P. 1
Via Crucis SEJV

Via Crucis SEJV

|Views: 3,744|Likes:
Published by Army Rob Lee, S. L.
Adaptación para vía Crucis viviente para los alumnos de las escuelas preparatorias del Sistema Educativo José Vasconcelos
Adaptación para vía Crucis viviente para los alumnos de las escuelas preparatorias del Sistema Educativo José Vasconcelos

More info:

Published by: Army Rob Lee, S. L. on Feb 21, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/19/2013

pdf

text

original

SISTEMA EDUCATIVO JOSÉ VASCONCELOS

ACADEMIA DE FORMACIÓN DE VALORES PROGRAMA “APRENDER A VIVIR”

EL VIA CRUCIS VIVIENTE
DRAMATIZACIÓN DE LA PASIÓN, MUERTE Y RESURRECCIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

TIJUANA, B.C. CUARESMA DE 2008

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

CONTENIDO

PRESENTACIÓN ............................................................................................................................................... 3 PERSONAJES: .................................................................................................................................................. 4 LOGÍSTICA: ....................................................................................................................................................... 5 PRIMERA ESTACION: LA SENTENCIA DE JESUS.......................................................................................... 6 ESCENA 1: El Monte de los Olivos ................................................................................................................ 6 ESCENA 2: Jesús ante el Sanhedrín ............................................................................................................. 8 ESCENA 3: Jesús ante Pilato ........................................................................................................................ 9 ESCENA 4: Jesús ante Herodes.................................................................................................................. 10 ESCENA 5: Jesús nuevamente ante Pilato.................................................................................................. 10 ESCENA 6: Jesús en el pretorio .................................................................................................................. 11 ESCENA 7: Presentación de Jesús ............................................................................................................. 12 SEGUNDA ESTACION: JESUS LLEVA LA CRUZ........................................................................................... 13 TERCERA ESTACION: EL PESO DE LA CRUZ.............................................................................................. 13 CUARTA ESTACION: JESUS Y SU MADRE................................................................................................... 13 QUINTA ESTACION: EL CIRENEO AYUDA A JESÚS .................................................................................... 14 SEXTA ESTACION: VERONICA Y EL ROSTRO DE JESUS........................................................................... 14 SEPTIMA ESTACION: LA CRUZ SE HIZO MAS PESADA.............................................................................. 14 OCTAVA ESTACION: LAS MUJERES LLORAN ANTE JESUS....................................................................... 15 NOVENA ESTACION: EL PESO DE LA CRUZ SE HIZO INSOPORTABLE................................................... 15 DECIMA ESTACION: LOS SOLDADOS DESPOJAN DE SUS ROPAS A JESUS.......................................... 15 UNDECIMA ESTACION: JESÚS, LOS CLAVOS Y LA CRUZ......................................................................... 16 DUODECIMA ESTACION: JESUS MUERE EN LA CRUZ............................................................................... 16 ESCENA 1: .................................................................................................................................................. 16 ESCENA 2: .................................................................................................................................................. 17 ESCENA 3: .................................................................................................................................................. 17 ESCENA 4: .................................................................................................................................................. 17 ESCENA 5: .................................................................................................................................................. 18 ESCENA 6: .................................................................................................................................................. 18 DECIMOTERCERA ESTACION: MARIA RECIBE EN SUS BRAZOS EL CUERPO DE JESUS ..................... 19 DECIMOCUARTA ESTACION: LA SEPULTURA DE JESUS Y RESURRECCION DE JESUS ..................... 19

2

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

PRESENTACIÓN
La palabra Pasión viene del verbo “padecer”. Llamamos Pasión de Cristo a los sufrimientos tan atroces que Él tuvo que padecer por salvarnos. La Iglesia Católica llama propiamente Sagrada Pasión a lo que Jesús sufrió desde que empezó su agonía en el huerto, es decir, desde el Jueves Santo, probablemente hacia las 9 de la noche, cuando ocurre su primer derramamiento de sangre, hasta su muerte en la cruz en Viernes Santo, hacia las tres de la tarde; y termina con su santa sepultura, al anochecer del mismo Viernes Santo. El escenario anterior a la Pasión de Cristo fue la Última Cena, en la cual instituyó la Sagrada Eucaristía. La Pasión de Jesús ha sido resumida en los Cinco Misterios Dolorosos del Rosario: 1º. La Oración en el Huerto. 2º. La Flagelación. 3º. La Coronación de espinas. 4º. La Subida de Jesús al Calvario con la cruz a cuestas. 5º. La crucifixión y muerte. Así como Cristo en la cruz conmovió al ladrón que agonizaba junto a Él, así también este milagro se sigue obrando en muchas partes hoy en día. La mirada del crucifijo conmueve a muchos agonizantes. A los enfermos los anima a pedir a Jesús su compasión y ser salvados por Él. La cruz ha sido el libro predilecto de los santos y en él vuelven siempre a leer. Mirar reverentemente el crucifijo hace mayor bien que leer varias páginas de buenos libros. Mirando el crucifijo y meditando en los sufrimientos de Jesús en su Pasión, hombres y mujeres han aprendido a vencer las tentaciones y han obtenido el consuelo para sus depresiones y sufrimientos. Santo Tomás dijo que el crucifijo es el mejor libro de lectura y reflexión. Quien padece esta terrible Pasión y Muerte no es un ángel sino el mismo dios hecho Hombre, que vino al mundo a ofrecer sus palabras y sus hechos en nuestro favor. Vino a padecer como persono lo peor que a alguien le pueda suceder. Sacrificar sus propiedades, hasta de sus propias vestiduras. Sacrificar su buen nombre al recibir el castigo que merecen los malhechores y morir entre éstos. Sacrificar cada uno de sus sentidos: sentir dolor hasta los huesos, oír las blasfemias y humillaciones, probar y oler la tierra, la sangre y el vinagre. Sus ojos que apenas si podían ver sólo se consolaban ante la presencia de su Santísima Madre. Sufre en su alma las ingratitudes, las burlas y las tristezas. Sufre porque ama. Porque ama tanto a Dios Padre a quien desea ofrecerse como cordero pascual en satisfacción y desagravio por nuestras culpas. Tanto dolor y sufrimiento no debe ser en vano si lo aprovechamos en nuestro favor para salvarnos. San Agustín afirma que el calvario es la mejor escuela para aprender a amar a Jesucristo, y San Alfonso agrega que meditar en la Pasión de Jesús es la devoción de las devociones, y se obtiene la fortaleza contra las tentaciones. Por medio de la representación del Vía Crucis Viviente esperamos que nuestros niños y jóvenes formen su conciencia en el amor a Jesús y su sensibilidad hacia las cosas de Dios, fundamento sólido de toda enseñaza que pretenda inculcar los verdaderos valores morales.

“Por la Grandeza de México”

3

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

PERSONAJES:
Personajes generales: - Guía (presenta cada estación y dirige el curso de la representación). - Narrador (lee). - JESUS. - Sumo Sacerdote. - Soldado 1 - Soldado 2 - Longinos (jefe de los soldados). Para alguna estación: - Judas Iscariote (1) - Pedro (1) - Santiago (1) - Malco (1) - Satanás (1) (voz de fondo) - Testigo 1 (1) - Testigo 2 (1) - Testigo 3 (1) - Criado (1). - Pilato (1, 2). - María (4, 12, 13, 14). - Cireneo (5). - Verónica (6 y 8). - Juana (8). - Lidia (8). - Ana (8). - Elisa (8). - Nicodemo (13,14). - Dimas (sale desde la 2, habla en la 12). - Gestas (sale desde la 2, habla en la 12). - Juan (1, 4, 8,12,13,14). - José de Arimatea (13,14). Personajes que actúan sin hablar: - Soldados (al menos otros 4). - Mujeres (unas 8) y Jonatán.

Personajes que aportan los alumnos: - Pueblo. - Sanhedrín (rabinos). - Soldados. - Mujeres.

4

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

LOGÍSTICA:
Acciones que se deben ensayar sobre todo: - Monte de los Olivos (Jesús, Satanás, soldados). - Juicio ante Pilatos. - Flagelación y burlas (soldado 1 y 2). - Jesús en la cruz Materiales: - 3 cruces - corona de espinas - flagelos - túnicas - pañuelo de la Verónica - manto rojo - lanzas - cascos - espadas - palo (cetro) - letrero (INRI) - colorante de jamaica (sangre) Escenarios: - Monte de los Olivos - Casa de Caifás - Palacio de Pilato - Casa de Herodes - Pretorio - Vía dolorosa - Monte del calvario - Tumba Staff: - Instalación de escenarios - Elaboración de vestuario - Asistentes de vestuario y maquillaje - Operadores de sonido (micrófono, amplificador, extensiones, eliminador de corriente de batería, etc.) - Desinstalación y limpieza Bibliografía recomendada: 1. Straubinger, Juan − La Sagrada Biblia comentada − Argentina, 1975. 2. Eliécer Sálesman − La Pasión y muerte de Jesucristo − Apostolado Bíblico Católico; México, 1999. 3. Gomá y Tomás, Isidro − Jesucristo Redentor − Ed. Rafael Casulleras; Barcelona, 1944. 4. Papini, Giovanni − Historia de Cristo − Ed. Porrúa; México, 1998. 5. Treviño, J.G. − El Sacrificio de Jesús − Ed. La Cruz; México, 1953. 6. Treviño, J.G. − Las últimas palabras de Jesús − Ed. La Cruz; México, 2002. También se recomienda la película La Pasión, del director Mell Gibson. Icon-Fox.

5

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

PRIMERA ESTACION: LA SENTENCIA DE JESUS
ESCENA 1: El Monte de los Olivos
Narrador: La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo comienza en el Huerto de Getsemaní, conocido también como el Monte de los Olivos. Es el momento en que vemos a Jesús como ser humano, aprendiendo la lección que todos nosotros en algún momento de nuestra vida tenemos que aprender, o sea, aceptar lo que no podemos comprender, aceptar lo que no quisiéramos que suceda, pero que aceptamos con humildad que Dios obre en nosotros lo que sea su voluntad. Vean a Jesús en profunda mortificación. Así como él sabía quién lo iba a traicionar, también podía ver lo que iba a continuar. Él quisiera que no se cumpla su sacrificio, pero no por miedo al sufrimiento ni por cobardía, sino por tristeza al ver las traiciones, la separación y sufrimiento de los suyos y por la condenación de su pueblo debido a la brutalidad con que le iban a tratar. Jesús siente desde este momento las burlas, las bofetadas, los látigos, las espinas y los clavos de la cruz. No es el momento de Jesús alegre y contento; es tan grande su angustia y su tristeza que de su frente y de sus ojos comienza a escurrir sangre. Así es como comienza el sacrificio; así comienza la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Jesús: (Con temor y angustia serena le dice así a Pedro, Santiago y Juan. Los otros 8 apóstoles se quedaron en una cueva cercana) Triste está mi alma hasta la muerte; quédense aquí ustedes y velen por mí mientras voy a orar. (Cuando Jesús se aparta, los discípulos se comienzan a quedar dormidos.) (Jesús se deja caer de rodillas para orar y empieza percibir la tentación de Satanás)

Satanás: (provocando tentación) Mírate ahora. La otra vez en el desierto te ofrecí grandezas de reinos, victorias y prodigios. Te quise atraer con el cebo del poderío. Ahora me aprovecharé de tu debilidad. Estas abandonado. Judas te traicionó, Pedro te traicionará. Los demás discípulos te abandonarán. ¿Y qué ganarás? ¿Quieres pagar por los pecados de esta ingrata gente? Si hasta se avergüenzan de escuchar y mencionar tu nombre. Míralos cómo se burlan y cómo piden tu muerte para siempre. No podrás. No lo soportarás. No vale la pena que te sacrifiques. Jesús: (Dejándose caer de rodillas) Padre, todas las cosas te son posibles. Aparta de mí este cáliz. Pero no se haga lo que yo quiero sino lo que tú quieres. Jesús: (Yendo a despertar a los discípulos y reclamándoles dulcemente) ¿No han sido capaces de velar conmigo ni siquiera una hora? Velar y orar para no caer en la tentación, porque el espíritu está pronto, pero la carne es débil. (Jesús regresa a orar, pero los discípulos muy cansados, se vuelven a dormir) (Jesús cae nuevamente de rodillas)

6

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

Satanás: (provocando tentación) Te han dejado solo. Ni los que te quieren han sabido concederte ni la última gracia que les pides. A cambio de toda tu sangre, de tu vida, de tus promesas y de tu amor, ¡míralos! Sólo les pediste que resistan el sueño y ni ese poco has obtenido. Eres el único héroe despierto en un mundo de dormidos. Detente ya y descansa. El sacrificio no vale la pena. Jesús: Padre mío, si no es posible este cáliz se aparte de mí sin que lo beba, hágase tu voluntad. ¡No como yo quiero, sino como quieres Tú! (Jesús vuelve con los discípulos y los vuelve a encontrar dormidos pero esta vez no los despierta sino que se compadece y regresa a orar. Cae de rodillas y triste se tiende en el suelo) Satanás: (provocando tentación) Mira como estas sudando sangre. Esta gente no sabrá corresponder a tu sacrificio. Quienes deben estar velando por ti para defenderte están dormidos. Los que podían consolarte están aletargados. Los que dicen creer en ti pero que te aman a su manera o conveniencia solo duermen. Pero, mira hacia allá, quienes están deseosos de verte morir no descansan ni descansarán nunca. Te atormentarán no sólo a ti sino a tus seguidores. Tu Iglesia será perseguida y dividida. Los que debían invocarte como el Mesías ahora son tus asesinos. ¿Por qué tienes tanta esperanza? ¿Qué clase de hombre eres? Jesús: (sobreponiéndose y de rodillas) Padre. No como yo quiero sino como quieres Tú. (Jesús se incorpora con decisión y se dirige a despertar a los discípulos) Jesús: (con voz firme) He aquí que ha llegado la hora. Levántense, vamos; el que ha de traicionarme se acerca. (Se acerca la muchedumbre a capturar a Jesús. Los tres discípulos están asustados incorporándose todavía del sueño) Sumo sacerdote: (dirigiéndose a Judas) ¿Quién es? A ver ¿Quién es tu maestro?

(Judas, con su bolsa de monedas atada a la cintura, se detiene ante Jesús y, nervioso, le saluda con un beso en la mejilla) Jesús: Amigo, ¿a qué has venido? ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?. Santiago: ¡¿A quién buscan?! Malco: A Jesús, el nazareno. Jesús: Yo soy (La muchedumbre y los soldados se recorren un poco hacia atrás impresionados por la voz segura de Jesús. De repente se lanzan atrapar a los tres. Hay jaloneos y golpes ya que los discípulos tratan de no dejar que se acerquen a Jesús) Jesús: Les he dicho que yo soy. Si me buscan a mí, dejen, pues, que se marchen ellos. (Los soldados sueltan a los discípulos. Santiago y Juan huyen, pero Pedro, aprovechando la confusión, saca su espada y le corta una oreja. Malco cae gritando de dolor. Los demás quieren golpear a Pedro mientras se defiende con la espada) Jesús: ¡Alto, Pedro! Guarda tu espada, porque todo el que hiere con la espada morirá por la espada. ¿Acaso me negaré a beber el cáliz que el Padre me ha dado? (Jesús extiende sus manos juntas a los verdugos más cercanos y se apresuran a atarlo. Mientras lo atan les echa en cara su cobardía) Jesús: Tuvieron que venir con espadas y con palos para capturarme, como si fuese un ladrón. Todos los días me sentaba en el Templo a enseñar y no me molestaron; pero esta es su hora: el poder de las tinieblas. (Jesús es llevado al Sanedrín)

