You are on page 1of 21

Año II Marzo del 2010

Octava edición
Especial de poesía
Cinosargo
Contacto: carrollera@gmail.com
Web: www.cinosargo.cl.kz
Milvia Alata Tejedo y Daniel Rojas Pachas © 2010. Todos los derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción, total o parcial de este documento, por cualquier medio,
sin el previo y expreso consentimiento por escrito del autor.

Editorial Cinosargo by Milvia Alata y Daniel Rojas Pachas
Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.0 Chile
POETAS PRESENTES EN ESTA EDICIÓN

David Santos Arrieta ((Chile)))
Javier Flores Letelier (((Chile)))
Jorge Palma (((Uruguay)))
Paz Diez Taboada ((España)))
Ana Patricia Moya ((España)))
Ashle Ozuljevic ((Chile)))
Ingrid Chicote (((Venezuela)))
Javier Febo Santiago (((E.U-Puerto Rico)))
Poemas de David Santos Arrieta

A la larga sabrás de una bruma que somete a mis ojos
De una flor de lis que crece y se alista a saltar cuando logran enceguecerme
De cientos de ritmos anidados en cada latir
De una falta de aire que provocó todo esto
De una lucha incansable entre dos mortales, una lucha a muerte
Una verdadera

La lucha
La muerte

A la larga sabrás de las esquirlas, de los zumbidos, de los surcos
De un año nuevo que pasé en Pirque
De las canciones de protesta que escuchaba en ese entonces
De una marcha
De una peregrinación
De una sorpresa de un azar y de una responsabilidad
De una lucha a muerte entre dos mortales

De la parte del fruto que no se debe comer
De las formas inusuales en que poema se vuelve vida.-
Las notas de un dios con el refrigerador a cuestas
las cajitas azules de las pastillas azules en el piso junto a los escombros
un televisor gigante cayendo para aplastarnos
mis propios huesos trizándose y yo
impávido
desorientado en mi propio silencio

no soy
...sólo los huesos trizados que ahora se abren
y florezco

sin saber como

las imágenes que seré
un mono con chaqueta roja y capucha
las tiritas de un cumpleaños que no se celebró
un montón de aloe veras con sus raíces al aire
el cemento comiéndose el tiempo acumulado sobre él

sus dientes son como los míos
puedo caminar aún en la marea
manchar como si fuese mantel
incendiar como si fuese caída
escupir como si fuese una pregunta
huir como si fuese valiente

en un momento puedo floreciendo caminar manchar incendiar escupir huir como si
fuese dios cargando un refrigerador.-

David Santos Arrieta (Monte Patria, IV región) Nacido en Santiago en 1979, actualmente vive en Monte Patria, IV región, con su mujer. Él tiene treinta y usa
frenillos. Es Psicopedagogo y escribe. Ha publicado el libro de poemas Mirándome a los Ojos (2005), Mirando el tiempo con ojos de cristal (2006), proyecto
FONDART de fotografía patrimonial, y el texto poético Ay, Sí (2006) autoeditado en Lagartija Ediciones, editorial emergente de su creación.-
Poemas de Javier Flores Letelier

El Mañana

Y si estuviera enfermo, ¿me cuidarías hasta mi muerte, amigo?
y si nunca sanara, ¿verías mis ojos amarillos día tras día?,
cuando tu mujer mire cansada por la ventana,
me culparías de pasar demasiado tiempo con ella...
¿Recuerdas quién era el fuerte?
¿Recuerdas quién era el fuerte de los dos?
Uno de nosotros tenía cierto temor que lo paralizaba,
cierto temor que no recuerdo.
Uno de los dos tenía cierto amor imposible,
y ella fue a buscarme y lloró de desprecio,
fue a buscarte para decir que se iba y que no la buscaras,
partiría a un mundo en donde hay dinero fácil
si es que aceptas las reglas del juego,
si le das a todos lo que quieren
y lloras con ellos en sus corazones cada vez que lo hagan,
lloras de emoción como una artista en el escenario,
bebes hasta despertar con la mente en blanco y odiando el pasado...
Ese es el futuro inevitable, uno de los dos caerá antes
y no importa si luchamos o no por encontrar la pasión de nuestras vidas,
la encontramos de todas formas, fue fulminante mientras duró.
Ese es el futuro inevitable, morir juntos como mártires,
o morir armados y condenados por el mundo,
como amigos del silencio traicionados por la espera del tiempo.
Dejar la ciudad. (Fragmento)

Dios me hizo un animal del desierto, semejante a él, a cualquier rostro,
a los rostros de las llamas que aúllan en los portales de las cuencas de los océanos.
Despierto ebrio en la madrugada, él despierta conmigo.
Salivo en mis labios partidos y su presencia los amarga.
Mis hermanos, a cada uno de ellos los escucho gritar esta noche por salvación;
no puede haber paz en el corazón de un imperio...
soy un hombre creyente, y he ya pagado el daño que he hecho
a lo único que me importó en vida; que una mujer joven hiciera poner
mis manos sobre su espalda débil y enrojecida por el frío;
tener un camino por donde volver iluminado por la luna
desde los golpes en el bar, la miseria de los siglos,
el recuerdo de la mujer piadosa y su sonrisa de fuego
hasta el cementerio para ver los ojos de mi padre,
nuestro gran padre, cerrarse otra vez en el final del camino
entre las grietas de los montes donde duermen tranquilas
las criaturas más crueles que se puedan imaginar...

Breve biografía: Mi nombre es Javier Flores, soy chileno y he publicado en diferentes sitios literarios tales como Remolinos, Escáner Cultural y
Litterae, junto con los fanzines Elefante Rosa y El Espín
Poemas de Jorge Palma

PARAFERNALIA

Esta mañana no me he
puesto las orejas
sin embargo
me aturde el mundo,
su multitud de sillas
maniatadas
sus colapsos en la bolsa
ese chirriar de dientes
entre zapatos nuevos
y billetes.

Pienso, con insistencia de toro:
¿De qué lado de la vida
quedó la vida?

La piel de leopardo
se cotiza en el mercado
al precio de un diamante.

Por el tobogán de fuego
se deslizan los besos apasionados
de los amantes
cayendo en desventaja sideral
con los días fríos que deambulan
sin patria
por las ciudades crispadas
repletas de escombro.
Ya nadie silba por las calles.
Y parece vergonzoso añorar
el cielo azul en calma
el sonido amarillo del trigo
el movimiento del agua
en círculos perfectos
cuando una piedra
es lanzada por un niño
desde la ventana iluminada de su cuarto.

La paloma que regresa
a la mesa puesta
trae en su pico ensangrentado
una cachetada del mundo.

Cómo puedo saber de qué lado
vendrá la muerte.

Bio-bibliografía: Jorge Palma. Poeta y narrador, nacido en la ciudad de Montevideo, Uruguay, el 24 de Abril de 1961. Periodista cultural, divulgador. Se ha
desempeñado durante años en diferentes medios de prensa oral y escrita. Ha coordinado y dirigido talleres de literatura y de creación (escritura narrativa y
poesía). En poesía ha publicado “Entre el viento y la sombra” (Banda Oriental, 1989), “El olvido” (Ediciones Trilce, 1990), “La vía láctea” (Ediciones Trilce,
2006), “Diarios del cielo” (Ediciones Trilce, 2006) y “Lugar de las utopías” (Ediciones Trilce, 2007). El poema “La destrucción de la sangre” fue incluido en la
antología Aldea poética (selección de poesía inédita de 29 países, publicada por la Editorial Opera Prima, Madrid, 1997). Poemas suyos ha aparecido en
diferentes épocas, en las revistas virtuales “Letralia”, de Venezuela, y “Periódico de poesía” publicación de la Universidad Autónoma de México. También es
autor de un libro de cuentos, “Paraísos artificiales” (Ediciones Trilce, 1990). El cuento “Alguien respira en la sombra” integró la antología La cara oculta de la
luna, Narradores jóvenes del Uruguay (Linardi Risso, 1996). Parte de su poesía está traducida al inglés, francés, italiano, árabe y Macedonio. Ha participado
como invitado al 14° Festival Internacional de Poesía de La Habana (Cuba), al 48° Struga Poetry Evenings (Macedonia) y al VI Festival Internacional de
Poesía de Granada (Nicaragua). Más información del autor en: http://www.jorgepalma.com.uy/
Poemas de Paz Díez Taboada

DE PROFUNDIIS, A JUAN DE YEPES

Por si me oyeras, cóndor, por si acaso
te llega, aires arriba, mi gemido,
a ti, maestro de los altos vuelos,
te invoco desde el fondo de mi verso.
Vuelve tus ojos, mira, escucha a quienes
por esta arena móvil, resbalando,
vamos, marchamos sin firmeza, a ciegas,
tanteando el terreno y semihundidos...
Vale a los desvalidos que, frenéticos,
corremos, ciegos, torvos, des/alados,
tras de un alba que burla nuestras ansias
y, desatenta, nos desamanece.
V

El día que amanece y el que se va
no son el mismo día.
La rosa que brotó y la que se marchita
no son la misma rosa.
Pero la ola aquella que conoció el más alto
profundo azul sí es la misma ola
que ahora rompe en la playa,
como mortaja blanca que cubre los detritus
de un mundo empedernido.
Extensa, intensa, cóncava y peinada
por inmisericorde rastrillo de los vientos,
avanza como el látigo,
también ella feroz y restallante,
batiente y resoluta a no dejar indemne
esta arena quemada.
Es la ola continua, empecinada
-en línea horizontal- contra la vida.

De Las voces de Casandra (2005-2010), inédito.

NOTA BIO-BIBLIOGRÁFICA: Paz Díez Taboada nació en Vigo (Galicia, España) y vive en Madrid desde hace muchos años. Licenciada en Filología
Románica y doctora en Hispánica, es profesora universitaria de Lengua y Literatura Españolas y autora de diversos trabajos propios de su quehacer
profesional; entre otros, ediciones de Gil y Carrasco, Bécquer y Valle-Inclán; estudios sobre “la elegía romántica” y “la despedida”, etc. En colaboración con su
marido, Miguel Díez R., ha publicado Literatura Española. Textos, crítica y relaciones (Alhambra, 1980 y 1984), Antología de la poesía española del siglo XX
(Istmo, 1991), La memoria de los cuentos. Un viaje por los relatos del mundo (Espasa Calpe, 1998; nuevo título: Relatos populares del mundo, 2007) y
Antología comentada de la poesía lírica española (Cátedra, 2005). En breve, se publicará Cien cuentos breves: una antología comentada.
Poemas de Ana Patricia Moya Rodríguez

Tripas
Como cuando se abre una flor y revela el corazón que no
tiene
(Alejandra Pizarnik)
I

Los lugares más fríos no son Islandia, ni Siberia, ni Groenlandia.
Disecciona con la navaja del recuerdo el esternón: sólo hay escarcha.

II

Ser la otra te posiciona en dos categorías: la superior, cuando eres
novedad, la inferior, cuando eres comodín. No sé si me valoro lo
suficiente o me siento muy sola.

III

Calidez admitida en besos y abrazos: las palabras, accesorias para la
excitación. Teatralidad del que reclama piel ajena cuando la otra parte de
la cama está vacía.

IV

Amor: mi nombre en tu boca. Y todo es falso. Opto por callar. El silencio
es más elocuente: entre tus brazos, sólo siento.
De rodillas, delante de mi cama…

De niña, tenía una cruz dorada clavada
en la carne; ahora, mis oraciones salpicadas
de culpa se reflejan en un rosario con cuentas
de lágrimas. Conciencia sin limpiar. Pedazos
ásperos que murmuro para mis adentros,
pecados de mi insignificante existencia.
Antes había terror: debajo de la cama estaba Dios.
Pero Dios no está. Ya no hay ni bondades ni castigos.
Tampoco creo en los poetas, ni en los políticos,
ni en las putas promesas de amor eternas
ni tampoco en los hombres ni en las mujeres.

Mis plegarias, cantos de desilusión en la noche
cómplice de mis bajones, asoman en estas manos
la gran evidencia. Sólo creo en mi misma.

Porque es lo único que me queda.

Ana Patricia (Córdoba, 1982) Estudió Relaciones Laborales y es Licenciada en Humanidades por la Universidad de Córdoba. Ha trabajado como arqueóloga,
profesora de clases particulares, joyera, informática, investigadora de libros antiguos, etc. Actualmente, estudia Master, es pluriempleada y directora \ editora
de Groenlandia, Revista de Literatura, Opinión y Arte en general. Ha publicado un poemario, titulado “Bocaditos de Realidad” (Groenlandia, 2008). Sus poemas
y relatos han aparecido en diversos fanzines y revistas, impresas y digitales, de España e Hispanoamérica (La Siega, Dulce Arsénico, La Bolsa de Pipas,
Cinosargo, Deshonoris Causa, Palabras Diversas, Ariadna, Letras, Literatúrame, Laranza Zity, Café con Letras, Saigón, Revista Remolinos, Shiboleth,
Creatura, Lexia, En Sentido Figurado, Cruce de Caminos, Letralia\Tierra de Letras, Margen Cero, Delirio, LaFanzine, Mitad Doble, Ayvelar, etc.). Participa en la
Revista de Literatura Internacional La Más Medula, en la página Web de la revista Andalocio y, en breve, en Pata de Gallo (suplemento literario de
Literaturas.com). Obtuvo un accésit en un Concurso de Relatos Internacional. Ha participado en los Talleres Literarios de Creación Eutopia 2007, Festival de la
Creación Joven de Córdoba, impartidos por Espido Freide, Andrés Neuman, Juan José Millas, entre otros escritores. Algunos de sus poemas han sido
publicados por el Centro de Estudios Poéticos de Madrid en sus diversas antologías. Sus poemas han sido traducidos al inglés, al catalán y al italiano.
Poemas de Ashle Ozuljevic

