You are on page 1of 486

Consejos sobre el régimen alimenticio

Ellen G. White

1975

Copyright © 2012 Ellen G. White Estate, Inc.

Información sobre este libro

Vista General

Este libro electronic es proporcionado por Ellen G. White Estate. Se incluye en el más amplio de libertadLibros online Colección en el sitio de Elena G. De White Estate Web.

Sobre el Autor

Ellen G. White (1827-1915) es considerada como el autor más traducido de América, sus obras han sido publicadas en más de 160 idiomas. Ella escribió más de 100.000 páginas en una amplia variedad de temas espirituales y prácticos. Guiados por el Espíritu Santo, que exaltó a Jesús y se refirió a las Escrituras como la base de la fe.

Otros enlaces

Licencia de Usuario Final

La visualización, impresión o la descarga de este libro le con- cede solamente una licencia limitada, no exclusiva e intransferible para el uso exclusivamente para su uso personal. Esta licencia no permite la republicación, distribución, cesión, sublicencia, venta, preparación de trabajos derivados, o cualquier otro uso. Cualquier uso no autorizado de este libro termina la licencia otorgada por la presente.

Para más información

Para obtener más información sobre el autor, los editores, o cómo usted puede apoyar este servicio, póngase en contacto con el Elena

I

G. de White en mail@whiteestate.org. Estamos agradecidos por su interés y comentarios y les deseo la bendición de Dios a medida que lee.

I I

Prólogo

Decadas antes que los fisiólogos se hubieran preocupado en general de la estrecha relación que existe entre el régimen alimenticio y la salud, la Sra. Elena G. de White, al describir las visiones que le fueron presentadas en 1863, señaló claramente la relación que hay entre los alimentos que tomamos, por una parte, y nuestro bienestar físico y espiritual por la otra. En sus discursos y escritos producidos en los años subsiguientes, el régimen alimenticio * fue un tema en el cual se espació a menudo. Estos consejos, tal como fueron preser- vados en folletos y libros, en forma de artículos en los periódicos de la denominación, y en testimonios personales, han ejercido una poderosa influencia modeladora sobre los hábitos dietéticos de los adventistas del séptimo día, y han dejado una impronta definida sobre el público en general. Debido a que sólo una parte de estos consejos con todos sus detalles, resultaba generalmente accesible a los estudiosos e inves- tigadores, en 1926 se publicó, en un volumen a la rústica titulado Testimony Studies on Diet and Foods (Estudios de los testimonios sobre el régimen y la alimentación), una compilación de muchas de las declaraciones más antiguas, junto con lo que se hallaba en los [6] libros en circulación de Elena G. de White. Estos consejos del espí- ritu de profecía sobre la alimentación y el régimen saludable fueron compilados primeramente como libro de texto para los estudiantes

* Hay dos adjetivos diferentes en castellano: “alimentario”—propio de la ali- mentación o referente a ella—y “alimenticio”—que alimenta—. En este caso co- rresponde “alimentario” y no “alimenticio”. Sin embargo, hemos dejado la forma que eligió la Pacific Press Publishing Association, en la edición castellana original de este libro. Una razón para esto ha sido el hecho de que en esta obra se incor- poran muchos textos, fruto de la pluma que movió el espíritu de profecía, de li- bros ya publicados, en los que en la traducción se empleó la forma “alimenticio”— probablemente porque en esos días, “alimentario” era un neologismo que muchos no conocían—. Por esa razón, si hubiéramos elegido la forma más correcta de “ali- mentario”, habría aparecido una disparidad desagradable para el lector.—Nota de los editores.

I V

de dietética y medicina de la Universidad de Loma Linda, Califor- nia. La edición inicial se agotó pronto, debido a que el volumen fue adquirido no sólo por estos estudiantes, sino también por una gran cantidad de miembros laicos de la Iglesia Adventista. El amplio interés que se despertó en las enseñanzas de la iglesia, indujo a tomar las medidas necesarias para la publicación, en el año 1938, de una nueva edición ampliada destinada a una distribución ge- neral. El manuscrito del nuevo libro, que en inglés se titula Counsels on Diet and Foods, y que en español hemos denominado Consejos sobre el régimen alimenticio, fue compilado bajo la dirección de la Junta de Fideicomisarios de la Corporación Editorial Elena G. de White, y esta tarea se realizó en sus oficinas, en las cuales resultan asequibles todos los escritos de Elena G. de White, tanto los pu- blicados como los inéditos. Tan entusiasta ha sido la respuesta del público inglés a este volumen, que se efectuaron cuatro ediciones sucesivas en ocho breves años. Posteriormente han aparecido otras más. Ahora con este libro se la hace accesible en español a nuestros obreros y hermanos laicos en este tamaño de la Biblioteca del Hogar Cristiano. Se ha hecho un esfuerzo para incluir en este volumen la colec- ción completa de instrucciones emanadas de la pluma de la Sra. de White sobre el tema del régimen y la alimentación. En tanto que las limitaciones impuestas por el espacio y el deseo de evitar la repetición de los mismos consejos nos han decidido a no incluir cada declaración escrita sobre las fases más generales del asunto, se ha realizado, no obstante, una presentación completa y abarcante. Cada sección de esta compilación es un tratado completo sobre el tema de que trata. A menudo en un solo párrafo se tratan juntas [7] muchas fases de la instrucción sobre temas de salud. Por eso, al dar el contexto, se incurre en una cierta cantidad de repeticiones directas y en repeticiones aproximadas del pensamiento. Pero con el empleo del sistema de referencias cruzadas—es decir, la remisión del lector de una parte del libro a otra—se reducen a un mínimum las repeticiones directas. Cada pasaje de los que integran este libro, ora sea que provenga de fuentes publicadas de los escritos de Elena G. de White (incluyen- do los primeros libros, folletos y artículos aparecidos en periódicos), ora sea que haya sido tomado del archivo de los manuscritos de Ele-

na G. de White, menciona la fuente de la cual ha sido seleccionada la declaración, junto con la fecha en que fue escrita o en que fue publicada por primera vez. Las declaraciones que componen este volumen fueron escritas, en muchos casos, en una época en que prevalecía una ignorancia general en materia dietética, y cuando la reforma era impopular. Ha resultado halagador presenciar, a través de los progresos realizados en los estudios científicos, la plena verificación de los grandes prin- cipios expuestos y a menudo aun de puntos pequeños de instrucción que a través de los años ha recibido la Iglesia Adventista como ver- dad revelada por Dios. La instrucción total, como conjunto amplio, consistente, bien equilibrado, debe ser estudiada con mente abierta. Así se evitará la aceptación de puntos de vista extremos o radicales basados en un solo pasaje, aislado de su contexto o de declaraciones acompañantes sobre el mismo tema. Que los consejos de este tomo contribuyan a un conocimiento más abarcante y a un respeto más profundo del gran mensaje relativo a la salud que nos ha sido confiado, es nuestro sincero deseo.

[8]

Fideicomisarios de la Corporación

Editorial Elena G. de White

Índice general

Información sobre este libro

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

I

Prólogo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

I V

Fechas en que los trozos fueron escritos o publicados

por primera vez

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

X X I I

. Sección 1—Razones de la reforma

.

23

Para la gloria de Dios

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

23

Buscad

la

perfección

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

24

Un asunto de obediencia

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

24

Penalidad de la ignorancia

.

27

No siempre son ignorantes

.

27

La responsabilidad por la luz

.

27

Una ofrenda sin tacha Una ofrenda despreciable

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

28

29

El porqué de la luz de la reforma pro salud

 

.

30

La importancia de los principios de la salud

 

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

31

A la vanguardia de los

.

32

La reforma pro salud y la oración por el enfermo

 

.

33

Una lección aprendida del fracaso de Israel

.

35

La carrera cristiana

. El ejemplo de Daniel

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

35

36

Falta de preparación para el fuerte clamor

.

40

Preparación para el refrigerio

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

41

Un llamado a los vacilantes

.

42

Todos son probados

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

43

La verdadera reforma es la reforma del corazón

 

.

43

Una cuestión de primordial importancia

.

44

Un frente unido

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

46

El tropezar contra la bendición

.

47

Considerad el juicio

.

. Sección 2—El régimen alimenticio y la espiritualidad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

48

51

La intemperancia como pecado

 

.

51

Cuando la santificación es imposible

.

52

La ignorancia voluntaria aumenta el pecado

.

53

Efectos mentales de la desobediencia a la ley física

.

54

V I I

V I I I

Consejos Sobre el Régimen Alimenticio

El efecto sobre la apreciación de la verdad Efectos sobre el discernimiento y la decisión

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

55

57

El efecto sobre la influencia y la utilidad propias

.

61

“Hacedlo todo para la gloria de Dios”

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

64

Relación con la vida victoriosa

.

65

La relación del régimen alimenticio con las normas morales . 69

La contaminación moral en los tiempos antiguos Corrupciones prevalecientes debidas al apetito no

.

69

restringido

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

. La influencia de un régimen sencillo

. La temperancia es una ayuda para el dominio moral

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

70

72

73

Sección 3—La reforma pro salud y el mensaje del tercer ángel . 75

Como la mano para el cuerpo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

75

. La obra de Elías y de Juan como símbolo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

77

Dad el debido lugar a la obra en favor de la salud

.

79

Necesidad de dominio propio

.

. Los pastores y los miembros deben obrar de concierto

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

79

80

Una parte del mensaje, pero no su totalidad

.

81

Su relación con las instituciones médicas

.

81

Una cuña de entrada

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

82

Para quitar prejuicios y aumentar la influencia

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

83

Sección 4—El régimen alimenticio debido

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

85

Capítulo 1—El régimen original

.

86

Escogido por el creador

.

86

Un llamado

a

regresar

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

86

Capítulo 2—El régimen sencillo

.

88

Una ayuda para lograr una percepción rápida

.

88

Ahorrando mucho sufrimiento

.

88

La recompensa de la perseverancia

.

90

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

90

Régimen alimenticio para las reuniones campestres

91

La comida para el picnic

. Sencillez al hospedar a otros

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

92

93

Listos para el huésped inesperado

.

95

Pensad menos en el alimento temporal

.

96

La influencia reformadora de una vida sencilla

.

96

Capítulo 3—Un régimen alimenticio adecuado

.

98

No es un asunto que ha de tratarse con indiferencia

.

98

Índice general

I X

La generosa provisión de

.

98

Un régimen pobre desacredita la reforma pro salud

 

99

Debe ajustarse el régimen a las necesidades individuales . 100

Capítulo 4—El régimen en diversos países Adecuado a la estación y al clima

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

102

102

Hay alimentos nutritivos en todos los países

 

102

Una sugestión para los trópicos

103

Se necesita tacto al enseñar la reforma pro salud

103

Seguridad de ayuda divina

104

Sección 5—Fisiología de la digestión

 

105

La recompensa de respetar las leyes de la naturaleza

105

Efectos físicos de comer en exceso

105

Traba la maquinaria

.

. La digestión es ayudada por el ejercicio moderado

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

106

107

La ayuda del aire puro

108

La molestia de una dieta líquida

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

 

109

Los alimentos deben ser calientes, pero no demasiado

110

La fuerza vital debilitada por los alimentos fríos

110

Una advertencia a las personas ocupadas

111

Comed lentamente, masticando en forma completa

111

Una lección que debe ser repetida

112

Evitad la indebida ansiedad

113

La combinación de los alimentos Guerra en el estómago

.

.

.

114

115

Estómagos pacíficos y temperamentos pacíficos

 

116

Frutas

y

verduras

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

116

Postres suculentos y verduras

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

117

Azúcar y

leche

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

117

Las mezclas suculentas y complicadas Sección 6—Los hábitos de alimentación inconvenientes

 

118

como causa de enfermedad

. Una herencia de degeneración

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

119

119

Ignorancia voluntaria de las leyes de la vida

 

121

Los resultados sociales del apetito incontrolado

122

Leyes violadas: naturales y espirituales

123

Sufrimiento acarreado por uno mismo

123

La enfermedad sigue a la complacencia del apetito

124

Preparando el camino para la ebriedad

125

X

Consejos Sobre el Régimen Alimenticio

Hígado enfermo debido a un régimen erróneo

126

Efecto del comer impropio sobre el ánimo

128

Llamamiento a adoptar la reforma

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

128

Sección 7—El comer en exceso

131

Un pecado común pero grave . . . . .

.

.

.

.

131

Embarazando la maquinaria humana

.

.

.

.

131

La glotonería como ofensa

133

Un proceder que incita a la glotonería

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

134

La causa de la debilidad física y mental

135

Modorra durante el culto

137

Una causa de olvidos

.

. Consejos a los obreros sedentarios y a los ministros

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

138

138

La indigestión y las reuniones de junta

140

No son ninguna recomendación de la reforma pro salud . 141

Cavan sus tumbas con sus dientes

142

Sección 8—El dominio del apetito

143

La falta de dominio propio es el primer pecado

143

Los días de Noé y los nuestros

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

144

Esaú vencido por el apetito

. La codicia de Israel por la carne

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

146

146

Adorando en el santuario del apetito pervertido

.

.

.

.

.

.

.

.

148

La victoria de Cristo en nuestro favor

149

El ejemplo de la victoria de Daniel

152

Nuestro deber cristiano

153

Esclavos del apetito

.

. El efecto de la complacencia física, mental y moral

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

155

157

Un día futuro de remordimiento El apetito antinatural debe ser restringido

.

.

.

.

158

158

La utilidad de los obreros de Dios depende de que dominen su apetito

159

Un ruego a los

160

La conducta abstemia aumenta el vigor

161

La relación de los hábitos con la santificación

162

Se requiere una decisión del carácter

163

La tentativa fútil de una reforma gradual

164

El ruego de Pedro

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

165

Por el poder de la voluntad y la gracia de Dios

166

Una cuestión de valor moral

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

167

Índice general

X I

La victoria en Cristo

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

168

Sección 9—La regularidad en las comidas

.

169

Capítulo 5—Número de comidas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

170

El estómago necesita descanso

.

170

Ingiérase un desayuno sustancioso

.

170

Cenas tardías

. El plan de las dos comidas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

170

173

Como remedio de la irritabilidad

 

.

174

No se obligue a nadie a descartar la tercera comida

.

174

No ha de ser una prueba

.

. Resultados objetables al insistir en el plan de dos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

175

comidas en los colegios

.

175

Capítulo 6—El comer entre horas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

176

La importancia de la regularidad

.

176

Sección 10—El ayuno

. La victoria de Cristo al negarse al

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

181

181

Como preparación para el estudio de las escrituras

183

Cuando se necesita la ayuda divina

.

183

El ayuno verdadero

. Como remedio para la enfermedad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

184

185

Guardaos de la abstinencia debilitante

Evítese un régimen empobrecido

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

186

Consejos a un pastor anciano

.

187

Sección 11—Los extremos en el régimen alimenticio

189

Valor de una conducta consecuente

.

189

Ideas erróneas acerca de la reforma

Hay que variar los menús

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

191

193

194

La consideración de las necesidades individuales

195

No se debe adelantar el tiempo de angustia

.

196

Cuando la reforma pro salud se deforma

.

197

El alimento debe ser apetitoso

.

201

Influencia perjudicial de los extremistas

.

202

Opiniones y pruebas personales

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

203

Errar en favor del pueblo es preferible al extremo opuesto 205

Deben evitarse ambos extremos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

206

. Sección 12—El régimen durante el embarazo

.

209

Influencias prenatales “Se guardará”

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

209

210

X I I

Consejos Sobre el Régimen Alimenticio

No debe darse rienda suelta al apetito

.

211

Efectos del recargo de trabajo y un régimen empobrecido 213

Sección 13—El régimen durante la infancia

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

215

Consejos basados en la instrucción divina

 

.

215

El niño

.

. Regularidad en las comidas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

216

218

Educación temprana del apetito

.

219

La satisfacción propia y la impiedad

.

221

Estudiemos la sencillez

. La intemperancia fomentada

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

222

222

Enseñadles a aborrecer los estimulantes

 

.

224

Alimentos especialmente perjudiciales para los niños

 

225

La supresión de las tendencias al mal

 

.

226

La cruel bondad de la complacencia

.

227

Observaciones de viaje

.

228

La causa de la irritabilidad y la nerviosidad

 

.

231

La relación del régimen con el desarrollo moral

.

232

La corrupción entre los

.

233

Enseñad a los niños cómo hacer frente a la tentación

 

235

Sección 14—Método de cocinar saludable

.

.

237

El cocinar deficiente es un pecado . .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

237

El respeto que merece quien cocina

.

238

Es el deber de toda mujer llegar a ser una cocinera capaz 239

Aprendan a cocinar los hombres y las mujeres

 

.

239

Hay que estudiar las revistas de salud

.

240

Estimúlese el desarrollo del talento

.

240

Un llamado a establecer escuelas de cocina

 

.

240

La reforma pro salud y la buena cocina

.

241

El cambio de un régimen a base de carne

 

.

241

La forma pobre de cocinar es una causa de enfermedad

 

242

Epitafios apropiados

. Estúdiese la economía

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

243

244

Vidas sacrificadas por comer a la moda

.

244

La selección y preparación de los alimentos es importante245

El desayuno estereotipado

.

246

Estudiad y practicad

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

246

Son más esenciales las lecciones sobre arte culinario

 

que

sobre

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

249

Índice general

X I I I

Enseñad los misterios del arte culinario

250

Sección 15—Los alimentos sanosy los restaurantes higiénicos 253

Del proveedor celestial

.

253

Como el maná

.

. Conocimiento divinamente impartido

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

253

254

Sencillo, fácil de preparar,

.

255

Más sencillos y más económicos

.

256

A medida que aumente el hambre, los alimentos serán

simplificados

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

257

La lección de Cristo sobre la economía Alimentos obtenidos de productos locales en diferentes

.

257

países

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

258

Los alimentos sanos han de preceder a las fases

avanzadas de la reforma pro salud

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

258

Los ingredientes a base de nueces han de usarse con mesura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Restaurantes higiénicos en los congresos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

259

260

Nuestros restaurantes han de proceder por principio

261

Evítense las combinaciones complejas

.

262

La misión de los restaurantes higiénicos El propósito final de la obra con los alimentos sanos

.

.

262

263

Sección 16—El régimen alimenticio en los sanatorios

265

Cuidado racional y buen alimento

.

265

Responsabilidad de médicos, dietólogos y enfermeros Búsquese la comodidad y la buena voluntad de los

265

pacientes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

. Exíjase solamente los cambios necesarios en los hábitos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.