INDICE 1739.

indd 3 2/27/10 1:08 AM
INDICE 1739.indd 4 2/27/10 1:09 AM
INDICE 1739.indd 5 2/27/10 1:09 AM
CISA / Co mu ni ca ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, En ri que Ma za


+0 9,*;69! Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Marlon Mejía
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Gerardo Albarrán de Alba; Cuauhtémoc
Arista, Tomás Domínguez, Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jan dro Gu tié rrez, José Daniel Lizárraga, Ra úl
Mon ge, Ricardo Ravelo, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos, Arturo Rodríguez; Tabasco: Ar-
man do Guz mán; Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Buenos Aires: Santiago Igartúa;
Madrid: Alejandro Gutiérrez; Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Ro sa rio Man za nos, Jor ge Mun guía Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co,
Al ber to Pa re des, Eduardo Soto Millán, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint, Rafael Vargas, Co lum ba Vér tiz
de la Fuente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ar chi vo histórico, Fran cis co Da niel; asistente,
Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas,Pa blo La ta pí Sa rre, Car los Mon si váis, Car los
Mon te ma yor, Rafael Segovia, Ja vier Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas:
Gallut, Helguera, Hernández, Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor;Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya, Ernesto García Parra
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
28 de febrero de 2010 • No. 1739
REPORTE ESPECIAL
8 Boogie en la pantalla: nacido para matar
/Santiago Igartúa
13 Ochoa: “Me gustaría ser como él…”
/Santiago Igartúa
NARCOTRÁFICO
16 Tamaulipas: Estado de sitio
22 Guerrero: Entre narcos y militares, entre
guerrilleros y talamontes /Gloria Leticia Díaz
25 Iniciativa Mérida: los faltantes de Washington
/J. Jesús Esquivel
POLÍTICA
28 Calderón subordina al PAN /Álvaro Delgado
30 “¡Me la voy a jugar!”: Clouthier /Álvaro Delgado
TELECOMUNICACIONES
36 Telefónica y su bonanza explotadora
/Jenaro Villamil
INTERNACIONAL /BRASIL
40 Dilma, la dura /Pablo Giuliano
INTERNACIONAL /URUGUAY
46 El pragmatismo de Pepe /César Bianchi
ANÁLISIS
50 Nostalgia autoritaria /John M. Ackerman
51 Entre cuates /Naranjo
52 Las propuesta de reforma /Jesús Cantú
53 Interés Público/Miguel Ángel Granados Chapa
54 Violencia en las escuelas /Axel Didriksson
55 Definitiva transparencia /Ernesto Villanueva
56 Freno al fundamentalismo
/Marta Lamas
POR MI MADRE, BOHEMIOS
Índice
40
58
INDICE 1739.indd 6 2/27/10 1:09 AM
CULTURA
60 Salir de la OCDE, volver a la UNESCO
/Judith Amador Tello
63 Malicias y picardías de Alfonso Reyes
/Raquel Tibol
66 Páginas de crítica
Arte: Nada qué celebrar /Blanca González Rosas
Teatro: Resonancias /Estela leñero Franco
Cine: Ciencia ficción a la mexicana
/Javier Betancourt
Televisión: Ludens y los Olímpicos de Invierno
/Florence Toussaint
Libros: Revolución de caudillos
/Jorge Munguía Espitia
ESPECTÁCULOS
70 El infierno, de Luis Estrada, retrato de México
/Columba Vértiz de la Fuente
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Christian Arcos, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual
Acuña, Fernando Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Julio Aguilar, Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
SIS TE MAS: Jor ge Suá rez, gerente; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: Ma ría Con cep ción Al va ra do, Rosa Ma. García, Edgar Hernández, Fe li pe
Suá rez, Ra quel Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 33, No. 1739, 28 DE FEBRERO DE 2010
IM PRE SIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DIS TRI BU CIÓN: D.F. y Zona Metropolitana: Unión de Expendedores y Voceadores de Periódicos de
México, A.C; Resto de la República y Locales Cerrados: Publicaciones Citem, S.A. de C.V., 5366-0000,
Voceadores Puebla, Pue.: Jorge G. López Morán; Tel. 467-4880
EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Manuel Robles; asis ten te:
Ma ría Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez y Jorge García; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 19
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,100.
00
; 6 me ses, $660.
00
; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,200.
00
; 6 meses, $720.
00
. Ejem pla res atra sa dos: $40.
00
. Ser vi cios in for ma ti vos y
fo to grá fi cos: AP, No ti mex, Reu ters.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
DEPORTES
74 Nueva víctima del “pacto de caballeros”
/Raúl Ochoa
77 El amigazo de Bernardo /Beatriz Pereyra
79 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /South Backyard
/Helguera y Hernández
70 25
AVISO A LOS LECTORES
Los cárteles del narcotráfico continúan imponiendo su ley –la
ley de la sangre– en prácticamente todo el territorio nacio-
nal, por encima de las optimistas proclamas oficiales sobre
los éxitos de los operativos conjuntos policiaco-militares que
emprendió el actual gobierno. Dadas esas circunstancias,
Proceso asume la política de proteger a sus reporteros y co-
rresponsales presentando –de manera excepcional— ciertas
notas y reportajes relacionados con el narcotráfico sin su fir-
ma. Del contenido de esos trabajos, de su veracidad, se hace
responsable institucionalmente nuestra casa editorial.
INDICE 1739.indd 7 2/27/10 1:09 AM
Santiago Igartúa
#
UENOS AIRES.- Boogie
no sentía nada al matar.
Lo hacía con silenciador.
Nada ha cambiado.
Salvo que el musculoso
matón ha envejecido, se
le ve panzón, cansado, y
está desesperado por rei-
vindicarse como el primero en el “ar-
te de matar”, tras la aparición de su
“archirrival” Jim Blackburn, un moder-
nísimo sicario contratado por un capo
de la mafia neoyorquina para silenciar
a un testigo.
Es, sin duda, el pistolero más frío
REPORTE ESPECIAL.indd 8 2/27/10 12:35 AM
Boogie El Aceitoso se publicó en Proceso, ininterrumpidamente, de
junio de 1977 a octubre de 1996. De la edición 33 a la edición 1040,
la historieta de Roberto Fontanarrosa se apoderó de la última página
de la revista y se convirtió en hábito ineludible de nuestros lectores.
Su autor no mató a su personaje; simplemente dejó de dibujarlo.
Boogie reaparece en estos días, intacta su naturaleza. Y lo hace es-
pectacularmente en la pantalla grande. Estrenada el año pasado en
Argentina, Boogie, la película se exhibirá a partir del próximo viernes
5 en 80 salas cinematográficas del país. La cinta de animación dirigi-
da por Gustavo Cova, con guión de Marcelo Páez –coproducida por
Illusion Studios y Proceso–, honra a la historieta. En ella, Boogie hace
lo que sabe hacer: humillar, despreciar, disparar. Boogie regresa para
matar… y para provocar inevitables carcajadas con su ácido humor.
del mundo. Se entrenó en la Escuela
de las Américas; fue agente de la CIA;
participó en los conflictos bélicos de
Vietnam, Nicaragua y del Golfo Pér-
sico. Tiene una particular animadver-
sión por los negros y los homosexuales.
Nunca se enamoró.
Sus hobbies son denigrar a las mu-
jeres, comprar armas y disparar a tran-
seúntes desde la ventana de su departa-
mento. Admira a Jack el destripador y
detesta a la humanidad. Si se le molesta,
mata; si está de buen humor, o en servi-
cio, también.
Le dicen El Aceitoso.
Inolvidable, vuelve como un fan-
tasma para recorrer las salas de cine en
México. Apareció con su enredada ca-
bellera rubia, mandíbula de pitbull y un
cigarro en la comisura de los labios que
da sentido a su voz gruesa. Exhibe su
Magnum 44 especial en la cintura. Es
un hombre macizo, sin límites, sin con-
flictos de ética. Fuma en exceso, toma
en exceso, mata en exceso.
Tiene un oficio muy peculiar: Es un
asesino a sueldo. Un mercenario sin co-
razón que lo hace todo por dinero.
Según Gustavo Cova, director de la
cinta, Boogie debe representar, como lo
hizo en su tiempo, una crítica a un siste-
ma donde prevalece la violencia, como
en México… El largometraje se estrena
aquí en medio de la “guerra” decretada
por Felipe Calderón, que parece no tener
fin y que, a la mitad de su administra-
ción, ha cobrado la vida a más de 9 mil
600 personas. Imposible ofrecer el dato
más preciso; se modifica con las horas.
La sátira de Roberto Fontanarrosa
nos alcanzó. Asociada con la atrocidad
estadunidense durante la Guerra Fría,
la represión en Sudamérica en los años
de plomo y la guerrilla colombiana aus-
piciada por el narcotráfico, hoy retrata
el estilo de vida que a sangre y fuego se
ha impuesto en el país.
Lejos de la ingenuidad, Boogie cada
vez se hace más fuerte. “Nos hemos acos-
tumbrado a la violencia cotidiana. Ha ga-
nado vigencia a través de la brutalidad de
nuestras sociedades y lo poco que hacen
nuestros gobiernos por detenerla. Es la-
mentable que aquello que criticaba Fon-
tanarrosa en los años setenta y ochenta
cada vez se va exacerbando más”, de-
nuncia en una larga charla Gustavo Co-
va, quien también dirigió las cintas Rou-
ge Amargo, Alguien te está mirando y el
documental 100 años de Carlos Gardel.
Su historia
Boogie surge de las páginas de la re-
vista Hortensia, editada en la ciudad
de Córdoba, como una historieta ba-
sada en el violento personaje y la crí-
tica política y social del autor. En los
3& 1 03 5 & &4 1 & $ * " -
REPORTE ESPECIAL.indd 9 2/27/10 12:35 AM
años setenta llegó a México a través
de Revista de Revistas, dirigida por
Vicente Leñero y, entre 1977 y 1996,
para cerrar –o comenzar– la lectura de
Proceso.
A principio de los ochenta, en la
misma Argentina, Boogie fue publica-
da por la revista Humor, contestataria
ante la última dictadura militar en ese
país (1976-1983). “Era un lugar de re-
beldía porque los militares no la enten-
dían muy bien”, relató el cineasta.
Del maestro Fontanarrosa habla Co-
va, quien animó a su más célebre perso-
naje: “Siempre fue muy inteligente en su
crítica, que no es de izquierdas utópicas
y contestataria porque sí”. Sin embargo,
dice, en la película “no van a encontrar
un panfleto”. La intención primordial
de la obra parte del humor. “Por preten-
cioso, muchas veces el cine latino-
americano se olvida del público”.
El mensaje de El Negro viene de
una “segunda lectura”.
En un texto reproducido en
la página web de Roberto Fonta-
narrosa, el semiólogo Óscar Ste-
imberg desmarca a Boogie de una
suerte de personajes sarcásticos,
“desesperanzados”, amorales, que
nacieron en los años setenta. “Si
bien eran crueles, pesimistas, había
algo que podía relacionarse con al-
gún rastro del concepto clásico de
piedad”. Para Boogie eso,
por principio, no existe.
Boogie produce una
atracción brutal. Ex-
plica Gustavo Cova:
“Con Boogie pasan
cosas muy raras. Es un personaje terri-
ble, odiable por su machismo, por su
violencia, por su amoralidad, y sin em-
bargo es un personaje totalmente ado-
rable”. Enamora como personaje, “sa-
biendo uno que se está enamorando de
un reverendo hijo de puta”. Tiene ese
“magnetismo animal, que es como que
nos habla desde el inconsciente y des-
de lo peor de cada uno de nosotros”. Es
como una catarsis, una posibilidad de
liberarse, dice.
La “honestidad del perverso”
Según el guionista, Marcelo Páez,
Boogie representa “la fantasía perver-
sa que todos tenemos”. Recuerda un
fragmento de la historieta donde El
Aceitoso está comiendo y le quitan una
papa frita de su plato, él toma el cuchi-
llo y lo clava en la mano del osado…
“Todos hemos querido hacer eso. Es el
morbo que genera el querer hacer co-
sas que no podemos –como volar a un
taxista que se nos cierra–; pero la fan-
tasía ahí está”. Boogie, dice, está más
allá de la conciencia y la moral. “Es lo
que queremos ser y no nos atrevemos”.
El trabajo de Páez incluyó un aná-
lisis del estilo de escritura de Fontana-
rrosa. Describe a Boogie como un per-
sonaje encantador en sus “sombras”, de
novela negra: un antihéroe. “Esos per-
sonajes, delincuentes, matones, aposta-
dores, prostitutas, policías antinarcóti-
cos, veteranos de guerra, me resultan
mucho más humanos, a pesar de su bru-
talidad o su cinismo”. La maldad nace
de la impunidad, piensa Páez. “Boogie
es un psicópata. No le importa nada,
Santiago Igartúa
#
oogie es un desahogo, una inocen-
te venganza de la que estaba an-
siosa la Argentina de los setenta,
década en que la violencia desan-
gró al país al amparo de los milita-
res y la Alianza Anticomunista Ar-
gentina (Triple A) de José López Rega, que
promovió el secuestro, la tortura y la desapa-
rición forzada como sistema de gobierno.
En la intimidad del país de su autor, Rober-
to Fontanarrosa, la historieta fue una crítica
clandestina a la violencia institucionalizada, a
la represión y a la brutalidad que sometía a
esa república.
Dentro de la historia, explica Gustavo Co-
va, director de Boogie, la película ,“el humor es
sólo la primera capa de la cebolla”. En tiempos
de la última dictadura (1976-1983), cuando
se publicaba en la revista Humor, Boogie signi-
ficó un desafío a la censura, un desplante de
libertad. No sólo se concebía desde lo super-
ficial de un ex marine, asesino a sueldo, “sino
que planteaba una crítica militarista, arma-
mentista y –más a lo profundo– a la violencia
del régimen, al gatillo fácil y a la violencia per-
sonal de cada uno de nosotros”.
“Los del proceso militar fueron tiempos
difíciles”, platica ensimismado el joven guio-
nista Marcelo Páez.
“Creo que haber escrito un personaje así,
que en su momento era tan violento y tan
contestatario, representaba una gran valentía
del autor”, recuerda Cova.
La reflexión de Páez trasciende al Boogie
identificado como un mero juicio al capitalismo
y al sistema estadunidense: “Si tomamos en
cuenta el momento en que nació Boogie, yo creo
que, más que una crítica al capitalismo, era una
crítica a lo que se estaba viviendo en Argentina”.
La pericia psicológica del personaje, rea-
lizada por el semiólogo Óscar Steimberg, pu-
blicada en la página web de El Negro Fontana-
rrosa, encuentra que los comentarios de Boo-
gie son “similares” a los de algunos represores
que “reconocen que han matado y lo cuentan
con detalles”; su relato “se acerca más a la des-
cripción de una hazaña que a la confesión de
un delito o a una reflexión arrepentida”.
-KI
A?EKAH
AJ
PK
NJ
K
@E?P=PK
NE=H
Santiago Igartúa
-KI
A?
AJ
PK
N
-KI
REPORTE ESPECIAL.indd 10 2/27/10 12:35 AM
Con los agentes de la organización para-
militar Triple A, Boogie tenía todo en común,
desde el atuendo hasta la impunidad. “Es más,
platicando con él, yo supe que Fontanarrosa
se inspiró para hacer Boogie en un tipo que vio
en un bar, vestido con saco negro, anteojos
negros, corbata oscura; que entró con una
actitud muy suficiente, tomó un trago y des-
pués, al salir, se subió a un Falcon verde (como
en los relatos de horror) para desaparecer en
la nada. Daba la impresión de ser de la Triple
A. Le quedó grabada esa imagen (a Fontana-
rrosa) y eso lo llevó a crear a Boogie como lo
conocemos”, narra el guionista.
Fumador empedernido, republicano, egre-
sado de la Escuela de las Américas (especializada
en capacitar a represores), Boogie representa los
aspectos más “perversos” de la política exterior
estadunidense, dice Gustavo Cova.
La historia del antiimperialismo yanqui
entre los latinoamericanos, continúa, es “en-
tendible” por lo que han lastimado a sus paí-
ses. Durante las dictaduras con el Plan Cón-
dor, por ejemplo, “reírse de ellos (los gringos)
eran pequeñas victorias contra el monstruo”,
sostiene el director.
Para Cova, lo que diferencia a El Aceitoso de
Harry El Sucio, personaje que parodiaba, está
en la ironía. “Las películas americanas de los 70
eran muy violentas, en el apogeo de la Guerra
Fría y la guerra de Vietnam”. Herencia estadu-
nidense, instituida en Latinoamérica a través de
los regímenes militares, en Argentina “un sec-
tor de la ultraderecha intenta imponer el gatillo
fácil como única forma de justicia y defiende el
método de ese gobierno. Con Boogie, Fontana-
rrosa se burla de esto”, argumenta Cova.
Desbordado el narcotráfico en Colombia
en los ochenta, Boogie fue tomado como es-
tandarte por sicarios y censurado por el diario
El Tiempo, donde se publicaba semanalmen-
te, hasta ser desterrado por considerarlo una
apología de la barbarie.
En el marco de la Feria Internacional del Libro
de Guadalajara, en 2006, Fontanarrosa evocó el
episodio: “Boogie se publicaba en el cuerpo del
diario, y hubo muchas presiones cuestionando
al personaje en su violencia, que algunos creían
que lo emparentaba con los narcos”.
Las quejas cobraron fuerza desde la igno-
rancia que las suscitó. Recordaba en la FIL el
autor: “Era una cosa terrible. Tipos contentos
porque por fin llegaba alguien que les pegara
a los negros y a las mujeres”.
Entender al personaje más allá de la sátira,
lamenta el director de la cinta, fue un mensaje
que no siempre tuvo receptor. “Llegaban car-
tas y cartas al diario (El Tiempo) de personas
que no entendían nada; no entendían la pa-
rodia”. Ahora, Cova tiene en la mira el estreno
del largometraje del “aceitoso” en el país cafe-
talero como un ajuste de cuentas pendiente.
Burla al imperialismo
Boogie es el personaje genial que creó Fontana-
rrosa para mofarse del imperialismo yanqui y de-
nunciarlo, lleva consigo un discurso “contesta-
tario, anticorrupción, opuesto a la xenofobia y al
terror que generó, y genera aún, el sistema nor-
teamericano”, dice a Proceso Gustavo Cova.
“A Bush podría gustarle”, comenta diverti-
do el director cuando imagina el recibimiento
que en la Unión Americana podría generar el
personaje: “Más que un antihéroe, podrían mi-
rarlo como ejemplo, dada la descomposición
de las sociedades a causa de la violencia que,
como otros males, evoluciona con el tiempo”.
“Bush pensaría que habla bien de él”,
suelta entre carcajadas.
Illusion Studios piensa llevar Boogie al cine
estadunidense. Marcelo Páez tradujo el guión
nadie. No somos como él, en parte por-
que tenemos conciencia, porque tene-
mos moral, pero sobre todo porque te-
nemos miedo a ir presos”.
De hecho, Juan Carlos Volnovich,
psiquiatra en la tira cómica, diagnosti-
ca a Boogie la “honestidad del perver-
so”. Tras la primera sesión, el matón lo
acribilla por inmiscuirse en su vida.
“Fidelidad pura”
De la tinta a la pantalla, Boogie no se
pierde en la ostentosidad de la tecno-
logía, promete Páez. La esencia del
personaje, para el guionista, refeja
una “fdelidad pura” a lo que escribió
Fontanarrosa. Incorporó al largometra-
je diálogos de una veintena de números
de la historieta.
Inmersos en una actualidad donde la
televisión muestra el correr de la sangre
en tiempo real y los videojuegos explo-
tan la industria de la violencia como en-
tretenimiento, esta película “lucha” por
posicionarse entre el público joven. Sin
embargo –sostiene Cova–, el largome-
traje conlleva un dejo de nostalgia. “La
gente que conocía al personaje va a en-
contrar muchos guiños de toda la obra
de Fontanarrosa, varias de las historietas
que más se arraigaron en la memoria”.
Boogie, recuerda el director, le ser-
vía a la gente como una válvula de es-
cape “de todo lo que no asumimos que
somos pero en el fondo tenemos: la in-
tolerancia, el discriminar, el machis-
mo… todo eso que forma parte de
nuestra cultura. Somos nosotros los que
tenemos que pelear por ser buenas per-
sonas todo el tiempo. En Boogie fun-
ciona al contrario. Él se libera de esa
prisión en la que luchamos por no con-
vertirnos en un ser terrible”.
Los responsables de la adaptación al
cine hablan de la perversidad de El Acei-
toso que, no obstante los años, aun en
la pantalla, no intenta rescatarse. “El re-
to es cuidar a un protagonista con el que
ideológicamente chocas. La ironía fun-
ciona desde ahí, desde la contradicción
constante de su magnetismo animal que
funciona como catarsis de todo lo que
sabemos que está equivocado pero nos
atrae. No es el héroe del cual uno quiere
enamorarse”, afirma Gustavo Cova.
Hacer cine de animación en Latino-
américa es “casi” imposible, comenta el
propio Cova, quien se ha entregado al gé-
al inglés. Sin embargo, considera que la acep-
tación de El Aceitoso en Estados Unidos es casi
impensable “porque en sus películas puedes
matar a 200 personas, pero no puedes decir
‘negro’ a nadie. Es difícil que la sociedad nor-
teamericana la acepte porque, en buena me-
dida, se burla de su estilo de vida”.
Boogie, dice Páez, se hizo necesario du-
rante la dictadura. Representó desahogo
y festejo, una inocente escapada contra la
opresión y el tormento que constituyen los
Estados Unidos.
“En el colegio todos nos alegrábamos
cuando alguien se reía del más grandote. Era
como decir: ‘Mirá, alguien se le anima al gigan-
te y le dice no sos tan perfecto. Es nuestra fan-
tasía porque vivimos a su sombra. Con Boogie,
nos sacamos algo de adentro”, afirma el guio-
nista, con la autoridad de quien vivió 12 años
en el país que alberga el sueño americano. “Yo
creo que el estadunidense no está enterado del
odio que se le tiene afuera de su burbuja, o no
le importa”, remata.
Cova, el director, distingue: “Vuelvo a la
genialidad de Fontanarrosa; es una película
no antiyanqui, pero sí antiviolencia, antiim-
perialismo en cualquier forma posible, como
lo fue el imperialismo soviético en su momen-
to. Nosotros como latinoamericanos, como
sudacas, como negros, seríamos los primeros
que Boogie aplastaría”.
3& 1 03 5 & &4 1 & $ * " -
REPORTE ESPECIAL.indd 11 2/27/10 12:36 AM
nero de fantasía. Realizar esta película
significó una labor titánica –casi 16 mil
horas de trabajo– por parte de un batallón
de animadores, dibujantes, actores, soni-
distas y personal de producción. Además,
60 temas musicalizan la historia.
Boogie, la película se presentó en los
festivales de animación celebrados en
Annecy, Francia, y en Zagreb, Croacia,
donde fue muy bien recibida, según el re-
lato de su director. En Argentina se estre-
nó el 22 de octubre del año pasado y se
exhibió durante 10 semanas, posicionán-
dose entre las cinco primeras.
No hay traición
Roberto Fontanarrosa, El Negro, se “sor-
prendió” cuando José Luis Massa, fun-
dador de Illusion, le hizo la propuesta de
materializar en una obra cinematográf-
ca la vida de su personaje. Al principio le
pareció una idea “descabellada”, contó a
Proceso el productor. “El Negro decía:
‘¡No! Yo ya dejé de hacer Boogie. No
sé si da para hacer una película. Es muy
violento’”.
Gustavo Cova y Roberto Fontana-
rrosa pactaron un acuerdo en distintos
planos y tiempos. El director tiene una
fotografía de El Negro frente a su es-
critorio desde el día que inició el pro-
yecto. “Pegué una foto suya que todo el
tiempo me está mirando desde la pared.
Siempre le digo: ‘Vos cuidame, yo no te
voy a traicionar’”.
Y así, se cercioró, paso a paso duran-
te la producción, de no insidiar el espíri-
tu original de Boogie, de no “traicionar”
a Fontanarrosa ideológicamente. “Boo-
gie es un personaje muy fuerte y tenía-
mos miedo de que eso no se trasladara a
la pantalla, que se ablandara en ese tras-
paso por miedos, por autocensuras”.
Para el maestro Fontanarrosa, due-
ño del trazo que concibió al despiada-
do asesino, los villanos siempre fueron
más que los héroes. Él mismo se encar-
gó de dotar a El Aceitoso de un carisma
“detestable”, lo que, paradójicamente,
lo hacía adorable. Página 12 reprodujo
una entrevista con el autor el 20 de ju-
lio de 2007: “Si no quisiera a Boogie,
no podría haberlo hecho. Es la antíte-
sis mía, o será que en un rincón del co-
razón yo querría tener esa impunidad,
ese manejo de la violencia y esa capa-
cidad física... La pureza de los super-
héroes siempre me hinchó las pelotas”,
decía el eterno apasionado del futbol.
Fontanarrosa alcanzó a aprobar el
primer guión del largometraje, a la vez
que hacía frente a la esclerosis que dañó
la genialidad de su mano derecha y que,
en julio de 2007, le robó la vida. “Si no,
la película no habría podido hacerse”,
aclara el productor, José Luis Massa.
Mueren las personas, pero los per-
sonajes trascienden. Se lo deben a su
significado, asegura Gustavo Cova. Así
que Boogie, la película no es una ma-
nera de ponerle fin a El Aceitoso, sino
un intento por sintetizar su “ideología
y espíritu, una forma de pensar que se
conserva en el relato”.
De modo que Boogie sigue prófu-
go. Fontanarrosa escribió una carta que,
cuenta el guionista Marcelo Páez, decía
que el personaje “tendría siempre un lu-
gar en algún punto conflictivo del mun-
do, ‘haciendo lo que más le gusta’”.
3& 1 03 5 & &4 1 & $ * " -
12 1739 / 28 de febrero de 2009
REPORTE ESPECIAL.indd 12 2/27/10 12:36 AM
Un caso típico: actores que sucumben ante sus
personajes… Jesús Ochoa es Boogie; Susana Za-
baleta es Marcia Frog. Sólo prestaron sus voces,
pero, sin quererlo, ambos actores acabaron entre-
gando, completita, su alma al diablo. “Me gustaría
ser como él cuando veo a los políticos. Todos qui-
siéramos serlo cuando te encuentras en desven-
taja”, confiesa Ochoa. Y Zabaleta igual: “Por más
que al principio quieras que se largue de tu vida,
terminas por adorarlo”.
Y5ANIEJ=OLKN
=@KN=NHKZ
Santiago Igartúa
¡Háblame!”, se lanzó Julio
Scherer García contra Jesús
Ochoa. El actor balbuceó
“cualquier cosa”, entre el ner-
vio y la sorpresa. “¡Ésa es! ¡Ahí está la voz
de Boogie!”, repetía efusivo Scherer, mien-
tras se alejaba. “Me lo aventó de primera
intención, sin anestesia. Fue el casting más
curioso de mi vida”, cuenta Ochoa, que en
más de 30 años de carrera no puede ocultar
la emoción por interpretar a un personaje.
Es la voz de Boogie El Aceitoso.
Hacerlo, confiesa, es un honor. “Me
ametralla en cada palabra que dice. Si lo
hice bien o mal, ojalá no me juzgue”.
Llevarlo a la pantalla fue una victoria.
“Por fin le ganamos un duelo a Boogie. Lo
agarramos y lo llevamos a la pantalla grande
para exhibirlo, acusarlo y denunciarlo”, dice.
Ochoa ha visto la muerte de frente. Lo
han matado de todas formas, muchas ve-
ces. “A los villanos así nos toca, cuando
menos en la ficción”.
De Boogie, el actor envidia dos co-
sas: su gabardina y la posibilidad de sal-
dar alguna cuenta. “Me gustaría ser co-
mo él cuando veo a los políticos. Todos
quisiéramos serlo cuando te encuentras
en desventaja. Pero nos gana la compa-
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
&H@K>H=FA
V=>=HAP=
K?DK=
Y.ACQOP=NE=
OAN?KIKAHZ
REPORTE ESPECIAL.indd 13 2/27/10 12:36 AM
“Pero sólo eso y sólo es desde el humor”.
No sabe manejar una pistola, no le atraen
las armas. “No he estado ni quiero estar
en una guerra, aunque ahora esté en me-
dio de una que no me corresponde”, dispa-
ra Ochoa, aniquilando de golpe la sonrisa
en su quijada.
Boogie no puede estar en un solo lugar.
Si existe, en cualquier guerra inútil va a estar.
Incluso en la del narcotráfico. Ahora mismo
podría estar caminado por las calles de cual-
quier ciudad en México, dice Ochoa. “Está
instalado aquí. Nos secuestró. Uno ve la vio-
lencia exaltada en las calles. Lo puedes ima-
ginar caminando cerca de ti”.
Siempre se puede estar en un fue-
go cruzado con Boogie. “Lo vemos todo
el tiempo: decapitaciones, hombres ma-
sacrados sin importar absolutamente na-
da. Los narcos se dan un quién vive con la
violencia que maneja El Aceitoso. Él revi-
ve en cada acto de violencia. Todo el tiem-
po va a estar para apuntarte”, dice el villa-
no de Ciudades oscuras.
Boogie “es un madrazo”
Ochoa interpretó al sicario sin culpa al-
guna. “A Boogie no se le debe juzgar. Él
se cree bueno. Piensa que está arreglando
el mundo. Eso es lo cabrón, lo que ava-
salla. No existe el arrepentimiento en él.
Ahí está lo maravilloso. Es la parodia del
mercenario gringo. No sé por qué no lo
han llevado a presidente”.
De origen, según el actor de La ley de
Herodes, Boogie desborda la violencia al
superlativo de lo absurdo. “Yo creo que
era un escalón para reírse de los gringos,
descubrir al vecino fuerte y quitarle la ca-
reta a un sistema de terror que prevaleció
en el siglo XX”.
Según Ochoa, el “intervencionismo”
estadunidense en las salas de cine en Méxi-
co debe combatirse con el principal poten-
cial de la cinematografía nacional: la ima-
ginación. “Lo importante primero es
lograr una calidad para poder compe-
tir. ¡Ahora!, que dentro de un marco
legal no lo podemos hacer, no po-
demos. Porque, efectivamen-
te, todo está puesto para que la
gran industria del cine norteame-
ricano se sirva”.
Pero El Aceitoso no sigue los linea-
mientos de una empresa hollywooden-
se. “No tiene compasión. No está buscan-
do un final feliz. Boogie va a las vísceras.
Va directo a sacar nuestro ser violento y a
arrancarnos una carcajada a quijada abier-
ta. Yo no puedo comparar el personaje de
Fontanarrosa con ningún otro, por más
Llaneros Solitarios que nos encontremos
en el cine gringo”.
Lo importante, afirma, es que cumple
“absolutamente” con la carcajada que de-
be arrancar la farsa, exagerando la reali-
dad de un drama. “Primero te lleva a la
risa, luego te golpea, te destruye y te ani-
quila, como el mismo Boogie con su pisto-
la. Y después te preguntas: ¿de qué me es-
toy riendo?”.
Roberto Fontanarrosa tenía mejor punte-
ría que el mismo Boogie. “Fue un tipo muy
inteligente, muy ácido. Boogie es un madra-
zo. Te lleva a la realidad a punta de balazos”.
Siempre esconde una amenaza. “Te está ad-
virtiendo que te pueden desaparecer, que te
pueden arrancar la vida, incluso por equivo-
cación, y después irse con un cigarrillo en la
boca sin siquiera pedirte perdón”.
–¿Usted cree que Boogie podría atra-
par a El Chapo?
–Más bien creo que El Chapo ya lo tie-
ne por ahí, que está trabajando para él. No
puede ser tan tonto como para echárselo
de enemigo. No puedes echarte de enemi-
go ni a El Chapo ni a El Aceitoso –liquida
la entrevista a risotadas.
Zabaleta y la Boogie que lleva dentro
Descubrir el poder de su voz fue para
Susana Zabaleta como haber comprado una
“uzi”; un arma de seducción. “Consigues
lo que sea: con un simple tono puedes
pasar del sarcasmo al amor; puedes men-
tir y hacer que te crean o decir la verdad
absoluta”, cuenta a Proceso la concertista,
quien estudió ópera en la ciudad italiana de
Florencia, en una conversación que adornó
con su sensualidad y su humor negro.
Dueña de una figura violenta y ojos de
caoba, la protagonista de Sexo, pudor y lá-
grimas y Vivir mata se despojó de su cuer-
po para dar vida a Marcia Frog, la femme
fatale que pretende doblegar el corazón de
El Aceitoso.
Boogie se fija en Marcia, su persona-
je, cuando la ve bañada en sangre… Es una
atracción “destructiva, pasional”, dice Za-
baleta, a quien le atrajo la idea de ser, desde
la ficción, la amante de un asesino. “Es un
machín. Llegaba un momento en que ya de-
cía: ‘yo sí te voy a partir tu madre, Boogie’”.
De existir, la versión femenina de El
Aceitoso sería más interesante y mucho
más perversa, piensa la soprano y se pos-
tula: “A mí me gustaría ser la amante de
Boogie y manipularlo a tal grado que yo
no tuviera que matar a nadie. Lo utiliza-
ría para decirle a quién eliminar. Esa es la
Boogie que llevo dentro”.
Los antihéroes, comenta, son los perso-
najes más disfrutables “porque se parecen
a nosotros”. Religiosos, millonarios, estu-
diosos… “todos traen un asesino y un vio-
lento dentro de sí, esperando el punto que
los detone. El hacer cosas malas provoca
el mismo cosquilleo que estar enamorada”.
Emblema del feminismo, por la forta-
leza que proyecta, no buscaría venganza
contra Boogie, el misógino. “Sucede que
es adorable. Por más que al principio quie-
sión, ¡maldita sea!”, afirma envuelto en
carcajadas.
A los ocho años, Boogie le sacó la lengua
a su abuela… con unas pinzas. “Yo una vez le
cerré el ojo a una chava… ¡pero a golpes!”,
cuenta en broma Ochoa, y estalla en risa.
No tiene ninguna historia personal con
Boogie ni quiere tenerla. “Le tengo miedo.
Afortunadamente sólo me lo he topado en
la ficción, porque encontrárselo en la rea-
lidad debe ser muy cabrón”.
Supo por primera vez de Boogie en sus
años como estudiante de actuación, a finales
de los 70, leyendo Proceso. Entonces em-
pezaba a ver la revista desde el final, como
tantos, donde les esperaba El Aceitoso. “Uno
quería endulzarse un poco la cara con una
sonrisa para que luego el resto de la revis-
ta te la desfigurara otra vez con la realidad”.
Boogie se convirtió en una presencia
cotidiana, un fantasma que nos persigue,
sostiene Ochoa. “Ya hay Boogies donde
quiera. En Proceso ya te lo encuentras en
cualquier página”.
Con el personaje lo une el ser “culero”,
platica regodeándose en su humor oscuro.
3& 1 03 5 & &4 1 & $ * " -
REPORTE ESPECIAL.indd 14 2/27/10 12:36 AM
ras que se largue de tu vida, terminas por
adorarlo. Él se reconoce violento y le vale
madres. No hay nada que aprecie más que
la autenticidad. Si eres asesino, sé asesino
siempre. Me chocan todos esos personajes
de la política que van por la vida con letre-
ro de ser buenas personas. Esos son a los
que hay que tenerles miedo”.
“… y entonces necesitamos sangre”
Hace unos días Zabaleta realizó una pro-
ducción fotográfca con el torso desnudo
y las leyendas “impunidad” y “violencia”
pintadas en la piel. “No podemos negar lo
que está pasando, encerrarnos en casa y
dejar que el mundo ruede”. Habla de la
falta de unidad en el país donde “sólo ante
la tragedia somos solidarios. La espera-
mos como si nos gustara. Me hace pensar
que Boogie forma parte de nuestra coti-
dianidad, que nos aburrimos de la vida y
entonces necesitamos sangre”.
El mexicano se ríe de la tragedia, la
contempla. “Yo creo que nos reímos para
que no nos duela. Pienso que si no lo hicié-
ramos, nuestra alma no aguantaría. Tam-
bién nos reímos de nervios, de saber que
cualquier día puede tocarnos”.
Según la actriz, incorporar el humor al
drama que vive el país es necesario. “Va
a llegar el momento en que también ha-
ya que reírse de la sangre y de la muerte. Y
creo que la llegada de Boogie es un buen
momento para hacerlo. Es una manera de
prepararnos, de acostumbrarnos, de cu-
brirnos de esta vorágine, de tanta muerte”.
Los medios televisivos eligen las desgra-
cias más mediáticas para enviar un batallón
de reporteros que lleve a las víctimas como
protagonistas estelares del prime time. “Se
explotan porque tienen rating. Lo condeno,
pero es así de fuerte. A la gente que no le
guste, que lo apague, y los del conflicto van
a ser los de las televisoras. La culpa es nues-
tra por morbosos”, opina la actriz.
Pero la realidad supera la ficción, sos-
tiene. “Boogie no me da tanto miedo como
el JJ (José Jorge Balderas Garza)”, presunto
responsable del atentado contra el futbolista
Salvador Cabañas y a quien se asocia con el
crimen organizado y, a su vez, con mujeres
del mundo de la farándula.
Zabaleta no es ajena a los cortejos de
los mafiosos y sus excesos. Erizada su piel
blanca, la actriz recuerda: “Estaba de gi-
ra en Culiacán. A mi suite llegó un ramo
de flores espectacular, del tamaño de toda
la habitación. Me fui a cantar y, en la no-
che, al regresar, encontré un paquete con
una tarjeta que decía: ‘eres igualita a ella’.
Abro la caja y era una Barbie de colec-
ción, de esas que cuestan miles de dólares,
idéntica a mí. Tenía el pelo con mi mismo
corte y un vestido largo muy elegante. Era
como si me la hubieran mandado a hacer”.
Sintió pánico. Tomó el primer vuelo…
Meses más tarde, en Matamoros, du-
rante un homenaje a Elena Poniatowska
donde Zabaleta cantaba canciones de Li-
liana Felipe, le enviaron un enorme anillo
de diamantes. Iba de parte de un “narqui-
to”, según la mensajera. “Yo creo que en
un país como éste todos hemos estado cer-
ca de un Boogie”, remata.
Los dirigentes del país le dan risa. “Los
políticos se sienten artistas con poder”. Los ha
padecido. De Natividad González, exgober-
nador de Nuevo León, sufrió la censura: “La
Naty dijo: ‘Susana no va a pisar Monterrey’.
Me vetó porque alguna vez hice una crítica de
él. ¡Como niña!”.
A su entender, son los políticos los pri-
meros que agreden a la población… Como
Felipe Calderón con respecto a los adoles-
centes acribillados en Juárez. “¡Ay, perdón!
Es que ayer dije que eran unos traidores a
la patria y ahora digo que son unos buenos
muchachos. ¿Hoy te digo chinga tu madre
y mañana te digo perdóname? ¡No! ¡Qué
huevos de la señora que le dijo (a Calde-
rón): ‘usted no es bienvenido’! ¡La adoré!”.
La historieta de Fontanarrosa cambió a
Susana Zabaleta. Boogie es como los sue-
ños, dice: “Una tira cómica te da ciertos
permisos. Es una puerta para llegar a cual-
quier sitio sin culpa, sin remordimiento;
sin pensar que lo que estás viendo te va a
hacer más violento. Nos deja imaginar. No
es que vayas a hacer las estupideces que
hacen de repente los soldados americanos
en sus películas –una gringada te lleva a
pensar que si tienes un arma no pasa na-
da–, pero hay a quien bien podrías decir:
¡Vuelves a hablar, y te mato!”.
La soprano siente una cierta atracción
por la sangre y el peligro. “Todos somos
violentos por naturaleza”, asevera. Recuer-
da que a su padre, doctor de profesión, al-
gunos pacientes de pocos recursos llegaban
a pagarle con chivos. Ella, con sus herma-
nos, cuidaba de los animales hasta el día
que les cortaban la cabeza para cocinarlos.
“Se desangraba para hacer la moronga o al-
go así. Jamás nos dijo mi papá que no vié-
ramos. En algún momento, los cuatro hijos
estábamos felices de ver cómo al puto chi-
vo le salía sangre de la yugular… Y nos lo
acabábamos comiendo, después de que le
habíamos puesto nombre. Ya sabíamos que
tenían que morir. Somos violentos porque
así lo vivimos. Al lado de la violencia he-
mos estado siempre”.