Oración

A diario me ruego una tregua
entre mí y mí

Oración II

Cada ciertos minutos
-128, más o menos-
deberías darme un descanso de mí misma
Miércoles a las 7

Voy de cara frente el sol
con mi pelo teñido desteñido-teñido
pidiendo
o rogándole, mejor dicho
que estas pecas dejen de proliferar
en mi rostro
que se detenga la colonización de manchas
sobre mi semblante rabioso

Nacida y crecida en Santiago de Chile, ronda las calles de La Serena y Coquimbo desde hace un doce meses, compatibilizando la co-dirección de la Revista el
Ascenzor con las labores de madre, candidata a Magíster y repostera ocasional. Cuentista desde los 16 años, desde los 23 (hace 4 meses) ha comenzado a
merodear el arte de la poesía.
Selección de poemas de Ingrid Chicote (Del libro CÓDIGOS)

Puedo esconderme tras las piedras
para pasar inadvertida
haciéndome ciega
ante las evidencias

Evitar una verdad
es una forma
de mantenerse erguida
mientras las mentiras ruedan
con su lastimoso silencio
en la noche

Sólo el universo
controla su ritmo
AUTONOMIA

Determino
la hora de despertarme
seguir adelante
después del desayuno

Decido el color
para vestirme
pequeños detalles
que debo mantener

Viajar de noche a la playa
sin ser completamente mía

Caída libre
espacio

Prometo no tropezarme
ni caer
de expectativas

Ingrid Chicote (Caracas, 1965) vive en Villa de Cura desde 1970. Terapeuta en Medicina Tradicional China egresada de la Universidad de
Carabobo y de la Fundación Neijing-Maracay. Combina este oficio con el de facilitadora de charlas y talleres sobre literatura, filosofía y formación
socio cultural y política en diversas instituciones de Aragua y Guárico. Dirige el Círculo de Lectura «Alejandra Pisarnik» en Los Colorados, localidad
villacurana. Ha recibido reconocimientos por su labor como facilitadora, comunicadora, cultora y trabajadora comunitaria de instituciones como
Revista Mujer-Fempress (Chile); Universidad de Carabobo y Maestría de Cultura Popular Fundación Santa Teresa; FUNDEC-Ribas; Senderos
Literarios; CRAM-Aragua; Fundación Zamoranos 9;7 FM; Asociación Mundial de Radios Comunitarias; Red Venezolana de Medios Comunitarios;
Zona Educativa del Estado Aragua; Galería de Arte Itinerante «Armando Reverón» e instituciones educativas del Estado Aragua así como también
del Instituto de Diversidad Cultural, entre otros.
Poemas de Javier Febo Santiago

Alquilé mis sentimientos
me mudaré
a la choza del silencio
no tendré vecinos
no tendré la dictadura
del reloj ni su altavoz
no tendré mapas
cero geografías
Físicamente a tí
no te tendré
pero sí
el sabor de tu sudor
de tus pezones
el caliente de tus gemidos
Vendí lo que pensaba de tí
lo siento
los compró
un traficante
de penas
Estuve con todas
y con ninguna
No se asomaron
al vacío invisible
del abismo
que arrastra
mi otro yo
Tampoco vieron
el amuleto
que llevo
de la mala suerte
sepultado en mi
lengua
Pero tú
bruja farsante
sin muertos
hablantes y
deambulantes
en tus cuartos
has llegado angelicalmente

Biografía: Nace en Chicago Illinois, E.U. en 1977. Radica desde los dos años de edad en Canóvanas, Puerto Rico. Obtiene un Bachillerato de la
Universidad Metropolitana de San Juan en Gerencia Comercial. Cursó talleres literarios con la poeta puertorriqueña Mairym Cruz Bernal, Presidente
del Pen Club en Puerto Rico. Cursa actualmente un taller de Literatura Transgresora con la escritora de renombre internacional Yolanda Arroyo
Pizarro. Ha participado en recitales poéticos alrededor de la isla caribeña. Administra el Grupo Poesía Entendible en un medio electrónico.

Related Interests