7

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

ESCENA 2: Jesús ante el Sanhedrín
Narrador: En la casa del Sumo sacerdote Caifás se hallaban reunidos los maestros de la ley y las autoridades judías, satisfechos de haber logrado capturar a Jesús. Convocaron de noche a los 23 miembros más leales del Sanhedrín, cuerpo de 70 ancianos responsables de los asuntos civiles, legislativos, judiciales y religiosos del pueblo. Sumo Sacerdote: (solemnemente) Que pasen los testigos. Todos ¿Juran, por el Dios viviente, declarar toda la verdad y solamente la verdad? Testigos: (una mano al pecho, otra levantada junto al rostro con la palma al frente, la cabeza inclinada) Juro. Sumo Sacerdote: Oigamos su declaración. Testigo 1: Este hombre dijo: Yo puedo destruir el sagrado Templo de Dios y reconstruirlo en tres días. Eso significa blasfemar contra el templo; y la Ley manda castigar a los blasfemos apedreándolos. Testigo 2: Además, todos hemos visto cómo profana abiertamente el sábado, haciendo lo que está prohibido, e incitando a los demás a violar el gran precepto del sábado mandado por Yahveh. Testigo 3: Se proclama a sí mismo profeta, y hasta ha tenido el atrevimiento de igualarse a Moisés, al Mesías, y hasta a la Ley y al Altísimo. Un blasfemo contamina a nuestro pueblo santo, y sólo apedreándolo se quita esta mancha colectiva. Testigo 1: Hace milagros y hasta exorcismos sin autorización de nuestros sacerdotes, por tanto, invoca el poder de Belcebú; la Ley manda desaparecer a todos los invocadores del demonio. Testigo 2: Ha discutido abiertamente con nuestros jefes religiosos, oponiéndose a su enseñanza. Y hasta blasfemó llamando Padre a Yahveh, y diciendo: "Mi Padre y Yo somos uno". Manda el Sumo sacerdote: ¿No tienes nada qué responder? ¿Qué es ésto que declaran en tu contra? Criado 1: Irrespetuoso judío, respóndele al representante del Altísimo en el pueblo (le da un golpe en la mejilla). Jesús: Si he hablado mal, demuéstramelo; y si no ¿por qué me pegas? Sumo Sacerdote: Basta ya, Jesús. En nombre de Dios vivo te mando que nos contestes: ¿Eres tú el Cristo, el Hijo de Dios? Jesús: Tú lo has dicho, Yo soy. Así es, tal como acabas de decir. Y les anuncio además que a partir de hoy ustedes verán al Hijo del Hombre sentado a la derecha del Todopoderoso y viniendo sobre las nubes. Sumo Sacerdote: (rasga su túnica) ¡Ha blasfemado! ¿para qué necesitamos más testigos? ustedes mismos acaban de oír esas palabras escandalosas. Sanhedrín: ¡Merece la muerte! ¡Merece la muerte! 8 sagrado Libro del Levítico castigar con la muerte a quien blasfeme el nombre del Señor, bendito por los siglos. Testigo 3: Ha perdonado los pecados, como si fuera Dios; se ha confesado pastor de Israel, como Dios mismo; ha resucitado algunos muertos, como si fuera el señor de la vida; y hasta ha prometido el Espíritu Santo, como si fuera el Altísimo. Sumo Sacerdote: ¡Ha blasfemado, reo es de muerte!. Sanhedrín: ¡Ha blasfemado, reo es de muerte! Sumo Sacerdote: ¿Tienes algo qué responder o declarar a tu favor en contra de los testigos? (Silencio; Jesús ni siquiera le mira).

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

Sumo Sacerdote: Nosotros no tenemos "derecho de espada", reservado a los ciudadanos romanos. Así que llevemos al preso a nuestro gobernador, Poncio Pilato, para que dicte la sentencia. Criado 1: Pero ¿qué acusaciones podremos hacer que interesen a Pilato y pueda condenarlo a muerte? Sumo Sacerdote: Diremos que es un alborotador galileo, ya ves que temen a los galileos de la

guerrilla. Diremos que evade impuestos y que predica que no los paguen. Diremos que pretende hacerse rey de nosotros, y por eso anda sublevando a las masas; y ese es un crimen muy grave de lesa majestad. Porque no basta que le maten; es necesario que muera vergonzosamente, de suerte que se borre para siempre su nombre de la historia. (Entre empellones, burlas y golpes lo llevan los soldados).

ESCENA 3: Jesús ante Pilato
Narrador: Poncio Pilato fue el procurador romano que dirigió Palestina. La dura disciplina de la Legión le hizo exigente. Veía mal a los judíos, ya que Palestina era un islote en el imperio, que no seguía las costumbres romanas. Su red de espionaje le había mantenido bien informado sobre la acción de Jesús de Nazaret. Bien sabía que si ahora los zorros judíos acudían a él era porque intentaban tenderle una trampa y tramaban una maldad. Pilato: ¿Qué acusación traen contra este hombre? Sumo Sacerdote: Hemos hecho juicio contra él, y el Sanhedrín en pleno lo ha encontrado merecedor de muerte por ir contra nuestra Ley. Pilato: Tómenlo entonces ustedes y júzguenlo según su Ley. Sumo sacerdote: A nosotros no se nos permite dar muerte a nadie. Pilato: ¿Qué ha hecho digno de muerte? Sumo Sacerdote: Hemos comprobado que este hombre es un agitador; no quiere que paguen los impuestos al César; y además se dice rey de los judíos enviado por Dios; si lo aceptas tendrás problemas con Roma, pues es delito de alta traición. Pilato: Quiero hablar a solas con él. (Se salen los judíos). Pilato: Jesús de Nazaret ¿eres tú el rey de los judíos? Jesús: Tú lo has dicho, yo soy rey, pero mi reino no es de este mundo. Pilato: ¿Esto significa que tú verdaderamente eres rey? Jesús: Para ésto nací y para ésto vine al mundo: para ser testigo de la verdad; todo el que es de la verdad escucha mi voz. Pilato: Esto es cosa de gobierno, no discusiones filosóficas; aquí se trata de poder, no de verdades; además ¿podemos conocer la verdad? ¿qué es la verdad? ¡Criado, llama al Sanhedrín! Criado: Excelentísimo Caifás su excelencia el procurador Poncio Pilato les llama. Sumo Sacerdote: Si no fuera un malhechor no te lo hubiéramos traído. Pilato: Yo no encuentro en él ninguna culpa. Sumo Sacerdote: Eres traidor al César si aceptas un rey rival que agita al pueblo. Además, tiene gente armada, ha dicho muchas ofensas contra el imperio y sus instituciones, tiene contactos con la guerrilla y con los terroristas. Por algo Herodes no lo quería en Galilea.

9

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

Pilato: ¿Es galileo? Entonces está bajo la jurisdicción de Herodes, el cual se halla ahora en la ciudad; llévenlo a Herodes.

Sumo sacerdote: No conviene, pues la ciudad ya está despierta y no queremos que, en plena víspera de la fiesta, se haga publicidad. (Llevan a Jesús los soldados entre injurias).

ESCENA 4: Jesús ante Herodes
Narrador: Herodes Antipas, hijo de Herodes el grande, era un hábil político. Casado con la hija del rey Aretas, públicamente vivía en concubinato con la mujer de su hermano Filipo, y por Herodías mató a Juan Bautista, cuyo fantasma le perseguía. Le llamaban zorro, por astuto y al mismo tiempo insignificante, pues no era un león poderoso sino un zorro que presume de un poder del que carece. Ahora que Pilato le manda a Jesús, se le presenta la ocasión de demostrar su poder. Invitó a los suyos para presentarles un espectáculo de magia, ya que le han contado sus prodigios. Decepcionado y burlándose de Jesús lo declaró loco y lo regresó con Pilatos.

ESCENA 5: Jesús nuevamente ante Pilato
(Entra un grupo del pueblo gritando) PuePueblo: ¡Libertad a los presos políticos! ¡Libertad para Barrabás! Pilato: Voy a proponerle a dos al pueblo para escoja. Por lo pronto ¡Traigan a Barrabás! (Entran los soldados con Jesús) Pilato: ¿Nuevamente ustedes? ¿Acaso no era de la jurisdicción de Herodes? Sumo sacerdote: Herodes nos remitió de nuevo contigo, para que le apliques la pena de muerte. Pilato: ¿A quién quieren que les deje libre: al terrorista Barrabás o a Jesús su rey? Sumo Sacerdote: Suelta a Barrabás. Pueblo: (azuzado por el Sumo Sacerdote) ¡Barrabás, Barrabás, Barrabás! Pilato: Pregunto en serio: ¿Quieren que suelte a Barrabás? Pueblo: ¡Barrabás, Barrabás, Barrabás! Pilato: ¿Y que quieren que haga con el que llaman rey de los judíos? 10 Sumo Sacerdote: Crucifícalo como a los malditos traidores y esclavos. Pueblo: ¡Crucifícalo, crucifícalo! Pilato: Pero ¿qué mal ha hecho? No encuentro en él causa de muerte. Pueblo: (azuzado por el Sumo Sacerdote) ¡Crucifícalo, crucifícalo! Longinos: ¿Y qué haremos con Jesús? Pilato: Aplíquenle el castigo de la flagelación romana. (Los soldados le llevan al centro, continuando las burlas, y lo van atando a un columna pequeña, quitándole la túnica).

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

ESCENA 6: Jesús en el pretorio
Narrador: Con toda razón llamaban "media muerte" al suplicio de la flagelación, pues, si lograba sobrevivir el reo, quedaba marcado para toda su vida. Los azotes los propinaban con unos látigos que terminaban en figuras de plomo, ya sea en forma de bolita o de estrella. Los judíos sólo podían aplicar 40 azotes menos uno; pero los romanos flagelaban al reo hasta extenuarlo. (dos soldados atan a Jesús en una columna y le flagelan) Soldado 1: Si fueras Dios no te estaríamos azotando. Soldado 2: Ahí te va esto a ver si te salvas. Soldado 1: Haz el milagro de salvarte. No puedes ¿verdad? pues tienes las manos amarradas. Soldado 2: Cómo molesta ese maldito brotar de sangre, cuando no has dicho ni una maldición (Jesús se desvanece; lo tratan de reanimar y levantar). Soldado 1: Algo raro encontré en este reo. No se queja ni maldice como otros. (Después de azotarlo lo desamarran y lo levantan). Soldado 1: Los judíos quieren un rey. Vistámoslo de rey. Soldado 2: Aquí está este trapo rojo que usamos para limpiar, es como si fuera su manto real. Soldado 1: Atémosle las manos, aunque la cuerda le sangre las heridas: son sus brazaletes. Soldado 2: Ahora, lo sentamos en este comedero de los caballos, como si fuera su trono. Soldado 1: Aquí está la corona. Ufff, no le queda. Estírale; métesela a la fuerza. Ni modo, ya te sangramos, pero es que no te la hice a la medida. Para tal rey, tal corona. Soldado 2: Ahora estás mejor. Mírate, rey, en este escudo. Ah, pero falta el cetro. Soldado 1: Aquí tienes tu cetro, con esta caña estaban limpiando el drenaje, mi rey. Soldado 2: Vamos a taparle los ojos con este trapo. Soldado 1: Me inclino ante tí, y como honores te doy este golpe, para que adivines quién fue.

11

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

ESCENA 7: Presentación de Jesús
Pilato: ¡Longinos: que traigan al reo! Longinos: Soldados, traigan al reo. (Traen a Jesús tambaleándose, con la clámide, la caña y la corona de espinas, sin túnica). Pilato: He aquí al Hombre. Sumo Sacerdote: ¡Fuera, fuera, crucifícale! Pueblo: (azuzado por el sumo sacerdote) ¡Fuera, fuera, crucifícale! Pilato: Pero ¿qué mal ha hecho? No encuentro en él causa de muerte. Sumo Sacerdote: Si lo dejas libre no eres amigo del César, pues quien se hace rey es enemigo del César; nosotros notificaremos al César de tu traición. Pilato: Jesús, tienes derecho a hablar en tu defensa. Defiéndete de lo que te acusan Jesús: (Silencio). Pilato: Pero ¿qué no oyes todos los cargos que te hacen? ¿No sabes que tengo poder para dejarte libre y poder para mandarte a la maldita cruz? Jesús: Tú no tendrías ningún poder si no te hubiera sido dado de lo Alto; por eso, quien me entregó en tus manos es más culpable que tú. Sumo Sacerdote: ¡Fuera, fuera, crucifícale! Pueblo: ¡Fuera, fuera, crucifícale! Pilato: Tómenlo ustedes y crucifíquenlo, pues yo no encuentro en él ningún delito; no es ni criminal, ni loco peligroso, ni fanático. Sumo Sacerdote: Nosotros tenemos una Ley, y según esa Ley debe morir. ¡Fuera, fuera, crucifícale! 12 Pueblo: ¡Fuera, fuera, crucifícale! Pilato: ¿A su rey voy a crucificar? Sumo Sacerdote: No tenemos más rey que al César. Pilato: Hipócritas, si ustedes odian todo lo que suene a Roma. Pueblo: ¡Fuera, fuera, crucifícale! Pilato: Traigan agua para lavarme las manos. Conste que me presionan para hacer algo contra mis convicciones. (lavándose las manos) Soy inocente de la sangre de este justo. Sumo Sacerdote: Caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos. Pueblo: ¡Crucifícale! Caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos.

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

SEGUNDA ESTACION: JESUS LLEVA LA CRUZ
Longinos: Quiten a Jesús la caña y vístanle su túnica. Que cargue la cruz a los hombros y cuélguenles el letrero al cuello. Jesús: El que quiera seguirme que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz de cada día y sígame. Longinos: Ten, Jesús, un poco de agua con hiel; te hará bien; estás desangrado, el camino es largo, y hace calor. Jesús: Dios pague tu caridad, pero tú puedes necesitarlo; no me prives del dolor necesario para expiar el pecado del mundo.

TERCERA ESTACION: EL PESO DE LA CRUZ

Longinos: Ayuden al reo con la cruz, no vaya a caer. Sumo Sacerdote: La basura se tira al suelo, déjenlo que caiga, métanle zancadilla.

Longinos: Cuidado, soldados (Jesús cae) Pero ¿qué están cuidando, soldados estúpidos? Soldado 1: Lo empujaron y cayó.

CUARTA ESTACION: JESUS Y SU MADRE

Longinos: Dejen pasar a la madre del condenado. Entra a escena María, madre de Jesús, acompañada de Juan y de María Magdalena. Sumo Sacerdote: Pena de Muerte también para las que parieron criminales. ¡Fuera esa madre! Pueblo: ¡Fuera la Virgen!

Sumo Sacerdote: Que claven también en la cruz el vientre que lo llevó y los pechos que lo amamantaron. Pueblo: ¡Fuera la madre de Jesús! María: Hijo mío. Jesús: Madre, ha llegado la Hora.

13

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

QUINTA ESTACION: EL CIRENEO AYUDA A JESÚS

Longinos: ¡Eh, tú, ven aquí! Sí, no te hagas, a tí te hablo. Tú estás fuerte, mientras que el condenado ya no puede seguir. Así que ¡toma la cruz y llévala hasta la cima! Cireneo: No puedo, tengo un trabajo pendiente y debo regresar pronto. Longinos: ¡Es una orden, toma la cruz! Cireneo: Sería una deshonra para mí ayudar a un delincuente.

Longinos: ¡Dénle 20 azotes y quítenle sus pertenencias! Cireneo: Está bien, está bien, ya voy a ayudarle; así por la buena todos jalamos. Longinos: ¿Qué estás murmurando entre dientes? Cireneo: Que ya voy a ayudarle.

