You are on page 1of 3

¿Latinoamérica: pueblo crucificado?

Autor: Samuel Lagunas Cerda.
Lic. en Lengua y Literaturas Hispánicas.
México.

Entre las perspectivas y los términos que existen para analizar América Latina –para tratar
de entenderla– hay uno que hoy vuelve a requerir nuestra atención, me refiero a aquél
retomado por los cristianismos liberacionistas donde se identifica la condición del pueblo
latinoamericano con algunos rasgos de la vida de Jesucristo.
Es claro que Jesús de Nazaret en su doble naturaleza constituye el único camino al
Padre, el sacrificio vivo y suficiente por nuestros pecados; y es también un parteaguas
ético-social en la historia del hombre. La hermenéutica bíblica clásica lo suele considerar
como el cumplimiento de la mayoría de los tipos veterotestamentarios. Recordemos que un
tipo es la “persona, lugar, objeto, oficio, institución o suceso, divinamente preparado para
configurar una realidad espiritual futura” (Fountain 75). Baste pensar en la vida de José o el
tabernáculo como dos de los tipos más evidentes. Sin embargo, la vida y obra de Jesucristo,
además de ser la consumación de las profecías, se constituye ya no en un modelo como en
la imitatio Christi naciente en los textos paulinos, sino en un nuevo tipo que además de
prefigurar una realidad espiritual futura, prefigura una realidad histórica futura. El carácter
de la preparación divina del tipo y de su cumplimiento si bien nos revela a un Dios que
interviene en la historia podría provocar que interpretemos la realidad presente
latinoamericana como “voluntad de Dios”, siendo ésta más bien consecuencia de actos
humanos, consecuencia de un pecado estructural, expresión utilizada por los teólogos de la
liberación para referirse, entre otras cosas, a la mala administración de los bienes y a la
exacerbación de la lógica de mercado.
El tipo, pues, se convierte en un modo de representación del pueblo
latinoamericano; esta representación apela a la realidad en la dimensión colectiva y al
comportamiento en la dimensión individual. En la dimensión colectiva se interioriza el
momento de la pasión y la crucifixión de Jesucristo; así el tipo prefigura una realidad
latinoamericana, la realidad de opresión, exclusión, sufrimiento, injusticia y dolor. El
teólogo católico Jon Sobrino ejemplifica este rasgo al decir que “es verdad que hay pueblos
crucificados, “Cristos azotados” y ello hace comprender mejor a Cristo, siervo sufriente de
Yahvé y escondido en los pobres” (16). El pueblo latinoamericano –que en el marco de la
1

y está en el individuo elegir si la lleva a cabo o no. más bien concluirá después. no así la realidad que es una condición casi inmanente. No sólo al pueblo latinoamericano. en la instauración completa del Reino por medio de la segunda venida de Jesucristo. mañana. aquí se interioriza el momento del ministerio de Jesucristo. de su acción salvífica en la historia y orientada hacia la liberación del oprimido. la identificación del pueblo latinoamericano con Cristo aparece desde Huamán Poma de Ayala y Bartolomé de las Casas y llega hasta nuestros días en novelas como Delirio de la colombiana Laura Restrepo y La virgen de los sicarios de Fernando Vallejo donde se compara al sagrado corazón de Jesús rodeado de espinas con los corazones del pueblo: sangrantes y violentados por el crimen y la impunidad. 19. todos ellos con una vocación hondamente profética.teología de la liberación debido a su condición política y socioeconómica de injusticia y de dependencia se constituye en un destinatario ideal del mensaje de Cristo: el pobre de las bienaventuranzas– encuentra en el Cristo en la cruz prefigurada su realidad presente y el motivo de la esperanza en la realidad futura: la resurrección. una resurrección no en un horizonte extrahistórico sino una resurrección dentro de la historia. En la literatura. entonces Dios sí es un Dios que está con el pueblo y que quiere liberarlo de las opresiones – tanto socioeconómicas como espirituales. Es importante señalar también que para esta liberación intrahistórica Dios se sirve de hombres como Moisés o los jueces. Son varios y multidisciplinarios los textos que recuperan este modo de representación. 22. sino al pueblo universal.22) y opositor de cualquier tipo de injusticia (Lv. Y la liberación tan ansiada comienza en la historia (como comenzó con el pueblo de Israel y su salida de Egipto) pero no concluye aquí.15). y si consideramos la definición marxista de pueblo como “grupo humano oprimido”. configura un modo de acción del hombre latinoamericano. consecuencia de una acción humana. no sólo del pobre material. de los huérfanos (Ex. por lo tanto. por ejemplo. 2 . La interpretación que hace el teólogo evangélico costarricense Juan Stam del Apocalipsis apunta en este sentido. Debemos recordar que Dios desde el Antiguo Testamento se declara defensor de las viudas. He aquí la dimensión individual de la representación pues el tipo a la vez que prefigura una realidad latinoamericana. Este modo de acción es sólo una posibilidad.

Referencias: Fountain. 9a ed. 1994. Entonces cada ser humano dejará su estado de crucifixión y será (seremos) verdaderamente libre. Jesucristo liberador: lectura histórico-teológica de Jesús de Nazaret. por el amor a Dios y al prójimo. Finalmente. estas marchas juveniles nominalmente apartidistas y laicas (secularizadas). podemos responder que estas manifestaciones son necesarias. Thomas E. Claves de interpretación bíblica. Aunque la interrogante sigue siendo ¿dónde están los creyentes. surge la pregunta: ¿son estos movimientos de “indignados”. México: Universidad Iberoamericana. Así lo fue también Jeremías y Zacarías. los obreros? ¿Es que siguen siendo tan pocos para la mies? Es claro que la intervención social no es la gran comisión del cristiano pero si en verdad obedeciéramos el supremo mandato que nos dejó Cristo de “id y haced discípulos a todas las naciones” (Mt. Así debemos ser hoy día los creyentes. 28. El evangelio de la salvación en un después extrahistórico inminentemente conlleva una repercusión social movida. Y sí lo son. concientizador del pueblo y crítico del presente. los primeros pasos hacia la tan esperada resurrección intrahistórica del pueblo latinoamericano? Si pensamos en que los reclamos y las exigencias son consonantes con la demanda bíblica de justicia y dignidad y que así lo han sido otrora las propuestas del Che Guevara y la pedagogía de Freire. Sobrino. 3 . más que por la indignación y el odio a los sistemas.19). Así lo fue Jesucristo. El Paso: CBP.entendiendo por profeta a aquel hombre que es intérprete de la historia. 1985. la sociedad se vería impactada y trastornada desde sus cimientos. Jon.