“LO QUE SIENTE NUESTRO HIJO” Papá, Mamá No me des todo lo que pida.

A veces yo sólo pido para ver hasta cuánto puedo obtener. No me des siempre órdenes. Muchas veces tratas mejor a un extraño. Si en vez de órdenes, a veces me pidieras y explicaras las cosas, yo lo haría más rápido y con más gusto. No elijas siempre lo que debo hacer. Enséñame a tomar decisiones, permíteme equivocarme y aprender de mis errores. Cumple las promesas buenas o malas. Si me prometes un premio, dámelo; si me merezco un castigo, sé firme y enséñame a ser responsable. No me compares con nadie. Especialmente con mi hermano o hermana; quiero ser mejor, pero si me haces lucir peor que los demás solo me haces sentir muy triste. No solo comentes las cosas malas de mí, delante de otros. Cuéntales a mis tíos y a tus amigos que también suelo portarme bien y que te sientes orgulloso de mis éxitos. No me corrijas o me reprendas delante de nadie. Yo también siento vergüenza, enséñame a mejorar cuando estemos solos. No me corrijas gritándome. A veces puede funcionar, pero me enseñas que la agresividad es la manera de hacerme respetar. Déjame valerme por mi mismo. Si tú haces todo por mí, yo nunca aprenderé. No digas mentiras delante de mí, ni me pidas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro. Me haces sentir mal y perder la fe en lo que dices. Cuando estés equivocado en algo, admítelo. Así me enseñaras a admitir mis equivocaciones y también mejorará la opinión que yo tengo de ti. Si sientes que me ofendes, pídeme disculpas eso reflejará lo importante que soy para ti y lo mucho que me quieres y respetas. Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos. El hecho que seamos familia, no quiere decir que no podamos ser amigos también. No me digas que haga una cosa y tú no la haces. Yo aprenderé y haré siempre lo que tú hagas, aunque no lo digas; pero no, lo que tú digas y no hagas.

Pisc. Luis Arturo Honores M.

No me digas siempre que no tienes tiempo Porque al verte trabajando empiezo a creer que no soy importante. Dime que me quieres Sé que lo haces, pero a mi me gusta oírtelo decir

Te adora tu hijo (a)

Ser padres puede ser considerada una de las labores más satisfactorias pero a la vez una de las más difíciles que podamos desempeñar. Si bien, no es obligatorio recibir un aprendizaje formal, como ir a la universidad o un instituto, el cómo criar a nuestro hijo o hija requiere más que amor, se necesita no sólo sentir que amamos a nuestros hijos y que queremos ser mejores padres. Es necesario empezar cambiando nuestra forma de pensar sobre nuestra función como padres, adoptando nuevos esquemas y al mismo tiempo desarrollar habilidades. Por este motivo, creo que sería muy beneficioso para los padres dejarse ayudar por la ciencia psicológica, la cual está construida no por consejos, sino por resultados científicos sobre la conducta humana que en resumen buscan generar bienestar en las personas.

Pisc. Luis Arturo Honores M.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful