You are on page 1of 16
Ecuaciones lineales. Didactica y perspectiva historica |. J. Aparicio Pedreiio Nota histérlea Los problemas relacionados con las ecuaciones lineales se remontan a los orfgenes de las matemdticas. Aunque ya los babilonios utilizaron pro- cedimientos de eliminacién de ine6gnitas, no es hasta el siglo XVII, cuan- do este tratamiento llega a ser un método (Gauss, 1777 - 1855), capaz de hacer posible la discusién y la resolucién en el caso general. Con anterioridad parece ser un hecho undnimemente reconocido por los historiadores, la utilizacion por Leibnitz (1646 - 1716) de los determi- nantes en 1693, (aunque en términos distintos de los actuales), en rela- cin conlos sistemas de ecuaciones ineales. Algo después Cramer (1704 -1752), en su obra «Introduccién al andlisis de las curvas algebraicas» (1750), publica la regla que lleva su nombre, pese a que realmente fue descubierta por Colin Maclaurin (1698 - 1746) alrededor de 1729, mien- tras elaboraba su «Tratado de Algebra». Esta injusticia histérica, como sefiala humorfsticamente C.B. Boyer (Boyer, 1986), se ve compensada Por otra arbitrariedad de la diosa Clio, al atribuir a Mac Laurin la serie que lleva su nombre, y que Stirling habfa sacado a la luz pablica una docena de afios antes que él, en su «Methodus differentialis» Matrices y determinantes son objeto de estudio durante el siglo XIX en relacién con problemas geométricos y algebraicos. Matematicos como ‘Cauchy, Hamilton, Cayley, Kronecker, Smith, Weierstrass, Silvester, etc. contribuyen a su desarrollo. Frobenius (1849 - 1917), perteneciente al circulo de Matematicas de Ber- lin, en el cual se forma, y del que Weierstrass (1815 - 1897) es la figura mas representativa, establece el concepto de rango de una matriz, y el, ‘Teorema de compatibilidad de los sistemas de ecuaciones lineales, ait- bufdo también al matemético franeés Rouché (1832 -1910). Bajo la in- fluencia de L. Kronecker, Frobenius desarrolla la teorfa de los divisores. elementales de una matriz, y con independencia del trabajo de Smith, establece condiciones necesarias y suficientes para la compatibilidad de un sistema de ecuaciones lineales diofénticas. Para entender el sentido de trabajos posteriores, algunos de ellos muy recientes, serd preciso de- tenernos en la formulacién actual de dichas condiciones: ‘elmo 57 fbrere de 2004 piginas 248 3 Se considera un sistema (S) de ecuaciones lineales diofénticas (0 con coeficientes en un dominio de ideales principales R), de la forma AX = b, donde Aes una matriz de orden m xn con coeficientes en R, llamada matria de coeficientes del sistema, X=(«,, x... x,)' es la matriz columna de incégnitas,y b= (b, Dy, b,)'¢slamatriz columna formada por os trminos independientes de (8). Benotamos ala matriz ampliada al atiadr aA la columna b, por (Ab). EI siguiente Teorema establece condiciones necesarias y suficierites de compatibilidad: ‘Teorema.- Son equivalent 4) Bl sistema (S) es compatible. ’b) Las sucesiones de factores invariantes de la matriz A y de la matriz, Alb), son iguales salvo asociados. ©) Para cada entero 120, el maximo comin divisor de los menores de orden i de A coincide con el méximo comin divisor de los menores de orden i de (A[b) salvo asociados. A (A) =A , (Alb) para todo i= 0. ©) rg(A)=1g(A[b) = yA A = x (AID) SiMes una matriz con coeficientes en Ry de orden m xn, (M) repre- senta al ideal de R generado por los menores de orden ide M,y se llama i — ésimo ideal determinantal de M. Para i = 0, por convenio se define 4 ,(M) = R, yparai > min{m,n}, A (M)=(0) por ser el ideal generado por el conjunto vacfo igual a (0). Se lama rango de M, se representa por rg(M), al mayor entero, parael ‘que es 4 ,(M) + (0). SiR es un cuerpo, los inicos ideales son (0) y (1), el apartado e) se reduce ala igualdad entre los rangos de las matrices de coeficientes y ampliada, y el eorema anterior generaliza al Teorema de Rouché - Frobenius Por otra parte, como en los apartados a), d) y e) no se hace referencia a la estructura de dominio de ideales principales, podemos preguntarnos sila triple equivalencia a) + d) « e), o alguna de ellas, sigue cumplién- dose para anillos conmutativos en general. Esta busqueda de una mayor generalidad fue abordada ya (Steinitz, 1912), al extender los resultados de Frobenius a los sistemas sobre anillos de enteros algebraicos. 4 eucones ene. Dict y perspec hiérien Para anillos conmutativos anbitrarios no se mantiene la validez de esas ‘equivalencias, como se puede constatar con ejemplos sencillos: EnR = 2/(10), el sistema: 4x =1 dy= es incompatible, a pesar de que cumple la condicién e) del teorema an terior, por ser rg(A) = rg(AIb) = 2,y A (A) = 7,(AID) = (6)- Surge entonces naturalmente la pregunta de saber hasta donde resultan validas las equivalencias anteriores, es decir: cudl es la maxima genera- lidad del Teorema de Rouché - Frobenius? Esta pregunta fue contestada (Camion, Levy, Mann, 1972), al suponer R ‘dominio de integridad. Posteriormente en (Hermida y Sanchez - Giralda, 1984), se caracterizaron siguiendo métodos distntos, aquellos anillos ‘conmutativos en general para los que se cumple a) <= d) Mas recientemente se han caracterizado (Aparicio, 2002), siguiendo esen-