You are on page 1of 1
‘igo del novio». Pero esta expresién es bien diferente de ‘alos hijos de la ciara nupcial», que aparece en Mt. donde ia escena vuelve a estar en Galilea, Este término, schijos de la cAmara nupcial», es simplemente una tradu Gel término rabfnico «bene Chuppah», y significa I 4 tados a la boda. En Judea habia, en cada boda, dos compafie- tos o «amigos del novion, uno para el novio y otro para la novia. Antes de 1a boda, ‘actuaban como una especie de me- ‘diadores entre la pareja; en la boda misma ofrecfan presentes, ervfan ala novia y al novio, y los acompafiaban ala cémara upeial, siendo también, por asf decirlo, garantes de la” castidad virginal de la novia. Por ello, cuando san Pablo les = ice a los corintios (2 co. 11:2): «Porque os celo con celo | de Dios; pues 0s he desposado con un solo esposo, para pre sentaros como una virgen pura a Cristo», habla, por ast decirlo, en el cardcter de un compafiero o «amigo del novio», que habfa actuado como tal en Ia uniGn espiritual de Cristo” ‘con la iglesia en Corinto, ¥ sabemos que era especialmente 4 ‘el deber del «amigo del novioy presentarle su novia asf. De manera similar era también su deber, después de 1a boda, jnantener bucnos términos entre la pareja, y de manera més particular defender la buena fama de ia novia contra toda Pnputaci6n. Puede ser de interés para algunos saber que esta sonuumbre se remontaba también a la ads alta autoridad. Ast | fen 1a uni6n espiritual de Israel con Dios, se habla de Moisés. | como «el amigo del novio» que lleva a la novia a él (Ex. 4 I somo el Y en algunos escritos m| do como «el amigo del padres se encontraron en Edén, Hay un toque de poesfa en | Ja aplicacién de Ez. 28:13 a aquella escena, ‘cuando los ange- = Tes dirigfan el coro, y prepararon y observaron el lecho nup> ” 170 cial (Ab. de R. Nathan TV y XI). Segéin otro antiguo comes tario rabfnico Ber. R. Vil mo Dios Todopoderoso tomé la copa de bendiciGn y pronuncié la bendici6n, micntras que Miguel y Gabriel actuaban como Tos «amigos del noviow Fara nuestros primeros padres cuando se casaron en paratso. ‘Con tal «bendicién», precedida por una breve férmula con a que Ia novia era entrogada a su marido (Tobi comenzaban los festejos nupci pah).” La novia ‘iba con el cabello suelto. De ordinario, se Pidenaba de la manera mds estricta que las mujeres tuvieran {a cabeza y el cabello cuidadosamente cubiertos. Esto puede arrojar Juz sobre ‘el debatido pasaje de 1 Co. 11:1-10. Tene- tos que tener en mente que el apéstol arguye ahf con judos, yello sobre su propio terreno, convenciéndolos mediante una Merencia a sus propias posiciones, costumbres y leyendas reerea de la propicdad de la préctica que é ordena. Desde este punto de vista no podfa ponerse en tcla de juicio la propiedad de que 1a mujer se «cubriera» Ja cabeza. En verdad, Jo opuesto, aun judfo, le habria indicado inmodestia. Existfa ‘Geramente la costumbre de que ana mujer acusada de adul- terio se Ie «rapara» el cabcllo, empleando al mismo tiempo tela formula: «Por cuanto te has apartado de Ja manera de fsetuar de las hijas de Israel, que van con la cabeza cubierta; sobre ti 10 que ti has escogido.» Esto eXplica los versiculos 5 y 6. La expresiOn «poder» o «auio~ cada en el versfculo 10 a la cabeza de 1a mujer, parece referirse a esta cubic icando, como lo hacfa, que Estaba bajo Ia autoridad del marido, mientras que 1a muy 9, Bs, por decir poco, dudaso que Ia forma rabinica de eta bendicin y ier sposorio daten de los derpos més remotos. Aunque es muy belt, ‘parece demasiado elaborada para esto. ron aistineién queda marcada en J, 2:16; la Chuppal es también ‘mencionada en el Sal. 19:5. 171