Jean Paul Sartre nació en París, el 21 de junio de 1905, hijo de Jean Baptiste Sartre y Anne Marie Schweitzer.

El 17 de septiembre de 1906 muere su padre, Jean-Baptiste Sartre, que era oficial de marina, a causa de fiebre en uno de sus viajes por el sureste asiático. Durante su infancia y los primeros años de su juventud Sartre era educado en un medio burgués e intelectual, que marcó buena parte de su formación intelectual, pero que fue evolucionando hasta terminar por ser considerado un símbolo del pensador comprometido con los problemas de su tiempo. En 1915 Jean-Paul inicia sus estudios en el Liceo Henri-IV, de París, donde conocerá a Paul Nizan, nacido el mismo año que él. Dos años después, en 1917, su madre, que se había vuelto a casar con Joseph Mancy, director de las fábricas Delaunay-Belleville, se traslada a la Rochelle, con el abuelo de Sartre. Jean-Paul continua sus estudios en el Liceo de la Rochelle, hasta 1920, en que volverá al Liceo Henri-IV, de París. En 1924 Ingresa en la École Normale Supérieure, donde coincidirá con Raymond Aron, Paul Nizan, Simone de Beauvoir y Maurice Merleau-Ponty. ("La École Normale significó para mí, desde el primer día, el comienzo de la independencia"). Tras finalizar sus estudios, en 1929 consigue el primer puesto de su promoción en la "agregación" de filosofía (concurso para el desempeño de un puesto de profesor en los Liceos.). Simone de Beauvoir, segunda de la misma promoción, se convierte en su compañera. En 1931 toma posesión de su plaza como profesor de filosofía en el Liceo del Havre, puesto que ocupará posteriormente de 1936 à 1939, tras un periodo dedicado a su profundización en los estudios de filosofía. En el verano del 31, poco después de la proclamación de la República, realiza un viaje a España con Simone de Beauvoir. Dos años después, en 1933, residirá en Alemania, donde permaneció un año como becario en el Instituto francés de Berlín, completando así sus conocimientos de la fenomenología de Husserl, al tiempo que asiste a la expansión del nazismo. De nuevo en Francia, regresa a su puesto de profesor de filosofía. Durante el mes de febrero de 1935, y con el fin de investigar la percepción, Sartre consumirá mezcalina, lo que le conducirá a una depresión, acompañada de alucinaciones, que le duró seis meses.

En su primera obra filosófica, El ser y la nada (1943) Sartre concebía a los humanos como seres que crean su propio mundo al rebelarse contra la autoridad y aceptar la responsabilidad personal de sus acciones, sin el respaldo ni el auxilio de la sociedad, la moral tradicional o la fe religiosa. Al distinguir entre la existencia humana y el mundo no humano, mantenía que la existencia de los hombres se caracteriza por la nada, es decir, por la capacidad para negar y rebelarse. En 1945 participa, junto con Simone de Beauvoir, entre otros, en la creación de la revista "Les Temps Modernes". También de ese año es la edición de los dos primeros volúmenes de "Los caminos de la libertad", a la que seguirán, en los años siguientes, en 1946, la primera edición de: "Muertos sin sepultar", "Reflexiones sobre la cuestión judía", "La puta respetuosa", "El existencialismo es un humanismo". En 1947, la primera edición de "Baudelaire" y del primer volumen de la serie "Situaciones". También en 1947 defiende a Nizan, difamado por los comunistas. Rompe definitivamente con R. Aron. El existencialismo se encuentra en pleno auge, así como la fama de Sartre. En 1948 se publica la primera edición de "Las manos sucias". Su obra es puesta en el Índice por el Vaticano. Colabora con el periódico "La Gauche". Creación del R.D.R. (Rassemblement Démocratique Révolutionaire), que abandono al año siguiente, en octubre. En 1949 publicará la primera edición de "La muerte en el alma". Albert Camus publica, en 1951, "El hombre rebelde", duramente criticado por los existencialistas y la revista "Les temps Modernes", dirigida por Sartre, crítica considerada como el preludio de la ruptura entre Camus y Sartre que se consumará al año siguiente. Por su parte, Sartre publicará la primera edición de : "Le diable et le Bon Dieu" y, en 1952, la primera edición de "Saint-Genet, comediante y mártir". Tras anteriores disputas, malentendidos o confrontaciones entre ambos, se producirá un acercamiento entre Sartre y los comunistas. Dos años después, en 1954, se producirá la ruptura con Merleau-Ponty, a quien había conocido en su época de estudios en la Ecole Normale Supérieure. De ese mismo año es su primer viaje a la URSS. Es nombrado vicepresidente de la asociación Francia-URRS. En 1956 participa en los actos que tienen lugar contra la guerra de Argelia, año en que publica también la primera edición de Nekrassov. En 1957 se produce la ruptura con el partido comunista francés (a consecuencia de la intervención soviética en Hungría, en 956). Ese mismo año publica la primera edición de "Cuestión de método", y trabaja en la "Crítica de la razón dialéctica". En 1960 publica la "Crítica de la razón dialéctica" y "Los secuestrados de Altona". También firma el manifiesto de los 121 sobre el derecho a la insumisión.

Š

En 1963 tiene lugar la primera edición de "Las palabras". Continuando con su interés por el comunismo realizará una nueva estancia en Moscú, en vistas a constituir una "Comunidad internacional de escritores".En 1964 rechaza el premio Nobel de literatura. Ese mismo año participará en la edición del primer número de la revista "Nouvel Observateur", apadrinada conjuntamente por Pierre Mendès France y Sartre, y que jugará un papel de primer orden en la vida política francesa en los años siguientes. En 1968 Sartre apoya las reivindicaciones de los estudiantes, en las revueltas de mayo, y participa en las asambleas de la Sorbonne. Posteriormente acusará al partido comunista de haber traicionado la revolución de mayo. En 1971 publicará los dos primeros volúmenes de "El idiota de la familia" (ensayo sobre Flaubert). Crea, con Maurice Clavel, la agencia de prensa "Libération", que se constituirá en un medio de expresión alternativo, frente al monopolio de los pesos pesados de la prensa francesa, y que, pocos años después, dará paso a periódico diario, que se sigue manteniendo activo en la actualidad. En 1972 publicará el tercer tomo de "El idiota de la familia" (ensayo sobre Flaubert). Un año después, editará "Teatro de las situaciones". También en 1973 se produce la publicación del primer número del diario Libération, el 22 de mayo, del que será director durante un breve período, al verse obligado a abandonar la dirección por razones de salud. Muere el 15 de abril de 1980 en el hospital Broussais. Es enterrado el 20 de abril, rodeado de una inmensa multitud. Varias decenas de miles de personas le acompañan hasta el cementerio de Montparnasse.

Š

Š

Š

Sartre considera que el ser humano está "condenado a ser libre", es decir, arrojado a la acción y responsable plenamente de la misma, y sin excusas.

Š

A su vez, Sartre, concibe a la existencia humana como existencia consciente. El ser del hombre se distingue del ser de la cosa por ser consciente. La existencia humana es un fenómeno subjetivo, en el sentido de que es conciencia del mundo y conciencia de sí.

Š

El hombre es el único que no sólo es tal como él se concibe, sino tal como él se quiere, y como se concibe después de la existencia, como se quiere después de este impulso hacia la existencia; el hombre no es otra cosa que lo que él se hace. Éste es el primer principio del existencialismo. El existencialismo es humanismo

Š

Sartre escribe que en el ser humano «la existencia precede a la esencia», contrariamente a lo que se había creído en la filosofía precedente. ¿Qué quiere decir esto? Sartre da un famoso ejemplo: si un artesano quiere realizar una obra, primero «la» piensa, la construye en su cabeza: esa prefiguración será la esencia de lo que se construirá, que luego tendrá existencia. Pero nosotros, los seres humanos, no fuimos diseñados por alguien, y no tenemos dentro nuestro algo que nos haga ´malos por naturalezaµ, o ´tendientes al bienµ

Š

Sartre rechazó durante décadas la noción del ´lo inconscienteµ, particularmente la planteada por Freud. Sartre argumentaba que lo inconsciente era un criterio ´característico del irracionalismo alemánµ, y por tal motivo se oponía a una psicología que se basara en un ´irracionalismoµ. De este modo es que Sartre intentó un ´psicoanálisis racionalistaµ, al cual llamó ´psicoanálisis existencialµ.

Š

Las paralogías de Sartre en esta cuestión son de perspicaz argumentación: ´Un ser humano adulto no puede ni debe estar defendiendo sus defectos en hechos ocurridos durante su infancia, eso es mala fe y falta de madurezµ.

Š

Š

Š

Es así como Sartre intentó crear un psicoanálisis basado en una total autocrítica del sujeto, una ´profundizaciónµ que eliminara la ´mala feµ. Sartre llegó a valiosas observaciones, particularmente las atinentes a la imaginación y a lo imaginario, o a opiniones tales como ´el infierno es la mirada del otroµ; el mismo concepto de ´mala feµ es interesante para los psicólogos y filósofos. En cuanto la mala fe, explica Sartre, es un autoengaño por el cual el sujeto pretende tranquilizarse y, al tratarse precisamente de ´feµ, el individuo cree ciegamente en estas ´razonesµ.

las décadas de 1940 y 1950, las ideas de Sartre eran muy populares, y el existencialismo fue la filosofía preferida de la generación beatnik en Europa y Estados Unidos. 1948, la Iglesia Católica listó todos los libros de Sartre en el Index Librorum Prohibitorum. 
En 

Durante 

En

su primera obra filosófica, "El ser y la nada", Sartre idealiza a las personas como seres capaces de crear sus propias leyes al rebelarse contra todo tipo de estatutos, aceptando la responsabilidad, la ética y toda moral personal sin el apoyo de la sociedad, la ética o cualquier norma tradicional. Su teoría existencial declara la libertad de todas las personas, a escoger sus propios conceptos de comportamiento y librepensamiento hacia una perfecta libertad de elección de crear los significados de las cosas y de la realidad en general. 

El

protagonista concluye de inmediato en aceptar que la brutalidad de la existencia, que es y que no es una nada, se esconde regularmente en la vida de todos los días. Se usan las cosas, como útiles, se las maneja, se hacen proyectos, se encuentran o dibujan caminos, pero todo ello en un afán humano de tejer una "inteligibilidad" que se adosa a la existencia o a lo que brutamente existe, para quitarle toda su aspereza. 

Las

palabras contribuyen a ello. Son como láminas significantes que alejan de lo existente, en toda su crudeza. Toda la diversidad de las cosas, su separación, no es más que una apariencia. El ente es total y sin fisuras, como en lenguaje parmenídeo. Cuando ese barniz puramente externo se diluye, la existencia del todo en su totalidad se abalanza sobre nosotros.

´Lo esencial es la contingencia, la carencia de explicación. Es decir que por definición, la existencia no es la necesidad. Existir es estar ahí simplemente; los existentes -leamos nosotros los entes- aparecen, se dejan encontrar; pero no se los puede nunca deducir...µ 

En

esta obra, desde su filosofía existencialista, de alguna manera nos muestra distintas formas de cómo los seres humanos enfrentamos la muerte, que se acerca sigilosa y angustiosamente, pero con la plena seguridad de que saldrá victoriosa. Algunos la aceptan resignados; con la cabeza gacha; esperando que ella toque sus frentes; mientras que otros lloran y rasguñan el aire para evitar ese contacto. Pero a las finales, hasta la muerte demuestra tener sentido del humor y se burla de algunos cuantos. 

Los

pensamientos de un niño llamado Lucien Bouffardier, comienzan a ser afectados por los comentarios de las amigas de su madre cuando lo miraban con ternura y se referían a él como una ´verdadera nenitaµ, término que causa problemas de identidad en él, a medida que Lucien crece, de igual manera van creciendo sus dudas sobre su existencia. Su padre lo lleva a la fabrica de la cual él es dueño y le dice que algún día el será el jefe de la fábrica, esto genera muchos pensamientos que van cuestionándolo durante toda su infancia y las diferentes etapas de su vida.

libro muestra como la infancia y la sociedad influyen en la existencia de cada uno, de tal manera podemos tomar como ejemplo todo lo que le ocurre a Lucien en sus crisis existenciales y entender un poco más sobre este tema. 

Este

del evidente impacto de La náusea, la mayor contribución literaria de Sartre fue su trilogía Los caminos de la libertad, que traza el impacto de los eventos de la preguerra en sus ideas. Se trata de una aproximación más práctica y menos teórica al existencialismo. 

Además

mayoría de sus obras de teatro están llenas de símbolos que sirven de instrumento para difundir su filosofía. La más famosa, Huis Clos (A puerta cerrada), contiene la famosa línea: «L'enfer, c'est les autres» («El infierno son los otros 

La

Barioná, el hijo del trueno (Bariona, ou le fils du tonnerre , 1940) Las moscas (Les mouches, 1943) A puerta cerrada (Huis clos, 1944) Muertos sin sepultura (Morts sans sépulture, 1946) La puta respetuosa (La putain respectueuse, 1946) Las manos sucias (Les mains sales, 1948) El diablo y Dios (Le diable et le bon Dieu, 1951) Kean (1954) Nekrasov (1955) Los secuestrados de Altona (Le Sequestres d'Altona, 1959) Les Troyennes (1965)

*etc

*

1964 Sartre escribió una autobiografía denominada Les mots (Las palabras). Ese mismo año se le concedió el Premio Nobel de Literatura, pero lo declinó tajantemente. A pesar de su abrumadora fama mundial, Sartre mantuvo su vida sencilla, con pocas posesiones materiales y activamente comprometido a varias causas hasta el final de su vida, tal como la revuelta estudiantil del Mayo Francés de 1968. 

En

Š

Felicidad no es hacer lo que uno quiere sino querer lo que uno hace. Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad.

Š

Š

Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es.

Š

No perdamos nada de nuestro tiempo; quizá los hubo más bellos, pero este es el nuestro.

Š

Incluso el pasado puede modificarse; los historiadores no paran de demostrarlo.

Š

Lo más aburrido del mal es que a uno lo acostumbra.

Š

Basta con que un hombre odie a otro para que el odio vaya corriendo hasta la humanidad entera.

Š

Soñar en teoría, es vivir un poco, pero vivir soñando es no existir.

Š

No hay necesidad de fuego, el infierno son los otros. Mi libertad se termina donde empieza la de los demás. Trata de amar al prójimo. Ya me dirás el resultado.

Š

Š

Š

La conciencia sólo puede existir de una manera, y es teniendo conciencia de que existe. Cada hombre tiene que inventar su camino.

Š

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful