You are on page 1of 3
El pelo malo (Ensayo) Luis Rafael Sánchez, puertorrique ño Todavía aquí, en esta antilla mulatona donde

El pelo malo

(Ensayo)

Luis Rafael Sánchez, puertorrique ño

Todavía aquí, en esta antilla mulatona donde ocurren nuestras vidas, hay algunos racistas que hablan de pelo malo y de pelo bueno. Todavía aquí se utiliza un eufemismo malicioso para aludir al pelo en que remata la cabellera de media población nuestra. -No tiene el pelo muy católico que digamos. Todavía aquí se le cierra el paso a muchos puertorriqueños de respetable formación profesional y constatada honradez porque tienen la tez prieta y el pelo malo.

Varias metáforas diversifican el prejuicio racial que pone en circulación el supuesto del pelo malo. Para referirse al cabello del hombre negro se acude, preferiblemente, a los términos pelo de coco y pelo de pasa. Para referirse al cabello de la mujer mestiza o la mujer negra, se le improvisa un aumentativo al sustantivo pasa; aumentativo que se considera ingenioso desde la perspectiva del prejuicio Tiene una pasión que mete miedo.

Pero ¿Qué es eso de pelo malo? Los racistas, sean aquellos que pululan por los círculos del civismo alechado, sean aquellos que niegan ser racistas por estrategias políticas o

apariencias religiosas, sean aquellos que chancean el asunto cuando afirman ---Mucho negro junto da calor, llaman pelo malo al que llamarían pelo rizo si manejaran el idioma sin insidias.

Los racistas, pues le imponen al cabello una categoría propia de la moral o la patología. Lo malo, según la moral, es aquello que carece de bondad en su naturaleza o destino. Lo malo, según la patología, es aquello dañoso o nocivo a la salud.

¿Pelo malo el pelo de la raza negra? No hay una sola razón para insertar el pelo rizo o grifo en los apartados de la moral, a menos que se sostenga que el negro carece de bondad en la

naturaleza o el

destino.

.A ese terrorismo intelectual no se llega. Aunque, más de una vez,

en opiniones dadas con el mayor convencimiento, pese a que los cándidos juran que en Puerto Rico no hay tal cosa como prejuicio racial, se oye decir Es negro, pero decente.

Tampoco hay razones para insertar el pelo rizo o grifo en los apartados de la salud, a menos que el prejuicio racial implique que el pelo rizo o el pelo grifo son pelos, innatamente, enfermos.

Como se puede apreciar, los prejuicios disparatan de una forma o de la otra.

Pero, convengamos en que sí hay un pelo malo. El pelo malo es el que se cae. El pelo malo, por tanto, solo lo tienen los calvos. Me desdigo. Lo tuvieron antes que se le cayera.

Pero, convengamos en que sí hay un pelo malo. El pelo malo es el que se

También convengamos en que quien tiene pelo suficiente, sea este rizo o lacio, tiene el pelo

bueno.

Más, ¿cómo se sabe si tiene el pelo suficiente? Se sabe que se tiene pelo

suficiente cuando la peinilla resulta un utensilio imprescindible

Por ejemplo, el ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, hoy reducido a paria, tiene el pelo tan malo y tan escaso que apenas si le alcanza para dejarse la patilla. En cambio, el empresario boxístico Don King tiene el pelo tan bueno y tan abundante, que lo peina todo vuelto hacia arriba, en abierto reto a la ley de gravedad. Y el día que la vanidad lo ataque, puede llevar el pelo hasta la cintura con las secuencias propias de una melena, o recogerlo en trenza o moño, como ahora lo recogen los varones desacomplejados.

Quede claro, entonces, que el único a tachar de pelo malo es aquel que hizo obsoleto la peinilla.

Aunque si el prejuicio racial se redujera a hablar de pelo malo y de bueno, se le podría despachar como un chisme pasajero. Sí, como otro de los chismes que alimentan el desempleo espiritual y superficializan la vida.

Pero, el asunto que se peina detrás del pelo malo es peor.

No, los puertorriqueños no somos descorteses en el trato social con los negros, los nuestros o los forasteros, aunque hemos convertido a los dominicanos en objeto insuperable contra los que lanzan las burlas e improperios que producen nuestras antipatías raciales.

¡Aquí se practica un prejuicio racial muy tolerante! Lo sofistica la voz alta con que se condena la persecución del puertorriqueño negro y la voz baja con que se insinúa su exclusión de algunos espacios. Sí, el santo y la seña del prejuicio racial puertorriqueño lo aporta la palabra exclusión.

Esa exclusión, consciente o inconsciente, se observa, de forma particular en el universo político puertorriqueño.

Pero, convengamos en que sí hay un pelo malo. El pelo malo es el que se

El anexionismo, cuyo ideario lo sustentan las prédicas del ilustre puertorriqueño negro José Celso Barbosa, no tiene un solo gran líder negro. El autonomismo, cuyos postulados los enriquece el legado del ilustre puertorriqueño negro Ernesto Ramos Antonini, no tiene un solo gran líder negro. Y en los islotes que constituyen el archipiélago independentista

Pero, convengamos en que sí hay un pelo malo. El pelo malo es el que se

no se destaca ni un solo gran líder negro, aunque el único puente que los comunica se llama Pedro Albizu Campos, un ilustre puertorriqueño negro.

no se destaca ni un solo gran líder negro, aunque el único puente que los comunica

¿Será que el país puertorriqueño atraviesa por un veloz proceso de blanqueamiento? ¿Será que el puertorriqueño negro se habrá vuelto, de súbito, invisible? ¿Será que el sortilegio de la puertorriqueña negra y la gallardía del puertorriqueño negro, la sensibilidad y la inteligencia de ambos, son puros espejismos y musarañas de una mente calenturienta?

La sociedad varía el objeto de sus prejuicios, continuamente. Ayer fue el judío el perseguido, hoy puede ser el emigrante, dentro de un momento puede ser el homosexual, mañana puede ser el asiático, el árabe. Mañana el acosado puede ser cualquiera que encarne la diferencia, el rompimiento de la norma, aquel o aquella que se perciba como un ente amenazador por el mero hecho de ser distinto.

Quién sabe si, pasado mañana le corresponda al blanco ser lo otro, lo excluible, lo diferente, lo que rompa la norma, lo que se perciba como un ente amenazador por el mero hecho de ser distinto.

Sí así ocurriera ojalá que en esta antilla mulatona donde ocurren nuestras vidas, no se cometa la mayúscula estupidez de volver a hablar de pelo malo y de pelo bueno. Si así ocurriera, ojalá no se les cierre el paso a los puertorriqueños de respetable formación profesional y constatada honradez, porque tienen la tez jincha y porque tienen el pelo diz que bueno.

no se destaca ni un solo gran líder negro, aunque el único puente que los comunica

Preparado por Carmen Lydia Pérez