INVESTIGACIONES

Todas las losas de piso se alabean, excepto bajo condiciones inusuales o cuando se utilizan diseños especiales. A pesar de lo que mucha gente piensa, no es un problema especial el heMedición de alabeo en la losa de piso.

cho de que una losa se haya alabeado o no, sino si el alabeo ha

WAYNE W. WALKER Y JERRY A. HOLLAND
Concrete International – Enero 1999 Traducido y adaptado por el Instituto del Cemento y del Hormigón de Chile - ICH

¿QUE ES EL ALABEO? El alabeo se produce cuando la parte superior de la losa trata de ocupar un volumen menor que la parte inferior; esto puede suceder por diferencias entre las porciones superiores e inferiores con respecto a la retracción, temperatura, contenido de humedad y otras variables. Para que la losa se mantenga intacta, sus bordes deben levantarse. Estos bordes pueden estar constituidos por el término discontinuo de la losa, una junta de construcción, una junta de contracción (control) o una grieta suficientemente ancha. Las esquinas de las losas sin restricciones verticales, deben levantarse más alto que los bordes más alejados, para que no se produzcan grietas. Tanto las losas de piso como las suspendidas se alabean, sin embargo, por muchas razones, las losas de piso se alabean más. Muchas losas de piso tienen bordes que realmente levantan la rasante; estas juntas alabeadas levantadas que se mueven bajo el flujo vehicular, con frecuencia, han sido mal diagnosticadas creyendo

que tienen una sub-base débil. A medida que los bordes de las losas tratan de alabearse hacia arriba, la gravedad y la fluencia lenta producen un efecto contrario, pero sólo pueden compensar parcialmente el alabeo. La cantidad de alabeo y el perfil de éste dependen de muchos y complejos factores. Entre ellos se encuentra el potencial de retracción del hormigón, la resistencia, el soporte de la subrasante, las condiciones de humedad y de temperatura, el espesor de la losa, la separación de la junta y otros. ¿POR QUE EL ALABEO ES UN PROBLEMA? Por diferentes razones, un alabeo importante constituye un problema. En la superficie de la losa se producen tensiones de tracción considerables, desde los bordes que tienden a alabearse hacia arriba, debido al peso propio y cualquier carga o restricción vertical que intenta empujarlos hacia abajo; esto, además de la retracción, puede producir agrietamiento. La gran mayoría de las grietas de piso que se atribuyen a la retracción se deben en realidad a una combinación entre las tensiones de alabeo y las de retracción, con las tensiones de alabeo mucho mayores que las tensiones de retracción. Estas grietas pueden

llegado a un grado objetable o no. De manera similar, en ocasiones las losas de piso se retraen y como es muy difícil eliminar las retracciones importantes, existe siempre un potencial de agrietamiento no deseado.
desconcharse debido al tráfico rodante, permitir la penetración de líquidos, ser invisibles o provocar otras dificultades. Al deslizarse las ruedas a través de los bordes de las juntas alabeadas (sin barras de traspaso de carga adecuadas) pueden hacer que un borde baje primero, luego el otro, contribuyendo al desconchado de la junta, falla en el relleno o sello de la junta y otros problemas más. El alabeo, en especial el alabeo diferencial en una junta o grieta, también puede afectar a los materiales de piso que cubren la losa. Las juntas muy alabeadas o grietas pueden reducir la fluidez del tránsito vehicular de un piso o pavimento, provocando desagrado en el conduc-

Revista Bit, Junio 2000

30

Marque el 22 en su tarjeta de consulta

INVESTIGACIONES

tor, problemas en el vehículo y reducción de la productividad. EL AGRIEATAMIENTO O EL ALABEO ¿CUAL DE LOS DOS ES MAS IMPORTANTE? El alabeo y la retracción se encuentran relacionados íntimamente y no pueden considerarse completamente independientes el uno del otro. Casi todo lo que afecta a la retracción afectará de igual modo al alabeo, de manera positiva o negativa. Sin embargo, a menos que una losa de piso se coloque directamente sobre un substrato que provoca restricciones de importancia (como una rasante dispareja o una base de piedras de granulometría abierta), las tensiones de alabeo exceden ampliamente a las de retracción. De hecho, según nuestro análisis, sobre un buen substrato plano, con un coeficiente de fricción razonablemente bajo, las tensiones de retracción en general no superan los 10 a 50 psi (0,1 a 0,4 MPa), mientras que las tensiones de alabeo pueden alcanzar con facilidad los 200 a 400 psi (1,4 a 2,8 MPa) o más. De este modo, el término “grieta por retracción” no es en realidad el apropiado para la mayoría de las grietas de las losas de piso; es más preciso hablar de “grieta por alabeo” o “grieta por alabeo y retracción”. Al comparar estas tensiones con el rango típico de la capacidad de resistencia a la flexión del hormigón (módulo de ruptura) de 450 a 650 psi (3,1 a 4,5 MPa) se puede apreciar la importancia del alabeo. Obviamente, la capacidad de transporte de carga de la losa puede verse reducida en forma dramática por las altas tensiones de alabeo. ¿POR QUE EL ALABEO Y LA RETRACCION CONSTITUYEN UN GRAN PROBLEMA EN LA ACTUALIDAD? Siempre ha sido una preocupación el alabeo y la retracción de los pisos, sin embargo su severidad y la implicancia en los costos han aumentado enormemente durante los últimos 20 a 30 años. Existen muchas razones para ello, y parte del problema se debe a que la gente no se ha dado cuenta de que las reglas del juego han cambiado. Lo que en el pasado funcionaba, en el futuro podría transformarse en una demanda

judicial. Todo ha cambiado: los diseños de las mezclas de hormigón, los materiales, detalles, prácticas, etc. Las resistencias a la compresión del hormigón para pisos han aumentado. En la década de los años 60, el clásico Alabeo en esquina de losa de piso. diseño de resistencia era de 2000 a 3.000 psi (17 a 26 MPa resistencia cúbihumedad y a aumentar el alabeo y el agrieca), sin embargo, ahora son comunes las tamiento. Las cámaras de frío y los conresistencias de 4.000 a 5.000 psi (34 a geladores son cada vez más utilizados y 43 MPa resistencia cúbica). Los hormigopresentan los mismos problemas aunque nes con resistencias mayores generalmenen mayor grado (en especial cuando la te (no siempre) se retraen más y siempre temperatura se hace descender demasiaposeen un módulo de elasticidad mayor. El do rápidamente). módulo de elasticidad es un factor muy imLos terrenos donde se ubican las consportante porque mientras mayor sea el trucciones también han sufrido cambios. módulo, más alabeo se producirá y los borMuchos poseen grandes extensiones de des alabeados con el tiempo cederán meáreas verdes y sistemas de irrigación, que nos hacia abajo debido a la fluencia lenta. pueden aumentar la humedad bajo los piOTROS CAMBIOS Las construcciones mismas también han cambiado con los años. Muchas poseen aire acondicionado y han aumentado las exigencias en cuanto a calefacción. Ambos requisitos tienden a disminuir la sos. Muchos pisos tienen un alto grado de humedad directamente bajo ellos, pero no poseen una barrera de vapor o de paso de humedad; otros cuentan con un retardador de paso humedad de regular calidad, o bien, poseen uno que no ha sido bien colocado o ha sufrido daños durante la construcción.

Figura 1.- Forma alabeada de una losa de 150 mm (6 pulg.) de espesor, con separación de juntas de 7,3 m (24 pies) : f’ c = 4.500 psi (39 MPa cúbica), K = 80 pci (22.000 kN/m 3), T = 17ºC (30ºF), K = Módulo de reacción de la rasante.

Revista Bit, Junio 2000

31

INVESTIGACIONES

pisos de madera, son críticos porque estos materiales puede resultar dañados por el alabeo o no funcionar de manera adecuada con zonas alabeadas. ¿COMO PODRIAN EVALUARSE LOS PROBLEMAS EXISTENTES? Las losas con alabeo pueden ser evaluadas estableciendo el perfil vertical de la suespesor de losa. perficie. Esto puede hacerse con un nivel óptico de precisión, el DipstickTM, u otro aparato apropiado. El movimiento vertical potencial de la junta puede verificarse haciendo rodar sobre ella un vehículo cargado. El movimiento vertical diferencial, para los vehículos y cargas esperadas, no debería ser superior a 0,5 mm (0,020 pulg.), lo que puede sentirse fácilmente colocando una mano sobre la junta. La cantidad de espacio entre el fondo de la zona alabeada de la losa y la sub-base puede determinarse extrayendo un pequeño testigo y observando cuánto baja. Una condición potencial que hay que considerar es que puede parecer que los bordes y las juntas de construcción tienen un alabeo excesivo, pero en realidad, presentan una combinación de alabeo normal junto con una terminación inadecuada de la losa; esa terminación puede formar una hendidura en la superficie de esas zonas. Esto puede determinarse verificando el movimiento vertical bajo carga y/o extrayendo un pequeño testigo. ¿COMO PUEDE CORREGIRSE UNA LOSA ALABEADA? Para las losas sometidas a un tráfico vehicular importante, con movimiento vertical de la junta, los huecos bajo las juntas deberían rellenarse con un grout aplicado a presión. Los huecos grandes pueden llenarse con un grout de cemento, agua y, tal vez, una puzolana o arena fina. El grout para los huecos de tamaño medio no debe con-

Tensión de albeolo por cada 150 mm de
¿QUIEN ES EL RESPONSABLE? ¿Quién es el responsable de que los problemas de alabeo y grietas en los pisos hayan ido en aumento? ¿El contratista (al que generalmente se le atribuye la mayor culpa), el proveedor de hormigón (que sufre una culpa algo menor), el ingeniero o arquitecto, o bien otra persona del equipo encargado del diseño y construcción? En realidad, todo el equipo ha contribuido al problema en un grado mayor o menor. A la inversa, cada miembro del equipo debe hacer lo suyo para minimizar estos problemas. También, el propietario debe colaborar aprendiendo lo más posible, insistiendo en la calidad, estando dispuesto a pagar los costos de construcción y los honorarios adecuados (en un piso, se obtiene lo que se pagó, ya sea de baja o de alta calidad, más que en cualquiera otra parte de la construcción). Por último, debe existir un buen trabajo de equipo, en lugar de la típica relación antagónica que ha existido en el pasado. ¿EN QUE APLICACIONES ES MAS COMPLICADO EL ALABEO? En ciertas aplicaciones el alabeo es más crítico. Se debe minimizar el alabeo cuando existe un gran flujo vehicular. Las losas sometidas a grandes cargas están más propensas a agrietarse cuando las zonas alabeadas no se encuentran apoyadas en la sub-base. También los pisos con aplicaciones superficiales o recubrimientos, como

tener de ningún modo arena fina. A los huecos menores, pero que permiten un movimiento excesivo de la grieta o junta, se les debe aplicar un grout químico adecuado. Cuando existen huecos y un suelo cohesivo blando (como arcilla o limo), el grout a presión podría exigir complementarse con colocación de barras de traspaso de carga. Se debe tener cuidado al colocar el grout a presión de manera que las losas no se levanten demasiado, aumentando así el problema. Si después de completar la aplicación del grout, el alabeo es demasiado grande para el uso que tendrá la losa, el alabeo debe fresarse. Para las losas que no reciben tráfico vehicular, pero presentan un alabeo objetable, tal vez sea necesario fresarlas o aplicar algún otro tipo de corrección. Otras formas de corregir el alabeo excesivo no han resultado tan buenas como las mencionadas. El aserrado en toda la profundidad, en sentido paralelo y alejados unos 0,6 a 2,4 m (2 a 8 pies) en ambos lados de la junta alabeada puede aminorar el alabeo en alguna medida, pero introduce dos juntas más que pueden desconcharse o provocar otro tipo de problemas. Además, este tipo de reparación tiene como resultado franjas muy angostas y largas que oscilan demasiado. También se trató de reducir el alabeo manteniendo la losa húmeda durante un periodo de tiempo. En parte tuvo éxito, mientras se conservaba húmeda, pero al secarse el alabeo volvía a ser el mismo. La aplicación de un material superficial impermeable (como un recubrimiento o piso de caucho) tuvo mejores resultados, pero si la velocidad de transmisión de vapor es demasiado alta, el material de la superficie puede fallar o presentar otros problemas. BIT
Referencias Concrete International (Enero 1999) Larson, T.D., Portland Cement and Asphalt Concretes, McGraw-Hill, New York, 1963, pág. 72. Tremper, Bailey, and Spellman, “Shrinkage of Concrete - Comparison of Laboratory and Field Performance”, Highway research record, Nº 3, 1963, págs. 30-61. Leonards, G.A., and Harr, M.E., “Analysis of Concrete Slabs on Ground”, Proceedings, ASCE, V.85, SM3, Junio 1959, págs. 35-58.

1. 2.

3.

4.

Revista Bit, Junio 2000

32