You are on page 1of 2

El problema de la investigación

El plantear un problema es afinar y dar mayor precisión a la idea de investigación. Este
paso posterior a la elección del tema puede, en algunos casos, ser inmediato o llevar
mucho tiempo, depende del conocimiento y dominio que el investigador tenga del tema.
El plantear el problema significa interrogarnos con respecto a los aspectos de la realidad
que precisamente no se conocen. Cuando establecemos estos interrogantes de un modo
preciso, por escrito, vinculando las diversas facetas que intervienen en la consideración
de los mismos, podemos decir que hemos logrado ya formular el problema de
indagación que nos interesa. Esa formulación es, comprensiblemente, parte esencial del
anteproyecto.
Un problema correctamente planteado está parcialmente resuelto, a mayor exactitud en
la definición mejores posibilidades de obtener una solución satisfactoria.
Se deberán tener en cuenta tres pasos:
- Indagación
- Descubrimiento
- Verbalización
Aspectos a tener en cuenta
- El problema debe expresar la relación entre dos o más variables.
- Debe estar formulado claramente sin ambigüedades.
- El planteamiento debe permitir la posibilidad de una prueba empírica, es decir debe ser
observable en la realidad.
- Para detectar un problema debemos conocer previamente la situación, el hecho o el
proceso. Sólo así seremos capaces de elaborar algún tipo de explicación de lo que
estamos observando.
- El problema debe ser útil, es decir realizar un aporte.
- Tener en cuenta la originalidad, en lo posible que no haya sido investigado o al menos
desde esa faceta.
Para completar el interrogante del problema, se formulan otras preguntas que apunta a

direccional mejor y acotar el objeto de estudio. . En algunos casos a este paso se lo llama sistematización del problema.