Sudán, Tayikistán, Territorios Ocupados Palestinos, Uganda y Zimbabue.
La región de Gao, Malí, cuenta con una estación seca de larga duración de entre 7 y 9 meses, con una pluviometría anual de 200 a 250 mm al año (menos de la mitad de la lluvia caída en Madrid en 2007). La noción de calidad del agua y su incidencia en la salud familiar, en particular la de los niños, no siempre se tiene en cuenta en el comportamiento diario. En este contexto y en el marco de la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, Acción contra el Hambre está trabajando en la construcción e instalación de dos estaciones solares de bombeo y aprovisionamiento de agua, en las aldeas de Abeibara y Djebock. “Antes las mujeres teníamos que recorrer largas distancias todos los días para recoger agua. Tardábamos dos horas en ir y otras dos en volver a nuestro poblado, cuatro horas que perdíamos de camino. Ahora disponemos de agua a tan sólo unos minutos y de un tiempo que ahora dedicamos a otras actividades”, explica Farullah, una de las mujeres de las ladeas beneficiadas por el proyecto.

V Foro Mundial del Agua de Estambul
El Foro Mundial del Agua, organizado cada tres años por el Consejo Mundial del Agua, en estrecha colaboración con las autoridades del país anfitrión, es el mayor evento internacional en el ámbito del agua, que principalmente tiene cuatro objetivos: 1. Aumentar la importancia del agua en la agenda política internacional 2. Servir de plataforma a las discusiones en busca de soluciones a los problemas del agua en el siglo XXI 3. Formular propuestas concretas y dar a conocer su importancia a la opinión pública mundial 4. Generar un compromiso político Las sucesivas ediciones del Foro Mundial del Agua han servido de punto de partida hacia la intensificación de la colaboración mundial sobre los problemas del agua. El Foro ofrece la oportunidad a la comunidad internacional única de hacer recomendaciones para garantizar la seguridad de los recursos hídricos en las distintas partes del mundo.

8

Acción contra el Hambre www.accioncontraelhambre.org

Día Mundial del Agua

© ACH

Acción contra el Hambre, presente en este foro al que considera como el lugar de encuentro y aprendizaje más importante del sector, pretende dar el empuje definitivo al reconocimiento del derecho al agua como un derecho humano. Bajo este paraguas, se presentará el tema del buen gobierno en la gestión del agua en Azerbaiján, donde el sistema centralizado de abastecimiento de agua es muy deficiente. La solución para abastecer de agua al mayor número de presonas en este contexto, “reside en que sea la población la que gestione el abastecimento de agua, recuperar la responsabilidad de la sociedad civil y que sean los propios usuarios los que decidan”, según comenta Pablo Alcalde, responsable de Agua y Saneamiento de Acción contra el Hambre en la zona. Con este fin en 2006 comenzó la instalación de 8 nuevos pozos, la rehabilitación de parte de las redes de agua y la creación de asociaciones para mantenerlas.

La mala calidad del agua, y la desnutrición que provoca, sigue siendo la segunda causa de mortalidad infantil en el mundo. Luchar en favor del derecho de acceso a agua potable y saneamiento adecuado es, por tanto, luchar contra el hambre y la desnutrición. Por ello, Acción contra el Hambre reclama que el acceso al agua sea reconocido de forma explícita como un derecho humano con el fin de que sea posible exigir su aplicación a los gobiernos y ofrecer una vida más digna para millones de personas que hoy en día no ven garantizado ese derecho. Más información, fotografías y entrevistas con portavoces: Elena Crego – 91 3915306 / 609 018 735 ecrego@achesp.org Carlos Riaza –91 771 1672 criaza@achesp.org

Conclusiones
El derecho al agua es: el derecho a tener garantizado el acceso a “agua suficiente, asequible, accesible, segura y aceptable para usos personales y domésticos”. Hacer efectivo este derecho es uno de los principales motores del desarrollo humano y un elemento imprescindible en la satisfacción de otros derechos humanos, como el derecho a la salud y a la alimentación.
Acción contra el Hambre C/ Caracas, 6 bajo 28010 Madrid www.accioncontraelhambre.org 902 100 822

9

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->