You are on page 1of 15

UNIVERSIDAD MAIMONIDES

CATEDRA: MODELOS SISTÉMICOS II

AÑO 2010

DOCENTE: HECTOR KLURFAN
INTEGRANTES: DIEGO GRECO, PAOLA DANIELA BENINCASA, IVANA
EISENBEIL.
PARADOJA Y CONTRAPARADOJA
M. Selvini Palazzoli. L. Boscolo. G. Cecchin. G. Prata
Editorial: Paidos.

La sesión: Es la sesión propiamente dicha la cual tiene una duración de cerca de una hora y los terapeutas prestan atención a la información suministrada y como se suministra. Se fija el número de sesiones que se trabajaran las cuales no serán mas de diez. En los sistemas patológicos encontramos cada vez mas rigidez y mayor tendencia a aplicar las soluciones memorizadas al servicio de la homeostasis. Si los observadores notan que los terapeutas se pierden o se desconciertan debido a ciertos manejos de la familia hacen intervenciones para guiar a los terapeutas. ya que en estas familias si no se logran cambios rápidamente se pierde el tren de la situación. de no ser la primera será posiblemente una intervención paradojal. La discusión de la sesión: Después de esta segunda parte los terapeutas salen para la discusión en equipo que se realiza en un sala reservada.CAPITULO 1 INTRODUCCIÓN En la escuela de Milán comienzan a trabajar con familias de Transacción Esquizofrénica en las cuales la unidad sistémica se sostiene por medio de reglas establecidas y peculiares que permitirán mantener las normas que derivan en relaciones patológicas.El sistema es visto como elementos de un circuito de interacción y sin poder unidireccional alguno sobre el conjunto. . esto es. El sistema para mantener las reglas utiliza mucha energía y lo hace a través del proceso estocástico. La conclusión de la sesión: Aquí los terapeutas vuelven para generalmente hacer algún comentario breve o prescripción. Se propone un cambio epistemológico el cual consiste en abandonar la visión mecanicistacausal para abordar la situación entendiendo que la conducta de un miembro influye indefectiblemente sobre la de los demás y es erróneo creer su comportamiento como la causa del comportamiento de los demás. la memorización de las soluciones encontradas. Si es una primera sesión los terapeutas se referirán a la posibilidad o no de hacer un tratamiento psicoterapéutico. Para poder influir sobre los síntomas hay que cambiar las reglas y los resultados demuestran que cuando se logra cambiar una regla fundamental se obtiene rápidamente la desaparición del comportamiento patológico. aquí los terapeutas y observadores deciden como concluir la sesión. Eligen familias de Transacción Esquizofrénica después de haber trabajado con casos de Anorexia en los cuales se presentaban respuestas similares con respecto a lo sintomático. Rabkin propone el término Saltología para la disciplina que estudiase estos fenómenos y esto encuentra su correlato en la Teoría General de los Sistemas cuando se habla de “Ps” como aquel punto del sistema en el cual convergen la mayor cantidad de sus funciones esenciales. CAPITULO 2 MODALIDAD DE TRABAJO DEL EQUIPO La sesión se desarrolla en cinco partes: La pre sesión: Los terapeutas se reúnen para leer la ficha si se trata de la primera sesión o el acta de la última sesión.

El acta de la sesión: Aquí el equipo se reúne para evaluar las reacciones observadas al cierre de la sesión y se formula el acta donde constan los elementos esenciales de la sesión. confirmar es acceder al deseo del otro y es vivido como algo que desprestigia y que desautoriza. Se despliega así el gran juego. el mensaje es cada vez más críptico para evitar exponerse. “Son necesarios al menos tres generaciones para obtener un esquizofrénico” (Bowen). descalificando la propia definición de la relación. Se observa como la posición de ambos en la relación es sustancialmente idéntica. Hay tanto acostumbramiento a este rechazo que una confirmación es vista como signo de debilidad. la perdida del adversario. rápidamente antes que el otro lo haga. se configuran las reglas secretas. Debieron correrse del modelo lingüístico para fijarse en los efectos y no tanto en los motivos. En la familia esquizo la simetría es abierta y en escalada. no existo en la relación contigo”. En la familia o pareja no debemos olvidar el bagaje estocástico con el que cada uno viene. cada uno anhela conquistar el control de la definición de la relación pero cada vez que lo intenta vuelve a sentir el temido fracaso. se vuelven expertos en el uso de la paradoja y en la maniobra suprema que es la desconfirmación. es el paso del modelo individual al sistémico. Es importante destacar que este sistema de trabajo exige un equipo que funcione sin desniveles jerárquicos y sin rivalidades las cuales harían imposible este tipo de metodología. prevenirlo a través de cualquier medio. pues es de ahí donde surge la información para el armado del nuevo sistema. CAPITULO 3 LA PAREJA Y LA FAMILIA CON TRANSACCIÓN ESQUIZOFRÉNICA Este tipo de familia es un grupo regulado en su interior por una simetría llevada a tal punto de exasperación que la hace no declarable y por lo tanto encubierta. simétrica. si ha habido interacciones excepcionalmente importantes se transcriben textualmente. la cual puede derivar en una ruptura lo cual este tipo de familias no puede soportar. “cambiar los verbos se convierte en cambiar las acciones y por lo tanto genera una lectura distinta de la interacción “ “En el juego transaccional todo parece mostrado” Observamos como el abandono del verbo ser y su sustitución por el verbo mostrar efectuada en la formulación de un reciente resumen de sesión llega a configurar de por sí el juego familiar . en la segunda generación aparte de las soluciones disfuncionales se le suma el temor a exponerse por miedo al rechazo. ¿Cómo lograrlo? Hay una sola manera. Otra modalidad aún peor es cuando el autor del mensaje se califica como no existente señalando de alguna manera “yo no estoy. en este punto la hybris lejos de redimensionarse aumenta: Fallar se convierte en algo insoportable y es necesario evitarlo a cualquier costo.

Entre los individuos nos parece que no existe. es la claridad inequívoca y recíprocamente aceptada de su propia definición. explícitamente. que era lo que debían hacer para hacer lo apropiado. al “imposible absoluto” a través de la genial sustitución del hacer por el ser.La perpetuación del juego protege la homeostasis del grupo. Juego esquizofrénico y homeostasis son aquí sinónimos en cuanto que el enmascaramiento. como lo sería una partida de póker en la cual cada jugador. de dar vuelta las cartas de una vez sobre la mesa. han sentido siempre que se les comunicaba que habían hecho algo que no era lo exactamente justo. cualquier graduación. sin que. debéis ser lo que no sois. Lo que resulta esencial para que la relación interpersonal no sea psicótica. compartida pero no explicitada. permaneciendo de todos modos sometido a la prohibición. si vosotros fuerais lo que no sois” y el mensaje súper paradójico de quien se ha hecho maestro en un contexto de aprendizaje cuyos miembros. Tan verosímil es la invocación al cambio del comportamiento esquizo que logra convencer a todos de su realidad. como hemos visto. entre simetría y complementariedad algo absolutamente mejor o peor. se les haya dicho nunca. La variedad de los pseudos (juego) llega al infinito para no esclarecer la punta del ovillo y no abandonar así el juego La condición sine qua non en el juego de la transacción esquizofrénica es que realmente no haya jamás ni vencedores ni vencidos. si bien evitando por todos los medios definir la relación. la ambigüedad y los movimientos son esenciales para mantener el statu quo. solo así podréis ayudarme a ser lo que no soy pero que podría ser. Todos. ¿Cómo podemos saber si el sujeto que presenta una conducta esquizo invoca o no un cambio? El efecto de esa invocación mostrada es la ausencia de cambio. en síntesis. Posición simétrica o complementaria excluyen en cuanto a funciones inherentes a la relación y según nuestro punto de vista. si bien empeñado en vencer a toda costa. Sin embargo. El mensaje esquizofrénico: “No es que debéis hacer algo diferente. El mensaje esquizofrénico lleva entonces la paradoja al extremo. Hybris: Tensión simétrica exasperada. comunican continuamente a los otros el pedido paradójico de cambiar una definición de la relación que no ha sido definida nunca. se limitase e espiar las expresiones de sus adversarios. lo que está prohibido en la transacción esquizofrénica. es eso. CAPITULO 4 EL PACIENTE DESIGNADO Juego paradójico: Una partida singular. .

.La angustia. CAPITULO 6 LA TIRANIA DEL CONDICIONAMIENTO LINGUISTICO Tuvieron que correrse del condicionamiento lingüístico para encontrar un modelo terapéutico adecuado. sin saber que el código lingüístico no era compartido por la familia de transacción esquizofrénica. haciéndolas notar. es provocar una información apta para inducir cierto cambio en el comportamiento. cuando se da cuenta de la información que deja el error y se utiliza para generar nuevos cambios se crean modelos. que los encierra a todos y principalmente con aquel que ha jugado. Incurrimos en errores mientras continuábamos ilusionándonos con la posibilidad de poder inducir a un cambio mediante la corrección de tales peculiaridades comunicacionales: notándolas. Podríamos decir prueba y error para llegar a un cambio de tipo2. Mientras que en realidad no es mas que uno de los esclavos del juego. ya que como hemos dicho la información que suministran es confusa y tramposa. estático y lineal. sino que había asumido espontáneamente la generosa tarea de sacrificarse a si mismo para ayudar a todos el lo que presumía que eran sus necesidades profundas. Pero la madre descalificaba esto tratando de reconquistar la posición simétrica asumiéndose otra vez como la culpable. invitando a reformular los mensajes de modo correcto. la depresión. el pedido de ayuda también son jugadas para mantener la Homeostasis. Una paradoja potente y sin salida. en suma enseñando a comunicar de manera funcional. CAPITULO 5 LAS INTERVENCIONES TERAPEUTICAS COMO APRENDIZAJE POR ENSAYO Y ERROR El error no es tal sino que forma parte del ensayo. Nos encontramos aun atrapados por la absoluta incompatibilidad de los dos sistemas primarios en que vive el ser humano: El sistema viviente (dinámico y circular) y el sistema simbólico (lenguaje) que es descriptivo. El ensayo y error resulta vital en el trabajo con este tipo de familias. cuya perpetuación garantiza con la apertura de una nueva. paradójica. aprisionado como esta en la falsa creencia equivocada de que se domina al sistema. de que se ejerce poder sobre él. escalation al pseudo-poder (lineal) ¿Qué es más poderoso (en el esfuerzo por definir la relación definida como indefinible)? ¿El esquizofrénico? ¿O quién lo ha convertido en tal? En familias con chicos psicóticos las madres que asumían su culpabilidad no aceptaban la declaración de los terapeutas respecto de que el niño no era victima de nadie.

. la capacidad de transformación. sin contradecirnos. pues la connotación positiva abre el camino a la paradoja: ¿Cómo es posible que la cohesión del grupo que los terapeutas definen como tan buena y deseable deba ser obtenida al precio de un paciente? Definir claramente la relación en el vínculo familia. en apariencia. evitando así trazar líneas arbitrarias de demarcación entre unos y otros.terapeutas. En algunos casos se trata de una prescripción inocua. Cuando calificamos como positivos. paradójicamente. como moralista. que apunta a varios objetivos: Constituir una marca de contexto terapéutico designándolo como tal. o sea buenos. En todo caso se aprueban ciertos comportamientos de algunas personas en cuanto denotan la intencionalidad común hacia la unión y la estabilidad del grupo. Capacidad autocorrectiva y por lo tanto tendencia homeostática. a una intervención terapéutica paradójica: la prescripción del síntoma al paciente designado. especialmente. los comportamientos sintomáticos motivados por la tendencia homeostática. La connotación positiva es un principio terapéutico cardinal. consideramos necesario dar una prescripción al final de la primera sesión. sin connotarlo. La connotación positiva tiene incluso dos funciones terapéuticas importantes e interdependientes: Definir claramente la relación sin peligro de recibir una descalificación. Ser aceptados en el sistema como miembros de pleno derecho. Acceder al sistema mediante la confirmación de su línea homeostática. Connotar positivamente la tendencia homeostática para provocar. que surgió por la necesidad de llegar. En resumen la connotación positiva nos permite: Situar a todos los miembros de la familia en un mismo plano en cuanto complementarios en relación con el sistema. lo que de hecho connotamos como positivo es la tendencia homeostática del sistema y no las personas. en cuanto terapéutico. Capacidad de transformación. Todo sistema viviente comporta tres caracteres fundamentales: Totalidad: el sistema es ampliamente independiente de las características individuales de los elementos que lo componen.CAPITULO 7 LA CONNOTACIÓN POSITIVA La función primaria de la connotación positiva de todos los comportamientos observados en el grupo aparece como la que puede facilitar a los terapeutas el acceso al modelo sistémico. en cuanto animados de la misma intencionalidad. Definir el contexto como terapéutico (tipo de contexto) CAPITULO 8 LA PRESCRIPCIÓN EN LA PRIMERA SESION En familias con niños psicóticos. La definición debe ser de un tipo de contexto.

el derecho de cada uno para expresar las propias percepciones. pero imponiendo el secreto familiar. es la de prescribir rituales a la familia. es una acción o una serie de acciones. sustituyendo la prohibición por la obligación de comunicarse en forma plenaria sobre el tema tabú. Estructurar y ordenar la sesión siguiente Las dificultades de la primera sesión no son tan grandes cuando la familia llega angustiada.111) “Un rito contra un mito letal”. . con su misma existencia. siempre y cuando se tenga cuidado de connotar positivamente el síntoma en sentido sistémico. Pueden ser rituales para ejecutarse una sola vez o bien repetitivos. . piedra angular para el mantenimiento de la homeostasis del grupo que lo ha producido.Exponer a la ansiedad del silencio al miembro eventualmente reticente. y de esa manera.Estimular la naciente alianza intergeneracional entre las dos hermanas. con que secuencia. Un ritual familiar. con resultados sorprendentes. o más bien es un fenómeno sistémico. -Volver a dar a Nora su puesto de miembro con pleno derecho de su núcleo familiar. El ritual apuntaba a: -Delimitar la familia nuclear como unidad distinta del clan.Provocar en la familia una reacción que ilustre sobre la disponibilidad y motivación con respecto a un eventual tratamiento. Es necesario que todo ritual sea precisado por los terapeutas. Pero al mismo tiempo constituye. si decirlo explícitamente. En esos casos es posible llegar. desintegración y caos. no es un producto diádico. combinadas generalmente con formulas o expresiones verbales.95) CAPITULO 9 LOS RITUALES FAMULIARES Una táctica terapéutica ideada por nosotros. . un pedazo de la realidad que enfrenta. El mito. Delimitar un campo de observación. . eventual ritmo de repetición. (Paginas 91. en plena crisis. a la prescripción del síntoma al paciente designado.Avalar. de las que tienen que participar todos los miembros de la familia. quien debe pronunciar las formulas verbales. horario. (Paginas 97. modela a los hijos que nacen en él. sino colectivo.Impedir la persistencia de coaliciones secretas mediante la prohibición de retomar el tema fuera de las reuniones. un fragmento de vida. Actúa como una especie de termostato que entra en funcionamiento cada vez que las relaciones familiares corren peligro de ruptura. Por otra parte el mito en su contenido representa un alejamiento grupal de la realidad que podemos llamar patología. y que se ha revelado muy eficaz. . a menudo por escrito: la modalidad a la que debe responder su realización. sin ser contradicho ni descalificado. ya en la primera sesión. Ver ejemplo de la familia Casanti. etc. y no especialmente presionada por las insistentes recomendaciones de quien las envía. poniéndose de parte de la tendencia homeostática. Ver ejemplo de la familia Lauro.

a comportamientos que de diferentes maneras limitan seriamente su existencia y su evolución. inexplicablemente. Es una táctica que se utiliza como maniobra intermedia para minar encubiertamente el “statu quo” del sistema. Simplemente nos declaramos admirados por la sensibilidad e intuición del paciente designado. sino otro u otros hermanos o hermanas. tan hábilmente estimuladas por el hijo mismo. sin embargo. Se trata de trasladar rápidamente la etiqueta de “enfermo” que lleva el paciente designado. incitando implícitamente a los hermanos a aprovecharlo para liberarse. “O nadie es loco”. equivale a plantear un dilema: “O son todos locos”. cuidadosamente. a uno o más hermanos o hermanas considerados “sanos” por la familia. ha intuido. Con el propósito de ayudarlos ha resuelto sacrificarse por ellos dando curso a la enfermedad. Después de una serie de errores logramos encontrar una solución. gracias a su extraordinaria sensibilidad. es decir. Y esto por la dificultad. cuando teníamos la suerte de encontrar familias con más de un hijo. Dado que la disfunción de éste se perpetúa en la falsa creencia de que hay una familia sana que. alrededor del que gravita el interés total de la familia. sin que los terapeutas lo hayan nombrado nunca como tal. criticar o inculpar a los padres. Este tipo de intervención fue ideada y aplicada con éxito a familias con pacientes anoréxicos y seguidamente a muchas otras con pacientes designados como neuróticos. De esa forma atrae sobre si toda la atención y preocupación de los padres. el peligro en que se encuentran los hermanos. desde tiempo atrás. . sin recurrir a las explicaciones. CAPITULO 10 DE LA RIVALIDAD CON EL HERMANO AL SACRIFICIO POR AYUDARLO Es un tipo de intervención terapéutica poderosa. Hemos señalado ya. De sesión en sesión el juego se desarma y se disuelve. Se trata solamente de un “juego loco”. tan hábil. las peculiaridades en las que por mucho tiempo nos vimos involucrados con las familias donde el paciente designado era hijo único. CAPITULO 11 LOS TERAPEUTAS SE HACEN CARGO DEL DILEMA DE LA RELACION PADRES E HIJOS. al instrumento lingüístico. declarar que el loco no es ese. a su vez. tanto de evitar las críticas a los padres. tiene un hijo “loco”. para separar a los terapeutas y arrastrarlos a coaliciones y a luchas de facciones.Un aspecto fundamental del ritual familiar es el que concierne a nuestra preocupación especifica acerca del abordaje de la familia con interacción esquizofrénica: como cambiar las reglas del juego y por consiguiente la epistemología familiar. en sustancia. repetidoras puntuales del juego que tiene lugar. Con esto evitamos. a la crítica. como de evitar ser involucrados en la simetría encubierta de la pareja. para hacerse independientes. señalando que el presunto enfermo designado por la familia fue el único que intuyó en el grupo familiar en que medida el otro o los otros hermanos se encuentran en peores condiciones que él y necesitan su ayuda. Solo el paciente designado.

esta tiene cierto timing. Era probable que estuviese enojado con ellos justamente porque no lo hacían. (Páginas 119. Con esto la familia hace entender a los terapeutas. No puede llevarse a cabo con demasiada precocidad y sobre todo no antes de haber constatado la presencia de señales de una relación lo suficientemente intensa. previniendo y anulando las jugadas del “partner” adversario. “No es tarea de los hijos mejorar las relaciones entre los padres. Esta exclusión de los padres nos resulta tácticamente ventajosa ya que se encuentran en la imposibilidad total de negar. una jugada. psicótico. ¿Acaso alguien habla de ellos? Ver ejemplo citado: Caso Ernesto. en el momento oportuno. quienes. remplazarlos en sus funciones”. se aferran a la alusión implícita a los problemas intrafamiliares. de la que son cómplices todos los integrantes del grupo natural. los problemas de la relación intergeneracional. El objetivo común es el de sustraer a la indagación de los terapeutas algún área sentida como peligrosa para el “statu quo”. Surge la sospecha de encontrarse ante un movimiento. El rol del terapeuta es el de comportarse de manera tal que se destruya la falsa creencia.122) El equipo preparó con minuciosidad el estilo de la intervención y trató de prever las posibles reacciones inmediatas a fin de no caer en trampas inesperadas. El segundo está directamente ligado a nuestra modalidad de contrato con la familia: pactar un número preciso de sesiones. tarde o temprano. poner a prueba la autenticidad de la curación teniendo todavía a favor un cierto número de sesiones en el caso de que la curación no resista mucho tiempo. A diferencia de otras intervenciones descriptas. aun cuando dejados afuera del juego. Sospechamos que Ernesto haría lo imposible para inducir a los terapeutas a criticar a los padres. si se obtiene rápidamente la desaparición . tomando nosotros mismos la iniciativa de concluir la terapia. la continuación de la terapia. preferimos concluir la terapia súbitamente y. Ante la desaparición inexplicable del síntoma en el paciente designado acompañado por los comportamientos de resistencia colectiva ya descriptos. CAPITULO 12 LOS TERAPEUTAS ACEPTAN SIN OBJECIONES UNA MEJORIA SOSPECHOSA. y se coloca a la familia en la necesidad de tener que volver a pedir. en tales casos. Ejemplo: Jóvenes parejas entradas en terapia por la perturbación de un hijo en la primera o la segunda infancia. pero con la diferencia fundamental de que sucede en presencia de los padres. se trastrueque la errónea epistemología familiar mediante un mensaje inverso. Tal maniobra terapéutica consiste en aceptar sin objeciones una mejoría o una desaparición del síntoma que no parecen justificados en absoluto por el correspondiente cambio en el sistema de interacción familiar. sin decirlo la intención colectiva de saltar al estribo del primer tren que pase. por ende. La línea que seguimos consiste en aceptar tales mejorías sin objeciones. Mediante esa táctica paradójica se logra anular el movimiento saboteador. 10 años. de descalificar. aún cuando uno solo se erige en portavoz. A veces. de manera bastante similar a la empleada en el tratamiento psicoanalítico.Esta consiste en referir exclusivamente a nosotros mismos. El principal objetivo es tener siempre en mano la iniciativa y el control de la situación.

el comportamiento de los terapeutas y en especial. Incluimos. “No puede faltar a la escuela. ¿Cómo hacer para recuperar a los ausentes?. Como ya hemos señalado. sin embargo. el fenómeno del ausentismo de algún miembro de la familia se volvió muy raro. coincidieron en que tal maniobra. aceptamos el reto de la familia en sesión y mostramos tomar como valederos los motivos aducidos que generalmente son inconsistentes. Speck y Jungreis.del síntoma en el chico los padres aluden. Consiste en la costumbre de dividir la sesión en cinco partes: la presesión. “Nuestro paciente es la familia. Cuando un miembro se ausenta. de una resistencia compartida por toda la familia. ¿Para hacerlos volver a sesión?. coincide con la de estos autores: se trata. mantenemos la ausencia como centro de nuestro interés. en cuanto al modo de prevenir ese tipo de maniobra o de diluirla cuando se produce. Cuando finalmente conseguimos individualizar y eliminar de nuestro trabajo los errores más triviales. Nuestra opinión personal. como guía de la conducta a seguir. No obstante nuestra aparente aceptación. a su intención de abandonar la terapia. o. genérico o absurdos: “No puede pedir permiso a su jefe. los primeros en dedicarle un estudio especial. y en particular de aquella con transacción esquizofrénica. Lo intentamos también con una falsa actitud nonchalante. Así. la entrevista a la familia. sus errores. el resto de la familia”. . La ausencia se convierte para nosotros en el problema central de esa sesión. Los autores no se pronuncian. Pasemos ahora a la táctica que hemos elegido para recuperar para la terapia al miembro ausente. Entonces por respeto a la resistencia. “es en realidad una maniobra familiar total en la que colabora. en el análisis dinámico de su verificación. más a menudo. El ausente continuaba ausente o volvía a presentarse según se le ocurriese. procede sólo por ensayo y error. Sonne. la investigación acerca de la familia. por consiguiente. abierta la expectativa de reanudarlo. Lo que importa es atesorar todas las reacciones en términos de out-put de nuestro comportamiento y. La frecuencia de este tipo de errores condujo con frecuencia equivalente a que se sucedieran tales reacciones que nos sumían en la mayor perplejidad. No los aceptamos en sesión si no están todos presentes. de vez en cuando. Esta en malas relaciones con él”. de inmediato. aunque realizada por un solo miembro de la familia y por explicita iniciativa propia. precisamente. CAPITULO 13 COMO RECUPERAR A LOS AUSENTES La maniobra del miembro ausente es quizá la más notable en el rico arsenal de maniobras familiares destinadas a lograr el mantenimiento del statu quo. tomamos nosotros la iniciativa de suspender el tratamiento y dejar. estamos muy atentos a cuanto sucede en sesión. sin embargo. justo tenia prueba el día de sesión”. con el análisis empecinado y minucioso del significado y de los motivos de la ausencia. la discusión del equipo. Preferimos no insistir para no arruinar la relación terapéutica con críticas o sospechas. intentamos de manera lastimosa recuperar el control de la situación con actitudes autoritaria. el reingreso de los terapeutas a la sala para la conclusión y el acta de sesión.

respeto y simpatía. Historia clínica. la maniobra fundamental empleada por la familia con interacción esquizofrénica. importarían el cambio automático del juego y. en presencia de toda la familia. es nombrado custodio del pliego que deberá abrir y leer. para evitar definir la relación. mientras el miembro ausente “se hace presente”. sobre todo. la consiguiente imposibilidad de asumir verdadera responsabilidad que al significar una explicita definición de la relación como simétrica. tuvimos la idea de agregar a la sesión una sexta parte: la conclusión de la sesión deberá hacerse en el domicilio de la familia reunida en su totalidad. Historia clínica (página 138) . por ende. debiendo esforzarnos de modo tal que incluya al ausente obligándolo a venir. (pagina 132) CAPITULO 14 COMO ELUDIR LA DESCALIFICACIÓN La descalificación de sí y del otro en la relación es. se entrega escrita y firmada en sobre cerrado. Con esta maniobra desmontamos. divertirnos y considerar “a los adversarios” con autentica admiración. Ambas posiciones. amarlos en sentido metafísico. la paradoja terapéutica. se presenta sin uno de sus miembros. Lograr desmontar esta maniobra es la tarea principal y más difícil a la que deben dedicarse los terapeutas. tan seductora como descalificadora. la imposibilidad de declarar el liderazgo pues tal declaración comporta una definición de la relación. Consideremos el caso de la familia que. listos para tomar como verdaderas las manipulaciones de la familia con interacción esquizofrénica. la ruptura de la homeostasis. encontrarlo divertido. la maniobra familiar. mejor aun. Ante todo los terapeutas deben haber aprendido a jugar “a la esquizofrenia” y adquirido la capacidad de emplear sistémicamente. Por este medio el juego se perpetúa en la función homeostática. o. no solo lograremos ser razonablemente inaccesibles a sentimientos simétricos de adulación o de furia.El comentario o la prescripción son normalmente inmediatos. sino también. dirigidos al grupo natural completo. Con el propósito de superar un obstáculo. tan bien entrenada para seducir a los otros a jugar su propio juego. con una paradoja: que la única manera de amar a nuestros pacientes era no amarlos. Si nos convencemos. sin decirlo. después de un cierto número de sesiones. Esto equivaldría a concluir. Estar dispuestos a perder sin enojarnos ni con nosotros mismos ni con los compañeros de juego y. en cambio. Uno de los miembros. Destacamos en especial la dificultad de redactar un documento donde cada palabra debe ser cuidadosamente ponderada. son premisas que nos hacen más vulnerables. acordada por el equipo. es decir. Para dar curso a esta terapia debemos. en voz alta. habernos liberado de las eventuales motivaciones que nos llevaron a la elección de nuestra profesión: ya sea de “dar y de ayudar” o de “poder”. La conclusión. de que todo cuanto se nos muestra es “una invitación”.

como punto fundamental del sistema en acción. La intervención tiene que ser rigurosamente global y sistémica para que provoque cambios y. Estos autores observan que. Lidz. deben permanecer en la caja negra. equivale a meterse en un laberinto con escasas posibilidades de salida. y entre ésta y la familia extensa. Investigadores y terapeutas han prestado atención al fenómeno de la confusión y cancelación de la barrera intergeneracional. en ciertos estadios de su desarrollo y dentro de ciertos limites. Hemos advertido la constante presencia de un cierto grado de confusión en la demarcación intergeneracional (parentification excesiva de algún miembro de la segunda generación. Sin embargo. afectivo. hablar de ella en la sesión. nos imponemos trascender el lenguaje. no son explícitamente prescrita. a menudo de tinte alusivamente erótico. Las coaliciones perversas son connotadas como positivas en su intencionalidad honesta y afectiva. Debemos considerarla sólo como “jugada”. es fundamental la posición en que nos coloquemos: la de no ocuparnos de su “realidad”. Debe abarcar a toda la familia. resulte terapéutica. sino necesaria. con loa consiguiente perversión de los roles y las coaliciones secretas y negadas entre los miembros de generaciones diversas. Historia clínica (página 151) CAPITULO 16 LOS TERAPEUTAS DECLARAN LA PROPIA IMPOTENCIA SIN REPROCHÁRSELO A NADIE. constituyéndose en etapa obligada de un juego interaccional compartido. formulando hipótesis causales. rígido y reacio a cualquier evolución. También Haley ha hablado de triángulos perversos en la familia nuclear. ha señalado repetidas veces la presencia tangible de intensas y recíprocas fantasías incestuosas. los porqué. homo y heterosexuales. en sentido intrapsíquico. Los terapeutas se limitan a su constatación y al comentario. Boszormenyi-Nagy y Sparks definen el neologismo indicativo parentification en sentido general: “Se trata de una distorsión subjetiva de la relación. como si el compañero o incluso los hijos fuesen un progenitor. .CAPITULO 15 EL PROBLEMA DE LAS COALICIONES NEGADAS. No significa que nosotros. Las causas. cordón del equilibrio momentáneo de las facciones opuestas. en el sentido de un progresivo entrenamiento para asumir roles de responsabilidad. elaborándolo de tal modo que resulte paradójico e intolerable. puntuando. los sentimientos. en su estudio sobre familias con un miembro esquizofrénico. y evitar cuidadosamente demarcaciones moralistas entre los diversos miembros o las diversas facciones. tendiendo a indagar las causas. ésta es para el niño no solo inevitable. Considerarla una “realidad” intrapsíquica. Sin embargo. en el momento en que pasamos a idear la intervención terapéutica. psicoanalítico. no discutamos regularmente la sesión de modo lineal. los terapeutas con formación psicoanalítica. Este fenómeno se hace disfuncional al separarse de la realidad concreta. considerando el fenómeno en la circularidad de su hic et nunc. seducción recíproca en la relación entre uno de los padres y un hijo. como por ejemplo una coalición secreta contra la madre entre el padre y la paciente designada. coaliciones y facciones más o menos descubiertas) Cuando el problema buscado aparece con bastante claridad. los porqué.

paradójica: la declaración de impotencia de los terapeutas. la reacción inmediata es la de un gran estupor. Después. El timing es fundamental. El acto de fijar la cita sucesiva. o por haber encontrado alguna hábil escapatoria a una prescripción que parecía acertada. que parecen confirmar en su momento la validez de la intervención.. que a pesar de la voluntariosa colaboración de la familia. Pero al definirse complementarios por propia incapacidad y no por culpa de la familia. en realidad no lo son.. Al decir esto... seguido inmediatamente por una intensa agitación y una solicitud de ayuda.. La intervención terapéutica que hemos descrito.y nosotros ¿qué hacemos.Las intervenciones terapéuticas presentadas hasta aquí son de tipo activo-prescriptivo. ¿y entonces?. observamos atentamente las reacciones de los diversos miembros de la familia. en realidad. es el momento mas adecuado para declararnos impotentes... declarando honestamente la propia impotencia. hacen. Algunas familias responden a las intervenciones terapéuticas con cambios rápidos. que ha hecho todo lo posible por ayudarnos. comunica una seguridad profesional completamente en contraste con la declaración de impotencia. vuelven a la sesión siguiente inmodificadas. hostiles a la familia que tenazmente defiende su statu quo... Y esto por dos motivos: el primero. fijamos la fecha de la próxima sesión y cobramos nuestros honorarios. En efecto. El momento justo. por su parte. otras. refuerza las descalificaciones. por cuanto toman en sus manos el control de la situación. hasta allí implícitamente simétrica. es cuando el ensañamiento de los terapeutas denuncia la escalada. como complementarios. hacemos una pausa de “suspenso”. ya que ello equivaldría a un ulterior e infeliz intento de definirse “superiores”. la connotación positiva: evitar definirnos como partidarios del cambio y. por haber descalificado y “olvidado” totalmente el comentario de los terapeutas. permaneciendo inmodificada. Historia clínica (página 163) CAPITULO 17 LOS TERAPEUTAS SE AUTOPRESCRIBEN LA PARADOJA EXTREMA . El temor de perder a tan dignos adversarios empuja inmediatamente a la familia a realizar cualquier cosa a fin de que el juego no vaya a terminar”: pero. Se entra así en un juego sin fin. Normalmente. Esto ocurre muy a menudo después que una intervención ha ejercido una cierta acción. la experiencia nos ha enseñado que también es necesario incluir en el propio arsenal una intervención aparentemente opuesta y. Hasta el magnánimo intento de recuperar para el juego a los terapeutas con la autoacusacion: “¿pero no será todo culpa nuestra. poniendo en peligro el statu quo de la familia. nos encontramos esta vez confusos e incapaces de hacernos una idea clara y de prestar ayuda. por lo tanto. no saben que decir.? Los terapeutas dejan caer los brazos: realmente no lo saben. una cosa importante: se definen en la relación. mientras que la familia. romper el juego sin fin. Hay que cambiar la propia posición en la relación. No puede efectuarse muy precozmente. sin saber que hacer. así como el cobrar los honorarios. Es fundamental evitar todo reproche a la familia. Después pasamos a fijar la fecha de la próxima entrevista.. mientras los terapeutas se declaran confundidos. lo que queda por hacer es no insistir. El segundo. En ese caso es necesario apartar la tentación de insistir.?. La contrariedad estimula a los terapeutas a ser más celosos aun en su esfuerzo por idear intervenciones cada vez más poderosas a las que la familia continuara reaccionando de idéntico modo. Se dirá. deriva su gran eficacia del hecho de ser paradójica.

o aun los hijos. mediante una calculada distribución de la desaprobación. dirigida a nosotros exclusivamente. como si el otro miembro de la pareja. . fueran los padres”. En sus familias de origen la táctica consistía en mantener al niño aferrado en un vinculo. cuidamos de mantenernos en posición de ventaja. La parentificacion de un hijo parece a primera vista patológica.Tal como lo indicamos en él capitulo 4. incongruentes en todos los niveles. de acceder a dicho pedido. del rol paterno delegado en ellos por el sistema. Tal es el caso cuando los mensajes entre progenitor e hijo son claros. PRESCRIBIENDOLO PARADOJICAMENTE A LOS MIEMBROS DE LA ULTIMA GENERACION Lo que presentaremos aquí es la especifica intervención terapéutica paradójica desarrollada por nuestro equipo: la paradójica prescripción de la parentificacion a los miembros de la ultima generación que coincide con la abdicación. y darle una connotación positiva. sin embargo. y que se manifiesta por una serie de seudopedidos formulados mediante mensajes paradójicos. Historia clínica (pagina 170) CAPITULO 18 LOS TERAPEUTAS ABANDONAN EL ROL PATERNO. La maniobra de cada miembro de la pareja es la seducción de los terapeutas. “Por definición. La personificación que consiste en un pedido de ayuda abierto y directo puede considerarse fisiológica. Esta experiencia es fundamental para el proceso de socialización y el logro de autoestima. invistiéndolos con el rol paterno. en que las comunicaciones son habitualmente dominadas por el mensaje del doble vinculo. y los roles son elásticos e intercambiables. ¿de qué clase de expectativa se trata?. la parentificacion implica la distorsión subjetiva de una relación. La parentificacion se convierte en causa de disfunción cuando se da en situaciones inapropiadas. Para destruir este paradójico pedido. creando una repetición del juego familiar. La primera de ellas consiste en aislar ese paradójico pedido de la masa de maniobras comunicacionales que causan confusión. ideamos dos contraparadojas. estableciendo que la continuación y resultado de la terapia dependen. convertirse en el “favorito”. lo cual permite al hijo ensayar y aprender el rol paterno. casi exclusivamente. como algo justo y legitimo. pero puede ser funcional y estructuradota del yo. Al adoptar esta medida. acompañada por la promesa. del éxito que logremos al llevar a la practica dicha autoprescripción. ¿Qué ocurre en una familia semejante cuando inicia una terapia? Toda la experiencia proveniente de sus respectivos contextos de aprendizaje crea una enorme expectativa en torno a los terapeutas. en cambio es disfuncional la que se observa en la transacción esquizofrenica familiar. Pero. en un intento por obtener la deseada aprobación. Cada uno de ellos espera obtener la preferencia incondicional de los terapeutas. de quizás algún día. La segunda consiste en la prescripción. la paradoja extrema aplicada en la escalada oculta de la transacción esquizofrénica estriba en el siguiente mensaje: “Solo podréis ayudarme no siendo lo que sois”. Dicha disfunción puede observarse en una familia durante la transacción esquizofrénica. obtendría aprobación total y seria preferido por sobre todos los demás miembros de la familia. en un contexto de transacciones ambiguas o incongruentes. de acuerdo con el contexto transaccional en que se dé. si se esforzara lo suficiente.

5. 4. Sea cual fuere el caso. Si la familia tiene más de un hijo. y son cada vez más parentificados. que se ha sacrificado por propia voluntad por lo que cree es el bien de la familia. pasando de la posición de progenitor a la de hijo. Los padres. A esta altura los terapeutas abandonan el rol de progenitores que hasta entonces habían aceptado. Los terapeutas elogian esta conducta. inmediatamente rivalizan no solo entre sí. 12. en el caso de este tipo de familia. Los terapeutas se niegan a hacer declaración alguna en ese sentido. uno de los hermanos del paciente designado suele acusar síntomas a esta altura. intensifican su batalla competitiva. La familia se presenta con todos los hijos libres de conductas sintomáticas. 10. Historia clínica ( pagina 180) . con trivialidades sin fin. poco a poco salen a relucir los conflictos dentro de las familias extensas. a los fines de diferenciar entre el bueno y el malo en el sistema familiar. sino también con el paciente designado. Demuestran interés por las relaciones entre los progenitores y sus respectivas familias extensas. atribuyéndola a la percepción de los padres que tiene el hijo: miedo a dar por terminada la terapia. Los padres intensifican sus respectivos intentos por crear una coalición con los terapeutas y hacerse merecedores de algún juicio preferencial. 7. hablan menos de sus respectivas familias de origen. 2. Los terapeutas rechazan esta maniobra con una contramaniobra declarando que el paciente designado es el verdadero líder. 8. Los progenitores. Los terapeutas ingresan al sistema familiar como miembros de éste. 3. de que la aceptación. debido a que evitan una actitud critica. sin embargo. 9. en un último intento por inducir al terapeuta a continuar con el tratamiento. de una coalición juega a favor de la resistencia a la terapia. quienes son cada vez mas parentificados. Sintetizamos a continuación el tratamiento que aplicamos al tipo de familia descrito mas arriba: 1. Al mismo tiempo. y paradójicamente lo prescriben al miembro o los miembros de la última generación. El paciente designado cambia. El paciente designado abandona sus síntomas y asume un rol más secundario en las sesiones. o con actitudes de frialdad y evitacion. o de su interrupción. bueno y generoso.Estamos convencidos. en su relación con los terapeutas. Cada progenitor prosigue con sus intentos de formar una coalición con los terapeutas. así como en el hogar. 11. y comienza a abandonar sus síntomas. 6. y la familia puede reaccionar de tres maneras: con un verdadero diluvio de información. en su relación con los padres.