SEXTA ESTACION: VERONICA Y EL ROSTRO DE JESUS

Verónica: (se abre paso entre los soldados de la valla) Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro. Jesús: Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios (Verónica va limpiando su rostro). Sumo Sacerdote: Ya saquen esa mujer que nos está entreteniendo.

Pueblo: ¡Sáquenla, sáquenla, sáquenla! Longinos: ¡Soldados! Saquen a esa mujer. Verónica: He aquí el rostro del Señor impreso en mi lienzo. Imprime en mí tus sentimientos.

SEPTIMA ESTACION: LA CRUZ SE HIZO MAS PESADA

Longinos: ¡Soldados, el reo se está tambaleando mucho! ¡Ayúdenlo para que no caiga! (Jesús cae)

¿Por qué no le detuvieron, soldados inútiles? ¿Quieren ser premiados luego con castigo? 14

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

Soldado 1: No pudimos detenerlo. Parece que le dio un ataque. Soldado 2: Traigan agua para echarle, por si es insolación.

Longinos: Despejen el área para que no quiten aire. Pueblo: ¡Que coma tierra!

OCTAVA ESTACION: LAS MUJERES LLORAN ANTE JESUS

Juana: ¡Pobrecito de tí, Jesús, mira cómo te han dejado! Elisa: No hay ninguna esperanza de que logres sobrevivir. Lidia: ¿Por qué te tratan tan mal, Jesús, si eres inocente?

Ana: ¿Por qué triunfa la injusticia sobre el bien? Jesús: Gracias, hijas de Jerusalén, pero no lloren por mí, lloren más bien por ustedes mismas, por sus pecados y por los de sus hijos, los de los verdugos, los de la ciudad.

NOVENA ESTACION: EL PESO DE LA CRUZ SE HIZO INSOPORTABLE
Longinos: ¿Ya lo dejaron caer otra vez? Soldado 1: Y esta vez parece como muerto. Soldado 2: Es que está ya demasiado débil. Fué mucho flagelarlo y luego mandarlo a la cruz.

DECIMA ESTACION: LOS SOLDADOS DESPOJAN DE SUS ROPAS A JESUS
Longinos: Quiten sus ropas al sentenciado para ajusticiarlo. Recuerden que si hay algo bueno, es su botín y el pago por su trabajo. Jesús: Nuestro cuerpo es templo de Dios, y el templo de Dios es santo. Glorifiquen al Padre con sus cuerpos.

15

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

UNDECIMA ESTACION: JESÚS, LOS CLAVOS Y LA CRUZ
Narrador: Una crucifixión era un brutal espectáculo de carnicería, sangre, blasfemias y gritos. El drama del Calvario es una tragedia. Jesús se siente tremendamente solo, con el espanto de quien muere joven, sin ver realizada su obra, odiado, despreciado, sin compañía, y tremendamente consciente. Cada movimiento multiplica los dolores de sus manos; el peso de su cuerpo alarga sus heridas; lucha por enderezarse a tomar aire; el hundimiento del cuerpo produce asfixia y estertores. Sumo Sacerdote: Blasfemo; decía que salvaba a los demás con la ayuda de Dios, y ahora no puede salvarse a sí mismo. Soldado 1: Háganse a un lado, nos estorban para levantarlo. Sumo Sacerdote: ¡Ey! tú que derribas el templo y lo reedificas en tres días, libérate del suplicio, baja de la cruz si eres el Hijo de Dios. Longinos: A uno le tocan las sandalias del reo; a otro el manto; a otro el velo de la cabeza; a otro el cinturón de cuero. Soldado 2: El único problema es la túnica, sin costura, a su medida, de una sola pieza; sería casi un pecado hacerla pedazos. Soldado 1: No importa que no sea túnica de rey, echémosla en suertes, a ver a quién le toca. Echen los dados en el casco y empecemos.

DUODECIMA ESTACION: JESUS MUERE EN LA CRUZ
ESCENA 1:
Narrador: Jesús no implora ser quitado de la cruz, ni que se acelere su muerte, ni la comprensión de sus enemigos o de sus discípulos, sino el perdón para Anás, Caifás, Judas, los sacerdotes y escribas, Pilato, y nosotros. Fiel a su enseñanza, no hay rencor en su corazón, sino amor hasta el extremo. Muere para salvarnos. Apostó por nosotros cuando podía condenarnos. Jesús: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

16

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

ESCENA 2:
Narrador: Los ladrones no eran comparsas de un teatro, sino dos fuera de la ley debatiéndose en la muerte como castigo a sus equivocaciones pertinaces, rebeldes a unas estructuras injustas, rabiosos contra sí y contra todo. Gestas: ¡Qué esclavo tan despreciable! ¿Así que eres tú el Cristo? Sálvate a tí mismo y sálvanos a nosotros. Dimas: ¿No temes tú a Dios estando en el mismo suplicio? Nosotros lo tenemos merecido; pero él no ha hecho nada malo. Dimas: ¡Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino! Jesús: En verdad, en verdad te digo: Hoy mismo estarás conmigo en el paraíso. Narrador: Dimas se jugó la última carta al salir de su tragedia, descubrir la dignidad de Jesús, y la justicia. Sólo la muerte de un justo puede hacer girar al mundo. Y, por su acto de fe, Jesús le da su gloria inmediatamente.

ESCENA 3:
Narrador: Ha llegado la Hora de Jesús, y reaparece su Madre, pues tendrá un lugar central en la historia de la salvación. Jesús la cita al Calvario para encomendarle una nueva misión. Jesús: Madre de los vivientes ¡qué huérfano va a quedar el mundo ahora que me voy! Mujer, ahí tienes a tu hijo. Juan: ahí tienes a tu Madre. Recíbela en tu casa y cuéntala entre los tuyos. Narrador: María vuelve a sentir su seno estallar de fecundidad, como en la anunciación. La Muerte de Jesús es agonía y parto; María nos está dando a luz entre grandes dolores.

ESCENA 4:
Jesús: ¡Tengo sed! ¡Tengo sed! ¡Tengo sed! Longinos: Empapen una esponja en vinagre y póngansela en los labios. Narrador: Con miles de moribundos, Jesús pronuncia esta frase. Tiene una sed inmensa de nuestra salvación; no se sacia con agua y vinagre, sino con nuestro cambio de mentalidad y de vida. 17

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

ESCENA 5:
Soldado 1: ¡Qué plaga de mosquitos tan molestos! Los atrae el olor de la sangre y el sudor. Soldado 2: A ver si se aplacan con los chubascos, pues está nublado desde el mediodía, hay viento frío, y borrascas de tierra negra. Narrador: Había anunciado Amós: "Entenebreceré la tierra en pleno mediodía". Le dolía hasta el alma el silencio de Dios. La ausencia de su Padre ¿no es acaso el infierno? Jesús, cargando con los pecados de la humanidad, es objeto de la ira maldición de Dios, y eso origina angustia y temor por la propia salvación. Jesús en la cruz se experimenta pecador. Como si sus manos hubieran acuchillado a inocentes y ametrallado en las catorce mil guerras de la historia. Como si sus labios hubieran dicho todas las mentiras de la historia, todas las blasfemias, todos los insultos, y hubieran dado todos los besos sucios. Como si su corazón fuera un bloque de odios, envidias, avaricias, incredulidades y crueldad. Y recita el salmo con nosotros pecadores. Soldado 1: ¡Qué raro! sufrió la flagelación sin gritar; y no ha gritado durante la cruel ejecución. Jesús: ¡Eloí, Eloi, lamá sabactaní! Soldado 1: Parece que llama a Elías ¿quién será? Soldado 2: Un profeta que vendría antes del juicio. A ver si viene. Jesús: ¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?

ESCENA 6:
Narrador: Morir no es un trágico salto al vacío, sino descansar en los brazos recios y amorosos de un Padre, dedicado a ser padre, sólo padre, ante todo padre, sobre todo padre y centralmente padre. Jesús vino a cumplir la voluntad de su Padre. Jesús tomó la vivencia de todos los moribundos de la tierra, para devolverla al Padre hecha ofrenda. Jesús: Todo está cumplido. Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Longinos: Ha muerto Jesús de Nazaret. Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios (se arrodilla). Soldado 1: Ha llegado la orden de quebrarles los pies a los ajusticiados para que mueran de asfixia y se echen a la fosa común hoy mismo, antes de que empiece el gran descanso. Longinos: Jesús ya está muerto. Démosle la lanzada de certificación (Le asesta la lanzada). 18

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

DECIMOTERCERA ESTACION: MARIA RECIBE EN SUS BRAZOS EL CUERPO DE JESUS

Longinos: Señor José de Arimatea: ha llegado el permiso de que disponga del cuerpo del difunto Jesús de Nazaret. José de Arimatea: ¿Quién nos ayuda? ¿Dónde están sus doce incondicionales? Juan: Aquí estoy yo, señor, y nos puede ayudar el rabino Nicodemo. Entre nosotros y otros voluntarios vamos a irlo bajando. (Ponen el lienzo al pecho para que caiga el peso, sostenido por dos detrás de los sobacos, y uno lo

sostiene por delante; y van quitando los clavos y bajando poco a poco el cuerpo. María está sentada en la piedra a un lado) José de Arimatea: Debemos darnos prisa, pues en menos de una hora empieza el descanso de la Pascua. María: Mi Jesús, si mi dolor es útil para la obra de salvación que viniste a realizar, aquí está, tómalo. Yo seguiré ahora recibiendo a cada uno de tus seguidores como a mi hijo, y tendré los mismos cuidados que tuve contigo.

DECIMOCUARTA ESTACION: LA SEPULTURA DE JESUS Y RESURRECCION DE JESUS
Juan: No alcanzamos a preparar bien el cuerpo, pues casi empieza el grande sábado. Así que no haremos toda la operación; será algo provisional. María Magdalena: Nosotras vendremos, en cuanto pase el sábado, para embalsamar el cuerpo y terminar la operación. Sólo necesitaremos que unos hombres nos corran la pesada piedra de la entrada. Alégrense, porque Jesús ha vencido a la muerte. Jesús ha resucitado. Pueblo: Adoremos a Jesús, porque es el Hijo de Dios y vino a dar su sangre en sacrificio por los pecados que hemos cometido. Jesús es nuestra salvación.

Narrador: Las mujeres van al día siguiente después del sábado para embalsamar el cuerpo de Jesús pero no lo encuentran. Un ángel les dice a ellas: 19

Sistema Educativo José Vasconcelos

Academia de Formación de Valores: “Aprender a Vivir”

Adaptación: Profr. Armando Robles Liceaga Sistema Educativo José Vasconcelos Academia de Formación de Valores “Aprender a Vivir” Tijuana, B.C. 2008

20

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->