COMBUSTIBLES ALTERNATIVOS

Bio-alcohol Consiste en producir alcohol, el cual será utilizado con el fin de ser utilizado como combustible, a partir de materias y restos orgánicos, por fermentación alcohólica. Existe tecnología para producir alcohol a partir de caña de azúcar, yuca, madera o restos celulósicos. Una de las más fáciles formas de hacer alcohol es fermentando mosto de caña, granos de maíz, papa o remolacha.
Biocarburante Es una mezcla de hidrocarburos que se utiliza como combustible en los motores de combustión interna y que deriva de la biomasa. Los combustibles de origen biológico pueden sustituir parte del consumo en combustibles fósiles tradicionales, como el petróleo o el carbón. Los biocarburantes más usados y desarrollados son el bioetanol y el biodiésel. Bio-combustible M4 El M4 es un innovador combustible ecológico alternativo desarrollado en Panamá por el ingeniero panameño Porfirio Ellis, compuesto por 87% de etanol y 13% de una fórmula secreta, fue patentado internacionalmente a principios de 2006. Lo innovador del M4 es que puede ser utilizado en cualquier vehículo que funcione con motor a gasolina, sin necesidad alguna de modificar el automóvil o su motor. El M4 obtuvo excelentes resultados en rigurosas pruebas realizadas en el Centro Experimental de Ingeniería de la Universidad Tecnológica de Panamá y el laboratorio inglés Intertek Caleb Brett, según parámetros establecidos por las Normas ASTM-5798. Bio-diésel El biodiésel es un biocombustible sintético líquido que se obtiene a partir de lípidos naturales como aceites vegetales o grasas animales, con o sin uso previo,[1] mediante procesos industriales de esterificación y transesterificación, y que se aplica en la preparación de sustitutos totales o parciales del petrodiésel o gasóleo obtenido del petróleo. Etanol El etanol es un compuesto químico que puede utilizarse como combustible, bien solo, o bien mezclado en cantidades variadas con gasolina, y su uso se ha extendido principalmente para reemplazar el consumo de derivados del petróleo. El combustible resultante de la mezcla de etanol y gasolina se conoce como gasohol o alconafta. Dos mezclas comunes son E10 y E85, con contenidos de etanol del 10% y 85%, respectivamente.

El etanol también se utiliza cada vez más como añadido para oxigenar la gasolina estándar, reemplazando al éter metil tert-butílico (MTBE). Este último es responsable de una considerable contaminación del suelo y del agua subterránea. También puede utilizarse como combustible en las celdas de combustible. Para la producción de etanol en el mundo se utiliza mayormente como fuente biomasa. Este etanol es denominado, por su origen, bioetanol. Gasógeno El gasógeno es un combustible que se obtiene a partir de la Gasificación, que es un sistema que permite obtener combustible gaseoso a partir de combustibles sólidos como el carbón, la leña o casi cualquier residuo combustible. Al quemar la leña o el carbón de forma parcial se genera, entre otros gases, monóxido de carbono, que tiene algo de poder calorífico. Si se le añade agua también se puede generar hidrógeno. Metanol El metanol es utilizado como combustible, principalmente al juntarlo con la gasolina. Sin embargo, ha recibido menos atención que el etanol (combustible) porque tiene algunos inconvenientes. Su principal ventaja es que puede ser fabricado fácilmente a partir del metano (el principal componente del gas natural) así como por la pirólisis de muchos materiales orgánicos. El problema de la pirólisis es que solamente es económicamente factible a escala industrial, así que no es recomendable producir el metanol a partir de recursos renovables como la madera a pequeña escala (uso personal). En cualquier caso, el proceso alcanza temperaturas muy elevadas, con cierto riesgo de incendio; además, el metanol es altamente tóxico, así que se debe tener siempre especial cuidado de no ingerirlo, derramarlo sobre piel desnuda o inhalar los humos. Hidrógeno El hidrógeno es un elemento químico que está formado por un electrón y un protón. Cuando se introduce este átomo en una celda electroquímica se fragmenta el hidrógeno y se libera por un lado el electrón y por otro el protón. El electrón liberado corre por un circuito y genera una corriente eléctrica. Esta electricidad es la que hace funcionar el motor del automóvil. Por otro lado, el protón se combina con el oxígeno del aire para producir vapor de agua. Así, un vehículo que contiene esta celda electroquímica (conocida como fuel cell) emite solamente vapor de agua.

Esta nueva tecnología no contamina, puesto que la única emisión es el vapor de agua, y es muy eficiente. Sin embargo, el hidrógeno es difícil de obtener. El hidrógeno constituye un gas muy peligroso, ya que es inflamable, así que a pesar de que al coche se le puede suministrar hidrógeno líquido como combustible, se prefiere utilizar combustibles ricos en hidrógeno, como el etanol o el metanol. Estos alcoholes deben ser degradados dentro del motor para poder usar el hidrógeno. Gas natural comprimido Está formado principalmente por metano, constituido por un átomo de carbono con cuatro hidrógenos. Esta estructura hace que sea más ligero que el aire, por lo que si hay una fuga inmediatamente se escapa haciendo más difícil su explosión. El metano o gas natural puede utilizarse de dos formas, comprimido o licuado (líquido); las únicas diferencias son su estado físico y la manera de cómo fueron «empacados». El metano no libera grandes emisiones a la atmósfera, por lo que constituye el combustible alternativo menos contaminante. Pero a la vez, su pequeño tamaño molecular implica que no contiene tanta energía, así que necesitamos más gas natural que gasolina para recorrer la misma distancia. Existen vehículos que solamente tienen motor para gas natural; sin embargo, también hay motores capaces de utilizar dos combustibles: gasolina y gas natural. Así que cuando el conductor no tiene acceso a gas natural presiona un botón y su motor se alista para recibir gasolina.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful