Los Fantasmas Y La Negación De La Muerte

Por: María de Jesús Pérez Martínez

‘Deja a los de mente sana hacer su mejor esfuerzo Con su extraño poder de vivir el momento ignorando y olvidando... La calavera sonreirá en el banquete...’ “Variedades de Experiencias Religiosas” William James

S

omos los únicos en este mundo que mientras vivimos estamos conscientes de que vamos a morir, nos concentramos obsesivamente en el “ángel blanco de la vida” y el “ángel negro de la muerte” y esta paradoja se va adentrando en nuestro subconsciente. Inventamos sistemas inmortales para sobrevivir a la dolorosa paradoja que nos hemos planteado de vida y muerte. La cruel realidad es que durante nuestras vidas la muerte se aproxima cada vez mas. Existimos entre el miedo a vivir y el miedo a morir. Freud notó que los impulsos del inconsciente y del ello parecen no saber de muerte y tiempo. En nuestro interior nos sentimos inmortales, como Narciso vemos el

mundo como un reflejo de nosotros mismos; sin nuestra existencia nada mas existe ni tiene razón de ser. Es el yo y el principio de la realidad los que nos sitúan y nuestros impulsos privados gritan contra la sentencia de muerte que pesa sobre nosotros. Es al no poderlo soportar que creamos visiones simbólicas Otto Rank, psicoanalista y pupilo de Freud, y Ernest Becker, ganador del premio Pulitzer por su labor en “Negación de la Muerte” donde rescataba las ideas de Rank, han distinguido algunas soluciones creativas sin las que pronto llegaríamos a ser neuróticos o psicóticos en continua terapia. Todas esas soluciones intentan crear un universo de símbolos e ilusiones acerca de una cadavérica realidad.

Rank veía algunos síntomas de la neurosis y la psicosis como rompimientos en la capacidad de negar la muerte y estos podrían ser ambivalencia, dudas ansiedad, conflicto interno, indecisión crónica con relaciones intimas en igual conflicto. Nos perdemos en el caos de una vida que terminara en cualquier momento. El individuo lo sospecha pero esta asustado de encontrarse cara a cara con la terrible realidad y trata de cubrirla con una fantasía donde todo esta claro, no le preocupa si las ideas son ciertas o no pues las utiliza como trincheras para defender su propia existencia, el propósito es, a toda costa, sobrevivir a la muerte.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful