P. 1
Nucleo Electric Id Ad en Chile

Nucleo Electric Id Ad en Chile

|Views: 185|Likes:
Published by Jaime Peña

More info:

Published by: Jaime Peña on Mar 10, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/24/2011

pdf

text

original

Todos los PNP en el mundo se han iniciado con una fuerte participación del Estado. Esto
implica no sólo que el Estado ha cumplido el rol de propietario de las centrales (al menos en
una primera etapa), sino que ha tomado una serie de decisiones estratégicas en los ámbitos
institucional, tecnológico, territorial y político que han resultado clave para la viabilidad y
éxito del proyecto.

De los modelos de propiedad posibles, el que aparece como más idóneo para el caso de Chile
es el de propiedad mixta público-privado. Este modelo considera el desarrollo inicial de la
industria núcleo-eléctrica basado en la inversión y operación de una sociedad mixta en cuya
propiedad participa el Estado en conjunto con capitales privados. En este esquema el Estado
no sólo cumple funciones normativas, regulatorias y fiscalizadoras, sino que comparte como
inversionista los riesgos financieros asociados al negocio.

Se estima que este modelo ayudaría a superar algunas de las dificultades que enfrentaría un
modelo exclusivamente privado –como por ejemplo, el probable desinterés de los privados

147 Lo mismo está ocurriendo a nivel nacional. Se espera que casi un 30% de los profesionales de la CCHEN se
acojan a retiro dentro de los próximos cinco años.
148 STUK (2009).

MINISTERIO DE ENERGÍA / Núcleo-electricidad en Chile: posibilidades, brechas y desafíos

93

de embarcarse en un programa nuclear dados los altos riesgos políticos, financieros y tecnoló-
gicos–, así como también aquellas que enfrentaría un esquema puramente estatal, principal-
mente los problemas de eficiencia, trabas a la gestión y la utilización de recursos financieros
del Estado149
.

La participación directa del Estado en la propiedad presentaría varias ventajas. Primero, desde
la perspectiva de la viabilidad del proyecto, demostraría el compromiso político de desarrollar
la industria y compartir los riesgos, facilitando así el acceso a condiciones de crédito más fa-
vorables. Asimismo, tendría un impacto positivo en disminuir los problemas de coordinación
público-privada y en la aceptación pública. Segundo, desde una perspectiva estratégica, podría
facilitar el proceso de toma de decisiones en una serie de aspectos preliminares clave, tales
como la selección del sitio y las decisiones tecnológicas, dejando el desarrollo del resto de las
actividades en manos de inversionistas privados.

En el caso de Chile, existe experiencia previa de esquemas de propiedad público-privada en
proyectos energéticos, como por ejemplo en las plantas regasificadoras de GNL de Quintero
y Mejillones o en los CEOPs de la Región de Magallanes. De acordarse que este modelo es el
más adecuado para nuestro país, habría que evaluar las distintas alternativas y sus implican-
cias desde el punto de vista legal150

.

Finalmente, el modelo de sociedad mixta puede adoptar distintas formas, dependiendo de
las participaciones relativas del Estado y los inversionistas privados en la propiedad y de si el
Estado decide involucrarse directamente en la operación de la planta a través de una empresa
pública o licitar la gestión a un operador especializado.

149 UAI-SENES (2008).
150 Para más detalles sobre los distintos esquemas de PPP posibles de acuerdo a la legislación nacional, revisar U. de
Chile - Barros & Errázuriz (2010).

MINISTERIO DE ENERGÍA / Núcleo-electricidad en Chile: posibilidades, brechas y desafíos

94

Conclusiones

Si el país decide implementar un PNP, éste debería seguir las siguientes orientaciones:

Se optaría por utilizar reactores de tecnología probada y, por consideraciones de merca-

do, probablemente estos debieran ser de agua liviana.

En el caso de la primera planta, se debería desarrollar un ciclo de combustible abierto

con abastecimiento externo y un proyecto “llave en mano”.

En términos de participación del Estado y del sector privado, el Estado tendrá que ha-

cerse cargo de todas las funciones relativas a normar, regular y fiscalizar las actividades
relacionadas con la generación núcleo-eléctrica, así como también de la gestión final de
los residuos.

Asimismo, de acuerdo a la experiencia internacional, se estima que el Estado debiera

encargarse de la creación de un instituto de investigación y desarrollo y la elaboración e
implementación de un plan de formación de los recursos humanos requeridos.

Por último, con respecto a la propiedad de una primera central, se evalúa que un esque-

ma de participación público-privado sería la opción más recomendable para asegurar el
éxito y la seguridad del proyecto.

MINISTERIO DE ENERGÍA / Núcleo-electricidad en Chile: posibilidades, brechas y desafíos

95

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->