Elda Alaniz Bayod 6VA #1 9 Diciembre 2009

Aplicaciones de Conductividad y Resistividad en Seres Vivos
Impedancia Bioeléctrica La impedancia bioeléctrica es una técnica utilizada para medir la composición corporal, basada en la capacidad que tiene el organismo para conducir una corriente eléctrica. La resistencia y la reactancia dependen del contenido en agua y de la conducción iónica en el organismo. Son definidos de la siguiente forma: Resistencia (R), es la oposición del tejido al pase de la corriente (físicamente, la oposición de un conductor al paso de la corriente alterna) y Reactancia (Xc), es el otro efecto negativo sobre la conducción eléctrica y está descrito por el comportamiento como condensador de la membrana celular y depende de la frecuencia de la señal. En 1943 un grupo de científicos (Nyober y colaboradores) demostraron que los volúmenes biológicos se podían relacionar con la Impedancia (Z). Matemáticamente la Impedancia se expresa como: Z=(R2 +Xc2)2. Donde Z= Impedancia; R= resistencia; Xc= reactancia. Tal conductividad eléctrica es mayor en el tejido magro, respecto al tejido adiposo, ya que el primero contiene prácticamente casi todo el agua y los electrólitos del cuerpo. En consecuencia, es sobre la masa magra que es posible medir la impedancia a partir del agua. La conductividad de componentes como la sangre o la orina es alta, la del músculo intermedia y la de huesos, grasa o aire es baja. Existe una menor resistencia al flujo de la corriente en regiones con una gran área transversal, como el tronco, mientras que la resistencia es mayor en zonas con menor área transversal, como los brazos. La reactancia varía dependiendo de la frecuencia, a valores muy altos o muy bajos es prácticamente nula. A frecuencias intermedias la transformación angular de la relación entre reactancia y resistencia (arc tang Xc/R) se denomina ángulo de fase. La reactancia se asocia con diversos tipos de polarización (separación de cargas o gradientes electroquímicos) que son producidos por membranas celulares y por interfases celulares. La reactancia hace que la corriente administrada se mantenga por debajo del voltaje y

crea una fase que se representa geométricamente como el ángulo de fase (O) o el arco tangente de la relación Xc/R. Las relaciones geométricas entre impedancia, resistencia, reactancia ángulo de fase dependen de la frecuencia de la corriente administrada. A bajas frecuencias, la reactancia o efecto condensador de las membranas celulares es muy grande para permitir la conducción de la corriente a dentro de la célula. Como resultado la corriente es conducida sólo a través de los fluidos y electrolitos que bañan las células y órganos y en el espacio vascular. Cuando aumenta la señal de la frecuencia, la corriente penetra las membranas celulares produciendo un incremento de la reactancia, una disminución de la resistencia y un incremento del ángulo de fase (Lukaski, 1996). El efecto condensador llega a su pico máximo con el máximo valor de reactancia, pero a medida que la frecuencia continúa aumentando el efecto condensador se reduce y la reactancia disminuye (Chumlea & Guo, 1994). Para conocer la composición corporal, la estimación de la resistencia del cuerpo al paso de la corriente eléctrica debe transformarse. El principio básico es que la impedancia de un sistema geométrico depende de la longitud y configuración del conductor, de su área transversal y de la frecuencia de la señal. Para ello se considera que el cuerpo humano es como un cilindro. La impedancia corporal Z será igual a rL/A, donde r es una constante que depende de la resistividad del conductor, L es la longitud y A el área. Por tanto Z= rL/A lo cual se transforma (multiplicando por L/L el lado derecho de la ecuación) en Z = rL2/V, donde V es el volumen del conductor. Finalmente tenemos V= rL2/Z (Chumlea y Guo, 1994). Como la magnitud de la reactancia es pequeña en relación con la resistencia y la resistencia es un mejor predictor de la impedancia que la reactancia, el volumen también puede ser expresado como V= rL2/R (Lukaski, 1987). Por otro lado, en la practica se estima que ACT = a Ht2/Z + c, donde a y c son dos constantes y Ht es la altura del individuo. El valor de las constantes se obtiene calibrando los valores de AIC con los medidos por otra técnica (isótopos, densitometría, etc.). Una vez que se conoce el Agua Corporal Total (ACT) se calcula la Masa Libre de Grasa (MLG), asumiendo que ésta tiene un grado de hidratación constante (73,2%) y que la hidratación del tejido adiposo es mínima, utilizando el modelo de dos compartimientos (Masa Libre de Grasa y Masa Grasa) restando la MLG del peso corporal total se obtiene la MG (Masa Grasa).

Índice de Masa Corporal El IMC es una medida de asociación entre el peso y la talla de un individuo. Ideado por el estadístico belga L. A. J. Quetelet, también se conoce como índice de Quetelet. El valor obtenido no es constante, sino que varía con la edad y el sexo (véanse las figuras 1 y 2). También depende de otros factores, como las proporciones de tejidos muscular y adiposo. En el caso de los adultos se ha utilizado como uno de los recursos para evaluar su estado nutricional, de acuerdo con los valores propuestos por la Organización Mundial de la Salud. El analizador de grasa corporal envía una corriente eléctrica extremadamente débil al cuerpo para determinar la cantidad de tejido de grasa, la débil corriente eléctrica no se siente mientras se opera el analizador de grasa corporal. El porcentaje de grasa corporal se calcula con una fórmula que incluye cinco factores: resistencia eléctrica, altura, peso, edad y género. Este índice se emplea principalmente para determinar el grado de obesidad de individuos, así como de su bienestar general. Una clasificación alta en el IMC comúnmente se asocia con un mayor riesgo de mortalidad debido a cardiopatías coronarias en la población masculina. Detección de Fluidos en Aviadores y Pilotos La detección de fluidos en aviadores, así como pilotos es muy importante. Esto se debe a que una persona con esta profesión es sometida a Fuerzas G, que es la aceleración que produce la gravedad terrestre en un objeto cualquiera en condiciones ideales. Esta fuerzas pueden tener varios efectos, por ejemplo, el red out, Black out, pérdida de conciencia, etc. Hoy en día los efectos de estas fuerzas son aminorados por trajes especiales llamados “G-suits”. Cuando la aceleración es hacia delante, la fuerza empuja al cuerpo hacia atrás (coloquialmente "los ojos hacia dentro”) y cuando la aceleración es hacia atrás ocurre al contrario. Cuando ésta última es mayor a 12G la distribución de los órganos empieza a sufrir alteraciones, mismas que son proporcionales a la cantidad de fluidos en el cuerpo. De ahí que un piloto no puede tener un nivel alto de fluidos. Para detectar el nivel de fluidos en pilotos que serán sometidos a fuerzas G fuera de lo normal se utiliza el mismo mecanismo que para medir el IMC pero a la inversa. El resultado se da basándose en la conductividad del cuerpo.

Análisis de Cardiología Clínica La insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) se produce cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre rica en oxígeno a las células del organismo. El débil bombeo del corazón permite que se acumule líquido en los pulmones y otros tejidos del cuerpo, lo que se denomina «congestión». La ICC es generalmente un proceso lento que empeora con el tiempo. Es posible no tener síntomas durante muchos años. Esta lenta manifestación y progresión de la ICC se debe a los esfuerzos del corazón por compensar por su debilitamiento gradual. Lo hace aumentando de tamaño y esforzándose por bombear más rápidamente para que circule más sangre por el cuerpo. Aunque todavía no es una práctica común, la medición segmentaria, dice que podríamos medir la resistividad en las diferentes partes del cuerpo. Los cambios en los fluidos torácico y abdominal podrían indicar la presencia de una ICC y permitirían que esta fuera diagnosticada a tiempo para tener más posibilidades de ser tratada con éxito.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful