You are on page 1of 1

RECORDANDO A GURDJIEFF

La lucha contra el "falso Yo", contra el Rasgo o el Defecto principal, es la parte ms importante del
trabajo, pero esta lucha debe traducirse en hechos, no en palabras.
Con este fin el maestro da a cada uno tareas definidas que para ser llevadas a cabo exigen la
conquista del rasgo principal. Cuando un hombre se encarga de cumplir con una de estas tareas, l
lucha directamente contra sigo mismo. Si evita las tareas, si esquiva su realizacin, esto significa ya
sea que no quiere trabajar, o que no puede...
Por regla general, el maestro da al comienzo slo tareas muy fciles que no se pueden an llamar
tareas en el estricto significado, y no habla de ellas sino con palabras encubiertas: ms bien que
darlas, las sugiere. Si ve que se le comprende y que las tareas se realizan, pasa luego a tareas ms
difciles...
Estas nuevas tareas, aunque son slo subjetivamente difciles, se llaman "barreras". Una barrera
seria tiene la particularidad que el hombre que llega a franquearla no puede jams regresar a su
vida ordinaria, a su sueo ordinario. Y si despus de haber pasado la primera barrera, tiene miedo de
las que siguen, si no va adelante, por as decirlo, y se detiene entre dos barreras y ya no puede ni
avanzar ni retroceder. Nada peor puede sucederle a un hombre. Por eso, el maestro es siempre muy
prudente en la eleccin de las tareas y de las barreras, en otras palabras, no se arriesga a dar tareas
definidas que exigen la conquista de barreras interiores sino a aquellos que ya han sido probados en
pequeas barreras...
"A menudo sucede que las personas detenidas por alguna barrera, usualmente la ms pequea y la
ms simple, se levantan contra el trabajo, contra el maestro, contra los otros miembros del grupo y
los acusan precisamente de lo que les acaban de revelar sobre s mismos...
Algunas veces se arrepienten despus, y se culpan a s mismos; luego vuelven la culpa a los dems;
despus de lo cual se arrepienten otra vez, y as sucesivamente. No hay nada que pueda mostrar
mejor lo que es un hombre que su actitud hacia el trabajo y hacia el maestro despus de haberlos
abandonado.
Legado por: G. I. Gurdjieff
Aportado por: Carlos de la Garza P.