You are on page 1of 346
OM ON Ere Cae ke ee eae DE RUMI Una Sree ey de sus mejores textos EDICIONES OBELISCO Jelaluddin Rami es sin duda alguna el maestro mas representative del sufismo. Nacido en Balk, (norte de Afganistan), en el ato 1207, emigrd Pe emer ee eCtee ea Se Ge econ On ses Meca y Damasco. Durante el viaje, Rumi conocio a maichos maestros Fe ete ee ee Eee tceca ee Pe eT Pre Cem VTE Mee nente teologo del Coran conocido en los cixculos religiosos del Jorasin como “el Sultan de los Sabios”, se convirtio en su sucesor. Pero no Foe eee Penta eteteet cee OS eee de Tabriz, cuando aleanzo La union mistica, el fana, el anonadamien- Poe cere oes Rumi dictaba sus versos en estado de tance. Cantaba, bailaba y se hacia uno con las cuerdas de su laud. Su poesia es un equilibrio entre La experiencia sensual y la del amor divino: del sabor de un fau- ro rerrenal al gusto de Dios. No solo fixe el fandador de tuna orden sufi en Konia, la orden de los Demviches o Gitovagos, esos monjes que bai- lan girando sobre si mismos hasta alcanzar el extasis, sino que ademas siguio impartiendo La docrrina del Amor Divino por la via de la nega~ cion del ego, asi como La reivindicacion de La supremacia del instante presente y La busqueda de la divinidad en cada parncula del universo, err W oR Cenraitcem: Cem tac oes metas Cate Catan eae Carer La presente antologia de los mejores textos de Jelaluddin Rumi, realizada por Coleman Barks, es ante todo La maduccion de la obra Rn eres Cor Be teen ere tee Fe temo Toe ne ees dlisos que clasifican la poesia de Rumi segiin las categorias aceptadas’, Pot ea ee eee eee cee ee ST et resco Cte Ee cee Ee eee mascendia Las formas y la mente.” Drea aC tae Poemas de amor mistico desespe- rado, los Rubayats de Djalal ud Din Rumi son uno de los textos imprescindibles de la espirituali- dad islamica. En ellos Rumi nos habla esencialmente de tres cosas: la sabiduria, el amor y el vino, ese vino espiritual anterior a la crea- cin de la vifia. Simbolo del secre- to, el vino, fruto del amor del Cielo y de la Tierra, posee la virtud de despertar la Memoria profunda. Los Rubayats, destilados al dulce fuego del amor, gozan también de esa virtud cuando son leidos des- de las profundidades del corazén.