P. 1
Roberto Rodríguez Guerra. El liberalismo conservador contemporáneo

Roberto Rodríguez Guerra. El liberalismo conservador contemporáneo

|Views: 1,236|Likes:

More info:

Published by: Roberto Rodríguez Guerra on Mar 02, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/09/2013

pdf

text

original

to en favor de la necesidad y complementariedad entre la libertad y
la iniciativa privada, por un lado, y la intervención estatal de carác-
ter negativo, por otro, Keynes sostuvo que:

La agenda del Estado más importante se refiere no a aquellas actividades
que los individuos privados ya están desarrollando, sino a aquellas funcio-
nes que caen fuera de la esfera del individuo, aquellas decisiones que nadie
toma si el Estado no lo hace. Lo importante para el Estado no es hacer
cosas que los individuos ya están haciendo, y hacerlas un poco mejor o un
poco peor, sino hacer aquellas cosas que en la actualidad no se hacen en
absoluto (1931, 317).

Sobre la base de este criterio terminaría por defender la inter-
vención del Estado con el fin de evitar los principales problemas de
la sociedad capitalista en que vivía, esto es, con el fin de superar su
«incapacidad para procurar la ocupación plena y su arbitraria y des-
igual distribución de la riqueza y los ingresos». No obstante, como
ya se ha sugerido, dicha intervención estatal debe preservar en todo
momento la estructura de una economía libre, con su espacio para
la iniciativa individual. Nada más evidente a este respecto que su
tesis de que la ampliación de las funciones del Estado es radical-
mente necesaria «tanto porque es el único medio practicable de
evitar la completa destrucción de las formas económicas existentes,
como porque es la condición del funcionamiento exitoso de la ini-
ciativa individual» (Keynes, 1936, 380). Defendió pues la necesidad
de una revisión del programa liberal que abriera las puertas al inter-
vencionismo estatal y abordara nuevos problemas (sexuales, de dro-
gadicción, pleno empleo, paz) que el liberalismo había dejado de
lado. Todo esto bajo la idea de que,

el problema político de la humanidad es combinar tres cosas: eficiencia eco-
nómica, justicia social y libertad individual. La primera necesita sentido crí-
tico, prudencia y conocimiento técnico; la segunda un espíritu desinteresa-
do y entusiasta, que ame el hombre corriente; la tercera, tolerancia, amplitud
de miras, aprecio por las excelencias de la variedad y de la independencia,
que prefiere, ante todo, dar oportunidades libres a lo excepcional y a lo
ambicioso. El segundo ingrediente es la mejor posesión del gran partido del
proletariado. Pero la primera y la tercera requieren las cualidades del parti-
do que, por sus tradiciones y sus antiguas simpatías, ha sido el hogar del
individualismo económico y de la libertad social (1931, 344 y s.).

04.pmd

31/01/2008, 8:49

52

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->