You are on page 1of 10

Sucedió en Montana © Mar Carrión 2010

Cruzó los extensos campos que renacían tras las nevadas del crudo
invierno de Montana. Todavía había nieve acumulada en las cumbres de las
montañas, pero los prados ya vestían del habitual verde deslumbrante. Era
febrero y un viento muy fresco que soplaba desde el oeste barría los campos y
se filtraba entre sus prendas, quizás insuficientes para guarecerse del frío.
Jack Bressler caminó alrededor de un kilómetro hasta que el fornido roble
cuyas hojas habían adquirido una tonalidad púrpura a lo largo del invierno,
apareció ante su vista. Ella estaba sentada sobre una manta de lana a cuadros
azules y blancos y tenía la espalda apoyada contra la gruesa corteza del roble.
Sobre sus muslos flexionados había un libro abierto, y se retiraba los largos
cabellos rubios que el soplo del viento traía a su cara.
Jack se tomó un momento y la contempló todavía en la distancia, con el
corazón henchido de emociones. Probablemente, él y Denise Grant eran la
pareja más antagónica de cuantas existían, una combinación complicada de
personalidades y estilos de vida que parecía imposible hacer encajar. Ella era
una brillante abogada y la socia de un prestigioso bufete de abogados en
Manhattan, y él no era más que un vulgar vaquero que se ocupaba del
entrenamiento de los pura sangre de los propietarios del rancho. Sin embargo,
y en contra de todo pronóstico, estaban superando las dificultades. Al menos,
la mayoría de ellas.
Ya hacía ocho meses que Denise y su amiga aterrizaron procedentes de
Nueva York en Lone Mountain, el rancho de los Smith en Montana. Celebraban
la despedida de soltera de Dana, y aunque Jack se dijo que no le convenía
intimar con una mujer como Denise, el acercamiento entre ambos fue tan
inevitable como que el sol se ponía en el oeste.
A primera vista, ella representaba todo cuanto a Jack no le gustaba en una
mujer. Le pareció altiva y desapasionada, la clase de mujer que utilizaba todos
los medios que tuviera a su alcance, incluido su espectacular físico, para lograr
sus propósitos, fueran estos cuales fueran. Pero sólo consiguió mantenerse al
margen de Denise Grant durante el primer día de su estancia en el rancho.
Jack reanudó el paso mientras rememoraba la primera vez que sus ojos se
encontraron con los de ella. Sucedió una noche, cuando Jack daba un paseo

—1—
Sucedió en Montana © Mar Carrión 2010

por el sendero que conducía hacia el lago Harwood. Ella apareció entre las
sombras, envuelta en un veraniego vestido blanco que atraía la atención sobre
cada detalle espléndido de su cuerpo. Había luna llena y la luz plateada
atravesaba las frondosas copas de los árboles para iluminarles. Jack vio el
color de sus ojos, verde esmeralda, que brillaban como dos piedras preciosas
en la noche mientras le observaban fijamente; pero también vio su inesperada
indecisión, como si hubiera planeado abordarle y ahora que le tenía enfrente no
supiera qué decirle.
Sí, Denise Grant, la mujer con aspecto de no dejarse amedrentar por nada
ni por nadie, le pareció vulnerable, y esa noche constituyó un punto de inflexión
entre los dos.
Quien dijera que el amor a primera vista no existía mentía, pues lo que
ocurrió entre ambos no podía englobarse bajo ningún otro concepto. Fue
recíproco y fulminante, y en aquella primera conversación durante el camino de
regreso al rancho nacieron emociones del todo inevitables.
Fue algo más que la evidente atracción física lo que aceleró el corazón de
Jack cuando volvió a verla al día siguiente. Era lo mismo que ahora veía en ella
mientras se acercaba lentamente al roble de las hojas púrpuras. La amaba,
desde el principio, en cuanto ella le permitió ver lo que escondía en su interior y
que estaba lejos de parecerse a la imagen frívola que, a conciencia, ella
proyectaba de sí misma.
Los cinco días de su estancia en Montana bastaron para que ella tomara la
decisión más importante de toda su existencia: Denise renunció a la que
entonces era su actual vida en Nueva York. Dejó atrás su trabajo en el bufete,
su flamante piso en Manhattan, sus amistades de siempre y el círculo selecto y
lujoso en el que ella se movía para quedarse con él en Lone Mountain.
Estableció su sede de trabajo en la capital de Montana, en Helena, y acudía a
Nueva York una vez al mes para hacerse cargo de sus clientes más
importantes.
Sin embargo, y a pesar de la indeleble seguridad que demostró tener en sus
decisiones, Jack nunca estuvo seguro de que su iniciativa funcionara, de que
Denise fuera capaz de adaptarse a un cambio de vida tan radical. Temía que el
tiempo le diera la razón.

—2—
Sucedió en Montana © Mar Carrión 2010

Jack llegó a su encuentro y Denise alzó la cabeza, con los labios


ligeramente curvados en una sonrisa. Él le acarició el pelo y procedió a tomar
asiento a su lado. La besó en los labios que estaban fríos y luego estiró las
piernas y cruzó los tobillos.
—Vas a quedarte congelada aquí arriba —tenía la nariz ligeramente
enrojecida pero Denise negó con la cabeza.
—Me gusta el aire fresco, me ayuda a despejar las ideas.
Jack se quitó el sombrero que dejó sobre la mullida hierba verde y se mesó
los largos cabellos oscuros con la mano. Después echó un vistazo al libro que
Denise tenía sobre el regazo y que estaba abierto exactamente por la misma
página que el día anterior.
—¿No te gusta? —Jack señaló el libro con la cabeza.
—Me gusta. Lo que sucede es que me cuesta concentrarme. Ya sabes, por
el nuevo caso —le explicó Denise —¿Qué tal han ido los entrenamientos con
los caballos salvajes?
Se refería a los que Tom Smith, el propietario del rancho, había traído el día
anterior desde Texas.
—Bien, deberías haberlos visto.
Pero a Denise no le gustaba contemplar cómo Jack caía del caballo y se
golpeaba contra el suelo una y otra vez. A los turistas les encantaban esos
espectáculos, aunque claro, ninguno de ellos tenía que observar cómo el
hombre al que amaba recibía un golpe tras otro como si fuera un saco de
boxeo.
—Sufro por ti, ya lo sabes —Denise le acarició el mentón, que estaba
áspero por la barba incipiente y volvió a sonreírle.
Pero las sonrisas de Denise habían perdido su brillo aunque ella se
esforzara por aparentar normalidad. No era feliz en Montana, Jack lo sabía, y la
razón por la que no conseguía pasar la página de ese libro era porque estaba
absorta en esos pensamientos que nunca compartía con él, pero que no tenían
nada que ver con el trabajo.
—Tengo algo para ti —le dijo Jack.
Abrió los botones de su abrigo marrón e introdujo una mano en el interior.
De allí sacó un pequeño ramillete de rosas rojas que había guardado con

—3—
Sucedió en Montana © Mar Carrión 2010

cuidado para que no se estropearan. Las había comprado hacía un rato en el


pueblo y estaban recién cortadas, en los pétalos todavía había adheridas
pequeñas gotitas de agua. Se las entregó a Denise, cuyos ojos verdes se
rasgaron y sus facciones se distendieron en una mueca de entusiasmo.
Sujetándolas por los tallos envueltos en un colorido papel celofán, Denise se
las llevó a la nariz para aspirar el fragante aroma.
—Es la primera vez que me regalan flores por San Valentín.
—Es la primera vez que yo las regalo —dijo Jack.
Denise sonrió.
—Gracias.
Denise pasó un brazo alrededor de los anchos hombros de Jack y le atrajo
hacia ella. Primero le abrazó y hundió el rostro en su cuello, luego se estrechó
contra él buscando el agradable calor que desprendía su cuerpo. Denise se
estremeció de placer y buscó los labios de Jack, que tomaron los suyos con
deleite. La suavidad del primer roce se intensificó al cabo de unos segundos y
sus labios se abrieron para profundizar el beso.
Mientras Denise se hallaba entre los brazos de Jack y su boca permanecía
sellada a la suya, la apatía que la rondaba se desvanecía como la arena entre
los dedos. Aquellos ratos que ambos compartían compensaban en cierta forma
todo lo demás, aunque a Denise la asustaba que su necesidad por estar con él
fuera inversamente proporcional al desconsuelo con el que afrontaba las
demás facetas de su vida.
Ella nunca había necesitado a un hombre para ser feliz ya que su trabajo
colmaba su vida por completo, pero no era así desde que se había establecido
en Montana. Tenía un despacho alquilado en Helena, y estaba en permanente
contacto con el bufete de Nueva York, pero echaba de menos el ajetreo de la
gran ciudad, las audiencias, los juzgados y los tribunales. Añoraba las
reuniones con los clientes en las cafeterías e incluso las visitas a las cárceles
para los interrogatorios preliminares.
Todo eso había sido reemplazado por lo que mucha gente consideraría el
paraíso. Montana era hermosa, ninguna ciudad del mundo podía competir con
la belleza de sus valles y montañas, de sus ríos y lagos, de sus noches
estrelladas y del rabioso azul del cielo que no parecía tener fin.

—4—
Sucedió en Montana © Mar Carrión 2010

Sí, Montana era un trozo de cielo asentado en la tierra pero Denise siempre
sería una chica de ciudad, así que dejaba pasar el tiempo, con la esperanza de
que la desazón que la embargaba sólo fuera un estado de ánimo transitorio.
Denise se apartó de sus labios y le miró a los atractivos ojos castaños para
confirmar, una vez más, que los sentimientos entre ambos eran profundos y
sólidos. Existió una larga época en su vida en la que creyó no estar capacitada
para amar, que jamás encontraría a alguien que sacudiera su corazón como lo
hacía Jack Bressler. Se sentía inmensamente feliz por haberse equivocado,
dichosa de haberle encontrado aunque hubiera tenido que pagar un alto precio
por ello.
Con los brazos todavía aferrados en torno a su cuello, Denise le dijo:
—Deberíamos marcharnos de aquí inmediatamente, has vuelto a encender
el fuego.
Jack esbozó una sonrisa.
—Intenta mantenerlo avivado hasta la noche, ahora tengo que conducir el
ganado hacia el racho vecino antes de que se ponga el sol —la mirada de Jack
se tornó licenciosa, la de Denise acusó cierta desilusión —Tengo algo más
para ti.
Su mano grande y morena volvió a esconderse en el interior de su abrigo
bajo la atenta mirada de ella. Era San Valentín, una fecha especial para hacer
regalos que sellaban compromisos, y por ello el corazón de Denise se aceleró
aunque no supo exactamente si sintió alivio o decepción cuando Jack sacó del
bolsillo un mapa doblado.
—Ábrelo —le indicó él.
Denise dejó a un lado el libro que yacía sobre sus muslos y desplegó el
mapa cuidadosamente, extendiéndolo sobre sus piernas. Después le dirigió a
Jack una mirada cargada de intriga.
—Es un mapa del estado de Nueva York —comentó Denise, como si él no
lo supiera.
Jack asintió.
—Quiero que le eches un vistazo a esta área de aquí —Jack trazó un
círculo con el dedo índice sobre la parte sur del estado de Nueva York, en el
condado de Sullivan.

—5—
Sucedió en Montana © Mar Carrión 2010

Denise entornó los ojos y escudriñó atentamente la zona que Jack


señalaba, a la espera de que aquel conglomerado de minúsculas letras
adquiriera algún sentido para ella.
—Esta región de aquí se llama Phillipsport.
—Phillipsport es conocido por la cría de caballos —Denise alzó la vista y
clavó los ojos en los de Jack —¿Tienes que ir hasta allí?
—Iremos los dos juntos.
—¿Quieres que te acompañe? —le preguntó con extrañeza. Por regla
general, Denise nunca le acompañaba en sus viajes de negocios, ella tenía
demasiado trabajo para tomarse unos días de ocio.
—Creo que Phillipsport te gustará. El rancho está ubicado en una pequeña
llanura rodeada de montañas. No son tan altas como las de aquí ni el terreno
es tan extenso como este —comentó, mirando a su alrededor —Pero hay
espacio suficiente para criar y entrenar a los caballos y para construir una casa
tan grande como la de los Smith.
Ella le miraba absorta.
—¿Qué estás tratando de decirme, Jack?
Él lo vio en sus ojos, un brillo de esperanza comenzaba a despuntar en
ellos, pero Denise lo contuvo como pudo. Jack tomó un mechón rubio de su
cabello entre los dedos y acarició su mejilla con el dorso de la mano. Le pareció
que Denise estaba aguantando la respiración.
—He comprado mil hectáreas de terreno en Phillipsport. Estuve allí en mi
último viaje a Saratoga Springs y cuando vi que el rancho estaba en venta supe
que tenía que ser mío —ella le miró con fascinación, pero había enmudecido
momentáneamente y Jack prosiguió —Está a una hora y media en coche de
Manhattan, de tu trabajo y de la vida que tanto echas de menos.
Denise movió la cabeza lentamente y volvió a respirar. Se mordió el labio
inferior pero contuvo un poco más la felicidad que crecía y se expandía en su
pecho y que parecía que fuera a estallar.
—Pero… tú amas Lone Mountain, Jack. No te imagino lejos de este lugar…
—Nací y crecí en Texas, ni siquiera soy de aquí —se encogió de hombros,
y luego su mano descendió hasta tomar la de Denise y entrelazó los dedos a
los suyos —Me encantan estas tierras y soy feliz en Montana, pero puedo serlo

—6—
Sucedió en Montana © Mar Carrión 2010

en cualquier lugar que se le parezca, siempre y cuando tú estés a mi lado —


Jack se llevó los dedos de Denise a los labios y besó las puntas, que estaban
heladas —Estoy impaciente porque vengas a Phillipsport, estoy seguro de que
te va a encantar.
Los ojos de Denise se humedecieron, y ella pestañeó reiteradamente hasta
hacer desaparecer esas tontas lágrimas de dicha que le escocían en la
garganta. No quería dejarlas escapar, no deseaba que Jack descubriera el
ímpetu con el que ella había ansiado escuchar lo que ahora le decía y que
suponía para ella un acto de amor tan profundo, que la felicidad que sintió la
abrumó.
—¿Así que, nos mudamos a Nueva York?
A su voz femenina se había adherido un matiz de cautela que hizo sonreír a
Jack. Él asintió con la cabeza y, a continuación, se puso en pie y extendió los
brazos hacia Denise para ayudarla a incorporarse.
—Nos mudamos a Nueva York —se lo confirmó con la voz firme, mientras
sus brazos tiraban de ella hasta que su cuerpo quedó aprisionado entre ellos —
Siempre he deseado tener mi propio rancho, aunque te advierto que necesita
muchos arreglos antes de poder instalarnos allí. Quiero ampliar la casa y los
establos, aunque tal vez sea mejor construir una nueva junto al río. ¿Te he
dicho ya que el río de Delaware pasa por allí?
Jack percibió que conforme hablaba la excitación de Denise crecía. Hacía
tanto tiempo que no contemplaba esa expresión de dicha que se le había
olvidado que sus ojos fueran tan luminosos. Sin embargo, continuó
mostrándose precavida.
—Pero… mil hectáreas de terreno costarán una fortuna.
—El terreno en Phillipsport es más barato que aquí y, además, el antiguo
propietario del rancho se ha visto obligado a reducir el precio porque no
conseguía venderlo —le dijo —Tú no tienes que preocuparte de eso —le besó
la punta de la nariz.
—Quiero contribuir.
—Eso lo hablaremos después.
—No, lo hablaremos ahora —dijo resuelta, no podía permitir que Jack
gastara todos sus ahorros para complacerla a ella —Te quiero, y ya que vamos

—7—
Sucedió en Montana © Mar Carrión 2010

a unir nuestras vidas para siempre deseo que lo compartamos todo, tanto lo
bueno como lo malo.
—Suena a matrimonio. ¿Me estás pidiendo que me case contigo? —
bromeó.
Ella bajó la mirada y sonrió con timidez.
—Eso lo hablaremos después —le imitó, y luego volvió al tema de
Phillipsport —Haremos esto juntos.
—Está bien, lo haremos juntos —Jack estrechó la cintura de Denise hasta
que sintió las cimas de sus pechos presionando contra su torso —Yo también
te quiero cariño, con toda mi alma.
Denise pasó los brazos alrededor de sus hombros volcando su peso sobre
él. Sus labios esbozaron una sonrisa radiante y luego se echó a reír mientras él
la mecía contra su cuerpo y se dejaba contagiar de su júbilo, ya expresado sin
renuencias. Al cabo de unos instantes Denise buscó sus ojos, con los brazos
todavía adheridos en torno a su cuello.
—Gracias Jack —susurró su nombre con intensa suavidad —No puedo
expresar con palabras lo feliz que soy.
—Pero puedes expresarlo con hechos —él entornó los ojos de forma
maliciosa y curvó sutilmente los labios. Denise arqueó una ceja —Puedo
pedirle a Billy que conduzca el ganado hacia Sedgwick y así no tendré que
esperar hasta la noche para comprobar cuan agradecida estás. ¿Qué te
parece?
Denise rió.
—¿De verdad quieres saberlo?
—Por supuesto que quiero.
Ella recorrió su atractivo rostro con una mirada ávida y después fue en
busca de su boca, dedicando los siguientes minutos a ofrecerle un minucioso
preámbulo de lo que le aguardaba. Su beso fue carnal y tórrido, exigente y
entregado pero, a la vez, repleto del amor que sentía por él. Jack la
correspondió de igual manera, pero interrumpió el beso cuando la excitación
fue tan insoportable que creyó que terminarían desnudándose allí mismo.
—Ya me hago una idea —comentó Jack, con la voz ahogada por el deseo.

—8—
Sucedió en Montana © Mar Carrión 2010

Entonces la tomó de la mano y emprendieron a paso rápido el camino hacia


el rancho. Mientras caminaban entre los senderos abiertos del valle, Denise
reparó en los cientos de susurros que la brisa arrancaba a las hojas de los
árboles que había a su alrededor. El cielo del atardecer era más azul que de
costumbre, e incluso a su nariz llegó el agradable olor de las tempranas flores
que ya crecían tímidamente a su alrededor tras los fríos y nieves del invierno.
Parecía como si sus sentidos hubieran despertado tras permanecer largamente
adormecidos.
Regresaba a su hogar con el hombre al que amaba y con una nueva
predisposición ante la vida. A pesar de que nunca fue feliz estableciendo allí su
residencia, sabía que se lo debía todo a Montana.

—9—

Related Interests