1739 / 28 de febrero de 2010 15
REPORTE ESPECIAL.indd 15 2/27/10 12:36 AM
R
EYNOSA, TAMPS.- Informes
de inteligencia militar atri-
buyen el recrudecimiento de
la violencia en Tamaulipas a
un acuerdo entre los líderes
del cártel del Golfo, Eduardo
Costilla Sánchez, El Coss, y
Ezequiel Cárdenas Guillén, Tony Tormen-
ta, con Joaquín El Chapo Guzmán, el je-
fe del cártel de Sinaloa, para exterminar a
Los Zetas, en tanto que algunas versiones
aseguran que en esa alianza participa tam-
bién La Familia michoacana.
Luego de cinco meses de fuertes en-
frentamientos, Los Zetas se mofaron de
sus rivales con una serie de mantas colo-
cadas el pasado martes 23 en varias ciuda-
des aún bajo su control, y calificaron a sus
rivales como “una vergüenza”.
De hecho, el cártel del Golfo y Los Zetas
pelean por Reynosa desde finales de 2008,
cuando Héctor Manuel Sauceda Gamboa,
El Karis, líder del cártel del Golfo, tomó el
control de la ciudad, luego de que el Ejérci-
Estado
El escenario es de guerra. El terror es de tiempo com-
pleto y se vive la sensación del desgobierno y el desam-
paro social. Tamaulipas, hoy, es sicosis, amagos de esta-
do de sitio, desinformación que a través de internet las
redes sociales intentan subsanar. Ciudades como Victo-
ria, Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo se agazapan
en su propio miedo, mientras decenas de ostentosas
camionetas, típicas de los narcos, se apoderan de calles
y carreteras. La batalla entre cárteles se libra plaza por
plaza y siembra la entidad de cadáveres, ante el silen-
cio oficial y la autocensura de los medios de comunica-
ción locales.
de sitio
Foto: Especial
16
1739 / 28 de febrero de 2010
Tamps.indd 16 2/27/10 12:43 AM
to detuvo a los cabecillas de Los Zetas An-
tonio Galarza Coronado, El Amarillo, y Jai-
me Durán González, El Hummer. Poco le
duró el gusto. El 17 de febrero de 2009, un
grupo de zetas, supuestamente comanda-
dos por su líder, Heriberto Lazcano, El Laz-
ca, llegó a disputar la plaza. El Karis murió
en la refriega.
Ese día, Los Zetas dieron una de las pri-
meras muestras de su capacidad: mediante
barricadas en entradas y salidas de carrete-
ras y en calles estratégicas, prácticamente
secuestraron la ciudad durante casi cuatro
horas de enfrentamientos con sus rivales,
en los que también participó el Ejército.
Desde entonces no han cesado los com-
bates en Reynosa, Matamoros y Nuevo La-
redo, principalmente, así como en una de-
cena de poblados.
Las balaceras en Reynosa son casi co-
tidianas. Las más fuertes se reportaron al
servicio de llamadas de emergencia del go-
bierno del Estado el 20 de septiembre, el 20
de octubre, el 7 noviembre y el 7 de diciem-
bre del año pasado, pero en los medios de
comunicación no se publicó nada y las au-
toridades no emitieron ningún reporte.
Ante el silencio de todos, decenas de
audios y videos del retumbar de metralle-
tas, bazucas y granadas fueron subidos a
Youtube por cibernautas que reclamaron:
“Las balaceras en Reynosa están a la or-
den del día y nadie dice nada”.
El secretario de Seguridad Pública del
Estado, Ives Soberón Tijerina, reconoció
que en los últimos meses han sido cons-
tantes los reportes de enfrentamientos ar-
mados entre grupos criminales, así como
con elementos del Ejército. “En diciembre
llegamos a tener más de tres balaceras ca-
da semana”, declaró.
En Matamoros y Nuevo Laredo, Los
Zetas y el cártel del Golfo cooptan a jóve-
nes de entre 16 y 25 años, a los que lanzan
al combate. “Por cada uno que pierden,
pueden reclutar a 10 más, de entre los mu-
chos desempleados que hay en cualquier
colonia marginada de estas ciudades”, co-
menta un funcionario de gobierno estatal.
La improvisación en el manejo de armas la
suplen con más violencia, dice.
Soberón Tijerina declaró que la mayor
parte de las víctimas en estas balaceras son
muy jóvenes, como lo ilustran los cuatro
cadáveres encontrados el 23 de febrero en
una casa del puerto de Tampico: tenían en-
tre 16 y 22 años de edad.
Fuentes militares señalan que la esca-
lada de violencia entre ambos grupos se
detonó a raíz del asesinato de Víctor Peña
Mendoza, El Cóncord 3, uno de los hom-
bres más cercanos a Miguel Treviño Mo-
rales, El Z-40, el pasado 18 de enero. La
ejecución fue atribuida a Samuel Flores
Borrego, El Metro 3.
En represalia, Los Zetas habrían levan-
tado a más de 10 integrantes del cártel del
Golfo en esta frontera. Heriberto Lazca-
no, El Lazca, dio un ultimátum a Eduar-
do Costilla Sánchez, El Coss: a finales de
enero debía entregar al Cóncord 3, antes
de que “se agravaran las cosas”.
La respuesta de El Coss fue la alianza
con El Chapo, quien envió refuerzos pa-
ra iniciar el “exterminio” de Los Zetas, a
los que acusan de ser los autores de la ma-
sacre de jóvenes en Ciudad Juárez, el pa-
sado 31 de enero.
La noche del sábado 6, los habitantes de
Reynosa supieron que la situación se agra-
varía. Por varias calles de esta ciudad cir-
cularon caravanas de ambos bandos: eran
decenas de camionetas rotuladas con las
siglas “CDG” (cártel del Golfo) y “XXX
M3” (Metro 3), tripuladas por hombres que
exhibían sus armas de alto poder.
Como en Irak
“No es sicosis lo que tenemos, como lo di-
cen las autoridades y los medios; es terror,
pánico, porque la situación es real. Vemos
esas camionetas por las calles a toda ho-
ra, escuchamos balazos, sabemos que es-
tamos viviendo en medio de una guerra en
la que no hay cuartel y el campo de bata-
lla son las calles”, dice un comerciante de
esta ciudad. “Si antes ya salíamos con te-
mor todos los días, habrá que imaginarse
lo que es ahora”.
El despliegue de fuerzas de los narco-
traficantes anunciaba el enfrentamiento que
ocurrió la madrugada del 8 de febrero, entre
las 12:40 y 1:15 de la mañana, en las colo-
nias Puertas del Sur y Jarachinas. La balace-
ra se escuchó a varios kilómetros a la redon-
da, “como los estruendos que salen en la tele
de la guerra de Irak”. Las versiones de “de-
cenas” de muertos son consistentes.
Al día siguiente, como ya es común
en Tamaulipas, ningún medio de comuni-
cación publicó nada. El hecho se conoció
gracias a denuncias de usuarios de Twitter
y Facebook, así como por los videos subi-
dos a Youtube.
El uso de redes sociales para llenar el
vacío informativo se inició en Matamoros
el 4 de septiembre del año pasado, cuan-
do habitantes aseguraron haber visto en
las calles a decenas de muertos tras un en-
frentamiento entre militares y sicarios del
que la prensa local no reportó nada.
La autocensura de los medios y el si-
lencio oficial han alimentado los rumo-
res. Abundan las alertas en redes sociales,
aunque muchas resultan ser falsas. Según
el secretario de Seguridad, muchos de es-
tos mensajes “son emitidos por los mis-
mos grupos delincuenciales para generar
terror entre la población, para dar a enten-
der que no hay resultados de los operati-
vos de combate en su contra”.
El vacío informativo dejado por las au-
toridades ha sido llenado por el cártel del
Golfo. Recién instalados en la plaza, “in-
vitaron” a la ciudadanía a seguir con sus
actividades:
“Reynosa es una ciudad segura. No pa-
sa nada ni pasará nada. Sigan su vida nor-
mal. Nosotros somos parte de Tamaulipas
y no nos metemos con los ciudadanos ci-
viles. Atte: C.D.G.”
Temor ciudadano
El jueves 18, Reynosa vivió una jornada de
sicosis, luego de que se esparció el rumor
de una amenaza directa a la población: “Si
no se van los marinos, empieza el secues-
tro de niños”, decían mantas supuestamen-
te colocadas en Libramiento a Monterrey y
la avenida Tecnológico.
La especie cobró fuerza cuando un
grupo de hombres armados y encapucha-
dos entró a las instalaciones de la Facultad
de Ciencias Químicas de la UAT de Rey-
nosa para “levantar” a tres estudiantes y
cerró varias calles que conducen a esa ins-
titución, a media mañana.
F
o
t
o
:

E
s
p
e
c
i
a
l
Reynosa. Escena cotidiana

1739 / 28 de febrero de 2010

17
NARCOTRÁFI CO / LA FRONTERA
Tamps.indd 17 2/27/10 12:43 AM
R
EYNOSA, TAMPS.- Los enfrenta-
mientos entre Los Zetas y el cártel del
Golfo mantienen aterrorizados y en la
incertidumbre a los habitantes de es-
ta región, convertida en un infierno al punto
de que los alcaldes de municipios fronterizos
optaron por vivir en territorio estadunidense.
Cada mañana, esos presidentes munici-
pales cruzan la frontera para despachar en
sus oficinas. Es el caso del alcalde de esta ciu-
dad, Óscar Luebbert Gutiérrez, quien tie-
ne casa en McAllen, comenta Amelia Acosta
Morales, regidora local perredista.
Y añade: “No nada más aquí en Reyno-
sa. Los alcaldes de otros municipios tienen
casa en Estados Unidos. Es una situación
muy cómoda para ellos, pues les permite
irse al otro lado en cualquier situación que
se pueda presentar. No to-
dos tenemos esa oportuni-
dad. Aquí debemos vivir,
acostumbrarnos e idear la
manera de continuar con
nuestras vidas”.
La guerra entre los cár-
teles de la droga tiene las
calles como escenario. En
cuanto anochece, la ciudad
queda desierta y sólo pue-
den verse camionetas con
vidrios polarizados en las
que civiles con armas de al-
to poder realizan rondines.
Y ante la falta de informa-
ción, los rumores contribu-
yen a la sicosis ciudadana.
Convoyes integrados
por 10 o más vehículos se apoderaron de la
Carretera Ribereña, que une a Reynosa con
Nuevo Laredo, así como de la vía que va de
Reynosa a Matamoros.
Los medios de comunicación están silen-
ciados. Los reporteros que cubren la fuente
policiaca ya no salen a las calles o lo hacen
esporádicamente. En los diarios locales no
hay noticias relacionadas con la guerra de
los cárteles, señala un directivo de medios,
quien pidió que su nombre permaneciera en
el anonimato.
Varias madres de familia dijeron al repor-
tero que debido a la inseguridad decidieron
no enviar a sus hijos a la escuela durante una
semana.
De acuerdo con el ayuntamiento de Rey-
nosa, 80% de los directivos de maquiladoras
vive en McAllen por temor
a la violencia. Ello ocasiona
que no se inviertan millo-
nes de dólares en el sector
industrial, pues las empre-
sas extranjeras no están
dispuestas a arriesgar su
dinero.
El lunes 8 se registró
una balacera en la colonia
Puerta del Sol, en la zona
surponiente de la ciudad,
a la altura del libramiento
a Monterrey. Fue el mayor
enfrentamiento ocurrido
en meses recientes. Duran-
te varias horas los vecinos
del lugar escucharon el ta-
bleteo de metralletas. De
acuerdo con una versión extra-
oficial, el saldo fue de seis muer-
tos: tres sicarios y tres elementos
de la Armada. Una fuente cerca-
na a la policía dio a conocer que
esta confrontación entre bandas
rivales cobró 30 víctimas.
Dos semanas después, el pro-
curador de Nuevo León, Alejan-
dro Garza y Garza, anunció que
blindaría la frontera de su estado
con Tamaulipas para evitar que
integrantes de esas bandas crimi-
nales se asienten –como se dice
que ha comenzado a ocurrir– en
esos lugares o en Monterrey.
Que regrese el Ejército
En un recorrido nocturno se ob-
serva que Reynosa, la ciudad
más poblada de la región, pare-
ce un pueblo fantasma. La gen-
te ya no sale de sus casas. En
las calles, hombres jóvenes que
portan fusiles de asalto perma-
necen a un lado de sus camio-
netas sin ser molestados por la
Policía Municipal. En sus vehículos pueden
verse varios logotipos: CDG (cártel del Gol-
fo) y ZZZ (Zetas).
En las salidas de la ciudad hay vigías que
utilizan equipos de radiocomunicación pa-
ra reportar incidentes o dar avisos. Muchos
ciudadanos que por las noches circulan en
sus autos lo hacen con las luces interiores
encendidas, para que no los confundan con
delincuentes.
Una fuente cercana a la Policía Municipal
de Reynosa comenta que los agentes están
divididos de acuerdo con los grupos crimina-
les a los que sirven. También dice que el lu-
nes 22 integrantes del cártel del Golfo levan-
taron a comandantes y mandos medios para
advertirles que ya no debían trabajar para Los
Zetas. Según otra versión, fueron éstos quie-
nes amenazaron a los elementos policiacos.
El lunes 22 se anunció, por correo elec-
trónico, una purga entre las bandas en la
frontera de Tamaulipas. Ese día, el secreta-
rio de Educación de Tamaulipas, José Manuel
Assad Montelongo, informó que 90% de los
niños en edad escolar no acudió a los plan-
teles. Los municipios con mayor ausentismo
fueron Reynosa y Río Bravo. En Matamoros y
Valle Hermoso los niños se quedaron en casa
y los establecimientos comerciales cerraron
temprano.
Una mujer residente de Nuevo Laredo
comenta que el miércoles 24 salió de esa
ciudad con destino a Reynosa en el autobús
4802 de Transportes Noreste. Se quedó vara-
da en Miguel Alemán durante 24 horas, por-
que al chofer le ordenaron detenerse. Al pa-
recer había una confrontación en Camargo
entre grupos armados. Llegó a su destino al
día siguiente.
Pueblos fantasma
Luciano Campos
M
i
g
u
e
l

D
o
m
í
n
g
u
e
z

/

A
g
e
n
c
i
a

R
e
f
o
r
m
a
Luebbert. “Aquí estoy”
F
o
t
o
:

E
s
p
e
c
i
a
l
18 1739 / 28 de febrero de 2010
Tamps.indd 18 2/27/10 12:43 AM
Padres de familia corrieron a sacar a
sus hijos de las escuelas, las redes de co-
municación se saturaron y el caos se armó
en las calles. Para cuando cayó la tarde, la
ciudad quedó prácticamente desierta.
A partir de ese día, la ciudad vive como
en toque de queda permanente: pocos salen
de noche, las escuelas registran un elevado
ausentismo, y algunos comercios y nego-
cios han optado por suspender actividades.
“Se trata de una recuperación de la
plaza. El cártel del Golfo está recorrien-
do todos los puntos donde Los Zetas te-
nían sus negocios de tienditas, de protec-
ción, de lo que sea. La diferencia ahora es
que están matando a todos los que identi-
fican con Los Zetas, los están exterminan-
do”, explica una fuente estatal.
Algunos zetas se han refugiado en
Monterrey, “huyendo de los enfrenta-
mientos en Reynosa”. Pero tampoco es-
tán a salvo allá: el pasado miércoles 24,
cuatro supuestos integrantes de Los Ze-
tas, identificados como Juan José Hino-
josa del Monte y los hermanos David,
Raúl y Gamaliel Segovia Plata, fueron
detenidos en San Pedro Garza García,
Nuevo León.
Los bandos buscan refuerzos donde sea.
Según la versión de un empleado del penal
de Reynosa, un comando armado entró a ese
reclusorio la noche del jueves 25 para liberar
a 10 presos, entre ellos a “un brujo”.
La noche del viernes 19, el cártel del
Golfo y Los Zetas libraron otra batalla, aho-
ra en Nuevo Laredo. Aunque el alcalde Ra-
món Garza Barrios aseguró que se trató de
un encontronazo entre el Ejército y un gru-
po delincuencial, reportes policiacos seña-
lan que el choque fue entre los dos grupos de
narcotraficantes. Los militares, indican otras
versiones, llegaron al lugar en plena refriega.
El obispo de esa ciudad, Gustavo Rodrí-
guez Vega, se unió a los reclamos y exigió
una explicación: “Estamos tan confundidos
como toda la población; no hay noticias, no
hay comunicados oficiales sobre lo que ha
pasado. El viernes (19 de febrero) por la no-
che, cerca de las 22:00 horas, hubo una per-
secución, supuestamente de militares contra
miembros del crimen organizado, que iban
por las calles bajando a la gente de sus au-
tomóviles para utilizarlos como barricadas.
Por toda la ciudad se oían balazos”.
La semana pasada, el martes 23, un
convoy de sicarios entró a las poblaciones
fronterizas de Mier y Miguel Alemán. En
ambas poblaciones se dirigieron directa-
mente a la Presidencia Municipal y a las
oficinas de la Policía Preventiva y de Trán-
sito para llevarse con ellos a elementos de
esas corporaciones. Oficialmente, el pro-
Ese día, el gobernador de Tamaulipas,
Eugenio Hernández, hizo una visita relám-
pago a los municipios de Matamoros y
Reynosa. En esta última ciudad pidió a la
población no dejarse guiar por rumores.
También solicitó el regreso a la entidad de
las fuerzas federales que en meses pasados
fueron reubicadas en otros estados.
El jueves 25, el gobierno de Estados
Unidos ordenó la clausura de la oficina
consular ubicada en la colonia Rodríguez,
de Reynosa, para proteger al personal que
ahí labora.
Mala estrategia
Los habitantes de la frontera han cambiado
sus hábitos de convivencia, dice una perso-
na que viaja constantemente entre los mu-
nicipios de la frontera. Las reuniones, que
antes se hacían en terrazas y en las partes
delanteras de las casas, ahora se realizan en
los patios, pues nadie quiere exponerse a
una ráfaga.
Sin embargo, el alcalde priista Óscar
Luebbert asegura que Reynosa no es tan
violenta, y si existe una percepción contra-
ria se debe a que el gobierno federal ha im-
plementado una estrategia deficiente en su
combate al crimen organizado.
“Es muy lamentable –apunta– que
entre más operativos haga el gobierno
federal, dé la percepción nacional e in-
ternacional de violencia… Es penoso que
esto ocurra cuando son operativos orde-
nados por la propia autoridad. Hay que
revisar si los operativos son eficaces, por-
que hacen pensar que hay una escalada
de violencia.”
Además, considera que los mensajes en
internet han provocado un estado de sico-
sis entre la ciudadanía y pone como ejemplo
el anuncio que se difundió a través de redes
sociales, como Facebook y Twitter, de que el
jueves 18 habría una gran balacera.
Ese día, la Armada realizó un operativo
en el sector del Hospital General, de la es-
cuela Técnica 44 y del Cet 71, pero no hu-
bo ningún enfrentamiento.
Fuentes locales refieren que en esa ac-
ción fue incautada mariguana cerca de
las instalaciones de la refinería de Pemex
en la localidad, y que los pistoleros que la
transportaban le dispararon a un helicóp-
tero de las fuerzas federales, sin que se re-
portaran bajas.
A pesar de todo, afirma Luebbert, Rey-
nosa es un buen lugar para vivir. Cuando se
le pregunta si él vive en McAllen, responde:
“Mi esposa tiene casa ahí desde antes de
que yo fuera presidente municipal. Yo ten-
go casa aquí y mi esposa allá”.
–¿Usted vive aquí?
–Pues aquí estoy, ¿dónde me encontras-
te? Vivo a dos cuadras de la presidencia, en
el mero centro de Reynosa. Usualmente ahí
duermo. Algunas veces estoy con mi hija y
mi nieto, que viven en McAllen”. ●

1739 / 28 de febrero de 2010

19
NARCOTRÁFI CO / LA FRONTERA
Tamps.indd 19 2/27/10 12:43 AM
C
IUDAD JUÁREZ, CHIH.- Es difícil
precisar quién llegó primero. El ca-
so es que todos llegaron al mismo
lugar.
En las marchas que se organizan en es-
ta ciudad para pedir paz hay de todo: loca-
tarios de la Central de Abastos, cansados de
tachar una nueva raya por cada compañero
extorsionado; médicos, hartos por el frus-
trante intento de revivir cuerpos rafaguea-
dos y de suplir a compañeros secuestrados;
y profesionistas como la socióloga que, an-
tes de que su propio hijo perdiera a su papá
y se sumara a la estadística macabra de 7 mil
huérfanos por la violencia, advertía que ha-
bía que atender a los hijos de los ejecutados.
También participan universitarios que
gritan “Presente”, para rememorar a sus 31
compañeros que dejaron sus bancas vacías
y a los nueve maestros asesinados; a esas
movilizaciones se ha sumado el DJ, quien
no volvió a ver a sus amigos luego de que
los militares se los llevaron para preguntar-
les dónde consiguieron “la mota”.
Hombro con hombro avanzan, en el
mismo contingente, la mamá que en la últi-
ma masacre –la del 31 de enero último, en la
que cayeron 15 jóvenes en Salvárcar– perdió
a sus dos hijos únicos, y otra madre, la del
joven presentado como su supuesto verdu-
go. La consigna siempre es la misma: “Juá-
rez quiere paz”; “Alto a la violencia”; “Juá-
rez-Juárez no es cuartel, fuera Ejército de él”.
Los manifestantes no sólo son juaren-
ses. Engrosan las marchas chihuahuen-
ses de otras latitudes. Entre la bola se ve,
por ejemplo, a Julián LeBarón, el agricultor
mormón cuya comunidad lo rescató de las
bóvedas del secuestro, que hizo pública su
negativa a pagar el rescate, pero que pagó
la lección de dignidad con los asesinatos de
un hermano y un cuñado.
Todos son sobrevivientes de esta san-
grienta “guerra contra las drogas”, como la
bautizó Calderón antes de mandar a 10 mil
policías y militares a esta ciudad, como si
las mafias de la droga se espantaran echán-
doles montón…
Juárez: fuerza naciente
Marcela Turati
curador de Justicia de Tamaulipas, Jaime
Rodríguez Inurrigarro, informó que cua-
tro policías y un elemento de tránsito es-
tán desaparecidos. En la población de Río
Bravo se reporta la desaparición de al me-
nos otros ocho policías municipales.
El miércoles 24, el despliegue del narco
fue abrumador: más de 100 unidades llega-
ron a la ciudad fronteriza de Valle Hermo-
so, colindante con Matamoros, considerada
por fuentes militares como refugio de zetas.
Hasta el viernes 26, la ciudad seguía prácti-
camente sitiada por los sicarios. La pobla-
ción estaba refugiada en sus casas, atemo-
rizada por los enfrentamientos en los que
se utilizan metralletas, bazucas y granadas.
Habitantes de Valle Hermoso, entre-
vistados vía telefónica, aseguraron que
integrantes del cártel del Golfo habían
colgado en una plaza los cuerpos de su-
puestos zetas. La información no fue con-
firmada por ninguna autoridad.
“Nadie quiere salir. A muchos nos hace
falta surtir alimentos, pero tenemos mucho
miedo, y no vemos en la calle ninguna au-
toridad que nos ofrezca protección. Desde
el miércoles que los del Ejército desapare-
cieron, no están en las calles; parece ser que
dejaron solos a los malosos para que arma-
ran su guerra y a nosotros nos abandonaron
a nuestra suerte”, comenta un ciudadano.
Al mediodía del viernes 26 seguían lle-
gando caravanas de camionetas rotuladas
con las siglas de ambos bandos. “Son co-
mo 100”, dijo un habitante por mensaje de
celular.
Una fuente gubernamental declaró que
en esa ciudad la situación era grave. Se es-
peculaba que al menos 500 integrantes ze-
tas habían salido de Coahuila para llegar a
reforzar a Lazcano.
En Ciudad Victoria, la mañana del jue-
ves 25, la psicosis recorrió las calles en
forma de “rumores” que alguien ordenó
correr, aseguró el secretario de Seguridad
Pública, Ives Soberón.
La única certeza que reina en la capital
del estado es que, tarde o temprano, pade-
cerán la misma violencia que en Reynosa
y las otras poblaciones que son escenario
de la guerra del cártel del Golfo para erra-
dicar “plaza por plaza” a Los Zetas.
Las mantas colocadas la madrugada del
martes 23 por Los Zetas en esa ciudad esta-
blecieron el mapa de los escenarios de esta
guerra en Tamaulipas: Soto la Marina, San
Fernando, Hidalgo y Ciudad Victoria.
El viernes 26, un comunicado oficial
de la Procuraduría estatal y del Ejército se-
ñaló que en la última semana se habían re-
gistrado 34 muertos.
El informe sólo incluye las bajas en
enfrentamientos con militares, pero la ma-
yoría de las balaceras que se registran aho-
ra en Tamaulipas son entre grupos contra-
rios de la delincuencia. Según testigos, los
muertos suman centenares.
R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
20 1739 / 28 de febrero de 2010
Tamps.indd 20 2/27/10 12:43 AM
En dos años Juárez ha sufrido los efec-
tos de una guerra: 4 mil 500 asesinados en
dos años (160 por cada 100 mil habitantes),
7 mil huérfanos, 100 mil personas exiliadas,
200 mil empleos perdidos, 10 mil negocios
cerrados (algunos quemados), 116 mil casas
abandonadas.
La última matanza, la de Villas de Salvár-
car, parece ser el horno donde se cocinó este
movimiento ciudadano por los agravios acu-
mulados tras cada homicidio. Para muchos
juarenses, este movimiento podría marcar
una nueva actitud ciudadana, más valiente,
ante la narcoviolencia.
La nueva actitud se hizo evidente sema-
nas atrás, cuando Luz María Dávila –la madre
de dos jóvenes asesinados en la Salvárcar– se
le plantó a Calderón en un acto público y le
dijo que no era bienvenido. Días después el
gobernador Reyes Baeza fue enfrentado en
el plantel de Bachilleres 9 por estudiantes
que le reclamaron por su tardía respuesta.
“¿Para qué viene hasta ahora. De nada nos
sirven sus palabras si no hay hechos”, le re-
clamaron. “Allá afuera están matando mu-
cha gente. Usted no hace nada”.
La refundación
Algunos analistas comienzan a notar que al-
go se gesta en Juárez.
“La masacre de 15 jovencitos inocen-
tes enardeció a la gente que todavía reclama
con ira una mayor acción del gobierno. Tal
vez este episodio sea el detonador o el pun-
to de inflexión –lo que antes no lograron los
cientos de ‘feminicidios’ ni los miles de ase-
sinatos a sangre fría– entre la ineficiencia y la
efectividad en la guerra contra el crimen or-
ganizado”, escribió Ricardo Trotti, un direc-
tivo de la Sociedad Interamericana de Prensa
(SIP) para El Universal de Caracas.
“(La masacre) ha galvanizado la opinión
pública de México en formas no vistas aquí
en más de tres años de sangrienta guerra
contra las drogas y ha forzado al gobierno
a promulgar cambios largamente resistidos
para combatir la violencia. Algunos en Méxi-
co se preguntan si es el momento de quiebre
de la nación, cuando el ultraje público que
ha burbujeado finalmente vencerá el miedo
y el fatalismo que largamente ha silenciado o
intimidado a la sociedad mexicana”, escribió
Tracy Wikilson en Los Angeles Times.
El autor del libro Movimientos sociales y de-
mocracia en México, Martín Aguilar, opinó que
tras esa masacre se está generando un proce-
so de cambio social. El reclamo de la señora
Dávila al presidente muestra, dice, “cómo he-
mos cambiado y que en los estados está cre-
ciendo lentamente este proceso de organiza-
ción ciudadana”, consignó La Jornada.
El diputado local Víctor Quintana pien-
sa que la masacre en la Salvárcar, antecedi-
da por 4 mil 500 asesinatos, fue la gota que
derramó el vaso y que unió a los grupos de
agraviados que antes protestaban dispersos.
–¿Por qué están aquí? –formula Proceso
a los integrantes de la Mesa de Seguridad,
un conglomerado variopinto de ciudadanos,
integrado por empresarios, académicos, co-
merciantes, curas, médicos, que participa en
los planes de reconstrucción de la ciudad pa-
ra demostrar a Calderón lo fallida de su estra-
tegia antidrogas.
“Mi experiencia de cirujano me hizo sen-
sible porque yo soy el que tiene que decirle a
la madre o al padre de los jóvenes que llegan
heridos al hospital que no pudimos salvar a su
hijo. Y es dolorosísimo”, dice el doctor Arturo
Valenzuela, del Comité Médico Ciudadano,
surgido a raíz de los secuestros al gremio.
“Llegó un momento en que no soporta-
mos más secuestros y extorsiones de compa-
ñeros y que tuvimos que cerrar la Central de
Abastos”, responde el presidente de la mis-
ma, Miguel Galindo.
“La violencia me interrumpió mi ritmo
de vida (…) La seguridad no era mi tema, ni
el de Miguel, ni el de Arturo, ni el de muchos
otros, y sin embargo la realidad de la ciudad
nos empujó a estar metidos en esto”, dice
Hugo Almada, del Observatorio Ciudadano
de Juárez.
“Dar respuesta a nuestros jóvenes im-
plica plantear una lógica distinta a la tradi-
cional, crear nuevos esquemas y políticas de
juventud que sobrepasan los de las secreta-
rías y las instituciones, que resultan inade-
cuados”, opina la socióloga Teresa Almada,
directora de Casa Promoción Juvenil, que
atiende a jóvenes sin oportunidades.
En las mesas de trabajo se habla de nue-
vos esquemas de atención a los usuarios de
drogas, de políticas efectivas para atender a
la infancia en ciudades industrializadas, de
replantear el esquema de salud en lugares
que, como en Juárez, se pierden los empleos
formales o incluir terapias alternativas para
atender a las víctimas de la violencia.
Fuera, asesinos
Y aunque los colectivos de jóvenes y de artis-
tas, y algunos defensores de derechos huma-
nos exigen que el Ejército salga de la ciudad
y se castigue a los asesinos como condición
para sentarse a dialogar con el gobierno, eso
no impide que todos participen en las mis-
mas manifestaciones.
“Lo que ocurre en Juárez es el reflejo de
un malestar generalizado en todo el país,
que está tronando por todos lados”, dice un
joven alto y delgado que escucha rap de pro-
testa en una fiesta.
Él es el joven que le dio el zape –bachón,
como dicen en Chihuahua– a Gómez Mont,
cuando protestaba con otros amigos enmas-
carados afuera de la reunión donde la señora
Dávila regañaba al presidente Calderón.
–¿Por qué le gritaron asesino?
–Mientras no presenten a los culpables
son asesinos; permiten que sigan matando.
–Se les critica mucho porque ustedes pi-
den que se vayan los militares y no piden
que se vayan los sicarios, ¿qué opinas?
–Pido que se vayan los militares porque
ellos son los sicarios… “Ahora mismo –agrega–
unos conocidos míos están desaparecidos”.
Ese movimiento ciudadano comienza a
notarse en las calles de Juárez.
“Han sido dos años de golpiza y violen-
cia constante contra la gente; la gente está
empezando a hablar. Ya ha pasado la etapa
de miedo, ya empezó la de hablar y manifes-
tarse de maneras muy diversas, con un fuer-
te reclamo general, algunas constructivas,
todas con mucho dolor y un reclamo por la
justicia”, dice la poeta Arminé Arjona, quien,
como el resto de los juarenses, nota que algo
está despertando.
En el viaje que hizo en enero a Chihuahua
para presentar los resultados del informe so-
bre los riesgos de los defensores y defensoras
de los derechos humanos, el representante en
México de la Oficina del Alto Comisionado de
la ONU para los Derechos Humanos, Alber-
to Brunori, se encontró con feministas, indi-
genistas, campesinos, militantes de partidos
desconocidos de izquierda, ecologistas, mo-
vimiento lésbico-gay, organizaciones de deu-
dores de la banca y funcionarios.
Ahí le informaron que la violencia había
empujado a todos a moverse de sus agendas
y a incorporarse desde sus trincheras a la de-
fensa de los derechos humanos. ●

1739 / 28 de febrero de 2010

21
NARCOTRÁFI CO / LA FRONTERA
Tamps.indd 21 2/27/10 12:43 AM
P
ETATLÁN, GRO.- Aquí, en la
sierra, los habitantes no saben
de quién cuidarse más, pues por
la zona transitan lo mismo nar-
cotraficantes que talamontes y
guerrilleros. Lo peor, dicen los
lugareños, es que el Ejército se extralimi-
ta en sus patrullajes y con frecuencia sus
tropas arremeten contra ellos, a veces azu-
zados por los caciques o sicarios locales.
El martes 16, efectivos del 68 Bata-
llón de Infantería, perteneciente a la 27
Zona Militar, atacaron a habitantes de la
Entre narcos y
militares,
Las comunidades serranas de Petatlán, Guerrero, so-
breviven de milagro. La región, dicen, es tierra de na-
die. Pero lo cierto es que en sus inmediaciones me-
rodea la guerrilla, y caciques como Rogaciano Alba
siembran el terror, apoyados por sus sicarios y, según
los pobladores, por elementos del Ejército. Largo es
aquí el memorial de agravios, el último de los cua-
les sucedió el martes 16 –cuatro días después de la
detención de Rogaciano– contra la familia de Javier
Torres Cruz, un activista que en 2007 se atrevió a de-
nunciar al cacique.
Gloria Leticia Díaz
comunidad La Morena. Hubo un muer-
to y otro campesino resultó herido, ase-
guran varios de los sobrevivientes. Dicen
que dos más fueron acusados por delitos
federales y hoy están recluidos en el Cen-
tro de Readaptación Social (Cereso) de
Acapulco.
La ofensiva ocurrió cinco días después
de que la Secretaría de Seguridad Pública
(SSP) informó sobre la detención de Ro-
gaciano Alba Álvarez, un cacique al que
las autoridades vinculan con los cárteles
de Sinaloa y La Familia michoacana. Los
Miguel Dimayuga
Mujeres de la comunidad La Morena. Resistencia
entre guerrilleros y talamontes
habitantes de La Morena le atribuyen a él
esa agresión.
“Es una venganza contra nosotros por-
que hemos denunciado sus crímenes”, ase-
gura Javier Torres Cruz, defensor de los
bosques, quien en septiembre de 2007 se
presentó ante la Procuraduría General de
Justicia del Distrito Federal (PGJDF) para
aportar pruebas que incriminaban a Roga-
ciano Alba con la muerte de Digna Ochoa,
la activista ultimada el 19 de octubre de
2001 en la Ciudad de México.
Esa denuncia le costó caro a la familia
de Torres Cruz. En noviembre de 2008, unos
80 militares dirigidos por el propio Rogacia-
no allanaron ocho viviendas en La Morena.
Al mes siguiente, Torres Cruz fue detenido
en un retén militar en Tecpan de Galeana, el
que, dice, lo entregó a sicarios del cacique.
Fue torturado durante cuatro días, relata.
Finalmente logró escapar (Proceso 1678).
Desde entonces los hombres de La Morena
viven escondidos en la sierra. Hoy, la comu-
nidad es un caserío poblado sólo por muje-
res, niños y ancianos.
Organizaciones sociales de Guerrero
llevaron el caso de Torres Cruz a la Co-
misión Interamericana de Derechos Hu-
manos (CIDH) para que interviniera en
favor de Torres Cruz y su familia. El 21
de diciembre de 2008, la comisión acor-
dó el otorgamiento de medidas en favor
del campesino. Hasta la fecha el gobierno
mexicano no ha cumplido.
Desde hace años, Alba Álvarez ha sido
señalado por la Organización de Campesi-
nos Ecologistas de la Sierra de Petatlán y
Coyuca de Catalán, organización a la que
pertenece Torres Cruz, de tener el respal-
do de altos mandos del 19 Batallón de In-
fantería, con sede en Petatlán, para reprimir
a comunidades que lo denunciaban por la
tala indiscriminada de bosques y por con-
vertir los predios en plantíos de mariguana.
El jueves 11, finalmente, la Policía Fe-
deral detuvo a Rogaciano en Guadalajara,
Jalisco, acusado de portación ilegal de ar-
mas y de droga. Arraigado en la Ciudad de
México, espera el dictamen de las autori-
dades que lo investigan por sus presuntos
nexos con los cárteles de Sinaloa y La Fa-
milia michoacana.
Para recabar información sobre la recien-
te incursión militar, el miércoles 17, repre-
sentantes de la Comisión de Defensa de De-
rechos Humanos de Guerrero (Coddehum),
del Taller de Desarrollo Comunitario
(Tadeco), del Comité Contra la Tortura y
la Impunidad (CCTI), la Red de Organiza-
ciones y Grupos Ambientalistas de Gue-
rrero (Rogaz), realizaron un recorrido por
esta zona de Petatlán, en el que participa-
ron los reporteros de Proceso.
Isaías Torres Rosas, uno de los sobrevi-
vientes, relata: El martes 16 a mediodía, en
el paraje conocido como Barranca del In-
fierno, los soldados dispararon contra él, su
22 1739 / 28 de febrero de 2010
Gro.indd 22 2/27/10 12:21 AM
padre, su hermano Adolfo y contra Huber
Vega Coria, originario de Zihuatanejo.
El miércoles 17 por la noche, la 27 Zo-
na Militar difundió un comunicado en el
que aseguraba que durante un recorrido
para quemar plantíos ilícitos, los militares
fueron agredidos en la comunidad de Las
Humedades.
Según el comunicado, publicado só-
lo en la edición local de La Jornada y en
Diario 17, en ese enfrentamiento presun-
tamente murió Juan Torres Rosas y fueron
detenidos Anselmo Torres y Huber Vega
Coria con ocho armas: cinco largas y tres
cortas, así como cartuchos útiles y droga.
El miedo de Isaías
La comunidad de Las Humedades, donde
según el Ejército sucedieron los hechos,
se localiza en la zona conocida como Filo
Mayor de la Sierra Madre del Sur, a ocho
kilómetros de La Morena, mientras que el
Infierno pertenece a esta comunidad, lo-
calizada en la parte media de la sierra, a
hora y media de la cabecera municipal de
Petatlán.
En Filo Mayor se cultiva mariguana y
amapola desde hace décadas, lo que no ocu-
rre en la parte media de la sierra debido a
su condición forestal y agrícola. Sin embar-
go, por esta región suele transitar la guerrilla.
El incidente de la sierra de Petatlán
ocurrió luego de que habitantes de la sie-
rra de Tlacotepec, en el Filo Mayor, de-
nunciaron que el viernes 12 un grupo de
soldados al parecer alcoholizados mataron
a golpes a Juan Alberto Rodríguez Villa,
de 18 años, y dejaron malherido a Francis-
co Javier Martínez, de 16 años.
Postrado sobre un sillón de alambre e
hilo, cubierto de sarapes, Isaías Torres Ro-
sas convalecía por un balazo que recibió la
víspera. El impacto entró por la espalda,
del lado derecho, y salió por el cuello. Se
mantiene fuera de peligro gracias a los re-
medios caseros y a los medicamentos pa-
ra prevenir la infección y calmar el dolor.
En la vivienda que sirve de refugio,
Isaías fue auscultado por el doctor Ray-
mundo Díaz, miembro del Colectivo Con-
tra la Tortura y la Impunidad (CCTI),
quien constató que la bala no dañó ningún
órgano vital ni los huesos.
De cualquier forma, Isaías sólo podía
recibir los cuidados de su familia pues, di-
ce Javier Monroy, integrante de Tadeco,
“por órdenes del Ejército no podía subir
ninguna ambulancia a rescatarlo”.
Temeroso de que él y su familia su-
fran represalias, Isaías rindió su testimo-
nio al coordinador regional de la Codde-
hum, Ramón Navarrete Magdaleno, quien
transmitió la queja a la Comisión Nacional
de los Derechos Humanos (CNDH).
El miedo de Isaías y de su familia se
acrecentaba por el vuelo de un helicóptero
blanco que, desde la mañana del miércoles
17 y hasta después de las dos de la tarde, no
dejaba de merodear sobre la sierra.
En entrevista con Proceso, el campesi-
no narra: “Estábamos preparando comida
en una casita que es de Adolfo (su herma-
no). Habíamos cazado una chachalaca con
una .22 cuando, de repente, llegaron (los
soldados) echando tiros. No creímos que
fuera el gobierno (soldados), porque no
marcaron el alto ni nada”.
Delgado, de piel curtida por el sol,
pelo y barba negros, Isaías asegura que
una vez que se escucharon los prime-
ros balazos, él y sus acompañantes co-
rrieron.
“Me tiraron por la espalda y me die-
ron por muerto, porque sangraba mu-
cho. Pude ver a gente vestida como
gobierno (soldado). No supe cuántos,
pero eran hartos. Cuando se fueron, me
fui a mi casa, a La Morena. Caminé co-
mo hora y media”, dice Isaías, tío de Ja-
vier Torres Cruz.
De acuerdo con Torres Cruz, el des-
tacamento que atacó a su familia llegó a
la sierra el lunes 15. Eran unos 100 sol-
dados. Iban en hummers y en camiones
que subieron hasta el Filo Mayor, a Las
Humedades y a Rancho Nuevo, pue-
blos abandonados entre 1994 y 2000
debido a los asesinatos “cometidos por
la gente de Rogaciano”, dice.
El miércoles 17 al mediodía, Javier
se enteró por la radio que Anselmo y
Huber estaban en manos del Ejército,
pero no tenían noticias de Adolfo. “Los
compañeros personalmente se comu-
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
Isaías Torres. “Me tiraron por la espalda”

1739 / 28 de febrero de 2010

23
NARCOTRÁFI CO / GUERRERO
Gro.indd 23 2/27/10 12:21 AM
W
ASHINGTON.- Hace tres
años, el gobierno de Ba-
rack Obama prometió a
México mil 351 millones
de dólares para enfrentar
al narcotráfico y el lavado
de dinero. Al menos eso preveía la Inicia-
tiva Mérida. Hasta el momento, está pen-
diente la entrega de 46.1% de los recur-
sos, equivalente a 622 millones 760 mil
363 dólares, según revela un documento
oficial estadunidense que contiene el des-
glose detallado de la entrega de equipo
militar y tecnológico, de programas com-
putarizados y del entrenamiento a poli-
cías federales y funcionarios mexicanos.
La copia que obtuvo Proceso del infor-
me del gobierno de Estados Unidos indica
que México sólo ha recibido 82 millones
636 mil 412 dólares en equipo militar y tec-
nología de vanguardia, en cumplimiento de
los estatutos de la fase original de la Inicia-
tiva Mérida, que abarca los años fiscales es-
tadunidenses de 2008, 2009 y 2010.
Dividido en tres rubros: Equipo, En-
trenamiento o Capacitación y Programas
Computarizados y Proyectos, el docu-
mento deja ver claramente que el gobierno
de Obama no tiene prisa en fortalecer las
operaciones militares del presidente Feli-
pe Calderón contra los cárteles de la droga
y el crimen organizado.
En el inciso correspondiente al Equi-
po –que incluye el militar, computariza-
do o de cualquier otro tipo–, el texto ex-
pone los detalles de las entregas que ya se
hicieron, las que no se han cumplido y las
que están pendientes pero sin fecha para
concretarse.
El 1 de diciembre de 2008, Washington
entregó a México equipo de laboratorio pa-
ra la identificación de documentos falsos
con un valor de 1 millón 500 mil dólares.
Este material fue asignado al Instituto Na-
cional de Migración (INM) e instalado en
su edificio de la capital mexicana.
La Secretaría de Seguridad Pública
(SSP) recibió el 27 de agosto de 2009 va-
rias camionetas tipo van equipadas con ra-
yos X de la clase ZBV Backscatter, cuyo
costo total fue de 4 millones 665 mil 385
dólares; además, 30 funcionarios de esa
dependencia recibieron un curso básico de
manejo de los vehículos.
El 16 de septiembre del mismo año, el
INM recibió equipo biométrico por 1 mi-
llón 600 mil dólares para instalarlo en tres
puntos de la frontera sur de México: El
Ceibo, Talismán y Ciudad Hidalgo.
El 24 de septiembre, la Secretaría de la
Defensa Nacional (Sedena) recibió 30 es-
cáneres Ion portátiles que tienen un valor
de 1 millón 75 mil 711 dólares.
El 13 de octubre, se dotó a la Procura-
duría General de la Republica (PGR) de
equipo para la protección de su personal,
valuado en 645 mil 271 dólares. El mismo

nicaron y dijeron que no hiciéramos nada
contra los militares, porque estaba su vida
de por medio”.
El activista asegura que entre los mi-
litares que atacaron a sus parientes había
sicarios de Rogaciano Alba, entre ellos,
Misael Orozco Serna, conocido como El
Chirris. El propio Alba lo menciona como
integrante de La Familia michoacana en
un video difundido por la Secretaría de Se-
guridad Pública (SSP) el viernes 12.
“El Chirris ha sido el encargado de ha-
cer estos operativos entre sicarios y el Ejér-
cito. Se le vio el 13 de noviembre de 2008
cuando entraron por la madrugada en La
Morena. Es una persona que, según sabe-
mos, desde hace dos o tres años opera con
Rogaciano y que se le ha visto en el 19 Ba-
tallón de Infantería de Petatlán, donde vivía
Rogaciano”, sostiene Torres Cruz.
Una versión distorsionada

El jueves 18, la familia Torres recuperó
el cuerpo de Adolfo Torres Rosas, de 26
años, en una funeraria de Zihuatanejo, lo
llevaron a La Morena, donde le dieron se-
pultura la mañana del viernes.
Anselmo Torres Quiroz, de 79 años, y
Huber Vega Coria, de 18, fueron puestos
a disposición del Ministerio Público fede-
ral, y trasladados al Cereso de Acapulco
ese mismo viernes. Se les acusa de tentati-
va de homicidio, delincuencia organizada,
posesión y portación de armas de fuego de
uso exclusivo del Ejército y delitos contra
la salud, en la modalidad de siembra y co-
secha con fines de comercio.
El parte militar firmado por Rogelio
Marín Guzmán, Dani Marino Díaz, Bla-
dimir Pineda Cruz, miembros del 68 Ba-
tallón de Infantería, señala que los cam-
pesinos atacaron a los militares tras ser
descubiertos en un plantío de mariguana
en Las Humedades, y que se les asegura-
ron cinco armas largas (dos AK-47, dos
rifles calibre .22, y una escopeta calibre
.12), tres armas cortas (calibres .38 súper,
.22 y .45), 16 cargadores, 355 cartuchos
de distintos calibres, 19 kilos de marigua-
na y otro de semillas de cannabis.
Durante su declaración preparatoria en
el Juzgado Segundo de Distrito, el sábado
20, Anselmo y Huber confirmaron la ver-
sión de Isaías: los soldados dispararon sin
advertencia de por medio, cuando estaban
en el patio de la casa de Adolfo, en la Ba-
rranca del Infierno.
Además, comentaron que, tras su cap-
tura, los soldados los obligaron a disparar
armas de fuego y los trasladaron en heli-
cóptero a Rancho Nuevo, cercano a Las
Humedades, donde los fotografiaron.
En su declaración ministerial, que rati-
ficó posteriormente, Huber asegura que fue
torturado psicológicamente. Detalla: “Ba-
jando del helicóptero un soldado notificó a
un superior: ‘Estos son los que dispararon’.
A lo que éste le respondió: ‘Para qué los
trajeron, mejor los hubieran matado’”.
Otro soldado intervino en la conver-
sación: “¿Y si les damos una violadita?”.
Otro terció: “Pero el ruquito ya no aprie-
ta… es mejor una calentadita”.
Huber y Anselmo aseguran que mien-
tras estuvieron en manos de los militares
fueron golpeados en la cabeza, sobre todo
durante el traslado, cuando ellos intenta-
ban ver a dónde los llevaban.
Entrevistado en la rejilla de prácti-
cas, don Anselmo, patriarca de La More-
na, reconoció que las armas mostradas por
los militares estaban en la casa de Adolfo.
“Mis hijos estaban armados porque han te-
nido problemas con Rogaciano Alba”, dice.
Sin embargo, las armas que, según los mi-
litares, llevaban el día del presunto enfren-
tamiento fueron llevadas al lugar días antes
por “indillos” que pasaron por ahí.
Con lágrimas en los ojos, asegura que
vio caer a su hijo Adolfo cuando huía de
la “baliza”; también recuerda que en dos
ocasiones pidió a los militares que lo ma-
taran y lo dejaran con su hijo.
Javier Torres Cruz llamó por teléfono
a la reportera para decirle que al abrir el
ataúd en que estaba Adolfo, descubrieron
que tenía huellas de tortura, así como un
disparo calibre .762 en la espalda y otro
calibre .45 en la axila derecha, realizado a
corta distancia.
Las fotografías de la necropsia de Adol-
fo obtenidas por Proceso muestran more-
tones en el rostro y el cuerpo por golpes de
culata que recibió. Su rostro está desfigura-
do y se observa un escurrimiento de sangre
por la axila derecha, en tanto que el hombro
izquierdo está descarnado.
Asimismo, Torres Cruz señala que
cuando fue sepultado Adolfo, la mañana
del viernes 19, mujeres de la comunidad
vieron a sicarios de Rogaciano Alba ron-
dando por La Morena.
“La gente de Rogaciano esperaba que
los hombres de La Morena bajáramos al
entierro para matarnos, por eso nos queda-
mos arriba, escondidos en la sierra. Cuando
las mujeres se dieron cuenta de que andaba
gente rondando el pueblo, salieron a buscar-
los y los espantaron”, cuenta Torres Cruz.
E insiste: “Detrás de los acontecimien-
tos del martes 16 está la mano de Rogacia-
no Alba. Ese señor manda todavía en esta
región aunque esté arraigado; lo que quie-
re es intimidarnos para que no sigamos
con las denuncias por los crímenes que ha
cometido en la sierra”.
Y remata: aun cuando las autorida-
des sólo consideran a Rogaciano como je-
fe del narcotráfico, en Petatlán queremos
que el gobierno lo responsabilice de todos
los asesinatos que ha cometido, incluido el
de Digna Ochoa, “así como del intento de
desaparecerme”. ●
24 1739 / 28 de febrero de 2010
Gro.indd 24 2/27/10 12:21 AM
lo que Washington
El presidente Barack Obama acepta retóricamente que
Estados Unidos tiene una responsabilidad compartida
en la lucha contra el narcotráfico y presume un fuer-
te compromiso con México. En los hechos, su gobier-
no aún no entrega más de 600 millones de dólares en
equipo militar y tecnológico del total de mil 351 millo-
nes que ofreció a la administración de Felipe Calderón,
como parte de la Iniciativa Mérida, para enfrentar a
los cárteles de la droga.
J. Jesús Esquivel
tipo de tecnología llegó a la SSP; su costo:
1 millón 616 mil 968 dólares. A su vez, la
Academia Penitenciaria de Xalapa fue do-
tada con computadoras portátiles destina-
das a la capacitación de personal, cuyo va-
lor alcanza los 56 mil 396 dólares.
El 1 de diciembre, la SSP recibió 191
mil 681 dólares en equipo para la capacita-
ción penitenciaria. El 14 de diciembre, le
entregaron a la Sedena cinco helicópteros
Bell 412 para apoyo logístico y técnico al
personal militar durante operaciones anti-
narcóticos. Cada aeronave vale 13.2 mi-
llones de dólares.
Y el 31 de diciembre, la SSP, la PGR,
la Secretaría de Hacienda y Crédito Públi-
co (SHCP) y el Centro de Investigación y
Seguridad Nacional (Cisen) de la Secreta-
ría de Gobernación, así como el INM, re-
cibieron sólo algunas de las 317 unidades
para pruebas del polígrafo que les prome-
tió Estados Unidos. La entrega equivalió a
2 millones de dólares.
Pendientes
Las entregas que no se han cumplido co-
rresponden a los siguientes equipos y de-
pendencias del gobierno de México:
–Programas computarizados para aná-
lisis en la Plataforma México, con un valor
de 247 mil dólares, que debieron ser entre-
gados a la SSP el 18 de diciembre último.
–Camionetas tipo van para el transporte
de prisioneros, por un valor de 407 mil 718
Iniciativa Mérida:
ya entregó
y lo que le falta por dar
A
P

p
h
o
t
o

/

J
.

S
c
o
t
t

A
p
p
l
e
w
h
i
t
e

1739 / 28 de febrero de 2010

25
NARCOTRÁFI CO / MÉXI CO-ESTADOS UNI DOS
Gro.indd 25 2/27/10 12:21 AM
la PGR debió recibir 22 millones de dóla-
res en programas computarizados de inte-
gración y desarrollo para el Proyecto Cons-
tanza Software.
–Tampoco llegaron el pasado 26 de fe-
brero los programas computarizados de
análisis y captación por 1 millón 500 mil
dólares para el Proyecto Lavado de Dine-
ro, que incluye a varias dependencias del
gobierno mexicano.
–El próximo 1 de abril, la SSP debe-
rá recibir material por un valor de 300 mil
dólares, que incluye varias antenas para
el Proyecto Reconocimiento y Lectura de
Placas de Automóviles.
Asimismo, habrá que esperar que Esta-
dos Unidos cumpla con sus entregas men-
suales, durante 2010, de programas para la
actualización de la base de datos del Pro-
yecto Biométrico a cargo del INM y del
Sistema Integral de Operaciones Migrato-
rias (SIOM), que tiene un valor total de 16
millones 500 mil dólares.
También están por entregarse 73 mi-
llones 850 mil dólares:
–El programa de fase para el ingreso
de datos del Proyecto Registro Nacional
de Policía de la SSP, por un valor de 3 mi-
llones 500 mil dólares.
–La firma de un contrato de actualiza-
ción y servicio para el Cisen, cuyo costo es
de 8 millones de dólares.
–Según el calendario de entregas, el
próximo 31 de marzo deberán instalarse
los programas de cómputo de la fase 2 del
Proyecto Cruces de la SSP, por 7 millones
de dólares.
–La Secretaría de Comunicaciones y
Transportes (SCT) espera recibir el 31 de
marzo equipo para validación del Proyec-
to Satélite (8 millones de dólares) y 750
mil dólares en equipo computarizado para
el Proyecto Sin Fronteras.
–El 30 de junio deberán entregarle a la
SSP programas computarizados para la fa-
se 1 y 2 del Proyecto Búnker Nacional C4,
por 3 millones 500 mil dólares, e instalar-
le las líneas para sistemas computarizados
para el Proyecto Reconocimiento y Lectu-
ra de Placas de Automóviles, que costará 1
millón 100 mil dólares.
–El mismo 30 de junio, varias depen-
dencias del gobierno federal mexicano de-
berán tener instalado equipo computariza-
do por 650 mil dólares para el Proyecto
Lavado de Dinero.
–El 30 de septiembre de 2010, la SCT
espera programas de cómputo para la ins-
pección postal, por 1 millón 500 mil dó-
lares; otras dependencias deberán recibir
otros 500 mil dólares en programas para
la fase 3 del Proyecto Lavado de Dinero.
–Por último, el 31 de diciembre de este
año la administración de Obama deberá en-
tregar 17 millones de dólares en programas
y equipo de cómputo para concluir con la fa-
se 2 del Proyecto Satélite.
dólares. Las entregas a la SSP estaban pro-
gramadas para el 23 y el 28 de febrero pasa-
dos. Esta misma dependencia federal tenía
previsto recibir 10 minivans –cuyo valor es
de 1 millón 238 mil dólares– equipadas con
rayos X astrofísicos portátiles para la ins-
pección de camiones de carga y de pasaje-
ros, equipaje, cajas de cartón y todo tipo de
bultos en terminales de autobuses.
–El 28 de febrero pasado, la PGR debió
haber recibido 13 camionetas blindadas ti-
po suburban, con un valor de 1 millón 400
mil dólares. Los vehículos no llegaron.
–Según el programa, el 31 de julio la
SSP deberá recibir tres helicópteros tipo
UH-60 valuados en 76 millones 500 mil
dólares.
–El Servicio de Administración Tribu-
taria (SAT) de la Secretaría de Hacienda
tiene programado recibir el 31 de agosto
dos unidades SAIC VACIS por un valor de
3 millones 567 mil 645 dólares, para ins-
peccionar contenedores de carga comer-
cial en las estaciones ferroviarias del país.
–Y por último, la Secretaría de Marina
(Semar) espera un avión caza, que cuesta
50 millones de dólares, para respaldar las
labores de combate al narcotráfico.
Asimismo, aun cuando no se preci-
san las entregas, Estados Unidos deberá
enviar a México equipo por 391 millones
500 mil dólares, que incluye:
–18 camionetas equipadas con rayos
Gamma para la SSP y una para la Sedena
(20 millones de dólares).
–Cuatro unidades portátiles de rayos Ga-
mma para el SAT (4 millones de dólares).
–Tres unidades portátiles de rayos X y su
instalación en el SAT (3 millones de dólares).
–Seis camionetas van con rayos X del
tipo ZBV Backscatter para el SAT (5 mi-
llones de dólares).
–13 escáneres para la Sedena (500 mil
dólares).
–Tres aviones caza para la Marina
(150 millones de dólares).
–Helicópteros (no se precisa de qué
tipo ni el número de unidades) para apo-
yar las operaciones costeras de la Armada
(110 millones de dólares).
–Un avión de 83 millones 500 mil dó-
lares para la SSP (la petición original es de
un clase C-130, pero aún no se determina
qué tipo de aeronave se entregará).
–Y dos aviones tipo ISR para la SSP
(15 millones 500 mil dólares).
Capacitación inconclusa
Hasta ahora, la Iniciativa Mérida ha servi-
do para dar capacitación o entrenamiento
a 3 mil 294 agentes de la Policía Federal y
a 569 funcionarios de otras dependencias
del gobierno mexicano, particularmente
de la SSP.
Los cursos se iniciaron el 17 de marzo
de 2009 y se impartieron hasta el 11 de di-
ciembre pasado, tanto en Estados Unidos
como en México, y abarcaron manejo de
centros penitenciarios, problemática del
tráfico de armas, clasificación penitencia-
ria, investigación criminal, entrenamien-
to de perros para la detección de armas de
fuego, patrullaje fronterizo y rescate, así
como realización y conclusión de investi-
gaciones federales de alto riesgo, que in-
cluyó un entrenamiento adicional de tres
semanas en Colombia y tres en Canadá.
Destaca el curso impartido del 15 al
23 de octubre del año pasado por instruc-
tores de Chile, Canadá, Colombia, Espa-
ña e Italia a 243 “mandos medios” de la
SSP y la UNAM sobre experiencias de
policías federales en investigaciones y ca-
sos criminales.
La mayoría de los instructores perte-
necen al Departamento de Justicia de Es-
tados Unidos, pero también participaron
expertos del Buró de Alcohol, Tabaco,
Armas de Fuego y Explosivos (ATF); la
Oficina de Aduanas y Patrulla Fronteriza
(CBP), y el FBI.
Un par de cursos de entrenamiento se
realizan en este momento sobre instruc-
ción y manejo básico de perros para la de-
tección de explosivos, narcóticos y armas
de fuego, así como en torno a actividades
policiales intensivas.
Aún no hay fecha para un programa de
ocho a 12 meses en el que funcionarios de
varias agencias federales de Estados Unidos
ayudarán a sus homólogos de la SSP a escri-
bir y editar 120 manuales sobre diversos te-
mas, que van desde acciones policiales bási-
cas hasta análisis de temas judiciales.
Por lo que toca a los Programas Com-
putarizados y Proyectos, el documento ofi-
cial al que accedió Proceso consigna sola-
mente la entrega a la SSP, el 23 de junio de
2009, de 62 servidores para computadoras
con sus programas correspondientes, que
serán utilizados en el Búnker Nacional C4
del Proyecto Plataforma México. ¿Su va-
lor?: 1 millón 285 mil dólares.
Además, el 15 de agosto de 2009, la
PGR recibió un servicio de actualización en
su sistema de cómputo del Proyecto OAS-
SIS por un valor de 2 millones de dólares.
En este rubro, la lista de pendientes del
gobierno de Estados Unidos es larga, e invo-
lucra equipo por 24 millones 50 mil dólares:
–Programas de cómputo para la inte-
gración de video del Proyecto Búnker Na-
cional C4, de la SSP (667 mil dólares),
programada para el 15 de diciembre de
2009.
–La renovación de un contrato para ac-
tualización del programa APIS del SAT
(500 mil dólares), que debió concretarse
el pasado 1 de enero.
–Programas computarizados para Prue-
bas de Concepto del Proyecto Cruces de
la SSP (250 mil dólares); la fecha de en-
trega era el 15 de enero, mismo día en que
26 1739 / 28 de febrero de 2010
NARCOTRÁFI CO / MÉXI CO-ESTADOS UNI DOS
Gro.indd 26 2/27/10 12:21 AM
Gro.indd 27 2/27/10 12:22 AM
Calderón
Álvaro Delgado
E
l embate oficial contra el dipu-
tado Manuel Clouthier, por acu-
sar al gobierno de Felipe Calde-
rón de no combatir al cártel de
Sinaloa, sólo se explica por el
autoritarismo que se ha instala-
do en el Partido Acción Nacio-
nal (PAN) que busca someter cualquier di-
sidencia, mientras se consolida la alianza
con personajes como Elba Esther Gordillo,
acusa Manuel Espino.
“Al que disiente lo pretenden callar
con un acto de autoridad”, acusa el expre-
sidente del PAN y afirma que esa conducta
antidemocrática comenzó cuando Germán
Martínez asumió la presidencia de ese par-
tido, en diciembre de 2008, y continúa con
César Nava.
“Con Germán Martínez se inició la era
de la intolerancia en el PAN”, asegura Es-
pino, quien identifica a Calderón como el
artífice de esa conducta, cuyo ejemplo más
reciente es la censura que hizo, el jueves
24, en Los Pinos, a Manuel Clouthier Ca-
rrillo, quien –dice– “no es el único que su-
pone que hay complicidad de altos funcio-
narios del gobierno federal con el crimen
organizado”.
Inclusive Espino revela que fue Calde-
rón quien, el año pasado, en una “clara ex-
presión de intolerancia”, ordenó que lo ex-
pulsaran del PAN debido a sus críticas por
las designaciones de candidatos a diputados
que se hicieron por decisión presidencial.
En una reunión en Los Pinos con el
Sistema PAN –que agrupa a la cúpula de
ese partido y a funcionarios gubernamen-
tales federales y estatales–, Calderón plan-
teó: “Vamos expulsando a Espino”.
–¿Lo propuso directamente Calderón?
–Por supuesto que fue él, y hubo quien
dijo, un gobernador, que me iban a hacer
víctima, que mejor se hiciera después de las
elecciones. Nomás que luego de las eleccio-
nes tan desastrosas por las derrotas, ¿con qué
cara iban a emprender una acción de esas?
Sé que me tienen en la mira y que soy candi-
dato a expulsión por exigir congruencia.
En entrevista con Proceso, el presi-
dente de la Organización Demócrata Cris-
subordina
al PAN
Eduardo Miranda
28 1739 / 28 de febrero de 2010
Espino.indd 28 2/27/10 12:37 AM
Lo que distingue al PAN es su autoritarismo, que se inició cuando Germán
Martínez lo presidió, asegura Manuel Espino en entrevista con Proceso.
Hoy, dice, incluso “le tenemos miedo al debate”, pues todas las decisio-
nes se toman en Los Pinos; hoy, insiste Espino, el partido está plenamente
subordinado a Calderón, quien el año pasado pidió que lo expulsaran de
sus filas por sus críticas. Y cuestiona: ¿cuál autonomía? Lo que hay es au-
toritarismo, simulación, componendas con los demás partidos.
tiana de América (ODCA) enumera varios
episodios sobre la abierta intervención de
Calderón en el PAN, sobre todo para cum-
plir los acuerdos que tiene con Elba Esther
Gordillo, quien lo apoyó desde la campa-
ña interna por la candidatura presidencial,
en 2005, y con otros grupos.
El propio Miguel Ángel Yunes, candi-
dato del PAN al gobierno de Veracruz, le
dijo a Espino que Calderón había hecho un
pacto con Gordillo desde la precampaña.
“Reconoció que él apoyó a Calderón
desde antes de 2006, cuando ni siquiera era
candidato, sino que lo apoyó para ser candi-
dato. Fue después de una negociación que
hubo entre Elba Esther y Calderón”.
–¿Elba Esther, siendo priista aún, in-
tervino en la vida interna del PAN?
–Por supuesto. A confesión de parte.
Me lo dijo Yunes el jueves 18 en la sede
del Comité Nacional. Entonces, me parece
que se están haciendo acuerdos para privi-
legiar a grupos de poder ajenos al partido.
–¿Es ya un partido plenamente subor-
dinado a Calderón?
–Aunque ahora tratan de disimularlo.
Se habla de la autonomía del partido. ¡Por
favor! No ha habido un solo candidato a
gobernador que se haya designado en el
Comité Nacional que antes no haya sido
recibido por el presidente en Los Pinos y
éste le haya dado el visto bueno.
Y pone como ejemplo al candidato de
la alianza del PAN con el Partido de la Re-
volución Democrática (PRD) en Durango,
el expriista José Rosas Aispuru, quien lo
hizo a instancias del secretario de Turis-
mo, Rodolfo Elizondo.
Pero además, acusa, todos los candida-
tos que se han designado hasta ahora no tie-
nen ningún compromiso con el PAN: “Ga-
bino Cué, en Oaxaca, obedece al grupo de
Andrés Manuel López Obrador; Rosas Ais-
puru al exgobernador Maximiliano Silerio
Esparza; Rafael Moreno Valle, de Puebla,
obedece a la maestra, y Yunes también”.
Y en esa lógica entra la candidatura del
senador priista Mario López Valdez para
Sinaloa, identificado con el exgobernador
Juan S. Millán: “Cuando le pregunto a Cé-
sar Nava sobre sus méritos, me dice: ‘Es
un hombre limpio’”.
Calderón salvó a Ulises
Luego de que en el CEN presidido por
Nava le impidió, en la sesión del jue-
ves 18, preguntar por qué se apoyaba
a Yunes, cuando en 2006 Calderón lo
vetó como candidato a senador –co-
mo secretario de Gobierno de Patricio
Chirinos, Yunes “se distinguió por su
desem peño corrupto, así como por gol-
pear, perseguir y difamar panistas”–,
Espino se deslinda también de otros ex-
priistas postulados por el PAN en 2006.
“Me quisieron achacar a Benjamín
González Roaro, a Moreno Valle y a Dió-
doro Carrasco, pero esos fueron acuerdos de
Calderón en 2006, cuando vetó a Yunes. Pe-
ro me echaron la culpa a mí y la maestra me
reclamó. Le dije: ‘Maestra, a mí no me tiene
que reclamar’. ‘Es que el candidato nos ofre-
ció 15 plurinominales’, me dijo, y le respon-
dí: ‘Pídaselas a él, él no decide, ni siquiera
decido yo, decide el CEN’.”
Espino se ufana: “Fue la última diri-
gencia del PAN en la que el Comité Na-
cional decidía con libertad. Así lo afirmo.
Nunca hubo actitudes prepotentes y auto-
ritarias recurrentes el día de hoy”.
Se le recuerda a Espino que al ser elec-
to presidente del PAN, en marzo de 2005,
Germán Martínez y Juan Ignacio Zavala,
cuñado de Calderón, lo acusaron de intole-
rante y en ese marco se produjo la renuncia
de Tatiana Clouthier, hija de Maquío y her-
mana de Manuel Clouthier, quien ahora es
reprimido por la cúpula del PAN.
“Pero con ellos no hubo una expresión
autoritaria. ¿De qué nos acusaba Martínez?
De meones de agua bendita y nos acusaba
él y Zavala que habíamos ganado la diri-
gencia de manera fraudulenta, que había-
mos manipulado el proceso de elección del
Consejo Nacional para luego ganar la pre-
sidencia del partido. Y sigo esperando que
acrediten su dicho. ¿Cuál irregularidad,
cuál fraude?”
Recuerda que Luis H. Álvarez habló
de manipulación del proceso y lo retó a
que si demostraba una sola acción irregu-
lar él (Espino) renunciaba a la presiden-
cia del PAN. “Sigo esperando que me de-
muestre algo don Luis. Lo usaron”.
Y argumenta: “Defendí la institución
y la presidencia que gané de manera le-
gítima, pero no los corrí, no los sancioné,
no los regañé, nos los llamé para jalarles
las orejas, ni les iniciamos un proceso de
sanción. Respetamos su derecho a disen-
tir respecto a la nueva dirigencia, pero una
actitud autoritaria, jamás”.
Otra acusación que se le hace a Espino,
y que asegura que es falsa, es que él detu-
vo el proceso de juicio político contra Uli-
ses Ruiz en 2006, tal como insistió, en la
sesión del Consejo Nacional, el domingo
14, el presidente estatal del PAN, Carlos
Alberto Moreno, al decir que esas eran las
“joterías” de Espino.
“En 2006 hubo acuerdos de Calderón
con diversos grupos. ¿Con qué propósitos?
No lo sé. El que hizo con Televisa es uno.
En el caso de Ulises Ruiz, yo fui el que em-
pujó que iniciáramos un juicio político, pe-
ro no estaba bien llevado en el Senado.”
Recuerda que se interpretó la Consti-
tución como que el Senado podía destituir
a un poder y no. Ese órgano legislativo po-
día declarar que un poder había desapare-
cido de un estado, pero no desaparecerlo.
“Ahí teníamos una complicación legal
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Calderón y Nava. ¿Y los militantes?

1739 / 28 de febrero de 2010

29
POLÍ TI CA
Espino.indd 29 2/27/10 12:37 AM
y estábamos tratando de resolverla, cuan-
do vino conmigo el secretario de Goberna-
ción, Carlos Abascal, y me dice: Manuel,
el equipo de transición, o sea el equipo de
Felipe Calderón, pide que ya no le mova-
mos a lo de Ulises.
“¿Por qué? Porque se acercaba la to-
ma de protesta y si ya teníamos al PRD en
contra, ahora no podíamos tener al PRI en
contra. ¿Qué fue lo que yo dije? No puede
el Senado desconocer o quitar a un poder
de un estado. Podemos no estar de acuer-
do con el Poder Ejecutivo de Oaxaca, pe-
ro ahí está. Eso fue todo. Yo no defendí a
Ulises. Con eso solamente gané un espa-
cio de tiempo que estaba pidiendo el equi-
po de Calderón.”
–¿La responsabilidad política es sólo
de Calderón? Por supuesto. A mí no me
vengan con que yo defendía a Ulises. Fue-
ron ellos los que pidieron dejarlo tranqui-
lo para que el PRI no se enojara y pudiera
cooperar para que Felipe Calderón pudie-
ra tomar posesión como presidente.
Hacia el precipicio
Manuel Espino lamenta que las expresio-
nes de autoritarismo e intolerancia en el
PAN hayan generado temor entre dirigen-
tes y la militancia, por lo que las decisio-
nes se toman sin discusión y por “mayori-
teo” en los órganos deliberativos, como en
el caso de Yunes, cuando ni siquiera le per-
mitieron formular una pregunta.
“Apenas mencioné que me preocupa-
ba que pudiese ser candidato Yunes y que-
ría argumentar por qué, hubo una reacción
intolerante de Mariana Gómez del Campo
y de Moisés Alcalde Virgen de que no hu-
biera debate. ¡Y ya me había autorizado
el uso de la palabra, Nava! Pero nada, se
mayoriteó. Esa es una expresión autorita-
ria que solía ser inusual en el PAN. Hoy le
tenemos miedo al debate.”
Inclusive miembros del CEN que no
están de acuerdo con decisiones como la
designación de Yunes –de la que él se des-
linda, “porque la decisión fue tomada en
Los Pinos”–, las acatan.
–¿Esa es la herencia de Calderón?
–Todavía le falta para terminar la ges-
tión de gobierno, pero sin duda ya está
construyendo un legado del que no nos va-
mos a sentir orgullosos muchos panistas,
hablando sólo del partido. Él tuvo la opor-
tunidad extraordinaria de acreditar su pa-
nismo, su tradición democrática, la forma-
ción que recibió en su casa y en su partido
y no lo está haciendo.
“Lo peor es que hay mucha simulación.
Ya está entrando a un discurso mediante el
cual se pretende convencer que el partido
toma sus propias decisiones, sin influen-
cia del gobierno. A estas alturas del partido
hasta se ve mal el presidente diciendo esas
cosas. ¿Quién se lo cree?” ●
Miguel Dimayuga
“¡Me la voy
a jugar!”
Álvaro Delgado
30 1739 / 28 de febrero de 2010
Espino.indd 30 2/27/10 12:37 AM
tención de narcotraficantes; la bronca es
también la narcopolítica, y eso es algo en
lo que tenemos que estar insistiendo.”
Luego de la embestida que, en contra
del legislador, emprendieron el secretario
de Gobernación, Fernando Gómez Mont,
y la dirigencia del PAN, a raíz de la entre-
vista publicada el domingo 14 en Proceso
1737, donde Clouthier llamó a Felipe Cal-
derón “cabrón irresponsable” por no com-
batir al cártel de Sinaloa y a la narcopolíti-
ca estatal, el diputado sinaloense comenta
que esa reacción la había previsto.
“Me dije: Se van a cerrar y me van a
satanizar y reprimir. Para eso estaba pre-
parado. No sé qué más pueda venir, pero
posiblemente vayan a venirse como en los
viejos tiempos del viejo régimen: con to-
do contra el que levanta la voz”, expresa.
Y es que, para empezar, el miércoles
17 se había comunicado con él Abraham
Cherem, jefe de la “Oficina del C. Secreta-
rio” Gómez Mont, para preguntarle adón-
de le enviaba una carta (la misma que se
publicó en Proceso el 21 de febrero). “Y
me dijo: ‘Espero que te guste. Bueno, no
te va a gustar’, y soltó una risa irónica”.
En esa réplica (página 28 de la edición
número 1738), el secretario de Goberna-
ción dice que sugerir que en Sinaloa se
promueve un modelo de vida política liga-
do a la corrupción y al crimen organizado
es “falso (…) sumamente irresponsable y
moralmente condenable”, para enseguida
asegurar que el gobierno federal “ha en-
focado sus esfuerzos de manera coordina-
da con las autoridades estatales para com-
batir al crimen organizado en la entidad”.
Ante esto, el hijo de Maquío insiste en
que el gobierno de Sinaloa está coludido
con el narcotráfico y, respecto a la coordi-
nación que alega Gómez Mont, de autori-
dades federales y estatales, señala:
“Para mí es tanto como trabajar coor-
dinadamente con los que están metidos con
el narco. ¡Caray, estoy fregado! ¿Cómo es-
toy coordinado con el que está metido con
el narco? Y eso lo dice la carta…”
Más condenas
Pero las cosas no pararon allí. El jueves
24, en una insólita conferencia de pren-
sa, el presidente Felipe Calderón hizo una
severa crítica a las declaraciones de Clo-
uthier, sin mencionarlo por su nombre.
Afirmó Calderón que “es absoluta-
mente falso” que su gobierno proteja a
Joaquín El Chapo Guzmán, quien encabe-
za, junto con Ismael El Mayo Zambada, el
cártel de Sinaloa.
Y, luego de nombrar a capos del cártel
de Sinaloa que han sido detenidos, Calde-
rón manifestó que “esas acusaciones son
totalmente infundadas, falsas, fruto por lo
menos, en el mejor de los casos, de un des-
conocimiento de las cosas, si no es que de
otros intereses que otros deben aclarar”.
Uno de los reporteros presentes en la
conferencia de prensa intervino entonces:
–En este sentido, presidente, yo le que-
ría preguntar…
–También déjeme mencionar –inte-
rrumpió Calderón–, está Vicente Zamba-
da; está Reynaldo Zambada, hermano de
El Mayo; está su hijo también, y que ha si-
do atrapado, en fin, está El Teo, como he
dicho; está Rogaciano Alba; está otro per-
sonaje que se llamaba El Tío, que trabaja-
ba para Ignacio Coronel, que fue atrapado
en los primeros días de mi administración.
En fin, hemos actuado contra todos…
–Sobre ese mismo tema –insistió el re-
portero–, le quería preguntar si vale la pe-
na focalizar el cambio de estrategia…
–Déjeme decir –atajó Calderón otra
vez– que El Jabalí, El Jabalí, que acaba de
ser… nada más para hablar del de la sema-
na… era el operador de El Chapo en Sono-
ra. Digo, la verdad es que hemos actuado
contra todos…
Y una vez concluida la conferencia de
prensa de Felipe Calderón –de la que fue
excluido Daniel Lizárraga, reportero de
Proceso–, la Secretaría de Gobernación
emitió un comunicado donde, al igual que
en la carta publicada el domingo 21, ase-
gura que el gobierno federal combate a to-
das las organizaciones criminales “de ma-
nera proporcional a su tamaño”.
En su comunicado, la dependencia en-
cabezada por Fernando Gómez Mont no
mencionó los nombres de Clouthier ni de
Proceso, sino que dijo estar proporcionando
información “frente a versiones de diversos
medios de comunicación que señalan que el
gobierno federal mantiene una lucha desi-
gual contra los cárteles del narcotráfico y las
organizaciones del crimen organizado”.
Y, lo mismo que la réplica de Gómez
Mont, afirma que se “ha detenido a casi 72
mil delincuentes por delitos contra la salud”
del 1 de diciembre de 2006 al 4 de febrero
L
a noche del lunes 22, el diputa-
do Manuel Clouthier asistió a una
misa de cuerpo presente del em-
presario Ricardo Angulo Quesa-
da –amigo por décadas de toda su
familia–, quien un día antes fue
asesinado de un balazo en la cabeza pa-
ra ser despojado de su vehículo, en uno de
los 175 homicidios dolosos que, hasta ese
momento, se habían registrado en la enti-
dad durante este año.
Ese asesinato, que ha cimbrado a Si-
naloa y generado un movimiento social
de repudio a la violencia que demanda la
presencia de Felipe Calderón en el estado,
también sacudió a Clouthier, quien afirma
haber sentido vergüenza ante el hijo del
empresario turístico.
“No tuve cara para darle el pésame a
ese muchacho de 15 años. Le tuve que pe-
dir disculpas, porque no estamos haciendo
lo suficiente en Sinaloa”, lamenta.
Cuenta el legislador que precisamente
el domingo 21 encontró a otro amigo que
iba camino al hospital a ver a su hijo, in-
ternado porque la víspera fue brutalmen-
te golpeado por desconocidos que lo des-
pojaron de su teléfono para extorsionar a
la familia. El hecho, dice, es que hay ba-
laceras en todas partes, hasta en el mer-
cado municipal, en una violencia que ya
acumula casi 5 mil muertos en Sinaloa du-
rante el presente sexenio.
“¡Por eso estoy dispuesto a jugármela
ahorita, sin reservas, al chingue a su ma-
dre! ¡Me da pavor lo que viene! ¡Me la voy
a jugar para arrancarle, a güevo, un com-
promiso al gobierno federal de entrarle a
Sinaloa!”, exclama Clouthier en entrevista
con el reportero la mañana del martes 23.
“El reclamo –continúa– lo seguiré ha-
ciendo mientras no existan acciones com-
prometidas de parte del gobierno fede-
ral para atender a Sinaloa en el combate
al crimen organizado y a la narcopolítica.
Quiero ser muy reiterativo: No basta la de-
Después de que el diputado Manuel Clouthier criticó en
estas páginas al gobierno de Felipe Calderón por no actuar
contra la “narcopolítica” de Sinaloa, que amenaza con re-
producirse en todo el país, fue sometido a una serie de
descalificaciones y condenas por parte de figuras panis-
tas, del secretario de Gobernación y del propio presidente
de la República. Ante ello, y con el apoyo de la comunidad
empresarial de la entidad –que acaba de perder asesinado
a otro de sus miembros–, el hijo de Maquío advierte que
está dispuesto a jugársela del todo, sin reservas, para que
el presidente se comprometa “a entrarle a Sinaloa”.

1739 / 28 de febrero de 2010

31
POLÍ TI CA
Espino.indd 31 2/27/10 12:37 AM
de 2010, de los cuales 27% pertenecen a los
cárteles del Golfo-Zetas; 24%, al del Pacífi-
co; 17%, al de los Carrillo Fuentes; 14%, al
de los Beltrán Leyva; 13%, al de los Arellano
Félix, y 5% a otras organizaciones, incluyen-
do a La Familia y al cártel Valencia-Milenio.
Mentiras, mentiras…
Consultado nuevamente el viernes 26 so-
bre la andanada de descalificaciones y
condenas emitidas por Felipe Calderón
y la Secretaría de Gobernación, Manuel
Clouthier dice deplorar que, en vez de un
compromiso del gobierno federal, se emi-
tan sólo mentiras.
“Me puede que el presidente salga con
la idea de no querer hablarle a la ciuda-
danía con la verdad”, pues los sinaloenses
sólo piden a Calderón “un compromiso se-
rio para que combata al crimen organiza-
do, y sobre todo a la narcopolítica en Sina-
loa. Si no quiere comprometerse, insisto,
tendrá que pagar sus costos.”
Prosigue: “Lo que yo siento, con triste-
za, es la falta de compromiso del gobierno
federal, que nos roba, en gran medida, la
esperanza. Vamos a perder generaciones
enteras porque alguien no quiere compro-
meterse a cumplir con su deber”.
Luego de haber aceptado las discul-
pas que el vicecoordinador del grupo par-
lamentario del PAN, Julio Castellanos, le
ofreció por haberle exigido públicamente
–en lo que constituyó el inicio de la ofensi-
va– retractarse de sus declaraciones o soli-
citar licencia como diputado, Clouthier la-
menta ahora que Calderón haya sugerido
que él actuó “con dolo”.
“A los seres humanos el discurso nos de-
lata, y en ese sentido –puntualiza– la frase
de ‘acusaciones dolosas’ no procede. Prime-
ro, yo no hice una acusación; fueron cuestio-
namientos. Entonces, ya desde ahí volvemos
al tema. Lo que sigo haciendo es cuestionar:
¿por qué?, ¿por qué?, ¿por qué no le quie-
ren entrar a Sinaloa? Y si ellos ratifican que
no se van a comprometer con Sinaloa, preci-
samente me vuelven a despertar el porqué.”
El hijo de quien fue candidato presiden-
cial del PAN en 1988, Manuel J. Clouhtier
del Rincón, sigue meditando si se afilia a
ese partido.
Mientras tanto, reitera que Sinaloa es-
tá peor que Ciudad Juárez. “Yo no me voy
a poner a discutir si Juárez tiene más cri-
minalidad individual. Yo lo que estoy seña-
lando es que el problema de Sinaloa es el
crimen organizado, específicamente la nar-
copolítica, y eso le da connotaciones distin-
tas y, por tanto, de alta gravedad, pues aten-
ta contra la seguridad nacional”.
Así como se atiende a Ciudad Juárez,
continúa, se debe hacer con Sinaloa, pero to-
mando en cuenta que “el problema de Sinaloa
es mucho más grave, como ya lo decía: es la
raíz, el origen del problema del país, y mi tesis
es que no poden las ramas, sino que se com-
bata la raíz, con el criterio de que si se comba-
te la raíz, todo el árbol se secará”.
–Calderón, por lo que dijo, no quiere.
–Yo no quiero contestar eso con ese se-
ñalamiento, porque sería tanto como cerrar
ya el capítulo para efectivamente aceptar
que no le va a entrar. Lo único que puedo
garantizar es que voy a seguir fastidiando
hasta que le arranquemos un compromiso
al gobierno federal para que le entre a Sina-
loa. ¡Eso lo prometo!
“¡Hasta la madre!”
Justamente el día de la entrevista de Clou-
thier con el reportero, el martes 23, en los
diarios de Culiacán se publicó un desple-
gado que, dirigido a la opinión pública y
firmado por los organismos empresariales
de Sinaloa para respaldar a Clouthier, se
titula: No está solo.
“Son pocas las voces legislativas que
se alzan para hacer señalamientos a favor
de sus representados, aun y cuando dichos
señalamientos afecten intereses de su ban-
cada política. Estas voces no deben repri-
mirse, se estaría atentando contra la demo-
cracia y la libertad de expresión”, enfatiza
el desplegado, y agrega:
“(…) Es imposible en Sinaloa seguir
tapando el sol con un dedo, por lo que es
urgente establecer compromisos y accio-
nes con el apoyo decidido del gobierno fe-
deral que nos garantice a los ciudadanos
un clima de paz y tranquilidad que el Esta-
do tiene la obligación de brindarnos.”
Y tras señalar que es preciso impedir
que “Sinaloa se convierta en un Ciudad
Juárez o algo peor”, los organismos empre-
sariales lamentan que en su estado la vio-
lencia derivada del narcotráfico vaya en
aumento, con niveles de sadismo sin prece-
dentes, y preguntan: “¿Qué más tiene que
sucedernos para que como sociedad orga-
nizada hagamos algo?”.
En su desplegado, los empresarios si-
naloenses subrayan su respaldo al dipu-
tado Clouthier y hacen un llamado a la
participación social:
“No podemos, no debemos estar en el
terreno de la indolencia. No podemos de-
jar en la soledad a quien se atreve a decir la
verdad. Atrevámonos también.”
Tres días después del asesinato del em-
presario turístico Ricardo Angulo Quesa-
da, miembros de la Canaco local hicieron
un enérgico reclamo a Fortino Bórquez,
subsecretario de Seguridad Pública esta-
tal, y a Rodolfo Bon López, subprocura-
dor de Justicia, durante un encuentro.
El presidente de la Canaco, José Luis
Aispuro, le manifestó a Bórquez el miér-
coles 24:
“(Queremos) decirte que estamos hasta
la… hartos, por decir lo menos. Y no quie-
ro usar palabras altisonantes, porque si no,
me van a agarrar como a Manuel Clou-
thier, que está prohibido decir palabras al-
tisonantes cuando ya estás hasta la madre.”
En el encuentro hubo diversas voces
que propusieron hacer una cita con Calde-
rón para emplazarlo a visitar la entidad, en
tanto que la madre del empresario asesi-
nado reclamó a las autoridades presentes:
“¿Por qué si a ustedes se les paga para que
den seguridad, no la dan?”.
Al respecto, Manuel Clouthier indica
que los ciudadanos agraviados por la vio-
lencia no pueden ser ignorados ni se les
pueden atribuir otras intenciones, como
dijo Calderón:
“No puede ser que estos señores estén
haciendo un señalamiento doloso, o una
acusación, o que su problema sea de igno-
rancia. Yo vuelvo al tema: Es urgente que
nuestros gobiernos escuchen a la sociedad y,
especialmente, que le hablen con la verdad.”
–¿Miente entonces Calderón?
–La gente quiere que le hablen con la
verdad. Mira, Abraham Lincoln decía: “Po-
drás engañar a la mayoría de la gente la ma-
yoría de las veces, pero no podrás engañar a
toda la gente todas las veces”. Y en esa lógi-
ca, urge… El mexicano está hasta el gorro
de que no le hablen con la verdad.
–¿Cree que molestó a Calderón decirle
“cabrón irresponsable”?
–Así me expreso, y no es con ánimo de
insultar, sino con ánimo descriptivo…
El asesinato de Angulo Quezada. Indignación

E
l

D
e
b
a
t
e

32 1739 / 28 de febrero de 2010
POLÍ TI CA
Espino.indd 32 2/27/10 12:37 AM
Espino.indd 33 2/27/10 12:37 AM
Telecom.indd 34 2/25/10 11:20 PM
Telecom.indd 35 2/25/10 11:20 PM
Telefónica y su bonanza
Jenaro Villamil

¡
Hasta que te mienten la madre de-
bes seguir insistiendo!”. Esa era
la consigna para Daniel Romero
García, uno de los 18 mil teleope-
radores del call center Atento
México, filial de la compañía es-
pañola Telefónica, dedicada a hostigar a los
clientes para que contraten tarjetas de crédi-
to, paguen sus saldos vencidos o compren
algún otro sistema de “dinero plástico”.
Como la mayoría de los jóvenes que
trabajan para esta empresa, Daniel ganaba
3 mil 600 pesos mensuales por más de 40
horas de trabajo a la semana. Debía cumplir
una cuota diaria de 30 a 40 clientes “captu-
rados” vía telefónica.
Desde los call centers, los operadores
de Atento México trabajan a partir de ba-
ses de datos proporcionadas por sus propios
clientes, en especial BBVA-Bancomer, el
segundo banco más grande de México.
Debido a que la presión sobre los tra-
bajadores de Atento México ha ocasionado
numerosas “ventas chocolate” de tarjetas
de crédito –aquellas que no son consenti-
das por los clientes–, esa firma ha enfren-
tado múltiples demandas ante la Comisión
Nacional para la Protección y Defensa de
los Usuarios de los Servicios Financieros
(Condusef).
Bancomer se aprovecha de que exis-
ten vacíos legales en la protección de da-
tos personales, y le facilita a Atento Méxi-
co las bases de datos de WalMart, Sears,
Suburbia, Sam’s Club, Nómina Bancomer
y Tarjeta Paisano para que sus operadores
llamen a los clientes. La información pro-
porcionada incluye domicilios, números te-
lefónicos, saldos crediticios y los últimos
cuatro dígitos de las tarjetas.
Entrevistado por Proceso junto con
otros 15 jóvenes que fueron despedidos
de la empresa durante el último año, Da-
niel dice que lo corrieron el 9 de diciembre
de 2009, después de desempeñarse nueve
meses como teleoperador para vender tar-
jetas de crédito Bancomer.
explotadora
“Call centers”. Abusos sin límite
36 1739 / 28 de febrero de 2010
Telecom.indd 36 2/25/10 11:20 PM
La explotación de miles de jóvenes ha permitido la
bonanza de empresas como Atento México, filial de la
española Telefónica. Apoyada por Francisco Gil Díaz
y cobijada por sindicatos blancos, esa compañía vio-
la de manera sistemática la Ley Federal del Trabajo.
Despidos injustificados, acoso laboral y liquidaciones
injustas ocurren gracias a la simulación y corruptelas
sindicales toleradas por las autoridades.
Víctor Rangel, exsupervisor del call
center ubicado en la calle de Dinamarca,
comenta que él tenía acceso a las bases de
datos mediante un sistema de PU (plata-
forma unificadora) que contiene claves de
los datos confidenciales. “Todos los jóve-
nes a mi cargo sabían cómo usar el PU”,
refiere, y recuerda que hace cinco años
hubo un fraude con la campaña de tarje-
tas de crédito Bancomer, ocasionado por
la falta de seguridad en el manejo de la in-
formación.
Eduardo Vargas, extrabajador de Aten-
to México, realizaba llamadas para la
campaña de Master Card desde el call cen-
ter localizado en el centro comercial Pla-
za Inn de la avenida Insurgentes. “La po-
sibilidad de realizar modificaciones a las
cuentas de los clientes era muy limitada.
Cada cierto tiempo había auditorías, y los
supervisores nos exigían que esos días no
tuviéramos ni papelitos ni plumas sobre
nuestras posiciones de trabajo, porque eso
no se debía hacer, y si nos veían, Atento se
podía meter en problemas”, asegura.
Y agrega: “En mi campaña, los pape-
les eran usados para anotar los datos del
cliente y así elaborar un reporte con el ser-
vicio que el cliente solicitaba”. En agosto
de 2009, Vargas fue despedido con el pre-
texto de su baja productividad y carácter
conflictivo. Las razones fueron otras.
La filial de Telefónica despidió a estos
jóvenes y a otros teleoperadores sin pagar-
les las liquidaciones que les correspondían
de acuerdo con la Ley Federal del Traba-
jo. Ellos pertenecían a la sección 187 del
Sindicato de Telefonistas de la República
Mexicana, que desde 2007 ha buscado, sin
éxito, la titularidad del contrato colectivo
de trabajo. Sin embargo, esta empresa ha
firmado contratos colectivos con el Sindi-
cato Progresista de Trabajadores de Comu-
nicaciones y Transportes de la República
Mexicana Justo Sierra, dirigido por Salva-
dor Gámez Martínez, mejor conocido co-
mo El Zar de los contratos de protección.
Con el pretexto de la crisis económi-
ca, desde julio de 2009 se inició en Aten-
to un despido masivo de trabajadores y la
recontratación de los mismos con salarios
más bajos y sin respeto a su antigüedad.
Esto ha sucedido en las tres entidades don-
de opera la empresa: Hidalgo, Estado de
México y Distrito Federal.
El acoso laboral y los despidos injustifi-
cados se han agravado en las oficinas que la
firma tiene en el Distrito Federal, ubicadas
en la colonias Del Valle, Roma, Santa Fe,
Legaria y Plaza Inn, así como en las calles
de Dinamarca, Monterrey y Yucatán.
En Pachuca, casi 4 mil teleoperadores
fueron despedidos en julio pasado. Les
plantearon dos opciones: o aceptaban la
liquidación, no mayor de los 4 mil pesos,
o se recontrataban con una reducción de
hasta 50% del salario que tenían, y con
la misma carga de trabajo. Fueron 2 mil
los que aceptaron estas condiciones. Ade-
más, se les prohibió afiliarse al sindicato
de telefonistas.
Contratos leoninos
La disminución de los salarios hasta la mi-
tad y el incremento de las presiones para
que el personal de Atento rinda más con-
trastan con el gigantesco negocio que la
empresa realiza en México a partir de su
acceso a las bases de datos confidenciales
de instituciones bancarias y de seguros.
Tan sólo en 2008, en plena crisis eco-
nómica, llegó a obtener utilidades netas por
550 millones de pesos y ventas anualizadas
por 3 mil 965 millones (60.6% más respec-
to del año anterior). La revista Expansión
acaba de clasificarla en el lugar 252 den-
tro de las 500 empresas que en 2009 obtu-
vieron más ganancias en México, luego de
ocupar el lugar 313 en 2008.
Su mayor cliente es BBVA-Bancomer,
banco que acapara más de 30% de los 18
millones de las tarjetas de crédito que circu-
lan en el país, según datos de la Condusef.
Atento pertenece al consorcio español
Grupo Telefónica y tiene presencia en más
de 10 países, con una fuerza laboral supe-
rior a 100 mil trabajadores. El Banco Bil-
bao Vizcaya (BBVA) posee 8.65% de su
capital.
La filial en México, creada en 2000 y
dirigida por Aurelio Alonso y Caloca, es
la segunda más grande a escala mundial,
con 18 mil trabajadores, sólo por debajo
de Brasil, que cuenta con casi 60 mil te-
leoperadores. En España son 12 mil los jó-
venes contratados en los call centers del
consorcio.
El crecimiento explosivo de Atento coin-
cidió con la presencia del exsecretario
de Hacienda Francisco Gil Díaz al fren-
Bases de datos. Al mejor postor

1739 / 28 de febrero de 2010

37
TELECOMUNI CACI ONES
Telecom.indd 37 2/25/10 11:20 PM
te de Telefónica en México. De acuerdo
con exempleados de la empresa, Gil Díaz
ha impulsado el crecimiento de Atento al
frenar las investigaciones realizadas por
la Condusef en torno a presuntos delitos
de fraude, clonación y robos del “dinero
plástico” achacados a la filial de la em-
presa española.
Los documentos corporativos de Tele-
fónica destacan que Atento “presta servi-
cios de atención al cliente a través de con-
tact centers. Dispone de centros en España,
Argentina, Brasil, Centroamérica, Chi-
le, Colombia, Estados Unidos, Marruecos,
México, Perú, Puerto Rico, República Che-
ca, Uruguay y Venezuela.
“La antigüedad media de los emplea-
dos de Grupo Telefónica es de 5.8 años,
siendo la edad promedio de 31.3 años. En
Atento es donde se registra la menor anti-
güedad, dada la rotación natural del nego-
cio, con una media de dos años y una edad
promedio de 27 años”, refiere el informe
anual de 2007 del consorcio. Telefónica
reconoce que sólo 30% de la plantilla la-
boral de Atento dispone de un contrato fi-
jo, en contraste con 90% de los que traba-
jan para Grupo Telefónica.
El 17 de diciembre de 2007, el presi-
dente de Telefónica, César Alierta, firmó
un código con la central sindical Uni Glo-
bal Union. Varias de las cláusulas de ese
contrato se violan flagrantemente en el ca-
so de Atento, según los propios trabajado-
res de la compañía.
Por ejemplo, se establece que los luga-
res de trabajo deben ser “seguros y no en-
trañar riesgo para la seguridad y la salud
de los trabajadores”, y que la jornada la-
boral deberá, como mínimo, “observar los
requisitos de la legislación y/o las normas
del sector (convenios OIT 1, 47 y Reco-
mendación 116). Las horas extraordina-
rias serán voluntarias siempre que sea po-
sible y no podrán constituir un sustituto de
salarios regulares insuficientes”.
Sindicatos blancos
La prosperidad de Atento en México es
posible gracias a la simulación sindical.
Esta empresa ha firmado contratos colec-
tivos con el sindicato que dirige El Zar de
los contratos de protección.
Gámez Martínez es el “dueño” de la
Federación Sindical Coordinadora Nacio-
nal de Trabajadores (FSCNT), que pro-
tege a empresas como McDonald’s, Sa-
britas, Cinemex, Sony Music, Telcel y
Aviacsa, entre muchas otras.
En cada centro de trabajo, el sindicato
Carambola empresarial
Jenaro Villamil
A
liados circunstanciales en el mercado
del triple play, la empresa española Te-
lefónica y el consorcio mediático Te-
levisa se transformaron ya en rivales
a raíz de la alianza que el jueves 11 autorizó
la Comisión Federal de Competencia (CFC)
para que el corporativo de Emilio Azcárraga
Jean pueda adquirir hasta 37.5% de Nextel,
compañía que se convertirá en su socia para
la adquisición de espectro en la banda de 1.7
Ghz para servicios de telefonía móvil.
La firma ibérica que dirige en México el
exsecretario de Hacienda Francisco Gil Díaz
hizo todo lo posible para que la comisión evi-
tara esa alianza. Fuentes internas de la propia
CFC confirmaron a este reportero que, días
antes del dictamen, representantes de Tele-
fónica cabildearon, sin éxito, entre los cinco
comisionados de la dependencia.
Entre ellos estuvieron el director de re-
gulación de Movistar, Jorge Arreola Cavazos,
excomisionado de la Cofetel, y Oliverio de la
Garza Ugarte, representante legal de Telefóni-
ca. Este último fue el mismo que en noviem-
bre de 2007 interpuso un recurso de incon-
formidad ante la CFC contra Telcel, compañía
de Carlos Slim, por tener un “poder sustan-
cial” en el mercado de telefonía móvil.
Pese al intenso cabildeo de los represen-
tantes de Telefónica, la mayoría de los conse-
jeros, encabezados por su presidente Eduar-
do Pérez Motta, autorizó la alianza comercial
entre Televisa y Nextel. Con ello, es posible
que esta sociedad desplace a la empresa es-
pañola como la segunda compañía de tele-
fonía fija y móvil en México.
Ante su fracaso, los representantes lega-
les de Telefónica interpusieron ante la CFC
un recurso de inconformidad, además de
promover, a través de su filial Grupo de Tele-
comunicaciones de México (GTM), otro re-
curso contra la resolución de la comisión en
la que ésta determinó que Telmex no incurre
en prácticas anticompetitivas por condicio-
nar la venta del servicio Infinitum de banda
ancha, condicionándolo a la compra de la lí-
nea telefónica.
La semana pasada, tras conocerse la de-
cisión de la CFC, el diario español Expansión
publicó un editorial en el que señala que
existen “malas noticas” para la empresa de
César Aliestra, ya que en México “dos de sus
principales rivales se refuerzan”. Con ello, se-
gún el rotativo, la compañía América Móvil
podrá absorber en un solo holding la división
de Telmex Internacional y de Telcel.
Golpe a MVS, TV Azteca y Televisa
La misma semana que se acrecentó la rivali-
dad entre Telefónica y Televisa, la Secretaría
de Comunicaciones y Transportes (SCT) ne-
gó la prórroga de las concesiones de las se-
ñales de televisión restringida de Canal 46,
otorgada a Cablevisión, y al canal 52, de
Multivisión (MVS); asimismo, impuso una
multa de 4 millones 433 mil pesos al servicio
de HiTV, de TV Azteca, por considerar que es
“violatorio” de lo establecido en la Ley Fede-
ral de Telecomunicaciones.
A la empresa MVS también le negó la
prórroga de nueve concesiones de audio res-
Empleados. Rebelión
38 1739 / 28 de febrero de 2010
Telecom.indd 38 2/25/10 11:20 PM
de protección afilia obligatoriamente a ca-
da trabajador que ingresa, sin que éste se-
pa quiénes son sus representantes ni que
existe un contrato colectivo.
En un contrato colectivo –del que
Proceso obtuvo copia– se establecen con-
diciones francamente violatorias de la Ley
Federal del Trabajo. La cláusula duodéci-
ma manifiesta que “la jornada normal de
trabajo será de 48 horas a la semana para el
turno diurno, 45 horas para el turno mixto y
42 horas para el turno nocturno”.
Y más: En la cláusula decimosexta se
indica que “la empresa otorgará a los tra-
bajadores sindicalizados un día de descan-
so para cada jornada semanal. El día de
descanso semanal será determinado y mo-
dificado por la empresa de acuerdo a sus
necesidades y requerimientos en las ope-
raciones”. Nada se dice de los pagos por
concepto de horas extra.
En el contrato colectivo fechado el 20
de abril de 2007 se estipula que el tabulador
es de 4 mil 222 pesos mensuales para el te-
leoperador I; de 4 mil 957 para el teleopera-
dor II, y de 6 mil 124 pesos para el teleope-
rador técnico. El sindicato nada hizo ante
las reducciones salariales de ese año.
Un reporte de 46 cuartillas, elaborado
por la sección 187 Atento del STRM, enu-
mera una serie de irregularidades ocurri-
das en la empresa desde junio de 2009, fe-
cha en que se solicitó ante las autoridades
de la Secretaría del Trabajo la actualiza-
ción de socios de esta sección.
Se reportan allí “despidos, amenazas
e intimidación, tanto a los trabajadores
que forman parte de la sección 187 Aten-
to del STRM como a aquellos que simpa-
tizan con la organización sindical”; se in-
dica que aumentaron “los mecanismos de
presión y hostigamiento hacia los traba-
jadores, que son utilizados para justificar
despidos selectivos”; se elaboran “cartas
administrativas”, es decir, sanciones que,
aplicadas de manera subjetiva, constitu-
yen antecedentes de despido, y se expidie-
ron “permisos sin goce de sueldo” durante
la epidemia de influenza.
Datos personales
La presión de las grandes instituciones de
crédito y de los call centers como Aten-
to, Cejur o Sertec –de acuerdo con los da-
tos de la Condusef– ha impedido que en
México se concrete una legislación fede-
ral para regular el derecho a la protección
de los datos personales.
En un foro realizado a finales de ene-
ro en la Cámara de Diputados, la comi-
sionada presidenta del IFAI, Jacqueline
Peschard, reconoció que es una tarea pen-
diente la aprobación en México de una
Ley Federal de Datos Personales, para
proteger la información de ese tipo que se
halla en manos de particulares, ya que al
respecto aún tenemos una regulación “in-
cipiente y parcial”.
El 20 de julio de 2007, una reforma
del artículo sexto constitucional inclu-
yó la protección de los datos personales,
y en septiembre la Cámara de Diputados
modificó el artículo 73 constitucional pa-
ra dar al Congreso la facultad de regular
en la materia.
La reforma al artículo 16 de la Constitu-
ción, realizada en junio de 2009, establece
que “nadie puede ser molestado en su per-
sona, familia, domicilio, papeles o posesio-
nes, sino en virtud de mandamiento escri-
to de la autoridad competente, que funde y
motive la causa legal del procedimiento”.
Sin embargo, los propios legisladores
han reconocido la presión ejercida por las
instituciones financieras para impedir una
legislación secundaria, tal como admitió
el presidente de la Comisión de Ciencia y
Tecnología del Senado, Francisco Javier
Castellón Fonseca.
Telefónica ha enfrentado problemas ju-
diciales por violación de datos personales.
El 28 de febrero de 2005, la Fiscalía del Tri-
bunal Superior de Cataluña aplicó a la em-
presa una multa de 60 mil euros por permi-
tir el acceso a datos confidenciales de los
usuarios que no estaban protegidos en el
manejo de Terra, su portal en internet.
Durante la pasada legislatura, el di-
putado federal panista Gerardo Priego ad-
virtió que los fraudes a tarjetahabientes
se han incrementado 20% cada año. De
acuerdo con la Condusef, tan sólo en 2008
se registraron 397 fraudes cada día contra
usuarios de tarjetas de crédito.
tringido en la banda 2.5 Mhz, argumentan-
do que se venció el título de concesión “y
el espectro se encontraba en desuso”. En su
comunicado, la SCT advirtió que se reorien-
tará el uso de esta banda para los servicios de
cuarta y quinta generación de telefonía mó-
vil. En esta banda, tanto Televisa como Tele-
fónica están interesados en participar en la
posible licitación de los servicios de internet
en banda ancha que ya prepara la Cofetel.
Al mismo tiempo, la dependencia informó
que se otorgaron 95 refrendos de radiodifu-
sión, 104 nuevos títulos de televisión restringi-
da, la mayor parte en los estados, 42 amplia-
ciones o modificaciones a títulos de concesión
para servicios de telecomunicaciones y radio-
difusión, y 23 permisos para ofrecer otros servi-
cios, entre ellos los de telefonía pública.
La primera en inconformarse con esa re-
solución de la SCT fue TV Azteca. Sus direc-
tivos argumentaron que su servicio de HiTV
fue autorizado con anterioridad por la Cofe-
tel. Televisa y MVS preparan una contraofen-
siva jurídica para contrarrestar la resolución
de la dependencia. Por lo pronto, el servicio
de HiTV continuó comercializándose, a pesar
de la sanción.
La más afectada con estas resoluciones es
la empresa MVS, ya que le suspenden el ser-
vicio de Canal 52 y le niegan la prórroga del
espectro que tiene en la banda 2.5 Ghz. El
vocero de la empresa de la familia Vargas, Fe-
lipe Chao, advirtió que con esta resolución se
frenan inversiones por más de 500 millones
de dólares que el grupo planeaba para dar
los servicios de internet inalámbrico a través
de la tecnología WiMax.
En un comunicado difundido el miér-
coles 24, MVS Comunicaciones afirmó que
“en virtud de los derechos adquiridos con los
que cuenta, la empresa hará valer ante ins-
tancias judiciales correspondientes los recur-
sos legales que tenga a su alcance”.
Grupo Televisa hizo lo propio en un co-
municado, en el que advirtió que después
de analizar la notificación de la SCT –que le
llegó un día después de darse a conocer pú-
blicamente–, “determinará el curso de la ac-
ción a seguir, mismo que se dará a conocer
en su momento”.
HiTV, la ilegalidad de TV Azteca
Contraria también a la opinión previa emiti-
da por los comisionados de Cofetel, la SCT
decidió ordenar la suspensión del servicio
de “multiplexeo” de las señales de televisión
digital que se otorgaron a TV Azteca desde
2004.
Desde hace más de un año, sin contar
con el permiso ni la concesión para otor-
gar servicio de televisión restringida, el Gru-
po Salinas decidió comercializar 24 canales
a través de su servicio HiTV, vendiendo en
sus tiendas Elektra el decodificador para es-
tas señales.
Los abogados de TV Azteca argumenta-
ron que la señal de HiTV no violaba ninguna
disposición de la Ley Federal de Telecomu-
nicaciones, opinión contraria a la que esta-
bleció la Cámara Nacional de la Industria de
la Televisión por Cable (Canitec), organismo
cercano a los intereses de Televisa.
En un comunicado, TV Azteca consideró
que la resolución de la SCT “abre un gran de-
bate sobre el futuro de este tipo de servicios
en nuestro país” y recordó que la Suprema
Corte de Justicia de la Nación determinó que
la Comisión Federal de Telecomunicaciones
(Cofetel) es la única instancia con atribucio-
nes en materia de radiodifusión; por lo tanto,
precisó, la SCT no puede otorgar concesio-
nes o permisos, ni resolver prórrogas de esta
manera. ●

1739 / 28 de febrero de 2010

39
TELECOMUNI CACI ONES
Telecom.indd 39 2/25/10 11:20 PM
S
AO PAULO.- “Dilma, necesi-
tas perder esa cara de oficinis-
ta para estar más identificada
con el pueblo”.
Esa fue la instrucción que
en marzo de 2008 le dio el pre-
sidente Luiz Inácio Lula da Sil-
va a su jefa de gabinete Dilma Rousseff,
poco carismática y sin arrastre popular. Ya
entonces Lula apostaba por ella como su su-
cesora, un proyecto que en aquel momen-
to sonaba descabellado, incluso para los
colabo radores más cercanos del mandatario.
La “cara de oficinista” de Rousseff, de
62 años, fue transformada con una cirugía
estética y lentes de contacto. La gimnasia
matinal y la ropa simple y colorida entra-
ron en la agenda de la llamada gerenta ge-
neral del gobierno. Su imagen subió en las
encuestas y el corolario de aquella orden de
Lula fue el lanzamiento de su candidatura a
la presidencia por el Partido de los Trabaja-
dores (PT), el sábado 20.
La “dama de hierro”, con perfil admi-
Pablo Giuliano
nistrativo, ahora sonríe y está técnicamen-
te empatada en las encuestas con el hasta
ahora favorito, el gobernador de Sao Pau-
lo, José Serra, único precandidato del opo-
sitor Partido de la Socialdemocracia Brasi-
leña (PSDB).
Con la nominación de Rousseff, Brasil
tiene a su primer candidato presidencial pa-
ra las elecciones del 3 de octubre próximo.
Serán las primeras desde el fin de la dicta-
dura militar, en 1985, en las que no partici-
pará Lula, el mandatario más popular de la
historia del país, según las encuestas, que
le otorgan 81% de aprobación. Sin embar-
go, está impedido constitucionalmente pa-
ra intentar una tercera gestión consecutiva.
Pero así como será la primera vez que
se realicen elecciones sin Lula como can-
didato (lo fue en 1989, 1994, 1997, y en
los victoriosos 2002 y 2006), también se-
La
dura
Dilma y Lula. Sucesión
40 1739 / 28 de febrero de 2010
Brasil.indd 40 2/25/10 11:21 PM
Impedido constitucionalmente para ocupar la presi-
dencia de Brasil por tercera vez consecutiva, Luiz Iná-
cio Lula da Silva ya destapó a quien será la candidata
del Partido de los Trabajadores para las elecciones
presidenciales que se realizarán en octubre próximo:
Dilma Rousseff. Su pasado como guerrillera y presa
política, así como su posición como jefa de gabinete
de Lula, responsable del mayor proyecto energético
y de la obra pública del coloso del sur, la hacen un
personaje sui generis que ya alcanzó en las encuestas
al gobernador de Sao Paulo, José Serra, favorito en la
carrera por la presidencia.
rá el debut en la liza electoral de Rousseff.
Su perfil es sui generis: economista de
profesión, divorciada dos veces, madre de
una hija, sin pareja estable, exguerrillera,
presa política de la dictadura por casi tres
años, víctima de torturas durante 30 días y
pilar de la política de energía y obra públi-
ca del gobierno brasileño.
La ministra más poderosa del gobierno
de Brasil nunca había sido candidata a nin-
gún cargo de elección popular. Apenas en
2001 se afilió al PT tras abandonar el Par-
tido Democrático Laborista (PDT), del fa-
llecido caudillo de la izquierda nacionalis-
ta Leonel Brizola.
Cuando Lula pensó en ella para suceder-
lo, dejó boquiabiertos a los históricos aspi-
rantes de su partido. Las posibles resisten-
cias internas fueron eliminadas en el Cuarto
Congreso del PT, que proclamó en Brasilia a
Rousseff como la primera candidata para lo
que los analistas llaman “el post Lula”.
Por su pasado y su presente, propios y
ajenos consideran que Rousseff es una mu-
jer dura. “Me da risa que digan que soy una
mujer dura. Parece que los hombres con los
que trabajo todos los días fueran débiles. Y
a ningún hombre se le dice que es duro. Só-
lo a las mujeres”, respondió en noviembre
último durante una entrevista en Sao Paulo
con varios periodistas de prensa extranjera,
incluido este corresponsal.
En ese encuentro Rousseff lucía sin
tapujos una peluca para disimular los es-
tragos ocasionados por el tratamiento con
quimioterapia al que se sometió durante
cinco meses en 2009 para superar un cán-
cer linfático que se le descubrió en mayo
de ese año. De acuerdo con los médicos el
padecimiento ya remitió. Desde enero vol-
vió a mostrar su cabello natural.
En la guerrilla
El mentor político de Rousseff es Lula.
Nacido en la miseria en el estado de Per-
nambuco, dejo los estudios a los 14 años
y migró hacia Sao Paulo con siete herma-
nos y su madre abandonada por un marido
golpeador. Encontró trabajo en las fábri-
cas como metalúrgico, donde se consolidó
como dirigente sindical y lideró las huel-
gas obreras más importantes contra la dic-
tadura militar en 1979. Posteriormente,
fundó el PT y la Central Única de Trabaja-
dores (CUT), que en la actualidad cuenta
con 25 millones de afiliados.
La vida del presidente, un verdadero
ejemplo de superación personal en un país
famoso por el futbol y su carnaval, pero
también por la desigualdad social, fue lle-
vada al cine este año por el director Fabio
Barreto, en el filme Lula, el hijo de Brasil.
Para la oposición, la película del presidente
más popular, quien proclamaba el socialis-
mo en los ochenta y mantuvo la economía
de mercado cuando asumió el cargo, es par-
te de la plataforma de Dilma Rousseff, dijo
Sergio Guerra, presidente del PSDB.
Al contrario de Lula, Rousseff tuvo una
infancia afortunada. Nacida el 14 de diciem-
bre de 1947 en Belo Horizonte, Minas Ge-
rais, es hija de una brasileña y del empre-
sario búlgaro de la construcción civil Petar
Rousseff y tiene dos hermanos. La candida-
ta del mayor partido de izquierda de Amé-
rica Latina estudió en el Colegio Estadual
Central de Belo Horizonte. A los 16 años co-
menzó a militar en la organización revolu-
cionaria marxista Política Obrera (Polop).
El 31 de marzo de 1964 un golpe mi-
litar derrocó al presidente constitucional
Joao Goulart e instaló una dictadura que
se prolongó hasta 1985.
“El Polop mezclaba todo lo que había
de pensamiento de izquierdas: Trotsky,
Rosa Luxemburgo, Lenin y Marx. Yo le di
clases de marxismo. Era inteligente, más
simpática que bonita, y tenía una gran per-
sonalidad”, recuerda el líder de esa efíme-
ra agrupación, Apolo Heringer, hoy con
67 años, quien se opone a un plan de des-
vío del Río San Francisco, centro del país,
que impulsa su otrora discípula.
El actual alcalde de Belo Horizonte, Fer-
nando Pimentel, una de las figuras más im-
portantes del PT, fue compañero de Rousseff
en ese grupo. “Éramos pocos y solamente
jóvenes de la clase media”, comentó a Folha
de Sao Paulo el domingo 21.
En 1967, a los 19 años, Dilma se casó
con Claudio Galeno Linhares. Ambos co-
menzaron a militar en el Comando de Li-
beración Nacional (Colina)
AP photo / Eraldo Peres

1739 / 28 de febrero de 2010

41
I NTERNACI ONAL / BRASI L
Brasil.indd 41 2/25/10 11:21 PM
L
as ganas y la prisa que tenía Brasil de
empezar a negociar con México un
Tratado de Libre Comercio (TLC) –y
que entusiasmaba a la administración
de Felipe Calderón– toparon con el miedo de
los empresarios mexicanos.
Se había previsto que la visita a México
del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da
Silva para asistir a la Cumbre de la Unidad de
América Latina y el Caribe, la semana pasa-
da, sería la ocasión para que ambos gobiernos
anunciaran el inicio formal de las negociacio-
nes para un TLC entre las dos economías más
poderosas de la región (Proceso 1738).
Pero no se pudo. El miedo de los empre-
sarios mexicanos hacia sus contrapartes bra-
sileñas postergó la decisión. El temor tam-
bién es compartido por algunos en Brasil,
aunque en menor medida.
A lo más que se llegó, la tarde del martes
23, fue a anunciar “el inicio de un proceso
formal de trabajo para evaluar y determinar
las áreas de oportunidad, alcances, benefi-
cios y sensibilidades de un acuerdo estratégi-
co de integración económica entre México
y Brasil”.
Según el comunicado conjunto que emi-
tieron ambos gobiernos, luego de sostener
una reunión bilateral con empresarios y fun-
Se impone el miedo
Carlos Acosta
cionarios mexicanos y brasileños, el acuerdo
tiene el propósito “de profundizar el inter-
cambio bilateral de bienes y servicios, pro-
mover las inversiones, así como garantizar el
acceso a los mercados, atendiendo de ma-
nera ágil y efectiva los problemas puntuales,
como normatividad, subsidios agrícolas y ba-
rreras no arancelarias”.
En conferencia de prensa, Calderón no se
atrevió a decir que éste es el paso previo para
un TLC: “No lo sabemos”, dijo. Las pláticas
permitirán “ver, valorar los pros y los contras
de un posible acuerdo de libre comercio, pe-
ro no lo podemos anticipar”, comentó.
Mirar al sur
El presidente brasileño Lula da Silva no ocul-
tó su desencanto.
Luego de explicar a empresarios, funcio-
narios y periodistas cómo Brasil resistió la cri-
sis gracias a la diversificación de su comercio
exterior y a las políticas internas para fortale-
cer el mercado interno, con aumentos sala-
riales y bajas en tasas impositivas, con el pro-
pósito de aumentar el poder de compra de la
población, sobre todo la de menos recursos
(“fueron los pobres los que nos salvaron” de
la crisis), Lula expresó:
“Esta política me da el necesario cora-
je, realmente la voluntad, para decirle a mi
amigo Calderón, a los empresarios mexi-
canos –y desde tiempos del presidente Fox
vengo diciendo esto–, que México tiene
que mirar hacia Sudamérica. México no
puede mirar sólo hacia un lado. Tiene que
mirar para un lado pero también para el
otro. El mundo es redondo. El mundo no
es rectangular. Entonces es necesario mirar
para todos los lados. Y mirar mucho hacia
Sudamérica, y al mirar a Sudamérica, mi-
rar hacia Brasil, que tiene una población de
200 millones, que tiene un mercado interno
fuera de serie, que tiene muchas semejan-
zas con México.
“Nosotros no somos adversarios, y mu-
chísimo menos enemigos. Nosotros tenemos
todas las condiciones de ser aliados en esta
relación comercial, de ser aliados con los em-
presarios mexicanos que estén creyendo y
haciendo inversiones en Brasil, y ser aliados
con empresas brasileñas que resuelvan hacer
inversiones en conjunto con México, en pe-
troquímica, por ejemplo.
“Este es el destino que está trazado para
mexicanos y brasileños. Dos economías que
juntas son 300 millones de habitantes, con
un PIB extraordinario.”
Y enfático, el brasileño preguntó: “¿Dón-
de surge ese miedo? ¿Cuál es la preocupa-
ción que los empresarios mexicanos tienen
en relación con los empresarios brasileños, y
que no la tienen en relación con los estadu-
nidenses, los alemanes, los japoneses o con
los chinos? ¿Qué preocupación tienen los
Ella estudiaba la carrera de Economía
en la Universidad Federal de Minas Ge-
rais. Lectora voraz de los clásicos, desde
los hermanos Grimm hasta Fiodor Dos-
toievsky, y de los griegos, Rousseff se de-
tuvo en un libro fundacional de los mo-
vimientos armados latinoamericanos: La
revolución en la revolución, del francés
Regis Debray, compañero de armas del
Che Guevara y propagador de la teoría del
foquismo.
En Colina, grupo que durante la dicta-
dura realizó espectaculares atentados con-
tra edificios públicos, Dilma se entrenaba
militarmente. Sin embargo, todas las fuen-
tes consultadas por el periodista que más
sabe de la ministra, Louiz Maklouf Car-
valho, indican que ella estaba involucrada
en aspectos de organización y no en las ac-
ciones armadas.
Sin embargo, la propia ministra reve-
ló el domingo 21, también a Folha de Sao
Paulo, que recibió instrucción militar en
una finca ubicada en Uruguay, cerca de la
frontera con Brasil.
“Tirando no era buena. Lo que más ha-
bía era entrenamiento de seguridad, para
evitar ser perseguido. Lo digo ahora que
José Mujica ganó. El sabe muy bien có-
mo fueron esos años”, comentó la minis-
tra candidata respecto del exguerrillero de
los Tupamaros, que este lunes 1 asume la
presidencia de Uruguay.
A
P

p
h
o
t
o

/

A
l
e
x
a
n
d
r
e

M
e
n
e
g
h
i
n
i
Obra pública. Poder electoral
42 1739 / 28 de febrero de 2010
Brasil.indd 42 2/25/10 11:22 PM
empresarios brasileños en relación con los
mexicanos?”.
Se desesperó: “¡Dios mío! Dos economías
emergentes, dos economías con una mano
de obra más o menos semejante, dos pue-
blos que no se entienden perfectamente bien,
pero se entienden más o menos. Una lengua
muy cercana. ¡Por qué no existe esa integra-
ción! Por qué Brasil tiene que irse 100% para
un lado, y México 100% para otro.
“Por qué nos repartimos ese potencial
nuestro. Por qué Brasil no mira un poco ha-
cia América del Norte vía México; y México
hacia América del Sur vía Brasil.”
Pero el TLC no pasó. Y tendrá que esperar
un buen rato si es que se da. Porque el propio
presidente mexicano advirtió que se la lleva-
rán tranquila con el acuerdo estratégico: “No
se trata de hacer nada apresurada o irracional-
mente; no se trata de atropellar tiempos”.
Y entonces, por lo pronto, el intercambio
comercial entre los dos países seguirá sien-
do “una vergüenza”, como lo calificó el pre-
sidente de Brasil, pues para uno y otro país
apenas representa poco más de 1% del total
de su respectivo comercio exterior.
Acceso denegado
Las palabras del presidente brasileño, en el
encuentro con los medios, el 23 de febrero,
no aparecían hasta el jueves 25 en el portal
de la Presidencia de la República. En ella se
pueden ver todas las declaraciones comple-
tas de quienes intervinieron en el anuncio
del acuerdo estratégico y el de una inversión
conjunta de 2 mil 500 millones de dólares
entre la principal petroquímica brasileña,
Braskem, y la mexicana Idesa, para la cons-
trucción de un complejo petroquímico en
Coatzacoalcos.
Aunque se anuncia en el portal, el acceso
al discurso inicial de Lula es denegado.
Además de expresar su desencanto por el
miedo de los empresarios mexicanos, y por su
falta de decisión para entrarle a un TLC, Lula
presumió logros que bien podrían causar envi-
dia al gobierno mexicano: en Brasil, el año pa-
sado, el de la más grave crisis internacional, “tu-
vimos algo fuera de lo común: creamos 900 mil
nuevos puestos de trabajo, y en este enero ya
creamos 385 mil nuevos puestos de trabajo”.
Aquí en México, en los primeros 10 meses
de ese año se habían perdido casi un millón
de empleos. Y en enero pasado se crearon 35
mil empleos. Fue el propio presidente Calde-
rón quien dio a conocer la cifra, celebrándola.
Y sobre la manera en que enfrentó la cri-
sis el gobierno brasileño, Lula dio una auten-
tica lección: además de la fortaleza económi-
ca que da tener un comercio diversificado en
todo el mundo, el impulso decidido al mer-
cado interno hizo que, en el vendaval inter-
nacional, “sufriéramos menos”, dijo.
Lula explicó: “Tenemos un mercado in-
terno muy fuerte y con muchas carencias de
oportunidades. Siempre digo que en la crisis
económica en Brasil, en un primer momen-
to, fueron los pobres los que nos salvaron;
los pobres que no tenían acceso al merca-
do. Cuando empezamos a hacer políticas de
transferencias de ingresos, y políticas de au-
mento del salario mínimo y de la masa de
sueldos, y cuando facilitamos la venta de au-
tomóviles, de refrigeradores, de lavadoras,
cocinas, nos dimos cuenta de que el pueblo
estaba ávido de comprar esas cosas.
“Entonces ajustamos la economía bra-
sileña a la realidad del mercado interno, y
ajustamos el precio al poder de compra de la
gente, y para eso el gobierno hizo un esfuer-
zo inmenso por reducir prácticamente todos
los tributos, las tasas, para que los productos
fuesen más accesibles para la gente.”
Todo lo contrario de lo que se hizo en
México.
Y Los Pinos no quiere que se lea nada de
eso. ●
La captura
En 1969, luego de que la dictadura oficia-
lizó el estado de excepción, Colina se unió
al grupo guerrillero Vanguardia Popular
Revolucionaria (VPR) y conformaron la
organización VPR-Palmares. En ese año,
Rousseff se había separado de su marido
Galeno Linhares y comenzaba su relación
con su segundo y último esposo, el diri-
gente guerrillero de VPR-Palmares Carlos
Paixao de Araujo, con el que procreó a su
única hija, Paula, en 1976.
El grupo, que proclamaba la toma del
poder para imponer un Estado socialista,
perpetró el 18 de junio de 1969 uno de los
más importantes golpes guerrilleros en Bra-
sil: el robo de una caja fuerte con 2 millones
de dólares del departamento de la amante
que tenía en Río de Janeiro el gobernador
de Sao Paulo, Adhemar de Barros.
Sin embargo, dentro de la organización
VPR-Palmares, Rousseff es recordada por
sus excompañeros como parte de la línea
dialoguista, que impulsaba una política de
masas y el cese de la lucha armada. Se im-
puso la otra opción, la del comandante Car-
los Lamarca, principal guerrillero de la re-
sistencia brasileña a la dictadura.
El 15 de enero de 1970 Rousseff fue
arrestada. La detención se produjo en las
calles de Sao Paulo, cuando intentaba
guardar en un apartamento parte del ma-
terial bélico de la organización guerrillera
que estaba cercada por los servicios de in-
teligencia del ejército.
Su captura se produjo 15 días después
de que Claudio Galeno Lindares, su pri-
mer marido, secuestró un avión militar
y viajó a Cuba para entrenar guerrilleros
que podrían combatir en Brasil. Por Cu-
ba también pasó, varios años después, re-
cibiendo entrenamiento militar, José Dir-
ceu, dirigente del PT y antecesor de Dilma
hasta 2005 en la jefatura de ministros. Dir-
ceu debió renunciar a su cargo acusado de
montar una red de sobornos para comprar
votos a parlamentarios aliados, en el peor
escándalo de los dos gobiernos de Lula.
Rousseff fue detenida cuando debía
reu nirse con un miembro de la organiza-
ción. Iba armada. El Departamento de Or-
den Político y Social (Dops, policía política
de la dictadura) la tenía entre sus objetivos
principales. Documentos obtenidos por la
revista Piauí, el medio que mejor cubrió la
trayectoria guerrillera de la ministra, indi-
can que Rousseff era llamada “La Juana de
Arco de la subversión” y la “Figura Feme-
nina de Expresión Tristemente Notable”.
“Yo tenía 15 o 16 años cuando la dic-
tadura comenzó. Mi generación sufrió lo
peor de la dictadura: la desesperanza de
que uno pueda modificar el país por medio
de la democracia. Entonces, el que creía en
la democracia en aquel periodo era inge-
nuo. Y eso lleva a mi prisión. Cuanto peor
es la represión, más valor uno le da a la de-
mocracia. En la prisión uno ve la tortura, la
muerte y al Diablo, y eso hizo salir a mi ge-
neración de las tinieblas en relación con la
democracia”, comentó Rousseff la semana
pasada a la revista Época.
Dilma estuvo detenida desde el 15 de
enero de 1970 hasta diciembre de 1973.
Fue liberada por el Superior Tribunal Mili-
tar. Durante un mes fue torturada con cho-
ques eléctricos, ahogamiento y golpes. Sus
compañeros dicen que nunca entregó a los
dirigentes de la organización, y que hasta
logró despistar a los militares. Les dijo que
A
P

p
h
o
t
o

/

M
i
g
u
e
l

T
o
v
a
r
Lula. Desencanto

1739 / 28 de febrero de 2010

43
I NTERNACI ONAL / BRASI L
Brasil.indd 43 2/25/10 11:22 PM
L
A HABANA.- Una lista de pendientes
complica las relaciones bilaterales de
México y Cuba, las cuales son “lejanas”
y “tibias” debido a la falta de voluntad
política de los gobiernos de Felipe Calderón
y Raúl Castro.
Yeidckol Polevnsky Gurwitz, secretaria de
Relaciones Exteriores del Senado de la Repú-
blica, no cree que con una visita del manda-
tario mexicano a Cuba puedan solucionarse
los viejos y nuevos problemas que existen en
torno de las relaciones entre ambos países.
Polevnsky organizó, por la parte mexi-
cana, la undécima reunión Interparlamen-
taria México-Cuba, realizada en La Habana
los días 19 y 20 de febrero. Es también la se-
nadora mexicana con mayor presencia en la
isla y la que tiene mayores contactos con el
gobierno de Raúl Castro.
“Una sola gira (de Calderón) no sirve
mucho. Que venga o no venga no es tan im-
portante si no hay voluntad política para re-
solver los temas de fondo. Yo creo que si rea-
liza la gira, no puede venir con las manos
Resquemores
Juan Balboa
vacías”, comenta la legisladora en una entre-
vista con Proceso realizada al término de la
reunión.
Los pendientes
Polevnsky considera que el presidente Calde-
rón tiene que acudir a Cuba con soluciones
a los “grandes pendientes” que prevalecen
desde hace más de siete años en la agenda
bilateral. No sólo debe viajar a La Habana
“para tomarse la foto”, asegura.
–¿Cuáles son los principales pendientes?
–se le pregunta.
De inmediato hace una lista de los “te-
mas prioritarios” que, sostiene, no permiten
que las relaciones bilaterales sean “plenas”.
De inicio asegura que el gobierno mexi-
cano se ha negado a registrar los medica-
mentos cubanos. “La Secretaría de Salud
tiene los documentos del trámite. Ahí está
detenido. Esta secretaría depende del Ejecu-
tivo federal”, señala.
Explica: “Es increíble que no realicemos
el trámite para que podamos adquirir, a pre-
cios justos y bajos, medicamentos de Cu-
ba, mientras que la Secretaría de Salud sigue
comprando medicamentos a la Unión Euro-
pa y a Estados Unidos a precios sumamen-
te elevados. Compra caro, cuando se puede
comprar con la máxima tecnología y a me-
nor precio a la isla. Hablo de retrovirales, va-
cunas, de productos contra el cáncer de ca-
beza y cuello, del pie diabético…”.
Polevnsky continúa: “El presidente aún
no autoriza la revisión del acuerdo aran-
celario ni la renegociación del Acuerdo de
Complementación Económica entre Cuba y
México para actualizarlo y conceder recípro-
debía encontrarse con un guerrillero en la
Plaza de la República, en el centro de Sao
Paulo. Ella lo inventó. Pero fue obligada a
sentarse en un banco a esperar al “contac-
to”. Ningún combatiente llegó, salvo un tu-
rista argentino que se sentó con ella para
seducirla y terminó preso y torturado en el
edificio de represión ilegal Operación Ban-
deirantes (Oban).
Poco después los militares obligaron a
Rousseff, luego de una sesión de torturas, a
ir al encuentro del sindicalista Natael Barbo-
sa, aliado de su organización. “Ella me vio,
me hacía señas con la cara para que me fue-
ra. Ella me entregó porque había sido tortu-
rada demasiado. Pero yo no era nadie, no co-
nocía a los líderes de la organización”, contó
el sindicalista, hoy con 87 años.
Los militares brasileños quedaron im-
punes de los crímenes de lesa humanidad
cometidos durante el régimen, gracias a
la Ley de Amnistía dictada por ellos mis-
mos en 1979 y que en la actualidad está
en revisión por el Supremo Tribunal Fe-
deral (STF).
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Superministra
Gran parte de la opinión pública brasile-
ña quedó conmocionada cuando la ministra
contó a Folha de Sao Paulo, en una entre-
vista efectuada en abril de 2009, sus recuer-
dos de las cárceles de la dictadura: “Nadie
se imagina cuantas secreciones salen de un
ser humano cuando es golpeado sin parar y
es torturado. Porque esa cantidad de líquidos
que tenemos, la sangre, la orina, el excre-
mento, aparecen en su forma más humana”.
Cuando salió de prisión se fue a vivir a
Porto Alegre, donde estaba detenido su se-
gundo marido, quien fue liberado tiempo
después, con los movimientos de resisten-
cia armados aniquilados.
Retomó sus estudios de economía en la
Universidad Federal de Rio Grande do Sul,
donde se recibió en 1977, y quedó embara-
zada de Paula, su única hija. Al mismo tiem-
po, empezó a trabajar en la función pública
en la Fundación de Economía y Estadística
del gobierno de Rio Grande do Sul. Fue ex-
pulsada de ese organismo público por sus
antecedentes, por orden del Ministerio del
Ejército, y entonces se marchó a Campi-
nas, interior de Sao Paulo. No fue sino hasta
1980, con la apertura política, que comenzó
a militar en el PDT y fue propuesta para for-
mar parte de la Asamblea Legislativa.
En 1989, en las primeras elecciones ge-
nerales tras el régimen de facto, Rousseff
no votó por Lula, sino por Brizola. El ga-
nador fue Fernando Collor de Mello, quien
renunció cuando comenzaba el juicio polí-
tico para su destitución en 1992.
En 1999, Rousseff se acercó al PT de
la mano del gobernador de Rio Grande do
Sul, Olivio Dutra, quien la nombró secreta-
ría de Energía. Su desempeño fue tan bueno
en medio de los cortes de racionamiento de
energía del gobierno del presidente Fernan-
do Henrique Cardoso, que fue convocada
para asesorar a Lula en la campaña de 2002.
“Lula la eligió candidata en soledad.
Eso es todo una obra de él”, dijo Gilberto
Carvalho, jefe de asesores del presidente y
el único que participa de todas las reunio-
nes con el mandatario.
Raúl Castro y Calderón. Encuentro en Cancún
44 1739 / 28 de febrero de 2010
Brasil.indd 44 2/25/10 11:22 PM
camente preferencias arancelarias en pro-
ductos y mercancías”.
Señala otro pendiente: la falta de finan-
ciamiento por parte del Banco Nacional de
Comercio Exterior (Bancomext) para que las
pequeñas y medianas empresas realicen inter-
cambios comerciales más amplios con Cuba.
“Hace falta una línea de crédito oportu-
na, suficiente, operativa y accesible para las
empresas mexicanas. El gobierno mexicano
abrió una línea de crédito de tan sólo 21 mi-
llones de dólares, mientras que Brasil tiene
una línea de crédito de más de 500 millones
de dólares. ¿Cómo compites?”, se pregunta.
Además, indica, es necesario revisar y
adecuar las barreras no arancelarias, sanita-
rias, fitosanitarias y zoosanitarias; impulsar la
normalización técnica para permitir el acceso
de mercancías mexicanas a Cuba y vicever-
sa, así como revalidar y homologar los títulos
académicos y el intercambio de tecnologías.
Polevnsky –quien ocupó la presiden-
cia de la Cámara Nacional de la Industria de
Transformación (Canacintra) en 2002, y la
del Foro Empresarial México-Cuba– asegu-
ra que decenas de empresarios de todos los
sectores se le han acercado para expresarle
su deseo de invertir en la isla; pero, dice, “no
hay el apoyo presidencial”.
De hecho, la cancelación del viaje del
presidente Calderón en mayo pasado dejó
con las maletas hechas a un grupo de em-
presarios mexicanos que lo iban a acompa-
ñar a la isla.
A mediados de los noventa, las inversio-
nes mexicanas en Cuba llegaban a mil 500
millones de dólares; superaban a las de Es-
paña y Canadá. Alentadas por las políticas
de apertura, llegaron a esta nación empresas
como Grupo Domos, Cemex, Vitro e Inter-
national Textile Co.
Quince años después, esas empresas sa-
lieron de la isla y ahora la inversión mexica-
na es prácticamente inexistente. En 2008,
el Bancomext y el Banco Nacional de Cuba
(BNC) abrieron a duras penas una línea de
crédito por 20 millones 746 mil dólares, con
una vigencia de dos años, para financiar la
venta de bienes y servicios. Esa cifra repre-
senta casi 1% de la inversión comprometida
por empresarios mexicanos en 1995.
Desinterés
Por su parte, funcionarios cubanos consulta-
dos por Proceso y que optaron por el anoni-
mato coinciden en señalar que México no es
una prioridad política, diplomática y comer-
cial en la agenda internacional de Cuba, co-
mo sí lo son Venezuela, Brasil, y Argentina, en
lo que respecta a América Latina; Rusia y Chi-
na, en el caso de Asía, y España y Alemania, en
lo tocante a Europa.
“Desde el alejamiento en las relaciones
con el gobierno de Ernesto Zedillo (1994-
2000) y los enfrentamientos con el gobierno
de Vicente Fox (2000-2006), Cuba buscó sus
alianzas con naciones sudamericanas.
“Fue con Fox que Cuba decidió bajar el
perfil a sus relaciones con el gobierno mexi-
cano, mas no con el pueblo mexicano. Todo
parecía que con Calderón se caminaría por
la ruta correcta, pero los desencuentros di-
plomáticos por la aparición del virus A/H1N1
nos hicieron mantener el bajo perfil”, señala
uno de los funcionarios entrevistados.
La actual crisis de liquidez que enfrenta
el gobierno cubano –que lo obligó a suspen-
der pagos a casi 200 empresas extranjeras
asentadas en la isla– es otro de los factores
que desalentaron la inversión externa y el co-
mercio con la isla, incluido el de las empresas
mexicanas.
Según diplomáticos de Centroamérica, el
adeudo de Cuba con el Bancomext y la sus-
pensión de pagos a exportadores mexicanos
mantiene tensas las relaciones bilaterales.
Desde hace siete años La Habana debe
cerca de 400 millones de dólares a ese ban-
co mexicano de desarrollo. En 2008, ambos
países firmaron un acuerdo para reestructu-
rar el adeudo. El gobierno cubano pagó pun-
tualmente durante 2008, pero no pudo ha-
cerlo en 2009.
Empresas estatales que compran produc-
tos a compañías mexicanas –sobre todo en el
sector de los alimentos– también incumplie-
ron sus pagos, si bien apenas este año reanu-
daron las transferencias de dinero, según in-
formó hace unos días Rogelio Granguillhome
Morfin, titular de la Unidad de Relaciones Eco-
nómicas y Cooperación Internacional de la
Secretaría de Relaciones Exteriores de México.
Tan complicado como el pago de dinero
lo ha sido que Cuba acepte aplicar el Tratado
de Ejecución de Sentencias Penales (TESP), vi-
gente entre los dos países, para que unos 30
mexicanos encarcelados en la isla acusados de
narcotráfico y tráfico de personas puedan ter-
minar de cumplir su condena en México.
Con todo, después de seis años La Haba-
na estudia los primeros ocho casos de mexi-
canos que han solicitado su repatriación,
confirmó el embajador Gabriel Jiménez Re-
mus, y añadió que prácticamente todo está
listo para ello; “sólo falta –dice– la resolución
final de las autoridades cubanas”. ●
Dilma Rousseff sorprendió a Lula en
una reunión técnica de campaña. El propio
presidente lo contó así a la revista Piauí de
septiembre de 2009: “Apenas la conocía,
porque provenía del PDT. En una reunión
de campaña apareció ella con una compu-
tadora bajo el brazo. Ella era mejor que el
resto y entonces dije: ‘ya tengo a mi mi-
nistra de Minas y Energía’. Ella sobresalió
por sobre 15 hombres, por su objetividad
y su alto grado de conocimiento del sector.
Fue así que ella apareció en el gobierno”.
Desde su ministerio de Minas y Ener-
gía, en el primer gobierno de Lula, Rou-
sseff revitalizó Petrobras y modernizó el
sistema eléctrico del país con base en un
plan de represas hidroeléctricas recha-
zadas por los grupos ambientalistas. En
2005, con la salida de la jefatura de mi-
nistros de Dirceu por corrupción, Lula la
nombró en el cargo estratégico y la puso
al frente del mayor plan de obras públi-
cas del país: el Programa de Aceleración
del Crecimiento (PAC), principal motor
del país desde 2006, con una inversión pú-
blica y privada de unos 300 mil millones
de dólares.
Está a cargo del programa Mi Casa,
Mi vida, para la construcción de 1 millón
de viviendas populares hasta fin de año, y
también de la política petrolera tras los ha-
llazgos en los megayacimientos submari-
nos del litoral de Sao Paulo, que en una
década colocarán al país entre los 10 ma-
yores exportadores de crudo.
Lula, quien desistió de reformar la Cons-
titución para un tercer mandato consecutivo
como querían varios dirigentes, la eligió por
su capacidad de gestión. “Nosotros vamos a
ocuparnos de la parte política. Ella aprenderá
poco a poco”, dijo Lula a Carvalho antes de
lanzarla como candidata. El mandatario con-
fía en que podrá transferirle parte de su po-
pularidad para mantener al PT y a su coali-
ción en el gobierno hasta por lo menos 2014.
Para Lula, Rousseff es un proyecto has-
ta 2018, con reelección incluida, pero la
mayoría de los analistas sostiene que si ga-
na será el puente para el regreso del presi-
dente en 2014.
A
P

p
h
o
t
o

/

H
é
l
v
i
o

R
o
m
e
r
o
Dilma. Cargo estratégico

1739 / 28 de febrero de 2010

45
I NTERNACI ONAL / BRASI L
Brasil.indd 45 2/25/10 11:22 PM
M
ONTEVIDEO.- “Invertir no
es una timba (apuesta). Hay
que correr ciertos riesgos,
porque en la vida seguro se
suele morir en la sopa. Lo
tenemos que decir nosotros
porque esto lo dicen todos los economis-
tas, pero no son muy creíbles los econo-
mistas. Lo tenemos que afirmar los po-
líticos, que somos los que ponemos la
caripela (la cara) con la gente”, dijo José
Mujica, y el auditorio, compuesto por mil
500 empresarios uruguayos y extranjeros,
estalló en aplausos.
El episodio, ocurrido el pasado 10 de
febrero en el hotel cinco estrellas Conrad
and Resort de Punta del Este, ilustra la me-
tamorfosis que ha sufrido un exguerrillero
que combatió un régimen democrático en
decadencia en los años sesenta, y que es-
te lunes 1 de marzo asume la Presidencia
de Uruguay.
Esmeradamente afeitado y peinado, con
saco azul de tela importada, Mujica exhortó
a los empresarios a que dejen su capital en
este pequeño país de Sudamérica.
El
José Mujica hubiera deseado quedarse en su huerta
cosechando legumbres, alfalfa y maíz. Ahora se siente
obligado a “agarrar una changa (empleo temporal)”:
la presidencia de Uruguay. Contra su costumbre, se
pondrá saco para recibir la banda presidencial este 1
de marzo. Exguerrillero, preso político torturado du-
rante la dictadura militar, Pepe Mujica hace a un lado
la ortodoxia de izquierda radical y aplica con pragma-
tismo una estrategia que le permita ser congruente
con sus ideas: alienta a los empresarios a generar la
riqueza necesaria para financiar los grandes proyectos
sociales de su país.
César Bianchi
“¡Jugala acá, que no te la van a expro-
piar ni te van a doblar el lomo de impues-
tos! Cuanto más crece la economía, más
aumenta la recaudación que necesitamos
para fenomenales inversiones sociales.
Pero si queremos recaudar aumentando
los impuestos sobre la misma masa de ri-
queza, estamos fritos, porque matamos la
gallina de los huevos de oro”, planteó Mu-
jica, y los representantes del capitalismo
del cono sur volvieron a aplaudir, alivia-
dos, si acaso esperanzados.
El almuerzo y conferencia en el bal-
neario más top del Río de la Plata fue un
punto de inflexión en el periodo de tran-
sición entre el gobierno saliente del médi-
co socialista Tabaré Vázquez, quien enca-
bezó el primer gobierno de izquierda, y la
asunción de Mujica. De hecho, fue la con-
firmación de un viraje ideológico hacia el
pragmatismo que Mujica quiere demostrar
desde que la oposición empezó a descon-
fiar y sus publicistas se dedicaron a asustar
a electores incautos.
También fue una oportunidad para em-
pezar a acostumbrarse al Mujica de sa-
de Pepe
pragmatismo
A
P

p
h
o
t
o

/

N
a
t
a
c
h
a

P
i
s
a
r
e
n
k
o
Expediente guerrillero
46 1739 / 28 de febrero de 2010
Uruguay.indd 46 2/25/10 11:23 PM
co… y para sonreír socarronamente al ver
cómo el viejo Pepe, aquel de cuna obre-
ra y pasado de atentados y tortura militar,
a punto de calzarse la banda presidencial,
ahora alienta a los inversionistas.
“Políticos con armas”
A sus 74 años, Pepe Mujica es la represen-
tación del uruguayo de a pie, es el pueblo
llegando al poder. Su organización, el Mo-
vimiento de Participación Popular (MPP),
aportó 29% de los votos al Frente Amplio
para que Vázquez ganara las elecciones en
octubre de 2004 y consolidó a Mujica co-
mo la fuerza más poderosa de la izquierda.
En marzo de 2005 fue nombrado ministro
de Ganadería, Agricultura y Pesca; antes
fue diputado y senador.
Pero mucho antes de ser político, fue
un guerrillero que abrazó las armas para
luchar contra el sistema.
De niño ayudó a su madre Lucy ven-
diendo flores en la feria del Cerro, un ba-
rrio humilde de la capital. De jovencito, y
con apenas un par de materias aprobadas
en la Facultad de Humanidades, fue secre-
tario de Enrique Erro, un ministro del de-
rechista Partido Nacional. Luego pasó a la
clandestinidad y desde 1963 hizo la revo-
lución con el Movimiento de Liberación
Nacional-Tupamaros (MLN-T). Era una
locura. Liderados por Raúl Sendic, qui-
sieron llevar adelante la guerrilla urba-
na, desaconsejada hasta por el propio Che
Guevara, de visita en Montevideo como
ministro de Cuba.
“El golpe se veía venir, estaba en el ai-
re”, dijo a este reportero en su casa de Rin-
cón del Cerro en la periferia montevidea-
na, en junio de 2009. Mujica ha definido a
los tupamaros como “políticos con armas”,
que es su forma de legitimar una guerrilla
que él considera que fue necesaria cuando
el colorado Jorge Pacheco (1967-1972) im-
ponía medidas de seguridad y reprimía con
violencia a los manifestantes.
El resto de la biografía de Mujica hoy
es conocida gracias a los medios y las em-
presas editoriales, embelesados ante su
exótica imagen: se tiroteó con policías y
militares; salvó su vida de milagro, cuan-
do ya estaba detenido, gracias a un ciruja-
no “compañero”, y en septiembre de 1971
se escapó junto con 110 presos por un tú-
nel de 40 metros del Penal de Punta Ca-
rretas (ahora hay allí un shopping center).
La fuga fue de tal magnitud que quedó in-
mortalizada en el Libro Guiness de los Ré-
cords con el nombre de “El Abuso”.
Un año después la policía lo capturó.
Fue salvajemente torturado junto con otros
ocho “rehenes especiales” de la dictadura
de la época, a quienes trasladaban conti-
nuamente por cuarteles del interior. Sopor-
tó 14 años preso en pozos y aljibes donde se
hizo amigo de nueve ranitas y algunas hor-
migas para no enloquecer, según su biógra-
fo Miguel Campodónico. Llegó a beber su
propio orín y lo único que podía leer eran
recortes de diarios.
Quedó en libertad en 1985 con la res-
tauración de la democracia, indultado por
una ley de amnistía a presos políticos que
también perdonó a los represores que vio-
laron los derechos humanos.
Ahí comenzó su reconversión, perge-
ñada con tiempo en la cárcel. Junto con su
compañera Lucía Topolansky (exguerri-
llera del MLN-T, senadora del MPP e in-
minente primera dama), salió a hablar con
la gente en asambleas populares. Las lla-
maron “mateadas”, porque en esas reunio-
nes se compartía la infusión criolla con ba-
se en el mate.
“Empezamos a discutir con compañe-
ros que recién salían de la cárcel, algunos
que habían sobrevivido calladamente a la
dictadura y otros que estaban retornando
del exilio, para rearmarnos políticamen-
te. En esas asambleas salió la consigna de
darnos un baño de pueblo. Habían pasado
11 años y el país era otro. Había que reco-
nocerlo y el país tenía que reconocernos”,
contó Topolansky en junio pasado, cuan-
do el reportero visitó la huerta donde vi-
ven ella y Mujica.
“Era claro que había que actuar en la le-
galidad. Empezamos con esa filosofía y ese
vínculo directo con la gente. No nos impor-
taba si la ‘mateada’ tenía 10 personas, 100
o mil, lo importante era tener el vínculo di-
recto. La gente apreció eso, el discurso de
cercanía o proximidad”, opinó.
La estrategia de Pepe fue exitosa. El
floricultor se hizo tremendamente popu-
lar y cautivó a todos. Ingresó al Parlamen-
to en 1994 con un suéter raído, la campana
de los pantalones sujeta a los tobillo con
pinzas de madera para tender ropa y esta-
cionando su moto Vespa frente al Palacio
Legislativo, una mole de mármol que re-
presenta a la democracia desde 1925. Los
canales de televisión fueron a buscarlo y él
les dijo lo que querían oír: “Me siento un
florero acá adentro”.
Mujica y su esposa viven en una huer-
ta donde plantan y cosechan durante todo
el año legumbres, alfalfa y maíz. En con-
A
P

p
h
o
t
o

/

M
a
t
i
l
d
e

C
a
m
p
o
d
o
n
i
c
o
Mujica. “El vínculo directo”

1739 / 28 de febrero de 2010

47
I NTERNACI ONAL / URUGUAY
Uruguay.indd 47 2/25/10 11:23 PM
tra del protocolo, anunció que desde ahí
gobernará. Antes de ganar las elecciones
internas de su partido y resultar candida-
to para las nacionales, Pepe confesó a la
revista Gatopardo que prefería estar en su
huerta cultivando verduras que ejercien-
do la Presidencia de la República. Pero lo
obligaron a “agarrar una changa”, un em-
pleo temporal, y no pudo negarse.
También le quitó trascendencia al his-
tórico hecho de tener que tomar decisio-
nes de estadista: “De eso hacen un mis-
terio (…) Los que laburan, los que andan
con un plumero en el culo, son los minis-
tros”, me dijo en el living de su casa, un
día que había faltado al Parlamento para
trabajar arriba de su tractor.
Cambio de imagen
Si en el escenario local llamó la atención
la llegada de este exguerrillero al sistema
político hace 15 años, su ascenso al poder
ya no puede sorprender a nadie en Amé-
rica Latina. De líderes izquierdistas poco
convencionales ya está lleno el continente:
dos mujeres presidentas, en Argentina y
Chile; un exmontonero casado con la pri-
mera de éstas; un indígena aymara en Bo-
livia; un cura con antecedentes non sanc-
tos en Paraguay; un militar que intentó un
golpe de Estado pero con discurso de iz-
quierda radical en Venezuela; un sindica-
lista metalúrgico en Brasil. Hasta hay un
afroestadunidense en la Casa Blanca.
Mujica, el último que se sumó a la ola,
ahora se afeita todos los días, a veces se
peina con gel, se pone lentes de sol y has-
ta usa saco de vestir. “Pero no uso corbata
ni que me lo pida Mandrake”, advirtió al-
guna vez al reportero.
La oposición se mofó de su cambio de
imagen “a lo Lula”, y todavía le endilga
un par de comentarios desafortunados. En
la campaña electoral de 2004, Mujica di-
jo que sería capaz de “tragarse sapos y cu-
lebras” con tal de ganar y gobernar para
los más desposeídos, en alusión a conve-
nios firmados con el FMI y el Banco Mun-
dial. Un par de años después comenzó a
repetir otra frase poco feliz: “Como te di-
go una cosa, te digo la otra”. Dirigentes de
la derecha (colorados y blancos) entien-
den hasta hoy que el líder tupamaro tiene
un discurso para cada auditorio.
Aunque haya edulcorado su viejo dis-
curso extremo que encantaba a la izquier-
da fundacional y más ortodoxa, todavía se
puede distinguir la esencia de su forma de
pensar. Mujica anunció un plan de vivien-
das para los más pobres y para aquellos
que viven en zonas inundables, y marcó
como prioridad eliminar la indigencia,
duplicar la cantidad de escuelas de tiem-
po completo y llevar la universidad al in-
terior del país.
Reivindicar el olvidado Uruguay rural
y su matriz agroexportadora, así como las
“fenomenales inversiones sociales” que
quiere apuntalar, son los asuntos que lo
desvelan. Sin ir más lejos, en el almuerzo
con la flor y nata del empresariado riopla-
tense en el balneario esteño, recaudó 102
mil 500 dólares que donó al Hospital de
Maldonado.
Algo parece dejar tranquila a la pobla-
ción uruguaya: el próximo presidente no
se enriquecerá mientras dure su mandato.
Donará 87% de su sueldo. Durante su ges-
tión, Mujica vivirá con 37 mil pesos uru-
guayos (unos mil 850 dólares), cuando el
salario neto del presidente de la Repúbli-
ca en Uruguay es de 226 mil pesos (11 mil
300 dólares).
A instancias de Mujica, el MPP pone
límites a los sueldos de sus miembros que
ocupan cargos jerárquicos. Con el resto
del dinero, el movimiento creó hace cua-
tro años el Fondo Raúl Sendic, que otorga
préstamos a los pobres que formen peque-
ñas cooperativas de vecinos para lanzar
proyectos, sin cobrar intereses ni pedir ga-
rantías. Este año, además, quiere fundar
una organización similar para dar solucio-
nes de viviendas a los más necesitados con
el sobrante de salarios de ministros y le-
gisladores del MPP, según publicó el dia-
rio El País el 14 de febrero.
Mujica pretende imprimir a su gobier-
no la misma austeridad con la que él se
conduce en la vida. Explica Topolansky,
su esposa: “La enorme cantidad de años en
cárcel, en los que uno tuvo que vivir con lo
mínimo, hace que uno no necesite mucho
para ser feliz (…) En una sociedad que se
ha vuelto muy consumista y hay mucho de
superfluo, lograr desprenderse de esa mo-
chila es positivo”.
Mujica aplacó ánimos al sugerir un
continuismo del gobierno de Tabaré Váz-
quez, pero se las ha ingeniado para exhi-
bir cuál será su impronta. Mientras el ac-
tual presidente dijo una y mil veces que
no negociaría con Argentina una salida
al conflicto bilateral por la instalación de
la pastera finlandesa Botnia sobre el río
Uruguay hasta en tanto no se levante el
piquete de los asambleístas argentinos en
la ruta, Mujica se reunió con Cristina Fer-
nández de Kirchner un mes después de re-
sultar electo. “Vine a Buenos Aires para
destapar los puentes. No tengo nada en
contra (de Vázquez), pero asumo una ac-
titud activa para que se destrabe esto”, ar-
gumentó el 14 de enero.
De la misma forma le puso paños ti-
bios a dos proyectos de Vázquez, que éste
dejó en suspenso: un proyecto para votar
29 alcaldías por primera vez en el país y la
puesta en marcha del Plan Cardales, una
iniciativa estatal para ofrecer a los urugua-
yos el triple play: internet, telefonía y TV
cable. Y eso que Vázquez –líder indiscu-
tido de la coalición de izquierda– deja el
gobierno con 80% de aprobación a su ges-
tión, según anunció la encuestadora Fac-
tum el pasado 22 de diciembre.
Con el saco puesto y un discurso lla-
no, plagado de metáforas campesinas,
aunque carente de algunas eses, Mujica
se prepara para asumir este lunes 1 como
presidente de Uruguay. En el barrio histó-
rico Ciudad Vieja de Montevideo, frente
al mausoleo del prócer José Artigas, reci-
birá a su admirado Lula y a su amigo Hu-
go Chávez –del que se intenta despegar–,
entre otros mandatarios extranjeros. Pero
a partir del martes 2 tendrá que demos-
trar la coherencia de su pensamiento y de-
jar atrás el estigma de “como te digo una
cosa, te digo la otra”. Es de prever que no
abandone la dieta de sopas de culebras y
tortillas de sapos.
A
P

p
h
o
t
o

/

M
a
t
i
l
d
e

C
a
m
p
o
d
o
n
i
c
o
“Los uruguayos de a pie”
48 1739 / 28 de febrero de 2010
I NTERNACI ONAL / URUGUAY
Uruguay.indd 48 2/25/10 11:23 PM
Uruguay.indd 49 2/25/10 11:23 PM
50 1739 / 28 de febrero de 2010
Nostalgia autoritaria
ANÁLI SI S
J O H N M. AC K E R M A N
Es una lástima que algunas figuras pú-
blicas aún no se acostumbren a vivir bajo
las reglas de la democracia. Añoran el auto-
ritarismo del pasado, cuando el Poder Le-
gislativo servía a los intereses del partido
en el poder y los legisladores se prestaban
a ser meros levantadedos para aprobar las
iniciativas del Presidente de la República.
“No hay nada más que discutir, hay que vo-
tar y punto”, declaró Jorge Castañeda con
desesperación a propósito del desplegado
No a la Generación del No, que organizó
junto con Héctor Aguilar Camín y Federi-
co Reyes Heroles. “Amigos legisladores:
aprueben las reformas (de Calderón)”,
ordena con soberbia el puñado de exgo-
bernantes, exfuncionarios públicos, inte-
lectuales y periodistas abajo firmantes.
El desplegado, difundido el martes 23,
afirma que durante los últimos 13 años ha
existido un “bloqueo persistente al cam-
bio por parte de las fuerzas políticas”. En
palabras de Sabina Berman, distinguida
colega de la revista Proceso y también fir-
mante del documento, “todo se confunde
en nuestra democracia para que sencilla-
mente no se apruebe nada en el Congreso”.
Afortunadamente, tal apreciación es
profundamente equivocada. Ya desde 1997
hemos sido testigos de una gran producti-
vidad legislativa resultado del pluralismo
y dinamismo renovado del Congreso. En
este periodo se han emitido 51 decretos de
reforma constitucional que han modificado
en total más de 100 artículos. Asimismo, la
aprobación de leyes ordinarias se ha acele-
rado a un paso nunca antes visto en la his-
toria de México.
Algunas reformas particularmente
importantes han consistido en la creación
de la Auditoría Superior de la Federación
(ASF), la dotación de autonomía plena
a la Comisión Nacional de los Derechos
Humanos, la aprobación de la ley de trans-
parencia y la reforma al artículo sexto de
la Constitución, la creación del servicio
civil de carrera, la reforma constitucional
en materia de justicia penal, y la históri-
ca reforma electoral de 2007-2008, entre
muchas otras de gran envergadura.
Llama la atención que el desplegado
feche el momento del inicio de la supuesta
“parálisis” precisamente en 1997, cuando
el Partido Revolucionario Institucional
(PRI) perdió la mayoría absoluta en la Cá-
mara de Diputados. El mensaje es claro:
Antes, bajo el régimen del partido del Es-
tado, el Legislativo sí dejaba “gobernar”.
Hoy, bajo la pluralidad democrática, este
poder se ha convertido supuestamente en
un obstáculo para el avance del país.
No debería sorprender, entonces, que
algunos de los firmantes más conspicuos
del desplegado sean precisamente antiguos
funcionarios priistas, como Ernesto Zedillo,
Pedro Aspe, Jaime Serra Puche y Luis Té-
llez. También destaca la firma de Luis Carlos
Ugalde. Sólo faltó la firma de Carlos Salinas.
De cualquier modo, no hacía falta que
“el innombrable” plasmara su autógrafo,
ya que su posición se encuentra más que
representada por los organizadores de esta
declaración pública. En su ensayo Un fu-
turo para México, que sirve de preámbulo
y contexto para el desplegado, Aguilar Ca-
mín y Castañeda aclaman los tiempos su-
puestamente “modernizantes” que vivimos
en México durante el sexenio de Salinas.
“Apenas había empezado la obertura que
sustituiría al nacionalismo revolucionario,
el salto a la modernidad de los noventa,
cuando la triste trilogía del año 1994 –re-
belión, magnicidios, crisis económica–
destruyó la credibilidad del nuevo libreto”.
De acuerdo con estos escritores, hoy habría
que recuperar el proyecto original del “go-
bierno audaz e ilustrado” de Salinas.
Otro elemento que confirma el espíri-
tu salinista del desplegado es la afirmación
de que la propuesta de reforma política de
Calderón constituiría “el cambio más im-
portante en el país desde 1994”. De un plu-
mazo, los abajo firmantes borran del mapa
toda la transición política mexicana. La
reforma política de 1996, la alternancia de
2000 y las docenas de reformas constitu-
cionales que se han aprobado desde enton-
ces simplemente no se comparan a sus ojos
con las privatizaciones y reformas “auda-
ces” que impulsó Salinas antes de 1994.
Quizás no fue mera coincidencia que el
mismo día en que se divulgó el desplega-
do, Salinas hiciera uno de sus calcu lados
actos de presencia en público. Durante un
foro organizado por la Fundación Espi-
Análisis.indd 50 2/25/10 11:24 PM

1739 / 28 de febrero de 2010 51
Naranjo
Entre cuates
nosa Iglesias, el expresidente ofreció una
conferencia magistral para autoalabarse
por sus esfuerzos para “modernizar el Es-
tado” cuando era presidente.
El desplegado finge mirar hacia el fu-
turo, pero en realidad nos invita a volver
la mirada hacia una de las épocas más co-
rruptas, opacas y autoritarias de la historia
reciente de nuestro país.
Afortunadamente, los legisladores del
Partido de la Revolución Democrática
(PRD) y del PRI no hicieron caso a estos
exabruptos y presentaron sus propias ini-
ciativas de reforma política, que rebasan por
mucho el alcance de las propuestas de Cal-
derón. El PRD propone las figuras de plebis-
cito, referéndum y revocación de mandato,
así como la participación del Congreso en la
aprobación y seguimiento del Plan Nacional
de Desarrollo. Asimismo, tanto el PRD co-
mo el PRI respaldan la ratificación del gabi-
nete por el Legislativo, el fortalecimiento de
las comisiones del Congreso, la dotación de
autonomía plena al Ministerio Público y el
fortalecimiento de la ASF.
Bienvenido el debate de estas y otras
propuestas por venir. La historia demuestra
que las mejores reformas siempre han sido
las que primero se debaten de manera de-
mocrática y participativa. Así como existe
la urgente necesidad de una renovación de
nuestra clase política, también hace falta un
cambio en aquellas figuras públicas que no
hacen más que recurrir a las mismas estrate-
gias chantajistas e intolerantes de siempre. ●
Análisis.indd 51 2/27/10 12:26 AM
52 1739 / 28 de febrero de 2010
La iniciativa de reforma política
presidencial, que busca fortalecer al
Poder Ejecutivo, logró sacudir a los
grupos parlamentarios de los dos prin-
cipales partidos de oposición, PRD y
PRI, que presentaron sendas propues-
tas desde su posición actual, dirigidas a
fortalecer al Legislativo.
Esto, que parecía lo razonable desde
que en el año 2000 se dio la alternancia
en el Poder Ejecutivo, no había sucedi-
do porque las tres principales fuerzas
políticas no se atrevían a acotar las fa-
cultades presidenciales o a fortalecer
las del Legislativo, pues todos querían
mantener intactas las posibilidades de
ejercer el presidencialismo que caracte-
rizó durante 70 años al régimen priista.
Hoy, finalmente, todos los actores
coinciden en que es necesario construir
un nuevo orden institucional. El PRD
destaca: “…la transición democrática
no ha logrado un nuevo orden institu-
cional ni un contrato social renovado,
tampoco una constitucionalidad que
confirme un sistema democrático”.
En tanto que el PRI dice textualmente:
“Hasta el momento no existe un nuevo
arreglo institucional que refleje apro-
piadamente esta realidad política (…)
En este sentido, hay que reconocer que
las reglas que durante años rigieron la
vida política nacional fueron diseñadas
en un escenario diferente al actual (…)
El actual diseño constitucional resulta
insuficiente para regular los conflictos
políticos de hoy en día”.
En su exposición de motivos, el
PRD establece que su propuesta preten-
de “…fortalecer al Poder Legislativo,
confiriéndole rasgos parlamentarios al
sistema político, dotándolo de mecanis-
mos de control que aumenten su capaci-
dad para fiscalizar, evaluar y ratificar las
acciones y decisiones del Poder Ejecuti-
vo”. Por su parte, el PRI señala: “En el
nuevo régimen democrático, el Poder Le-
gislativo debe ocupar el espacio central”.
Así, en las tres iniciativas que se han
entregado formalmente al Senado están
claramente plasmadas las posiciones
del Ejecutivo y el Legislativo. Y aun-
que en ellas hay propuestas positivas y
atendibles, las tres adolecen de algunos
problemas graves que, de no subsanarse,
podrían impedir la construcción de un
nuevo arreglo institucional democrático.
El problema conceptual estriba en
que en un régimen presidencial la lógi-
ca que debe prevalecer es la del absolu-
to equilibrio entre los tres poderes de la
Unión: Ejecutivo, Legislativo y Judicial,
para impedir que uno de ellos se convierta
en hegemónico, como sucedió en Méxi-
co durante al menos 70 años. Ese ideal
lo planteó hace mucho tiempo el propio
Montesquieu: “Para que no se pueda
abusar del poder, es necesario que, por la
disposición de las cosas, el poder detenga
al poder”. Y esto significa que debe haber
equilibrio, sin que ninguno de los tres po-
deres ocupe el “espacio central”.
Justamente porque en la actualidad
se otorga un poder desmesurado al Eje-
cutivo, cualquier reforma política debe
hacer una revisión integral de las atri-
buciones de los tres poderes, e incluso
de los órganos autónomos. Así las tres
iniciativas son un buen punto de partida,
aunque deben subsanarse sus carencias.
Además, aunque la iniciativa presi-
dencial y la priista incluyen propuestas
que tienen que ver con el Poder Judicial,
éste y la ciudadanía no están facultados
constitucionalmente para presentar ini-
ciativas. En consecuencia, puesto que la
reforma afectará directa y gravemente a
dicho poder y a los ciudadanos, es preciso
diseñar un mecanismo efectivo para escu-
char sus propuestas y puntos de vista.
Respecto a la ciudadanía, las tres ini-
ciativas pretenden incrementar su parti-
cipación en la vida nacional, aunque en
los hechos la única que verdaderamente
propone fórmulas efectivas para ello es
la del PRD. La presidencial se limita a
las candidaturas independientes y al re-
feréndum en el caso específico de las
iniciativas de reforma constitucional
preferentes que no resuelva en tiempo el
Congreso; mientras que en la propuesta
del PRI la ciudadanía siempre queda su-
jeta a la voluntad del mismo Congreso,
que debe evaluar y en su caso apoyar
cualquier demanda de consulta popular.
Más allá de las evidentes diferencias
entre las tres iniciativas, algunas de fondo
y otras más de forma, todas simplemen-
te constituyen un buen punto de partida,
por lo que todavía se requiere de mucho
trabajo y discusión para lograr la cons-
trucción de la nueva institucionalidad
democrática a la que todos dicen aspirar.
Por lo mismo, comprometerse a
aprobar una reforma política antes de
que concluya el actual periodo legislati-
vo (al que para efectos prácticos le fal-
tan únicamente 16 sesiones plenarias) es
casi renunciar a la misma, pues segura-
mente será una modificación menor y de
compromiso, pero no la reforma profun-
da que requiere la realidad actual, como
todos reconocen. ●
Las propuestas de reforma
J E S Ú S C A N T Ú
ANÁLI SI S
Análisis 2 1739.indd 52 2/27/10 12:27 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 53
MI G U E L ÁN G E L GR A N A D O S C H A P A
Las alianzas políticas entre partidos,
sean de semejante talante ideológico o no,
son parte de la vida pública en todo país
donde impera la formalidad democrática.
Las coaliciones electorales o parlamentarias
son no sólo convenientes sino a menudo in-
dispensables para la gobernabilidad. Y sin
embargo, frente a los procesos electorales
de este año, los procesos de acercamiento y
unión de las agrupaciones partidarias, que de-
berían ser parte del paisaje, se han convertido
en un asunto central, generador de efectos de
diversa naturaleza. Uno de esos efectos ha
sido poner en evidencia la hipocresía de
quienes las objetan y también la de algu-
nos de sus patrocinadores.
Aunque insista en negarlo, protegido por
el sacrificio de su secretario de Gobernación,
que tuvo que dejar de ser panista para dar ve-
rosimilitud a la coartada presidencial, Felipe
Calderón ha jugado en el último semestre
con dos cartas, animado por la esperanza de
ganar con ambas. En cada una de las manio-
bras que con su autorización llevaban ade-
lante por un lado Fernando Gómez Mont
y por otra parte César Nava, estaban en el
centro alianzas: en la línea encomendada al
secretario de Gobernación se trataba de un
acuerdo parlamentario con el PRI, muchas
veces aliado explícito del PAN. En la cuer-
da reservada al presidente del partido blan-
quiazul se trataba de establecer coaliciones
legislativas con los partidos de izquierda,
para ganar gobiernos locales en manos del
PRI y, por consecuencia, minar la fortaleza
del partido tricolor a fin de que no llegue al
2012 con el ímpetu que ha mostrado en los
dos últimos años.
Calderón puede ufanarse de
que su doble estrategia le dio re-
sultado. Su alianza con el PRI hi-
zo posible el paquete económico
vigente, contrario a los contribu-
yentes a los que, en su modalidad
de ciudadanos, dice el Ejecutivo
querer complacer con una refor-
ma política que también saldrá
avante en una amplia proporción,
justamente por su vínculo con el
partido antaño oficial. Y sus acer-
camientos con la oposición fructificaron
en alianzas en Durango, Puebla, Oaxaca
e Hidalgo. A pesar de ese éxito, como
lo consiguió a trasmano, Calderón está
obligado a disimular, a hacer creer que
las coaliciones son un asunto ajeno a su
voluntad, resuelto por la autonomía del
partido, autonomía que es lo último que
quiere para el PAN el Presidente, como
lo muestra el que los dos líderes que ha
designado pertenecen a su círculo más
estrecho. Por eso, forzado a hablar de las
alianzas, Calderón se manifestó indeciso.
Dijo que sí pero no, o no pero sí, pues tie-
nen ventajas e inconvenientes. Entre estos
últimos citó el desdibujamiento de la iden-
tidad panista, como si en su caso dicha
identidad estuviera a salvo y no magullada
por el pragmatismo. Su principal ventaja
es que potencia a los partidos aliados para
conquistar el poder.
En ese punto, no debe olvidarse que un
panista ganó la Presidencia en coalición
de su partido con el Verde, con el cual ya
se había unido antes el PAN. Eso ocurrió
en 1998 en Hidalgo. Cuando avanzaba la
negociación para una alianza con el PRD,
el presidente panista Felipe Calderón la
hizo descarrilar y luego improvisó coa-
ligarse con el Verde, que carecía de pre-
sencia en la entidad, sólo para cubrir las
apariencias. Antes y después el PAN y
el PRD se habían juntado con resultados
diversos: perdieron en 1994 en Durango
y 10 años después en Chihuahua, y ga-
naron en Yucatán, así como en Chiapas y
en Nayarit, aunque en estos dos últimos
casos los partidos postulantes, todos, re-
sultaron perdedores. El PRI, por su parte,
que nunca necesitó vejigas para nadar, ha
tenido que hacerse acompañar en los años
recientes por el partido Verde, y en elec-
ciones locales se alía con partidos locales,
algunos de ellos circunstanciales. Tam-
bién se coaliga ahora con el Panal, partido
promiscuo que lo mismo se une al partido
que expulsó a su dueña que al partido que
le ha reservado una dilatada extensión del
campo gubernamental.
Rumbo a julio próximo, las coalicio-
nes adquieren toda clase de tonalidades
y modos. En Puebla, apoyan al expriista
senador panista Rafael Moreno Valle su
propio partido, así como el PRD, Conver-
gencia, el PT y el Panal. El PT está ausen-
te de la coalición que sostiene en Durango
al expriista José Aispuro Rosas Torres, en
que figuran el blanquiazul y los exiguos
PRD y Convergencia de esa entidad. En
Oaxaca, Gabino Cué fue ya registrado co-
mo candidato de la alianza de su partido
Convergencia con el PAN, el PRD y el PT
(que hace seis años estaba aliado con el
PRI). En Hidalgo, está ya formalizada la
coalición entre el PAN y los tres partidos
del DIA (caprichoso anagrama que refie-
re al Diálogo para la Reconstrucción de
México). En Veracruz se enfrentarán tres
coaliciones: el PAN y el Panal apoyarán
a Miguel Ángel Yunes; al diputado Javier
Duarte, elegido ya por el gobernador Fi-
del Herrera y único inscrito en el proceso
interno priista, lo postularán su partido, el
Verde y el Revolucionario Veracruzano; y
a Dante Delgado su propio partido, Con-
vergencia, así como el PRD y el PT. En
Zacatecas, en cambio, la alianza de PRD y
Convergencia para apoyar a Antonio Me-
jía Haro no contará con el apoyo del PT si-
no al contrario, pues el Partido del Trabajo
tiene en David Monreal a su propio can-
didato, que para efecto de ir solo rompió
la coalición que ya había adelantado con
el PRI, que a su vez se unirá con el Ver-
de, como en todo el país, para en este caso
presentar a Miguel Alonso Reyes.
Habrá todavía más coaliciones, pésele
a quien le pese. A quien le pesare habrá
que tildarlo de hipócrita, pues a su turno
no vacilará en aliarse con quien sea. ●
I
n
t
e
r
é
s

P
ú
b
l
i
c
o
Alianzas, conveniencias
e hipocresía
Análisis 2 1739.indd 53 2/27/10 12:27 AM
54 1739 / 28 de febrero de 2010
En un reciente estudio de la
UNESCO, La educación bajo ataque,
se reporta que, a partir de 2007, se han
incrementado los casos de violencia
en las escuelas, sobre todo en regiones
donde se libra alguna guerra, como
Afganistán, Colombia, Irak, Nepal,
Tailandia y los Territorios Palestinos
Autónomos. Pero en la lista de países
con grandes indicadores de violencia
en las escuelas tendrán que agregar
ahora a México.
Dicho reporte (Brendan O’Malley.
Education Under Attack, 2010, a Glo-
bal Study on Targeted Political and
Military Violence Against Education)
toma como indicadores el reclutamien-
to forzado de niños, la violencia sexual
contra niñas estudiantes y maestras, la
destrucción de infraestructura educa-
tiva, el asesinato de líderes sindicales
de docentes, la persecución de acadé-
micos, los arrestos indiscriminados, las
amenazas de muerte, los secuestros, la
ocupación de instalaciones escolares
o las balaceras alrededor de los plan-
teles. Todo lo cual está generando da-
ños estructurales, físicos, psicológicos,
sociales, educativos y culturales muy
graves, y también restricciones severas
a la libertad académica, al derecho a la
educación, a la estabilidad, al desarro-
llo y a la democracia.
Sin embargo, en la versión actual
del estudio sólo se registran algunos
casos de México: maestros amenaza-
dos si no pagaban un “bono de Navi-
dad”, escuelas evacuadas o cerradas
durante más de tres semanas por otros
amagos en Ciudad Juárez, durante
2008, o la suspensión de clases en la
región triqui en 2009 debido a rondines
de bandas armadas y disparos de gru-
pos paramilitares alrededor de escuelas
primarias y secundarias.
El hecho es que la violencia en las
escuelas mexicanas no sólo se ha agra-
vado, sino también generalizado. En
un estudio realizado en 2008 por la Se-
cretaría de Educación del Gobierno del
Distrito Federal y la Universidad Inter-
continental se encontró que más de 70%
de los alumnos de escuelas de educación
básica participan en prácticas de aco-
so físico y psicológico (bullying). Estas
prácticas, que se han extendido a todo el
país, se suman a las otras formas de vio-
lencia que se ejerce fuera y dentro de las
instalaciones escolares, sobre todo la que
está creciendo alrededor de los grupos re-
lacionados con el narcotráfico, que es la
más grave.
Este tipo descarnado de violencia ya
es parte de la vida escolar cotidiana en
muchos estados y ciudades. Se trata de
un problema nuevo que no está siendo
debidamente comprendido ni enfrentado
por parte de las autoridades federales o
locales de la SEP, ni por los directores y
maestros de los planteles, ya no digamos
por parte de quienes la sufren: los estu-
diantes y los padres de familia.
De acuerdo con datos de la SEP, mil
200 escuelas tienen que enfrentar de for-
ma cotidiana la narcoviolencia, pues en
el interior de las mismas se reproducen
los esquemas de los narcotraficantes: ex-
torsiones, pandillerismo o venta de dro-
gas. Asimismo, se han identificado 27
mil planteles de educación básica cuyas
labores académicas han sido afectadas
por grupos delictivos. Y se calcula que
una de cada 10 escuelas del país experi-
menta una o varias formas de violencia
cotidiana.
Sólo en Ciudad Juárez –donde se
afirma que 60% de los jóvenes de 12 a
15 años no estudia ni trabaja–, 70% de
las escuelas reportan problemas de vio-
lencia, narcomenudeo o prostitución,
y miles de alumnos de preescolar, pri-
maria y secundaria se han visto seve-
ramente perjudicados en sus procesos
formativos.
En la ciudad de Reynosa, donde ocu-
rren frecuentes balaceras en las inme-
diaciones de los planteles, las llamadas
telefónicas de los alumnos a sus padres,
o los anuncios de las autoridades de que,
por ese motivo, las clases se han sus-
pendido en una o varias escuelas, han
ocasionado este año frecuentes interrup-
ciones laborales en las maquiladoras de
la localidad.
Ahora que se ha considerado a Ciu-
dad Juárez como territorio devastado y
de urgente atención (como si fuera éste
el único lugar en tales condiciones), la
respuesta de las principales autoridades
de la SEP –in situ y a la carrera– fue
que la violencia extendida se debe a “la
manera como los muchachos se hacen
cargo del entorno” (subsecretario Fer-
nando González), o como lo analizó con
similar profundidad el secretario Lu-
jambio: siempre hay que distinguir en-
tre “la expresión lúdica, la expresión de
procesamiento del entorno psicológico y
el auténtico vandalismo”. (El Universal,
22 de febrero.)
Ya lo había señalado el relator para
Educación de la Organización de las Na-
ciones Unidas, en su gira de trabajo en
México: “La educación no puede resol-
ver lo que los políticos no han querido
atender” (El Universal, 10 de febrero).
Porque, efectivamente, con las sesudas
interpretaciones de lo que ocurre en
Ciudad Juárez y a lo largo y ancho del
territorio nacional, no se podrá enfrentar
la creciente violencia que se está arrai-
gando en las escuelas. Tampoco con la
generalización del programa, bastan-
te superficial, denominado “Escuela
Segura”, porque se concentra sólo en
el otorgamiento de escasos recursos,
acompañados de acciones remediales,
en escuelas evidentemente inseguras.
La violencia proviene de causas es-
tructurales: ignorancia, pobreza y despre-
cio a la inclusión de todos a la educación,
acompañada de una visión manipuladora
del sentido y de los efectos de lo educativo.
(¿Alguien cree que las cúpulas de la SEP
y del SNTE pueden enseñar algo con sus
ejemplos?) Proviene también de los mensa-
jes de violencia que atiborran las transmi-
siones de televisión, y que se imitan en la
familia, en la calle, los anuncios publicita-
rios, los videos y los juegos de computado-
ra, que van formando un currículum vivido
que cada día domina más que el irrelevante
currículum de la escolaridad. ●
ANÁLI SI S
Violencia en las escuelas
AX E L DI D R I K S S O N
Análisis 2 1739.indd 54 2/27/10 12:27 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 55
Hace unos días se supo que la Pro-
curaduría General de la República se pro-
nunció por que la Suprema Corte de Justicia
declare constitucional una reforma legal en
el estado de Campeche relacionada con el
acceso a la información. Esa reforma con-
siste en derogar la norma que permite la con-
sulta directa de la información solicitada, y
en considerar no definitivas las resoluciones
del órgano garante de Campeche para que la
decisión final corresponda al Tribunal Su-
perior de Justicia del Estado. Este hecho ha
generado la inquietud de que el sistema de
transparencia en México puede encontrarse
en riesgo. Veamos de qué se trata.
Primero. Una de las características pro-
cedimentales del derecho de acceso a la
información es el definido por el concepto
de “amigabilidad”, que supone poner en
práctica el principio de suplencia de la defi-
ciencia de la queja; es decir, que los errores
de forma del recurrente de una negativa de
acceso a la información deben ser solven-
tados por el órgano garante para resolver el
fondo de la cuestión. Esta premisa parte del
compromiso del Estado de rendir cuentas,
generar retroalimentación informativa con
los gobernados y promover la observancia
del estado de derecho. La “amigabilidad”
del derecho de acceso no debe entenderse,
sin embargo, como una autorización para
que se ignoren los principios constituciona-
les de seguridad jurídica que todo órgano del
Estado debe observar, más todavía si realiza
funciones materialmente jurisdiccionales.
En un acucioso estudio de la doctora Perla
Gómez Gallardo (El IFAI y la calidad jurídi-
ca de sus decisiones, Miguel Ángel Porrúa,
2007) se puso de relieve la fragilidad de las
resoluciones del IFAI por lo que concierne
a su estricta observancia de los principios
constitucionales de seguridad jurídica, y se
reconoció que hay una mayor calidad técni-
ca en las resoluciones de jueces y magistra-
dos del Poder Judicial de la Federación.
Segundo. En Campeche, el 30 de junio
de 2009 el Congreso local derogó la consul-
ta directa a la información y preservó la no
definitividad de las resoluciones de la Comi-
sión de Transparencia y Acceso a la Infor-
mación Pública, razón por la cual un grupo
de diputados presentó la Acción de Incons-
titucionalidad 56/2009 el 18 de agosto para
que se declare la invalidez de esas disposi-
ciones de la Ley de Transparencia y Acceso
a la Información Pública de la entidad. Por
lo que se refiere al primer punto, relativo a la
consulta pública, se puede decir que esta vía
de acceso a la información forma parte de
los estándares nacionales del acceso a la in-
formación pública y está prevista en las dis-
tintas leyes federal y estatales. Es, además,
uno de los mecanismos expeditos y gratui-
tos que tiene a su disposición el gobernado,
y resulta compatible con lo previsto por el
artículo 6º constitucional, inciso IV.
Queda claro, por si lo anterior fuera
poco, que los sujetos obligados a informar
cuentan con mecanismos de protección de
los registros y que, en casos excepcionales,
no se podrá hacer una consulta directa si la
propia información puede ser afectada, co-
mo en algunos documentos históricos. Es
por esta razón que el acto reclamado por
los diputados que promovieron la acción de
inconstitucionalidad difícilmente podrá ser
resuelto en sentido contrario a sus intencio-
nes, pues favorece el interés público.
Tercero. El punto relativo a la definitivi-
dad de las resoluciones a cargo del Tribunal
Superior de Justicia del Estado, como está
planteado en la reforma legal campechana,
Definitiva transparencia
E R N E S T O V I L L A N U E V A
ofrece más problemas que soluciones des-
de la perspectiva del derecho de acceso a la
información. El primero de ellos reside en
que hace más complejo el procedimiento,
toda vez que supone un conocimiento jurí-
dico del gobernado, cuando en la relación
de éste y el órgano garante no es eso nece-
sario, por el citado principio de suplencia
de la deficiencia de la queja. El segundo
problema se localiza en la ausencia de
“procedimientos expeditos”, tal y como lo
ordena el artículo 6º constitucional, lo que
sometería a las personas a tener una gran
paciencia para eventualmente acceder a la
información.
En Campeche, por citar los dos ejem-
plos más recientes, el recurso de revisión
RR/001/09, interpuesto por la Secretaría
de Fomento Industrial y Comercial ante
el Tribunal Superior de Justicia contra una
resolución del órgano garante, lleva exac-
tamente 12 meses sin ser resuelto. Lo mis-
mo puede decirse del recurso de revisión
RR/018/2008, interpuesto por el ISSSTE
local, que desde hace 16 meses está en es-
pera de resolución.
Cuarto. ¿Qué hacer? El texto del artícu-
lo 6 constitucional no establece de manera
expresa la definitividad e inatacabilidad
de las resoluciones de los órganos garan-
tes, aunque esa es la tendencia en la mayor
parte de las leyes vigentes. No obstante lo
anterior, a fin de respetar el principio de
seguridad jurídica previsto en la Constitu-
ción, y considerando que para ser comisio-
nad@ o consejer@ de los órganos garantes
no es necesario ser jurista, sería posible
admitir un mecanismo de control constitu-
cional del debido proceso restringido que
pudiera estar sujeto a las siguientes consi-
deraciones: a) se debe resolver por un juz-
gador del Poder Judicial de la Federación;
b) no debe pronunciarse sobre el fondo, si-
no sobre la forma; c) debe estar sujeto a un
procedimiento expedito mediante las refor-
mas legales necesarias; y d) sólo deberían
estar legitimados en tal sentido el presiden-
te de la República y los titulares de cada
uno de los Poderes de la Unión, así como
de los organismos constitucionales autóno-
mos y sus equivalentes en los estados.
De esta suerte, podría armonizarse el
expedito acceso a la información de los
gobernados con el adecuado respeto a los
principios de legalidad y del debido pro-
ceso, que han sido establecidos no por
cuestiones de “estética” legal, sino para
proteger el interés colectivo. Sólo de esta
manera podría justificarse una reforma que
impactara la necesaria definitividad que,
como regla general, deben tener los órga-
nos garantes del derecho a saber. ●
evillanueva99@yahoo.com
Análisis 2 1739.indd 55 2/27/10 12:27 AM
56 1739 / 28 de febrero de 2010
Hace unos días Julio Frenk, ac-
tualmente director de la Escuela de
Salud Pública de Harvard, hizo una
oportuna declaración: “La ciencia es
el antídoto contra el fundamentalis-
mo”. Justamente Frenk, cuando fue
secretario de Salud en el gobierno de
Fox, tuvo que enfrentar la fe religiosa
de Carlos Abascal, entonces secre-
tario de Gobernación, en relación a
la pastilla de la anticoncepción de
emergencia. Frente al dogma católi-
co, que se opone a toda intervención
humana en los procesos de la pro-
creación (pues considera que la mu-
jer y el hombre no dan la vida, sino
que son depositarios de la voluntad
divina), Frenk esgrimió el argumento
científico –la diferencia entre fecun-
dación e implantación– y reivindicó
la laicidad del Estado. Y aunque en
esa ocasión ganó su postura, fue alar-
mante ver cómo un funcionario devo-
tamente religioso priorizó su fe por
encima del desempeño de su respon-
sabilidad gubernamental.
El caso de Abascal, un foco rojo de
la cada vez más urgente necesidad de
refrendar el deslinde entre religión y go-
bierno, no ha sido el único. La “guerra
santa” de la Iglesia católica tiene incrus-
tados en el gobierno a algunos panistas
que parecen antiguos cruzados o recien-
tes cristeros, como Bernardo Fernández
del Castillo o Paz Fernández Cueto,
quienes desde el Jurídico de la Secreta-
ría de Salud y la Cámara de Diputados
hacen todo lo posible para obstaculizar
la vigencia de los derechos sexuales y
reproductivos. Por eso la inclusión del
concepto “laico” en la definición consti-
tucional del Estado mexicano es lo más
acertado que ha ocurrido en la política
reciente en nuestro país.
Pese a la resistencia de algunos panis-
tas, con esta reforma se refuerza el marco
indispensable para la convivencia respe-
tuosa. Nuestra Constitución consagra y
garantiza la igualdad ante la ley, la libertad
de conciencia, la de asociación y la de ex-
presión, así como el derecho a la privaci-
dad, que consiste en que ni el gobierno ni
las Iglesias ni la sociedad se inmiscuyan en
las decisiones íntimas de las personas. Pa-
ra nuestra Constitución, todas las personas
valen lo mismo, y todas tienen el mismo
derecho a conducir su vida de la manera
que elijan, respetando el derecho de las
demás. Estas garantías constitucionales
requieren la existencia de un Estado laico
que no admita imposiciones religiosas a la
decisión ciudadana. Por eso, para que las
personas tomen decisiones con libertad de
conciencia respecto a dos actividades ínti-
mas de sus vidas –la sexualidad y la repro-
ducción–, la laicidad del Estado se vuelve
una forma de protección ante el acoso del
fundamentalismo religioso.
No obstante que la separación del
Estado mexicano de la Iglesia católica
data de mediados del siglo XIX, el com-
plejo proceso de limitar la injerencia de
la institución religiosa sigue hasta la fe-
cha. La jerarquía católica interviene ca-
da vez más en las políticas públicas, y
cada decisión política que le molesta o
de la cual discrepa es motivo de campa-
ña opositora, no sólo desde los púlpitos
y confesionarios, como siempre lo ha
hecho, sino ahora desde los medios de
comunicación masiva. Con estrechas re-
laciones con grandes empresarios y due-
ños de cadenas televisivas, periódicos y
radiodifusoras, los obispos aprovechan
el peso simbólico que el catolicismo tie-
ne en la cultura y expresan sus amenazas
apocalípticas y su desprecio por todas
las demás ideologías, a las que conside-
ran falsas o equivocadas, pues sólo ellos
se consideran en posesión de la Verdad.
La jerarquía católica ejerce su presión
tanto sobre la libertad individual como so-
bre la política pública en un ámbito clave:
la vida sexual y reproductiva de la ciuda-
danía. Para esa jerarquía la sexualidad es
pecaminosa, y sólo se redime si se vuelve
un medio para reproducir a la especie. La
inmoralidad intrínseca de las prácticas
sexuales sólo es expiable si éstas se hallan
dirigidas a fundar una familia. Por lo tan-
to, la sexualidad no heterosexual, no de
pareja, no coital, sin fines reproductivos
y fuera del matrimonio es definida como
anormal, enferma o moralmente inferior.
De ahí también su homofobia, alentada
por su ignorancia ante los planteamientos
científicos en materia de sexualidad hu-
mana. Justamente la comprensión distin-
ta de la condición humana que se da en
la modernidad democrática se deriva de
un saber científico sobre la sexualidad.
Y este conocimiento ha otorgado a la ho-
mosexualidad un estatuto ético igual que
el de la heterosexualidad, lo cual ha re-
formulado muchas cuestiones, entre ellas
la aceptación del matrimonio civil entre
personas del mismo sexo.
Es un hecho que el fundamentalismo
religioso tiene costos altísimos para el
conjunto de la sociedad, y que la práctica
de tolerar a los intolerantes se vuelve a la
larga un problema. La derecha religiosa
y la derecha política (muchas veces in-
distinguibles) se refuerzan para seguir
frenando los temas de política sexual.
Por eso en México distintos sectores de
la sociedad civil y de la sociedad política
se aliaron para introducir esta explicita-
ción de “Estado laico”, pues con ella se
refuerzan los principios de una democra-
cia moderna y pluralista: racionalidad y
respeto a la diversidad. ●
Freno al fundamentalismo
MA R T A L A M A S
ANÁLI SI S
Análisis 2 1739.indd 56 2/27/10 12:27 AM
Análisis 2 1739.indd 57 2/27/10 12:27 AM
58 1737 / 14 de febrero de 2010
PARA HACER LEVITAR NUESTRO OPTIMISMO
Nota de la Redacción (por tratarse de ustedes les damos permiso de
decirle la R): Como no se ha dado la posibilidad de revisiones, tendre-
mos que conformarnos con las visiones. Una de ellas, documentada
por Ana Karen Rodríguez (Tribuna de Querétaro, 22 de febrero de
2010), aún no se estremece: el sacerdote Mario Piedra Ulloa, que
renunció al cargo de consultor de discernimiento del Ministerio de
Exorcistas, otorgado por el obispo de Querétaro, Mario de Gasperín
Gasperín, en 2004, cuenta su batalla contra el mal:
Por muchos ademanes o vestimentas que me ponga y hable en di-
ferentes lenguas (latín, hebreo, arameo), si no está la presencia de
Jesús, todos los pasos que se siguen en un exorcismo no llevan al
resultado que dice la Palabra de Dios: liberación. En los casos que
he presenciado han muerto personas por no ser atendidas adecua-
damente: Me daba cuenta que al demonio no se le hacía nada, al
contrario, se estaba hiriendo a la persona... Para poder expulsar a
un demonio, la perso na que lo haga debe poseer el carisma que san
Pablo dice en una de las Cartas a Corintios, llamado discernimiento
de espíritus, sin él de nada sirven los títulos, las experiencias o los li-
bros que se pueda haber leído, aunque me las sepa de todas, todas.
El demonio siente quién lo puede expulsar, quién va en nombre de
Jesús, pero si alguien llega con arrogancia religiosa, el demonio se
ríe. Satanás no se dobla, no se somete ante mí, no se somete ante
una vestimenta, o ante un lugar… Junto con un sacerdote español,
atendí el ca so de Martha, una mujer con presunta posesión diabóli-
ca… Observaba durante el exorcismo, el padre me dijo, “me tengo
que ir a orar, tú quédate ahí”, había dos psiquiatras y la mamá de
Martha, y todo pasó en menos de 20 minutos. Para la gloria de
Dios, salió un espíritu llamado Luz bel, regresó el sacerdote y le dije
“parece que salió el demonio”. Él empezó a hacer oración y me dijo
“efectivamente, Mario, no está Luzbel, quédate con nosotros”… Si
solamente tomará en cuenta el “soy Satanás y no me vas a sacar”,
el echar espuma por la boca o la fuerza descomunal, sería un faná-
tico religioso.
La R: ¿Le hace falta a México un exorcismo general y particular? ¿Ne-
cesitamos que Luzbel, bajo la forma que ya sabemos, abandone pre-
cipitadamente nuestro territorio? ¿Es posible aplicar el artículo 33 de
la Constitución a ese extranjero pernicioso que es el demonio? Opina
tú, lector, da vueltas en torno de ti mismo y acláranos si viviremos
para siempre sometidos a las pezuñas del maligno.
EL QUE DICE Y SE DESDICE A SÍ MISMO SE BENDICE
La R: Felipe Calderón, el presidente del empleo y de la tolerancia,
afirmó en Tokio: “La Constitución dice explícitamente que el ma-
trimonio es entre un hombre y una mujer”. Luego, al ser enterado
de que la Constitución no decía eso, sino que establecía la igualdad
del hombre y la mujer ante la ley, sin rectificarse, la autocrítica le
corresponde a los que no tienen nada qué hacer, respondió a la pre-
gunta sobre su posición ante los matrimonios del mismo sexo (nota
de Mayolo López, Reforma, 25 de febrero de 2010): Yo respeto las
preferencias sexuales de cada persona. No tengo absolutamente
ningún resabio ni reproche a quienes tienen una pareja del mismo
sexo. Respeto absolutamente, insisto, tales preferencias… El tema es
delicado. Por eso prefiero remitirme a la consideración que la PGR
–que ha interpuesto una controversia constitucional ante la Suprema
Corte– ha hecho estrictamente sobre un tema jurídico y no de ningu-
na otra índole.
La R: La contradicción es la madre de todos los estadistas. Don Felipe
primero acudió a la Constitución para expulsar a los réprobos. Acto
seguido menciona a la PGR como si fuera una institución con la que
él no tiene nada qué ver, y se le olvida que el tema jurídico, directa-
mente sustentado por él, no se sostiene tal como lo plantean, por-
que no hay asidero constitucional. Así, tras declamar reiteradamente
su respeto por los distintos, se aferra a inventarse leyes para que no
consigan los distintos los derechos que les corresponden. Y luego,
seguro de que le creemos, dice que es un tema jurídico y no de nin-
guna otra índole, olvidándose de los argumentos de seis gobernado-
res panistas, con cinco demandas de inconstitucionalidad de la ley,
entre ellos el de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Femat, que
sin más les negó razón de ser a los raritos (Yo creo que buscamos ser
congruentes con la naturaleza humana, se creó al hombre y a la mu-
jer, no se crearon diferentes sexos o sexos intermedios). Este góber
tampoco tiene absolutamente ningún resabio ni reproche a quienes
tienen una pareja del mismo sexo.
DE LEGISLADORES A MOTOCONFORMADORAS
La R: Carlos Navarrete, presidente del Senado y coordinador de los
senadores del PRD, informó sobre la función primera y última de la
delegación legislativa en Cuba (nota de Claudia Guerrero, Reforma,
20 de febrero de 2010): Hemos sido informados por la cancillería
mexicana que se prepara una visita próxima del presidente de Méxi-
58 1739 / 28 de febrero de 2010
Por mi madre 1739.indd 58 2/27/10 12:25 AM
co a tierras cubanas. Esta presencia nuestra pretende pavimentar el
camino de esta visita. El Congreso mexicano tiene responsabilidades,
y particularmente el Senado, en materia de política exterior, y quere-
mos ejercerlas.
La R: Así que el legislador más sobresaliente de la oposición de izquier-
da hace las veces de enviado, correo, nuncio, emisario, legado, repre-
sentante, apoderado. Esto, y que nadie lo niegue, es un avance que
hubiese aprobado el mismo Raúl Castro.
SE NOS OCURRE OTROS GRITOS DE GUERRA Y VICTORIA:
“SUEÑA, SUEÑA, SUEÑA, CON QUÉ PIENSA ENRIQUE PEÑA”,
O BIEN: “GASTA, GASTA, GASTA, PORQUE NADIE DICE BASTA”,
O ESTA VARIANTE: “AGUA NEGRA, NEGRA, NEGRA, QUE MI
MAMÁ SEA TU SUEGRA”
La R: Porras de un grupo de 13 señoras que lanzaron a Enrique Peña
Nieto en el Valle de Chalco, después de 10 días de vivir encharcados
en aguas negras (nota de Verónica Sánchez, Reforma, 22 de febrero
de 2010): Enrique, Papucho, Chalco te quiere mucho.
PARA QUE EJERZA SU LIBERTAD DE PALABRA TIENE QUE
MANDAR UN ESCRITO JUSTIFICATORIO CON CIEN COPIAS
DIRIGIDO AL CEN DEL PAN, Y ESPERAR POR 20 AÑOS
SU APROBACIÓN
La R: Documento de la dirigencia nacional del PAN que justifica la
sanción al diputado federal Manuel Clouthier Jr. por haber criticado
la política contra el narcotráfico del gobierno federal (nota de Carole
Simmonet, Reforma, 20 de febrero de 2010): A propuesta de cual-
quiera de sus integrantes o de los comités directivos estatales, del DF
o municipales, (el CEN) tiene facultad para desautorizar las declara-
ciones, iniciativas, propuestas o decisiones de cualquier miembro u
órgano interno cuando éstas tengan relevancia pública y resulten
contrarias a sus documentos básicos a las plataformas electorales
aprobadas por las autoridades electorales, a las líneas políticas de-
finidas por los órganos superiores, o cuando causen perjuicio a los
intereses fundamentales de AN.
La R: Es formidable la libertad de expresión que cunde en un partido
caracterizado por sus tendencias libertarias. Vean otras declaraciones
pertinentes como la de Julio Castellanos, vicecoordinador de la ban-
cada del PAN en la Cámara de Diputados, que le exige a Clouthier
que se retracte de sus críticas al gobierno de Calderón (nota de Juan
Arvizu y Andrea Merlos, El Universal, 19 de febrero de 2010): Entien-
do que la dieta es muy cómoda, igual lo de cobrar para todo mundo,
pero si (Clouthier) se siente con malestar, es que el grupo lo invita
a que el partido haga uso de esa curul con quien esté dispuesto a
acompañar las políticas del gobierno de la República. Y remata César
Nava, dirigente nacional del PAN, que justifica la “desautorización”
del partido a Clouthier (nota de Fabiola Martínez, La Jornada, 20 de
febrero de 2010): “No permitiremos que sus aseveraciones tiendan
un velo de confusión entre la población ni mucho menos se presten a
intereses perversos”.
La R: La declaración que más nos gusta es la de César Nava porque
considera a la población un gran niño desinformado que se confun-
de con lo que cualquiera diga en contra del PAN y su presidente.
MÉXICO ESTÁ LISTO PARA LA ELECCIÓN DE LA DEMOCRACIA,
SIEMPRE Y CUANDO SE LANCE PARA ALCALDE DE UN PUEBLO
DE NO MÁS DE 5 MIL HABITANTES
La R: Fernando Gómez Mont, hasta ahora y todavía secretario de
Gobernación, le responde en un chat a José Morales (nota de Fabio-
la Martínez, La Jornada, 21 de febrero de 2010): Pues qué hay que
hacer para que te des cuenta que soy un hombre que asume riesgos
por lo que cree. Créeme, soy un político de agendas, más que de
intereses, y a los hechos me remito… ¿Te acuerdas de la pregunta de
(James) Creelman a Porfirio Díaz? México debe aprender que la re-
tractación de Díaz, al sostener primero que México estaba listo para
la democracia y luego echarse para atrás, fue un error histórico (…)
Yo estoy convencido que hemos estado listos para la democracia des-
de hace mucho tiempo y que siempre lo podemos hacer mejor.
La R: Todo iba muy bien, muy convincente, pero que se le ocurre
sacar la historia a relucir. El secretario de Gobernación, un siglo des-
pués, le instruye al país que aprenda el error histórico del dictador
Porfirio Díaz, que seguramente iba muy bien hasta 1908, pero cuan-
do afirmó y se hizo pa’tras, metió la pata. ¡Qué lección! ¡Qué manera
de leer la historia! ¡Qué repaso a Porfirio Díaz!
LAICO, LAICO, PERO SI NO SE CONFIESA TODOS LOS DÍAS LO
VAMOS A ACUSAR CON LA LIGA DEFENSORA DE LA MOCHERÍA
La R: Felipe Arizmendi, obispo de San Cristóbal de las Casas, al reac-
cionar sobre la reforma constitucional para introducir el concepto
laico a la condición de la República federal mexicana (nota de Caro-
lina Gómez y Gabriel León, La Jornada, 21 de febrero de 2010): Ojalá
la modificación constitucional no sea para acallar las voces de los
credos, que de por sí están bastante acotados debido a que no se ha
revisado el tema de la libertad religiosa, al grado de que en algunos
aspectos se nos elimina. En tiempos de campañas (electorales), a
nosotros no nos permiten decir una palabra, nos amenazan con las
leyes, la cárcel y otras medidas administrativas y jurídicas, no quieren
que hablemos. ¿Por qué no nos permiten que tengamos emisoras de
radio o televisión, cuando las puede tener cualquiera que cuente con
dinero? No es que se nos discrimine, se nos elimina, que es peor.
La R: La operación Que Sea Menos: Mi estimado, nadie se opone a que
ustedes hablen; lo que la ley y todas las disposiciones electorales no
admiten es la participación a favor de un partido o de candidatos. Eso
no tiene que ver con el “no quieren que hablemos”, sino con las leyes
de la República. La libertad religiosa que ustedes exigen sin decirlo con
claridad es la enseñanza religiosa en las escuelas públicas, algo afirma-
do categóricamente en las Leyes de Reforma. Da un poco de melanco-
lía insistir en lo evidente, pero los obispos hablan de modo incesante
por si algún día alguien quiere que no hablen, lo que no va a ocurrir. Y
en materia de canales de televisión, le recomendamos a Su Ilustrísima
María Canal, un medio de reflexiones piadosas, y otros canales que sí
existen no obstante el ausentismo visual de altos clérigos.
Aprovechamos la oportunidad para felicitar a nuestros lectores por
las Fiestas Patrias, para cuando ocurran: CM y JV.
1739 / 28 de febrero de 2010 59
Por mi madre 1739.indd 59 2/27/10 12:25 AM
60 1739 / 28 de febrero de 2010
E
l debate en torno a la eli-
minación de las humani-
dades en el nivel medio
superior, evidencia algo
más que la falta de vo-
luntad de la Secretaría de
Educación Pública (SEP)
por hacer cumplir un acuerdo ya publicado
en el Diario Oficial de la Federación.
Revela que cuando el gobierno de Car-
los Salinas de Gortari negoció en 1992 el
ingreso de México a la Organización pa-
ra la Cooperación y el Desarrollo Econó-
micos (OCDE), comprometió mucho más
que la economía del país.
Hace tiempo que –como en muchos
otros campos de la vida nacional– las po-
líticas públicas en materia educativa no se
discuten sólo en el despacho del titular de
la SEP, sino en los escritorios de organis-
mos internacionales como el Banco Mun-
dial, el Fondo Monetario Internacional y,
sobre todo, la OCDE. Y hace tiempo tam-
bién que México no cumple con el mismo
rigor los acuerdos con la Organización de
las Naciones Unidas para la Educación, la
Ciencia y la Cultura (UNESCO).
Es en ese contexto donde diversos es-
pecialistas ubican no sólo el proyecto de
Reforma Integral de la Educación Me-
dia Superior (RIEMS), objeto de recha-
zo y movilizaciones desde hace más de un
año, sino la reforma de la educación na-
cional que pretende imponer el llamado
modelo por competencias, desde los nive-
les básicos hasta el universitario, critica-
do por “economicista”, por privilegiar la
creación de mano de obra por encima de la
formación integral ciudadana y por gene-
rar mayor marginación en los sectores más
empobrecidos.
En ello coincide el investigador Axel
Didriksson, exsecretario de Educación del
gobierno de la Ciudad de México, direc-
tor del Instituto de Investigaciones sobre
la Universidad y la Educación, de la Uni-
versidad Nacional Autónoma de México
(UNAM), quien de plano demanda la sa-
lida de la OCDE y el restablecimiento del
embajador ante la UNESCO, y exige se
Judith Amador Tello
Salir de la OCDE,
volver a la UNESCO
debata públicamente el proyecto educati-
vo nacional.
También coinciden Gabriel Vargas Lo-
zano, profesor del Departamento de Filo-
sofía de la Universidad Autónoma Metro-
politana (UAM) Iztapalapa, y José Alfredo
Torres, profesor de la Facultad de Filosofía
y Letras de la UNAM, coautores del libro
Educación por competencias ¿lo idóneo?,
quienes fueron entrevistados por Proceso.
En su reciente visita oficial a Méxi-
co, el Relator Especial sobre el Derecho a
la Educación de Naciones Unidas, Vernor
Muñoz, dijo también que el modelo edu-
cativo se ha subordinado a las demandas
del mercado laboral y no responde a los
principios establecidos en materia de de-
rechos humanos ni dignifica la vida de los
ciudadanos, como lo establece la Consti-
tución política mexicana (Proceso 1738).
Memoria o competencia
Para el gobierno salinista ingresar a la
OCDE era ser parte de un selecto grupo
de países ricos, aunque las voces críticas
siempre advirtieron que México no tenía
el mismo desarrollo que el resto de los in-
tegrantes. El propio organismo aplica en
el tema de educación el Programa Inter-
nacional de Evaluación de los Estudiantes
(PISA), donde México ha ocupado sucesi-
vamente los últimos lugares con Turquía
en comprensión lectora, habilidades mate-
máticas y conocimientos científicos.
Las desigualdades con el resto de los
países de la OCDE en materia educati-
va fueron señaladas desde el inicio por
el fallecido Pablo Latapí en varias de sus
colaboraciones en este semanario, entre
ellas el déficit en la cobertura de preesco-
lar y primaria, el bajo alcance en el res-
to de los niveles educativos y el financia-
miento: Mientras para 1994 en México se
gastaban 8 mil 226 dólares por un acumu-
lado de 18 años de escuela por alumno,
en los países de la OCDE se gastaban 58
mil 716 dólares (Proceso 913).
En su artículo La OCDE y el futuro de
la educación, Latapí destacó en octubre de
2000 (Proceso 1248) que el conocimien-
to no es, como se plantea en estudios de
la OCDE, “un activo para la producción,
un producto entre otros (a normal commo-
dity) que se vende y compra en el merca-
do”, y advirtió que este tipo de documen-
tos constituyen “un proceso político de
legitimación doctrinal... tendente a impo-
ner una determinada visión de la educa-
ción”. Y lamentó:
“La OCDE se ha sumado al Banco
Mundial, al Fondo Monetario Internacio-
Resp Cult 1 1739.indd 60 2/27/10 12:29 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 61
CULTURA
nal y a otros organismos internacionales
en el propósito de conformar los sistemas
educativos y orientar la revolución infor-
mática de acuerdo con los intereses de las
economías dominantes....”
Según documentos de la propia SEP,
una competencia se define como la “inte-
gración de habilidades, conocimientos y
actitudes en un contexto específico”.
Para México éste no fue siempre el mo-
delo educativo. En su ensayo La moderniza-
ción de la educación básica en México o la
cultura sitiada, el investigador Víctor Cabello
Bonilla, profesor de la Facultad de Filosofía y
Letras de la UNAM, refiere que la educación
básica fue soporte ideológico del proyecto
cultural devenido de la Revolución Mexicana.
Gabriel Vargas sostiene que toda estra-
tegia educativa implantada desde el Esta-
do devela el concepto de país que tiene el
grupo en el poder. Así por ejemplo, los li-
berales del siglo XIX impusieron el posi-
tivismo en la educación, y en la época de
Lázaro Cárdenas se impulsó la llamada
educación socialista.
A decir de Cabello, hasta finales de la
década de los setenta del siglo pasado la
educación pública se apoyaba en un Estado
de bienestar autoritario, y estuvo vinculada
al proyecto de cultura nacional y al proyec-
to de país mismo:
Especialistas en educación y cultura ligan la se-
paración de Homero Aridjis como embajador
especial de México ante la UNESCO con los
compromisos contraídos ante la OCDE a la que
se plegó Carlos Salinas de Gortari. Desde enton-
ces, el neoliberalismo, ese modelo de desarrollo
desigual, ha sido denunciado en estas páginas.
“La historia de la educación pública
en México –dice– se ha escrito desde la
cultura y las tradiciones de una civiliza-
ción con memoria. La recuperación de és-
ta abre la posibilidad de dar nuevos senti-
dos a lo social, donde educar sea formar,
en el más amplio sentido humanista, en la
utopía, razón, dignidad y libertad.”
Pero con la llegada al poder del proyec-
to neoliberal, el modelo cambió no sólo en
lo económico, sino en lo social, educativo
y cultural. Cabello explica que desde 1983
se afianzó la tendencia a vincular educa-
ción, trabajo y empleo:
“Esta importante concepción del cam-
bio social, fundada al seno del Banco
Mundial y otros organismos internaciona-
les de financiamiento, perfila una educa-
ción básica que alfabetiza para el trabajo,
capacita desde una edad temprana y certi-
fica competencias laborales, en un ciclo de
11 años escolarizados, para preparar mano
de obra barata, dispuesta a sujetarse a pro-
cesos de explotación intensiva.”
Y denuncia acerca de esos nuevos enfo-
ques “que reducen los fines de la formación
a la adquisición de competencias indivi-
duales”, cancelan toda posible superación
científica y humanística, y condenan a la
tecnología nacional “a un nivel de infra-
mundo”, que no se informa a la sociedad.
Convicciones
A decir de Axel Didriksson, el gobierno
decidió de manera “unilateral” desarro-
llar proyectos educativos con la OCDE,
para aplicar el programa de competencias
laborales de carácter reduccionista y eco-
nomicista, y no trabajar en los planes de
la UNESCO enfocados a la atención de
los “marginalizados”, considerados co-
mo “los excluidos de los excluidos”, pese
a haber suscrito los acuerdos de este orga-
nismo de Naciones Unidas.
E interpreta el retiro de Homero Arid-
jis como embajador ante la UNESCO en
París, Francia (Proceso 1733 y 1734), co-
mo un paso más en el debilitamiento de
la presencia de México ante este organis-
mo. Coordinador también de la cátedra
UNESCO “Universidad e Integración Re-
gional”, el investigador indica que trans-
ferir las funciones al embajador de Méxi-
co ante Francia limitará extremadamente
el trabajo, porque las agendas con la orga-
nización van desde la educación, la cien-
cia y la cultura hasta el patrimonio cultu-
ral. Y hay reuniones en cinco direcciones,
que son: educación, educación superior,
ciencia y tecnología, cultura y patrimonio
histórico.
No acepta que se trate de un ahorro en
sueldos y gastos de operación, como ar-
gumentó el subsecretario de Asuntos Mul-
tilaterales y Derechos Humanos de la
cancillería, Juan Manuel Gómez Roble-
do (Proceso 1736); lo ve como un hecho
“que esconde una decisión en la cual, en
la práctica, México ha reducido su presen-
cia y no le interesa plantearse como polí-
tica prioritaria atender a los más pobres,
a los excluidos, y poner en el centro de la
agenda educativa las recomendaciones de
la UNESCO.
“Por el contrario, sí le interesa asu-
mir la agenda planteada por la OCDE,
que busca hacer reformas curriculares pa-
ra preparar técnicos para las maquilas, es-
tudiantes de media superior en todas sus
modalidades sobre la base de competen-
cias económicas, para que sepan cómo ha-
cerle pero no pensar en el qué.”
Indica que alejarse de la UNESCO,
cuando en la OCDE no se incluyen con-
ceptos como conciencia mundial a favor
de la paz, educación para la democracia o
para la incorporación de los excluidos, es
una decisión de graves consecuencias no
sólo para quienes, como él, trabajan con el
Alejandro Saldívar
Resp Cult 1 1739.indd 61 2/27/10 12:29 AM
62 1739 / 28 de febrero de 2010 62 1739 / 28 de feb
CULTURA
organismo, sino para la puesta en marcha
de políticas que incidan en el mejoramien-
to de las condiciones educativas de la ma-
yoría de la población.
Entrevistado en abril de 2009, el en-
tonces subsecretario de Educación Públi-
ca, Miguel Székely, negó que la RIEMS
fuera el resultado de lineamientos dictados
por la OCDE. Al respecto, Didriksson ex-
plica que ni esta instancia ni la UNESCO
establecen mandatos, sino recomendacio-
nes. Y en el caso de la OCDE, la SEP tiene
acuerdos y corresponsabilidades:
“Aquí no hay ninguna imposición.
Aquí, el gobierno mexicano cree que las
competencias, que un país de maquila, que
un país militarizado, donde los jóvenes
que no tienen todas las oportunidades para
educarse deben estar y seguir así. Es una
convicción, y suscribe con el organismo
que más le conviene, que más favorable es
a sus propias ideologías e intereses, y no
con la UNESCO que, obviamente, choca
con las políticas que se están llevando a
cabo en México. Porque la UNESCO está
promoviendo e impulsando la idea de que
los gobiernos deben crear fondos especia-
les para subsanar las enormes deficien-
cias e inequidades que existen también en
México (cita el informe sobre educación
recién presentado por la UNESCO, Rea-
ching the marginalized).”
Con dinero baila el perro
En una conferencia titulada “Los retos de
la educación superior en México”, Móni-
ca Porres Hernández, profesora del Ins-
tituto Tecnológico y de Estudios Supe-
riores de Monterrey, comentó a finales
de 2006 que en marzo de ese año México
aceptó 240 millones de dólares del Banco
Mundial para trabajar en la SEP en pro-
gramas y planes de estudios basados en
el régimen de competencias. Este com-
promiso hizo que en la campaña electo-
ral por la presidencia en ese año, los can-
didatos evitaran hablar de la educación,
pues los objetivos y metas ya estaban tra-
zados por el BM.
Ciertamente, en diciembre de 2005 el
BM informó en un comunicado de pren-
sa la aprobación de tres préstamos por un
total de 420 millones de dólares para que
México mejorase “la calidad de las es-
cuelas primarias públicas” y ampliara “el
acceso a la educación terciaria”. De esa
cantidad se destinaban 240 millones al
proyecto en apoyo al Programa Escuelas
de Calidad. En el sitio en internet del BM
ha desaparecido el vínculo que daba ma-
yor información de ese proyecto.
Didriksson pone énfasis en que los re-
cursos del Banco Mundial no son “a fondo
perdido”, sino préstamos que se deben pa-
gar y que implican lineamientos para que
“se inviertan y desarrollen en lo que el BM
dice” o la OCDE o el propio gobierno, por-
que –insiste– en este caso hay coincidencia
con estos organismos, no con la UNESCO.
En ello coincide el profesor Vargas, pa-
ra quien la reforma educativa es resultado de
ciertas ideas generales dadas por la OCDE
pero es “el grupo tecnocrático” en el poder
el que quiere llevar a cabo esta educación
que, “como decía Marcuse, es unidimen-
sional, sólo está pensando en las necesida-
des inmediatas y está alienado, sólo tiene
conjunción en la producción, distribución
e intercambio de mercancías”.
Inscribe el modelo en un proyecto más
amplio de desmantelamiento del Esta-
do benefactor impulsado desde la llega-
da de Miguel de la Madrid al gobierno, y
en el cual se está apoyando la idea de un
país “subordinado a las grandes empresas
transnacionales”, y por ello no se compro-
meten en el desarrollo científico, huma-
nístico o filosófico.
Ni a Vargas ni a José Alfredo Torres
les causa sorpresa que los políticos no se
comprometieran en proyectos educativos.
De hecho, agrega Vargas, otro elemen-
to en contra del sistema educativo nacio-
nal es que está controlado por “un sistema
político sindical”, en el cual el Sindicato
Nacional de Trabajadores de la Educación
(SNTE), dirigido por Elba Esther Gordi-
llo, “comparte” con la SEP la calificación
de los profesores:
“Este punto es clave porque el sindica-
to tiene en sus manos la admisión y pro-
moción de los profesores, no ocurre co-
mo en algunas universidades que se crea
una comisión dictaminadora independien-
te. Por eso la UNAM y la UAM son uni-
versidades muy desarrolladas. Ahí no tie-
ne influencia Elba Esther.”
La relación entre la SEP y el SNTE
fue señalada también por el relator Vernor
Muñoz, quien consideró que se trata de
una “simbiosis atípica” que si bien tiene
una “explicación histórica”, desde el pun-
to de vista de las obligaciones en torno al
derecho a la educación es el Estado el res-
ponsable, a través de la SEP, por lo cual
esta “mixtura” habla de “una subordina-
ción recíproca de funciones atípicas en ca-
da una de las partes, que agrega una gran
complejidad al panorama educativo”.
Para Torres y Vargas es claro que el pa-
radigma educativo no sólo debe ser inte-
gral y comprender, además de los aspec-
tos técnicos, elementos humanistas; debe
recuperar las tradiciones que pensadores
como Gabino Barreda, Justo Sierra o José
Vasconcelos recogieron en sus proyectos
al vincular la educación con la identidad,
el progreso moral y económico, las tradi-
ciones y la historia.
Similar idea expresó el exrector de la
UNAM Juan Ramón de la Fuente, al adver-
tir sobre los efectos de la globalización en
la educación superior, en octubre de 2000:
“Educar es formar seres humanos li-
bres, sensibles, autónomos, críticos y
creativos, aptos para el ejercicio de la de-
mocracia y para enriquecer la tradición
cultural en la que están inmersos. Si la
educación es un bien público no puede es-
tar sujeta a las leyes del mercado.”
Durante su participación en el colo-
quio interinstitucional sobre la Enseñanza
de la Filosofía en el Nivel Medio Superior
“La enseñanza de la filosofía de cara a las
reformas institucionales”, realizado del 17
al 19 de febrero en la Casa Universitaria
del Libro, Didriksson hizo ver que la lucha
por las materias de filosofía es en el fondo
una lucha en materia educativa; un debate
sobre el papel de la educación, el futuro de
las generaciones, el tipo de ciudadanía y el
proyecto de país que queremos.
Por lo tanto no puede haber una re-
forma parcializada, y la sociedad debe
participar en su discusión: padres de fa-
milia, empresarios, profesores, investiga-
dores, políticos, “todos”. Debe ser un de-
bate nacional.
Entonces enciende una alerta:
“Ya tenemos generaciones perdidas,
los famosos ninis (ni trabajo ni estudio) o
los jóvenes que están en la pobreza, en la
ignorancia, y están nutriendo por miles las
bandas de delincuentes. Las narcomantas
expresan con mucha claridad la exclusión
educativa, ¡todas tienen faltas de ortogra-
fía! ¡Las hacen jóvenes!”
Y tras lamentar que el sistema educati-
vo esté copado “entre las redes del SNTE
y Alonso Lujambio (titular de la SEP), que
quiere ser presidente, entre El Yunque y la
SNTE, ¡tremendos educadores que tene-
mos!”, plantea que a quienes sí interesa la
educación en México propongan desarro-
llar una visión más integral y de conjunto
del sistema educativo nacional y:
“Que nos salgamos inmediatamente de
la OCDE. ¿Qué hacemos ahí ocupando los
últimos lugares con Turquía? Restablezca-
mos la vinculación con la UNESCO.” ●
A
l
e
j
a
n
d
r
o

S
a
l
d
í
v
a
r
Vargas. Alienación
Resp Cult 1 1739.indd 62 2/27/10 12:29 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 63
E
ntre el 17 de diciembre
de 1978 y diciembre de
1979, la historiadora Clau-
dia Canales, quien colabo-
raba entonces con el Ar-
chivo de la Palabra, grabó
las memorias de Felipe Teixidor (Catalu-
ña 1895-Ciudad de México 1980), llega-
do a México en 1919, donde desempeñó
múltiples tareas en la administración pú-
blica; fue coleccionista de antigüedades,
libros, fotografías y, sobre todo, un editor
excepcional que se desempeñó en la em-
presa Porrúa, donde marcó las pautas más
altas de calidad.
Por décadas las cinco cintas magneto-
fónicas estuvieron guardadas en las bóve-
das de la Biblioteca Nacional de Antropo-
logía e Historia, hasta que Canales decidió
trabajarlas y el resultado fue Lo que me
contó Felipe Teixidor, hombre de libros,
editado en 2009 por la Dirección de Publi-
caciones del Conaculta.
En los años cuarenta Teixidor convir-
tió su residencia de Cuernavaca en una
singular casa de asistencia, donde se ren-
taban unos pocos cuartos, se servían tres
comidas al día y se regalaban bebidas fi-
nas para evitar los correspondientes per-
misos. Además de los huéspedes muy es-
cogidos, concurrían selectos personajes a
tomar la copa.
“De repente llegaba Alfonso Reyes.
‘Aquí estoy’, decía. Aunque era un tapón,
más chaparro que yo, sin cuello, se creía
mucho. Manuela, su mujer, era altísima. Me
acuerdo que una vez le dijo a Mona (esposa
de Teixidor), aludiendo a esa situación:
–Pues ¿ves eso?, no deja una de tener
celos.
–Con razón –contestó él, que la escuchó.
Reyes siempre llevaba su concubina a
cuestas. Cuando llegaba algún americano
a casa, anunciaba:
–Hoy voy a venir a cenar con una
escritora.
–Cómo no –le decía yo–, mientras
venga usted a cenar, todo está bien.”
Traté de averiguar el nombre de esa
amante moreliana, pero ninguno de los
expertos reyistas que consulté ni idea te-
nían de tal episodio y me remitían a una
situación embarazosa vivida por don Al-
fonso en Brasil en los años treinta. Co-
mo compensación a mis fracasadas inda-
gaciones, me dije que tal hedonismo sin
tapujos tenía que reflejarse en sus escri-
tos. En efecto, en plena madurez, en Fic-
ciones, T. XXIII de sus Obras completas
(Fondo de Cultura Económica, 1989) ha-
llé lo que buscaba: una picardía impregna-
da de grácil erotismo, del que doy algunos
ejemplos para regocijo del lector.
–“Don Quijote” tenía la imaginación su-
cia. En sus extremos de virtud, siempre esta-
Raquel Tibol
ba hablando de los violadores de doncellas y
temas así. No podía pensar en otra cosa.
–Hay también los coitos que –como
los caldos bien sazonados y sustanciosos–
simplemente “hacen buen estómago”. A la
larga en éstos se fundan las sociedades.
–Por 1933 contraje en Brasil una tre-
menda urticaria. El padecimiento fue a
dar a donde menos debía… El miembro
se me hinchó y creció como una trompa
de elefante… Puse tristemente mi aparato
en manos del facultativo, y –Doctor –le di-
je–, quítele la comezón y déjele la dimen-
sión… Ya se ve, era demasiado pedir.
–Mi singularísimo sueño de la otra
madrugada: yo me encontraba en una uni-
versidad de los Estados Unidos, donde las
muchachas iban a presentar no sé qué es-
pectáculo teatral. Le faltaba sex-appeal.
Para remediarlo, me nombraron especia-
lista en erección de senos; yo las iba tra-
tando y disponiendo al caso con algunas
adecuadas caricias. No era para nada un
sueño erótico, no. La cosa era puramente
artística y cerebral. “Esa ya está muy bien
–me decía la profesora–, ya tiene los senos
muy erectos. Pase usted a la siguiente…”.
–Ministro liberal de la monarquía es-
pañola, era muy popular en sus días don
Amós Salvador… Cuando lo importuna-
ban los periodistas para tener noticias de
su trabajo, sobrevenía este diálogo:
–¿Qué ha hecho usted esta mañana,
don Amós?
–Me la he meneado.
–La reina trepó a un árbol para cortar
unas naranjas. Un fulano de la corte, que le
detenía la escalera, “echó un ojito” para ver
lo que se dejaba ver. Lo sorprendió el rey y
lo condenó a llamarse “Bernalgas”. Su hi-
jo prestó eminentes servicios a la corona. El
rey lo premió autorizándole a quitarse una
sílaba del apellido. Ni “nalgas” ni “bergas”
(vergas) era posible. Se llamó “Bernal”.
–Aquella mañana, la guapa chica salió
de su casa con unos ojos desolados, ojero-
sa, vulnerable y masturbadita.
–¿Sabes –me dijo– es muy penoso
y picardías
de Alfonso Reyes
Este texto se compone de
dos partes: una, la investi-
gación de la autora sobre la
vida de Alfonso Reyes, a raíz
de las memorias de Felipe
Teixidor, y otra de los escri-
tos del propio Reyes. Señala
Raquel Tibol a manera de
introducción: “Quizás esta
pequeña antología de la
picaresca alfonsina ayude
a limpiar de tantos almido-
nes con que están, en estos
días centenarios, emba-
durnando a los próceres”.
Malicias
Cultura 2 1739.indd 63 2/27/10 12:46 AM
64 1739 / 28 de febrero de 2010
confesarlo, pero con el canto gregoriano
me dan ganas de hacer pipí.
–La aguja de inyecciones intramuscu-
lares no llegó a saber nunca, la muy digna,
dónde se la insertaba. Al menos eso contaba
ella entre sus amistades, la muy presumida,
–Aquella tarde, la estrellita de cine es-
taba muy linda. En un rapto de cerebral in-
solencia, se dejó decir:
–De hombros arriba, somos iguales.
–Tal vez –le contesté complaciente–.
Pero sucede que tú sólo me interesas de
hombros abajo.
–El hombre es ridículo en el amor. No así
la mujer. Todo está en la indumentaria y el
modo de desvestirse. El desvestirse de la mu-
jer es fascinador: es el descubrimiento de la
estatua, es Venus que salta de su nicho de es-
puma. Pero ¡el hombre, esos pantalones!... A
menos que se presentara de bota fuerte, capa
española y, debajo, completamente desnudo.
–Un chiquillo, en Guanajuato, dice a
una turista:
–Señorita. ¿Quiere que le enseñe el
Pípila?
Ella indignada: –¡Muchacho indecen-
te! Si me lo enseñas, llamo al gendarme.
–En un choque un Citroên se le mon-
tó a otro Citroên por detrás. Y gritó la bur-
guesa: –Ah, non, par example: ils vont en-
core faire de petits devant mois!
Esto se figuran los “cibernéticos” cuan-
do ven que una máquina puede construir
otra semejante, y atribuyen condiciones de
voluntad animal a los artefactos.
–La mujer del fotógrafo era joven,
muy joven y muy bonita. Yo había ido en
busca de mis fotos de pasaporte, pero ella
no me lo quería creer.
–No, usted es el cobrador del alquiler,
¿verdad?
–No, señora, soy un cliente. Llame us-
ted a su esposo y se convencerá.
–Mi esposo no está aquí. Estoy entera-
mente sola por toda la tarde. Usted viene
por el alquiler, ¿verdad?
Su pregunta se volvía un poco angus-
tiosa, comprendí, y comprendí su angus-
tia: una vez dispuesta al sacrificio, prefería
que todo sucediera con una persona pre-
sentable y afable.
–¿Verdad que usted es el cobrador?
–Sí –le dije resuelto a todo–, pero ha-
blaremos hoy de otra cosa.
Me pareció lo más piadoso. Con todo,
no quise dejarla engañada, y al despedir-
me, le dije:
–Mira, yo no soy el cobrador. Pero aquí
está el precio de la renta, para que no ten-
gas que sufrir en manos de la casualidad.
Se lo conté después a un amigo que me
juzgó muy mal: –¡Qué fraude! Vas a con-
denarte por eso. Pero el diablo, que nos
oía, dijo: –No, se salvará.
–Cuando, en 1938, volví de Sudamérica
y leí en los periódicos que estaba por cele-
brarse el Día de la Madre, en cuya ceremo-
nia pública sería orador el licenciado Madra-
zo, México se me antojó un país de cucaña.
T
enemos una marcada proclividad a
referirnos a las mujeres por el paren-
tesco o relación que guardan con un
hombre. Son las esposas, hijas, aman-
tes, hermanas o madres “de”. Todavía solemos
llamarlas así cuando se les presenta ante otra
persona. Es en parte comprensible porque
históricamente las mujeres estuvieron sujetas
a una abrumadora dependencia económica,
social y política –hay que recordar que el dere-
cho al voto sólo les fue reconocido tardíamen-
te, a fuerza de una impresionante lucha–, pero
en nuestro tiempo esta inercia verbal se vuelve
cada vez más chocante, porque es obvio que el
valor de una mujer no se ciñe a tales relaciones
ni su vida se define por ellas.
Lo anterior porque, al comenzar este texto
sobre Andrea Revueltas, pareciera que la enor-
me figura del gran narrador y luchador político
José Revueltas abarcara a su hija mayor y la dis-
minuyera, aunque nada habría sido más ajeno
a su ánimo –ni nada podría ser más injusto.
Andrea Revueltas Peralta, al igual que
su madre, Olivia, era una mujer que, como
reza el lugar común, brillaba con luz propia
e iluminaba a quienes tenían la fortuna de
acercarse a ella.
Así lo constatamos sus muchos amigos,
y sin duda gran parte de las innumerables
personas que fueron sus alumnos, puesto que
Andrea se prodigó en la docencia durante casi
medio siglo. Comenzó a dar clases de español
a nivel medio superior en 1964, y al final de
su vida estaba a punto de ser honrada por la
Universidad Autónoma Metropolitana (UAM)
como Maestra Distinguida, calidad equivalente
a la de Maestro Emérito en la Universidad Na-
cional Autónoma de México (UNAM).
Después de dar clases en la Escuela Nacio-
nal de Antropología e Historia y en las facultades
de Filosofía y de Ciencias Políticas de la UNAM,
Andrea Revueltas contribuyó con su trabajo a
consolidar la División de Ciencias Sociales y Hu-
manidades de la UAM, en cuyo Departamento
de Política y Cultura hizo investigación, dirigió
tesis y dio clases por más de 30 años.
Con dos maestrías, una en sociología ur-
bana por la Universidad de Nanterre y otra en
filosofía por la Universidad de Vincennes, más
un doctorado en ciencias políticas por la pro-
Rafael Vargas
pia Vincennes (obtenida
con una tesis sobre el Es-
tado mexicano moderno),
Andrea Revueltas aplicó su
inteligencia a tres líneas de
investigación: el estudio del
Estado mexicano; el de la
cultura y el sistema políticos
de México, y el análisis del
pensamiento político crítico
en el siglo XX.
Empeñar su vida en tales
afanes evidencia el consejo
que su padre debe haberle
dado en repetidas ocasiones y
que expresó por escrito por lo
menos en la carta que le envió desde México a
Francia el 12 de enero de 1972:
“Tu mamá me informó por teléfono que
te habían aceptado la licenciatura en Vincen-
nes, lo que por ende te permitirá realizar ahí
mismo la maestría. No te dejes llevar de la
tentación de volver a México. Este país nece-
sita de gente que sepa disparar las armas de la
crítica, de lo contrario se lo llevará el carajo.”
La educación es una parte de la lucha po-
lítica tan importante como la participación
directa, y desde ese terreno Andrea Revuel-
tas luchó de manera incansable.
Desafortunadamente, el trabajo acadé-
mico tarda en llegar a los lectores no espe-
cializados, pues hay un grave desfase entre
la realización intramuros y la circulación de la
investigación universitaria. Para divulgar su tra-
bajo, valorarlo y aprovecharlo cabalmente, ha-
brá que recoger ahora en varios volúmenes los
muchos informados y rigurosos ensayos que
ella escribió acerca de temas como “Cultura
política: El uso de las emociones para conservar
el poder”; “Las transformaciones del Estado y
sus repercusiones sobre la identidad nacional”;
“Modernidad y mundialidad”; “Modernidad
La tarde del sábado 20 falleció, a los 71 años de edad,
Andrea Revueltas, profesora e investigadora universitaria
de larga trayectoria cuyo principal campo de estudio fue
la política y la cultura mexicanas.
Andrea Revueltas,
luz en el corazón
La maestra
Cultura 2 1739.indd 64 2/27/10 12:46 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 65
CULTURA
–A los comienzos de Le Pére Goriot,
Balzac nos describe la pensión de Mme.
Vauquer, una cincuentona que se parecía
“a todas las mujeres que han sufrido des-
gracias”. Y –verdadera singularidad o an-
ticipación respecto a la época del cinismo
científico que vivimos– leemos allí: “Se
entra a la avenida por una puerta de quita y
pon, sobre la cual está escrito: Maison-Vau-
quer, y abajo: Pensión burguesa de ambos
sexos y otros.
De recién llegados a Buenos Aires –nos
habían dicho que era el París de Hispano-
américa–, Manuela salió a pasear a su pe-
rro Alí en la Plaza San Martín, cercana a la
Embajada. Tres señoras amigas le hablaron
por teléfono para decirle que no volviera a
hacer eso, porque en Buenos Aires sólo las
prostitutas francesas paseaban con perro.
–En Buenos Aires, José Ortega y Gasset
me dijo:
–¿Dónde esconderme con una señora
respetable?
Lo llevé a un departamento precioso
que yo tenía y le di la llave:
–¿Le agrada?
–¡Es una octava real! ¡Caramba con
este Alfonsito!
Algunos días después pasé al hotel
Plaza a recoger la llave y visité mi rincón;
todo en orden, pero para que no se duda-
ra de que él, José, había estado ahí, dejó
la envoltura con su nombre en unas pan-
tuflas nuevas.
–Antes de ir a la Argentina, todavía en-
vuelto en la niebla de su frío Marburgo,
Ortega discutió un día con Reyes dicién-
dole que la virginidad de ambos cónyuges
debía unirse en el matrimonio. (¡El mis-
mo error de Víctor Hugo, a quien después
nadie aguantaba!) Reyes, que había vivi-
do más, se quedó asombrado. Pero Pepe
fue luego a Buenos Ares y allá descubrió
la elegancia, la voluptuosidad, el flirt y el
pecado (!).
Y volvió imposible, exhibiendo sus
tratos con Mme. Kohertaler y haciendo
creer que se había acostado en Buenos Ai-
res con todas.
y tradición en el imaginario político mexi-
cano”; “El Tratado de Libre Comercio de
América del Norte y la integración México-
Estados Unidos”, “Globalización y regionali-
zación: el caso de México”.
Sin duda porque ella misma advertía
cuán poca disponibilidad editorial suelen
tener las obras que contienen ideas críticas,
la otra parte prominente de su trabajo fue
la organización y difusión de la vasta obra
de su padre, en especial de su obra teórica
y política, que prácticamente no existiría si
no fuese por la devoción con que ella y su
esposo, el escritor francés Philippe Cheron,
se dedicaron a editarla en el curso de una
década.
Es admirable el trabajo de edición –en
el mejor y más rico sentido del término,
que implica un esfuerzo de comprensión,
investigación y ordenamiento, no la mera
compilación de materiales– que hicieron. (Y
Philippe Cheron, además, se ha esforzado
por dar a conocer la obra de Revueltas en
francés, tanto traduciéndola como escri-
biendo sobre ella.)
Gracias a la concienzuda labor de
ambos, contamos con los 26 espléndidos
volúmenes que forman las Obras comple-
tas de José Revueltas impresas por edicio-
nes Era, que tantas cosas pueden decirnos
a los mexicanos en los días que corren.
En estos días, precisamente, se ha-
cen pertinentes las palabras de Carlos
Liebknecht que José Revueltas le recuerda
a su hija Andrea –a quien en su correspon-
dencia siempre trata como su igual, su
confidente– en una de las últimas cartas
que le envió desde Lecumberri: “sé fuerte
siempre, con la mayor cantidad de luz en el
corazón.”
Esas palabras rigieron la vida de An-
drea Revueltas. ●
Cultura 2 1739.indd 65 2/27/10 12:46 AM
66 1739 / 28 de febrero de 2010
Arte
Nada qué celebrar
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
M
e uno a las voces que
consideran que el Bi-
centenario de la Inde-
pendencia y el Centenario de la
Revolución mexicanas no mere-
cen celebraciones. Además de la
opacidad sobre el gasto guber-
namental que, al considerarse
como información reservada,
no se dará a conocer sino hasta
dentro de 12 años (Excélsior, 15
de enero 2010), el estado de las
instituciones culturales posrevo-
lucionarias y las consecuencias
de su gestión no dan motivos
para festejar.
En sustitución de las dispen-
diosas y efímeras celebraciones,
en el contexto de las artes visua-
les, se podrían realizar acciones
de larga duración que incidie-
ran en la democratización de la
comprensión, difusión y consu-
mos del arte mexicano.
Para empezar, se debe aten-
der la carencia de educación ar-
tística de contenido histórico y
teórico, que existe en todos los
niveles de la educación pública.
Es difícil apreciar el patrimonio
artístico cuando sólo se exige su
veneración sin explicar su valor
creativo y social. En lo que res-
pecta a la educación superior, es
indispensable generar progra-
mas que democraticen la activi-
dad profesional. En la Ciudad de
México, la licenciatura en histo-
ria del arte sólo se puede cursar
en universidades privadas y, en
el ámbito laboral, existen noto-
rias desigualdades en la compe-
tencia profesional.
Otro aspecto urgente radi-
ca en la puesta en valor del arte
mexicano. Es indispensable di-
señar programas que incidan en
la construcción de obras maes-
tras, emblemáticas, famosas e
inamovibles de los museos que
las custodian. ¿Cómo se puede
fomentar un turismo cultural sin
colecciones permanentes reco-
nocidas a nivel nacional y glo-
bal que contengan obras maes-
tras que atraigan y seduzcan a
mexicanos y extranjeros? En lo
que se refiere al arte mexicano
contemporáneo, ¿cuántas obras
maestras se pueden enumerar?
En lo que concierne al posi-
cionamiento del arte mexicano
a nivel global, es importante
atender la presencia de los mu-
seos mexicanos en internet. An-
tes de continuar con las remo-
delaciones y gastos en la infraes-
tructura museística, es urgente
crear sitios web atractivos, con
la información adecuada y cons-
tantemente actualizados, para
cada uno de los principales mu-
seos del país.
Y por último, cuatro accio-
nes en el subsector cultural que
serían una excelente celebra-
ción: combatir la impunidad,
transparentar la información,
combatir la duplicidad de fun-
ciones y convertir a la rendición
de cuentas en una costumbre
gubernamental. A dos meses
de haberse iniciado 2010, ni la
presidenta del Consejo Nacio-
nal para la Cultura y las Artes –
Consuelo Sáizar– ni la directora
del Instituto Nacional de Bellas
Artes –Teresa Vicencio– han
dado a conocer su informe-
evaluación de labores 2009 y
su planeación 2010. Alejadas
notoriamente de los cuestio-
namientos públicos, ambas
funcionarias le deben a la ciu-
dadanía un diálogo abierto en
el que respondan a preguntas
sobre la pertinencia e imperti-
nencia de su gestión. ●
Teatro
“Resonancias”
ESTELA LEÑERO FRANCO
E
n el teatro Santa Catarina
Héctor Mendoza estrenó,
como director y dramatur-
go, su más reciente obra, Reso-
nancias, escrita especialmente
para sus alumnos recién egre-
sados de la Facultad de Filosofía
y Letras del Departamento de
Literatura Dramática y Teatro de
la UNAM.
La obra es una comedia que
versa sobre la amistad y el inte-
F
ernando Gamboa, el arte del riesgo es el título de la ex-
posición con la cual el museo Mural Diego Rivera rinde
homenaje al museógrafo y curador Fernando Gamboa.
La muestra se instaló el año pasado como parte del
homenaje por el centenario de Gamboa y contempla más de
100 piezas, entre grabados, pinturas, fotografías y documen-
tos, además de un audiovisual y una grabación sonora en rela-
ción a un suceso histórico: el llamado Bogotazo, (prestados por
Patricia Gamboa, su sobrina), donde asesinaron a Jorge Eliécer
Gaitán, líder de izquierda, que provocó un levantamiento po-
pular y un caos en la capital colombiana que culminó con miles
de muertos y más de un centenar de edificios incendiados.
Ahí Gamboa, exponiendo su vida, rescató las obras pictóricas
que en nombre de México había montado para una exposición.
El museo Mural, dirigido por Carmen Gaitán, a la fecha ha
recibido alrededor de 30 mil visitantes y está dividida en cuatro
partes: Antecedentes y contexto histórico; El salvamento de la
obra en Bogotá; Obra plástica; y la paradoja entre el festejo por
la hazaña de Gamboa y el daño al mural Sueño de una tarde do-
minical en la Alameda Central que tiene en el museo su estancia
permanente desde los sismos de 1985, en que fue trasladado
de su sede original, el demolido hotel Del Prado.
Sólo entrar al recinto recibe al visitante una foto del Bogota-
zo del 9 de abril de 1948, donde la imagen de Gamboa apare-
ce con una bandera nacional por encima de su hombro, al cos-
tado una caja de madera y por fondo una imagen de las calles
de la capital colombiana incendiándose.
Ese día se presentaba la IX Conferencia Panamericana en el
Palacio de Comunicaciones, acompañada de una exposición de
arte latinoamericano, México incluido. Gamboa, al mando de és-
ta, acude al palacio en medio de la balacera y el fuego para sacar
las 130 obras embaladas en cajas de madera.
Niza Rivera
La hazaña de Gamboa en
“El Bogotazo”
Puesta al día
Notas Cultas 1739.indd 66 2/27/10 12:39 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 67
rés, aunque desgraciadamen-
te las situaciones no siempre
hacen reír como se pretende.
Desde el inicio, es previsible
que detrás de la supuesta amis-
tad entre tres amigos exista
el interés económico, pues se
insiste en negarlo, y no sor-
prende constatarlo al final. Lo
mismo sucede con el hecho de
que dos de ellos estén enamo-
rados de la misma mujer, que
al morir uno, el otro se casa
con ella y termina siendo trai-
cionado. La víctima, el amigo
buena onda, se infiere desde
el planteamiento. El detonador
es la presencia del fantasma, el
amigo suicida, que se aparece
para realizar sus deseos amo-
rosos y reclamarles el haberlo
dejado poner fin a su vida. Los
sentimientos de culpabilidad
estarán siempre presentes.
Los elementos emocionales
que están en juego en Resonan-
cias son interesantes, pero no por
ser comedia el tratamiento tiene
que ser simple y convencional.
Contrasta con la profundidad con
que el maestro Mendoza siem-
pre trabaja con sus actores. Él ha
sido una piedra de toque para la
técnica actoral y de dirección en
nuestro país, pues en sus puestas
en escena los actores muestran a
seres humanos complejos y su tra-
zo escénico es impecable.
En esta obra, el director elige
un reto difícil para los intérpretes,
La muestra se ofrece como una recreación histórica a través de
diversos documentos como periódicos, telegramas, salvoconduc-
tos, cartas personales y oficiales enviadas durante los días de Gam-
boa en Bogotá, que cuentan cómo pudo sacar las cajas con las
obras, primero del palacio y después del país.
¿Por qué elegir el Bogotazo?
Cuenta Carmen Gaitán:
“Porque a su regreso a México, es recibido en una gran cena,
con amigos, diplomáticos y todos los intelectuales más importantes
del momento, y es ahí donde anuncian que unos estudiantes raya-
ron el mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, y
en plena cena salen todos los invitados, incluidos Gamboa y Rive-
ra, rumbo al hotel Del Prado para verlo, y esa es la liga que encajó
perfecto pues el mural se encuentra ahora en este museo. Cuando
se hace un proyecto tienes que pensar en que contenga un sentido
estético e histórico y, por supuesto, una novedad al público.”
La exposición, aunque breve por la capacidad del museo, es
un panorama del siglo XVI al XX, con más de 50 pinturas que van
desde Juan Cordero y José María Estrada, Luis Coto y Maldonado,
Rufino Tamayo, Diego Rivera, Juan O’Gormán, José María Velas-
co, José Chávez Morado, Gerardo Murillo el Dr. Atl, Félix Parra, así
como grabados de Arturo García Bustos, Pablo O’Higgins, Ángel
Bracho y Leopoldo Méndez, por nombrar a algunos.
La curaduría, relata metafóricamente Gaitán, fue hecha en pri-
mera instancia por el propio Gamboa, pues al ser una persona tan
meticulosa dejó listas, documentos y demás anotaciones sobre la
obra que se llevó a Colombia.
Por ejemplo, una hoja exhibe el listado de las 38 pinturas y 100
obras, entre litografías y grabados, que se llevaron para Colombia.
Se enseñan, por ejemplo, dos de ellas que en algún momento le
pertenecieron a Gamboa: Mujer sentada (1914), de Diego Rivera,
y un Autorretrato (1951) de Juan O’Gorman (con dedicatoria), que
ahora forman parte de la colección Promotora Cultural Fernando
Gamboa. Otras dos, el Retrato de Lupe Marín, también de Rivera, y
una Naturaleza muerta, de Félix Parra sí se expusieron en Colombia.
Otro documento contiene la lista de todos los invitados, entre
artistas, diplomáticos e intelectuales que acudieron a la cena de
bienvenida de éste; hay también una carta de Gamboa a Manuel
Ospina, etnólogo colombiano, quien lo auxilió en el momento del
incendio en el Palacio de Comunicaciones.
El primer piso con grabados e imágenes tiene un sentido de
movimiento social –refiere la directora–, mientras que en el segun-
do piso cuenta con retratos y paisajes, además de la citada gra-
bación donde el museógrafo hace el relato de su experiencia en
el Bogotazo, hecho que insólitamente repetiría en circunstancias
parecidas un cuarto de siglo después durante el golpe de Augusto
Pinochet en Santiago de Chile al gobierno legítimo del presidente
Salvador Allende (Proceso 1687).
Solía decir Gamboa –asienta Gaitán– que en las exposiciones
“hay una obra que manda”, y en ésta son las de Orozco, que pueden
admirarse en el segundo piso. Se refiere a La casa blanca y El comba-
te, pintadas entre 1925 y 1928 y prestadas por el museo Carrillo Gil.
Además, por primera ocasión se muestran un Paisaje, de Joa-
quín Claussell, y un Paisaje de volcanes, del Dr. Atl, ambas pertene-
cientes a coleccionistas privados.
Alumna de Gamboa, Gaitán lo retrata:
“Era muy enfático en darle voz a la plástica mexicana y al gra-
bado, le importaba mucho lo que pudiera presentarse de México.
En esta exposición hay obra gráfica, religiosa y de la escuela de la
pintura mexicana, Tamayo, Claussel, O’Gorman, Rivera.
“Fue un hombre en el cual se cumplieron muchas visiones,
muy plural, el que exalta el coleccionismo, el que adquiere obras
para el Estado, el que representa al Estado a través de grandes ex-
posiciones de México en el mundo, como cuando monta la gran
cabeza Olmeca en Nueva York en 1970. Muy meticuloso, exigen-
te, un gran conversador, discreto en cuanto a su vida personal,
pero lleno de anécdotas.” ●
Miguel Dimayuga
El tema de la amistad
C
h
r
i
s
t
a

C
o
w
r
i
e
Notas Cultas 1739.indd 67 2/27/10 12:24 AM
68 1739 / 28 de febrero de 2010
que es actuar sin ningún apoyo
escenográfico. En un espacio vacío
y con enlaces entre escena y esce-
na, acertadamente continuos, el
actor sólo se vale de su presencia.
Pero para jóvenes recién egresa-
dos, es difícil de manejar.
La iluminación de Gabriel
Pascal es un apoyo, pero no
suficiente. Más aún, el director
decide no sacarlos de escena
para que realicen movimientos
no realistas mientras vuelven a
aparecer, escenas al fondo del
escenario. Cuenta con un se-
gundo acto que, en realidad, es
un epílogo que el autor se vio
en la necesidad de hacer para
dar un salto de tiempo.
La energía, la presencia o
la concreción en un fantasma
después de que un individuo ha
muerto, es una situación mane-
jada en diversas ocasiones por
Héctor Mendoza y en un sinfín
de películas. El quid es la mane-
ra en que se hace; la forma en
que se juega. Tal es el ejemplo
de la película actualmente en
cartelera, Desde mi cielo, de Pe-
ter Jackson, cuya propuesta es
innovadora y nos cuestiona.
Resonancias es una obra de
teatro estudiantil que tiene los
elementos necesarios para cons-
truir una obra rica en propues-
tas, pero que se queda en una
enumeración de situaciones se-
rias y, a veces, cómicas. ●
Cine
Ciencia ficción
a la mexicana
JAVIER BETANCOURT
2
033 (México, 2009) no es
la primera cinta mexicana
de ciencia ficción si toma-
mos en cuenta la larga serie de
películas de luchadores de los
años sesenta y setenta, además
de intentos más centrados en
el género como los trabajos de
Juan Bustillo Oro o Julián Soler
(Platillos voladores, 1955), por
destacar algunos.
Lo que sí, probablemente
(nunca faltará un pionero aún
no reconocido) 2033 sea la pri-
mera cinta mexicana en plan-
tear una distopía (sic) o antiuto-
pía, cumpliendo los requisitos
de este subgénero de ciencia
ficción. No son monstruos, ex-
traterrestres o mutantes los que
invaden a la Tierra; se trata de
proyectar una situación o una
tendencia social y política del
presente a un tiempo del futuro
donde ciencia y tecnología se
utilizan como instrumentos de
un Estado totalitario.
Se excluyen del posible ca-
non cintas como El año de la pes-
te (1979), a partir del guión de
García Márquez y José Agustín,
porque la situación que plantea
este trabajo de Felipe Cazals, un
brote epidémico, aunque tam-
bién funcione como crítica so-
cial, es excepcional. La antiuto-
pía, en cambio, supone un mun-
do total, a veces irreversible.
Dirigida por Francisco Lares-
goiti y escrita por Jordi Maris-
cal, 2033 se ubica en la Ciudad
de México (Villaparaíso), en un
futuro sin árboles y en pleno
calentamiento global, habita-
da por una sociedad sometida a
una dictadura militar que se vale
de la tecnología y de una dro-
ga para mantener a todos como
autómatas, principalmente a los
trabajadores. Gracias a las revela-
ciones del padre Miguel (Marco
Antonio Treviño), Pablo (Claudio
Lafarga), un junior de la clase pri-
vilegiada, se une a un movimien-
to revolucionario de liberación
de tendencia religiosa.
La referencias a Un mundo
feliz no son casualidad, el rea-
lizador se dice inspirado por
Aldous Huxley; también se tras-
lucen películas como Gattaca,
La fuga de Logan, Blade Runner y
hasta Romeo y Julieta en versión
melodramática con la historia
de amor entre Pablo y Lucía
(Sandra Echeverría).
El diseño futurista, creado por
Javier Loaeza, estudiante de ar-
quitectura de la UNAM, laberin-
tos de enormes edificios con una
máxima estilización de referentes
de la arquitectura capitalina ac-
tual, es excepcional. Pero las refe-
rencias a la guerra cristera forman
el verdadero corpus de la cinta.
Laresgoiti pretende romper
tabúes políticos con esta pro-
puesta que claramente refleja la
paranoia social de la actualidad
mexicana. ¿Hasta qué punto los
rompe, y qué camino abre? Está
aún por verse. 2033 forma par-
te de una trilogía en proceso de
elaboración, habrá que esperar
que la visión crítica madure y el
guión supere las fórmulas sim-
plistas; el riesgo de la distopía es
caer en el catastrofismo como
forma de escape. ●
Televisión
“Ludens” y los
Olímpicos de Invierno
FLORENCE TOUSSAINT
C
anal 22 obtuvo en ex-
clusiva la transmisión en
México de los Juegos
Olímpicos de Invierno que se
celebran en Canadá. En vivo
aparecen a las dos de la tarde
de lunes a sábado y, por la
noche, a las 11, se difunde en
un programa especial llamado
Ludens un resumen de lo más
importante de los distintas
competencias, reportajes, y en
algunos casos también toman la
señal y la emiten en forma si-
multánea a las ejecuciones en la
pista de patinaje, por ejemplo.
La actual emisión nocturna
de Ludens es una reedición del
programa creado por Canal 22
durante los Juegos Olímpicos de
2008 en Beijing. En 2010, sa-
lió al aire semanas antes de que
ocurrieran los juegos y se ha
quedado para mostrarnos parte
de la Olimpiada invernal. Acom-
pañan a los conductores: Mauri-
cio Mejía, Huemanzin Rodríguez
y Tlatoani Carrera, comentaris-
tas que conocen las reglas de
cada disciplina y la trayectoria
de los atletas.
Un rasgo distintivo del pro-
grama es que los participantes
no se arrebatan la palabra, no
gritan y además nos dejan dis-
frutar tanto de las evoluciones
y hazañas de los competidores,
como de la música cuando ésta
acompaña las evoluciones. No
interrumpen sus palabras la ru-
tina o la coreografía ni nos es-
tán explicando lo que ya vemos
en pantalla. Guardan silencio y
solamente al principio o al final
ofrecen su punto de vista y sus
objeciones técnicas. También
pueden hacerlo cuando aparece
la repetición tanto de los acier-
tos como de los errores de los
atletas. Tal actitud es una mues-
tra de respeto al televidente.
Antiutopía
Notas Cultas 1739.indd 68 2/27/10 12:24 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 69
El estudio tiene un ciclora-
ma de color azul tenue sobre el
cual destacan las figuras de los
comentaristas vestidos de negro.
Hay tres sillas giratorias altas, y
ese es todo el foro. Atrás se pro-
yectan, a veces, algunas escenas,
pero casi siempre se envía a la
transmisión directa desde Van-
couver. A manos de los conduc-
tores llegan los mensajes envia-
dos por el público. Hay de todo,
críticas, alabanzas, peticiones de
repetir, desacuerdo con las con-
clusiones y denuncias. Un miem-
bro de la audiencia de Ludens les
escribió para indicarles que TV
Azteca había tomado una par-
te de la señal de Canal 22 para
usarla en un programa.
Hay un inconveniente en no
tener enviados en el lugar de los
hechos, pues resulta imposible
obtener entrevistas o reportar
anécdotas que dan color a las
notas. Incluso en ocasiones nos
hemos quedado con ganas de
ver la premiación, ya que ésta
no es enviada al Canal 22.
Es muy posible que XEIMT au-
mente su rating con estas transmi-
siones, ya que se sabe que los Jue-
gos Olímpicos atraen a multitudes
de televidentes en todo el mundo,
y habiendo obtenido la exclusiva,
la noticia ha corrido y mucha gen-
te sintoniza el canal por esa razón.
Constituye un servicio al televiden-
te y tiene pocos cortes, lo cual se
agradece. ●
Libros
Revolución
de caudillos
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
L
a historia la escriben los
triunfadores, y en ella
resaltan sus intereses y
ocultan los crímenes cometidos.
La intención es mantenerse en el
poder con la imposición de que
los actos realizados son heroicos
y representan las aspiraciones de
las mayorías. No obstante, con
el tiempo surgen diversas inter-
pretaciones de filósofos, histo-
riadores, literatos… que parten
de otros enfoques o alteran la
realidad para mostrar aristas
desconocidas o encubiertas. En
su reciente colección de relatos,
Ficciones de la Revolución Mexica-
na (Ed. Alfaguara. México, 2009.
180 pp.), Ignacio Solares hace
variaciones de algunos sucesos
relevantes para mostrar diversas
facetas, con el espíritu que acon-
sejaba Borges de no utilizar “lo
históricamente exacto, sino lo
simbólicamente preciso”.
La compilación está integra-
da por 17 relatos: “Pino Suárez
y la política” trata de las reflexio-
nes finales del vicepresidente so-
bre el poder. “Madero y Huerta.
Un sueño de nadie” refiere cómo
frente a la conjura de Huerta el
presidente Madero decide fusi-
larlo por traición. “Porfirio Díaz y
Madero. En caliente” detalla que
después de constatar la creciente
popularidad de Madero el dicta-
dor lo manda matar.
“Zapata en Chinameca”
cuenta cómo el Caudillo del Sur
descubre la conjura urdida por
Pablo González y elimina a Je-
sús Guajardo. “Los quemados
del Río Bravo” relata el crimen
de 35 trabajadores mexicanos
que fueron calcinados cuando
eran bañados en tanques profi-
lácticos para desinfectarlos. “La
muerte del caudillo” cuenta el
asesinato de Obregón a manos
de Calles con la intención de
frenar sus intenciones de conti-
nuar dirigiendo al país.
Uno de los temas que trata
Solares en esta colección es el de
la perversión de la política. Los
hombres que acceden al poder
buscan exclusivamente su bene-
ficio, porque han olvidado que el
fin de la política es el bienestar de
todos. El mando les da la posibi-
lidad de someter a los hombres,
por la estructura de autoridad, y
a ser temidos debido a la facultad
que tienen de utilizar la violencia
para aniquilar o amedrentar. ●
Versiones de Solares
Notas Cultas 1739.indd 69 2/27/10 12:25 AM
70 1739 / 28 de febrero de 2010
E
l cineasta Luis Estrada vuelve
a reflexionar crudamente so-
bre México.
Aborda la mala situación
del país a través de una co-
media negra y sátira titulada El infierno,
donde pone bajo la lupa varios temas: vio-
lencia, crimen organizado, drogas, crisis
económica, corporaciones policiacas, au-
toritarismo, poder, corrupción, Fuerzas
Armadas, y hasta al presidente Felipe Cal-
derón, en el marco del 15 de septiembre
de 2010.
Según el realizador, nacido en 1962 en
la capital, su cinta es una radiografía del
momento actual de la República Mexica-
na, y cuestiona:
–¿Habrá este 2010 por qué celebrar?
Egresado del Centro Universitario de
Estudios Cinematográficos (CUEC) de la
UNAM, Estrada causó polémica en 1999
con La ley de Herodes, donde abordó la
política priista y la corrupción.
Eduardo Amerena, entonces director
del Instituto Mexicano de Cinematografía
(Imcine), trató sin éxito de impedir su pro-
yección (Proceso 1203), por lo que tuvo
que renunciar. Asimismo, para 2006 escu-
driñó las consecuencias del neoliberalis-
mo y la desigualdad social con Un mundo
maravilloso (Proceso 1523).
Ahora El infierno, que fue de las cintas
apoyadas por Imcine y el Consejo Nacio-
nal para la Cultura y las Artes conmemo-
rando el Bicentenario de la Independencia
y el Centenario de la Revolución, será es-
trenada a mediados de agosto o principios
de septiembre.
Columba Vértiz de la Fuente
El infierno, nuevo largometraje del realizador, no
sólo expone en dramática metáfora la violencia y
el narcotráfico que vive México, sino que cuestio-
na también las celebraciones patrioteras de 2010 del
gobierno federal. Tercera parte de la trilogía que co-
menzó con La ley de Herodes, esta cinta de Estra-
da narra la vuelta este año de un bracero deporta-
do (Damián Alcázar) a su pueblo natal, San Miguel
Narcángel, para descubrir allí un nuevo empleo co-
mo próspero traficante de droga.
En los tres filmes el protagonista ha
sido interpretado por Damián Alcázar,
acompañado ahora por el siguiente elen-
co: Alejandro Calva, Elizabeth Cervantes,
Joaquín Cosío, Christian Ferrer, Dagober-
to Gama, Daniel Giménez Cacho, Ernesto
Gómez Cruz, María Rojo, Salvador Sán-
chez, Isela Vega y Jorge Zárate.
Luis Estrada acepta haber completa-
do una trilogía, pero sin haberla buscado
deliberadamente:
“Muchos de los actores, con varias
personas que estamos atrás de la cámara,
y mi coguionista Jaime Sampietro, Salva-
dor Parra como director de arte, en fin, le
dimos una unidad. Las tres cintas en esen-
cia comparten un género: la sátira. Y sus
temáticas, a pesar de ser muy diferentes,
reflexionan acerca de los problemas rele-
vantes de la vida social y política del país,
y también aportan unidad a la serie. Pue-
den verse como una trilogía, pero en su
origen no se pensó así.”
La distribución correrá a cargo de la
empresa Videocine, de Televisa, y Estrada
interviene como productor. Además, apo-
yan Bandido Films, Foprocine, el artículo
226 del Impuesto Sobre la Renta y el Go-
bierno de la Ciudad de México.
La cinta está en su etapa de edición. Se
centra en el personaje de Benjamín Gar-
cía, quien es deportado de Estados Unidos
y regresa a su pueblo (San Miguel Nar-
cángel) en el marco de las fiestas del Bi-
centenario, hallando un panorama desola-
dor provocado por la crisis económica y
la violencia demencial que azotan el lugar.
Sin otra opción, y para salvar a su familia
“El infierno”,
retrato de México
de Luis Estrada,
Cierre de una trilogía crítica
Show 1 1739.indd 70 2/27/10 12:28 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 71
ESPECTÁCULOS
de la miseria, García se involucra en el ne-
gocio del narco en el que logra, por prime-
ra vez en su vida, una fulgurante prosperi-
dad si bien teme que esta actividad lo lleve
a un triste final dramático.
Decadencia nacional
Estrada ha sido un cineasta preocupado
por el deterioro social y político del país;
así ideó El infierno; pero como México
“empezó a tener otro tipo de manifestacio-
nes, desde mi óptica, muy alarmantes”, el
guión lo desarrolló con mayor reflexión a
partir de una amarga noticia que lo impul-
só a escribir:
“Fue un suceso espeluznante la apari-
ción de seis cabezas en un lugar de Mi-
choacán. A partir de allí empecé una in-
vestigación hemerográfica sobre cuál era
el estatus de lo que pasaba en estos luga-
res del país, sobre todo del norte, y descu-
brí, desde una óptica cinematográfica, que
había material muy interesante para abor-
dar una película de género. Un filme cir-
cunscrito y relacionado con las historias
de mafia, por supuesto guardando la dis-
tancia de lo que representaron en su mo-
mento El padrino, de Francis Ford Coppo-
la, o No Country for Old Man, de Joel y
Ethan Coen.
“Y de alguna manera había en nuestro
país un boom de, literalmente, mafiosos,
donde decidí contextualizar El infierno. El
guión lo empecé a escribir hace ya casi dos
años. Quise realizar como una radiografía
mucho más amplia, no quedarme sólo en
el problema del narcotráfico o dedicarlo al
aspecto social y político de nuestro país,
sino con una perspectiva hacia el futu-
ro preguntándome hacia dónde es que va-
mos. De allí que el título de la cinta sea co-
mo una profecía que espero no se cumpla,
de hacia dónde veo que se mueven las co-
sas en México.”
Añade:
“La violencia del crimen organiza-
do siempre ha estado latente; pero ahora
coincide tal vez con la peor crisis econó-
mica moderna de este país, y eso crea un
entorno, desde mi punto de vista, apoca-
líptico. El filme no es una reflexión so-
ciológica ni realista ni naturalista de todos
estos fenómenos: crisis, desempleo, vio-
lencia, y está contado a través de persona-
jes. Afortunadamente, la cita tiene un re-
parto extraordinario, yo creo que son los
mejores actores del país.”
A decir suyo, en El infierno hay una
crítica muy incisiva “a las políticas del go-
bierno”, sin embargo “también es una crí-
tica muy generalizada, como en La ley de
Herodes y Un mundo maravilloso”. No se
plantea el típico antagonismo de buenos
contra malos, aclara:
“El infierno es una película de malos y
peores. Este mural de personajes pretende
que en el largometraje estemos de alguna
manera representados casi todos, e inclu-
so las instituciones.”
Asegura que el largometraje “será muy
provocador y muy polémico, porque el tó-
pico esencial es: “¿Dónde estamos para-
dos?”, y advierte:
“La cinta será como una piedrita en el
zapato.”
En tanto, resume su posición ante la si-
tuación de México así:
“¿Peor? ¡Imposible!...”
–¿Por qué piensa que El infierno será
una piedrita en el zapato?
–Como si yo hubiera tenido una bo-
la de cristal, creo que el largometraje toca
dos temas que han venido en vías parale-
las: crisis y violencia, que según el gobier-
no van a acabar. Y luego, ante el Bicente-
nario de la Independencia, ahora existe ese
discurso alrededor del triunfalismo y en
ciertos aspectos chovinista de ser ‘orgu-
llosamente mexicano’ y de que ‘son nues-
tras fiestas’. El infierno llega en un mo-
mento muy oportuno.
–¿Cómo es recreado el Ejército Mexi-
cano en la cinta?
–Quieres que te cuente todos los se-
cretos del largometraje y no lo voy a ha-
cer –ataja el también director de Ámbar y
Bandidos. –Si lo hago, ya no lo verán, pe-
ro sí está el Ejército, porque lo interesante
del proyecto es cómo están todas las insti-
tuciones representadas.
“También está Calderón y las corpo-
raciones policiacas. Una película que pre-
tende ser crítica alrededor de la situación
actual, no puede dejar de lado el rol que
están jugando todas las instituciones alre-
dedor de esto.
–¿Cómo satirizar el mundo del crimen
organizado, la crisis económica y la vio-
lencia sin quedarse en lo banal?
–La mejor crítica social y política que
se ha hecho en este país ha sido desde hace
muchos años a través de la sátira, la cari-
catura, la farsa y la carpa. No está peleado
este tono satírico-fársico para hacer cier-
tas críticas. Quizás a alguien no le gustan
mis películas anteriores, pero no las pue-
den calificar de banales o frívolas. A final
de cuentas el género o el tono que se eli-
ge para hacer esta reflexión no debe estar
en un marco de solemnidad o de seriedad.
“Para decir cosas interesantes lo pue-
des hacer también, creo, a través del humor,
sobre todo del humor negro. Hay muchos
ejemplos a lo largo de la historia del país.”
Por lo mismo, adelanta que el 15 de
septiembre de 2010 es muy importante en
la cinta:
“El clímax de la historia ocurre justo la
noche de ese día del Grito, y en este uni-
verso llamado San Miguel Narcángel hay
una confrontación de mucha violencia, y
de alguna manera es como el resumen de
todo lo que la película plantea a lo largo
del desarrollo. Y a lo largo de la trama de
alguna forma está varias veces menciona-
do este contexto de las fiestas, las conme-
moraciones, las celebraciones.”
El grito de Televisa
Explica que el eslogan del filme dice: Méxi-
co 2010: El infierno, nada que celebrar. Al
instante, manifiesta su desacuerdo con “la
fiesta” del Bicentenario de la Independen-
cia y el Centenario de la Revolución:
“He leído lo que piensa gastar el go-
bierno para las celebraciones, lo cual es
penoso dada la situación actual econó-
mica del país. Importa mucho este matiz
semántico entre conmemoración y cele-
bración. Creo que es un punto de quiebre
como para diseñar y analizar dónde esta-
mos parados. Si ahora se diera un movi-
miento revolucionario, no tendría ni si-
quiera ese sustento de utopía o ideológico,
desafortunadamente se puede dar en un
marco de completa anarquía y caos. En-
tonces, pensar con cohetes y pachangas no
va a ser la mejor forma para reflexionar.”
Enfatiza en voz alta:
“Hablando del estado actual del país,
no hay mucho que celebrar.”
–¿Cómo es que Televisa se interesó en
el proyecto, cuando se ha catalogado de
“espectacular y frívola” la campaña que
ha hecho del Bicentenario y Centenario, y
se le cuestiona que no se atreva a criticar al
gobierno actual?
–No creo que haya mucho misterio en
el asunto... Yo necesitaba para financiar la
película a algunos socios y estuve buscan-
do. Por desgracia, las opciones para dis-
tribuir un largometraje mexicano se han
vuelto el problema actual del cine mexi-
cano. Así que recurrí y sometí el proyecto,
es decir, le presenté el guión a Videocine,
y se interesaron.
“Hemos estado trabajando de la mano
para tratar de que El infierno llegue en el
momento de las celebraciones. No ha ha-
bido secretos.”
–¿Ni ha habido por parte de Televisa
alguna línea...?
–No hasta el momento, y no creo que
la haya. A final de cuentas ellos estuvieron
en posibilidades de distribuir La ley de He-
rodes; pero por cuestiones de tiempo no
pudieron llegar y se quedaron con las ga-
nas de haberla lanzado. Ahora les puse la
película desde el guión y se interesaron.
“Es un poco como si me preguntaras
por qué también el gobierno federal deci-
dió participar si es una largo crítico, pe-
ro tal vez las respuestas te las tendrían que
dar ellos, de qué es lo que sienten atractivo
en este proyecto para participar.”
En suma, Luis Estrada espera que El
infierno no halle ningún obstáculo en el
camino a la hora de distribuirse masiva-
mente en las salas. ●
Show 1 1739.indd 71 2/27/10 12:28 AM
72 1739 / 28 de febrero de 2010
U
n afán didáctico guió la
proverbial mordacidad
del caricaturista Rius pa-
ra escribir las casi 200 pá-
ginas de su más reciente
libro: 2010. Ni indepen-
dencia ni revolución, presentado duran-
te la XXXI Feria Internacional del Libro
en el Palacio de Minería el sábado 27 por
Editorial Planeta Mexicana.
“Ni independencia ni revolución es un li-
bro para contrarrestar la versión oficial de los
libros de texto escolar, yo me tuve que chu-
tar todos para ver lo que se cuenta a los jóve-
nes de la historia de México y me quedé ho-
rrorizado de las tremendas mentiras que hallé.
“Yo creo que México es el país que tie-
ne la peor historia oficial del mundo, porque
la han falsificado. Tú sabes que la historia la
escriben los vencedores, y en este caso, tam-
bién son los vendedores; han hecho una cari-
catura burda de la historia de México. Si es-
tudias a fondo los libros de nuestra historia y
comparas con la falsedad que aparece en los
libros oficiales de texto escolar, es patética
la diferencia. Como que es otra historia, otra
invención de no sé quién o quiénes para sa-
cralizar a los próceres.”
Nacido en Zamora hace casi 75 años,
Rius recibe a Proceso sonriente en el stand
de Planeta en la feria. Creador hace medio
siglo de las célebres historietas Los Su-
permachos o Los Agachados, y quien hoy
lleva más de un centenar de libros publi-
cados, siendo su mayor cañonazo el best-
seller La panza es primero, Rius hace gala
de su notable sentido del humor.
–¿Cómo está usted?
–Pues aquí tratando de envejecer con
elegancia, pero mis resultados son pésimos
aunque a’i vamos, a’i vamos... Tratando de
sobrevivir a la prosperidad nacional.
“¿Ya leíste el libro?”, revira.
–Ya son varias generaciones que no
han parado de leerlo nunca, pues son
ideas que usted desarrolló desde sus có-
mics Los Supermachos de San Garabato
de las Tunas... Ahí están las ideas de Rius
acerca de que en México existe una enor-
me dependencia económica de los Esta-
dos Unidos, y su capítulo sobre la Revolu-
ción Mexicana se pregunta: ¿robolución o
devolución?
–Todavía sigo pensando que la úni-
ca independencia es la calle donde está el
Teatro Metropolitan –ríe–. Cualquier per-
sona con un mínimo razonamiento y de ló-
gica se da cuenta de que México no es un
país independiente sino al contrario, cada
vez es un país más superdependiente de
Estados Unidos y compañía.
“Por lo mismo, estas celebraciones a
mí se me hacen algo demasiado absurdo y
burlesco, porque no podemos celebrar al-
Roberto Ponce
Rius:
Bicentenario para principiantes
Germán Canseco
go que no existe más que en la imagina-
ción de los discursos oficiales.
–Sin embargo, por doquier escucha-
mos la propaganda gubernamental de que
debemos festejar 200 años de ser “orgullo-
samente mexicanos...”.
–Hasta en eso están equivocados, son
muchísimos más, pues como dijo Octavio
Paz, los primeros mexicanos fueron los hi-
jos de la chingada y los mexicanos somos
eso... No acabamos de entrar en la civiliza-
ción occidental, afortunadamente.
“Lo más paradójico y esquizofrénico es
que quienes encabezan la celebración son
los mismos que le cortaron la cabeza al cu-
ra Hidalgo; esos que vejaron, excomulga-
ron y asesinaron a Morelos, mataron a Pan-
cho Villa y a Zapata, los mismos que siguen
ejecutando gente, como si nada...
“¿Con qué cara se van a echar el discur-
so nuestros políticos para esta celebración,
qué van a decir? ¿Cómo van a justificar la
millonada que están gastando en puras co-
sas inservibles para el país? En vez de to-
mar el 2010 cual inicio de algo nuevo, como
un punto de partida o el intento de crear una
nueva nación donde todos quisiéramos con-
vivir, todo se va a quedar en la retórica, en
mera palabrería para tronar más cuetes, pe-
gar de gritos y agitar la banderita tricolor.”
–Puede mencionarlos, ¿quiénes son
los mismos?
–Los mismos que han gobernado nues-
tra patria desde que los indios perdieron la
posesión de sus tierras, siempre hemos es-
tado gobernados por ellos, salvo pequeños
y honrosos intervalos de Benito Juárez y
Lázaro Cárdenas.
“¿Y quiénes son los mismos? Bueno,
pues ya bien lo dijo El Peje (Andrés Ma-
nuel López Obrador): son los ricos, los
poderosos, la Iglesia, los conservadores.
–Usted menciona en la parte de la Inde-
pendencia de cómo la mayoría de los diri-
gentes en nuestro país fueron generales que
nada sabían de cómo dirigir la nación...
–Sí, y en un momento dado, suplie-
ron a los generales con los licenciados y
ha sido peor, porque los políticos se han
dedicado a saquear el país a manos llenas
y en eso, parte de los dizque revolucio-
narios han sido quienes comenzaron con
esa práctica, cuando pensábamos que en
México iban a cambiar las cosas.
“Es decir, la actuación de Álvaro Obre-
gón, de Plutarco Elías Calles y todos los
que les han seguido, se dedicaron y dedi-
can al saqueo, a robar, a corromper y a ol-
vidarse de los problemas reales del país. Y
ahí están los indios, todavía esperando que
se les haga justicia, que se les oiga...”
–Justamente así comienza su libro, con
un dibujo del águila y la serpiente, y el le-
ma del primer capítulo: “Cuando no había
mexicanos, sólo indios”.
“Si cuando menos se les repartieran a
todos los indios boletos para entrar gratis
al Museo de Antropología e Historia, allí
dentro podrían contemplarse en su pasado
glorioso, que es donde se apoyan las ins-
tituciones y los discursos del gobierno ac-
tual para justificar este festejo absurdo.”
Si la risa es motor del carácter de Rius,
sus hábitos vegetarianos, su rechazo a las
corridas de toros y sus cuestionamientos
a la Iglesia católica le han proporciona-
do más de un enemigo. Pero su más fuerte
trauma es otro, confiesa:
“Yo toda la vida me sentí frustrado por
haber nacido gûero y tener ojos azules, a
mí este aspecto me ha impedido acercar-
me a la gente que más quisiera, así que no
Rius. Humor necesario
Show 2 1739.indd 72 2/27/10 12:52 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 73
CULTURA
lo veo como una bendición de Dios. De
hecho, creo que tenía más porvenir como
enbalsamador de cadáveres en Gayosso
que como caricaturista, pero el destino o
no sé quién me llevó por otros caminos.”
–2010. Ni independencia ni revolu-
ción retoma las críticas al gobierno fede-
ral mexicano de hoy, así como ayer lo hi-
zo contra los priistas en Los Agachados...
–Hay quienes suponen que inventé un
nuevo método de expresarme o decir las co-
sas por medio de los libros. El mismo (ca-
ricaturista) Abel Quezada me comentaba:
“Tú vas a acabar haciendo novelas, por-
que empezaste haciendo humor mudo en
Ja-já” –yo tenía dos paginitas ahí y no es-
cribía ni una sola palabra, puro humor mu-
do–, y decía Abel: “Luego pasaste al cartón
editorial, donde ya había alguna que otra
palabra, para después seguirte en la histo-
rieta que ya es un preludio a la novela.”
Y si ves Ni independencia ni revolu-
ción, este libro está lleno de trabajos artís-
ticos de gran calidad, las ilustraciones van
desde la portada, con José Guadalupe Po-
sada, y agradezco desde el principio la co-
laboración, a veces involuntaria, de Diego
Rivera, Orozco, del Taller de la Gráfica Po-
pular, Leopoldo Méndez, Rogelio Naranjo,
El Fisgón, Efrén, todos los que puedas ima-
ginar están aquí: son dibujantes mucho me-
jores que yo. Además, ubican a los lecto-
res en las épocas que relato a mis lectores.
–Tal como en sus mismos números de
aquellos cuentos que desarrollaba acerca
de algún tema específico, ahora sus libros
tratan de la historia de México según Rius,
por así decirlo.
–Este libro empieza con la caída de la
Gran Tenochtitlán y acaba con el alzamien-
to de los zapatistas, está demasiado resumi-
do, pero no es para especialistas sino para
principiantes, como todos mis libros.
“Ni independencia ni revolución tendrá
un montón de errores y olvidos, pero no tra-
to de escribir libros para que se queden ar-
chivados y que la gente no los lea, yo de-
seo que se acerquen sin miedo a la lectura.”
–Hace un momento destacó su admira-
ción por Juárez, pero tampoco lo exonera
del todo en Ni independencia...
“Sí, pero lo mismo se podría decir del
propio Cárdenas, aunque yo ya no le escar-
bé en sus errores que cometió, porque mi in-
tención era ver cómo en determinados mo-
mentos de la historia de México han tomado
parte los liberales también, quizá por equi-
vocación... Yo quiero hacerle ver a la gente
que eso es lo que vale precisamente, porque
pienso que la izquierda es la gente que debe-
ría estar gobernando nuestro país.”
Su conversación atrae a jóvenes que ya
preparan su pluma para que Rius autogra-
fíe sus cuadernos.
“¡Pero no me refiero a la izquierda que
tenemos ahora en el PRD haciendo alian-
zas con el PAN, otro caso de lo más ab-
surdo que se puede esperar! Hablo de que
nuestro país debería estar gobernado con
un criterio de izquierda, estar pensando en
los pobres, en los indios, en sacar adelante
realmente a México...
“Y lo que vienen haciendo estos políticos
que entre comillas han estado gobernando
México es aprovecharse. Se han estado sir-
viendo de nuestro país, no son lo que llamaba
Morelos servidores de México, no son verda-
deros siervos de la nación, sino se han servi-
do del país a sus anchas. Y es terrible eso.”
–La robolución mexicana, dice en su ca-
pítulo ocho. ¿Por qué ahora agrega el cues-
tionamiento ¿O la devolución mexicana?
–¡Ja, ja...! Pues es la revolución, pero
con el cambio de una letrita vemos lo que
sucedió: que empezó a devolver sus privi-
legios a los ricos y ya con el expresidente
Salinas, todo lo que le había quitado Juá-
rez a la Iglesia se lo comenzó a regresar.
“Ha sido un cambio de letra en las tres
etapas. Primero fue revolución que se con-
virtió en devolución y acabó siendo la ro-
bolución, ¡que es lo que dizque estaremos
festejando! Ya no hubo Revolución Mexi-
cana, pues sólo duró seis años el gobierno
de Cárdenas, y después fundaron al PRI.
Todo acabó allí.”
Rius dirige la puntería hacia el gobier-
no de Felipe Calderón, por no tener nin-
gún héroe de quién agarrarse:
“Yo quisiera saber qué va a decir de
Cárdenas y de Zapata. ¿El mismo palabre-
río de toda la vida, la misma retórica, las
mismas falsedades? ¿Cómo van a justifi-
car estos festejos...?”
–¿Cuáles son los gallos de Rius para
estos 200 años?
No puede evitar el chascarrillo:
–Indudablemente hay que pensar en
Cuauhtémoc, pero no sólo Cárdenas sino
desde el primer Cuauhtémoc, ¿verdad? Y
Morelos, un fregón.
Se le recuerda que en Martirio de Mo-
relos, el escritor Vicente Leñero le sacó
sus trapitos al sol por haber denunciado
las posiciones del ejército independentista
para salvar el pellejo o el alma. Rius res-
ponde sin perder el temple:
–No, claro... Pero yo no podía mencio-
nar en Ni revolución ni independencia todos
los claroscuros de nuestros personajes histó-
ricos y quizá por ello haya quien diga que mi
libro aparentemente es superficial; pero ha-
blando de la campaña de Morelos en Gue-
rrero, hay un detalle que me faltó mencionar
y que tampoco nadie cita: se trata de la parti-
cipación de los negros mexicanos en las lu-
chas revolucionarias, como los que acompa-
ñaban a Hermenegildo Galeana.
“Yo creo que México es el país que tie-
ne la peor historia oficial del mundo, por-
que la han falsificado. Es otra historia, otra
invención de no sé quién o quiénes.”
–¿Nombres?
–A los que menos toman en cuenta en la
historia de la Revolución Mexicana son a los
hermanos Flores Magón y ambos eran, pa-
ra decirlo con palabras de los chavos, unos
chingones. Era gente que amaba a su país,
querían cambiar a México para nuestro bien-
estar. Y desde luego, Zapata y Pancho Villa.
“No son héroes de piedra. Era gente lle-
na de defectos, como todo ser humano. Una
de las intenciones de mi libro, entonces, y
otros que se publican ahora para este año,
sería precisamente el desacralizar a los hé-
roes. Que la gente vea que es fácil ser co-
mo ellos, pero te los ponen en un pedestal
así como si fueran unos santos, y entonces,
¿quién va a querer ser, como dicen en Cuba,
‘seremos como el Che (Guevara)’?”
“Hay que bajarlos del pedestal, pues
tenían defectos, pasiones y tentaciones.
Esos son los seres humanos que nos inte-
resan, aunque así te llenes de héroes y vi-
llanos, pero en México se glorifica más a
los villanos auténticos.”
–¿Pensó en Carlos Salinas de Gortari?
–¡Claro, jajaja! Tenía que incluirlo mi
texto del libro, porque Salinas para mí es
la reencarnación de Santa Anna, Su alteza
serenísima. Y no obstante, yo quisiera ver
al Peje como la reencarnación de Juárez.
“O de Cárdenas, porque de repente
Andrés Manuel López Obrador tiene sus
aires de ellos dos, pero eso ya tampoco es
tema de este libro.”
Terminada su charla con Proceso, bus-
ca desesperadamente la salida rumbo al
Metro y ya no da autógrafos. Hay quien
le pregunta porqué se va, y Rius respon-
de que le urge regresar a Tepoztlán, donde
ha estado trabajando en programas de ra-
dio para difundir la verdad sobre la reali-
dad mexicana.
“Además, ni que fuera Frank Sinatra...”
En su nuevo libro: 2010. Ni
independencia ni revolu-
ción, Rius fustiga la menti-
ra oficial, no sólo la priista que
agrandó a los protagonistas, si-
no la actual que no sabrá qué
hacer con las figuras más pro-
minentes de la historia nacio-
nal. En entrevista, no deja títe-
re con cabeza, sólo aboga por
que a los héroes y próceres se
les humanice para que la gen-
te pueda ser como ellos.
E l b 2010 N
Show 2 1739.indd 73 2/27/10 12:52 AM
Nueva
Un arreglo de "solidaridad" entre los dueños de equipos de fut-
bol, conocido popularmente como "pacto de caballeros" o "pacto
de cuatreros", según quien lo mencione, le ha impedido al en-
trenador Hugo Fernández dirigir durante dos años. Resulta que
el técnico uruguayo demandó al club Dorados, de la división de
ascenso, por más de 2 millones de pesos y los dueños del equi-
po con sede en Sinaloa lo contrademandaron por abuso de con-
fianza. Fernández iba a ser contratado por el Veracruz, pero el
presidente del equipo, Raúl Quintana, recibió una llamada de la
Femexfut para avisarle que no se podía.
Raúl Ochoa
V
íctima del llamado “pac-
to de caballeros”, el entre-
nador uruguayo Hugo Fer-
nández lleva dos años sin
poder dirigir, derivado de
la demanda que interpuso
en contra de su anterior equipo, Dorados
de Sinaloa, en la división de ascenso.
Desde entonces, Fernández se convir-
tió en el centro de una batalla silenciosa
en la que están implicados directivos y el
propietario del equipo –Eustaquio de Ni-
colás–, altas autoridades de la Federación
Mexicana de Futbol (Femexfut) y el go-
bierno de Sinaloa, encabezado por Jesús
Aguilar Padilla.
“Soy víctima del ‘pacto de caballe-
ros’… esto es una absoluta y total injusti-
cia: me privan de dirigir; me están cortan-
do las piernas y encima hay que pedirle
permiso a Dorados de Sinaloa para que
pueda hacerlo”, se queja Hugo Fernán-
dez Vallejo en entrevista con Proceso.
Revela que el equipo sinaloense con-
dicionó “otorgarle el permiso para poder
entrenar” a cambio de que él le condone
el adeudo de 2 millones 226 mil 666 pe-
sos por concepto de salarios devengados,
y que Dorados está obligado a cubrirle, de
acuerdo con la sentencia de la Comisión
de Conciliación y Resolución de Contro-
versias de la Femexfut emitida el 25 de fe-
brero de 2008.
El lunes 15, la directiva de los Tibu-
rones Rojos del Veracruz tenía prevista la
presentación de Hugo Fernández como su
nuevo entrenador. Pero en la víspera sonó
el teléfono del presidente del club, Raúl
Quintana. Y una voz le advirtió que no po-
día contratar al uruguayo.
Sin llamarlo por su nombre, Quintana
hizo referencia al “pacto de caballeros” en
La hora de Cuauhtémoc, el programa que
conduce cada lunes el jugador del Vera-
cruz, Cuauhtémoc Blanco, y que transmi-
te Fox Sports: “Ya estaba (la contratación).
Tú sabes, hay un arreglo entre accionis-
tas en la Federación Mexicana de Futbol
y cuando existe una demanda extrafedera-
ción tienes que respetar al socio. Platiqué
con Enrique Bonilla –director general de-
portivo de la Femexfut–, quien me habló
el domingo: ‘Oye, Raúl, tienes un proble-
ma con Dorados: si no te da la anuencia, va
a estar difícil’”.
Quintana se explayó: “Conversé con la
directiva de Dorados, que me respondió:
‘Si él (Fernández) pone un granito, noso-
tros ponemos otro y ya no hay ningún pro-
blema. Citamos hoy a Hugo, le expliqué
el problema y desgraciadamente no hubo
ningún arreglo. Como presidente del Vera-
cruz lo hubiéramos podido contratar. El te-
ma era que tenía una demanda y que exis-
te un arreglo de solidaridad entre directivas
que uno debe respetar”.
Un litigio torcido
La historia comenzó en 2008. Primero, la
Comisión de Conciliación y Resolución de
Controversias dictaminó, el 25 de febrero
de ese año, que Estadios de Sinaloa SA de
CV –club Dorados de Sinaloa– debía pa-
gar 2 millones 226 mil 666 pesos al téc-
nico Hugo Daniel Fernández Vallejo por
percepciones. La indicación fue precisa: el
monto tendría que cubrirse en un lapso de
del "pacto de caballeros"
víctima
74 1739 / 28 de febrero de 2010
Deportes 1739.indd 74 2/27/10 12:32 AM
cinco días hábiles a partir de que la resolu-
ción fuera notificada.
Pero todo se torció dos meses después
(29 de abril), cuando la Femexfut, a través
de la referida comisión, suspendió el pago
al que fue condenado Estadios de Sinaloa
S.A. de C.V., “hasta en tanto la autoridad
competente resuelva y notifique”.
Y el motivo es una demanda que Es-
tadios de Sinaloa S.A. de C.V., promovió
el 25 de abril de 2008 contra el entrenador
como presunto responsable por la “comi-
sión de delito de abuso de confianza, frau-
de genérico y lo que resulte en perjuicio
de patrimonio del equipo, radicada en la
Agencia Tercera del Ministerio Público
del fuero común en Culiacán, expediente
CLN/ARD/3577/2008/D.
Lo sórdido del caso es la disputa
de una camioneta volkswagen Touareg
2008, que el grupo de Eustaquio de Ni-
colás reclama bajo un doble discurso: a
la Femexfut le argumentó que le cedió el
vehículo al entrenador “en contrapresta-
ción a lo adeudado”. Sin embargo, al Mi-
nisterio Público de Culiacán le expuso
que la unidad fue entregada durante la es-
tancia de Fernández en Culiacán, “trans-
mitiéndole la tenencia del vehículo, pero
no el dominio del mismo”. Esto último se
asienta en el acta de la denuncia.
Pero Fernández tiene en su poder la
factura expedida por el concesionario au-
torizado de Volkswagen en Culiacán, Tres
Ríos Motors, S.A. de C.V., que lo acredi-
ta como legal y único propietario de la ca-
mioneta, e incluso muestra a Proceso las
tenencias pagadas, así como la carta fir-
mada por la gerente comercial, Carla Ga-
lindo; el gerente de postventa, José Luis
Benítez, y la gerente CRM, Erika Arroyo,
en la que “esta concesionaria agradece su
preferencia y lo felicita por haber adquiri-
do una Touareg V6, modelo 2008”.
La carta remata con una singular fra-
se: “Llegó el momento de tomar el volante
y disfrutar de muchos kilómetros de segu-
ridad y confort”. Pero seguridad y confort
es lo menos que ha recibido Hugo Fernán-
dez, ni de su anterior equipo ni de la con-
cesionaria, también propiedad del acauda-
lado magnate estatal Eustaquio de Nicolás,
quien además es dueño de la inmobiliaria
Homex, que afronta problemas por la ma-
la calidad de las viviendas y ha incumpli-
do con las casas prometidas a los ganado-
res de medallas olímpicas en Beijing 2008
(Proceso 1725).
La Touareg blanca, serie WVGBE67L
88D017514 y con un valor de 568 mil
200 pesos fue pagada en una sola exhibi-
ción por el entrenador el 4 de diciembre de
2007, según consta en la factura A 0523.
Pero ante el retraso de la sentencia por
la Procuraduría General de Justicia del Es-
tado de Sinaloa, los abogados del entrena-
dor ya preparan una demanda ante las ins-
tancias civiles por el daño y el perjuicio que
le han causado a Hugo Fernández, “cuan-
tificados en aproximadamente 12 millones
de dólares”, anticipa a Proceso el defensor
del caso, Simón Pablo Herrera Bazán, doc-
tor en ciencias penales y política criminal.
El especialista sostiene que Estadios
de Sinaloa sabe que Hugo Fernández no
ha cometido un delito y todo mundo sabe-
mos que Estadios de Sinaloa está prendi-
do de la yugular de su cliente con un solo
afán: evadir la responsabilidad de pagarle
los 2 millones 226 mil pesos”.
Y sentencia: “Esto se va a resolver muy
pronto, porque si el procurador de justicia
del estado no quiere resolverlo, hay instan-
cias superiores. También podemos acusar
la dilación procesal en la averiguación pre-
via y acusar a esas autoridades por el entor-
pecimiento de la justicia”.
Para el penalista no hay dudas: “Hugo
Fernández es el propietario de ese vehícu-
lo. En la procuraduría ya se han presenta-
do todos los documentos que acreditaron
la propiedad de Hugo Fernández como
tal. Y el tiempo que ha transcurrido es la
prueba que la Procuraduría General de
Justicia del estado de Sinaloa es un em-
pleado de Estadios de Sinaloa”.
Incluso va más allá: “En la federación
son empleados de los dueños de los equipos
(su presidente Justino Compeán ha trabaja-
do durante tres décadas en Televisa, propie-
taria de los clubes América, San Luis y Ne-
caxa), y los propietarios de los equipos no
son caballeros. Mi conclusión es que la Fe-
deración Mexicana de Futbol es una usur-
padora de las funciones de las autoridades
civiles. Punto número dos: ‘El pacto de ca-
balleros’ es un pacto de mafiosos. Son ma-
fiosos, son criminales. Todo aquel que co-
mete un delito es un criminal”.
El doctor puntualiza sobre el “pacto
de caballeros”, el acuerdo no escrito entre
directivos y dueños de equipos: “Además
de infractores –arguye– son realizadores
de ilícitos porque condicionan a los juga-
dores a recibir cantidades menores de las
que efectivamente les pagan para efecto
de defraudación fiscal. No les tienen nin-
M
a
r
c
o

A
n
t
o
n
i
o

C
r
u
z
1739 / 28 de febrero de 2010 75
DEPORTES
Deportes 1739.indd 75 2/27/10 12:32 AM
gún tipo de consideración, y la Ley Fede-
ral del Trabajo es auténticamente papel de
baño para ellos”.
Cadena de favores
A Simón Pablo también le parece extraño
que la Femexfut “habiendo tirado una reso-
lución a favor de Hugo Fernández, no fuera
capaz de hacerla cumplir porque son em-
pleados de los dueños de los equipos”.
“Como abogado –dice– también me sor-
prendió que la Procuraduría General de Jus-
ticia del Estado de Sinaloa no haya sido ca-
paz de resolver una averiguación previa en
la que no tiene pruebas para inculpar a Hugo
Fernández. El problema es que la justicia en
México no es ni pronta ni expedita. Es una
justicia que no es ciega, es miope.”
–¿Sospecha del gobernador?
–El incapaz, el que no ha tenido un cen-
tímetro de frente para resolver el asunto es
el agente del Ministerio Público titular de
este asunto. Obviamente tiene la complici-
dad del subprocurador de averiguaciones
previas y del procurador de justicia del esta-
do. Y si el procurador tiene un jefe, es el go-
bernador del estado. Puede ser el nombre de
la película: una cadena de favores.
El afectado, Hugo Fernández, no sale
del asombro: “Me acusan de fraude gené-
rico y resulta que la camioneta me perte-
nece legalmente. Todo está a nombre mío
porque la pagué con mi dinero. Y no me
dejan dirigir. Estoy congelado por haber
ganado un caso en la federación, donde la
lógica parece ser que tienen que ganar los
directivos, los equipos”.
Dice que aunque está autorizado para
dirigir, la misma Femexfut “me pide que
me arregle con Dorados”. El 28 de enero
de 2009, el organismo –a través de su ase-
sor legal, Víctor Garza– envío una carta al
entrenador en la que confirma que en es-
tricto apego al artículo 5 de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos,
así como al artículo 4 de la Ley Federal del
Trabajo, “no existe motivo o fundamento
alguno para impedirle el ejercicio de su ofi-
cio o profesión en una relación laboral”.
Los artículos en cuestión refieren que
“a ninguna persona podrá impedírsele que
se dedique a la profesión, industria, co-
mercio o trabajo que le acomode, siendo
lícitos”.
Sin embargo, Fernández acusa: “Tengo
dos años sin trabajar, porque me lo han im-
pedido… más que el dinero, que va y vie-
ne, se lo juro por mis hijos: quiero dirigir.
Es mi vida. No sé qué hacer. El señor Enri-
que Bonilla me está coartando las oportu-
nidades de dirigir, cuando debió ser inter-
mediario; no puede decir ahora que el caso
lo resuelve Veracruz. Si quiere, lo resuel-
ve él, porque el reglamento no dice que no
puedo dirigir por lo que está pasando…”.
Abunda: “Dorados quería que les con-
donara la deuda de 2 millones 226 mil pe-
sos para autorizarme dirigir al Veracruz.
Pero yo no cometí ningún delito. Además
de que es mucho dinero, que no está para
regalarse, porque me lo gané trabajando,
rompiéndome el alma, dejando a mi fami-
lia, viviendo solo allá (en Sinaloa). El que
me debe es Dorados”.
Como futbolista, Hugo Fernández ju-
gó en los dos grandes equipos de su país,
Nacional y Peñarol –a los que también ha
dirigido–, así como en clubes de España
y México. Con una trayectoria de 28 años
como entrenador, desde su debut (tempo-
rada 1982-84) con el Peñarol, en México
ha dirigido al Puebla, Tigres de la U. de
Nuevo León, Tampico Madero, Irapuato y
Veracruz.
En la división de ascenso fue técnico
de Lobos de la BUAP y Dorados de Sina-
loa (2000-08), con el que logró un título
y un subcampeonato. En este último per-
dió la final ante Puebla por el ascenso a la
máxima división.
Con el equipo sinaloense firmó su
contrato laboral el 17 de julio de 2007 por
un año –dos minitemporadas: Apertura
2007 y Clausura 2008– y un total de per-
cepción de 3 millones 120 mil pesos, divi-
dido en 12 mensualidades de 260 mil pe-
sos mensuales.
“Dejé de dirigir a Dorados en enero
de 2008 por una situación que hasta aho-
ra desconozco. Gané el caso por 2 millo-
nes 226 mil pesos, todo incluido: premios,
sueldos, indemnización. Hay una cuestión
de paridad, estudié abogacía y más o me-
nos entiendo que si no puedo dirigir por-
que tengo un problema con Dorados, el
equipo no tendría por qué estar jugando
ahora. Los dos somos afiliados, y el que
me debe es Dorados”. En este caso, agre-
ga, el portero de Cruz Azul, José de Jesús
Corona, tampoco debería jugar, por la de-
manda que afronta como presunto agresor
de un ciudadano.
“Esto no se hace. Tuve una oferta de
Bulgaria. Me pagaban 40 mil dólares por
mes y un contrato de un año, con casa y
un auto, que rechacé porque tenía la pro-
puesta de Veracruz. El gran perjudicado
soy yo, y uno tiene familia. Mi hijo, que es
mi auxiliar, tenía una oferta de Argentina y
también dijo que no para ir a Veracruz”, se
queja el entrenador.
Deslindes
A decir de Fernández, los responsables de
la trama tienen nombres y apellidos: José
Antonio Núñez González, vicepresiden-
te de Dorados –“le está mintiendo al pro-
pietario de denunciarme por la camioneta,
cuando sabe que la pagué”–; el secretario
general de la Femexfut, Decio de María, y
el propio Enrique Bonilla:
“Me gustaría que los señores Enrique
Bonilla y Decio de María me expliquen
por qué motivos no puedo dirigir. Al señor
De María le he llamado por teléfono y no
me contesta, y Bonilla me recibió, pero no
resuelve nada. Lo veo en tinieblas lo que
habla; no es claro para nada. Acá no hay
una seguridad. La federación tuvo que ha-
ber intervenido y analizar la denuncia por
la camioneta.
“¿Qué va a pasar cuando se sepa que
Dorados le mintió a la justicia? Lo triste
es que la federación no es capaz de mo-
ver un dedo. Vamos a ser sinceros: nor-
malmente la federación tira más para el
club que para el jugador.
“Los culpables también son el Minis-
terio Público de Culiacán, la procuradu-
ría de Sinaloa, Alberto de la Torre –expre-
sidente de la Femexfut–, titular de Profut,
la empresa que manejaba Dorados cuan-
do estuve en el equipo, así como Héctor
González, quien trabaja para De la Torre”,
puntualiza Fernández.
Y concluye: “En esta historia –en la
que hay de todo: difamación, daño y per-
juicio– soy una víctima del pacto de caba-
lleros y de las mentiras permanentes de la
gente de Dorados. En mi caso, el pacto de
caballeros no existió para darse el lujo de
decirle a la federación que la camioneta
me la dieron a cambio de adeudos.
“El ‘pacto de caballeros’ no existió
para decirle a la justicia que la camione-
ta me la habían prestado; el ‘pacto de ca-
balleros’ no existió, pues me hacen un
chantaje para que dé un dinero que gané
en un juicio en la federación a cambio de
que me autorizaran dirigir al Veracruz; el
Quintana. Denuncia
M
e
x
p
o
r
t
DEPORTES
Deportes 1739.indd 76 2/27/10 12:32 AM
‘pacto de caballeros’ es entre los directi-
vos para hacer lo que les convenga”.
El director general deportivo de la Fe-
mexfut, Enrique Bonilla, señalado como
operador para impedir la contratación del
entrenador, se desmarca: “Sería tonto de
mi parte que podamos obligar a un club a
que contrate o no a alguien. Eso es prácti-
camente imposible”, dice.
Pero acepta: “Es mi obligación avisar-
le a los clubes que van a contratar a un ju-
gador o director técnico que esa persona
tiene un caso en alguna de esas instancias
para que, si no lo sabe, se entere y tenga
los elementos en la mano. De ahí a que les
diga que no los contraten, créeme que no
tengo tanta fuerza”.
Refiere: “inclusive se le entregó un es-
crito al señor Fernández en el sentido que
puede contratarse con quien mejor le parez-
ca... Te lo pongo más claro todavía: no es
de que si dije o no dije. Está por escrito, en
blanco y negro. Ante eso, ¿cómo me rajo?”.
Bonilla se deslinda de la situación le-
gal de la camioneta en discordia: “Ese no
es boleto nuestro. Es parte de lo que es-
tá en tribunales. Suena feo, pero no es de
nuestra incumbencia”. Eso sí, afirma que
en el momento que el juicio civil se re-
suelva, “automáticamente la comisión de
controversias reabre el expediente y nos
da la instrucción, ya sea para exigirle el
pago a Dorados o exigir lo que tengamos
que hacer. Actuamos, y es otra cosa”.
Por su lado, el subprocurador de justi-
cia de la zona centro en Sinaloa que tiene
bajo su responsabilidad la agencia que lle-
va el caso Fernández-Dorados de Sinaloa,
Jesús Martín Robles Armenta, se com-
promete a dar una resolución inmediata:
“Estamos en la etapa final para resolver
el expediente, a más tardar a finales de la
próxima semana”.
En entrevista con Proceso, Robles Ar-
menta aporta un dato revelador: “La factu-
ra aparece a nombre del señor Hugo Daniel
Fernández Vallejo… se están revisando de-
talles de algunas transferencias bancarias
que se argumentan, relacionado con el pa-
go por parte de la empresa, supuestamen-
te como abono al salario o al sueldo que
devengaba el señor Hugo Fernández. Han
sido probanzas que ya están en la investi-
gación, que ya se acreditaron, y hay la ins-
trucción por parte del procurador de revisar
a fondo la averiguación previa y resolver
en definitiva y darle la razón a quien la ten-
ga. Aquí no se va a incriminar a quien no
tenga responsabilidad”.
El subprocurador avisa: “El señor Hu-
go Daniel Fernández Vallejo y las perso-
nas que lo representan pueden estar com-
pletamente seguros que, si no existen
elementos incriminatorios en su contra, se
va resolver a su favor. Ese es el compro-
miso que hacemos como institución”. ●
C
á
m
a
r
a

d
e

D
i
p
u
t
a
d
o
s
El
de Bernardo
amigazo
Para ser el responsable del principal programa de
activación física del gobierno de Felipe Calderón,
puedes ser cualquier cosa, menos especialista en la
materia. Al menos así ocurre en la Conade. El cuarto
responsable del área en tres años llegó ahí simple-
mente porque es amigo del titular Bernardo de la
Garza. Sus antecedentes laborales: secretario par-
ticular de De la Garza, diputado local y federal, este
último cargo de "rebote" porque una "Juanita" del
Verde Ecologista le heredó la curul.
S
in preparación académi-
ca ni experiencia en la
administración pública y
menos aún en el ámbito
deportivo, Manuel Por-
tilla Diéguez, militante
del Partido Verde Ecologista de México
(PVEM), es el nuevo subdirector gene-
ral de Cultura Física de la Comisión Na-
cional de Cultura Física y Deporte, res-
ponsable de operar uno de los proyec-
tos más importantes del gobierno de Fe-
lipe Calderón: el Programa de Activa-
ción Física.
Su único mérito para ocupar ese car-
go es el de ser uno de los mejores ami-
gos del titular de la Comisión Nacional
de Cultura Física y Deporte (Conade),
Bernardo de la Garza, con quien estu-
vo trabajando durante los últimos cinco
Beatriz Pereyra
1739 / 28 de febrero de 2010 77
Deportes 1739.indd 77 2/27/10 12:32 AM
meses como asesor, luego de quedar des-
empleado al término de la LX Legislatura,
en la que fue diputado federal.
El pasado 26 de enero, De la Garza so-
metió el currículum de Portilla a la conside-
ración de la Junta Directiva de la Conade,
máximo órgano de gobierno de ese organis-
mo integrada por representantes de las se-
cretarías de Educación Pública, de Hacien-
da, de la Función Pública y de la Procuradu-
ría General de la República, entre otras de-
pendencias.
En el apartado de experiencia laboral
el documento consigna que de 2003 a la
fecha Portilla Diéguez, de 40 años, tuvo
tres empleos: secretario particular del di-
putado federal Bernardo de la Garza en
la LVIII Legislatura; diputado local en el
Estado de México en la LV Legislatura –
donde fue presidente de la Comisión de
Derechos Humanos–, y diputado federal
de representación proporcional en la LX
Legislatura, en la que fungió como secre-
tario de la Comisión de Gobierno y de la
Mesa Directiva.
Por lo que toca a su preparación acadé-
mica, el currículum indica que cursó hasta
el tercer semestre de la carrera de adminis-
tración, pero no especifica en qué universi-
dad. La secundaria y preparatoria las hizo
en el Instituto Cumbres. También se refiere
que realizó cuatro diplomados: en ecología
básica; en biocombustibles; para empresa-
rios relacionados con el medio ambiente, y
uno más llamado Por un país limpio.
Ante la evidencia, los integrantes
de la Junta Directiva comentaron que el
nombramiento no estaba justificado. De
la Garza entró al quite y argumentó que
Portilla tiene conocimiento del medio de-
portivo, pues en sus años mozos fue “ju-
gador de futbol”. Viéndose unos a otros,
los funcionarios sugirieron que al menos
completara el currículum “con algo de
deporte”.
Paradójicamente, desde hace mes
y medio las direcciones de Medicina
y Ciencias del Deporte así como la del
Centro Nacional de Desarrollo de Ta-
lentos Deportivos y Alto Rendimiento
(Cnar) han estado acéfalos porque, según
palabras del propio De la Garza, siguen
analizando opciones, pues hasta ahora no
han encontrado a nadie que cubra los per-
files de esos cargos.
Portilla tampoco tuvo que esforzarse
para ser diputado federal. El año pasado,
el analista político Jorge Alcocer denunció
una práctica irregular que, con el fin de en-
gañar al Instituto Federal Electoral, reali-
zan los militantes del Partido Verde: para
cubrir la cuota de género ponen a mujeres
como propietarias de las curules y una vez
que toman posesión son reemplazadas por
sus suplentes  hombres. Portilla sustituyó a
la diputada Pilar Guerrero Rubio.
Ya en funciones, el entonces diputado
propuso, a nombre del Partido Verde, que
se realice un electroencefalograma virtual
a quienes pretendan trabajar en la Procu-
raduría General de la República (PGR);
de esta forma, sostuvo, se conocería el
perfil psicológico, biológico y social de
los aspirantes, “como un instrumento de
medición psicológica integral que evitaría
la infiltración de delincuentes y el recluta-
miento de elementos viciados”.
Precisó que aun cuando existen perso-
nas comprometidas con su labor de ser-
vicio, “la corrupción, la insuficiente pre-
paración de sus integrantes y la amenaza
de la delincuencia organizada” han mina-
do la eficacia de la PGR.
“El electroencefalograma virtual brin-
daría mayores elementos para conocer el
perfil psicológico y detectar a quienes ca-
recen de espíritu de servicio, preparación
suficiente y valores éticos. El combate a la
corrupción debe iniciar desde un estricto
proceso de reclutamiento y selección de
personal, de acuerdo con el perfil, progra-
mas de formación básica que inculquen
valores de legalidad en el desempeño co-
tidiano y consoliden una estructura ética”,
detalló Portilla.
Como diputado local, se destacó por
ser el más faltista. De acuerdo con la pági-
na de la Unidad de Información del Poder
Legislativo, en las primeras 81 sesiones del
Congreso del Estado de México se ausentó
en 19 ocasiones.
No hay cuarto malo
Portilla es el cuarto subdirector de Cultura
Física en los tres años que van del sexenio
de Felipe Calderón; sin embargo, no es el
primer funcionario que no cubre el perfil
para desempeñar ese cargo.
Su antecesor, Guillermo Romero del
Real, saltó del puesto de director de Ser-
vicios (encargado de la administración de
bienes materiales, licitaciones y adjudica-
ciones de contratos de bienes y servicios)
a esa subdirección. Su sueldo mejoró de
48 mil 50 pesos, a 119 mil 747 pesos.
Romero del Real asumió la Dirección
de Servicios en junio de 2008, cuando Car-
los Hermosillo era director de la Conade.
En su currículum informó que estudió la li-
cenciatura en administración en la Escue-
la Nacional de Comercio de Morelia. En
el apartado de experiencia laboral consig-
nó que entre 2002 y 2008 trabajó en tres
empresas privadas, en las que sus funcio-
nes principales eran la dirección y asesoría
de proyectos creativos.
Mientras Guillermo Romero era direc-
tor de Servicios, el cargo de subdirector de
Cultura Física lo ostentaba César Gonzá-
lez Arjona, licenciado en Educación Físi-
ca, quien durante seis años fue el titular del
Instituto del Deporte de Yucatán (Idey).
Por su desempeño en esta entidad –ob-
tuvo buenos resultados en la Olimpiada
Nacional y creó los Centros Municipa-
les, Regionales y el Centro de Alto Ren-
dimiento Deportivo–, González Arjona
fue invitado por Hermosillo a trabajar en
la Conade, a la que se integró el 1 de ju-
nio de 2007.
Un año y cuatro meses después, sin
anuncio de por medio, salió de la de-
pendencia. Desde el 1 de noviembre de
2008, sin presentación oficial, Romero
del Real heredó ese puesto también por
decisión de Hermosillo.
Cuando éste llegó a la Conade, de-
signó a Raymundo Moral Arteaga como
subdirector de Cultura Física, quien ape-
nas duró seis meses en el cargo. Antes,
Moral había trabajado en el gobierno de
Orizaba, Veracruz, tanto en el ayunta-
miento como al frente de la Comisión
Municipal del Deporte (Comude).
El repentino ascenso de Manuel Porti-
lla en la Conade le trajo amplios beneficios.
De ser asesor del director general donde es-
taba contratado por honorarios pasó a for-
mar parte del personal de estructura, lo cual
le permitió gozar de prestaciones como se-
guridad social, aguinaldo y seguro de gas-
tos médicos mayores, entre otras. ●
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
De la Garza. Favoritismo
78 1739 / 28 de febrero de 2010
DEPORTES
Deportes 1739.indd 78 2/27/10 12:32 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 79
PALABRA DE LECTOR PALABRA DE LECTOR
De Jesús Reyes Heroles G.G.
Señor director:
Soy ciudadano mexicano en pleno uso y goce de
los derechos que establece y reconoce en mi favor
el orden jurídico mexicano, incluyendo
los derechos de la per-
sonalidad, el patrimonio
moral y el derecho al ho-
nor, al prestigio, a la bue-
na reputación y a la pro-
pia imagen, así como el
derecho a la información
veraz y correcta.
Precisamente por ello
me refiero a las múltiples
falsedades, imprecisiones
y errores que contiene el
adelanto publicado en Proceso 1737 del libro
Camisas azules, manos negras / El saqueo de Pemex
desde Los Pinos. (En el semanario apareció bajo el
título Duelo de ambiciones.) A manera de ejemplo,
enumero sólo los más evidentes:
–Luis Ramírez Corzo, exdirector general de
Pemex, con quien mantengo relación personal,
nunca fungió como consejero mío para ningún
tema sustantivo en el ejercicio de mi encargo.
–Es falso que hubiéramos comido juntos en
agosto de 2007. Por ende, resulta falsa y malicio-
sa la afirmación en el sentido de que en esa su-
puesta comida se hubieran abierto seis botellas
de vino tinto, mucho menos del famoso Petrus, y
que ofensivamente se insinúe que prácticamente
yo las bebí. En los hechos, nunca he bebido una
sola botella de Petrus en ningún restaurante, ni en
México ni en el extranjero.
–Desde luego, nadie pudo haber narrado lo
que aconteció en una comida que nunca se llevó
a cabo. En todo caso, alguien le mintió a la repor-
tera y ella no corroboró la información.
–En consecuencia, obviamente también es
falso y ridículo que esas múltiples botellas de vino
hubieran sido sufragadas con la “tarjeta ejecutiva”
de Petróleos Mexicanos.
–La gravedad de las imprecisiones y falseda-
des del texto quedan de manifiesto cuando se afir-
ma que, a recomendación del ingeniero Ramírez
Corzo, yo organicé una cena en mi casa, a la que
asistieron el presidente de la República, licenciado
Felipe Calderón Hinojosa, y su esposa Margarita
Zavala. Muy simple: dicha cena no se realizó.
–Asimismo, es falso que cuando honrosamente
me desempeñé como embajador de México ante
Estados Unidos hubiera establecido contacto con
las empresas petroleras “Mexssub International
Inc., MexLub (sic), y el consorcio EMS”.
–La afirmación es falsa e imprecisa, primero
porque Mexssub es una empresa mexicana y no
supe de su existencia hasta 2005; segundo, por-
que Mexlub es una empresa mexicana productora
de aceites; tercero, porque Energy Maintenance
Services (EMS) es una empresa de cuya existencia
tuve conocimiento cuando en 2007 ganó una lici-
tación para mantenimiento integral de ductos de
Pemex Exploración y Producción (PEP).
–Por tanto, también es falso que hubiera par-
ticipado “a nombre de
las empresas petroleras
texanas” en una reunión
del Consejo Binacional
México-Estados
Unidos “ventilada” en
Washington en 2001.
–La relación profe-
sional que sostuve con
la empresa Mexssub,
antes de ser nombra-
do director general de
Pemex, ha sido aclarada en múltiples oca-
siones: se trató de una relación no remunerada y
que desarrollé en pleno y legítimo ejercicio de mis
libertades ciudadanas, antes de ingresar a Pemex.
–Es falso que en mayo de 2009 hubiera inter-
venido para que “PEP le asignara a sus exjefes de
Mexssub sin licitación pública un contrato” para
mantenimiento del Sistema 1 de ductos. Dicha
asignación fue resultado de la licitación públi-
ca internacional número 18575111-002-08, y el
proceso licitatorio, en el que el director general
de Pemex no tiene intervención alguna, se de-
sarrolló conforme a todas las normas y prácticas
aplicables. Así lo ratificaron dos testigos sociales:
Víctor Manuel Hardy Mondragón y el Instituto
Mexicano de Auditoría Técnica, cuyos dictáme-
nes son públicos.
Y podríamos continuar. Sin embargo, por res-
peto al tiempo de sus lectores, no tiene caso seguir
evidenciando lo que es a todas luces evidente: las
múltiples falsedades y errores que contiene el libro.
Agradezco de antemano la publicación de
esta carta, al tiempo de aprovechar la ocasión
para enviarle un cordial saludo.
Atentamente
JESÚS REYES HEROLES G.G.
Respuesta de Ana Lilia Pérez
Señor director:
En respuesta a la carta remitida por Jesús Reyes
Heroles González Garza, me permito hacer los si-
guientes comentarios:
Durante su desempeño como director gene-
ral de Petróleos Mexicanos (Pemex), en nume-
rosas ocasiones solicité su postura respecto a di-
versos temas relacionados con su administración,
los cuales se plasman en el libro Camisas azules,
manos negras / El saqueo de Pemex desde Los Pinos
(Grijalbo). En todo momento él se negó a conce-
derme una entrevista o su versión de los hechos,
lo cual quedó consignado en diversos artículos
que entre 2007 y 2009 publiqué en la revista
Contralínea.
Reyes Heroles admite tener una relación per-
sonal con Luis Ramírez Corzo, su antecesor en
la dirección de Pemex, y haber sostenido con él
reuniones privadas durante su gestión. En el li-
bro aludo a una reunión registrada en agosto de
2007, de la cual tuve conocimiento, con detalles
de lo que allí ocurrió, por voz de un funcionario
cercano a Ramírez Corzo que permaneció algún
tiempo en su gestión y cuyo nombre me reservo
en uso del secreto profesional. Reyes Heroles dice
que ese año tuvo más encuentros con Ramírez
Corzo, quien por cierto es otra de mis fuentes de
información en este tema.
Reyes Heroles admite que antes de llegar a
la Dirección General de Pemex tenía una relación
con la empresa Mexssub, la cual ejerció “por con-
siderarla de beneficio mutuo para Pemex y para
esa y otras empresas mexicanas”. Si no era funcio-
nario de Pemex y dice que no representaba a di-
cha compañía ante Pemex, ¿por qué buscaba un
beneficio para Pemex y para esa y otras empresas
mexicanas?
Además, si Reyes Heroles considera que su re-
lación con Mexssub y EMS fue profesional, enton-
ces ¿por qué en marzo de 2008 el senador Graco
Ramírez Garrido presentó en su contra una de-
nuncia por violar la ley e incurrir, según palabras
del senador, en “trafico de influencias”?
Reyes Heroles señala que sí tenía una relación
con Mexssub en el periodo en que Luis Ramírez
Corzo era director de Pemex. Pero ya cuando
Reyes Heroles era director de Pemex, aquella em-
presa obtuvo de su administración el contrato
para el mantenimiento del Sistema 1 de ductos.
En el caso de EMS, desde el Senado de la
República Reyes Heroles fue acusado de entregar
a esta empresa, mediante el contrato para el man-
tenimiento del Sistema 4 de ductos, la operación
de áreas consideradas de seguridad nacional, en
contravención del artículo 27 constitucional, la
Ley de Hidrocarburos y la Ley Orgánica de Pemex,
asunto que el senador Graco Ramírez llevó hasta
la Secretaría de la Función Pública.
Al tema anterior habría que añadir las nume-
rosas actas oficiales del Consejo de Administración
de Pemex donde se alude al subejercicio millona-
rio durante su gestión y a la cancelación de pro-
yectos estratégicos, en detrimento del desarrollo
de Pemex.
Su negativa a dar una explicación pública res-
pecto a las irregularidades registradas en su admi-
nistración (algunas de ellas denunciadas por legis-
ladores federales ante la Secretaría de la Función
Pública y otras documentadas por la Auditoría
Superior de la Federación) estuvo acompañada de
amenazas e intimidaciones en mi contra por par-
Acerca de Duelo de ambiciones
Palabra de lector 1739.indd 79 2/27/10 12:32 AM
80 1739 / 28 de febrero de 2010
te del gerente de Comunicación Social de Pemex,
Carlos Ramírez Fuentes, hecho que denuncié en
agosto de 2008 ante la Fiscalía Especial de Delitos
Contra Periodistas de la Procuraduría General de la
República (expediente AP/017/FEAPP/08).
Tales intimidaciones y el veto informativo
y publicitario a Contralínea por investigar y pu-
blicar las irregularidades registradas durante su
gestión, derivaron en que la Comisión Nacional
de Derechos Humanos (CNDH) emitiera, en sep-
tiembre de 2009, la recomendación 57/2009 en
contra de Pemex, por violar los derechos huma-
nos de los periodistas Ana Lilia Pérez y Miguel
Badillo.
El dictamen jurídico de la recomendación
indica: “Del análisis lógico jurídico realizado al
conjunto de evidencias que integran el expe-
diente de queja, con relación a los agravios atri-
buibles a funcionarios de Petróleos Mexicanos,
esta Comisión Nacional acreditó violaciones a
los derechos humanos a la legalidad, a la igual-
dad, seguridad jurídica y a la libertad de expre-
sión, en agravio de Miguel Badillo Cruz, Ana Lilia
Pérez y periodistas de la revista Contralínea”. Tal
actuación se registró durante la gestión de Reyes
Heroles al frente de Pemex.
Por lo demás, considero que las aclaracio-
nes que el exfuncionario hace omiten lo funda-
mental que abordo en el libro, que es el saldo
negativo que dejó en Pemex, como el millonario
subejercicio, la cancelación o el fracaso de diver-
sos proyectos y, sobre todo, el solapamiento de
irregularidades entre los funcionarios a su mando
y las contratistas, así como las pugnas por el con-
trol de la paraestatal con Juan Camilo Mouriño y
Rosendo Villarreal.
Atentamente
ANA LILIA PÉREZ
C.c.p. Cristóbal Pera,
director editorial de Grijalbo
Del réferi Jesús Arias Torres, sobre
El campesino que soñó en el ring
Señor director:
En una entrevista que la reportera Beatriz Pereyra le
hizo a la familia del boxeador Giovanni Gavilancito
Díaz –quien sufrió conmoción cerebral y sigue deli-
cado de salud–, publicada en Proceso 1737, se afir-
ma que yo estuve como
réferi de esa pelea del
pasado 21 de noviem-
bre, lo cual es totalmen-
te falso.
Aunque sí tomé
parte en esa función
como réferi, lo hice
en la pelea de muje-
res por el campeonato
nacional pluma entre
la campeona chiapa-
neca Analí Centella
Hernández y su retadora la queretana Roca
González. Ese combate –que ganó esta última– lo
detuve en el octavo round por el castigo que esta-
ba recibiendo la chiapaneca.
En la misma función fungí también como juez
en la pelea de campeonato mundial entre Édgar
Sosa y el filipino Rodel Mayola, pero nunca parti-
cipé en la pelea del Gavilancito.
Tras hacerme réferi por invitación de mi buen
amigo y excelente periodista Víctor Cota León, así
como del señor Luis Spota, he acumulado una expe-
riencia de más de 35 años, con más de 15 peleas de
campeonato mundial avaladas por el CMB que pre-
side el licenciado José Sulaimán, y nunca me he vis-
to involucrado, afortunadamente, en un accidente
en el ring. (Aunque ninguno de los oficiales estamos
exentos de que nos ocurra algo así. Algunas veces
esto ocurre por falta de experiencia y otras porque
el réferi se tarda demasiado en detener el combate.
Además de que, a veces, el peleador puede traer se-
cuelas de combates anteriores.)
Efectivamente, mi nombre es Jesús Arias
Torres, y soy de Tonalá, Chiapas, donde resido
actualmente desde hace seis años, cuando me
vine de mi querido Distrito Federal. Allí, en la ca-
pital del país, viví cinco décadas, donde me jubilé
como empleado de Petróleos Mexicanos.
Espero, pues, que se haga la rectificación corres-
pondiente pues el réferi que estuvo en la pelea del
Gavilancito se llama Gustavo Díaz. (Carta resumida.)
Atentamente
JESÚS ARIAS TORRES
Respuesta de la reportera
Señor director:
Lamento la confusión de nombres. Ofrezco mi
más sentida disculpa al réferi Jesús Arias y a los
lectores. En efecto, fue Gustavo Díaz el árbitro de
la trágica pelea en que quedó lesionado de por
vida el joven boxeador Giovanni Díaz.
Atentamente
BEATRIZ PEREYRA
De Marco Barrera Bassols
Señor director:
Me refiero al artículo Desconcierto por Gabriel
Orozco, firmado por Rafael Vargas en Proceso
1738, respecto a la reciente exposición de Orozco
en el Museo de Arte Moderno (Moma) de Nueva
York.
Además de manifestar que estoy de acuerdo
con la apreciación del autor en el sentido de que
Mátrix Móvil –que no Mobile Matrix, pues esta es
una traducción al inglés del nombre original en
español– lucía muy bien en el atrio del museo,
vale la pena aclarar algunos aspectos.
Efectivamente, si la obra lució muy bien se
debió a “su acotación en el espacio, al ángulo
en que se decidió colocarla, a la espléndida ilu-
minación que recibe”, etcétera, como Vargas se-
ñala. Pero lo que no sabe es que quienes diseña-
mos el montaje en Nueva York y en la Biblioteca
Vasconcelos de la Ciudad de México, coordinados
por Gabriel Orozco, fuimos el mismo equipo de
museógrafos y un grupo de ingenieros especiali-
zados contratados en Nueva York.
Hay una obvia diferencia en el contex-
to arquitectónico del Moma y el de la Biblioteca
Vasconcelos, pero sorprende que diga que el Moma
sí permite “variados puntos de observación” de la
obra; basta con subir por las estructuras de los libre-
ros de la Biblioteca Vasconcelos o con deambular
por los pasillos en la parte central, en cada uno de
sus niveles, para también obtenerlos aquí.
Por otra parte, la iluminación de la obra en la
parte central de la Biblioteca Vasconcelos, hasta el
día de hoy, ha sido provisional. Estamos a la espe-
ra de que, para su regreso, podamos contar con
la iluminación que fue proyectada por nosotros
hace más de tres años.
Finalmente, quienes asistieron a Gabriel en el
dibujo sobre la osamenta fueron 18 personas, y
no 200, como afirma Rafael Vargas.
Atentamente
Museógrafo Marco Barrera Bassols
Museográfica, S.C.
Coordinador del montaje de Mátrix Móvil
en la Biblioteca Vasconcelos y en el Moma.
Respuesta de Rafael Vargas
Señor director:
Las correcciones son siempre bienvenidas. Sin
embargo, en cuanto al montaje de Mátrix Móvil,
el hecho de que el equipo responsable de la ins-
talación de esa obra de Gabriel Orozco haya sido
el mismo en México y en Nueva York no implica
necesariamente que la calidad de su trabajo sea la
misma en ambos casos.
Aunque las diferencias arquitectónicas entre
los dos recintos en que la pieza ha sido exhibida
son obvias, su despliegue en la biblioteca –donde
la osamenta pendía de manera paralela al piso del
largo corredor del inmueble y en línea recta con
el mismo– era más bien rígido, contra la idea de
movilidad implícita en su nombre.
Por ello encuentro deseable que la experien-
cia de su montaje en el Moma se aproveche para
mejorar la presentación de la obra cuando vuelva
a México. Sería decepcionante que se repusiera tal
cual se exhibía hasta el año pasado. Pero si hay la
convicción de que esa era la mejor manera posible
Respuesta de la reportera
Señor director:
Lamento la confusión de nombres. Ofrezco mi
más sentida disculpa al réferi Jesús Arias y a los
lectores. En efecto, fue Gustavo Díaz el árbitro de
la trágica pelea en que quedó lesionado de por
vida el joven boxeador Giovanni Díaz.
Atentamente
BEATRIZ PEREYRA
Palabra de lector 1739.indd 80 2/27/10 12:32 AM

1739 / 28 de febrero de 2010 81
PALABRA DE LECTOR
de plástico con amoniaco en la cabeza para ha-
cerlo confesar que él había sido uno de los asal-
tantes del científico francés, y, con el fin de que
ya no lo torturaran, mintió al afirmar que había
estado en la cantina.
Posteriormente, fue girada una orden de
aprehensión por parte del juez Carlos Morales
García –quien antes se había negado a expedirla–
y trasladaron a mi hijo al Reclusorio Norte, donde
se halla preso y ha sido víctima de dos intentos de
asesinato. A la fecha lleva cinco autos de formal
prisión sin haberle comprobado nada.
Puesto que para mí está claro que la poli-
cía del Distrito Federal mete a la cárcel a gen-
te inocente y le fabrica delitos, pedí el apo-
yo de la Limeddh, del Centro de los Derechos
Humanos Agustín Pro Juárez y de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos.
Las cartas que he enviado al procurador
Miguel Ángel Mancera y a Marcelo Ebrard, así
como las quejas presentadas en la Comisión de
Derechos Humanos del Gobierno del DF y la
CNDH, no han tenido respuesta.
Por el contrario, el licenciado Alejandro
Barroza, de la Comisión de Derechos Humanos
del DF, me habló por teléfono y me citó el 29 de
septiembre con el argumento de que tenía una
carta de recomendación para mi hijo. Al reci-
birme en compañía de otras tres personas de la
Procuraduría del DF, me enteré de que pretendían
que firmara un acuerdo muy desventajoso para
mi hijo. Consistía en ofrecerle en privado una dis-
culpa, pero seguiría preso.
Como rechacé ese trato, el 27 de enero de
2010 acudieron al reclusorio cuatro personas de
la Procuraduría General de Justicia del Distrito
Federal (PGJDF) y dos más de Derechos Humanos
de esta misma ciudad. Uno de los enviados,
Roberto Bolaños, insistió a mi hijo en que firmara
un documento donde decía que él no iba a pro-
ceder en contra del Gobierno del DF y que se le
iba a ofrecer una disculpa en privado.
Mi hijo les contestó que quería su inmediata
libertad porque es inocente, y ellos respondieron
que no tenían facultades para liberarlo, que su
proceso tenía que seguir en curso, que regresa-
rían el miércoles 3 de febrero para ver qué alter-
nativas le podrían ofrecer, pero que era indispen-
sable rubricar el documento.
Por todo lo anterior, exijo que se realice una
profunda y responsable investigación, que se libe-
re y limpie el nombre de mi hijo y que se reparen
los daños ocasionados a él y a su familia.
Mientras esperamos que el magistrado Juan
José Olvera López resuelva la solicitud de amparo
presentada con el número 19/2009, responsabilizo
al procurador Miguel Ángel Mancera de cualquier
cosa que pase a mi hijo, a mi familia y también a
mi persona, pues durante varios meses mi herma-
na Judith y yo fuimos perseguidas por agentes judi-
ciales del Distrito Federal. (Carta resumida.)
Atentamente
FRANCISCA BERTHA LARQUÉ NÚÑEZ
Distrito Federal
Teléfonos: 57-04-61-58, 15-48-79-51
y celular: 55-20-16-55-92
de presentarla, volverá a su misma posición en la
Biblioteca Vasconcelos –quizá mejor iluminada.
Atentamente
RAFAEL VARGAS
De Héctor Murillo Cruz
Señor director:
En mi carácter de suscriptor de Proceso, per-
mítame expresar mi inconformidad por el tono y
el contenido de la carta aparecida en Palabra de
Lector de Proceso 1738 que firma el médico ciru-
jano Carlos Medina Ángel.
El doctor Medina critica al representante de
la Organización de Estados Americanos (OEA) en
México, embajador Óscar Maúrtua de Romaña,
por la carta que éste publicó en Proceso 1736
sobre el reportaje titulado Otro fracaso de la OEA
que, bajo la firma de J. Jesús Esquivel, apareció en
la edición número 1734 de esta revista.
El galeno Carlos Medina asegura que “la OEA
juega el mismo papel que tiene la ONU a nivel
mundial. Ambos son instrumentos del imperio de
las barras y las estrellas”.
Según él, todavía existen la URSS, el Muro de
Berlín, la Guerra Fría. Sólo le faltó invocar el Pacto
de Varsovia para salvar a Centroamérica.
Para desgracia del facultativo de marras, exis-
ten el derecho internacional y la comunidad de
naciones, además de la ética personal y la obli-
gación de tratar a los diplomáticos acreditados
en nuestra patria con decoro, tomando en cuen-
ta que la amistad con otros países, como lo dice
José Juan de Olloqui en su libro La diplomacia total
(FCE), conviene al interés de la nación.
El embajador Maúrtua, diplomático de carrera
y excanciller de Perú, sólo había subrayado que la
OEA actuó oportuna y adecuadamente en el caso
del golpe de Estado ocurrido en Honduras: suspen-
dió al país como miembro del organismo, “apoyó
varias gestiones diplomáticas e iniciativas condu-
centes a la restauración del orden constitucional;
acompañó de cerca las gestiones del presidente
Óscar Arias y respaldó el Acuerdo de San José”.
Esto, indicó el embajador, “sirvió como base
para el Diálogo Guaymuras” y, como parte del
mismo, se estableció la Comisión de Verificación.
Ahora, señaló, “la OEA espera que bajo el mando
del presidente (Porfirio) Lobo Sosa el retorno de
Honduras a la convivencia democrática se dé con
la mayor celeridad posible”.
A mí también me parece que debe
confiarse en el nuevo go-
bierno hon-
dureño y que
debemos es-
tar atentos a
las consecuen-
cias que tengan
la Declaración de
Cancún y el Foro
Unificado.
Pero ante la misiva del doctor Medina me vie-
ne a la memoria el hecho de que, hace algunos
años, comenté al embajador Óscar Maúrtua de
Romaña que en nuestro país existe un reducido
grupo de paisanos que, anclados en el pasado,
consideran a la OEA como un ministerio de co-
lonias del imperialismo yanqui. Lamento no ha-
berme equivocado, y termino con el consabido:
“Cirujano, a tu escalpelo”. (Carta resumida.)
Atentamente
LICENCIADO HÉCTOR MURILLO CRUZ
Un sacerdote sometido a torturas,
recluido por “delitos inventados”
Señor director:
El 29 de enero de 2009, policías del gobierno
del Distrito Federal detuvieron a mi hijo Gabriel
Ulises Valdés Larqué –sacerdote católico del rito
tridentino– junto con su chofer, Giovanni Omar
Apatenco López.
Con lujo de violencia, los subieron a una
patrulla, los encañonaron y golpearon porque,
les decían, habían asaltado al científico francés
Christopher Augur. Mi hijo les contestó que no en-
tendía de qué le hablaban, que en ese momento él
iba a realizar una misa en una casa particular.
Después de pasearlos y golpearlos durante
varias horas, a las 19:00 horas los bajaron en un
parque, les tomaron fotos y les dijeron que co-
rrieran, que los iban a dejar libres… Mi hijo pensó
que les querían aplicar la ley fuga, y no se movió,
se quedó parado junto con su chofer.
Entonces los volvieron a subir a la patrulla y
los siguieron torturando. Cerca de las 23:00 ho-
ras, los llevaron a la delegación Iztacalco y los
presentaron como los asaltantes del científico
francés.
Me enteré del hecho por una hermana que
me habló a mi trabajo para decirme que había
visto a mi hijo en las noticias, que lo acusaban del
asalto mencionado. Después de una larga bús-
queda, lo encontramos esposado de pies y ma-
nos. El 31 de enero lo pusieron en arraigo.
Mas como no pudieron comprobarle el asal-
to al francés, le inventaron un robo en pandilla, y
a principios de febrero numerosos policías fueron
a catear mi departamento. No hallaron nada que
lo inculpara.
Sin embargo, han utilizado a Juan Manuel
Camarillo Gutiérrez para acusar a mi hijo y a Jorge
Luis Gómez Reyes de que lo robaron, aunque mi
hijo y esta última persona, quien ya quedó libre
por falta de pruebas, no se conocen.
Por su parte, Camarillo Gutiérrez ha dado
como cuatro versiones de los hechos y los retratos
hablados que proporcionó no coinciden con los
rasgos de mi hijo, quien permaneció 30 días arrai-
gado en avenida Jardín. Allí le pregunté por qué
había aceptado que estaba en la cantina ubicada
frente al lugar donde lo detuvieron. Me dijo que
lo habían golpeado y que le pusieron una bolsa
Palabra de lector 1739.indd 81 2/27/10 12:32 AM
Palabra de lector 1739.indd 82 2/27/10 12:32 AM

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful