P. 1
Tarea Pokeroso

Tarea Pokeroso

|Views: 13|Likes:
Published by psierra53

More info:

Published by: psierra53 on Mar 17, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/17/2010

pdf

text

original

PERMANECER indiferentes ante el grave problema de la eliminación de la basura y los factores que lo favorecen, presupone falta de sensibilidad ante

los hábitos de esta sociedad generadora de productos desechables. Por ejemplo, ¿le parece mejor utilizar toallas de papel en la cocina en lugar de los tradicionales paños de tela? ¿Sustituye usted las servilletas de tela por las de papel a la hora de la comida? Si tiene niños que aún llevan pañales, ¿utiliza usted pañales de usar y tirar en lugar de los de tela? ¿Opina usted que las maquinillas de afeitar y cámaras fotográficas desechables son tan prácticas que resulta difícil no comprarlas? Hoy día, pocos jóvenes han escrito alguna vez con pluma estilográfica ya que los bolígrafos, algunos de ellos desechables o con recambios desechables, hace mucho que ocuparon su lugar. Las empresas encargan bolígrafos por millares y los agentes de publicidad los regalan por millones. El té, el café, los refrescos, los batidos y las hamburguesas que se compran para llevar en los establecimientos de comida preparada ya no se sirven en vasos y bandejitas de papel, porque los recipientes de poliestireno los han dejado anticuados. También hay cuchillos, tenedores y cucharas de plástico que son de un solo uso. La cantidad y variedad de artículos desechables no tiene fin. A este respecto, el director de la New York State Division of Solid Waste, departamento dedicado a los residuos sólidos, dijo: ³Hemos sido una sociedad de productos desechables, pero no tenemos más remedio que cambiar nuestras costumbres´. ¿Y qué decir de las botellas de plástico para la leche en lugar de las de vidrio? ¿De los zapatos de plástico en lugar de los de piel y de goma? ¿De los chubasqueros de plástico en lugar de los que están hechos de fibras naturales impermeables? Es posible que algunos lectores se pregunten cómo podía funcionar el mundo antes de la era del plástico. Tenga presente también las hileras consecutivas de productos en envases llamativos y de tamaño descomunal que se encuentran en los estantes de los supermercados y otros lugares donde se venden productos envasados. La era de los ordenadores ²que arrojan miles de millones de hojas de papel² alimenta una enorme montaña de papel que ya ha adquirido dimensiones descomunales. Sin embargo, ¿cuántas incomodidades estamos dispuestos a tolerar para aliviar un poco el problema de la basura, cada vez más grave? Aunque en un día normal tan solo los estadounidenses echan al cubo de basura unos 4.300.000 bolígrafos y unas 5.400.000 maquinillas de afeitar desechables, no es probable que esta sociedad retroceda medio siglo hasta la época anterior a la era de los plásticos y los productos desechables de alta tecnología, aunque se pague un precio increíble por estos artículos. Lo mismo ocurre con los pañales de usar y tirar. Según informó el periódico The New York Times, ³cada año, se vierten más de 16.000 millones de pañales, con unas 2.800.000 toneladas de excremento y orina en un número cada vez menor de basureros por toda la nación´. Pensar en más de 4.275.000 toneladas de pañales desechables puede que nos sorprenda, pero de acuerdo con un especialista en residuos sólidos de Washington, ³es un ejemplo perfecto que demuestra que el empleo de un producto desechable más caro en lugar de uno que se puede volver a utilizar, resulta más peligroso para el medio ambiente y además agota recursos que no son renovables´. Pero, ¿están los padres dispuestos a aguantar las incomodidades de lavar los pañales de su bebé o como en algunos lugares, pagar por recibir ese servicio a domicilio? Para muchos, un mundo sin pañales de un solo uso es inconcebible. Los defensores del medio ambiente ven en estos pañales un símbolo del problema global de la basura. ³Lo peor ² escribe la revista U.S.News & World Report² es que todos los pañales de plástico fabricados, desde su introducción en el mercado en el año 1961, todavía está aquí, pues tardan unos quinientos años en descomponerse.´ Los especialistas en el medio ambiente y los funcionarios gubernamentales dicen que para no vernos enterrados vivos en nuestra propia basura tenemos que cambiar de costumbres. Los productos desechables modernos puede que sean prácticos para los consumidores, pero son como una bomba para los vertederos de basura. La vida del plástico desechable no parece tener fin. Contrario a los conocimientos convencionales, las 160.000 toneladas de papel que los estadounidenses tiran cada día y una cantidad desconocida de toneladas que se tiran por todo el mundo no se descomponen ni desaparecen en los vertederos ni siquiera enterradas durante años bajo toneladas de basura. Periódicos que llevaban más de treinta y cinco años enterrados en vertederos podían leerse con la misma claridad cuando se desenterraron que el día en que se publicaron. El problema del reciclaje Se ha escrito que solo hay cuatro formas de ocuparse de la basura: ³Enterrarla, quemarla, reciclarla o... comenzar a no producir tanta´. La basura enterrada en los vertederos no solo ofende a la vista del vecindario, sino que puede convertirse en un problema sanitario. A medida que los residuos se descomponen, producen un gas incoloro, inodoro e inflamable llamado metano, que si no se controla, puede filtrarse por debajo de la tierra y destruir la vegetación, introducirse en edificios cercanos y explotar si entra en ignición. Y ya se han producido algunas muertes por esa causa. También corren peligro los depósitos subterráneos de agua, o acuíferos, si algunas sustancias químicas peligrosas se filtran por la tierra y contaminan el abastecimiento de agua para consumo humano. En el caso del papel de periódico, el principal problema de reciclarlo radica en el inmenso excedente que hay. ³El inventario de periódicos sobrantes ha alcanzado un récord nunca visto ²dijo un portavoz del American Paper Institute (Instituto Americano del Papel)². Tanto las fábricas de papel como sus intermediarios tienen en los almacenes más de un millón de toneladas de periódicos, lo que representa una tercera parte de la producción anual. Llega un momento en que el espacio de almacenamiento está totalmente saturado.´ Como consecuencia, muchas ciudades que hace un año recibían por su papel a razón de 40 dólares (E.U.A.) por tonelada, ahora pagan a contratistas 25 dólares (E.U.A.) por cada tonelada que se llevan... para quemar o tirar en basureros. ¿Y los plásticos? ³La industria de los plásticos ha luchado en favor del reciclaje, mayormente por temor a que de otro modo sus productos, presentes en todas partes, se prohíban´, dijo la revista U.S.News & World Report. Por ejemplo, las

botellas de plástico se pueden convertir en fibra para hacer alfombras de poliéster, rellenos para cazadoras, y un sinfín de otras cosas. Sin embargo, la industria tiene razones para preocuparse por su mercado, pues en algunos lugares ya se han aprobado leyes que prohíben el uso y la venta de cualquier producto de poliestireno y de PVC (cloruro de polivinilo) en los establecimientos de venta de alimentos al por menor. La prohibición incluye tanto las bolsas de plástico para la compra como los objetos de poliestireno, como vasos, bandejitas para la carne y recipientes para servir las hamburguesas en los establecimientos de comida preparada. Se calcula que más del 75% de los residuos sólidos urbanos de Estados Unidos se pueden reciclar. Sin embargo, la indiferencia popular y las deficiencias tecnológicas hacen que no se pueda llegar a tal porcentaje. De acuerdo con un especialista en este campo, ³el reciclamiento está entrando en un período muy peligroso, y muchos gobiernos van a tener problemas en superar esta crisis´. Algunos funcionarios dicen que la solución del problema está en quemar la basura en gigantescas incineradoras municipales. Pero eso también plantea problemas. Los defensores del medio ambiente advierten que cuando se incineran plásticos y otros residuos se producen sustancias químicas tóxicas, como la dioxina, que contaminan el aire. Un destacado ambientalista dijo: ³Ver una planta incineradora es como ver una fábrica de dioxina´. Y la revista Newsweek comentó: ³Las incineradoras también producen toneladas de cenizas que con frecuencia están contaminadas con plomo y cadmio´. Muchas veces oímos las airadas protestas de los ciudadanos que viven cerca de los lugares propuestos para instalar una planta incineradora. Nadie quiere tenerlas en su barrio, pues se consideran una peligrosa amenaza para la salud y el medio ambiente. De esta manera, la crisis de la basura continúa aumentando de forma rápida y alarmante. ¿Tiene alguien la solución? ¿Qué es la contaminación acústica? La definición de contaminación acústica difiere de un país a otro. En México, ³cualquier sonido indeseable que causa molestia o perjudica´ es ruido. Nueva Zelanda considera que el ruido es excesivo cuando ³perturba injustificadamente la paz, comodidad y conveniencia de cualquier persona´. Los nombres de dos científicos famosos, Alexander Graham Bell, el inventor del teléfono, y Heinrich Hertz, físico alemán, se asocian con la medición del sonido. El bel, o más comúnmente, su décima parte, el decibel (también llamados belio y decibelio), mide la intensidad relativa del sonido, mientras que el hertz (también llamado hercio) mide el tono, o frecuencia. Normalmente los informes de medición de sonidos indican el nivel de decibeles. Pero, ¿quién determina cuánta molestia causa un sonido? Usted, el oyente. ³El mejor detector del grado de molestia de los ruidos sigue siendo el oído humano´, observa el periódico londinense The Independent. Los efectos del ruido Puesto que el oído es el ³mejor detector´ de ruido, obviamente también es el órgano más susceptible de ser afectado por este. El daño a las sensibles células nerviosas del oído interno puede provocar pérdida auditiva permanente. Es cierto que no todo el mundo reacciona igual a los sonidos intensos, pero la exposición continua a sonidos por encima de los 80 ó 90 decibeles puede producir sordera gradualmente. De hecho, cuanto más elevado sea el nivel del sonido, menos tiempo se podrá pasar expuesto diariamente a él sin riesgo de sufrir lesiones auditivas. La revista New Scientist informa que muchos de los aparatos portátiles de música con auriculares que se venden en Francia tienen una salida máxima de 113 decibeles. También menciona que, según cierto estudio, ³la música rock que se puso a todo volumen durante una hora en un reproductor de compactos portátil con auriculares, sobrepasó los 100 decibeles la mayor parte del tiempo y alcanzó picos de unos 127 decibeles´. Más serio aún es el efecto del ruido de los conciertos en vivo. Un investigador encontró a la gente que se había apiñado cerca de unas torres de altavoces en un estado de estupor. ³Veía borroso, las cavidades del cuerpo me resonaban con el ritmo grave ²cuenta² y el ruido me taladraba los oídos.´ ¿Qué repercusiones puede tener en usted el ruido? Un especialista afirma: ³Los ruidos continuos de niveles moderados a altos causan estrés, fatiga e irritabilidad´. ³El ruido atormentador, además de hacer infeliz a uno, puede agotarlo física y emocionalmente´, señala el profesor Gerald Fleischer, de la Universidad de Giessen (Alemania). Cuando el ruido se añade a otras circunstancias estresantes, según el profesor Makis Tsapogas, puede provocar depresión, así como trastornos orgánicos. La exposición prolongada al ruido puede afectar la personalidad. Cuando unos investigadores del gobierno británico preguntaron a un grupo de víctimas de la contaminación acústica qué sentían hacia los que la ocasionaban, aquellas hablaron de odio, venganza e incluso asesinato. Por otra parte, a menudo los que generan el ruido se vuelven agresivos si reciben quejas continuas. ³El ruido mina el altruismo de la gente y crea agresión y hostilidad´, asegura un participante en una campaña antirruido. La mayor parte de los individuos afectados por la contaminación acústica perciben un debilitamiento gradual de su resistencia a la molestia. Comparten la siguiente opinión de una mujer cuyos vecinos ruidosos ponían música a todo volumen constantemente: ³Cuando uno se ve obligado a escuchar algo que no desea, se desgasta. [...] Aun cuando el ruido cesaba, quedábamos a la espera de que volviera a empezar en cualquier momento´.

¿No se puede hacer nada, entonces, respecto a la contaminación acústica? ¿Qué puede hacer usted? Como vivimos en un ambiente tan ruidoso, mucha gente no se da cuenta de que molesta a los demás. Si lo supieran, algunos sin duda abandonarían la actividad irritante. Por eso a veces da resultado hablar amigablemente del asunto con los vecinos escandalosos. Una persona se disgustó cuando se enteró de que sus vecinos lo habían denunciado por ruidoso. Dijo: ³Hubiera esperado que vinieran a hablar conmigo cara a cara si les molestaba el ruido´. Una madre que organizó una fiesta infantil se sorprendió de recibir la visita de un policía con motivo de una denuncia por ruido. ³Me hubiera gustado que los que presentaron la denuncia hubieran venido a decirme que los estábamos perturbando´, indicó. Se comprende, pues, que un funcionario británico de salud medioambiental se asombrara al descubrir que el 80% de los que denuncian a sus vecinos nunca les han pedido que hagan menos ruido. La reticencia a hablar con los vecinos ruidosos revela una falta de respeto mutua. ³Estoy en mi derecho de escuchar la música que quiera´, es la respuesta que esperan y que frecuentemente reciben.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->