Más de 600 especies en vías de extinción en Colombia En Colombia se registran 641 especies en vía de extinción; la mitad de ellas en peligro

inminente La lista roja de especies amenazadas Desde 1998 el Ministerio del Medio Ambiente, el Instituto Alexander von Humboldt y el Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional, trabajan en el 'Proyecto Libro Rojo de Especies Amenazadas de Colombia', dedicado a identificar las especies de la fauna y flora que requieren eficientes y urgentes medidas de protección. También buscan detener y mitigar procesos de extinción y garantizar la supervivencia de estas especies. El primer grupo de libros rojos fue sobre aves, invertebrados marinos, peces continentales y marinos; plantas criptógamas, reptiles y un primer volumen de plantas fanerógamas y anfibios. Se esperan los libros sobre hongos, invertebrados terrestres, mamíferos y de plantas fanerógamas, en preparación. Anfibios Desde 1980 los investigadores del mundo comenzaron a llamar la atención. Un fenómeno se ensañaba contra lugares ricos en ranas hasta desaparecer poblaciones enteras. Se empezó a hablar de la 'Declinación global de ranas', una mortalidad masiva y rápida de especies. Hoy, la situación continúa. Se sospecha del cambio climático que puede incrementar la actividad de insectos portadores de un hongo patógeno, pero también de la contaminación, la lluvia ácida, los residuos radiactivos. Se sabe de 159 especies desaparecidas en el mundo. Lo extraño es que el fenómeno ocurre en áreas contaminadas y prístinas, más cuando los anfibios son indicadores biológicos y de la calidad del ambiente. "Pienso que es una alerta que estos animales lanzan a los humanos. Es como si dijeran: hay algo malo para nosotras, tal vez será malo para la humanidad. Esto coincide con el incremento de cáncer de piel. Lo cierto es que hay anomalías climáticas y las primeras en cantarlo son las ranas", dice José Vicente Rueda, biólogo dedicado a la investigación de anfibios. Explica que por ahora hay preocupación por las ranas pero debe haber una alianza de todos los profesionales para saber qué es lo que está ocurriendo. En Colombia, país más rico del mundo en ranas, el fenómeno está presente. Hay registradas 735 especies y cuando se estudien áreas no exploradas, se podrían superar las mil, dice Rueda. En las selvas de Florencia (Caldas), en un parche boscoso de 5.400 hectáreas, entre 1.000 y 2.000 metros de altura, hay 45 especies. Es la mayor cantidad de ranas por unidad de superficie del mundo y todavía no ha sido incorporada al sistema de áreas protegidas del país. La extinción ataca a muchas especies más, que van desde el oso de anteojos hasta invertebrados, plantas y peces que no alcanzan a ser estudiados o protegidos. Proyectos en el Sinú La Fundación Omacha y Conservación Internacional advierten del peligro para cinco especies de la cuenca del río Sinú como consecuencia de deforestación,

sedimentación, contaminación de agua, incremento de zonas agrícolas, proyectos viales, embalses, minería y expansión de centros urbanos. Tortuga carranchina Es la especie de agua dulce más amenazada en Suramérica. Quedan mil en Córdoba y Sucre. No es consumida pero la pescan accidentalmente y para no perder el anzuelo la decapitan. La comunidad de la vereda La Ceiba de Pareja de Lorica (Córdoba), en la margen occidental del bajo Sinú, se comprometió a protegerla, pero espera ayuda del Estado, ojalá con servicios públicos, dice Vicente Rueda. Es muy pobre, sin letrinas ni energía eléctrica y consumen la misma agua que toma el ganado. Manatíes Conocido como manatí de Las Antillas (Trichechus manatus manatus) tiene una población cada día más escasa. Es una especie declarada como vulnerable (VU). Tiene un ciclo muy lento de reproducción. Nutria neo tropical Su nombre científico es (Lontra longicaudis). La intensa explotación de su piel disminuyó sus poblaciones. La actual legislación frenó la cacería pero hay otra amenaza: las cazan para que no presen los peces en cautiverio. No existen estudios sobre la diferenciación genética de las poblaciones del Pacífico, Caribe, Amazonas y Orinoco. Delfín costero Es una de las especies cetáceas más pequeñas del mundo y menos conocidas. El delfín costero (Sotalia Fluviatis) está categorizado como vulnerable (VU). La Fundación Omacha realiza estudios en Cispatá y el golfo de Morrosquillo. Tortuga de río Está considerada en peligro (EN) debido a la persecución por su carne y huevos, especialmente en Semana Santa. La tortuga (Podocnemis lewyana) se localiza especialmente en el Sinú. A tiempo de salvarlos Algunas especies críticamente amenazadas en Colombia y a un paso de la extinción son: Coral cuerno de ciervo, peces peine, sierra, bocachico y mero; guasa; tigre rayado; cocodrilo americano; caimán llanero; tortugas carey, charapa; morrocoyo, tinamú, petrel ecuatoriano, pato negro, pavón colombiano, pavón moquirrojo, perdiz santandereana, pollo sabanero, cucarachero de Nicéforo, marimonda amazónica, dantas centroamericana y del Magdalena, Venado caramerudo.

Recomendaciones para evitar la extinción de animales y concientizar a las personas

Además, algo que los propios zoológicos deberían saber, es que debido al prolongado contacto con los humanos, los animales olvidan como volar, cazar, construir nidos, y educar a sus crías; por lo que es necesario enseñárselo a cada individuo en particular, y esto no siempre es así. Debemos entender que mantener animales cautivos en zoológicos les hace daño, al negarles la libertad de movimiento y asociación; lo que es muy importante y frustra sus patrones de conducta naturales; volviéndolos desde aburridos hasta seriamente neuróticos.

En cuanto a los circos, también hay mucho para decir. Tratar a los animales como objetos para nuestro propio entretenimiento, es tratarlos sin el respeto que se merecen, sin olvidarnos que ese entretenimiento que tanta gracia nos hace, les cuesta muy caro a los animales. Los tigres están enjaulados, los elefantes encadenados, y otros animales son forzados a realizar largos viajes, muchas veces, en condiciones de frío o calor inaguantables. Entendamos que esa no era su función en la Tierra, ellos deberían estar donde pertenecen, la vida del animal en circos o zoológicos, es como los campos de concentración para nosotros. Los tienen en lugares encerrados, en pésimas condiciones, para obligarlos a hacer distintas piruetas ridículas y ganar dinero. Para "los dueños del circo, los animales son partes del negocio". Todo esto, sin mencionar que para que estos animalitos hagan esas gracias, han sido entrenados mediante algunas técnicas de “persuasión”, que van desde la privación de comida, aislamiento, intimidación, drogas, castigo físico con látigos, palos, electricidad y el sonido de armas. Esto no solo los lleva a enfermarse físicamente sino también mentalmente. Es una perversión que sabiendo todo lo que ocurre detrás de esas carpas coloridas, la gente continúe asistiendo. Además, existen circos realmente divertidos que no promueven el abuso de los animales, ofrecen un maravilloso espectáculo para la familia, llenos de suspenso y entretenimiento, pero más importante, sin sufrimiento animal. Para aquellos que no crean en el abuso, solo les queda pasar por alguno de los lugares nombrados, mirarles la cara los animales, y fijarse si esos ojos muestran agrado y felicidad. La historia de Keiko Un claro ejemplo de esta situación es la historia de Keiko, el verdadero nombre de la ballena que participó en la film "Free Willy", ya que después de tantos años de entrenamiento para protagonizar las películas, por fin se la iba a liberar, pero resultó imposible ya que perdió su instinto de caza. Keiko se

dedicaba a jugar con los salmones en lugar de comérselos. Se moriría de hambre si nadie la alimentase, se agotaba tras unos minutos nadando. Piensa que los hombres son sus amigos.

Conclusiones sobre la extinción de animales a nivel mundial La extinción de una especie no es un evento aislado, sino que genera una "reacción en cadena" por lo que habrá procesos esenciales para la vida que se verán afectados. Un ejemplo podría ser la estabilidad climática, la cual depende en gran medida de la presencia de bosques y selvas sanos que mantengan los patrones de lluvia, regulen las temperaturas, absorban el exceso de bióxido de carbono de la atmósfera y ayuden a la producción de oxígeno. El total de especies vivientes del planeta, se ha estimado entre cinco y treinta millones, de los cuales hemos descrito menos de dos millones, y de esos dos millones menos del 1 % han sido estudiadas a fondo para determinar su aplicación en beneficio de la humanidad. Esto nos demuestra que existe un potencial insospechado entre las que nos faltan por estudiar y descubrir. Al igual que en todo el mundo, la pérdida de la diversidad biológica se presenta en México, y dada la enorme riqueza de fauna con que se cuenta, la magnitud del problema es muy significativa. Especies extintas: Engloban a todos aquellos animales o plantas que han desaparecido regional o mundialmente a causa de alguna actividad humana. En lo que va del presente siglo, se ha documentado la extinción de 30 especies de vertebrados mexicanos, algunos de ellos, como la nutria marina, el oso grizzly, el cóndor de California, el bisonte y el ciervo americano, todavía existen, afortunadamente, en otros países. Algunos de los vertebrados que hoy se han extinguido en México sólo habitaban dentro de nuestro territorio, por lo que su desaparición en el país implicó su total extinción del planeta, en este caso se encuentran el carpintero imperial, el caracara de Guadalupe (ave carroñera exclusiva de la isla de Guadalupe), el zanate del río Lerma y el ratón de la isla San Pedro Nolasco, en Sonora. Especies en peligro de extinción: Se definen como "aquellas cuya área de distribución o tamaño poblacional ha disminuido drásticamente poniendo en riesgo su viabilidad biológica". Se consideran dentro de esta categoría aquellas especies con menos de mil ejemplares existentes. Especies amenazadas: Comprende a todas aquellas especies que podrían llegar a encontrarse en peligro de extinción en el mediano plazo, si los factores causales de su disminución siguen operando, generalmente, su número oscila entre los 1,000 y 5,000 ejemplares. Especies raras: Son las que de manera natural son escasas y que por lo tanto son altamente susceptibles a la disminución que directa o indirectamente provoca el hombre en su poblaciones.