You are on page 1of 11

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

Los búnkers de Doñana y Mazagón en “El misterio de William Martin”
Movilización de las tropas en Huelva. Año 1943
Los búnkers de Doñana y Mazagón.

Portada del libro

1

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

El misterio de Willian Martin, más conocido como El hombre que nunca existió,
vuelve a surgir con fuerza a la luz de nuevos datos. El cadáver de este Mayor británico,
apareció flotando en una playa de Huelva, en abril de 1943. Portaba documentación
para engañar a los alemanes y oficialmente yace sepultado en el cementerio onubense.
Pero la versión oficial presenta serias incoherencias. En este libro se destapan las pistas
falsas, diseñadas para ocultar los entresijos de cómo se planificó y ejecutó la operación
de engaño. Otros datos corroboran, que la operación de sustraer su cuerpo y
transportarlo en un submarino alemán a la base de La Spezia (Italia), para realizar una
segunda autopsia, fue del todo posible. Respecto a su identidad, los autores piensan que
se utilizó el cuerpo de uno de los marinos ahogados en la explosión del portaviones
Dasher, en Escocia. Se describen también los acontecimientos ocurridos en Huelva en
la II Guerra Mundial.

Enrique Nielsen y Jesús Copeiro, el día de la presentación del libro en abril de 2013.
(Foto: José Antonio Mayo).
José Antonio Mayo Abargues es un estudioso de la historia de Mazagón.
Preocupado por la defensa de su patrimonio, se ha propuesto proteger una serie de
construcciones militares levantadas durante la II Guerra Mundial, en peligro de
demolición debido a la expansión urbanística de la zona. Se trata de un conjunto de
búnkers, casamatas o nidos de ametralladoras, desconocido por la mayoría de los
onubenses y de indudable valor arqueológico. Este investigador ha empeñado su
esfuerzo en sacarlos del olvido, salvarlos de la piqueta amenazadora y darles su justo

2

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

valor para disfrute y recreo de los ciudadanos. Los datos y fotografías que exponemos a
continuación son parte de su trabajo.

Situación de los búnkers de Doñana y Mazagón, con datos facilitados por José Antonio Mayo y
Miguel García Díaz.

Los búnkers de Mazagón y de Doñana suman un total de nueve fortificaciones
construidas a partir del año 1943, en previsión de un desembarco aliado. Se
construyeron a base de hormigón armado, en grupos de dos o tres y como mano de obra
se emplearon presos republicanos. Los búnkers de Mazagón (seis unidades) fueron
levantados como parte de un sistema de vigilancia y defensa de la entrada a la ría de
Huelva; y los de Doñana (tres unidades) para proteger la desembocadura del
Guadalquivir. Veamos sus emplazamientos y características:

3

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

Aspecto actual de uno de los búnkers de Mazagón, en la Avenida de los Conquistadores,
camuflado entre matorrales y pinos. Posee tres troneras apuntando hacia la playa, 27 de
agosto de 2013 (Foto: José Antonio Mayo).

Interior del búnker. Observando a través de la tronera (Foto: José Antonio Mayo).

4

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

Búnkers de Mazagón:
—3 en la Batería Militar del Picacho (junto a la urbanización Pinos del Odiel).
—2 en la Avenida de los Conquistadores (frente a la playa).
—1 enterrado en el parque público de la localidad.
Poseen estructura monolítica de hormigón y tienen forma de trébol con todas sus
aristas redondeadas. Están compuestos por dos habitáculos: El primero es rectangular,
de acceso y descanso; el otro es el principal, de vigilancia y defensa. Los búnkers de la
playa pertenecen al Ayuntamiento de Palos de la Frontera y los restantes al
Ayuntamiento de Moguer.
Búnkers de Doñana:
— 3 en la Punta de Malandar (orilla derecha del Guadalquivir).
Tienen también estructura monolítica de hormigón, pero son de forma poligonal.
Constan de dos plantas comunicadas, siendo la inferior para el descanso del personal. El
acceso se realiza mediante la entrada en pozo. Estos búnkers están en el borde sur de
Doñana y pertenecen al Ayuntamiento de Almonte.
Personados en la playa de Malandar, frente a Sanlúcar, observamos que los tres
búnkers existentes son de mayor tamaño que los de Mazagón, están bien conservados y
tienen forma octogonal con todas sus aristas redondeadas. Cada cara del polígono tiene
entre 3 y 3,5 m de longitud y dispone de una aspillera o mirilla circular para uso de la
ametralladora. El búnker de levante está situado en una duna, retirado de la playa y ha
perdido el pozo de entrada; el búnker central, situado en la misma playa, se halla
inclinado al ceder su base por la acción de las mareas, que le cubren en parte; y el de
poniente, también en la playa, es el mejor preservado, con su pozo de entrada en
perfectas condiciones. En la orilla opuesta del Guadalquivir, entre Sanlúcar y Bonanza,
se hallan dos búnkers más de análogas características.

5

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

De los tres búnkers de Doñana a orillas del Guadalquivir, el de poniente es el que mejor se
conserva. El pozo de entrada se sitúa a la derecha de la foto, 4 de septiembre de 2013.

Búnker central situado en la playa. Se halla inclinado al ceder su base a causa de las mareas.

6

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

Búnker de levante situado en una duna, entre pinos y matorrales. Doñana, 4 de
septiembre de 2013 (Fotos: Elin von Munthe).
*Baterías de costa en el Picacho (Mazagón)
Existió una batería de costa a 700 m al este del Picacho, en lo que hoy es
urbanización Chicago.

7

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

Grupo de niños delante de la torre de tiro de la batería del Faro del Picacho, derribada en 1998
al construirse la urbanización Chicago. Reconocemos a los hermanos Federico, José, Álvaro e
Isabel Soubrier García, por orden de estatura. La niña del centro es una amiga. Mazagón, año
1969 (Col. Federico Soubrier).

8

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

Cañón de costa Vickers de la batería militar del Picacho y sus servidores. Hacia el año 1965 (Col.
Familia del capitán Germán Prados Valverde).

9

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

¡Haciendo fuego! Uno de los cuatro cañones Vickers de 152 mm que componían la
batería A-15 del Picacho. Foto tomada el 23 de octubre de 1969 (Col. Carlos Hermoso
Sánchez).
Estuve sirviendo en ella —narra José Antonio Santos Fernández— desde mayo
de 1941 a noviembre de 1942. Se trataba de la 14ª batería del Regimiento de Artillería
de Costa nº 1 de guarnición en Cádiz. Estaba compuesta por seis cañones de 150 mm y
cada cañón servido por ocho hombres: sargento, cabo y seis artilleros. En total había
una fuerza de 110 hombres, incluyendo un capitán y dos tenientes.
Al oeste de la anterior —continúa José Antonio Santos— en lo que hoy es
cuartel militar, cerca de la Casa del Vigía, estuvo situada la batería militar del
Picacho. Entre ambas baterías, en la misma playa, entre la Casa del Vigía y el Faro, se
situaba el Cuartel de Carabineros. En esta época no había más casas que dicho cuartel
y la Casa del Vigía. Dormíamos en chamizos hechos de juncos y el camastro era a base
de dos banquillos de hierro con tablas de madera y la colchoneta encima. Todos los
sábados hacíamos una batida, con permiso de la oficialidad, para cazar liebres y
conejos. Además teníamos un huerto para cultivar patatas, pimientos, tomates,
boniatos, berenjenas, etc; para pasar menos hambre. También sufrí paludismo, allí no
se libró nadie.
Batería del Faro del Picacho:
—6 obuses calibre 150 mm
—1 torre de dirección de tiro, derribada en 1998.

10

Los búnkers de Doñana y Mazagón en El misterio de William Martin

José Antonio Mayo

Batería militar del Picacho:
—4 cañones Nordenfelt de 57 mm.
—4 cañones Schneider de 75 mm.
—1 torre de tiro, que existe en la actualidad.

∗Extraído del libro El misterio de William Martin, de Jesús Copeiro y Enrique Nielsen

José Antonio Mayo Abargues
www.mazagonbeach.com
2015

11